You are on page 1of 2

Actividad C y D: A partir de mediados del siglo XVIII surge abundante literatura en torno al tema de la conservación de los hijos.

Se critican las costumbres educativas del siglo con tres blancosprivilegiados : en el extremo más pobre del cuerpo social, lo que se denuncia es la irracionalidad de la administración de los hospicios, los pocos beneficios que el Estado obtiene de la crianza de una población que sólo excepcionalmente alcanza una edad en la que puede devolver los gastos que ha ocasionado (ausencia de una economía social). En el extremo más rico, lo que se critica es la organización del cuerpo con vistas a un uso estrictamente derrochador por el refinamiento de modales que hacen de él un puro principio de placer (ausencia de economía de cuerpo). Y en mediando lo que sucede en cada uno de los dos extremos, la figura de las nodrizas que, por un lado son difíciles de conseguir por los hospicios para el cuidado de los niños abandonados y por otro lado, padecen de una incompetencia y falta de voluntad en la que los médicos hallarían la explicación de muchas de las taras que padecen los hijos de los ricos que delegan a ellas su crianza. La maldad y odio que las nodrizas sienten por tener que criar a los hijos de quienes son esclavas se transmitirían a los mismos por la lactancia. Es entonces que si existe un hilo conductor entre las falencias de la crianza entre el extremo más pobre y el más rico, está este dado por los “seres maléficos” contra los que se dirige todo el pensamiento social y médico del siglo XVIII : Los domésticos. Conservar a los hijos , entonces, pondría fin a los daños causados por la domesticidad y promovería nuevas condiciones de educación que , por un lado, puedan contrarrestar la nocividad de sus efectos sobre los niños que se les confía t, por otro, obligar a que eduquen a sus hijos a todos aquellos individuos que tienen tendencia a abandonarlos al cuidado del Estado o a la mortífera industria de las nodrizas. Ahora, el remedio a este mal de la domesticidad va a ser diferente según se trate de ricos o de pobres. Se dará una reorganización de los comportamientos educativos en torno a dos polos bien distintos y con dos estrategias bien diferentes. El primero orientado hacia la difusión de la medicina doméstica; es decir, un conjunto de conocimientos y de técnicas que deben permitir a la clase burguesa sustraer a sus hijos de la influencia negativa de los domésticos y ponerlos bajo la vigilancia de los padres. Y el segundo que podría agrupar bajo la etiqueta de “economía social” a todas las formas de dirección de la vida de los pobres con vistas a disminuir el coste social de su reproducción y abtener un número estable de trabajadores con un mínimo de gasto público, en resumen, lo que ha convenido en llamarse “ filantropía “ La reorganización de los comportamientos educativos estará mediado en ambos polos por la figura de la mujer y el consiguiente nacimiento de la familia moderna. Para la mujer burguesa, a través de una revalorización de las tareas educativas, se establece una continuidad entre sus actividades familiares y sociales. En alianza con el médico de familia descubre un nuevo dominio de misionariado en la propagación de las nuevas normas asistenciales y educativas, pudiendo ser a la vez soporte de una transmisión del patrimonio dentro de

reglamentos conventuales. En cuanto a la familia moderna. amontonamiento.. promoviendo la privacidad y así la moralidad.. la calle. programas recargados. En cuanto a la educación de los niños en la esfera pública. por otro lado el de guardiana del hogar. no más uno social.Y como se ha mencionado la alianza con el médico refuerza el poder interno de la mujer y mediatiza el poder externo de la familia. a una concepción basada en la separación y en la vigilancia. mala ventilación ) y ya sobre fines del XIX se inicia una educación mixta. desarrollo de la gimnasia . etc ) . A través de esta cohesión obtiene un incremento de poder que la eleva socialmente y le permite volverse hacia el campo social con una fuerza renovada capaz de jercer controles y patronazgos diversos.. El trabajo de la mujer popular es. por su lado. En este contexto surge un cambio en la concepción de la vivienda para solucionar problemas tanto de falta de salubridad como de moralidad. el médico alerta a las familias acerca de la educación homicida que están recibiendo sus niños ( internados. se forja a partir de la proyección de cada uno de sus miembros sobre los demás en una relación circular de vigilancia frente a las tentaciones del exterior : el bar. pero que puedan vigilarlos. familiar y escolar con la que los padres preparan al niño para aceptar la disciplina escolar y al mismo tiempo velan por las buenas condiciones de la educación pública (mejora de la salubridad de los internados.la familia e instrumento de difusión cultural en el exterior.. El espacio pasa a ser lo suficientemente amplio como para ser higiénico y lo suficientemente pequeño como para que sólo pueda vivir en él la familia y distribuido de tal forma que los padres dejen de compartir habitación con los hijos. la burguesa se ha constituído por estrechamiento táctico de sus miembros con vistas a reprimir o controlar un enemigo interior: los domésticos. Se pide a la vivienda que tenga una misión complementaria a la de la escuela en el control de los niños. La familia popular. La vivienda tiene que ser un espacio familiar. La búsqueda de la intimidad y la exigencia doméstica exigida a la mujer popular serán una manera de hacer aceptable ese hábitat que pasa de una fórmula ligada a la producción y a la vida social. supresión de los vestigios de castigos corporales. siendo su misión velar por la retracción social de su marido y sus hijos.