■ MAR DEL PLATA ■ DOMINGO 23 DE JUNIO DE 2013

IDA Y VUELTA: cultura@lacapitalmdq.com.ar

CLAUDIA PIÑEIRO PRESENTÓ EN MAR DEL PLATA SU ÚLTIMA NOVELA

“Mi papá se quedó en calzoncillos, no puedo decir que fue un militante”
La escritora regresa a su familia para contar una historia íntima y personal que transcurre durante los años ‘70. En “Un comunista en calzoncillos” aborda la relación con su padre. Transcurre entre fines del ‘75 y mediados del ‘76. El rol de la memoria, lo autobiográfico, la adolescencia y el peso de vivir en una familia que no pensaba como la mayoría.
una manera de protegerte de lo que esperan los demás. Nos pasa a muchos escritores que hemos transitado por la figura de la madre y por la figura del padre, que es una situación pendiente, porque el haber sido escritores tiene mucho que ver con esas relaciones. Esta novela tiene mucho que ver con el silencio y creo que en el silencio es donde está la base de por qué escribo, porque la escritura me permite salir del silencio natural en el que yo estaba sumergida. De ninguna manera yo hubiera podido escribir esta novela enseguida que empecé a escribir, necesitaba un tiempo como escritora y también necesitaba de alguna manera la complicidad del lector, porque no es lo mismo escribir una novela donde el escritor está tan presente cuando no te conoce nadie que cuando los demás más o menos ya saben cómo es tu obra. Una obra de este tipo te deja más descubierta, la reciben lectores que ya te conocen y entonces es menos riesgosa, en un punto. Claudia Piñeiro. -El gran tema que abordás es la be” (2007), en la que retrató la his- una familia que no pensaba como más de autobiográfico que otras memoria, los recuerdos y cómo cosas que escribí, que para el lector se actualizan esos recuerdos. En toria de su madre enferma de Par- la mayoría. “Esta novela no es una novela de que no me conoce es bastante po- un momento hablás de los remitad de camino, entre la kinson, Piñeiro regresa a su propia infancia y la adolescencia, familia para desanudar la comple- la dictadura, es una novela de una co difícil de deducir. Cuando pu- cuerdos encubridores, ¿qué son? -La novela tiene mucho que ver una chica de 13 descubre ja relación con su padre. Y lo hace chica que tiene amigos, que va a la bliqué mi novela anterior, “Beti“las hilachas de su familia que no con un relato vertiginoso que, co- pileta y va al club, eso sucede en la bú”, en la que hay una escritora, con la memoria, la frase recuerdos están bien ajustadas”, señaló Clau- mo ya lo hizo Julio Cortázar en época de la dictadura. Esa chica no me preguntaban si era mi alter ego encubridores es una frase sacada del psicoanálisis, no sé si dia Piñeiro, autora de “Un comu- 1963 en su famosa “Rayuela”, pro- puede contar lo que dice de Freud o nista en calzoncillos” (Alfaguara), pone un sistema de lectura que el padre porque los de“A todos los personajes, también exactamente de otro. Tiene que ver libro que presentó recientemente quiebra la progresión. Si acepta, el más tienen una mirada con que nosotros teneen Mar del Plata, en el Festival Aza- lector puede dar saltos en las pági- diferente. Por su estruca los malos, le pongo algo mío” mos recuerdos que no bache. Con ojos que dejan ya de nas para completar lo que lee con tura, su lectura y lo que ser ingenuos percibe que hay, al otra clase de información, coloca- cuenta, la novela tiene muchísimo y la verdad es que a todos los perso- son exactamente la verdad, uno se que ver con la memoria y con có- najes, también a los malos, les pone a discutir con otro sobre un menos, dos maneras de ver el da al final del libro. Puesta como personaje, la mis- mo la memoria se arma también pongo algo mío, porque es una for- recuerdo y el otro dice “pero ésto mundo: la que tiene su papá y la que tienen sus amigas. Como op- ma escritora activó sus recuerdos colectivamente”, apuntó la auto- ma de que el personaje no se con- no era así, fue de otra manera”. Las ción entre ambas miradas, esta casi para componer una historia corta ra, en la sala “A” del centro cultural vierta en un estereotipo, que la dos personas ven todo de otra manena elige el silencio. No son tiem- pero intensa, donde la memoria Osvaldo Soriano, donde se llevó a persona tenga otra dimensión y nera y habría que volver hacia pos sencillos para esta familia de adquiere un lugar central, pero cabo la presentación frente a su que uno pueda hacer una empatía atrás para ver quién de los dos tietambién con los malos, si no ter- ne razón y seguramente ninguno público-lector. clase media que vive en -¿Cómo te llevás con mina siendo una cosa maniquea tiene razón, porque uno encubre, Burzaco y veranea en “Necesitaba un tiempo como la definición de “novela donde está el bien y el mal. Eviden- va cambiando, incluso uno a veces Mar del Plata, tampoco autobiográfica”, que temente “Elena sabe” y ésta son las recuerda cosas en las que no estuvo para el país. La historia escritora y necesitaba la suele hacerse de “Un co- dos novelas que más tienen que presente, las recuerda porque se las transcurre entre dicomplicidad del lector” contaron y uno las va repitiendo. munista en calzonci- ver con mi historia. ciembre de 1975 y ju-¿Qué te llevó a poner tanto de La novela es básicamente sobre la llos”? nio de 1976. En medio memoria y no sólo lo que cuenta -Todas las novelas tienen algo de vos ahora? del revuelo político, el padre se de- donde también aparecen, como -Me parece que son momentos sino también la operación de escrifine como comunista, un comu- pinceladas aleatorias, las formas uno y hay un equilibrio sobre nista bastante especial: no tiene que tenía aquella sociedad: el lugar cuánto hay de uno y cuánto hay de de la escritura, los momentos de la tura y de lectura. militancia activa, tampoco perte- del trabajo, el rol de la mujer, las ficción, es una novela y es ficción. escritura tienen que ver con una ideas sobre el momento que se em- Básicamente, para mí es una nove- necesidad especial, es decir “ahora nencia a organización alguna. (Continúa en página 4) Después de la novela “Elena sa- pezaba a vivir y el estrés de estar en la y es ficción, pero tiene mucho lo que quiero escribir es ésto” y es

A

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino (*)
¿Qué error le molesta más advertir en un texto literario y cuál es el último que halló en el libro que está leyendo o que acaba de leer? -De lo que más me molesta advertir en las lecturas es la copia burda o las influencias exce-

1

sivas. Otra cosa es la mala traducción de los textos. Esto es un aspecto tedioso y negativo, ya que conduce al texto en cuestión a una distorsión. Por otra parte, con respecto a la crítica literaria, creo que personas altamente instruidas y capacitadas, sólo pueden emitir una ob-

jeción valida. Lejos estoy de pertenecer a ese selecto grupo. Considero a los autores a los cuales leo, maestros de la idea y la palabra. Por tanto, advertir en ellos “errores”, sería un despropósito de mi parte.

(*) Yonatan Amado Tarantino es guionista y realizador audiovisual. Lee y escribe poesía.

2

C U LT U R A PARA DESCUBRIR A UNA ESCRITORA POCO RECONOCIDA

Domingo 23•06•2013

Rosa Chacel sale del silencio con un libro de ensayos y artículos inéditos
Fue una de las narradoras más importantes de la generación del 27. Murió en 1994, a los 96 años. Ahora se edita un libro de ensayos, “Astillas”, que también contiene textos inéditos de la autora de “Estación de ida y vuelta”.
íctima de un exilio exterior y de las jerarquías literarias, Rosa Chacel, una de las escritoras esenciales de la narrativa en español, nunca llegó a tener un reconocimiento total. Ahora la publicación de “Astillas”, con ensayos y artículos inéditos, trae su obra a la actualidad. Publicado por la colección de la Fundación Banco Santander empeñada en arrojar luz sobre algunos de los grandes olvidados del 27, “Astillas” recupera dieciséis ensayos y artículos inéditos de un total de veinte, que se incluyen en un volumen editado y que en su día no formaron parte de sus obras completas. Todo ello seleccionado por Ana Rodríguez Fischer, para quien la literatura de Chacel se muestra “tan rica y profunda como extensa y viva”. Una obra ensayística que habla del amor, de la piedad, de la duda de la razón, la moral, el arte, de la condición de la mujer, la soledad, la religión o los toros, de los que no era partidaria, según Rodríguez Fischer, que ha presentado recientemente el libro en Madrid, junto con Borja Baselga, director de la Fundación Banco de Santander. Además, el libro incluye las cartas inéditas que escribió a Javier Marías, en las que la autora de “Barrio de Maravillas” o “Memorias de Leticia Valle” analiza la obra de un por entonces joven escritor y le sermonea acerca de sus trabajos. “¡Tu libro! Difícil, dificilísimo diagnóstico. Yendo por orden, preciosa edición. Original, sorprendente principio o, más bien, sorprendente tono que se mantiene a lo largo del libro. Magnífica prosa (...). Al terminar el libro queda pendiente una pregunta, verdaderamente importante (...): ¿por qué habrá escrito este libro Javier Marías...?”, escribe Chacel. La autora de “Teresa” -un libro que la editora recomienda para iniciarse en Chacel-, “La sinrazón” o “Saturna” nació el 3 de junio de 1898 y fue la sobrina nieta de José Zorrilla. siempre la misma: indaga, va deteniéndose en capas y sugiere conexiones. “Chacel era considerada una escritora de ideas, pero como también lo fueron otros tantos, entre ellos Juan Benet”, y el tratamiento y visibilidad fue distinto, añade Rodríguez Fischer. Hija literaria de Proust, Joyce, Baudelaire, Dostoievski, Baudelaire, Nietzshe o Gómez de la Serna, la ligazón de la autora con los poetas y pensadores de su tiempo es otra constante de este libro. En el prólogo, Fischer recoge una cita de la autora que dice: “Mi autoridad cultural es escasa, pero mi patrimonio vivencial es abundante”. Rosa Chacel no fue a la escuela hasta que a los 17 años ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. A partir de ese momento, la escritora comenzó sus colaboraciones en revistas como “Hora de España” y “Revista de Occidente”, y en 1930 publicó su primera novela, “Estación de ida y vuelta”. Para Ana Rodríguez Fischer, estos textos recuperados ahora en este libro “iluminan la obra y la persona de Rosa Chacel, por los lazos mutuos que entre ambas se anudan, y por la peculiaridad de una literatura que discurre por el laberinto de vivir”. Para la poeta Clara Janés, Rosa Chacel “no solo es la novelista más importante de la Generación del 27, sino que universalmente fue una pionera en la experimentación literaria, adelantándose 30 años al llamado “noveau roman”. Una vez que se han publicado estos textos, según Ana Rodríguez Fischer, queda muy poco por publicar de la autora: las cartas familiares y, curiosamente, una pequeña novela negra de 40 o 50 páginas que un día se la dio a leer a Pere Ginferrer, al que no le gustó, por lo que la autora la guardó ■

La geografía sentimental de la ciudad de la música
Por Agustín Arosteguy agarosteguy@yahoo.com.ar www.facebook.com/agarosteguy

V

Rosa Chacel.

Murió a los 96 años en 1994 en Madrid, adonde regresó después de la Guerra Civil y de su exilio en Brasil -antes estuvo en Roma de forma voluntaria-, a finales de los años setenta. Su gran labor callada tuvo escasos reconocimientos oficiales. Fue eterna candidata al premio Cervantes y obtuvo el premio Nacional de las Letras en 1987 y el premio Castilla y León de las Letras. De origen “orteguiano” y vitalista, explica la editora del libro, moderna, anticipada a su tiempo, conectada con las vanguardias y situada en la Generación del 27, su escritura es

“Arena negra”, una manera diferente de entender la inmigración
El escritor venezolano afincado en España, Juan Carlos Méndez Guédez, vuelve a retomar el universo de la inmigración en su nueva novela “Arena negra”, esta vez, vista desde el lado del que se queda, para indagar en el abandono “no como herida, sino como posibilidad de crecer”. Reciente ganador del I Premio de los libreros en Venezuela 2013, que valoraron en ella “la dimensión poética de su lenguaje”, el escritor ha explicado en una entrevista su interés por mirar la inmigración “desde el lado de los que se quedan, que deben aprender a olvidar y a querernos desde la distancia”. “Pero también quería observar el abandono como una posibilidad creativa, es decir, hacer del abandono no una herida, sino una posibilidad de crecimiento, de reconstrucción”. “Arena negra”, como el color de algunas playas de las Islas Canarias donde sucede gran parte de la novela, cuenta la historia de un hombre que se marcha a Venezuela dejando atrás a su familia. Así, sus protagonistas son una hija marcada por esa ausencia que, mientras espera el regreso, inventa y reinventa al padre; una madre que no es capaz de ocultar su dolor, ni cuando se esconde en una falsa muerte del marido, y un narrador, poeta y enamorado, que aparece y desaparece como guía y espejo. Pero lo más curioso del libro es el modo en que Méndez Guédez ha ordenado sus páginas. El autor de “Tal vez la lluvia”, premio Ciudad de Barbastro de Novela Corta en 2009, explica que “quería trabajar la idea de que el mundo es un alfabeto que debemos descifrar; la idea de que las letras ocultan y guardan historias, la idea de la escritura como algo sagrado y misterioso”. El barquisimetano se dejó llevar por la “bonita idea”, prestada por estos intelectuales, de que los alfabetos son “la puerta a otros mundos”. “Y pensé en escribir el alfabeto de la vida de una persona y lo armé de esa forma: cada letra corresponde a una situación o un estado de ánimo; hay letras que se repiten como si la novela no terminara de avanzar y entonces se reescribe de otra forma la misma historia u otra parecida”. Y se buscan esos signos en los lugares más dispares: en la arena, en las mariposas, dentro de las personas, en los lunares... “es un poco como que el mundo es un texto que debe ser leído”, resume el cuentista creador de “Ideogramas” y “Hasta luego, mister Salinger” ■

a ciudad de la música queda donde nace, donde vive y por último donde muere el compositor/músico o también puede ser un lugar imaginario, de ensueño, completamente onírico. Puede coincidir que sea la misma ciudad en todas las etapas de la vida o no; puede resultar que coincidan como referencia poética y metafórica, o simplemente como hecho real y fáctico. De esta manera es que Dino Saluzzi construye su ciudad de la música desde la distancia, tanto física como emocionalmente, sin importar demasiado si existe o no ese lugar o si es realmente Campo Santo. Pero no cabe ninguna duda que son los sentimientos de añoranza que afloran al recordar su ciudad, su pueblo natal, su gente, su familia, su yo salteño. Campo Santo es una localidad salteña que queda a 50 kilómetros de la capital. Posee una población que no supera los 5.000 habitantes. Hijo del popular compositor e instrumentista Cayetano Saluzzi, Dino nació el 20 de mayo de 1935. Además del padre, también sus hermanos, Celso y Félix, su hijo José María y su sobrino (hijo de Félix) Matías, son músicos. En este contexto, la familia Saluzzi, de clara estirpe musical, con seguridad cubrió con creces la cuota de músicos por metro cuadrado de Campo Santo. Me imagino cada uno de ellos saliendo del vientre materno con un instrumento bajo el brazo o tatuado en la frente. Así Cayetano salió con el piano, Dino con el bandoneón, Félix con el saxo, Celso con la percusión, José María con la guitarra y Matías con el bajo. En este disco grabado en 1996, Dino consigue, desde el primero hasta el último respiro del bandoneón, bordar un conjunto de melodías que componen un álbum instrumental temático, conceptual. Dichas melodías poseen tanta fuerza y una magia tan peculiar que no precisan justificación alguna en el mundo de los sueños o en el real. Es justamente esa fuerza y magia que otorgan al álbum una trama casi corpórea, casi física, que permite evocar aromas, sabores, imágenes tan rotundas, tan inequívocas que no hace falta viajar a Campo Santo para poder experimentar y enternecerse con las vibraciones que provoca. Uno acaba en el cuerpo con la sensación, sólo eso, de extrañar Campo Santo como si también hubiese nacido ahí. Por lo cual sentimos que toda ciudad, que todo pueblo, se merece las melodías que Saluzzi le ha dedicado a la suya ■
Dino Saluzzi, Cité de la Musique, ECM, 1996.

L

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino
¿Qué situación de su vida cotidiana encontró reflejada con sorpresiva exactitud en un libro, una película, una canción o cualquier otra obra de arte? -Salvaguardando ciertas diferencias lógicas de contexto,

2

cultura, y propia temporalidad, me viene a la memoria la trilogía fílmica del maestro indio Satyajit Ray, basada en la novela de Bibhutibhushan Bandyopadhyay. Aquí se desarrolla de forma magistral, la vida de Apu, que está signada por el sa-

crificio, la pérdida, el viaje, y la búsqueda constante del saber como fuerza motriz del espíritu. Por pasajes, me encuentro muy identificado con esta obra.

Domingo 23 •06 •2013

C U LT U R A CINE, RELIGIÓN Y VALORES

3

El decálogo de Kieslowski
El director de cine Krzysztoff Kieslowski se formó en la Polonia socialista. Sus películas interpretan al hombre de hoy: plantea la ética civil paralela a la moral exigida por los mandamientos.
Por Padre Hugo W. Segovia

unos y en otros. Sólo se pide superar, y basta para ello el auge que ha tenido el hecho religioso en nuestro siglo, la concepción del monopolio de lo empírico como únicamente válido. En este decálogo en el que son particularmente intensos los capítulos I, III y VII (en el primero es conmovedor el pasaje en el cual el niño le pregunta a su tía“¿Cómo es Dios?” y ella, sin palabras, lo abraza). Así Kieslowski muestra que las referencias éticas del creyente no son sólo un formalismo puramente exterior sino una experiencia religiosa: las normas orientan al hombre hacia el descubrimiento y la realización de unos valores que, por ser humanos, han podido ser asumidos e iluminados por el evangelio. EL PAPA FRANCISCO Y EL CINE En estos meses en los cuales la figura del papa Francisco ha acaparado la atención del mundo (hasta “Time” lo considera ya uno de los cien personajes de 2013) nos resulta útil para terminar estas reflexiones que nos despiertan las películas de Kieslowski, saber qué dice él sobre el cine. En el libro “El jesuita”, que en 2010 publicaron dos periodistas y que ahora está siendo traducido a todos los idiomas, dice que le gustan las películas de Tita Merello y las del neorrealismo italiano en las que sus padres lo iniciaron junto con sus hermanos y que no les dejaban escapar ni una película de Anna Magnani y de Aldo Fabrizi. “Nos marcaban dos o tres cosas para orientarnos -dice- e íbamos al cine del barrio donde pasaban tres películas seguidas”. Cita a “Los isleros” y a una, más antigua, de las mellizas Legrand “Claro de luna” y, más adelante, “Esperando la carroza”. Pero, su película favorita es “El festín de Babette” (de 1987, dirigida por Gabriel Axel) y lo explica: “En algunos momentos se exageró en la Iglesia la cuestión del sufrimiento; en esta película se ve un caso de exageración de los límites prohibitivos: son personas que viven un exagerado calvinismo puritano como si la redención de Cristo fuera una negación de las cosas de este mundo. Cuando llega la frescura de la libertad, en una cena, todos terminan transformados. Esa comunidad no sabía lo que era la felicidad, vivía aplastada por el dolor, estaba adherida a lo pálido de la vida, le tenía miedo al amor” ■

U

no de los textos que más me golpearon en los años de mi formación fue la respuesta de uno de los personajes de la novela “El profanador”, de Henri de Montherlanta, a otro que alardeaba de su fidelidad a los mandamientos; “en el día del juicio final no nos preguntarán si tuvimos la conciencia tranquila sino qué desgarramientos sufrimos cada vez que tuvimos que elegir entre el bien y el mal”. Ahora, estos diez telefilms que en los últimos tramos de la década de los ‘80 dirigió Krzysztoff Kieslowski en la Varsovia socialista (el bloque de departamentos de Stowki lo hace ver claramente) me vuelven a golpear profundamente. Trascendente la decisión de la TV pública de enriquecer a los televidentes cada sábado, durante diez semanas, ya que se trata de una de las expresiones más notables de una trascendencia religiosa escondida detrás de densas parábolas, trasparentes a veces o surgidas otras, de un misterio que las sobrepasa. Algunos han llamado a esto “el otro cine religioso” en comparación con el que hace referencia a hechos, personas, seguidores o propagadores, específicamente, de la religión. Kieslowski ha pasado a la historia grande del cine por sus tres películas, filmadas en Francia en los años ‘90 (“Blue”, “Rouge” y “Blanc”), y tenía planeado dirigir nada menos que una versión de “La divina comedia”, pero su muerte la truncó. Era uno de los intelectuales formados en la Polonia comunista que había sorprendido con la elección no imaginada de un Papa y que el

Kieslowski.

sistema no había logrado domesticar. En diez capítulos plantea temas de la ética civil paralelos a la moral exigida por los mandamientos, en versión adecuada al hombre de hoy. Ya años atrás, por iniciativa de la Fundación Cine Arte, habíamos podido apreciar esta monumental obra. Ahora la sabiduría del Dr. Raúl Zaffaroni, juez de la Corte Suprema de Justicia, nos ayuda cada semana a desentrañar los interrogantes vitales relacionados con la fe y la conciencia. A las 22, cada sábado, uno de los diez mandamientos ayuda a reconocer y revitalizar la fe en circunstancias ideológicas y socio-morales tan

diversas e intrincadas de manera que se da un encuentro con Dios en la complejidad de las relaciones y los conflictos humanos. NO AL FORMALISMO EXTERIOR Las relaciones entre el derecho y la moral han pasado por distintas etapas a lo largo de la historia. En los últimos siglos, posiciones relativistas y positivistas las negaban. Recientemente el filósofo Ronald Dworkin las ha revalorizado, dado que tanto creyentes como no creyentes no escapan a la dimensión religiosa: una actitud basada en valores se da en

“El mundo ya no es digno de la palabra”, dijo el poeta Javier Sicilia
l poeta y activista mexicano Javier Sicilia presentó el poemario “Vestigios”, su despedida de la poesía tras el asesinato hace dos años de su hijo. También profesor y creador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), presentó su último libro junto a los también poetas Sergio Mondragón y Eduardo Vázquez. “El

E

mundo ya no es digno de la palabra”, comentó al explicar su retirada. Este poemario, presentado en la Casa del Poeta de México, recoge los últimos versos de Sicilia, quien dijo retirarse de la poesía tras el asesinato el 28 de marzo de 2011 de su hijo Juan Francisco y de seis jóvenes más por parte del crimen orga-

nizado en Temixco, en el estado de Morelos. Sicilia explicó que el asunto de su retirada de la poesía es complejo. “Un poeta vive de sus palabras y del lenguaje de su época. Cuando se degrada esa lengua, no se puede usar. No alcanza”, sostuvo. “Siempre se olvida que el silencio es parte de la palabra. Y hay veces

que en un mundo así el silencio dice más que las palabras”, añadió este escritor de más de una veintena de libros. Este “analista político” y “crítico del sistema”, según lo calificó en la rueda de prensa Sergio Mondragón, dijo que las poesías de su nueva obra son los vestigios de una trayectoria poética de 30 años: “Lo que queda

del silencio, de la muerte...”. El poeta mexicano dijo que el único cambio que ha visto entre los diferentes gobiernos es “en los discursos”: “Estos cabrones pueden usar el discurso para legitimarse pero no encarnarlo en la realidad (...). No ha cambiado más que en una retórica vacía, por desgracia. Son la misma basura”, denunció ■

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino
¿De qué lugar, personaje común o circunstancia en general que ofrece Mar del Plata se apropiaría para incorporarlo como pasaje central de alguna de sus obras? -Para los que tenemos el privilegio de haber nacido aquí, y conocer bien la ciudad, sabemos que Mar del Plata posee

3

una belleza única, y una singular variedad de paisajes. Personalmente, y no por ser lo que predominantemente identifica a la ciudad a los ojos del país y el mundo, me inclino por el puerto, y el universo propio que allí se desarrolla. Provengo de una familia de marinos, e indefectiblemente yo no podía ser la excepción. Mis años de navegante de alta-

mar me han signado una contemplación muy especial por el puerto, la vida en el mar, los muelles, la partida, el viaje, el regreso al hogar, etc. Es por ello, que uno de mis proyectos futuros (del cual ya existen algunos borradores), se tratará de un documental sobre la Industria Pesquera, y la vida del pescador, titulado “Mar adentro”.

