You are on page 1of 1

Colon irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) o colon irritable, es una enfermedad digestiva crónica caracterizada por malestar abdominal consistente en sensación de plenitud (con distensión por gases a veces), dolores o sensibilidad y diarrea o estreñimiento crónicos (habitualmente dolorosos y alternados en ocasiones). El dolor abdominal puede aparecer luego de las comidas y de las defecaciones. El cuadro de acompaña de grados variables de angustia y depresión, que repercuten negativamente agravando los síntomas abdominales. El mismo efecto produce el stress psíquico. Esta afección se inicia más frecuentemente en la adolescencia o en adultos jóvenes y es más usual en las mujeres. Es la enfermedad intestinal por la que más a menudo se producen derivaciones al gastroenterólogo. La causa de este trastorno es una disfunción en la motilidad intestinal por una sensibilidad incrementada de los receptores de la pared intestinal al estiramiento o distensión. Los estudios complementarios no revelan ninguna alteración estructural del intestino, a diferencia de la enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa). En ciertos casos, el cuadro se desata luego de una infección intestinal (SII postinfeccioso). Estos pacientes suelen ser agravados por el gluten, la leche (que se puede suprimir por dos semanas para descartar un déficit de lactasa), las grasas, el alcohol y por alimentos específicos según la idiosincrasia de la persona. Con respecto a las indicaciones dietéticas, los alimentos con fibra (salvado, cereales integrales, verduras y frutas) son útiles si existe constipación, pero deben evitarse si predomina la diarrea. No son convenientes los alimentos que generen gases (legumbres, coliflor y repollo), las gaseosas, el café y el azúcar en exceso. Debe limitarse la ingesta de alcohol. Es importante comer sin prisas y tranquilamente. El tratamiento sintomático del SII incluye antiémeticos (domperidona), antiespasmódicos, gastrocinéticos o aceleradores del vaciamiento gástrico (cinitaprida) y estimulantes de los receptores de serotonina intestinales (tegaserod, que fue retirado del mercado en EE.UU. y varios países por sus efectos cardiovasculares adversos). El magnesio mejora el tránsito intestinal y es relajante nervioso. La zaragatona o psyllium es una planta cuyas semillas se usan en pacientes constipados, gracias a su contenido de mucílagos que aumentan el volumen del bolo fecal, actuando como un laxante mecánico. El tratamiento etiológico o de fondo consiste en la regulación nerviosa central del funcionamiento intestinal, de manera de normalizar la sensibilidad de los receptores de la pared intestinal mediante su inhibición por centros nerviosos superiores.