La obra misional que llamamos orientación familiar

http://barriomiramar.blogia.com

“Mi quórum consta de mucha gente maravillosa”, dijo el presidente del quórum de élderes; “Sin embargo, la Iglesia no parece ser muy importante para ellos”. Y moviendo la cabeza pensativo, agregó: “Me gustaría encontrar una forma de poder influir en ellos”. La preocupación de este líder hace eco en toda la Iglesia; todos los barrios y todas las ramas tienen sus miembros menos activos, y todos los barrios y ramas tienen líderes que quisieran saber la forma de lograr un cambio en la vida de sus hermanos y hermanas inactivos. Esta no es una preocupación moderna. Jesús habló de la oveja perdida, de la moneda de plata perdida, del hijo pródigo, todos los cuales habían sido parte del rebaño, del bolso, de la familia, y después se habían perdido. Junto con estas parábolas, el Salvador dio una amonestación en forma de pregunta: “¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? “¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?” (Lucas 15:4,8) Nuestra asignación es clara, y con ella, el Señor nos ha dado los medios para cumplirla: la orientación familiar. Como dijo el Pte. Harold B. Lee: “La obra misional no es otra cosa que brindar la orientación familiar a aquellos que todavía no son miembros de la Iglesia, y la orientación familiar no es ni más ni menos que la obra misional entre los que son miembros de la Iglesia” (Conf. Gral. octubre 1964) En un discurso sobresaliente sobre la “obra de reactivación”, el élder Neal A. Maxwell, del Quórum de los Doce declaró que “la activación requiere conversión”, tanto como la obra misional lo requiere de las personas que no son miembros de la Iglesia. Luego hace hincapié en que hay otras formas de enseñar a la gente además de las clases regulares de los quórumes y de la Escuela Dominical. “Hemos visto en los estudios realizados al respecto, que el treinta por ciento de aquellos a quienes se invita a las reuniones concurren a ellas. En cuanto al resto, la experiencia ha demostrado que si se les trata debidamente, ocho de cada diez permitirán que los líderes del sacerdocio vayan a sus hogares a enseñarles, Hermanos, ante hechos tan evidentes, ¿qué es lo que tememos? Estas estadísticas demuestran lo importante que es el no ser únicamente preocupados espectadores, porque francamente, la razón por la que se logra tan poco es que estamos haciendo muy poco. En una ocasión alguien le preguntó a un experto tallador de madera cómo podría llegar a ser como él, a lo cual, el experto, sin vacilación alguna, le contestó: “Sencillamente, comience a tallar la madera”. Hermanos, ¡comencemos a tallar nuestra madera!” (Liahona julio 1982, pág. 77)

¡Comencemos a tallar nuestra madera!

La encomienda es grande, pero algunos líderes, junto con sus maestros orientadores, ¡están realmente tallando la madera! Al aumentar sus esfuerzos para con los miembros que tienen a su cargo, están haciendo progreso en una forma que jamás habrían pensado que era posible.En un área que comprende varias estacas, los líderes del sacerdocio y los maestros orientadores visitaron más de 500 hogares de miembros menos activos, la mayoría de los cuales anteriormente habían rehusado una invitación para asistir las clases de preparación para entrar al templo. “¿Permitiría que estos buenos maestros orientadores vinieran a su hogar una vez a la semana para enseñarles el evangelio?”, fue la solicitud de los líderes. “No queremos presionarle ni pedirle que haga nada. Solamente explicaremos los principios del evangelio, y tanto como usted como su familia pueden tomar su propia decisión.” ¿La respuesta? En el 80 por ciento de los hogares, las familias aceptaron la proposición, o sea, ¡400 familias que ahora reciben los beneficios del aspecto misional de la orientación familiar! Y los casos como los siguientes fueron numerosos: Los asuntos de negocios de un élder inactivo lo obligaban a viajar fuera de su ciudad seis noches a la semana. Generalmente sólo estaban en casa el sábado a la noche y durante el día domingo; sin embargo, cuando sele preguntó si aceptaría clases semanales en su hogar, aceptó. Después de la primera clase el sábado por la noche, decidió asistir a la Iglesia a la mañana siguiente; ahora sirve en la presidencia del quórum de élderes. En otra familia, el padre era alcohólico. Aceptó a los maestros orientadores en su hogar semanalmente, y en forma gradual su esposa e hijos se activaron. Aun cuando el hombre todavía es un futuro élder, ha hecho grandes progresos. ¡Y su hijo mayor, reactivado por medio del programa de orientación familiar, es ahora un misionero regular! Una joven pareja reconocía que debían asistir al templo, pero todavía no tenían deseos de asistir al curso de preparación para el templo; sin embargo, permitieron que sus maestros orientadores vinieran a su hogar a enseñarles una vez a la semana. Ahora el joven esposo dice: “No es que yo fuera rebelde; simplemente no entendía el evangelio”. En cierta oportunidad comentó a sus maestros orientadores: “Sé que tienen familias y están ocupados, pero apreciamos sus visitas.

pero ahora comprende que “la Iglesia es para perfeccionar a los santos. un futuro élder rehusó asistir a la Iglesia porque fumaba. más bien. Solamente le hablaremos de los principios del evangelio y luego ustedes pueden decidir por sí mismos qué desean hacer con ellos.. evito dar a las personas menos activas con las que me pongo en contacto. “No creía que la Iglesia era tan importante”. así es que no le di la oportunidad. "Si no están ambos durante la visita. el maestro puede presentar el material como una charla (varias ayudas visuales pueden avivar la lección) a la vez que anima a la familia a que haga las preguntas que desee. podemos fácilmente crear una situación negativa. pero nuevamente me di cuenta que me iba a rechazar. A la semana siguiente. me pude dar cuenta de que su respuesta iba a ser negativa. Le dije que lo pensara un poco más. o pueden pedirnos que detengamos las enseñanzas. Los maestros orientadores pueden fortalecer a sus familias sin atacar sus prácticas. dijo. cuando lo visité. Más tarde. La familia se puede poner a la defensiva. sino mas bien concentrándose en otros principios y permitiendo que el Espíritu dé testimonio de ello. . una forma fácil de decir que no. ¡él me llamó! Una vez que empezamos a enseñarle..” 3. 77). Sin embargo. me aseguro de que hablo tanto al esposo como a la esposa”. Ningún otro factor es tan importante como el lograr que el Espíritu testifique a aquellos que está enseñando. Después de tres meses comenzaron a asistir a la Iglesia todas las semanas. 4.Evitar enseñar por medio de muchas preguntas. La idea básica es que no enseñamos a las familias todo lo que nosotros queremos que escuchen. dígales que sus enseñanzas no traerán consigo ninguna clase de presión. como en otros cientos (o quizás miles) que se podrían contar. puede que el Espíritu le inste a animarlos a que se comprometan con algunas metas. Sin embargo.Permitir que sea siempre el padre el que presida en el hogar. no ataque ese problema. ‘Es la primera vez que veo a Juan interesado en la Iglesia’. La diferencia es crítica. Aún lucha con el cigarrillo. “Primero. pero eso será más tarde.Orar para captar el Espíritu al preparar y presentar su lección. He aquí algunos pasos básicos para hacer que la orientación familiar tenga éxito al realizarse entre miembros menos activos: 1. Si se da cuenta de que una familia tiene un problema particular para vivir el evangelio. creo que se sorprendió al verme.. Se le puede decir algo así: “Hermano García. empezaba a pensar que nunca lograría progresar. ”Un líder de quórum dijo que la respuesta casi nunca fue negativa cuando usó este tipo de enfoque. sino que simplemente dije: ‘¿Por qué no lo piensa? y lo visitaré la próxima semana’. Por ejemplo. La semana siguiente sucedió la misma cosa. el Espíritu no tiene la posibilidad de testificar al corazón de la gente. tanto él como su esposa decidieron permitir a los maestros orientadores a que los visitaran cada semana y les enseñaran.Asegurarse de que la familia sabe que usted no va a presionarla durante la enseñanza. Liahona julio 1982. 2. A mi compañero y a mí nos gustaría visitarlo semanalmente para enseñarle más acerca del evangelio.. sino que le digo al que está que los visitaré nuevamente. No se mencionó el cigarrillo hasta que el mismo esposo lo trajo a colación algunas semanas más tarde. Si enseñamos más allá de lo que la familia está capacitada para aceptar.Necesitamos sus enseñanzas”..El siguiente paso para la orientación familiar con miembros menos activos es evitar el método de “reconocimiento y ataque”. Maxwell. la mayoría de la gente se da cuenta de su error. dijo. y se ha perdido la oportunidad. 5. su esposa vino a mí con lágrimas en los ojos. Es por “el poder del Espíritu Santo” que podemos “conocer la verdad de todas las cosas” (Moroni 10:5). Por el momento. pueden hacer caso omiso de lo que decimos. Podemos encontrar un elemento común en todos estos casos. Evítelo por el momento. No se comunica el mensaje. y que volvería en una semana. Nuestra enseñanza no acarreará presión ni esperamos nada a cambio. venimos a visitarlo con una idea que quizás le pueda interesar. Cuando se dirija a la familia en su hogar. por lo que no pedí una respuesta. Cierta vez visité a un hombre que había solicitado que no lo visitaran los maestros orientadores. ni siquiera menciono la idea de enseñarles. siempre y cuando sea el momento preciso y el Espíritu le inspire a hacerlo. Le hablé un poco sobre la primera lección. lo que necesitan saber es que no estarán sujetos a ninguna clase de tácticas de presión. la semana siguiente no esperó a que yo fuera a su casa. y no es una casa de reposo para los que ya son perfectos” (Elder Neal A. Segundo. dice. Por el contrario. pág. empezamos por enseñarles lo que están preparados y capacitados para escuchar. Antes de que hubiera terminado mi frase. Muchos miembros menos activos se sienten incómodos al tener que contestar preguntas sobre el evangelio.

la virtud. El líder del sacerdocio que lo estaba visitando no estuco de acuerdo ni en desacuerdo. Una vez que esté preparado para orar. Nos contestó que éramos bienvenidos a visitar su hogar cuando quisiéramos.” Un maestro orientador que se ciña a estas pautas se compenetrará más en las necesidades de la familia que en las estadísticas o en otros problemas parecidos. Ahora él ya ha sido ordenado élder. “luego conversamos sobre todo lo relacionado al amor y el perdón del Salvador. Algunos maestros orientadores se han dado cuenta de que es una buena ayuda empezar con unas cuantas lecciones fundamentales. piedad. sino dijo: “Yo también he visto cosas en mi vida que no son justas ni imparciales. “Escuchamos sinceramente hasta que vació su amargura”. caridad.Seguir el consejo del Señor a sus siervos como se encuentra en Doctrina y Convenios 4:6. le preguntamos si podríamos volver para conversar sobre el evangelio. mi marido es la persona más amable del mundo. diligencia. la bondad fraternal. La armonía es más importante que la información. la apostasía y la restauración del evangelio. dijo un maestro orientador. dándose cuenta de que la impaciencia y los compromisos apurados de la familia no lograrán los resultados finales que espera. Después de dos meses de que se le enseñara el evangelio en su hogar. teniendo especial cuidado en no mencionar las acciones específicas de los miembros de la Iglesia. sin embargo. “Puede haber problemas y pruebas”. casi nunca eligen la posibilidad de terminar esas enseñanzas. Un hombre no quería saber nada sobre las creencias de la Iglesia después de haber sido sumamente ofendido por un miembro ya hace varios años. la enseñanza puede tener también un impacto tremendo en los maestros orientadores. a pesar del temor del hombre. Le explicamos que tenía la gran oportunidad de desarrollar la capacidad del perdón. a medida que éstos los visitaban semana tras semana. mientras no lo haga. “Tened presente la fe. y ya sea que se lleguen a activar o no. lo sobresaliente es que las oportunidades de enseñar rara vez terminan. Es triste que las cosas sean así a veces”.. progresarán en sus vidas. dijo el líder más tarde.. No todos los casos de los maestros orientadores que hacen obra misional entre los miembros menos activos han terminado en un éxito dramático. la paciencia.Finalmente. los maestros orientadores deben permitirle ejercer su autoridad de pedir a otras personas que oren. ¡Espero que sigan viniendo los próximos cuarenta años!” La belleza de la orientación familiar al desarrollarla en esta forma es que se enfrenta con la familia justo en su lugar de residencia. como también ante las necesidades de la familia que enseña. humildad. El hombre se sorprendió ante la respuesta del líder e invitó a sus visitantes a pasar a su hogar para conversar sobre su asunto. Orientar eficazmente a la familia que se le asigne lleva tiempo y esfuerzo. decía. progresará. el esposo y la esposa gradualmente lograron estar más y más reconciliados. El proceso de enseñanza puede llevar el Espíritu de Dios a los corazones y hogares de las personas participantes. la templanza.. puede darse cuenta de cuándo ésta empieza a responder negativamente a su mensaje. La esposa explicó más tarde que “cuando los maestros orientadores están en casa. Los maestros orientadores pueden usar este mismo método con sus familias menos activas. Al despedirnos. Algo que ayudará es adherirse a los principios básicos del evangelio durante la enseñanza. pero la naturaleza de estas metas deben dejarse generalmente como una decisión familiar. “pero si uno persevera y permite que la familia sepa que le va a apoyar. Una vez que las familias están de acuerdo con que se les enseñe. recordar que más importante que cualquier material que los maestros orientadores presenten es el sentimiento de la familia durante la visita. Una pareja que estaba teniendo algunos problemas conyugales aceptó que sus maestros orientadores fuesen a enseñarles cada semana. una vez que la familia progrese.Es él quien tiene la autoridad en el hogar de seleccionar quién dará la primera y la última oración. Poco tiempo después hicieron de la asistencia a la Iglesia su meta.Nunca se debe enseñar más allá de lo que las familias deseen recibir. 8. él y su esposa aceptaron la invitación de asistir a las clases de preparación para el templo. Un futuro élder en Utah temía ir a la Iglesia porque no deseaba que lo llamaran a decir una oración o que le hicieran preguntas. tales como el plan de salvación. Los maestros orientadores eficaces pueden hacer una diferencia en la vida de las personas. el conocimiento. simplemente enseñando y testificando. Un maestro sensible ante el Espíritu. y el Libro de Mormón. 9. “ Desde entonces los maestros orientadores han visitado ese hogar muchas veces y han sido testigos de un cambio completo en la actitud de ese hombre. Será tolerante ante un progreso lento. 6. el maestro orientador puede sentir el impulso del Espíritu Santo para sugerir fijarse algunas metas. Fue su propia decisión como resultado de su progreso en el aprendizaje del evangelio. la familia ganará más “información divina” en que basar las decisiones necesarias en su vida. Más tarde. Al enseñar el evangelio a una persona y a su familia. la expiación de Jesucristo.No tratar de empujar a que la familia se comprometa. “Todos los miembros de la Iglesia son unos hipócritas”. y junto con su esposa se sellaron en el templo. José Smith dijo: “Les enseño principios correctos y ellos se gobiernan a sí mismos”. lo hará él mismo. la forma en que llegan las revelaciones. y la familia se sentirá más amada y aceptada de lo que jamás se haya sentido en su vida. pero una vez que uno se interesa y . Estará deseoso de participar en una obra de amor y sacrificio. Más aún. (Muchos materiales para estas lecciones básicas pueden encontrarse en principios del Evangelio y en Predicad Mi Evangelio) 7..

Estoy llegando a ser la clase de persona que siempre desee ser. No exagero al decir que mi trabajo como maestro orientador ha cambiado literalmente mi vida.” .se compromete a la orientación familiar. puede ver realmente como el Espíritu dirige la obra.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful