RESUMEN DE DECLARACIONES DE RAFAEL GARCIA EX-JEFE DE INFORMATICA DEL DAS.

ACTUALMENTE ASILADO EN VENEZUELA DESPUES DE PAGAR CONDENA EN COLOMBIA. Yo, Rafael García soy miembro de las AUC, orgánico del bloque norte desde 1999, cuando las AUC pactaron alianzas con políticos tradicionales para apoderarse de la administración pública. Su objetivo más importante, la presidencia de la república. En las elecciones regional es del 2000 eligieron un gran número de gobernadores y alcaldes mediante la estrategia de la imposición de candidatos únicos. En las elecciones legislativas del 2002 lograron el 40% de las curules del congreso. Esto se logró a través de la intimidación de electores y del fraude electoral, basado este último en amenazas contrarepresentantes del organismo electoral. Las AUC y la elección presidencial del 2002: Álvaro Uribefue apoyadopor una alianza entre sectores de ultra derechaen la legalidad (empresarios, mediosde comunicación, militares y parte de la iglesia católica) y sectores ilegales (AUCy varios narcotraficantes). “En el caso particulardel departamento del Magdalena, cuando fui enviado por elbloque norte a trabajaren la campaña de Álvaro Uribe, me reencontré‚ con Jorge Noguera Cotes quien se desempeñaba como gerentede campaña en ese departamento. El mayor apoyo económico era suministrado por Raúl Montoya Flores, personaje que era dueño de una gran fortuna de dudosa procedencia según se decía. La realidad es que Raúl Montoya había tenido relaciones con Gilberto Molina, quien en la década de los años 90 había sido parte del cartel de Medellín, y sus cuentas bancarias habían sido utilizadas para canalizar los dineros con los cuales se pagó el asesinato en 1987 del director del diario El Espectador Guillermo Cano. En el año 2006, cuando estalló el escándalo a raíz demi colaboración con la justicia colombiana, en una entrevista

concedida a la revista semana de Colombia y al diario Nuevo Herald de Miami, mencioné los hechos relacionados con el fraude electoral fraguado por las AUC y de cómo este había beneficiado la candidatura del candidato de ese entonces Álvaro Uribe. También me refería la presencia de personas sospechosas en esa campaña y entre estas nombré a Raúl Montoya. El presidente Uribe salió a los medios a ripostarme y a descalificarme tildándome de “delincuente mentiroso”.En una de sus entrevistas, concedida a “La W radio”de Julio Sánchez Cristo, cuando lo interrogaron sobrelo que yo había dicho de Raúl Montoya, el presidente dijo que “RaúlMontoya es un hombre honorable” y encaminó a los periodistas diciendo “vayan a Santa Marta y pregunten quien es Raúl Montoya”. Días después el diario Miami Herald y el semanario El Espectador de Colombia, publicaron sendos reportajes describiendo las antiguas relaciones de Raúl Montoya con personas del cartel de Medellín y con qué propósito se habían utilizado sus cuentas bancarias. Inmediatamente Raúl Montoya se vio obligado a renunciar a la gerencia regional en el departamento del Magdalenade la campaña reeleccionista de Álvaro Uribe, que se desarrollabaen ese momento. Por otraparte el presidente no volvió a referirse al asunto. En realidad en la primera administración de Álvaro Uribe la burocracia, es decir los cargos y entidades, fueron distribuidos entre los congresistas recién elegidos que habían apoyado su candidatura. Esto dio como resultado que los cargos se distribuyeron entre los diferentes bloquesde lasautodefensas, puesto que esos congresistas, en su inmensa mayoría, le debían el haber conseguido esa curul en el congreso al apoyo paramilitar. Enresumen el gobierno Uribe fue repartido entre los políticos de las autodefensas y quiénes definieron a cuales personas se debía nombrar fueronlos propios jefes de las autodefensas. En lo que se refiere al bloque norte, entre los cargos que le corresponderían estaban: la superintendencia de vigilancia y

seguridad privada, el Instituto Colombianode Desarrollo Rural, Incoder. Uno de los viceministerios del ministerio de defensa, cargo al que aspiraba Jorge Noguera. Nuestra llegada al DAS. Sorpresivamente, el martes 13 de agosto de 2002 Jorge Noguera fue nombrado director nacional del departamento administrativo de seguridad - DAS, a pesar de que en su hoja de vidano figuraba niexperiencianicontacto algunocon el campo de la inteligencia. El nombramiento de Jorge Noguera había comenzado a gestarse al día siguiente de la posesión del presidente Álvaro Uribe, ese día, 8 de agosto de 2002, el presidente Uribe madrugó para irse a la ciudad de Valledupar (departamento del Cesar) donde se reunió con los políticos cercanos al bloque norte y un asesor cercano de Jorge 40, el señor Sergio Araujo Castro quien además de asesor era uno de los principales testaferros de Jorge 40 y uno dequienes manejaba paraeste actividades de narcotráfico, este señor, adicionalmente, era el hermano del,en ese entonces,recién elegido senador Álvaro Araujo Castro y la ministra de cultura María Consuelo Araujo Castro. Fue Sergio Araujo quien le pidió al presidente Uribe,a nombre de Jorge 40,que le nombrara a un recomendado de ellos en algún alto cargo del sector de seguridad y defensa. Uribe en ese momento teníala dificultad de no tener donde nombrar a Jorge Noguera, fue así como aprovechó la coyuntura y lo nombró enel DAS como cuota del bloque norte. De lo anteriorpuedodar fe puesto que gran parte de la gestión con los políticos del bloque norte para quelo recomendaran, la hizo Jorge Noguera a través de mí, aprovechando que yo había participado en sus campañas políticas y era cercano a ellos, sobre todo a Jorge Castro Pacheco (suplente del senador Dieb Malof) y José Gamarra. El día viernes 16 de agosto de 2002 tomó posesión de su cargo Jorge Noguera Cotes como director delDAS y 15 días después, el miércoles 4 de septiembre de 2002, me nombró y posesionó

comojefe nacional de informática, poniendo a disposición mía, y por su puesto de las autodefensas, toda la información de inteligencia del país, puesto que mi cargo me convertía en el custodio de esa información. Aproximadamente quince días después, Jorge Noguera se trajo desde Santa Marta al abogado Gian Carlo Auqued Silvestri, oriundo del municipio de Ciénaga deldepartamentodel Magdalena, a quien designó como secretario general del DAS. Posteriormente, a finales de ese año 2002, ingresó a trabajar en el DAS comoasesor del director un amigo de Jorge Noguera de nombre Jimmy Nassar. De estaforma completaba Jorge Noguera elgrupo de quienes seríamos sus más cercanos colaboradores, los cuales, en el inmediato futuro, terminaríamos formandoparte de lo que en los círculos más íntimos de lamafia y delparamilitarismo se llegaría a conocer como “ el cartel de las tres letras”. Desde nuestra llegada al DASJorge Noguera fue claro en decirmeque nuestro trabajo estaría dirigido a servira las autodefensas, para ello nos involucramos en varias actividades ilegales: penetración del estado: red de tráfico y manipulación de información clasificada. Se conformó, por parte nuestra, un grupode funcionarios de diversas instituciones y entidades del estado Colombiano que nos dedicamos a obtener información reservaday de inteligencia y a manipular la información de los archivos judiciales en Colombia, inicialmente en beneficiode las autodefensas unidas de Colombia y luego, no solo de estas sino también de los grandes capos del narcotráfico en el país. De esta red hacían parte entre otros: fiscalía general de la nación. Luis Camilo Osorio: se desempeñaba como fiscal general de la nación y puso a disposición nuestra toda la información criminal de

que disponía esa entidad. De esta manera conocíamos de antemano los operativos de incautación de bienes, órdenes de captura, solicitudes de extradición ycualquier otra que pudiese proporcionar la fiscalía, igualmente podíamos extraer expedientes y borrar o modificar antecedentes criminales. Luis Camilo Osorio fue un colaborador de las autodefensas durante toda su gestión como fiscal, de hecho visitaba al jefe de las AUC, Carlos Castaño, en sus campamentos. Oficina de asuntos internacionales: quien la dirigía nos informaba de las solicitudes de extradición en la medida en que llegaban, esto nos permitía impedirla captura al alertar a lapersona objeto de lasolicitud. Centro de información sobre ante cedentes delictivos CISAD: nos permitía modificar, suprimir, adicionar, etc., antecedentes criminales. Registraduría nacional del estado civil. Hacían parte: Aurelio Irragorri, Secretario general,era quien daba las órdenes para que nos colaboraranal interior en las maniobras ilegales. José‚ Morillo González: habíasido nombrado como gerente de informática como cuota burocráticade los Araujo Castro. Nos suministraba información reservada de esta entidad. Carlos Maldonado: jefe de identificación, nos permitía borrar y su plantar identidades. También a través de él, podíamos obtener registros deidentificaciones, huellas dactilares, etc. Ministerio de relaciones exteriores. La ministra Carolina Barco, actual embajadora de Colombia en Washington, dioorden de que nos informaran lallegada de cualquier solicitud de extradición de manera verbal e inmediata. Esta orden era a todas luces, irregular e ilegal. Oficina de seguridadde la presidencia: El jefe de seguridad del presidente Uribe, coronel Mauricio Santoyo, era quien recibía parte de la información que recopilábamos de manera ilegal. También,

en algunas ocasiones nos solicitaba investigar sobre algunas personas, las cuales posteriormente eran objeto de amenazas y atentados. Ministerio del interior. Fernando Londoño Hoyos: Fue quien lideró todas las conspiraciones en contra de Venezuela, siempre se refería al presidente Chávez como “comunista jefe de las FARC”. Representaba a la ultra derecha radical. Juan Carlos Vives Menotti: era vice ministro del interior, había sido gobernadordel departamento del Magdalena. Uno de sus hombres de confianza, Álvaro Ordoñez Vives, es quien maneja para los paramilitares la cooperativa indígena de distribución de gasolina en Maicao. A través de ellos, conseguimos que el bloque norte nos construyera las oficinas del DAS en Paraguachón. El “ caprichito” del presidente Uribe: dos hechos me demostraron que el presidente Álvaro Uribe conocía ya probabala existencia de esta red ilegal y las actividades delictivasa quenos dedicábamos (en beneficio de los paramilitares) quienes hacíamos parte de ella: la expulsión del coronel de la policía Heriberto Pardo Ariza designado en el2003 comandante de la policía Magdalena. Resumo: Este oficial lanzó ofensiva contra las AUC de Hernán Giraldo porque en su posesión estas detonaron varios petardos en Santa Marta, lo cual fue interpretado por el coronel como un saboteo. Debido a lo anterior, el coronel Pardo Ariza automáticamente se ganó la animadversión de Jorge Noguera quien aprovechando su cercanía con el presidente Uribe, se dedicóa intrigar anteeste en contra del coronel. Adicionalmente, utilizando nuestra red ilegal, nos dedicamos a obtener anticipadamente la informaciónsobre los operativos que la policía, encabezada por el coronel Pardo, planeaba en contra de las autodefensas en el Magdalena, alertando a los paramilitares y, deesta manera, saboteando los operativos. Quien llevaba la información obtenida en Bogotá y la entregaba a los paramilitares en Santa Marta era yo, por lo que muy pronto la policía se fijo en mí.

Aproximadamente en el mes de abril de ese año 2003 obtuvimos información sobre una operación que se planeaba contra las autodefensas de Hernán Giraldo en Santa Marta, conseguimos medios magnéticos y listados en donde aparecían los bienesinmuebles (casas, haciendas, edificios, lotes, etc.) y empresas que serían objeto de allanamientos e incautaciones, también aparecían los nombres, ubicaciones y perfiles de las personas que pretendían capturar. Esta operación la adelantarían fiscales de la unidadnacional para la extinciónde dominio y contra el lavado de activos de la Fiscalía General de la Nación, con el nombre de Operación Ciclón. Cuando Jorge Noguera me dijo que llevara la información a Santa Marta para entregarlaa los paramilitares, lehicever mipreocupación por los informes de inteligencia que existían sobre mí, me preocupaba que me judicializaran y encarcelaran por paramilitarismo en ese momento Nogueramedijo que no me preocupara,que elpresidente Uribe y el fiscal general Luis Camilo Osorio estaban enterados detodo lo que estábamos haciendo,por lo que no existía el riesgode queyo fuera objetode una acción legal por estos hechos. Ante mi escepticismo, Jorge Noguera me llevó a la presidencia donde ingresamossin dejar registro alguno y estuvimos con el presidente,quien nos confirmó la orden de que entregáramos la información a las autodefensas. La entrega de esta información efectivamente se realizó por parte mía, lo cual con llevó al fracaso de la Operación Ciclón que no pudo conseguir sus objetivos. Curiosamente hoy en día este es uno de los hechos por los cualesJorge Noguera, por testimonio mío, debe responder ante la justicia Colombiana. Sin embargo ni Jorge Noguera ni yo nos hemos atrevido a referirnos (por miedo a lo que puedapasarnos anosotros o a nuestras familias) sobre el papel que jugó el presidente Álvaro Uribe en este caso. Finalmente, a finales del año 2003 el coronel Heriberto Pardo Ariza fue relevado del comando de policía del Magdalena triunfando así las intrigas de Jorge Noguera, en su contra, ante el presidente Uribe. La última intriga contra el coronel Pardo Ariza fue cuando Jorge Noguera y yo nos tomamos el trabajo de organizar una

presentación para el presidente, en lacual demostrábamos con estadísticas la ofensiva que elcoronel Pardo Ariza había adelantado en contra de las autodefensas y como estas, por consiguiente, estaban acorraladas en el departamento del Magdalena. Cuando se le hizo la presentaciónal presidente Uribe, este montó en cólera e inmediatamente citóal director de la policía nacional de entonces, general Teodoro Campo Gómez, para que se presentara en la Casa de Nariño en la noche de ese mismo día. Enesacitaelpresidente maltrató verbalmente al director de la policía, segúnse lo contó la esposa del presidente Uribe a Jorge Noguera, y le dijo que sacara a ese coronel de Santa Marta. El coronel Pardo Ariza había cometido el error de enfrentarse a las autodefensas, uno de los más firmes aliados del presidente Uribe en su campaña presidencial y ensu administración. Pocos meses después, el coronel Heriberto Pardo Ariza fue retirado de la policía nacional. Resumo: Elotro caso fue el de Emilio Venceza Valeta, amigo de Uribe y de lasAUC cuando este se desempeñaba como director del DAS en Córdoba. Había sido desvinculado por nexos con los paras y estosexigían su reintegro. Uribe lo nombró jefe del DAS en el Atlántico, pero pronto se dieron cuenta que no era el mismo de antesy exigieronsu destitución. El día de la posesión de Hitler Rousseau ChaberraOvallecomo jefede control interno de la Epsa, Noguera y García fueron invitados a palacio. Cuando este último se disponíaa pasar por el puesto de registro ycontrol de ingresode presidencia, el ex capitán del ejército Colombiano Edgar Fierro Flórez alias “don Antonio”, jefe militar del bloque norte en el departamento del Atlántico se comunicó con él‚ vía avantél a través de unaparato de comunicación suministrado el propio DAS. Una vez más se quejaban de la falta de colaboración de Emilio Vence y exigían su inmediato relevo. “Cuando me encontré‚ con Jorge Noguera en el salón donde se realizaría la posesión, le informe de la llamada que había recibidoy la exigencia que las autodefensas le enviaban. Noguera se enfureció tanto que perdió la prudencia, por lo que en el momento en que el presidente ingresó al salón, Jorge Noguera me haló hacia

donde estaba Uribe Vélez, apartándonos los tres (el presidente, Jorge Noguera y yo)hacia un rincón, esto ocurría en presencia de todas las personas que asistían al acto de posesión. En esemomento Jorge Noguera ledijo al presidente Uribe que las AUC estaban exigiendo la salida de Emilio Vence del DAS, poniéndome a mí como testigo de que la exigencia existía, continuó Noguera diciendo que ya eran muchas las quejas de las autodefensas con respecto a lafalta de colaboración de Vence Zabaleta, por lo que se hacía necesario su relevo. Ria, como si fuera hoy, la respuesta de Uribe diciéndole a Jorge que “es cierto que Emilio se ha”aflojado” mucho”, que sin embargoél sentía mucha consideración por Vence y no quería que salierade esa manera del DAS, por últimoelpresidente le dijo a Noguera que “manejara la situación con “los amigos”(se refería a los jefes de las autodefensas), diciéndoles que la presencia de Emilio Vence en elDAS era un”caprichito”del presidente.