Daniel Medvedov

A

natomía de la

O

reja en el

M M
etro de


Madrid
2009
2015

adrid

Es fascinante contemplar las orejas de los pasajeros en el metro de Madrid. Nadie te
impide estudiar su hélix, el anti-hélix, el cruce del anti-helix y la fosa del trago, el antitrago y el tubérculo de Darwin. Los chinos saben desde hace miles de años que la oreja es
una suerte de tablero de terminales, un mapa somato-tópico donde encuentras todos los
órganos y los elementos del cuerpo.
Me encantan las orejas de la gente. Obama firma con la izquierda, pues es zurdo, pero lo
más interesante de su firma es que representa a sus dos orejas. La he aumentado al tamaño
de su cara y al copiarla sobre una transparencia, he situado su firma encima de la línea de
los ojos, a la altura de las orejas. Los trazos gráficos coincidieron perfectamente. Debe ser
un tipo de complejo de infancia, que tiene el presidente al firmar así, pero Obama es buena
gente y aquí no hay ninguna crítica. No tenemos derecho de burlarnos de los defectos
físicos de nadie y detesto a los que ironizan sobre estas materias. Mi escrito es en serio, se
trata de una lectura anatomo-fisiológica de la oreja.
No es por nada pero la oreja es llamada en latín AURÍCULA, lo que quiere decir “pedazo
de oro”. Se dice que la Virgen ha concebido por gracia del Espíritu Santo a través de la
buena anunciación proporcionada por la oreja: es Aelianus, condenado por el Sínodo de
Nicea por haber dicho que el Verbo, el bello Logos, había entrado por la oreja de María.
Para que este asunto de fe no levante más polvo dogmático, no se ha seguido con la
condenación y Enodius retoma la tesis de Aelianus, (no se si es el mismo que ha escrito
sobre los animales, ELIANUS), y permitió la reproducción en el libro de oraciones de
Salzburgo de los siguientes versos:
GAUDE, VIRGO MATER CHRISTI
QUAE PER AUREM CONCEPISTI
“Alégrate, Virgen, Madre de Cristo,
Que por la oreja has concebido . . .”
El breviario de los maronitas, cuyo rito aún se profiere en arameo, contiene esta antífona:
VERBUM PATRIS PER AUREM BENEDICTAE INTRAVIT.
“El Verbo del Padre por la oreja bendita ha entrado”
Es ésta una materia esotérica, mas no erótica: el Verbo, traducido por los jesuitas en la
Biblia china con la palabra TAO, es el SHABDA de las Upanishadas, sonido eterno de la
energía vital, el mismo CATADUPA, del “Sueño de Escipion”- ruido de grandes aguas
que los iniciados en los misterios existenciales oyen en cada momento, internamente, a
través del oído místico.
La oreja se comporta como un mando a distancia, es como un control remoto de TV. Sobre
la superficie auricular se encuentra una suerte de tablero, como los tableros de electricidad
de nuestras casas. Allí, hay unos doscientos puntos terminales de órganos y zonas del
cuerpo, que al ser presionados, hacen reaccionar la zona o el órgano remoto.
De hecho, la presión en el punto preciso informa el cerebro y nuestra máquina, este
sofisticado ordenador de nuestra naturaleza humana, decide mandar inmediatamente
heraldos con medicinas, a distancias insospechables, hasta la punta del dedo pequeño del
pie.

2

Pues allí, al borde de la uña del dedo pequeño del pie, hay un punto importantísimo para
las mujeres embarazadas. Se llama ZHI YIN, en chino. Si se hace moxa con cigarro de
ajenjo, o artemisa, es decir termoterapia – tratamiento de calor, el feto que estuviere en
una posición inversa, gira inmediatamente y se pone en la postura conveniente, con la
cabeza en el plato ilíaco.
Claro que todo ello ocurre dentro de la placenta, pues este punto del dedo pequeño del pie
está relacionado con la placenta misma.
En el metro miro las orejas de las personas y tengo una clase verdadera de informaciones y
detalles, de otra manera muy difícil de buscar por separado. Lo que más me encanta en el
metro son las aglomeraciones. Así puedo tener una vista casi microscópica de las orejas de
la gente y percibir sus manchas, su anatomía, sus rasgos, su sorprendente complejidad,
pues ninguna oreja es igual a otra. Es la oreja nuestra verdadera huella y marca de
individualidad. Hasta he podido reconocer orejas que había visto años antes en el mismo
metro. Algunos, al percibir mi interés, empiezan a moverlas, pero yo sonrío con el
comentario de Don Sebastian de Covarrubias, por allí por los años 1611: “Las orejas en el
hombre no tienen movimiento. Dice PLINIO en lib. II, cap 37, Aures homini tantum
immobiles; esto es a lo ordinario, aunque ya se han visto algunos que las mueven a su
voluntad, y estos ya la una ya la otra, ya ambas, y éstos, de ordinario, son hombres de
poco entendimiento y medio tontos.”
Aquí mismo, Covarrubias recuerda la planta MYOSOTIS-oreja-de-ratón, donde myós es
el genitivo de mys, mus-ratón¡ y -otis – oreja. De allí viene también músculo y
murciélago, metátesis de murciégalo, una ampliación de mur ciego,- ratón ciego.
De la anatomía de la oreja, el elemento más importante es el llamado tubérculo de Darwin
que se encuentra en el borde interior, o posterior del hélix. El hélix es la hélice, pero en
realidad es la espiral externa de la oreja. El lóbulo está a veces pegado al borde angular de
la mandíbula y otras veces está libre, en el aire, separado. El lóbulo pegado parece un
signo de violencia interna, según algunos sicólogos, pero esta lectura tiene un rasgo
positivo también: es signo de valentía y dominio del miedo.
Lóbulo es un término tomado del griego “lobós”-“perilla de la oreja”, y también “lóbulo
del hígado”, lóbulo de los pulmones, o del cerebro. En realidad, el lobo es la porción
redondeada y saliente de un órgano. Me encanta esta descripción del DRAE: “Cada una de
las partes, a manera de ondas, que sobresalen en el borde de una cosa; como en la hoja
de una planta o en el intradós de un arco.” ¡
Esos tipos de la Real Academia son la verga de Triana! Pero aún mejor es esta definición:
“división anatómica y funcional de un órgano”, la parte inferior de la oreja externa. En la
botánica, esta palabra designa una división, una excrescencia, un alargamiento redondeado
de un órgano, como hoja, pétalo, sépalo, etc.
En arquitectura nos suena también, pues es un elemento de construcción en forma de arco
de círculo que, combinado con otros elementos parecidos, forma un arco compuesto – trilobado, poli-lobado, etc. Con esto se ha dicho casi todo. Pero no me escapa un juego de
palabras, aunque no tenga nada que ver con el lóbulo: es el lobbismo, de la palabra inglesa
lobby-“vestíbulo”, en el Parlamento Inglés, un sistema de presión e influencia de los
parlamentarios y de los funcionarios superiores de estado, por ciertos grupos de
comerciantes y banqueros de mierda, a través de agentes especializados (¡!) llamados
lobistas, que desarrollan sus actividades en las pausas de las distintas sesiones de las
Cámaras, de las Comisiones, etc., en vista de la adopción y aprobación de decisiones
favorables a los intereses de estos grupos.

3

Ello suena muy familiar en la vida parlamentaria americana pero en España pasa lo mismo,
en Madrid, digamos, en Valencia, o en Barcelona, y tan maja actividad se desarrolla en
ciertos restaurantes camuflados bajo una apariencia ni fú ni fá, con puestos reservados,
pues nadie que no sea del combo encuentra mesa. Estos sitios escondidos ostentan una
elegancia discreta, tan acogedora para los negocios de esta índole – primero comemos y
luego hablamos, no, mejor hablamos primero y luego comemos. Tales lugares pululan en
la ciudad, claro que no están en cada esquina, vamos, pero se habla de ello y los
conocemos de las peñas de los arrimados, donde lo he oído yo también.
He oído también, por boca de los que saben más que pescado frito, que la oreja - aurícula está dividida en diecisiete partes, como sigue:
1.HÉLIX – El borde prominente del la aurícula
2.El Tubérculo Auricular, o tubérculo de Darwin. Allí se encuentra un punto famoso
llamado Punto Aspirina, usado para todo tipo de dolor y en su zona inferior hay un área
específica donde se pueden percibir manchas o puntos dermáticos que informan de la
existencia de tumores. Los americanos de la Escuela de Medicina de la Universidad de
Miami, donde he estudiado yo también, para qué negarlo, llaman a esa zona TUMOR
SPECIFIC AREA.
3.SCAPHA – o FOSA ESCAFOIDES: La estrecha depresión o cavidad, receptáculo
oblongo cóncavo, que se encuentra entre el HÉLIX y el lóbulo, y parece una hendidura de
un valle entre dos montañas. Skaphe es una palabra griega que significa barco, y -si bien
recuerdo de mis clases de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Central
de Venezuela, en Caracas, por donde pasé también, como un meteoro, más bien como un
meteorito – hay un huesecillo en la mano, entre los ocho huesos del carpo, llamado
escaphoides – que tiene “aspecto” (eidos) de esquife, de barco (skaphe) y este mismo
pequeño hueso fue motivo de un trabajo de presentación en mi examen final de la materia.
De allí el escafandro y la escafandra. A los que les pueden llegar a molestar mis
incursiones en el laberinto de las palabras y en el infierno de la memoria, les digo que este
método es espectacular para abrir las puertas de la imaginación, abrir la boca a la fuente de
la creatividad y presionar a la inteligencia para que se manifieste y no esté tan dormida. De
la fantasía no digo nada, pues no cabe en el mundo de la medicina.
4.La Cola del Hélix: en el borde auricular, entre el final del hélix y el lóbulo. Desaparece
suavemente en la superficie del lóbulo, perdiéndose bajo la piel. La anatomía de la oreja
me parece un primor de la creación poética del cuerpo humano.
5.El Lóbulo: La parte inferior de la aurícula, donde no hay cartílago. En el centro del
lóbulo, centro de un círculo virtual inscrito dentro de sus bordes, hay un punto
importantísimo: es el terminal del ojo, aumenta la agudeza visual y por ello los marineros
llevan allí un zarcillo, no por monería, sino para ver mejor en el horizonte de la mar
Océana. La tradición europea que pedía a los marineros horadarse el lóbulo de la oreja
izquierda y cargar allí un zarcillo, en signo de noviazgo con la mar, es mero folclorismo,
pues la verdadera razón es ver mejor con el ojo izquierdo, que siempre ve menos, con
excepción de los zurdos, tipo Obama o Chávez. La oreja no está decusatta, sus terminales
no se cruzan en un khiasma central, como pasa con los ejes ópticos y con todos los otros
órganos representados en el famoso enano llamado - como el hombrecillo de los
alquimistas – el homunculus del cortex.

4

6.ANTIHÉLIX- una prominencia curva, opuesta al HÉLIX, que se divide luego hacia
arriba en dos brazos que forman una depresión triangular. Los libros de medicina llaman a
esa depresión fosa triangular, pero la confusión acaece cuando, en vez de “bifurcación”,
llaman “cruz” a la separación de los brazos del antihélix. Allí no hay ninguna cruz, ni
CRUX y ningún cruce.
7.TRAGUS –Un pequeño borde curvo, delante de la aurícula, frente al orificio de entrada
del conducto externo.
8.ANTITRAGUS – Un pequeño tubérculo opuesto al trago e inferior al antihélix.
9.CURVA INTERTRÁGICA- Depresión y borde curvado entre el trago y el antitrago.
Allí hay un punto importante llamado “secreción interna” relacionado con todas las
glándulas endocrinas y generador, acelerador, o reductor, de los procesos hormonales.
En realidad, una mera presión en ese punto mueve y remueve de manera efectiva el
sistema endocrino y ello se puede sentir instantáneamente, con la presión de la cabeza de
una cerilla. La información es cerebral y, de hecho, ocurre casi de modo automático, pues
el cerebro decide, según informaciones sinápticas neuronales, si hay que disminuir o
aumentar la velocidad de las reacciones en el respectivo proceso general endocrino de las
glándulas de secreción interna.
En la China, desde hace miles de años, se usa el arroz. He visto a mis maestros
médicos del Hospital de Veteranos de Taipei, como utilizaban granos de arroz, para
presionar los puntos auriculares. Lo interesante de esta información es la técnica: se corta
el grano de arroz por la mitad y se encaja por presión digital en el pabellón,
eligiendo el punto deseado, que es doloroso a la presión, o al menos sensible, más
sensible que otros, que corresponden a sistemas fisiológicos donde los procesos
internos no están afectados por tensiones metabólicas que se traducen en exceso o falta. El
cerebro decide si se debe disminuir el exceso o aumentar lo que falta, la velocidad, u
otros tantos factores que afectan el sistema, pues basta con ser informado de la presencia
de una anomalía por la presión del modesto grano de arroz. ¿Por que no ocurre ello de
modo natural y tenemos que recurrir a estos subterfugios terapéuticos?
Puesto que nuestro cerebro está permanentemente ocupado con nuestras
disquisiciones internas, un diálogo que nos muele como una rueda de molino, sin
resolver nada y sin llevarnos a ninguna parte, más que al cansancio.
Si fuéramos capaces de callarnos en nuestros pensamientos internos, el organismos
se arreglaría por si mismo, como ocurre con los animales.
Pero nosotros pensamos, y pensamos, y más pensamos, para nada, pues, a la larga
no llegamos a resolver ninguna de las ecuaciones fisiológicas propuestas, diariamente, por
el organismo. A lo sumo, somos capaces de pocas cosas, al menos que no sea más que para
orinar y para defecar, los humanos hacen grandes esfuerzos para llevar a cabo una serie
entera de despropósitos en la comida y en los ejercicios, y todo lo corporal presenta un
dilema: ¿Qué hago? ¿Duermo, o como? ¿Me doy un baño, o voy a pasear? Todo en el
estreñimiento, viene, a veces, con grandes trabajos.
Hay que pujar, como en la bolsa de valores.
10.

Orificio del meato auditivo interno: dentro de CAVUM CONCHAE. ¿Y eso
qué es?

5

11.
CAVUM CONCHAE: La concha inferior, lo más bajo de la superficie auricular,
hacia la bifurcación inicial del hélix, que aparece como una raíz. Allí esta el punto cero de
la oreja.
12.
CRUX DEL HÉLIX: La parte inicial del hélix, pues allí comienza, allí brota la
oreja.
13.
El BULBO SUPRATRÁGICO: La depresión entre la CRUX del Hélix y el borde
superior del trago.
14.
CYMBA CONCHAE – La concha superior a la Crux del Hélix. e inferior al borde
de la rama inferior del Antihélix.
15.
La Rama Inferior de la Bifurcación del Antihélix: El ramo inferior de la
bifurcación del Antihélix
16.
La Rama Superior de la Bifurcación del Antihélix: El ramo superior de la
bifurcación del Antihélix.
17.
La FOSA TRIANGULAR: Entre el brazo inferior y el brazo superior de la
Bifurcación del Antihélix. En esta fosa, en la zona más baja, está un punto relacionado con
el útero y cuando hay mucha sequedad en la zona uterina, esta parte de la oreja se muestra
muy escamosa.
Hasta aquí las diecisiete zonas anatómicas de la oreja.
Todas ellas, y cada una, son motivo de mi sincera contemplación en los vagones del metro
de Madrid, cuando voy hacia La Moraleja, a mi lugar de trabajo en Holmes Place Health
Club, donde enseño Tai Chi.
A Lao Tse, el que reveló este arte a los perdidos, lo llamaban Tan Li Eul, “Orejas
grandes”, y las necesitaba, pues era bibliotecario de los Archivos Reales.
El Tai Chi que yo enseño es una ciencia corporal y espiritual que abre las puertas de todas
las estrellas.
Pero hay algo realmente extraordinario en la oreja.
Se trata de un punto especial situado en la zona interna del tercio inferior, de la rama
superior, de la bifurcación del antihélix – ¿se dan cuenta? – estoy hablando con términos
ya familiares para todos vosotros. ¡Son unos profesionales!
Este punto tiene, en chino, un nombre que le hace gala: SHEN MEN- ¡La Puerta de la
Santidad!
Es realmente un punto santo. En los libros de la especialidad, hay una página entera con la
lista de las enfermedades, padecimientos y problemas corporales que arregla. Es un punto
de dispersión para los excesos y de tonificación para las deficiencias. Toca especialmente
los problemas sicológicos y vuelve tranquilo al loco más temido, con sólo presionar y dejar
allí un grano de arroz, tapado con un adhesivo dermal poroso.
La oreja es un mapa somatotópico. No me voy a extender en más detalles, pues los
interesados encontrarán materiales sinnúmero en Internet y en las librerías.

6

Pero lo que realmente hace falta es buscarse un guía, un tutor de AUTOIATRÍA, la ciencia
médica de la medicina personal. Hay que investigarse a si mismo, como hizo Heráclito.
Para encontrarse a si mismo, primero, hay que investigar a los demás y luego retornar a
uno mismo, con la mochila llena.
¡ADELANTE! ¡Cómprese un combinado y viajen en el metro, sin leer libros. Es mejor
leer orejas.
Me cuido de terminar un escrito en la página trece.
No es que sufra de triskaidekafóbia, pero respeto la tradición de los sabios.
Con ocasión de tal ocurrencia, he aquí un limerick hispano para los seguidores de Edward
Lear, el genio del nonsense, sin-sentido (yo no entiendo como un sentido pueda no tener
sentido):
HABÍA UN HOMBRE EN AZULINAS DE MADRID,
FUMABA PUROS COMO LOS MEJORES CATAROS,
PERO SE ENSUCIABA CON LA CENIZA EN LA LID,
PUES LIDIABA EN LA FAENA DE VALLADOLID.
El poeta Francisco Pino, mi maestro de oración, me decía que yo soy como un pájaro
enjaulado. No sé qué responderle a mi niña cuando me pregunta -¿Dónde están las orejas
de los pájaros?. He visto hombres-pájaro en el metro de Madrid, pero no he visto pájaroshombres en el autobús de Miyazaki.

*
7