You are on page 1of 86

La vida de los soberanos del Chon Il Guk Capítulo Uno - La fuerza motivadora de la Creación es el amor verdadero de Dios Sección

1. El amor verdadero es el centro de residencia del ideal de Dios. ¿El amor verdadero es la esencia del ideal de Dios? Dios es el rey de la verdad, de la bondad, de todo lo verdadero y del amor. ¿Será que Dios estuvo desde un principio, o surgió después? También Dios ha venido creciendo, desarrollándose. Tienen que entender eso. ¿Y cómo podemos saberlo? Porque todas las cosas que asemejan la naturaleza original de Dios crecen a partir de una pequeña célula. Es lo mismo. ¿Por causa de qué ha venido creciendo Dios? Por amor; ha crecido en torno al amor absoluto. El sujeto recíproco del amor es Dios y el ser humano es objeto recíproco de ese amor. (243-278, 28.1.1993). Por amor creó Dios el Universo; no lo hizo simplemente para mirar al ser humano. Lo creó por amor. Dios no puede tener amor si está solo; no podría sentirlo. Por supuesto que tiene amor dentro de sí, pero no podría experimentar un amor pleno de la alegría de una unión armoniosa. Por hermosa que fuere una flor debería tener fragancia y, por mucho perfume que tuviere, tiene que soplar el viento para que éste vuele. Así, se necesita de un objeto estimulante que se corresponda como, en este caso, el viento. (210-223, 23.12.1990). El amor verdadero fue la fuerza originaria cuando Dios creó. Fue la fuerza motriz. Por ese motivo también a Dios le gusta el amor verdadero. Él también se alimenta y tiene nariz y ojos y todo como nosotros, pero lo que a Dios le gusta no es lo mismo que nos gusta a los humanos, como por ejemplo una pepa de oro. Él puede hacerla cuando quiera. Lo mismo con respecto al conocimiento o sed intelectual, no es lo que más le gusta a Dios. Dios es omnisciente y omnipotente; es el rey del conocimiento, el rey del poder. (212-295, 8.1.1991). La profundidad del amor verdadero es tal que abarca hasta allí, el fondo, donde Dios nació. ¡Es tan profundo! Y lo es porque comenzó desde el origen mismo de la existencia de Dios. Ya que no podemos llegar a él y alcanzarlo aunque vivamos toda nuestra vida, pasamos al otro mundo y crecemos eternamente hacia ello. Por eso no habría que ni pensar en peleas conyugales y menos en separarse. Dios mismo ha venido creciendo y elevándose. Él lo ha compartido hasta esa profundidad, desde el comienzo de sus raíces, desde sus fuentes. En los orígenes no vino primero Dios sino el amor. ¿Por qué decimos que Dios tiene características duales? Las posee por causa del amor. (246286, 20.4.1993). El amor verdadero es el puente para que también Dios pueda ir donde le plazca. Con el amor, el cuerpo entero se siente bien, tanto interna como externamente. Da lo mismo si está en el Norte, en el Sur, en el Este o en el Oeste; le da lo mismo si está en el mundo espiritual o en el mundo físico, donde fuere. En torno al amor se puede congeniar y armonizar en unidad autónomamente, automáticamente. Sólo el amor posee eso, esa cualidad. Lo mismo se aplica al sistema. Establecer absolutamente el lugar y la representación de Dios y unirnos centrados en él, es lo mismo que determinarnos a unirnos en torno a Dios. (139-200, 31.1.1986). Dios mismo es absolutamente obediente al amor verdadero. Él también está dispuesto a dar su vida por el verdadero amor. ¿Por qué hombres y mujeres pueden dar sus vidas por el amor

verdadero? Porque el amor está antes que la vida. ¿Por qué empezó a existir Dios? Empezó a existir por amor y existe para amar. Si no existiese el concepto del amor, no habría necesidad de que Dios exista. Así es como todas las cosas, creadas por Dios, existen en sistemas de pares. Incluso el mundo mineral consiste en un sistema de pares; a pesar de ser de un nivel inferior, aniones y cationes se entrelazan expresando amor. Fui yo quien por primera vez en la historia hizo este anuncio y proclamó que Dios mismo prioriza absolutamente el amor verdadero y vive en obediencia absoluta a él. Esto no es un concepto, sino una realidad. De manera que Dios creó para encontrar el verdadero amor. (203-103, 17.6.1990). El amor verdadero no se establece sin la participación e intervención de Dios. Sin Dios no puede existir lo que se dice verdadero, ni verdaderos hombres ni mujeres, ni verdaderas familias, ni verdadera verdad, ni verdadero amor. Todo esto es posible si Dios participa de ello. Él es el rey de la verdad, de la bondad, de lo verídico, del amor. Por eso es que no puede haber nada bueno sin Dios allí. Lo mismo ocurre en toda actividad; si se excluye a Dios es sólo una base para el fraude, no se puede confiar. Todo es así. Incorporando a Dios puede establecerse un estándar de lo verdadero y lo eterno. (301-38, 16.4.1999). ¿Cómo se puede distinguir el amor verdadero del falso? El amor egocéntrico es un amor afín al mal, mientras que el amor que busca el bien del otro es afín a la lógica del Universo y a Dios. Allí está la línea divisoria. El amor de Dios es aquel que se brinda una y otra vez y se olvida, sin esperar algo a cambio. Eso es verdadero amor. Una anciana de 90 años de edad le advierte a su hijo de 70 que al salir tenga cuidado con los autos, como si todavía fuese el niño de antaño. No se cansa de repetir lo mismo día tras día por más que haya pasado los 90. Amor verdadero es aquel que no se cansa, aunque dure millones de años. (142-333, 14.3.1986). El amor verdadero comienza cuando se está dispuesto a dar su vida una y otra vez, cuando se está dispuesto a brindarse una y otra vez...y es capaz de olvidar lo que dio. El amor verdadero perfora, penetra el universo; incluso penetra hasta el mundo de la muerte. En el mundo de la vida una mente fuerte puede ir donde quiera, penetrándolo todo. No hay lugar por el que el amor no pueda pasar. Incluso cuartos, cámaras, secretos. (256-179, 13.3.1994). El amor es lo más veloz que hay. El verdadero amor es una fuerza coincidente con el poder creador de Dios. Si uno posee ese amor puede llamar a Dios desde los confines de la Tierra y Él vendrá. Por fea que fuere una niña, con una seña de su dedo le basta para que su abuelo la siga. El amor es así de grandioso. Eso es amor verdadero. (301-125, 25.4.1999). El amor no surge porque sí. No puede haber gloria sin pasar por el amor de Dios. Cuando una persona goza de gloria no nos referimos a alguien que tiene amor y está solo, ni a un millonario que está sentado sobre una mina de oro. Decimos que alguien goza de gloria en una posición de inmutable felicidad, completamente dotado de lazos de amor. No puede haber gloria sin el amor de Dios. Si uno recibe el amor de Dios luego de haber cumplido su responsabilidad en el nivel de perfección, la gloria llegará automáticamente. (158-296, 4.2.1968). El amor verdadero puede elevarse sobre Dios. ¿Qué significa esto? Que incluso Dios desea que sus objetos de amor sean millones de veces más maravillosos, mejores que Él mismo. Si lo expresamos a la inversa podemos decir que el objeto del amor verdadero de Dios es más elevado que Él mismo. Si desean que su ser querido sea mejor que ustedes, eso es amor. (27422, 25.10.1995).

El amor verdadero es el amor de Dios. Si uno va al mundo espiritual puede sentir allí el color y el sabor del verdadero amor. Ese mundo es el del espíritu. Si Dios, dueño y señor del amor verdadero, tuviese pelusas en su piel, esas pelusas pertenecen también al amor verdadero, así que con lo más mínimo que le pasase a una pelusa, el universo entero lo sabría enseguida. Es muy sensible. Las sensaciones sintonizan con todas las del universo. (304-15, 5.9.1999). Llamamos Diosismo a mi enseñanza de que, centrados en el amor, Dios creó a los seres humanos. Se les ha otorgado el derecho de poder transitar el camino y seguir la dirección a elevarse más que Dios, el Creador. El Diosismo es la Ideología del Amor Verdadero, al que no se puede arribar a menos que en la vida, la persona caída, se sacrifique e invierta todo de sí. Entiendan que por ello la Biblia enseña la paradoja de “quien esté dispuesto a dar su vida, la ganará, mientras que quien quiera salvar su vida, la perderá.” (268-162, 31.3.1995). ¿Qué es lo que debe preparar aquel que quiera encontrar el camino del amor? Debe unirse al amor de Dios, a Dios y a los Padres Verdaderos. Entonces sí, por primera vez habrá amor verdadero. Este es el centro donde puede morar el ideal de Dios, el centro donde podemos ser uno con su ideal. (103-132, 18.2.1979). Sección 2. El amor verdadero, para que Dios y los Padres Verdaderos sean un solo cuerpo Originalmente la mente y el cuerpo eran uno, imposibles de separar. La mente del ser humano era la mente de Dios, y su cuerpo era el recipiente de esa mente. Pero la Caída de los humanos le entrega su cuerpo al mal. A partir de ese momento el cuerpo del hombre se tornó esclavo del Diablo. La conciencia humana es la entidad de la mente que representa a Dios. La conciencia no existe para uno mismo, sino por la justicia celestial; siempre corre en dirección al bien. Entonces el cuerpo se rebela contra ella, busca su propia comodidad, es egoísta y, siguiendo una demanda instintiva, procura manifestar sus apetitos carnales. La conciencia reprocha al cuerpo e intenta que éste obedezca a la mente. Esto hace que dentro de un mismo cuerpo se desaten siempre conflictos y luchas sangrientas. Nadie podrá conquistar su cuerpo a menos que invite y sirva a Dios dentro de él. Únicamente centrada en el poder del verdadero amor y la verdad de Dios, la mente (que es sujeto iniciador) podrá gobernar al cuerpo (que es su objeto receptivo y respondedor), llegando así a lograr el ideal de formar un solo cuerpo con Dios. Esto sería lo que la religión denomina “un hombre perfecto”. (219-118, 28.8.1991). Dios es Padre y nuestros primeros antepasados humanos eran sus hijos. Para que su verdadero amor fluyese, debían haber sido uno con Dios. Esa es una regla fundamental, debían unirse a Dios. En conclusión, para poder cumplir este principio de ser uno con Dios, no les quedaba otra que obedecerle. El día que seamos uno con Dios, Él será nuestro; será Dios y al mismo tiempo será “yo”. Y uno será quien es y al mismo tiempo será Dios. Lo único que puede hacer esto posible es el amor verdadero. (91-220, 20.2.1977). Cuando alguien se funde en verdadero amor se torna cuerpo de Dios, una célula Suya. Convertido en parte del Dios sagrado y siendo un mismo cuerpo con Él, puede vivir eternamente respirando y alimentándose de Su amor. A ese mundo lo llaman Reino de los Cielos, aunque la Biblia no mencionó el hacerse uno centrados en el amor verdadero. En (la frase de Jesús) “yo soy el camino, la verdad y la vida...” le faltó (decir) “y el amor.” (177-149, 17.5.1988).

Una persona verdadera es aquella que vive con amor verdadero. El amor verdadero es un amor que se da, dispuesto a vivir eternamente por el bien del centro. Este es el núcleo, la esencia de Dios. El amor verdadero es el amor de Dios. Si uno se determina a amar eternamente a Dios será poseedor (propietario) del verdadero amor. (123-328, 9.1.1983). El amor verdadero es un amor que sólo tiene relación con Dios. Este amor no se relaciona con uno mismo, o la República de Corea, los hábitos mundanos, las costumbres, las tradiciones de los pueblos, etcétera, pero no es un amor que solamente tiene que ver con Dios. Dado que el ser humano pecó, no pudo tener una relación de amor exclusiva con Dios. Tuvo relaciones con Satanás. Eso no se expandió solamente en la familia sino que la trascendió, expandiéndose al clan ético, al pueblo, a la nación, al mundo y se explayó hasta el mundo celestial. Hoy nosotros nacemos con pecado, y todos los hábitos y costumbres que empapan el ambiente en que vivimos, no tienen nada que ver con Dios. ¡Es tan difícil negarlo y más aún resolverlo! (274-195, 3.11.1995). El amor verdadero puede controlar incluso a Dios. De la unidad en amor verdadero surge el derecho (moral) a la propiedad (posesión). Todo lo que es de la persona amada es también de uno. La pareja amada no puede ser cambiada, en ningún momento ni lugar. Es dueña y señora de un amor absoluto. (281-192, 13.2.1997). El amor verdadero tiene el poder de unir absolutamente la mente y el cuerpo de Dios. ¿Acaso Dios no tiene mente y cuerpo, si es semejante al humano? ¿En qué estarán centrados la mente y el cuerpo de Dios? No están centrados ni en el conocimiento, ni en el poder ni en el dinero. Únicamente el amor verdadero puede unir completamente la mente y el cuerpo de Dios. (210-132, 17.12.1990). Los humanos somos muy ambiciosos, pero toda esa ambición desaparece si ingresamos en la esfera del amor verdadero de Dios. Dado que el verdadero amor otorga el derecho a la herencia, hasta Dios, el sujeto del amor, pasa a pertenecernos. Dejando de lado las cosas que le pertenecen, su mente y su cuerpo son nuestros. Dios y nosotros somos un solo cuerpo. (213-76, 14.1.1991). El amor verdadero pertenece al ámbito de formar un solo cuerpo con Dios, por lo que se recibe el dominio de Él y no el dominio de Satanás. El ámbito caído de ustedes no es así. Por tanto, si bien permanece la forma original de la esfera del corazón de Dios, vertical, y debido a que mal heredamos un linaje de sangre, la forma original horizontal no forma 90 grados con la vertical. Puede tener tanto 75 como 15 grados. Por esa diferencia estamos bajo presión, sintiendo cargos de conciencia sin poder evitar el padecimiento de angustias. (183-42, 29.10.1988). El amor verdadero es más valioso que los diamantes. Su antena emite una onda tan poderosa que provoca que de acuerdo a su dirección, dos personas se encuentren, se toquen y se besen. Esa es la antena de los Padres Verdaderos, que jamás cambia y es tan valiosa que no se consume. Por eso es que todos los buenos espíritus quieren transitar un nuevo camino propio por medio de los Padres Verdaderos. (217-264, 2.6.1991). Lo más triste del mundo fue haber perdido a los Padres Verdaderos. Comprendan lo triste que fue y entonces entenderán cuánta alegría representa encontrarlos. Por eso yo dirijo cada una de sus actividades. Dado que el verdadero amor de Dios viene mediante los Padres Verdaderos, hasta el mundo angélico y todo el mundo creado reciben el

dominio de los Padres Verdaderos. En todo momento el mundo tiene que pensar que está dentro de la esfera de ese amor. Los Padres Verdaderos tienen que surgir en medio del desprecio de la gente, en medio de la oposición del mundo, en una posición más valiosa que la de Todas las Cosas creadas. Deben superar incluso la oposición del mundo angélico y, aunque el mismo Dios se opusiese a ellos, deben superarlo. Una vez superado todo esto surgirá algo nuevo e ideal. (107-92, 6.4.1980). El amor verdadero no comienza a partir de la mujer sino que lo inicia el hombre, mediante Dios. Por esa razón los hombres procuran a las mujeres donde puedan depositar su semilla. La mujer es un recipiente, un recipiente completamente vacío, y decir que es un recipiente vacío significa que posee el mismo valor que aquello que lo ocupe. (259-244, 10.4.1994).+ En el hombre surgió amor verdadero y amor falso. ¿Qué es amor verdadero y cuál amor es falso? El amor falso tiene que ver con Satanás, mientras que el amor verdadero se relaciona con Dios. ¿Tanto el hombre como la mujer anhelan amor verdadero? Originalmente el ser humano no debía ambicionar amor verdadero, sino que se hizo necesario por culpa de la Caída. El ser humano pecó y ese es el problema. (189-75, 19.3.1989). Centrados en el amor verdadero la mujer se convierte en reina y el hombre en rey; sin amor verdadero, esto no puede ocurrir. El amor verdadero hace que se encuentren en la máxima posición posible. Si se unen allí, en la posición más elevada, se conectan a Dios. El matrimonio es para que se concreten el máximo mundo masculino y el máximo mundo femenino a fin de poseer a Dios. Es para poseer ambos mundos. Ya que tanto el hombre como la mujer son apenas dos mitades, el casamiento es para que ambos se perfeccionen. El amor verdadero los hace uno con Dios. (260-154, 5.2.1994). ¿Dónde y cuándo se unen Dios y el ser humano? Se unen al momento del matrimonio, centrados en Dios, centro del amor verdadero original. Esto significa que Dios entra en las mentes o corazones de Adán y de Eva. El casamiento de Adán y Eva es el casamiento del cuerpo de Dios. Es el matrimonio de Dios. El cuerpo es el lugar externo, mientras que la mente es la posición interna. Así, directamente Dios es nuestro padre. El amor de Dios es “mi” amor, la vida de Dios es “mi” vida, el linaje de Dios es “mi” linaje. (217-196, 27.5.1991). Una pareja se forma con dos personas de otro lugar, de distintas familias, ¿verdad? Así, si bien nuestros padres nos dan a luz, quedando en una relación de padres e hijos, uno de los elementos horizontales de nuestro propio matrimonio viene de otro hogar. Aunque un matrimonio pueda separarse, la relación entre padres e hijos no puede romperse. En lo vertical hay solamente una unidad. Tienen que entenderlo. El camino a una herencia sanguínea para continuar la historia humana centrada en el amor verdadero entre el Cielo y la Tierra, se halla en una única posición perpendicular ¿Por qué es necesaria esta posición? Porque en el punto perpendicular desaparecen las sombras. Al medio día, el momento en que el sol está justo encima, no hay sombras, ¿no? Dios y el ser humano no lograron esa relación perpendicular centrada en el ideal de un amor ideal. ¿Cuál es, entonces, el camino para que dentro de este Universo puedan conectarse Dios y el ser humano a la distancia más corta centrados en el amor verdadero? La relación que puede ligarlos de esta manera es la de padres e hijos. No hay distancia más corta que la perpendicular. Un pequeño desvío y ya no será perpendicular. La distancia más corta es la perpendicular. Centrados en esa perpendicular, el padre y la madre están conectados a la distancia más corta en dirección este y oeste. También los hermanos están conectados a la más corta distancia en la dirección frente y detrás (anterior y posterior). Esto forma un ángulo de 90 grados y, en término

de perfiles, tiene 24 lados. Dado que el Dios omnisciente y omnipotente posee esa capacidad ideal de concepción, Él se encuentra en pleno centro del Universo, esta forma esférica que forma 90 grados entre la perpendicular y la horizontal, a 90 grados con anterior y posterior y formando también 90 grados con derecha e izquierda. ¿Dios existe centrado en qué? En el amor verdadero. Si le preguntan a Dios no responderá otra cosa que eso. (198-298, 5.2.1990). Mediante el amor verdadero uno puede volverse absoluto, único, eterno e incambiable. Una persona en sintonía con el amor verdadero puede pararse en una posición de correspondencia con Dios, ingresa en el ámbito que le permite relacionarse en todo momento con el Dios único, el Dios absoluto, incambiable y eterno. (304-286, 9.11.1999). Estamos más cercanos entre nosotros, miembros de la Iglesia de la Unificación, que con nuestros propios hermanos biológicos. Al igual que esto, en el mundo que viene se tienen que unir el mundo anterior con el posterior, las parejas deberán ser más unidas y también tendrán que unirse los mundos de derecha e izquierda. Deben unirse superiores y subordinados, anterior y posterior, derecha e izquierda. ¿Qué significa esto de superior y subalterno, anterior y posterior y derecha e izquierda? Superior y subalterno inferior o encima y debajo, mayor y menor, se refiere a los deberes filiales; anterior y posterior se refiere a los deberes fraternales e izquierda y derecha a los deberes morales conyugales. Si uno se perfecciona de esta manera se eleva a la posición de Dios en el mundo espiritual. Hay que hacer lo necesario para retornar a Dios. Entiendan que con lo único que puede cumplirse ese rol es con verdadero amor. Una verdadera familia es aquella que logra extender la familia perfeccionada de Adán, entrenada según el estándar de esta fórmula. De modo que si esto se extiende al mundo se unirán Oriente y Occidente, ya que es lo mismo que la unión entre el hombre y la mujer. La pareja debe unirse en torno al hombre, quien es el sujeto de la relación y también deberán unirse antes y después, encima y debajo. Si esto se cumpliese, veríamos infaliblemente el cumplimiento de un mundo unido, gracias al amor verdadero y centrado en un contenido de acuerdo al Principio Divino. (222-321, 6.11.1991). El camino del verdadero amor centrado en Dios es el camino que conduce al Reino de los Cielos. El punto terminal del amor falso es lo que comúnmente llamamos Infierno. Hasta ahora ninguna religión supo esto con toda certeza; desconocían las fronteras entre el Cielo y el Infierno. Ahora ha sido bien esclarecido. El inicio del Reino de los Cielos es la restauración del amor caído. (278-30, 28.4.1996). Sección 3. Adán y Eva, progenitores de la humanidad, eran el objeto recíproco absoluto del amor de Dios En ese Edén donde todo fue creado nuevo, con Adán y Eva como protagonistas a disfrutar de eternas bendiciones junto con la nueva Creación y que Dios contemplaba abrazando una nueva concepción emocional una vez creados Adán y Eva...para ese Dios, no debe haber habido un solo instante que no haya sido precioso. Momento a momento cada acción de Adán y Eva era un instante indescriptiblemente serio y profundo, momentos de invaluables lazos. Adán y Eva crecían, iluminándose con cada día que pasaba sus capacidades intelectuales y racionales, sin tener ningún defecto como representantes del carácter original de Dios. Sin duda que estaban calificados para ver, escuchar y tocar el nuevo mundo creado con el corazón y los mismos sentimientos que Dios. Contemplando a Adán y Eva, Dios deseaba que cada movimiento de ellos fuera el Suyo propio, que cada cosa que hablaran fuesen sus propias palabras, que todo lo que ellos escuchasen,

viesen y sintiesen, fuese como si Él mismo estuviera escuchando, viendo y sintiendo. Sin dudas que -estando en un ámbito de semejante relación y lazos tal como Él lo concibió en Su profundo ser Adán y Eva eran seres que representaban, sustituían a Dios en todo. Abrazando todas las cosas que Él creó para ellos ¿Qué día en la vida de Adán y Eva estaría esperando Dios con anhelo? Terminó de crear todas las cosas hasta el sexto día, pero al no haber creado a Adán y a Eva ya perfectos, indefectiblemente había algo pendiente entre Dios, Adán y Eva. Lo que Dios deseaba no era que quedasen siempre en la condición y aspecto con el cual los había creado, ni tampoco esperaba tanto el período de poder contemplarlos creciendo. Sepan que habría un día en el que se cumpliría todo lo que Dios pretendía lograr por medio de Adán y Eva. En el momento que ese día llegase, Dios sería feliz, Adán y Eva serían felices, y todo lo creado sería feliz. Sin lugar a errores podemos decir que tanto el mundo creado, como Adán y Eva y Dios mismo, anhelaban la llegada de ese día. (8-267, 7.2.1960). Adán y Eva, nuestros ancestros, crecieron en el seno del amor divino, criados bajo el corazón del amor más grande y sagrado de Dios. Pero por simpática que fueren sus figuras en crecimiento y por libre que fuere el ambiente en que crecían, había algo que ellos no poseían ¿Qué sería? Ni les faltaba nada de lo que Dios había creado ni tampoco era que no tuviesen sirvientes; lo que faltó fue que no pudieron crearse lazos de corazón como para convertirse en hijo e hija de Dios. Ese fue el dolor amargo. Porque los amó, Dios hizo un mundo de esperanza que pudieran gozar con el ideal de la infinita Creación, queriendo Él alegrarse gracias a contemplar las figuras de Adán y Eva, dominando libre y autónomamente todas las cosas bajo el Cielo. No porque alguna condición externa fuese tan valiosa, sino porque puso en ellos Su propia sangre y alma; en ellos latían Su carne y Sus huesos. Debemos comprender que por todo lo inolvidable que fluía de Su corazón hacia Adán y Eva fue que creó el universo para ellos. Pero Dios los dejó porque Adán y Eva pecaron. Él no abandonó a las cosas creadas, ni les quitó las bendiciones que les había brindado, sino que tuvo que dejar un principio fundamental que no podía ser abandonado. ¿Cuál? La base para poder formar lazos de corazón con Dios. Abandonó la base de corazón. Esa fue la Caída Cada vez que Dios contemplaba a Adán y Eva, ardía su corazón esperanzado, pensaba en lo felices que vivirían cuando se perfeccionasen a sí mismos; Dios deseaba acariciarles sus cabezas viéndolos dominar y disfrutar, como si ellos mismos lo hubiesen creado, a todo lo que Dios creó para ellos. Pero todos esos sentimientos de esperanza se cortaron cuando Adán y Eva cayeron. Sepamos que de todos los pecados que cometieron nuestros progenitores este es el imperdonable mayor pecado Tampoco podía Dios, sin embargo, dejar al ser humano caído así como estaba. ¿Por qué? Porque habiéndolos creado originalmente por medio de principios eternos, Dios no podía ignorar ese estándar. Si bien habrá sido muy fuerte su deseo de darles la espalda a Adán y a Eva caídos, al mismo tiempo que abandonaba los principios con los cuales había creado el mundo durante 6 días, no podía abandonar el estándar eterno, quedando expuesta a ser invadida sin remedio la propia existencia de Dios, sujeto eterno. Conciente de esto, Dios comenzó de nuevo, con la Providencia de Salvación de Adán y Eva. (9-49, 10.4.1960). Satanás, luego de una relación de amor con Eva, hizo caer incluso a Adán Es decir que mediante Eva dominó, controló a Adán. Por esa razón es que históricamente para

indemnizar esto numerosas mujeres han sido abusadas por los hombres. Esto entristecerá a las mujeres, pero es una realidad. ¿Por qué creó Dios a Adán y Eva? La Biblia registra en I Corintios 3:16 que “¿No sabéis que sois templos de Dios y que el espíritu de Dios habita en vosotros?” ¿Qué dijeron del cuerpo incluso aquellos que debieran pasar por la historia de la salvación, ya que el cuerpo pecó? Lo llamaron “templo de Dios”. Aquí “templo” se refiere al lugar donde Dios mora. Y aunque aquellas personas de la historia de la salvación se hayan convertido en templos donde Dios podía estar, comparado con Adán antes de caer, Adán era aun mejor que ellos. ¿Estaría Dios en el corazón de Adán? Sin cuestionamientos, Dios estaría cientos y miles de años en su interior. ¿Cómo era Adán? Si Adán y Eva hubiesen sido idiotas que no entendían nada, no podrían llegar a dominar la Creación de Dios. Es decir que si no estuviesen dotados con una capacidad como la del “técnico” que hizo los Cielos y la Tierra, no podrían dominarlos. ¿Y quién les daría la capacidad de dominio? Justamente Dios. Es decir que Dios debía ingresar en la mente y el cuerpo de Adán para que éste pudiera actuar como debía ser. Viéndolo así, el Adán y la Eva creados para convertirse en cuerpo de Dios fueron los antepasados humanos. En otras palabras, Adán era el cuerpo sustancial de Dios. Para que el Dios invisible dominase el mundo sustancial debía tener sí o sí un cuerpo, si iría a ver y a escuchar. Así, Adán fue creado para llegar a ser el cuerpo sustancial de Dios. ¿Y quién era Eva, entonces? Eva sería la esposa de Adán, una esposa sustancial. Entonces si Adán era Dios usando un cuerpo sustancial, Eva era la esposa del Dios con cuerpo físico. Tal vez les impacte escuchar que Dios recibiese una esposa, pero Adán fue creado para ser cuerpo de Dios y Eva como esposa del Dios físico. ¿Qué tendrían que haber hecho Adán y Eva? Tendrían que haber asemejado fielmente la naturaleza interior del Dios invisible, formar un solo cuerpo y dar frutos del amor. Sus hijos serían suyos y al mismo tiempo hijos de Dios. En amor verdadero tenían que dar hijos de Dios, a la vez que serían hijos de Adán. El no haber podido establecer lazos de amor en la órbita normal se transformó en una historia de millones de generaciones de rencor y amargo dolor. Comprendan que esa es esta miserable historia caída actual. (22-279, 4.5.1969). Si Dios es un rey, Adán y Eva vendrían a ser la primera generación de príncipes divinos. Debemos tener bien claro que el primer príncipe y la primera princesa de Dios, herederos de todo el cosmos por ser objetos recíprocos del amor divino, eran nuestros primeros ancestros, Adán y Eva. El lugar al que se ingresa luego de culminar la vida en coincidencia con la esfera real del corazón, es el Reino de los Cielos. Esto no lo supo hasta ahora ninguna religión ni persona en particular. Pero en las iglesias evangélicas dicen “Crean en Jesús, y serán inmediatamente salvados”. No hay palabras más tontas que esas. En lo que hace a la esfera del corazón y la primogenitura, Adán y Eva eran los primogénitos de Dios, la primera generación de Padres Verdaderos, las principales figuras de la primera generación del Reino de los Cielos en la Tierra ¿Cómo sería este mundo si aun permaneciese una familia real centrada en ese Rey? Todo debe haber estado preparado para el ideal de Dios, pero por culpa de la Caída surgieron cientos y miles de pueblos centrados en un ámbito satánico, siendo oprimido el clan real en medio de un torbellino de luchas. Esa es la consecuencia de la Caída. (228-169, 27.3.1992). Adán fue la expresión sustancial de la naturaleza masculina del Dios invisible, Sujeto recíproco acompañante de características duales. Mientras que Eva fue la expresión sustancial de la naturaleza interna de Dios, Su naturaleza femenina. En otras palabras, el cuerpo humano es la

materialización de todo lo que Dios puso de Su propio interior. (143-80, 16.3.1986). Por la iniciativa de Eva se quebraron ambos, Adán y Eva originalmente ideales. Por esa razón vino Jesús como el segundo Adán ideal y también María, que debía restaurar a Eva caída, es decir, tenía que preparar a la Eva que sería la esposa de Jesús. La restauración no podía hacerla María sola. Así como el arcángel había ayudado cuando el Creador hizo a Eva centrada en Adán y para perfeccionar y cumplir la historia de la restauración, una figura en posición arcangélica debía colaborar cuando Dios formaba a una Eva según el modelo del segundo Adán. De esa manera Eva podría restaurarse. Y luego Jesús y la Eva restaurada debían unirse. Si con la ayuda de un arcángel y de ángeles Dios preparaba una hija en la posición de Eva centrada en Jesús, quien estaba en la posición de Adán... ¿esa hija no sería de Dios, libre de pecado? María y José debieron haber bendecido en matrimonio a Jesús con esa hija de Dios. Así, hijo e hija de Dios se unirían. En cuanto a la cuestión habida de inversión de dominio, y por ser algo que Eva provocó, la mujer debe asumir tal responsabilidad. Por eso es que María debía restaurar al arcángel, a Jesús y a una mujer a la posición de Eva antes de caer. Todo esto debía ser restaurado por María. Así es que las mujeres deben revertir el dominio. Y María no solo debía restaurar a estos tres, sino también recuperar el corazón de Dios. Haciendo esto se realizaban tanto el ideal de Dios como la meta de la Humanidad. A partir de allí se desarrollaban tanto el ideal que Dios venía anhelando hace cuatro mil años bíblicos, como el punto de partida para que la Humanidad pudiese realizar posteriormente el Reino de los Cielos. Así, esa es la meta de la Humanidad y también la de Dios. Si Adán y Eva hubiesen perfeccionado su amor, ese habría sido un comienzo perfecto, algo completo. Por eso es que del modo que fuere hay que restaurar la inversión del dominio. (38-70, 1.1.1971). Si Adán no hubiese caído, él y Eva podían haber formado una familia en la que Dios pudiera deleitarse y al mismo tiempo, como progenitores de la Humanidad, se habrían constituido en la base para ésta experimentar la mayor felicidad. No habrían sentido sufrimiento, desesperanza ni lamentaciones, sino solamente alegría y felicidad, siendo regidos por Dios dentro del ámbito de Su dominio directo. Pero todo esto se distorsionó con la Caída de Adán y Eva. Entonces debe ser restaurado de nuevo, pero no puede restaurarse así porque sí, sino según los principios fundamentales de la Creación. Habiendo estos principios, podemos darnos cuenta que la historia de restauración ha venido haciéndose mediante la historia de la re-creación. En el jardín del Edén estaban el arcángel, Eva, Adán y Dios. En otras palabras, sus lugares ocupaban la forma de cuatro posiciones centradas en Dios. Como cayeron de esa posición, la restauración debe hacerse por medio de los principios de la re-creación. Por eso es que hasta ahora han sido varones los que han estado a cargo de la historia de restauración. (46-196, 15.8.1971). Debido a que el pueblo judío no aceptó a Jesús, este planeó sacrificarse a sí mismo, solo, por su nación y por el mundo. Jesús tuvo que dejar a su familia y vivir solitariamente. Pero recibía todo el amor de Dios. En definitiva, así como un hermano sin pecado debe sacrificarse para salvar a Adán y a Eva caídos, él se sacrificó a sí mismo por los demás. Todas las personas estaban en la posición de Adán y Eva caídos y él se sacrificó a sí mismo por ellos. Se convirtió en una ofrenda. No maldijo a quienes querían asesinarlo, sino que por el contrario le pidió a Dios que los bendijese. Por esa razón se erigió como mediador entre Dios y Adán y Eva caídos. Jesús murió como un Adán sin pecado, transitando un camino fórmula para

la salvación de las gentes del mundo entero. Por eso se convirtió en el Adán modelo, para que quienquiera que lo siga, pueda ser salvo. (52-66, 22.12.1971). Si Adán y Eva hubiesen madurado y alcanzado su perfección, ellos habrían llegado a unirse en amor conyugal. Ellos fueron mentados para amarse no sólo en forma carnal, también espiritualmente. En esa posición Adán habría podido unirse verticalmente con Dios Padre-Madre y Eva también, en la posición de Padres e hija. Lo que anhelaban Adán y Eva en aquel momento era unirse. También Dios y Eva desearían unirse y luego anhelar lo mismo con Adán. Horizontalmente habían tres: Dios y Adán, Dios y Eva. Estos tres anhelaban unirse completamente. ¿Dónde se encontrarían ellos? ¿Allá arriba? ¿Allí debajo? No. Ellos se habrían encontrado y unido horizontalmente. ¿Qué hubiese pasado si Adán y Eva se hubiesen unido horizontalmente? Habrían formado un solo cuerpo. Nada podría haberlos separado. Después de obtener esto, recién entonces les nacería un deseo o ambición de amor. Tanto para el hombre como para la mujer éste es el único camino y la única meta. Es la máxima posición, ya que es la única en la que quieren estar juntos Dios y Adán, Dios y Eva. Si Dios y Adán, y Dios y Eva no pueden unirse, no hay manera de que la ocupen. A partir de entonces la relación de dar y recibir entre Adán y Eva centrados en Dios se vuelve distante. Visto desde este punto, podemos comprender que Dios no solo está creando verticalmente, sino también horizontalmente. Este es el ideal de la Creación centrada en Adán y Eva, es el ideal divino. Si Adán y Dios se hacen un solo cuerpo y, por otro lado, Dios y Eva se hacen un solo cuerpo también, entre ellos no pueden decir jamás que uno es superior al otro. No existen altos y bajos, sino que sólo existirá una perfecta unidad. Pero por varias razones se distanció Dios con Eva y también con Adán. (52-261, 2.1.1971). Si Adán y Eva hubiesen celebrado su boda sagrada luego de haber madurado, ellos se habrían unido centrados en Dios dentro del ámbito directo de Su amor. ¿Quién es el centro aquí? Dios. De haber sido así, nosotros los humanos seríamos el cuerpo materializado de Dios. Así, si Adán y Eva se hubiesen unido de esa manera, ellos serían al mismo tiempo cuerpo de Dios, padres de la Humanidad y el centro divino. Si dijésemos que el omnisciente y omnipotente Dios puede ser feliz sin un objeto recíproco de amor, podríamos decir que es un Dios loco. Ante el Dios absoluto, nosotros los humanos somos seres correspondientes. Debemos unirnos en un solo cuerpo en torno al amor absoluto. Si Dios, Adán y Eva fuesen un solo cuerpo, los hijos nacidos de esa unión serían al mismo tiempo hijos de Adán y Eva e hijos de Dios; se habría formado en la Tierra una familia, clanes étnicos, pueblos, naciones...un mundo con el linaje de Dios. Y como nadie podría cortar esos lazos sanguíneos, entiendan que el propio país por ellos conformado sobre la base del amor de Dios sería el Reino de los Cielos en la Tierra. (54-64, 11.3.1972). Aquí se forma el concepto de que si Adán y Eva no hubiesen caído, al amar Adán a Eva sería un acto de amor en lugar de Dios y, al amar Eva a Adán, estaría amándolo en lugar de Dios. Por esa razón la vida que llevaran Adán y Eva sería una expresión de la forma de vida de Dios. Si Adán y Eva se gustaran, también Dios estará internamente a gusto; si Adán y Eva se entristecieran, también Dios sentiría junto a ellos la misma tristeza, ya que el amor sería tanto de Dios como de Adán y también de Eva. Siendo un único amor no podría ser de otra manera. (95248, 4.12.1977). Si en un principio no hubiese ocurrido la Caída, no habría ideologías de derecha e izquierda. Estarían unificadas. Se podría ir así nomás al Reino de los Cielos sin necesidad la Filosofía de Ala Central ni el Diosismo. No se necesitaría un Salvador del mundo. Iríamos ante Dios con la ideología de ala central por venir de Adán y Eva, sin necesidad de retornar. Todos iríamos

directamente al Cielo. Si Adán y Eva no hubiesen caído, habrían ido al reino de Dios como príncipes y princesas del país celestial. Adán y Eva eran los descendientes reales de Dios, pero no llegaron a culminar como tales porque cayeron. Adán y Eva eran el cuerpo de Dios. Eva es la esposa sustancial de Dios. Espiritualmente Dios es el padre vertical. Es padre horizontal y vertical a la vez. Como sus mentes y corazones poseen el registro original para heredar el linaje de ambos padres, eso no cambiará jamás aunque tengan pecado. Como padre vertical, el Creador hizo padres horizontales para ser objetos de Su amor vertical. Así, Adán y Eva serían los compañeros eternos de amor de Dios. Son la pareja de Dios. Se dijo que era el Alfa y el Omega. Al haber comenzado a amar a partir de Dios, al retornar uno se convierte en amigo de Dios. Más tarde hay que retornar a Dios. (227-274, 14.2.1992). ¿Centrados en quién hicieron vida conyugal Adán y Eva? ¿Habrá interferido Dios en ello? ¿Tuvieron hijos Adán y Eva, o no? Sí que los tuvieron; tuvieron a Caín y a Abel. ¿Nacieron estos porque Dios les pidió que los tuvieran, o porque hicieron lo que les vino en gana? Nacieron porque ellos lo hicieron a su manera. Si fue porque lo hicieron por su cuenta, ¿a quién le habrá gustado esto? Le gustó a Satanás. Adán y Eva se casaron centrados en Satanás. No hay cómo negarlo. (234-299, 27.8.1992). Si la península de Corea es una nación (tipo) Adán, el Japón es una nación Eva. ¿Por qué Corea es Adán? Geográficamente la península coreana es igual que el órgano reproductor masculino, exactamente como Roma. El Mar Mediterráneo es como la parte privada de una mujer e Italia es como el órgano masculino. Por esa razón ambos deben unirse. En tales regiones, la cultura nunca se va. Cuando una cultura se asienta, no se va más, porque es igual que la posición de algo que sea afirma sobre la base del amor. Observando todos los aspectos geopolíticos, Roma y el Mediterráneo son iguales a la unión de un hombre y una mujer. Ahora vendrá la era de una cultura integral que represente al padre y a la madre. Al estar esto en la posición de recuperar todo lo que Adán y Eva perdieron cuando cayeron, los países vecinos a ellos están en la posición de los tres arcángeles. Igual que Adán, Eva y los tres arcángeles. Los tres arcángeles centrados en Corea son la China, la Rusia y los Estados Unidos. Éstos son el arcángel del lado celestial, mientras que China y Rusia son los arcángeles del lado satánico. Lo mismo (se aplica) para Taiwán y la India. Están exactamente en esa misma posición. Cuando Adán y Eva perdieron a su familia se perdieron a sí mismos, y los tres arcángeles cayeron. Eso debe ser restaurado. Por eso en la península coreana debemos resolver lo que no pudo el Vaticano romano. El Vaticano poseía el ideal de la preparación para el Señor venidero, pero fracasó. (235-80, 29.8.1992). El Japón es un país del lado satánico. Al país de Amaterasu-omikami (diosa adorada en Japón), hay que tornarla completamente una Eva del país celestial. Los derechos del segundo hijo hay que recuperarlos para la segunda generación, excepto de japoneses. En la medida que Corea y Japón son naciones tipo Adán y Eva, deberían ser una unidad; hay que hacerlas unirse. El Japón ya quiso unirlas por las armas cuando lo del ejército conjunto, pero yo las uniré con amor y en un ámbito de libertad. En el jardín del Edén había una mujer y cinco varones; como Adán era inocente, no podía quedarse con la mujer. Para ello, hay que abrazar a todos los hijos. Hay que tener hijos para recuperar a Eva. Como todos los hijos fueron dados en matrimonio, Eva no tiene dónde ir. El propio Japón tiene que hacer este trabajo en el nivel de nación. Haciendo esto nacería como nación Eva en representación del mundo, y el día que se una a la nación tipo Adán, incorporarían a la nación tipo arcángel de estados Unidos, logrando unidad entre las tres. (265-178, 20.11.1994).

Al decir “Era del Completo Testamento”, por completo testamento nos referimos a perfeccionar la familia de Adán y Eva una vez creados, es decir, al cumplimiento de la promesa. Entonces, para que Adán y Eva retornen al estándar original, dependen de ellos. Linajes caídos, individuos, familias, familias extendidas, pueblos, naciones, toda la humanidad y hasta todos aquellos (antepasados) que en las diferentes eras históricas han pasado al mundo espiritual. Por leales y devotos que hubiesen sido en su amor a Dios, todo eso ya es pasado, es lealtad y devoción que no alcanza para que en la era del Completo Testamento pueda realizarse el ideal. Dios primero creó a Adán y, siguiendo el modelo de éste, hizo a Eva, razón por la cual Dios asume la responsabilidad de hacer de nuevo a Adán. Dios tiene que hacer a Adán, y la “Tierra” debe hacer a Eva. Y como se perdieron Caín y Abel, ambos hijos de Eva, hay que recuperarlos. Lo que así fue sembrado, así debe ser cosechado. Centrados en la madre, Abel representa el lado derecho y Caín el izquierdo, al igual que las líneas de un triángulo. Eso debe ser provisto en la Tierra ¿Qué hay que hacer para que sea liberado? Esto debe ser indemnizado mundialmente, ya que centrado en Adán fueron sembradas una madre e hijos. (244-233, 14.2.1993). ¿Quién colocó la piedra angular del verdadero amor? ¿El hombre, o Dios? La respuesta es...Dios. Antes de nacer el hombre, Dios creó los minerales, las plantas, los insectos, todo. Vemos en la Biblia que al final creó al ser humano, y el último ser humano creado fue Eva. ¿A quién está ligado Dios, en definitiva? A la mujer. La razón para que Dios colocase la piedra fundacional fue que Adán y Eva se unieran y fueran un solo ser. Adán y Eva tienen que unirse. ¿Dónde son racionales entonces Adán y Eva, centrados en los polos “positivo” y “negativo” en el plano horizontal? En la unión del hombre y la mujer. Hombre y mujer se unen como cóncavos y convexos. Dado que Dios es como un ser mental (emocional), su song sang (aspectos internos de carácter) entra en la mente de Adán, su jyong sang (aspectos externos de forma) en la mujer y éstos se unen en matrimonio. Es, en definitiva, igual a la unidad entre nuestra mente y nuestro cuerpo. La unidad de nuestra mente con Dios se ubica en la misma posición que la unidad en un solo cuerpo entre la mente y el físico. Así, forman un matrimonio en unidad con Dios un hombre y una mujer cuyos físicos y mentes están unidos de modo que forman un solo ser. Por eso el casamiento de Adán y Eva al mismo tiempo es el casamiento de Dios. Es entonces el proceso origen-división-unión. La unidad de las partes derivadas del origen no se unen solas, no es solamente la unión de Adán y Eva, sino que se unen a partir de Dios. (269125, 9.4.1995). Por causa de movimientos centrados en la vertical y la horizontal se forma una superficie, y en medio de ella Adán y Eva se revisten de un aspecto similar interna y externamente, centrados en el amor verdadero de Dios. Así, con nuestros primeros antepasados humanos y por haber fructificado el primer amor, se unen la existencia del Dios eterno e interno con estas existencias físicas, de vida física temporal. Habiendo heredado el linaje de la mente y el cuerpo de Dios, sus hijos reciben todo estándar de Dios y del Adán perfecto y, en la medida que Dios posee vida eterna, el ser humano también vive eternamente. De aquí surge la lógica de la vida eterna. De no ser por amor, el ser humano no tiene cómo heredar el jyong sang (imagen o aspecto de forma) de Dios. El propio Dios no tiene cómo recibir la forma externa, el cuerpo del hombre. El amor es así de importante. Lo que se necesita absolutamente para perfeccionar el ideal del amor divino es ser objeto recíproco absoluto ante el sujeto recíproco absoluto. Adán y Eva son esos compañeros en posición de objeto. Se separa en cuerpos sustanciales lo que estaba como aspecto interno de forma, uniéndose de nuevo formando un solo ser en amor en Adán y Eva completos, perfectos; en definitiva el Dios

espiritual substancial ingresa aquí internamente, y Adán y Eva –físicos sustanciales corpóreosse unen en amor. Aquí Dios asemeja el aspecto de Adán y éste asemeja el aspecto interno de Dios, asentándose en la Tierra: es la base familiar. No deberían ignorar esto. Es el fundamento del Universo. (294244, 5.8.1998). Sección 4. La verdadera familia es el primer escenario del amor verdadero Dios creó a Adán y a Eva con amor verdadero. Ellos eran el cuerpo substancial revelando el carácter interno y la forma externa originales de Dios; eran la manifestación de las características internas y externas del Dios invisible. Entonces, debían crecer y elevarse, uniéndose a Dios una vez crecidos. Si se hubiesen perfeccionado, sus mentes y cuerpos se unirían automáticamente. Dado que cayeron, sus mentes lucharon con sus cuerpos. Esto se desconoció hasta ahora. Si el hombre se hubiese perfeccionado según el ideal de la creación divina, no habría luchas entre la mente y el cuerpo. El propio hecho de que pelearon se convirtió en la condición para poder negar la existencia de Dios. (238-29, 19.11.1992). Nadie puede por sí solo realizar el amor verdadero. Hay que tener una pareja. Ustedes desean que su pareja sea mejor que ustedes ¿verdad? Toda persona desea que sus hijos sean mejor que ella misma. Ese corazón (sentimiento) viene de Dios. Comprendan entonces el hecho de que Dios también desea que sus objetos de amor sean mejores que Él mismo. Ya había en Dios la fuente original para desear que el objeto de amor fuese mejor que uno mismo tanto horizontal como verticalmente. (203-103, 17.6.1990). Si la mente de la mujer y la del hombre se unen, y si el cuerpo de la mujer y el del hombre también se unen, llegan a ser el aspecto de la forma de Dios. Él puede entonces morar en ese centro y asentarse eternamente. La acción de origen-división-unión atraviesa tres etapas y el estándar espiritual y el físico logran el ideal de formar un solo cuerpo. Un cuerpo de amor, vertical y horizontalmente cristalizan la esfera de unidad del mundo ideal. Todas las cosas se integran con el concepto de “una sola mente, un solo cuerpo”. Al formar el amor un solo cuerpo, se asienta en la Tierra como un Dios substancial y la familia reproducida se transforma en la familia de Dios, en Su clan, Su pueblo, Su mundo. De ser así desaparecerá instantáneamente la lucha entre la mente y el cuerpo del hombre (iniciada) por culpa de la Caída. El amor de Dios naturalmente se hace presente al haber unidad con el carácter divino (song sang), desapareciendo la confrontación entre el hombre y la mujer. Libres de conflictos, automáticamente podrán amarse el uno al otro. Es allí cuando Dios se hace presente, se convierte en la existencia espiritual de la familia, conformando los cónyuges un solo cuerpo como existencia física. (294-313, 9.8.1998). Una verdadera pareja es aquella conformada por el verdadero amor de un hombre y una mujer centrados en un cuerpo vital verdadero. Tal pareja es un verdadero matrimonio. La sociedad debe estar interconectada con semejantes lazos. Una verdadera sociedad, una verdadera nación y un verdadero mundo son la expansión horizontal del corazón fraternal. Todo ser humano quiere ser el representante del universo. (190-214, 19.6.1989). Dado que todos somos iguales en torno a lazos cuyo trasfondo es el verdadero amor, quien violase esto se quedaría sin lugar. Los labios se unen de acuerdo con el amor verdadero. Uno es su vida, su amor y su linaje. El primer pueblo natal del amor verdadero es un hogar verdadero ¿Qué es una hogar

verdadero? Es allí donde hay un verdadero padre, una verdadera madre, un verdadero esposo, una verdadera mujer y verdaderos hijos. Esa es la base de una familia de amor verdadero. (215243, 20.2.1991). Si los padres se dan y sacrifican infinitamente por sus hijos -y mientras haya de trasfondo amor verdadero- los hijos le estarán infinitamente agradecidos al amor verdadero mientras que los padres llenarán el lugar del sacrificio con una enorme alegría. De esta manera, el poder sacrificado del amor verdadero desarrolla la acción de dar y recibir, estableciendo en esa familia verdadera y en el mundo verdadero, relaciones eternas de alegría y paz. En un lugar así surge el eterno mundo ideal. Pero una familia, un país o un mundo desprovistos de este verdadero amor no son más que cáscaras vacías y más bien se convierten en recipientes que guardan las cenizas de la desconfianza, la hostilidad y la inmoralidad. Una familia verdadera es el lugar donde crece y se perfecciona el amor puro y verdadero del ser humano. El amor de verdaderos padres, el amor de verdaderos esposos, el amor verdaderos hijos y el amor de verdaderos hermanos, maduran completamente juntos y el primer escenario en el que se practica el verdadero amor es la familia verdadera. La familia verdadera es el núcleo básico de un mundo pacífico, donde se entrena en verdadero amor universal por la raza humana del verdadero país y del verdadero mundo con un verdadero amor fraternal, aprendiendo el amor verdadero de Dios mediante el amor verdadero de Padres Verdaderos. Además se conectan con una perspectiva de valores de amor verdadero las generaciones del pasado, el presente y el futuro por medio del amor que fluye entre padres e hijos y, es más, la familia verdadera es también la unidad básica del eslabón histórico. (288-199, 28.11.1997). ¡Qué felicidad es estar dispuesto a morir por el abuelo, la abuela, el padre, la madre; amarlos al punto de arriesgar la propia vida! ¿Cuán feliz se es si la madre y el padre aman a sus hijos al punto de dar sus vidas? Ustedes dijeron que morirían por amor; que un nieto muera por su abuelo es amor verdadero. En conclusión, una familia verdadera es aquella en la cual estén dispuestos con amor a dar la vida, el abuelo por sus nietos, los padres por sus hijos, los hijos por sus padres, la hermana por su hermanito, el hermano menor por su hermana mayor, el esposo por su esposa, la esposa por su esposo, la abuela por el abuelo, el abuelo por la abuela. (162-140, 5.4.1987). ¿Qué será lo que más le gusta a Dios? Lo que más le gusta es el amor verdadero y el estándar correspondiente al que más le gusta al amor verdadero es la familia de Adán y Eva. Esta familia se establece en la posición del Dios ideal. (263-177, 23.8.1994). El camino del amor verdadero que yo les enseño es absoluto y es por el que deben transitar hombres y mujeres de amor verdadero, familias de amor verdadero, países de amor verdadero y un mundo de amor verdadero. No hay más que uno; no son dos. El hogar es el lugar donde todos deben tratarse teniéndolo como libro de texto. (135-158, 12.11.1985). ¿Qué pasa cuando se pelean los esposos bendecidos? Si se pelearon, deben llamar a sus hijos biológicos y espirituales y, con ellos delante, pedirles perdón. Dado que Caín y Abel violaron la tradición a seguir, y estando sus hijos físicos y espirituales en las posiciones de Caín y Abel, deben arrepentirse ante sus hijos por haber hecho lo opuesto a lo que debían como para que ellos puedan unirse. Ese momento llegará; es un destino común. Si los hijos se equivocan deben pedir perdón a sus padres. Si el padre y esposo se equivoca, debe pedir perdón a sus hijos y a su esposa. Eso es una familia verdadera, de verdadero amor. (135-

38, 20.8.1985). La religión va en busca de Dios, en busca de Sus enseñanzas. Quien logra eso no es Dios sino el ser humano. En la búsqueda del amor correspondido, ¿dónde es que éste se asienta? No es en la iglesia, ni en el mundo. Es precisamente en la familia. Deben sembrar la semilla del amor verdadero en la familia; es para expandirse como verdadera familia. Allí no existen conceptos religiosos. (259-62, 27.3.1994). Capítulo Dos El Reino de los Cielos y la Familia Verdadera Sección 1. El ideal divino de la Creación es la base de cuatro posiciones y la familia verdadera Originalmente Dios creó todas las cosas e intentó establecer su dignidad y la del ser humano haciendo que todo llegue a la perfección mediante el ser humano. Concluimos entonces que automáticamente terminaría así por supuesto en la perfección del ser humano y también en el perfeccionamiento del ideal divino. De haber sido así, Dios -provisto de la autoridad como centro de todo el Universo- y el ser humano como hijos e hijas Suyo se habrían unido como si fuesen un solo ser, realizándose en esta Tierra el mundo del amor ideal de Dios. No habría comenzado con la tristeza de Dios, sino con su alegría. Si hubiese sido así, Dios habría alabado en medio de gozo en ciento por ciento la autoridad humana. Recibiendo el ejemplo de que Dios lo alabase tan alto, también el ser humano habría alabado a su vez altamente a Dios, compartiendo así el mismo destino. (92-145, 1.4.1977). Dios quería que Adán y Eva no solamente llegaran a dominar todas las cosas creadas, sino que formasen una familia de amor. Nosotros definimos esto en la Iglesia de la Unificación como la perfección de la “base de cuatro posiciones,” un sólido fundamento de cuatro puntos de apoyo. En definitiva, la voluntad de Dios es el cumplimiento del ideal de la Creación y eso significa, en concreto, la perfección de la base de cuatro posiciones. ¿Y qué es la base de cuatro posiciones? Que Adán y Eva perfectos reciban la bendición en matrimonio en medio del amor de Dios, y al mismo tiempo que se convierten en Sus hijos se hacen el matrimonio que Dios desea; luego deberán perfeccionar a sus hijos, ya que deberían tenerlos para formar la familia que Dios quiere. (80-268, 2.11.1975). La voluntad de Dios se logra cumpliendo a la perfección el ideal de la Creación. ¿Y cuál es el ideal de la Creación? Por supuesto que crear todas las cosas será también ideal de la divina Creación, pero (Dios) quiso lograr Su ideal en torno a Adán y a Eva ¿Qué es la perfección del ideal de Dios, el cumplimiento de Su voluntad? Perfeccionar la base de cuatro posiciones centrada en Dios, en el amor de Dios, es también perfeccionar el ideal de la divina Creación y la voluntad divina. En otras palabras, hablar del cumplimiento de la voluntad divina implica siempre a la base de amor de cuatro posiciones centradas en el amor de Dios. Ténganlo bien en claro (102-174, 24.12.1978). La base de cuatro posiciones está provista de Este, Oeste, Norte y Sur centrada en el amor. Ese amor no es solamente el amor de Adán, ni es solamente el amor de Eva. En unidad, de Adán y Eva deben conectarse al amor de Dios. En esa situación hay amor de Adán y Eva y al mismo tiempo se introduce el amor de hijos. En lo que comúnmente nosotros llamamos “el ideal de tres objetos”, visto desde la posición de

Adán están Dios, una esposa e hijos. Esto se refiere a la esfera objetiva “tres, cuatro, doce” (3x4=12) y esto también se refiere a tres posiciones de personas centradas en el amor. Pero la gente que hasta ahora practica una vida de fe desconoce la voluntad divina de perfeccionar el ideal de la Creación centrado en el amor de Dios. Ello se refiere al cumplimiento de Su voluntad, al cumplimiento del ideal divino de la Creación. Y eso es la perfección de la base de cuatro posiciones. ¿Qué sucede si ésta se perfecciona? Se posicionan el Cielo y la Tierra, recién entonces se asientan el Cielo y al Tierra. El Cielo viene a ser como el eje superior, la Tierra el inferior (de abajo) y se unen centrados en esto (el punto de intersección). Hay que proveerse aquí de la forma superficial como para que los hijos puedan unirse en dirección al eje central. Cuando esto crece se eleva al centro dibujando un círculo; es más, forman una esfera ideal de amor. (170-62, 8.11.1987). Todas las cosas deben pasar por la línea media ¿Por qué será que la nariz desciende verticalmente? Porque no debe perderse el centro. Del rostro, los ojos simbolizan a Dios y la boca representa a Todas las Cosas creadas. Por eso hay treinta y dos dientes. (4×8 = 32); los treinta y dos dientes hablan de la totalidad de los números. El número 4 son los cuatro puntos cardinales y el número 8 representa todos los números. Multiplicados dan 32, simbolizando la totalidad. Eso significa que (la boca) coma todo lo creado. Y el hablar simboliza atrapar lo externo y soplar hacia fuera lo interno. Todo forma bases de cuatro posiciones; es la lógica del dar y recibir. (174-220, 3.1.1988). La esfera de amor provista de vertical y horizontal es la esfera de amor de la base de cuatro posiciones. Recién allí los padres aparecen como tales. Por ser padres, recién entonces aparecen en lugar del Dios sustancial en el plano horizontal. Dios les permite (a los padres) el poder de criar hijos para hacer que ellos sientan la alegría que Dios sintió al crear a Adán y a Eva. Este es precisamente el ideal de la Creación. (64-33, 22.10.1972). Si centrados en Dios, Adán y Eva sintieron (experimentaron) amor, ese es amor de Dios y esa base de cuatro posiciones es una base centrada en Dios. Después vienen los hijos, y esta relación filial se corresponde centrada en Dios. Pero sólo teniendo hijos así como vienen no sirve de nada; hay que educarlos. Tienen que crecer y, en ese crecimiento el varón debe ir hacia la derecha y la mujer hacia la izquierda. (233-75, 30.7.1992). La base de cuatro posiciones de una nueva era comienza a partir de los hijos de Adán y Eva. Así, una vez que Adán y Eva se casan y reproducen, forman en definitiva una esfera de bases de cuatro posiciones. ¿Cómo se hace para ingresar? Se origina una nueva esfera de relaciones centrada en el corazón original de Dios, en el ideal de la familia por Él anhelada. ¿No se forma la base de cuatro posiciones en tres etapas? Dios, Adán y Eva... y los hijos. Este caso es vertical y debe desplegarse horizontalmente. Por “aterrizar” (afirmarse) horizontalmente, el elemento vertical toma esto como base, difundiéndose infinitamente en forma paralela. Esto es un modelo. Para que crezca mundialmente la base de cuatro posiciones soñada por Adán hay que lograr este contenido familiar tradicional. De no hacerlo, no podrá conectarse horizontalmente. No lo piensen aparte. Cuando Adán y Eva viven casados, ya está Dios a su derecha y sus hijos a su izquierda. Y estos tres son uno. (240-14, 12.11.1992). Visto horizontalmente, Adán es el primogénito, Jesús es el segundo hijo y el Adán perfecto es el tercero. Visto según el principio vertical los tres varones son la tercera generación ¿no? Así la posición del abuelo es la primera generación, la del padre es la segunda y la tercera generación son los hijos y nietos. Si damos vuelta lo que va en esta dirección el nieto queda en la posición del abuelo. Lo opuesto es abuelo-padre-nieto. Por mi obediencia absoluta se perfeccionó la base

de cuatro posiciones del país de Dios, la esfera de tres generaciones, y se puede ingresar a Su país. Por eso es restaurar por indemnización. (258-208, 17.3.1994). El pensamiento “Juche” de la Iglesia de Unificación es una ideología centrada en Dios. En medio de esta “ideología del Sujeto” tiene que haber tres etapas, si nos referimos a él en términos de etapas ordenadas. Por eso hay padres, esposos e hijos. El contenido hoy de nuestro pensamiento Juche es la esfera ideal de amor capaz de expandir el ideal de cuatro posiciones cuyo centro tiene lazos con Dios. El amor posee poder de expansión. Intensificado, son uno. Así que hay que expandirlo si se lo quiere conectar a un ideal expansible, si se quiere vivir abrazando a toda la raza humana. La reproducción humana es lo que lo expandió, lo expandieron horizontalmente ambos, Adán y Eva. Si sintetizamos el pensamiento Juche, Dios es el Sujeto absoluto centrado en el amor. Le siguen los padres verdaderos y luego sus matrimonios, teniendo hijos en lugar de los padres verdaderos. Esto es la base de cuatro posiciones. (164-93, 26.4.1987). La base de cuatro posiciones se refiere a la fuente del verdadero amor centrado en los padres y luego a la unidad total en perfecto amor entre padres e hijos. No es temporal sino eterno; es eterno y al mismo tiempo absoluto. Ese punto de partida del amor es único, incambiable y absoluto. Tal amor no lo posee solamente Dios, ni solamente el padre, o la madre, sino que se establece sobre la base de la familia verdadera. La fe y la confianza de una familia centrada en ese amor, es que el amor es absoluto. El amor es igualmente absoluto en todas las relaciones. Si allí hubiese una intrusión significaría la destrucción de todos, así que es imperdonable que eso suceda. Por lo tanto la base misma de cuatro posiciones debe defender y proteger esto de cualquier invasión al amor aunque debiese exceder su propia vida. Lo más temible aquí sería que esta base de amor se quebrase. Eso constituye un núcleo y su extensión es el mundo. Cuando en la familia de Adán surge la familia de uno de sus hijos, las familias de padres e hijos deben ser unidas. Una vez formada una base de cuatro posiciones se traslada posteriormente como base también del mundo espiritual. (106-57, 9.12.1979). La conclusión del ideal divino de la Creación es, poniéndolo en términos de los principios divinos, cumplir la propia parte de responsabilidad y lograr el ideal de la familia de cuatro posiciones centrada en el amor. La base de cuatro posiciones es necesaria porque hay que lograr el ideal familiar de las relaciones entre padres e hijos. Adán y Eva, heredando una tradición vertical de amor centrada en el amor de padre y madre, deben desarrollar horizontalmente dicha tradición. Con Adán como punto de partida surgieron 12 tribus y, así como centrado en ese número 12 los días se extendieron como 360 días, el cumplimiento del ideal de la Creación es el establecimiento del estándar providencial para la expansión de todos los pueblos. Visto así, el camino de Su voluntad es el cumplimiento del ideal de la Creación, que es el cumplimiento de la base de cuatro posiciones. No centrada en el padre, o la madre o el hijo o la hija, sino (el cumplimiento de la base de cuatro posiciones) centrada en el amor verdadero, la familia verdadera. Es el cumplimiento de la responsabilidad asignada centrada en el amor verdadero. El cumplimiento de la responsabilidad se refiere a que el hombre y la mujer sean completamente unidos en todo estándar en el ideal del amor y, si coinciden con todo estándar creado por Dios, desplieguen en la Tierra, horizontalmente y mediante el cuerpo físico, toda tradición con un estándar vertical recibida por Adán y Eva. No fuimos mentados para tener más que uno o dos hijos. En la época de Adán y Eva debían tener hijos hacia todos los puntos cardinales. (228-249, 5.7.1992).

Un hombre debe formar una familia ciertamente con una mujer. De otro modo, no podremos ir hacia un mundo de unidad. Los religiosos del pasado dejaron sus hogares, pero no se puede ir al mundo espiritual sin encontrar en una dimensión superior a la familia abandonada y establecerla como familia victoriosa sobre un nuevo fundamento. No alcanza con sólo formar una familia para entrar al mundo espiritual, sino que para poder ir allí hay que formar el fundamento de cuatro posiciones. ¿Dónde hay que realizar la base de cuatro posiciones? Hay que realizarla en esta Tierra. ¿Cuándo? Antes de morir. Sin lograrlo, uno no puede ser un ciudadano bienvenido por su nación, no puede llegar a ser una persona bienvenida por el mundo y, cuando se cumpla la voluntad de Dios, uno no puede ser un ciudadano bienvenido en el mundo del espíritu. (45-62, 13.6.1971). Tal vez piensen que por tener una esposa son felices, pero yo no pienso así. No es ser feliz sino cargar una cruz. La persona que es sujeto recíproco tiene que hacer feliz a su objeto recíproco acompañante. Y si tiene hijos, también debe hacerlos felices. Hay que cargar la cruz de tres generaciones. Por eso lo más difícil es restaurar la base de cuatro posiciones. Se puede comparar con tener que conquistar el mundo. (46-95, 25.7.1971). Sus hijos son muy valiosos, ya que son la luz de la esperanza que Dios hace nacer luego de encontrar una familia, por sacrificar a numerosos santos y mártires a lo largo de miles de años de historia. El cumplimiento de la base de cuatro posiciones, a pensar que los hijos de cada familia traen el punto de unidad de una sagrada meta, es que hay que agradecer sinceramente a esos hijos con cada día que transcurre. Cuando los padres poseen ese sentimiento, sus hijos jamás morirán de hambre. (33-177, 11.8.1970). Ustedes están ahora dentro de la esfera caída. Una familia bendecida en el nivel superior de perfeccionamiento del período de crecimiento, tiene un camino a subir; se trata del camino para poder seguirme. Pero es una pena que sus padres no estén unidos con su base de cuatro posiciones. Tienen entendido que cuando Noé construía el arca su esposa colaboró ¿verdad? ¿Saben cuánto lo criticaron sus hijos? No durante un día sino durante veinte años subía al monte Ararat, llevando su almuerzo, para construir un barco porque se venía el juicio de Dios. Piensen si realmente fue así, si su esposa habrá colaborado bien. Como la esposa de Noé no colaboró, por consiguiente mucho menos lo harían los hijos. Ustedes deben unirse completamente con su madre. (137-111, 24.12.1985). Hay que realizar una base de cuatro posiciones tridimensional. Debe lograrse unidad entre las posiciones superior-inferior y anterior-posterior. De lograrse, por más que ruede, cuando pare siempre estará perpendicular. Al apoyar un balón de fútbol, el centro es perpendicular. No hay más que un punto; por eso hay que realizar en la familia el ideal tridimensional de la base de cuatro posiciones. (295-201, 28.8.1998). Ante los padres no es suficiente con ser un hijo leal; hay que formar pareja. Por eso es que hay que realizar la base de cuatro posiciones. Este es un principio absoluto. ¿Cómo están conformadas hoy las bases de cuatro posiciones individuales, familiares y nacionales? La nación es la forma extendida de la base de cuatro posiciones familiar; el mundo es la forma expandida de la base de cuatro posiciones nacional y el universo físico y espiritual es la forma expandida de la base de cuatro posiciones mundial...pero su raíz es la familia. En ese proceso, la formación que ofrecemos en la hacienda Jardín (Brasil) es la educación de la base de cuatro posiciones familiar para que ningún Satanás pueda seguirlos. Quien no pase por allí caerá fuera, convirtiéndose en una familia que ha perdido su nacionalidad. Sucederán cosas

más miserables que haber tenido a Jesús en un establo durante el camino a Belén para registrarse. Hay que encontrar el camino. (297-187, 20.11.1998). Si aman a Dios, recibirán el amor del Padre-Madre eterno en la medida que aman a sus padres. Cuanto más leales fueren, mas recibirán el amor de sus padres todo de golpe. Cuanto más fieles fueren, más recibirán, todo junto, el amor de los santos. Cuanto más verdaderos esposos fueren, más recibirán el amor de su esposa. (83-207, 8.2.1976) ¿Quién es un maravilloso buen esposo, una maravillosa buena esposa? Son un verdadero matrimonio aquellos que tienen un cónyuge que les da importancia absoluta, como si fuesen el propio Dios o los Padres Verdaderos. Hay que dar absoluta importancia a hijos e hijas nacidos bajo circunstancias en las que se prioriza absolutamente a Dios, a los Padres y a la pareja. Este es el ideal de la base de cuatro posiciones del que hablamos en la Iglesia de la Unificación. (147231, 28.9.1986). Sección 2. La familia verdadera es la fábrica de ciudadanos del mundo espiritual La mujer posee un valioso tesoro que no puede ser cambiado aunque le ofreciesen el universo, aunque le ofrecieran a Dios. Sepan que uno tiene el “palacio real original” capaz de hacer realidad el amor. ¡Dios fue colocado en un lugar tan seguro... ¿no?! ¿Qué pasaría si las nalgas no tuviesen carne? Se congelarían. ¿Qué sucedería con los hombres? ¡¿Está tan bien protegido...? ¿no?! Todo está “allí”, toda su potencia, por eso es un órgano que puede procrear gente igual que uno. ¿No es un palacio misterioso ese lugar, que tiene la capacidad de transformarse en padre o en madre? Allá en el país de los espíritus no hay zonas de reproducción ¿Por qué Dios hizo a la gente? Porque en la perpendicular no hay reproducción. En la posición perpendicular hay apenas un solo punto. Dios ama en un solo punto, en la posición perpendicular, por lo que allí no puede reproducirse. En el mundo espiritual no podemos reproducirnos; entonces, necesitamos 360 grados horizontales. En el mundo (plano) horizontal hay muchísimo lugar como para poder reproducirse hacia los cuatro puntos cardinales. Esa es la zona para reproducir ciudadanos del mundo espiritual. La persona que viene nace como ciudadana de aquel país no es otra que hija del mundo espiritual; es ese hijo o hija que uno ama. Esa persona es como una célula del propio Dios. Nuestra vida, una vez que vayamos allá, es como una célula de Dios. Nos amalgamamos con Dios mismo. Como vinimos de tal origen, retornamos a él. Por eso es que hombres y mujeres, al ir al mundo espiritual, son un solo cuerpo, asemejando a Dios. Luego se “endiosan.” Hay que parecerse a Dios. Dijimos que Dios tiene características duales, ¿verdad? ¿De dónde partieron esas características? Partieron del amor. Gracias al fruto del amor, retornamos asemejándonos al Dios original. Por eso es que Dios mismo, si está solo, se siente solitario. Dios habrá querido dormirse una siesta y disfrutar en medio de ese jardín de amor que había creado florido de todos colores e inundado de la fragancia del amor. (206-137, 3.10.1990). El órgano reproductor es un palacio centrado en el verdadero amor, en la verdadera vida, en el verdadero linaje. Es lo más valioso que hay; sin él desaparece el mundo; sin él no pueden hacerse realidad ni el ideal divino, ni la familia de Dios ni Su voluntad. Es una fuente capaz de perfeccionar el todo. (216-218, 4.1.1991). Es toda una cuestión el por qué Dios quiso hacer que nazcan muchos hijos y no tener uno solo. Si hubiese tenido uno solo, no existirían más que Adán y Eva ¿Qué habría pasado entonces?

Habrían vivido solamente dos personas, una sola familia. De haber sido así, el mundo desaparecía. Para construir el mundo espiritual hay que ampliarse horizontalmente y formar numerosas familias para que nazcan ciudadanos del mundo espiritual. No hay reproducción en el mundo espiritual. Un matrimonio terrenal es la planta productora de ciudadanos del Cielo. No puede ser llenado todo de una sola vez, por lo que deben nacer sucesivamente numerosas generaciones y gracias a ello Dios se alegraría viendo aumentar los ciudadanos del Cielo. Allá no es problema ni el comer ni el vestirse ni el dormir. Allá no se necesitan autos ni fábricas. Es un lugar donde ya todo está preparado. Si uno lo desea, puede volar. Es un lugar increíblemente rápido. Con dar un solo paso uno se puede trasladar miles de kilómetros. (246-69, 23.3.1993). La única diferencia es que Dios no se ve y yo sí soy visible. En la primera noche de casados, en la intensidad del amor, Dios ya está dentro y Adán y Eva se hacen uno ¿Cuál es la finalidad de crear al hombre y la mujer? No pueden reproducirse en el mundo espiritual. El lugar de creación de los ciudadanos del mundo espiritual es el hogar terrenal. La persona que cría muchos hijos, al ir allá, tiene una posición gloriosa. Si es lo que desean, empiecen desde ahora a tener muchos hijos. (249-323, 11.10.1993). La Tierra .es la base productora de ciudadanos del Cielo. No hay reproducción en el mundo espiritual. Por culpa de la Caída nos hicimos hijos del mal. Por esa razón hay que revertir esto, injertándonos y retornando a ser ciudadanos celestiales. Así como una joven que va a casarse hace muchos preparativos, la cuestión es cuántos ciudadanos llevarán con ustedes cuando vayan al Cielo. Dios no pudo tener nietos. Quiso tenerlos mediante Adán y Eva, pero Su amargura es no haber podido tenerlos. Por eso desea que tengamos y criemos muchos hijos y vayamos a Él abrazando a todos ellos. Aquel inmensurable mundo espiritual necesita billones de habitantes. Sabiendo esto, trabajé toda mi vida, sin comer ni dormir aun yendo a la cárcel, para salvar una vida. Muchas veces confundía el anochecer con el amanecer y viceversa. Aún así, intentaba salvar una vida más. Allí se trascienden todas las fronteras. (212-309, 8.1.1991). Todos los seres humanos fueron mentados para conectarse centrados en el amor, en medio de una vida conyugal. Así como hijos completos nacen sobre el estándar de haber logrado un perfecto amor, es responsabilidad de los seres humanos que viven en la Tierra dar a luz y criar la esfera de los hijos de Dios, de los hermanos de Dios, del matrimonio ideal de la familia de Dios. La reproducción en el mundo espiritual es imposible. El mundo espiritual es el centro. Dado que un centro no tiene superficie, no tiene espacio para dar a luz hijos e hijas. Para hacer que vayamos a vivir a un vasto reino celestial, Dios creó un espacio tridimensional plano, de modo que produzcamos los ciudadanos de Su país espiritual. Por eso es que el matrimonio es la fábrica que hace ciudadanos del mundo del espíritu. Así, aquel mundo es la esfera objetiva recíproca que se puede heredar y poseer teniendo muchos hijos para llevar allí. Una persona sin hijos no tiene esa esfera objetiva. Hay que tener más de 12, el número de los 12 meses del año, para llevar estupendamente a esa esfera objetiva unida. (255-265, 11.3.1994). Tienen que estar orgullosos de Dios, de haber nacido hombre o mujer, y como tales reproducir ciudadanos del reino celestial del espíritu ideal. Esta es una regla de hierro, un principio inflexible. Adán y Eva tienen que reproducirse. Con la mente y el cuerpo en unidad hay que unirse eternamente en verdadero amor, con sus cinco sentidos espirituales y los cinco sentidos físicos formando un solo cuerpo, inundados del amor de Dios. Como hombres y mujeres capaces de ello, el hombre que pueden encontrar eternamente será rey de un reino eterno representativo de la humanidad, y la mujer será una princesa de dicho

reino. Padre y madre, en sus corazones, serán padre y madre eternos. Sepan que en el nombre del amor verdadero esta ligado ese trasfondo. Por medio del matrimonio y unidos en torno al amor con tal actitud, van en busca de ese amor. Van por amor. El matrimonio no es un casamiento de solamente dos, sino que es para conquistar y poseer al Dios vertical. ¿Saben dónde vienen a explotar luego de haberse dividido en Este y Oeste? En la línea perpendicular. Por colisionar luego de explotar en la línea vertical hay que retornar. Al regresar, si no se elevan, descienden. Aquí Dios desciende y, como uno sube, Dios ingresa en el medio. Al descender de este modo se encontrarán con que Dios se convierte en el núcleo central del amor. Necesitan hijos para hacer horizontalmente lo que está hecho de modo perpendicular. Un hombre y una mujer que hayan logrado esta perpendicularidad pero no puedan tener hijos no podrán servir a Dios cuando vayan a su lugar celestial. Hay que tener hijos y experimentar el amor para poder atender a Dios, Sujeto recíproco ideal de características duales. También ustedes deben tener hijos para servir a los Padres Verdaderos. Quien no pueda tener hijos debe entrenarse amando a hijos adoptivos más que si fuesen propios. Y eso demanda esfuerzo; por eso se les pide en la Iglesia de la Unificación que tengan muchos hijos queridos. Los niños de la Iglesia de la Unificación vienen con la fortuna celestial, nacen con todo el alimento. Entre ellos saldrán jueces, fiscales, presidentes y todo tipo de personas; saldrán resplandecientes luces multicolores. Por esa razón deben llevar con ustedes muchos ciudadanos del mundo espiritual del espíritu, siendo padres y madres sin tener de qué avergonzarse. (210-375, 27.10.1990). El matrimonio es hoy día la fábrica que produce la población del reino celestial, el mundo espiritual ideal. Si ingresan a él acompañados de muchos hijos no serán infelices. Irán a una posición elevada de aquel mundo. Vistos desde los cuatro puntos cardinales hay doce meses de cuatro estaciones de tres meses cada una. Por eso Jesús eligió doce discípulos. Los tres principales discípulos centrados Jesús eran como la forma representativa de los cuatro puntos cardinales. Esto es poseer las cuatro estaciones centradas en Dios. (233-247, 8.1.1992). La familia terrenal es el mundo horizontal para construir el mundo espiritual. El mundo vertical no puede reproducirse. Si aumenta el número de hijos en el mundo horizontal, ellos se convertirán en pueblo de Dios. Si las familias reales se reproducen, salvo el primogénito del primogénito, todos los demás son ciudadanos; se convierten en parientes. También entre los parientes hay primogénitos, ¿verdad? ¿Acaso las familias extendidas no deben tener un primogénito que las integre? Eso son Adán y Eva; son los eternos rey y reina tradicionales, pero en el mundo democrático esto desaparece del todo ¿Cuál es entonces el viejo modelo? La base productiva para producir ciudadanos del reino celestial no es la base de la familia celestial sino la base familiar terrenal. Tener hijos es producir pobladores del mundo espiritual. (234-165, 10.8.1992). Sección 3. La educación del pueblo del reino celestial (mundo ideal del espíritu) se logra en una familia verdadera Las familias que están en la Tierra son fábricas que recrean a los ciudadanos a llevar al mundo espiritual. Nosotros vamos al mundo espiritual luego de cumplir el rol de dueños de esa fábrica. Así que si enderezamos bien el camino no es tan necesario educar a los hijos; se logra naturalmente. Todos poseen su propio Dios interno, sin necesidad de educación.

Pero quedamos así por culpa de la Caída, ya que por ella desconocemos nuestros orígenes. (254-246, 13.2.1994). Lo que Dios desea es la familia verdadera perdida en el Edén. Ustedes tienen que entender que la familia celestial en la cual Dios quiere morar es esa familia verdadera en la que pueden establecerse padres verdaderos, donde ante ellos puedan ser establecidos esposos verdaderos, la familia donde hay hijos verdaderos a quienes un matrimonio verdadero pueda amar. Si apareciere esta familia, entonces también Jesús podrá disfrutarla como hermano. Esta familia debe aparecer. (8-114, 22.11.1959). Una familia verdadera comienza cuando un hombre verdadero y una mujer verdadera se unen como pareja. Luego de incorporar hijos surge una familia verdadera. Allí donde se unen en eterno amor un hombre y una mujer, cuyos cuerpos y mentes están completamente unidos, habrá, niños inseparables. Allí donde papá y mamá se separan, salen niños emocionalmente divididos. La conclusión automática es que niños con cuerpo y mente en unidad comienzan a partir de una pareja unida en mente y cuerpo en amor verdadero. Dios no puede morar donde no hay amor verdadero. Esta es una conclusión lógica. (270-324, 23.7.1995). Si quieren entrar al depósito del mundo espiritual deben limpiarse, centrados en lazos con el amor, la vida y el linaje de Dios. Para ello deben ser hijos de Dios desde que nacen, mientras crecen y deben ser también una familia de Dios en su forma de vida. El lugar al que irán luego de vivir así es el Reino de los Cielos. También allí, en el reino celestial del espíritu ideal, tales familias son las que ingresan La salvación no es individual. La ruta de la vida es vivir como hijos capaces de recibir el amor de Dios, como hermanos a quienes Dios pueda amar, como esposos que ejerzan el amor de Dios, y así como Dios amó a Adán y Eva, deben amar a sus hijos en lugar de Dios, en posición de segundos creadores. El comienzo es amor, el proceso es amor y el fin es también el amor. El lugar al que se ingresa como “artículo completo” capaz de coincidir con el “texto de enseñanzas del amor” es el reino celestial de los espíritus ideales. Allí no se ingresa como individuo; debe ingresar la familia entera. (226-307, 9.2.1992). ¿Cómo debe tratar una mujer a su esposo? Debe tomarlo de la mano sintiendo “Tu y yo nacimos y crecimos juntos, como almas gemelas; ahora comprendí que no podríamos separarnos jamás, aunque quisiésemos.” Cuando Adán y Eva fueron expulsados del jardín del Edén salieron divididos y derramando lágrimas de tristeza, pero ahora, en la era de la restauración, hay que derramar lágrimas opuestas. Hay que restaurar mediante la vida de uno el no haber sido hijos del mundo espiritual. (238-254, 22.11.1992). Para establecer un país debe haber un rey y una reina e hijos. Además, deben haber familias centrales capaces de proteger el reino. Por eso es que ahora Jesús esta esperando en el Paraíso. No se puede entrar solo al reino celestial, al mundo espiritual ideal. (265-094, 20.11.1994). Centrados en la posesión del amor, la tierra natal de la pareja se convierte en propia de uno; la familia de la pareja puede convertirse en “mi” familia. Allí se logra la perfección de los hijos, de los hermanos, de los esposo y de los padres. Todo contenido presentado en las enseñanzas de Dios y no realizado, resurge hoy día mediante los Padres Verdaderos y, por ser puesto nuevamente en práctica, Dios puede dar una nueva definición sobre educación desde una posición original, no caída, sin pecado, superando completamente la cima de Su amargura. Gracias a ello uno puede ser calificado como persona y familia y como ciudadano del reino

celestial. (226-173, 4.2.1992). Así como el Espíritu Santo del cristianismo, espíritu femenino, tenía la misión de dar a luz y criar dos mundos espiritual y físicamente, las mujeres bendecidas en la Iglesia de la Unificación deben asumir la responsabilidad por ambos mundos. Tienen que hacer ciudadanos del mundo espiritual y hacer que refuten a todos los ciudadanos del mundo satánico, que puedan regir sobre ellos. Sus hijos son ciudadanos del país de Dios; no son ciudadanos de una nación cualquiera, sino del reino celestial, el mundo ideal de los espíritus. Deben criarlos con este propósito o, de no ser así, más adelante no habrá esperanza en sus familias. Irán al Infierno. (216-277, 4.7.1991). Sepan que los Padres Verdaderos están siempre por “mí”; hereden aunque más no fuere a partir de ahora tal cual la voluntad de los Padres verdaderos, críen hermosamente a sus descendientes por nacer y deben poder determinarse a que harán que no sean como lo fueron ustedes. Ese único deseo es mi anhelo. Lo que quiero decir es qué van a hacer si a esos preciosos hijos los hacen igual que ustedes, si salen como ustedes. En todo caso hagan condiciones para que, si bien uno es lo que es, a mis descendientes de aquí en adelante no los voy a hacer así y, para hacer de ellos verdaderos hijos, así como Dios se alegró al haber hecho a Adán y Eva en el jardín del Edén, protéjanlos, abrásenlos y críenlos como para que no pisen el tren de los descendientes caídos. Críenlos con toda su devoción para que no vuelvan a ir por ese camino y, si forman una familia con el sentido de responsabilidad de preparar todo para que reciban la bendición y se armen de todos sus contenidos, se convertirán en hijos del reino celestial, el mundo ideal espiritual. (158272, 29.12.1967). Cuando eduquen a sus hijos no les enseñen a que solamente amen a su padre y a su madre. Hay que educarlos así: “Yo soy un leal amante de este país; soy un patriota. No soy una madre patriota sino una patriota que es madre, soy un leal ciudadano que es padre” (primero soy patriota, luego madre; primero soy leal a mi país, luego padre) (26-295, 11.10.1969). Si el padre y la madre son “bien nacidos,” los hijos de esa casa también lo serán. Si los hijos son bien nacidos, los cachorros y pollitos que crezcan en esa casa también lo serán. ¿Un perro que no ladra y una gallina que no cacarea son bien nacidos? Padre y madre armonizan, pero para ser “bien nacidos” la gente debe comentar “¡cómo ladra ese perro! ¡Cómo cacarea esa gallina!” Si comentan que la gente de la casa no es así, pero que los pollitos cacarean mucho y el cachorro muerde, no significa que a esa casa le vaya mal, sino que todo anda bien. (202-229, 24.5.1990). Los hijos deben atender a su padre y a su madre como si fuesen Dios, mejor que al Padre Verdadero y a la Madre Verdadera. Tienen que ser una familia capaz de inclinarse ante sus propios padres antes que ante los Padres Verdaderos. En la vida diaria, sus padres representan a la familia de Dios. Por eso es que se deben lograr en un hogar las Cuatro Grandes Esferas del Corazón y los Tres Grandes Reinados. (241-179, 24.12.1992). La soberanía del amor de Dios es absoluta, única, eterna e incambiable. Dado que también lo son la soberanía de Su país, el pueblo de Su país y todas las cosas de Su país, ahora hay que reordenarse y registrarse nuevamente como ciudadano absoluto, único, eterno e incambiable. Como es tiempo de reordenar también todas las cosas, hay que dar vuelta a todo completamente al revés, en forma opuesta. En el país de Dios se necesita absolutamente soberanía, pueblo y cosas. Si observamos nuestro hogar, los padres representan la soberanía,

los hijos al pueblo y los artículos las cosas. Esa es la base de un pequeño mundo espiritual. Hay que dedicárselo, ofrendárselo todo a Dios. Tiene que ser así para constituir un país grande, un mundo grande. (304-258, 8.11.1999). Sección 4. La base del Reino de los Cielos a partir de la familia verdadera Dios es absoluto, único, eterno e incambiable. Su voluntad ideal también lo es. Por ser absoluto e incambiable, también es así Su voluntad. Dios, quien anhelaba una familia a perfeccionarse en el amor verdadero del Creador y del ser humano, necesitaba una condición para ser un solo cuerpo con el ser humano y por eso necesitó dar un mandamiento a los progenitores humanos. ¿Qué fue ese mandamiento? Fue una condición de promesa de darles en herencia una familia de amor, la totalidad del amor y las cosas más valiosas. Sabiendo que el hombre estaba pasando por un proceso de crecimiento en una etapa de imperfección, Dios les dio la condición del mandamiento con la intención de darles en herencia lo más preciado: el amor verdadero y una familia verdadera. El mandamiento fue la promesa de darles en herencia el amor verdadero y una familia verdadera. (283-171, 12.4.1997). La voluntad de Dios es unir. Si no hubiésemos pecado, nuestra mente y nuestro cuerpo serían una unidad, tanto la mente y el cuerpo del hombre como los de la mujer. Si ambos llegaban a formar así una familia unida, se habría producido allí un mundo unido. Hoy no está unido este mundo, ya que es una extensión del hombre y la mujer. (133-259, 20.7.1984). Dios está secretamente en el lugar más profundo. Cuanto más se desciende a lo profundo, más crece el amor, hasta que finalmente encontramos el amor verdadero de Dios. Si amasen más profundamente a sus hijos encontrarán el amor de Dios. Una familia así, de amor verdadero, es la base del Reino de Dios terrenal. El reino celestial, es decir el mundo espiritual ideal, no está en otro lado. (161-325, 8.3.1987). El reino celestial, el mundo espiritual ideal, se constituye de familias verdaderas. Se vive como Dios vive. Es el ámbito de vida de una pareja capaz de vivir junta eternamente con Dios, PadreMadre interno. El mundo espiritual es el lugar al que pueden ingresar tales personas, las familias que son cuerpo de Dios, que pertenecen a Su familia. Ingresa allí la familia del perfecto Adán. Por eso es que el reino fue pensado para que se ingrese en familia, no individuos solos. Quien hasta ahora quiso recibir la salvación individual es y pertenece al mundo arcangélico. La propiedad de una familia verdadera es el reino celestial, el vasto mundo ideal de los espíritus. Éste es el patrimonio a poseer por una familia verdadera, donde uno es dueño soberano. Es la heredad verdadera de una familia verdadera, de un dueño verdadero; es lo que posee el dueño familiar. (297-165, 19.11.1998). El mundo espiritual se realiza únicamente si ustedes se convierten en hijos de Dios, si forman Su familia. Lo mismo sucede en una familia particular. Tanto Satanás como Dios tironean por ellos y si todos quieren retornar a Dios, deberán dedicar extrema piedad, con ofrendas de devoción. Es la única manera de que cada uno y la familia corten la soga de Satanás y regresen al lado celestial. (115-49, 28.10.1981). Una pareja debe pensar mutuamente en ingresar al cuarto del amor atendiendo y acompañando a Dios. Si une completamente mente y cuerpo, esa mujer será reina de reinas en el Cielo, belleza entre bellezas, debe pensar que su cuerpo es absoluto, único, incambiable y eterno.

Debe pensar que su cuerpo es uno de amor. Por unirse en amor un sujeto recíproco y su objeto recíproco acompañante, el cónyuge se convierte en propiedad del amor del otro. Al unirse en amor con la pareja y dado que su amor también es del otro cónyuge, la propiedad de ese amor también se hace de los dos así como sus posesiones. Por poseer el mismo valor, todo el universo le pertenece a uno. Esto significa que hay que sentir a Dios, de modo que todos deben vivir con Dios y experimentar haberlo amado. Comprendan que debe ser así para que como familia del reino espiritual puedan ser aristócratas y parientes de Dios. Estas familias bendecidas brillarán como estrellas a los ojos de Dios en el mundo espiritual y así Dios siempre se alegrará. (297-167, 19.11.1998). Una gloriosa familia verdadera se refiere a aquella familia verdadera capaz de ser feliz tanto en el mundo terrenal como en el mundo espiritual. Se hace gloriosa la familia verdadera capaz de vivir directamente con Dios, ser central de aquél mundo espiritual. Debe llegar a ser una familia verdadera que se sienta eternamente a gusto. Y si no están a gusto mutuo, deben ayudarse a formar el mundo ideal del amor. Como sujeto recíproco y objeto recíproco de amor ideales, deben agradecerse y servirse mutuamente por haberse elegido como pareja y lograr un ámbito de respeto. (294-312, 9.8.1998). La pareja del matrimonio es el núcleo de la familia verdadera. ¿Qué es la pareja? Es el objeto recíproco sustancial y cuerpo de Dios. Ustedes llaman “Padres” al Dios de amor verdadero. Si Dios es padre y madre tiene con nosotros una relación de padres e hijos. El padre es hijo, la madre es hija, pero ambos son un solo cuerpo. Es así porque son la unión de vertical y horizontal. (297-167, 19.11.1998). El anhelo de hombres y mujeres solteros es cumplir el ideal familiar, es decir, formar una familia verdadera. Con familia verdadera nos referimos a una familia que le guste a Dios. Por eso lo más importante es cómo conocer a Dios. (298-248, 16.1.1999) Dios no se lamentaría si una familia verdadera le metiese algo en un ojo. Bailaría, abrazándola en Su seno. Por más cosas que le hiciesen, siendo omnipotente, querrá bailar mientras vuela por los aires. La verdadera familia es el objeto capaz de liberar y consolar a Dios. (301-169, 25.4.1999). Una verdadera familia es aquella que realiza el ideal de Dios según Su voluntad. La familia verdadera es la del perfecto Adán; pero la familia de Adán no fue así y por esa razón se hace necesaria la resurrección, una familia que, resucitada, establecerá un clan familiar, un pueblo, una nación y un mundo resucitados. Entonces no habrá más sobre esta Tierra ni Satanás, ni pecado ni la lucha de la historia humana entre Dios y Satanás. Si no existiera Satanás no habría un mundo como este de ahora, dividido en tantos países, pueblos, culturas y lenguas diferentes. ¿De dónde provienen los Padres Verdaderos? Provienen de Dios; están ligados a Él. Allí debe lograrse primero el amor de Dios; segundo, la vida de Dios y tercero el linaje de Dios. ¿Qué significa esto? Que todo este mundo surgió por el amor, la vida y el linaje de Dios. Entonces aquí no puede haber algo como el amor, la vida y el linaje de Satanás. Para ello, todo esto: el amor, la vida y el linaje deben retornar a Dios. Pero como no se puede retornar directamente hay que hacerlo a través de los hijos. En ese entonces no habrá problemas como el de Caín y Abel. Así, se retorna a Dios centrados en Adán y Eva. (230-67, 19.4.1992). Ni el hombre ni la mujer podrían unir sus mentes con sus cuerpos si no fuera por el amor verdadero. Recién una vez que posean unidad mente-cuerpo podrán ser una pareja de amor

verdadero. Recién una vez que sean una pareja de amor verdadero podrán ser hijos de Dios poseedores de amor verdadero. Así se tornan familia de Dios. ¿Qué es lo que más le gusta a Dios? únicamente el amor verdadero. El amor no se logra si uno está solo. Al hacer al ser humano Dios estaba haciendo a Su acompañante; lo creó como pareja de amor verdadero. Tomando eso como modelo creó todo el universo en sistema de pares. Así, el amor de Dios es eterno, el amor del hombre es eterno, el amor de la mujer es eterno y el amor de hijos también es eterno. Esta es la familia de Dios. (201-192, 1.4.1990). Comenzar una vida juntos centrados en Dios significa comenzar como la familia de Dios. Así, la familia se inicia con el hombre y Dios centrados en el amor... y eso no es el comienzo solamente de nuestra familia. Tiene que ir paralelo con el comienzo de las familias del mundo espiritual. (248-12, 30.5.1993). La familia que logre liberar a Dios de Su amargo dolor es una familia de Dios. Una familia formada por personas calificadas como esposos e hijos capaces de amarlo más que a sus propios hermanos es un lugar de reposo. La misión de las familias bendecidas en la Iglesia de la Unificación es el deber de crear un ámbito de reposo en el que como padres quieran acoger hasta a los mendigos como si fuesen hijos propios y vivir juntos. No deberían olvidar que esa es la misión por destino ineludible de las familias bendecidas. (295-245, 28.8.1998). La verdadera familia es la posición del núcleo básico de un mundo pacífico, donde mientras se aprende el amor verdadero de Dios mediante el amor verdadero de padres verdaderos, se entrenan en un amor verdadero universal por un país verdadero y un mundo verdadero, también mediante el amor verdadero de hermanos verdaderos. (288-199, 28.11.1997). En el mundo espiritual los matrimonios ideales y las familias verdaderas pueden vivir con Dios en todo momento. Entonces, el hombre debe tomar la posición de carácter interno de Dios, de la mente y la mujer debe tomar la posición de forma externa y ambos ser uno. Esta unidad se logra en una etapa mayor. Estos dos dan fruto recién una vez que su aspecto mental (incorpóreo) se convierte en song sang y su aspecto corpóreo en jyong sang. Logran así una esfera de total unidad de cuerpo y mente centrados en Dios. De ser así a los hijos de Adán se le formarán huesos centrados en la mente de Dios, el amor de Dios y sus cuerpos serán como Adán y Eva. Por esa razón el mismo Dios puede regir a la Humanidad visible usando un aspecto externo como Adán y Eva. De ser así, todo será un Reino de los Cielos terrenal y se podrá ver a Dios. Ahora, aunque fueran al Cielo, Dios no se ve. Una vez que los Padres Verdaderos logren todo y vayan a aquel lugar, Dios tiene que entrar en el corazón de los Padres Verdaderos. Así Dios se coloca un cuerpo e ingresaremos en la era en que podrá mover y regir el universo entero. Dios se viste de una imagen sagrada. Si todo esto se cumple, es decir, si se perfeccionan el mundo celestial y el Reino de los Cielos terrenal, Dios usa un aspecto con forma. Eso es posible centrado en el verdadero amor. Si en la familia de Adán el amor está físicamente unido, Dios también puede combinar su carácter interno y su forma externa, pudiendo entonces usar un cuerpo. Sin amor eso no se logra. De allí sale la expresión “un solo cuerpo.” El mundo espiritual se gobierna con amor verdadero, con amor absoluto. Todo está ligado al amor verdadero. El amor verdadero es una semilla. Ligado a una semilla no caída, llena los Cielos y la Tierra. El mundo actual debe desaparecer, porque es un mundo resultante de la caída. Hay que eliminar el linaje del mundo caído y conectarse al linaje original de Dios ¿Cómo se construye ese mundo? El método es el matrimonio. El matrimonio bendecido es injertar la familia. (294-316, 9.8.1998).

También las personas que están en el mundo espiritual necesitan una familia verdadera. De no existir ésta, no hay manera de conectarse con la posición de Dios ni de ingresar al reino celestial, el mundo espiritual ideal. Las parejas que vivieron en el reino terrenal más tarde entrarán al reino de los espíritus. Ese es el ideal divino de la Creación. Allí no hay religión, no hay más que una sola cultura, allí la familia perfecciona todas las cosas. La familia es el centro de todas las cosas; por ello nuestra familia quiere pararse en el centro. Allí no se necesita la religión; tanto el cristianismo como el budismo y todas las demás, son liberadas. Jesús necesita también una familia, así como la necesitan Buda, y todos los santos... ¿quién promoverá esas familias? La familia de los Padres Verdaderos. Hasta ahora todas las familias estaban conectadas por un falso linaje. No han sido familias originales. Gracias al surgimiento de familias bendecidas, nacen familias verdaderas conectadas al linaje de Dios. Yo construí fundamentos exitosos en todo lugar y dirección, tanto en el mundo espiritual así como en el mundo físico. A partir de una familia verdadera se va desarrollando entonces hacia un mundo verdadero. Verdaderos clanes, pueblos, naciones, un mundo, un universo y un reino espiritual verdaderos se logran a partir de la familia verdadera. (279-237, 8.9.1996). Ahora comprendimos claramente “quién soy yo”; comprendimos de dónde y a qué está uno ligado, qué curso vital atravesó y hacia dónde uno se dirige. ¿Y qué se lleva uno en su camino? Uno va abrazando las angustias de Dios. Entiendan que no es que uno va a descansar con su familia si restaura su individualidad, sino que le queda a uno un clan étnico centrado en la familia, un pueblo centrado en el clan; restan una nación, un mundo y la raza humana centrados en un pueblo. Tienen que saber avanzar luchando día a día, anhelando que antes que les entre tierra en los ojos (que los entierren) irán hasta el fin del mundo conduciendo numerosos pueblos ante Dios, y que luego de eso llegue el día en que puedan partir al otro mundo habiendo bendecido a todos los pueblos. Una persona así es la que puede hacerlo en lugar de Dios. (152192, 10.5.1963). Hasta ahora el concepto de nuestra práctica de la fe ha sido: “Creer en Dios e ir al Reino de los Cielos” pero ¿saben qué es lo que hay que hacer antes de ir? Uno debe primero unirse a sí mismo, en mente y cuerpo. Hay que librar esa lucha. Una persona que no se une a sí misma, no puede ir al reino celestial, el mundo espiritual ideal. Si uno no une a su familia, no puede ir al reino celestial. Hay que levantar un altar para llevar a nuestros parientes a un buen lugar. De no ser así, no resultará. (155-213, 30.10.1965). Por causa de la caída de Adán y Eva sufrimos la ocupación del mundo de la muerte y el pensar de Satanás, dominador de dicho mundo, desde la época del ideal divino de la Creación quien formó familias capaces de traicionar a Dios y un mundo en confrontación con Dios. Debemos pensar que lo que Dios añora en su corazón es, por supuesto además de la familia ideal, internamente querrá formar familias maravillosas y sobrias de un estándar superior al que el enemigo espera, de un estándar superior al que el enemigo conoce y de un estándar superior al de la familia de la era del ideal, antes de la caída. (159-128, 3.7.1968). La verdad que Jesús enseñó cuando vino a la Tierra es simple, “El Dios creador de los Cielos y la Tierra es mi Padre. Yo soy su hijo. Si ustedes creen en mí, serán hijos de Él. Será mi Padre y al mismo tiempo el de ustedes.” Luego nos enseñó nuestros deberes morales como hijos y al mismo tiempo nos enseñó sobre su Padre. Luego dijo “Yo soy el novio y ustedes la novia.” ¿Qué significa esto? Jesús exclamó por primera vez los requisitos para formar una familia centrada en Dios. Esto lo dice la Biblia. No se necesita otra cosa. (156-224, 25.5.1966).

La Biblia nos enseñó a llamar Padre a Dios. Jesús dijo que él era el hijo unigénito. También Jesús dijo a sus discípulos que eran la novia y después que eran hermanos. Dado que es la doctrina que aclara el contenido que lo posee todo en el marco del amor centrado en la familia de Dios, es la doctrina para formar una familia de Dios y Su hijo nos enseñó los deberes morales familiares como para poder tener reposo en la familia de Dios. (195-195, 15.11.1989). Lo que la Biblia nos enseña es sobre la familia. Jesús es el novio y nosotros la novia. El novio y la novia se encuentran, ofrecen la fiesta de las Bodas del Cordero centrados en Dios y retornan como familia. Esta es la conclusión integral de los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento. Por eso la Biblia es grandiosa. ¿Cuál es el supremo propósito al que se dirige la Biblia, cuál es la esperanza que demanda? No es Jesús como individuo. Dios anheló Su familia de la unión de Jesús y una novia. ¿Qué harían luego de formar la familia de Dios? Una familia, es decir, si hay una unión de novio y novia vienen los hijos, éstos se multiplican en clanes, en pueblos en naciones y se convierten en un mundo. ¿Qué tipo de mundo es ese? El mundo del Diosismo, una cultura conectada al amor de Dios. Al mismo tiempo es el mundo de la ideología de Adán y Eva, el mundo de la filosofía de Padres Verdaderos. (160-277, 17.5.1969). El punto terminal del reino celestial del espíritu ideal es la perfección de la verdadera familia. En medio de una familia verdadera tiene que haber un país verdadero y un mundo verdadero. Surge la expresión “sexo absoluto” como tradición de amor verdadero capaz de influir a un mundo verdadero y un país verdadero. Sexo absoluto se refiere al sexo único, eterno e incambiable, centrado en el amor verdadero. Una pareja en posición de objeto recíproco conectada en el amor, atributo de Dios y desde ese punto de vista todo lo que forma un solo cuerpo en amor, fructifica en la relación sexual. (281-282, 9.3.1997). Entre los hijos de una familia formada en el amor verdadero de Dios, aunque la pareja provenga de razas y culturas diferentes, no pueden haber conflictos raciales ni culturales. Esos hijos amarán y apreciarán ambas culturas y tradiciones con un corazón mayor con el que aman a sus padres. Si se quieren solucionar política o económicamente los conflictos raciales que están siendo un problema social por todas partes del mundo, su resultado no puede ser otro que el fracaso. Dado que la discriminación racial comienza desde la cuna del recién nacido, es imposible hallar la solución fundamental a este problema a menos que se posea el ideal de familias verdaderas centradas en amor verdadero. Por lo tanto ese ideal central es, como no podía ser de otra manera, la realización de una familia verdadera centrada en el amor verdadero de Dios, un solo ser. Si la humanidad se hubiese unido a Dios desde el comienzo de la historia, habría formado familias verdaderas centradas en verdadero amor y por la práctica de ese amor que se brinda una y otra vez , ya se habrían formado naciones verdaderas y un mundo de paz verdadera. Hay que retornar a Dios para ponerle fin a esta lucha histórica. En primer lugar debe haber unidad en la mente y el cuerpo del individuo, centrado en Dios. Por formarse familias verdaderas centradas en Dios con tales hombres y mujeres verdaderos, en ellas se vuelve a servir a Dios. De hecho una familia verdadera centrada en amor verdadero se convierte en la base terrenal donde Dios morará; es más, se convierte en la base de partida de naciones verdaderas y de un mundo de paz verdadera. Con esto se abre un mundo de verdadera libertad y felicidad. (271-88, 22.8.1995). A partir de ahora hay que hacer manifestaciones; en ellas hay que enorgullecerse de los Padres

Verdaderos, de la familia verdadera, del linaje verdadero, de la verdadera pureza. De la misma manera que el Padre globalizó su propósito de haber venido al mundo, ustedes también, como individuos, familias, clanes familiares, pueblos o naciones, lo harán para convertirse todos en padres verdaderos. De individuos a padres verdaderos familiares; en el estándar familiar, padres verdaderos -familia verdadera- pureza verdadera; en el estándar racial, padres verdaderos -familia verdaderapureza verdadera; en el estándar nacional, padres verdaderos -familia verdadera- pureza verdadera; esto se globaliza. Como en el nivel nacional se está en la posición de poder globalizarse, por conectar el estándar de padres verdaderos del individuo al mundo, al universo físico y espiritual, y conectarse al linaje de pureza verdadera pasaremos a una era de liberación ausente de la Caída. Por eso hay que manifestar, para liquidar todo esto. Hay que hacer este trabajo, más que testificar. (298-221, 8.1.1999). Capítulo Tres Dios y los Padres Verdaderos Sección 1. Los Padres Verdaderos son la esperanza de Dios y de la humanidad Dios, para nosotros los humanos caídos, pecadores, es el más grande entre todos los maestros; es el rey de los maestros porque no hay nada que Dios ignore. Y si hablamos de Él como padre, es el primero de todos los padres, es decir, un padre verdadero. Como rey, es rey de reyes. (41-307, 17.2.1971). La esperanza de los seres humanos caídos de hoy es encontrar al hijo de Dios. Como hijo de Dios, hay un hijo individual, uno familiar, uno tribal, uno racial y uno nacional. Habría que encontrarlos a todos, pero ¿cuánto debería sufrir la humanidad para ello? Por eso envía al Mesías, representando la esfera del hijo en el estándar o nivel nacional. El día que se encuentra a este Mesías es el día del Advenimiento, para dotar a la Humanidad de la alegre noticia de haber encontrado al hijo de Dios en todos los niveles: individual, familiar, tribal, racial y nacional. Es un hecho que ustedes deben conocer. Nosotros los caídos debemos encontrar al hijo de Dios, quien está fuera de la esfera de la acusación satánica. Una vez encontrado, luego hay que encontrar a padres que Dios pueda amar, luego hay que encontrar a la familia de esos padres para así entonces encontrar el amor de Dios. Esto es encontrarse con Dios. (114-29, 14.5.1981). Únicamente el Adán perfeccionado puede establecer relaciones de amor centradas en el amor de Dios. Adán es el padre verdadero. Por eso yo estoy en la posición de padre. ¿Y quién es su pareja? Una mujer; una mujer absoluta. La iglesia cristiana como “novia” representó a la mujer en el nivel mundial. El cristianismo representó una religión tipo “novia.” La corriente principal del pensamiento cristiano es la ideología del “novio” como el segundo advenimiento del Mesías. Los padres verdaderos no son dos; son solamente uno. El hombre es absolutamente uno y la mujer es absolutamente una. No pueden haber dos. Esos seres únicos se encuentran para convertirse en padres verdaderos, un verdadero e ideal matrimonio centrado en el ideal divino de la Creación. (248-138, 1.8.1993). Los padres verdaderos son una sello o prototipo absoluto individual, familiar, tribal, racial, nacional y mundial, representando una forma central del Reino de Dios terrenal y celestial. Hay un propósito en establecer padres verdaderos, que es unificar los mundos terrenal y celestial,

perfeccionando el ideal de la Creación centrado en el amor de Dios. Por ser el centro unificado desde el individuo al mundo, a los Cielos y la Tierra, los padres verdaderos vienen para poder injertar a individuos, familias, clanes familiares, pueblos, naciones y al mundo. Durante toda mi vida he preparado esto. Debía ser un centro para el individuo, y el propósito era cómo hacer para constituir el centro familiar, tribal, racial, nacional. Hay que comenzar a partir de ahora con este concepto, de que he venido dirigiéndome a esa meta. (266-112, 22.12.1994). El día que Dios prometió para los “últimos días” es el día de los Padres Verdaderos, el día de poder atender y servir a los Padres Verdaderos. En otras palabras, es el día en el cual numerosas personas se encuentran de nuevo con los padres originales, perdidos en la Tierra por causa de la Caída; es el día de poder realizar las bendiciones de Dios. Una de las condiciones necesarias en el avance de la Humanidad hacia Dios con una meta de restauración, es pasar por la “puerta de los padres”. Mientras tanto no podrán conectarse de corazón. Esta era es una en la cual no pueden comunicarse de corazón este pueblo con aquél, esta religión con aquella otra, esta familia con aquella. Para pasar por esto deberemos inevitablemente conocer el corazón de Dios, crear lazos con Su corazón, y los mediadores para ello son los Padres Verdaderos. Entonces, hay que encontrar a los Padres Verdaderos como única manera de poder conectarse al corazón de Dios. (11-59, 1.1.1961). Satanás expulsó a Adán y a Dios del Edén. Se dividieron así en padre espiritual y padre físico. Como esto se perdió en una familia, al buscarlo o restaurarlo mundialmente debe surgir una familia en el mundial. La esfera cultural cristiana es una esfera cultural tipo “madre,” es la esfera cultural tipo “novia” ¿Hacia quién debe ir el cristianismo, abrazando a los hijos unidos Caín y Abel, centrado en Oriente y Occidente? Debe ir hacia el Señor del segundo advenimiento. Una vez logrado esto, el mundo se unifica en menos de 7 años. Ese Señor del segundo advenimiento es el Padre Verdadero. Una vez que surgen padres verdaderos saldrán hijos verdaderos y tiene que surgir una familia verdadera. Organizar las familias verdaderas es la “Bendición” referida en la Iglesia de la Unificación. Se forman las familias. (278-79, 1.5.1996). La Caída es no haber llegado a ser padres verdaderos en el jardín del Edén. Una vez que vengan padres verdaderos y desaparezca el escenario de tribulaciones y persecución, el mundo encontrará el deber moral de padres verdaderos. Cuando observo a los hijos de los Padres Verdaderos veo que sus vidas, en todas sus formas, son diferentes a las demás personas del mundo. Se ven pobres pero allí hay paz; se ven miserables pero allí hay esperanza; se ve difícil, pero allí hay vidas con alegría. (201-330, 29.4.1990). Adán y Eva tendrían que haber llegado a ser, como Dios lo anhelaba de todo corazón, verdaderos antepasados humanos, padres verdaderos de la humanidad. Nosotros deberíamos haber nacido parientes sanguíneos de tales padres verdaderos. Esos padres verdaderos, que debían haber comenzado en los albores de la historia, tenían que aparecer como cuerpo substancial de la gloria de Dios y ante la raza humana como cuerpos substanciales victoriosamente eternos. A pesar de ello, Adán y Eva no llegaron a serlo. Sabemos bien que eso se convirtió en el fundamento amargo para una triste historia que viene así hasta ahora. Sabemos muy bien que por causa de ello nos alejamos de las leyes celestiales, perdimos nuestro propio cuerpo substancial; nosotros, que violamos el corazón de Dios, buscamos ese cuerpo sustancial de acuerdo a Su palabra, siguiendo a tientas el curso de la restauración en busca del mundo del corazón. Un ser humano caído, pecador, de tal manera quedó en una posición inferior que las demás

cosas creadas, cayendo a la triste situación de no poder relacionarse libremente con Dios. Al no poder un ser humano así recuperarse por sí mismo, Dios ha venido despertándonos con Su obra de recreación. Entendamos el hecho de que Él viene restaurándonos pasando por la posición de siervos, luego de hijos adoptivos y, luego de pasar por la posición de hijos directos y provistos de autoridad, restaurarnos a la posición de padres verdaderos. (14-239, 1.1.1965). Ustedes pertenecen a una raza caída. Desconocían cómo es Dios, desconocían cómo es una verdadera familia, una verdadera sociedad, una verdadera nación, una verdadera soberanía ¿Qué deberán hacer a partir de ahora? Dios ha derramado lágrimas por seis mil años (bíblicos) desde la Caída del hombre; tienen que conocer al Dios glorioso y no al que lucha con Satanás; tienen que conocer a un Jesús y un Espíritu Santo de gloria y no al Jesús y al Espíritu Santo que han venido batallando con Satanás durante dos mil años; tienen que conocer a los miles de santos que gozan de gracia y viven en la gloria y no a los miles de santos que guerrean en el mundo celestial, a esos que están en la gloria y no a los que en la Tierra sufrieron y fueron perseguidos. ¿Vieron a esos santos? No los deben haber visto. Tanto Abraham, como Jacob, Moisés y Jesús murieron habiendo venido a la Tierra a mostrarnos al Dios glorioso. Hicieron esfuerzos para crear gloriosos padres verdaderos, gloriosos verdaderos hijos, un glorioso pueblo y gloriosos ciudadanos del Cielo. (10-354, 27.11.1960). A los ojos de Dios, y por ser este un mundo caído, pecador, no hay ningún patriota, ni hijo leal, ni santo ni hijo o hija sagrados. El Mesías debe venir al mundo y formar la familia de Dios. De allí saldrán hijos de piedad filial; saldrán patriotas sobre las bases de la nación, saldrán santos sobre la base de mundo e hijos sagrados sobre la base del universo físico y espiritual. Mi misión es restaurar al primer y segundo Adán. Debo restaurar Su país aunque tenga que vender todo. Quien pertenezca a la Iglesia de la Unificación debe determinarse: “yo voy a lograr construir el país celestial; seré un patriota, seré un santo e hijo sagrado”, aunque deba sacrificar e invertir todo, espiritual y físicamente. Entonces sí recibirá la bendición de Dios. Cuando Dios pueda decirles “Tu sí que eres un hijo leal, un verdadero patriota, un verdadero santo e hijo sagrado”, recién entonces les dirá “Yo te bendigo”. A partir de allí se hereda todo. Ese lugar es la tierra natal original de todo miembro de la Iglesia de la Unificación. (293-217, 26.5.1998). La expresión oriental para la relación padres-hijos se refiere a padres e hijos originales. Si tales padres no existen, el país de Dios nunca será realizado. Todos los pueblos anhelan un mundo pacífico, un mundo que nunca será logrado mediante la cultura que persiguen los países desarrollados. Se logra a través de padres verdaderos. El ser humano pecador tiene que aprender de ellos el corazón de Dios, por más que esos padres verdaderos usen colchón de paja, carguen un bolso de ropas raídas, vistan ropas desteñidas o luzcan exhaustos en cuevas de montones de caminos. ¿En qué grado hay que injertarse a Su corazón? Luego de establecer la condición de haber estado desde el vientre y haber vivido con el Padre, hay que nacer del vientre de la Madre, crecer y vivir atendiendo a los Padres Verdaderos. Pero todo no termina allí; hay que establecer lazos de corazón con los parientes que puedan vivir con el Padre y la Madre, lazos de corazón con el clan étnico centrado en los parientes, lazos de corazón con el pueblo centrado en ese clan, lazos de corazón con la nación en ese pueblo, esa nación debe establecer lazos de corazón con el mundo, ese mundo debe establecer lazos de corazón con el Cielo y la Tierra y mediante ello establecer el estándar de haber ligado lazos de corazón hasta con Dios. Entonces Dios sí dirá “Tú eres mi hijo”, y no se lo dirá a quien cree lazos de corazón centrado en sí mismo. (17-129, 11.12.1966).

Decir que hay que nacer de nuevo no significa nacer del linaje de padres descendientes de Adán y Eva caídos, sino del linaje de padres que no tengan ninguna relación con la caída. De otro modo, no hay manera de retornar a Dios. Dado que la raíz del pecado comenzó a partir de Adán y Eva, no hay cómo retornar al lado de Dios sin pasar sobre esto, es decir, sin la calificación de haber nacido sin conexión con el pecado. Por más que Dios quiera salvarnos, no puede hacerlo dentro de la esfera caída. Por eso debe enviar a la Tierra Padres Verdaderos superiores a Adán y Eva caídos, para hacer que la humanidad -mediante esos padres- vuelva a pasar el curso del parto, para que jamás haya alguna conexión con Satanás, de modo que éste no tenga cómo acusarnos y que solamente Dios tenga autoridad e intervenga sobre nosotros. Sin nacer de nuevo en esa posición, un ser humano con pecado no puede retornar a una posición ausente de pecado. (22-269, 4.5.1969). Este mundo adquirió el aspecto que tiene por haber recibido una tradición desviada de Dios y ligada a padres caídos. Deben venir padres verdaderos y establecer un nuevo pensamiento; el pensamiento o ideología de la familia verdadera. Sin surgir ésta, no puede surgir un una ideología global. Un hijo verdadero de Dios debe ser el representante de esta “ideología o pensamiento de la familia verdadera”. Él debe ser el heredero interno de todas las cosas del corazón de Dios, el heredero externo y heredero de la propiedad de Todas las Cosas creadas. En otras palabras, tiene que ser quien pueda heredar el corazón de Dios, el cuerpo de Dios y todas las cosas creadas. Solamente un hijo así puede representar a Dios, puede estar en lugar de Dios. Una vez que venga ese hijo se puede realizar el Reino de los Cielos. La ideología de la familia verdadera es la ideología del amor de Dios. Sin amor una persona es infeliz, aunque ande sacando panza o irguiendo los hombros creyéndose la mejor del mundo. La ideología de la familia verdadera es un pensamiento en el que los hijos siguen eternamente a sus padres, el hermano menor sigue eternamente al mayor y viceversa; si hay un país del hermano menor, el país del hermano mayor quiera seguirlo, si hay un país del hermano mayor, que el del hermano menor también quiera seguirlo. ¿Cómo es la ideología del amor de Dios? Es una ideología que trasciende las fronteras nacionales y todo este mundo plano, y en cuanto al dar y recibir, es una ideología en la que mutuamente piensan antes en dar que en recibir. Un mundo con tal ideología es el mundo ideal que llegará más adelante. El mundo ideal no se comanda con gran poder. Lo que llamamos mundo ideal es el mundo de la fraternidad de todos los pueblos, donde el corazón actúa automáticamente, pudiendo armonizar en el amor de Dios. Un día, este mundo se volverá un mundo así. (21-49, 1.9.1968). El ideal divino de la Creación era que floreciesen en la familia de cada uno las Cuatro Grandes Esferas del Corazón y los Tres Grandes Reinados, y al contraer matrimonio pasar automáticamente a la tierra natal original. Todo depende de esto. Allí hay un padre verdadero y una madre verdadera, un abuelo verdadero y una abuela verdadera, un matrimonio verdadero e hijos verdaderos. El Cielo no está allá en el reino celestial ideal de los espíritus. Al Cielo se va luego de haber logrado la unidad aquí. El libro de texto para hacer de la humanidad una familia pacífica, una familia real, solamente se halla en la Iglesia de la Unificación. Los Padres Verdaderos fueron quienes trajeron ese texto. En la familia de los Padres Verdaderos estarán sus abuelas y abuelos así como sus hijos. ¿En qué posición están esos Padres Verdaderos? Los países del mundo están condenados a la ruina; también decaerán los Estados Unidos, Inglaterra... Corea está también llena de signos de decadencia, ¿verdad? Los Padres Verdaderos recomponen la familia, recomponen el país. Ambos son responsabilidad de los Padres Verdaderos. Lo pueden remediar injertándolos a la semilla del amor verdadero y la vida verdadera que ellos traen.

Como la humanidad cayó, recibió la semilla de un amor falso y una vida falsa. Al haberse convertido en un olivo silvestre, debe injertarse al olivo verdadero, al amor verdadero, y recibir una vida nueva centrada en el amor verdadero. De otro modo, no podrán ser del linaje de los Padres Verdaderos. (238-73, 19.11.1992). Hoy día, las iglesias protestantes afirman que creen en Jesús y que por lo tanto irán al Cielo, ¿verdad? Nosotros decimos que construiremos el Reino de Dios y entonces iremos allí. El reino celestial del espíritu ideal está vacío en este momento. Al no haber logrado originalmente la forma de una familia ideal, al no haberlo logrado en el intento, debe lograrse cuando venga el Mesías al tiempo del segundo advenimiento. El Señor del segundo advenimiento es en primer lugar el Padre Verdadero, luego viene como rey del país verdadero, como rey de los Cielos y la Tierra. (238-44, 19.11.1992). Yo me hice Padre Verdadero abriendo un camino en representación de la totalidad del Cielo y la Tierra, pero eso es como una semilla, que si uno la siembra echará raíces y a partir de ella ramas y brotes. Al crecer, no crece para siempre; crece hasta donde debe y luego se achica. Es lo mismo. La semilla hace que se produzca un fruto. (300-246, 23.3.1999). Sepan que el darles -en la posición de hacer realidad un verdadero país centrado en los Padres Verdaderos - la autoridad victoriosa de poder ir en busca de la tierra natal a la que no podían retornar, es algo para estar agradecido y que no se puede cambiar aunque les ofrezcan el mundo en pago. Si alguien se queja, será maldecido; sus ancestros les palmearán las nalgas y sus hijos no tendrán tranquilidad. Vendrá un tiempo en el que les serán dados remedios o enfermedades. (219-220, 29.8.1991). Por ser personas caídas nacidas del linaje de Satanás, venimos del amor satánico y así, al no haber tenido lazos de amor centrados en el amor de Dios y en Padres Verdaderos, no llegamos a ser hijos de Padres Verdaderos. ¿Qué es en definitiva el Mesías? Es un Padre Verdadero. ¿Por qué necesitamos amor de padres verdaderos? Porque uno no puede comenzar una vida sin nacer del amor de padres verdaderos. La vida viene del amor, y como nosotros venimos de una vida caída, pecaminosa, debemos negarla y crear lazos con el amor de padres verdaderos. Por eso demandamos amor de padres verdaderos; por eso necesitamos al Mesías. (65-314, 4.3.1973). Si tan solo viniese el Salvador del mundo a esta Tierra, pueden renacer el individuo que Dios buscaba, la familia que Dios buscaba, el pueblo, la nación y el mundo que Dios buscaba. Por esa razón, numerosos pueblos que hoy anhelan un mundo moral esperan ansiosos al Salvador del mundo clamando “¡Ven, Señor!” Debido a que él viene en la posición de perfecto Padre Verdadero mundial, con sólo atenderlo y servirlo seremos hijos de los Padres Verdaderos. Y si somos criados como tales, cuando nos casamos llegamos a ser también padres verdaderos. (151-194, 15.12.1962). Únicamente los miembros de la Iglesia de la Unificación pueden considerar hermanos a todo el mundo, considerarlo como si fuese un solo país, pensar de los demás como hermanos de un mismo linaje centrado en Dios. Ese es el Movimiento de la Unificación. Si durante un curso de 40 años yo no decliné es porque tenía aquellos pensamientos, aquella ideología que Dios deseaba. Como Dios protege a quien está en una posición como la suya, no decliné. Del mismo modo, tampoco ustedes deben pensar egocéntricamente. Si viven como hijos de Dios, como hijos de los Padres Verdaderos, trascendiendo toda frontera,

todo lo que se logre de aquí en adelante será de ustedes. (224-338, 29.12.1991). Quienes desconozcan el ideal de Dios y los conceptos de la Iglesia de la Unificación caerán al infierno, terminarán avergonzados. Ustedes son hijos; en este tiempo ustedes son hijos. En la era del Antiguo Testamento eran hermanos. Ya pasó la era de restaurar, como hermanos, la primogenitura. El corazón del Mesías es un corazón de padre. Ya bendecidos, observen a las personas caídas de su entorno. Satanás está decayendo. (189-278, 1.5.1989). El modo en que yo amo a Dios es, en sus raíces, diferente al modo en que lo amaron santos, sabios y discípulos leales a lo largo de la historia. Yo no me baso en el mundo. No existe en el mundo caído de hoy ni una sola familia que pueda enorgullecerse de conducir a sus hijos habiendo heredado lazos sanguíneos en unidad a la vida que proviene de un amor centrado en el amor original de Dios, en una dimensión completamente nueva. El Mesías es la persona enviada para soñar con esa familia y construirla, esa es su misión. (206-59, 3.10.1990). Los Padres Verdaderos son necesarios para recomponer la familia. Como Satanás destruyó la familia, se necesita al Salvador del mundo para rehacer esa confusa familia. Satanás arruinó el país, arruinó la familia y el país, y su mayor propósito es impedir que se renueven eternamente la familia y el país de Dios. Entonces se necesitan padres verdaderos que recuperen de Satanás a la familia, que le quiten todo lo que arruinó; es necesario el Salvador para construir el país que Dios desea. El Salvador. (237-21, 10.11.1992). Como ustedes saben, el matrimonio del Reverendo Moon se ha hecho conocer al mundo entero como Padres Verdaderos. Si es verdad que estamos realmente unidos a Dios en amor verdadero, vida verdadera y linaje verdadero, recuerden que en la Tierra y a partir de la paz lograda por “La familia verdadera y yo,” viene brotando un reino celestial de liberación, libertad, unidad y felicidad. (270-246, 7.6.1995). Para que Dios, centralizado en el ideal del amor, pueda pararse firmemente en una posición liberada y pueda gritar ¡viva! y decir “yo soy el liberado Señor de la creación del mundo,” tiene que establecer en la Tierra relaciones sanguíneas, lazos de amor centrados en padres verdaderos. Y tiene que tener hijos nacidos de esas relaciones sanguíneas. Deben entender que constituir una nación, un mundo, gracias a una familia centrada en tales hijos, es el estándar de la esperanza del Creador y de toda la humanidad a lo largo de la historia. (202-198, 24.05.1990). Dios es Padre-Madre verdadero entre todos los padres. Dios es nuestro Padre-Madre verdadero. El rey de la familia verdadera, el rey del país verdadero, el rey del mundo verdadero es nuestro Padre-Madre. Debemos recibir la era pacífica del milenio en el que se le pueda servir. Así como la canción coreana que dice “Luna, luna, clara luna donde jugaba Itebek...”, sepan que es la misión y el propósito del llamado a cada uno en la Iglesia de la Unificación de poder hacer realidad esa esperanza de querer vivir para siempre con el padre y servirlo. (277-89, 31.3.1996). Los Padres Verdaderos son el centro y el núcleo que puede determinar el estándar del valor de numerosos entes que se mueven en los Cielos y la Tierra. Son el factor primario capaz de determinar el valor de la esperanza de todos los seres. Por eso Dios siempre está con ellos; debido a que Dios existe como tal. Dios es la causa de los principios que demandan frutos históricos, es el centro de la era, es el dueño del futuro. Por consiguiente, los Padres Verdaderos son la sede central donde Dios puede morar. (30-237, 30.3.1970). Los Padres Verdaderos son el cuerpo de Dios. Así como hay mente y cuerpo en nosotros, Dios y

los Padres Verdaderos son el punto de origen del universo, el punto de partida. Tomando a la persona como ejemplo, Dios es la mente de Adán y Eva. No es una mente plana sino tridimensional. Por sí mismas es imposible que esas mentes plana y tridimensional determinen su posición. Por la fuerza del amor se determina su posición eterna. El inicio del verdadero amor se logra a partir de allí. En caso de ser así, todo forma un solo cuerpo; en caso de haber sufrimiento de conciencia, también el cuerpo lo sufre. Es inevitable, son un solo cuerpo. (192200, 4.7.1989). La persona que es padre verdadero, en el corazón de Dios es el hijo supremo de todos los hijos. Como hijo que ha perfeccionado la eterna pareja de Dios, es el hijo que deja detrás de él una historia que posee el texto de Dios de cómo debe ser la historia de ese hijo para que nazca. (232-138, 3.7.1992). El Reverendo Moon que Dios observa, el valor del Padre Verdadero, es totalmente diferente del valor que ustedes conocen. Desde el punto de vista de los principios divinos hay una enorme diferencia. Visto desde la posición de Dios, al Reverendo Moon, al Padre Verdadero, Dios lo esperaba desde la era de la creación. Dios creador esperaba a los Padres Verdaderos antes que los humanos caídos. Eran el propósito anhelado de Dios desde antes del génesis. Dicen que la edad de este mundo es de doscientos cincuenta millones de años; la historia de la religión hasta el presente es el esfuerzo realizado durante miles de años para materializar en esta tierra ese ideal que existe desde antes de la creación. Es la historia de las religiones centrales, que ha venido fluyendo mediante el judaísmo como primer pueblo elegido, el Cristianismo como segundo pueblo elegido y la Iglesia de Unificación como tercer pueblo elegido. Haber producido tantas víctimas de sacrificio a lo largo de las eras de la historia, fue para recuperar ese propósito. En los Padres Verdaderos está insertado el amor de Dios, ese amor que hasta ahora ni pensábamos, ni soñábamos. Por eso ustedes al orarle a Dios no deben hacerlo directamente sino mediante los Padres Verdaderos. Ustedes terminan su oración en nombre de los Padres, pero no es algo tan sencillo como para sentirlo simplemente como un hábito. El punto de partida para realizar ese contenido no es el cielo sino la tierra. Sepan que por eso se llevan a cabo -en la tierra- un nuevo Cielo y una nueva Tierra. Los lazos con los Padres Verdaderos no se ligan en un mundo ambiguo como lo es el mundo espiritual, sino desde la Tierra. Los Padres Verdaderos vienen a la Tierra provistos de un cuerpo substancial. Así, si llaman a los Padres, les puedo responder y si estoy en una difícil situación, me pueden reconfortar ¡Qué gran bendición es a los humanos poder encontrar a los Padres Verdaderos en un mismo plano! (31-77, 19.4.1970). Las personas al vivir en la Tierra debían originalmente nacer del amor verdadero de Dios y expandir verticalmente al mundo una base de relaciones sanguíneas centradas en hijos verdaderos mediante padres verdaderos. Debían hacer realidad un mundo terrenal y un mundo celestial conectados a familias en correlación con tales familias subjetivas. Ese es el mundo del ideal de la Creación centrado en el amor de Dios. (184-195, 1.1.1989). El centro de ustedes son los Padres Verdaderos centrados en Jesús. Todos los pueblos históricos deben unirse centrados en los Padres Verdaderos. A partir de aquí se instituye el punto de origen tradicional del futuro, el comienzo de una tradición capaz de unificar. El centro del número 3 es a partir de aquí, ¿quiénes somos, entonces, los unificacionistas? Somos una multitud enseñada en la doctrina de los Padres Verdaderos que se convierte en sus hijos. La Iglesia de la Unificación es el único lugar donde se enseña la doctrina de tener que convertirse en hijos de los Padres Verdaderos.

Por eso la Iglesia de la Unificación es el lugar donde se puede atender al centro que ha venido buscando la historia, el centro que demanda la era: los Padres Verdaderos. Uno puede heredar los lazos de los Padres Verdaderos, quienes pueden ser el punto de partida del futuro. Por lo tanto, “yo” soy un fruto histórico, el centro de una era, una fuente del futuro, un ancestro. Sepan que solamente creando lazos en afinidad con el corazón de los Padres Verdaderos pueden llegar a serlo. Si oran con ese corazón no se avergonzarán. ¿Con qué se integra esto? Hay que integrarlo con el amor de los Padres Verdaderos. ¿A quién se lo integra? A los hijos ¿Quiénes son esos hijos? Son hijos centrados en el amor de los Padres Verdaderos. En otras palabras, son los mismos que hijos de Adán y Eva sin haber caído, sin haber pecado. A partir de aquí pueden convertirse en hijos del reino celestial del ideal espiritual. Por consiguiente, la posición de nacer con lazos de amor de tres generaciones es la posición de hijos de los Padres Verdaderos. Si bien el ser humano cayó, debe subir a la inversa el curso de la historia y recuperar esa posición. (26-199, 25.10.1969). ¿Qué pasa si conviven con los Padres Verdaderos? Es una vida afín a todo, a la vida personal, a la vida familiar, a la vida de la familia extendida, la nacional, la global y afín a la vida en los Cielos y la Tierra, a la vida de servicio a Dios. Centrados en la familia de los Padres Verdaderos el clan familiar es suyo y también el pueblo es suyo. Son “nuestra” familia. El pueblo es nuestro pueblo; la nación es nuestra nación, el mundo es nuestro mundo, los Cielos y la Tierra son nuestros y también Dios es “nuestro”. Deben entender este concepto. Todo está unido a los Padres Verdaderos. Los Padres Verdaderos son uno con Dios, y Dios quiere vivir con toda la Humanidad, no con un grupo religioso en particular. El ideal divino de la Creación es Su deseo de vivir con el universo, con todo el mundo ideal centrado en el amor. Es una forma de vida que comienza centrada en la familia de Dios. (287142, 14.9.1997). Así como en el mundo espiritual Adán y Eva asemejarían la imagen de Dios y serían uno con Él, ustedes no pueden heredar la imagen de Dios sino por medio de los Padres Verdaderos. Además, como Dios no pudo realizar un mundo de amor centrado en Adán y Eva, la restauración es resurgir ese amor mediante los Padres Verdaderos. (107-173, 27.4.1980). Ahora todos los padres están causando conmoción, diciendo “Si el Reverendo Moon es el Padre Verdadero... ¿Qué somos nosotros?” Si leemos la Biblia, allí dice que el Señor venidero es el verdadero novio ¿En qué se convierten entonces sus propios novios? En novios falsos. Es así. En la Biblia se menciona solamente a dos personas, uno es el novio, la otra es la novia. En el jardín del Edén, el novio ideal era Adán y la novia era Eva. Eran la pareja ideal creada por Dios. (203-98, 17.6.1990). Es un hecho sorprendente el haberles enseñado sobre los Padres Verdaderos a las familias pobres norteamericanas; el haber llegado a conocer a los Padres Verdaderos es sorprendente. También es sorprendente que hayan encontrado a hermanos verdaderos, a la familia verdadera. La familia verdadera en sí misma es lo que anhelan los Estados Unidos verdadero, es lo que anhela el mundo verdadero, es lo que anhela el universo verdadero. Pero los norteamericanos no pueden conocer el amor de padres. Ese es su rencor su, amargura. (149-304, 14.12.1986). Un rey debe sacrificar a sus hijos y a sí mismo por el bien de las familias de su país. Aunque se sacrifiquen así, la persona que se responsabiliza de alimentar a sus ciudadanos es un “Son Gun” (líder virtuoso y visionario).

Así, madre e hijo se hacen uno entre sí y luego se hacen uno con el rey. Hecho esto este rey debe dar todo una y otra vez, en su lugar y con un corazón de padre, para que sean bien alimentados. Eso es un “son gun.” (278-173, 5.5.1996). Si se tornan padres verdaderos, saldrán hijos verdaderos, saldrá una familia verdadera, un clan étnico verdadero, un país verdadero, automáticamente surgirá de aquí un mundo verdadero. De todos ellos, los términos “padres verdaderos” son los más importantes. (125-117, 14.3.1983). Sección 2. Dios es el padre vertical y los Padres Verdaderos son los padres horizontales La expresión “padres verdaderos” comenzó desde el mundo del corazón de Dios antes de Él crear. Dado que todo ideal creado por Dios comenzó bajo el lema del ideal del amor centrado en Padres Verdaderos, debemos saber que “padres verdaderos” son palabras de esperanza anhelada por Dios desde antes de la creación. Debemos saber que numerosas personas fueron sacrificadas en el curso de la Providencia de Dios a fin de encontrar a los Padres Verdaderos. Entre las religiones existen las de tipo angélico, las de tipo Caín, las de tipo Abel, las de tipo hijo bastardo, las de tipo padres adoptivos y después la de tipo madre verdadera y la religión tipo padre verdadero. El protestantismo y el catolicismo romano tienen que hacer realidad un país unido, un mundo unido, un mundo de paz, de acuerdo con el ideal, la voluntad de la totalidad de la providencia de Dios, integrando a todas las esferas religiosas que han venido asumiendo la responsabilidad de guiar al mundo. Surgieron numerosas religiones con la intención de perfeccionar la voluntad de Dios en demanda de un mundo pacífico, y el cristianismo fue la religión principal. ¿Qué enseña el cristianismo? Enseña sobre el amor y verdaderos padres; nos enseñó sobre el novio, Jesús, nos enseñó que éramos hermanos, nos enseñó que Dios era nuestro padre. Dado que el cristianismo está plenamente provisto de un contenido centrado en el ideal familiar, enseñó un contenido capaz de perfeccionar plenamente la familia ideada por Dios. Por esa razón fue el cristianismo la religión que unificó al mundo por sobre otras tantas religiones. ¿Quién es, entonces, el Señor del Segundo Advenimiento? Como en el jardín del Edén se perdió al padre verdadero y a la madre verdadera, tiene que venir al mundo como padre verdadero, establecer a la madre verdadera y llegar a ser la familia de Dios centrada en total unidad de corazón con Dios, en completa unidad de relación sanguínea. La primera familia capaz de vivir atendiendo la voluntad de Dios es la familia del Mesías. “Mesías” se refiere a la posición del Adán perfeccionado. Un Adán y una Eva perfeccionados deben formar una pareja, vivir en atención u servicio a Dios, tener hijos centrados en Él, formar Su clan familiar y luego de culminar su vida en la Tierra pasar al mundo espiritual ideal junto a Dios, y ese es el “Reino de los Cielos”. (282-51, 10.3.1997). Si Dios es la punta de un alfiler invisible, la punta visible son nuestros ancestros humanos. Por ello Dios es el padre perpendicular ¿No sería bueno que ese Dios diese a luz hijos en el mundo espiritual? Pero en el mundo espiritual no se puede reproducir. ¿Por qué Dios creó a Adán y a Eva como padres horizontales? Los creó como fábricas para producir ciudadanos del país celestial, el mundo espiritual ideal. En lo perpendicular no se pueden producir porque no hay más que un solo foco. ¿Qué pasaría si se produjesen en el centro? Surge la conclusión que debería ser desplazado todo lo existente hasta ahora. Es imposible la producción en lo perpendicular porque no hay más que un solo punto. (214-204, 2.2.1991). Los bebés no los da a luz Dios. Nacen de padres verdaderos. Las personas en la posición de padres horizontales de verdadero amor son los Padres Verdaderos de quienes hablamos en la

Iglesia de la Unificación. Los Padres Verdaderos poseen un amor horizontal que forma 90 grados con Dios, el Padre-Madre verdadero centrado en el amor vertical. Por eso necesitamos el amor de ambos padres. Uno es el Padre-Madre dueño de la Creación, otro es el padre y madre corpóreos creado como los señores de las cosas creadas, como objeto recíproco acompañante de Dios en el proyecto de Su ideal. Por eso Dios está en la posición de padres espiritual (incorpóreo) y los Padres Verdaderos en la posición de padres corpóreos. De este modo, el hombre debía nacer del amor vertical y el amor horizontal. Ustedes también tienen un “yo vertical” para poder asemejarse libremente al amor vertical, porque tienen que parecérsele. Ese “yo vertical” es su mente. Hasta ahora desconocían su espíritu. Tampoco lo conocen en el Budismo. Pero en la Iglesia de la Unificación lo conocen. A través del ideal de la Creación, hay que darle forma a un ideal esférico, primero centrado en un amor horizontal ante un amor vertical y luego centrado en el amor anterior-posterior, a fin de comunicarse hacia los cuatro puntos cardinales sin consumir energía y cuando fuere que actúen sólo será bueno, no habrá nada malo. No hay conflictos. (182-258, 23.10.1988). Su mente es su yo vertical y su cuerpo es su yo horizontal. Centrados en el amor verdadero, en ese punto, se hacen uno. De otro modo, no se logra. ¿Acaso no luchan su mente y su cuerpo? ¿Por qué? Porque son caídos, pecadores. ¿Cómo pueden unirse? No hay unidad sin amor verdadero. En esto, si se unen en amor verdadero, como Dios, irán de una al reino celestial; no necesitarán un Salvador. Se entra así nomás. (201-123, 27.3.1990). El rey celestial es el centro vertical y viene en la posición de la mente; el rey terrenal se torna su cuerpo. Por esa razón la boda sagrada ideal de Adán y Eva perfectos es la ceremonia de matrimonio mediante la cual Dios se torna el centro y Adán y Eva se tornan Su cuerpo. Es la boda de Dios así como la de Adán y Eva. (245-89, 28.2.1993). Apenas Caín y Abel su unan y retornen a Dios, se creará un fundamento horizontal. ¿Qué hay que hacer para retornar a Dios? Hay que ir por medio de los Padres Verdaderos. De esta manera, la historia del cristianismo ha venido arrastrando esto, centrada en esa posición de completa unidad, hasta que venga el Señor, el Padre Verdadero. Es la historia espiritual del cristianismo. (34-93, 29.8.1970). Si ustedes también quieren ir al reino celestial, mundo ideal espiritual, donde yo voy, tienen que estar calificados. Para ello tienen que hacer por lo menos una de las cosas que les digo ¿Qué pasará con ustedes gracias a ello? Pasarán a poseer el valor como para poder conectarse en amor centrados en el Dios verdadero, los Padres Verdaderos, el país verdadero, el mundo verdadero y el Reino de los Cielos verdadero. Obtienen el derecho de atender y servir a Dios como a sus propios padres, como padres de su familia, luego como padres del país, como padres del mundo, como padres de todo el Cielo y la Tierra. En otras palabras, heredan la autoridad de atender a Dios como su padre-madre personal, de atenderlo como padres de su familia, como padres de su clan étnico, como padres de su pueblo, de la nación y del mundo. Es así porque Dios está para ser padre y madre, está en la posición de padres. Así, es Dios personal y al mismo tiempo es padre-madre personal, padres de la familia, padres del clan, padres del pueblo, padres de la nación, padres del mundo y del país celestial (mundo espiritual ideal). Es así tanto en este mundo como en el mundo espiritual. (98-224, 1.8.1978). Mis objetos, mis pertenencias personales no son en realidad míos; son de la humanidad y los considero la base de la condición para determinar la propiedad original, en completa unidad con el amor de Dios, libre de la invasión del pecado y la acusación satánica.

Son posesiones heredadas teniendo como centro el amor tipo Abel, el amor del lado de Dios. Por primera vez hay propiedad de Dios en la Tierra, centrada en los Padres Verdaderos. Por eso la Iglesia de la Unificación no debe vender nada de lo que compre, salvo que pase inevitablemente por un acto en el cual los Padres Verdaderos la desechan. Por eso es que yo, aunque me vuelva un mendigo, no quiero vender algo una vez que ya compramos, pero si a alguno se le ocurre vender, después de esto “caerá en manos de la ley.” Los Padres Verdaderos recibieron la aprobación de posesiones en unidad con el amor de Dios, pero para las familias que recibieron esta bendición horizontal y deberían tener un camino para avanzar a la posición de padres, no recibieron de sus padres posesiones centradas en tal amor. Sin embargo, por celebrar juntos el Día de los Padres Verdaderos, también las cosas y los hijos dados a ustedes y que seguían el curso inverso ascendente, se conectan en un mismo plano aquí en la era de la esfera del dominio directo de Dios. Aquí deben lograr en todas sus formas las siete etapas o niveles: individual, familiar, familia extendida (tribal), racial, nacional, mundial y universal (físico y espiritual), y deben conectarse en la línea central. Es a fin de que todo se conecte centrado en las 7 etapas del hombre y las 7 de la mujer. (137-270, 3.1.1986). Al venir a la Tierra el Salvador viene en busca de su novia. Debe encontrar una verdadera mujer. De hacerlo, por primera vez en los anales de la historia se conectan lo vertical y lo horizontal pudiendo perfeccionarse sin caer. Entonces, por primera vez se conecta un camino directo al Reino de los Cielos mediante el interno Dios Padre-Madre y los externos Padres Verdaderos. Soy la persona más perseguida en la historia de la humanidad. Soy alguien que recibió mucha oposición. Debía recibir persecución mundial en una misma época tanto personalmente como familiar y mundialmente; luego, lo mismo en el nivel de la familia extendida. Todo el clan familiar de la Iglesia de la Unificación debe insertarse a todas las razas o pueblos de 160 países del mundo entero por medio de las familias bendecidas. Eso es ir restaurándose. Hay que ir haciéndolo en familias extendidas, luego en el nivel racial y luego en el nivel nacional. (176-322, 13.5.1988). Ustedes deben heredar mi corazón, ya que estoy sobre un fundamento exitoso basado en condiciones mundiales. Heredado ese corazón deben poder decir, “soy, sin lugar a equivocaciones, hijo de los Padres Verdaderos y yo bien nací en la posición de Abel, sin falta voy a subyugar con amor el escenario Caín de este mundo,” porque en el aspecto espiritual construimos completamente un fundamento victorioso. La fuerza o energía sustancial está destinada a proyectarse y, si empuja, arrastrará. (100-319, 22.10.1978). Ustedes no son apenas simples individuos. Si se tiene el concepto de que uno es un centro que representa la totalidad del mundo, eso se tornará así. Toda persona con ese pensamiento está representando al mundo. Los hijos representan a sus padres; los padres representan a esa familia. Es igual. Deberían estar agradecidos. Ese entendimiento de que la Providencia ocurre por mí no es tan simple. Como uno va endeudado, debería ser capaz de sentir vergüenza al punto de no poder levantar la cabeza y mirar en ninguna dirección. Por lo menos una vez deberían pasar por eso. Si consideran una fortuna el haber nacido gracias a sus padres y a pesar de su piedad filial consideran que toda la historia sucedió así por causa de ustedes, deben amar al país y al mundo con un amor mayor a la devoción filial brindada a sus padres. Deben ir con esa capacidad de relacionarse. Espero que recuerden que aquellos hijos que posean tal subjetividad pueden tornarse en hijos de los Padres Verdaderos. (251-47, 15.10.1993). En este mundo que vivimos hoy atendimos a los Padres Verdaderos, pero no solamente viven

hijos de los Padres en esta Tierra, sino que también viven hijos de padres caídos, pecadores. En un principio íbamos a ser hijos amados de Dios por medio del linaje de padres verdaderos, pero por causa de la Caída nos tornamos hijos caídos, de modo que para resolver todos los yerros de los progenitores de la humanidad, el venidero Padre viene como Señor del segundo advenimiento, Salvador del mundo. Entonces, viene a restaurar a los primogénitos previamente nacidos. Esos primogénitos se tornaron hijos bastardos, cambiaron su sangre, son como un bastardo. Deberían haber recibido el linaje de Dios en un amor original, pero por causa de la Caída heredaron otra sangre. Pero no por eso Dios los iba a desechar. (210-360, 27.12.1990). El trabajo que ustedes hacen es creación. Buscar la manera de trabajar toda la vida sin sentir cansancio, poder tomar contacto con el mundo del amor de Dios y buscar un camino para consolar a Dios, es lo que se llama una vida de amor. Hay que vivir pensando que se irán de este mundo luego de haber tomado como pasatiempo o hobby algo que Dios creó y hacer de ello con entusiasmo un recuerdo del Cielo. Por eso yo vivo así, yendo en busca de la naturaleza, estudiando el mar, los océanos y los continentes, los ríos y montañas ¿También ustedes van a seguir la vida de los Padres Verdaderos, determinados a liberar a la naturaleza de su lamento con el amor de Dios, o van a vivir clavados en la ciudad, egocéntricamente, destruyendo el ambiente y contaminándolo, obstruyendo el camino a que sus hijos puedan desarrollar su aspecto emocional? Al comparar esto, y ya que los unificacionistas irán el camino del amor del Padre por la naturaleza, harán posible que se descentralicen las ciudades y un mundo metropolitano naturalizado, un reino celestial espiritual ideal donde se pueda armonizar con la naturaleza. (28872, 31.10.1997). Realmente siento en la piel que Dios vive. Los líderes del movimiento por la independencia de Corea eran 33. En Uruguay, que está del lado totalmente opuesto a Corea, los líderes de la independencia también eran 33. Los países de América Latina son 33, el lugar donde yo estoy trabajando ahora, Jardim (Brasil, Mato Grosso do Sul) tiene también treinta y tres ciudades alrededor. Es verdaderamente novedoso. Si observamos el plan ideal de la Providencia vemos que esto es así porque Dios está vivo. Tiene que ser 33 personas, incluido uno mismo. Esto es importante. Estas 33 personas deben unirse, como fuere, a los mesías nacionales. No se quejen. Practiquen la fe, el amor y la obediencia absolutos. (281-245, 14.2.1997). Sección 3. Dios es el padre vertical y los Padres Verdaderos son los padres horizontales Desgraciadamente la familia verdadera que Dios tenía como ideal no llegó a ser realidad. En el Edén la “serpiente” tentó a Eva y ésta tentó a Adán, sembrando en el mundo un amor falso y egoísta. Los pecados (crímenes espirituales) y desgracias de la humanidad se originaron como resultado de un amor ilícito entre Adán y Eva motivado por Satanás. Hay que restaurar al individuo, a la familia verdadera y expandir en el nivel mundial el amor verdadero y la bondad. Yo, sabiendo que únicamente esta verdad puede unir a las diferentes denominaciones religiosas en conflicto y construir el Reino de Dios, le expresé claramente estas revelaciones a los cristianos. Jamás tuve la intención de crear aparte otra denominación religiosa. Pero el mensaje de Dios fue rechazado y perseguido por las agrupaciones cristianas convencionales. No me quedó otra más que hacer otro fundamento, y ese fue mi arduo trabajo de los últimos 43 años. Comencé en Corea en el año 1954 con la “Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial”, enviando luego misioneros a Japón, Estados Unidos, Europa y al mundo entero. Sobre ese fundamento establecimos numerosas instituciones interna y externamente, tratándose los “principios de una familia verdadera” en el campo del arte,

los medios de comunicación, la religión, la industria, etcétera, en un esfuerzo por crear un modelo y ejemplo para restaurar por indemnización a este mundo. (288-168, 27.11.1997). ¿Cómo se restaura todo lo que fue perdido en el jardín del Edén? Este es mi pensamiento para el “retorno a la tierra natal original”. Hay que retornar al pueblo natal; por eso envié mesías tribales y nacionales. Dios no pudo enviar más que a Jesús, un solo Mesías. Ese Mesías fue un libertador tribal. En este tiempo yo envíe mesías nacionales a 185 países en la posición de Dios. Esos mesías nacionales están en una posición superior al mesías tribal del tiempo de Jesús. Tal concepto no existía en tiempos de Jesús. Todo se perdió en la cruz. Jesús no tuvo una familia. Por eso se quedó en el Paraíso, sin poder entrar al Cielo. En el Reino de Dios original se comienza a partir de la familia, continuándose con la familia extendida (tribu), la raza y la nación. Jesús no pudo formar una familia. Como también en el Edén falló una familia, Adán fue expulsado. A fin de restaurar eso surgieron los Padres Verdaderos y enviaron mesías sobre un fundamento nacional, que es un nivel superior al familiar. (282-29, 16.2.1997). Con la caída del ser humano perdimos a Dios, perdimos la posición de hombre verdadero, de mujer verdadera, de pareja verdadera y de hijos verdaderos; perdimos todo. Todo se quebró en pedazos. Los hombres caídos no pueden ser uno con Dios. Un hombre verdadero y una mujer verdadera, capaces de servir a Dios, deben formar una verdadera pareja mutuamente inseparable e indivisible, y dar a luz hijos verdaderos. En otras palabras, deben formar la base de cuatro posiciones tornándose verdaderos padres, verdadera pareja y verdaderos hijos centrados en Dios. Por lo tanto, los Padres Verdaderos deben traer a Dios y convertirlo en el centro de la familia entera. Comprendan que su sistema de vida sería el sistema de vida de todos los pueblos; la visión de nación allí contemplada, la cosmovisión allí debatida y los conceptos allí enseñados serían los que debían tener en común los pueblos del mundo entero. Como esto no pudo ser así, actualmente se ocasiona toda una escena de confusión. Pero la Humanidad ha venido dirigiéndose hacia una única puerta, esperando “el fin de los días.” La esperanza de los Padres Verdaderos es lograr verdaderas familias, clanes, pueblos, naciones, un mundo y un universo físico y espiritual, todos centrados en Dios. De ser así, puede restaurarse incluso el amor divino de Dios. (19-205, 7.1.1968). ¿Cuál será la amargura de Dios? Lloró aferrado aun pueblo, lloró por la tierra, pero el dolor amargo del Cielo es no haber podido derramar lágrimas de alegría aferrado a un hijo victorioso. Es decir que la tristeza y la amargura del Cielo (Dios) es no haber tenido una persona que pueda ser reconocida por Dios a modo de decir, “tú eres un hijo victorioso.” No sólo eso, sino que no hubo nadie que se haya aferrado a Dios y llorado por todo lo que Él deambuló en busca de sus hijos perdidos. (4-290, 14.9.1958). El deseo que debemos cumplirle a Dios, como hombres y mujeres, en Su día, es perfeccionar a Dios centrados en el verdadero amor divino. Para perfeccionar a Dios el ser humano debe posicionarse como objeto recíproco perfecto ante el Sujeto recíproco perfecto. Eso son los Padres Verdaderos. Además, Dios debe ser liberado, centrado en el amor verdadero. ¿A través de quién se hace eso? A través de los Padres Verdaderos. Por conocer este contenido, se lo puede liberar a Dios. Del mismo modo que yo soy un polo “negativo” con el Dios Sujeto, por tornarse ustedes sustancialmente “positivos” y “negativos” centrados en los Padres Verdaderos, pueden ir como les plazca a una posición de unidad con Dios. Así son los “principios de la recreación”. (275-333, 1.1.1996). Gracias a la bendición que les doy Dios es liberado, ya que se constituye en un cerco centrado

en Dios para la familia, la nación, el mundo y los Cielos y la Tierra. ¿Quién es responsable de quitar el clavo enterrado en el pecho de Dios, y el clavo en el pecho de los Padres Verdaderos en la Tierra? Los responsables son los Padres Verdaderos. Y quien por último debe realizar ese trabajo es la Madre. La pongo a ella al frente de giras mundiales. Todas las mujeres deben sustituir a la Madre. (301-169, 24.4.1999). La historia hoy fluye en la dirección de encontrar padres. Si Dios existe, tiene que haber padres verdaderos que pueden dar cumplimiento al propósito de la divina Creación, es decir, de dar cumplimiento a la meta de salvación, y esos Padres Verdaderos deben cumplir su piedad filial a Dios. Al mismo tiempo los ángeles y los hijos de esos Padres Verdaderos deben cumplir plenamente su deber moral de lealtad. Ese es un principio original de la creación que fue quebrantado. Entonces nosotros debemos resurgirlo e indemnizarlo. Si algo se perdió, hay que recuperarlo con el mismo aspecto que tenía cuando se perdió. (15-242, 17.10.1965). Antes de ser hijos de sus padres ustedes deben tornarse hijos de Dios. Si no hubiese ocurrido la caída seríamos hijos verdaderos de Dios, pero todo salió al revés. En este momento no somos hijos verdaderos de Dios y si bien tienen raíces diferentes por el estándar condicional de haberse tornado hijos de los Padres Verdaderos, hay que cortar aquella raíz, cortar la base del tronco e injertarse aquí, conectando nuevos brotes centrados en mí. Es un injerto. Eso libera a Dios. (166-306, 14.6.1987). Sólo en el cristianismo hay cientos de denominaciones que pelean entre sí. ¿Puede un lugar de semejante lucha convertirse en brazos y apoyo donde Dios pueda pararse? No, no puede. Desde esa perspectiva, no hay una sola agrupación religiosa con la que Dios pueda hacer lo que desee. Entonces, si existe la idea de que Dios quiere construir el Reino de los Cielos en la Tierra, ¿hacia dónde irá? La conclusión es que, de últimas, no le quedará otra que buscar al menos una familia. ¿Existe la casa en la que los padres estén unidos directamente a Dios, los hijos totalmente unidos con sus padres, donde Dios sea el amo de la casa y ellos sean Su familia, y su pertenencias pertenezcan a Dios? (96-15, 1.1.1978). Las “Bodas del Cordero” son las fiestas del resurgimiento de los Padres Verdaderos, como para poder culminar en el resultado de haber superado todo lo hecho en las diferentes eras históricas, por aquello de que en el jardín del Edén, Adán y Eva no llegaron a ser un matrimonio verdadero. Si mediante las Bodas del Cordero se celebró la Boda de Padres Verdaderos y por casarse sus hijos siguiendo esa tradición, se puede cubrir en general el ideal de los Padres Verdaderos, el mundo de amor anhelado por Dios. La familia que surge como reyes libertadores del amor, capaces de contactar consigo la totalidad de las condiciones ambientales a partir de ese centro ¡era “mi” familia con la cual yo puedo vivir! ¡Es la familia de Dios, es la familia de la Humanidad, es mi familia! ¡Cuanto más crezca será el Reino de los Cielos de amor, donde hay igualdad y unidad, representando a Dios, la humanidad y el país que podemos amar! (296-237, 10.11.1998). Por culpa de la caída surgieron padres falsos ¿verdad? Por eso es que deben aparecer padres verdaderos. Como los padres falsos surgieron basados en Satanás, aun queda el ideal original de la Creación por el cual debe haber padres verdaderos centrados en Dios. Por esa razón Adán debe ser salvado y hacer realidad en la tierra el ideal de padres verdaderos originales. ¿Con qué poder se consigue eso? La raza humana nacida de padres falsos habría sido hija de Dios si no hubiese caído, tornándose en hija de padres verdaderos originales. Como ese es un principio de

la Creación no puede ser abandonado lo que así quedó por culpa de un amor falso. (208-303, 21.11.1990). De nada sirve que ustedes constituyan una familia leal si no hay un país. Sin un país, no hay una base para asentarse en la historia. Por eso es que mediante la familia hay que restaurar el país, mediante el país el mundo y mediante el mundo hay que restaurar el universo, físico y espiritual. Entonces serán dueños de él. Así, un individuo debe darse por el bien de la familia, invertir de sí mismo y olvidarse de lo que dio; les pido que se sacrifiquen por y para el bien de los demás. El individuo debe sacrificarse por el bien de la familia y ésta debe sacrificarse por el bien del clan familiar. El clan familiar debe sacrificarse por el bien de su pueblo; todo debe hacerse un sacrificio. El pueblo por la nación, la nación por el mundo, el mundo por el universo físico y espiritual y éste debe sacrificarse por Dios. Si se llega a Dios, Él mismo se sacrificará y nos devolverá lo que dimos. No se pierde porque sí. Después de haberle dado a Dios, a lo que dimos Él le agregará amor y le entregará a uno el mundo celestial y el terrenal. (297-211, 20.11.1998). Hay que comprender que la liberación de la Humanidad vendrá acompañada de la liberación de Dios. Con la liberación de sus familias yo consuelo a Dios de la tristeza de haber perdido Su familia. Liberando su clan familiar, consolamos a Dios por la pérdida de Su clan familiar y construyendo la nación liberamos a Dios de la pérdida de Su país. Mi vida está determinada a restaurar el universo, físico y espiritual, perdido y consolar así la tristeza de Dios. No tengo deseos personales; no tengo pensamientos personales. Vivo con fe, amor y obediencia absolutos. Si me pide que muera lo hago al instante. Y aunque muera no intento regresar atrás. Entonces, hay que perfeccionar a Dios y liberarlo eternamente a Él mismo de Satanás. Hay que tornarse hijos que puedan liberarse de la cárcel del cuerpo, como si estuviesen en una prisión natural. Debe ser así para que el pobre Dios pueda, en los “últimos días” ser liberado en el nivel mundial y universal (físico y espiritual) del amargo dolor de no haber sido liberado en Su familia. Hay que armarse de la actitud correcta y poder así establecer una soberanía centrada en las leyes del amor familiar, del amor de la familia extendida, del amor nacional, mundial y universal espiritual y físico, centrado en Dios. (300-72, 21.2.1999). Sección 4. Los Padres Verdaderos son el camino al Reino de los Cielos Si el lugar de Adán y Eva es el de Dios, el de padres, también yo, visto espiritualmente, estoy en el lugar de padre, representando a la Tierra en lugar de Dios. Todos los espíritus que fueron al mundo espiritual previo paso por la Tierra, fueron detrás de Adán y Eva. Así es que todos aquellos que fueron primero, pertenecen al mundo angélico, por lo que pueden apoyar a ustedes a gusto. Ninguno de los espíritus que están ahora en el mundo espiritual nació de padres verdaderos sino que todos nacieron de padres falsos, por lo que no pueden colaborar con los Padres Verdaderos. Pero indemnizando todos los fracasos del arcángel, y estando en la posición de Adán y Eva creciendo como hijos de Dios, pueden colaborar con ustedes tanto como les plazca. Por eso y gracias a la ayuda del mundo espiritual el mundo del mal se va derrumbando cada vez más rápido. (146-312, 20.7.1986). Los padres deben amarse mutuamente, amar a sus hijos y educarlos mostrándoles que representan al país, luego a los Cielos y la Tierra, a sus parientes, deben mostrarse como padre y madre y por medio de los hermanos. Esto debe descender desde el mundo. Deben tornarse un modelo de amor por los cielos y la tierra, un modelo de amor por el mundo y un modelo de amor por el país. Deben tornarse un texto de enseñanza a mostrarles en el futuro.

Y no sólo eso, sino que para convertirlos en “dueños y señores,” deben aprender y darles en herencia el corazón de padres, el corazón de maestro y el corazón de Dios. Entran a la iglesia, nacen de nuevo y se perfeccionan. Si uno crece, lo aprende todo. Uno mismo quiere pararse en la posición de dueño o señor, heredarlo todo. Eso es un “dueño”, y es el mismo donde fuere que se encuentre. Esa es la ideología de la corriente principal. Si siguen por este lado se encuentran con un maestro verdadero, si siguen para allá se encuentran con un padre verdadero. Es lo mismo en todos lados. Podemos decir que el Reino de los Cielos es igual donde sea que uno vaya. (205-19, 15.7.1990). Lo que ustedes deben dejar a la posteridad -junto con el verdadero amor del Cielo, ese verdadero amor que heredan de los Padres Verdaderos- es el verdadero linaje que deben recibir. Ese será su orgullo. Si en esto -en el linaje- hay algo errado, no podrán ir al Reino de los Cielos; no se puede. La unión en matrimonio es de por sí heredar el amor de padres. Dado que pecaron, no poseen un linaje verdadero, que solamente es posible mediante la “bendición familiar.” Padres caídos son la raíz del mundo caído. Entonces hay que injertarse de nuevo a padres verdaderos y heredar un nuevo linaje verdadero. Sepan que esa posición es la que otorga la posición de la “bendición familiar” de la Iglesia de la Unificación. (162-63, 27.3.1987). Existe la palabra “renacimiento,” ¿verdad?...nacer de nuevo. Cuando Nicodemo visitó a Jesús una noche y le preguntó sobre el renacimiento, éste le respondió “¿Tú eres maestro de los judíos y no lo sabes?”...Renacer es nacer de nuevo. ¿Y qué es nacer de nuevo? Significa que una persona nacida de padres falsos debe nacer de nuevo mediante padres verdaderos. Al nacer de nuevo, y a fin de recibir el amor, la vida y el linaje de Dios, hay que desprenderse totalmente de las relaciones con el amor, la vida y el linaje del mundo satánico, al punto tal que puedan decir que ya no existe ni en su consciente. (211-306, 1.1.1991). Contrario a lo sucedido cuando pecaron, deben unirse los dos por medio de los Padres Verdaderos y centrados en Jesús, y Dios debe restaurarlos a través de las pocisiones de formación, crecimiento y perfeccionamiento. Hay que unir a los hijos de Adán en la Tierra y en el Cielo, hay que unir a los hijos de Jesús, unir a los de la era del segundo advenimiento e ingresar todos aquí. Gracias a esto se tornarán hijos de Adán. (219-241, 8.9.1991). Ustedes tienen padres, hijos y objetos personales; iglesia-hogar es la ampliación de una imagen como ésta. Estos tres se perdieron con la Caída de Adán, de modo que hay que restaurarlos todos de una sola vez y ofrendárselos a Dios. Hay que recuperar lo que se perdió y ofrecérselo a Dios por medio de los Padres Verdaderos. Así, debe pasar por (las manos de) Dios antes de retornar a uno. Hay que restaurar y ofrecerle lo que se perdió, para luego volver a recibirlo de los Padres. Sepan que así surgirá su casa y surgirá su mundo. La base de ello es justamente iglesia–hogar. Esto es una ofrenda; esto es un altar. Allí hay que hacer esas tres grandes ofrendas. (101-338, 11.12.1978). Uno no puede tener el derecho a la posesión o propiedad de todas sus cosas materiales. Si uno se apodera, es Satanás. Si uno posee el sentimiento de que “esto es mío” es Satanás. Tiene que retornar como posesión original de Dios. Y no retorna así porque sí. Debe retornar a Dios mediante el arcángel, mediante Eva y mediante Adán. Esto significa que debe retornar por medio de los Padres Verdaderos. Ni la ropa que ustedes visten es suya. Para formar una familia no deben tener ni posesiones personales ni el concepto de propiedad.

Yo, fulano de tal, derivo el derecho de propiedad de ser padre, derivo el concepto de propiedad de que poseo algo. Sepan que todo esto debe tornarse propiedad de Dios y, dado que Dios creó al hombre como dueño de Todas las Cosas- luego de pasar como propiedad de los Padres Verdaderos, debe ser reconocido por Dios y así heredarlo de los Padres Verdaderos para que arribe el tiempo en que ustedes puedan poseerlo. (120-208, 16.10.1982). A fin de que ustedes hereden posesiones del Cielo deben ofrendar su patrimonio, sus hijos y todo de sí. Deben llevar todo, junto con ustedes mismos ante Dios, al estilo del Antiguo y el Nuevo Testamentos, y ser capaces de decirle: “mi familia es Su familia, todas son Sus cosas, mis hijos son Sus hijos.” En señal de haber determinado su posesión y ser reconocidas como cosas de Dios, hijos de Dios, parte del cuerpo de Dios; entonces Dios dirá “Ahora no los necesito” y cuando se los dé en herencia mediante los Padres Verdaderos, sus padres, las madres y los hijos, recién entonces queda decidido para ustedes sus posesiones en el mundo celestial y en el mundo terrenal. No queda determinada la propiedad del amor sino la propiedad de las cosas. Del mismo modo que todo quedó determinado como propiedad caída por culpa del amor caído, se determina la propiedad de todas las cosas gracias al amor original. (121-254, 27.10.1982). Para devolver a Dios el derecho a una propiedad, ésta debe pasar por el nombre de los Padres Verdaderos; de otro modo no tiene como retornar a Dios. Por eso es que la unificación mundial no puede ser sino centrada en la Iglesia de la Unificación. Aunque uno no toque nada, se apresurarán a pararse y a esperar en fila para ingresar. Vendrá el tiempo en que competirán por si uno entra primero, segundo o tercero. (198-242, 3.2.1990). Tanto el camino del individuo como los caminos de la familia, el clan familiar, la raza, la nación el mundo y el del país celestial deben pasar por los Padres Verdaderos. Comprendan el hecho de que para abrir ese camino estoy yendo por un sendero de tribulaciones al riesgo de mi vida. (129-18, 4.10.1983) El verdadero Adán es un Padre Verdadero. El idioma de los Padres Verdaderos es el idioma a recibir por los hijos verdaderos mediante sus padres verdaderos. Esto es un principio. El padre verdadero no vino como el Reverendo Moon. Vino del Cielo. Es decir que vino de Dios. Por eso pienso que quien desconoce a Dios desconoce a los Padres Verdaderos. (129-20, 4.10.1983). Los hijos que ustedes dieron a luz nacieron luego de una preparación de Dios durante cuatro mil años y pueden ser mejores que un mesías. ¿Los padres de Jesús lo tuvieron a él luego de recibir la bendición? Ustedes los tuvieron luego de recibir la bendición familiar de los Padres Verdaderos. (146-22, 1.6.1986). La bendición no es una insistencia mía. Todo lo dispuse tal cual Dios me lo enseñó y creé indirectamente este sistema de pensamiento lógico. Si yo originalmente lo supiese hablaría por mi boca, pero esto no hay cómo negarlo. (231-155, 2.6.1992). A fin de restaurarse hay que unirse absolutamente desde el vientre de la madre y hay que unirse absolutamente con las personas del mundo regido por el padre y la madre. Y son las mujeres las que deben crear la unidad, por culpa de la Caída de las mujeres perdimos a verdaderos padres e incluso perdimos a Dios. Ahora, gracias a que las mujeres son restauradas y conocimos a Dios y a los Padres Verdaderos, debemos unirnos completamente a esos Padres. Dado que la humanidad, que debía haber nacido de padres verdaderos, nació de padres falsos y por ende nos tornamos falsos padres, para que el mundo resucite y se produzca su liberación la única manera es que las mujeres, junto con los Padres Verdaderos, provoquen un movimiento capaz

de amar. Ese movimiento es la Federación de Mujeres para la Paz Mundial. Por eso tratamos con las familias en un estándar en el nivel mundial. En el hogar, madre e hijos deben unirse para entonces unirse con el padre. Pero este padre es falso; entonces, si viene el verdadero padre, centrados en él la madre y los hijos deben educar al falso padre. De esa manera crean unidad y restauran la familia original. La madre y los hijos tienen que salvar al padre. (244-161, 1.2.1993). De todos los nacidos en el mundo no hay ni uno que haya nacido de padres verdaderos. Quien no haya nacido del linaje de los Padres Verdaderos no tiene cómo entrar al Reino de los Cielos. Visto según el ideal divino de la Creación, el Reino de los Cielos es el lugar al que se va automáticamente luego de haber heredado el linaje de padres verdaderos, de haberlos servido como dueños soberanos de los reinos terrenal y celestial, y haber dejado descendencia luego de haberse casado y vivido junto con los Padres Verdaderos, centrados en el amor dentro del ámbito del parentesco. Así, la persona que no haya tenido una experiencia viva centrada en el amor del ámbito de esa realeza no puede entrar al Reino de los Cielos. (250-49, 11.10.1993). El país que se una a los victoriosos Padres Verdaderos y a las familias bendecidas en el nivel nacional, se restaurará. Con sólo decidirlo en la ONU entre los Padres Verdaderos y cada país de las Naciones Unidas, todo cambiará de la noche a la mañana. Entonces, bastará con darles la bendición familiar. La Caída fue celebrar un matrimonio errado. Con sólo bendecirlos en correctos matrimonios mediante Dios y los Padres Verdaderos, todo cambiará completamente. Esta línea horizontal no puede ser invadida por Satanás aunque haga lo que le plazca, porque el Señor venidero venció en todo. (255-20, 27.2.1994). Lo que más le duele a Satanás es que ustedes hayan visto a los Padres Verdaderos, y luego que los Padres les hayan enseñado que ustedes son Sus hijos. Lo que más le disgusta y teme es que sean educados de esta manera. Por eso el problema es cómo imitar y seguir esa tradición. (66-142, 22.4.1973). La esperanza de ustedes no es otra que tornarse hijos de los Padres Verdaderos. Su esperanza es ser hijos de los Padres Verdaderos, y como tales, tornarse verdaderos hijos e hijas de piedad filial. Esos Padres Verdaderos más adelante se tornarán en reyes de reyes bajo el Cielo. Por eso éste es el lugar donde pueden dar fruto la esperanza de la humanidad, la esperanza de la historia, la esperanza de la era. (46-167, 13.8.1971). Visto según los principios divinos, ya que todas las cosas fueron mentadas para ser dominadas sobre la base de haberse realizado el amor de padres verdaderos, la cuestión más importante para ustedes es, sobre todas las cosas, si ustedes poseen decididamente el contenido de tal amor. (67-148, 6.1.1973). Para que alguien en la posición de hijo adoptivo pase al lugar de hijo de descendencia directa, debe indemnizar los celos y todo lo que había en el corazón del arcángel en tiempos de Adán y Eva. A fin de ello, los hijos en la fe (hijos espirituales) deben valorar y amar a los hijos (biológicos) de sus padres espirituales más que a su propia vida. Hecho esto, hay que restaurar el mundo satánico. Todo este contenido es esencial. Esto significa que sin amar a mis hijos ustedes no pueden ingresar. Pregúntense si los amaron desde que estaban en el vientre, si me amaron, si amaron más a la Voluntad de Dios, si amaron desde el vientre a mis hijos más que a sí mismos, a sus propios cuerpos. Jesús preguntó si lo amaban a él más que a hijos y parientes. Sin hacer esto, no se puede ir allá. Si alguno está en falta, aunque fuere a partir de ahora, deben indemnizarlo por tres años. (127-

128, 5.5.1983). A fin de que Jesús se erigiese como mesías tribal, las familias de José y de Zacarías debían formar una base de unidad. Una vez logrado esto debían indemnizar por la nación, pero no pudieron hacerlo; pero la Iglesia de la Unificación está creando un fundamento racial (nacional) capaz de restaurar la nación. Ahora estamos sobre una base que pasa la era de la familia extendida (tribal). Una, porque se atendió a los Padres Verdaderos y otra, porque adquirieron el nombre (título) de hijos de los Padres Verdaderos; significa que pueden tornarse sus hijos, aunque no hijos legítimos sino ilegítimos. Un hijo adoptivo no tiene afinidad de sangre, pero uno ilegítimo sí. Sin posicionarse en ese lugar, no hay manera de salvar este mundo. En otras palabras, superamos el ámbito tribal y venimos todos en dirección al ámbito nacional. Dentro de ése ámbito ustedes recibieron la bendición familiar. (141-209, 22.2.1986). Si bien creó Todas las Cosas, Dios aun no puede actuar como dueño y señor de ellas. En principio las cosas se determinan como propiedad de Dios en una posición de unidad con y por medio del amor. Dado que también los hijos de padres verdaderos vienen en medio del amor, centrados en padres verdaderos, determinados propiedad de Dios, y bajo un fundamento de lazos con el amor de dichos padres, surge el derecho a la propiedad de los hijos de los padres verdaderos y, cuando el fundamento de Todas las Cosas puede formar una unidad por medio de ese derecho de los hijos y conectarse a su amor, surgen las posesiones de tales hijos. (116-286, 14.6.1987). Debe ser cumplido con suceso el alivio de la amargura de Jesús y Adán. Ya que Jesús y Adán fallaron en tornarse padres, esa amargura debe ser aliviada. Por eso hay que servir a tres generaciones, a partir de los abuelos. Adán representa la formación, Jesús el crecimiento y hay que conectar los tres ámbitos hasta los hijos de los padres verdaderos. Esto es inevitable. (21254, 1.1.1991). Por celebrarse el Día de los Padres Verdaderos surgió el Día de los Hijos Verdaderos y puede llegar a conectarse al Día de la Familia Verdadera, al Día de la Nación Verdadera, al Día del Mundo Verdadero, al Día del Universo (físico y espiritual) Verdadero y hasta el Día de la Liberación del Dios Verdadero. Comprendan que por esa razón no podrían conectarse sin el nombre o título de Padres Verdaderos. Lo primero que querían ver sus ojos era padres verdaderos ¡Cuántas lágrimas derramaron estos ojos! La nariz quería, desde su seno, oler el olor de padres verdaderos. ¡Cuánto se lamentaron de haber encontrado padres falsos! La boca quería hablar el idioma de padres verdaderos, tomar pecho de ellos, pero aprendió las mentiras de padres falsos y se estableció una falsa tradición. Estos oídos querían escuchar las palabras de padres verdaderos. Estas manos querían tocar el pecho de padres verdaderos y llegar a ser manos que tiren hacia sí a una madre verdadera y un padre verdadero, pero se tornaron manos rencorosas por haber sido engañadas por padres falsos y el enemigo. Comprendan que se convirtieron en manos de amargo dolor, que no podían ni abrirse ni cerrarse a voluntad. Entiendan que el cuerpo y la mente deberían vivir sintiendo satisfacción, atendiendo eternamente a padres verdaderos, heredando desde el primer momento la tradición de los padres verdaderos y no separarse jamás. Y sin embargo hoy el cuerpo y la mente poseen un resentimiento histórico, sin poder liberarse del interior de un ámbito de desgracias y amarguras. Toda la Tierra de este globo también está deseando que la pisen padres verdaderos, y los hijos de padres verdaderos. (268-164, 31.3.1995). Dado que Dios planeó el cumplimiento de sus esperanzas a partir de la familia, Él anheló padres

verdaderos. Creó padres verdaderos a partir de pensar en ellos y anheló lo que pudiese coincidir con el amor de padres verdaderos. Sí, la ceremonia de matrimonio de Adán y Eva madurando a través del proceso de formación y crecimiento, como boda de Dios mismo, era el foco al que debía ajustarse para que pudiesen asentarse el amor humano y el amor de Dios. (282-290, 4.7.1997). En otro padre no hay amor verdadero, pero el reverendo Moon sí lo posee. Por eso gustan de él tanto los blancos como los negros, la Creación, el mundo natural y todo el mundo. Hay que entender que en una familia de la Iglesia de la Unificación hay padres verdaderos, hijos verdaderos, hay una familia verdadera, una sociedad verdadera, una nación verdadera, un verdadero mundo y está el Dios verdadero. Además poseen un verdadero linaje eternamente incambiable. Las personas están todas conectadas por amor mediante el puente del verdadero linaje. Desde aquí hasta Dios, todo es un verdadero linaje centrado en el amor. Una verdadera familia posee un solo idioma y una sola cultura. Cultura significa idioma, ya que se conforma gracias a este, gracias a la palabra. (162-138, 4.5.1987). Comprendan el hecho de que hay que encontrar padres verdaderos aun si abandonan toda la Biblia, el Antiguo y el Nuevo Testamentos. Hay que tener padres verdaderos. Entonces sí surgirán hermanos verdaderos, países verdaderos, todo verdadero. Así, mediante lazos mundiales se construye un fundamento y luego de que surjan tales padres, mediante ellos surgirán hijos. Hay que hacer esa ceremonia de inscripción en el Reino de los Cielos y la Tierra y debe ser reconocida por Dios, por Satanás y por los Padres Verdaderos. A partir de ese momento puede establecerse mundialmente el Día de los Hijos Verdaderos. (95-173, 11.11.1977). Dado que la responsabilidad de quienes nos encontramos de cara con una era de transición histórica es pararnos en lugar de Dios, en lugar de los Padres Verdaderos, en la posición de verdadero país y nación, de verdadero mundo, nos tornaremos los mayores hijos de piedad filial de todas las eras de la historia. Uno debe tornarse un hijo leal del país celestial pudiendo ser adulado como verdadero hijo leal por los hijos de piedad filial de las diferentes eras históricas, uno debe tornarse un patriota del país celestial, un santo del país celestial y lo que es más, un hijo sagrado del país celestial. (214-306, 3.2.1991). Los padres falsos, centrados en el amor de Satanás, tuvieron un amor caído; sin embargo, y siendo que los padres verdaderos se elevan centrados en el amor de Dios, avanzan hacia el mundo del amor. El amor es excelso y eternamente equitativo. Con sólo escuchar el nombre de su amor, se adquiere instantáneamente la aptitud de poder coparticipar por más elevada que fuere la posición de la otra persona. Es así, aunque la mujer fuese analfabeta y el hombre un académico mundial. Eso significa que nosotros los humanos, por deficientes que fuéramos, podemos elevarnos a la posición de Dios si establecemos con Él una relación de amor. Por existir tal contenido del valor, en el fondo de su corazón los humanos aspiran a lo máximo. Aunque poseyeran el mundo, si hubiese algo todavía mejor, querrían poseerlo. (144-241, 25.4.1986). Para restaurar al verdadero amor lo que está en una posición de falso amor, hay que negar todo. Por haberse colocado en una posición liberada habiendo nacido como hijos que limpiaron todo completamente -sin barreras del pasado, presente y futuro- luego de conocer el amor verdadero por medio de padres verdaderos, ustedes pueden ahora casarse y vivir como esposos. De otro modo, no hay cómo. Jesús tampoco pudo hasta ahora vivir una vida conyugal. Todas las familias, clanes y pueblos del mundo están destinados a declinar. No hay un centro.

Satanás lo hizo así. En medio de ello Dios buscó un ser central individual, familiar, nacional, mundial y los bendijo por medio de la Iglesia de la Unificación. Comprendan que una familia bendecida ha sido llamada y establecida con una idoneidad superior a la de cinco mil millones de humanos del mundo satánico. Si centrados en el cristianismo, los Estados Unidos están en la posición de Abel, aquí (Brasil) es Caín, una esfera católica. Es la esfera cultural latina, la esfera Caín. Es igual que un hermano mayor. Tiene que ir a través del hermano menor, el protestantismo. El hermano menor tiene que ayudar al catolicismo. En los Estados Unidos se creó Norteamérica unida con los protestantes, esfera de naciones tipo Abel y sobre ello vinieron los Padres Verdaderos a fin de absorber todas las naciones sudamericanas, la esfera católica, mediante el fundamento de poder creado por los Estados Unidos. No he venido aquí para seguir la esfera cultural católica. Además, la Iglesia de la Unificación no sigue la cultura católica. Si nació la Iglesia de la Unificación, la esfera católica debe ir a través de ella, los brasileros deberán ir a través de los Padres Verdaderos. De otro modo, no hay camino. (268-196, 4.1.1995). Hay que ofrendar a Dios las ciento ochenta familias que constituyen el fundamento de la familia extendida de los mesías tribales. Toda posesión de antes de recibir la bendición, casa, tierras, propiedades personales, que en principio eran de Dios, con la bendición deben ser transferidas a Adán. Este es un principio fundamental pero por culpa de la Caída ni Dios pudo erigirse como dueño y señor, ni pudieron venir padres verdaderos en posición de dueños. Ahora, al no haber podido ocupar dicha posición de dueño soberano, todo debe ser donado mediante una persona que pueda cumplir la misión de arcángel en el mundo satánico, por medio del hijo, de la madre, del padre, del jefe del clan. La restauración del linaje, la propiedad y el corazón debe ser restituida donando centrado en siete generaciones. (285-231, 5.6.1997). Hay dos infiernos, el terrenal y el celestial, pero la puerta del Reino de los Cielos es una sola. Con que se abran las puertas del infierno no significa que de la Tierra se pueda ingresar directamente al Cielo. Hay que ingresar a través de Padres Verdaderos; esa es la única puerta del Reino de Dios. (294-103, 14.6.1998). Hay que devolverle a Dios la propiedad, el corazón y el cuerpo substancial. Hay que retornar a Dios junto con la familia, junto con la nación y junto con el mundo. Hay que devolverle eso a Dios como ofrenda mediante los Padres Verdaderos y saldar todo. Sobre ese fundamento y mediante los Padres Verdaderos se conecta la base horizontal de los padres de la familia, hijos y posesiones. Ese lugar es el reino terrenal. El derecho a la propiedad debía ser combinado en la Tierra en la posición de no haber caído pero, al haber pecado, debe ser reconectado atravesando un camino de indemnización. Entonces podemos recibir la era de la propiedad del Reino de Dios, la era de la soberanía del amor absoluto. A fin de recibir tal esfera de la liberación, declaramos el cumplimiento de la esfera de liberación del reino terrenal del octavo juramento de la familia y el alcanzar esa meta. (295-243, 28.8.1998). Por más que deseemos una familia ideal, padres ideales, un matrimonio ideal e hijos ideales, no los hay. Y eso es porque apenas ahora con los Padres Verdaderos puede llevarse a cabo el cumplimiento integral. En esa tradición y como sucesores de Dios y de los Padres Verdaderos en una posición fraternal que no hubo bajo el Cielo, ustedes deben lograr el valor de esa misma semilla, el valor de una semilla igual a la de la unidad de Adán y Eva con Dios. Sí, en el fundamento expandido de la familia cosechada en el mundo, si todos los humanos crean la semilla de una nueva descendencia, una semilla de igual valor a la sembrada en la unidad de Dios y los Padres Verdaderos, se tornarán sucesores capaces de recibir el registro de

campeones. Se dice que el mundo lo conducen los poderosos. No es que peleen entre sí por la fuerza, sino que, el poderoso, crea los requisitos ambientales para tener el poder, arrasan con los más débiles para quedarse con el campeonato, se comportan como portadores de un nuevo récord y esto no trajo el resultado exitoso anhelado por Dios mediante una competencia sana y justa. Por eso esto debe de todos modos eliminarse de la superficie del globo. (301-19, 14.6.1999). Cuando en todas las familias del mundo se lleve a cabo un re-despertar y se pueda decir que son hijos de los Padres Verdaderos, a partir de allí surge un Reino de los Cielos en el nivel mundial. Cuando así suceda en todas las casas del mundo, ingresaremos al nuevo mundo del Reino de los Cielos terrenal. (146-132, 8.6.1986). La era del Completo Testamento significa que el mundo entero, de manera uniforme, entró en la posición de recibir la gracia de los Padres Verdaderos. En su lugar, deben realizar el cambio de linaje, propiedad y corazón. Esta es la responsabilidad de los mesías tribales. De hecho, esto es posible porque es la era de la mujer. (251-286, 1.11.1993). En este mundo caído, en este mundo que heredó el amor, la vida y el linaje del diablo, se privó totalmente del derecho de propiedad de Dios. Nosotros debemos revertir esto. Debemos tornarnos hijos e hijas capaces de recibir el amor verdadero de Dios y resolver este mundo. Por primera vez y centrado en hijos capaces de recibir el amor de Dios pueden resolverse los lazos sanguíneos de la familia perdida centrada en Adán y Eva, Caín y Abel. Y en un ámbito de liberación de todas las naciones, sobre ese fundamento, todos los derechos de propiedad de este mundo diabólico, satánico, deben ser retornados a Dios por hijos e hijos de primera, capaces de recibir el amor del dueño soberano del verdadero amor. Todas las personas del mundo deben ir a través del amor de los Padres Verdaderos. Sin pasar por esa puerta no hay modo de entrar en la tierra natal original del mundo espiritual ideal. No hay otro camino, hay que subir a la inversa. Hay que vencer a los países que se oponen. Así hoy la Iglesia de la Unificación recibe la victoria de la esfera mesiánica mundial y desciende en busca de la esfera mesiánica tribal, superando la esfera nacional. Hay que entrar en la familia satánica, centrados en la esfera tribal del mundo satánico y cambiarlo por el mundo. (210-42, 30.11.1990). Capítulo Cuatro El camino para ser ciudadanos del Chon Il Guk (nación universal de paz y unidad) Sección 1. La esperanza de Dios para la humanidad El ideal divino original de la Creación era que Dios y el ser humano viviesen en la armonía de un mismo amor centrados en un mismo ideal, que todo el Cielo y la Tierra disfrutasen del amor de Dios y que todo viva en unidad siendo ese amor el centro práctico de la vida. Por culpa de la Caída de Adán y Eva el amor de Dios permaneció simplemente como eso, como amor de Dios. Es decir, que el amor de Dios que iba a estar relacionado al ser humano, no pudo estarlo y se alejó de él y de todos los seres creados. Así Dios pasó hasta ahora seis mil años de historia, anhelando el día en el que reuniese todo lo creado en torno a ese amor que intentó establecer, y disfrutarlo con toda la Creación. Todavía hoy, sin haberse unido la Creación en torno al amor divino, esa idea de Dios permanece nada más que como idea, así como el anhelado amor permanece aun sin ser encontrado. Por eso es que Dios ha conducido hasta hoy Su providencia, para lograr indefectiblemente ese ideal. De este modo, El ha venido obrando en toda época desde la Caída humana para cumplir

Su esperanza de encontrar en ser humano un corazón único, en el cual poder creer y poder amarlo, pero todavía no lo ha logrado. (1-88, 6.6.1956). Dios, quien desde la creación no ha podido ver hasta ahora el día de la victoria universal, intenta acoger ese ansiado día mediante el ser humano terrenal. Por eso es que si los seres humanos no pueden encontrar y ofrecerle ese día, no solamente ocurre que no tiene como deponer a Satanás, quien agravia al ser humano en esta Tierra, sino que tampoco puede repeler el poder satánico que en el mundo celestial acusa a los hombres ante Dios. Siendo así, Dios no escatima ningún esfuerzo, no escatima ningún sacrificio, no escatima ningún tipo de lucha y hoy, hasta esta misma hora, ha venido siendo un escudo para cada uno de ustedes. Al ver esto podemos darnos cuenta cuál es la esperanza de Dios. Dios quiere levantarlos, a cada uno de ustedes, separarlos del enemigo Satanás-que hizo caer al ser humano- y concluir la historia de maldad regida por Satanás. Tenemos que hacer realidad la esperanza de Dios, erigirnos dignamente ante el Cielo y la Creación, tornarnos personas capaces de ofrecerle a Dios la gloria de la victoria. Únicamente así se cumple el propósito de la providencia que tan laboriosamente Dios ha venido obrando. (2-301, 30.6.1957). Dios creó a Adán y a Eva y anheló fervientemente que llegasen a ser personas íntegras, una esperanza, pero Adán y Eva terminaron cayendo. A causa de que Adán y Eva traicionaron el corazón de apego, el corazón esperanzado que Dios albergaba, Su corazón se inundó de tristeza. Piensen ustedes que Dios, para suprimir ese corazón triste, ese corazón mortificado y -para recuperar su corazón de afecto y apego- estableció las posiciones de Caín y Abel, quienes a su vez no pudieron cumplir su anhelo y por el contrario le sumaron solamente más tristeza. Pasados 1600 años después de aquello, estableció a Noé, pero terminó en idéntico resultado. Pasaron de eso 400 años y estableció a Abraham, y otra vez fue lo mismo. Quiso encontrar a la persona añorada y compartir Su corazón, pero tampoco Abraham pudo aliviarlo completamente. Pasaron así tres generaciones hasta que estableció a la familia de Jacob para que ésta se diese cuenta de ese sentimiento que El traía durante miles de años, pero tampoco pudo lograr completamente Su voluntad con esa familia. Aun habiendo establecido al pueblo de Israel y en la posición de no poder expresar ni enseñar ni dominar abiertamente ese sentimiento, tenemos que entender el corazón de Dios, quien no tuvo más que seguirlos a ellos. Tienen que entender que habiendo erigido sobre esta Tierra una forma del añorado pueblo único, cada vez que ese pueblo caía en la miseria El sintió un dolor y una tristeza directamente proporcionales al afecto que llevaba en Su corazón y sufrió dificultades. A lo largo de un prolongado curso histórico Dios ha luchado para sembrar en nuestros corazones, en la historia y en el mundo, un corazón de afecto. Por eso debemos entender que cada cosa que tocamos está empapada en el afecto de Dios; en cada hermano que tratamos está inmerso el histórico afecto y apego de Dios. También este país en que vivimos y este mundo están embebidos en el apego de Dios. Por lo tanto, cada vez que abramos los ojos y contemplemos todas las formas creadas por Dios, debemos sentir que esas formas son el objeto de Su efusivo afecto. Si así es con las demás criaturas... ¿cuánto más lo será con el ser humano, el Señor de toda la Creación? Cuando ustedes puedan sentir que, aunque presentamos a sus ojos un mal aspecto, Dios ha venido de hecho extrañándonos por el estándar según el cual nos creó, deberán dar sinceras gracias al Cielo. (8-93, 22.11.1959). ¿Por qué Dios abraza fuertemente a la humanidad, sin poder desecharla, aun cuando hasta hoy

El viene atravesando un curso histórico de numerosos sinsabores? Es porque anhela poder llegar a decir del ser humano “¡tú eres mi hijo!” Dios ha luchado hasta ahora para cumplir ese ideal. Adán, quien calificado como señor de la Creación podría haber clamado “¡Padre mío! ¡Glorificado sea!” en el jardín de la bondad divina, en medio de la gloria de Dios y centrado en Su amor, en armonía con toda la Creación, perdió ese valor con su caída. Sepan que lo que quiere Dios es escuchar la voz de hijos e hijas originales llamándolo “¡Padre!” Ese padre-madre al cual hoy nosotros llamamos “Padre” no es un padre-madre que debiera ser llamado como tal desde una posición de pecado y maldad. Por lo tanto, debemos salir del mundo de pecado y maldad e ingresar al jardín ideal de la bondad. Ese jardín ideal es un mundo en el cual los hombres viven intoxicados de alegría, al mismo tiempo que pueden manifestar la gloria de Dios. En otras palabras, es un mundo donde la Creación se mueve en sintonía con el ser humano y al mismo tiempo Dios actúa en sintonía con el ser humano y la Creación. No solamente eso, sino que es el jardín ideal donde ambos pueden formar un solo cuerpo, trascendiendo la relación correspondiente entre Dios y el ser humano. Dios deseaba de esta manera que los humanos fuesen uno con El y, añorando ver esa intoxicación de alegría centrada en un sorprendente amor y en medio de la unidad, creó tal mundo. Pero con la Caída del ser humano esto se convirtió en su propio dolor amargo y al mismo tiempo en la aflicción de la Ley Natural, siendo que desde la Caída y hasta el presente le han agregado aflicción a la aflicción, produciendo una triste historia. ¿Cuál es hoy, entonces, la mayor esperanza de Dios en Su obrar providencial? Es traer nuevamente a Su lado a una Humanidad que tiene padres caídos y poder decir que El es su eterno Padre y llamar a ellos sus eternos hijos. Tienen que darse cuenta que la esperanza histórica de los seres humanos caídos es poder ver ese día y que ésa es la esperanza celestial. (3-26, 15.9.1957). Mucha gente está viviendo hoy sobre esta Tierra. Cada uno tiene su propia visión y opinión, y también vive con alguna filosofía. Pero no hay quien sinceramente venere a Dios, quien con convicción ante el mundo, pregonando a Dios, afirme que es Su enviado. ¿Qué es lo que finalmente deberíamos buscar los humanos? Mucha gente pasó por la historia hasta el presente anhelando que venga alguien capaz de abandonar sus propios pensamientos y acciones subjetivas, que su mente y su cuerpo suplanten a Dios, que pueda afirmar que él actúa representando a Dios. También lo desea Dios, quien con infinita paciencia y arduo trabajo ha venido conduciendo la Providencia, deseando que venga alguien en Su lugar. Entonces el lamento sobre esta Tierra no es por falta de ideologías, ni por falta de personas que actúen, sino por falta de una filosofía o pensamiento que represente el corazón de Dios, Su ideal y voluntad, por falta de personas que actúen en lugar de Dios. Eso es lo triste y lamentable. Para erradicar todo lamento, sufrimiento y rencor extendido hoy en la Tierra y el mundo humano, tiene que surgir alguien con una ideología que pueda representar a Dios y que esa propia persona represente a Dios. Así, llegó el momento de que entiendan y sientan que el propósito de la Providencia y la meta de la historia es esa persona. (3-317, 2.2.1958). Tienen que tener un amigo en quien creer de corazón en lugar de Dios. Es más, tienen que tener un hermano, un padre, un cónyuge en el cual puedan creer en el lugar Dios. Y de allí hay que expandirse al escenario social, nacional y mundial, trascendiendo la familia. Esta era es la esperanza acariciada por Dios. Pero Dios tuvo que dejar al ser humano en la posición individual de no poder creer en él y, cortando toda esperanza en el mundo humano, hizo que el ser humano debiese creer en El. Y de allí anheló que se junten esos creyentes, es decir, entre hermanos, entre amigos, estableciendo relaciones de confianza mutua como si fuesen Dios. Esta es justamente la mayor esperanza

anhelada por Dios. (4-146, 30.3.1958). Cuando yo le pregunto a Satanás “¿cubrí o no todas tus demandas?” responde que sí. Dado que construí un firme fundamento, de sobra como para poder ingresar al Reino celestial amando incluso hasta al caído Satanás, todo ese fundamento centrado en el amor original de Dios, Satanás tiene que decirme en bendición “El mundo al que te diriges es de liberación; no hay esperanza que no puedas cumplir.” “Donde fuere que vayas, no hay nada que no puedas lograr, no hay nada que desees que no pueda ser tuyo.” Cuando yo diga “¡El mundo será liberado en el nombre de Dios, de los Padres Verdaderos y de la Familia Verdadera!”, él tendrá que decir “¡Amén!.” Llegó la primavera. Por fuerte que fueren la nieve y el hielo que azoten, todo será derretido, ya que la primavera llegó. Por eso es que las semillas se plantan en la primavera. ¡Sembremos la buena semilla hasta el fin del mundo ideal, hasta el fin de los Estados Unidos, donde Satanás sembró la semilla del mal! La buena semilla es la familia. Satanás sembró solamente una, la de Adán y Eva caídos. Ahora nosotros debemos carpir y trabajarlo, donde fuere, para formar nuevas familias. Allí se puede cultivar de todo. Eso debe ser hecho en esta tierra de los Estados Unidos. Esa es una meta deseada por Dios. (18965, 12.3.1989). ¿Por qué creó Dios al hombre y a la mujer y esperaba que creciesen? A fin de amar. Si es para amar... ¿sería bueno que ese amor fuese superior o inferior a Dios? ¿Les parece que Dios diría: “¡desgraciados! ¿No deben amarme más de lo que yo los amo? ” No. Si el Dios eterno y ustedes se entreveran ahora en una pelea… ¿Dios será más apasionado o más débil? Es más apasionado. Dios lo tiene todo. No hay nada que no tenga. ¿Cuál será el momento en el que Dios es más apasionado? Si surgiesen un hombre y una mujer amándose con mayor pasión que nuestros ancestros, también Dios se quedaría sin respiración. Si Dios encuentra parejas así de apasionadas... ¿viviría separado del ser humano, o pegado a él? Viviría pegado. Comprendan por lo tanto que únicamente centrado en el amor, que sólo en el amor hay eternidad. Se establece así que el concepto de eternidad existe en el verdadero amor. (195-313, 17.12.1989). Sección 2. El reino unificado celestial es nuestra tierra natal original El ser humano debe ser el hijo de alguien. Ser hijo de alguien habla de los hijos de Dios. Hay que ser hermano de alguien. Ser hermano de alguien habla de ser hermano de la familia de Dios. Hay que ser esposo o esposa de alguien. Eso se refiere a ser esposo o esposa en la familia de Dios. Dios creó a Adán y a Eva para recibir el estímulo de ver materializados todos sus atributos internos. Adán y Eva son el segundo Dios substancial, ya que los creó de la necesidad de un objeto (contraparte, socio, pareja) recíproco de amor. El objeto recíproco del amor de Dios no son los monos, nada, excepto el ser humano. (258-274, 20.3.1994). Hasta ahora Dios no pudo tener posesiones. Satanás poseyó todo. El país de Satanás, el pueblo de Satanás, los objetos de Satanás, son todas posesiones de Satanás. Satanás se robó las posesiones de Dios. Los Padres Verdaderos nunca poseyeron algo tampoco. Nunca tuvieron la posesión de verdaderos hijos, de un verdadero país, de un mundo verdadero. Como nunca existieron personas verdaderas, un hombre y una mujer verdaderos, como nunca surgió alguien que pudiese poseerlos, no se pueden tener tales posesiones. (186-118, 29.1.1989).

Hasta ahora Dios no ha podido ser el propietario. El Diablo sí se hizo propietario, pero Dios no pudo ser dueño de Sus hijos. El Diablo y sus hijos han actuado como dueños de todo lo creado por Dios, y han actuado provocando daños. Todo esto debe ser recuperado. Todas las cosas deben retornar a sus padres originales, a los padres e hijos verdaderos, al verdadero país, al verdadero clan. (203-185, 24.6.1990). Debemos deshacernos del pensamiento de que somos hijos de fulano y hermanos de mengano. Uno es hijo de Dios, de los Padres Verdaderos, capaz de recibir una herencia idónea para de liberar al mundo y al universo físico y espiritual. A ese “yo” los parientes le arrojaron flechazos en lugar de Satanás, pero “yo” me armaré de todo lo necesario y me convertiré en un “mesías” mientras viva, no luego de miles de años, iré a buscar a parientes y padres que se me opusieron en el pasado y por recibir esta era en la que puedo salvarlos en la forma de segundo advenimiento horizontal, por primera vez es posible transformar el globo terráqueo en el Reino celestial. Viéndolo así, todas las familias bendecidas fueron reprobadas en su conducta y forma de vida vivida hasta hoy. Sepan que estuvieron en medio de la cueva del Diablo y esfuércense ahora para recibir su propia liberación. Si no lo hacen y esperan ser felices abrazando a sus hijos con los mismos hábitos del pasado, terminarán mal. (203-180, 24.6.1990). Al recorrer las calles de Jerusalén, Jesús maldijo una higuera al ver que no daba frutos. La higuera se secó de inmediato. Si no hay frutos, eso es lo que ocurre. ¿Qué es lo que ustedes prepararon para Dios en cuanto a la construcción de los Estados Unidos? Eso significa un fruto, significa un núcleo, significa un logro real. El pueblo del país de Dios no es una manzana o un durazno. Hasta ahora Dios no pudo tener un pueblo del país celestial y por eso lo está buscando. No pudo tener un pueblo perfecto. (215-339, 1.3.1991). A un verdadero país se lo llama “Reino de los Cielos Terrenal.” Únicamente cuando ese país exista podrá cumplirse la bendición de Dios para Adán y Eva de “Poblad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y cuantos animales se mueven sobre la tierra” y el ser humano podrá surgir por primera vez como verdadero dueño soberano de la Tierra. Y recién entonces la raza humana podrá convertirse en hermanos mutuos. Recién entonces seremos verdaderos hijos de Dios. Ante Dios seremos verdaderos hijos de piedad filial, seremos fieles ante el Señor y verdaderos dueños ante todo lo creado en este Universo. De ser así Dios nos conferirá plenos poderes, no solamente internos sino incluso el centro del corazón de todo lo interno. Nos convertiremos en hijos a quienes Dios les deje todo a cargo y pueda quedarse tranquilo. (5-329, 1.3.1959). La historia humana está pasando la noche y atravesando el amanecer para recibir una nueva y brillante luz solar. ¿A qué nos referimos con el “sol”? El sol de la Humanidad se refiere a los “Padres de la Humanidad.” No puede surgir la tierra natal de la raza humana antes de que surjan estos padres. (16-258, 19.6.1966). El hecho de poder tener una tierra natal de amor es el evangelio del mesías tribal, son buenas nuevas. Luego, con la Bendición se cambia de linaje. Ahora, la tierra natal se convierte en “mi” tierra natal. Mi sangre salió de allí. Expandimos esa sangre y el flujo de amor de todas las naciones se transforma en agua limpia, ingresando en el gran océano del país del Cielo; ese lugar es el mundo espiritual. El mundo espiritual, como mundo conectado al gran océano de amor de la Tierra, es el Reino de los Cielos celestial. Por eso es que no se puede sobrevivir en el mundo espiritual sin poseer un

corazón que haya experimentado el amor. El corazón de amor comienza por el corazón de hijos, luego viene el corazón de hermanos. Los hermanos son una expansión y la pareja es una integración. Uniéndose ocupan el centro. El matrimonio es para lograr la unidad en torno al concepto que Dios es amor; estos maduran y, por unirse en amor, se hacen uno con Dios en una posición substancial. ¿Qué es lo perpendicular allí? El amor es perpendicular. Centrados en Dios, por primera vez aquí Adán y Eva-horizontales- ingresan perfectamente ante el cuerpo substancial del amor que realiza un movimiento verticalmente. Recién entonces surge una base de asentamiento familiar. El individuo, la familia, el clan, el pueblo, la nación y el mundo se afirman completamente centrados en este único punto. Esto es un eje. Dijimos que Dios es sujeto y de carácter masculino, ¿no? Entonces, el centro es el ser humano. ¿Por qué? Porque posee la semilla de los hijos, la semilla de la vida. La mujer no tiene la semilla de los hijos. Ese es un núcleo. Es para ligar también la semilla del amor con el núcleo de la vida. Es para hacerse uno con Dios. La semilla de la vida es Dios ¿no? Por eso el punto terminal teórico y medular es el lugar de coincidencia con el amor de Dios. (226-173, 4.2.1992). El lugar de destino al que debemos ir los humanos, actualmente dentro de una esfera o ámbito caído, es el país celestial. En otras palabras, hay que retornar a la tierra natal. Así lo veo yo. Y en el retorno a la tierra natal no se puede volver solo. Por existir un propósito de la Creación, hay que retornar habiendo cumplido ese propósito. Viéndolo desde la posición de Adán y Eva sin pecado, aunque retornasen solo ellos dos, pueden hacerlo representando al Cielo y la Tierra, representando al mundo, al país, a la familia. Esta es la responsabilidad conferida originalmente por Dios a Adán y Eva, al crearlos como hijos Suyos. (113-162, 3.5.1981). El problema está en cómo ampliar nuestra tierra natal hasta ser tierra natal del Reino celestial. Por eso instauramos mesías tribales. Con esto la madre representa a la familia de Adán, uno mismo representa a Jesús y yo al Señor del Segundo Advenimiento. Tres generaciones, dos generaciones y una generación conectan horizontalmente a sus antepasados, quienes son la raíz de la historia de los Padres Verdaderos. Así la madre que los dio a luz representa a Adán y Eva, ustedes a Jesús y yo al Señor del Segundo Advenimiento. De modo que el lugar donde nacieron sus madres y ustedes se convierte en tierra natal del país celestial. Así es como venimos restaurando la tierra natal dentro del ámbito del territorio celestial. (215-129, 6.2.1991). Su tierra natal no es tal. Este es un tiempo en el cual el país puede convertirse en la tierra natal. Por eso cuando ustedes vayan al mundo espiritual, desaparecerán las fronteras que existieron hasta aquí. Ahora hay límites en la tierra natal, pero si hacemos este trabajo, al ir al mundo espiritual podremos conectarnos sin fronteras. Se forma la base del Reino terrenal capaz de conectarse donde fuere a la tierra natal. Conectado esto, registrarse en el censo familiar de cualquier nación significará admitirse automáticamente al país celestial. Dado que la tierra natal donde nacen hombres sin pecado reemplaza a la tierra natal del Reino celestial, todos son injertados en la posición de haber nacido en el país celestial e ingresarán al Reino de los Cielos. Se logra así la restauración de la tierra natal. Si la tierra natal y la nación son restauradas, el cosmos será restaurado. Sobre ese fundamento se completa la restauración de los Padres Verdaderos. Tiene que completarse el fundamento de restauración del cosmos (universo físico y espiritual) para que quede cumplida la misión de los Padres Verdaderos, Su restauración, el lugar en el que pueden armarse los Padres Verdaderos (216-131, 9.3.1991). La tierra natal de ustedes es el lugar donde nacen los Padres Verdaderos, el país celestial. ¿Es Seúl, el lugar donde nacieron los Padres Verdaderos, el país celestial? ¿Cómo pueden superar

ese concepto? ¿Cómo? Dios no desea ese concepto de “yo soy de la provincia de Chol La”, “yo soy de la provincia de Kyong Gui”, “yo soy coreano”, “yo soy norteamericano.” Adán y Eva no tenían tal concepto en el Jardín del Edén. (169-174, 31.10.1987). La condición última a superar para heredar la obra de Dios es poseerlo a El, a los Padres Verdaderos, poseer un verdadero pueblo, un verdadero país y un verdadero mundo. Hay que ser capaces de vivir como miembros de una familia celestial, con el sentimiento único de que todo humano es mi hermano, de poder decir que tú y yo somos eternos e incambiables. Ustedes deberán ser capaces de hacer realidad en la Tierra un verdadero país, de heredar la obra de Dios, que puedan afirmar centrados en verdaderas familias: “esta tierra es nuestra”, “el Cielo es nuestro”, “el Padre es nuestro.” (10-354, 27.11.1960). Al observar hoy nuestra vida de fe y la de los evangélicos cristianos que dicen creer en Dios... ¿cuántas personas podrán quedar como ciudadanos del país celestial? ¿Dónde hay un pueblo que pueda afirmar eternamente que es propiedad de Dios? ¿Dónde hay un territorio que pueda decirse pertenecer al país celestial? ¿Dónde hay algo así, dónde hay alguien así? (5-17, 9.11.1958). Por buenos que fueren sus esposos o por bien que vivan, si no conocen a Dios irán al infierno. Deberán ser censados como pueblo de Dios. Por más que alguien fuere el rector de la famosa Universidad de Harvard, irá al infierno si no ha sido registrado como pueblo de Dios. Se ingresa al Cielo luego de haber sido bienvenidos por la familia, la sociedad, la nación, el mundo y la humanidad. (278-263, 26.5.1996). Dado que en el Chon Il Guk se necesitan una soberanía, un pueblo y un territorio, la ceremonia de coronación de Dios celebrada el año pasado es la restauración de la soberanía. Luego la Gira por el Asentamiento de la Patria de Dios fue la restauración de la tierra y luego vino el registro como ciudadanos del Chon Il Guk. Hay que tener la tarjeta de identificación que los convierta en ciudadanos. A fin de constituir un país hay que tener una soberanía, un territorio y un pueblo. Confíen en que sobre la base de haber preparado bien eso proclamé la llegada del Chon Il Guk y que si empujan con la misma confianza de Dios y del Padre Verdadero no habrá nada que los haga retroceder. (364-87, 1.1.2002). No fue Dios quien instauró Su reinado, sino los Padres Verdaderos. El Chon Il Guk (天一國 ) no lo hizo Dios sino los Padres Verdaderos. “Chon il” ( 天 cielo) significa una nación cósmica (universo espiritual y físico) de paz y unidad. La escritura china de la palabra “cielo” se forma con el símbolo de “dos personas” ( 二 人 ). Se refiere a dos mundos. Esto es horizontal. Hay una estructura dual, compuesta del país celestial y del ser humano terrenal, el ser humano celestial y el ser humano terrenal. Sus mentes y cuerpos son una estructura dual ¿verdad? ¿Están unidos la mente y el cuerpo, o no? Los que estén en conflicto no pueden volverse ciudadanos del Chon Il Guk. (364-101, 1.1.2002). ¿Qué hice en Corea luego de la ceremonia de coronación de Dios? Hice la Gira por el Asentamiento de la Patria de Dios Eso es para que hereden el linaje del verdadero amor. Lo hice mundialmente ¿Qué hice después? Proclamé el Chon Il Guk ¿verdad? La nación cósmica de paz y unidad, eso es el Chon Il Guk. Chon Il Guk es el país donde dos personas se hacen una. El Cielo no es tal sin dos personas. Los padres deben ser dos ¿Acaso todas las criaturas no existen en sistema de parejas? ¿Qué es el Chon Il Guk? Desde el mundo de los insectos y el de los animales, todo consiste en sistemas de pares. Y deben unirse. Dos artículos, dos personas, dos padres, dos caracteres… Dios puede

estar allí donde sujeto y objeto recíprocos acompañantes se unen. Así lo dice la Biblia: si dos o tres oran...si se suma Dios son tres ¿verdad? Es lo mismo. Dos o tres personas constituyen la base del país. Esa es la base de la familia, la base del país y del mundo. A partir de allí se forma una familia, se produce el comienzo de un clan familiar. Así es el ideal de dos personas. (370-88, 19.2.2002). Hoy, 5 de noviembre del segundo año del Chon Il Guk, es el 43º Día de los Hijos Verdaderos. Combinados el Día de Dios, el Día de los Hijos y el Día de Todas las Cosas -lo que no pudo lograrse en la familia del Edén- anuncié la Era de Paz, Unidad e Igualdad centrada en el Chon Il Guk, capaz de concluir el cumplimiento de la familia del jardín del Edén- centrada en la gran raza humana expandida hasta el mundo celestial. Que el Dios Padre visite ahora a gusto y sin impedimentos familia por familia a las que han concluido la ceremonia de incineración por la liberación pacífica y unidad del Cosmos; que pueda recibirse en el mismo ámbito de vida diario hacia la era de poder compartir juntos esa alegría, ya que la esperanza del mundo celestial está en el mundo terrenal y que la esperanza del mundo terrenal está en el mundo celestial, deseo fervientemente Padre que se unan mutuamente como lo desean el Cielo y la Tierra, que pueda bendecirlas de modo que puedan permanecer en la Tierra como antepasados centrados en el Reino de los Cielos, que dejaron a la posteridad un deber liberado de piedad filial en un estándar de igualdad. ¡Ya que anuncié hoy el arribo de la era de igualdad pacífica y unida del Chon Il Guk, permita que se alivie ahora el rencor del mundo espiritual y descienda a la Tierra a colaborar con sus descendientes, permita que los líderes religiosos puedan colaborar con el mundo centrados en la religión, ya que entramos en la era de construir el Reino celestial de resurrección y que en medio de una voluntaria y libre actividad se puede liberar y aliviar todo lo entreverado por el mal y que por injusticia hizo que ellos se angustiasen por el cielo! (396-158, 5.11. 2002). ¿Cuál es el lema de hoy? ¿Con amor verdadero...? ¡Que nuestra familia perfeccione una verdadera familia de hijos, patriotas, santos e hijos sagrados del Chon Il Guk! Aquí está incluido todo el ideal de la divina Creación. Que la totalidad de individuos, familias, clanes, pueblos y naciones herede la tradición del hijo leal centrado en una familia verdadera, eso es un patriota; santo es quien hereda esa tradición del patriota, hijo sagrado es quien hereda la tradición del santo. Un reinado se establece heredando la tradición de un hijo sagrado. Cierto, una herencia es algo que se logra sobre la base de haber obtenido un reinado; se niega toda posesión propia o perteneciente a su país. Eso es algo que no debería existir, es el resultado de un mundo caído del que de todos modos hay que despedirse. A Dios no le gusta que se cruce ni una sombra de ese mundo sucio ligado a la sangre del enemigo e indeseado por Dios. (400-192, 1.1.2003). Al menos por una vez les gustaría ser una familia verdadera leal a Dios, ¿verdad? ¿Habría algo de qué lamentarse para ello? No hay otra cosa; más bien hay que quemar todo a partir de siete generaciones de antepasados y lograrlo aunque sea tomándolo como una ofrenda, aunque deban vender el país. Pero a pesar de ello y de haberles dicho que hagan la “ofrenda total de vida” a la iglesia, entregan solamente las sobras de la comida. ¿Conocen la historia de Ananás y Safira, el matrimonio que le mintió a Pedro y separadamente ambos cayeron muertos de manera fulminante (Hechos de los Apóstoles, capítulo 5)? Sepan que llegó una era más temible que ésa. (400-220, 1.1.2003). Sección 3. Actitud y aptitudes de los ciudadanos del Chon Il Guk

Dios no anhelaba un pueblo que tuviese apenas externamente la forma de un pueblo, ni anhelaba una nación que lo fuera solamente en su forma externa. El ansiaba tener un pueblo al que pudiese intervenir, una nación y una soberanía a las cuales pudiese influir, una soberanía, un pueblo y una raza conectados a El de corazón. Si eran el pueblo elegido deberían haber sabido cómo es Dios y debería haber entendido claramente con qué propósito los había elegido a ellos. Tendrían que haber superado cualquier problema o sufrimiento que enfrentaran. Esta es la actitud que debió haber adoptado el pueblo de Israel en aquellos días; ese debió haber sido su estándar de corazón hacia Dios. Sin embargo el pueblo de Israel, orgulloso de ser el pueblo elegido, cometió muchos pecados ante Dios a lo largo de su historia. Ante todo debemos entender que por supuesto pecaron contra esa era, pero mayor aun fue el pecado contra el corazón de Dios, que era quien guiaba esa era. ¿Por dónde debe comenzar Dios la restauración del ser humano? Por sus esperanzas, por supuesto, y por sus circunstancias, pero antes que eso deberá restaurar su corazón. Deberá restaurar el mundo del corazón, eso que no se puede escindir ni compartir, aunque quisiera hacerlo. Por eso Dios trabajó arduamente hasta hoy, a fin de ampliar el fundamento del corazón en el trasfondo de cada crisis de la historia, anhelando por ese día. Hoy nosotros tenemos que conocer esta realidad y públicamente indignados deberíamos protestarle a nuestros ancestros por ignorarlo. Por más que vivamos en un ámbito de vida cruzado por variadas circunstancias, estas son cosas que en definitiva pasarán. Por más que alguien le cante a su prosperidad y a su alegría por haber vivido una feliz vida terrenal, todo eso pasará para siempre. Pero si alguien vivió toda su vida aferrado a una misión, algo le quedará. ¿Qué le queda? No una circunstancia, sino un corazón capaz de controlar las circunstancias. No podemos negar que este corazón gobierna la historia, inspira el espíritu de los pueblos y conecta su filosofía. (9-337, 21.6.1959). Si Dios trabajó hasta ahora fue para salvar al ser humano y cumplir Su ideal. La voluntad de Dios existe para construir Su país. Sin dudas que por eso viene formando gente que esté de Su lado, gente que pueda ser ciudadana de ese país, gente que pueda ser hijo o hija de ese país. ¿Dónde quiere Dios establecer ese país? No lo quiere allá, en el mundo espiritual, sino precisamente aquí, en la Tierra, aquí quiere establecer el Reino de los Cielos. ¿Y quién está calificado para ser pueblo del país de Dios? Ciertamente son ustedes, el centro capaz de construir el país celestial. (87-106, 16.5.1976). Deberían decirse así mismos: “¡con que así era el ser humano en el pasado! Yo hoy soy así, y mañana deberé ser asá. La situación de Dios era tal, la voluntad de Dios era tal, el corazón de Dios era tal. El dolor del Padre lo llevó a ser un Padre triste. ¿Cómo puedo ir en su presencia? El Padre hasta ahora ha sido una ofrenda en sangre, sudor y lágrimas. Yo también debería derramar mi sangre, mi sudor y mis lágrimas para recibir esa ofrenda.” Con lágrimas de tristeza deberían prometerle: “Padre, usted ha pasado tristezas para darnos algo, usted derramó sangre y sudor para darnos algo, y nosotros morimos, derramamos lágrimas y sufrimos para recibirlo. ¡Qué feliz será el día que podamos dar y recibir! Yo deberé hacer que llegue ese día que pueda comenzarlo con llanto, y que ese llanto de alegría no me deje ver, y que explote de mis labios toda esa amarga aflicción y se transforme en un himno a la alegría, la gloria y la victoria.” Allí se restaurarían los lazos de padre e hijo y Dios diría recién entonces “Tú eres mi hijo. Tu eres un hija.” Y traería ante ustedes la bendición de todo lo que existe bajo el sol, y dentro de la esfera de un mismo pensamiento unido en corazón y circunstancias les dirá: “tú eres mi hijo, y yo soy tu Padre.” Tienen que entender bien que una vez que reciben el llamado del Cielo, son el centro de los lazos que como humanos deberíamos buscar para construir una familia celestial,

para constituir un pueblo celestial y crear un único mundo, una única soberanía y un único universo. (151-336, 5.2.1963). Ustedes enfrentan el destino de tener que ingresar en la etapa de pueblo del Reino de los Cielos. Van a tener que renovar su percepción histórica. Hay que tener el concepto de que uno no debería vivir por y para sí mismo, sino en pro del bien de los conciudadanos del país celestial, por el bien del pueblo del Reino de los Cielos. No solo eso, sino que además necesitan el concepto de no escatimar esfuerzos por los hermanos del país celestial, por los matrimonios del país celestial, por los padres del país celestial. Estos no son conceptos parciales, sino universales. Como personas que creen en Jesús, no lo enaltezcan improvisadamente, sino que tanto interna como externamente deben ser personas que crean en Jesús en armonía con la suerte universal. Dios viene estableciendo un concepto de restauración del Reino de los Cielos centrado en una providencia universal. Nosotros tenemos que ser hijos e hijas…un pueblo capaz de estar allí donde corresponda. Y tenemos que saber amar a los conciudadanos del Reino de los Cielos. Si a su alrededor hay un pueblo creyente deberán saber tratarlos como hermanos y como conciudadanos. Y tienen que hacer que todos sean así. Desde este punto de vista, su responsabilidad es indescriptiblemente grande. Observando verticalmente los seis mil años de historia bíblica, en la era del Antiguo Testamento se reunió el pueblo del Cielo y en la era del Nuevo Testamento se reunieron los hijos del Cielo. Así, la historia vino fluyendo al revés. (1-336, 30.12.1956). En tiempos como este, cuando todos dicen unánimemente que hoy estamos en los “últimos días,” ¿qué tienen que hacer ustedes que están enfrentados en esta era escatológica que predice el fin de la historia, el fin de la ciencia, el fin de la ética y la religión? La verdad que pregonó Jesús, así como dijo que primero busquemos “su reino y su justicia”, sean ustedes personas que no piensen solamente en sus cosas personales sino más bien ofrezcan su devoción incambiable para establecer en la Tierra exclusivamente el país de Dios y la justicia de Dios. Y ante todo el universo siéntanse orgullosos de sí mismos, y sean personas que culminen exitosamente su misión como representantes de Dios. Apliquen en sus propias vidas el contenido conceptual esencial del país celestial conforme el valor real de sus vidas y hagan realidad el día de esperanza que prometa un futuro eterno. Si no pueden ser así, no tendrán nada que ver con el ideal de Dios de haber enviado a Jesús después de laboriosos 4.000 años desde la Caída de Adán y Eva, ni con el ideal de la unidad de Jesús y el Espíritu Santo obrando desde aquellos días hasta hoy. Desde ese punto de vista, ¿qué tendrán que descubrir ahora? Deberán encontrar cuales fueron las condiciones de injusticia que impidieron que se establezca aquel país y su justicia, es decir, que impidieron que se establezca una ideología universal. Y en sus vidas personales tienen que luchar, vencer y ser representantes de Jesús, el hijo de Dios. Si quieren pertenecer allí, ser ciudadanos justos de aquel país, no sean tontos que se pelean por lo que habrán de comer o por lo que habrán de vestir. Deberán vivir trascendiendo los problemas del comer, beber y vestirse; al contrario, si estas cosas le son dadas deberán saber compartirlas con los hambrientos. Si tienen una rodaja de pan, no la coman solos; el corazón de Dios es que tengan deseos de querer compartir con otras personas. Jesús tuvo este corazón, pero no lo tuvieron quienes aparecieron ante él. ¿Cuál es la razón de la discordia que hay hoy en los hogares, la razón de las peleas? Es porque piensan que existen para sí mismos, porque si hay algo de comer piensan que está para que lo coman solos, por cosas así hay falta de armonía y peleas en el hogar. Tengan en mente que justamente esto es la flecha del pecado, de Satanás.

De modo que hoy, señores, deberán resolver el comer y el vestir. Deberán superar los impulsos de pensar en sí mismos, superar las condiciones o elementos de discordia en el hogar, pisando justamente sobre estas contradicciones históricas y elevarse sobre ellas. No se olviden que están en posición de mostrar un aspecto victorioso ante Dios, trascendiendo los problemas de alimentación, vestimenta y vivienda. (3-125, 13.10.1957). Sean personas que vivan por Su país y Su justicia. Por difícil que fuere la situación en que se encuentren, tienen que luchar y vencer ese ambiente pensando en la esperanza que el Padre puso en ustedes. Tienen que ser así para que pueda decirse que son hijos e hijas de Dios. ¿Qué clase de persona es la que puede construir el país de Dios? La que se niega a sí misma y vive para Dios con ansiedad. Una persona que se niega a sí misma y piensa en la sociedad y el pueblo, la nación y el mundo, es justamente la clase de persona que puede construir el país de Dios. Quien vive por y para Dios aunque deba negar la nación y el mundo es una persona que puede construir el Reino de los Cielos. Y tienen que ser personas que por deplorable que fuere el ambiente con el que chocan, que no se lamenten por sí mismas sino por la sociedad, la nación, el mundo…por Dios, para ser realmente gente que pueda construir el país de Dios. No se esfuercen hoy por satisfacer ambiciones personales, sino practiquen una vida de fe, de sacrificio y de servicio por un propósito mayor. Deberán alcanzar el nivel del corazón de Jesús, que trabajó arduamente sólo por Dios y por la humanidad, y deberán alcanzar la posición de hijos verdaderos e hijas de Dios -quien tanto ha trabajado hasta ahora- que consuelen su corazón. Cuando vean injusticias, sientan indignación. Posean el amor de Dios, de querer dar más y más. Deberán trabajar diligentemente para establecer el país de Dios y Su justicia yendo hasta el fin del mundo si fuere necesario y deberán consolar el corazón de un Dios que ha trabajado duramente hasta ahora, en aflicción, para salvar a la humanidad. Restauren el país de Dios y Su justicia, y en ese proceso de lucha con Satanás no deberán ser derrotados, sino que deberán triunfar y conectar desde el individuo a la familia, la sociedad, la raza, la nación y el mundo. Sea cual fuere el lugar y la posición en que se encuentren, deberán vencer a Satanás. Si salen a la sociedad, deberán vencer a Satanás en el ámbito que fuere, si salen a la nación asuman responsabilidad por los problemas más difíciles, y venzan a Satanás en ese nivel. Si aparece una persona así, a nuestros ojos parecerá que pronto caerá, pero sepan que al final prosperará. Y justamente alguien así es el dueño soberano, el personaje principal de un hogar o de una organización o de una nación. La persona que en la familia da su vida por sus padres cumpliendo como hijo devoto, que como esposo o esposa guarda fidelidad, que es leal al rey de su nación, justamente alguien así es el amo de esa familia y es el dueño soberano de su nación. Esta mentalidad debe brotar del fondo de sus corazones, debe hacerse parte de su cuerpo y el día que hasta Satanás los respete, recién entonces podrán erigirse como ciudadanos que establecen Su país y su justicia. (3-131, 13.10.1957). Mucha gente se siente orgullosa de sí misma y del país al que pertenece. Los norteamericanos se enorgullecen de ser ciudadanos de un país muy grande, pero con eso no se vive eternamente. Los Estados Unidos viven únicamente para sí mismos, ignorando que también hay que vivir por el país del prójimo, del mismo modo que la civilización griega desconocía el hecho de que existía por Roma, que a su vez ignoraba que su destino era-Inglaterra mediante-existir por el bien de la civilización moderna. Por eso hoy los norteamericanos tienen que saber que deben trabajar por su país, por supuesto, pero también por el país de los demás. La mayoría de los norteamericanos ignora esto. Por suerte entre tanta desgracia es que también hay quienes no sólo viven para sí mismos, sino por las leyes naturales, celestiales. Los aquí reunidos hoy están sentados en una iglesia pequeña, la Iglesia de la Unificación, pero

el problema se resolverá si sienten en sus corazones que si la expandimos puede representar al mundo y, más aun, la naturaleza celestial. Podremos resolver lo que fuere. Como ustedes son hijos que representan la voluntad de Dios, sean pueblo del Cielo, determinados a traer y atender a Dios como dueño de este mundo. Tengan presente en todo tiempo y lugar que no tienen cómo escaparse de la voluntad de Dios. (4-110, 16.3.1958). En esta histórica era del fin de los días no seamos un pueblo que viste elegantemente ni come en abundancia; seamos un pueblo de tolerancia y de servicio en representación de la historia. Debemos ser al revés que el mundo, para que así sea balanceado y justo. Adoptemos la posición opuesta a todo concepto que utilizó una determinada soberanía para quitarles la vida a los demás. Ese momento tiene que venir; el curso de la historia es tal que ese proceso ocurrirá inevitablemente. De otro modo, el camino quedará obstruido. ¿Cuál es el camino de Dios, el camino de los hijos de Dios, el camino del pueblo de Dios? Es un camino de tolerancia, servicio y sacrificio. No toleren ciegamente; háganlo por el Salvador, háganlo por Dios. Hay que tolerar por la voluntad de Dios. Estamos en un tiempo particular, de modo que hay que tolerar por causa de este tiempo. Por eso prácticamente no hay religión que no tenga una filosofía de la Segunda Venida. Dijimos que viene un determinado tiempo. ¿Qué tiempo? Llega el tiempo en que Dios, Sujeto recíproco de la mente, logra el propósito de ésta. El ser humano enfrenta el histórico destino de tener que tomar como modelo la voluntad de Dios -Sujeto recíproco de la mente- y de tener que luchar e ir en busca de ese tiempo. No puede faltar un curso de luchas en el avance del ser humano hacia el propósito de Dios y de tomarlo a El como modelo, la historia es un registro de tales vicisitudes. ¿Qué tipo de luchas son? Son luchas en las que al que tolera lo golpean primero, en las que el que se sacrifica es dominado, en las que los que avanzan con nuevos conceptos y una nueva esperanza enfrentan la muerte. Ese fue el curso histórico de tales luchas. Por eso es que todo el que en este mundo clamó por bondad tuvo que ir por un sufrido curso de tolerancia, de tener que sacrificarse por su raza o pueblo, de tener que morir para no renunciar a sus convicciones. (10-230, 16.10.1960). Hay que ayudar a los necesitados. Hay que ayudar, vía Japón y Estados Unidos, a gente como los indigentes de Asia o los necesitados de la India. Todos estos pueblos del mundo son un solo país. El amor de una persona celestial por el país del Cielo es mucho más fuerte que el amor de un norteamericano por su pueblo. Ahora Corea está en una situación miserable y sé que si yo la auxiliara con toda la ayuda que estamos brindando a otros lugares, los coreanos me adularían y me querrían. Sin embargo no puedo ayudar a Corea, por tener que venir a los Estados Unidos a hacer lo que hago, porque este país tiene algo de una dimensión más elevada hacia el mundo. (122-282, 21.11.1982). Mientras queden rastros de la historia en su formación cultural, uno no puede ser un puro y original ciudadano del país celestial. No deben existir rastros de los hábitos de una cultura del mundo satánico en el mundo original, en el país celestial. No se puede entrar al Cielo mientras queden elementos habituales de su rutina. (197-286, 20.1.1990). Si el pueblo se restaura, la Tierra naturalmente se restaurará. Con sólo establecer una soberanía, tanto el pueblo como el país se restaurarán. Por eso me interesan los Estados Unidos y la Unión Soviética, ya que son las bases más cercanas a asir una soberanía mundial. Hasta hace poco la Unión Soviética estaba polarizada con los Estados Unidos, pero se están uniendo en la cumbre del mundo. Esa es la cumbre que Dios quiere liderar. Comparándome fuertemente, soy como una locomotora que las puede liderar cuando eso suceda. El Jardín del Edén es un solo pueblo, una sola tierra, una misma esfera cultural provenientes de una única soberanía, de

modo que allí no habría problemas de idiomas. Al Reino de los Cielos fueron supuestos a entrar aquellos que hablasen el idioma de los Padres Verdaderos. (216-30, 3.3.1991). En toda nación hay representantes, en un clan familiar hay representantes, y también en la familia hay representantes. Comprendan que como el ser humano existe en relación al mundo entero puede ser ciudadano del Cielo únicamente si sirve a padres universales, padres religiosos y padres en el hogar. ¿Qué es lo que la humanidad está buscando? Está buscando padres universales. Son especialmente los cristianos los que anhelan la aparición de un padre religioso. El día que aparecen padres universales es justamente el día del Segundo Advenimiento. Sin embargo, aun no se cumplió la providencia de encontrar a los padres religiosos. Dios ha venido obrando Su providencia durante seis mil años, pero viendo que aún está pendiente la misión del Señor del Segundo Advenimiento, que deberá venir centrado en un grupo religioso a cumplir la responsabilidad de un gran sacerdote, podemos deducir que se cumplió la providencia dentro de la esfera de la promesa del novio y la novia, pero éstos aún no alcanzaron la posición de padres verdaderos que puedan vivir centrados en una sociedad religiosa. Antes de definirse la posición de padres verdaderos, no se establece una verdadera familia compuesta de hijos verdaderos. Subiendo una etapa más, antes que se decida la posición de padres universales no puede definirse la de padres de una entidad religiosa. (5-122, 4.1.1959). Quien radia brillante luz en todo momento, las 24 horas, y radia ardiente calor, ésa es una persona del país de Dios. Es igual que el caso de los insectos, que en medio de una oscura noche se amontonan donde hay luz. De modo que si hay alguien que puede mantener largamente la fuerza vital de Dios y la fuerza del amor, que irradian brillo y ardor, esa persona es sin lugar a dudas una persona del país celestial. (86-302, 11.4.1976). Hay un país del tipo padre verdadero, un país del tipo madre verdadera y un país del tipo primogénito. El pueblo del Reino de los Cielos nace de una conexión con cualquiera de estos países. De ahí llegamos a la conclusión que uno es ciudadano, hijo y dueño soberano del Reino de los Cielos. Uno sale de una familia y llega a ser dueño soberano del Cielo, ingresando a la esfera de la familia real. El dueño de la familia es el hijo devoto de sus padres, el dueño soberano del país es el patriota, y así todos los niveles conectan en uno. Hay que ir por un único camino. Pasar de hijo devoto a patriota, de patriota a santo, de santo a hijo sagrado...es toda una misma dirección. No hay manera de volver atrás. Dios espera que vayan por un solo camino. En primer lugar deben ser un hijo de devoción filial, de modo tal que Dios le diga a uno: “te necesito, absolutamente,” “estaré contigo en las buenas y en las malas,” de modo que Dios quiera vivir eternamente con uno. Deben recorrer ese camino, sin importarles quién se les oponga o los persiga. Una vez que son ciudadanos leales del Reino de los Cielos, allí no existe más la indemnización. Lo que uno logró, continúa para siempre. (293-209, 26.5.1998). Serán una familia verdadera cuando este país los reconozca como tal. El pueblo de este país tiene que reconocerlos, los clanes familiares de este país, las familias de este país… deben reconocerlos los individuos de este país; ustedes pueden ingresar al nivel mundial una vez que trasciendan el reconocimiento de individuos, familias, tribus, razas y naciones. Si aquí no son reconocidos se les obstruye el camino que deben ir. Sepan que por medio del reconocimiento pueden ingresar como los primeros ciudadanos del Reino de los Cielos de la historia. (134-218, 20.7.1985). Aunque su pareja no se ajuste del todo a su corazón, hay que seguir adelante con paciencia y sacrificio, con paciencia y servicio. Si ustedes piensan “Si no la hubiese encontrado no habría

aprendido, Dios me dio esta persona para que yo pueda ir al Cielo, para que yo aprenda el espíritu del esfuerzo, el servicio y el sacrificio,” serán personas maravillosas y así podrán ir al Cielo. Si Dios desea que hasta los pecadores sean Sus hijos, ¿podrían quejarse porque su novia no es linda, o porque es japonesa o porque no es alta? Hay que pensar que si un hombre acepta por esposa a la mujer más fea, y la atiende bien y se sacrifica, va al Cielo. Sepan que así es como se convierten en un esposo maravilloso, un esposo santo. Si son unificacionistas es lo menos que deberían aprender a pensar. (116-95, 20.12.1981). Lo más feliz y preciado para una mujer es tener marido. La mayor alegría de una pareja es tener hijos. Esos hijos no le pertenecen al padre ni a la madre, sino al mundo. Pertenecen al país celestial. Su árbol genealógico está en el país celestial. Son hijos propios pero poseen una nacionalidad, ¿verdad? Poseer una nacionalidad significa que son ciudadanos de ese país. De la misma manera, esos hijos son hijos del país celestial. Después, su matrimonio se forma de un esposo que representa al Cielo, y una esposa que también lo representa. Deben tener ese corazón y sentimiento para que cuando ingresen al país celestial no desentonen y puedan sintonizar con ese estándar. Sin tener ese tipo de experiencias de sintonía en este mundo se verán en problemas allá en el mundo espiritual aun siendo bendecidos. Lo mismo se aplica al ser humano. Su mayor felicidad es tener una esposa. La segunda felicidad se experimenta cuando de la unión de ambos nacen hijos. Ese nido de amor hay que legárselo al mundo. De hacerlo así, serán totalmente idóneos como ciudadanos del Reino de los Cielos. (233-212, 1.8.1992). La base de tres posiciones o trinidad simboliza tres grandes ofrendas: las tres ofrendas de Abraham…la de Noé también, quien hizo un arca de tres pisos, ¿verdad? Son todas grandes ofrendas. De la misma manera, levanten un altar, que tres personas hagan una ofrenda, brinden toda su lealtad y devoción a la gente de su área, sientan deseos de bendecir a sus hijos y sepan abrazar ese área. Con solo trabajar tres años allí, se califican como ciudadanos del Cielo. (150-26, 17.8.1958). Una verdadera persona es la que se sacrifica y sufre por el conjunto. Ser una persona verdadera implica ser un verdadero hijo, una verdadera hija, un verdadero maestro, un verdadero amigo, verdaderos padres, verdaderos hermanos, verdadera familia, un verdadero país y un verdadero Cielo. ¿Cómo es el verdadero Reino de los Cielos? Es el lugar al que van aquellos que más sufren y se sacrifican por el conjunto. (124-168, 6.2.1983). Debido a que Adán y Eva fallaron como individuos al casarse erróneamente, ahora esto se revierte uniendo internacionalmente a la segunda generación en matrimonios cruzados (interraciales, internacionales, interreligiosos). Estarán obligados a amarse. Hay que derretir al enemigo con amor. A fin de establecer ese estándar, ustedes los norteamericanos deberían ir a por lo menos seis países enemigos-tales como Japón, Corea, Alemania, Francia, Inglaterra- y hacer una campaña nacional amando al enemigo más que lo que lo amaron sus propios patriotas, para establecer una tradición que lo reviva y sea un nuevo país. Únicamente sobre el fundamento de esa unidad surgirá el Reino de los Cielos. (192-85, 2.7.1989). Si quieren ir al Reino de los Cielos tienen que amar al enemigo. En el Jardín del Edén estaban Adán y Eva centrados en Dios, y estaba también el arcángel centrado en Adán y Eva. El arcángel estaba supuesto a entrar naturalmente al Cielo detrás de Adán y Eva cuando éstos

fuesen allí, habiéndose perfeccionado previamente. El Cielo es el lugar al que va quien amó. El arcángel iría al Cielo luego de recibir el amor de Dios, el amor de Adán y el amor de Eva. Ese es un principio de la Creación. (243-280, 28.1.1993). La vida no fue concebida par vivirla para uno mismo. Vivan representado al conjunto. Una mujer debe sentir que nace en esta era pero lo hace en representación de todas las mujeres, y que debe ser un ejemplo ante las mujeres que la estén observando. Se vive siendo un ejemplo. De hacerlo, seguramente sus descendientes seguirán su ejemplo. El lugar al que nos conectamos siguiendo el ejemplo es el mundo celestial, el mundo eterno. El día que califiquen para esto, todo les irá bien; pero si no aprueban estarán en un gran problema. No van allí quienes aprendieron de los Padres Verdaderos, sino quienes se perfeccionaron por medio de ellos. En aquel país no existe un sistema de educación semejante. Hay que recibir la educación aquí en este mundo, antes de ir hacia allá. Lo que ates en la Tierra será atado en el Cielo, y lo que desatares en la Tierra será desatado en el Cielo. (227-376, 16.2.1992). El pueblo del Reino de Dios es aquella gente que ante todos los pueblos del mundo levanta la bandera del servicio. De modo que, a fin de ayudar a una raza o un pueblo determinado, hoy uno debe compartir con esa gente todo lo que posee. Si no alcanza con eso, hay que ser capaz de dar la vida si fuere necesario. Ese tipo de persona es ciudadana del Reino de los Cielos. Tiene que pensar que Dios está en la situación de reunir a gente así para hacer realidad el ideal del Reino de los Cielos. (5-17, 9.11.1958). Sin amar a los hijos del enemigo más que a los propios, no hay manera de ir al Reino de los Cielos. Los cristianos tradicionales le piden a Dios que les dé felicidad en todo momento y que Dios cargue con nuestros pecados y nuestras valijas cargadas de cosas malas. Todos ellos son falsos cristianos; desde que yo lo supe, no puedo volver a orarle a Dios de esa manera. Antes de orar hay que cosechar resultados, logros, y aun así sentir vergüenza al momento de ofrecérselos. ¿Cómo vamos a recibir el perdón por los vergonzosos pecados que nuestros ancestros cometieron contra Dios? Los Padres Verdaderos todavía no pudieron tener su ceremonia de bodas; significa que aun no afianzaron su posición. Y recién ahora que recibimos a “Los Padres Verdaderos y la Era del Completo Testamento,” los Padres pueden retornar a su tierra natal. Para ello deben llevar a todos sus hijos dispersos. Una vez que retornen al pueblo natal y se asienten y se casen, podrán casar a sus hijos. De modo que la Iglesia de Unificación había ido hasta ahora por un camino de oposición de parte de otras religiones, pero ya se han dado cuenta que ésta no es una religión falsa sino que enseña el camino ortodoxo, porque tenemos el sustantivo Padres Verdaderos. Significa que nos paramos en un mundo que es opuesto al mundo que enseñaron los padres falsos. Les enseñé estas cosas para que puedan restaurar el camino de padres verdaderos cultivándose interiormente desde una posición de padres falsos, de modo que es lógico que los Padres Verdaderos naturalmente tengan que retornar al pueblo natal y tengan su familia. (273289, 29.10.1995). Si se dicen mentalmente “¡ahora estoy en una nueva era!,” digan sin mirar atrás “¡adiós, mundo!” Por haber concluido la “Ceremonia de la Quema Sagrada por la Paz, la Unidad y la Liberación del Cosmos”, ya cruzamos esa colina. Si bien la esposa de Lot fue advertida de no mirar atrás cuando partieron de Sodoma y Gomorra, se lamentó “¡El camino es tan deprimente…!” Cuando una mujer no conoce su destino ni dónde ir, y cuando el sufrimiento la ciega y le hace pensar que el mundo es oscuro, comienza a añorar el lugar donde vivía y sin falta mira hacia atrás. Como un tiempo así retorna en los últimos días, las mujeres encintas se verán en problemas. (396-134, 5.11.2002).

¿Tiene ustedes un país propio? Debemos llegar a una conclusión general sobre todo lo concerniente a este país. Por eso el juramento comienza así “nuestra familia, soberana del Chon Il Guk”, soberana…dueña… “Nuestra familia, soberana del Chon Il Guk, centrada en el amor verdadero”…Eso es el sujeto recíproco. Se hace así y así. ¿Entienden? El juramento va cambiando. En el juramento apareció un dueño. ¿Puede venderlo cualquiera? La palabra Chon Il Guk surgió eternamente gracias a los Padres Verdaderos. Necesitamos un nuevo país, ahora que instauramos el reinado de Dios, pasamos por la Gira del Asentamiento de la Patria de Dios, luego por la Gira por la Unidad y Armonía del Cielo y la Tierra, y terminamos la Ceremonia de la Sagrada Quema por la Paz, la Unidad y la Liberación del Cosmos. (396-149, 5.11.2002). Si su mente y su cuerpo no están unidos no pueden entrar al Reino de los Cielos, por más que se unan a la Iglesia de Unificación y crean fervientemente. Es que donde hay luchas hay sombras. Cuando ustedes vinieron a estos seminarios de inscripción y registro y recibieron la Bendición les hablé del “asentamiento del mediodía.” No tiene que haber sombra. Si sus mentes y cuerpos no están unidos, cuando los alumbre el sol habrá una sombra si su mente está por encima del cuerpo. Si el cuerpo está más arriba que la conciencia, también se formará una sombra. Esto debería ser el mediodía exacto, debe “asentarse el mediodía.” Superior, medio e inferior tienen que estar bien alineados perpendicularmente. Si Dios es la primera generación Adán es la segunda... pero la tercera no se alineó en la perpendicular. Dios no tuvo una tercera generación. Ignorábamos que Dios estaba triste por no tener nietos. La Humanidad caída ignoraba que Dios, nuestro ancestro, nuestro maestro de maestro, rey de reyes y señor del universo, estaba en tan miserable situación. (400-197, 1.1.2003). Sección 4. Para heredar el Cielo es necesario llevar con uno muchos ciudadanos Piensen así: “nosotros somos un grupo que busca al pueblo de la esperanza. Somos un grupo que está para revivir el país de la esperanza. El día que pongamos manos a la obra revivirán los ciudadanos, un elemento esencial para revivir el país. Dado que nosotros, herederos del pensamiento tradicional del país, nos levantamos para reconstruir el país que queremos, debemos ir junto con ellos en busca del país justo, con esa filosofía tradicional. Nosotros estamos a cargo de reclutar un grupo así.” Deberán desarrollar el sentimiento de amor por el país y por los ciudadanos. Deberá ser diferente de la posición desde la cual hemos amado al país como cualquier ciudadano común. Debe ser diferente -de como lo hicieron hasta ahora- la manera de amar a sus parientes, o sus padres, a sus hermanos o a su pareja. Sin que amen al pueblo y al país en otro sentido, no puede cobrar vida el mundo ideal de esperanza que Dios ha venido buscando. Tengo que mostrarle bien a Dios, para que me sigan y sean pueblo del Cielo. Y además hay que organizar bien a la multitud que se reúne para revivir la independencia de la patria. (57-179, 31.5.1972). La expresión “un solo pueblo” incluye a la gente negra, a la blanca, a la amarilla, a todas las razas. Un pueblo debe tener la capacidad de digerir todas las culturas y todas las usanzas y ámbitos históricos. Seamos ese pueblo, y seamos hermanos centrados en los padres. Este mundo aún no es así. Hay que trabajar de manera tal que sea plenamente un solo pueblo. Si lo dejamos como está, siempre quedará gente mala. Mediante las actividades de la iglesia-hogar podemos crear un solo pueblo. Sepan que para lograrlo no hay otra manera sino las actividades de iglesia-hogar. Fuera

de ese no hay otro camino. Por numerosos clanes familiares que hubiera, hay que hacer campañas para unificarlos. (116-215, 1.1.1982). Por recibir la Bendición en matrimonio de la Iglesia de la Unificación ustedes son tratados como miembros regulares de la iglesia y también como ciudadanos del país celestial. Entonces la conclusión es que Satanás, hablando a nivel teórico, no puede ser sino automáticamente apartado. Como el amor de Dios es superior al amor satánico, y por ser ustedes hombres y mujeres que recibieron la bendición sobre el fundamento de un amor dentro de los principios, Satanás no puede acusarlos porque el nivel de acusación satánica está por debajo de su nivel. Eso es porque yo establecí el estándar del linaje original mediante la línea sanguínea de los Padres Verdaderos, y si pueden estar dentro de la esfera de ese linaje, Satanás ni aparece, de modo que pasan completamente hacia la esfera de separación de Satanás. (172-66, 7.1.1988). La Iglesia de la Unificación es una iglesia representativa que avanza en pos del ideal del Reino de los Cielos familiar. Sepan que en esa familia están insertos el país, el mundo, el universo (físico y espiritual) y Dios. Ahora que tienen lazos sanguíneos con los Padres Verdaderos no deberían volverse olivos silvestres. Si poseen la semilla del olivo verdadero, darán frutos verdaderos donde fuere que echen raíces, en cualquiera de todas las naciones del mundo. Deberían producir la misma calidad de fruto y almacenarlos como pueblo sagrado del país celestial. Sepan que ése era el ideal de Dios. Expandir la población del Reino de los Cielos dentro de una esfera de libertad y liberación libre de indemnización es responsabilidad de las familias bendecidas de la Iglesia de la Unificación. No deben olvidarse que ésa es la misión de ustedes. Ahora será inaugurada la esfera tribal. No lo regirá Dios sino que ingresamos hacia la era de hacer que sus clanes familiares sean clanes del Reino de los Cielos. Por eso es que algunos vienen hacia la Iglesia de la Unificación a pesar de sí mismos, por obra de sus ancestros. Cuando llega la primavera las hojas no brotan por la fuerza sino naturalmente. Ese mundo en el que el sol de la mañana sale lentamente está ante nuestros ojos, así que no se olviden que nuestro deber y nuestra misión es participar como los grandes señores del universo, con coraje y dignidad, como liberados hijos de Dios. (202-256, 24.5.1990). Mi esperanza es salvar a la gente del país celestial pero ¿cómo hacer que cambie la gente del mundo satánico? Esa es la cuestión. Hay que hacer que se nieguen y giren en 180º. Satán por ahora está en la posición superior y Dios en la inferior. ¿Cómo cambiaremos eso? Hay que volver al punto cero. Lo más preciado es cuánta gente llevaremos con nosotros al país celestial. Señores, gracias a mí todos son ciudadanos del país celestial, ¿verdad? Es lo mismo. Para hacer que sus hijos sean ciudadanos del país celestial, tienen que criarlos de modo que puedan vivir acorde al Reino de Dios cuando los lleven allá, aunque ustedes muriesen en el intento. Esa es su riqueza, es su patrimonio. Hay que educar a sus hijos sistemáticamente. Únicamente así irán a un mismo lugar. ¡Cuánto le agradaría a Dios que todos se hagan ciudadanos del país celestial al mismo tiempo! Debería ser así. Ese será su patrimonio en aquél país. Así como en la usanza coreana la novia cuando se casa debe llevar todo lo que necesitarán para vivir, ese será el regalo que ustedes lleven cuando vayan al Cielo. Cuando lleguen allá y digan que han traído consigo gente del país propio, por supuesto y de otros países, habrá una fiesta en el país celestial. (215-182, 17.2.1991). Si su área fuese, por ejemplo, los negocios, el mejor regalo sería llevar con ustedes ciudadanos de esa área al país celestial. ¿Qué llevarán consigo al Cielo? No hay que llevar apenas la propia familia, si no... ¿Quién salvará a los hijos de Caín del lado satánico? Por eso hasta ahora no

hubo ningún ciudadano que haya entrado con amor verdadero; el Cielo está vacío. Sepan que entrar allá habiendo restaurado a muchos ciudadanos del país celestial es un regalo que les permitirá ser premiados por Dios y acercarse al Cielo. No basta con el conocimiento adquirido, ni con ninguna otra actividad o logro. (216-135, 9.3.1991). Sin el fundamento de la vida eterna no se podría librar una extensa lucha. Yo permanecí hasta ahora porque luché arriesgando mi vida eterna. Es lo mismo. Es una cuestión muy seria. Desconocen la fuerza que eso tiene. De todos modos algún día todos moriremos. Nadie sabe en qué esquina se van a morir. Algún día iremos al mundo espiritual. ¿Qué llevarán cuando vayan? No se pueden llevar el cuerpo. Todos debemos ir llevando con nosotros más ciudadanos del país celestial. Por eso detrás de mí viene mucha gente, ¿verdad? Hay que hacerlo. (230-61, 15.4.1992). Las posesiones en el mundo espiritual dependerán de cuánta gente llevamos con nosotros al país celestial. Ellos serán sus bienes. Llegó el momento de cuestionar eso. Llegará el tiempo cuando millones sean testificados en un solo día. La Iglesia de la Unificación tiene algo que es grandioso como para que eso suceda. Miren el mundo, gente que está entre la vida y la muerte, gente que no sabe para qué vive, ¡cuánta gente deambulando, como flotando en el aire, sin asentarse, y que termina suicidándose! Ingresamos ahora en una era de intercambios. Se viene para los unificacionistas una era de intercambio con tres o cuatro países vecinos, luego un intercambio intercontinental y luego entre Oriente y Occidente. Si nos intercambiamos de esa manera, nuestro territorio será diferente. ¿Por qué es necesario hacerlo? Porque generalmente hay cierto grado de enemistad entre países vecinos. Muchos de ellos chocaron por demandar sus propios intereses y terminaron enemistándose. Así es como en el mundo espiritual, aquellos que vivieron aquellas eras oscuras, están rodeados de murallas. ¿Cómo las van a derribar? Sus descendientes en este mundo deben derribarlas por ellos. Las murallas se derrumbarán gracias a sus descendientes, pero para poder derrumbarlas deberán amar a los japoneses con un amor superior al odio que sintieron por ellos. Esa es la misión del amor. Los primeros en saberlo tienen que ser los primeros en cargar la cruz. (218-227, 19.8.1991). Lo que pueda o no convertirse en su patrimonio cuando vayan al otro mundo dependerá de la cantidad de gente que lleven consigo al país celestial. Esa es la concientización que tiene que sembrar la religión. Como los seguidores de la Iglesia de la Unificación no pudieron sembrarle esa conciencia a la segunda generación, los jóvenes tienden a irse por otro lado, quieren conseguirse trabajo en ciertos lugares, y terminan mezclados con el mundo secular. Los pobladores del mundo de los espíritus, los ciudadanos del país celestial, son concebidos aquí en el mundo terrenal. Si hubiésemos sido concebidos por Adán y Eva dentro de los principios, todos perteneceríamos naturalmente al país celestial, pero por la Caída esto quedó patas arriba. (230-24, 15.4.1992). Más importante que comer es cosechar ciudadanos del país celestial. Esa es nuestra principal ocupación en nuestra vida terrenal. Entre todas las cosas que debemos hacer durante nuestra vida ninguna es más valiosa que ésa. Conseguir un trabajo y triunfar en la sociedad, o haber reunido dinero, son cosas pasajeras. De nada sirve en el otro mundo el dinero acumulado; allá no se necesitan cosas materiales, ni conocimientos. Aun sin haber aprendido, allá nuestro corazón y nuestra mente ya lo saben todo. En una semana se puede aprender todo. ¿Qué van a decir el día que estén frente a Dios, quien trabajó arduamente a lo largo de la Providencia para restaurar a Adán? ¿Acaso no ha venido en soledad desde la época del Génesis buscando al Adán perfecto? Ustedes ya conocen los principios divinos; es un arma que puede

salvar millones de personas. Hasta ahora Dios no había podido enseñárselo al ser humano, tendiendo que cargar la Providencia en medio de Su pesar; nosotros, en Su lugar, debemos trabajar más que El. Ante nosotros, con El Principio Divino, hay un camino para educar y convertir a miles de Adán ¿Cuántos hijos procrearon que puedan llevar con ustedes al Cielo? Es lo único que ustedes deben hacer. Por más que vivan con todo el oro del mundo, eso es pasajero. Hay que hacerlo aun dando todas nuestras cosas materiales, nuestro conocimiento y nuestra vida si fuere necesario. Eso no se invierte separadamente; hay que hacerlo de una vez y todo junto con la determinación de formar ciudadanos celestiales. Su valor será proporcional a lo que hayan invertido. (230-28, 15.4.1992). Que ante Dios sean eternamente alabados o no, dependerá de cuántos ciudadanos celestiales cosecharon. Hasta ahora no había un arado que los cosechara, no pudieron hacerlo porque lo ignoraban. Pero ustedes tienen los medios. Si transmiten la verdad con fervor, cosecharán explosivamente. (230-32, 15.4.1992). Hay que hacer que gracias a uno se expanda la familia del país celestial. La posición designada al nuevo allá en el otro mundo se define desde el mundo terrenal. ¿Acaso no se dijo que lo que atares en la Tierra será atado en el Cielo, y lo que desatares en la Tierra será desatado en el Cielo? A esto se refería. (235-58, 10.8.1992). Los polos norte y sur de los imanes no se ponen de acuerdo para atraerse mutuamente, sino que actúan natural y espontáneamente. Se viene un tornado. Esto tiene que asentarse. Hay que plantar firmemente en la familia, junto con la suerte del mundo que viene soplando como un tornado, la esfera Caín-Abel centrada en la esfera de Eva…centrada en la madre; tiene que parir. El parto de ustedes es el parto de la madre y es el parto de los hijos. En este camino que transitamos, las mujeres serán las libertadoras. Como los hombres viven en un ámbito de libertad indiferente, no interfieren en el camino de sus hijos. Hay que agradecer a Dios y a los Padres Verdaderos la maravilla de ingresar en la esfera de una era durante la cual la mujer puede inmiscuirse las 24 horas. La cuestión es cuánta cosecha llevarán al país celestial. Estos días en Corea hay muchos problemas en torno a la dote que lleva la novia al matrimonio, ¿verdad? Es un tiempo exactamente igual a eso; la cuestión es cuánta gente, cuántas familias llevan con ustedes al país celestial. En el Cielo ahora no hay ni familia ni pueblo. ¡Qué agradecido estará Dios si ustedes le dan una familia y un pueblo! En una noche oscura se nota más el titilar de las estrellas en el cielo, ¿verdad? ¿Qué tipo de estrella les gustaría ser? Seguramente querrán ser una estrella grande. Que lo sean o no, depende del número de pobladores y familias que lleven con ustedes. (235-119, 29.8.1992). Las mujeres que van a las montañas a buscar vegetales silvestres y andan todo el día corriendo de un lado para el otro decididas a traer las mejores plantas volverán al atardecer con la canasta vacía, ya que les dará hambre y se los comerán antes de volver a casa. Pero a aquella mujer que recolectó lenta pero asiduamente le sobrará energía y podrá llevar a su casa, como ayudantes, a las mujeres que anduvieron corriendo. Ahora no hay gente en el Cielo. El Reino de los Cielos está vacío y hay que llenar ese inmenso Cielo a través de las puertas de la Iglesia de la Unificación. A pesar de que ese tiempo ya llegó, el mundo ni lo piensa…no deberían pensar solamente en sí mismas. (237-303, 17.11.1992). Dios creó a Adán porque necesitaba una superficie horizontal. La razón de que muchos hombres y mujeres se casan y forman una familia es para que trasladen luego a sus hijos y llenen el Reino de los Cielos. De modo que la familia es una fábrica sucursal para manufacturar

ciudadanos del Cielo. Ya que es así, tienen que “fabricar” muchos hijos. Su rango y su gloria en el Cielo serán determinados dependiendo de quién lleva más gente consigo. Si crían muchos hijos, de 12 a 24 personas, quedan en la posición de haber amado a todos los tipos de seres humanos. (256-238, 13.3.1994). Cuando me iba de Hawai la última vez hablé de todo lo que hice hasta ahora los últimos tiempos: la coronación de Dios, la declaración de la tierra natal de Dios y Su patria, y junto con la declaración del Chon Il Guk el pueblo…para tener un país se necesita soberanía. Eso es el establecimiento del reinado. Hay que tener una nación, eso es el asentamiento de la patria. Luego, hay que tener una población, por eso reciben una tarjeta de registro en el país celestial. Mediante esto queda pronto todo el fundamento del Chon Il Guk para poseer una soberanía y una población con plena autoridad. Lo que decidirá ahora su propio valor será según cuántos de su clan traen ante el Cielo. (364-131, 1.1.2002). A partir de ahora es tiempo de movilizar a sus antepasados y requerir de su cooperación. Para ello hay que conocer muy bien el contenido de aquí y también hay que conocer muy bien la estructura del mundo espiritual y cómo se cumple su retorno a la Tierra. Ustedes deberían ser los abanderados en mostrarles la dirección y deberían ser un ejemplo para ellos, dando lo mejor de ustedes. El mundo terrenal simboliza al hermano mayor; debe ser un ejemplo. ¿Entienden? De modo que no piensen que están solos; si movilizan a sus antepasados, ellos los ayudarán. (370-132, 19.2.2002). Con respecto a la Caída, Dios tiene una responsabilidad por haberlo creado y Adán tiene una responsabilidad por haber caído. Esa caída significó la destrucción de una familia capaz de traer la ruina a la nación, al mundo y al universo entero. Como esto lo provocaron unos falsos padres y surgió así Satanás como rey de dichos padres, se hicieron uno con él, deportaron a Dios y arruinaron el mundo. Así es, el mundo político ha venido sacrificando a la esfera religiosa, pero ahora esto debe darse vuelta. Por eso yo hago campañas interreligiosas, internacionales y entre diferentes ONG, para reestablecer correctamente el orden invertido y conectarlo con un resultado de liberación unificada del Cielo y la Tierra. Eso no se combina en el mundo espiritual sino que primero hay que ajustarlo en el mundo terrenal, liberar todo y entonces pasarlo allá. Al cruzar hay que quemar todo rastro de la sangre ensuciada por Satanás. Por medio de la “ceremonia de la quema sagrada” destruimos todo lo propio y familiar que pueda quedar. Mediante esto pasamos a ser ¡familias bendecidas centrales! Como se fracasó a partir de una familia, sin familia no pueden cruzar ese punto. Un individuo no puede superarlo solo. Por eso es que el mundo de los espíritus entró en conmoción para culminar la Bendición y le demandan a la Tierra. De modo que sus ancestros y los fundadores de las religiones vendrán a la Tierra con la responsabilidad de ayudar a que la gente de sus propias religiones cumpla sus responsabilidades. Por eso le pedí a la Iglesia de la Unificación que no testifiquen gente de afuera, mientras tienen que salvar a sirvientes, hijos adoptivos e hijos directos de su parentela y su familia, atender a los Padres y recibir la educación del esposo de una familia original, el Mesías, a fin de poder completar hasta la esfera de liberación del mundo espiritual a partir de un nuevo individuo liberado en el mundo terrenal. (396-127, 5.11.2002). Sección 5. La vida de un soberano del Chon Il Guk 5.1. Un corazón-un cuerpo-una mente-una armonía Ustedes y yo en una posición de unidad, es decir, una posición en la cual esposo y esposa son

una sola mente, padres e hijos son una sola mente. No puede existir esa unidad si uno está por encima del otro. Si el Padre está por encima de sus hijos no pueden llegar a ser una sola mente; para ello deben estar en un mismo plano y en igualdad de posición. Para que la relación entre lo interno y lo externo sea de una sola mente tienen que estar en un mismo plano horizontal. Lo mismo se aplica a los padres. En las relaciones horizontales únicamente se puede ser como una sola mente si la relación es interno-externo o frente detrás… pero si la relación es vertical (superior-subalterna) jamás lo serán. (41-30, 12.2.1971). Debe haber unidad en un solo corazón…los ojos deben ser un solo corazón, la nariz también debe ser un solo corazón, todo un solo corazón. También la mente y el cuerpo deben ser un solo corazón, el hombre y la mujer también…los clanes del país también…y el país mismo debe ser un solo corazón. Hay que ser un solo corazón según el rey lo desee, un solo corazón con los presidentes del mundo, un solo corazón con Dios…si se logra la unidad en un solo corazón con el presidente del Universo, el mundo será un solo país. Ese país unificado no es un país ajeno, sino un país propio. (284-76). Si Adán y Eva hubiesen cumplido su responsabilidad para con Dios, El los habría bendecido en matrimonio. Si recibían la bendición habría comenzado allí la verdad, la unidad en la verdad, la unidad física, y la unidad de corazón. La unidad en la verdad significa que si Dios les ordena algo, por ejemplo “¡Háganlo así!,” ellos le responderían “¡sí, Padre!,” y lo harían según la palabra de Dios. Vistos según la voluntad de Dios, Adán y Eva originalmente no son dos seres separados. Seducido por Eva, Adán violó la ley celestial y por eso se fueron dos, pero originalmente serían un solo ser. Está la unidad en la verdad, luego viene la unidad física y después la unidad de corazón. Formarían así un solo cuerpo con Dios, y El ha venido anhelando ver ese día. (15-263, 17.10.1965). El Reino de los Cielos es el lugar donde va una pareja completamente unida en el amor de Dios, llevando con ellos a los hijos nacidos de ese amor, es decir, una familia, un clan familiar, una raza…todos ingresan centrados en Dios. (18-331, 13.8.1967). La primera condición en la Iglesia de la Unificación es la unidad mente-cuerpo; por eso cuando Dios creó el universo ordenó fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta. “Si yo lo digo, se manifiesta sustancialmente según mi fe. Si no se manifiesta, se logra invistiendo y haciendo que se manifieste. Por grande que algo fuere, se realiza según lo ordeno.” La fe llega a perfeccionarse porque se brinda algo mayor a lo que se anhela. (1.1.2003, Chong Pyung Training Center). La Caída de Eva ocurrió por no haber procurado la fe absoluta, el amor absoluto, la obediencia absoluta. Entonces, y según los principios de restauración, hay que tener una sola mente en servir al Cielo, un corazón de total devoción y aferrados a la conciencia, para encontrar la fe absoluta y el amor absoluto. Todas las cosas del mundo van contra el Cielo, por eso hay que cortar los lazos con el mundo y negarlo absolutamente. (275-30,30.10.1995). La expresión “una armonía” o il hwa en coreano se compone del caracter chino “il” ( 一 ) que significa “uno, una” y del carácter chino “hwa” (和) que significa “armonizar”, no el símbolo “hwa” ( 化 ) que significa “cambiar, transformarse.” Así como está, con el carácter hwa de armonía, significa que si bien cada uno de ustedes tiene personalidades diferentes, igual pueden armonizar; pueblos y naciones de diferentes características también deben unirse en armonía. (68-232, 3.8.1973).

El símbolo chino “hwa” en la expresión “il hwa” (一和 ), “una armonía,” no implica la armonía que proviene de que la esencia vaya sufriendo cambios. Un hombre y una mujer deben unirse sin tener por qué cambiar su esencia. Vale más armonizar sin cambiar que tener que cambiar para poder armonizar. (173-241, 21.2.1988). Un solo corazón, un solo cuerpo, una sola mente. La unidad de corazón significa amor por el Cielo, les estoy pidiendo que amen a Dios. Un solo cuerpo significa que deben amar a la humanidad. ¿Acaso no debería ser así? Una sola mente significa amor por la patria, significa que les pido que amen su patria, que es la extensión de su familia, significa que tienen que amar a sus familias ¡La esencia de todos los deseos del hombre y la mujer es la filosofía de un solo corazón, un solo cuerpo y una sola mente! ¿Comprenden? Por eso el lema hoy es “el establecimiento de un solo corazón, un solo cuerpo, una sola mente…” También incluye la palabra cosmos, que ya saben, nos referimos a la casa de Dios, incluye a todo el mundo natural, los Cielos (el mundo espiritual) y la Tierra (el universo físico). “¡Es la filosofía principal de un ser universal!” ¿Entienden? Repitan conmigo: “Un solo corazón, un solo cuerpo y una sola mente es la ideología principal de Dios y de la gente universal, de Su hogar y de la gente en el Cielo y en la Tierra.” Incluye todo, a todas las formas creadas. No hay otra. (381-106, 11.6.2002). ¡Padre, fuente de todas las bendiciones! Usted envió a los Padres Verdaderos a la Tierra… haciéndolos indemnizar numerosas colinas de amarga aflicción… ahora, junto con la Gira por la Unificación y la Armonía del Mundo Espiritual y el Mundo Físico que permite que el Cielo y la Tierra puedan estar en igualdad en un mismo plano horizontal… y terminada la Ceremonia de la Sagrada Quema por la Armonía, la Unidad y la Liberación del Cielo y la Tierra, recibimos la Era de Unidad e Igualdad de los Cielos y al Tierra… el mundo espiritual y el mundo físico pueden avanzar hacia un mismo propósito… en un nivel horizontal… desde el individuo hasta el universo, centrados en el ideal de la unidad. Mente y cuerpo se unen por la perfección individual para realizar el ideal del amor y perfeccionar la relación ideal deseada por Dios, centrada en una armonía en la forma substancial de un solo corazón, un solo cuerpo y una sola mente… Adán y Eva, creados con el estándar de ser objetos recíprocos de Dios, eran absolutamente necesarios. Si el Padre-Madre incorpóreo (sin forma) del país celestial y los padres verdaderos físicos no tuviesen un objeto recíproco ideal de amor centrados en el estándar unificado de un solo corazón, un solo cuerpo, una sola mente y una armonía, no podrían perfeccionar el propósito del ideal de la corriente principal de los atributos de Dios, un amor absoluto, único, incambiable y eterno…” (nota: extraído de una oración). (400-189, 1.1.2003). 5.2. Las 8 etapas de la pureza La providencia de salvación es la providencia de re-creación. La providencia de re-creación tiene el fin de establecer una Creación pura, personas puras, linajes puros, un amor puro según los principios de la divina Creación, y no es otro que el proceso de creación. Como el ideal y el propósito de la Creación es establecer-sobre una tierra pura- seres puros, personas puras y un amor puro, debemos liberarnos de nosotros mismos para poder hacer ese trabajo. Para restaurar un cuerpo puro hay que golpear el cuerpo, base de acción de Satanás, y expulsar a éste de allí. Hay que unirse con un cuerpo y una mente pura, unida material y espiritualmente, salir del ámbito satánico y al igual que durante la etapa del compromiso, constituir luego de tres años una familia bendecida en la esfera de la perfección. A la luz de los principios divinos significa elevarse a la posición de perfeccionar la responsabilidad humana. Tienen que conocer estos cursos, de restauración e indemnización; de otro modo, no hay cómo elevarse. (268-114, 31.3.1995).

“Las 8 etapas de la pureza” significan cumplir nuestros deberes morales por una sangre pura, por un amor puro, por una devoción filial pura, por un patriotismo puro, por ser santos puros, hijos sagrados puros, matrimonios puros y familias puras. Estableciendo en el mundo terrenal la forma perfeccionada del orden de las 8 etapas -a partir del individuo y pasando por la familia, la parentela, la raza, el pueblo, la nación, el mundo, el cosmos y hasta Dios- por primera vez pueden unirse en un nivel correlativo el individuo, la familia, el clan y la raza horizontalmente como objetos recíprocos acompañantes. Cuando centrados en el amor del Dios incorpóreo y de los padres universales substanciales, y abrazando al mundo con un estándar superior y como forma de una familia extendida, será liberado el Reino de los Cielos terrenal y espiritual, abriéndose un camino para ir directamente al país celestial. Hacer esto realidad es la misión de Dios y de los Padres Verdaderos. No podrán ser ciudadanos del Chon Il Guk si no se determinan a vivir atendiendo eternamente a los Padres Verdaderos con una mente pura de piedad filial, cumpliendo su deber moral como verdaderos hijos devotos ante Dios, como patriotas ante el país, como santos ante el mundo, como hijos sagrados, bajo la figura de alguien cuya mente y cuerpo son uno, así como lo son en corazón, en cuerpo, en pensamiento y en armonía. Podrán convertirse en herederos del Chon Il Guk si son capaces de determinarse a ser representantes de Dios en la posición de rey de pioneros, yendo incluso hasta las situaciones más miserables, trascendiendo todo ambiente de dificultad o felicidad en este mundo, mientras descubren que no pueden pensar en vivir bien solamente ustedes. Deben determinarse, más que ningún otro, a colocar a los Padres Verdaderos en una posición liberada, alegre, conformando un estándar recíproco dentro de ese ámbito de vida en el que estarán dispuestos a sufrir miles de veces más, dado que los Padres Verdaderos sufren y ustedes están deseosos de vivir con ellos. Uno puede llegar a ser soberano o dueño del Chon Il Guk si es una persona que dejará ante el Cielo eternamente, y ante sus descendientes, el orgullo de la gloria del servicio, de saber agradecer y alabar, digiriendo tribulaciones en la situación más extrema. (400-155, 5.11.2002). Para no quedar atrapados en malos hábitos y dejar la punta de un hilo por el cual Satanás pueda arrastrarlos, tienen que pensar que ésta es una buena oportunidad en la divina providencia. Para legar un linaje puro reciban el linaje de los Padres Verdaderos, y sobre ese fundamento cristalino siembren la semilla de un amor puro y, pensando en la alegría del día que tengan descendientes puros, perseveren con paciencia y superen el camino que les queda pendiente por encima de colinas superpuestas. Les pido que lo tomen con seriedad, pero llenando sus corazones de esperanza. (183-86, 29.10.1988). Los Padres Verdaderos deben asumir responsabilidad y resolver los fracasos de Adán y Eva. De otro modo no hay cómo retornar a la posición de padres verdaderos. Lo que sembraron unos padres lo deben cosechar otros padres, quemar lo malo, guardar lo bueno en el granero y distribuir la semilla que todos los pueblos demandan. Y esa semilla es la verdad de “El Principio Divino.” palabras de verdadero amor, palabras de un linaje puro, palabras de amor sobre una pareja ideal. Fuera de ello, no hay manera de que uno, como humano, pueda encontrarlo solo. Todo lo demás desaparece, pero esto va con la vida del ser humano, con su vida eterna. Así de valioso es. (256-28, 12.3.1994). Hay que preservar el linaje, hay que conservar un linaje limpio, un linaje puro. Del mismo modo que Dios expulsó a Adán y a Eva caídos, si ensucian su linaje uno debe ser removido completamente y, al igual que cualquier persona caída, debe quedar nuevamente a la cola y retornar detrás de la humanidad. Más adelante, sólo aquellos que vivieron preservando su pureza pueden asumir responsabilidades en el Reino de los Cielos. Esas personas deben

heredar el pensamiento tradicional y legarlo. Una re-caída de las familias bendecidas es imperdonable. (268-110, 31.3.1995). Hay una tradición de piedad filial de saludar a los padres en primer lugar, y eso se le enfatizaba más a la mujer. ¿Por qué surgió una historia como la de Shim-jeong (famosa obra literaria clásica coreana)? Porque eran las mujeres las que habían sido desleales. Para indemnizar la historia mundial había que establecer una mujer que sea número uno en el establecimiento de la tradición de piedad filial. Esta es la primera cláusula en la realización de un Reino restaurado, de modo que la mujer se tornó una hija de la cual sentir orgullo por haber establecido esa tradición de piedad filial y haber conservado su virginidad y su pureza. (286-103, 9.8.1997). Ser soberanos o dueños del reino viene después de ser un hijo devoto de sus padres. Después de la piedad filial viene la formación de una familia de patriotas, santos e hijos sagrados. Una familia de hijos sagrados es una verdadera familia. Deben ser una familia verdadera para ser dueños y soberanos del Reino celestial. (400-204, 1.1.2003). Ni piensen en ir al Reino de los Cielos sin haberse unido en cuerpo y mente. Si conocieron el Principio Divino y se determinaron a lograr esa unidad, una vez en el otro mundo deberán esperar hasta cumplirlo. (400-205, 1.1.2003) Ustedes tienen que ser hijos y nueras de piedad filial, y entonces santos de piedad filial. Luego, con pureza, con pureza de linajes espiritual y con un puro amor, deben ser ante Dios hijos devotos a nivel familiar, sobre el fundamento de una familia; solos no, sino que toda la familia debe ser “hija” de piedad filial. Sean familias de patriotas leales, familias de santos leales y familias de hijos sagrados leales. En tal posición deben representar a un soberano o dueño incomparable como príncipes y princesas que puedan heredar el reino de aquel país, el celestial, desde el individuo al cosmos. Siempre debemos pasar ese entrenamiento; eso significa ser soberano del Chon Il Guk. (12.3.2003, Hannam Dong Internacional Training Center). Los Padres Verdaderos deben tener todo bajo control y (ofrecerlo a Dios) en la posición de dueños y soberanos. ¿Por qué? Porque Adán y Eva tenían que recibir la herencia después de unirse en matrimonio. Tener bienes antes de casarse era como haber comprado objetos robados. Es el caso de alguien que compra o pide prestado algo robado, o lo roba y lo usa como si fuese el dueño. Todos, ante los Padres Verdaderos, deberán ser ante Dios una ofrenda de familias devotas de patriotas, familias devotas de santos y familias devotas de hijos sagrados, centrados en familias puras, de linaje espiritual puro y de amor puro. En aquel país también hay que registrar los nacimientos y registrar el matrimonio. (12.3.2003, Hannamdong International Training Center). Las familias bendecidas deberían llamar a Dios “Padre mío” una vez que hayan formado familias de amor filial, naciones de amor filial, un mundo de amor filial y un cosmos de amor filial centradas en una familia de un linaje y un amor puros. Hay que parecerse a El en todo lo interno y externo, en mente, en cuerpo, hasta en las células y ser un solo corazón, un solo cuerpo, una sola mente y una unidad armónica. No tiene un objeto recíproco. En posición de unidad en armonía, el amor debe invertirse, darse, invertirse y elevarse constantemente desde la “era de Todas las Cosas” y elevándose posteriormente hasta Dios. Cuando Dios esté contento, el mundo también lo estará, y a partir de allí podrá comenzar el ideal de la Creación, el origen perfecto, completo y liberador. Hasta allí hay que ir. Hay que hacerlo rápido, como un rayo. (12.3.2003, Hannamdong International Training Center).

5.3. Una vida de servicio a Dios y a los Padres Verdaderos La gente caída, pecadora, tiene padres, pero no padres verdaderos. No son padres reconocidos por Dios. ¿Qué es lo que tenemos que hacer en los “últimos días”? Tendremos que atender a los padres universales, a los padres “religiosos” y a los padres de la familia; es decir que debemos atender a tres generaciones de padres. La familia es la forma representativa del pueblo, la orden religiosa es la forma representativa de los hijos, y los padres universales son la forma representativa de los Padres Verdaderos. Hoy la gente vive en la Tierra fuera del ámbito del amor de verdaderos padres aprobados por Dios. Es muy triste que los lazos de carne y sangre que nos unen a nuestros padres desde el nacimiento no se conecten hasta el mundo eterno. Únicamente cuando se entremezclen el amor de los padres familiares, el de los padres religiosos, el de los padres universales y el amor de Dios, ingresaremos en la esfera del amor de los 6.000 años de historia y podremos pararnos ante Dios con la cabeza erguida. Este es el curso por el que toda persona necesariamente debe ir. (5-122, 4.1.1959). Si el ser humano hubiese nacido sin pecado, habría nacido de una semilla ligada a la vida y al amor de Dios. ¿Y esa vida hacia dónde iría? No tiene donde ir; automáticamente retornaría a Dios. Igual ocurre con los imanes, donde el polo norte se dirige automáticamente hacia el polo sur. Ni necesidad habría de preguntarse si Dios existe o no. No podemos saber si en un lugar hay aire o no, pero si falta, nos sentimos asfixiados. Del mismo modo, no sabríamos si Dios existe o no, pero si no viviésemos según su amor y vitalidad, todos desfalleceríamos. (104-45, 28.3.1979). Podremos ser ciudadanos del Reino de los Cielos únicamente si renacemos a través de los Padres Verdaderos. ¿Y cómo podríamos nacer de nuevo? Haciendo una condición para poder renacer. La condición es unirnos completamente. De modo que las hermanas deben ser absolutamente obedientes a las direcciones de la Madre Verdadera. Hay que aliviar la amarga aflicción que provocó el no haber obedecido el mandamiento en el Jardín del Edén. ¡Deben ser absolutamente obedientes! Los hijos deben obedecer absolutamente a sus madres. ¿Quién se los enseña? El padre, el Adán perfecto se los enseña. (237-301, 17.11.1992). Es una gran verdad que uno cosecha lo que siembra. ¿Qué semilla sembraron Adán y Eva en el Jardín del Edén? La semilla del libertinaje sexual; por eso es que cubrieron sus partes bajas. Si los niños toman sin permiso bizcochos caros y sabrosos que están guardados y en ese momento entran sus padres, los esconderán. Es una reacción natural esconder la parte pecaminosa. No podían mostrarse ante Dios. Dado que el ser humano caído descendió al infierno, deberá girar 180 grados si quiere ir al Cielo. Y terminó hundiéndose en el infierno porque nació de la línea de “sangre” equivocada, cambió de linaje. Por eso debe venir el Mesías, la persona que Dios envía como dueño o señor capaz de formar una familia en la posición anterior a la Caída del Jardín del Edén. Esto tiene que responder a la lógica. Deben conectarse a ella mediante una familia que sirva y atienda a Dios y, cortando e injertando las familias en el nivel nacional, todo puede ser revertido de una sola vez. (279-118, 1.8. 1996). Para obtener un pase libre hay que tener el título de “padres verdaderos;” de otro modo, es imposible obtenerlo. Es razonable que los padres den su herencia a sus hijos. Por eso es que sus actividades de iglesia-hogar la hacen en lugar de los Padres Verdaderos, como hijos de los Padres Verdaderos ante Dios. (117-158, 28.2.1982).

El día que no coincidan con la voluntad de los Padres Verdaderos centrada en Dios, sus hijos serán hijos ajenos. Cuando ellos estén unidos de corazón como hijos de los Padres Verdaderos, podrán sucederlos a ustedes como hijos propios. El ser humano caído debe dar a luz y criar hijos ajenos para alcanzar una posición más elevada mediante esos hijos. Cuando esa perspectiva se establece, no puede haber contradicción. (205-274, 1.10.1990). Para ser hijos de Dios tienen que actuar como El. Si no hacen lo mismo que los Padres Verdaderos, no pueden ser sus hijos. Es el mismo principio. A mí tampoco me gusta la palabra indemnización, pero ¿por qué siempre tengo que hablar de ella? Porque es una fórmula, y quien no la resuelva será reprobado, no por diez años, sino por miles. (246-42, 23.3.1993). Si sirven a Dios como padre del universo, Su amor reinará en la Tierra. El día que eso se cumpla recibirán el amor de Dios, podrán amarse como hermanos y no pelearán aunque se les pidiere que lo hicieran. ¡Qué horrendo lo que sucedió en el Edén, la lucha que inició un curso de sangre hasta hoy! Un individuo no puede ir solo al Reino de los Cielos. Deben servir a sus padres en unidad con el hermano mayor y así poder ir juntos. (105-339, 28.10. 1979). En el Jardín del Edén Adán y Eva cayeron de su propio acuerdo y vivieron dentro de ese ámbito del pecado, de modo que no pudieron experimentar una vida de servicio directo a Dios. Gente así no está calificada para entrar al Reino celestial. Pero en la medida que ustedes vivieron con un linaje caído, tienen que indemnizar un curso de restauración y servir a Dios y los Padres Verdaderos -cosa que Adán y Eva no hicieron cuando tenían un cuerpo físico- como condición para recibir la calificación para ingresar al Reino de los Cielos. Así se obtiene la ciudadanía celestial. (150-233, 15.4.1961). Yo proclamo la “Paz, la Unidad e Igualdad del Chon Il Guk.” Esto significa igualdad en todos lados, que no existe un lugar que no sea igual a los demás. En otras palabras, estoy proclamando la “Era de la Igualdad Mundial.” ¡Declaración y anuncio de la llegada de la Era de la Igualdad de la Paz y Unidad del Chon Il Guk! Esto significa que ahora el mundo espiritual es igual que el mundo físico. Si ustedes creen en el líder de su religión, cuando lo llaman debe responder. Si llaman a sus antepasados ellos deben responder, y más en la medida que ustedes realmente sean familias bendecidas del Chon Il Guk. ¡Estoy hablando de la era en la cual el mundo espiritual puede venir libremente al mundo terrenal y las esperanzas de la gente pueden ser comunicadas sin restricciones a sus antepasados! Por eso anuncio la declaración de ¡la llegada de la era de la igualdad! Digan ¡Amén! Recuerden este día. Mientras rezaba esta mañana me di cuenta que este momento había llegado y por eso lo anuncio. Entonces hoy les hablaré brevemente sobre cómo debemos vivir en esta nueva era. Nuestra esperanza es situarnos en la misma posición que Dios ¡El derecho a la misma posición! El derecho a la convivencia significa eso, vivir juntos en el mismo lugar. Luego viene el derecho a coparticipar. El derecho a actuar juntos y a coparticipar son lo mismo. Hay que actuar y participar juntos. Luego viene el derecho a compartir el amor, quiero decir, vivir juntos por el propósito del amor. Por eso Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” Dijo que era el camino, la vida y la palabra, pero dejó fuera el amor. Más tarde, la Iglesia de la Unificación, el Chon Il Guk, avanzarían centrados en el amor. Por eso su esperanza es morar en el mismo lugar que los Padres. ¿No es lo que desean? Ustedes quieren vivir con los Padres, quieren coparticipar en todo y actuar junto con ellos. ¿Qué quieren que hagamos? ¡Vivamos eternamente juntos, libres y felices, centrados en amor! ¡Amén!

En ese sentido llegó la era de justicia e igualdad, pacífica y unida, del Chon Il Guk. Así que cuando ustedes se mueven no lo hacen solos, sino que su país los sigue. Los sigue todo el mundo de los espíritus, todo el país celestial; están viviendo con las aptitudes de un dueño o soberano, en medio de la protección de todos los pueblos del mundo terrenal. Uno debe llegar a ser ese soberano que sirve -mediante el clan familiar- a la tradición del amor divino, a la ideología que es columna vertebral de la tradición de un país. (396-151, 5.11.2002). Sección 6. La herencia de la esfera victoriosa de los Padres Verdaderos del Cielo y la Tierra 6.1. El título de “Padres Verdaderos” Busquen en la “Colección de Sermones” míos y verán que se está cumpliendo lo que hablé hace 40 años. ¿Leyeron toda la colección? (¡Sí!) Conozco muy bien sobre Jesús. El título de “Padres Verdaderos” surge a partir de 1960. Es algo sorprendente que el título de Padres Verdaderos haya entrado en la escena de la historia,…ni hay necesidad de hablar de esto. (168-259, 27.9.1987). Llegando a globalizarse la filosofía de la Iglesia de la Unificación, los espíritus no se quedarán en el mundo espiritual sino que retornarán aquí, ya que el propósito debe perfeccionarse en la Tierra. Todos entrarán en actividad. La esperanza de miles de millones de espíritus es que los unificacionistas del mundo entero vayan al frente y los estimulen “¡muévanse! ¡Muévanse! ¡Muévanse!” Ajustando todo aquí y uniendo luego allá este mundo será tutelado por Dios. Se perpetuará así, eternamente, un mundo unido ante el nombre de los Padres Verdaderos. (161222, 15.2.1987). Si se rumorea que yo me fui a Corea, unificacionistas del mundo entero se concentran en ese lugar. Es extraño, ¿verdad? En ese sentido, si el Presidente Chon dice que va al Africa, ¿acaso la gente se va para allá? No se va, ¿verdad? La Iglesia de la Unificación es muy peculiar, ¿no? Blancos y negros, me siguen todos por igual. ¿Por qué será? Por amor. ¿Cuál es mi nombre? Tengo dos, soy Moon Sun Myung pero mi título es el de Padre Verdadero, representando el amor. No es simplemente por llamarme Padre Verdadero; en representación del amor, centrado en el amor unificador de Dios, los Padres Verdaderos son una clave, una llave, para expandir el concepto de la unidad universal. (164-101, 26.4.1987). Los seguidores de la Iglesia de la Unificación son todos iguales, ya sean occidentales, orientales, o gente de color. Eso es lo que nos hace diferentes. Los unificacionistas orientales se casan en buen número con occidentales, ¿verdad? Si los caso con occidentales, ¿aceptarán o no? (“¡Aceptamos!”) ¿Por qué? Nosotros hacemos esto en nuestro esfuerzo por unir al mundo, ya que Adán y Eva lo arruinaron por un amor errado, por haberse amado en una pareja errada. Hoy trascendemos el mundo en nombre de Dios y en nombre de los Padres Verdaderos porque comprendimos que por unirse completamente en el amor de Dios y vivir así, el mundo puede unirse. Antes que casarse entre coreanos, si fuese posible deben casarse con personas de países enemigos. (164-159, 10.5.1987). ¿En qué grado han recibido a la persona por la que Dios tanto esperó y vino a este mundo trayendo el ideal de Sus esperanzas? Y no es solamente un hombre. Vino a este mundo y se arraigó con el título de padre verdadero, y luego centrado en una madre verdadera, obtiene el título de “Padres Verdaderos.” Es asombroso que este “pueblo de ropas blancas” (Corea) esté en una posición tan gloriosa. ¿Pueden comparar los Juegos Olímpicos del 88 con esto? (172-293, 24.1.1988).

¿Por qué hoy el Reverendo Moon puede sentirse orgullosos de su título de Padre Verdadero? Por estar centrado en el amor y -armado de la esfera interna del corazón- haber derribado todas las barreras, despejado todas las áreas ordenadas en etapas verticales y horizontales y abierto así las puertas. Que ese fundamento victorioso no sea solamente mi alegría, sino que debe darle alegría al Cielo y a la Tierra, a la historia y a esta era. Hay que alegrarse en ese nivel; no es bueno alegrarse negando la historia ni el pasado. Debe permanecer como algo que alegra al pasado, al presente y al futuro. (174-189, 28.2.1988). “(en oración)…establezca esto (Padre), ya que para preparar la esfera del 4º Adán, superamos el tiempo de orar en el nombre de Jesús y en el nombre de los Padres Verdaderos y entramos en la era de poder orar en nombre de la familia bendecida… recibiendo la era en la cual las familias bendecidas están en la posición de Adán sin pecado, y como padres pueden bendecir a sus hijos… y venimos hoy aquí, Padre ante usted para determinar este día como el “Ssang Ship Jeol” (Celebración del doble diez, día 10 del mes 10), día que trasciende la cima y permite con el 4º Adán poseer la esfera liberadora del Reino de los Cielos. Para purificar y establecer este día nos hemos reunido aquí, para determinar y proclamar este día que trasciende la esfera del 4º Adán, y oramos que el Cielo, junto con esto y en la unidad de los Cielos y la Tierra y en la unidad de las familias bendecidas, espero que todas las manifestaciones de la Creación, el universo y todo el ámbito satánico se ajusten mansamente a la instauración de este día, hecha en nombre de los Padres del Cielo y la Tierra. ¡Proclamo la liberación de la esfera del 4º Adán y el Ssang Ship Jeol en el nombre de los Padres Verdaderos! ¡Amén! (304-157, 10.10.1999). ¿Quién puede detener la pelea entre Dios y Satanás? Ni Dios ni Satanás pueden detenerla. ¿Por qué? Como esta lucha la provocaron falsos padres, cuando venga alguien más calificado que dichos padres falsos y vaya ante Dios, El le dirá “tú eres lo que yo quería, así que me retiro” y Satanás debe decir “como tu has triunfado, yo me retiro” para que esto se termine. Comprendan que esto ha venido por una larga historia debido a que Dios no puede hacer nada al respecto. Por esa razón, así como Moisés tuvo que pasar por el curso del desierto con los israelitas para conducirlos a su territorio, los Padres Verdaderos también necesitan pasar por el curso del desierto familiar por 40 años para entrar al Reino de los Cielos a los 80. Eso es lo que estamos haciendo hasta ahora. Para entrar a la tierra bendecida de Canaán los israelitas fueron circuncidados y en la Iglesia de Unificación son injertados mediante la Bendición en matrimonio. Por causa de la Bendición también hemos sido muy resistidos hasta ahora, pero hay que superar ya esa colina y que pueda ser bienvenida por cualquier raza o pueblo. (298-192, 2.1.1999). Si un hijo es condenado a muerte, a fusilamiento o como fuere, los padres querrían morir en su lugar. Deben pensar entonces cómo es el corazón de Dios, Padre de padres. Si lo supieran, desparecería de sus vidas y para siempre todo rastro de la palabra “deslealtad (desobediencia) hacia los padres.” Los Padres Verdaderos vinieron a sufrir para liberar a ese Dios, incluso en este momento lo estamos haciendo. Miren mis pantorrillas. ¿Parecen las pantorrillas del fundador de una religión? Estoy todo negro. Los Padres Verdaderos tienen que ser los padres de la raza negra, y de los pescadores, y de los agricultores y los ganaderos. Si en el aspecto emocional uno se planta más allá de eso, puede llevarlos al país celestial. Cuando yo, por afecto, les pido que me sigan, el mundo físico puede venir tras los Padres, y de esa manera se asienta el título de Padres Verdaderos. De modo que necesitan a los Padres a nivel personal, así como en su relación padres e hijos, esposo y esposa…en sus familias y en su clan familiar. De otro modo, no podemos salvar el país. (296-204, 9.11.1998).

6.2. La Palabra En el Principio Divino se habla de tres juicios: el de la verdad, el de la personalidad y el del corazón. La Caída violó estos tres requisitos. Yo ya pasé por ellos y ahora se los enseño. En el camino de la restauración debe ser así, antes de enseñar algo uno tiene que haberlo practicado primero, ya que hay un principio, de que si los padres no afirmaron primero su fe, si los padres no lo supieron en primer lugar...los padres deben conocerlo antes, deben ponerlo en práctica antes. De modo que yo mismo no puedo enseñarles el Principio Divino si no estoy en ese nivel. Ustedes deben aprobar el Principio Divino. Deben tener la confianza de que pasarán el examen final del Principio Divino y de que no estarán por debajo de ese estándar. Tienen que encarnarlo, personalizarlo. La restauración real de la persona que viola los principios de indemnización no se concreta. Mientras haya una condición pendiente, Satanás dirá que le pertenecen y los arrastrará. Para establecer un estándar sustancial deberán enfrentar a Satanás y vencerlo. (8.7.1973). Está escrito en la Biblia que “del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, no comerás.” Hay allí inherente un contenido capaz de destruir la relación entre Dios y el ser humano. Por eso se convirtió en un problema. En nuestro Principio Divino elucidamos claramente esos hechos. El Principio es un evangelio grandioso para quien ignora la Caída, es un evangelio maravilloso, capaz de salvar a todos los que viven en sufrimiento. No podemos ver el fruto del bien y del mal como el fruto literal de un árbol. No fue el fruto de un árbol. ¿Por qué crearía Dios un fruto capaz de sumergir a la humanidad en la agonía de la destrucción y la guerra por millones de años? Podemos pensar que lo que yo digo -que es el resultado de algo que sucedió en torno al amores lógico. (128-86, 5.6.1983). El Principio es la ley de la restauración; es un principio diferente a cualquier principio científico que aprenden en la facultad. Como el ser humano cayó y perdió a sus padres, el Principio enseña cómo restaurar a esos padres. ¿Pueden, entonces, vivir sin conocer el Principio? ¿Pueden escucharlo y quedarse pasivos, mirando a ver qué pasa? Hay que practicarlo. Deben madurarlo y practicarlo por sí mismos. Para vivir según el Principio, primero deben estar convencidos de su veracidad. ¿Y qué hacen una vez que lo escucharon? Como los Padres lo vivieron en persona, es ley. Por lo tanto, también los hijos deberán practicarlo. (26-289, 10.11.1969). En la Iglesia de la Unificación usamos el término “Principio,” y se refiere al camino fundamental que ineludiblemente todos deben transitar, tanto creyentes como no creyentes, tanto hace mil años atrás como dentro de diez mil. La verdad enseñada en la Iglesia de la Unificación contiene los principios subyacentes que pueden resolver todas las complicaciones y todo rencor entre el mundo humano y Dios. No es un dogma religioso. Los dogmas pertenecen a la era de la restauración y liberación del ámbito arcangélico. No alcanzan para constituir una familia, no pueden restaurarla. (9.8.1997). Volvamos al tema original de esta charla y lleguemos a una conclusión sobre cómo encontrar su genuino ser. En primer lugar confíen que el Principio de la Iglesia de la Unificación es la “única verdad,” porque estos principios no cambiarán a lo largo de la historia. El Principio no puede ser cambiado ni por la influencia de ningún gran hombre ni por el poder de ningún estado. Ni el mundo ni Dios pueden cambiarlo. Si es una verdad que permanece incambiable a través del pasado, el presente y el futuro, sin lugar a dudas es porque posee el valor del ideal anhelado por la Humanidad desde un principio. (13.7.1975).

Dicen haber aprendido el Principio Divino, pero lo guardaron en la gaveta e hicieron lo que quisieron, sin haber hecho nada según el Principio. En esas condiciones no deberían testificar, ya que Dios no los acompaña y eso los hace falsos. Hay que actuar de acuerdo al Principio. En el Principio Divino pueden encontrar y conocer los 6.000 años bíblicos del corazón de Dios. También está allí la historia de la lucha sangrienta de toda mi vida. Y hay muchas cosas que ustedes no saben. ¿Probaron leer alguna vez el Principio la noche entera en oración, buscando en cada una de sus páginas la escalera que los llevase al corazón de Dios? Leyendo y subrayando sus líneas, ¿pensaron qué historia habrá detrás de cada una de esas palabras? ¿Y se quejan de que Dios no los ayuda? No me queda otra que crear un sistema nuevo. A partir de ahora todos deberán sufrir reformas radicales. No puede ser que ignoren lo sagrado que es para un clérigo hacer la obra de Dios. (68-101, 23.7.1973). El Principio es como un depósito en el que están guardadas las palabras de vida. Escuchar el Principio es como conectar una manguera de goma a un gran tanque y proveerlo de agua de vida. Una vez que la prueban, su sabor los vuelve locos y no quieren despegar los labios de ella. Podrán separar los labios del rostro, pero no de la manguera. Es igual que cuando una abeja está succionando miel y la quieren separa con un alfiler. Se le corta la cola, pero ella sigue prendida. Hay algo más dulce que la miel en el Principio Divino. (90-199, 1.1.1977). Deberían hablar hasta el cansancio del “contenido del Principio Divino de la Iglesia de la Unificación.” Si se determinan a hacerlo descubrirán lo interesante y apasionante que es. Tendrán que aprender con toda certeza que la palabra tiene poder creativo. Como yo sé que Dios está conmigo, dondequiera que vaya puedo incidir directamente en la audiencia con ese corazón. (107-252, 19.5.1980). La palabra y el testimonio, todos ustedes desconocen el Principio. Al mismo tiempo que se arman de la palabra deben dar testimonio. Siempre tienen que enfatizar eso, la necesidad de dar testimonio al mismo tiempo que se arman de la palabra. Uno solo no puede experimentar en carne propia otro corazón. Tienen que dar testimonio. ¡Testimonio! ¿Con qué? Con el Principio Divino; deben leerlo al punto de memorizarlo, saber qué dice en tal página, todo. (96-318, 13.2.1978). 6.3. Logros En el pasado, por mucha oración y devoción que ofrecieren, únicamente podían encontrarse espiritualmente con el fundador de su religión apenas por un instante y ya se despedían. Tienen que elevarse más. Pero ahora, centrado en la esfera religiosa, llegó el momento de que todos ellos puedan retornar a la Tierra. Como esa era llegó, no podrán ir al Cielo a menos que hayan tenido logros que influyan o movilicen el pasado, el presente y el futuro. Tienen que entender esto. Llamamos pasado a los ángeles y los buenos espíritus del mundo espiritual, el presente es la era de los padres y el futuro es la era de Dios. De modo que quienes no tengan logros suficientes como para movilizar al mundo espiritual, a los Padres Verdaderos y a Dios, no pueden entrar al Reino de los Cielos, así como Adán y Eva movilizaban a los ángeles y a Dios en su ayuda. Luego, Adán y Eva debían movilizar el universo. (161-199, 3.2.1987). Gente sin logros no le es necesaria a Dios. Hay que tener logros centrados en el amor. De modo que para ir al Cielo ustedes también necesitan clanes familiares de 36 familias, 72 familias y 120

familias. De no hacerlo, no podrán ingresar. Así es el Principio. Pueden sentirse orgullosos de ser una de las 36 familias pero ¿saben lo que costó establecerlas? Es una posición temible. No se sabe de quién se aferrará Satanás para atacar. (303-166, 17.8.1999). Los ahora perfeccionados Padres Verdaderos están haciendo muchas proclamaciones. Eso está en el contenido del Hoon Dok Hwe (sesiones de lectura sagrada instructiva)…ya sea la ceremonia de proclamación del Sabbath de los Padres del Cielo y la Tierra, o el asentamiento de la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial y la disolución de la Indemnización…hice muchas ceremonias… Eso es inevitable si hay que pavimentar el camino de la liberación, aplanar colinas y construir el nivel del mundo original. Si en mi pasado no tuviese esos logros no podría ser Padre Verdadero, ni Mesías, ni Señor de la Segunda Llegada. Eso hay que entenderlo bien. Siendo ese el camino del Principio Divino los Padres Verdaderos pagaron todas esas condiciones de indemnización y derribaron las barreras, deseando ahora legarles esa autoridad victoriosa, pero no tienen ningún fundamento para poder proclamar tales resultados. (289-64, 30.12.1997). Si sus antepasados hicieron algo mal deberán resolverlo ustedes, así que valoren esta hora de testimonios y no la desaprovechen. Siempre escucharán algo, sin falta, que les sirva de referencia o contrasten con sus corazones y les sirva para cultivarse. Yu Jeong Ok tuvo muchas experiencias. Ha recibido la guía del mundo espiritual, ha seguido esas enseñanzas y eso dio frutos, de modo que el mundo espiritual no abandona a alguien así. Y yo mismo conozco ese tipo de personas, conozco sus sentimientos sin que me expliquen nada. Hay que trabajar con gente así, ya que si uno hace como en el mundo, juzgando por el aspecto exterior, seguramente se verá perjudicado mediante el trabajo que le encargue. Purifíquense internamente, aprendiendo mucho de las experiencias que escuchan en estos testimonios, les pido que lo tengan en cuenta. (284-322, 20.4.1997). Antes les dije que “llegará el día en que oren en su propio nombre.” Eso significa más bien que en vez de orar deben informarle a Dios lo que hacen. Primero uno debe decirle “haré tal cosa” y luego de ponerla en práctica deben informarle el resultado. Si no tienen nada que informarle, arrodíllense y arrepiéntanse. ¡Arrepiéntanse! Deben arrepentirse hasta de todo lo que han negado. Hay que informar “hice tanto” y comprometerse a hacer más. (304-130, 14.9.1999). Aunque fuesen a Harlem, la principal calle del mundo satánico, deberían ser capaces de engullirla toda. Por eso envío unificacionistas a los peores lugares del mundo. Yo nací en Corea, pasé por Japón, Estados Unidos, Rusia, y sigo el camino de restauración del mundo, así que a ustedes también les falta cumplir la responsabilidad de seguirlo. De modo que ustedes, en menor escala, deberán dejar el legado histórico de haber servido por lo menos a cuatro países diferentes. Al igual que yo, deberán entrenarse para superar oposición en cuatro naciones. Para cumplir allí la responsabilidad de padres y madres, tienen que aprender el idioma del país y criar su gente como si fuesen hijos propios. Sin ese logro, no pueden ir al Cielo. Yo envié misioneros a 120 naciones para que aprendan el idioma en lugar mío e hicieran campañas para sembrar las semillas de padres con afinidad de sentimientos. Hemos hecho todo eso. Tienen que dejar alguna condición de que me representaron, y para ello deben pasar por cuatro países. (162-90, 29.3.1987). ¿Soy respetable? (Sí, lo es) ¿Qué hice para serlo? Hay que trabajar, hacer cosas, necesitamos logros. Con la capacidad sola no alcanza para mover al mundo. Hay que tener logros, resultados. Aun lo que han hecho los grandes hombres del mundo hasta ahora, no es ni el 10%

de lo que yo hice. Ahora ingresamos en una esfera territorial positiva, ya que en los mismos Estados Unidos se han reunido personalidades de Occidente y concluyeron que “El Reverendo Moon no puede ser otro que el Señor de la Segunda Venida.” La persona que libera al Partido Comunista, a la sufrida Humanidad y al mundo es el Señor, es justamente el Mesías mundial. Ya pasamos esa etapa del reconocimiento. Incluso en círculos políticos de Washington se habla estos días de lo que yo he hecho. Hemos ingresado en esa etapa. Por eso hay que tener logros. (163-29, 18.4.1987). Sección 7. La Ceremonia de bendición en Sagrado Matrimonio de los Padres del Cielo y la Tierra para la apertura de las puertas del Chon Il Guk, y la ceremonia de coronación de los reyes de las familias bendecidas por la paz y la unidad de los Verdaderos Padres Universales 7.1. Oración de la Ceremonia de Bendición en Sagrado Matrimonio de los Padres del Cielo y la Tierra para la Apertura de las Puertas del Chon Il Guk Abrazando el cosmos comenzamos la ceremonia de Bendición en Sagrado Matrimonio de los Padres Verdaderos para la apertura de las puertas del Chon Il Guk, y en lazos conyugales elevamos esta sagrada boda de los Padres Verdaderos, ceremonia que puede perfeccionar la tradición de unos Padres Verdaderos que no tienen nada de que avergonzarse en el mundo espiritual ni en el mundo físico… y puede dar cumplimiento a la esperanza demandada en nuestros corazones y anhelada en el ideal original de la Creación… y que permite el comienzo de las bases de un país al que ingresarán las familias bendecidas por primera vez desde la liberación del universo. Todas las familias bendecidas que heredaron los lazos de verdadero amor, verdadera vida y verdadero linaje; las familias bendecidas tipo Abel del mundo terrenal y las familias bendecidas tipo Caín del mundo espiritual y nuestros antepasados cooperen con las familias que en la Tierra han perfeccionado la Bendición…Usted, Padre, en el mundo espiritual y todos los santos y el hijo sagrado, cooperen con las familias bendecidas del mundo físico…únase a la hegemonía de la victoria total del hermano menor.. habiendo servido al hermano mayor… que Todas las Cosas creadas hereden los lazos sanguíneos de unos verdaderos padres que pueden amar desde las cosas más ínfimas hasta el gran universo con la liberación eterna y la hegemonía victoriosa … con una soberanía de amor, que en la alegría de la vida original y la abundancia de la felicidad original perfeccione la unificadora absorción desde las cosas más pequeñas a las cosas más y más grandes, hasta el cuerpo de los Padres Verdaderos…que las familias bendecidas en el amor de los verdaderos padres unan a todos los seres del universo y se los ofrenden a Usted como propiedad del Chon Il Guk de la bendecida esfera de liberación… Gracias por habernos permitido este tiempo. La bendición de hoy es una alegría para el mundo espiritual, para el mundo físico, es la liberada alegría de los padres universales (Padres Verdaderos) y al mismo tiempo es la liberada y victoriosa alegría de los padres del cosmos (Dios). Las familias bendecidas del Chon Il Guk, tanto en el mundo espiritual como en el físico, les darán alegría a ambos padres formando una unión en los ideales de un solo corazón, un solo cuerpo, una sola mente y una sola armonía. Tres generaciones cumplirán con el estándar del ideal de Dios para ser elegibles a entrar en la nación ideal, Su anhelada patria. Yo declaro hoy aquí, en el nombre de los Padres del Cielo y de la Tierra y en el nombre de los Padres Cósmicos, que seremos ciudadanos del Chon Il Guk aptos a heredar un bendecido universo, y cumpliremos con la total liberación y seremos victoriosos. Deseando que nos permita heredar este memorable día de bendición, le informo esto en el nombre de los Padres Verdaderos. ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén! 7.2. Oración congratulatoria de la ceremonia de la bendición en sagrado matrimonio de los

Padres del Cielo y la Tierra para la apertura de las puertas del Chon Il Guk ¡Querido Padre! Hoy, 6 de febrero del tercer año (2003) del Chon Il Guk, en esta hora y para que las familias bendecidas en ambos mundos, espiritual y físico, ingresen al Chon Il Guk, ambos mundos deberán seguir la ley celestial formando una relación fraternal. Todos los ancestros en el mundo espiritual, en la posición de Caín, así con las familias terrenales en la posición de Abel, deberán recibir la bendición y ser hermanos del linaje sanguíneo de los mismos padres. Gracias por permitirnos en este día que abre las puertas del Chon Il Guk, auspicioso comienzo de un tremendo cambio en la historia, cuando los antepasados en la posición de hermano mayor pasarán a la posición de hermano menor, y las familias bendecidas en el mundo físico pasarán de la posición de hermano menor a la de hermano mayor. Ahora los logros de los Padres Verdaderos en la Tierra, y los logros de los Padres del cosmos en el mundo espiritual, serán ejemplos para los padres del mundo espiritual y el mundo físico…y jugarán un importante papel en el proceso de restauración…cuando todos los niños sean recreados y registrados como ciudadanos del Chon Il Guk. Estas familias bendecidas indemnizarán y restaurarán todo lo que perdió su posición original, de manera que servirán a los padres del Cielo y la Tierra en posición de hijos, e ingresarán en la patria de sus ancestros centrados en el mundo espiritual y el mundo terrenal originales. Por favor, mire con compasión a estas familias bendecidas de los mundos espiritual y físico en relación fraternal, y permita a los Padres Verdaderos muchos logros en la Tierra, de modo que indemnicen y liberen, y leguen a su linaje directo los títulos de los padres, la palabra y los logros de la palabra de los padres, y las normas de la completa liberación del cosmos centrada en los logros de la palabra. Finalmente somos capaces de enderezar el mundo espiritual original, que estaba invertido, haciendo preparativos de modo que los espíritus del mundo espiritual en la posición de hermano mayor pasarán a la posición de hermano menor, y la gente en la Tierra en la posición de hermano menor pasará a la posición de hermano mayor. Esto significa que ya somos libres de caminar el camino directo al Cielo. A partir de esta hora toda la Creación, los hijos, los padres, todos los objetos recíprocos del ideal de la Creación deberán unirse en los ideales de un solo corazón, un solo cuerpo, una sola mente y una sola armonía, y prepararse para saludar la nueva era durante la cual podremos cumplir el asentamiento de la familia en el mundo físico, pudiendo vivir en servicio directo a Usted. Los Padres Verdaderos, concientes de esta verdad, legan esta Bendición en la forma de una tradición centrada en los valores familiares del ideal del amor eterno, absoluto, único e incambiable. Las familias bendecidas reunidas hoy aquí con sus hijos heredarán esto y se lo mostrarán a sus descendientes, y a estas familias bendecidas se les permite avanzar hacia la esfera de la liberación y el asentamiento del ideal de la familia, uniéndose en torno a las relaciones fraternales entre la gente en las posiciones de Caín y Abel, de manera que sus futuras generaciones y antepasados serán perfeccionados en el nivel horizontal, formando a Sus ojos una base de cuatro posiciones. Esperamos y oramos que permitirá todo los que deseen los padres cósmicos y los padres universales, abriendo ampliamente las puertas del Chon Il Guk a la redonda, de modo que todas las familias que sigan la tradición de los padres hereden la libertad y las implicancias que provienen de cumplir los deberes morales de hijos devotos, patriotas, santos e hijos sagrados, a fin de heredar el título, la palabra, los logros y la victoria de los padres. Le pido humildemente que bendiga a estas familias para que sean herederos y descendientes dignos de la esfera original del reinado y la bendición que viene del ámbito de la completa liberación de la entrada hacia la nación unida del Reino terrenal y espiritual, el cumplimiento del ideal de la Creación. Informo esto en el nombre de los Padres Verdaderos. ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén!

7.3. Oración por la ceremonia de coronación del Rey de las familias bendecidas ¡Padre! Le dedicamos a Usted la coronación del Rey de las Familias Bendecidas de la Paz y la Unidad de los Padres Verdaderos Cósmicos y los Padres Verdaderos Universales. Por favor, acepte esta ceremonia de gracia de bendición de toda la familia de la unificación mundial que los ciudadanos del Chon Il Guk de ambos mundos, físico y espiritual, ofrecen con un solo corazón, un solo cuerpo y una sola mente. La Humanidad habría poseído la supremacía de la victoria de la esfera de liberación cósmica y se habría perfeccionado si no hubiese caído. Sin embrago, después de la Caída, perpetuaron por miles de años el amor, la vida y el linaje satánicos. A pesar de ello, celebramos la Coronación del Rey de las Familias Bendecidas que posibilitará a todos los seres humanos ser abrazados por Usted y que se reúnan en la gracia de una ecuánime bendición de liberación. Deseando que acepte con la gracia que restaurará a todos los hombres con la bendición de amor por ser uno en mente y corazón, informo esto en el nombre de los Padres Verdaderos. ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén! 7.4. Oración congratulatoria por la ceremonia de coronación del Rey de las familias bendecidas ¡Amado Padre! Hoy, 6 de febrero del tercer año del Chon Il Guk, día en que los Padres Verdaderos celebran su cumpleaños 83º y 60º respectivamente, marca al mismo tiempo un momento histórico decisivo en el cual celebramos la coronación del rey de las familias bendecidas de la paz y la unidad de los padres verdaderos cósmicos y los padres verdaderos universales. El nombre Chon Il Guk deriva de la esperanza del asentamiento de una familia basada en la verdadera vida y el verdadero linaje, centrados en el nuevo verdadero amor que viene de la unidad de los padres espirituales y físicos, resultante de Su bendición original a Adán y Eva perfeccionados según el ideal de la Creación. Los ancestros de la humanidad tendrían que haberse centrado en el Reino substancial, con Adán como representante masculino y Eva como la representante femenina, de manera que Usted estaría en la posición superior incorpórea, mientras que la humanidad estaría en la posición inferior, a fin de expandirse hacia los cuatro puntos cardinales. De esta manera, hombre y mujer se moverían de Este a Oeste y los Padres invisibles se moverían en dirección opuesta, de Oeste a Este uniéndose, posibilitando que Adán y Eva alcancen el nivel de la perfección, creciendo juntos desde niños y alcanzando la madurez a la edad del compromiso y el matrimonio. Con esto habría un perfecto estándar para la posición superior y un perfecto estándar para la posición inferior, mediante las cuales surgiría una posición central donde el estándar de perfección del ser humano y el de la mujer podían encontrarse y unirse con la bendición del matrimonio, lo cual haría posible que los padres espirituales y los padres físicos se encontrasen en la máxima posición del ideal de la Creación y se uniesen en el ideal del amor. En torno al amor central de Dios se unirían Adán, Eva y Dios en la posición superior, y Adán, Eva y sus hijos en la inferior; a la derecha de Dios estarían Adán y su hijo y a la izquierda del carácter interno femenino de Dios estarían Eva y su hija. De esa manera el ideal de unidad debería haberse establecido en las cuatro direcciones de la base de cuatro posiciones de frente-detrás, izquierda-derecha y arriba-abajo. Si con Su amor verdadero, centro de la base de cuatro posiciones, las posiciones de frente y detrás, izquierda y derecha y arriba y abajo hubiesen realizado el ideal de la unidad, sobre esa base Usted habría sido la primera generación, Adán y Eva la segunda generación y los hijos de Adán y Eva habrían sido la tercera generación. Con ellos como centro se habría asentado el ideal de unidad de la base de cuatro posiciones. El número seis del abuelo, la abuela, el padre, la madre y la pareja asentados, así como el número

ocho centrado en los hijos hubiesen completado el comienzo de la familia ideal de perfecto amor en los Cielos y en la Tierra. Nada de esto se cumplió por culpa de la Caída. Así las posiciones superior e inferior, derecha e izquierda y frente-detrás no llegaron a ver el ideal de unidad, tornándose enemigos suyos y de la humanidad en la relación padres-hijos, hombre- mujer y hermanos mayor-menor. Usted originalmente deseaba el asentamiento del ideal de la familia centrado en la verdadera vida y el verdadero linaje en torno al verdadero amor divino, pero el arcángel se opuso a Usted y le usurpó su posición, se unió a Adán y Eva, y la posición de padres del Cielo y la Tierra fue ocupada por padres malos. Esto provocó enemistad entre la mente y el cuerpo, el hombre y la mujer, el Cielo y la Tierra, el hermano mayor y el hermano menor, dando como resultado las luchas entre ellos. Usted fue encarcelado y Satanás obtuvo completa autoridad para hacer lo que quería. Todos los seguidores de la Iglesia de la Unificación conocen la historia de tan triste y amarga aflicción que salió de allí ¡Padre! Los miembros de la Iglesia de la Unificación saben que originalmente planeó la completa unidad entre la mente y el cuerpo de los Padres del Cielo y la Tierra en la posición ideal, a fin de comenzar una familia basada en la supremacía de la victoria, centrándose en el amor a lo largo de las generaciones para establecer una nación, un reinado, un pueblo y una civilización en un eterno ámbito de paz y prosperidad. Sabemos también que la historia se opuso a Su ideal, y la conflictiva historia de los ancestros de la humanidad se tiñó de sangre. Sabemos también que Usted nos mira con amor, abrazándonos y perdonándonos a pesar de que cometimos terribles pecados y no nos arrepentimos de ello, e indemnizó por nosotros nuestros pecados, y cruzó sobre las colinas de indemnización en el nivel individual, familiar, tribal, racial, nacional, mundial y cósmico, yendo por sufrimientos y tribulaciones, sacrificándose a sí mismo por nuestra ignorancia de este mundo. Estableció la religión como organización representativa para abrirnos un camino, y estableció al pueblo escogido de Israel, desarrolló el judaísmo basado en esa nación y los puso a ambos como estándar interno y externo de Caín y Abel. El Mesías debía venir centrado en esa esfera de unidad, y la posición de padres debía determinarse centrada en el Mesías. Lo que Usted deseaba era que, centrada en la supremacía victoriosa de una familia, se estableciera un fundamento victorioso y por medio de ello en el nivel nacional, esperaba una victoria en los niveles global y cósmico. Sabemos esto y también sabemos que el ideal de Sus deseos se perdió, y por culpa de nuestros pecados como hijos e hijas desleales, el Padre Cósmico quedó en esa desdichada posición. Sabemos que Usted quería que nos centremos en su sufrida religión de Padres Universales, trascendiendo religiones, naciones, organizaciones no gubernamentales y el mundo…y la promesa hecha a los Israelitas de hacer una nación enviándoles al Mesías como hombre perfecto…de modo que el estándar de Eva que se perdió en la familia de Adán pudiese ser restaurado a nivel nacional. Sobre el fundamento de la familia y de la nación trascendiendo la raza se lograría una victoria y la soberanía divina del amor que idealizó en el Edén habría sido restaurada. En vez de ser cumplida, Su voluntad cayó en un oscuro y profundo pozo...pero el Padre Verdadero la resguardó, y a pesar de estar solo en la más oscura de las noches, restauró la posición de siervo de siervos, sirviente, hijo adoptivo, hijo legítimo y finalmente hijo verdadero. El encontró a la Madre Verdadera e instauró la posición de Padres Verdaderos, absorbiendo los países comunistas y los democráticos en las posiciones de Caín y Abel. Sabemos todo esto, y asimismo de la misión de la Madre, Eva, que debería abrazar a todos ellos y ofrecerle esta Tierra al Padre Verdadero en la posición de “padre original.” Centrada en la misión de Eva, la Madre deberá luchar la soberanía de Satanás, que divide todo el ambiente libre del mundo democrático, a fin de superar los niveles individual, tribal, racial, nacional y mundial. Ella debe superar las fronteras, las limitaciones del mundo, de modo que puede pasar por los dolores del parto nuevamente para suceder al Padre Verdadero y establecer la perfecta posición sustancial de una madre victoriosa en los Cielos y en la Tierra, y abrir las puertas del Chon Il Guk, que heredará la soberanía de

Dios. Haciendo esto ella preparará en el mundo físico las bases del Cielo, así como también en el mundo espiritual, y restaurará el amor mediante la unidad de la mente, el cuerpo y el corazón…y el título de esfera de liberación donde el amor verdadero, la vida verdadera, el linaje verdadero y la familia verdadera se asentarán. Finalmente arribamos al tiempo de eliminar de este mundo el resentimiento y el lamento, y reconstruir la soberanía del amor...de un futuro brillante y esperanzador, que ofrecemos al Cielo mediante esta ceremonia. Le damos ¡gracias! ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Espíritus del mundo celestial! ¡Familias bendecidas de los reinos primogénito y arcangélico! Hermanos y hermanas bendecidos en la posición de Adán y Abel sin pecado les dan la bienvenida a los hermanos y hermanas del mundo espiritual que vengan al mundo físico a servir a la gente en la posición de Abel pero como hermanos mayores. Serán un solo cuerpo y crearán la esfera de unidad en ambos, la Tierra y el Cielo, de modo que servirán a los Padres del Universo vertical y horizontalmente. Ellos traerán bendiciones en la era individual, familiar, tribal, racial, nacional, mundial y cósmica en una posición nivelada y liberada. Las familias bendecidas en los niveles individual, familiar, tribal, racial, nacional, mundial y cósmico están en la posición vertical, pero para ambos hermanos, mayor y menor, se ha logrado la posición de la Bendición. De esta manera, los hermanos mayores del mundo espiritual descenderán al mundo físico y restaurarán a todas las familias bendecidas en la posición de hermano menor a la posición vertical, originando así la era del completo fenómeno de conversión y restauración en la posición inversa. La coronación del Rey de las Familias Bendecidas de la Paz y la Unidad de los Padres Verdaderos Cósmicos y los Padres Verdaderos Universales, celebrada con verdadero amor, cambiará el pasado donde los dueños del mundo horizontal y los dueños del mundo vertical no se unieron en la familia de Adán, no pudiendo así comenzar juntos. Estamos muy agradecidos a Usted por permitirnos celebrar esta coronación del Rey de las Familias Bendecidas que nos permite declarar el comienzo de la esfera del ideal del Chon Il Guk de liberación del Reino en el mundo físico y el mundo espiritual. Centrados en el amor verdadero de los Padres Cósmicos y los Padres Universales pudimos ser un solo corazón, un solo cuerpo y una sola mente…y centrados en los Padres Verdaderos, objetos recíprocos de Su amor, y centrados en el amor verdadero de los Hijos Verdaderos y en su verdadero linaje pudimos ver cumplido el asentamiento de la perfecta verdadera familia. Adán y Eva fallaron al caer, y como falsos padres han manchado el linaje de sangre, pero los Padres Verdaderos han superado todo esto y restaurado completamente el linaje de sangre ensuciado. En el lugar de la bendición para liberar a la familia de Adán, Usted bendice por medio de los Padres a cientos de millones de gente tanto en el mundo espiritual como en el mundo físico… con un solo corazón, un solo cuerpo y una sola mente, a fin de limpiar sus linajes. En la posición de hijos e hijas que se han unido en el vientre de los Padres Cósmicos y Padres Universales, ellos se centraron en el mundo espiritual desde un principio y liberaron el infierno y el paraíso, de modo que desde cualquier dirección la gente puede ir directamente a donde Usted está. Le agradecemos nos permita celebrar esta Coronación del Rey de las Familias Bendecidas de la Paz y la Unidad de los Padres Cósmicos y los Padres Universales que le permitirá a Usted y a los Padres Verdaderos ser uno en corazón y uno en mente en la posición de la forma sustancial original… y gracias por permitirnos cruzar la línea para comenzar el mundo celestial ideal de la familia, de modo que puedan existir en la posición de suprema autoridad y poder. A partir de hoy no deberíamos mirar hacia atrás, sino ponernos delante la bondad como meta, y por liderar e instruir a todos y cada uno, luchar por establecer un nuevo mundo de una cultura celestial. Oramos que a partir de ahora la gloria y la gracia del Cielo llenen los Cielos y la Tierra, a fin de que las familias bendecidas globalmente hereden la soberanía del amor y la liberación del mundo espiritual y el mundo físico. Oramos que seamos dignos de heredar ambos mundos y

dar cumplimiento al mundo del Chon Il Guk, mundo de las familias bendecidas registradas. Aquí, donde el Padre Cósmico y los Padres Universales se han unido en mente y cuerpo, declaro y ordeno que cada uno luche para alcanzar la era de la soberanía de un solo ideal, del mundo unido del Chon Il Guk centrado en la liberación del Reino de los Cielos. Oro que nos permita cumplir todos nuestros anhelos. Le informo esto en el nombre de los Padres Verdaderos. ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén!