Autos: Bahamondez, Marcelo s/medida cautelar. Lugar y Fecha: Buenos Aires, 1993 Hechos: El Sr.

Marcelo Bahamondez es internado en el hospital regional de Ushuaia debido a una hemorragia digestiva masiva provocada por una úlcera gastroduodenal con un recuento de glóbulos rojos de aproximadamente 34 %. Las primeras medidas médicas fueron la inserción de una sonda a fin de extraer la sangre acumulada provocada por la hemorragia digestiva masiva y la incorporación de expansores de volumen hematológico por vía endovenosa. Pero la solución según los médicos radicaba en una transfusión sanguínea a la que el paciente se negaba en razón de sus convicciones religiosas. A raíz de esto se da intervención a la justicia. El juez federal (subrogante) Dr. Carlos Bassaneti y su secretario Juan A. Soria intentan convencer al paciente para que acepte el tratamiento médico debido. El Sr. Bahamondez decide no hacerlo y defiende su postura con el argumento de que lo que está en juego en ese caso no es sólo su vida física sino también –y más importante aún- su dignidad, integridad espiritual y porvenir entero. La madre, quien estaba presente, manifiesta ante el juez que no se opone en nada a la decisión de su hijo. A pesar de esto el juez decide y ordena que la transfusión debe ser realizada debido a que la actitud del paciente pone en riesgo un derecho que el Estado debe resguardar: el derecho a la vida. La sentencia fue apelada pero la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó la resolución de la instancia anterior. La defensa entonces decide llevar el caso a la Corte Suprema de la Nación. Holding En este caso se presenta claramente un conflicto de derechos. Por un lado el derecho a la vida que el Estado debe respetar y hacer respetar y por otro el derecho al libre culto y a la intimidad. En el Fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación se expresa lo siguiente: “El Art.19 de la Ley 17.132 de “Ejercicio de la medicina, odontología y actividades de colaboración” dispone de forma clara y categórica que los profesionales que ejerzan medicina deberán –entre otras obligaciones – ‘respetar la voluntad del paciente en cuanto sea negativa a tratarse o internarse...’, con excepción de los supuestos que allí expresamente se contemplan. La recta interpretación de la citada disposición legal aventa toda posibilidad de someter a una persona mayor y capaz a cualquier intervención en su propio cuerpo sin su consentimiento. Ello, con total independencia de la naturaleza de las motivaciones de la decisión del paciente, en la que obviamente le es vedado ingresar al Tribunal en virtud de los dispuesto por el artículo 19 de la Constitución Nacional, en la más elemental de sus interpretaciones ya que éste otorga al individuo un ámbito de libertad en el cual éste puede adoptar libremente las decisiones fundamentales

Fallo

En el caso. cuando el Art. De este modo. Así como se ha despreciado el concepto de la biodiversidad y se ha atentado sistemáticamente contra el orden natural. remover y promover el bien al paciente.) En rigor. (. psíquica y moral y que nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles.) será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano. posibilidad o tentativa por enervar los límites de esa prerrogativa. 19 de la Constitución Nacional. de un bien reconocido como de su pertenencia. y esta facultad de obrar válidamente libre de impedimentos conlleva la de reaccionar u oponerse a todo propósito. garantizado por la declaración que contiene el Art. su esencia humana. se trata del señorío a su propio cuerpo y en consecuencia. de su propia vida de cuanto les es propio. que despliega su vida en acciones a través de las cuales se expresa su obrar con libertad..acerca de su persona. constituyen junto a sus creencias trascendentes. concede a todos los hombres una prerrogativa según la cual pueden disponer de sus actos. El principio de beneficencia si se aplica en la ética médica manifiesta la obligación moral positiva de prevenir. inhumanos o degradantes. jurídicamente protegido. El artículo 11 muestra la protección de la honra y de la dignidad “Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada” y el artículo 12 sostiene el derecho a la libertad de conciencia y de religión. de su obrar.” La Corte Suprema defiende de esta manera la inviolabilidad de la persona y con ello la idea de que el respeto por la persona humana es un valor fundamental. 19 de la Constitución Nacional. La Convención Americana sobre Derechos Humanos conviene en postular que “toda persona tiene el derecho a que se respete su integridad física. Que el hombre es el eje y centro de todo el sistema jurídico y en tanto fin en si mismo. de su propio cuerpo.. en tanto dichas decisiones no violen derechos a terceros.. vida y libertad forman la infraestructura sobre la que se fundamenta la prerrogativa constitucional que consagra el Art. sin interferencia alguna por parte del estado o de los particulares. están sólo reservadas a Dios. Apoyando sus intereses . la sustancia misma de la libertad y la dignidad humana. y exentas de la autoridad de los magistrados’.. y su naturaleza individual y social aunada a sus derechos fundamentales y esenciales. La estructura sustancial de la norma constitucional está dada por el hombre. Ha ordenado la convivencia humana sobre la base de atribuir al individuo una esfera de señorío sujeta a su voluntad. 19 de la Constitución Nacional dice que ‘las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública ni perjudiquen a un tercero. También que toda persona (. Comentarios Esto es muy importante sobre todo en la coyuntura sociocultural en la que nos encontramos inmersos: en medio de una crisis de sentido es necesario hablar mucho de la responsabilidad y el respeto. también se ha despreciado la unicidad o la singularidad de lo permanente y lo duradero de la conciencia humana que debe responder a una cierta ética. “Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar la libertad de conservar su religión” El principio de no-maleficencia si se aplica en la ética médica manifiesta la obligación moral negativa de no hacer mal o daño al paciente.

previniendo los daños que podrían afectar a terceras personas. procurando el bienestar integral del paciente. veremos la vida como el espacio para encontrarnos en el cumplimiento de la totalidad.legítimos e importantes. A partir del reconocimiento de los derechos de los demás. Sopesando los costos y los riesgos encontrando un balance entre los dos principios. . El fundamento moral de la ética médica debería trascender el principio de nomaleficencia. del respeto a la dignidad de todo ser humano y del estudio reflexivo de las causas que pueden determinar cada acción individual alcanzaremos la plenitud de nuestra propia existencia. alcanzando con actitudes y acciones positivas la protección de los derechos del paciente. ir más allá del respeto a la autonomía ajena y de la abstención de hacer daño.