TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA COMUNICACIÓN II - CÁTEDRA: PROF.

STELLA MARTINI TRABAJO DE INTEGRACIÓN GLOBAL INVESTIGACIÓN PILOTO LA COMUNICACIÓN SOBRE LA VIDA COTIDIANA Y LA SEGURIDAD PROBLEMA DE ESTUDIO: sentidos, explicaciones y modalidades discursivas que tematizan la seguridad en relación con la vida cotidiana en su barrio y ciudad de residencia y/o trabajo. se propone un relevamiento, análisis y reflexión sobre este problema asumiendo que el sentido común que se construye en amplios sectores de nuestra sociedad iguala inseguridad con delito y simplifica las violencias con la derivada del hecho criminal, y que en esta percepción operarían situaciones diversas de incertidumbre. OBJETIVO GENERAL Desde el campo de la comunicación y la cultura, estudiar discursos y prácticas específicos de los actores sociales de la ciudad de Buenos Aires o del Gran Buenos Aires en relación con el tema de la seguridad, en el marco mayor de la vida política nacional, y aproximarse a una situación de investigación en comunicación y experimentar en el trabajo de campo. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Construir, acotar un caso de estudio y proponer preguntas para investigar un problema que
está en la agenda social y en la agenda de los medios masivos.

 Relevar, identificar y analizar los sentidos, explicaciones y definiciones sobre seguridad, 
delitos y delincuentes, miedos, amenazas y “sospechosos” y violencia/s; instituciones de seguridad y justicia, espacio público y gobiernos en general. Describir la percepción que los sujetos muestren del lugar que se habita en relación y de las condiciones de habitabilidad del mismo (“sensación de inseguridad”), y analizar las relaciones que los informantes entienden entre los espacios privados, el hogar o el lugar de trabajo, y el espacio público, la calle, el barrio; Buscar posibles relaciones entre la situación local (barrial) y la situación nacional que describen. Identificar los sentidos construidos sobre el Estado nacional y los gobiernos (nacional, municipal, provincial) y su papel en relación con el delito, la corrupción, la prevención, el control, el castigo, la justicia. Interpretar las construcciones de sentido desde el marco teórico estudiado en la materia.

 

LA PROPUESTA Y EL CORPUS DE ESTUDIO La propuesta es lograr una aproximación a la interpretación del problema planteado en los discursos de un grupo pequeño de sujetos individuales, organizados o no en agrupaciones vecinales, barriales, temáticas, y poner en relación con las noticias y los programas documentales, pseudo documentales y de ficción que puedan consumir sobre el tema los entrevistados. Verificar también si aparecen en las entrevistas menciones o referencias a hechos delictivos que hayan tenido amplia cobertura en los medios informativos, a planes o programas institucionales; a ciertas hipótesis del sentido común construidas en los medios sobre el problema. Tener en cuenta que en esas construcciones también se comunican conflictos identitarios, especialmente a partir de la identificación de la figura del delincuente, el sospechoso, el cómplice como el otro amenazador y diferente en relación con su contrapartida, el individuo común que es llamado “buen ciudadano”, y conflictos sobre el uso y apropiación del espacio público, tanto local, barrial, como regional y/o nacional, que forman parte de las tramas

