TU LUZ

Es tu obligación mantenerla encendida Para todos los Trabajadores de la LUZ y para quienes estén interesados en el thema.

Moisés Agreda Fuchs.
Hace algunos años, el poeta del pueblo venezolano dejó un poema, refiriéndose al SER, que uno de sus versos terminaba diciendo: “...lo que hay que ser es mejor... lo que hay que hacer, es alumbrarse para ir alumbrando...” Es obligación de todo ser humano buscar y encontrar la LUZ; pero la LUZ, no está afuera, está dentro de cada quien. De allí que siempre he pensado que la LUZ ajena, lejos de molestarme, me es muy necesaria, porque sencillamente, me ayuda a alumbrar mi propio camino. Para quienes pensamos que JESÚS es “...la LUZ del mundo...” quien nos visitó hace más de dos mil años, para alertarnos y dejarnos sus enseñanzas, sentimos la necesidad de ahondar en su palabra, para poder trasmitir sus conocimientos, despojados del ropaje de “enigma y misterio” de los religiosos que lo han secuestrado. Además, otros Maestros, antes y después de ÉL, también nos han dejado sus conocimientos, baste con citar a Siddhartha Gautama o al mismo Mahoma. Así pues, si tan solo nos limitáramos a estudiarlos, para comprender sus enseñanzas, y aplicarlas en la cotidianidad de nuestras vidas, estaríamos en mejor posición existencial. Todos estamos aquí con alegría, y estamos obligados a sentirla para trasmitirla. Sientan su alegría. Es maravilloso verlos a todos ustedes aquí y ahora, unidos como hermanos. De esto se trata la Nueva Tierra. Cuando las personas se reúnen con un corazón abierto, cuando se juntan en un círculo como éste, surge algo nuevo, algo que es mucho más que la suma total de los individuos. Así que sientan la energía que ustedes han creado juntos en estos días pasados. Es energía pura, en crecimiento y evolución. Siéntanse orgullosos de ustedes mismos, hoy ustedes son los portadores de la energía Crística, y quiero pasarles la antorcha a ustedes. Imaginen que están sosteniendo una antorcha en su mano derecha y sosténganla frente a ustedes, no se dejen intimidar. Ahora, miren a su alrededor, ¿qué es lo primero que ven? ¿Ven a otras personas? Hay personas alrededor de ustedes que quieren disfrutar y recibir la LUZ,

porque la antorcha arde como ninguna otra, ustedes son portadores de la LUZ, son únicos. A veces, me pone triste ver cómo escondemos nuestra propia antorcha, nuestra propia luz, la cual es tan necesaria ahora en la Tierra. Hoy les pido que se pongan de pie y muestren la luz al mundo. Hacerlo, les dará una profunda satisfacción, es la misión, el verdadero camino. Ahora bien, cuando hablo de poner la luz en el mundo, sé que a muchos los asusta, porque nuestros asuntos con el mundo no han sido fáciles; por momentos han sido difíciles y dolorosos. Algunos de ustedes preferirían apartarse del mundo. Sienten que no pertenecen aquí; no se sienten en casa aquí. Sienten que sólo pueden ser ustedes mismos cuando dejan detrás a la sociedad, pero la sociedad los está esperando. Tienen que viajar hacia la oscuridad para cambiarla por dentro; pero antes, ustedes deben hacer esto dentro de ustedes mismos. Debemos mirar por debajo de la negatividad, por debajo del comportamiento destructivo y ver al niño temeroso dentro de ustedes mismos. Ahora les pido que hagan lo mismo con la sociedad. No entren a luchar con las energías que hay ahí. Entren ahí con una sensación de paz. Cuando ustedes luchan con la sociedad, aún están en el reino de la dualidad. Sienten que hay poderes agresivos en la sociedad y que ustedes son o su esclavo o su adversario, pero ambos roles están dentro de la dualidad. Ustedes no quieren ser un esclavo de la sociedad y durante varias vidas pasadas han llegado a ser algo ligado al papel del guerrero, del rebelde luchando en contra de las normas de la sociedad. Pero hoy nuestro verdadero rol no es ninguno de esos dos. Ustedes no son un esclavo de la sociedad. No son su enemigo. Ustedes son un maestro de la sociedad, y enseñan desde el corazón. Esto significa que miran más allá de las apariencias y van derecho al corazón de las cosas, de las situaciones, de la gente. Como maestros, ustedes saben y comprenden que la energía no siempre será recibida y apreciada. Pero si lo aceptan, entonces no se sienten rechazados por la sociedad. Ustedes son muy conscientes de ustedes mismos y actúan desde el amor y la compasión y, lo más importante, saben cuándo actuar y cuándo no actuar. No tienen que cambiar el mundo.

La necesidad de cambiar las cosas viene de un lugar de insatisfacción o incluso de juzgamiento. Ustedes realmente están aquí para ser maestros de amor. Les estoy pasando esta antorcha a ustedes y les estoy pidiendo que estén en el mundo pero que no sean del mundo, como lo dijera Osho, para encontrar siempre la verdad adentro, pero también para estar dispuestos y preparados para compartirla con los demás. Ahora les pido que vean la energía de la sociedad como un niño y que le pongan el rostro de un niño. Tantas cosas están sucediendo en este momento; la energía colectiva de la humanidad está en un estado de confusión. Ahora pónganle el rostro de un niño. Piensen en la vieja estructura que aún está activa: las jerarquías, la autoridad fuera de lugar. E incluso si piensan que todo es muy feo, vean si pueden encontrar ahí el rostro de un niño. Si miran profundamente pueden ver a un niño perdido aprisionado dentro de las estructuras masculinas agresivas de la sociedad tradicional. De hecho, es un niño varón que ha llegado a alienarse y a separarse de su propio corazón. Sientan por un momento la tristeza de este niño. Él perdió su camino hace mucho tiempo. Él extraña a su madre, la energía materna, y al mismo tiempo se resiste a ella. Quiere tener el control, quiere dominar el mundo con su mente, con su EGO. Pero es terrible estar en ese estado y no es para nada feliz. Entonces ¿qué harían ustedes con este niño? Ahora mismo está desesperado y listo para cambiar. Lleguen a ver qué es lo que más necesita este niño, lo cual, de hecho, son ustedes. La energía que ustedes llevan dentro lo sanará. Así que háblenle a ese niño y conéctense con él. Él es una parte de ustedes y una parte de la humanidad, y ustedes también son una parte de la humanidad. Todos hemos jugado diferentes roles, a lo largo de nuestras numerosas vidas pasadas en la Tierra. Hemos tenido vidas en las cuales fuimos víctimas de la energía masculina agresiva en la Tierra. Pero también ha habido vidas en las cuales estuvieron del otro lado, en las cuales ustedes mismos expresaron esta forma de energía masculina. Es parte de del viaje en la Tierra, así que ustedes han sido tanto víctimas como victimarios. Hoy son un maestro y dejen estos dos viejos roles detrás. Estamos aquí y ahora, para redefinir la energía masculina, como lo hizo el Maestro Jesús con el AMOR y como antes lo

hiciera Gautama con la IÑUMINACIÓN. Esto es lo que se necesita para la humanidad y para ustedes mismos. Necesitan nuestra energía masculina para expresarse en el mundo, aunque tanto hombres como mujeres entre ustedes, tienen reservas con respecto a la energía masculina. La energía masculina, debido al pasado, ha llegado a asociarse con el ego y con la agresión. Pero esa no es su verdadera naturaleza y necesitamos una nueva definición, un nuevo sentimiento acerca de la energía masculina, porque es una parte necesaria de la creación. Lo masculino y lo femenino son energías complementarias. Entonces ahora les pido que miren a la energía masculina dentro de ustedes mismos. Vean si pueden observar la figura de un hombre dentro de ustedes. Dejen que la energía masculina se exprese en el cuerpo, ya sean un hombre o una mujer. Sientan la fuerza natural de la energía masculina, su claridad, su perseverancia, su poder de expresarse y de manifestarse. Ustedes necesitan esta energía para traer su propia luz al mundo. Hagan las paces con ella. Les acabo de contar que en un pasado distante, ustedes han tenido vidas en las cuales ustedes mismos emplearon mal la energía masculina; vidas, en las cuales experimentaron con las energías del dominio y del poder. En los viajes como un alma, llegaron a lamentar profundamente esas vidas. No querían tener más nada que ver con esa energía, entonces entraron en un ciclo de vidas en las que fueron víctimas de la agresión y de la dominación, porque dentro del corazón había resistencia a defenderse. Pero necesitan ambas energías para tener una vida humana completa. Entonces ahora les estoy pidiendo que ya no tengan miedo de usar la energía masculina. Sean claros, sean visibles a los demás. Atrévanse a hablar, atrévanse a distinguirse de los demás. Por otra parte, la energía espiritual femenina tiene que ver con la conexión con los demás, y la energía masculina está ahí para protegerlos cuando sea necesario y para desconectarlos cuando sea preciso. ¡Úsenlas a las dos! Quisiera ahora terminar esta nota, simplemente compartiendo nuestras energías. Sientan la suavidad en su corazón y también su fuerza, su habilidad para ser un maestro y para volverse el maestro que son. Es importante encontrarse con otros que están en el mismo camino, como las personas reunidas aquí hoy. Quiero

alentarlos a crear círculos propios, a estar juntos tan sólo para disfrutar de la compañía de unos con otros, para compartir sus talentos, y para contarse sus historias. Esto realmente los ayuda a crear una nueva energía. Los sostendrá y los hará más fuertes. Alguna vez han visto bandadas multicolores. No es posible. Los pájaros vuelan en compañía de su misma especie: azules, amarillos, blancos o negros; todos, vuelan en conjunto sin mezclarse. La única bandada multicolor que conozco, es la de las Guacamayas; porque sencillamente ellas son de múltiples colores. De allí, que compartir estas inquietudes no sea una misión fácil, por la multiplicidad de criterios que pululan en la red. Solo quienes realmente sientan el deseo interior de evolucionar y crecer, podrán juntarse a estos fines. Muchas gracias a todos. Reciban mi abrazo en AMOR y LUZ. Pueden, quienes estén interesados en la temática, visitar el sitio en español: www.jeshua.net/esp Este es mi pequeño aporte, en la difusión del mensaje de la LUZ, como simple obrero de ELLA.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful