You are on page 1of 2

LA REVOLUCION MARCISTA.

- El 6 de marzo de 1845 el pueblo de Guayaquil llevó a cabo una acción heroica: el general Antonio Elizalde y el Tcrel Fernando Ayarza, Se dirigieron al cuartel de artillería de Guayaquil con el propósito de tomárselo, acompañados de otros militares y entusiastas civiles para lo cual el oficial de guardia ya se había comprometido anticipadamente con los revolucionarios, entonces fue tomado éste fácilmente. Los bravos marcistas entablaron una encarnizada lucha con los partidarios del Gobierno de Flores, conquistando la victoria los revolucionarios. Flores atrincherado en su hacienda la Elvira, cercana a Babahoyo, se rindió y aceptó una negociación firmándose una negociación en le hacienda la Virginia: Flores dejó el poder; todos los actos, leyes y decretos posteriores al último día de mando de Flores quedan sin ningún valor; así terminaron 15 años de dominación extranjera en el Ecuador. Flores recibió 20.000 pesos y de inmediato salió del Ecuador rumbo a España, quedando el país gobernado por el triunvirato conformado por José Joaquín de Olmedo, Vicente Ramón Roca y Diego Noboa. Hoy se recuerdan 163 años de la acción revolucionaria que lideró Guayaquil en los comienzos de la vida republicana del Ecuador, para poner fin a la prolongada permanencia del general Juan José Flores en el mando del país, en medio de una serie de desaciertos que contrastó con la valiosa administración del Dr. Vicente Rocafuerte (1835-1839).
Por el triunfo de la jornada del 6 de marzo de 1845 se restituyeron las libertades ciudadanas y terminó el despótico militarismo extranjero, que por su ayuda en las guerras de la independencia de España, exigía prebendas de toda clase. Otras causas que influyeron en la preparación del movimiento marcista fueron los constantes errores políticos de Flores y su actitud regionalista destinada a poner trabas al desarrollo armónico de la Costa, incluido Guayaquil. Entre los muchos personajes identificados con esa lucha antimilitarista y antifloreanista no debemos olvidar a Vicente Ramón Roca, Gabriel García Moreno, Pedro Moncayo, Vicente Rocafuerte, José María Urbina, José Joaquín de Olmedo y otras figuras de recomendable actuación cívica. La Constitución a la que la motejaron como la Carta de la Esclavitud, también animó la lucha en pos de la expulsión del mandatario. El 5 de marzo de 1845 los planes se adelantaron y hubo enfrentamientos en esta ciudad. El 6 el pueblo salió a las calles para apoyar a los dirigentes. Al día siguiente, el 7, debido a la presión del vecindario y sus representantes el gobernador Espantoso renunció ante una Junta Popular que, asimismo, demandó la inmediata renuncia del presidente Juan José Flores. Generalizado el triunfo del movimiento en esta ciudad, de manera inmediata se formó un gobierno provisorio (triunvirato) con José Joaquín de Olmedo, Vicente Ramón Roca y Diego Noboa, en representación de Quito, Guayaquil y Cuenca, respectivamente.

. por los cuales el general Juan José Flores reconoció su derrota y se alejó definitivamente del mando de la República. el 17 y 18 de junio de 1845 se firmaron los documentos del Convenio de La Virginia. salvo los propósitos que impulsaron personajes y estadistas como Vicente Rocafuerte Bejarano. pues la revolución ganó simpatizantes en todo el país y alcanzó los propósitos de terminar con el militarismo y dar paso al civilismo. provincia de Los Ríos. aportó muy poco al desarrollo de la nación. Cuando terminaron los sangrientos combates de la hacienda La Elvira. adonde el gobernante se atrincheró con algunas de su tropas que le seguían leales. anterior a ella.Juan José Flores y sus allegados intentaron sofocar la revolución para no perder sus privilegios. que presentó algunos cambios en la conducción del gobierno y en el pensamiento político que. pero aquel intento fracasó. Con el triunfo de la revolución marcista de 1845 se estableció una nueva etapa política en el Ecuador.