culturales de significación que allí se ponen en escena, como que el espacio es para transitarlo únicamente, o es de quien paga los impuestos, por ejemplo. El trabajo también requiere la búsqueda de documentación relativa al tema en estudio como estadísticas de organismos nacionales e internacionales, datos demográficos, lugares de vivienda, y todo otro material relevante como publicaciones, folletos, publicidades (esto último en los casos en que se entreviste a actores de organizaciones no gubernamentales (ONGs) dedicadas a la prevención barrial o a la exigencia de justicia o a la asistencia a víctimas de delitos). El Corpus estará constituido por cuatro (4) entrevistas como mínimo realizadas a habitantes de una cuadra, una o varias calles o manzanas de un barrio determinado de la ciudad de Buenos Aires o del Gran Buenos Aires; El trabajo incluye una breve observación de la zona donde se han hecho las entrevistas; y se completa con información periodística relevada en los tiempos en que se hacen las entrevistas para identificar posibles relaciones entre la información periodística que se consume y las explicaciones de los sujetos informantes; coincidencias y/o diferencias en sus enunciados. RECOMENDACIONES: como los entrevistados pueden habitar o trabajar en el barrio elegido, se trata de elegir una o más cuadras de un barrio, y no es aconsejable que se desplacen mucho para que no se les alarguen los tiempos de recolección de los datos. Los entrevistados pueden ser vecinos, trabajadores o individuos que habitualmente transitan por un barrio, a los que se aborda en una plaza, la puerta de una escuela, un club barrial, o los pasillos de una institución, los halls de entrada de un cine, teatro, o espacio dedicado al esparcimiento; un comercio; o pequeños comerciantes de un barrio; o vecinos autoconvocados en comunidades barriales o agrupaciones para la prevención del delito o los hechos de tránsito, que trabajan de modo autogestionado, relacionadas con las fuerzas de seguridad o funcionando en los CGPs porteño, grupos informales; familiares de víctimas de delitos o del “gatillo fácil” en reclamo de justicia.. La idea es que las entrevistas no compliquen el trabajo, por eso hay que pensar desde un principio en espacios en los que las personas no circulan con mucho apuro, sino que están un rato (al menos 15 o 20 minutos) o donde están en un rato de ocio, o en el caso de comerciantes, en momentos en que el trabajo ha mermado. La información periodística puede relevarse de la televisión o los diarios, se sugiere tener un registro de notas centrales en TV y tapas de los diarios, así como el desarrollo de series sobre el tema en TV o la sección de “Policiales” en la prensa gráfica en la semana o semanas en que se hacen las entrevistas. No hay que analizar a fondo este material, sólo describirlo e identificar los temas de agenda, los hechos más relevantes, los modos en que se refieren a delitos, seguridad e instituciones. Si el tema de cómo se construyen las noticias sobre el delito, o la cobertura de algún caso relevante no apareciera en la entrevista, es necesario para este trabajo preguntarlo. EXPLICANDO LA PROPUESTA El Trabajo de Integración Global es una instancia de evaluación de importancia porque tiene como finalidad reunir los saberes de una asignatura y aplicarlos, de modo de articular los niveles teóricos y metodológicos que se estudian en el cuatrimestre. El Trabajo que diseñamos incluye dos niveles que son propios de todo trabajo de investigación: 1- la búsqueda de datos que se constituyen en el corpus que el investigador construye para investigar el problema que se ha acotado, en este caso, el corpus se construye a través de un trabajo de campo que recurre a la entrevista como técnica privilegiada, y a la observación no participante, en un tiempo breve, del lugar en donde se han realizado las entrevistas, y la recolección de información periodística.

2- la descripción, análisis, comparación y puesta en relación de todos los datos y su interpretación según el marco teórico, para llegar a conclusiones pertinentes y coherentes sobre el fenómeno estudiado. ORDENANDO EL TRABAJO Para la optimización de tiempos y esfuerzos y para lograr los mejores resultados, los grupos de investigación deberán presentar avances de la tarea para completar, corregir errores, recibir la sugerencia de los docentes. El Informe final que se entrega debe registrar los siguientes pasos de la investigación:

1- Presentar el caso a estudiar y justificar su elección desde el campo de la
comunicación: exponer brevemente por qué fue elegido y construido en función de su relevancia para el tema investigado.

2- Plantear las preguntas de investigación que guiarán el análisis: son la guía que diseña el
investigador según los propósitos que exige este trabajo y a cómo interpreta el problema según lo estudiado. Así, por ejemplo, ¿a qué consideran inseguridad esos vecinos estudiados?; ¿la violencia es sólo la del delito?; ¿qué sentido construyen los vecinos del barrio X sobre la inseguridad en sus vidas cotidianas?; ¿cómo construyen su propio barrio en relación con la inseguridad?; ¿cómo construyen al delincuente?; ¿qué otros conflictos (individuales, barriales, nacionales) se esconden tras el “problema de la inseguridad” en el discurso de los entrevistados?, etc.

3- También diseñar el propósito puntual del propio trabajo, por ejemplo: “el objetivo
específico de la presente investigación es relevar los sentidos construidos sobre la seguridad - inseguridad por los vecinos participantes de la reunión ‘Prevención del delito’ del CGP 11 del barrio de Caballito”.

4- Describir el contexto del caso en estudio en tanto espacio geográfico y simbólico:
describir cómo es esa cuadra, barrio, CGP, etc., relevar algunos datos mínimos sobre población, si es zona comercial o residencial; la demografía, etc., que servirán para identificarlo y caracterizarlo, y también datos en función de los conflictos que, según los informantes, se han producido o están latentes allí y qué lugares ocupan en él los entrevistados (vecinos, comerciantes, miembros de asociaciones vecinales, consorcistas, etc.).

5- Nivel del análisis comunicacional: relevar qué dicen las prácticas y los discursos sobre
la seguridad - inseguridad que explican su vida cotidiana y cómo lo dicen, relevar así repeticiones; énfasis a través del lenguaje o las formas de comunicación no verbal; metáforas; comparaciones; hipérboles; adjetivación (valoración); estereotipos y estigmatizaciones; descripciones; relatos o anécdotas; argumentación; construcción de verosímiles; etc. Valoramos todos los datos obtenidos por observación directa, pero por el tipo extremadamente de corte piloto de la investigación que no plantea una extenso y profundo trabajo de observación del campo, asumimos que el material más consistente será provisto por las informantes.

6- Nivel que reúne comunicación y cultura: relevar y analizar cuáles son los sentidos
construidos en torno de la cultura en las entrevistas, como por ejemplo si se repite el discurso oficial -circulante a través de los medios u otras instituciones d la sociedad civil- o si hay disenso respecto de él; si se habla de una cultura barrial, se marcan continuidades y/o diferencias respecto del pasado del barrio/la ciudad/el país; si se valoriza el papel de las instituciones de la sociedad civil o de la sociedad política; y del propio entorno; si se

construyen identidades a partir de la problemática analizada; sentidos sobre la ciudadanía; se participa o no en asociaciones de prevención, etc.

7- Metodología: una breve reflexión sobre cómo procedieron, qué cambiarían, qué dudas o
problemas tuvieron, cómo dar cuenta de los relatos de los otros.

8- Conclusiones: en este apartado los estudiantes deberán retomar los tópicos analizados en
el trabajo, por ejemplo, el delito en el barrio; privacidad y publicidad; formas de la agrupación y la prevención; categorías identitarias/identificatorias presentes (el crimen, los delincuentes, el buen vecino, las leyes, la función de la policía y de la justicia, la solidaridad, la discriminación, el aislamiento, el miedo, las respuestas prácticas ante la “inseguridad”). Notas: * Hay que tener en claro que no se trata de dar una opinión particular sobre el delito, la violencia y la inseguridad sino de analizar sus sentidos y las formas en las que ciertos sujetos comunican sentido en un contexto local particular, cómo se representan las categorías como la gente “decente” o el “vecino común” o “buen vecino”, los delincuentes, la policía, el Estado nacional, el territorio, la cultura, etc. * No se puede entrevistar estudiantes, profesionales o académicos de las Ciencias Sociales puesto que pueden ofrecer explicaciones metateóricas sobre el fenómeno en cuestión, lo cual no es pertinente en este tipo de trabajo. Tampoco se puede entrevistar familiares, miembros de una misma familia ni amigos personales. FORMA DE TRABAJO El trabajo es grupal, en equipos de no más de 3 (tres) integrantes. PRESENTACIÓN El informe completo (sin los anexos) tendrá entre 12 y 16 páginas, a máquina, en letra del tipo Arial tamaño 11 o Times New Roman tamaño 12, con interlineado de espacio y medio. FECHA DE ENTREGA El trabajo se deberá entregar en la fecha indicada en cada comisión. El docente puede pedir informes de avance para el seguimiento de la investigación. EVALUACIÓN El trabajo se aprueba con 4 (cuatro) puntos. Para calificar por la promoción directa, el trabajo debe aprobarse con 7 (siete) puntos como mínimo. Se recomienda enfáticamente la consulta con los profesores a cargo de las comisiones así como la entrega de los informes de avance que ellos pudieren solicitar eventualmente. En todos los casos, el docente a cargo del curso debe aprobar explícitamente el caso a estudiar y el desarrollo del trabajo. El trabajo no se recupera. GUÍA PARA LA ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO ESCRITO Carátula: deben constar los datos institucionales, de la materia, de los integrantes del equipo y la fecha de entrega del trabajo. Título: el título deberá ser preciso en cuanto a la problemática trabajada y en cuanto a que el trabajo se inscribe en el campo de los estudios en comunicación. En este sentido, la búsqueda del título es un buen trabajo inicial, dado que permite acotar el objeto de estudio. Introducción: incluirá la presentación y el planteo de la problemática y de su contexto, la/s pregunta/s y los ejes de análisis que organizan el trabajo.

