cedla

Privatización de la seguridad social en Bolivia: una reforma financiera fracasada

Carlos Arze Vargas

La Paz, agosto de 2003

se sostenía que el sistema era financieramente insostenible y. 1996 “La ampliación del sistema de pensiones” en Capitalización de YPFB. Este es el marco de la reforma del sistema de seguridad social en Bolivia y otros países de la región. Asimismo.437. como el del bienestar de los ciudadanos. En conclusión. la 1 Peña Rueda. La justificación de la reforma y sus objetivos De acuerdo a uno de los principales promotores de la reforma1. denominado “de reparto simple”. en una fuente de recursos para la inversión privada. balance de los resultados y las perspectivas de la nueva situación creada. avanzar en la implementación de un nuevo sistema que permitiese al Estado reducir. Esta afirmación habría estado respaldada por algunos datos: la relación entre trabajadores activos y pasivos era de 3 a 1. era vulnerable a la inflación. De este modo. más bien. inadecuada para permitir la sostenibilidad financiera del sistema y muy reducida frente a la relación considerada ideal de 10 a 1. hasta su eliminación. intentó limitar el papel del Estado al de simple fiscalizador de las acciones de la empresa privada. la evaluación posterior de la aplicación de dichas políticas arroja un resultado que dista mucho de la teoría que respaldaba a las mismas. Alfonso. Reforma de la Seguridad Social. la cobertura del sistema era muy pequeña. En el caso particular de nuestro país. En criterio de los gobernantes de ese momento correspondía. estaba justificada por la virtual quiebra financiera del mismo. la debilidad extrema a la que fue conducido por las políticas de liberalización de mercados y de privatización. en desmedro de las actividades productivas. obligaron al fisco a recurrir a diversos medios para captar el ahorro generado internamente y utilizarlo en el financiamiento de sus propias actividades. 2 . por tanto. pero fue diseñada para convertirse. nos llevan a afirmar que la reforma también fracasó como una reforma financiera. Todas esas características derivaban en un “desfinanciamiento estructural” explicado porque los pocos aportes. generaban un elevado déficit financiero que sólo permitía el otorgamiento de renta de jubilación bajas y obligaba a la modificación arbitraria de las tasas de cotización. Empero. a la variación y movilidad del empleo. el número de trabajadores que cotizaban regularmente era sólo de 314. Uso de los recursos de los bolivianos (La Paz: Cedla). finalmente.6 millones de personas. la necesidad de sustituir el sistema de seguridad social a largo plazo. mantuvo un perfil alto en el ámbito de las acciones de salvataje de la inversión privada que se mostró incapaz de remontar todos los desafíos de una economía de libre mercado. aunque el Estado fue despojado de sus atribuciones en el plano productivo. el sistema también era discriminatorio porque no abarcaba al amplio universo de trabajadores no-asalariados. Sin embargo. una carga para el Estado. privilegiándolo como el mecanismo ideal para la asignación de recursos económicos. las malas inversiones de baja rentabilidad y la ausencia de ahorro. la reforma del sistema de pensiones fue presentada como una necesidad social –argumento auxiliado por la evidente ruina del sistema de pensiones vigente por varias décadas-. entonces. subordinando los objetivos sociales. al logro de rentabilidad de las inversiones capitalistas. pues sobre una Población Económicamente Activa (PEA) de 2.Privatización de la seguridad social en Bolivia: una reforma financiera fracasada La orientación fundamental de las políticas de corte neoliberal ha sido la de promover la preeminencia del mercado.

es decir. Adicionalmente. potencial para fortalecer el mercado de valores. capacidad de brindar mecanismos para el mantenimiento del valor de las pensiones. que tendría la función de pagar un subsidio especial. Pasado más de un lustro de la aplicación de la reforma del sistema previsional. Este fondo fue. Así las características distintivas de este nuevo sistema serían: ampliación de su cobertura hacia nuevos segmentos de la población. las mismas que sumarían alrededor de 450. en la evaluación de la cobertura del nuevo sistema se debe poner mucho cuidado al momento de leer las cifras globales. en los dos últimos años. En el cuadro siguiente se puede observar que dicha diferencia es abrumadora. Sin embargo. se aseguraba que este nuevo sistema incluiría la creación de un fondo no contributivo sobre la base de los dividendos que reportarían las empresas capitalizadas. capacidad para enfrentar de manera eficiente las crisis económicas. 3 . posteriormente. Por ello. denominado Bonosol. de sólo 46. pues la relación entre aportantes efectivos y afiliados fue. contrastaremos alguna información relativa a sus resultados y sus perspectivas actuales.carga financiera causada por el viejo sistema quebrado y posibilitase otorgar a la población beneficios que aseguren su retiro de la vida activa de manera digna. y capacidad para elevar el ingreso de los bolivianos en edad de jubilación. la reforma debería consistir en el establecimiento de un fondo contributivo que realizaría inversiones en el mercado financiero. en la actualidad. el número de trabajadores que efectivamente aportan a los fondos administrados por las AFP es radicalmente inferior al de los inscritos. en lo que sigue del texto. logrando buena rentabilidad y asegurando la renta jubilatoria. puesto que el inusitado crecimiento del número de afiliados respecto al anterior sistema –más del cien por ciento. a las personas de 60 y más años de edad. En este sentido. transparencia en el manejo de sus inversiones. que menos de la mitad de los afiliados aporta regularmente al sistema. de los trabajadores no asalariados. para hacer apología de la reforma. es que el nuevo sistema habría logrado un incremento excepcional de su cobertura en relación con el antiguo sistema de reparto. El espejismo de una mayor cobertura Uno de los argumentos preferidos de los funcionarios gubernamentales y de los empresarios de las AFP. denominado Fondo de Capitalización Colectiva (FCC) y su administración también paso a manos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). con el discurso inicial de sus propugnadores.000. es posible realizar un balance que nos permita comprender con más claridad su naturaleza y sus propósitos. autofinanciamiento. en particular.oculta el hecho de que.9%.

2001 Dic. 2002 Afiliados 453. con un número de trabajadores cotizantes que sumaría el 12% de la población activa. Según información de las AFP.6 millones de personas.Cobertura del Sistema de Capitalización Individual (número de personas) Dic.3% del total de afiliados registrados a junio del 2003.703 8. como toda empresa financiera privada.740.291 518. 8 de la Asociación Internacional de Organizaciones de Supervisión de Fondos de Pensiones (AIOS).152 675.d.9 Fuente: elaboración propia con base en el Boletín Estadístico No. las entidades privadas que administran los fondos. A despecho de los diseñadores y ejecutantes de la reforma.889 760. Aunque el alcance del anterior sistema en el año previo a la privatización fue menor que el del nuevo sistema.437 3. 317.d. de acuerdo a la Encuesta Nacional de Empleo. cit.472 10.207 3.307. tampoco la información desagregada del número de afiliados por tipo de trabajador da cuenta.131. Contrastando el alcance de los dos regímenes de seguridad social a partir de su magnitud relativa respecto a la PEA. se puede observar que la situación no ha cambiado excepcionalmente con la reforma. 4 .4 2001 2002 317. Op. de una superioridad del nuevo sistema respecto al que sustituyó. al buscar 2 Peña Rueda.528 357.816 633. si considerásemos la información utilizada por los funcionarios gubernamentales encargados de aplicar la reforma2. Alcance de los regímenes de seguridad social (número de personas y porcentajes) 1996 Sistema de reparto Número de aportantes PEA Relación aportantes/PEA Sistema de capitalización Número de aportantes PEA Relación aportantes/PEA 314. para extender su cobertura hacia segmentos de trabajadores no asalariados o independientes.959 Aportantes n. Alfonso. que la del Censo del año 2001 y la proyectada para el 2002.207 Relación % 46. Las razones para esta situación deben buscarse en las características del propio sistema y en las que prevalecen en el mercado laboral: por un lado. inclusive. 1999 Dic. de que la PEA del año 1996 alcanzaba a 2.8 9. se debe tomar en cuenta que para 1996 la cifra de la PEA. n. el anterior sistema habría tenido una alcance mucho mayor que el actual. de manera rotunda. n. el número de trabajadores independientes afiliados a los fondos de pensiones no supera el 4.9 Fuente: elaboración propia con base en el Boletín Estadístico No. 8 de la Asociación Internacional de Organizaciones de Supervisión de Fondos de Pensiones (AIOS).9 46. 1998 Dic. 2000 Dic.d. era más elevada.813 3. Peor aún.528 357.

a cuyo fortalecimiento contribuiría. sujeto el funcionamiento del nuevo sistema. esta entidades están obligadas a mantener una cierta estructura en el portafolio de las inversiones.la maximización de sus ganancias. según información proveniente de AIOS (ver gráfico). Esto quiere decir que aparte del 65% invertido en bonos obligatorios del TGN. no tiene límites. constituyendo el 61% de su cartera. a diciembre del año 2002 la concentración de la cartera del FCI en deuda gubernamental superaba el 69% del total. a diferencia del anterior sistema. tendría la virtud de autofinanciarse –en otras palabras no requeriría del apoyo del gobierno para sostenerse financieramente-. por otro lado. y. llegaría a 365 millones de dólares. existiría un 4% invertido en otros valores estatales. la inversión en valores públicos. los ingresos de los sectores independientes. en tanto que el ingreso promedio de los trabajadores del sector semiempresarial para el mismo año. Correspondientemente. Esta segunda presunción se ve reforzada por la siguiente información estadística: según la Asociación Internacional de Organizaciones de Supervisión de Fondos de Pensiones (AIOS). mayoritariamente situados en el denominado sector informal. De este modo. teóricamente. Sin embargo. En el caso de la AFP Previsión. el total de 823 millones de dólares de inversiones en los bonos emitidos por el TGN. el salario promedio cotizable del sistema de capitalización individual en Bolivia era de 282 dólares americanos. representarían el 65% del total de recursos acumulados en el FCI. en otras palabras. los promotores de la reforma de la seguridad social en el país. las inversiones en bonos obligatorios del TGN alcanzarían la suma de 458 millones de dólares. elude la administración de recursos de pequeña cuantía. apoyándose en la rentabilidad de las inversiones que realizaría en el mercado de valores. La información disponible acerca de las acciones de las AFP y de las inversiones de los recursos que ellas administran. correspondiente al 69% de su cartera y en el caso de la AFP Futuro. desmiente los supuestos acerca de la eficiencia de mercado a la que estaría. por lo que no brindan la posibilidad de generar algún tipo de ahorro destinado a la etapa de retiro. La eficiencia de las entidades privadas de administración de los fondos financieros. no son las fuerzas libres del mercado las que definen las decisiones de inversión de los recursos manejados por las AFP. una lectura más detenida de las estadísticas oficiales nos permite aseverar que las mismas sólo pretenden crear un espejismo acerca de las virtudes de la reforma. De acuerdo a las normas vigentes. según el INE. Mientras las normas limitan las inversiones en valores de emisores en el extranjero hasta un 10%. ya sea del Tesoro General de la Nación o del Banco Central de Bolivia. En primer lugar. ella podría alcanzar hasta el 90% y explicaría la inusual concentración de la cartera de las AFP. era sólo de 127 dólares americanos. se basaría en la transparencia y profesionalismo de las mismas. son extremadamente bajos. prometían que el nuevo sistema de capitalización individual. 5 . en la misma que prevalecen los valores emitidos por el Estado. Las insostenibilidad del sistema frente a las expectativas de los reformadores Como se ha mencionado más arriba. pues sus costos son relativamente altos respecto a las utilidades que pueden generar. obviamente.

está destinado a cubrir el costo de la propia reforma del sistema de seguridad social. el actual gobierno ha rebajado la tasa de interés de sus bonos desde el 8% al 5%.9%). ha dispuesto la obligación para el FCI de adquirir acciones del Fondo de Capitalización Colectiva (FCC). se debe tener presente que la dependencia excesiva de la oferta de valores públicos. Empero. no se debe olvidar que en el marco de una economía tan pequeña y pobre como la boliviana. Al mismo tiempo. en la que está ausente un mercado de valores y en el que subsiste un sistema financiero poco eficiente. Aquí se debe remarcar que una buena parte de dicho gasto público. han modificado drásticamente la rentabilidad de las inversiones en valores públicos de los recursos del FCI. somete a las AFP a un riesgo muy alto. 6 .Composición de las inversiones del FCI (diciembre de 2002) Deuda gubernamental 69% Fondos mutuos y de inversión 0% Instituciones no financieras Otros 13% 2% Acciones 0% Emisores extranjeros 1% Instituciones financieras 15% Fuente: elaboración propia con base en el Boletín Estadístico No. con lo que ha fusionado las utilidades obtenidas por el primero (8%) con los dividendos que el FCC recibe de las empresas capitalizadas (2. se explica porque la deteriorada situación de las finanzas fiscales. a partir de la ley de creación de la Unidad de Fomento a la Vivienda (UFV) como nueva unidad de referencia para la indexación de las deudas. por otro. por lo que debe recurrir. no le permite financiar el gasto público de manera normal. con el objeto de garantizar el pago del Bonosol. de manera permanente. el financiamiento del déficit fiscal con recursos del FCI. se convierte para éste en una alternativa más rentable que la que ofrece el sistema financiero privado. las decisiones gubernamentales destinadas a reducir paulatinamente el volumen de la deuda pública y a cumplir con determinadas ofertas electorales. en los últimos tiempos. al expediente de la deuda pública. haciendo caer la rentabilidad anual promedio. Por un lado. Esta estructura de la inversión encauzada por el Estado. bajo la forma de pago de las rentas jubilatorias de los beneficiarios del anterior sistema de reparto. 8 de la Asociación Internacional de Organizaciones de Supervisión de Fondos de Pensiones (AIOS). En efecto. ocasionada por las políticas de privatización. pues las hace vulnerables a los cambios repentinos de las políticas gubernamentales.

haciendo prácticamente imposible la canalización de recursos hacia los sectores privados a través del mercado de valores. quienes influyen en la toma de decisiones relativas al destino de sus ahorros y de las rentabilidades esperadas. números 6 y 8. la absorción del 90% de los recursos acumulados anualmente por parte del gobierno hace imposible contar con los recursos del FCI como alternativa para impulsar la actividad bursátil en el país. impidieron el surgimiento y. el 69% ha sido dirigido a financiar el gasto corriente del fisco. principalmente. del total de recursos acumulados por el FCI a diciembre de 2002. por cuanto el manejo financiero no está ya sujeto a la capacidad técnica para identificar las opciones de mercado. los resultados anuales netos para las dos AFP en conjunto. imponiéndolos autoritariamente a las AFP. obteniendo elevadas y crecientes utilidades. se puede decir también que la actuación de las AFP pierde toda relevancia. como el gobierno ha decidido recurrir. porque mientras el gasto operativo anual por afiliado llegaba a 6. Contrariamente. En términos absolutos. provenientes de la diferencia entre ingresos por comisiones y gastos totales. respectivamente. realizado por el gerente de la Bolsa de Valores4. arbitrariamente. la esperada potencialidad del nuevo sistema para impulsar el fortalecimiento del mercado de valores boliviano. su rentabilidad –la relación entre utilidad y patrimonio-.6 en el 2002. Todo esto. En resumen. permite comprender mejor esta situación. junto a las particulares características de la economía nacional. aproximadamente. basada en la transparencia de sus decisiones de inversión no se ha cumplido. mediante los distintos tipos de valores emitidos. como auténticos propietarios de los recursos acumulados. habrían sumado los 2 millones de dólares en el año 2001 y 6. sino los funcionarios y autoridades políticas que hacen prevalecer sus intereses. se estima que cerca de otros 40 millones de dólares serán utilizados con ese propósito. de diciembre de 2001 y 2002.eldiario. Así. habría sido de 14.net) 7 . Un ejercicio más detallado sobre el destino de los recursos del sistema.1 millones en el 2002.144 millones dólares. 3 La fuente de información es el Boletín Estadístico de la Asociación Internacional de Organizaciones de Supervisión de Fondos de Pensiones (AIOS). se puede colegir que el supuesto de una administración eficiente. Dichos resultados se explican. la consolidación de un verdadero mercado de valores. empero. puesto que no son los afiliados o cotizantes del sistema. menos aún. y que el gobierno. que alcanzaba a 1. los ingresos anuales por comisión por aportante era de 27 dólares en el año 2001 y de 31 en el 2002. la cuantía disponible para financiar inversiones privadas a través del mercado de valores sería de 60 millones de dólares. a los recursos del FCI para financiar el pago del Bonosol a partir de este año. pese a los magros resultados en términos de ampliación de la cobertura del sistema hacia segmentos de trabajadores independientes o no asalariados. 4 Declaraciones de Armando Alvarez al matutino El Diario de fecha 4 de agosto de 2003 (www. Como se ha mencionado.De esta manera..5% en el año 20023. Considerando estos hechos.4% en el 2001 y de 36. estas empresas privadas aprovechan la situación generada por la actuación discrecional de los gobiernos. Si se considera que anualmente el FCI aumenta a razón de 200 millones de dólares. se ha estado prestando alrededor de 140 millones anuales. tampoco se vio materializada. En segundo lugar. Las sujeción extrema de la gestión de los recursos pensionales a las decisiones del gobierno.3 dólares en el 2001 y a 5. sino a decisiones exógenas de cumplimiento obligatorio.

86 -4.6%. señalan que habría un crecimiento sostenido de jubilados del sistema residual –causado por el establecimiento del beneficio denominado “anticipo de vejez”-. debería tender a desaparecer eliminando. Pero la presión sobre el costo de las pensiones del sistema residual no sólo proviene del aumento del número de nuevos rentistas. En efecto. en los últimos cinco años. se sumará alrededor de 24. con un incremento promedio anual de 10. la ausencia de normatividad adecuada para garantizar el funcionamiento óptimo del sistema de seguridad social de largo plazo y la acentuada debilidad del sistema regulatorio para el cumplimiento de las reglas de juego. Así.000 nuevos rentistas. a su vez. correspondiente al sistema de capitalización individual. varios números. de pagar las mencionadas rentas.49 -4.28 -2. en el curso del año 2002 los nuevos mecanismos dispuestos para la modificación de la renta mínima y la actualización de las rentas. desde 2002 se inició el pago de la Compensación de Cotizaciones –derivada del reconocimiento de los aportes de trabajadores afiliados al nuevo sistema pero que aportaron en Ver en este mismo volumen el artículo de Ricardo. 5 8 . titulado Actual situación y perspectivas de la Reforma de Pensiones. a marzo de 2003 esta deuda excede los 140 millones de Bolivianos y es. Estimaciones de algunos expertos5.83 74 Fuente: elaboración propia con base en el Dossier Estadístico. de la situación prevaleciente en el sistema residual de jubilación –el llamado sistema de reparto-. aparentemente.75 -4. el costo fiscal que representa.01 84 1999 -3. según el diseño de la reforma. Los aspectos preocupantes de esta situación. el mismo que representó más del 90% del total del déficit anual del Sector Público No Financiero. desde 110. consisten en que dicho costo debe ser cubierto regularmente mediante la asunción de deuda pública que ocasiona la obligación de elevados intereses y en que la obligación asumida por el Estado.000 personas. y lo seguirá haciendo debido a los compromisos adquiridos por los sucesivos gobiernos de turno.En tercer lugar. En este sentido. Asimismo. este costo creció desde 198 millones de dólares en 1997 a más de 384 millones en el año 2001. ha ido creciendo sostenidamente hasta la fecha.12 106 2000 -3. se prevé que por ese mecanismo.000 en diciembre de 2001. Finalmente. hasta fines del 2003. es incorrecto separar de manera artificial la situación del fondo contributivo.51 Global 76 Pensiones Como % del total 1998 -4.50 120 2001 -6. en términos monetarios. sino también de las sucesivas disposiciones gubernamentales referidas al ajuste monetario de las rentas. referida a la tasa devaluatoria del signo monetario nacional respecto al dólar.000 personas en enero de 1997 a 156.76 -4. ha ocasionado la presencia de una elevada deuda por parte de los empleadores a las AFP. de muy difícil cobranza. Déficit del Sector Publico No-financiero (en porcentajes del PIB) 1997 Superávit (Déficit) -3. Asimismo. de la Unidad de Análisis de Políticas Económicas (UDAPE). que. se puede afirmar que la forma en que se ha llevado a cabo la reforma ha derivado en la presencia de un alarmante costo para las arcas públicas por concepto de pago de rentas a los jubilados del desaparecido sistema de reparto. supusieron un incremento de los gastos del orden del 8.

Adicionalmente.bo/Pensiones/Estudios/Costo_fiscal. los trabajadores afiliados al nuevo sistema tienen dos opciones diferentes Con todo. todos estos hechos estarían provocando que el costo de la reforma para el Estado -por concepto de pago de rentas a los jubilados del anterior sistema-. ya sea a través de la reducción de sus fondos acumulados individuales.pdf). caso fabriles de la castaña. nos provoca la misma desilusión. el acceso a una renta jubilatoria está ligado a la extensión sustancial de la vida laboral del trabajador. como se precisó líneas arriba. De la manera en que se diseñó el nuevo régimen. a 340. Dicha promesa debería reflejarse. proviene de graves errores y omisiones de los técnicos de dicha repartición pública. Una segunda consideración. no se debe eludir el hecho de que un porcentaje no despreciable del exceso en el costo efectivo de la reforma. respecto del costo proyectado por la Secretaría Nacional de Pensiones y que fue utilizado como justificativo para la liquidación del sistema de reparto. En síntesis. la transformación del sistema no ha dado lugar a un incremento de la población beneficiaria en magnitudes relevantes. En suma. De la solidaridad al abandono: las esperanzas frustradas de una jubilación digna La promesa de una jubilación digna. Aunque de acuerdo a las disposiciones vigentes.períodos previos a mayo de 1997. se convirtió en la principal justificación enarbolada por los reformadores. La evaluación de los resultados obtenidos en esta perspectiva arroja un saldo más dramático que en los otros casos y refuerza la hipótesis de que los verdaderos objetivos perseguidos por la reforma tuvieron que ver muy poco con la búsqueda de mejores condiciones de vida para la población trabajadora. relativa al incremento de los ingresos.spvs. 6 9 . exceda las previsiones iniciales de quienes diseñaron la reforma en 616 millones de dólares en los primeros 5 años de vigencia del nuevo sistema6. paulatinamente. los trabajadores aportantes del FCI están obligados a subsidiar el pago del Bonosol. titulado Trabajo eventual y destajo: problemas para la jubilación. consistente en que se ha producido una especie de retorno al viejo sistema. el ahorro acumulado de los aportantes del nuevo sistema provee – a un elevado costo. por lo que no se puede afirmar que haya contribuido a atenuar el extendido fenómeno de exclusión de los beneficios de la seguridad social para vastos grupos sociales. 7 Ver en este mismo volumen el revelador trabajo de Pablo Poveda. En primera instancia. que superaría los resultados sociales obtenidos por el anterior sistema de reparto. destinados a financiar su futura jubilación.gov. todas las características mencionadas dan cuenta de una situación de evidente insostenibilidad del sistema y en la que prevalece una contradicción dramática –opuesta a la propia lógica que dio nacimiento a la reforma-.que beneficiaría. Una explicación muy bien sustentada de ello está en el estudio de Edgar Gamboa titulado Costo fiscal de la Reforma de Pensiones: proyección vs.la liquidez necesaria para pagar a los jubilados del antiguo régimen. en el mejoramiento de los ingresos de jubilación y en la garantía para que todas las personas que hayan arribado a la edad laboralmente inactiva obtengan una renta mínima adecuada a sus necesidades. en otras palabras.000 trabajadores durante los próximos 40 años. además del incremento de la población beneficiaria. o mediante el aumento obligado de más años de trabajo para garantizar una renta digna7. Ejecución (www.

como objetivo supremo la acumulación creciente del capital. si poseen un ahorro acumulado suficiente para financiar un pensión equivalente al 70% de su salario base. 10 Ver en este mismo volumen.para acogerse a la jubilación –a cualquier edad. Pablo. Op cit. Como se menciona en un artículo incluido en este mismo volumen8. en este ámbito destaca la diferente óptica que guía a los dos sistemas en cuestión: mientras el anterior sistema de reparto asumía como una obligación ineludible del Estado la provisión de seguridad a los trabajadores después de su vida activa. como la mencionada fusión de las utilidades del FCI y los dividendos del FCC necesaria para el pago del Bonosol. lo que puede ocurrir únicamente si extiende su vida activa más allá de lo normal. deberían empezar su vida activa a edades muy tempranas. la reducción de la tasa de interés de los bonos públicos y el cambio de indexación de la deuda pública. en oposición al bienestar de la población trabajadora. sea que ellos cubran o no la mencionada pensión a lo largo de los años de vida que le queden después de jubilarse. Esta situación se verá agravada de aquí en adelante. Conclusiones Por todas las razones anotadas. 10 . la misma que consiste en que un trabajador que no haya alcanzado el monto suficiente para financiar al menos el 70% del Salario Mínimo Nacional y que arribe a los 65 años de edad. La Ley de Pensiones prevé una situación especial que genera una figura denominada “retiros mínimos”. independientemente del ahorro acumulado-. de hacerlo. Como se puede ver. varias características prevalecientes en el mercado laboral boliviano restringen las posibilidades para una jubilación temprana. debido a que algunas disposiciones gubernamentales. el trabajo de Julio García titulado El Régimen de Pensiones. no necesariamente coincidirá con su expectativa de vida9. elevando proporcionalmente el tiempo de trabajo necesario para alcanzar un ahorro adecuado. el nuevo sistema desecha esa responsabilidad estatal. Asimismo. la cuantía de la renta está ligada ineludiblemente a la cuantía de los ingresos que tuvo a lo largo de su vida activa. cit. Op. es posible concluir afirmando que la experiencia de estos más de cinco años de aplicación de la reforma de pensiones. En pocas palabras. provocarán la dramática reducción de la rentabilidad de las inversiones realizadas por las AFP con los recursos de sus afiliados. que antepone. cabe mencionar que el nuevo sistema tampoco garantiza el acceso a una renta jubilatoria digna para todos los trabajadores del país. muchos segmentos de trabajadores de bajos ingresos no podrán acceder a la jubilación antes de los 65 años o. bajo el auspicio de una discutible superioridad del libre mercado sobre la intervención estatal en la economía. Poveda. o a los 65 años. por lo que una eventual mejoría de sus ingresos en la edad inactiva depende de que haya ahorrado un monto extraordinariamente alto. existirán trabajadores que podrán acceder a una renta muy reducida –el salario mínimo actual no excede los 58 dólares. obtendrá una pensión o renta anual igual a dicho porcentaje “hasta agotar los recursos acumulados”. atribuyéndole a la “excelencia” del mercado la posibilidad de proveer seguridad a la población inactiva10.por un tiempo que. Pablo. Finalmente. 8 9 Poveda. revelan que los verdaderos propósitos que la animaron no son ajenos a la preocupación central del credo neoliberal.

a los que. incluidos aquellos que se basan en el aprovechamiento del propio salario del trabajador para constituir el caudal dinerario suficiente para ejecutar el proceso circulatorio del capital de manera eficiente. recurre a todos los mecanismos a su alcance. Empero. más bien. Más aún. se dispone a superar el problema del déficit fiscal a través de la imposición de un nuevo régimen tributario francamente autoritario. antes que como una reforma social. no sólo a través de los mecanismos propios del proceso de trabajo. sino también mediante el aprovechamiento de los recursos que le puede confiscar –aunque sea momentáneamente-. En el fondo. frente a la inminente pérdida de un beneficio que legítimamente les correspondía. de su salario o. restar de su consumo. La presencia de un Estado insolvente. la reforma de pensiones debe entenderse fundamentalmente como una reforma financiera. para permitir que el proceso de acumulación capitalista se realice sin inconvenientes. adulteraron de una u otra manera algunos documentos para acceder a la jubilación. la futura jubilación de los trabajadores bolivianos en su conjunto ha acabado pendiendo de un delgado hilo. sometido al despojo por parte de una clase dominante rentista y corrupta. lo que es lo mismo. muy pocos comparados con las cuatro décadas que se sostuvo el anterior régimen de pensiones. desvirtúa los propósitos de la clase dominante en este ámbito y concluye haciendo del sistema de pensiones una alternativa de financiamiento del gasto improductivo. no es interés del capitalista el bienestar de la fuerza de trabajo inactiva. se traducen en la desprotección y abandono de importantes sectores laborales. como el de la llamada “generación sándwich” y de otros que tienen salarios de miseria. Como no podía ser de otra manera.En sentido estricto. entonces. los compromisos políticos de la llamada “gobernabilidad democrática” y la asunción de los costos de las reformas impuestas por los organismos financieros. después de décadas de trabajo esforzado. 11 . el actual gobierno no halla otra salida para los problemas que han emergido de la aplicación de esta reforma. que no sea la de castigar a todos aquellos trabajadores que. por los resultados conocidos. en la valoración de esta reforma no se debe olvidar que el capitalismo. puesto que los resultados del sistema de pensiones dependen de los avatares de un Estado extremadamente débil. Lastimosamente. tampoco ha sido alcanzada. que tiene en el aumento de impuestos a los salarios su instrumento preferido. acosado por los crecientes gastos destinados a honrar la deuda pública. peor aún. los costos sociales de este fallido experimento. más aún en tiempos de crisis. Se puede decir. el potencial que puede alcanzar la explotación de la fuerza de trabajo activa. dicha pretensión –la de promover el mercado financiero-. fracaso que ha acontecido mucho antes de lo esperado. sino. apenas 5 años después de iniciado el nuevo sistema. que hemos arribado a una etapa en la que el fracaso de esta reforma es evidente. Así. sólo les espera la continuación de una vida de pobreza y precariedad extremas. por lo tanto.