You are on page 1of 2

EL ROL DEL COMUNICADOR SOCIAL EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN.

La sociedad de la información es un concepto que ha pasado de lo mediático a ser la tendencia pues se encuentra en plena evolución y ha alcanzado en el mundo diversos niveles de desarrollo. Los cambios tecnológicos están transformando el entorno y el modus operandi de los profesionales de la comunicación. La información es hoy la materia prima y un factor esencial en los procesos productivos de toda índole y se ha incrementado la capacidad de producir, procesar y almacenar los contenidos informacionales a través de la digitalización. Por lo tanto, se vuelve imprescindible plantear cuál es el papel que los profesionales de la comunicación, tanto en la actividad periodística como en el ámbito organizacional; cómo estas actividades se llevan a cabo en la sociedad de la información; y cuáles son las competencias que un comunicador debe poseer a la hora de desenvolverse con eficacia como profesionales. La aplicación de la electricidad a las comunicaciones y la difusión del lenguaje digital han contribuido a la transformación y expansión velocísima del sistema de comunicación humana que no tiene precedentes en la historia. Esto ha logrado que se alteren las nociones de distancia, tiempo y realidad, debido a las nuevas formas de medios que sólo recientemente han emergido y se han difundido por el mundo. Lo que hoy conocemos como Internet, que en un tiempo fue un dominio reservado a investigadores y científicos, se ha convertido en un vasto sistema de comunicación global, usado por millones de personas en todo el mundo, tanto para objetivos académicos como comerciales. Es decir la democratización global de la información traducida en conocimiento para todos los habitantes o ciudadanos del mundo ya que ningún gobierno o ente comercial es dueño de la red. Cambios sociales, políticos, económicos entre los distintos actores como los gobiernos y las instituciones que están aprendiendo a relacionarse con los ciudadanos a través del ciberespacio. Aquéllas organizaciones que no están presentes en la web comienzan a sentir una carencia en la comunicación con sus ciudadanos, especialmente aquellos medios masivos vulnerables a desaparecer físicamente y adoptar la Web como canal de distribución definitivo. Adaptarse o morir es la consigna de los vanguardistas. Se augura que los medios de comunicación necesitarán nuevas generaciones de periodistas con un mix de habilidades tradicionales e innovadoras, capaces de trabajar con textos, fotos, gráficos, audio y video, pues los nuevos lectores son audio-visuales y si no tomamos en cuenta estos factores los vamos s perder con facilidad. Los nuevos desafíos que coexisten como el exceso de información en la red, los comunicadores deberán conocer bien cuáles son las reglas del juego que les plantea Internet. Y este juego consiste de cierta manera, en seleccionar una información abundante, siendo estricto con la calidad de la información. La tecnología ayuda al trabajo y a su correcta organización, por tal habrá que aprender a conocer este nuevo medio que, a la vez, no deja de ser desconcertante. La comunicación institucional a su vez es una función integral de la organización y determinar qué medio de comunicación puede ser más adecuado para la obtención de los resultados esperados, depende del análisis cuidadoso que el comunicador organizacional realice. Los programas y actividades de comunicación que se lleven a cabo deben responder a objetivos que determinan estrategias y tiempos de cumplimiento. Será necesario definir cuál es esa estrategia,

de acuerdo a los niveles de comunicación que las empresas estén dispuestas a comunicar y el medio por el cual se quieran dar a conocer con coherencia en función a la misión y visión de la organización. • BULLÓN. publicidad. entre otras actividades. a través de una clara estrategia comunicacional. administración. Además. En conclusión. Martín: Sociedad de la información: proyecto. Por una parte. Bibliografía • BECERRA. deberá determinar cuáles son los posibles niveles de navegación en la página web de la empresa. De esta manera. Los desafíos del comunicador deberá plantearse cómo desarrollar y mejorar la imagen interna/externa de una institución a través de las tecnologías de la información y analizar su impacto en la sociedad. el comunicador institucional deberá incluir las competencias contemporáneas para desarrollar las labores de coordinación y organización de la comunicación de una empresa y la sociedad sobre comunicada. uniformidad en la imagen y aprovechamiento al máximo de los recursos físicos y humanos. para poder integrarlos en un plan global de comunicación. El arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje.tomando como punto de partida la imagen que la organización desea evocar hacia dentro y hacia fuera. segmentada y apática de publicidad. . Peter: La quinta disciplina. observamos que desempeñarse en el campo de las instituciones requiere de especialización. Por otra parte. se vuelve necesario conocer los códigos y el campo específico de acción y de cada disciplina. Piedad: La prensa frente a las nuevas tecnologías. de acuerdo con su propia cultura institucional. • SENGE. habrá coherencia en los programas. convergencia y divergencia. eliminar los posibles distractores que capten la atención innecesaria del usuario o cliente y trabajar siempre en conjunto con los directivos de la organización para poder posicionar estratégicamente una imagen positiva de la institución. se trata de una disciplina integradora. Además implementar las estrategias discursivas adecuadas para incentivar el trabajo en equipo y consolidar una imagen cohesionada de la organización. las relaciones públicas. Por lo tanto. Marcela: Balances y perspectivas de la comunicación organizacional. • RÍOS. Será su deber incorporar en su plan estratégico de imagen y comunicación la posibilidad de crear un equipo de trabajo de diseño de páginas webs para organizaciones. que incluye el trabajo interdisciplinario con profesionales del diseño. etc.