4

C U LT U R A

Domingo 23 •06 •2013

C U LT U R A

5
HABLÓ SU VIUDA, PILAR DEL RÍO

“Mi papá se quedó en calzoncillos...”
recían. Como el libro transcurre en- plo, hasta hace poco hubo genoci(Viene de página 1) La empecé a escribir a partir de que tre diciembre del ‘75 a junio del ‘76 dios en Africa, es decir no quiere deme pidieron para un blog de una edi- había otras cerezas de este racimo cir que eso esté superado. El tema es torial que se llama Eterna Cadencia que yo quería que estuviesen en la que si todos recordamos ciertas coque recordara lo que estaba hacien- novela, porque de alguna manera sas eso se puede evitar o se puede bado el 24 de marzo de 1976. Yo escribí contaban a esa familia, contaban esa jar el nivel de daño que se provoca. -Murió Videla, ¿que te generó un pequeño párrafo y me quedé co- época o contaban cosas que me paremo en un estado de inquietud, me cían importantes. En esa Cajas Chi- esa muerte? -Mucha gente me dijo en twitter preguntaba “¿yo realmente estaba nas cuento, a veces con otro tono, haciendo eso?”. Esa cosa de los re- con otro punto de vista, aparece el qué impresionante que justo estaba cuerdos encubridores, porque yo me punto de vista de la mujer adulta, es- leyendo esta novela y muere Videla, acordaba muy bien de cuando me tá la muerte del padre que fue mu- y la verdad es que me impresionó enfrenté con mis compañeras del co- cho después, aparece el discurso pe- mucho. Porque la anécdota que cuenta la novela tiene que ver con legio, después del golpe. En mi casa riodístico también. -¿Por qué decidiste agregar el que en Burzaco existe el primer mopensaban de una manera y en la casa numento a la bandera, antes que el de ellas pensaban de otra, pero des- discurso periodístico? -Porque es con lo que se puede de Rosario, y desde siempre dijimos pués me puse a pensar en que el día del golpe no pudo haber clases y me confrontar el recuerdo, es la marca “cómo puede ser que los presidentes puse a investigar, y efectivamente histórica. También aparecen fotos y siempre vayan a Rosario y no venese día no hubo clases. Recuerdo que uno sabe que las fotos también son gan a Burzaco”. Videla está presente mi compañera de colegio me dijo una marca histórica, aunque uno sa- en ese sentido. -En un momento del libro reve“qué suerte (que hubo golpe de Esta- be que a veces se miente. Tenemos do), ahora vamos a poder comprar más fotos sonrientes que llorando y las qué cosas son ciertas y qué copapel higiénico”. Esa ignorancia de a veces la vida no es más risas que lá- sas no, ¿por qué tomaste esa decichicas adolescentes, el tema era, en- grimas. Las fotos que ayudan a traba- sión? -La novela trabaja cosas que son jar la memoria. tre otros, ése, el papel higiénico. -¿Te parece que éste es un buen biográficas y cosas que no, yo estoy -¿Coincidís que un recuerdo tiemomento para hablar de la me- muy abierta al lector de contarle cone algo de ficción? sas mías, y me parece tam-Yo creo que sí, es una que era interesante construcción, en realidad “Escribí un pequeño párrafo y me bién contarle cómo trabajé cada los psicoanalistas dicen cosa, esto lo trabajé de esta que uno va a hablar de sus quedé como en un estado de manera y esto sí es verdad y cosas para contar la novela inquietud: ‘¿realmente estaba esto no, me parecía que era de su vida que pueda sointeresante, aunque me paportar, o sea uno no va a haciendo eso?’” só con un lector que me dijo decir todo como es, sino a armar una ficción de tu vida que sea moria, es un tiempo sociopolítico que él no quería saber qué cosa era cierta. Entonces lo que pienso es que la que te permita tolerar y seguir para propicio? -A mí me parece que de la memo- habría que prevenir eso, si alguien adelante. En una entrevista que le hice a Arturo Pérez Reverte me dijo: ria hay que hablar siempre, cuando no quiere saber qué parte era cierta y la memoria es como un racimo de ce- nos olvidamos de hablar de la me- qué parte no era cierta no tiene que rezas, vos empezás a tirar y el racimo moria es un problema. Uno no pue- leer la última página. Hay otros lecde cerezas se abre, uno empieza a ti- de evitar que el día de mañana nazca tores a los que les gustó mucho, era rar y empiezan a aparecer cosas hacia una persona que sea un tirano o un algo que estaban esperando, pero los costados, por eso la novela tiene loco que quiera hacer desastres pero hay otros que no y cada uno tiene su esa segunda parte que se llama Cajas sólo nosotros, como sociedad, pode- derecho de lectura. -Durante la historia te encargás chinas, porque cuando empecé a ti- mos protegernos de eso si tenemos rar del recuerdo había cosas que apa- memoria, los genocidios por ejem- de resaltar el contrapunto que vi-

LOS CUENTOS DE MILTON HATOUM CONTENIDOS EN “LA CIUDAD AISLADA”

Manaos, la Amazonia y la ficción
El escritor brasileño, hijo de padre libanés, no deja de meter a su ciudad natal, Manos, en estos flamantes cuentos. Esa zona exótica, salvaje y misteriosa, a pesar del imparable avance de la civilización.
Claudia Piñeiro.

“Saramago no fue un ‘best seller’ comercial, pero sí literario”
sino en obras Tr e s a ñ o s como “Ensadespués de la yo sobre la muerte de José ceguera”, Saramago (fue “Ensayo soel 18 de junio bre la lucide 2010), su dez” o “La viuda, Pilar del caverna”, Río, sabe que tres libros la obra del que “defigran escritor nen este portugués “estiempo y tá en buenas La viuda de José Saramago. que, de algumanos”, porque de cuidarla se encargan los lec- na manera, proponen soluciones”, tores y las editoriales. “Cada día hay señala Del Río, periodista y traducmás interés por su obra y más de- tora de la obra de Saramago. “Lo que viene a decir Saramago es manda para hacer teatro, películas y que las soluciones no las trae ninópera”. “Saramago nunca fue un ‘best se- gún dios, no vienen de arriba. Es lo ller’ comercial pero sí un ‘best seller’ que nosotros decidamos hacer leliterario, porque los lectores, cuan- vantándonos del suelo, de acuerdo do lo leen, se sienten respetados”, con ese otro libro que José escribió dijo Pilar del Río en la víspera del al principio, ‘Levantados del sueaniversario del fallecimiento del lo’”, comenta Del Río, convencida novelista, que fue recordado en la de que la actuación de los ciudadabiblioteca de la casa que compartie- nos “es fundamental” para salir de ron en Lanzarote (Las Palmas, Espa- la crisis. La presidenta de la Fundación Joña), especialmente abierta al públisé Saramago no puede “anticipar lo co. A las once de la mañana, hora de que pasará en el futuro” con la obra la muerte de Saramago, “hombre de del escritor, pero sabe “lo que pasa una sola palabra, de una sola pieza”, en el presente, y es que “se sigue lecomo lo ha definido en más de una yendo y cada día hay más interés ocasión Del Río, el violonchelista por ella”. Como ejemplo de ese interés, Damián Martínez Marco interpretará la suite 6 de Bach, composición menciona la película que el canaque menciona el escritor en su no- diense Denis Villeneuve dirige sovela “Las intermitencias de la muer- bre “El hombre duplicado” o la que prepara el portugués Miguel Gonte”. En estos tres años, Pilar del Río se çalves Mendes sobre “El Evangelio ha preocupado sobre todo de man- según Jesucristo”. Y alude también al espectáculo tener viva la faceta “de hombre moral, de intelectual con voz desasose- teatral basado en la novela “El viaje gante” que Saramago desarrolló a lo del elefante”, que a lo largo de valargo de su vida, y para eso cuenta rios meses recorrerá Portugal y viacon la fundación que lleva el nom- jará también a Madrid y Viena, para bre del escritor y cuya sede está en recrear el fascinante viaje de Salomón. Lisboa. El tercer aniversario de la muerte “La fundación nació para desasosegar, y no somos neutros. Interve- del escritor coincide con la publicanimos en todos los debates, propi- ción del libro “José y Pilar”, que reciando situaciones de cultura por- coge las conversaciones que Miguel que la cultura desasosiega”, algo Gonçalves Mendes mantuvo con el muy necesario en estos tiempos de novelista y su mujer durante los “bloqueo”, como ella prefiere lla- cuatro años que tardó en rodar la mar a la crisis que afecta a buena película del mismo nombre, estrenada en 2011. parte del mundo. El libro muestra el lado más perso“Me niego a llamarlo crisis, porque nos están bloqueando econó- nal del escritor, sus constantes viamicamente, democráticamente, ju- jes por el mundo y su relación con dicialmente y culturalmente”, ase- Pilar, que fue, según la define ella, gura la presidenta de la Fundación “espléndida: libre, clara, asumida, José Saramago, que se financia con vivida de forma no convencional”. Este libro “enseña a un Saramago los derechos de autor del escritor. El espíritu de Saramago también en zapatillas, y eso es hermoso”, está muy vivo en la casa-museo de asegura la presidenta de la FundaLanzarote. “Cuando la gente entra ción. “José y Pilar” contiene horas de en la biblioteca, entiende por qué Saramago era como era”: “Un hom- conversaciones y es una excelente bre valiente, libre; un pensador que ocasión para conocer lo que penfue capaz de anticipar muchas de las saba el escritor sobre la política, el cosas que están pasando en el mun- trabajo, el amor, la literatura y la muerte. Y para descubrir a la mudo”, asegura Pilar del Río. Y las anticipó no solo en sus nu- jer que compartió 24 años de vida merosas intervenciones públicas, con él ■

vías en tu casa, donde se pensaba de una manera, y lo que pensaba el entorno, tus amigas y sus familias. ¿En algún momento agradeciste vivir en una familia que era distinta, que pensaba distinto? -Sí, yo creo que ser distinto es difícil, no es lo más sencillo del mundo, se lo digo siempre a uno de mis hijos que siempre está en contra del mundo; después, lo que me parecía era que mi papá tenía razón en lo que decía, mi papá me parecía más inteligente que los papás del resto de mis amigas. El venía y me decía “hay cadáveres flotando en Quilmes”. Y yo me tenía que callar eso y salir con mis amigas y seguir pensando que todo iba a estar mejor. Ahora entiendo que, conociendo a las familias de mis amigas, no se dieran cuenta realmente de lo que pasaba. No sé cuánta responsabilidad se puede otorgar a esas situaciones, fue lo que nos tocó. Me parece que todos en la Argentina hicimos un proceso en el cual miramos ese momento con ojos de este momento y en ese momento había mucha gente que le parecía que todo iba a estar mejor, la gente necesita sentir que las cosas van a estar bien aunque la evidencia sea otra. -¿Que reflejases esa cualidad

de tu padre, de ser un comunista sin militancia, es a su vez una manera de denunciar a esa izquierda declamativa que no tiene una militancia real con las ideas que proclama? -No lo sé, porque tampoco sé si los que tenemos ideas tenemos que salir a hacer cosas, uno desde su lugar puede tener una militancia, yo soy escritora y tengo ideas no partidarias, pero si hay una cuestión sobre la trata de personas o una cuestión que a mí, desde lo ideológico, me sea convocante siempre voy a participar, pero eso no quiere decir que a lo mejor voy a salir a hacer determinada cosa, cada uno lo maneja desde el lugar que puede. El lugar de mi papá era que no pudo hacer nada, pero otros tampoco hicieron nada porque tenían miedo, hay que bancarse hacer determinadas cosas y despues tener que irse. No es tan fácil, guapos somos todos ahora para decir yo hice esto o lo otro, pero mi papá se quedó en calzoncillos en casa mientras sabía lo que pasaba, pero yo no puedo decir que mi papa fue un militante. Me parece valorable que no ocultara la realidad ■

Mar del Plata, las vacaciones, Punta Mogotes y las playas del centro
Quedó sorprendida al ver la tapa del libro: una Claudia pequeña sonríe al lado de su padre Bumer, ese hombre alto y esbelto, de cuerpo trabajado por la gimnasia diaria y la práctica de tenis. “Amaba a Vilas, decía que había democratizado ese deporte”, contó durante el lanzamiento de la novela. La foto los revela en la playa, en Punta Mogotes, el balneario al que asistían cuando la familia transitaba buenos momentos. En las épocas más flacas, hacían lo que muchos: hacinarse en la Bristol. “Esta ciudad tiene que ver con muchísimos de mi generación, si alguien se iba a Córdoba decíamos ‘uy, pobre, los padres lo llevan a Córdoba’. Era un embole. Lo divertido era venir a Mar del Plata para nosotros, además también venían varios de mis amigos y nos encontrábamos en la playa y a lo mejor todos los años en esa carpa estaba la misma familia que era de otro pueblo y después te combinabas a venir todos los veranos”, recordó. Los tiempos de vacaciones, según la escritora, dejan al descubierto las fallas internas que tienen estos pequeños grupos humanos. “En las vacaciones, las familias se encuentran mucho tiempo solas, cosa que no pasa en otros momentos”, agregó. “Mar del Plata era un lugar muy deseado para mi generación, ahora está más abierto, hay otras plazas, pero en ese momento era Mar del Plata, y venías y era la felicidad, aunque esa felicidad tenía que ver con el engaño: por momentos uno la pasaba mal. Cuando económicamente no podíamos ir a Punta Mogotes ni alquilar carpa, sino sombrilla, y estábamos en la arena de las playas del centro, ya no era tan lindo como antes. Llegábamos y mi papá decía ‘bueno, ahora disfruten’, y era como si dijese ‘bueno, ahora jódanse’” ■
La tapa del libro: padre e hija en Mar del Plata, en las playas de Punta Mogotes.

Vaya donde vaya Manaos me persigue”, dijo Milton Hatoum y los catorce relatos que integran “La ciudad aislada” dan sentido a la afirmación del escritor brasileño, oriundo del territorio amazónico que atrae a extranjeros de todo el mundo y aún conserva su misterio a pesar del avance feroz de la civilización. Hatoum nació en 1952 en Manaos, estudió arquitectura y enseñó literatura brasileña en la Universidad de California, en Berkeley. Se lanzó a la ficción con “Relato de un cierto oriente”, ganador del premio Jabuti a la mejor novela en 1989 y su segunda novela, “Dos hermanos”, fue acreedora de otro Jabuti y traducida a ocho idiomas. Hijo de padre libanés, el brasileño deja ver en sus relatos el impacto de esa ciudad de provincia que lo vio nacer, hoy cosmopolita e industrial, situada en el confín del mundo, en un lugar donde se exacerban los sentidos y la vida cotidiana se ve envuelta por el ramalazo de una naturaleza todavía violenta y misteriosa. El libro, recién publicado por Beatriz Viterbo reúne seis cuentos inéditos en portugués: “Un oriental en la vastedad”, “Dos poetas de provincia” (ya publicado en Francia), “El adiós del comandante”, “Manaos, Bombay, Palo Alto”, “Encuentros en la península” y “Bailarines en la última noche”. Los demás (“Varandas da Eva”, “Una extranjera en nuestra calle”, “Una carta de Bancroft”, “Dos tiempos”, “La casa aislada”, “Bárbara en invierno”, “La ninfa del teatro Amazonas” y “La naturaleza se ríe de la cultura” han sido publicados en diarios, revistas y compilaciones en Brasil y el exterior aunque todos “fueron reescritos para su publicación en el libro”, aclara el autor. El escenario se despliega al lector a partir de los personajes que deambulan por esos relatos, muchos extranjeros que llegan para cumplir un sueño. Algunos pasan y otros quedan atrapados en ese escenario donde lo primitivo tiene tanta fuerza como los exterminadores amagues de la modernidad.

Milton Hatoum.

Los cuentos están atravesados por la memoria de lo ido; la permanencia y al mismo tiempo la pérdida de costumbres ancestrales; la infancia y la lengua como elementos primordiales para marcar una identidad, y una sensación de aislamiento que transmite el lugar, su gente y aquellos viajeros seducidos por transitar los márgenes de la selva. En un lugar de Manaos, Varandas da Eva, “no quedaba lejos del puerto, pero en aquella época la noción de distancia era otra. El tiempo era más largo y demorado, nadie hablaba sobre desperdiciar horas o minutos. (...) vivíamos perdidos en el tiempo, las tardes nos sofocaban detenidas en el sopor”, escribe Hatoum en un relato sobre la magia que tuvo para un joven su iniciación sexual. “Una carta de Bancroft”, nos introduce en una biblioteca de Berkeley, donde “la realidad no tiene ninguna razón de ser interesante. Lo que interesa en Bancrof son los millares de manuscritos de todas las épocas”. Es allí cuando el narrador da con una carta de Euclides da Cunha que en Manaos le escribe a su amigo Alberto Rangel sobre un sueño y una escena presenciada en 1905. “Euclides soñó que la Amazonia, esa `casi infinita planicie desértica`, ya no era una Tierra Ignota (...) áreas inmensas de selva estaban siendo devastadas y urbanizadas; la Amazonia, en suma, sería una extensión de Manaos y de Belén (...) En páginas memorables, Euclides parece describir la realidad como la imaginó, o como un viajero aún puede verla (...) una tierra en que los hombres trabajan para esclavizarse”, escribe el brasileño. Kazuki Kurokawa es el personaje japonés de “Un oriental en la vastedad”, que llega a Manaos para dar un paseo por el río Negro. Le regala a la narradora un rollito de papel con el ideograma “En el lugar desconocido habita el deseo”; luego de cumplir con su viaje realiza otro por su cuenta, y antes de irse anuncia que: “al-

gún día voy a volver”. La promesa al cumplirse arma el cuento. La historia de “Manaos, Bombay, Palo Alto”, dispara en un campus de Stanford cuando un periodista hindú camuflado como almirante de la marina india muestra interés por conocer a un escritor, el narrador lo recibe y ambos establecen un contrapunto entre ambas culturas. “Para mí, la India es casi una cartografía imaginaria”, dice el escritor y el almirante le contesta: “Para mí, la Amazonia es el mapa de una laberinto infinito”. Y la conversación deriva en la multiplicidad de lenguas que se hablan en uno u otro sitio, sin saber el escritor que mucho después ese diálogo mutaría en una crónica periodística. El relato que da título al libro traslada al lector a un Manaos casi desconocido en el presente, donde un científico se obstina por dirigirse a una casa aislada, misteriosa, que termina por recorrer en soledad y un secreto que sólo se revela al final... Cargados de apuntes autobiográficos, los relatos arman un mosaico identitario, en los que la ficción descubre la pertenencia del autor enraizado a un lugar en el que “La naturaleza se ríe de la cultura”. La narradora de este cuento habla de un personaje, Felix Delatour, “el francés más excéntrico del Amazonas”, un bretón que un día partió a la búsqueda de lo desconocido. “Para él viajar era una forma de vivir en tiempos distintos”. Cuando la narradora se va de Manaos, Delatour le regala una plaqueta enigmática que después de releerla muchas veces adquiere el tono de un manifiesto poético. Ese alguien que abandona su país para vivir en una región ecuatorial se da cuenta con el paso del tiempo que el estigma de ser extranjero pierde un poco “el relieve original”. “En ese momento, los orígenes del extranjero sufren una sacudida”, escribe Hatoum y desde la propia ficción descubre la génesis de su literatura ■

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino
¿Cuál es el mejor diálogo que recuerda entre dos personajes de ficción? -A lo largo de la historia se han escrito grandes diálogos. Creo que sería imposible elegir el mejor de todos, ya que cada uno responde a una esencia artística en sí. De los que recuerdo magistrales, podría citar el diálogo del inmortal Charles

4

Chaplin en su filme Candilejas, hablándole a la joven Claire Bloom sobre la fama y la vida, el legado sobre la inmortalidad de lo verdadero que hace Tim Robbins en The Shawshank Redeption, la impronta indeleble de Ignacio Fuentes en No habrá más penas ni olvidos de Osvaldo Soriano, o la mítica obra literaria de Khalil Gibran, El Profeta, donde su pueblo se con-

grega a su llegada, para preguntarle sobre los aspectos más importantes de la existencia, donde el Maestro le responde con suma sabiduría. Creo que por elegir algunos de los diálogos más preponderantes, éstos serían los que más inmediato vienen a mi memoria. Seguramente esté omitiendo otros de manera inaceptable.

Si le permitieran ingresar en una ficción y ayudar a un personaje, ¿cuál sería y qué haría? -Concedida esa fabulosa posibilidad, la obra elegida sería La biblia. El personaje al cual ayudaría sería al Rey Herodes. Mi rol sería el de consejero real, frente a la resolución del más

5

grande dilema de la historia del hombre. Procuraría darle el valor necesario para que haga pública su creencia frente al pueblo de Judea, quien condenó al Redentor en la cruz, con su negada aprobación. Y de esta manera, lo inmortalizó en su legado a través de los siglos, creando la doctrina religiosa más

importante del mundo moderno. ¿Qué hubiese sido si el Rey Herodes no lo hubiese condenado a Jesús a una muerte desgarrada? De seguro que hubiese cambiado la historia de la fe, y por consiguiente de la Humanidad toda.

6
Grandes libros, pequeños lectores

C U LT U R A

Domingo 23 • 06 •2013

EL AUTOR ESCOCÉS, CONSIDERADO DE CULTO

El espejo distraído,
de Elsa Borneman, Buenos Aires: Alfaguara infantil, 2001, (Serie Morada). Ilustraciones de Matías Trillo.
Por María Elena Estruch Integrante de la ONG Jitanjáfora

Alasdair Gray: “Algunas de las historias que cuento surgen de mis sueños”
Llega al castellano el libro “Historias inverosímiles, en general”. El escritor, que defiende la independencia de su país, es considerado uno de los más importantes de la literatura fantástica.
onsiderado un autor de culto desde que publicara “Lanark”, que le llevó 30 años de trabajo, el escritor y artista escocés Alasdair Gray repasó Alasdair Gray. su trayectoria, tras ver publicados al castellano este título e “Historias inverosími- cuenta sus experiencias como las de sus les, en general”, reconociendo la impor- amigos o lo que aparece en sus sueños. Calificado como uno de los grandes tancia de los sueños en su obra. De paso por Barcelona, feliz de que los creadores de la literatura fantástica conlectores en castellano puedan acceder temporánea, Gray no tiene empacho en ahora a sus títulos más emblemáticos, este afirmar que cuando pone el punto y final hombre que se autodefine como “gordo, a sus títulos siempre debería mostrarse gafotas, alopécico y cada vez más viejo agradecido “con mucha gente”. “Lanark”, que publicó en 1981 y que peatón de Glasgow”, señala que a la hora de acometer sus relatos tanto tiene en ahora llega al público español de la mano de la pequeña editorial Marbot, fue un acontecimiento literario en su momento, con partes autobiográficas, aunque con el tiempo se haya calificado de “pequeña historia épica escocesa”. En el caso de “Historias inverosímiles, en general”, publicada en castellano y catalán por Rayo verde, Gray muestra, a través de la letra y los dibujos -en todas sus historias aparecen sus particulares viñetas-, una visión febril de la historia de Europa y de la neurastenia contemporánea. Preguntado sobre qué prefiere, si escribir o dibujar, el artista señala que pinta porque le gusta y escribe para ser escuchado y leído, pero no puede escoger entre una cosa o la otra. “Lo único que puedo decir es que escribo y dibujo siempre con un bolígrafo”, apunta. Nacido en el año 1934, Alasdair Gray se ha significado a lo largo de toda su vida con la causa escocesa y no duda en defender, vehemente, una Escocia “independiente y socialista”. En este punto, asevera que él es un hombre de izquierdas que cree en “la igualdad, la libertad y la fraternidad” y que “los países pequeños son mejores para sus pueblos” ■

omo recuerdo a la querida escritora argentina Elsa Isabel Bornemann ( 1 9 5 2 2013) y a su prestigiosa tarea de construir puentes con las palabras. En esta obra clásica de poemas, cancion e s y versicuentos encontramos noticias divertidas, personajes simpáticos e ingeniosos juegos con el lenguaje. Una vaca mmuuuuy caprichosa, dos caracoles enamorados que por culpa del viento pierden su equipaje y hasta… ¡una receta de cómo hacer un poema! se reflejan en este espejo distraído. Los textos de Elsa Bornemann combinan elementos de cuentos, de poesías, de noticias que rozan lo humorístico y disparatado, aunque también nos encontramos con textos que apelan a la sensibilidad y al amor. Mirar a través de El espejo distraído nos llena de la mágica sonoridad de las palabras, nos reímos, nos emocionamos y hasta nos enamoramos. Como último reflejo de este espejo una canción de cuna para noche de luna: El sueño se escapa/ de mi tibia almohada Y trepa a tu cuna/ con jazmín bordada. Allí está esperando/ tu sueño enanito Lo veo hamacando/ entre tus ojitos.

C

C

UN GÉNERO INJUSTAMENTE CONSIDERADO MENOR

“Por qué los libros para niños importan”, la muestra en la biblioteca de Nueva York
La literatura infantil, a menudo desprestigiada por críticos y literatos, entró por la puerta grande a la Biblioteca Pública de Nueva York, el viernes último con la muestra “Por qué los libros para niños importan”. Desde las fábulas de Esopo con un ejemplar de 1666 que sobrevivió al gran incendio de Londres, hasta Harry Potter, pasando por los dulces monstruos del ilustrador Maurice Sendak o la Alicia de Lewis Carroll, la exposición defiende que “los niños tienen mucho que enseñar a los adultos sobre infancia”, dijo el curador de la muestra, Leonard Marcus. El curioso recorrido incluye rarezas como los muñecos de peluche que recreaban a los personajes de Winnie the Pooh o el ejemplar de “Alicia en el país de las maravillas” que perteneció a quien la inspiró, Alice Liddell, y va contra lo prejuicios de la literatura infantil como preámbulo para la “literatura seria”. Entre objetos como el paraguas con mango de loro que inspiró a la autora de “Mary Poppins”, Pamela Lyndon Travers, o grabaciones de “La telaraña de Carlota” recitado por su autor, E.B. White, la exhibición hila una sugerente argumentación sobre la cuestión pedagógica. Muchos pensaron que los libros para niños tenían que enseñar lecciones sobre virtud o sobre cómo era el mundo “pero Carroll demostró que la vida puede ser una experiencia lúdica y la imaginación un gran placer” y “Sendak introdujo conceptos psicoanalíticos que dejaron de infravalorar la mente del niño con `Donde viven los monstruos`, reseñó Marcus. La muestra también ilumina pasajes censurados de clásicos como “Huckleberry Finn” o “Pipi calzas largas”, “una chica que vivía sin padres, que nunca iba a la escuela... de verdad salvaje”, reseñó el curador. “La biblioteca es uno de los lugares más democráticos que el mundo ha creado y el acceso a la información da al ciudadano poder y libertad”, afirmó sobre la exposición que permanecerá abierta hasta el 23 de marzo de 2014 ■

Jornadas sobre literatura y escuela
Se realizará el próximo 24 de agosto la clásica XIII Jornada La Literatura y la Escuela, que organiza todos los años Jitanjáfora. Como es ya habitual, durante dicho encuentro se realizarán talleres, mesas de experiencias, conferencias, narraciones, feria de libros y llegarán reconocidos especialistas de literatura infantil y juvenil. La actividad está dirigida a docentes de todos los niveles, bibliotecarios, animadores socioculturales, estudiantes de profesorado, artistas plásticos y todos aquellos que se interesan en promover la lectura, la literatura y la escritura. Por tal motivo, la entidad convocó a la presentación de ponencias para ser leídas o comentadas durante las jornadas. Los interesados podrán obtener mayores datos en www.jitanjafora.org.ar o enviar un mensaje a grupojitanjafora@yahoo.com.ar.

Nuevos autores y nuevos libros en la editorial “La Vaca Mariposa”
La colección “Hecho a mano” de la editorial La Vaca Mariposa presentará esta semana (el 28 de junio próximo) a sus nuevos autores, que son diez escritores y diez fotógrafos, quienes llegaron a la entidad a partir de una convocatoria de autores, todos latinoamericanos. Los nuevos libros, entre los que se encuentra el del balcarceño Agustín Arosteguy, se presentarán esta semana en una librería de Buenos Aires (Alamut Libros). Entre otros, también se encuentran las argentinas Victoria Pérez y Ana Villanueva, la venezolana Krina Ber, el uruguayo Germán Di Pierro, el chileno Kurt Petautschnig, la venezolana Ana María –Guary– Otero y Nacho Babino. “Mi vida es un limón, por favor devuélvanme mi dinero” es el libro de Arosteguy, quien reunió veinticuatro poesías y relatos poéticos que escribió “cuando estaba buscando a alguien a quien amar”, dijo. “Esos relatos vienen a retratar una frustración o una persecución de algo que en ese momento no podía alcanzar y veía a mi alrededor”, agregó. Cabe señalar que La Vaca Mariposa es una editorial independiente dedicada a la publicación de libros-objetos de arte y publicaciones digitales que promueve la escritura y la fotografía en América latina. “Compartimos la satisfacción entre autores latinoamericanos, cada uno con su cultura y sus intereses”, indicaron desde la editorial ■

Convocatoria artística
La Asociación de Letras y Artes Marplatenses (Alam) convocó a escritores y artistas de todas la ramas para acercarse a la entidad, que funciona en el salón de la Casa Balear (XX de Septiembre 1975). Allí se reúnen todos los últimos viernes de cada mes a las 16. La convocatoria está destinada a la conformación de un grupo que pueda llevar adelante proyectos culturales para Mar del Plata y la zona. Los interesados podrán obtener mayores datos al 495-9267, 4752380, 495-5988 y 493-0010 ■

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino

6

¿Recuerda haber robado un libro alguna vez? ¿Cuál o cuáles?

- No. Jamás he robado un libro.

Domingo 23 •06 •2013

C U LT U R A FRANÇOIS DOSSE EN BUENOS AIRES

7

“Tanto el psicoanálisis como el marxismo son creencias”
En un fugaz paso por la Argentina, el autor de “Gilles Deleuze y Félix Guattari, Biografía cruzada” habló de su trabajo, de sus influencias y del Mayo francés.
Por Sebastián Jorgi

nvitado por el Fondo de Cultura Económica de Buenos Aires, Francois Dosse realizó una serie de clases y conferencias en la Asociación Psicoanalítica Argentina, en el Centro de Investigaciones Filosóficas, en la Universidad Católica y en el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en la Argentina. Maratónica actuación, entre medio de entrevistas programadas por la jefa de Prensa del FCE, Romina Aza, de aquí para allá, sin pausa. Autor de “Gilles Deleuze y Félix Guattari, Biografía cruzada” (Traducción de Sandra Garzonio, editada en Buenos Aires en 2009) y de Paul Ricouer de reciente aparición, Francois Dosse desplegó cuestiones inherentes a la “cocina íntima” para ubicar a los filósofos biografiados, en cuerpo presente y en el entramado de archivos, publicaciones en revistas, reportajes y obviamente, en la obra propiamente dicha. Con simpatía y bien preciso en sus exposiciones, también terminante en las respuestas, su francés fue traducido en todas las actuaciones por Miguel Paleo, acompañante junto al editor del FCE Horacio Zabaljáuregui, hora tras hora, día tras día. Un trabajo denodado, sin pausa, una predisposición in situ, espontánea. No era fácil, claro. Y mucho menos fácil para el cronista, ávido por los temas polémicos entre los intelectuales franceses, sobre todo, a partir de Mayo del ‘68, “ruptural e inaugural a la vez”—palabras de Francois Dosse. Y sí: nacido en 1950, él contaba con 17 años en ese mayo francés y yo (le hice saber que contaba con 25) aclarando desde el vamos que “estaba cubriendo” como cronista su estadía, pero que realmente estaba interesado en su obra —que venía apuntando para un comentario bibliográfico— cuando de pronto cae en Buenos Aires. Y más, sabiendo cuánto cuesta organizar, traer figuras de relieve internacional -recuerdo aquel desayuno histórico hace cinco años con Carlos Fuentes en un hotel del

I

Bajo de Buenos Aires, entre FCE y Alfaguara-. Volviendo, el escritor-investigador cae “como anillo al dedo”, pues venía leyendo y recortando notas sobre la biografía cruzada Deleuze-Guattari, pero ojo: a hamacarse. Pero ¿quién es Francois Dosse? Historiador especialista en historia intelectual y profesor en en el Institut Universitaire de Formation des Maitres de Crétiel, conferenciante del Institut d’Études Politiques de París, es uno de los fundadores de la revista Espacios-Tiempos. Autor de La apuesta biográfica, escribir una vida (2007), Historia del Estructuralismo (2004) y La marcha de las ideas, historia de los intelectuales (2007), entre otras obras. En la Asociación Psicoanalítica, el primer día de su tournée, secundado por dos moderadoras -a las que se les escapó el tiempo y sólo les dieron micrófono para las preguntas a ciertas amistades-, me firmó el DeleuzeGuattari, nos tomamos algunas fotos. Expresó que “para Ricoeur, el marxismo y el psicoanálisis no tienen carácter científico”… Sobre esto quería preguntarle, asociando el libro de Karl Jaspers, Los enemigos de la razón en nuestro tiempo, quien afirma en el mismo que “tanto el psicoanálisis y el marxismo son creencias, intentan generar adeptos incondicionales”. Pero no me fue permitido, ya que las dos preguntas se fueron en divagaciones expositivas, en verdad, no fueron siquiera preguntas. Todo fue mejor en la jornada siguiente, en el Centro de Estudios Filosóficos del barrio de Belgrano, dirigido por Ricardo Ibarlucía, en una mesa en la que se acomodaron unos diez especialistas en Filosofía. Luego de las presentaciones del director del Centro, Francois Dosse dio una clase magistral sobre cómo encaró “el proceso de escritura en Ricoeur, su perspectiva filosófica, donde debí sumergirme para encontrar un hilo conductor, donde la filosofía es actuante y sufriente, la acción como premisa”. Luego se refirió a Gabriel Marcel (“El ser es estar”) y a Paul Claudel (“El ser como existencia”). Pude extraer este concepto: “Resistirse a la melancolía, ser para hacer” y “No evite el obstáculo, afróntelo” (referido a Lacan). A propósito, intercaló la anécdota de la asistencia de Paul Ricoeur al Seminario de Lacan, por tal motivo éste se sentía orgulloso y sacaba pecho. Pero un día Ricouer está ausente sin aviso. Al volver a encontrarse, Lacan le endilga el faltazo. “¿Usted me extrañó, Lacan?” Y éste le responde: “No tanto”. Estas y otras egolatrías, de las que Francois Dosse fue testigo o bien reclutó de los archivos o de los testimonios vivos, aderezaron este encuentro.

Otro ítem personal fue mi pregunta sobre la polémica Michele Onfray (Contra Freud), Elizabeth Roudinesco (defensa de Freud) en torno a la leyenda negra del creador del Psicoanálisis. Basándome en el libro de Roudinesco, ¿por qué tanto odio? deslicé el tema y contestó: “Roudinesco tiene razón, Roudinesco tiene razón” (así dos veces)… Pero se equivocó en darle prensa al otro, agrandado por los medios”. El mismo ambiente de cordialidad se dio en el Centro de Documentación e Investigación de las Culturas de Izquierdas, en el barrio de Flores, dirigido por Horacio Tarcus. Un ambiente cordial, con una ilustrativa presentación sobre la obra de Francois Dosse por parte del director, otra vez acomodarse en una mesa y una docena de interesados en hacerle preguntas al profesor francés. La mención de La apuesta biográfica de Dosse, editada en España por la Universidad de Valencia. La pregunta fue “¿Por qué Deleuze-Guattari?” y la respuesta de Dosse, después de agradecer la recepción, fue: “Hay un acontecimiento que marca ese tiempo, me refiero a mayo del ‘68 en Fran-

cia, yo estaba con mi padre en Praga ocupada ya por los rusos, interesados estábamos por Dubcek y su política, fue una ruptura instauradora ese momento, con espíritu pluridisciplinario”. Y es cuando aparece Ricoeur, que “atravesó el modelo desde adentro, en disidencia con el estructuralismo de Levi Strauss. Y enseguida aludió Dosse al

libro de Ricoeur, Memoria, historia y olvido. Puntualmente el tema (en términos psicoanalíticos, de “represión”) sobre la etapa de la Resistencia y el período de Vichy bajo la ocupación de los alemanes en Francia, se trata de ese “pasado que no quiere pasar” y que el hombre prefiere “ocultarse” ante lo que ha pasado. Entonces, siguió Dosse, “había que desfatalizar, este último acontecimiento monstruo del mayo francés del ‘68, lógicamente, hay que explicarlo, pero siempre, preguntándonos qué pasó realmente y por qué”. Una de las mujeres presentes en este coloquio con Dosse, inquirió sobre el método de trabajo del investigador francés, que dijo: “La correspondencia es el más delicioso de los archivos”, aunque, aclaró, no siempre es fácil el acceso a esos papeles y “tengo la convivencia simultánea de dos registros: la Historia de la Filosofía y la Sociología de los Intelectuales, sí, el trabajo es apasionante”. “Siempre debe trabajarse sobre las causas y sobre el contexto”, expresó, casi ya finalizando este muy buen encuentro, coronado con un ágape. Me dije que no todo estaba perdido, ya que este tipo de eventos literarios enriquecen, por lo que debe reconocerse el esfuerzo de este sello editorial. Y pensé en una frase que don Antonio Pagés Larraya me dijo una vez: “La cultura argentina no se rinde nunca” ■

■ Lecturas

Fuente : Librería Polo Norte

Los libros más vendidos de la semana
FICCIóN
1 INFERNO, 2 GATURRO 21, 3 NEGAR TODO Y OTROS CUENTOS, 4 CINCUENTA SOMBRAS DE GREY, 5 VIOLETTA, UN CORAZÓN DIVIDIDO, DAN BROWN, NIK, ROBERTO FONTANARROSA, E. L. JAMES, DISNEY, PLANETA DE LA FLOR DE LA FLOR GRIJALBO PLANETA JUNIOR

NO FICCIóN
1 LOS SECRETOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS DE PERÓN, NELSON CASTRO, 2 EL PODER DEL AHORA, ECKART TOLLE, 3 ECONOMÍA A CONTRAMANO, ALFREDO ZAIAT, 4 LANATA, LUIS MAJUL, 5 VÍCTOR HUGO, UNA HISTORIA DE COHERENCIA Y CONVICCIÓN, JULIÁN CAPASSO, VERGARA GRIJALBO PLANETA VÉRTICE IZQUIERDO EDICIONES AL ARCO

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino
Un extraño hongo se esparce por su biblioteca y consume de manera irrefrenable los libros. Sólo dispone de unos segundos para actuar y salvar a tres de ellos. Lo que usted hace para ganar tiempo es arrojar a la

7

voracidad del hongo a otros tres libros. ¿Cuáles serían los sacrificados y cuáles los salvados? -Sin lugar a dudas arrojaría todos para dar lugar a la salvación de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, las

obras completas de Pablo Neruda, y Fuga que es el poemario de mi mujer, escritora que admiro profundamente. Ella me recuerda todos los días de mi vida el significado de la literatura, y el valor de la palabra.

8

C U LT U R A

Domingo 23 •06 •2013

El hombre perfecto
Por Gabriela Exilart

ra el hombre perfecto. Desde el inicio se mostró enamorado, no tuvo necesidad de histeriquear ni jugar con ella haciéndose el difícil. De inmediato le entregó su cariño sincero, al que acompañaba con llamadas, mensajes y mails, todo lo que se espera de un novio atento. Solía aparecerse en su trabajo con flores o bombones, sin tener que esperar al día D, como acostumbraba a decir. El le prodigaba su atención a diario, sorprendiéndola con cartas que chorreaban amor, con confesiones de un pasado oscuro del cual se

E

hacía cargo. Nunca dudó de su cariño y desde el inicio le habló de fidelidad y compromiso afectivo. Sabía contenerla en sus decepciones y alentarla en sus proyectos. Siempre tenía la palabra justa y el abrazo pronto. Era cariñoso por demás, le demostraba constantemente cuánto le importaba. Cuando dormían juntos, él se ocupaba de despertarla con besos y mimos y la premiaba con el desayuno en la cama. Luego la llevaba a pasear o la acompañaba a hacer compras si así era su deseo. La invitaba a comer a los lugares que sabía ella quería ir y cuando podía improvisaba un

viaje corto, una escapada de fin de semana. Jamás se quejaba de nada, se adaptaba a todo: a su ritmo feroz, a su inestabilidad, a su ansiedad. Ella era todo para él, la adoraba. El era incondicional con ella. Era el hombre perfecto, pero ella no lo quería ■

Ilustración de Facundo Caielli, alumno de cuarto año de la Escuela de Artes Visuales “Martín Malharro”.

A ocho manos
Por Miri Nicoletti

Ella entró con un sombrerito primoroso y sus anteojos imprescindibles. Se desenrolló la chalina como si desenroscara su vida. Y se acercó serena pero aprehensivamente al cajón. Miró la blancura de la piel de su padre y colocó sus manos sobre las manos cruzadas y frías de él. La mortaja no hacía más que resaltar su eterno reinado. Siempre había recorrido su vida con un porte de autoridad suprema y aunque su aliento había cesado, él conservaba intacto el rótulo del poder en su rostro como si lo ejerciera más allá de

la muerte. Ernestina levantó su mirada y la dirigió hacia los ojos de otras dos mujeres que completaban aquel triángulo femenino que tanto había amado ese hombre: su esposa y sus dos hijas. Ellas, con esa complicidad innata que las caracterizaba, también sumaron sus manos a las otras cuatro. Ocho manos, justo el número del infinito, habían logrado generar un calor que indicaba la unión y la acción de aquí en más. Sin embargo una ausencia oscura y pesada recorría la sala. Esas tres mujeres vestidas de negro ejercían el protagonismo de

siempre contrastando con lo invisible, con un vacío irremediable. Sus destinos estaban instalados en ellas con la misma contundencia que Don Rafael se había encargado de marcarlos. Hombre firme, afectuoso y autoritario a la vez, pero excluyente también. Andrés no estaba y no llegó nunca. El faquir, el hijo no deseado. Aunque se cruzaron lanzas o incendiaran testamentos, no habría rey que suplantara al muerto. Cuando Andrés nació, estaba destinado a no existir ■

Acomodar el placard
Por María Paula Mones Ruiz

A mi padre
Evocando los recuerdos, en las tardes estivales bajo la sombra de un parral espeso, mi padre descansaba, muchas veces tocando la guitarra entonaba una canción. Recuerdo la ternura de su canto su alegría vital desmesurada, ese clima celeste de los cielos, y racimos de uva que asomaban. Extasiada adoraba la estirpe avasallante de su imagen Nutriendo el universo yo lo vi en los surcos de la tierra amanecida bajo la lluvia tierna del otoño galopando campo abierto por los valles y praderas y en los sonoros ríos de la vida el horizonte azul de su mirada remanso laborioso de la espiga. ¡Soy tu canto papá! Tus pasos, tu tiempo, tu alegría, soy fuego de retama que hoy despierta, y se hace vuelo en azules lejanías, patriota descendiente de patriotas, granadero a caballo que elevaste la bandera sólo tu nombre genera semblanza, conquistador de esperanza, en esta generosa patria exaltaste tu misión de granadero.
Carmen Follador

Curiosa lengua

Croto
Por Mavira Dillon

Es hora de acomodar este placard Color por color, en degradé, como la vida. Alternar ausencias con presentes abrazos. Reservar un estante para doblar prolijamente los tiempos y sus verbos para que sea más fácil encontrar lo necesario en caso de un viaje repentino. Nunca se sabe… los cambios de estación descarrilan el tren de las certezas. Por lo tanto, tener bien a mano una bufanda larga de buenos momentos. Y un camisón fresco para las quemaduras lunares del insomnio. Olvidaba la reserva de otro estante despejado para la poesía que me ordena.
(Del libro Solfeos de la piel, 2012)

En ocasiones los apellidos pasan a la lengua común merced a alguna circunstancia especial. Tal es el caso de “croto” que designa a un vago o linyera y, finalmente, a un individuo sin recursos. En la actualidad se ha ampliado su significado para nombrar a una persona que no tiene aptitudes, especialmente para los deportes. Proviene del apellido del gobernador de la provincia de Buenos Aires, José Camilo Crotto, que en el año 1920 y a raíz de la mala situación económica que atravesaba el país dispuso que corrieran trenes gratuitos para transporte de los hombres que levantaban las cosechas. Los habitantes de los pueblos, al verlos pasar, decían “Ahí van los de Crotto” frase que bien pronto se acortó en “Ahí van los crotos”, así con una sola “t”. El apellido del gobernador adquirió un significado que perdura ampliado después de más de medio siglo ■

Las 8 preguntas para Yonatan Amado Tarantino
Se le concede la extraordinaria excepción de hacerle una única pregunta a uno de sus tantos escritores predilectos. ¿Qué le preguntaría? -Si pudiese tener la maravillosa posibilidad de preguntarle

8

algo a algún escritor, este sería a Miguel de Cervantes. Le preguntaría cómo ha logrado escribir en cautiverio, la más grande obra de la historia universal de la literatura. En la que implementa todos los recursos de escritura hoy conocidos,

sin poseer una instrucción académica acabada, ni una formación real de literato. Me desvelaría saber si Don Miguel tendría para mí una respuesta a mi pregunta.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful