INTRODUCCIÓN

Hemos visto y escuchado hasta el momento como Dios creó todo por Amor, en especial a nosotros; también que el dolor, el sufrimiento y la injusticia ponía en duda esta intención de Dios y su existencia, pero encontramos un camino para encontrar una respuesta a esa duda; y por último descubrimos como se manifiesta el Amor de Dios en nosotros, cómo se nos da y, sobretodo, esa elección, ese deseo que Dios tiene de nosotros y del lugar que ocupamos en su Vida y pensamientos (con todo la inexactitud que tiene hablar así de Dios). Bien… ahora nos toca responder a esta iniciativa. Ya que por ser hombres siempre reaccionamos frente a la iniciativa de otros, ¡Cuánto más a la de Dios! El sentido de nuestra vida (y lo que realizamos en ella) depende de la respuesta que se le de a Él.

FE
¿CÓMO PODEMOS RESPONDER A DIOS CUANDO ÉL SE DIRIGE A NOSOTROS? Dios busca de muchas maneras establecer contacto con nosotros. En cada encuentro humano, en cada experiencia conmovedora en la naturaleza, en cada aparente casualidad, en cada reto, en cada dolor, está escondido un mensaje de Dios para nosotros. De manera más clara aún nos habla cuando se dirige a nosotros en su Palabra o en la voz de la conciencia. La “fe” se da entre personas, y se le da “fe” o se “cree” en lo que dice esa persona por quien es o por lo que hace, esta es la evidencia que nos lleva a saber que es cierto y verdadero lo que nos dice y por eso le creemos. Un ejemplo: Algunos dicen: - no creo en los sacerdotes… Respondemos: - ok!!! Yo tampoco, creo en Dios y que en Jesucristo dejó el sacerdocio para alcanzarnos principalmente la Eucaristía y la Reconciliación, por eso creo en lo que el sacerdocio pude realizar y no en la persona del sacerdote, aunque cuando más santo y conforme a Jesucristo sea la persona del sacerdote mayor será la credibilidad que acompañe las cosas que diga y/o haga. Pero creo en Dios y no en la persona del cura, creo en lo que dice y hace el cura en materia de fe y moral, porque creo en Dios. Por eso responder a Dios es creer en él. Quien quiera creer necesita «un corazón atento» (1 Re 3,9). Dios nos habla como a amigos. Por ello debemos responderle también como amigos y creer en él, creer totalmente en él, aprender a comprenderle cada vez mejor y a aceptar sin reservas su voluntad. ¿QUÉ ES LA FE? Según el libro de Hebreos 11, 1: “… la fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven”. Muchos dicen que creer les parece poco, que quieren saber. Pero la palabra «creer» tiene dos significados diferentes: cuando un paracaidista pregunta al empleado del aeropuerto: «¿Está bien preparado el paracaídas?», y aquél le responde, indiferente: «Creo que sí», no será suficiente para él; esto quiere saberlo seguro. Pero si ha pedido a un amigo que le prepare el paracaídas, éste le contestará a la misma pregunta: «Sí, lo he hecho personalmente. ¡Puedes confiar en mí!». Y el paracaidista replicará: «Te creo». Esta fe es mucho más que saber: es certeza. Y ésta es la fe que hizo partir a Abraham a la tierra prometida, ésta es la fe que hizo que los Mártires perseveraran hasta la muerte,

como ha querido la fe. Cree en esa información por el método que utilizó para obtener los resultados. aunque no son contrarias a la razón. los instrumentos que utilizó para recuperar la información. 6). decir que tiene fe. existe un acto de fe: de creer en que la investigación de otro científico (de la cual se toma sus resultados) es verdadera.  La fe es absolutamente cierta. que recibimos (1 Cor 12.  La fe es la fuerza sobrenatural que es necesaria para obtener la salvación (Rom 1. La ciencia debe respetar la dignidad humana en lugar de atacarla. un asombro o una inquietud. Por eso la fe cristiana fomenta y potencia las ciencias (naturales). y no les da lo que . porque tiene la garantía de Jesús. La fe es saber y confiar. 3).ésta es la fe que aún hoy mantiene en pie a los cristianos perseguidos.  La fe aumenta si escuchamos con más atención la voz de Dios y mediante la oración estamos en un intercambio vivo con él. En el evangelio de san Juan leemos: «A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito. Sigue las pistas que le señalan la existencia de Dios y paulatinamente logra la confianza de dirigirse a Dios y finalmente de adherirse a él libremente. 25ss). Sólo hay una verdad. es quien lo ha dado a conocer» (Jn 1. a la que se refieren tanto la fe como la razón científica.  La fe exige la voluntad libre y el entendimiento lúcido del hombre cuando acepta la invitación divina. si queremos saber qué nos quiere comunicar Dios. caliéntense y coman». el Hijo de Dios. Una fe que afecta a todo el hombre. si no tiene obras? ¿Acaso esa fe puede salvarlo? ¿De qué sirve si uno de ustedes. 14-26: “¿De qué le sirve a uno. no alcanza solo con tener fe o creer.  La fe nos permite ya ahora gustar por adelantado la alegría del cielo (Jn 11. Se siente tocado por un misterio.18). El hombre experimenta que el mundo visible y el transcurso normal de las cosas no pueden ser todo. ENTONCES. les dice: «Vayan en paz. porque no puede haber dos verdades. 17). La fe existe para que podamos conocer cosas que. si lo pedimos ardientemente. al ver a un hermano o una hermana desnudos o sin el alimento necesario. ¿BASTA CON TENER FE? No. Al comienzo del acto de fe hay con frecuencia una conmoción. sin embargo son reales más allá de la razón. mediante la cual podemos conocer las estructuras razonables del mundo. La fe recuerda a la ciencia que no debe ponerse en el lugar de Dios y que tiene que servir a la creación. No existe una verdad de la fe que pudiera estar en conflicto con una verdad de la ciencia. que está en el seno del Padre. y otras cosas más…pero se fija sobretodo en la reputación del científico. hermanos míos. ¿CÓMO FUNCIONA LA FE? Quien cree busca una relación personal con Dios y está dispuesto a creer todo lo que Dios muestra (revela) de sí mismo. Tiene siete rasgos:  La fe es un puro don de Dios.  La fe es incompleta mientras no sea efectiva en el amor (Gal 5. Leamos lo que dice Santiago y San Pablo: Santiago 2. Dios ha querido tanto la razón. De hecho en la misma Ciencia. Por eso debemos creer en Jesús. ¿HAY CONTRADICCIÓN ENTRE LA FE Y LA CIENCIA? No hay una contradicción irresoluble entre fe y ciencia. Por eso creer es acoger a Jesús y jugarse toda la vida por él.

sino la fe que obra por medio del amor… Porque toda la Ley está resumida plenamente en este precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Sin embargo.” Gálatas 5. así está muerta la fe sin las obras. A ese habría que responderle: «Muéstrame. ¿Acaso Rahab. el hombre no es justificado sólo por la fe.” . ¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. por medio de las obras. ¿Quieres convencerte. tengan cuidado porque terminarán destruyéndose los unos a los otros. la prostituta. si puedes. y por las obras alcanzó su perfección? Así se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó en Dios y esto le fue tenido en cuenta para su justificación. y fue llamado amigo de Dios. Los demonios también creen. cuando recibió a los mensajeros y les hizo tomar otro camino? De la misma manera que un cuerpo sin alma está muerto. de que la fe sin obras es estéril? ¿Acaso nuestro padre Abraham no fue justificado por las obras. en cambio. 6. y sin embargo. ya no cuenta la circuncisión ni la incircuncisión. sino también por las obras. cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿Ves cómo la fe no estaba separada de las obras. está completamente muerta. Yo. te demostraré mi fe». las obras». no fue justificada por las obras.necesitan para su cuerpo? Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las obras. Como ven. tu fe sin las obras. alguien puede objetar: «Uno tiene la fe y otro. Pero si ustedes se están mordiendo y devorando mutuamente. tiemblan. hombre insensato. en Cristo Jesús.14-15: “En efecto.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful