defenderse contra todos los que querían ir "más allá" de las Palabras de Jesucristo, ya sea añadiéndoles o quitándoles algo (Apoc. 22, 18), ya queriendo obsequiar a Dios de otro modo que como Él había enseñado (cf. Sab. 9, 10; Is. 1, 11 ss.), ya abusando del cargo pastoral en provecho propio como Diótrefes (III Juan 9).

CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA
Nueva Catedral de Cristo Rey

APOCALIPSIS
Apocalipsis, esto es, Revelación de Jesucristo, se llama este misterioso Libro, porque en él domina la idea de la segunda Venida de Cristo (cf. 1, 1 y 7; I Pedro 1, 7 y 13). Es el último de toda la Biblia y su lectura es objeto de una bienaventuranza especial y de ahí la gran veneración en que lo tuvo la Iglesia (cf. 1, 3 y nota), no menos que las tremendas conminaciones que él mismo fulmina contra quien se atreva a deformar la sagrada profecía agregando o quitando a sus propias palabras (cf. 22, 18). S. Juan escribió el Apocalipsis en Patmos, una de las islas del mar Egeo que forman parte del Dodecaneso, durante el destierro que sufrió bajo el emperador Domiciano, probablemente hacia el año 96. Las destinatarias fueron "las siete Iglesias de Asia" (Menor), cuyos nombres se mencionan en 1,11. El objeto de este Libro, el único profético del Nuevo Testamento, es consolar a los cristianos en las continuas persecuciones que los amenazaban, despertar en ellos "la bienaventurada esperanza" (Tito 2, 13) y a la vez preservarlos de las doctrinas falsas de varios herejes que se habían introducido en el rebaño de Cristo. En segundo lugar el Apocalipsis tiende a presentar un cuadro de las espantosas catástrofes y luchas que han de conmover al mundo antes del triunfo de Cristo en su Parusía y la derrota definitiva de sus enemigos, que el Padre le pondrá por escabel de sus pies (Hebr. 10, 13). En los 404 versículos del Apocalipsis se encuentran 518 citas del Antiguo Testamento, de las cuales 88 tomadas de Daniel. Sobre ellos dice S. Jerónimo: "el Apocalipsis de S. Juan contiene tantos misterios como palabras; y digo poco con esto, pues ningún elogio puede alcanzar el valor de este Libro, donde cada palabra de por sí abarca muchos sentidos".

HEBREOS, CARTAS CATÓLICAS Y APOCALIPSIS
La Biblia, el libro del católico

“Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo”
San Jerónimo, primer traductor de la Biblia

LIBROS SOBRE BIBLIA: http://goo.gl/6x31T

NO TIRES ESTE FOLLETO,
¡COMPARTELO!

¡MUCHAS GRACIAS!

sacrificio que comienza en la cruz y termina en la gloria. Ya no hay otro sacrificio fuera del suyo. Esta carta no es extraña al pensamiento de Pablo. como el Apocalipsis. La primera Epístola carece de encabezamiento. Las tres Cartas que llevan el nombre de San Juan han sido escritas por el mismo autor del cuarto Evangelio. por lo demás. aunque no eran fundadas por él se habría hecho cargo el Apóstol después de su destierro en Patmos. y de Él procede la salvación para todos los hombres. caridad para con los pobres. esta carta les muestra que la religión judía. Recomienda la paciencia. El perdón de los pecados y la religión en espíritu. a las cuales. lo que dio lugar a que algunos dudasen de su autenticidad. él estaba prisionero en Roma por segunda vez. porque el Señor puede pedir cuentas en cualquier momento. Va dirigida "a la señora Electa y a sus hijos". CARTAS CATÓLICAS (UNIVERSALES) Son llamadas así porque no están escritas con un destinatario concreto. En la primera carta exhorta a una vida cristiana más santa. el Hijo de Dios.la fe sin obras es una fe muerta. lanza su mensaje principal: . El motivo de esta Carta fue adoctrinar a los fieles en los secretos de la vida espiritual. • CARTA DE SANTIAGO: La finalidad de esta carta es animarles a soportar con fortaleza las persecuciones y hacer vida y obras la fe. cuando se anunciaba la guerra en la que iba a ser destruida Jerusalén.2428. En esta carta está la fundamentación bíblica del sacramento de la unción de enfermos. con sus ceremonias grandiosas en el Templo de Jerusalén. Esta santidad se pone a prueba por la calidad del amor fraterno. dominio de la lengua.San Juan se llama a sí mismo "el anciano" (en griego presbítero). sino para las comunidades en general y se conocen por el nombre del apóstol que las escribió. tal vez hacia el año 66. • CARTA DE JUDAS: Su objetivo es poner en guardia contra los falsos doctores que ponían en peligro la fe cristiana. mencionado en Hechos 18. la acepción de personas. Jesucristo es nuestro Dueño y Señor. • CARTAS DE SAN PEDRO (1 y 2Pe): La finalidad de las cartas de Pedro: consolar y sostener la fe de aquellos cristianos en momentos difíciles. también son conocidas como Cartas Universales (para cualquier comunidad). • CARTAS DEL APÓSTOL JUAN. Para confirmar su fe. En la segunda Epístola -como en la tercera. a una comunidad o Iglesia y no a una dama. en el lenguaje cristiano no se solía llamarlas señoras. donde escribiera su gran visión profética. no era más que la imagen de algo más grande. es decir. según lo entienden los citados y otros comentadores modernos. El cristiano ha sido llamado por vocación divina por un acto de amor de Dios. Sólo así podrán los cristianos permanecer en las tribulaciones. Y sobre todo. «hombre muy versado en las Escrituras y que demostraba por las Escrituras que Jesús es el Mesías». Eran también los últimos meses de la vida de Pablo. En la segunda carta refuta el error de aquellos que trataban de quitar importancia al juicio de Dios y negaban la Parusía. a vivir de fe y animado por la caridad. CARTA A LOS HEBREOS Esta carta fue escrita desde Roma. condena la avaricia. Su finalidad es fortalecer la fe de las comunidades y aclarar algunos aspectos que las comunidades podían interpretar mal y que las podría llevar a vivir equivocadamente el testimonio cristiano. Transmite estas verdades: Dios Padre es fuente de gracia y poder. Exhorta a vivir las virtudes cristinas: paciencia. El Espíritu Santo es quien nos conserva en el amor de Dios y en Él encontramos la esperanza de alcanzar la vida eterna. aspiración de todo el Antiguo Testamento. pero él no la escribió. Es muy posible que su autor haya sido Apolo. Jesús. arrepentimiento y conversión. Data de fines del primer siglo y se la considera dirigida. la ambición. esta Epístola íntimamente familiar hace que nos sintamos allí como "hijitos" en la propia casa. a las iglesias del Asia proconsular. debían ser la obra del sacerdote auténtico de toda la humanidad.

Habla de la necesidad de atenerse a las primitivas enseñanzas para .La tercera Carta de Juan es más de carácter personal. pero en ésta nos muestra el santo apóstol. tanto la importancia y valor del amor fraterno. como en la primera.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful