Los cuentos populares son alimentos para el alma del niño y aunque no lo parezca para el adulto también, el cuento

y sus personajes estimulan fantasía y cumplen una función terapéutica; primero, porque reflejan experiencias, pensamientos y sentimientos; y, segundo, porque le ayudan a superar ataduras emocionales por medio de un lenguaje simbólico, haciendo hincapié en todas las etapas, periodos o fases por las que atraviesa a lo largo de su infancia.

Cuando el ser humano y mas al niño lee o escucha un cuento popular, pone en juego el poder de su fantasía y, en el mejor de los casos, logra reconocerse a sí mismo en el personaje central, en sus sucesos y en la solución de sus dificultades, en virtud de que el tema de los cuentos le permiten trabajar con los conflictos de su dominio interno.

No cabe duda de que casi todos los cuentos que provienen de la tradición oral abordan el mismo tema: la sublimación de los conflictos emocionales y los problemas existenciales que aquejan a los niños y adultos. No es extraño que las niñas, que son víctimas de abusos sexuales, asocien a sus violadores con los personajes “malditos” de los cuentos populares, cuyos protagonistas lobos, ogros, gnomos, brujas y otros- se tornan en individuos del mundo real.

Ya Carl G. Jung, en “El hombre y sus símbolos”, dice: “usamos constantemente términos simbólicos para representar conceptos que no podemos definir o comprender del todo. Esta es una de las razones por las cuales todas las religiones emplean lenguaje simbólico o imágenes. Pero esta utilización consciente de los símbolos es sólo un aspecto de un hecho psicológico de gran importancia: el hombre también produce símbolos inconscientes y espontáneamente en forma de sueños” (Jung, C.G., 1995, p. 21).

la base de que todos los cuentos populares reflejan la evolución física, psíquica, intelectual y social del niño; por ejemplo, el fracaso del egocentrismo, la soledad y falta de afecto, la

la rama que Cenicienta planta en la tumba de su madre. El genio en Las mil y una noches concede tres deseos a Aladino. según otras versiones) acuden a ayudarla. El árbol simboliza la vida. es reavivada por los enanos. el árbol y el pájaro simbolizan el espíritu o la reencarnación de la madre de Cenicienta. tres pájaros acuden a llorar junto a los siete enanitos. El rey y la reina simbolizan a los padres. El envenenar los . la rivalidad entre hermanos en “La Cenicienta”. el complejo de Edipo en “Blancanieves”. se convierte en un árbol. el crecimiento o la maduración física y psíquica del individuo. por lo tanto. un tema tabú del que todos saben algo. Así como el perro simboliza la fidelidad. Asimismo. jefe de las fuerzas oscuras) y la paloma (pájaro de Afrodita. la pubertad en “Caperucita roja”. simbolizan un número mágico que también aparece en otros cuentos. aparte de constituir piezas claves en la trama del cuento. En el cuento de “Blancanieves”. Aunque parece una tarea imposible. dramatizando su deseo de contrarrestar la pubescencia en proceso de la joven. el temor sexual en “La Bella y la Bestia” y el incesto en “Piel de asno”. las aves simbolizan la libertad y la ayuda. que igualmente la deja 'como muerta'. pero del que pocos se atreven a hablar. cuando su madrastra hecha ante ella un montón de guisantes buenos y malos y le dice que los separe. pacientemente. Cenicienta comienza. Blancanieves. de la inocencia y el amor). tres son las dificultades o pruebas que deben vencer los héroes de los cuentos fantásticos para liberar a la mujer amada y coronar su triunfo. cada vez que Cenicienta llora.satisfacción del deseo (casa de chocolate) y el triunfo sobre el peligro (la bruja) está simbolizado en el cuento “Hansel y Gretel”. a separarlos y. esto ocurre en el cuento de “La Cenicienta”. Los tres pájaros. que simboliza su muerte espiritual. el cuervo (pájaro de Odín. disfrazada de una vieja buhonera. la lechuza (pájaro de la muerte y la sabiduría). “En su primera visita. las palomas (los ratones. tres veces la madrastra de Blancanieves visita la casa de los siete enanitos. intenta estrangular a la hijastra con un corsé (no un “lasito” como dice la versión española). en cuyas ramas vive un pájaro que. justo cuando ésta yace en el ataúd de vidrio. la flor al desarrollo sexual y la casa a la seguridad y armonía en el hogar. En la segunda visita la madrastra le da un peine envenenado. le concede sus deseos. de pronto. medio muerta. y el espejo informa a la reina malvada del hecho.

La bruja come de la mitad blanca para demostrar su inofensividad. pero cuando Blancanieves la recoge y come de la mitad roja. disfrazada de campesina. Esto es confirmado por la tercera visita. se desmaya con la manzana atorada en la garganta” . después de que los enanos nuevamente procuran salvarla. Esta vez la madrastra.cabellos parece ser otro signo de la culpa que la madrastra le achaca a Blancanieves por crecer. le ofrece una manzana 'con un veneno de lo más virulento'.