Descripción del marco teórico: se mencionarán -en apartado o durante el desarrollo del análisis- los conceptos y autores que se utilizarán para el análisis. El marco teórico debe explicitar claramente no sólo en qué consiste el concepto, sino también cuál es su relevancia en relación al trabajo y cómo se lo utilizará. O sea, no sólo se debe explicar QUÉ es el concepto sino PARA QUÉ se lo usará. Metodología y corpus: se explicitará el tipo de metodología utilizada y se presentará el corpus (tanto el conformado por entrevistas como por textos de otro origen). En relación con esto último, es necesario que se plantee el problema de su “significatividad” respecto de un determinado universo. Por otra parte, en la misma sección se incluirán los problemas a los que se han enfrentado, tanto en relación con la elección de determinadas estrategias metodológicas como en cuanto a la construcción del corpus. Análisis: el análisis debe ser llevado a cabo a través de ejes claros. Cada eje de análisis debe ser desarrollado bajo un subtítulo, que agrupe las diferentes secciones del trabajo. Esta división: a) debe estar justificada por el marco teórico; y, dentro de lo posible, b) debe problematizar parte del marco teórico. En estas secciones sí se deberá justificar qué relaciones se establecen entre conceptos insertos en teorías aparentemente contradictorias y cómo conforman un marco teórico coherente. También se debe hacer explícito el problema del lugar del investigador. El último párrafo (o los últimos) de cada subtítulo debe presentar, al menos, alguna conclusión parcial con respecto al eje de análisis. Conclusiones: deben sintetizar, al menos, las conclusiones parciales de cada eje y retomar las preguntas iniciales y sus posibles respuestas, sin olvidar cuál es el alcance de las afirmaciones que se hagan (es decir, es necesario tener en cuenta que sólo se trata de una investigación en etapa inicial/piloto). No hay que establecer afirmaciones muy generales sobre los fenómenos estudiados y, si se hicieran, estas deben aparecer como claramente fundadas en el análisis presentado (la conclusión debe seguirse del análisis, aunque solo nos encontremos en una etapa exploratoria de la investigación). Es importante que las conclusiones no sean meras repeticiones de una conclusión parcial ya presentada en el análisis; es fundamental recordar que esta debe englobar a las demás. Por último, se puede dar cuenta de aspectos no tratados a lo largo del trabajo que permitirían, eventualmente, el establecimiento de nuevas preguntas y/o una continuación de la investigación en el futuro. Bibliografía: la bibliografía figurará al final del informe. Recuerden que las citas son OBLIGATORIAS y parte de las reglas de escritura de un texto académico. Anexos: deben incluir el corpus analizado (desgrabación de entrevistas, fotocopias de los artículos de prensa gráfica, videocasetes, etc.), y la documentación fotográfica.

APÉNDICE 1 PARA EL TRABAJO MONOGRÁFICO: Aproximaciones a la situación de entrevista y algunos datos útiles para lograr un buen trabajo ¿Qué es una entrevista? Es una situación de comunicación en la que una persona, el entrevistador, formula preguntas, inquiere sobre un tema o una problemática a otra persona, el entrevistado. La entrevista es una herramienta de trabajo para acceder a datos, historias, interpretaciones de los demás, de los que hemos elegido para ser nuestros informantes sobre un tema determinado. La entrevista de historia oral, aquella en la que se pide al entrevistado que hable de un tema en relación con su vida, su experiencia, se parece a una conversación. Se trata de una conversación de a tres: el entrevistado, el entrevistador y el grabador. El grabador es un instrumento, pero es también un “personaje” especial y peculiar en la situación de entrevista. El grabador Tener en cuenta que el grabador puede intimidar al entrevistado; por eso, hay que manejar la situación de entrevista con mucha delicadeza. El grabador debe estar al servicio de la entrevista. No hay que abrumar al entrevistado con acotaciones del tipo "acérquese más al grabador";, etc. En todo caso, hay que constatar desde el principio que el grabador está ubicado en el lugar adecuado. Buscando informantes La selección de los informantes debe ser cuidadosa: y más en especial cuando el trabajo sólo va a utilizar los testimonios de un reducido número de personas. No hay que pensar en gente conocida porque va a ser más fácil hablar con ella: a menudo, los conocidos o no toman en serio la situación de entrevista, o no terminan por colocarse adecuadamente en el papel de informante que necesitamos. Tampoco hay que seleccionarlos de acuerdo con lo que piensan: el entrevistado no tiene por qué coincidir con el entrevistador en sus ideas y concepción del mundo. Es más, en casos así buscados, "construidos"; las entrevistas resultarán, de alguna manera, falseadas. Plantear la entrevista El informante debe quedar con una idea clara de lo que se le va a pedir en un acercamiento previo a la entrevista. Hay que fijar, desde el principio, el "contrato" de trabajo o de entrevista que se propone. Hay que explicar previamente al entrevistado que se va a grabar. Si no acepta, hay que buscar otro informante. La entrevista 1- Abriendo el fuego Antes de la entrevista, tenemos que charlar con nuestro entrevistado, realizar un cierto "precalentamiento", darnos a conocer, explicar para qué se va a utilizar su información, garantizarle el anonimato, ponerlo "en situación de entrevista". ¡Verificar el estado del grabador! (al más experimentado se le puede trabar el grabador). Verificar la distancia óptima en la cual se graba. Es conveniente llevar una lista preparada de preguntas. Pero no es conveniente ajustarse estrictamente a ellas ni al orden pautado idealmente. Deben funcionar a modo de guía o de ayuda memoria para el entrevistador. Las preguntas se irán armando especialmente a partir de lo que vaya diciendo el entrevistado. Esto implica un fuerte conocimiento del tema de la entrevista por parte del entrevistador. Al comienzo de la entrevista se debe registrar el nombre de la persona y el lugar y la fecha de la entrevista.

Se recomienda siempre tomar notas sobre el ámbito de la entrevista, la postura, la proxémica y la gestualidad del entrevistado. Una buena manera de comenzar cualquier entrevista: hacer preguntas sobre la familia del entrevistado, trabajo, historia de sus primeros años de vida, o sea, sus antecedentes biográficos (que de alguna manera se conecten con el tema central de la entrevista). Estos permiten contextualizar el trabajo. Son también una forma de que el entrevistado se relaje y se sienta cómodo. La primera pregunta importante se debe referir directamente a uno de los temas sobre los que el entrevistador necesita información. Esa primera pregunta fija el patrón del resto de la entrevista. Debe ser una pregunta preparada de antemano. 2 Desarrollo de la entrevista Hay que pensar en preguntas abiertas; las cerradas pueden dar información, pero siempre menos (en este caso, las respuestas suelen ser simplemente "sí" o "no". El entrevistado percibe al entrevistador ideal como amable y no crítico. Se debe tener en cuenta incluso la manera de vestir y de presentarse ante los entrevistados. Un buen entrevistador alienta y asiente con cortesía y con sonrisas y movimientos de cabeza a su entrevistado. Es decir, no pone cara de estar en desacuerdo, no pone aire de ausente. Hay que mostrarse sumamente interesado en lo que se está escuchando. Recordar no insistir en una secuencia rígida de preguntas, pues de ese modo no hay flexibilidad, no hay cordialidad. Además, hay que tener en cuenta la forma en que opera la memoria distante. El entrevistado se tiene que sentir libre para volver a un tema que ya trató, por ejemplo. Usar el principio de serendipity: a través de un camino, se llega a otra cosa. El silencio del entrevistador a veces sirve para alentar al entrevistado a seguir con su relato. Una manera de alentar el relato es acotar que ciertos aspectos de sus declaraciones son muy interesantes. Probablemente el entrevistado seguirá con más cosas. También se pueden pedir más detalles, o pedir que amplíe lo dicho, siempre con el énfasis puesto en que eso es muy interesante y/o importante. El entrevistado no debe sentir que se lo está juzgando. No siempre la mejor pregunta, cuando de indagar en los imaginarios se trata, es la pregunta directa del tipo "¿Ud. qué piensa de X?". A los imaginarios se entra más de manera oblicua, a través de relaciones con imágenes diversas; por ejemplo, a través del tema del consumo musical, se puede entrar a las imágenes construidas sobre la globalización, sobre lo nacional y lo extranjero. Dar explicaciones de las preguntas, pero no dar la respuesta ni sugerirla. No hacer preguntas largas o complicadas, sino preguntar de manera sencilla (NUNCA una pregunta del tipo: "¿Ud. cree que se han producido transformaciones en las maneras de informar a la población?", o "¿De qué manera accede Ud. a la información?"; y sí una del tipo: "¿A Ud. le parece que las noticias que ve por TV son parecidas a las que escuchaba antes por la radio?", o "¿Cómo se entera Ud. de lo que pasa fuera de su casa?"). No interrumpir al informante, a menos que se haya ido de tema o esté repitiendo. Si hay que interrumpirlo, hacerlo de la manera más delicada posible. Usar preguntas descriptivas del tipo: “¿Cómo es x?”; “¿Cómo es la relación entre esto y aquello?”. Usar preguntas conceptuales: “¿Cómo definiría x?”; “¿Qué es x?”. Usar preguntas ejemplificativas: “¿Qué cosa es un x?”; “¿Me puede dar un ejemplo de una situación x?”. Usar preguntas comparativas: “¿A qué se parece un x?”. Repreguntar si es necesario. Preguntar "¿Por qué?" ante afirmaciones que pueden ser muy útiles.

