Siglos VII - XIII

ESPAÑA
La Música árabo-andaluz y mudéjar
Desde el siglo IX hasta el siglo XV se difundió una forma particular de la música árabe en las Cortes de la España musulmana. Hoy se la llama «árabo-andaluz». La tradición de esta música no escrita ha llegado a nuestros días en las ciudades de Maghreb.

Orígenes
La aparición de esta música está ligada a la instalación en España de una personalidad fuerte: Abdurrrahman Ibn Nafaa, apodado Ziryad (Pájaro negro), huyendo de la corte de Bagdad y de los celos de su maestro Ishaq Al Mausili, llegó a la corte de Córdoba en el año 822. Allí impuso una serie de innovaciones: Elaboración de las reglas estrictas de la Nuba Definición precisa de los 24 modos, característicos de cada Nuba. Adición de una quinta cuerda al Ud. Mas también se interesó en muchos otros dominios: la astronomía, la física, la moda... Luego llegarían otros teóricos que precisarán todavía más estas reglas: Al Majriti (ppio. s. XI) Abu-Salt Omayya (ppio. s. XII) Ibn Quzman (s. XII) Al Qurtubi (s. XIII)

¿Una música mudéjar?
En general se califica de mudéjares a los musulmanes que permanecieron en tierras cristianas tras la Reconquista. En los siglos XII y XIII, su número debía ser todavía bastante importante. Es probable que entre ellos se hallaran muchos músicos. Sabemos, por ejemplo, que una buena parte de los músicos del rey Alfonso X el Sabio eran musulmanes. Por esta razón, ciertas formaciones no dudan en tratar repertorios como las Cantigas de Santa María conforme a las reglas de la música árabo-andaluz.

Fuentes
La música árabo-andaluz, si bien se apoya en reglas muy estrictas, es una música no escrita que se transmitió oralmente, de maestro a alumno. Mucho antes de la caída de Granada, numerosos músicos musulmanes se habían replegado en el norte de África. La

una parte bien extensa librada a la improvisación y a la ornamentación. por más que la tradición haya seguido evolucionando a través de los siglos. por ejemplo. se ejecutaba en una hora determinada del día: por eso existían 24 Nubas. Pero el acercamiento a esta música puede realizarse con formaciones mucho más limitadas. podemos hallar las melodías y los ritmos de estas músicas. Ahora bien. cuerdas de roce como el Violón y el Alto. finalmente. se ha perdido la mitad. Interpretación Los conjuntos árabo-andaluces de Maghreb apelan. Se trata de una suite de piezas vocales e instrumentales de un mismo modo. los temas abordados son la piedad religiosa. Este tema fue retomado por los troubadours en las Alba. El Ud es.). ya sea a través de un preludio libre o de una pieza instrumental breve. Es probable que este tipo de ensambles tan numerosos existieran en las cortes de los príncipes musulmanes. por lo general. el amor. Tetuán. un Nay (flauta) y diversos tipos de percusión. han desaparecido. la naturaleza y la embriaguez (mística o no). como el Qanun. a cada movimiento se le asigna un ritmo diferente. . En contacto con los conjuntos musicales de estas ciudades. Se deja. Así. hasta cuarenta piezas. Tánger. bases del repertorio. la Nuba ‘Ushshak debía ser tocada al alba. Estos se encadenan ya sea directamente. el instrumento central al que se pueden añadir otros dos o tres instrumentos melódicos.tradición musical árabo-andaluz se desarrolló en dicha región hasta nuestros días. por lo general a conjuntos muy importantes: alrededor del Ud hallamos otras cuerdas pinzadas. etc. además. Temas Cada Nuba tenía un tema. hora en que los amantes debían separarse. Características La tradición árabo-andaluz descansa sobre una forma estricta: la Nuba. a su vez. y el empleo de la percusión es indispensable. asociado a la hora en la que debía ser ejecutada. como hemos dicho. Cada Nuba. particularmente en las ciudades que acogieron a refugiados españoles (Fez. que comprende nueve movimientos. Desgraciadamente. la mitad de las 24 Nubas. de las cuales. Por lo general. en la que cada movimiento puede comportar. tanto vocal como instrumental.