You are on page 1of 44

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

La voluntad de Ser y Servir

“Rescatistas y Voluntarios Cerca de la Divinidad”

Herman Barrios Moreno 2012

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Índice
Introducción………………………………………………………………. Capitulo 1 La Voluntad y El Voluntariado…………………………………………….. Capítulo II El Deseo de Servir………………………………………………………… Capítulo III El Amor……………………………………………………………………. Capítulo IV El Deseo de Dejar Huellas………………………………………………… Capitulo V El Dolor y la Muerte………………………………………………………. Capítulo VI La Divinidad de Ser Distintos……………………………………………… Capítulo VII Héroes, Mitos y Leyendas…………………………………………………. Capítulo VIII Los Fatalistas Soñadores………………………………………………….. Capitulo IX El control y el descontrol………………………………………………….. Capitulo X El trabajo en Equipo………………………………………………………… Capitulo XI La Necesidad de ser Educados…………………………………………….. Capítulo XII La Familia………………………………………………….………………… Capitulo XIII La Sociedad………………………………………………………………… Capitulo XIV Reflexiones…………………………………………………………………

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Introducción Muchas veces me he preguntado por qué y para qué escribir este tipo de libros, a veces son odiosos y tantas otras molestos para el lector, a veces ni siquiera vale la pena publicar o difundir este tipo de literatura, que según yo entiendo, debe ser calificada por eruditos en su forma literaria, yo no le temo ni a la crítica ni a los malos comentarios, la verdad es que escribir es una necesidad ya sea poemas, cuentos, ensayos o interminables novelas, es una necesidad constante, una forma de describir nuestras verdades y nuestras historias, reflejándolas en las inocentes letras. Pero a muchos le gustará la forma o no en la que escribo, pero de algo estoy seguro, en algo se podrán reflejar, se podrán ver en los errores y en sus aciertos, podrán saber que existen y que son ejemplos de amor muchos de sus actos, pero créame yo no escribí esto para que usted se sintiera cómodo con mis palabras, más bien este libro nace en la crítica, nace en un afán de descubrir a estos seres odiosos que están destruyendo nuestras vidas, aquellos seres de seño fruncido que de mala manera muchas veces los catalogamos como inteligentes y sabios, mire la tontería, este libro nace con la idea de proyectar una mirada alegre, una mirada real, pero alegre de lo que hacemos los rescatistas y voluntarios de gran parte del país, esa es nuestra realidad: falta de recursos, sueños, ideas, críticas, lucha de egos, clanes, dolores y sobre todo relaciones interpersonales, pero esto es lo que elegimos nosotros, seres estructurados y analíticos, nos enfrentamos a la muerte y al dolor cada día, nosotros que creíamos en la gratificación y el reconocimiento de la sociedad nos encontramos en un mundo hermoso, pero duro, con personas inteligentes, grandes líderes, pero también, con odios y escaso pensamiento analítico y reflexivo, este libro tiene como objetivo que se trace una mirada vigilante, que usted se identifique con algún personaje y lo desarrolle, o simplemente lo observe, que sea capaz de tomar esta decisión, pero también, este libro se escribe con la dura y compleja misión de generar cambios, debemos producir cambios profundos en nuestros equipos de rescate y voluntariado, bajo mi punto de vista estamos al borde de una crisis, y no porque fallaremos en la atención de la emergencia o en otras labores,
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

eso no pasará jamás, siempre tendremos la fuerza para ayudar y salir adelante como grupo o como institución, la crisis a la que me refiero es una crisis existencial en los miembros de estos equipos, en saber qué somos y cómo nos proyectamos, cómo creemos en lo que hacemos, dónde están los ideales y cómo los fortalecemos, en esa crisis estamos cayendo, debemos hacer miradas introspectivas, este libro no viene a cambiar nada, más aún cuando reconocer esta crisis ya es un problema, la verdad para usted que lee este libro, no existe la forma de evitar un colapso, debemos como personas racionales intentar que ese colapso sea breve y que nos fortalezca, nunca tendremos un colapso múltiple que afecte al total de los voluntarios y rescatistas, pero sí un colapso personal donde nos cuestionaremos nuestra voluntad de servir, para eso escribo este libro, no como una mirada obscura a este hermoso mundo del rescate, sino como una mirada futurista y bella, donde podremos corregir nuestros temores, caminos y avanzar fortalecidos en esta decisión de ser y servir.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo I La Voluntad Desde hace muchos años me venía preguntando sobre la voluntad y su indiscutible nexo con el voluntariado, me había preguntado su relación con el sistema nervioso, simpático, o su diferencia con los sistemas vegetativos, entonces luego de mucho leer e investigar me di cuenta que mis preguntas apuntaban a otro lugar, no a una conclusión científica o una respuesta dada por un experto, donde aparecieran palabras complejas, como pre sináptica o post-sináptica u otras que si bien son parte de la respuesta que se busca no merecen una mayor interpretación por mortales simples como yo. Yo buscaba saber sobre la voluntad, esa que nos motiva cada mañana al despertar o se mezcla muchas veces con la costumbre o el hábito, yo en mi ignorancia y en mi falta de poder de interpretación confundí mi voluntad con la forma diaria de vivir, esa impuesta por padres en la crianza o esa auto impuesta por las condiciones de vidas que muchas veces nos tocan, saber sobre la voluntad es saber mirar en el interior de cada uno de nosotros, es tener claridad porque lo hacemos, la voluntad es, sin duda un regalo divino, no quisiera que este libro se enfocara y se mal interpretara con religión o teología, la divinidad, la fe y la creencia son sin duda conceptos y no grandes conglomerados para vivir, yo me preguntaba sobre la voluntad y ese afán de ignorarla que tenemos los seres humanos, como un montón de afanes destructivos que nos impiden muchas veces ser felices o ser plenos, había tantas preguntas en cómo se manifiesta la voluntad o cómo se expresa en nosotros, muchos me dijeron que la voluntad es el deseo simple de querer y hacer, que muchas veces se ve limitada a las prohibiciones de vida social o comunitaria, pero yo no buscaba una respuesta basada en la constitución o en la religión, la voluntad, como tal, debía ser algo mayor, una vez escuché por ahí, quizás en una película o en un grupo de conversación que la voluntad nace con el ser humano y muere con él, aunque me pareció hasta de una lógica básica, luego con el tiempo entendí la razón de esa frase u oración, nace en nosotros y muere en nosotros, no con la muerte física del cuerpo, de esa que nos lleva a otros lugares o nos impide la vida, ¡no! a eso no se refería, sino más bien reseñaba sobre la muerte de la voluntad, cuando se ignora y se deja pasar en el tiempo como muchas veces dejamos pasar los sueños y creamos en nosotros seres infelices, haciendo lo que no nos gusta y viviendo vidas ajenas impuestas por sistemas que creemos
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

inviolables, ignorar nuestra voluntad tiene consecuencias dramáticas, pero más allá de evaluar esas consecuencias a mi juicio lo más grave es dejar nuestra voluntad encerrada en una habitación de nuestro corazón o nuestra mente, porque aunque la ignoremos sabemos que está ahí, y eso nos torna seres irracionales e incomprensiblemente casi máquinas esquematizadas y controladas, siendo eso, la mayor de las ironías. Pero ¿Qué es la voluntad?, la voluntad es la capacidad que tenemos cada uno de nosotros de dar un primer paso, de decir, lo haré, la voluntad como dije antes, es lo más cercano a la divinidad, porque nos entrega las herramientas básicas para cambiar nuestras vidas y hacer de ellas lo que realmente queremos. Una prestigiosa psicóloga habla de la voluntad en uno de sus libros, y la sub nombra como fuerza de voluntad, y la define como “aquella que lleva a pulir el alma frente a las dificultades, lo que nos permite valorar el fruto de un trabajo bien hecho y entender que lo que de verdad se disfruta en la vida es lo que nos ha costado”, sin embargo y sin estar en desacuerdo con esta descripción yo entiendo la voluntad ya, como la fuerza, como el deseo, sin importar lo que convoca o lo que propone, solo el deseo, entonces y amparado en las palabras de Pilar Sordo, basta la voluntad para ser feliz. Este cuestionamiento tan largo y tan difícil encontraba por fin una explicación real, la voluntad es también querer ser feliz, y ser feliz es hacer lo que queremos y no me refiero al libertinaje, si no a hacer lo que nos llena el alma, esa alma que no figura en los libros de biología ni de ciencias, el alma que nos indica, sin ser tangible que somos más de lo que se refleja, entonces si la voluntad es el primer paso para ser feliz y ser feliz es hacer lo que queremos , lo que nos llena y nos da placidez, entonces ahí es donde se une con el voluntariado. En cierta película americana ambientada en los años 40, en una etapa difícil para el mundo en general, una frase me llamó la atención, esta rezaba lo siguiente “Nada iguala la fuerza de un voluntario” esta oración muy cierta por lo demás nos indica o nos cuenta que un voluntario es un ser con una fuerza inconmensurable, capaz de actos heroicos y nobles, capaz de servir con tal fuerza que podrían cambiar el mundo si así lo quisieran. Pero más allá del razonamiento convincente que se da en épocas de dificultad, yo apelo a la voluntad y al voluntariado del alma, al que entrega la satisfacción, esa satisfacción que sólo entenderán aquellos que después de haber servido, caminan a sus hogares con la sonrisa en el alma y el
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

corazón bombeando un líquido que ha dejado de ser sangre y se ha convertido el algo llamado gratificación, esa que no espera el reconocimiento ni el aplauso, esa satisfacción personal y única tan privada que nos hace seres “felices”. Quisiera terminar este capítulo indicando la convicción del voluntariado en su gran dimensión, en los miles de jóvenes y adultos que por “voluntad” es decir por amor, sacrifican sus espacios , sus recursos y su vida por el bien de otros, que sería de nuestro país si no fuera por aquellos que recolectan ropa por las calles cuando los temporales o terremotos nos azotan, o aquellos que ingresan a los incendios a riesgo de su vida por salvar personas o bienes, o aquellos que cuidan la salud de otros, que sería de este país sin estos seres invisibles, sin estos hombres y mujeres de VOLUNTAD, hombres y mujeres de AMOR, en palabras simples voluntarios…

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo II El Deseo de Servir La voluntad nos convoca, el voluntariado nos une, pero desear servir, abarca más allá, profundiza, es más analítico e inclusive más absurdo cuando se piensa, pero servir, o desear servir es en esencia la calificación, es decir, lo específico donde se concentra, lo que se hará y como se hará, eso es servir, la esquematización del voluntariado, de la voluntad, ya que estas son energías puras, ganas de hacer, pero servir la canaliza, desear servir, es sin duda el arte más difícil de cumplir, porque muchas veces servir, afecta hasta la dignidad si se mira de un ángulo distinto de quien sirve. Este capítulo, ha sido difícil de escribir, pensarlo, tomar notas, analizar, comparar, pero luego me di cuenta que sólo giraba en un concepto sencillo, manoseado, sí, muy manoseado, por lo general por los políticos u otros con afanes similares, hemos escuchado muchas veces a estos personajes decir: “vengo a servir y no ser servido” o “el servir es lo que me mueve” y tantas otras frases clichés, quizás por eso, me costaba ta nto escribir sobre este tema, aunque estaba muy claro en mi mente, quizás sentía temor, que usted a leer esto sintiera en mis escritos afanes proselitistas y que desviara su atención, pero entendí después que debía pensar en algo más profundo, no en la crítica, porque de todas formas este es un libro de críticas, que podría generar molestias o desacuerdos, entonces que alguien pensara que mis afanes son políticos sería el menor de mis males. Servir, es sin duda el más complejo de los actos de los seres humanos, no por la dificultad de lo emprendido, sino más bien, queridos amigos, por que servir anula la esencia del ser humano actual , alguien estará de acuerdo o no, pero en esta época donde nos concentramos en una carrera vertiginosa por tener y acumular, donde ya no importa el ser humano que camina a tu lado, o el dolor de otros, donde la visualización de la sociedad es obscura, donde la personificación no existe, porque ya no nos conocemos por nuestro nombres sino mas bien por lo que tenemos, o por lo que creemos que son otros, servir, es un acto de humildad, es una reverencia a la sociedad, porque nos obliga a pensar en el otro en ver los ojos del otro, en saber que existen y aunque parezca torpe lo que digo, nos obliga a saber su nombre y cuando uno sabe el nombre de quien está al frente se compromete y crea un nexo de respeto, y se compromete porque ese alguien ha dejado de ser un número, o un paciente o una víctima y se ha convertido, en Juana, Luis y Mario, y Juan Luis y Mario,
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

tienen familia, hijos, madres, padres y esa familia forma parte del mundo donde caminamos, de ese mundo del cual nos quejamos tanto y por el cual hacemos tan poco., que un rescatista lo diga, que cuando sale de su cuartel de bombero a un accidente vehicular con personas atrapadas, sólo piensa en hacer bien su trabajo, en realizar correctamente para lo cual fue preparado, pero cuando llega y se encuentra con la mirada perdida de quien solicita ayuda, su ayuda, cuando ve sus ojos y pregunta su nombre y él dice el suyo se crea un nexo indestructible, la víctima ha dejado de ser víctima, ahora tiene un nombre y además ella sabe el tuyo y se crea ese famoso acto, llamado soporte, eso es servir, porque ya no es un trabajo, ya es un compromiso, se unen las manos y las miradas y no importa nada, no existe el cuestionamiento, si fue responsable o no, si es pobre o es rico, si es drogadicto o alcohólico o si es de izquierda o derecha, nada de eso importa, el rescatista y la víctima ahora son uno. Él está sirviendo al prójimo. El deseo de servir, es algo valioso, es más valioso que el voluntariado en sí mismo, o que la voluntad, o que la caridad, servir, es poner nuestra vida por la de otros, servir es un acto poderoso que supera la gratuidad, porque lo digo,,, un análisis simple a una mirada a nuestra sociedad que cree que se desarrolla, nos da la respuesta, el colapso de las cárceles, donde seres humanos viven hacinados, la educación y la salud, son tres ejemplos claros de servir, recuerdo que hace algunos años, los funcionarios penitenciarios se parapetaron en sus unidades con armas exigiendo mejoras, y mire usted de las mejoras que solicitaban solo el 10% exigían remuneración, el resto eran: mejores instalaciones, lugares dignos donde habitar, mejores baños, mejores camas, sin embargo las exigencias no eran sólo para ellos, si no para esos seres humanos que privados de libertad debían dormir en lugares tan bajos, que aunque parezca fuerte decirlo, muchos de los perros de las personas que leerán este libro tienen mejores lugares. En la salud otro ejemplo claro, donde hemos visto a funcionarios con sueldos indignos protestando porque no hay camas para los pacientes, o porque sus servicios están colapsados, eso es servir, los funcionarios penitenciarios y de la salud luchan a través de estas protestas para conseguir mejoras y beneficios para personas que para ellos tienen nombres, familia, sueños y sufrimientos, si alguien me puede decir que esto no es servir, si alguien me puede explicar que lo haga, pero yo veo en los ojos de un profesor, el compromiso, el amor a su trabajo y eso, es deseo de servir, donde supera la gratuidad, porque muchas veces pensamos que los bomberos y ONGs, son aquellos donde radica el deseo
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

de servir, porque su trabajo es sin costo, porque muchas veces solventan su propios gastos, pero aquí hay ejemplos claros, cuando un profesor ve el talento en los niños y no puede hacer nada, porque la estructura educacional lo impide, entonces nace el deseo de servir, cuando nosotros como seres humanos y personas comprometidas, dejamos la caridad a un lado y tomamos un compromiso mayor con algo o alguien, entonces estamos sirviendo, cuando vemos en las noticias los voluntarios de bomberos atacando un incendio forestal o a un conductor de ambulancia sorteando el tráfico, vemos el deseo de servir. Hace por lo menos un año, asistí a un rescate minero, ya había dejado de pertenecer a la compañía que me vio nacer como bombero, sin embargo algo me motivaba a ir a estas emergencias, aquel día vi un acto hermoso, que me enseñó un poco más de este deseo inmenso de servir, un compañero, un rescatista minero, tomó su teléfono y habló con su familia, minutos antes de entrar a esa mina que había colapsado, quizás usted dirá que muchos lo hacen, y puede ser verdad, sin embargo, este hombre de la 5° compañía del Salado, se despidió y puso su vida en ese momento en pro de otros, en pro del amor, del compromiso, en pro, de su deseo de servir. El deseo de servir, puede ser tan sólo un concepto, puede inclusive que usted me catalogue como tonto, (aunque como repetía un compañero de trabajo, haciendo alusión a la película Fores Gump, tonto es aquel que hace tonterías) sería una tontería no pensar y no creer, que la mayor parte de lo que hacemos lo hacemos por otros, por un jefe, por una empresa, por nuestros hijos, por nuestra familia, entonces cuando hablamos del deseo de servir hablamos de la vida, de nuestra vida, servir es el acto más maravillosos que tiene un ser humano, porque es capaz de dar por el otro hasta su propia dignidad y esta vez no importa el ángulo o el prisma con que se mire, cuando el deseo de servir, nace en nuestros corazones entonces la vida tiene otro color.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo III El Amor El amor, ¿Algunos de ustedes no han sentido amor? Quizás la pregunta esté mal planteada o quizás se mal entienda, quizás, podríamos partir primero preguntándonos ¿qué es el amor?, Pablo Neruda, en sus diversos poemas y libros lo describió muy bien, también ese gran poeta Jorge Tellier, con sus palabras más simples y cercanas a la vida, yo no sabría decir bien qué es el amor, no porque no lo sepa, más bien por qué más que saberlo o escribirlo podría contextualizarlo, así es ¡ es mucho más fácil, contextualizar, y hacer ejemplos didácticos del amor, que escribirlo o desglosarlo. La poesía, la literatura, la religión, han utilizado esta palabra durante muchos años, y hemos aprendido a través de generaciones que el amor es lo que mueve al mundo, yo tengo una visión compleja del amor, difícil, durante muchos años me cuestioné mi capacidad de amar y recuerdo haberlo planteado a una psicóloga de nombre Francisca, siendo yo aún joven, en aquellos años, ingresé como rescatista a la armada de Chile en salvamento de Costa, y en la primera emergencia que me toca atender, acudo a un llamado en la playa grande de Chañaral, al llegar me uní a un salvavidas de nombre Juan, luego del rescate en un mar muy intranquilo y ya cansado, observo como Juan grita e insulta al joven que habíamos rescatado, pidiéndole explicaciones por ingresar a bañarse a lugares no autorizados, yo me di cuenta, en ese minuto que yo había ingresado al mar a rescatar a este joven, motivado por el amor, sí, por amor a lo que yo hacía, porque luego de ese rescate la calma y la tranquilidad a mí volvió, no era necesario gritar para que el mundo supiera mi enfado con la víctima, o que había sido quien la rescató, yo sólo me sentía feliz, desde aquel día nunca más me cuestioné mi capacidad de amar, amar entonces es mucho más que el deseo de idolatrar un Dios y formar familia, como muchas veces nos han hecho creer, amar se refleja en los actos al prójimo, amar es creer y sentir, amar es tan simple como mirar, eso es amor. El amor, amigos míos no es querer, no es el cariño o el afecto, aunque muchas veces se unen y caminan juntos, el amor, es la capacidad de estar sin saber por qué, de creer sin ver, de esperar sin que lo pidan, de dar la vida sin que te hayan juzgado a muerte, eso es el amor. ¿Cuántos de nosotros somos capaces de entregar amor cada día? Querer a alguien, se relaciona con la caricia, con el afecto, tocar, sentir, pero el amor no…. El amor está ahí, en nosotros es propio, uno puede querer o sentir por alguien mucho amor, pero el amor
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

nace en nosotros y muere en nosotros, el amor es aquel que une, es aquel que fusiona, es por eso que amar es un acto de unión, porque une todo, a cristianos y ateos, a los de izquierda y de derecha, a los de equipos rivales, el amor no es un sentimiento como muchos creen, el amor es el nombre real a los que hoy le llamamos vida. ¿Cuántos de nosotros demostramos el amor? Y ¿cómo?, cuando es tan simple, dar un beso a tu hijo en las mañanas antes de ir al colegio, eso es amor, dar un vaso de agua sin que te lo pidan, eso es amor, lavar la loza antes de que lo haga tu mujer, eso es amor, mirar a los ojos y sonreír eso es amor, porque el amor nace en uno, pero el amor son actos, cada día se debe demostrar amor, a través de actos cotidianos, pequeños sacrificios por quien dices amar, eso es amor, el amor no es basurear esa palabra con dichos absurdos y sin sentido que son imposibles, no te amo más porque te quiero bajar la luna, te amo más porque he puesto mi abrigo en tu espalda para protegerte del frio, eso es amor real, actos diarios, amor cotidiano, regalar una estrella es romanticismo, no amor, amor es el acto del respeto, el acto de la vida y la muerte, el amor es mucho más que una lágrima, el amor es evitarla, el amor es más que sentir pena y compasión por otro, eso es lástima, el amor evita el dolor y no daña, por que ha sido creado para eso, para otorgar sin esperar nada a cambio. El amor entrega, cuando ve un hombre corriendo para salvar a otro o una mujer intentar con su frágil cuerpo romper un muro para rescatar a alguien, eso es amor, por que nace en la voluntad, en el deseo de servir y se sustenta en el amor, porque la voluntad entrega fuerza, el deseo de servir te da la estructura y el amor te entrega la constancia y la fe que lo podrás lograr. Este triángulo maravilloso es lo que sustenta a muchos de los que hoy sin otro afán ingresan al mudo del voluntariado o del rescate. Voluntad-------------------------------- Deseo de Servir -------------------------------------Amor. El amor es inexistente cuando no se refleja en actos, por eso hay recordarlo cada día, es tan difícil de recordar y tan fácil de equivocar el camino, los actos son el reflejo del amor, no hay otra forma, ni las caricias , ni las palabras pueden reflejar amor, sólo los actos, quizás se preguntarán porque he nombrado el amor en este libro que más bien en un microchip para una elaborada máquina de rescate y rescatistas, que este libro se enfoca en ese mundo y no en el amor, pues bien, yo puedo responder eso
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

de manera simple o compleja, podría inclusive pasar al próximo capítulo y dejar esto en el aire, pero me obligo, he incluido este capítulo para que se entienda que al amor es la base de las uniones, nos une en pareja, nos une en familia, nos une las instituciones, y lo que es mejor nos une como personas, el amor no es propiedad de la familia o de una pareja, el amor es propiedad de quien quiera usarlo, y la forma más correcta de hacerlo es a través de actos consientes por el otro, eso es amor y por eso hoy lo incluyo, porque lo que hacemos los rescatistas y voluntarios se soporta es esta estructura invisible que nos da el ser y estar, cuando todos huyen y cuando todos corren, el amor.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo IV El Deseo de Dejar Huellas En una rutina de Coco Legran, y en un libro de Pilar Sordo, escuchaba y leía que uno como ser, viene a tres cosas a este mundo, una es a amar, la otra a dejar huellas y la otra a ser feliz, y me detuve a pensar en esto, todos aquellos que estamos en este mundo difícil del voluntariado y del rescate, ya sea en bomberos o en ONGs, y digo mundo difícil porque es necesario decirlo, quizás usted que lee este libro lo sabe, es parte de este mundo y si usted no es parte de este debe saberlo, es muy difícil pertenecer a este conglomerado de instituciones, no solo por que nace del voluntariado y se sustenta en pocos recursos, si no porque la vida aquí es dura, queremos hacer tantas cosas y no podemos, que por lo general nos frustramos y la frustración se transforma en un sentimiento muy agresivo, algunos con una resilencia automática y facilista, huyen, se van, sienten que su esfuerzo no es retribuido y deciden marcharse, otros manejan su frustración insistiendo y creyendo que son y deben seguir siendo parte de este cambio que debe producirse, es difícil, la “Sociedad” y ya hablaremos de ella, también se define como una condicionante para este mundo, pero lo cierto es que somos, aquellos que formamos este conjunto de instituciones los mayores responsables de que esto sea difícil, de que este mundo del rescate y el voluntariado sea aún más dificultoso, porque ya no basta que falte de todo, porque ya no es suficiente que tengamos que salir a las calles a pedir limosnas para tener recursos para darle una taza de té a un anciano indigente o comprar un equipo de estricación para rescatar de entre los fierros a un chico o a un hombre que bebió más de la cuenta, ahora nosotros parte de esto, lo complicamos más con egos y deseos de figuración personal, de poder, ohh¡¡¡ que complejo, el deseo del poder., Quise, créanme borrar las frases anteriores y me costó mucho tomar la decisión de continuar con este capítulo, hasta pensé en no incluirlo en libro, pero es mi verdad, lo observado, a veces y ya siendo tan difícil esta vida, nos empeñamos en hacerla más compleja, no estamos nunca dispuestos a ceder, nunca damos un poco de nosotros por el bien general, nuestros principios son solo el fin de lo que nos toca, si no es así, no hay apoyo, es hasta irónico escribir esto, yo que hablé de la voluntad, del deseo de servir, del amor, incluyendo a todos los que formamos parte en esta estructura maravillosa y hermosa del rescate y el voluntariado, que ahora hable del egoísmo y el centralismo personal, como si fueran parte también de esta pirámide que he nombrado, la verdad es que es así y aquí
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

viene la pregunta: ¿Cómo dejamos huellas? ¿Escribiendo nuestro nombre en la pared para que las generaciones posteriores lo alaben? ¿Escribimos nuestro nombre en la historia para ser recordado?, ¿eso es dejar huellas? No señores, dejar huellas es dejar caminos, marcar caminos para que otros los sigan sin importar si están o estarán en los mapas del consiente colectivo, dejar huellas es hacer lo correcto, por que hacer lo correcto es solo para valientes, de que le sirve a usted valiente rescatista entrar en un voraz incendio y salvar a un pequeño, si al día siguiente dice que lo hizo solo y se olvida de un grupo de gente que lo formó, que le enseño, desde que quien le enseño a caminar hasta quien le enseño a tomar un hacha, no lo hizo solo, fue parte de un proceso donde interactuó con personas, sintió afecto, dialogó, no es mejor persona por rescatar a un niño de entre las llamas, si se ha olvidado de sus formación y de su equipo! Podrá ser mejor rescatista ¡si! Pero mejor persona jamás, dejará una historia, una anécdota, pero no dejará huellas, nadie querrá seguir su camino, porque no hizo lo correcto, así de simple. Hacer lo correcto es conjugar la voluntad, el amor , el deseo de servir y poner todo eso en pro de un bien común y no de un bien personal, tanto que nos hace falta pensar en los demás y no tanto en nosotros mismos, ¿Cuándo pensaremos en que formamos patria y nación?... y que nuestros hijos vivirán en ella, dejar huellas es dejar caminos, y con egoísmos y afanes personales no lo podemos lograr, podremos haber apagado miles de incendios y haber alimentado a muchos ancianos, inclusive podremos haber salvado vidas, pero si nuestra historia se justifica en odios y egoísmos entonces nada de eso tiene valor. Debemos dejar huellas, marcas indelebles, primero en los nuestros, en nuestros hijos, siendo justos y luego en los demás y luego en la historia, hay que tener pies de plomo para dejar huellas y esos se compran con humildad con deseo de aprender, siendo justos y sobre todo teniendo conciencia comunitaria y social, porque si no somos capaces de entender y ver donde vivimos, con quien compartimos y peor aún si no somos capaces de respetar a nuestro prójimo diariamente hemos roto esta estructura bella que nos arrastró a esto, porque aún hay voluntad, aún hay deseo de servir, pero el amor por lo que hacemos, el amor como acto externalizado ha desaparecido, entonces ya no somos parte de un mundo, si no solo de nuestro mundo y cuando solo dejamos huellas en nuestro mundo, nadie las ve, solo nosotros y entramos en un estado de idolatría personal, creemos que hemos ganado el cielo y que somos perfectos a veces creemos que ni la muerte puede tocarnos, hay que tener cuidado de entrar
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

en ese convencimiento errado por que el camino que hemos trazado puede ser seguido por quienes más amamos. En el voluntariado y en rescate, es común encontrar este tipo de situaciones, sin embargo las instituciones se mantienen en pie por las personas, seguir un ideal, respetar las opiniones de los demás, ser correcto en las palabras, ser buenos compañeros, saber cómo se llama el hijo de tu compañero, si su silencio es dolor, hablar de tus dolores, enseñar, compartir tus experiencias, entregar lo que alguna vez aprendiste y ser humilde en eso, significa que estás dejando huellas. Dejar huella no tiene que ver con que tu nombre figure en los anales de una institución, dejar huella tiene que ver con que las personas te recuerden, no es que tu nombre figure en una placa de br once y las personas se pregunten “¿y éste quién era?“ Amar, y servir es dejar huellas. Que tu historia sea con la frente en alto, no importa cuántas veces te puedas equivocar, pero lo que no puedes hacer nunca, es dañar, lo que haces y sobre todo lo que amas, deja huellas con tus actos, que con tus actos entregas amor.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capitulo V El Dolor y La Muerte Un viejo amigo que ya no está decía en forma irónica que el dolor, era solo la forma de entender que algo te importa, yo nunca estuve totalmente de acuerdo con esa descripción, pero era su forma de ver las cosas, interesante para mí, él me explicaba que cuando haces algo siempre sabes que ese algo te causará dolor y sin embargo lo haces igual, yo creía en aquellos años que el dolor más bien era siempre físico, hasta ese entonces no había experimentado un dolor emocional potente, también leí en algún lado que el dolor era la forma de saber que existe el alma, porque muchas veces algo dentro te duele y no sabes qué., yo quiero ser sincero, los rescatistas y voluntarios de distintas áreas nos enfrentamos a muchas situaciones complejas y que nos entregan mucho dolor, y nótese que digo “entregan” como si fueran situaciones lógicas de dolor, el común de los rescatistas cree que sus obligaciones en el rescate ,es decir, incendios, rescates en terremotos y rescates vehicular, entregan mayor dolor que en otras instituciones o voluntariados, sin embargo hay que tener cuidado con esas apreciaciones por dos cosas fundamentales, la primera de ella, extensa e importante, es esa errada sensación del ser humano de creer que lo que nos pasa a nosotros es más importante, triste, doloroso y difícil que lo que les sucede a los demás, es verdad, muchas veces nos enfrentamos a situaciones que nos entregan un dolor enorme, las calificamos muchas veces como insoportables y cada uno de nosotros tiene la capacidad de superarlas de distintas maneras y tiempos, pero lo que es egoísmo puro es creer que solo nuestro dolor existe y que el mundo debe comprendernos más que a nadie y aquí nacen dos tipos de personas distintas , aquellas que enfrentan ese dolor con hidalguía y fuerza internalizándolo y compartiendo ese dolor solo con aquellos que él estima podrá ayudar a superar ese dolor y aquellos que victimizan ese dolor, es decir, lo proyectan, lo publican y lo traen puesto como ropas, los identificamos porque su mirada es analítica y su cabeza se inclina hacia un lado, siempre buscan un consuelo y una palabra de aliento y sin embargo nunca las escuchan, no toman en cuenta consejos y mucho menos desean salir de ese estado, muchas veces porque ese estado le trae grandes beneficios, ahora bien el dolor, es el dolor, yo soy de los que cree que existen miles de formas de enfrentarlo, tantas como personas en la tierra, claro, porque cada uno de nosotros es distinto en su esencia, y al ser distinto los dolores se expresan en forma distinta, la otra razón
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

fundamental para entender esto es que los rescatistas creemos que el dolor que nos entrega extraer una víctima de entre los fierros retorcidos de un vehículo es mayor al que siente una voluntaria de un hogar de ancianos cuando muere uno de ellos, esta medición sucede porque por lo general nunca nos ponemos en el lugar del otro, es decir, nuestra mirada es externa por lo tanto jamás sabemos lo que pasa internamente y como decía mi abuela, nadie sabe el centro de la olla más que el cucharón que la revuelve, esto se llama ser empático, pero pensemos…, imaginemos a una voluntaria de un hogar de ancianos, que llega una mañana cualquiera y se dirige a la cama de don Juan, hombre anciano que ella cuidó más de dos años, con el que compartió historias, sueños y más importante aún, afectos, y un día cualquiera, una mañana cualquiera, ya no está, se ha marchado, ha terminado su vida, ¿cómo podemos medir ese dolor?, cómo podemos comparar esos dolores, lo cierto es que los dolores y el dolor en sí, no se puede medir ni siquiera se puede dimensionar, no así el dolor físico que tiene una escala, pero el dolor de la perdida, el dolor de no poder hacer nada, el dolor de ver partir a quien amas, ese dolor no tiene forma de ser medido y como no tiene forma de ser medido, los rescatistas y voluntarios no enfrentamos a esta disyuntiva, si lo dejamos para nosotros o lo compartimos y si lo compartimos… ¿con quién? Y es allí donde fallan nuestras redes, porque un día nos enseñaron a usar un equipo autónomo, a conducir una máquina enorme, a que los incendios se apagan con ventilación no con inundación, pero nadie nos enseñó a enfrentar el dolor, nadie nos dijo que sin importar lo que hiciéramos la personas morirían, nadie nos dijo que mientras intentas salvar a alguien los ojos de hijos, hermanos y madres te observan pensando que tus actos le devolverán la vida, nadie nos enseñó que un rescatista y un voluntario son nexos para la muerte o la vida, estaremos ahí, más veces que nadie, y tendremos que acostumbrarnos a enfrentar ese dolor, es cierto, yo escuché eso muchas veces y créanme, aprendí con mucho sufrimiento lo que significa eso, pero hoy nos hemos puesto un título, un número, un apodo, hoy somos voluntarios en la tragedia, rescatistas, bomberos etc., eso somos, pero la verdad y sin importar de donde vengamos y a que institución pertenezcamos, tenemos un nombre, nos llamamos, María, Herman, Luis, o quizás, Pía, o Johana, y tenemos hijos, hermanos, madres, padres o simplemente amigos, y somos parte de un mundo y cuando nos quitamos el uniforme, el número o el apodo, somos seres vulnerables y el dolor sigue
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

ahí, nadie nos dijo alguna vez que alguien moriría en nuestros brazos, y tendremos ese dolor permanentemente. Quisiera contarles algo en forma muy personal, quizás como catarsis, hace mucho tiempo cuando yo bordeaba los 20 años de edad trabajé como salvavidas en una balneario de la tercera región, llamado Flamenco, recuerdo que por primera vez escuchaba hablar de la corriente del niño, ese verano tenía solo un compañero, Juan Luis Ubilla un gran rescatista acuático, las marejadas eran constantes y además muchos animales marinos se acercaban a la costa, un día domingo, cuando aún no iniciaba mis labores, un niño de entre 12 y 13 años corría desesperado hacia nuestro policlínico, gritaba que lo ayudáramos porque su padre se estaba ahogando cerca del balneario, yo corrí hacia él y me explicó la ubicación, mientras Juan Luis, tomaba una cuerdas y un salvavidas, corrimos hacia el sector, recuerdo que yo corría descalzo y las ramas típicas del norte me causaban mucho dolor en los pies, cuando logramos llegar al lugar que estaba a no menos de 5 minutos a gran velocidad de trote, vimos sobre una roca un hombre de edad avanzaba que se tomaba la cabeza con ambas manos moviéndola con gestos de negación y cada cierto rato miraba el mar, en ese momento nos dimos cuenta que el padre del niño ya había desaparecido, que de alguna extraña forma el mar lo había ocultado bajo sus aguas y que aquel anciano era su suegro que lamentaba el dolor de perderlo, luego de no más de 30 segundos paralizados nos acercamos al mar , era una zona compleja, con grandes rocas donde las olas golpeaban con fuerza, luego lo ubicamos enredado en el huiro, un bote de pescadores artesanales lo tomó y lo llevó a una caleta privada, corrimos al sector y cuando llegamos, la esposa de este hombre al ver mi vestimenta de salvavidas me toma por los hombros y me pide que le salve, la miro sin decir nada, me acerco al hombre bajo la atenta mirada de todos allí, y cuando comienzo con la reanimación me doy cuenta que en su cabeza hay una lección que sin duda fue la que le causó la muerte, quizás al caer de las rocas o al ser golpeado contra una de ellas por una ola, como sea ya estaba muerto, me había preparado para el rescate un buzo táctico de la armada, tenía cursos de primeros auxilios, había sido el primero en todas las pruebas, le había salvado la vida a 5 o 6 personas en difíciles condiciones de mar, sin embargo esta vez tenía que decirle a una mujer y sus hijos que su esposo y padre había muerto y no sabía cómo, pero eso no fue lo más difícil ese día, cuando levanté la vista mire a la mujer y vi sus ojos, ella entendió algún gesto corporal mío no lo sé, pero entendió que él había
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

muerto y vi en sus ojos un inmenso dolor, miré a sus hijos que al sentir el grito desgarrador de su madre lloraron desconsolados, aún recuerdo los ojos de esa mujer y los ojos de esos niños, me enfrentaba a la muerte por primera vez, muerte y dolor, yo antes había encontrado cuerpos en el mar, pero esta vez era distinto, yo sentí como ese dolor traspasó mi corazón, me sentí sin fuerza por varios días y sentía dolor, al recordar, no era mi responsabilidad, no era mi sector, pero era una vida y yo no pude hacer nada, cuestioné muchas cosas, falta de medios, quizás un bote de rescate, etc, pero lo cierto era que ese hombre no debió estar ahí y debió ser más prudente, sin embargo el dolor que yo sentía era por ellos, de alguna forma lo traspasaron a mí, y me tomó tiempo entender que la vida te puede golpear tan fácil y tan fuerte cuando menos lo esperas. Cuando como rescatistas o bomberos nos enfrentamos a situaciones de dolor o donde la muerte está cerca, nosotros somos el nexo con la vida para esas personas, no importa la edad que tengan, o la fuerza que tengan, son vulnerables ante el dolor y el rescatista o el cuidador o aquel que entrega el soporte vital es su conexión con el mundo, con la vida, las personas al borde de la muerte o en situaciones de gran estrés sufren un retroceso, buscan una figura fuerte y si pensamos en eso, al sufrir este retroceso su figura más cercana es la de los padres o de alguien que los crió o fue su protector cuando pequeños, es por eso en estas situaciones las personas llaman a sus padres o madres, esposos o esposas, por que buscan protección y nosotros como rescatistas vemos a estos seres muy vulnerables, y la esencia del ser humano siempre ha sido proteger a más débil y es así, cuando se mezclan un montón de sentimientos que en la suma nos provocan dolor, pero ahora la pregunta es ¿qué debemos hacer? ¿Cómo podemos superar el dolor? Cómo nos enfrentamos a la muerte? Yo no sé si existen recetas para esto, últimamente se ha hablado mucho sobre la psicología de la emergencia, de la resilencia etc., pero yo soy de los que cree que debemos trabajar en la educación y no solo en la capacitación, ya que esta última solo nos entrega competencia y habilidades, pero la educación nos forma para enfrentar, es decir, bajo mi punto de vista debemos educarnos y no solo tener talleres de psicología, esa mi opinión, sin embargo por lo pronto y teniendo como ejemplo la educación pública en Chile y entendiendo que son procesos largos y difíciles de llevar a cabo, existen técnicas que por lo pronto nos podrán ayudar a enfrentarnos a estas realidades, enfrentarnos al dolor, a la muerte y sobre todo enfrentar nuestros temores y miedos.
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Lo primero es crear conciencia de que es necesario hablar, sin que para todos sea algo extraño el hacerlo, debe ser parte fundamental del grupo de trabajo o equipo, el diálogo es la mejor forma de entregar calma o sentirla, que los equipos o grupos entiendan que sus encuentros son parte de esta estructura que los convoca, es el primer paso, hablar de los acontecimientos sin profundizar en ellos, entregará una visión general del estado del grupo, una persona debe ser el que conduzca estos diálogos, y aquí debo ser sincero, ser un líder de grupo o comandante, o capitán u oficial o director, los obliga a ser seres altamente preparados, y cuando nos preparamos debemos entender que las técnicas ayudarán a nuestro equipo o grupo, para esto hay que partir quitándose la idea de que solo los psicólogos pueden conducir estos encuentros, no es así, existen personas con años de experiencia capaces de mostrar las formas de hacer terapias de grupo, algunos que les importa el tema pueden tomar cursos básicos de manejo de grupos, psicología de la emergencia o manejo de crisis, el fin debe ser manejar un grupo guiarlo hacia donde queremos, expulsar sus temores y dolores que puedan expresarse para buscar no solo superar el dolor de los acontecimientos, si no mejorar como grupo o equipo, es importante para mí, mencionar que las personas que guíen estos grupos deben entender y comprender que son guías o lideres y no deben confundir tomando acciones de mayor complejidad con sus colegas o compañeros, estas personas en su preparación deben tener la capacidad de darse cuenta cuando sus colegas requieren apoyo profesional. Para terminar este capítulo, debemos comprender que el dolor y la frustración estarán siempre presente en nuestras vidas, debemos ser capaces de enfrentarla, cuando sea necesario o cuando usted así lo determine, cuando sienta las fuerzas y el deseo, debemos como rescatistas y personas que conformamos este mundo entender que la muerte siempre estará presente en nuestro oficio o trabajo o en nuestra elección de vida, nunca debemos sentir que no nos afecta la muerte o el dolor de otros, eso no es bueno, nos aleja de la vida y de la realidad, la muerte es lo único que tenemos claro para nosotros, no olvidemos eso jamás, disfrutemos nuestra vida, hagámosla hermosa y como sabemos que la muerte y el dolor están presentes y que puede ser también nuestro destino, no olvidemos al terminar este capítulo decir a quien queramos cuanto nos importan y lo mucho que los aman, no lo olviden.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo VI La Divinidad de Ser Distintos Hace algún tiempo, concentrado en internet noté un fenómeno que me llamo mucho la atención, en mi pagina de facebook tengo alrededor de 1000 “amigos” de los cuales el 90 porciento pertenecen a ONGs o bomberos voluntarios de toda Latinoamérica, y comencé a notar que estos amigos ponían mensajes en su muro o en fotografías de rescate, haciendo alusión a lo distinto que eran de los demás seres humanos, atribuyéndose casi dotes divinos, casi dioses o semi-dioses, seguí mirando y encontré frases únicas y dignas de ser analizadas, como “un bombero no le teme a la muerte” ,”los Bomberos somos Personas Especiales” solo si vieran lo que hago por lo demás entenderían mi pasión”, “un rescatista es un ser que sin temor busca la muerte por la vida de otros” vi también imágenes de Jesús Soportando un línea de agua, tomando una cuerda, entre otras. Me puse a pensar en eso durante mucho tiempo y recuerdo que lo comente con Oscar un Joven teniente de la Primera compañía de bomberos de Chañaral y un Bombero de Ñuñoa del cual no recuerdo su nombre, pero que es rescatista en minera Franke en la segunda región, y ambos coincidían en que no era bueno, en que no debía hacerse, sin embargo yo pensaba ¿qué era lo malo?, cuáles son las consecuencias de esto y una vez tuve la suerte de conversar con el Señor Cristian Araya Molina, quizás el padre de la psicología de la emergencia, en un curso al que asistí en la ciudad de Antofagasta, le pregunté: Don Cristian, ¿Qué cree usted que pasa con esas personas que escriben estas cosas poniéndose un nivel superior? Él me explicó que esto era parte de ese convencimiento que tienen las personas de hacer algo bien, yo en ese minuto le encontré mucha razón, debemos creer que somos capaces, convencernos de que podemos ser la solución a ciertos problemas, y cada vez encontré más razón y me dije que esto era muchas veces lo que nos daba el valor para entrar una mina derrumbada o a un incendio o a una estructura colapsada, este súper ego que nos trasforma en otras personas valientes y fuertes para enfrentar cosas que según creemos solo podemos hacer nosotros, entonces ahí me detuve un momento y re medite que no era correcto, porque si bien ha sido nuestra elección y nos preparamos para enfrentar la emergencia con habilidades y capacidades de equipo e individuales, el creer ser seres superiores solo nos puede llevar a tener un exceso de confianza en nuestras capacidades y sobrevalorarlas, entonces me pregunté: ¿Qué es lo que nos hace distintos?, ¿Qué es lo que nos eleva a un
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

sitial superior?, yo siempre supe que esto del rescate y de ser voluntario era complejo, que se debía tener convicción y fuerza, pero jamás pensé que era diferente, entonces que nos hace estar en un nivel superior sobre las personas, en que nos diferenciamos de un jardinero por ejemplo, que el hombre no corre a una casa en llamas, ¿Por eso es distinto?, ¿Por qué su nivel de riesgo es más bajo?, ¿Qué nos diferencia de un vendedor por ejemplo, que no entra a una mina derrumbada? Su nivel de riesgo de vida es menor verdad, y por eso, nosotros los rescatistas somos superiores, ¿Quién nos dijo que nuestros actos nos dan puntos de divinidad?, no amigos míos, los rescatistas somos y seremos personas, con nombres y apellidos, como aquellos que rescatamos, es verdad a veces hacemos cosas que muchos no se atreverían a hacer, nuestro nivel de riesgo de vida es mayor, pero no debemos olvidar mirar el mundo que nos rodea, todos en una sociedad somos seres únicos, distintos y fuertes, nunca olvidemos que el jardinero de Santiago por ejemplo, se levanta a las 5 de la mañana y camina por una población llena de drogadictos para llegar a un lugar tres horas más tarde y que regresa a su hogar en las noches o que un vendedor, maneja más de 4000 km semanales con el riesgo que es manejar, ¿Ustedes saben que se mueren más conductores que rescatistas, verdad?, es cierto, somos seres únicos, porque entregamos amor en nuestros actos, porque somos valerosos, porque dejamos todo por ayudar a otros, pero no somos más que otros, no, no lo somos, podremos ser grandes rescatistas, excelentes voluntarios, grandes solucionadores de problemas, pero al final del día, somos personas, somos hijos o padres, somos madres y trabajadores, no lo olvidemos. Creer que pertenecemos a un universo especial de seres especiales, con capacidades especiales, solo pondrá en riesgo nuestra vida y la de nuestro compañero, no debemos olvidarlo, debemos creer en nosotros, sí!! y con mucha fuerza ya que de nuestro esfuerzo y del trabajo en equipo conseguiremos el éxito, conseguiremos el objetivo que en su conjunto nos hemos impuesto, podemos ser distintos, si podemos, pero jamás seremos dioses, nunca tendremos la divinidad por ser distintos. Que lo que hacemos nos transforme en mejores personas, pero no en un nivel comparativo, no, mejores personas para crecer, para formar, para guiar, mejores personas para dejar huellas, para enseñar a amar, para servir al prójimo, ese es nuestro fin, somos voluntarios en el rescate y voluntarios ante la vida, no confundamos las cosas, no perdamos el norte de nuestra pasión, porque nos cambiarán la vida, la cara se llenará de
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

arrugas, se curvará la espalda y seguiremos siendo seres de pasión, que unió y nos condujo la voluntad, el deseo de servir y el amor, y cuando toque la hora de partir y en nuestras huellas existan otros pasos entonces quizás y solo quizás, podremos tener una pisca de divinidad, porque comparando tu vida con otras, tus habilidades con otras jamás serás feliz, y si no eres feliz no eres pleno, y si no eres pleno, no eres humilde para escuchar e inteligente para hablar y si no eres, no dejarás huellas y sin huellas, solo pasaste por este mundo nada más.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo VII Héroes, Mitos y Leyendas Este quizás fue el capítulo más difícil de este libro, debo reconocerlo, algunos no estarán de acuerdo y otros quizás sí, pero la validez de esto no tiene ningún sentido sin un autoanálisis comprensivo sobre nosotros, a mi juicio los héroes, los mitos y las leyendas han ido mermando los voluntariados y han dejado a muchos jóvenes fuera de este sistema hermoso que es servir, quizás aún no puedan entender a lo que me refiero pero voy a contextualizar, hace más de un año, viajaba desde la ciudad de Antofagasta a la ciudad de Copiapó junto a un gran rescatista, una persona con grandes habilidades y fuertes influencias en este mundo, y en virtud de algunas diferencias en la forma y en el fondo con la que hoy se entrena a los voluntarios de las ONGs y Bomberos, él me explicaba su punto de vista y yo defendía el mío con los argumentos que creía merecía la conversación, cuando la conversación cambió de tono, este hombre me comentó que muchas de las personas que hoy él capacita, lo declaran un mito, una leyenda, que muchos le agradecen que sea él quien los instruya y yo mantuve silencio durante muchos minutos sin saber que decir, luego agregué que admiraba sus conocimientos y que le agradecía la formación que me entregó en algún momento, después seguí desconcertado, durante mucho tiempo por estos comentarios, no sé bien si son reales o fueron autodenominados por el calor de aquella discusión, pero causaron en mí, una suerte de pensamiento autodestructivo, me cuestionaba mi poca inteligencia y mi capacidad de aprender, entonces puse atención en algo que venía estudiando hace alguno tiempo, sobre estos seres autodenominados Héroes, Instructores especialistas y expertos en diversas materias, que tenían un patrón común, el ser capaz de sostener el mundo como Hércules en uno de sus trabajos. La verdad que ha sido lo que más me ha llamado la atención, estos seres competitivos verbales, los yo-yo como los calificó un amigo, en ellos, encuentras todas las respuestas, en ellos, hasta el secreto de la vida. Pero yo quise saber que ha sido el fenómeno que ha causado esto, intenté preguntar y estudiar esto pero nadie parecía evidenciar lo que yo veía, yo entendía que la necesidad humana de ser admirado podría ser la causa, desde el terremoto del 27 de febrero hasta meses después del rescate ingenieril de la mina de San José, hemos visto un montón de estos súper rescatistas, fuerzas de tareas andantes capaces de sostener el mundo como Hércules, entonces me pregunté como identificarlos, y la verdad era sencillo, estos súper
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

rescatistas o rescatistas intergalácticos, tenían un perfil único, su vestimenta es única, ya rayan en lo cómico en lo caricaturesco, en sus cascos encontramos no menos de tres logotipos de distintos lugares o equipos de rescates al igual que en sus ropas , usan poleras con leyendas, como rescate minero, rescate urbano, en lugares públicos o laborales sin que esto sea una obligación sino más bien una forma de destacar, portan cuchillos en sus equipos, usan material militar para rescate, algo absurdo ¿verdad?, más que rescatistas parecen comandos de la real fuerza aérea Inglesa, a estos seres bien equipados, no se les debe juzgar por sus vestimentas, eso no sería justo, lo difícil es entender que ellos califiquen a las nuevas generaciones como inútiles y torpes, es así, la mayoría de estos súper rescatistas, héroes, mitos y leyendas que son parte de este mundo, miran al resto hacia abajo y ahí está el error, no en la ropa que utilizan, ni mucho menos en los artículos innecesarios que portan, no eso es solo una forma de proyectar que son mejores que los demás, lo cierto es que este tipo de gente ha mermado el voluntariado en los equipos de rescate como bomberos y ONGs, y lo peor de todo es que son personas con mucho conocimiento y que lo guardan para ellos o lo entregan solo cuando entregarlos les genera algún tipo de beneficio, como idolatría o renombre, estas personas se mueven por el reconocimiento constante, requieren saber que son buenos, que alguien se los diga y existen los paracitos que están dispuestos a seguirlos para conseguir algo de información o formación o un reconocimiento temprano solo por caminar al lado o ser parte de este tipo de personas, no me parece justo que aún entendiendo esto, aún no se haga nada para mejorar estos en los equipos de rescate, estas personas han sido grandes rescatistas o bueno bomberos, han dejado huellas en su formación y en sus actos honrosos, pero han perdido el rumbo, y han dividido a las nuevas generaciones en dos grupos altamente peligroso, el primero de ellos son aquellos que por seguir a estos súper rescatistas o súper bomberos creen que han conseguido las herramientas necesarias para enfrentar emergencias muy complejas, basados en poca capacitación y un aprendizaje vicario, y en historias muchas veces no ciertas de sus héroes actuales, el problema aquí es que estos “héroes” siguen alimentando el e go de sus seguidores para mantenerlos donde ellos quieren, a sus pies y en esencia le entregan una formación narcisista, equivocada y altamente riesgosa en la hora de la emergencia real, porque en realidad ellos creen tener la herramientas y las capacidades convencidos por sus falsos estereotipos, creando situaciones
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

de riesgos a estos jóvenes voluntarios, el otro grupo son aquellos que observan y escuchan como estos súper rescatistas, levantan a personas a sitiales no existentes, y ellos dejan de sentirse parte de un equipo de trabajo, se ven muchas veces humillados por estos súper héroes, con frases como, “ jamás serás como yo” , “ te falta mucho” entre otras que ni siquiera vale la pena nombrar, en Chile existen muchos rescatistas con estas características, ellos ya han olvidado lo que los convocó en sus inicios el querer servir, dejar huellas y sobre todo ser parte de algo honroso como es el voluntariado sin recibir nada a cambio, ahora sus afanes son otros, por eso los vemos cruzarse ente las cámaras o asistir a los rescates solo para hablar con la prensa o las autoridades, porque ahora no los llena el placer del deber cumplido, ahora es necesario el aplauso, el reconocimiento constante, la idolatría, ahora ellos son más importantes que todos. Pero debo ser sincero y realista, es difícil no tomar ese camino, el conocimiento, el amplio conocimiento nos lleva a pensar que somos mejores, pero no es así, saber más, te da mayores obligaciones, no te obliga a convertirte en Tai Pei, en la montaña sagrada, con una barba larga a responder preguntas como hombre sabio y lejano de una realidad que no es la nuestra, la verdad es que hoy requerimos seres con competencias, capaces de traspasar sus conocimientos a estas nuevas generaciones con el afán de dejar huellas y no de ser idolatrados ni mucho menos seguidos, porque las instituciones son las personas en su conjunto y no la persona en su individualidad. Hay tantos ejemplos de estos súper Héroes, usted seguramente los conoce, quizás en su institución, compañía u ONGs, existe alguno, solo quizás, pero el afán de este capítulo es entregar esperanza a estas nuevas generaciones de voluntarios, ustedes deben ser el agua fresca, los organismos de rescate y voluntariado requieren de savia nueva, con fuerza, con energía y no importa cuántas veces le digan que no llegarán a ser como ellos, que eso no les afecte, tomen eso como una bendición, ustedes serán y formarán estas nuevas generaciones siguiendo los pasos de aquellos que formaron huellas, de aquellos que hasta final de sus días fueron hombres y mujeres con ideales sociales claros y no tuvieron jamás sueños de grandezas individuales.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo VIII Los Fatalistas Soñadores Cuántos de nosotros hemos estado en estas típicas charlas de cuartel, o como dice don Rolando Conductor de la Tercera compañía de HAZMAT de Calama “haciendo vida de Cuartel” y hemos visto llegar a un voluntario, por lo general joven frotándose las manos y preguntándose ¿Qué saldrá hoy, un vehicular? ¿Un Incendio? Rematando la pregunta desafortunada: ¿O podría ser un bus? Bajando la cabeza y levantando la ceja izquierda, bueno yo he estado presente en ese tipo de charlas y claro muchos se suman a este tipo de personas fatalistas, deseosos de emergencias y demostrar sus capacidades, como dije antes por lo general son jóvenes, sin embargo me ha tocado ver como adultos con años como rescatistas o bomberos hablan de la misma forma. Yo he pensado mucho sobre el tema y como siempre me pregunto si esa actitud es dañina para un grupo o no, y la verdad aun no lo sé, no tengo claro si afecta el trabajo de un equipo de rescate o no, lo que si tengo claro es que lo que desean estos Fatalistas soñadores, si fuera real en algún momento, es en esencia la manifestación del dolor, es decir, si esto pasa, un accidente un incendio o peor aún, un accidente de un bus, estaríamos hablando de dolor, de mucho dolor, de perdida y de despojo, donde la estructura de seguridad del ser humano se derrumba, ahora bien yo no creo que por que alguien desee o sueñe con esto, pueda suceder, no lo creo, pero es ahí donde se unen el deseo de un fatalista soñador con una realidad de grupo, es decir, este equipo desea una emergencia?, este grupo requiere acción? Como vemos esto, yo estoy de acuerdo, los equipos de rescate se entrenar y capacitan para este tipo y otros tipos de emergencia, como un soldado se prepara para la guerra, sin embargo existen grandes diferencia entre un soldado y un rescatistas o bombero, la primera es simple, nosotros optamos por la vida, y que no se tome a mal el trabajo de un soldado y un ejército es la de disuadir, y ahí encontramos la otra gran diferencia, nosotros los rescatistas y bomberos actuamos en las emergencia, pero la labor preventiva corresponde a otros organismos aunque muchas veces participamos en ellas, nuestra misión es otra, es por eso que a veces estos Fatalistas Soñadores desean estos acontecimientos y cuando los desean , se olvidan de dolor que esto causa, y cuando nos olvidamos del dolor de los demás nos convertimos en personas distintas, rocas, nos olvidamos que pertenecemos a una sociedad donde convivimos con miles de caracteres distintos donde la alegría, las relaciones interpersonales, el afecto y el dolor, cohabitan, cuando ya no
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

somos capaces de notar esto en la sociedad en la que vivimos, estamos ya perdiendo el rumbo, nos olvidamos que son personas y que esas personas tienen hijos y familia, no, debemos pensar en comunidad, a quien se le ocurre decir que “ojala hoy haya un Incendio” cuando podría ser hasta su casa? No equivoquemos el camino, estamos ahí, para servir, para ayudar, iremos donde el Llamado nos Solicite, llegaremos de la forma que sea, pero jamás olvidemos que somos parte de una sociedad, de una comunidad y que ahí habitan nuestros seres queridos y amigos, no podemos ir por la vida deseando tragedias ajenas porque es tan delgada la línea entre lo ajeno y lo propio que muchas veces no se puede diferenciar.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capitulo IX El control y el descontrol hagamos un ejercicio simple, simulemos un accidente eléctrico dentro de una habitación, con una víctima tirada en el piso y con un cable eléctrico en la mano, pongamos cinco gritones (actores) dentro de esa habitación, que pidan ayuda y griten y presionen, luego pongamos a diez rescatistas calificados en primeros auxilios fuera de la habitación, sin ningún antecedente de la víctima, hagamos que ingresen uno a uno a la habitación, los gritones pedirán que los atienda, que vea si está vivo, que lo ayude, y se darán cuenta que lo que primero que hará este rescatista será inclinarse y tomar el pulso en el cuello, detengan el ejercicio, y observen uno tras otro a los rescatistas entrando la habitación, les aseguro que cuando terminen de pasar ocho o nueve de los rescatistas habrán tocado a la víctima, sin siquiera saber que esta sostenía un cable eléctrico, es decir ocho o nueve también recibieron una descarga eléctrica, convirtiéndose en parte del problema. ¿a qué se debe esto?, ¿qué pasa en nosotros cuando nos enfrentamos a las emergencias?, son preguntas que responderemos más adelante en este capítulo. Hace un tiempo leía en un periódico de circulación nacional que un voluntario de bomberos, había perdido a su hijo de meses de vida en un accidente de tránsito que él había provocado, su hijo había salido eyectado del vehículo, la noticia es más dramática aun cuando al seguir leyendo me entero que al momento del accidente este voluntario de Bomberos acudía a otro accidente vehicular… y nuevamente las preguntas ¿a qué se debe esto? , ¿Qué pasa en nosotros cuando nos enfrentamos a las emergencias?. He tenido la suerte de estar en varias capacitaciones sobre manejo de crisis y técnicas de autocontrol, como también en charlas y cursos de Psicología de la Emergencia, pero aunque no lo crea este es un tema que por lo general no se toca, el control y el autocontrol no es un tema recurrente, muchos lo evitan porque creen que hablar de ello, pone en evidencia sus propias debilidades, mira que error., la debilidad aquí seria no expresar este tipo de situación de pérdida de control, esta se manifiesta de muchas formas, la primera de ellas y la más conocida, es paralizarse, no saber qué hacer, aun cuando se está preparado para ello, la otra es hacer muchas veces lo incorrecto, se olvida la preparación y se actúa solo por lógica, aunque ésta, está afectada por la realidad de los hechos, esta lógica errada nos conduce a cometer muchos errores, como el de conducir a exceso de velocidad para llegar a una emergencia, o evaluar un paciente sin observar
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

el entorno que nos rodea, ¿pero cómo podemos trabajar en el control de grupos y en el autocontrol personal?, existen muchas técnicas validadas, ejercicios grupales, charlas, cursos terapias, etc. Pero lo primero y como siempre digo, es incluir cualquiera de estas en los cursos de formación de habilidades, es decir, en cursos de fuego, de rescate vehicular, rescate urbano, como parte importante del proceso de la capacitación. Todos los seres humanos tenemos la capacidad Biológica de controlar las crisis, los miedos, nuestro cuerpo está preparado para enfrentar situaciones de estrés, sin embargo nosotros que somos rescatistas y voluntarios nos someteremos a ellos con mayor frecuencia. Los cursos de habilidades, nos enseñan metodologías de trabajo para enfrentar la emergencia que muchas veces por la pérdida de control no somos capaces de realizar, es cierto, un ejemplo claro, en un curso de técnicas de rescate vertical, se nos enseña siempre que para descender debemos estar sujetos a dos cuerdas, nuestra cuerda de control o de descenso activa, es decir, la personal y la cuerda de seguridad controlada por un tercero llamada cuerda de vida, sin embargo hemos visto a muchos que en emergencia en virtud del tiempo, han descendido solo con su cuerda activa, podemos hacer dos análisis sobre esto, el primero es simple, aquellos que bajan sin esa cuerda de seguridad forman parte de este grupo de Hércules, que por sus grandes habilidades y capacidades creen que no es necesario usarlas, olvidan las normas de seguridad y los protocolos de acción y como son semi-dioses, olvidan las jerarquías dejando las ordenes de los oficiales o lideres de lado, el otro análisis tiene que ver con la pérdida de control de la emergencia, sin duda, el deseo de ayudar existe, la preparación está, pero se ha resuelto con una lógica herrada, se nos ha enseñado a descender con dos cuerdas, pero según la lógica empleada es mucho más necesario la rapidez que la seguridad, como consecuencia hemos faltado a los protocolos a los procedimientos, muchas veces no sucede nada, sin embargo la profesionalización de estos conglomerados de voluntariados tiene que ver con seguir los protocolos y los directrices, si un voluntario de bombero es capacitado con técnicas de acercamiento con escalas y sin embargo cree y analiza que el desplazamiento es muy lento y por lo tanto decide avanzar solo por el techo de una edificación, ha tomado una mala decisión, ha perdido el control, ha dejado de ser parte de un equipo, a veces creemos que aquellos que se paralizan ante una emergencia son el mayor problema, sin embargo, no es así, el mayor problema son aquellos que no pueden controlar sus acciones y peor aun
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

sus decisiones, ya que estas por lo general son erradas, temerarias y las consecuencias son personales y grupales. Muchos grupos de Bomberos y Rescatistas, graban todas sus actuaciones en emergencias, con el fin de buscar errores, estudiarlos y corregirlos, esta forma novedosa de manejo de situaciones es sin duda un aporte, para el desarrollo y corrección de habilidades, pero también es cierto que muchos grupos de rescate y voluntariados no cuentan con los recursos para equipar una unidad con esta tecnología, entonces el trabajo debe ser a priori, a que me refiero, la práctica debe ser constante, permanente, primero se debe protocolizar o estandarizar los ejercicios, en base a la experiencia, trabajar con tiempos cronometrados, espacios reducidos, pero paulatinamente, la repetición de un ejercicio solo garantiza la memorización, es por eso que se debe evaluar las capacidades de cada uno de los miembros del grupo de rescate, un buen líder de grupo o capitán, conocerá las habilidades de sus dirigidos, sus limitantes y sus fortalezas, con estos antecedentes podrá pulir y potenciar estas fortalezas creado un rescatista destacado, el líder o un buen instructor trabajará las debilidades de sus dirigidos, y en el campo de acción sabrá encomendar las tareas adecuadas para cada uno de ello. La pérdida de control o el descontrol es un comportamiento habitual en los grupos de avanzada en las emergencia muchas veces deben tomar acción en escenas altamente riesgosas y complejas, para lo cual no se ha previsto tal preparación, pero la capacidad adaptativa del ser humano nos permite este tipo actuaciones, el trabajo en equipo y seguir los procedimientos y protocolos establecidos nos ayudará mucho en esta tarea.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capitulo X El trabajo en Equipo La psicología de la emergencia nos entrega una fórmula adecuada y ya probada para responder ante la emergencia, nos dice que debe estar expuesto a un programa previamente definido, secuencial, en etapas y con objetivos claros, para estos nos enumera los pasos básicos para conseguir enfrentar o responder a una emergencia. Primero nos habla de la sensibilización, que es la fórmula que nos inserta en un tema especifico, que nos involucra y nos prepara para el siguiente paso, la capacitación, la capacitación es la forma en que se nos entrega las herramientas y las directrices para desarrollar habilidades que las potenciaremos en el siguiente paso, llamado, entrenamiento, el entrenamiento nos forma la voluntad, el ser tenaz, nos prepara y nos obliga al trabajo en equipo, el siguiente paso para responder a la emergencia es la Simulación, que es donde todos nos encontramos, planificamos, o creamos maquetas y analizamos situaciones posibles o escenarios posible, esta paso muchas veces olvidado así como también la sensibilización es muy importante, porque nos ayuda a observar desde arriba los contextos disimiles de la emergencia, con una mirada tridimensional, un ejemplo claro de este tipo de simulación es la que se utiliza en la formación de líderes para comando de incidentes, con maquetas a escala, juguetes y personas simulando ser algún organismo, luego de la simulación, aparece los simulacros, el primero de ellos debe ser siempre con aviso, ya que este prepara y obliga a la mecanización de algunas tareas especifica, el último paso es el simulacro Sin Aviso, donde los voluntarios y los equipos podrán adquirir experiencias, cometer ciertas cantidad de errores típicos de una emergencia, en este paso es importante que los voluntarios con mayor experiencia observen y formen parte de un equipo evaluador, no con el fin de juzgar las actuaciones individuales o colectivas, si no para identificar faltas y desvíos a los procedimientos, con estos antecedentes se puede reforzar el trabajo en equipo, repasar los escalones de esta fórmula de actuación paso a paso, para buscar el éxito en la emergencia.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Pero el trabajo en equipo es mucho más que eso, es mucho más que la fórmula perfecta para conseguir el éxito, hay tantas cosas que conjugar y tantas otras que ignorar cuando decidimos ser parte de un equipo. Los equipos son fuerzas únicas que se mueven en una coreografía también única, sin nunca tropezar ni caer, y para esto podríamos decir que nos prepara lo anterior, sin embargo, ser parte de un equipo y ser parte de esa coreografía es también una muestra única de voluntad, ya que el solo hecho de entender y comprender caracteres distintos, enfrentarse a formas de pensamiento diferentes y seguir además instrucciones y ordenes ya es complejo por si solo, ser parte de un equipo no comienza por entender un proceso grupal, inicia por comprender que ser parte de un equipo enseña y forma en un proceso personal, a que me refiero, a entender que ser parte de algo, nos obliga a sacrificar mucho de lo que somos, ideas, ideales, planes, muchas veces debemos guardar silencio, someter nuestros miedos, otras tantas enfrentar el fracaso personal, enfrentar la frustración de no siempre ser el primero y comprender que existen personas con habilidades superiores e inferiores a las nuestras. Pero esto si bien es complejo ya que nos tocara compartir con personas a las que no les agradamos o en caso contrario que no nos agradan, existen formas que ayudaran a superar estos pequeños inconvenientes, son simples son parte de nuestra vida y son parte de lo que la sociedad nos ha enseñado. Ser tolerantes es una forma de demostrar que tenemos control sobre nuestros actos, sobre nuestros decisiones, y por aquí debe partir todo, primero la tolerancia nos invita a escuchar, a entender que el otro, tiene el derecho a decir lo que piensa, el mismo que tú tienes, ser tolerante nos invita a decir lo que pensamos con respeto, con lentitud para que todos los que escuchan nos entiendan, debemos exigir ser escuchado a través de nuestro silencio cuando otros hablan, eso se llama respeto y el respeto no tiene idolatría en su composición, respetar significa, comprender, entender y aceptar cuando es necesario, quien es tolerante y respetuoso no es débil como muchos piensan, ser tolerante y respetuoso en la mayor demostración de fortaleza, hay que practicar la tolerancia sin creer jamás que con ella se afecta la dignidad, ser respetuoso no te transforma en un ser complaciente al contrario, quien practica el respeto recibe más respeto y admiración que quien lo exige, en los equipos de trabajo o en el trabajo en equipo nacen y se fortalecen los lideres, y es aquí donde nacen complicaciones en los manejos de estos liderazgos, ya que a gran parte de
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

la sociedad en general no les molesta seguir lideres y ser liderados, pero en lo equipos de respuestas a emergencias o voluntariados la situación es algo distinta, ya que en virtud de sus capacidades personales muchos creen merecer liderar equipos o grupos, sin embargo algunos creen que el liderazgo es algo único con lo que se nace y muchos creen tener ese don, y peor aún, algunos con ciertas influencias o poder, o antigüedad o condición especial creen merecer ejercer liderazgos por esas condicionantes, ahora bien manejar esos tipos de caracteres es muy complejo, ya que la posición de cada uno no es en sí misma equivocada, ni herrada, ya que el derecho de liderar es un derecho de todos aquellos que sienten que pueden hacerlo, sin embargo, cuando un derecho se impone sobre otro los conflictos nacen con rapidez, lo importante aquí o en estos casos es ser consientes de nuestras fortalezas y capacidades, conocerlas entenderlas, trabajarlas y mejorarlas, cuando somos capaces de entender nuestras fortalezas, también podremos ver las de otros, sus debilidades y podremos ser honestos en las decisiones que tomemos entendiendo y respetando la experiencia, comprendiendo que a veces nos faltan pasos o kilómetros para llegar a nuestros objetivos, para ser parte de un equipo de trabajo o ejercer el trabajo en equipo, no solo basta la práctica, el entrenamiento y la capacitación, también es necesario comprendernos, comprender, respetar y ser respetado, trabajar en equipo es la fuerza que se mueve uniformemente y eso se logra entendiendo que somos personas, que seremos parte de algo mayor, pero que somos seres individuales capaces del conflicto, la equivocación y la lucha, pero también con capacidades de otorgar, de perdonar y sobre todo de aprender, y la mejor forma de aprender es trabajar en equipo.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capitulo XI La Necesidad de ser Educados Hace mucho tiempo conversaba con una persona a la que quiero mucho sobre la educación y los procesos educativos, apropósito de las exigencias de los estudiantes en nuestro país, y yo le planteaba la enorme necesidad que veo, o creo existe en los mundos de los rescatistas y los voluntario de ser educados, y no solo capacitados, últimamente se ha hablado mucho sobre la psicología de la emergencia y la necesidad de establecer directrices sobre este tema en los grupos de rescate y en los cuerpos de bomberos y me parece bien que se tome esta necesidad de preparación psicológica para las emergencia y que se nos enseñen técnicas de afrontamiento para después de la emergencia, que se nos hable sobre el síndrome post traumático, de las consecuencia psicológicas de este, de la re silencia , de la des personalización, de la depresión entre otras consecuencias de enfrentar las emergencias en este mundo del rescate y el voluntariado, sin embargo creo que no es suficiente, yo creo que los voluntarios y los rescatistas en general hoy buscan la profesionalización, con todo lo que eso significa y creo que eso solo lo puede entregar la educación, con todo el respeto que me merece los programas de capacitación y formación, contención psicológica y otros, creo que la educación como fuerza de contenido y como forma de preparación es lo único que puede llevar a profesionalizar el rescate, por que digo esto porque la educación denota los métodos por los que una sociedad mantiene sus conocimientos, cultura, valores; y afecta a los aspectos físicos, mentales, emocionales, morales y sociales de la persona, así como a sociedades enteras. Pero que es la educación? El concepto de “educación”, desde su base etimológica, tiene dos interpretaciones, educare(educar) y educere (sacar), donde la primera tiene una base biológica , que significa criar, cuidar y alimentar de la cual se desprende la idea de instruir , la segunda significa guiar, conducir, la cual es instruir o educar para la vida, ambas interpretaciones tiene en común la formación o crianza pero difieren mucho a aplicarse en la educación como institución. La primera de estas interpretaciones, supone al ser humano como intrínsecamente valioso ya que contiene en potencia la semilla de su desarrollo, potencia que el educador descubre y desarrolla, en la segunda interpretación, al ser humano se le concibe como una tabula rasa absolutamente indeterminada, sobre el cual el educador decide autocráticamente el
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

camino de su desarrollo. (Conceptualización de la educación Román Martínez 2003). Bajo este mirada y al ver que el mundo del rescate y el servicio del voluntariado ha crecido enormemente en los últimos años, ya es tiempo de una reforma en la manera en que los equipos de rescate se preparan para interactuar con el salvamento y las tragedias bajo mi juicio ya nos bastan las capacitaciones y los refuerzos sicológicos, debemos educarnos entendiendo esos procesos como parte de la formación por que la educación Implica la transmisión y adquisición de un contenido valioso, (los contenidos asociados al rescate por lo general apuntan a la vida y hoy en dia no existe nada mas valioso) La transmisión y adquisición se realizan atreves de una forma de enseñanza moralmente aceptable.(debemos moralizar nuestra formación) La educación elimina cierto tipo de transmisión de conocimientos que no vaya acompañada de conciencia y voluntariedad, por parte del que la recibe.( bajo esta descripción no existe mayor voluntariedad que en los equipos antes descritos). No es un secreto para nadie que hoy en día una form a de “profesionalización” de los rescatistas y voluntarios de esta área es la contratación de estos, por parte de empresa mineras en grupos sofisticados de rescate industrial, minero o de materiales peligrosos y es aquí donde se fortalece la necesidad de la educación ya que por lo general estos grupos altamente capacitados tienen a su cargo el rescate y la seguridad de cientos de personas, cuando el compromiso es tan amplio se requiere personal calificado y preparado, ya que hoy en día esto se aprueba solo por las competencias y la experiencia, sin embargo debemos avanzar hacia un proceso educativo que nos acerque de manera correcta a la profesionalización, con esto una nación como la nuestra azotada constantemente por terremotos, maremotos o tsunamis y temporales, no verá repetido los errores cometidos en el último gran evento, con personas con mucha capacitación , pero poca educación en la emergencia, debemos ser capaces y principalmente nosotros de llevar una educación autodidacta por ahora, a los colegios donde desarrollemos en nuestros niños una conciencia de la emergencia, no solo charlas en épocas donde el tema está de moda, sino que constantemente con una estructura y con planificación donde se unan con objetivos verticales y transversales, debemos nosotros rescatistas y voluntarios solicitar un cambio a nuestra formación y sobre todo debemos dejar para el futuro una base solida para que en adelante seamos una nación donde sus efectivos del rescate sean profesionales.
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo XII La Familia Hablar de la familia, es tocar la fibra mas intima de nosotros, allí se concentran los afectos , el amor los cariños y sobre todo la unión, podríamos decir que la familia es nuestro sustento, existen todo tipo de familias, algunas disfuncionales otras perfectas según una mirada teológica otras imperfectas según el prisma religioso, pero eso no nos importa, la familia es donde reposamos nuestros sueños, donde expresamos nuestros temores y dejamos de ser trasparente para el mundo, en la familia encontramos el respeto, la admiración, y un montón de razones para seguir viviendo, para muchos la familia es la madre, el padre y los hermanos, para otros la familia son los hijos, la esposa o la mujer, para algunos la familia es solo la pareja, sea esta una mujer o un hombre, porque la familia no tiene prejuicios y puede ser formada por heterosexuales u homosexuales, da lo mismo como se forme o como se conforme, lo importante es que es nuestra familia y eso no implica cuestionamiento, gran parte de lo que somos hoy ha sido absorbido desde la familia, allí aprendemos y comprendemos mientras crecemos y luego cuando los años ya nos transforman , somos ejemplos para las nuevas generaciones, en la familia se admira por primera vez, se odia por primera vez, en la familia encontramos la aceptación y comprendemos el rechazo, ya que si recordamos, en la familia en nuestra familia es el lugar donde más veces nos han dicho que NO, sin embargo cuando decidimos o contamos nuestro deseo de ser rescatista, bombero o voluntario, ellos se enorgullecen, pero también sienten miedo a la perdida, a la muerte, cada vez que sales corriendo de tu hogar, ellos ruegan a que nada te pase, se aferran a sus creencia para pedir que regreses, tus hijos, tu madre, tus hermanos o cualquiera que forme parte de tu núcleo, siente miedo y temor a tu partida, es verdad se sienten orgullos, pero hagamos un ejercicio simple, imaginemos que estas en casa y suena un tono de tu radio, o suena la sirena como pasa en algunos lugares, y esta vez quien sale de la casa corriendo, no eres tú , esta vez es uno de hijos, o tu madre o tu esposa, piensa en eso unos minutos. Es necesario que entendamos muchas cosas, el desapego, el miedo y el dolor, es importante por estos sentimientos en las personas que nos esperan en casa, que hagamos ejercicios simple de dialogo con ellos, jamás ocultar la verdad del riesgo de lo que haces, pero nunca detallar situaciones extremas en la familia, debes hablar del amor y la pasión que
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

sientes al hacer esto, este es tu sacrificio, es tu decisión y ellos no deben asumir las consecuencias de tus decisiones, y digo consecuencias porque siento de corazón que este oficio nos trae grandes consecuencias personales y luego familiares, y creo que la familia otorga suficiente comprensión ya con aceptar la ausencia, debemos entender y aceptar que pueden pensar distinto, que el apoyo que nos entregan a nuestra pasión no tiene porque transformarse en dolor, y aquí es donde suma todo, la espera, el miedo a perderte, el miedo a que algo malo te paso, los hijos, las mujeres, las madres, los hermanos, pueden aceptarlo, pero este oficio no solo entrega esas complicaciones, no, cuando nos frustramos en nuestro grupo de rescate, cuando no afrontamos el dolor que sentimos al ver morir a alguien, cuando el miedo nos paraliza, acumulamos dolor y desarrollamos algunos síntomas de algo que la sicología denomina BOURNOT o “quemarse”, este síndrome se desarrolla ampliamente en los grupos de rescate y está profundamente estudiado, sus consecuencias en el individuo y por ende en la familia son evitables siempre y cuando nosotros como rescatistas y voluntarios tomemos conciencia de que debemos explorar nuestra psicología mas allá de la simple preparación de habilidades para desarrollar o ejecutar una labor, Bournot, tiene como síntoma principal la des personificación, es decir, dejar de ver personas con nombres y apellidos y comenzar a ver números o asistentes, pero jamás personas, otro síntoma es la ansiedad, ese deseo incontrolable que muchas veces aumenta nuestro nivel de tabaco o alcohol o porque no decirlo el consumo de dragas, la irritabilidad, que por lo general se manifiesta en nuestros hogares, la Negación es también parte de este proceso, no nos pasa nada¡ a mí no me pasara nunca nada¡ son frases comunes, el aislamiento, ya no acercarse a las personas son síntomas claros de que algo no está bien, así también debemos sumar la búsqueda del riesgo, el exceso de humor negro, el creer que somos indispensables, eso forma parte de este síndrome. Ahora bien, si no afrontamos las consecuencias de las emergencias en nuestra psicología indudablemente redundará en nuestra familia, en nuestros hijos y ese costo ellos no lo deben pagar. Para que nuestro ejercicio del voluntariado y todo lo que eso significa, sea correcto y sano, debemos, sin duda, ocuparnos no solo de nuestra capacitación o de nuestro entrenamiento físico, sino que debemos entrenar nuestra mente, para que el desarrollo de nuestras actividades sean en completa armonía y mejor aun, para que lo que hacemos sea
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

motivo de orgullo de quien nos ama y no de sufrimiento, podemos lograrlo a través de técnicas de afrontamiento, reuniones grupales, incluyendo en las capacitaciones tradicionales un comienzo motivacional sincero y directo y un final analítico y reflexivo, sin duda debemos hacerlo. Pero la importancia mayor de este capítulo es la familia, deben cada día, besar a sus hijos, a sus mujeres a sus hermanos, madres o padres, deben decir que los aman, deben acariciar su rostro, un viejo proverbio chino reza “todo día debe ser considerado como el último” y que razón cobra este adagio en nuestras vidas, hoy es el día de decir lo que sentimos y seguir en este hermoso camino, con voluntad , deseo de servir, con amor y dejando huellas, hermosas huellas primero en los nuestros. En nuestra familia.

Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capitulo XIII La Sociedad Ya a punto de terminar este libro, me enfrento al dilema permanente de realizar una crítica directa o indirecta a esta sociedad y no quisiera confundir mis reflexiones basadas en información política o enfocar esta crítica “directa” en una crítica comunitaria aunque si la desglosamos sin duda terminará en la puerta de su casa o de la mía, pero mi afán es que se entienda y se mire con otro prisma el trabajo de voluntarios y rescatistas, bomberos y otros que en el sacrificio del deseo de servir deben además soportar y convivir con criticas mal intencionadas de personas como usted o como yo que ignorantes de la verdad y basados en una mirada superficial, criticamos y denostamos a personas que mañana podrían sacarla de entre los fierros de un vehículo, yo quiero que entiendan que la única forma de conocer de pañales, es teniendo hijos, ahí, sabrá su precio, sus diferentes marcas y tallas, esa es la forma, si quiere saber de motos, quizás será parte de un grupo de motoqueros, o tal vez comprará una y sabrá todo de ella, pero si no tiene hijos o sobrinos bebes o motocicletas, no podrá saber jamás si, el pañal es bueno o malo, duradero, ergonométrico o absorbente, no sabrá cuando tarda un hombre o una mujer en ponerlo o quitarlo, nunca sospechara a qué velocidad puede correr esa moto, según su cilindrada o modelo, a que estilo pertenece, los costos de mantenimiento y mucho menos sabrá la sensación hermosa de conducirlas, con todo esto me refiero que usted desde su perspectiva no podrá jamás evaluar el trabajo de un bombero o un rescatista y créame que ellos no esperan ni su reconocimiento ni su aplauso, quizás usted no lo sabe, pero muchos de ellos reciben capacitación en forma particular por organismos privados, asumiendo el costo total de esto, que normalmente las capacitaciones de las instituciones se realizan los fines de semana, así es, cuando usted duerme un sábado por la mañana, estos hombres y mujeres después de trabajar igual que usted, se capacitan, no para tener un diploma en la pared o una chapa en su chaqueta, se capacitan para salvar a personas como usted y como yo, créame que usted como parte de esta sociedad debe ser un ente que aporte y no que reste, debe tener claridad en lo que habla y lo que dice, los bomberos y rescatista, basan su vida en el rescate, se preparan y desarrollan habilidades constantemente, entonces conociendo esto usted cree que cuando les informan que una casa está en llamas, ellas se quedan sentado esperando que se queme y luego parten para que todos digan que su llegada fue tardía, no es así,
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

ellos corren a esos lugares tan rápido como pueden y muchas veces , son recibidos con insultos y piedras, yo la invito a hacer un ejercicio simple, levántese temprano y prepare el almuerzo con calma no programe nada para ese día, al día siguiente prepare algo pero apremiado por el tiempo, se dará cuenta que la percepción del tiempo nos engaña cuando el tiempo nos sobra y nada nos urge todo parece normal, pareciera que el arroz se cocina en un tiempo normal, pero cambie las condiciones, se dará cuenta que el arroz parece tardar más en cocinarse, y la hora le pisa los talones., bueno cuando observamos o vemos una emergencia desde este prisma ajeno al rescate y basados en la necesidad de socorro para otros o para uno, los tiempos cambian, el tiempo se detiene y parece que toda la ayuda tarda en llegar, pero no le explico esto para que usted crea que estoy justificando acciones, no, no es por eso que se lo cuento, si no para que sienta que muchas veces sus criticas son injustificadas y que cuando sienta ese deseo de realizarla, analice y baraje todas las opciones en su mente. La sociedad en general cree que la caridad que pone en una moneda o en un aporte en una cuenta es suficiente para ser parte de esa sociedad, ese hecho caritativo ya nos entrega un estatus de opinión, sin embargo yo creo que debemos involucrarnos más en el conjunto de instituciones que forman esta sociedad, porque cuando nos sentimos parte de algo, cuando ya no solo es nuestro hogar o el colegio, o el supermercado, entonces comprendemos un mundo nuevo, con gente nueva distinta y hermosa en su esencia. Nosotros como habitantes de una nación y un hermoso país llamado Chile, debemos constituir sociedad, todos, laicos, bomberos, discapacitados, hombres, mujeres, anglicanos mormones, religiosos, militares, mineros jardineros, banqueros lesbianas y homosexuales, policías y civiles, niños, ancianos y adultos, jóvenes y todo aquel que pueda abrir sus ojos o escuchar como esta patria susurra la libertad de decir y hacer sin ser reprimidos, todo aquel que pueda oler, sentirá el aroma que entrega este nuestro país, y del cual debemos expulsar con fuerza lo negativo, pero también defender aquello que nos hace crecer, cada día debemos ser fuerte y constantes, porque en esta sociedad en la que ponemos nuestras fuerzas vivirán nuestros hijos, y no importa si es la señora de la esquina, o el bombero de la compañía de nuestro barrio, no importa debemos hacer sociedad con la convicción de aportar a ella porque es nuestra y es en esencia lo más real que tenemos.
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

Capítulo XIV Reflexiones En este el último capítulo de este libro pequeño, del cual desconozco su utilidad real para otros, ya que para mí ha sido una catarsis, una hermosa forma de mirar algo que ya es distinto, pero mientras lo escribía aprendí tantas cosas, aprendí sobre el amor y su estado permanente de generosidad, logré conocer el amor mas allá de un mirada familiar o de pareja, entendí que es imperativo demostrar el amor, con actos y no con caricias, con acciones diarias y no con palabras, aprendí tantas cosas en la elaboración de este libro, del deseo de servir y el voluntariado, las fuerzas más poderosas que tiene nuestra patria, logre entender que como partes de un grupo, equipo, comunidad o sociedad, debemos ser capaces de visualizar a quien nos rodean, saber que existen y luego de eso, personificarlos llamarlos por su nombre, que importa qué hacen, de donde vienen y a donde van, aprendí que cuando uno crece como ser humano crecen también nuestros hijos y nuestras familias y cada día nuestros pies pesan más, y creemos que es la vejez pero en realidad es la experiencia que baja a nuestros pies para dejar huellas, así es, aprendí a desear para mí ,lo mejor, sin sentir que soy egoísta, porque egoísmo es envidiar y no envidio nada de otros. Aprendí a reconocer los esfuerzos de otros y los sacrificios de muchos, aprendí que no hay que fruncir el seño para parecer inteligente o andar con la cara larga para demostrar que soy un hombre sabio o ilustrado, a quien le importa eso, aprendí a sonreír y disfrutar la vida en sus milagros cotidianos, a dar las gracias por que hoy desperté y despertó también la mujer que amo a mi lado, descubrí la felicidad en la mirada de mi hija y aprendí que aquella frase dicha por Felipe cubillos, es mas cierta para mi hoy, “ la gente que está pegada en el pasado ya murió y la gente que está pegada en el futuro aun no ha nacido”. Ya es hora de respetar al que está a tu lado, a tomar decisiones importantes, a dejar de pensar que solo lo malo nos toca, anticipemos la alegría vivamos con alegría, disfrutemos de nuestra vida, solo la muerte es lo más certero que sabemos, entonces vivamos esta vida con humor, sonriamos sin miedo a que otros piensen que somos torpes o tontos, enseñemos a los nuestros a vivir disfrutando lo que nos toca vivir, hagamos los esfuerzos necesarios para vivir como queremos vivir, sin olvidar jamás que somos parte de algo importante, que si bien no somos
Hermanbarrios76@gmail.com

Servir, es hacer por los demás justo lo que más requieren

diferentes hacemos cosas diferentes y aunque eso no nos regala el cielo, somos personas de amor, de voluntad y servicio al prójimo. Basta solo con querer, tenemos la voluntad para ingresar a un incendio y la fuerza para mantenernos dentro de esa estructura, tenemos el ideal para creer en nuestras instituciones y tenemos aquella voluntad que en sí misma es fuerza y energía para emprender y servir a otros sin cuestionamientos , y si tenemos todo eso, por qué ser infeliz si de nosotros depende hacer lo que queramos, busquemos la felicidad en lo que hacemos, en nuestra familia y en nuestros grupos, siendo mejores personas por que aunque a nadie importe, tenemos la “VOLUNTAD DE SER Y SERVIR”.

Hermanbarrios76@gmail.com