3 - Sobre la situación de entrevista La entrevista es como una charla, así que cuando entrevistamos a alguien estamos invadiendo su privacidad. De allí que todas las amabilidades para con el entrevistado sean pocas. Y no olvidar que sin entrevistados no hay material y sin material no hay informe posible. De allí también que haya que cuidar en extremo la manera de acercarse e interrogar al entrevistado. El informante es un sujeto "precioso" para el entrevistador; como tal, hay que "cuidarlo" 4 - Cierre Agradecer finalmente la amabilidad del entrevistado de haber accedido a nuestro interrogatorio. APÉNDICE 2 PARA EL TRABAJO MONOGRÁFICO: ¿Cómo citar los textos utilizados? Cuando mencionamos un concepto de un autor o incluimos en el trabajo una cita de un texto (literal –entre comillas- o parafraseada) debemos referir los datos bibliográficos del texto fuente. La forma de citar textos es una convención bastante generalizada en el ámbito académico. Si bien existen diferentes convenciones, adoptamos a los efectos de la presentación de trabajos escritos para la materia las formas de citar que detallamos a continuación. En el texto: preferimos la forma “autor, año”, entre paréntesis, al iniciar o finalizar la cita o paráfrasis, por ejemplo: (Gramsci, 1949: 24). Como se puede ver, lo que se consigna es el apellido del autor seguido de coma, el año de la primera edición del texto –o de la edición que manejamos, si no tenemos el año de la edición originaly, después de dos puntos, la página o páginas donde el lector puede encontrar la cita. Este sistema nos permite reservar el espacio del pie de página para las notas (de carácter explicativo), lo que facilita la lectura notablemente. En el caso de no citar literalmente, la cita se encabeza con “cfr.”, que significa “confróntese con el original”: (cfr. Gramsci, 1949: 12). En la bibliografía: en concordancia con la convención anterior, construimos las citas bibliográficas de la siguiente manera, para luego ordenarlas alfabéticamente (el programa Word posee una función muy fácil de emplear a tales efectos: se selecciona el texto a ordenar y se pica en Tabla de la barra de herramientas, luego en Ordenar, se selecciona ordenar por párrafos y en orden ascendente y se pica en Aceptar) en un listado que se anexa al final del trabajo: Libros Gramsci, Antonio (1949): Cuadernos de la cárcel: literatura y vida nacional. México, Juan Pablos Editor, 1976. Como se puede observar, en primer lugar incluimos el apellido del autor seguido por el nombre después de coma. A continuación consignamos el año de la primera edición del texto entre paréntesis (esto nos permite identificar rápidamente los datos completos del texto que referimos con el sistema “autor, año” en el cuerpo de nuestro texto). Después de dos puntos, colocamos el nombre del libro y lo resaltamos con letra cursiva o en negrita (dejamos las comillas para los títulos de capítulos o de artículos incluidos en un libro, revista o periódico). Luego de punto, aclaramos la ciudad de edición, la editorial y la fecha de la edición que estamos manejando, todo separado por comas. La información contenida en las dos fechas incluidas no es redundante: la primera edición nos permite hacer inferencias acerca de la época de producción del texto. Capítulos o artículos publicados en libros

Gramsci, Antonio (1949): “Observaciones sobre el folklore”. En Cuadernos de la cárcel: literatura y vida nacional. México, Juan Pablos Editor, 1976. Siguiendo la forma general anterior, el título del capítulo se coloca entre comillas. Luego de punto (o coma) se consigna “En” y se sigue con la cita del libro. Capítulos o artículos publicados en compilaciones Ginzburg, Carlo (1980): “Morelli, Freud y Sherlock Holmes: indicio y método científico”. En Eco, Humberto y Thomas Sebeok (Eds.): El signo de los tres. Dupin, Holmes, Pierce. Barcelona, Lumen, 1989. La diferencia en relación a la cita anterior radica en que otros son los editores (Eds.) o compiladores (Comps.) del libro en el que se incluye el artículo o capítulo. Si se tratara de la misma persona pero en el volumen se incluyen capítulos o artículos de otros autores, se sigue el mismo método repitiendo el apellido y el nombre e indicando (Comp.) o (Ed.) a continuación. Documentos de la cátedra Cuadernos de Lecturas editados por la cátedra, por ejemplo: Martini, Stella (2002): “La sociedad y sus imaginarios”. En Cuaderno de Lecturas \ 1. Comunicación y cultura: fundamentos teóricos. Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales - UBA, 2003. Artículos o notas publicados en periódicos Tabarosky, Damián: “Historia del malentendido”, Clarín, 26/12/96, Suplemento Cultura y Nación, pp. 6-7. En este caso no se puede usar el sistema autor año en el texto porque no se trata de bibliografía erudita o académica. Por lo tanto, en el texto debe explicitarse que se trata de un artículo periodístico, qué medio lo publicó y la fecha. Para el listado bibliográfico, la convención que adoptamos es la siguiente: apellido y nombre separados por coma, dos puntos, título entre comillas, nombre del diario en cursiva o negrita, fecha completa, sección o suplemento y páginas. Páginas de Internet Magariños de Moretín, Juan: “El signo”, en www.archivo-semiotica.com.ar Aquí colocamos el apellido y nombre del autor seguido del título entre comillas para luego consignar la dirección electrónica de donde hemos extraído el texto. En nuestro texto debemos aclarar que se trata de una publicación electrónica. Si se trata de una página Web, directamente colocamos la dirección electrónica. Se recomienda separar las direcciones electrónicas de la bibliografía general con un subtítulo.