UNIVERSIDAD CENTRAL DE CHILE FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y SOCIALES ESCUELA DE DERECHO

Tesis para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales

Responsabilidad del Acto Médico
Análisis Jurídico de la Responsabilidad Médica vista como una obligación de medios o una obligación de resultados
Sobre la Lex Artis

Tesista: Profesor Guía:

Carlos Ignacio Araya Arancibia Dra. María Francisca Elgueta

Santiago de Chile, 2013

1

RESUMEN

En el siguiente trabajo de investigación se presentarán los márgenes jurídicos aplicables a la responsabilidad médica y su análisis exhaustivo en relación a la naturaleza jurídica del denominado acto médico, enfocando principalmente lo que opina la doctrina y la solución que ha tenido el ordenamiento jurídico comparado para solucionar la problemática que conlleva la conducta médica frente a la ley y sus propias conductas éticas conocidas jurídicamente como lex artis. A su vez se mencionarán las distintas teorías que existen sobre la responsabilidad, como traspasar dichas teorías al principio de la responsabilidad, su aplicación en los profesionales de la salud y como está regulada en distintos ordenamientos jurídicos, dando énfasis en la doctrina francesa, inspiradora del derecho chileno, y el ordenamiento jurídico argentino, por la perspectiva practica que tienen frente a estas conductas, al mismo tiempo se dará a entender el alcance practico que tiene este en el ordenamiento jurídico chileno. Asimismo, al ser una investigación de carácter dogmática-jurídica, haremos uso del método de análisis bibliográfico para reconocer en diversos textos de carácter jurídico y legal el valor de la responsabilidad a nivel normativo y su aplicación en la conducta médica tanto en carácter ético como jurídico y a su vez su aplicación práctica en el ordenamiento jurídico chileno para intentar llegar a la conclusión de que naturaleza jurídica es aplicable en Chile y si esta va de acuerdo a los estándares internacionales de responsabilidad médica.

2

ABSTRACT The following research paper will present the legal margins applicable to medical liability and comprehensive analysis regarding the legal nature of the so-called medical act, focusing mainly on comparative law and what the doctrine has as the solution that has been used by the legal system to solve the problems involving medical conduct before the law and ethical conduct between their peers known as lex artis. Also different theories about medical responsibility will be mentioned, how to transfer said theories to the principle of responsibility, its applications to health professionals and how it is regulated in different jurisdictions, emphasizing the French doctrine, wich inspired Chilean law, and Argentine juridical order, due to the practical perspective they have against these behaviors, at the same time explaining the practical scope that this has in Chilean law. At the same time, being an investigation of legal-dogmatic character, we will make use of the bibliographic analysis method to recognize in various texts of law and juridical nature the value of responsibility at a normative level and its application in the medical conduct both in ethical and legal manner, and also its practical application in Chilean juridical order to try and conclude that juridical nature is applicable in Chile and that it goes in accordance with international standards for medical responsibility.

3

ÍNDICE
INTRODUCCIÓN .............................................................................................................................. 6

CAPÍTULO I: MARCO METODOLÓGICO.......................................................................................................... 7 PRESENTACIÓN DEL PROBLEMA ............................................................................................... 7 FUNDAMENTOS DEL PROBLEMA ............................................................................................... 8 HIPÓTESIS ....................................................................................................................................... 10 OBJETIVOS GENERALES ............................................................................................................. 11 OBJETIVOS ESPECIFICOS ............................................................................................................ 11 PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN ............................................................................................. 12 PERSPECTIVA METODOLÓGICA ............................................................................................... 13

CAPÍTULO II: DE LA RESPONSABILIDAD EN EL ORDENAMIENTO JURIDICO CHILENO. .............. 15 1 - DEL CONCEPTO DE RESPONSABILIDAD COMO PRINCIPIO JURIDICO. ...................... 15 1.2 - DE LA RESPONSABILIDAD PROFESIONAL ..................................................................... 17 1.3 - DE LA RESPONSABILIDAD PROFESIONAL EN EL AMBITO JURIDICO ..................... 19

CAPITULO III: DE LA MEDICINA Y DEL ACTO MÉDICO ............................................................................. 20 2 - CONCEPTO DE MEDICINA ..................................................................................................... 20 2.1- DEL JURAMENTO HIPOCRATICO Y SU INFLUENCIA EN EL ACTO MEDICO. .......... 21 2.2 - EL ACTO MEDICO ................................................................................................................. 24 2.3 - NATURALEZA JURÍDICA DEL ACTO MÉDICO ............................................................... 27

CAPITULO III: DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA ...................................................................................... 29 3 - DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA EN GENERAL ......................................................... 29 3.1- ELEMENTOS DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA ......................................................... 33 3.2 - FACTORES QUE EXPLICAN EL FENOMENO DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA 36 3.3 - LA LEX ARTIS MÉDICA ........................................................................................................ 38 4

............ ...................LA CULPA MÉDICA EN CHILE .PACTOS QUE LIMITAN O EXCLUYEN LA RESPONSABILIDAD MÉDICA ...........……………..........................................................................................................................................................6 ............. 43 3.......................................................ANALISIS DE LA OBLIGACION DE MEDIOS EN EL AMBITO DE LA ACTIVIDAD MÉDICA ..............................................TIPOS DE CONDUCTA CULPOSA DEL MÉDICO ........... 68 5................................................................ 72 5........................................... 65 CAPITULO V: NATURALEZA JURÍDICA DE LA RESPONSABILIDAD DEL MÉDICO .................................... 52 3........EL NEXO DE CAUSALIDAD EN EL ÁMBITO DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA 54 CAPITULO IV: LA CULPA EN LA RESPONSABILIDAD MÉDICA…………………………….............. 78 BIBLIOGRAFIA......................................................DE LA CULPA MÉDICA EN GENERAL ........... 73 CAPITULO VI: CONCLUSIONES .68 4 ................................3................................. 69 5............ 68 5............ 81 5 .5 ......................2 .................ANALISIS DE LAS OBLIGACIONES SEGÚN SU NATURALEZA ................ 61 4......NOCIONES DE LA OBLIGACIONES ASUMIDAS POR EL MÉDICO..................4 ........................................ ........... 64 4...........TEORIAS DE LA EXIGIBILIDAD DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA ............................2 ...........1 . 58 4...........3 ...............................3 – ANALISIS DE LA OBLIGACIÓN DE RESULTADO EN EL AMBITO DE LA ACTIVIDAD MÉDICA ....................................................4 .........................................................................................................LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD ENTRE EL ACTO MÉDICO Y EL DAÑO PRODUCIDO ..

dejando a un lado innumerables actuaciones que. a primera vista. para ponderar la responsabilidad del profesional médico y son inspiración para regular su conducta. para así determinar de manera definitiva a nivel nacional la naturaleza de la responsabilidad de los actos médicos. a las conductas propias reguladas por la costumbre médica que es conocida como la lex artis y sus propios códigos morales. también como nació a nivel jurisprudencial en Europa y se popularizó gracias. en parte. que sirven en parte. muchas conductas y casos causan problemática de cómo ponderar la responsabilidad del médico frente a estas actuaciones. teniendo como prueba la tímida jurisprudencia que existe al respecto. su conducta acarrea una sanción por falta de responsabilidad y especialmente la doctrina chilena es indecisa al respecto. sale sin ninguna responsabilidad a los ojos del ciudadano promedio. siendo esta inspiración para la jurisprudencia chilena en los próximos años. Nos ha llamado la atención la gran cantidad de jurisprudencia que existe a nivel comparado y las teorías que llaman a la responsabilidad médica por su naturaleza. cubriéndose con lamentables hechos como la muerte de un ser querido y la poca costumbre a nivel nacional de tomar medidas pertinentes a descubrir la responsabilidad del profesional médico. 6 . por un lado. haciéndose responsable solo de hechos gravísimos que tengan un verdadero interés nacional. Con el progreso del trabajo se da un notorio conflicto de valores y de peso en los principios fundamentales del derecho. dando una marcada importancia al principio de responsabilidad en los actos del profesional médico y como este principio se aplica en la jurisprudencia comparada. su actuar está dentro de su trabajo como profesional de la medicina y por otro lado.INTRODUCCIÓN He decidido hacer este trabajo de investigación en parte por una necesidad tanto personal como a nivel doctrinario de determinar de manera precisa la responsabilidad que tiene la actividad médica frente a ciertos actos los cuales.

la irrupción tardía del derecho en los actos de la medicina se evidencian el déficit 1 ROMO PIZARRO. 9 7 . Pág. sino como un derecho protegido y la contemplación del médico como un técnico humano y no como un mago que protege y arregla la salud. todos los profesionales nos vemos obligados a mejorar y actualizar las ya obsoletas técnicas y conocimientos que adquirimos durante los años. esta información. ya sea en forma individual o colectiva. sino también en el Derecho. y esto obliga tanto a las normas como a las legislaciones a cambiar constantemente en pos de regular todas aquellas conductas que admitan una responsabilidad de parte de una persona frente a otra. Osvaldo.CAPITULO I MARCO METODOLÓGICO PRESENTACIÓN DEL PROBLEMA Es sabido que la sociedad evoluciona. así como también la compleja problemática de su entorno. hoy en día son numerosas las publicaciones de salud y los medios de comunicación que nos proporcionan. Una de las consecuencias inmediatas es el aumento en los últimos tiempos de procesos civiles. penales y administrativos que persiguen la responsabilidad derivada al actuar del médico1. producto de dicha evolución. en conjunto con el cambio de actitud que tienen los profesionales médicos frente a esta realidad ha hecho que la población mire la medicina no como una suerte ni como un privilegio. Chile. 2000. dicho cambio de paradigma ha provocado consecuencias no sólo en el mundo de la Medicina. En los últimos años. “Jornadas de Derecho Médico” Editorial Universidad Central de Chile. porque la sociedad se transforma y dicha evolución es inevitable. derivada de nuevos conocimientos y tecnologías que inciden en el mismo. Santiago. esto. los pacientes y las personas en general han dejado de ser un actor pasivo en los actos profesionales y ha aumentado el interés por el funcionamiento de los procedimientos médicos y sus resultados.

pero estas no conforman una entidad definitiva a todas las gestiones del médico y en general a todos los profesionales de la salud. no siempre responden a la voluntad e iniciativa exclusiva del médico. coartando no sólo la actividad del médico e impidiendo que este realice la recuperación de la salud. Ante el reciente interés de la actividad médica. causando confusiones legislativas y judiciales a la hora de ponderar la responsabilidad médica. se produce y estructura una intrincada malla de derechos y obligaciones de diversa naturaleza. además en el ejercicio del acto médico. es necesario dar una respuesta jurídica a esta nueva realidad social. administrativa e incluso deontológica. porque la legislación chilena es incapaz de responder cabalmente el origen jurídico de la responsabilidad originada por el profesional médico. que si bien están relacionadas todas al acto médico en sí. buscando la mejor manera de equilibrar los intereses de protección tanto al paciente perjudicado como también al profesional médico que busca desarrollar su actividad con una cuota de tranquilidad jurídica a su lado. no puede se puede negar la existencia de normas tanto legales como reglamentarias. sino también la falta de un entendimiento a la responsabilidad de las actividades médicas. ya que el sistema judicial chileno es indeciso a la hora de ponderar su responsabilidad en su actuar. ya sea la actuación como un medio o como un resultado. FUNDAMENTOS DEL PROBLEMA Actualmente la búsqueda de responsabilidad e indemnización de eventuales perjuicios que buscan los pacientes y personas en general está sobreevaluado y tergiversado por problemas ajenos a los que en realidad se merece la salud. que ayude a dilatar y ponderar la decisión del juez en relación a la responsabilidad que tiene el médico de acuerdo a su actividad y buscar la lógica detrás de ello. tanto legal. se intentará aportar y consolidar una doctrina que funcione. 8 .normativo y reglamentario que existe en Chile sobre el tema de la responsabilidad de los médicos.

Pág. usando como fundamento el derecho de la salud que establece en la constitución. poniendo no sólo al médico en la difícil situación de valorar por él solo las decisiones del grupo médico. sino también a nivel constitucional. por ejemplo. 9 . se da la existencia de un deber de vigilancia entre los miembros del equipo y los profesionales de la salud en general. Pág. y no siempre recae sobre la persona del médico. por el derecho a la salud y el efectivo acceso a este. 15. sino también para el juez en valorar la real responsabilidad del médico y sus influencias para tomar dichas decisiones. esta se limita a tratarse a nivel ético y su responsabilidad dentro de ciertos establecimientos sanitarios. 282. totalmente desconocido en nuestro país. Tras la poca doctrina existente en Chile sobre el tema. Chile. esto produce no sólo problemas legales a nivel de responsabilidad por derecho de daños. la 2 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara “Responsabilidad Médica. donde son varios los profesionales que producen la actuación médica. esto genera académicamente un verdadero nacimiento del Derecho Médico. Chile. sino también instituciones propias del derecho dentro del mundo de la medicina. entendiéndose la responsabilidad como la consecuencia a la violación de los deberes u obligaciones frente a los que estaba el profesional al que como sanción coercitiva por dicha conducta de derecho le aplicará las sanciones de las normas jurídicas. Legislación y Jurisprudencia” Editorial La Ley. también se genera la aplicación de los actos médicos en los centros que influyen en la realización de actos negligentes o dañosos. Santiago. Volumen I. siendo estas actuaciones totalmente independientes del actuar médico. Doctrina. 3 GARRIDO MONTT. de tal forma que en su conjunto dirigen la acción terapéutica en un proceso de actividad interdependiente. ya que la indemnización nace por la negligencia o la imprudencia. Santiago. Mario. dicha responsabilidad es producto de la evolución de la medicina ya que el ejercicio profesional deja de ser individual y comienza a darse a conocer la figura de un verdadero grupo médico. ponderar dicho perjuicio es difícil.. o meramente en la obligación de indemnizar al perjudicado basándose en la estimación económica del perjuicio ocasionado2. 1986.3 Esto provoca que el derecho aún no genera una opinión definitiva sobre la responsabilidad y sólo es reconocido en la doctrina. existiendo no sólo obligaciones jurídicas dentro del mundo médico. 2004. “Responsabilidad Médica” en Revista Chilena de Derecho. Para la doctrina argentina. como el contrato de asistencia médica.Dicha responsabilidad también es difusa.

evidenciando la falta de una respuesta adecuada frente al tema. grupos o consejos técnicos que se encarguen de resolver con conocimiento de causa. 10 . Existen sobradas razones a nivel doctrinario que buscan la responsabilidad de la gestión del profesional de la salud teniendo como base las normas que delinean. Tal necesidad hoy en día se observa con mayor claridad en la legislación comparada. el caso de especialidad sometido a discusión. HIPÓTESIS  La legislación Chilena en materia de responsabilidad médica no es capaz de establecer si las obligaciones de los profesionales de la salud es de medio o de resultado. como profesional de la salud.  Las obligaciones de los profesionales de la salud en el acto médico son de medio (o bien de resultado). Dicha responsabilidad.generación de deberes y obligaciones reciprocas entre médico-paciente y a veces la intervención de terceros que efectúan la labor de la salud e incluso el derecho y obligación del consentimiento de todas las actividades médicas sobre el paciente. que aún no hay claridad para admitir la responsabilidad y esta se ha vuelto dependiente de resoluciones administrativas y sanciones civiles ajenas a la verdadera responsabilidad para solucionar eventuales conflictos o siquiera para dar un alcance a la responsabilidad que tienen los profesionales de la medicina. sino que busca darle mayor solvencia frente a la comunidad. cuyas consecuencias tienen responsabilidad ya sea civil o penal de acuerdo a las circunstancias que este ha tenido. no busca perjudicar la ciencia médica. aun cuando se prefiera el nombramiento de los tribunales. aceptada por los cambios de las técnicas y costumbres profesionales de la salud. limitan y determinan el acto médico en sí y su relación con el grupo social y ponderarla adecuadamente a la realidad social y a su deber como médico y sobre todo. no así en Chile.

Establecer los alcances legales de la responsabilidad en los actos médicos 11 . Clasificar la responsabilidad médica Determinar la existencia de negligencia en los actos médicos Determinar el interés de la responsabilidad Analizar el valor de la responsabilidad médica. Comprender sí la responsabilidad es de un medio o por resultados. Definir el concepto de Acto Médico. Analizar el alcance de la responsabilidad médica en los actos médicos. Identificar los actos médicos Identificar los actos médicos que sean objeto de regulación jurídica. con el fin de determinar que las obligaciones que emanan de su labor son de medio (o de resultado). OBJETIVOS ESPECÍFICOS                  Analizar el concepto de responsabilidad médica Analizar la responsabilidad como principio normativo. Revisar las normas vigentes que regulan la actividad médica.OBJETIVOS GENERALES Analizar la legislación chilena vigente sobre la responsabilidad profesional de los médicos. Establecer la naturaleza de los establecimientos médicos Analizar la responsabilidad de los establecimientos médicos. Determinar la naturaleza jurídica del Equipo Médico Evaluar el concepto de culpa y dolo en los actos médicos.

¿Existen otras responsabilidades en la legislación comparada? 15. ¿Qué teorías existen sobre la responsabilidad profesional en Chile? 12. ¿Cuál es la naturaleza jurídica de los actos médicos? 25. ¿Cómo determino la negligencia de los actos médicos? 19. ¿Cuáles son aplicables en la práctica hacia los actos médicos? 13. ¿Qué opina la doctrina comparada sobre la responsabilidad médica? 16. ¿Qué actividades son objeto de responsabilidad en los actos médicos? 10. ¿En qué momento se identifica la actividad profesional como acto médico? 6. ¿Qué se entiende por Medicina? 7. ¿Qué diferencia sustancial existe entre Responsabilidad propiamente tal y responsabilidad profesional? 4. ¿Qué interpretación usa los tribunales para ponderar la responsabilidad profesional? 14. ¿Qué herramientas tiene el legislador para combatir la negligencia médica? 23. ¿Existen normas procedimentales para exigir la responsabilidad médica? 24.PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN 1. ¿Qué se entiende por responsabilidad profesional? 3. ¿Qué se entiende por responsabilidad? 2. ¿Qué normas tanto legales como deontológicas estarían en conflicto en búsqueda de la responsabilidad médica? 12 . ¿Qué se entiende por responsabilidad médica? 5. ¿Es punible la actividad médica? 26. ¿Cuál es el valor jurídico de la responsabilidad médica? 21. ¿Se puede analizar el concepto de responsabilidad médica? 8. ¿Es aplicable dicha doctrina en Chile? 17. ¿Cuál es el alcance de la responsabilidad médica en la ley Chilena? 9. ¿En qué momento la responsabilidad comienza a ser negligencia? 20. ¿Cómo se evalúa el interés de la responsabilidad en los actos médicos? 18. ¿Cuál es el valor ético de la responsabilidad médica? 22. ¿Se puede clasificar la responsabilidad de los actos médicos? 11.

Santiago. los reglamentos. Pág. sólo le da relevancia a determinadas fuentes. 5 ALVAREZ UNDURRAGA. Segunda Edición. Gabriel. 263. Op. los actos corporativos y los principios generales del derecho. tales como la Constitución Política del Estado. Chile. Santiago. debemos mencionar que la investigación jurídica al ser de carácter dogmática. 13 . ¿Existe carácter vinculante de dicha regulación? 29. los actos jurídicos. la costumbre. nutriéndose únicamente de la formalidad. ¿Cuál es la relación y la eventual responsabilidad entre el profesional médico y el establecimiento médico en donde ejerce? 30. sin tomar en consideración las circunstancias no jurídicas. Pág. Cit. viene a tomar en consideración los conflictos jurídicos desde un punto de vista excluyente. 1991. toda vez que se tratará sobre una indagación de carácter teóricodogmática. ¿Existe una regulación de los actos médicos? 28. “Manual de las Técnicas de la Investigación Jurídica” Editorial Jurídica. las resoluciones judiciales. las ordenanzas. aunque también de realidades sociales que definen la eficacia de la norma jurídica7 4 ALVAREZ UNDURRAGA. la ley. ¿Cuál es la responsabilidad civil de la actividad negligente de los médicos? PERSPECTIVA METODOLÓGICA La metodología que utilizaremos en este trabajo. 2010. 172. es decir. 206. Pág. Gabriel. 6 ELGUETA Maria Francisca y PALMA Eric Eduardo “La Investigación en las Ciencias Jurídicas y Sociales”. A su vez. no será otra que la propia de la investigación jurídica4.27. Aníbal. Pág. las instrucciones. 205. Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. toda vez que su objeto de estudio se viene a constituirse sólo de fuentes formales. Santiago.5 Asimismo. 7 BASCUÑÁN VALDES. Chile. Chile. en circunstancias que el interés principal que desplegaremos en esta presentación se encuentra radicado en el estudio de determinadas normas jurídicas. Por lo tanto. Editorial Orión. los decretos. ya sean normativos o doctrinarios. fuentes directas o indirectas6. la jurisprudencia. “Manual de Técnicas de Estudio e Investigación Jurídica”. 2007. el método de investigación del cual nos serviremos en el desarrollo de éste trabajo consistirá en el análisis bibliográfico de distintos textos.

que permitirán generar un nuevo enfoque y producir un conocimiento que ayude a resolver ciertos problemas que se dan en la sociedad actual Por último. España. 72. 1993. “Filosofía del Derecho”. 8 9 DUVERGER. Guillermo. 2012. Además hemos decidido recurrir a la interpretación jurídica que hay dentro de un método sistemático. 302. tiempo y contexto histórico en que comienzan a regir en el ordenamiento jurídico de una determinada comunidad organizada a través de normas que establecen con antelación cuáles serán los derecho y obligaciones de los individuos9. Pág. ya sea entre ellos individualmente considerados. Barcelona. Chile. 14 . el concepto de dogmática jurídica se encuentra constituido a partir del derecho positivo8. Editorial UDP. Pág. Editorial McGraw Hill. Por considerar la investigación y el proceso de estudio del derecho un proceso eminentemente normativo11. II Edición. en la norma jurídica escrita para poder basar nuestra investigación. Ciudad de México. considerando la institución a la cual pertenece cada institución mencionada en esta investigación12. Pág. Maurice. Jorge. 10 MILLAS. Tulio. Pág. Editorial Trillas. 11 WITKER. “La investigación Jurídica”. 1995. enfocándonos en el deber ser. las normas y los valores. RAMIREZ. “Cómo hacer un proyecto de investigación” Editorial Carhel. en este caso se debe estudiar el mundo objetivo y real donde operan las normas jurídicas propiamente tales. Santiago. 140. Pág. 12 BRIONES. porque su conclusión es una manifestación de la voluntad humana y estas están sujetas a un proceso de cambios donde debe conocerse a un conflicto con la realidad. Venezuela.El objeto de conocimiento en las ciencias jurídicas son los hechos. entre ellos organizados como grupos intermedios. “Métodos en las Ciencias Sociales”. Caracas. para lograr interpretar e investigar el derecho a la tipificación de la institución jurídica y para determinar el alcance de la norma. Jorge. 129. Al mismo tiempo que la dogmática jurídica estudia el derecho vigente en un determinado espacio. “Métodos y Técnicas de Investigación para las Ciencias Sociales”. México. Editorial Ariel. es decir. además de la interpretación de otras legislaciones para llegar a una conclusión concreta. 28. o bien para con el ente superior como el Estado mismo10. México. 1990. Ciudad de México.

la responsabilidad administrativa y responsabilidad ministerial de los jueces. Madrid. “Derecho Civil.CONCEPTO DE RESPONSABILIDAD COMO PRINCIPIO JURÍDICO La responsabilidad es considerada uno de los pilares del ordenamiento jurídico chileno y un principio general del ordenamiento jurídico en lo que respecta a nuestro derecho privado. España. en aquella abarca la responsabilidad de los funcionarios públicos. La responsabilidad es considerada un principio fundamental y se halla en diversas formas principalmente porque puede originarse de diversas maneras y de diversos sujetos. es lo que se entiende por responsabilidad. Juan Manuel “Principios del Derecho y Razonamiento Jurídico” Editorial Dykinson. Se ha enseñado casi de manera majadera que la ley es un precepto emanado del estado y que lleva aparejada una sanción. y la responsabilidad particular. Chile. basándose básicamente en la estimación económica del daño causado. Parte General” Cuarta Edición. se entiende también como una consecuencia ocurrida por un daño producido o por el hecho de haber producido un daño que se traduce en el ámbito del derecho a indemnizar al perjudicado de aquella responsabilidad. Pág. 14 RODRIGUEZ CALERO. ya sea porque infringe alguna norma o porque ha omitido ciertas obligaciones o porque desarrolla una conducta denominada antijurídica. 111. Pág. responsabilidad pública o responsabilidad del estado. la más general de estas sanciones. 15 .13 Esto vulgarmente responde a un derecho de deber y obligación a determinados actos los cuales nos comprometemos. 2004. la responsabilidad política en sus acciones.CAPITULO II LA RESPONSABILIDAD EN EL ORDENAMIENTO JURIDÍCO CHILENO 1 . el ordenamiento separa la responsabilidad en dos grandes clasificaciones. que se refiere principalmente a la responsabilidad civil y penal de los actos jurídicos14. 2006. Carlos. Santiago. Editorial Jurídica. 13 DUCCI CLARO. 33.

debe establecerse en qué forma y sobre que bienes puede ejercerse dicha acción que se ve obligado a cumplir. Enfocando la responsabilidad desde un punto de vista civil. precisamente. Pág. 16 . la doctrina la denomina responsabilidad extracontractual. 2007. 75. 17 Art.15. mientras que otra incumbe aquellas personas que dolosa o culpablemente han cometido un hecho ilícito que causa daños a un tercero. la de indemnización de perjuicios16 Entendiendo el concepto de responsabilidad. incluso aquellas que nacen al causar culpablemente un daño. donde el código civil chileno los considera fuentes de obligaciones. en materia civil. del 21 de Enero del 2010. 2465 del Código Civil. donde descansa la responsabilidad en materia de obligaciones. René. pero este principio carecería de alcance práctico si no existieran medios para poder exigir coercitivamente el cumplimiento de las obligaciones. 1437 y 2284 del Código Civil de 21 de Enero del 2010. la responsabilidad civil extracontractual se configura en la comisión de un delito o cuasidelito civil. y la responsabilidad civil es la reparación de un perjuicio o de un daño causado de manera licita.17 Se entiende por lo mismo que la 15 NAVARRO ALBIÑA. toda persona es responsable de sus obligaciones que contraiga. ya que abarca todos los actos de una persona ya sea a nivel público o privado. la doctrina denomina dicha responsabilidad como responsabilidad contractual. que el Código Civil tiene da mecanismos de resolución. “Contratos y Responsabilidad Extracontractual” Editorial La Ley.Se logra diferenciar dicha responsabilidad a nivel de Derecho Privado en qué tipo de comisión de acto llevó al sujeto a la responsabilidad. cualquiera que sea su origen. una corresponde a aquellas personas que no han cumplido oportunamente la obligación derivada de un contrato. Santiago. como la prenda general de los acreedores. la obligación que nace es. Chile. es por ello. tanto a personas naturales como personas jurídicas y sus alcances se van determinando por una jurisprudencia que debe adecuar las normas tanto del código civil como leyes complementarias y sin comentar las variaciones y complejidades que ocurren en toda relación jurídica y los eventuales conflictos personales del mundo actual. sí el deudor no quisiera o no se mostrara renuente a cumplirlas de manera voluntaria. así por ejemplo. se entiende que el ámbito de aplicación de este es inmenso. La responsabilidad civil es una institución general del Derecho. 16 Art. se entenderá que cometió una responsabilidad penal cuando ha cometido un delito.

dicha responsabilidad también está sometido a controles sociales estrictos que le permiten al profesional responsabilidades de acuerdo a sus actos.monografias. 53. de ahí la necesidad de establecer principios éticos y posteriormente.com/trabajos14/respprof/respprof.2 – LA RESPONSABILIDAD PROFESIONAL La responsabilidad profesional se entiende como un producto inevitable del progreso de las profesiones y de su obligación de responder a las necesidades de las personas. Pág. Edición Universidad Central.18. 1. entendiéndose la deontología profesional como 18 “Responsabilidad del Profesional”. independiente de lo que dicte su propia conciencia. Con esto. a medida que ha progresado el mundo sin control ni obstáculos. donde responden no sólo por sus obligaciones. se da a entender la existencia no sólo de una ética y por ende. “Ética. de una verdadera deontología a nivel profesional. proviniendo de conocimientos especiales que cada uno posee ya sea especializándose o producto de estudios e investigaciones personales. Chile. dicha responsabilidad moral está íntimamente ligada al ámbito ético de cada profesional. el trato dado a los profesionales y sus exigencias han sido más rígidas e intolerables. jurídicos a su actividad.responsabilidad recae sobre los bienes del responsable o sobre su patrimonio en general. en Monografias. La responsabilidad profesional nace como un sentimiento personal que compromete a cada persona y la hace comprender que no puede simplemente abandonarse a sus conveniencias individuales. Santiago.com http://www. Derecho y Sociedad”. 19 VERA. sino también por la actividad que ejercen día a día. sino también sobre aquellos bienes que adquirirá posteriormente y que existan en su patrimonio al momento de hacer efectiva la obligación. Consulta de 28 de Mayo del 2013. no sólo sobre bienes que tiene en el momento de contraer la obligación.shtml. 17 . José Miguel. entendiéndose que la responsabilidad interna de cada profesional tiene orígenes morales y seguido por el fenómeno de la “profesionalización” de todas las actividades humanas19.

obligaciones y facultades de cada profesional. se encargaría de las obligaciones que tiene este profesional en su actividad y como responde frente a terceros y a la sociedad que le rodea. que regulan los comportamientos éticos de los profesionales afiliados a estas instituciones y sus normas no son vinculantes a todos los profesionales. del 3 de Febrero de 2001 .21 Es por ello. como los médicos y los abogados. 21 Art. 2 del DL. mientras que la segunda. El comportamiento ético-deontológico de cada profesión está regulado a verdaderos “colegios profesionales”. Consulta de 28 de Mayo del 2013. tanto a nivel personal como a nivel social. enfocándolo a lo que entiende el derecho de la responsabilidad profesional. en Chile está regulado por el DL 3. la deontología busca un equilibrio entre un determinado estilo de vida moral y el nivel de profesionalidad ético-científica. donde la ética se encarga de definir el perfil de la profesión determinada. ya que fija un verdadero marco moral a las actuaciones de aquellas profesiones que tienen una elevada responsabilidad social. entre otras cosas. pero si se toman como un verdadero marco de comportamiento a nivel nacional. dicho de manera simple.el conjunto de principios y reglas éticas que regulan y guían la actividad profesional20. 18 .621 del 3 de Febrero de 1981. ponderando éticamente la responsabilidad. 3621 de Colegios Profesionales.de http://definicion. 20 “Deontología” en Definición. donde. que se hace de suma importancia trasladar la responsabilidad profesional y homologarla de acuerdo a lo que dicte las normas jurídicas. donde regulan los derechos. sus facultades forman verdaderos marcos éticos y creando verdaderos “códigos” deontológicos. Entender la deontología es de suma importancia para establecer la responsabilidad profesional. dicha dimensión debe buscarse una armonía para una mayor dignificación de cualquier actividad laboral.de/deontologia/. se le considera una agrupación gremial y su afiliación no es obligatoria para el ejercicio de la profesión. la ética profesional y la deontología están unidas por la expresión de las diversas y plurales éticas de máximos existentes en todos y cada uno de los profesionales de una determinada especialidad.

con un propósito deliberado o sin la debida diligencia o cuidado. Leslie. debiendo responder por él. actúa con dolo o culpa.22. en el sentido que para que el sujeto sea pasible del verdadero juicio de reproche que la responsabilidad conlleva. TOMASELLO HART. que hace menos de lo que debe. Todo técnico en alguna ciencia o arte que en el ámbito especifico de su actividad. Es decir. esto da a entender que el concepto de responsabilidad es más profundo que el “el del deber y la de obligación”. en la doctrina se entiende que no contraerá responsabilidad alguna. Pág. “Responsabilidad Civil Médica” en Estudios de Derecho Privado.3 – DE LA RESPONSABILIDAD PROFESIONAL EN EL AMBITO JURIDICO La responsabilidad profesional abarcada desde el punto de vista jurídico se entiende como la responsabilidad que tiene en su actuar el profesional durante el ejercicio de su actividad. 27.23 22 23 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. Editorial Edeval. no obrando en consecuencia como hubiese debido hacerlo y provocándose de esta forma un perjuicio. sino también por los deberes impuestos por el ordenamiento jurídico. ya sea respetándolos y aceptándolos. Chile. caso éste en que el sujeto actúa precipitadamente o sin prever por entero las consecuencias en las que podría desembocar su proceder irreflexivo. sea por negligencia o imprudencia. la culpa puede presentarse como negligencia. no contrae ninguna obligación bajo ninguna circunstancia. o como imprudencia. Valparaíso. es decir. ya que debe actuar no sólo por lo que diga su ética y deontología profesional. ósea. si justamente por haber cumplido con los preceptos jurídicos y éticos existentes. 19 . 38.1. que hace más de lo que le corresponde. concretamente con dolo o culpa. Pág. la doctrina agrega la culpabilidad. caso en el cual el sujeto omite cierta actividad que habría evitado el resultado dañoso. Cit. es necesario que él haya actuado con cierto grado de conciencia de la conducta antijurídica que contiene. De esta manera.

CAPITULO III LA MEDICINA Y DEL ACTO MÉDICO 2 . su obra conocida como Corpus Hipocraticum es una de las contribuciones científicas más importantes de su época. que es conocido actualmente como “Juramento Hipocrático”25. en donde la figura 24 “Medicine”. con su trabajo es reconocido como el verdadero padre de la medicina. 25 “Juramento Hipocrático” en Gastromed http://www. 24 El nacimiento de lo que conocemos actualmente como medicina nació en la antigua Grecia. tratamiento y prevención de enfermedades. basada en costumbres y enfermedades supersticiosas. aplicándolo al diagnóstico. seguidora de la obra de Hipócrates y los trabajos de Galeno. tema del cual nos referiremos más tarde. la ciencia más importante dentro de las ciencias de la salud. es considerada quizás. 20 . volviéndola una ciencia independiente y fundando la escuela hipocrática. La influencia de la filosofía Aristotélica.com/index.etymonline. e implica el arte de ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y la recuperación de la salud. donde se produjeron grandes avances en la investigación médica. uno de los médicos más importantes de la antigüedad. como la religión y filosofía. en Online Etymology Dictionary http://www.cl/blog/articulos-medicos/53-el-juramentohipocratico. donde un médico llamado Hipócrates separó la medicina de otras ciencias y artes. con la caída del imperio romano de occidente la medicina se estancó en Europa.gastroenterologia. con el trabajo de Hipócrates denominó los primeros pasos de la medicina y también creó el primer marco de conductas de los futuros médicos.php?term=medicine. la salud.CONCEPTO DE MEDICINA La medicina se entiende como la ciencia dedicada al estudio de la vida. las enfermedades y la muerte del ser humano.html. Consulta de 29 de Mayo de 2013. sus obras fueron rescatadas por médicos y filósofos griegos en Constantinopla y sus obras pronto fueron traducidas al árabe. Consulta de 29 de Mayo de 2013. revolucionando la medicina primitiva.

27 Mientras la medicina y la tecnología avanzaban. 21 – 25. 29 ROMO PIZARRO. Año 2006. médico anatomista Italiano y seguidor de Da Vinci que trabajó en tratados sobre Anatomía y pintura. en las enfermedades de las vacas. Tomo I. la razón por la que se han identificado varios procedimientos ligados a biología celular. Págs. en parte gracias a la obra de Leonardo Da Vinci y Marcantonio Della Torre. Pág. médico y filósofo persa que escribió cerca de cuatrocientos cincuenta libros sobre diversos temas y fue uno de los médicos más influyentes de su tiempo26. el artista. Consulta de 29 de Mayo de 2013. causando una revolución en la administración de la práctica médica que perdura hasta hoy en día.es/index.28 Actualmente el conocimiento del genoma humano ha empezado a tener una gran influencia sobre ella. ésta se volvía más confiable. 21 . dando nacimiento al estudio de la genética. 224. Durante la Edad Media y el Renacimiento nacieron especialidades gracias a las obras antiguas. como la cirugía. En palabras de Osvaldo Romo Pizarro “Los métodos médicos sobre la genética ha abierto puertas nuevas que han hecho que la medicina se encuentre en un verdadero estado de infancia”.php/Avicena. El juramento hipocrático es considerado un documento fundamental para la ética y la deontología de la práctica médica. atribuido a Hipócrates para dar un verdadero marco teórico a los comportamientos que deben tener todos los médicos en el ejercicio de su arte. Maryland. nombre que le dio Louis Pasteur en honor al trabajo de Edward Jenner. con el surgimiento de la farmacología como evolución de la antigua herbolaria y la existencia de las vacunas. 26 27 “Avicena” en Enciclopedia. el pensador “ Editorial S.que más resalta es la de Avicena. Barcelona. “Edward Jenner and the history of smallpox and vaccination”. Pág. la fisiología circulatoria. Chile. la pediatría y especialmente la anatomía.1 . en Revista Baylor University Medical Center Procedings. Santiago. Osvaldo “Medicina Legal”.29 2.JURAMENTO HIPOCRÁTICO: SU INFLUENCIA EN EL ACTO MÉDICO. Stefan.us.. Editorial PMC.us http://enciclopedia.L. MUNTZ. Eugenio “Leonardo Da Vinci: el sabio. 28 RIEDEL. 2005. 2006. 686. Editorial Jurídica. España.

dicho juramento sirve de base para otros juramentos y leyes de carácter deontológico similares que definen a grandes rasgos las buenas prácticas y morales médicas. Costa Rica. Cit. adaptándose a las circunstancias y conceptos éticos dominantes de cada sociedad. 22 .html. donde la cultura musulmán. Consulta el 29 de Mayo de 2013.pbs. como el hecho de no cortar personas y el intento de excluir la cirugía del campo de la medicina. durante el rito de egreso de dicha carrera universitaria. tanto en la sociedad occidental como en la oriental. Donde si no hay contraposición es en las enseñanzas de moralidad y conducta del médico que él seguía y lo dice en el juramento. San José. hay referencias que se practicaba el 30 “The Hippocratic Oath Today”. hoy en día se utiliza como una solemnidad de todo egresado de la carrera de Medicina. 2005. Es importante también destacar que el suicidio o la asistencia para el suicidio o el aborto no eran delitos en la antigua Grecia. Pág. a pesar de las diferencias culturales y religiosas. en pbs. a pesar que en diversas versiones difieren algunos aspectos de la práctica de la medicina.30 Desde el renacimiento el juramento hipocrático fue utilizado en gremios y escuelas de medicina. 32 “The Hippocratic Oath Today”. 31 ANTILLÓN JARAMILLO. donde poco a poco se estableció como una costumbre no el respeto a sus disposiciones y funcionó hasta el siglo XIX como un verdadero marco legal para el comportamiento médico a nivel mundial. respeta de manera profunda la escuela ética hipocrática como los principios morales más altos que pueden tener un profesional de la medicina31 En 1945 se escribió una versión moderna del juramento. desarrolló otro juramento semejante que se usa con mucha regularidad y tiene vigencia en las facultades de los países anglosajones. de hecho. La importancia del juramento es que su base ha perdurado hasta estos días. escrito por una comisión especial en la Comisión de Ginebra y en 1964 el doctor Louis Lasagna. decano de la facultad de Tufts.org http://www.32 La importancia ética del juramento es indudable. existen algunas contradicciones de la obra del filósofo griego al juramento.org/wgbh/nova/body/hippocratic-oath-today. como el secreto profesional. 33. La verdad es que posiblemente es fruto de la filosofía médica nacida de las escuelas griegas. Op. Juan “Historia y Filosofía de la Medicina” Editorial Universidad de Costa Rica.

La salvación del hombre. Para lograrlo. para un médico sería difícil asistir a un paciente para que este se suicide o que le proporcione remedios abortivos para lograr el aborto. 36. ii.infanticidio cuando el recién nacido era anormal. hacer lo debido en la forma adecuada. Las bases del juramento hipocrático se encuentran como fines de todo médico. iii. individualizar el tratamiento no sólo por el tipo de enfermedad que tiene la 33 ANTILLÓN JARAMILLO. Op. III. educar al enfermo para que colabore en su tratamiento. o evitar que este muera. entonces. Cit. se entienden bajo estos principios netamente éticos los fines de la medicina y de la profesión del médico. El alivio de la enfermedad y los males. iv. a saber: i. El decoro posible del enfermo o buena compostura de su aspecto. el tratamiento de los contrarios. o al menos no perjudicarlo. si es posible completa. 23 . Con Hipócrates comenzó a hablarse de la medicina como el arte de sanar y de preservar la vida. por ello. no se debe actuar cuando la enfermedad parece ser mortal por necesidad o decreto divino. Pág. Juan. Y los principios del tratamiento según Hipócrates eran: I. Atacar la causa de la enfermedad o de las molestias. este principio lo desarrollo Galeno en el siglo II y lo llamó “Primum non nocere”33 II. Favorecer o mejorar la salud del paciente. Abstenerse de lo imposible. entre otras cosas. Proporcionar salud. se recomendaba.

mientras que el médico. La Habana.34 Con ello nace el concepto de relación médico paciente en todos los actos médicos. por eso. Pág.37 34 RODRIGUEZ ARCE. Además de lo exhibido. Op. Juan. Pág. teniendo derechos de carácter consuetudinario para solicitar remuneración y compensación económica como cualquier profesional pero siempre como prioridad y como medio de cobranza era la salud del enfermo.35 2. sin separar a la persona de la enfermedad. ocupándose de todos aquellos derechos y obligaciones de los que ejercen alguna de las formas del arte de curar. 21. viéndose en parte regulada toda la actividad médica desde la entrega de los exámenes hasta el fin del tratamiento médico. evitando conflictos de interés entre el cobro y sanar el paciente.persona. Pág. Cuba. su meta es la salud de las personas. el arte de la medicina se diferencia de otras artes donde los profesionales tenían como meta hacer dinero con su trabajo.2 . rigió normas de cooperación con el paciente y la obligación del médico en el arte de curar.. sino también tomando otros factores como el sexo. 682. Tomo I. Cit. 24 . 39. Pág. 2008. también la doctrina española reciente la define como aquellos actos ejecutados por el médico.EL ACTO MÉDICO El acto médico. que tiende directa o indirectamente a la promoción de las condiciones de la salud humana y que normalmente recae sobre el cuerpo humano. basándose en la triada paciente-médico-enfermedad. 20. 35 ANTILLÓN JARAMILLO. todo esto se condiciona de acuerdo al tratamiento recibido y a los resultados logrados. 36 . Osvaldo “Medicina Legal”. Cit. ya que el ideal de Hipócrates insistía en que la medicina había sido creada con el propósito de “dar un servicio”. Chile. Santiago. 36 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. “Relación Médico-Paciente” Editorial Ciencias Médicas. Año 2006. Editorial Jurídica. 37 ROMO PIZARRO. se puede definir como el conjunto de etapas sucesivas destinadas a mantener o restablecer la salud de una persona. la edad. Maria Antonieta. aunque comprendía que aparejado a dicho servicio hubiera un pago acorde a la situación económica del enfermo. el estado de la patología y finalmente tratar a la persona como un todo.

El acto médico es parte de las actuaciones de la responsabilidad médica y es el verdadero motor del actuar de los profesionales de la medicina, la doctrina separa el acto médico en distintas fases, a saber: a) La anamnesis, que representa un análisis externo del enfermo, es decir, una serie de preguntas y observaciones que la ciencia médica aconseja considerar al ver un enfermo, así por ejemplo, preguntas sobre los síntomas, tiempo de duración de éstos, enfermedades preexistentes, etc.

b) Los exámenes, estos son una serie de pruebas que pueden arrojar elementos característicos de una determinada enfermedad y de esta forma saber qué es lo que le afecta al enfermo, los exámenes comienzan con los que el propio médico realiza y si sugiere necesario continúan con los que se debe encargar a un laboratorio especializado.

c) El diagnostico, es decir, la determinación de la enfermedad que el paciente padece, y que se le realiza sobre la base de tanto los exámenes como la anamnesis realizados.

d) El pronóstico, esto es, la proyección que realiza el facultativo de la salud acerca del curso que seguirá la enfermedad y su impacto en la salud del paciente, tomando en consideración aspectos como las características del mal que padece, la condición preexistente del paciente, factores ambientales, entre otros, es considerado un verdadero juicio clínico.38

e) El tratamiento, que representa la etapa final y que está constituido por todos aquellos actos directamente dirigidos a atacar la causa del mal que padece el paciente, como la administración de medicamentos, o intervenciones quirúrgicas, en este último caso, el médico se ve obligado no sólo en atenderlo con la operación

38

MARTINEZ LOPEZ DE LETONA, Juan, “Historia Natural de la enfermedad como fuente esencial para la formulación del pronostico” Editorial H&M, 2007, Madrid, España, Pág. 25.

25

quirúrgica propiamente tal, sino que se ve obligado a atenderlo en fases postoperatorios, o también denominado “fase de rehabilitación”39 De ahí podamos concluir, que la actividad médica persigue su afán como especial actividad profesional ejecutada por un individuo, con un título otorgado por la autoridad universitaria que lo habilita legalmente para el ejercicio de la medicina, y que tiene por objeto normalmente el cuerpo humano, la promoción de la salud en todas sus fases y modalidades en forma directa sobre el ser humano, o indirecta, mediante el análisis e investigación que se realiza durante algunas de las fases del acto médico mencionadas. Se agrega que todos los actos médicos son en beneficio de la comunidad en general, en virtud del interés social que este tiene y su importancia para mejorar las condiciones de salud existentes. De acuerdo a la distinción del acto médico se distinguen los actos médicos sobre el cuerpo humano directos o indirectos, ya sea enfocado a una persona o a la comunidad en general, también los actos médicos tendrán por objeto la investigación o experimentación científico médica de tal forma de ampliar o experimentar con intervenciones ya sea preexistentes o sobrevivientes, esto es porque la medicina no sólo persigue la curación del mal o de la enfermedad, que afecta a una persona, sino también propende la prevención de las enfermedades, es decir, la adopción de todas las medidas necesarias y procedentes para evitar la aparición de nuevas enfermedades y procesos patológicos, tarea general de todos los Códigos Sanitarios del mundo.40 Los actos médicos tienen bastantes clasificaciones, las cuales no entran en nuestro campo de investigación, donde podemos sólo mencionar por su naturaleza jurídica es los actos médicos consensuales y no consensuales41, donde se fundamenta en la presencia del consentimiento del paciente en su vinculación con el médico y su posible ausencia dependiendo de casos determinados, esto no es otra cosa que el resultado del derecho de una persona sobre su cuerpo, lo cual tampoco significa que no puedan existir actos médicos lícitos sin el consentimiento del sujeto materia del acto.
39 40

TOMASELLO HART, Leslie, “Estudios de Derecho Privado”, Editorial Edeval, 1994, Valparaiso, Chile, Pág. 39 Art. 1 de Código Sanitario de 13 de Septiembre de 2011. 41 ROMO PIZARRO, Osvaldo, Óp. Cit. Pág. 686.

26

2.3 – NATURALEZA JURÍDICA DEL ACTO MÉDICO

Podemos decir que la relación profesional entre el médico y el paciente establece entre ellos un vínculo de naturaleza tanto científica como una relación patrimonial.42, el primero destinado a resguardar, sanar o disminuir enfermedades o ciertos trastornos de salud psíquica o física del paciente, la segunda es el costo o retribución de dicho empeño profesional. Es importante señalar que la relación directa o bilateral entre médico y paciente está siendo reemplazada por formas colectivas o denominadas el fenómeno del “grupo médico” donde la relación médico-paciente va mutando de acuerdo a las necesidades del paciente y la complejidad de la enfermedad.43, esto en parte, está impuesto por las nuevas tecnologías, la utilización de cada vez más complejos instrumentos y necesidad de costosas instalaciones para la ejecución de tratamientos médicos adecuados. Para la doctrina española, la naturaleza del acto médico es un arrendamiento de servicios44que con caracteres propios connota ciertas características cuales son, que son eminentemente personal, es un contrato continuado, ya que no se agota en un solo acto y genera solamente obligaciones con el paciente. Otra teoría dice que el contrato médico es un mandato, que abarca no sólo el contrato médico sino también de otras profesiones liberales45 donde se discute si la circunstancia necesaria, la remuneración del médico, era una convención adecuada o meramente una comisión civil sin representación. Por otro lado, se le considera como un contrato especial de trabajo, que contempla la obligación de prestar servicio a cambio de una remuneración o salario. Bastará en ese caso consignar los requisitos de todo contrato de trabajo, derechos y obligaciones del trabajador, para rechazar dicha teoría.46

42 43

TOMASELLO HART, Leslie, Op. Cit., Pág. 31. ROMO PIZARRO, Osvaldo, “Jornadas de Derecho Médico” Editorial Universidad Central de Chile, 2000, Santiago, Chile. Pág. 38. 44 GISBERT, Juan Antonio, “Medicina Legal y Toxicología”, Editorial García Muñoz, 1975, Valencia, España, Pág. 15. 45 GISBERT, Juan Antonio, Óp. Cit. Pág. 21. 46 ROMO PIZARRO, Osvaldo Óp. Cit. Pág. 692.

27

La doctrina tanto española como Chilena está de acuerdo en decir que la naturaleza jurídica del acto médico es un verdadero “arriendo de servicios”, Se estima en este caso que ante la imposibilidad de someter este contrato a las normas laborales, debe ser encuadrado dentro del concepto de arrendamiento, señalando a su respecto que no puede ser otro que el de servicios, ya que el arrendamiento de obra implica otras características diversas que suponen obligaciones de distinto resultado.47 La principal objeción a esta teoría es referente a la remuneración o precio por la gestión que hace el médico, que desnaturalizaría en esta forma su índole asistencial, dicho de otra manera, es un contrato que adopta diferentes formas, donde incluso podría darse de arrendamiento de obra, como cuando se trata de colocación de prótesis o aparatos determinados en el sujeto; así, en el caso del dentista, donde efectivamente en algunas oportunidades existe una realización de obra, debe estarse al resultado para establecer su forma en definitiva.48 Finalmente hay quienes lo consideran un contrato innominado49, sin tipicidad que lo configure dentro de las normas legales señaladas, se basan en la falta de elementos para encuadrarlo plenamente dentro de las normas que tipifican otras figuras legales, lo que indicaría la necesidad de concebirlo como un contrato diferente de desarrollo puramente consensual. Resumiendo las características del contrato médico, de acuerdo a lo que se entiende en la doctrina chilena y gracias al trabajo del profesor Jorge López Santa María, son las siguientes: a) Es un contrato personalísimo, ósea, intuito personae, cuya base es la confianza del paciente en el médico tratante.

47 48

SANTA MARIA, Jorge, “Los Contratos, Parte General”, Editorial Jurídica, Tomo II, 2005, Santiago, Chile, Pág. 207. GISBERT, Juan Antonio, Óp. Cit. Pág. 42. 49 SANTA MARIA, Jorge, Óp. Cit. Pág. 219.

28

toda vez que se genera en la convención de las partes médico y paciente. generándose en consecuencia obligaciones para ambas partes. ya que no es de ejecución en tiempo determinado. por cuanto las obligaciones generadas por él van siendo cumplidas de acuerdo a la necesidad impuesta por el diagnóstico y el tratamiento médico. CAPITULO III LA RESPONSABILIDAD MÉDICA 3 . sin formalidades que deban complementar el consentimiento mutuo. por lo que otros indican su naturaleza de tracto sucesivo. ya que cada una de las partes se obliga a dar o hacer a su vez.LA RESPONSABILIDAD MÉDICA EN GENERAL En el derecho. d) Continuo. la responsabilidad se configura por las consecuencias jurídicas que una determinada conducta acarrea para su autor. c) Consensual. no siendo a veces todas susceptibles de cumplimiento instantáneo.b) Es un contrato oneroso y conmutativo. de esta manera la responsabilidad en general no viene a ser otra cosa que la asunción de las consecuencias de un daño producido 29 .

695. cuando la ejecución del hecho es reprochable al individuo. estamos en presencia de una verdadera culpabilidad del sujeto. nacida en parte. Pág.52 De acuerdo a lo que dicte el Código. esto es. 30 . En Chile. cuando la conducta implica un delito o un cuasidelito. de ahí que responda como ciudadano común ante la responsabilidad que imponen las leyes. 12. en el ámbito civil se traduce en la obligación de indemnizar al perjudicado50. “Responsabilidad Penal del Acto Médico” en Revista Chilena de Derecho. pueden concurrir ambas en algunos casos. 53 KÜNSEMÜLLER. Pág. que. “Responsabilidad civil del Médico”. también se le puede considerar una verdadera responsabilidad derivada de su carácter y calidad como tal.o del hecho de haber creado un riesgo de producirse tal daño. Hoy. 1994. la obligación de responder existe. de su deontología médica y las costumbres como profesional. aunque ello sea realizado sin intención. 1995. pero que deba responder como médico cuando en el ejercicio de su profesión causa daño en virtud de su hecho o actuar. 38. Carlos. Óp. 2314 Del Código Civil de 21 de Enero de 2010. sin perjuicio de la pena que impongan las leyes. la responsabilidad es más severa51. tema discutido en el ámbito penal. existe un principio jurídico general que determina la obligación de indemnización para quien ha cometido o inferido un daño a un tercero. Buenos Aires. Chile. Editorial Universidad. la responsabilidad médica está considerada en la casi totalidad de las legislaciones del mundo de tal forma que en la actualidad puede aplicarse un verdadero principio que está comprobado por la realidad. 52 Art. este principio se consagra el principio de responsabilidad del ordenamiento jurídico Chileno. tiene no sólo una responsabilidad jurídica civil y penal. 50 PÉREZ DE LEAL. cuando sabía o debía saber que su conducta era antijurídica. Cit. Pág. Argentina. Santiago. 53 El Médico. así es como nace la responsabilidad médica propiamente tal. Volumen III. la responsabilidad puede significar un daño solamente. cuando se ha cometido y tipificado un delito en materia penal. como profesional y como miembro de la comunidad. como sucede con la responsabilidad civil. dicha reparación de daño y sanción no son excluyentes y por lo tanto. este es que a medida que la ciencia avanza. 51 ROMO PIZARRO. o puede añadirse un caso de una pena. Rosana.

Gravísima. no obstante. omisión. Pág. Nerio. la falta médica. ii. 57. comete sin lugar a dudas un delito común. la que se denomina como “falta grosera”56. conociendo su conducta y consecuencias que puede ocasionar. Culpa Grave. 2011. Buenos Aires. e incluso cuando aplica un diagnostico que de acuerdo a sus parámetros de conocimiento. si bien ignora las consecuencias que su actuar puede causar. 56 MELENDEZ JULIO. Inocencio. imprevisión o inobservancia de regla. como podría ser el de homicidio cuando mata intencionalmente a su enfermo en la administración de algún tratamiento. Cit. culpa profesional. tanto civil como penal54 De esta forma. Pág. están correctos. Bogotá. Colombia. hechos que pueden acarrear una doble consecuencia. cometiendo un error grave e inexcusable. el médico al actuar con dolo. está por su conocimiento y experiencia en posición de tener que saberlo. Aquí es precisamente donde se ha producido la controversia sobre la responsabilidad del médico cuando en ausencia de intención dolosa produce un daño. “Teoría de la falta gravísima y juzgamiento disciplinario del contrato médico”. que produce daño o la muerte del paciente. Argentina. 63. 2004. 31 . Editorial Nacional. esto es. Óp. iii. procediendo con culpa cuando actúa con imprudencia temeraria o negligencia culpable en el desempeño de su profesión. ocasionándose aquél por falta de previsión o iniciativa para impedirlo. Nerio “Medicina Legal” Editorial Ateneo. 201. o error cometidos en el marco del ejercicio de su profesión. la que puede cometer cualquier médico. como los abogados.En este caso. Pág. autores extranjeros como Lacassagne definieron la responsabilidad médica como la obligación de los médicos de asumir las consecuencias de algunos hechos por ellos cometidos en el ejercicio de su arte. como la doctrina la define 55 distinguiendo entre: i. Culpa leve. el cual de indemnizar como consecuencia de su acto. la que comete por imprudencia e impericia. ROJAS. 54 55 ROJAS. equivalente a la ignorancia inexcusable de cualquier profesional.

El hombre. ya que de este modo podremos saber con precisión de que es lo que es responsable. ROMO PIZARRO. dentro del marco de libertad que es posible a la competencia del hombre. la más apropiada. es esencialmente responsable de sus hechos y omisiones. las legislaciones insisten en generalizar refiriéndose sólo a la responsabilidad sin calificarla ni distinguirla. dentistas y matronas. Pág. 32 . derivadas de la creación de situaciones de riesgo para bienes jurídicamente protegidos o de los daño que mediando un factor de atribución de responsabilidad. esto implica. Definiendo claramente e intentando dar una definición de responsabilidad médica. Osvaldo. ya que define la responsabilidad médica como “La obligación que nace para los facultativos de enfrentar todas las consecuencias jurídicas. la aceptación de las consecuencias de aquel acto realizado con total voluntad y capacidad. la más acertada. generalmente culpa. Op Cit. 699. Cit. especialmente el deber de reparar o indemnizar. porque no sólo engloba a los médicos. de su libertad de voluntad y conciencia de las acciones basadas en ellas. ya que sólo al enfrentarlas tiene un fundamento en su ejercicio personal y social. es considerada la razón fundamental de la responsabilidad. Op. sino también a cualquier profesional del área de la salud como las enfermeras. de ahí entonces que el médico tiene que responsabilizarse respecto de las tareas que derivan de su dependencia con los demás.57 La responsabilidad entonces es un concepto personal que se refiere a una relación de comunicación interpersonal. como pasa en el caso de Chile. que también participan en el acto médico. puedo señalar la definición que da Osvaldo Romo Pizarro es sin duda. Jorge. excepcionalmente dolo o un factor de atribución. 305. genéricamente hablando. incluso algunos daños irreparables. es responsable alguien que no responde a una exigencia de cualquier tipo y que por este motivo tiene que dar explicaciones de ello. Pág.Las dos últimas pueden producir daños serios. causen a los pacientes o terceros en el ejercicio de su profesión como resultado la inobservancia de los deberes impuestos por la lex artis propia de la medicina”58 dicha definición es sin duda. 57 58 SANTA MARIA. por ello es importante saber lo que se entiende por responsabilidad. no obstante. por lo tanto.

“Modelos de relación médico paciente”. que constituye la obligación preexistente y fundamental para su responsabilidad. como también en terceros parientes del enfermo. 2009. Pág. lo que constituye la imprudencia. RODRIGUEZ GUERRO. Vol. lo que es muy probable su difícil prueba59.1 . Ángel. Cit. c) Daño o perjuicio. d) La relación de casualidad indispensable entre la falta médica y el perjuicio ocasionado.ELEMENTOS DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA La responsabilidad médica se manera por diversos actos constitutivos dichos actos son necesarios para que nazca la responsabilidad médica propiamente tal. en caso de muerte del mismo por medio de contagio. es así que la práctica médica puede en estos casos ser objeto de reprobación o reproche en la medida que el médico. o el peligro de que este produzca o pueda producirse en el enfermo o paciente. 102. al respecto se presentan diversas hipótesis. negligencia o descuido inexcusables de su actuar. 12 N°12 Editorial Universidad Católica de Chile. cuales solo tienen un valor preliminar. como su agente. en Revista de Estudios Médico Humanísticos Ars Médica. estos son: a) Acto profesional del médico. Pág.3. falta de previsión o cuidado respecto de los actos que su actividad profesional requiere. en virtud de lo cual entra en relación con él. 26 – 29. Otros elementos de importancia que la doctrina menciona claramente son: e) Relación médico – Paciente60: El médico debe haber asumido la realización de un acto médico sobre el paciente. Santiago. la relación puede nacer cuando: 59 60 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. b) La falta médica. 33 . importante la inobservancia. pues la calificación jurídica de la relación medico paciente será importante para desarrollar la responsabilidad del médico. o terceros ajenos cuando el médico actúa como perito o cuando los terceros entraron en contacto con el fallecido paciente. actúe sin consideración o con desprecio a las normas.

se generará un diagnóstico. Pág. Editorial Thomson Civitas”. el error en una de ellas se proyecte a las demás. El acto profesional debe enmarcarse dentro de las pautas de conducta que señala la lex artis. Cuando el médico desarrolla su labor al interior de un hospital público. la responsabilidad facultativa puede presentarse en cualquiera de estas etapas sin perjuicio que. por ejemplo. ii.i. 57. aparte del médico tratante. 63 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. un pronóstico y un tratamiento erróneo. es decir . a fin de delimitar con precisión las responsabilidades que deban ser asumidas62. “Responsabilidad Civil Médica”. Madrid. Cit. Julio Cesar. 2007. un examen erradamente revela que una persona padece una determinada enfermedad cuando en realidad se trata de otra enfermedad. entendiéndose como el conjunto de usos propiamente técnicos y normas deontológicas que la propia ciencia médica indica como indispensables para alcanzar el éxito de un determinado tratamiento. Pág. esto es. en que se produjo el error. 2 del Código Sanitario de 13 de Septiembre de 2011 GALÁN CORTES. es muy importante precisar la etapa específica del acto médico. Cuando el paciente contrató los servicios asistenciales de una determinada institución de salud. iv. iii. España.61 f) La realización de un acto médico.63 61 62 Art. y como en cada una de las etapas del acto médico pueden intervenir otros profesionales. Ya sea cuando el médico interviene en mérito de su sola voluntad como cuando al pasar por donde ha habido un accidente decide espontáneamente atender a los heridos. g) El acto médico realizado en contravención a los deberes que impone la lex artis propia de la medicina. 34 . la que debe proporcionarle un médico que asuma determinadas prestaciones. Cuando el facultativo celebró con el paciente un contrato de prestaciones médicas. un centro asistencial en que el estado consigna los medios para que la población obtenga prestaciones de salud. 71.

se agregaba al ser profesional el médico es competente. 2011. 33. 67 Causa Fiscal Dupin Vs Dr. el paciente era libre de elegir cualquier médico y por tanto era su voluntad y no la del médico la que estaba en juego al determinar una elección de profesional66. 65 Además. Chile. Hélie. 35 . 32 – 39. como la del proceso científico puede peligrar si los médicos sienten la amenaza por cada iniciativa riesgosa terapéutica en que ellos pueden actuar. Op.67 64 65 Art. Santiago. Pág. observemos la producción de un daño en el receptor del acto médico realizado en contra de los deberes que indica la lex artis propia de la medicina. entre los que se destaca que la medicina no es una ciencia exacta. Pág. así también aduce que las faltas científico-técnicas de los médicos no pueden ser juzgadas en tribunales integrados por abogados y que no tienen la preparación científica para apreciarlas con precisión. Cit. fueron causas de continuas y ásperas controversias. aunque en ciertos casos resulte factible afirmar la responsabilidad facultativa solo en atención a la última de las situaciones señaladas. 1438 del Código Civil. 64 Sin embargo. SATELLIER. por el contrario. la necesidad de producirse daño es un requisito esencial. Guillermo. decían. tratamientos y procedimientos curativos. Se agregan otras razones. Guillermo “Explicaciones a la Responsabilidad Médica” en Revista Médica Clínica Las Condes. sino que es un arte esencialmente conjetural. tales ideas no siempre encontraron acuerdo entre médicos y juristas. finalmente. si nos situamos a la responsabilidad civil. por muchos años esta fue la opinión de la doctrina francesa al respecto. 66 SATELIER. Corte de Donfront de 1825. donde no caben normas absolutas en los diagnósticos. toda vez que el conocimiento dado por la universidad se entendía era el indispensable para acreditar tal competencia. en donde la defensa de los que sostenían que el médico no debía hacer frente a tal responsabilidad esgrimía diversos argumentos. de 21 de Enero de 2010.h) Existencia de un daño o de una situación de riesgo para un interés jurídicamente protegido. lo normal será que cuando estemos en presencia de tal responsabilidad.

2 . contrasta con la imagen del médico que visitaba la casa del paciente y conocía a todo el vecindario.FACTORES QUE EXPLICAN EL FENOMENO DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA Es indudable que el tema ha cobrado relevancia. En Revista Derecho y Jurisprudencia. 72. 1997. Chile. se encuentra la llamada deshumanización de la medicina. Pág.3. 36 . el fenómeno responde a una evolución de diversos factores. el panorama se confirma ante la organización de la atención médica al interior de establecimientos hospitalarios. algunos de ellos relacionados directamente al ámbito profesional de los facultativos y otros de manera más general. 69 ROMO PIZARRO. por cierto. Pág. Comprobándolo con el aumento explosivo que ha registrado los tribunales en procedimientos contra médicos profesionales. una excepción con escasa relevancia social. “Jornadas de Derecho Médico” Tomo III. la actividad médica individual ha sido desplazada por la medicina funcionaria que se desarrolla al interior de los centros asistenciales. b) La deshumanización de la medicina. Relacionado con el factor anterior. situación que. esto quiere decir. en la práctica. N°2. también era conocido como el “médico del pueblo”69. Sa ntiago. Esta es una variable que dice relación con el evidente incremento de profesionales de la medicina que prestan sus servicios generalmente en grandes ciudades. el ejercicio individual y liberal de la profesión médica ha pasado a ser. a los que comúnmente llegan los enfermos sin que previamente hayan desarrollado este tipo de vínculos con el personal a cargo. que en términos socialmente relevantes.68 Los factores que explican el fenómeno son los siguientes: a) La pérdida del vínculo entre el médico y el paciente. Editorial Universidad Central. económica y jurídica. 2000. especialmente en la actualidad. Tomo XCIV. 49. pues se ha ido avanzando paulatinamente hacia el ejercicio médico en grupo y empresarialmente organizado al 68 ACOSTA RAMIREZ Vicente “Responsabilidad Civil Médica en Chile”. Osvaldo.

interior de un hospital público o privado70. d) La desestigmatización del interés por perseguir la responsabilidad médica. “La indemnización del daño moral en el acto médico” En revista Chilena de Derecho. mirado como una prueba fehaciente de la fragilidad del sentido del honor de quien pretende su reparación. implica un riesgo de abandonar un criterio de responsabilidad integral sobre la persona del paciente. ejercitar una atávica aspiración de venganza o simplemente de utilizar los mecanismos jurídicos para eludir o aplazar las obligaciones económicas contraídas en virtud de la atención recibida. las técnicas exploratorias y de diagnóstico han permitido hacer accesibles órganos que hasta hace algún tiempo resultaban imposibles de abordar. lo que ha permitido efectuar procedimientos e intervenciones cada vez más complejas. 37 . Pedro “Responsabilidad civil en hospitales y clínicas” en Revista de Derecho y Jurisprudencia.71 c) El auge de los avances tecnológicos en Medicina. Carmen. tal o cual órgano enfermo. Pág. Es un hecho notorio que la técnica aplicada a la medicina ha experimentado en los últimos años un espectacular avance.pdf. lo que es indicador de un alza en los riesgos asociados. 1998.cr/revistas/hcr/n161978/art7. En el mismo sentido las técnicas cada vez más complejas. se pensaba que detrás de ello se encontraba simplemente el deseo de lucrar con el error humano. el deseo de los pacientes de perseguir la responsabilidad del facultativo y la actividad que realizaban los abogados en tal sentido. 57. esto junto con la creciente presión asistencial hacen muchas veces que se mire al paciente como un número más. muchos de estos adelantos tienen como costo de asumir una importante dificultad operativa que requiere de alta calificación. Si bien es cierto. 70 ZELAYA ETCHEGARAY. En el mismo sentido. era una mala costumbre indagar sobre las actividades profesionales. Tomo CXIV. Sucede que hasta no hace mucho. 72 DOMINGUEZ HIDALGO. 25 N°1. 1997. N°2.sa. responde a las necesidades propias de la actividad. No obstante. chocaban de frente con el prejuicio y recelo social.72 Se menciona también el cambio de mentalidad experimentado en torno a la posibilidad de reclamar el resarcimiento del denominado daño moral. Vol.binasss. Consulta el 07 de Junio de 2013. http://www. 27. 71 “Deshumanización de la Medicina” en Binass.cr. Pág.

74 que se traduce en la necesidad de indagar hasta tener meridiana certeza acerca de los verdaderos motivos que explican la producción. Pág. por así decirlo. 282. Óp.e) La aparición de un verdadero consumidor de prestaciones médicas. suspensiones del derecho a ejercer la profesión hasta por seis meses y aún solicitar a la Corte Suprema la cancelación definitiva del título profesional ante faltas graves y reiteradas. 76 Art. Cit. la ley dice que toda persona que fuere afectada por un acto desdoroso. abusivo o contrario a la ética. puede recurrir a los tribunales de justicia en demanda de la aplicación de las sanciones que a la época de dictación del cuerpo legal contemplan la ley orgánica del colegio respectivo o las normas de ética vigentes.LA LEX ARTIS MÉDICA 73 74 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. amonestaciones verbales o escritas. permanencia o agravación de una dolencia. Cit. 38 . las masivas campañas a favor de la toma de conciencia de los derechos que asisten a las personas. entre otros factores. GARRIDO MONTT. ni se conforma con las explicaciones que le pueden entregar al respecto los facultativos responsables. Bajo la vigencia de la ley 9. a quienes si bien se les respeta ya no se les considera un profesional “sagrado e incuestionable. f) Las escasas atribuciones de los Colegios Profesionales en materia de Sanciones. 4 del DL 3621 de 1981 sobre Colegios Profesionales. y frente a resultados adversos no acepta resignadamente como tal dicha situación. el organismo contaba con importantes atribuciones en materia de sanciones por infracción inexcusable a los deberes que el código de ética imponía al médico.262 o Ley Orgánica del Colegio Médico de Chile. De esta manera. Pág. el DL 3621 limito de manera importante las atribuciones gremiales. explica tal cambio de actitud.76 3. con lo que suprimió el efectivo control ético sobre los afiliados. 75 Art. se podía imponer multas. 2 del DL 2757 de 1979 sobre Asociaciones Gremiales. Es indudable que el paciente actual es un paciente que exige estar informado sobre las actuaciones que este hace.3 . 44.”73 La elevación en los índices de escolaridad de la población.. Sin embargo. el fácil acceso a la información relacionada con temas de la medicina. Mario. traspasándose dichas atribuciones al poder judicial75.

Hans. Óp. Cit. la doctrina alemana se refería a ella cuando no constituían lesiones los tratamientos terapéuticos exitosos indicados desde un punto de vista médico y realizado conforme a la lex artis81 77 78 COUSIÑO MAC IVER. Pág. A lo que se quiere aludir es a ese conjunto de deberes del facultativo debe respetar al realizar un acto médico que están dados por la propia ciencia médica y cuya transgresión genera responsabilidad para éste dando origen a los llamados juicios por mal praxis. su mayor o menor exigibilidad dependerá de las circunstancias que rodeen el acto médico. no podría en ningún caso señalar en forma precisa y a priori cual es la conducta cuidadosa que hay que observar en toda la gama verdaderamente infinita de los sucesos humanos. la ley. Julio Cesar. 79 KÜNSEMÜLLER. el profesor Cousiño Mac Iver la define como “el conjunto de procedimientos. no puede quedar entregada a una mera apreciación subjetiva del juzgador. 139. 2004. Óp. Se debe tener presente. Carlos. 16. Pág. KÜNSEMÜLLER. Pág. Tomo I. Cit. Es al juez a quien le incumbe en cada caso concreto determinar el cuidado debido de esa situación y si ha existido la observancia o infracción del mismo. Cit. Editorial Jurídica. Santiago. por difícil que sea. Luis. 39 . “Derecho Penal” Editorial Jurídica. “Derecho Penal Alemán”. Santiago. que es la responsabilidad aplicada en el caso concreto80 Ya en los años 60. en todo caso. Pág. que significa meramente. 80 GALAN CORTES. sino que tiene que basarse en general en los elementos que entrega la propia ley. las reglas que gobiernan el ejercicio de la actividad y muy particularmente a las circunstancias fácticas del caso concreto. 14. 82. Pág. etc. según lo que entiende la doctrina79. Carlos. técnicas y reglas generales de su profesión. Esto es lo que algunos autores denominan “lex artis ad hoc”. esa determinación.La Doctrina y la jurisprudencia mencionan constantemente el concepto de lex artis al referirse a la responsabilidad médica. 81 WELSEL. tales como los recursos materiales. 139. Óp.. Es decir. Chile. 1975. acudiendo a los exámenes y análisis para fines de diagnóstico y a los medios terapéuticos en uso”77.78 El recurso al concepto de lex artis pretender sujetar la decisión jurisprudencial del tribunal acerca de la responsabilidad médica a criterios que ofrezcan una plataforma objetiva que sirva de base para el proceso deliberativo. la gravedad del enfermo. Chile. que los deberes que impone la lex artis deben ser evaluados en cada caso concreto. el grado de cooperación con este.

el objeto que recae. Hans. el objetivo trata de valorar la corrección o no del resultado de dicha conducta o su conformidad con la técnica normal requerida. osea. en donde influirán en un sentido u otro los factores mencionados. como el estado e intervención del enfermo. puede haber influido el estado del enfermo. La técnica que utiliza es los principios o normas de la profesión médica en cuanta ciencia se proyectan al exterior a través de una técnica y según el arte personal de su autor. que esa actuación médica sea adecuada o que corresponda a la generalidad de conductas profesionales ante casos análogos. Y finalmente sobre factores endógenos. La jurisprudencia española. un profesional de la medicina. que condiciona la corrección de su ejercicio. a tenor de unos baremos que valoran la misma. y el autor o afectado por dicha lex es. y en su caso. de la complejidad y trascendencia vital del paciente. la especialidad del médico. por su parte. Cit. de sus familiares o de la misma institución sanitaria. ha delimitado los contornos ontológicos de la lex artis ad hoc. La lex artis utiliza módulos de integración axiológica82 donde determina las circunstancias personales y profesionales del autor. sobre qué clase de intervención. derivando de ello tanto el acervo de exigencias o requisitos de legitimación o actuación 82 WELSEL. en efecto. esa lex. se comprende que no es lo mismo a efectos de responsabilidad la práctica de algún acto médico en una clínica privada que en un consultorio rural. Pág. etc. en la medicina. tanto en la intervención o en sus consecuencias. para calificar dicho acto de conforme o no con la técnica moral requerida. responde a las peculiaridades de cada acto. aunque tenga un sentido general. Así como en cada profesión rige una lex artis. ósea. entendiéndose como el criterio valorativo de la corrección del concreto acto médico ejecutado por el profesional de la medicina. que gravedad tuvo. la dificultad de dicha intervención. 40 . ciencia o arte médica que tienen en cuenta las especiales características de la profesión. Óp. 140. así como sus familiares o la misma organización sanitaria.La lex artis implica una regla de medición de una conducta. de la influencia de otros factores endógenos. sin entrar a redundancia.

se diferencian de las originadas por opinión. Por ello se ha afirmado que la solución de la lex artis es más aparente que real. haya que dar al paciente con arreglo a las normas actuales de la ciencia médica y para averiguarlas. en definitiva. Madrid. con toda la carga de peligrosidad que corresponde. estaríamos ante una suerte de norma en blanco. España. porque al fin y al cabo. que son teorías estimables y aceptadas también por un 83 FERNANDEZ HIERRO. b) Los usos observados en medicina propiamente tales. 204. aprobadas en general por los colegios profesionales y organizaciones afines que agrupan a los facultativos. 201.licita de la correspondiente eficacia de los servicios prestados y en particular de la posible responsabilidad de su autor por el resultado de su intervención o por el acto médico ejecutado83 Se debe señalar que la lex artis se acerca más a un parámetro de conducta que a una concreción de deberes. en cada caso concreto. Pág. 41 . pes de no entenderlo de esta forma. Op. 2008. en cada supuesto especifico deberá producirse el reenvío del derecho a normas extrajurídicas ya que ninguna ley positiva contempla la totalidad de las obligaciones que en el puro ejercicio profesional deba tener el médico.84 En todo caso. se trata de una regla de medición de conducta al tenor y en función a las normas de la profesión médica. Pág. es posible estimar que el concepto de lex artis consulta los siguientes elementos constitutivos: a) Las normas propias de la deontología médica. José Manuel. que consultan como notas distintivas su universalidad y constancia y que son reconocidos y respetados por los profesionales y enseñados en las universidades. 84 FERNANDEZ HIERRO. Cit. José Manuel “Sistema de Responsabilidad Médica” Editorial Comares. siempre habrá que determinar cuáles son los cuidados atentos y conscientes que. Quinta Edición. dicho comportamiento deberá averiguarse con arreglo a las normas profesionales y científicas médicas correspondientes.

los aspectos técnicos y deontológicos se complementan en miras al éxito de un tratamiento que no reconoce tal éxito como un fin en sí mismo. pues si bien a simple vista no tienen ninguna relación con el éxito en sí. puede resultar crucial para el éxito de un tratamiento. 42 . veremos que se trata de un deber que no podríamos calificar estrictamente de técnico pero la circunstancia de contar con un paciente informado puede resultar crucial para el éxito de una terapia. Por lo tanto. sino que tiene al bienestar pleno de la persona como eje fundamental. 205. es más. Cit. Op. y a la luz de los ejemplos que se señalaron. es como ejemplo el deber de información. Lo mismo puede suceder con el deber de guardar silencio profesional. incluso desde el punto de vista del tratamiento en sí. fundamental para que el paciente pueda revelar aspectos trascendentes cuyo conocimiento o no por parte del médico puede significar el éxito o fracaso de una determinada terapia o diagnóstico. pero por sobre las cuales la opinión científica puede estar dividida85 Como se ve. Pero. José Manuel. Cit.86 Los deberes que imponen las lex artis son variados y sólo los mencionaremos: a) Deber de contar con los conocimientos técnicos necesarios para intervenir en un caso y hacer aplicación de los mismos b) Deber de asistencia del paciente 85 86 FERNANDEZ HIERRO. 63.gran número de médico. es perfectamente posible que la falta técnica a la que parece remitirnos el concepto de lex artis ad hoc se configure por una infracción a un deber deontológico y aunque lo usual será que guarde relación con algún aspecto propiamente técnico. pues la conducta del profesional aparece condicionada por una fuerte carga deontológica que por lo demás. Pág. Pág. puede resultar relevante para determinar el nivel de confianza del paciente en el médico. la lex artis médica no se agota en la remisión de los aspectos estrictamente técnicos. MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp.

la legislación como los propios profesionales de la medicina a través de sus códigos auto regulatorios. 3. la jurisprudencia.TEORIAS DE LA EXIGIBILIDAD DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA El tema de la exigibilidad de responsabilidad profesional de los médicos.wordpress. sociales y hasta económicas que esta envuelve.c) Deber de confeccionar la historia clínica d) Deber de cerciorarse de la suficiencia de elementos para afirmar el diagnostico e) Deber de tratamiento f) Deber de informar g) Deber de respetar el secreto profesional Dichos deberes son de suma importancia practica ya que nos reconduce a unos verdaderos parámetros de conducta que ha de considerar el juez a la hora de evaluar la responsabilidad que tenga el médico en sus actos. sino también a las relevantes implicancias morales. han ido fijando como ciertas pautas generales de comportamiento que se imponen a los médicos87.com http://corraltalciani. respondiendo no sólo a las dificultosas cuestiones que presenta desde la óptica del derecho.4 . consulta el 16 de Junio de 2013.wordpress.com/2013/06/09/responsabilidad-civil-por-error-de-diagnostico-y-tratamientopsiquiatricos/. no ha sido históricamente uno de los más pacíficos. En corraltalciani. Pasando y respondiendo lo que opina la doctrina al respecto nos encontramos con 3 grandes doctrinas que opinan sobre la verdadera exigibilidad de la responsabilidad 87 “Responsabilidad civil por error de diagnóstico y tratamiento psiquiátricos”. 43 . que básicamente dicen relación con los aspectos mencionados.

Editorial Astrea. representan aquellos que sostienen que la irresponsabilidad absoluta del médico por actos propiamente técnicos. Óp. agrupa a quienes relativizan el asunto ya sea mediante la afirmación que el médico solo responderá en la esfera de lo civil o que sólo responderá por errores evidentes cometidos mediando culpa lata y finalmente el tercero. MOSSET ITURRIASPE. Jorge. reconoce a aquellos para quienes el médico debe responder tanto en la esfera de lo civil como de lo penal y tanto mediando dolo o mala fe como culpa. 90 SILVA. Hernán. aunque debe exaltarse la responsabilidad ética que envuelve el ejercicio de la medicina y no debe descartarse que los facultativos respondan por hechos criminales del derecho común cometidos con ocasión de sus actividades en cuanto tales. 698. bajo el argumento que si el enfermo hubiera solicitado la concurrencia de un capacitado más idóneo. “Responsabilidad Civil del Médico”. esto se encontró más expresión jurisprudencial por una antigua sentencia de la corte de casación Francesa. el segundo. Santiago. el daño no se hubiera producido. aunque es fuertemente defendida por el colegio médico que abogan por volver a un régimen de responsabilidad absoluta.89 Esta teoría nace en Francia en el siglo XIX apoyada por la academia de medicina de Paris a petición de los tribunales de justicia de la época. donde se menciona y se hace popular tras el caso del Dr. Pág. Pág. La responsabilidad absoluta en el acto médico. 1995. sostiene que no es procedente exigir responsabilidad jurídica a los médicos por los daños causados a propósito de actuaciones propiamente médicas. 44 . Helie.90 En la actualidad dicha teoría se encuentra abandonada. Tomo II. Argentina. citada por la doctrina. “Medicina Legal y Practica Forense” Editorial Jurídica. Cit. los argumentos que usan a favor y destacan por ejemplo: a. 1999. Chile. Pág. que sostiene que “solo el cliente es culpable de la mala atención suministrada por un profesional cuando el ultimo ha sido designado por 88 89 ROMO PIZARRO. el cliente soporta el riesgo de la elección errada. 588. 21. Osvaldo.profesional88. Segunda Edición. formando un clásico caso de la mala praxis médica. A. Buenos Aires. esta tesis. el primero. El cliente elige. que entregaba acerca del proceder de los facultativos involucrados en procesos por eventual responsabilidad médica.

Hernán. PAYEN. para la doctrina francesa.el primero”91. “Dentologie Medicale D’apres Le Droit Naturel”. Paris. Pág. Editorial Chang-Hai. y aunque pueden ser certificados por capacidad no liberan tampoco de responsabilidad por incapacidad probada de un caso concreto94 c. sino moral El médico es quizás como ningún otro profesional. dotado de facultades 91 92 SILVA. sin contar con las medidas que a tomar parte los propios facultativos médicos. 1965. Óp. disponiendo de un marco normativo muchas veces más estricto que el jurídico. los títulos no liberan de responsabilidad por negligencia en el ejercicio de la profesión u oficio. Pág. 2006. cualquier desviación en el cumplimiento de dicho deber se encontrará con una reacción adversa en los mismos términos de intensidad. así como la necesidad de sortear con éxito exámenes que evalúan su conocimiento teórico y práctico.93 Obsta a la validez de tal argumentación el hecho que la misma practica se ha encargado de demostrar que el título profesional no pasa a ser una suerte de presunción de idoneidad al cargo y muchas veces es sobrepasada con creces a los acontecimientos. 93 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. la profesión del médico está revestida de una especial consideración social y de un importante impacto en el mismo ámbito. 670. el argumento es que se encuentra revestido de un título profesional que le otorga la calidad de tal. 94 DUCCI CLARO. 39. 45 . Pág. 593. Carlos. Cit. Chile. Cit. Georges. “Responsabilidad civil Extracontractual”. Santiago. El título profesional avala el desempeño del facultativo.92 b. Pág. La responsabilidad del médico no es jurídica. el cliente no siempre tiene suficiente criterio para escoger y sólo excepcionalmente puede distinguir al médico mediocre del hábil. recursos y dedicación. Francia. ligado desde su nacimiento a los deberes morales que implica su actividad. 70. Editorial Jurídica. y la obtención de dicho título implica importantes insumos de tiempo.

éstos deben observar una conducta tendiente a minimizar los riesgos. además de la rápida evolución que la medicina experimenta de la mano de investigaciones y los avances tecnológicos vuelve muy probable su juicio negativo acerca de la aplicación de la técnica o prescripción de tal medicamento. Pág. Cit. capaz de ser sometida a norma. Op. es un arte conjetural y en continua renovación. Chile. Editorial Universidad Central. 97 ROJAS. 31. no es una ciencia matemática. 98 MOSSET ITURRIASPE. lo que hace difícil. 33. 46 . de tal suerte que 95 96 ROMO PIZARRO. pues el error de hoy puede ser verdad de mañana. 701.97 Es cierto que la medicina no ha llegado a un terreno a deducir la verdad científica. “Visión Actual del Derecho Médico”. sosteniendo que existen individuos o categorías de individuos exentos de responsabilidad jurídica.disciplinarias importantes en términos de sanción y disuasión95 Nadie duda que los médicos estén sujetos a estrictos deberes morales. La naturaleza del arte médico impide exigir responsabilidad jurídica Se fundamenta en el hecho de que el arte de la medicina presenta ciertos rasgos que alienan su contingencia la contradicción en las opiniones y muy especialmente en la falta de certeza acerca de la infalibilidad de tal o cual procedimiento.96 d. Op. Nerio. peligroso e injusto juzgar técnicamente los actos profesionales. Santiago. pero el caso es que también pueden incurrir en responsabilidad jurídica si con ocasión de su actividad causan perjuicios a sus pacientes. Pág. Pág. chocando con las nociones más fundamentales del derecho natural y con las reglas aceptadas en el ordenamiento jurídico. Osvaldo. Cit. GARRIDO MONT. el médico contraviene a una regla de procedimiento suficientemente acreditada en su necesidad de aplicación y ampliamente conocida y aceptada por sus pares. 2000. Óp. la medicina dicen. extremando la utilización de medios de diagnóstico y recurriendo a herramientas de interconsulta98. no se ve razón para que sea excluida de la eventual responsabilidad que su conducta puede importar. 28. Cit. Mario. Pág. Jorge.

100 f. y por lo demás desalienta el ejercicio consciente puesto al día y sacrificado de la labor vocacional del médico. fuera del control judicial por sus cuestiones conjeturables y opinables. Chile. 47 .el facultativo no puede parapetarse en su simple opinión para intentar eludir su responsabilidad. Pág. porque tal evidencia es aplicable a todos los ámbitos donde el juez en razón de su cargo está obligado a conocer y fallar en consecuencia. no tendría objeto el estudio. La responsabilidad se mide desde el punto del procedimiento más que el resultado. 1982. pero por este camino hay poca seguridad o garantía que pueden tener los pacientes en relación al servicio de salud. se hace la constatación de un hecho que llega a ser evidente. e. Art. las reglas que rigen la conducta a observar por el facultativo determinan las oportunidades para incurrir eventualmente en responsabilidad que no son en ningún caso. Santiago. algo menor. es por ello que el juez debe valerse de herramientas fundamentales para que le procedimiento jurídico sea preciso. 411 Del Código de Procedimiento Civil de 8 de Enero de 2007. Enrique. los errores en el diagnostico o en el tratamiento o las intervenciones quirúrgicas quedan en principio. “Responsabilidad Médica” 2° Edición. 62. Tal constatación no puede llegar a erigirse en evidencia suficiente para proclamar la imposibilidad de exigir jurídicamente la responsabilidad facultativa. si todo es de resultado. evidentes99. El sentenciador carece de los conocimientos necesarios para evaluar el error médico. los jueces no poseen conocimientos técnicos y científicos habilitantes para llegar a concluir a un caso concreto si el facultativo médico procedió acertadamente o no. Editorial Conosur. la excepción la constituyen los errores gruesos. los seminarios o la información académica sobre la medicina. como los informes periciales. inexcusables. El progreso científico en la medicina reclama la irresponsabilidad de los facultativos este argumento pretende enfrentar la responsabilidad médica con las 99 100 PAILLÁS.

podrá evaluar objetivamente la situación de no existir alternativas menos riesgosas aunque se produzca un daño al paciente. Op. 2010. en términos de afirmar que este se ve afectado frente a la operatividad científica. Este argumento termina de manera semejante que el argumento anterior. 48 . esta posición es que acota el tema de la responsabilidad médica sólo al ámbito de lo civil. podrá afirmar su responsabilidad como una verdadera ultima ratio.necesidades de progreso que hay en el ámbito científico. Dicho argumento no es sostenible por la evidencia fáctica al respecto de la actividad médica que exhibe un alto crecimiento a pesar de la complejidad y calificación que actualmente requiere. Chile. los avances de la ciencia médica en estos días han crecido de manera tan explosiva como el aumento de demandas por negligencia profesional sin que se evidencia una tendencia depresiva por tales factores. Pág. los perjudica. Editorial Jurídica. lo que sostiene es que los médicos se encuentran constantemente bajo amenaza de ser encausados judicialmente a fin de hacer efectiva su responsabilidad facultativa. 323. la propia realidad científica y social ha demostrado que dicho argumento llega a ser una verdadera falacia. y siendo la medicina una actividad riesgosa en muchos aspectos y es probable que en casos difíciles hay que tomar decisiones basadas en escasa evidencia acerca de resultados posibles. 102 BARROS BOURIE. La responsabilidad Médica más que beneficio a los pacientes. Responsabilidad intermedia o relativista del acto médico. Cit. cierta doctrina la 101 BARROS BOURIE. Santiago. Pág. el total cumplimiento de su lex artis. Enrique “Tratado de Responsabilidad Civil Extracontractual”. 348.102 B. pedir la opinión al paciente y en general. pues no será temor apenas conjetural de un proceso judicial lo que detendrá a la innovación del arte de curar101 g. Enrique. podría ser disuasivo por el impacto de la responsabilidad y aunque tome ciertas precauciones como consultar otros facultativos.

si resultan sancionados ciertos actos sin asentimiento o aceptación del resultado antijurídico del que deriva pero con violación de un concreto deber de atención y cuidado que obliga a abstenerse de tal movimiento en razón de ser previsible dicho resultado antijurídico. como pueden ser los bienes jurídicos que están en juego. Carlos “Responsabilidad Penal del Acto Médico” en Revista Chilena de Derecho. Op. Cit. 106 La otra posición dice que el médico sólo debe responder por los errores cometidos con culpa lata. como conditio sine qua non a la hora de exigir la responsabilidad. pero también es efectivo que por razones que a juicio del legislador tienen suficiente merito para establecer un régimen de responsabilidad basado en la culpa. 106 COUSIÑO MAC IVER. sino también por ciertos errores involuntarios que en todo caso debían estar revestidos de una considerable gravedad. Pág. Pág. pero hoy en día no tienen mayor relevancia a la hora de tatar el tema. 612. esto sólo es tolerable cuando la conducta típica es realizada por el profesional de la salud105 Por regla general. Vol 13.denomina como la responsabilidad dolosa del acto médico103. ya que reclama la concurrencia de un error grosero y evidente cometido en consecuencia con culpa lata. la academia de Paris. Cit. sólo el dolo puede generar responsabilidad penal. Luis. KÜNSEMÜLLER. 264. 698. ya que no cabe duda que el médico debe responder en la esfera de lo penal como cualquier otra persona por aquellos delitos que pudiere cometer en el contexto de sus funciones ya que sea que se trate de delitos de sujeto indiferente o de delitos de sujeto calificado. a no ser de una perspectiva histórica104. Pág. Luis. aceptaba la posibilidad de que el médico tuviera que responder no sólo por daños causados intencionalmente que califiquen de delito de derecho común. La posición que dice que el médico sólo debe responder en la esfera de lo civil. Noroy en 1830107. 262. 1986. Osvaldo Op. 107 SILVA. Hernán. Op. 105 COUSIÑO MAC IVER. nacida también en Francia en razón al caso del Dr. Cit. Esta consideración revela al citado dictamen como un antecedente histórico de la teoría que afirma que los médicos responden solo mediando culpa grave o lata. Op. Pág. Cit. distinguiendo 103 104 ROMO PIZARRO. 266. tiene antecedentes tanto franceses como españoles y tienen gran acogida en el Derecho Chileno. Pág. 49 .

50 . debe indemnizar según las normas comunes de la responsabilidad civil. el prestador de la obra no responde de los daños sino caso de dolo o de culpa grave110 La admisión de esta responsabilidad en el profesional total de los demás profesionales choca de frente con el principio de igualdad ante la ley. este debe responder sólo por culpa lata. Buenos Aires. en efecto. presenta el inconveniente de distinguir la culpa profesional. 100. radica en que deja a los médicos en una situación de absoluta irresponsabilidad. Cit. especialmente en consideración a la contingencia propia del arte de la medicina. Cit. como operaciones peligrosas pero de objeto meramente estético.unit. Pág.la responsabilidad que tuvo el médico como tal y la culpa que hubiera podido incurrir dicho facultativo como cualquier otra persona. pero ha inspirado a algunos preceptos legislativos en legislaciones comparadas. http://www.111 El problema más grave que implica aceptar dicha teoría. Carlos.108 La doctrina francesa señala que la distinción entre falta profesional y falta común es de de difícil apreciación. ciertamente se descubrirá una culpa ordinaria en el hecho que el cirujano se entregue a una operación estando en estado de ebriedad mientras que se le calificará de culpa profesional un error de diagnostico pero existen casos extremos. pero hace uso de facultades de facultativo de salud ¿Cómo se pondera dicha responsabilidad?109 Al abordar el tema de la culpa tanto en responsabilidad contractual o extracontractual no hacen ninguna distinción entre la culpa del médico y la de otros profesionales sobre la cometida por las personas en general.unitn. que disponen que si la prestación implica la solución de problemas técnicos de especial dificultad. Delictual y Contractual” Editorial Ejea. Op. MAZEAUD Henri y TUNC André. 110 Art. Pág. 23. acogido por la gran mayoría de los ordenamientos positivos vigentes. Pág.jus. V Edición. ya que aun admitiendo la exactitud de dicha teoría. Argentina.it. porque lo común es 108 109 FERNANDEZ HIERRO. dichas operaciones no representan ninguna influencia para la salud. pero cuando la falta es profesional. 2236 del ill Codice Civile Italiano en jus.it/cardozo/Obiter_Dictum/codciv/home.html Consulta de 14 de Junio de 2013. si nos encontramos con este segundo aspecto. José Manuel. “Tratado Teórico y Práctico de la Responsabilidad Civil. 111 DUCCI CLARO. Op. 167.

el médico también responde por sus actos culpables ejecutados en su ejercicio profesional son estos actos. que los temas polémicos sobre la responsabilidad facultativa se hayan agotado. Pág.que los facultativos actúen de buena fe en el ejercicio de sus funciones sin que sea de su interés provocar un daño y que tampoco se observe una conducta groseramente negligente o imprudente. ROMO PIZARRO. Pág. Cit. De la responsabilidad médica en todo acto médico ejecutado con negligencia. Pág. 54. Cit. Op. 102. 114 FERNANDEZ HIERRO. porque una cosa es afirmar que los médicos responden por culpa y otra es intentar delimitar con precisión en qué consiste dicho régimen. Pág. Cit. Cit. imprudencia. realizados sin dolo causan daño a su paciente. Op. 116 BARROS BOURIE. Cit. Osvaldo. Por último.114 Actualmente existe un consenso acerca de este régimen satisface las exigencias que la justicia plantea sobre este tema. enfrentado a idénticas circunstancias fácticas es suficiente para establecer su responsabilidad. se estima que esta es la solución que responde de manera cabal a la lógica jurídica y a las modernas tendencias del Derecho. Pág. Op. 51 . el que descuida por prisa o 112 113 BARROS BOURIE. C. José Manuel. También conocida como la posición de responsabilidad profesional amplia por la doctrina chilena113 nació ante la poca satisfacción a nivel doctrinal y legislativo que dejaban las teorías anteriores y tomó cada vez más fuerza hasta imponerse aquella posición para la cual la existencia de una actuación contraria a lo esperable de un profesional promedio prudente y diligente de la clase o categoría a que pertenece el imputado. no quiere decir.115 La doctrina estima que el médico debe responder por los actos u omisiones que no se correspondan con el arquetípico modelo del profesional prudente o buen profesional116. 388. 390. es lo que se explica cómo que el médico que precipitadamente aplica métodos aún no bastante comprobados. Enrique. 698. Op. tan cercana a una conducta dolosa que cualquier legislación civil no pretenda hacerla sinónima112 a la hora de ponderar los efectos de la responsabilidad civil. errores u omisiones del facultativo los que. 115 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. Enrique. impericia o error. además es evidente que los derechos de los pacientes resultan mejor resguardados sin imponer al facultativo otra carga jurídica que no sea la de realizar su propia labor observando los deberes que la lex artis le impone.

Madrid. España. Pág. “Elementos de la Medicina Legal”.5 ..118 No obstante. del Colegio Médico de Chile A. 3.G. 2000. Santiago. Tomo I. este debe ser reparado cuando el hecho que lo generó sea consecuencia lógica de una acción u omisión atribuible al agente en virtud de un factor objetivo o subjetivo de responsabilidad. de 23 de Junio de 2011. determinándose además. 1986.pereza las debidas precauciones al medicinar o operar y el ignorante de su acto se deben de responsables por imprudencia. mala fe o negligencia debidamente comprobadas. 547. 119 MARTINEZ CALCERRADA. no deben ser óbice a las iniciativas e investigaciones que desarrollan en el progreso de la medicina119. Editorial Jurídica. el desenvolvimiento natural de los acontecimientos deberá ser factor desencadenante del daño. Luis.LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD ENTRE EL ACTO MÉDICO Y EL DAÑO PRODUCIDO Cuando se ha producido un daño. en esta disposición sanciones para las faltas a la moral ética cometidas por ignorancia. Chile. los que si bien están inspirados en la buena fe y la justicia. Pág. el ejercicio de la medicina no puede ser llevado a extremos que signifiquen a abusos del legislador o que se traduzcan en el ejercicio de los procedimientos judiciales. no la haya ejercido teniendo a su alcance los medios para hacerlo. que el buen médico no piensa demasiado en su responsabilidad judicial la que se entiende tanto como elemento de protección a la sociedad como al propio prestigio del médico117. negligencia o impericia Se ha dicho. Osvaldo. “Derecho Médico” Editorial Tecnos. 52 . es decir. 520. nunca será aconsejable la prudencia de los jueces al decidir sobre la responsabilidad de los médicos. 117 118 ROMO PIZARRO. impericia. así por lo demás se ha entendido que él en el código de ética señalado se entiende que habrá negligencia cuando el demandado no posea la destreza requerida o cuando poseyéndola. 22 del Código de Ética del Médico. Art.

por ello nacen diversas teorías para explicar dicho nexo causal. la más próxima. entonces tal condición para efectos de la responsabilidad puede ser tenida por causa del daño. CURY URZUA. Pág. al resultado dañoso. Editorial Universitaria. 1983. Op.122 c) Teoría de la Causa eficiente. el carácter determinante de la condición es predicable mientras que para otros tal condición será de mayor eficacia interna en el proceso casual. Chile. Pág. El gran problema a esta teoría es que no siempre la última condición es necesariamente la productora del daño. Arturo.El nexo causal aparece contemplado en el Código Civil120 y como todo hecho tiene la capacidad en sí mismo de contribuir en forma determinante a la producción de un resultado dañoso. puesto que de faltar una el resultado no se hubiera producido 121 Ahora bien. b) Teoría de la causa próxima. Tomo I. ha de ser tenida por causa del mismo. 2314 y 2329 del Código Civil de 21 de Enero de 2010. la detección de aquel que si tuvo la capacidad en un caso concreto es sin duda. entre las distintas condiciones que contribuyen a un resultado. para cierta doctrina. Parte General” Editorial Jurídica. “Derecho Penal. solo la última de ellas. “Responsabilidad Extracontractual en el Derecho Civil Chileno”. Chile. 1986. También denominada como teoría de la condición adecuada. Arturo. Santiago. cuando una de dichas condiciones consiste en una acción u omisión de un sujeto. ello porque si estamos hablando de una causa. Enrique. entonces necesariamente 120 121 Art. 238. a) Teoría de la equivalencia de las condiciones o conocida como “conditio sine qua non” Para dicha teoría.123 d) Teoría de la causa adecuada. temporalmente hablando. 356. 240. de difícil ponderación. Las diversas condiciones que contribuyen a un resultado sólo una de ellas puede ser denominada causa: aquella que sea determinante para su producción. Santiago. 123 ALESSANDRI RODRIGUEZ. 53 . todas las cuales tienen igual importancia. Para esta teoría. 122 ALESSANDRI RODRIGUEZ. Cit. la causa de un suceso no es sino la suma de una serie de condiciones necesarias para su verificación. Pág.

esta dice que no todas las condiciones que contribuyen a un resultado son adecuadas para producirlo. Sin embargo.EL NEXO DE CAUSALIDAD EN EL ÁMBITO DE LA RESPONSABILIDAD MÉDICA Como se afirmó anteriormente. la importancia de la actividad del propio paciente. la creciente dependencia del apoyo tecnológico. dicho fenómeno en la doctrina es conocida como concausalidad125. CURY URZUA. 54 . explican el porqué 124 125 PEREZ DE LEAL. y sin que ninguna de ellas por separado hubiese tenido la entidad suficiente como para producirlo. la forma variada y muchas veces caprichosa en que se desarrolla una misma enfermedad. al actuar conjuntamente con su acción.6 . pues en la verdad sólo una de ellas tiene tal carácter. el carácter conjetural que presenta la ciencia médica. produjo el resultado dañoso que normalmente no acontecería. trance para lo que vale todo lo manifestado anteriormente. 113. en efecto. la relatividad del diagnóstico. el inevitable riesgo involucrado en un tratamiento. la interrelación entre diversos profesionales que intervienen en el mismo. según el juicio de previsibilidad en abstracto. 378. hay ciertas circunstancias que hacen que tal tarea sea difícil. aquella condición que. pero que. explicándose dicho evento que se ubica fuera del ámbito de la actividad del sujeto que produjo un daño. Op. la responsabilidad médica le es aplicable todas las reglas de responsabilidad en general. entre las que se encuentra la necesidad de establecer el nexo causal entre la actividad facultativa y el daño.ha de ser adecuada para la producción del daño. Enrique. Si existe un evento de tal naturaleza ello deberá traducirse en la disminución proporcional de la responsabilidad del sujeto. Cit. si comprueba que el resultado fue consecuencia de la concurrencia de las causas. entre otros factores. Cit. 3. Pág. Op. es normalmente apta para producir un resultado de modo habitual124 Cualquiera sea la teoría que se elija es posible que más de una condición adquiera el carácter de causa. Rosana. Pág.

130 En él se van a recoger todos los extremos de interés para la persona u organismos relacionados con la valoración de las consecuencias del hecho lesivo sobre el individuo. Leslie.127 La importancia que adquiere el informe pericial para la acreditación de la relación de causalidad y por consiguiente en la decisión del juez. constituye la opinión acerca de un hecho que cae dentro de la esfera de sus conocimientos con el fin de que el juez se ilustre y resuelva acertadamente. Cit. 95. siendo graves. 55 . Cit.129 Con ello se desarrolla por completo el informe médico pericial como el informe pericial utilizado por los jueces por excelencia. la repercusión laboral. N°125. muchas veces vienen a auxiliar al damnificado en su deber de acreditar el nexo causal entre el hecho imputado y el daño. o ha sido propia del tratamiento o la culminación fatal de la dolencia o consecuencia del azar.no es tarea fácil para el juez resolver en forma precisa y más allá de toda duda razonable cuando la lesión ha sido provocada específicamente por descuido del médico. Pág. pues el médico a cargo de evacuarlo deberá expresar si los daños resultantes tienen o no relación con el acto médico en si. así como la explicación de los 126 127 ALESSANDRI RODRIGUEZ. directa o total. debiendo analizar si se cumplen con ciertos criterios de intensidad. 128 Art. Pág. Op. precisas y concordantes. Implica también exponer el alcance real de las lesiones sufridas.126 Tal panorama es fuente material de la gran relevancia que adquiere el tema de las presunciones judiciales que. topográfico. Cit. esto se comprobó en la jurisprudencia desde la causa de la clínica vs Dr. en base a ciertos criterios concluir si esta relación es cierta o no. las secuelas derivadas. “El informe pericial en los actos médicos” en Revista de Derecho y Jurisprudencia y Gaceta de los Tribunales. Urrutia en 1938. 1995. Pág. 265. Op. 24. criterios que pueden ser deducidos de acuerdo a lo que dicte el Código Civil al respecto128 esto es de suma importancia para los efectos de la atribución de la responsabilidad y por ende. 520 – 523. de los efectos indemnizatorios. 130 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. La acreditación del nexo causal por vía del informe médico-pericial. 1558 de Código Civil de 21 de Enero de 2010. Arturo. las posibilidades de recuperación. 129 TOMASELLO HART. evolución y cronología. Pág.

José Manuel. Por lo tanto. médicos o no. este se constata de diversos elementos. sino para uno o varios puntos.procesos seguidos por la persona para alcanzar la estabilización de las lesiones o las curaciones. debiendo considerarse las fuentes del informe de origen externo. ya que es esencial establecer si se padece o se ha padecido de algún proceso que pudiera tener influencia sobre el resultado final del daño o si bien no tiene ninguna influencia sobre el mismo. minuciosa. por orden no sólo judicial sino deontológica. diferenciando lo que considere lesiones sufridas al momento del acto médico de lo que se estime como secuelas que serían el estado residual a consecuencia de las lesiones iniciales. la indicación de informes. como informes de otros médicos. Cit. d) Los antecedentes personales del paciente. el informe pericial hay que entenderlo como una forma asistencia judicial que se contrae no para el juicio de un todo. 56 . Óp. se debe entender que dicho informe debe ser. Los elementos del informe pericial para entenderlos como un informe médico. en que se ha basado el perito para la elaboración del suyo. 131 FERNANDEZ HIERRO. que pueden ser objeto de debate en el juicio para acreditar la responsabilidad del médico131. las fuentes no clínicas y las fuentes ajenas a todo informe médico. así como los familiares. Pág. b) Identificación del paciente. 230. c) Las fuentes del informe. es decir. e) Se hace constar el diagnostico. siendo: a) El objeto de la pericia y quien lo ha solicitado.

de su experiencia y disponibilidad. debiendo analizarse si se cumplen con los criterios ya aludidos sobre el nexo causal. g) Se deja constancia del periodo de estabilización de la lesión o si se han agotado las posibilidades terapéuticas y por tanto se debe reconocer como secuela y finalmente el pronóstico ya que las secuelas podrían quedar estabilizadas y no evolucionar o bien si se prevé que en el transcurso del tiempo se habrán de agravar. que obliga al facultativo a la honradez y sinceridad además de estar obligado a razonar científicamente las conclusiones de toda su labor. Cit. ensombreciendo el estado de la persona. “Definiciones al Error respecto de la medicina” en Revista Médica de Chile. José Manuel. El médico perito. o la concesión de una invalidad o incapacidad. 133 FERNANDEZ HIERRO. 132 SZANTHO Gyorgy. Pág. 417 del Código de Procedimiento Civil de 8 de Enero de 2007. al aceptar su cargo en el juicio debe jurar desempeñarlo con fidelidad134 y aunque no existiera ese juramento. Volumen 129. importancia y alcance. 57 . Op. 132 La relevancia del informe médico. Santiago. porque la apreciación del daño. es una tarea que va unida a conocimientos funcionales. como si es directo. 2001. la valoración concreta del estado del paciente así como las secuelas sufridas e incluso del tiempo de incapacidad y de las demás del hecho dañoso será compleja y para determinarlo. cobra especial importancia dicho informe pericial133 Es influyente tanto en el pago de una importante cantidad de indemnización ya sea con cargo de una compañía de seguros o personalmente. Teniendo en cuenta que el fin del informe es auxiliar al juez en el esclarecimiento de la verdad. no se puede dejar de lado el juramento hipocrático. si bien el método a seguir va depender de los conocimientos del médico perito. los cuales competen a los profesionales de la medicina. 134 Art. 230. como la posible aplicación de una sanción penal o de carácter administrativa. total o cierto. 12 – 16.pericial se derivarán a una serie de consecuencias específicas y de relevancia jurídica. N°12.f) Se expresa los daños resultantes tienen o no relación con las lesiones sufridas. Pág. el trabajo del médico perito deberá ser metodológico.

obligatoriamente la existencia de una lesión con independencia de su etiología. como cualquier otro tipo de ciudadanos. 89. 58 . SZANTHO. en Revista Médica de Chile. en estos casos se hablan de 135 136 PAILLÁS. N°5. a partir de ese punto se establece los mecanismos de producción de las lesiones que. y quien debe determinarla es el mismo médico experto. pues aquí puede aflorar el sentimiento de corporativista del médico. incluso en algunos casos se podrán reconocer con absoluta exactitud. 2007.135 Así mismo cuando se emite un informe médico pericial. Op. “Responsabilidad Médica desde una Perspectiva actual”. Pág. Gyorgy. el punto de partida es. Enrique. esto último es delicado.136 CAPITULO IV LA CULPA EN LA RESPONSABILIDAD MÉDICA 4 . Cit. ha de expresar la evolución lógica de una lesión y si su informe va encaminado a definir un proceso sobre la responsabilidad profesional. como también la intención de estas. Volumen 206. si dichos procesos respetaros los deberes emanados de la lex artis ad hoc. ha de limitarse a una evolución no deseada. tienen responsabilidad por los actos que realizan y que causan daño a otra persona. quien no debe olvidar que ante todo. Pág.LA CULPA MÉDICA EN GENERAL Los médicos.pues toda lesión física y/psíquica tiene que someterse también a la prueba de certeza y realidad. Santiago. 9 – 13. examinando los procesos de diagnóstico y terapéuticos seguidos y si estos se encuentran dentro de los protocolos establecidos por las diferentes sociedades científicas médicas existentes o más adecuadamente hablando.

aunque respecto de los cuales debe apreciarse con especiales características. Op. excepcionalmente la ley penal en ciertos casos castiga cuando sólo concurre la culpa en la conducta sancionada. sino que será evaluada conforme a las condiciones de tiempo y lugar. 55 del Código Civil de 21 de Enero de 2010. 139 PEREZ DE LEAL. descuido. sin mediara malicia. negligencia. constituiría un crimen o simple delito contra las personas. en estos casos. 137 138 Art. De esta manera. conductas estas últimas que requieren la calidad de médico para que se configuren como tales. será penado:…”es decir. ósea que afecta a todas las personas. Cit. esto es. falta de precaución o imprudencia que no se ha obrado como se hubiese debido hacerlo. 41. Rosana. de quien fuese a causar un daño a las personas debe ser ejecutado. que sirve para darle merito a la conducta en concreto del sujeto. Pág. El hecho. 59 . tomando en cuenta cómo habría actuado la generalidad de las personas en un contexto de circunstancias según el tipo medio para la situación de que se trate. asimismo.responsabilidad civil cuando no está tipificada la conducta en la ley penal. con imprevisión. toda vez que por el ejercicio de su profesión el daño podrá recaer en la integridad corporal o la salud física de la persona. pueden tener responsabilidad penal en determinados actos que son tipificados como delitos penales. 345 y 494 N°9 y 10 del Código Penal de 30 de Mayo de 2007. la regla general en materia penal es que se exija la concurrencia de dolo para que proceda la sanción penal. entendiéndose de acuerdo a la normativa civil138.137 Como sabemos. Art. negligencia. con imprudencia temeraria. no sólo a los médicos. la regla general en este sentido está contenida en el artículo 490 del Código Penal Chileno diciendo textualmente “El que por imprudencia temeraria ejecutare un hecho que. el concepto de culpa existe cuando hay un descuido. hay una sanción a la forma culposa del crimen o simple delito genéricamente establecido contra las personas. o con la imprevisión inexcusable en la conducta del médico139 la conducta esperada o podría encontrarse descrita con exactitud demarcada en sus límites con precisión por el ordenamiento jurídico como lo fuera en la legislación comparada.

Santiago.pdf. en el fondo vino a significar el reconocimiento de un solo tipo de culpa. Pág. agregando la existencia o inexistencia de utilidad de cada uno de los sujetos que conformaban una relación obligacional. 142 EYZAGUIRRE. conociéndose y manteniéndose vigente en algunos ordenamientos. partiendo por el Derecho Romano. 2008. “Teoría del Dolo y la Culpa” en juridicas. Pág. 143 Art. 96. La recepción del Derecho Romano en el Ius Commune se reconoce por cierto en el sistema de la culpa. en cuanto a este último.juridicas. Chile. especialmente el de nuestro país. René. “Historia del Derecho” Editorial Universitaria.141 Ello. mientras que algunos como el argentino no consultan ningún tipo de graduación. 60 . Jaime. Tomo I. contemplan la división romana o bipartita de la culpa entre grave y leve.unam. Editorial Jurídica. como el italiano y el alemán. Santiago.mx http://biblio.mx/libros/1/44/8. Consulta el 22 de Junio de 2013. determinando el tipo de culpa con el cual debería responder cada uno de ellos. el Digesto del Emperador Justiniano lo asimilaría al dolo. q ue 140 141 ABELIUK. puesto que son varios los ordenamientos jurídicos que reconocen la graduación de la culpa. Chile. 260. 2006. la jurisprudencia argentina ha sentado el criterio de que tal concepto debe aplicarse en la práctica concordándolo con lo que dice su código civil que señala “cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas. no obstante. reservando la culpa leve para aquellas transgresiones a los parámetros de conducta exigidos a un buen administrador. de violación de los parámetros de conducta exigida al tipo medio para la situación de que se trate. aquella que transita por la senda del concepto genérico propiamente tal. aunque a la división se le agrega la culpa levísima gracias a las partidas de Alfonso X “El Sabio”142. ósea. recogiendo simplemente el concepto genérico de culpa.provocando de este modo un daño sin que haya mediado un propósito deliberado del victimario de tal sentido140 Una definición como esta nos habla de un concepto meramente genérico de la culpa. en este último caso. mayor será la obligación que resulte de esas consecuencias posibles a los hechos” y con lo prescrito en el artículo 909 del Código Civil Argentino. 44 del Código Civil de 21 de Enero de 2010. “De las Obligaciones”.143 Ordenamientos jurídicos extranjeros. donde la culpa podía alcanzar la culpa grave o leve.unam.

en que tal relación al médico se le considera un sujeto con especiales conocimientos que le permiten tener un grado de previsibilidad de las posibles consecuencias de sus acciones. exigiéndosele mayor diligencia al deudor cuando es elegido por el acreedor por sus condiciones especiales. Rosana. 61 .2 . 146 Cámara Civil de la Nación. Cit. Op.144 Sí aceptamos que entre el médico y el paciente existe una relación contractual. existe un fallo en la Cámara Nacional Civil Argentina en 1993 que fundamenta esto.. El ejercicio de la medicina es incompatible con actitudes superficiales”. Pág. constituye una parte especial de la responsabilidad profesional y al igual que esta. PEREZ DE LEAL. está sometida a los principios generales de la responsabilidad en general147. 97. Pág.agrava la responsabilidad en los contratos de confianza. Cit. así como cualquier otro tipo de culpa. “Carrón de Pesce. José Manuel. Gloria B. c/Secchi. en medicina no hay culpas pequeñas.146 4. No hay cabida para culpas menores. se trata de un contrato intuito personae llegando a una conclusión de que la culpa por la que responde el profesional de la medicina se encuentra revestida de una naturaleza especial145 Para la legislación argentina. exigiéndose al profesional una diligencia determinada. adquieren una dimensión especial que les confiere una singular gravedad. Rosana. Pág. Cit. lo que muestra que la culpa leve tiene relevancia en la relación médico-paciente al examinar el caso concreto.” 147 FERNANDEZ HIERRO. es decir. Alfredo D. Óp. Op. 43. 52. 144 145 PEREZ DE LEAL. la menor imprudencia. no es sino una falta de diligencia y previsión.LA CULPA MÉDICA EN CHILE La culpa médica. el menor descuido o la negligencia más leve. Sala G. y que su elección como ejecutor de una prestación médica muchas veces se basa en la valoración previa que de sus particulares capacidades hace el paciente. “teniendo presente que cuando está en juego la vida de un hombre.

el grado de diligencia profesional dependerá de las circunstancias de tiempo. 195. a saber: a) La culpa médica se construye mediante la aplicación a la actividad de los facultativos de las normas previstas por el ordenamiento jurídico a propósito de la 148 149 ABELIUK. mientras que tratándose de la responsabilidad médica propiamente tal. Cit. porque la existencia de la culpa leve reclama la observancia de la conducta esperable de un buen padre de familia. No hay mucha relevancia para la distinción de la culpa que hace el Código Civil. En resumen. de suerte tal que como muy acertadamente se ha señalado.Sin embargo. el problema surge cuando se trata de concretar dónde se produce la falta o cuando se puede decir que el profesional de la medicina debió prever que algo que no tuvo en cuenta. Op. Pág. requiere de parte del profesional una actitud de parte juiciosa y diligente. que la doctrina española denomina como la de un buen profesional149 Igualmente para evitarse. José Manuel. mientras que la levísima agrava la responsabilidad en términos de comportarse según lo esperable de un hombre juicioso frente a un negocio importante. FERNANDEZ HIERRO. René. para ponderar el grado de culpabilidad que tendrá el médico en su actuar se fija de acuerdo a los contornos fijados por el concepto mencionado de lex artis ad hoc. porque el arquetipo utilizado para contrastar su conducta ya no será la de un buen padre de familia. sino la de un buen profesional de la medicina estando en la construcción de dicha figura condicionada por el marco normativo técnico y deontológico que impone la propia lex artis. 62 . Cit. 98. Pues bien. se ha mantenido una responsabilidad específica. pues si se trata de una relación contractual habría que ir a la figura del contrato. lugar y persona148 y también puede influir en la determinación del grado de culpa exigido el carácter otorgado a la relación médico-paciente. Op. Pág. si afirmamos que el médico responde por culpa leve el parámetro de la responsabilidad sienta que habiendo sostenido que dicho parámetro es de accesibilidad general y universalmente exigible. la culpa médica como un elemento subjetivo de atribución de responsabilidad profesional considera determinados puntos.

si la obligación cuyo incumplimiento reconoce su fuente en la ley.151 Puesto que el parámetro de un buen profesional encuentra el respeto a las normas de la lex artis su núcleo ontológico. Arturo.org. Pedro. Pág. esta es la solución que da tanto la doctrina nacional como los ordenamientos jurídicos comparados152. 199. 151 ZELAYA ETCHEGARAY.150 b) La culpa médica importa una falta de diligencia o previsión. dichas circunstancias son aquellas de las personas. Op. algunos autores agregan el grado de diligencia exigible en el caso concreto. 62. en cambio.ar http://www. una conducta negligente o imprudente que acarrea la infracción de alguno de los deberes médicos impuestos por la lex artis vigente. El hecho de recurrir a un arquetipo especifico no importa a la necesidad de establecer teorías diferenciadas. Cit. c) La culpa médica exige la consideración de las circunstancias que rodean el caso concreto. Cit.ar/publicaciones/forense/forense-4/tema4.153 150 SEOANE. 153 ALESSANDRI RODRIGUEZ. Pág. puesto que como bien se ha afirmado el del buen profesional. nos encontraremos en el caso de la responsabilidad extracontractual.culpa en general.htm. Pág. El concepto de culpa es el mismo estando situado ya en el ámbito contractual o extracontractual. de una obligación nacida de un acuerdo de voluntades. es una noción a la que el juez ha de arribar estimando como se hubiera comportado un profesional prudente y diligente de la misma categoría que el médico imputado. 135. Op.aap.org. se incurrirá en culpa y e l deber de responder será de carácter contractual cuando la transgresión de los parámetros de conducta digan relación con el incumplimiento o cumplimiento defectuoso que tuvo. 152 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. el tiempo y del lugar referido anteriormente. 63 . Paula. “La Culpa Médica” en aap. Cit. en iguales circunstancias fácticas. Consulta el 26 de Junio de 2013.

Jorge.156 II. 214. la comisión puede estar constituida por hechos positivos o negativos. 212. realizar un acto con ligereza sin las adecuadas precauciones. Buenos Aires. que pueden ser la imprudencia. La doctrina separa la conducta culposa del médico en tres conductas esenciales.monografias. La prudencia debe ser o es una de las virtudes médicas pues es esencial que el médico ejerza su profesión con cordura. Argentina.154 En efecto.3 .155 Esto es obviamente la falta de prudencia. como en una inacción ante el deber legal que ordena actuar. discreción y cuidado. por haber actuado con cierta laxitud subestimando las posibles consecuencias dañosas. en exceso. 155 BUSTAMANTE ALSINA. lo que permite distinguir la conducta propiamente omisiva de aquella que la doctrina llama un verdadero acto de comisión por omisión. o bien. la negligencia. o bien en el incumplimiento liso y llano de un acuerdo de voluntades. Pág.com/trabajos914/responsabilidadmedica/responsabilidad-medica2. La negligencia: Podrá consistir tanto en la conducta positiva retaceada. La imprudencia: Consiste en una conducta culposa positiva en un actuar desmesurado. puede versar sobre un obrar que exceda las indicaciones de la prudencia o la diligencia. 2007. Pág. I. 156 “Responsabilidad Médica” en monografías.shtml Consulta el 26 de Junio de 2013. En este último caso es necesario que la inactividad implique la inobservancia de una norma legal que indica el deber de realizar una cierta actividad en tal o cual sentido. ósea. moderación. Cit. apresurado o irreflexivo que provoca un resultado dañoso por no haberse tomado las precauciones que el sentido común indica. puede traducirse en un actuar tardío y que no alcance la suficiente entidad como para hacer frente a la emergencia sanitaria. cautela. Op. Jorge “Teoría General de la Responsabilidad Civil” Editorial Abeledo Perrot. hace menos de lo que se debe o aquello que las circunstancias requieren para que se haga. la negligencia o bien la impericia.4.TIPOS DE CONDUCTA CULPOSA DEL MÉDICO La conducta culposa del médico puede traducirse en una acción u omisión.com http://www. o bien. 64 . es 154 BUSTAMANTE ALSINA.

es necesario que el médico crea estar capacitado para realizar una actividad la cual cuya realización acomete involuntariamente. 25. 159 NOVOA MONREAL. 2006. Eduardo. ósea.157 III. Chile. “Responsabilidad del Médico”. Norberto. Puede configurar un defecto de la realización del acto. el error radica en haber arribado a una conclusión con respecto de la propia capacidad sin haber ponderado todos los elementos del juicio. se refiere al hecho de acordar el paciente con el médico que. con ocasión del tratamiento. no obstante. o bien. es la falta de diligencia debida o del cuidado necesario en un acto jurídico o en un hecho humano. Generalmente se presenta en relación con profesionales cuyo inadecuado ejercicio puede traer males a los bienes jurídicos.159 Para estar en presencia de la conducta de la impericia. una omisión. 545. Santiago. 158 MONTANELLI. desde el punto de vista del derecho y como elemento de forma de culpa. Parte General”. “Curso de Derecho Penal.4 . de producirse daños susceptibles de ser imputados a la culpa del facultativo. Norberto. Pág 29. llamada también como la ignorancia inexcusable o error por insuficiencia de conocimiento158 y esta ha sido definida como la falta de aptitud para una determinada función o cierta especial actividad voluntaria que se acomete de las cuales resultará el efecto no querido. 65 . Argentina. carecía de los conocimientos mínimos necesarios sin que esto pueda explicarse satisfactoriamente.sinónimo de descuido o omisión. Pág. Editorial Garcia Alonso. Op. Editorial Jurídica. este último no 157 MONTANELLI. 4. 2006. Buenos Aires.PACTOS QUE LIMITAN O EXCLUYEN LA RESPONSABILIDAD MÉDICA Los pactos o clausulas limitativas o excluyentes de responsabilidad médica. La impericia: La jurisprudencia y los autores anotan como otro cariz que puede representar la culpa a la impericia. especialmente en el chequeo de dominio sobre las técnicas básicas a aplicar en el área que estaba encargado. Pág. Cit.

160 No obstante. lo que determina que deba declararse nula una convención de esta índole que pueda verse sobre la culpa personal del autor del hecho. “La Responsabilidad Civil del Médico”. a través de dicha cláusula se estaría dejando sin efecto el contrato.deberá responder o de hacerlo. como la consagrada en el Código Civil en el artículo 1465 “La condonación del dolo futuro no vale”. que. Pág. parecería que tales convenciones son perfectamente realizables. la autonomía de la voluntad. Carlos. 66 . imprudencia o impericia. Pág. 162 ACHAVAL. son los siguientes: a. entendiendo que la responsabilidad de la cual se exonera es la que pertenece al ámbito civil de la reparación o indemnización de perjuicios. 24.161 Ahora bien. 2009. Alfredo. Argentina. En principio. Pág. Editorial Abeledo Perrot. Buenos Aires. René. Ello porque existiría un principio básico recogido por la legislación y que sería aplicable en todo ámbito jurídico. por regla general es de diligencia y prudencia. 111. pero que en caso alguno exoneran al profesional de la responsabilidad que podría eventualmente afectarlo por negligencia. no se debe confundir los pactos o clausulas limitativas o excluyentes de la responsabilidad con el efecto que produce el consentimiento del enfermo para una operación o tratamiento de peligro. porque en este caso se dirigía a avalar la inobservancia de la prestación principal del contrato. En otras palabras. En primer lugar. cuando se contrata con un médico hay que reparar en la naturaleza jurídica del deber asumido por este. sólo será en forma parcial. NAVARRO ALBIÑA. Cit. 152. esta tiene límites. la culpa lata o negligencia grave equivale a dolo. Op. que pone de cargo del paciente los riesgos propios involucrados en la intervención facultativa que pretender realizarse. que bajo ningún motivo puede legítimamente acordarse con el médico que por los daños producidos intencionalmente no deberá responder. 160 161 DUCCI CLARO. lo que de inmediato significa descartar un pacto que excluya o limite la responsabilidad facultativa basada en dicho grado de culpabilidad162 Las consideraciones para que dichos pactos no sean válidos. es decir. pues este tenía por objeto precisamente la prestación diligente de los servicios médicos. debemos recordar que por expresa disposición del artículo 44 del Código. Op. Cit.

67 . En segundo lugar.163 b. al estar condicionada su voluntad por el propio impacto de la enfermedad.única forma de lograr la satisfacer el interés final del acreedor que no es otro que el restablecimiento de la salud. Op. Es evidente que el interés de la sociedad en mantener a los profesionales de una actividad tan delicada y trascendente como lo es la Medicina. 155. Cit. En tercer lugar. 56. con fundamento en la entidad en si mismas que revisten la vida y la salud.166De aquí que no se encontraría en condiciones de igualdad frente al médico. en el tema de las prestaciones médicas se encuentra envuelto de interés público. Rosana. Finalmente. Cit. 163 164 PEREZ DE LEAL. situación que impide la disposición ab initio de la propia integridad física. lo que agrava su inicial situación de conocedor de la medicina. Pág. Op. sólo puede aceptarse en forma limitada y quedando reservada a modo de excepción para aquellos supuestos en que existía indicación terapéutica determinada. hay que tomar en cuenta que el contrato médico versa sobre bienes inalienables en principio. 166 MONTANELLI. Pág. FIGUEROA.165 d. cuestión que no condice con una eventual proliferación de este tipo de cláusulas cuyo impacto en la salud de la población podría ser considerable. c. que concurre como limite a la voluntad de las partes164. y por la necesidad de lograr el pronto y total restablecimiento de su salud. Cit. Pág. ligada a los dictados de una rigurosa diligencia. Rosana. la clausula limitativa o excluyente de responsabilidad sea nula en atención a la voluntad viciada del paciente. por sus escasos conocimientos de la naturaleza del acto médico y la importancia que reviste en él la diligencia. 122. 165 PEREZ DE LEAL. podría adicionarse considerarse la eventualidad que. Juan Pablo. pues sucede que con frecuencia la enfermedad lo coloca en una situación psíquica delicada por la angustia que provoca. Norberto. Santiago. publicado el 27 de Septiembre de 2010. quien podría aprovechar dichas circunstancias para forzar un pacto al que su contraparte concurre sin plena libertad. Op. “Médicos sin control: Los dueños de la salud pública en Chile” en Revista Que Pasa.

Editorial Dalloz. diligencia y prudencia. deudor de medios. ajenos a su actuación y escapan a su control.168 En la jurisprudencia comparada existe una declaración que dicta que “por más perfecta que sea la asistencia médica que se haya prestado a un paciente. y la intervención médica está sujeta. Julio Cesar. Paris. 509. Por ello. por muy buena cirugía o tratamiento médico que haya seguido el paciente. los médicos actúan sobre personas. conforme al estado actual de la ciencia médica. Vale decir. Pág. Cit. Pág. pero si el empleo de las técnicas adecuadas conforme al estado actual de la ciencia médica y las circunstancias concurrentes de cada caso en concreto. el tiempo y del lugar. 68 . 168 GALAN CORTES. el acto médico es intrínsecamente aleatorio167 en el sentido de que el resultado buscado no depende exclusivamente de su proceder. 2006. sino también de otros factores tanto endógenos como exógenos. siendo. Op. no generando derechos absolutos a la salud o a la regeneración corporal completa. El médico. la curación del enfermo. VI Edición. asume la obligación de actividad. El médico no garantiza. como el estado de las personas. hay multitud de causas que pueden 167 LE TOURNEAU.CAPÍTULO V NATURALEZA JURÍDICA DE LA RESPONSABILIDAD DEL MÉDICO 5. el compromiso del médico frente a las circunstancias es una obligación de medios. con o sin alteraciones de la salud. al componente aleatorio de la misma. Phillipe. por tanto. 66. Francia.NOCIONES DE LA OBLIGACIONES ASUMIDAS POR EL MÉDICO. en un principio. como todas. . como lo denomina la doctrina francesa. “Derecho de la responsabilidad contractual”. por cuanto a su actividad siempre se haya presente un elemento que se denomina aleatorio.

de manera total o parcial. Pág. Leslie. pueden ocurrir componentes emanados del azar y por eso. porque se está actuando sobre su cuerpo vivo. para quedar libre de la responsabilidad por los eventuales daños que pueda producir el paciente con ocasión. Sr. Cit. proclaman que pertenece a la naturaleza de las cosas la imposibilidad de garantizar el feliz resultado de una intervención quirúrgica. Sección 6. Sala 3.ANÁLISIS DE LAS OBLIGACIONES SEGÚN SU NATURALEZA Las obligaciones se reconocen sus orígenes en el Derecho Romano y donde la doctrina francesa a quien se le debe su desarrollo. el médico puede obtener previamente el consentimiento informado del paciente. En definitiva. Cit. cuya complejidad y fragilidad es patente. refiriéndonos al caso de que el servicio haya funcionado mal. TOMASELLO HART. de 10 de Mayo de 2005. lo cierto es que nada implica también que las obligaciones tengan fuente en la ley porque está perfectamente puede imponer a un 169 170 Cámara Civil de la Nación.170 5. de algún acto médico. y arreglándose a todos los protocolos establecidos tanto por el establecimiento como personalmente. Op. donde trataron las obligaciones de acuerdo a la naturaleza de este171 contribuyendo a su aceptación y posterior consolidación entre la doctrina jurídica La doctrina y la jurisprudencia aluden a ella casi siempre situándola en el nacimiento de una responsabilidad contractual. el acto médico realizado. puede fracasar. funcionado todo de acuerdo a lo planificado. González contra Navarro. es un hecho innegable que quien se somete a una intervención quirúrgica pone en riesgo su vida.1 . y en general. entre otras razones. porque en todo acto médico y en particular en los que acarrea la vida o la salud de la persona. 171 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp.determinar que una intervención quirúrgica fracase. es también puede ocurrir que aunque haya respetado de manera correcta todas las reglas tanto jurídicas como deontológicas de su actuar médico. lo que obviamente entra dentro de lo previsible. 18. que no por causa del acto médico. Pág.”169 El sentido común y la doctrina en cambio. 69 . puede operar sobre el viviente humano. 207.

176 LLAMAS POMBO.sujeto en la necesidad de obtener un resultado determinado en beneficio de otro sujeto para evitar incurrir en la responsabilidad o simplemente puede ordenarle dirigir su conducta en aras del mismo. el deudor se compromete a alcanzar un resultado determinado. no promete el resultado. es decir. Op. Cit. terminología que ha conocido cierto éxito entre los autores. Salamanca. que se obliga no a curar al enfermo. Pág. Op.corbettipartners. Pág. sino una obligación de medios. por ello su responsabilidad ha de basarse en una culpa incontestable. 174 MAZEAUD Henri y TUNC André. 70 . en las obligaciones de resultado. Pág 277.doc. que revele un desconocimiento cierto en sus deberes sin que pueda exigir al facultativo el vencer dificultades que puedan ser 172 “La obligación de información del Médico” en cobettipartners. ya que para ellos. Luego Mazeaud y Tunc nos hablan de la distinción denominada obligaciones de prudencia y diligencia a los deberes de medios y obligaciones determinadas. La primera aplicación jurisprudencial sobre el nacimiento de la naturaleza de la obligación del médico nace en la sentencia de la corte de Casación Francesa del 20 de Mayo de 1936172 donde la doctrina francesa llegó a la conclusión que en ciertas circunstancias. sin perjuicio de que para hacerlo esté obligado a emplear un determinado grado de cuidado. el deudor no se compromete a alcanzar un resultado determinado. Cit. 173 MAZEAUD Henri y TUNC André. Op. que no es la de obtener en todo caso la recuperación de la salud del enfermo. pero manteniendo el resultado fuera de la obligación que debería ser asumida. piensa totalmente diverso.com http://www. patente176. Consulta el 28 de Junio de 2013. sino sólo a hacer lo posible y exigible en los términos del contrato para alcanzar un resultado determinado. de acuerdo con la naturaleza jurídica de la obligación contractual del médico. Cit. España. 276. sino el cuidado174 En cambio.com/articulos/juridicos/la-obligacion-de-informacion-del-medico. sino a suministrarle los cuidados que requiera según el estado actual de la ciencia médica. Pág 277. 2003. 33. el que le sea exigible atendida la naturaleza del contrato175 La doctrina Española en cambio.173 En la obligación de medios. Eugenio “Doctrina General de la Culpa Médica” Editorial Thomson Civitas. en otras palabras. a los deberes de resultado. el deudor promete un resultado y en otras sólo se compromete a observar una conducta prudente y diligente tendiente a lograr un determinado efecto. 175 MAZEAUD Henri y TUNC André.

Cit. terapéutica y de recuperación. ya que se trataría meramente de una obligación de medios177 Como el fin que persigue el acreedor en la obligación de medios aparece externo a la misma y en la obligación de resultado el fin forma parte de la prestación. y cumple aun cuando el paciente no cure. de modo y manera que la diligencia del deudor consiste en la prestación de una asistencia conforme a la lex artis ya mencionada. lo que sucede principalmente en lo que denominamos obligación de medios el fin es aleatorio hay que considerar que existen dos intereses: uno principal. GALAN CORTES. que son exigibles a un profesional o especialista de la medicina. la cual se encamina a obtener un resultado útil de la curación del paciente que en definitiva. 71 . Op. pues este resultado. pues la conducta proyectada del que espera un resultado estará siempre dirigida a un interés concreto. De aquí también que el grado de diligencia exigido por uno y otro caso ha de ser el mismo. Aunque el fin perseguido por la actuación del médico es la curación del paciente. otros apuntan al hecho que en verdad el interés final del acreedor existe siempre en el objeto de la prestación porque de no ser así. tal fin permanece fuera de la obligación del facultativo. 41. integra el interés del paciente y los terceros interesados. siendo en ese caso la obligación del médico una actividad diligente y acomodada de acuerdo a lo que dicte su lex artis y no el fin buscado propiamente tal. Cit. Eugenio. es el fin de la prestación médica pero no entra en el contenido de su obligación. un sector de la doctrina estima que en primera el grado de colaboración del deudor en objetivo de obtener el fin es más distante o menor178. la curación propiamente tal. Julio Cesar. Op. 70. no obstante. entonces el contrato carecería de sentido para él. por no poder garantizar dicha curación. El médico cumple con su obligación cuando desarrolla o despliega el conjunto de curas y atenciones en la fase de diagnóstico. 177 178 LLAMAS POMBO. Pág.equiparadas a la imposibilidad por exigir sacrificios desproporcionados o por otros motivos y sobrellevando el resultado lesivo. que consiste en la conducta orientada a la satisfacción de otro interés definitivo constituido por el resultado contingente esperado pero no garantizado. Pág.

2 . al actor sólo le bastará con acreditar el incumplimiento consistente en la no consecución del resultado y sobre el demandado pesa demostrar la existencia de alguna causa de exoneración de culpabilidad. Op. hecho de la víctima o de un tercero180 En Chile. Pág. Editorial Jurídica. 72 . GALAN CORTES. 5. 1997. Chile. Editorial Universidad Adolfo Ibañez. de colocar toda su capacidad y diligencia en aras del 179 180 MEZA BARROS. se manifiesta según la doctrina en dos aspectos. 181 PEÑAILILLO. Abril. la fuerza mayo. Ramón “Responsabilidad Civil Contractual”. porque existe la regla del Artículo 1547 que no se encuentra contemplada en los Códigos europeos y en virtud de la cual de todas maneras corresponderá siempre al médico probar que empleó la diligencia y cuidado debido. la generalidad de la doctrina y la jurisprudencia no admite la introducción que nos rige. como el caso fortuito. Pág. 89. po regla general y en cambio en los deberes de resultado. la carga de la prueba de la culpa del deudor accionado está a cargo del actor. Pág. se trata de una clasificación de gran importancia a nivel comparado como se pudo analizar y que aun aceptando el criterio debe ser considerada en el marco de que nuestro ordenamiento jurídico porque en conclusión. que en los deberes de medios. 76. concretamente. más allá de la carga de la prueba interesa saber si el médico cumplió con su obligación y para saberlo debemos conocer previamente a que se encuentra obligado en la generalidad de los casos y cuando dicha generalidad conoce excepciones.ANÁLISIS DE LA OBLIGACIÓN DE MEDIOS EN EL ÁMBITO DE LA ACTIVIDAD MÉDICA La mayoría de la doctrina y jurisprudencia comparada estima que la obligación del médico es de medios. 6. Julio Cesar.La importancia práctica y principal de esta distinción. Cit. Daniel “Algunas consideraciones sobre la responsabilidad civil médica a la luz de la Doctrina y Jurisprudencia” En Cuadernos Jurídicos N° 7. criterio que se advierte en numerosos fallos de nuestra jurisprudencia181 Con todo. Santiago. ya que no lo consideran necesario. la determinación del objeto exacto de la obligación asumida por el deudor y el del establecimiento de la carga probatoria179 Se estima.

Pág. siendo de medios y no de resultados. Cámara de la Nación Civil. Pedro. al menos en los supuestos que la diligencia que el derecho califique como propia de las obligaciones de mayor esfuerzo184 5.182 Concretamente. y concretamente: 182 183 LLAMAS POMBO. dicen que la falta de éxito en la prestación del servicio no conduce necesariamente a la obligación de resarcir al damnificado. cuidando de observar las reglas tanto estrictamente técnicas y como deontológicas que impone la lex artis ad hoc pertinente. pues el médico cumple empleando razonablemente diligencia que es doble requerir a quien se le confía la vida de una persona o su curación.restablecimiento del paciente. cuya no obtención no supondría. Sala V. debiendo ser exigida. se reconduce a sujetar la conducta a los deberes propiamente técnicos y deontológicos que impone la lex artis. Así es reconocido en la jurisprudencia tanto Argentina como Española. pero en qué ningún caso puede estimarse que el facultativo está obligado a obtener el resultado de la curación del enfermo.183 Dándole precisión al contenido de la obligación de medios. 184 ZELAYA ETCHEGARAY. ya que el médico o el cirujano no pueden asegurar el éxito de un tratamiento sino únicamente las técnicas adecuadas para ello. una sola presunción de culpabilidad. Op. 87. de 31 de Mayo de 1998. por si sola. de manera que la actuación del médico se rija meramente por su propia lex artis y debiendo de hacerse patente que cada movimiento debe ser de vital trascendencia que en muchas ocasiones reviste para el enfermo la intervención médica. Cit. 52. Eugenio.A. como la utilización de cuantos remedios conozca la ciencia médica y estén a disposición del personal médico en el lugar que se produce el tratamiento. esta es la obligación asumida. Cit. 73 . porque existirían ciertas aéreas donde la obligación es de resultado. la obligación asumida por el médico es de medios.3 – ANALISIS DE LA OBLIGACIÓN DE RESULTADO EN EL AMBITO DE LA ACTIVIDAD MÉDICA Se estima que por regla general. Matienzo de Saez c/Centro Valls S. entonces. Op.

Carlos “Obligaciones y Responsabilidad Civil” En Revista Chilena de Derecho Privado. Leslie. no es viable no hacer efectiva la responsabilidad en los términos que ellos hayan pactado. Op. gran parte de la doctrina nacional estima que este punto es totalmente operativo el principio de autonomía de voluntad de las partes. satisfaciendo una necesidad de la perfección externa del paciente y siendo su justificativo el propio resultado. Pág. 122. que tiende a subsanar malformaciones físicas o recuperar la función de algún órgano o miembro ya sea 185 186 SATELLIER.188 De esta manera. Cit. 187 PIZARRO WILSON.186 b) La Cirugía Estética. Santiago. Cit.187 No obstante. se situa con los contornos diferenciados frente a la cirugía reconstructiva o reparadora. 188 PEREZ DE LEAL. la doctrina y la jurisprudencia se han mostrado estrictas a la hora de calificar la obligación del profesional que realiza una cirugía estética. parece ser que en la actualidad asistimos a un proceso de revisión que relativiza de algún modo la fuerza de esta excepción a la obligación que asumen los cirujanos. Rosana. Tradicionalmente. abusando de sus conocimientos y de la credulidad de su contraparte. Guillermo. Se entiende como cirugía estética aquella que sin proponerse aliviar un sufrimiento físico tiene como finalidad lograr el embellecimiento corporal de la persona. TOMASELLO HART. 155. accede a este tipo de acuerdo. Pág. se trata esta de una excepción de poca importancia relativa. Cit. De existir este pacto. afirmando que en este caso. Op. 2011. Pág. 36. 241 – 245. Op. Por si un médico. N°17. En todo caso. ya que no será lo habitual que el médico acepte someterse a una obligación de curación que no es usual dentro del mundo de la medicina185. En primer lugar. 74 .a) Pacto expreso entre las Partes. porque de otra manera las posibilidades de acreditarlo en juicio son escasas en consideración a lo anotado acerca de lo difícil que resulta imaginar que un médico asuma voluntariamente una obligación de estas características. por lo que la obligación será de resultado si así se ha pactado entre el médico y el paciente. habrá que ser expreso y por escrito. Pág. estaríamos frente a una obligación de resultado.

el resultado no apunta a ninguna sanación. sino con una alteración a nivel mental que necesitará su erradicación con una terapia de corte psicoterapéutico. debe calmar el malestar psíquico del paciente. Mientras para algún todo cirujano. se insinuaba ya que en la actualidad muchos autores no ven razón para someter la actividad del médico cirujano a normas diferentes.importante o menos importante. Op. apoyada con medicamentos adecuados para dicho mal. en estos casos. 2007. España. el tema de la cirugía estética es quizás uno de los más polémicos a la relación con el tipo de deber asumido por el médico. 191 MARTINEZ-PEREDA. Carlos. En este último caso. Se llama la atención sobre que alguna doctrina sostiene que el médico cirujano. es decir. Cit. “La cirugía estética y su responsabilidad” Editorial Comares.191 Por otro lado. cualquiera sea su especialidad responde por el resultado y para otros. en todo caso. Cit. 346. Granada. 75 . 242. la mayoría se pronuncia en el sentido expuesto.192 En un sentido similar.190 No obstante. sean estas minusvalías congénitas o adquiridas. al igual que en cualquier otro tipo de cirugía. esto es. es decir. sino a obtener una concreta obra apreciable según parámetros objetivos y que desde el punto de vista del interés del paciente sólo se dirige a satisfacer un alivio momentáneo en su afán de perfección. parte importante de la doctrina estima que la obligación es de medios. José Manuel. Cit. se pronuncia cierta parte de la 189 190 MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara Óp. resulta algo desmedida la pretensión. 214. que el cirujano estético está afecto a una obligación de resultado. Ahora bien. Op. Pág. porque lo cierto es que si dicha integridad psíquica efectivamente se encuentra dañada. Pág. siempre la obligación será de medios. estimamos que de aceptarse que se trata de una obligación determinada189. Con todo. Pág. se asumirá una obligación de medios porque seguimos estando en el ámbito de la medicina con toda su carga de contingencia. lo más probable es que estemos en presencia de un mal cuya etiología no dice relación con el defecto físico evaluado. Pág. 61. aunque agregando una importante consideración. recuperar su integridad psíquica que se entiende alterada por una autoevaluación negativa de su aspecto físico. 192 FERNANDEZ HIERRO. José Manuel. aquí. PIZARRO WILSON.

lo que implica que no siempre obtendrá el resultado esperado. o que incluso puede producir una lesión. José Manuel. Cit. De esta manera. Carlos. José Manuel. 245. no parece justo que después exija un resultado concreto. en atención a la conflictiva relación entre los medios involucrados y los beneficios esperados en una intervención que no es estrictamente necesaria desde un punto de vista médico y su fin curativo193. no obteniendo hasta de los más mínimos detalles acerca de las posibilidades de éxito y riesgos asociados. Pág. hay que colocar el énfasis en el deber de información que recae de forma más acentuada sobre el cirujano estético.194 No obstante. el paciente deberá decidir si se somete a un tratamiento no necesario para su salud y si este sigue dentro del ámbito de la medicina propiamente tal. Y si alguien se somete voluntariamente a este tratamiento con pleno conocimiento que existen posibilidades. 195 PIZARRO WILSON. informado de un modo en que nada parece exageración acerca de los riesgos y beneficios esperados. Esta posición es atendible porque en un ámbito de la medicina en que la intervención no es necesaria. muy adecuado al perjuicio que hay sobre esta actividad médica. salvo que se trate de un resultado más grave de su condición anterior. Op. que ofrecerán un panorama cierto para decidir libremente someterse o no a dicha intervención. se observa que una cosa que no se logre el resultado esperado y otra es que el paciente quede en condiciones menos favorables que las anteriores al tratamiento. Cit. no lograr por impericia o torpeza una mayor apariencia física y otra muy distinta que. 250. como consecuencia de la negligencia profesional o mal conocimiento de su propia lex artis se deforme aún más el paciente o que se le cause cualquier tipo de lesión o incluso la muerte. MARTINEZ-PEREDA. Cit.doctrina para la cual más a recurrir a una distinción entre obligaciones de medios y de resultado. 255. aunque sean estas remotas. Pág. Op. Pág. Op. la garantía ofrecida por el médico radica en su necesidad de informar para no incurrir en la responsabilidad por el resultado. enfermedad o incluso la muerte. 194 76 .195 193 MARTINEZ-PEREDA. de que no surta efecto.

puede que se necesite de una compleja operación quirúrgica. por las razones que dimos en su momento. aquí no existe ningún tipo de conflicto.196 Y para someterse a este tipo de análisis cobra también importancia el tema del consentimiento informado del paciente. Osvaldo Op. que en nada difiere de una operación convencional. 714.Con todo. serían.shtml Consulta el 29 de Junio de 2013. y por tanto el profesional que los realiza tiene a su cargo una obligación de resultado. entre otros. nos referimos a aquellos casos de laboratorio.org/documentos/sociedad/doc0006. por ejemplo. Extracción de canal linfático. Cit. d) Colocación de Prótesis Ortopédicas y Dentarias. Porque cuando el método de diagnóstico es invasivo como la biopsia.org http://www.197 196 BANDRÉS. es conveniente que valla todo por escrito. Fernando. entre otros. Pág. 197 ROMO PIZARRO. en este último caso. como análisis de orina extracción de muestras de sangre. c) Análisis Clínicos.sediglac. el Hemoterapeuta. podría alcanzar transcendencia el tema cuando los cirujanos estéticos promocionan sus servicios dando a entender al paciente que no habrá problemas en alcanzar el resultado esperado. Se configura una obligación de resultado en la colocación de prótesis ya sean ortopédicas como dentarias en cuanto habría que diferenciar entre aquellas cuya colocación no requieren de prácticas abiertamente invasivas con el cuerpo y aquellas que si. entonces sí que aparece el carácter aleatorio envuelto siempre de alguna manera en la medicina. “Responsabilidad Profesional y Laboratorio Clínico” en sediglac. En todo caso. Otra de las excepciones es realizada con los análisis con fines de diagnóstico. cuando hablamos de análisis. el radiólogo. 77 . Otros profesionales que apoyan en el ámbito del diagnóstico y sobre los cuales recaería una obligación de resultado. porque. convenciones que.

a pesar que dicha costumbre a entrado en desuso en los últimos años. la responsabilidad es un valor y un principio fundamental del ordenamiento jurídico chileno. a pesar de ser aceptada como una mera costumbre gremial. 78 . sin este. Los actos médicos están regulados en parte gracias a normas consuetudinarias que su propia profesión ha desarrollado a través de la historia y que han perfeccionado mediante prácticas y procedimientos propios donde entre ellos se han fiscalizado y sancionado aquellas conductas que a su parecer son ilícitas e incorrectas dentro de todo un marco regulatorio profesional y guiado por un código deontológico desarrollado históricamente y ligado tenuemente a las normas vigentes de la responsabilidad. en su procedimiento médico y respondiendo no sólo a los afectados. sea de donde se originen y como se originen. independiente de su grado de responsabilidad. siempre cuando su origen sea legítimo y los esfuerzos de estas sean de origen contractual u extracontractual. dicho principio es esencial y es considerado una institución general del ordenamiento jurídico chileno. porque adopta un rancho aparte a las normas jurídicas que deberían regular los comportamientos del profesional médico. sin responsabilidad. el ordenamiento jurídico entraría en una falacia y un verdadero desorden a nivel normativo. ya sea cual sea su profesión u oficio. el origen de la responsabilidad de un contrato de salud ya sea contractual u extracontractual. Dicha responsabilidad se aplica en todos los aspectos y conductas de todas las personas. debe ser respondida y estamos de acuerdo en que un profesional de la salud debe responder por todas las actuaciones que tenga este. a su vez esta asegura que todas las personas pueden ejercer sus derechos a aquellas personas las cuales no han cumplido con sus obligaciones. ningún acto se tomaría con la suficiente seriedad. rechazando de plano dicha iniciativa. toda persona es responsable de las obligaciones que contraiga.CAPITULO VI CONCLUSIONES En primer lugar. sino a la sociedad mediante actos gremiales o lo que conlleve su código de conducta al respecto.

no existe suficiente jurisprudencia. buscando protección de manera contractual a todos los actos médicos. una obligación de medios y no de resultado. de suerte tal que la doctrina y la jurisprudencia aluden a ella casi siempre situándola en el ámbito contractual. a nivel nacional. a pesar de todo. uno revisa a nivel comparado se podrá llegar a la conclusión que existe prácticamente unanimidad en señalar que la obligación que asume el profesional de la salud estando en el ámbito contractual o extracontractual es. dicha protección no sólo vulnera el derecho a la salud que protege nuestra Constitución Política de la República. por regla general. o simplemente puede ordenarle dirigir su conducta en aras del mismo. a la globalización y la transparencia de la información. sino también que dilata el procedimiento del acto médico. que depende más de la capacidad del médico tratante antes de entrar a una engorrosa burocracia y lucha de intereses entre los perjudicados y los profesionales propiamente tales. sólo en los últimos diez años hay jurisprudencia motivada por perjuicios y por la perspectiva social y económica que hay sobre el actuar médico y la información que hay tanto en su actuar como en su procedimiento. A pesar que a nivel jurisprudencial no existe un consenso sobre la naturaleza de los actos médicos. pero manteniendo el resultado fuera de la obligación que debe ser asumida. si bien esta distinción entre obligaciones de medios y de resultados dice relación fundamentalmente con las obligaciones emanadas de un contracto. cuando en otros países es un tema zanjado de hace años. la demanda hacia la responsabilidad médica sigue siendo tenue y su análisis de naturaleza sigue siendo arcaicamente discutido entre los tribunales nacionales.todavía hay una férrea postura especialmente de todos los profesionales de la salud en solucionar de manera autónoma sus responsabilidades. perjudicando tanto la labor del profesional como la salud del paciente. 79 . gracias en parte. Pese a existir un consenso a nivel doctrinario y comparado. lo cierto es que nada impide que se aplique también a las obligaciones con fuente en la ley. a nivel nacional por la costumbre que existe entre el gremio médico y los profesionales entre sí. además del mayor acceso a todos sus procedimientos. porque está perfectamente puede imponer a un sujeto la necesidad de obtener un resultado determinado en beneficio de otro sujeto para evitar incurrir en responsabilidad.

80 . es esclarecer la naturaleza y su responsabilidad en el ordenamiento jurídico chileno y su aplicación en el ámbito de la responsabilidad civil.El principal aporte que podría dar esta tesis en la disciplina no sólo del ámbito del Derecho Civil sino en la institución de la responsabilidad en general.

Chile. 1983. Editorial Jurídica. San José. En Revista Derecho y Jurisprudencia. Buenos Aires. Chile. Alfredo. Editorial Jurídica. 2008. Arturo. 5) ALESSANDRI RODRIGUEZ. Luis. 1990. Costa Rica. Gabriel. Santiago. 1975. Santiago. Chile. Argentina. “Métodos y Técnicas de Investigación para las Ciencias Sociales”. Editorial Jurídica. 4) ACOSTA RAMIREZ Vicente “Responsabilidad Civil Médica en Chile”. Santiago. “Manual de Técnicas de Estudio e Investigación Jurídica”. 1997. 9) BASCUÑÁN VALDES. 3) ACHAVAL. Chile. “Manual de las Técnicas de la Investigación Jurídica” Editorial Jurídica. Editorial Universitaria. “De las Obligaciones”. 7) ANTILLÓN JARAMILLO.BIBLIOGRAFIA 1) ABELIUK. N°2. Tomo XCIV. Santiago. Santiago. Editorial Trillas. Aníbal. México. 6) ALVAREZ UNDURRAGA. 81 . Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. Editorial Abeledo Perrot. Tomo II. Santiago. 8) BARROS BOURIE. Ciudad de México. 2008. 2007. Chile. 2009. Argentina. 1991. “De las Obligaciones”. Buenos Aires. 12) COUSIÑO MAC IVER. Chile 10) BRIONES. Santiago. Juan “Historia y Filosofía de la Medicina” Editorial Universidad de Costa Rica. 2005. 2010. René. Jorge “Teoría General de la Responsabilidad Civil” Editorial Abeledo Perrot. “Responsabilidad Extracontractual en el Derecho Civil Chileno”. “La Responsabilidad Civil del Médico”. II Edición. 2) ABELIUK. Chile. Tomo I. Enrique “Tratado de Responsabilidad Civil Extracontractual”. René. 2007. 11) BUSTAMANTE ALSINA. Guillermo. Tomo I. “Derecho Penal” Editorial Jurídica.

Editorial Jurídica. 20) ELGUETA María Francisca y PALMA Eric Eduardo “La Investigación en las Ciencias Jurídicas y Sociales”. Santiago. Juan Pablo. Editorial Orión. 1995. Julio Cesar. 17) DUCCI CLARO. “Médicos sin control: Los dueños de la salud pública en Chile” en Revista Que Pasa. Santiago. Parte General” Editorial Jurídica. 18) DUVERGER. 25 N°1. Jaime. Enrique. Madrid. Chile. José Manuel “Sistema de Responsabilidad Médica” Editorial Comares. Santiago. “Métodos en las Ciencias Sociales”. Santiago. “La indemnización del daño moral en el acto médico” En revista Chilena de Derecho. Mario. Segunda Edición. Chile. 2008. 2006. Madrid. 16) DUCCI CLARO. “Responsabilidad Civil Extracontractual”. Carmen. 2007. 2006. Quinta Edición. Volumen I. Carlos. España. Chile. Carlos. “Historia del Derecho” Editorial Universitaria. Santiago. 1998. Chile. Editorial Jurídica. Tomo I. Santiago. Tomo II.13) CURY URZUA. 19) EYZAGUIRRE. “Derecho Penal. “Derecho Civil. Vol. Editorial Thomson Civitas”. 25) GARRIDO MONT. Chile 21) FERNANDEZ HIERRO. “Responsabilidad Civil Médica”. Parte General” Editorial Jurídica. Enrique. Editorial Universidad Central. 1986. Santiago. Santiago. Editorial Ariel. 14) CURY URZUA. 2000. Maurice. España 24) GARRIDO MONTT. España. “Derecho Penal. 22) FIGUEROA. Mario. Chile 15) DOMINGUEZ HIDALGO. “Visión Actual del Derecho Médico”. 2006. Parte General” Cuarta Edición. 2010. Chile. Barcelona. Chile. 1986. 82 . Santiago. 23) GALÁN CORTES. “Responsabilidad Médica” en Revista Chilena de Derecho. 1986.

Editorial Nacional. Norberto. Phillipe. 2012. 29) LE TOURNEAU. “Responsabilidad Penal del Acto Médico” en Revista Chilena de Derecho. “Responsabilidad del Médico”. Jorge. Tomo I. Carlos “Responsabilidad Penal del Acto Médico” en Revista Chilena de Derecho. Santiago. Santiago. Santiago. Vol 13. 1975. 2006. Francia. 2003. 1986. Editorial Dalloz. V Edición. España 34) MAZEAUD Henri y TUNC André. José Manuel. España. Luis. “Filosofía del Derecho”. Bogotá. 1994. Editorial Jurídica. 1986. Juan. 2006. Ramón “Responsabilidad Civil Contractual”. Chile. 30) LLAMAS POMBO. España. “Medicina Legal y Toxicología”. “Historia Natural de la enfermedad como fuente esencial para la formulación del pronostico” Editorial H&M. Editorial UDP. Valencia. Paris. 2007. “Derecho Médico” Editorial Tecnos. España. 38) MONTANELLI. Carlos. Editorial García Muñoz. 27) KÜNSEMÜLLER. Eugenio “Doctrina General de la Culpa Médica” Editorial Thomson Civitas. 32) MARTINEZ LOPEZ DE LETONA. Chile. VI Edición. 31) MARTINEZ CALCERRADA. 36) MEZA BARROS. Chile 37) MILLAS. 35) MELENDEZ JULIO. Salamanca. “Teoría de la falta gravísima y juzgamiento disciplinario del contrato médico”. Argentina. Buenos Aires. Madrid. Argentina 83 . 2004. Delictual y Contractual” Editorial Ejea. Santiago. Colombia. Granada. “Derecho de la responsabilidad contractual”. Buenos Aires. Juan Antonio. 33) MARTINEZ-PEREDA.26) GISBERT. Inocencio. Chile. Madrid. 28) KÜNSEMÜLLER. Editorial Garcia Alonso. España. “La cirugía estética y su responsabilidad” Editorial Comares. “Tratado Teórico y Práctico de la Responsabilidad Civil. Volumen III. 2007.

Santiago. Enrique. en Revista Baylor University Medical Center Procedings. 1965. 1995. N°17. 43) NOVOA MONREAL. Editorial Universidad. 84 . 2005. 47) PÉREZ DE LEAL. Abril. Argentina. Chile.39) MOSSET ITURRIASPE. Tulio. “Curso de Derecho Penal. 1997. 45) PAYEN. 1999. 2004. Editorial PMC. Editorial Astrea. 42) NAVARRO ALBIÑA. Georges. Estados Unidos. Segunda Edición. Chile. “Dentologie Medicale D’apres Le Droit Naturel”. el pensador “Editorial S. “Responsabilidad Médica” 2° Edición. Daniel “Algunas consideraciones sobre la responsabilidad civil médica a la luz de la Doctrina y Jurisprudencia” En Cuadernos Jurídicos N° 7. el artista. Legislación y Jurisprudencia” Editorial La Ley. Parte General”. Paris. René. Carlos “Obligaciones y Responsabilidad Civil” En Revista Chilena de Derecho Privado. Doctrina. 1982. Santiago. 2006. “Responsabilidad Civil del Médico”. “Contratos y Responsabilidad Extracontractual” Editorial La Ley. Francia. Barcelona. Editorial Conosur. 48) PIZARRO WILSON. España. Stefan. Editorial Universidad Adolfo Ibañez. Buenos Aires. Argentina. 1993. Santiago. Editorial Chang-Hai. Eugenio “Leonardo Da Vinci: el sabio. 40) MUNTZ. Santiago.. Jorge. Editorial Jurídica. 2011 49) RAMIREZ. Chile. Chile.L. 44) PAILLÁS. 2007. 41) MUÑOZ SEPÚLVEDA Carlos y QUINTANA LETELIER Bárbara “Responsabilidad Médica. Maryland. Santiago. Rosana. “Responsabilidad civil del Médico”. 2006. 46) PEÑAILILLO. Venezuela 50) RIEDEL. “Cómo hacer un proyecto de investigación” Editorial Carhel. Caracas. Buenos Aires. Eduardo. “Edward Jenner and the history of smallpox and vaccination”.

Tomo I. Tomo II. Ángel. Parte General”. Editorial Jurídica. Santiago. Santiago. 2011. 85 . 62) SATELLIER. Guillermo “Explicaciones a la Responsabilidad Médica” en Revista Médica Clínica Las Condes. “Jornadas de Derecho Médico”. 58) ROMO PIZARRO. Osvaldo “Medicina Legal”. Editorial Universidad Central de Chile. 2000. Parte General”. Santiago. Osvaldo. Cuba. Vol. 2000. Osvaldo. “Los Contratos. Tomo III. 2008. Tomo II. 53) RODRIGUEZ GUERRO. La Habana. Tomo I. 59) ROMO PIZARRO. Santiago. España. Buenos Aires. Editorial Jurídica. “Relación Médico-Paciente” Editorial Ciencias Médicas. 12 N°12 Editorial Universidad Católica de Chile. 2005. “Jornadas de Derecho Médico”. “Los Contratos. Año 2006. Santiago. 2000. 60) SANTA MARIA. 56) ROMO PIZARRO. “Modelos de relación médico paciente”. Juan Manuel “Principios del Derecho y Razonamiento Jurídico” Editorial Dykinson. 57) ROMO PIZARRO. Santiago. Editorial Jurídica. “Medicina Legal y Practica Forense” Editorial Jurídica. Editorial Universidad Central de Chile. 63) SILVA. Maria Antonieta. Año 2006. Nerio “Medicina Legal” Editorial Ateneo. Osvaldo. 2005. 52) RODRIGUEZ CALERO. Chile. Jorge. “Jornadas de Derecho Médico”. 61) SANTA MARIA. Editorial Universidad Central de Chile. Chile. Tomo I. Jorge. Hernán. 2011. Santiago. Chile. 54) ROJAS. Argentina. Chile. 1995. Santiago. Chile. Madrid. en Revista de Estudios Médico Humanísticos Ars Médica. Chile. Osvaldo “Medicina Legal”. Tomo I. Tomo II. 55) ROMO PIZARRO. Santiago. Chile. 2004. Chile.51) RODRIGUEZ ARCE. Santiago. Editorial Jurídica. Chile.

“Responsabilidad Médica desde una Perspectiva actual”. Santiago. 67) TOMASELLO HART.64) SILVA. Santiago. 66) SZANTHO. Ciudad de México. Valparaíso. Santiago. Gyorgy. 2007. Pedro “Responsabilidad civil en hospitales y clínicas” en Revista de Derecho y Jurisprudencia. 1997. Editorial Edeval. José Miguel. Valparaíso. Santiago. “Medicina Legal y Practica Forense” Editorial Jurídica. Leslie. Chile. Derecho y Sociedad”. N°12. Jorge. Editorial Jurídica. 2001. Chile. “Responsabilidad Civil Médica” en Estudios de Derecho Privado. Chile. Tomo II. “Estudios de Derecho Privado”. 72) ZELAYA ETCHEGARAY. “La investigación Jurídica”. 1995. Chile. “Derecho Penal Alemán”. 70) WELSEL. “Definiciones al Error respecto de la medicina” en Revista Médica de Chile. 71) WITKER. Editorial McGraw Hill. Tomo CXIV. N°2. Hans. Edición Universidad Central. Chile 69) VERA. 86 . Leslie. Editorial Edeval. N°5. 65) SZANTHO Gyorgy. México. Santiago. “Ética. 1994. Volumen 206. 68) TOMASELLO HART. en Revista Médica de Chile. Hernán. Volumen 129. 2004.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful