You are on page 1of 1

Vaguedad de Endicott - Los recursos lingüísticos y no lingüísticos del Derecho son frecuentemente vagos.

(9 pdf) - La prosecución de la justicia y del ideal del imperio de la ley no dependen de que los requisitos del Derecho estén determinados [no vagos] en todos los casos. (9 pdf) - El Derecho es comúnmente vago, de modo que las exigencias del Derecho en los casos particulares son con frecuencia indeterminadas (tesis de la indeterminación, p. 22). - ...los sistemas jurídicos necesariamente incluyen leyes vagas. Cuando el Derecho es vago, el resultado que se obtiene es que los derechos, los deberes y las facultades jurídicas de las personas son indeterminados en algunos (no en todos) los casos (p. 22). - Las controversias producto de la tesis de la indeterminación se han centrado en uno de los dos rasgos característicos de la vaguedad: el hecho de que en algunos casos (los "casos marginales") surjan dudas y desacuerdos a causa de la aplicación de expresiones vagas. Lo que intento hacer en este libro es abordar estas controversias desde una nueva perspectiva, concentrándome en el que es el segundo rasgo característico de la vaguedad: el "principio de tolerancia". Las palabras vagas parecen tolerar diferencias que son triviales: por ejemplo, parece que un montón de arena seguirá siendo un montón aun en el caso de que se le detraiga l grano de arena (o, como puede verse en otros ejemplos, parece que nadie se hará calvo porque pierda 1 cabello, o que ningún mar se convertirá en un océano porque le caiga 1 gota de lluvia, etcétera). La "paradoja de sorites" o paradoja del montón resulta ser un argumento que aplica repetidamente un principio de este tipo, aparentemente sólido, hasta que llega a la conclusión falsa de que, por ejemplo, existe un montón de arena aun cuando todos los granos de arena han sido retirados. (22) - El Capítulo 2 establece cuál es la base del libro rechazando la idea incoherente de que la aplicación del lenguaje es radicalmente indeterminada. Espero que el Capitulo 2 deje bien claro que la tesis de indeterminación que defiendo y discuto no es una tesis excéptica: pues, a diferencia de las tesis radicales sobre la indeterminación, mi posición no pone en duda el sentido de la práctica del Derecho, o la importancia de los enunciados en el Derecho (22). - La vaguedad de "orden superior" (la vaguedad de expresiones como "caso claro" y "caso marginal") (23). - El Capítulo 5 examina más detalladamente la vaguedad de orden superior, señalando los problemas que plantea para los filósofos de la lógica que intentan resolver la paradoja de sorites. Sugiero que una comprensión de la vaguedad de orden superior proporciona razones para pensar que ninguna teoría debería buscar una solución a dicha paradoja: los argumentos que apoyan esta afirmación apelan a la idea de que no hay delimitaciones claras en la aplicación de las palabras vagas y al hecho de que una teoría que solucione la paradoja de sorites tiene, sin embargo, que postular delimitaciones precisas. - Se trata de la teoría epistémica sobre la vaguedad que afirma que existen delimitaciones precisas, pero incognoscibles en la aplicación de las expresiones vagas. (24) - ... la teoría epistémica se enfrenta y rechaza la tesis de que existen indeterminaciones en la aplicación del lenguaje vago. -... no sostengo que la vaguedad sea un rasgo estrictamente lingüístico del Derecho. De hecho, el libro no descansa en ninguna tesis sobre la relación entre el Derecho y el lenguaje. En estos puntos se debe hacer hincapié porque la vaguedad normalmente es pensada como un fenómeno lingüístico. (27)