You are on page 1of 10

Articulación entre el Museo en Ciencias de la Salud y los Ingresantes de la Escuela de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la U.N.C.

Julio Melián* y Paola Franco ** *Museo en Ciencias de la Salud – Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Córdoba. **Programa de Museos (PROMU), Secretaría de Ciencia y Técnica, (SeCyT); Secretaría de Extensión Universitaria (S.E.U) Universidad Nacional de Córdoba. E-mail: cienciasdelasaludmuseo@gmail.com Teléfono: 0351- 4337014 Int.112

Los ingresantes a la carrera de Bibliotecología traen muchas expectativas con respecto a esta profesión, debido a estas inquietudes desde hace cuatro años los alumnos de esta disciplina visitan el Museo en Ciencias de la Salud (MCS) como parte de las actividades del curso de nivelación, realizando y observando las diferentes tareas que le competen a un profesional que se desempeña en estas Unidades de Información.

El curso de Nivelación se dicta durante el mes de Febrero y tiene como función introducirlos en el mundo de la bibliotecología y de la biblioteca. Como docente de este curso se implementó un trabajo integrador donde los alumnos tomaran contacto directamente con la organización de una biblioteca de un museo. El trabajo realizado se dividió en las siguientes etapas: A) el trabajo comenzó con el expurgo o selección del material bibliográfico, separando lo referido a medicina y a la temática del museo, el resto del material que no mantenía relación con la temática de las ciencias de la salud y el

museo, se los transfirió a otras Bibliotecas de acuerdo a las temáticas, entre las que podemos mencionar: literatura española paso a forma parte de la colección de la Biblioteca de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), lo referido a historia Argentina, Americana y de Còrdoba, se transfirió a la Biblioteca del Museo Casa de la Reforma Universitaria de la U.N.C, el material de medicina contemporánea paso a formar de la Biblioteca del Museo de Anatomía Normal de la Facultad de Ciencias Médicas de a UNC. Otra parte del expurgo pasó en donación a una biblioteca comunitaria especializada en medicina.

En la siguiente etapa se hizo el relevamiento del total de las colecciones e inventario logrando a conocer el total del material que posee la biblioteca a la actualidad, concluyendo en 3.100 libros, 721 publicaciones periódicas, 170 tesis encuadernadas de los primeros médicos recibidos en la FCM de los años 1888 hasta 2006, 180 congresos, anales y trabajos científicos entre otros. Se organizo la hemeroteca y se clasifico el material de acuerdo a la temática correspondiente, se organizo la sección de congresos y publicaciones médicas por año. Se colocaron carteles indicadores en cada sección, además de separarse el material bibliográfico dañado incorporando a cada uno la ficha clínica para luego concluir con su restauración. Con respecto al material bibliográfico antiguo que data desde los siglos XVI

al XX, se logró separar los volúmenes dañados por distintos factores biológicos y naturales, de la bibliografía que se encuentra en muy buen estado de conservación.

Los ingresantes manifestaron interés en aprender cómo proceder en estos casos con materiales “enfermos”, lo cual condujo a dictar un curso de conservación en el museo, realizando posteriormente prácticas en limpieza del material bibliográfico. El curso - taller,

se imparte desde la introducción que reciben los ingresantes de bibliotecología en el museo bajo las temáticas relacionadas a disciplinas Museológicas y Bibliotecológicas. El curso fue implementado a partir de un taller de trabajo sistemático, el desarrollo de elementos conceptuales, reflexión y discusión con los participantes. Entre sus objetivos principales se espera:

Conocer los materiales, la tecnología y los procesos de deterioro de bienes culturales

Evaluar el estado de conservación de las colecciones y ser capaz de crear instrumento de visualización de los resultados

Planificar los estudios ambientales (clima, luz, polución) y establecer estrategias de luchas contra insectos, microorganismos, etc.

Redactar un plan de intervención en caso de siniestro con la colaboración de profesionales de seguridad y el cuerpo de bomberos. Seleccionar los locales y los tratamientos en caso de desastre.

  

Controlar el mantenimiento del edificio y establecer el calendario de limpieza Elaborar presupuesto Saber transmitir las acciones de prevención que se desarrollan en el interior de la institución así como su proyección al público para sensibilizarlos

Acciones desarrolladas Se inició la capacitación con un segmento teórico y otro práctico. En la parte teórica la temática desarrollada fue especificar los conceptos de preservación y conservación, puntualizar las diferencias entre los agentes que dañan la materia (biológicos, físicos y humanos), conocer materiales que se utilizan en la conservación preventiva como interiorizarse en sistemas alternativos para el control de plagas, humedad, temperatura y luz. Elaboración de un manual de procedimiento de preservación y conservación en bibliotecas y archivos. En la parte práctica se trabajó caracterizando los diversos tipos de papel, tipos de encuadernación, localización de agentes de deterioro, tipos de deterioro, diferentes tipos de formato, limpieza de fotos, documentos de archivo, libros y documentos encuadernados.

La conservación preventiva se está realizando mediante la limpieza mecánica o en seco, empleando materiales desde pinceletas de diferentes tamaños (pelo de marta), barbijos, guantes de látex, gafas, goma miga de pan, bisturí, guardapolvos, pipetas, adhesivo (almidón de trigo), agua destilada, papel tisú, fichas de diagnóstico para libros, documentos y fotos, myler de diferentes tamaños (material de poliéster transparente tereftalato de polietileno- estable, que se utiliza como barrera contra la humedad o para encapsular materiales), prensa, plegaderas y metilcelulosa (adhesivo recomendable para libros) entre otros.

El proceso comenzó dejando los libros por 48 hs en un espacio ventilado, luego se realiza la limpieza del material con el cepillado en seco, comenzando el mismo por la parte exterior del libro, en lomo, tapa y canto, pasando luego al interior realizando el mismo con la pinceleta desde el centro de la hoja hacia los bordes, intercalando las hojas limpias con papel tisú. Delimitamos el campo de trabajo para realizar esta acción con un papel limpio sin roturas de formato adecuado para el tamaño del material a limpiar. Asimismo esta documentación debe estar en un espacio separada del depósito donde se encuentra el resto del patrimonio documental de condiciones óptimas. Es importante planificar un área de conservación dentro de la institución para el adecuado tratamiento de colecciones atacadas por agentes de deterioro. El mayor porcentaje de libros y documentos tratados hasta el momento estaban dañados por agentes biológicos, es decir, hongos, bacterias e insectos provocando

descomposición del material: pudrición, cambios de color, manchas, costras, pequeños agujeros producidos por sustancias químicas, orificios y galerías, hundimiento y abultamiento de superficies, pérdidas de fragmentos, daños mecánicos por su movimiento (exfoliación, cavidades) y foxing (manchas de color rojizo que se presentan, notablemente, en los papeles de los años 1850 en adelante), esta característica se produce por la oxidación de las partículas metálicas presentes en el papel. El insecto bibliófago encontrado hasta el momento, es el Pececillo de plata (Lepisma saccarina). Este es un insecto que actúa en la oscuridad, en depósitos pocos iluminados y con poca ventilación, sobre todo si éstos espacios cuentan con humedad o lugares donde haya pérdida de agua. Siendo un insecto que actúa en la oscuridad, se convierte en un gran peligro para los depósitos de archivos y bibliotecas, en los que se suelen resguardar a los materiales bibliográficos y documentales de oxidación producida por la luz solar o artificial. (INTI, Celulosa y Papel. Boletín sobre Conservación y Restauración, 2010:3).

El espacio físico en el que se encontraban estos libros y documentos facilitó la proliferación de esta especie ya que brindaba los factores físicos y ambientales mencionados anteriormente. Otras causas de deterioro por agentes físicos encontrados son: desgarro (daño presente en los bordes de los documentos producidos por la aplicación de fuerzas de direcciones opuestas) y abrasión (daño físico superficial causado por el frotamiento de sustancias extrañas sobre una superficie más débil). Los documentos con signos de abrasión se tornan frágiles siendo propensos a las rupturas. A cierta cantidad de estos materiales se le hará un tratamiento de anoxia, este es un método de control de plaga de carácter no tóxico cuya acción consiste en la supresión total de oxígeno por la introducción de nitrógeno en una atmósfera controlada. La muerte se provoca por asfixia. De manera preliminar, podemos decir a partir de las tareas que llevamos realizando que el material se encontraba en un estado muy crítico. La causa de deterioro del material es debido a la falta de política de conservación en la unidad en que se encontraba ya que no tenía personal especializado (conservadores, restauradores), mobiliarios y en los espacios físicos en donde se encontraba (bajo mesadas cerrado, paredes con humedad, falta de ventilación) sumado a la falta de control periódico del patrimonio documental.

Los libros y documentos son acompañados por una historia clínica del libro o del documento remarcando descripción física, descripción patológica, fotos, datos

bibliográficos, descripción de daños y propuesta de restauración. Al finalizar estas acciones, los alumnos realizaron una la devolución al MCS concluyendo que la experiencia en el museo fue sumamente enriquecedora, corroborando que lo teórico siempre tiene que ir de la mano de la práctica. Hoy en día no solo el aprendizaje debe realizarse en lugares formales, sino también en lugares no formales donde muchas veces lo teórico puede ir acompañado de la práctica. Es importante comenzar a reveer esto en todas las Escuelas de Bibliotecología de Argentina, que la carrera no sea puramente teórica, también brindar herramientas a través del cursado, ni tampoco esperar a que el alumno llegue a su ultimo año y recién poder canalizar todo su aprendizaje en la Práctica Profesional, materia que se encuentra en la curricula de tercer año.

Bibliografía

Bergaglio, Carolina y Pené, Mónica. Conservación Preventiva en archivos y Bibliotecas. 2009. La Plata: Instituto Cultural de la Provincia de Bs As.

Flexes, Cristina. Preservación y conservación de documentos en papel y electrónicos. Apunte de cátedra de conservación y Preservación de la Escuela de Archivología. Universidad Nacional de Córdoba. 2009.

International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA). Primera Declaración de principios en torno a al tema de conservación del material documental. Revista IFLA Journal, Nro.5”. 1979.

INTI, Celulosa y Papel. Boletín sobre Conservación y Restauración. Buenos Aires. 2010. Meden, Susana. Curso electrónico de reparación y protección de libros. Buenos Aires: Fundación Patrimonio Histórico, 2004-2006.

Sanchez Hermámperez, Arsenio. Políticas de conservación en bibliotecas. Madrid: Arco/Libros, 1999.

Valgañon, Violeta. Biología aplicada a la conservación y restauración. Madrid: Ed. Síntesis, 2008.