18/06/13

Barcelona, la deriva del espacio público | Edición impresa | EL PAÍS

TRIBUNA:

Barcelona, la deriva del espacio público
JUDITH CARRERA 9 JUL 2011 Archivado en: Jurgen Habermas Richard Sennett 1 1 0 0 Hannah Arendt Opinión

Enviar Imprimir Guardar

Tiene razón Manuel Delgado al afirmar que el espacio público suele ser Manuel Delgado un eufemismo para referirse a suelo urbano. En su último libro, El Ayuntamientos espacio público como ideología, el antropólogo arremete contra los Ordenación suelo discursos que pretenden otorgar legitimidad moral a los intereses Barcelona especulativos vinculados a la ciudad, con el turismo y el sector Desarrollo urbano inmobiliario como buques insignia de esta tendencia lucrativa en la Cataluña Barcelona de los últimos años.

Administración local

Más difícil es, en cambio, comulgar con la tesis de Delgado sobreVivienda la falta España Urbanismo de relación directa entre el espacio urbano -la forma física de la ciudadAdministración pública y la esfera pública, que es ese espacio intangible de formación de sociedad civil y crítica del poder tan esencial en democracia. Él mismo remite a Aristóteles, Hannah Arendt, Jürgen Habermas o Richard Sennett como referentes teóricos de lo público, pero niega la conexión automática entre un lugar físico, abierto y de acceso libre, y la formación de una comunidad política democrática. Pero el debate de la relación entre arquitectura y política es demasiado pertinente para liquidarlo con la retórica de planes urbanísticos al servicio de un poder sin nombre. Pocas ciudades como Barcelona han experimentado el potencial y los límites de la vocación política de la arquitectura. La Barcelona posfranquista contó con el empuje democrático de las asociaciones de vecinos y el liderazgo de una serie de urbanistas formados en la dictadura que, cuando accedieron al gobierno de la ciudad, supieron captar esa conciencia cívica latente en los barceloneses, ese espíritu de ciudad república de una Barcelona que aspira a ser capital pese a no tener Estado. El éxito del denominadomodelo Barcelona fue el resultado conjunto del salto cualitativo de las infraestructuras olímpicas y el respeto hacia unos espacios públicos que, como lugares compartidos, se convertían en el epicentro de las aspiraciones democráticas de los barceloneses. En plena crisis económica, Barcelona apostó entonces por dignificar los barrios periféricos y mejorar la calidad de vida de sus habitantes, y ello no se hizo con costosas operaciones urbanísticas, sino con la sensibilidad de una microcirugía urbana que pretendía unir más que segregar, y que dio valor a la vivienda como espacio privado y a las plazas y calles como espacios de libertad. Se hizo recurriendo a arquitectos locales conocedores de las pulsiones de la ciudad y a
1/2

Con la admiración por lo efímero se inventó el Fórum y con la inercia del derroche se cometieron errores como Diagonal Mar

elpais.com/diario/2011/07/09/catalunya/1310173643_850215.html

Barcelona debe demostrar sin excusas que el espacio público es mucho más que suelo urbano. los físicos y los virtuales. sí. Barcelona se encontró guapa y a partir de entonces quiso gustarse con el espejo de otros. ayudó a crear conciencia de pertenencia a una comunidad colectiva y generó una mayor adhesión a la ciudad. Judit Carrera es politóloga. paradójicamente.html 2/2 .por ello es fundamental tratarlos con sensibilidad. Porque los espacios públicos. Esta centralidad de los espacios públicos fue una operación de mejora física de la ciudad. Con este capital social. El éxito de Barcelona empezó entonces a medirse por ser la sede del más variado número de congresos y por cazar a arquitectos estrella que. mientras la realidad urbana y social adquiría escala metropolitana. Arquitectos de diferentes partes del mundo suelen sorprenderse del grado de sensibilidad y vigilancia de los barceloneses con sus espacios públicos. Llegaron los años noventa. como la prensa (recordemos a Tocqueville). la deriva del espacio público | Edición impresa | EL PAÍS artistas internacionales que donaron alguna de sus obras para dotar los espacios públicos de un mayor valor simbólico. sin tomar conciencia de que su entorno se había transformado de manera radical. La ciudad se instaló en la autocontemplación y la copia repetitiva del modelo. además.18/06/13 Barcelona. a pesar de iniciativas como las fábricas de creación. elpais. Con la admiración por lo efímero se inventó el Fórum Universal de las Culturas y con la inercia del derroche se cometieron errores como Diagonal Mar y el hotel Vela. Se consolidó la globalización y con ella aterrizaron el turismo de masas y la inmigración. lo son de creación de urbanidad y sociedad civil. que recuperan el espíritu de dignificar los barrios periféricos y de algunos intentos de salvar Ciutat Vella que toparon con todos los obstáculos posibles. se desvivían por edificar en una ciudad admirada por la calidad de sus modestos espacios públicos.com/diario/2011/07/09/catalunya/1310173643_850215. de fusión del yo con el nosotros. pero. Esta inercia acabó dominando los últimos años del reinado socialista.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful