You are on page 1of 3

ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO 15ta. Asamblea Legislativa 1ra.

Sesión Ordinaria

CAMARA DE REPRESENTANTES

R. de la C. 2423
27 DE JUNIO DE 2005 Presentada por los representantes Aponte Hernández, Méndez Núñez, Jiménez Cruz, Ruiz Class, Ramos Rivera, Bonilla Feliciano, Bulerín Ramos, Chico Vega, Cintrón Rodríguez, Colón Ruiz, Concepción Hernández, Crespo Arroyo, del Valle Colón, Fernández Rodríguez, González Colón, González Rodríguez, Jiménez Negrón, Márquez García, Molina Rodríguez, Navarro Suárez, Peña Rosa, Pérez Ortiz, Pérez Otero, Ramírez Rivera, Ramos Peña, Rivera Aquino, Rivera Guerra, Rivera Ortega, Rivera Ramírez, Rodríguez Aguiló, Silva Delgado y Torres Calderón. Referida a la Comisión de Asuntos Internos

RESOLUCION
Para testimoniar el más profundo pesar de la Cámara de Representantes de Puerto Rico por el fallecimiento del Lcdo. Carmelo Ávila Medina, quien fue miembro de este Cuerpo entre los años 1945 y 1952, como también de la Asamblea Constituyente. EXPOSICION DE MOTIVOS El licenciado Carmelo Ávila Medina fue un servidor público por excelencia, perteneciente a una generación de puertorriqueños que dejaron un legado impresionante y longevo para el beneficio de todos los puertorriqueños. Este insigne abogado y servidor público nació en el Barrio Chupacallos del Municipio de Ceiba en 1919. A los veinticinco años es electo a la Cámara de Representantes bajo la insignia del Partido Popular Democrático por el entonces Distrito Representativo Número 33, que comprendía los municipios de Ceiba, Naguabo y Las Piedras. Como tal, don Carmelo Ávila Medina pasó a convertirse en la persona más joven que resultare electa a la Cámara de Representantes, logro del cual aún este mismo año fue resaltado por nuestros medios de comunicación. Una vez representante, este joven político laboró arduamente en beneficio de sus constituyentes, luchando para ser verdadero instrumento en la meta de brindar progreso y justicia social a sus conciudadanos. Este espíritu de digno servidor público lo llevó a buscar todos los medios disponibles para que otros jóvenes de su distrito pudieran también tener oportunidades de

2 estudios y trabajo a la par con sus conocimientos y metas profesionales. Uno de éstos lo fue don Miguel Hernández Agosto, para quien don Carmelo Ávila Medina fue instrumental al encaminarlo en sus estudios como agrimensor y en el ejemplo que le dió de lo que es ser un verdadero servidor público. Simultáneamente, con sus labores en la Cámara de Representantes, este joven también emprendió estudios de derecho en la Universidad de Puerto Rico, llevándolo a graduarse como abogado en 1947. Un año después, aspira nuevamente a la reelección y resulta victorioso. Durante ese cuatrienio brindó fiel apoyo a las iniciativas del Partido Popular Democrático; particularmente, al esfuerzo por brindarle a nuestro Pueblo una Constitución que rigiera nuestros asuntos internos. Como tal resulta electo a la Asamblea Constituyente. El legado de estos puertorriqueños que, junto a él, laboraron arduamente es conocido por todos. Su esfuerzo fue uno que, en gran medida, cruzó líneas partidistas según siempre nos recordaba don Luis A. Ferré, al igual que muchos otros de sus compañeros que al día de hoy ya moran con el Todopoderoso. Por tanto, futuras generaciones de puertorriqueños han gozado de las bondades y los derechos que emanan de esa Carta Magna de la que el licenciado Ávila Medina fue uno de sus ilustres autores. Sin embargo, como son las cosas en la vida, el licenciado Carmelo Ávila fue derrotado en primarias en 1952, razón por lo cual abandona para siempre su carrera política al finalizar dicha Asamblea Legislativa en diciembre de 1952. No obstante, a partir de entonces emprende una prestigiosa carrera como abogado por cincuenta y siete años y medio que le llevó a servirle a su Pueblo en esa otra importante faceta. A esos efectos, se especializó en el área civil, particularmente en la práctica de daños y perjuicios y la notaria. Esta última práctica la continuó ejerciendo hasta el 17 de abril de 2005, cuando entra al hospital por sus padecimientos de salud. La trayectoria de éste ilustre puertorriqueño objeto de numerosos logros y de rica experiencia, lo hace digno de ser recordado con aprecio y agradecimiento por todos los puertorriqueños. Es por tanto que esta Cámara de Representantes expresa su más profundo sentir por el fallecimiento del licenciado Carmelo Ávila Medina y entiende pertinente hacer, mediante esta Resolución, un merecido reconocimiento póstumo. RESUELVESE POR LA CAMARA DE REPRESENTANTES DE PUERTO RICO: 1 2 3 4 5 Sección 1.-Se testimonia el más profundo pesar de la Cámara de Representantes de Puerto Rico por el fallecimiento del Lcdo. Carmelo Ávila Medina, quien fue miembro de este Cuerpo entre los años 1945 y 1952, como también de la Asamblea Constituyente. Sección 2.-Copia de esta Resolución en forma de pergamino se le hará entrega a la familia del licenciado Carmelo Ávila Medina y a los medios de comunicación.

3 1 Sección 3.-Esta Resolución comenzará a regir inmediatamente después de su aprobación.