You are on page 1of 4

BENDING

De todas las técnicas disponibles para la construcción de un solo pocas tienen un impacto tan dramático como el bending. En algunos casos puede incluso convertirse en un rasgo esencial del estilo de un guitarrista, siendo BB King un claro ejemplo de ello. Sin embargo, si no es ejecutado correctamente todo su potencial se vuelve en su contra. El bending consiste en seleccionar una nota y estirar la cuerda donde se encuentra para así obtener otra nota. De esta manera conseguimos llamar la atención hacia esta nueva nota de una manera que no sería posible si sólo la pulsáramos en la cuerda en la que está. El elemento esencial es que el bending esté bien afinado, pues si no es así su efecto puede ser desastroso. Lo primero que debemos de tener en cuenta es una correcta posición de la mano para poder ejecutarlo con éxito. El bending supone un esfuerzo para ésta debido a la resistencia que oponen las cuerdas, por lo que debemos colocar la mano de una manera que nos permita superar este obstáculo. Para ello colocaremos el dedo pulgar por encima del diapasón de modo que nos permita obtener un buen sostén para la mano y haremos el bending con el dedo anular, con los dedos índice y medio justo detrás dándole apoyo. De esta manera conseguiremos más fuerza, la cual nos ayudará en la afinación (Fig. 1). Fig. 1

El siguiente paso es tener claro en que notas podemos aplicar el bending. Las escalas pentatónicas forman la base sobre la que se construyen muchos solos de rock y blues y sobre ellas se utilizan a menudo bendings. En la Fig. 2 vemos la digitación de A menor pentatónica con tónica en sexta cuerda. Fig. 2

bending 2

A continuación vemos los bendings más comunes en esta posición (Fig 3). Recuerda que para una mejor ejecución es recomendable hacerlos con el dedo anular apoyado por los dedo índice y medio. Fig. 3

La extensión de la digitación de la escala pentatónica (Fig. 4) proporciona una nueva posición de bending que también es muy usual (Fig. 5). Fig. 6

Fig. 7

La afinación es el aspecto clave para que esta técnica funcione. Esta se puede practicar pulsando primero la nota a la cual queremos llegar y proceder con el bending a continuación. De esta manera el oído se familiariza con la nota a la que tiene que llegar y al mismo tiempo sirve de referencia para comprobar si se ha afinado correctamente. En la Fig. 8 hay un ejercicio diseñado para trabajar la afinación de la manera anteriormente expuesta. Cada nota se toca con un valor rítmico de una blanca inicialmente para dar tiempo a la transición. Hay que reseñar como la mano se ha de acostumbrar también a los cambios de tensión de las cuerdas, pues estos varían considerablemente dependiendo del traste y cuerda donde estemos trabajando.

bending 3

Fig. 8

El siguiente paso es empezar a incluir los bendings en nuestras frases. A continuación vienen una serie de ejemplos de cómo hacerlo (Fig. 9). Fig. 9

bending 4

La introducción de Johnny B. Goode de Chuck Berry es un ejemplo avanzado de la aplicación práctica de esta técnica (Fig.10). La frase de los compases cinco al ocho consiste en la repetición de una misma nota que se ejecuta alternado el cambio de posición y el uso del bending. Fig. 10