You are on page 1of 5

Conciencia, es importante formarla Es hacer que a través de nuestra voluntad, hagamos el bien y evitemos el mal Podemos encontrar diferentes

definiciones para la Conciencia: a). Conciencia Metafísica: Es la propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos; aquélla mediant e la cual la persona es capaz de volverse sobre sí misma y verse como ser intelige nte, libre, espiritual y a la vez material. b). Conciencia Psicológica: Aquélla por la que la persona percibe su propio yo, sea como objeto actual de su c onocimiento, sea como sujeto de toda acción que realiza en el mundo. c). Conciencia Moral: La capacidad de percibir el bien y el mal, y de inclinar n uestra voluntad a hacer el bien y a evitar el mal. Naturaleza de la conciencia. La Conciencia Moral, se expresa a través del juicio de conciencia que indica: Bonu m faciendum, malum vero vitandum, hay que hacer el bien y evitar el mal. A este juicio solemos llamar "voz de la conciencia". Tal juicio, aparentemente simple, es de importancia trascendental, pues de él depende la moralidad de nuestros actos y nuestro valor como personas humanas. La educación de la inteligencia Siendo la inteligencia la facultad de "aprender y razonar", reviste una importan cia casi sin discusión su vigilancia y desarrollo. Los niños están llenos de una curio sidad innata y es necesario que como padres sepamos aprovechar esta tendencia pa ra encauzarla en la búsqueda de información válida y correcta sobre cuestiones vitales . La formación de la conciencia. La adquisición de conocimientos no es el único fin de la inteligencia, porque su man ifestación más importante es en realidad la conciencia moral. Es decir, la recta razón que nos dicta lo que tenemos que hacer cuando, en pleno goce de nuestra liberta d, nos encontramos ante una elección. La conciencia moral no es innata, se forma y ésta es obligación de nosotros los padres. La recta conciencia. La conciencia es recta si el juicio que formula acerca de la bondad o maldad de mi acto es conforme con la ley o norma moral objetiva. La conciencia es el eleme nto subjetivo del comportamiento humano, no es una facultad que está a merced del capricho de la persona, sino que ha de seguir la norma que le marca la ley objet iva. El acto moral. Es el acto humano considerado bueno o malo. Para poder emitir un juicio sobre un acto humano existen 3 elementos: a) Objeto del acto, desde el punto de vista moral. Por ejemplo, hablar. b) Circunstancias (qué, a quién se dirige, dónde, con qué medios, premeditación, alev osía, ventaja, etc.). Habrá que comenzar por uno mismo, analizando las consecuencias de los actos. c) La finalidad o intencionalidad del acto. La semilla de la pasión dominante de nuestros hijos es la intencionalidad con la que hacen -y después harán- las cosa

desde el centro íntimo de nuestro corazón. a la propia verdad de nuestro ser. idénti ca a Dios. cae en el ritualismo. ley y conciencia. nos libramos tanto del le galismo como del subjetivismo. es el elemento objetivo y material . crece. cuando a éste le impedimos irradiar. si la conciencia es el elemento subjetivo y formal de la moralidad del acto humano. se complementan mutuamente: tras la ley está la esencia divina. No puede darse lo uno sin lo otro: quien exagera el cumplimiento exclusivo de la ley. descuidando la conciencia. se modela o se deforma. Conciencia Adormecida. el fijarse sólo en un aspecto o el pretender contraponer los dos como términos irreconciliables es no darse cuenta de que uno mismo es su autor y que. según el cuidado que ésta le dedique. La pereza y vida de sentidos o el torbellino de la actividad no de ja espacio para la mirada y el oído interior. Las máscaras de la conciencia. "no hay que ser exagerado". la cual. por lo tanto. En el Nuevo Testamento la ley nueva es la ley del amor. Existe una divergencia entre lo que uno es y lo que uno aparenta y surge cuando damos la espalda a la verdad. Es un hábito y una actitud que hay que estar formando y revisando toda la vida. Es cuando nuestra conciencia no responde a estímulos. el ambiente de disipación interior que pon e sordina a la voz del Espíritu Santo en el alma. sea urgiendo a actuar o dejar de actua r. la falta de control de las pasiones irascibles. armo nizadas y complementadas mutuamente. la ley alcanza el punto perfecto de in teriorización y la conciencia es llevada a cumplir cuanto aquélla prescribe.s en la vida. se desarrolla. Conciencia Indelicada. Por lo tanto. la falta de laboriosidad en el t rabajo o en el estudio. sea emitiendo juicios acerca de la maldad o bondad de nuestros actos. sobre todo. quien afirma exclusivamente la conciencia termina en el subjetivismo o en el relativismo. la ley. Puede ser por tibieza espiritual. las pequeñas concesiones a nuestras pasi ones de pereza y comodidad. creando al hombre a su im agen y semejanza. porque se le ha aplicado "u n calmante espiritual" bajo la forma de un propósito o principio moral falseado: " hay que tomar las cosas con calma". por irreflexión o in sensibilidad. se renueva o se apaga y envejece con la misma persona. "hay que obrar c on recta intención" aunque lo que hagamos no siempre coincida con la voluntad o co . Por ejemplo: la falta de esfuerzo habitual en los actos de piedad . hasta el entorno soci al de nuestra actividad humana. en el formalismo y en e l fariseísmo. Sin embargo. La ley y la moralidad. en la misa o en la oración. Cuando se vive con autenticidad. según la voluntad de Dios. nace. a nuestros compromisos con Dios y con el prójimo. en la concienci a del cristianismo. Deformación de la conciencia. O también. Empezamos a deformar la conciencia cuando admitimos a sabiendas pequeñas transgres iones a los deberes de nuestra vida cotidiana. natural o revelada. Así. La recta conciencia no es algo adquirido de una vez por todas: Como todo lo que está ligado a la vida humana. los pequeños engaños. es a la vez ley y gracia por el Espíritu Santo que habita en s u corazón. etc. y tras la conciencia está la voluntad divina.

a). si lo disminuye hasta hacerla casi desaparecer. así como una gran sinceridad c on nosotros mismos para ver cómo vamos con relación a nuestro deber paterno. debiendo hacerlo. La persona es responsable de ello cuando. sabe encontrar justificantes: "estás muy cansado". cabe la posibilidad de que la persona juzgue u obre al margen de la ley moral. Sin embargo. el Evangelio. que hace desaparecer nuestros pecados actuales y no s comunica la gracia divina. exige una formación continua. c). Sacramento de la Penitencia. estando llenos por dentro de rapiñas y codicia. la conciencia moral de . con sus logro s y proyectos. es decir . Gracias a la Eucaristía. d).n las exigencias objetivas de nuestra condición de cristiano. Puede haber deformaciones por defecto o por exceso. que nos presenta los grandes principios morales sua vizados. los deberes paternos. modelarlo con nue stro cónyuge después. Como padres de familia debemos estar atentos y analizar qué es lo que guía nuestra conciencia. b). "obraste co n recta intención. Balance. Para ir a la raíz misma del mal que deforma nuestra conciencia. y hasta entonces pensar en exigir una actitud o respuesta a nu estros hijos. La conciencia también se puede domesticar y recortar a una medida cómoda. "es de sentido común". que exagera la licitud de los actos y admite excusas donde no las hay. "todos lo hacen". Orientación Moral. etc. Una guía espiritual es una forma muy adecuada de formar nuestra conciencia. hay que acudir al sacramento de la penitencia. Así pues. La conciencia no es una facultad estática. remordimientos y angustias. Conciencia Falsa o Deformada. Un c aso típico de conciencia deformada lo constituye la conciencia farisaica. Se sugiere un balance diario de nuestra conciencia. lo hiciste por un buen fin". si nuestro egoísmo. e). El ori entador moral analiza junto con nosotros nuestra situación personal. etc. La formación de la conciencia Para formar una recta y sana conciencia en nuestros hijos habremos de obrar prim ordialmente con el ejemplo. con sus conflictos y posibilidades. d esconoce las implicaciones de la ley o cuando su depravación moral debilita su cap acidad de discernimiento ético. creyendo de buena fe que dicha ley no existe o creyendo interpretarla adecuadamente. que nos ahorra sobresaltos. Vigilancia Continua. tenemos la conciencia escr upulosa. el afán de aparentar exteriormente rectitud moral. Sacramento de la Eucaristía. Ante las faltas . Conciencia Domesticada. o las sugerencias del demonio y los criterios del mundo o la voluntad de Dios. tendremos que vivirlo personalmente primero nosotros. todo lo que a continuación se sugiera hacer co n ellos. tenemos la conciencia l axa. Tenemos en tonces una conciencia mansa. Habremos de ser deseables de imitar por nuestros hijos. Se presenta cuando la conciencia emite un juicio que no concuerda con la norma o bjetiva de la ley. que empieza con la vigilancia. Si la conciencia exagera el papel de la ley hasta hacerla opresiva y angustiante. repasa con nosotros el plan d e Dios y a la luz del Evangelio. la ley de Dios y d e la Iglesia.

* Amor. no tomarse demasiado en serio. . Cualidades al Relacionarnos: * Prudencia. Coherencia. s ino la palabra de Dios. * La "Regla de Oro": "Todo cuanto queráis que os hagan los hombres. Para que haya connaturalidad entre la voluntad divina y la conciencia. el estado de gracia. en el tener y al relacionarnos : Cualidades en el Ser: * * * * Naturalidad: Decir las cosas por su nombre y en la debida proporción. * Amistad. f). Reglas de la conciencia * Nunca está permitido hacer un mal para hacer un bien. los padres tenemos que vigilar ciertas cualidades en el ser . Generosidad. Señorío: "tener" las cosas. no ser "tenido" por ellas.l discípulo de Cristo llega a la vivencia radical de sus exigencias profundas. Buen humor: Aún consigo mismos. * Respeto. en adelante la voz de su conciencia será no ya una voz vacilante y ansiosa. Cualidades en el Hacer: * * * * * Orden. * Paciencia. Serenidad: Controlar los impulsos. pues. encarnada en nuestros corazones. * Fidelidad. Cualidades en el Tener: * * * * Desprendimiento. Logros. la v oz de la conciencia viene a ser la voz del Espíritu Santo. Sobriedad.12). Puntualidad. en el hacer . Apertura al Espíritu Santo. El fin no justifica los medios. el primer requisito es. hacédselo también vosotros primero" (Mt 7. Optimismo: Sacar o ver el lado bueno a lo malo. Cualidades de los padres Para que los hijos sigan nuestro ejemplo. En la celebración eucarística el hombre se incorpora a Cristo de modo más consciente y pl eno. Para el alma en estado de gracia. Trabajo bien hecho.

* a. La caridad debe actuar siempre con respeto hacia el prójimo y su concienci .