revista electrónica de teoría de la ficción breve

Sirenas mínimas: del deseo y otras inversiones de la culpa
Jezreel Salazar Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Existe un tipo de forma musical denominada “Tema y variaciones” que consiste en presentar una melodía en su forma original, para después indagar en las múltiples posibilidades rítmicas, melódicas y armónicas que la pieza puede producir. Algo parecido ocurre con el libro que hoy roba nuestra atención. En Yo no canto, Ulises, cuento. La sirena en el microrrelato mexicano, Javier Perucho recopila las múltiples variaciones narrativas que el relato original de Homero ha suscitado al interior de las letras mexicanas. Más que por el trabajo titánico que supone hacer este tipo de coleccionismo literario, del que da cabal cuenta el prólogo que abre el libro, llama mi atención un rasgo particular de este tipo de compilaciones. A la manera de ese libro de la literatura potencial llamado El dinosaurio anotado (en el cual Lauro Zavala rastrea la fecundidad intertextual que ha tenido el famoso minicuento de Monterroso), aquí nos encontramos también con un libro que, si no agota las versiones posibles del personaje mitológico de la sirena y su confrontación con la figura heroica representada por Ulises, sí construye una mirada multifocal para acercarnos al relato clásico. Y en ese sentido, a mi parecer, tiene una suerte de función pedagógica: nos habla del poder de los textos clásicos, al mismo tiempo que nos permite conocer las diversas estrategias narrativas, tratamientos, soluciones y demás recursos literarios, que pueden ser utilizados para contar una misma historia. Esa es, según creo, la primera virtud de este libro. Ser una suerte de ventana para explorar cómo funciona esa máquina de ficciones que es la literatura, esta vez concentrada a partir de un personaje tan fecundo como lo ha sido la sirena homérica. El ser concebido como una suerte de mosaico integrador es otro asunto que me interesa del volumen, sobre todo por una razón relacionada con las formas de lectura que se practican en la actualidad. Frente a la emergencia masiva de minificciones (propias de nuestra contemporaneidad basada en la prisa, el consumo y la fugacidad instantáneas), quizá una manera de digerir este exceso de relatos sea encontrando este tipo de eslabones ficcionales, que permitan darle sentido a tal explosión de creatividad mínima. No dudo que pronto entraremos a las librerías y encontraremos volúmenes de minificciones en torno al hijo pródigo, las estatuas de sal, las manzanas envenenadas... Y creo que será algo que habrá también que celebrar. Más allá de estos asuntos tangenciales que tienen que ver con el público lector, la enseñanza de la literatura y el mercado, quiero elaborar algunas ideas en torno a los textos que podemos encontrar en este libro, y más específicamente, respecto a cómo los narradores mexicanos hacen uso de la tradición patriarcal o se apartan de ella, a la hora de escribir sobre las sirenas. Es bien sabido que una de las estrategias más comunes de la minificción es la recreación de textos previos, a través de recursos como la parodia, el palimpsesto, la ironía, la metaficción, la epifanía… Este libro se erige sobre esa comprobación. Cada uno de los relatos que podemos leer aquí asume su carácter derivado, su realidad de ser “después de”, su reconocimiento de que antes de ellos, existió un original que es necesario reconocer y comentar. Además de confirmar el carácter autorreflexivo del http://cuentoenred.xoc.uam.mx
Derechos Reservados

80

que formábamos tropel entre las causas perdidas. mundanos. su canto anuncia el peligro de perder todo vínculo con los lazos sociales establecidos (“Aquel que imprudentemente se acerca a ellas y escucha su voz. disfrutar de los encantos carnales de la ninfa con forma de pez. Comienza así: “Sépanlo bien. Cuando uno piensa en la famosa frase de Heráclito que dice “difícil es luchar contra el deseo. quizá los textos más interesantes de esta antología sean justo aquellos que cumplen la segunda función: distanciarse críticamente de la versión canónica auspiciada por la tradición. Edmundo Valadés. se reescribe). Me explico. el arte de la seducción.” Llaman la atención especialmente los relatos escritos por mujeres y también aquellos en donde la http://cuentoenred. los textos clásicos (como la Biblia o la mitología grecolatina) conforman modelos de comportamiento. Raúl Renán. a veces. Me llaman la atención ciertos casos en particular. estas minificciones constituyen una especie de “contra canto”. en donde el fenómeno excepcional se vuelve aprehendible a través de un engaño de los sentidos (Armando Alanís. Marco Antonio Campos). escribanos: No cantamos para él porque nos difamaron pregonando que olíamos a pescado. El relato obviamente permite una lectura de género (que aquí sólo anuncio sin desarrollar a fondo). El tema permanente en el viaje de Ulises rumbo a la isla de las sirenas es el del deseo y sus consecuencias funestas. Augusto Monterroso. Algunos escritores ponen en duda la idealización del encuentro carnal con las sirenas o incluso la posibilidad misma de tal encuentro.revista electrónica de teoría de la ficción breve arte moderno (reflexiona sobre sí mismo y se reproduce especularmente. la figura de la sirena representa no sólo el objeto del deseo sino el riesgo de caer en el pecado. la evasión de la culpa) respetan el eje semántico original. ya no vuelve a ver a su esposa ni a sus hijos”). Marcial Fernández). Los microrrelatos de este libro en efecto seducen con diversos artificios literarios. crean fábulas morales. y es que a pesar de los diversos tratamientos temáticos que erigen (la obsesión por el héroe. parece justamente hacer referencia al eje narrativo que atraviesa toda la tradición de textos que remiten al relato original de Homero. Muchas variaciones narrativas que encontramos en la antología lo que hacen es refrendar el mito clásico (las de Alfonso Reyes. ¡ja! ¿Que Ulises nos poseyó ingeniosamente para ya no volver a nuestro lecho? Ensueños de marino en alta mar y patrañas de poeta. y llegan a poner en duda la aparente audacia de Ulises (José de la Colina). el hombre lo paga con el alma”. La audacia del héroe para librar el peligro y. Agustín Monsreal…). El minicuento de Eduardo Torres titulado “Silencio de alcoba” intenta explícitamente (a través de elementos metaficcionales y dándole voz a las sirenas) poner en duda las versiones más patriarcales del relato. lo que éste quiere. Por ello. Otros textos van más allá. Como han explorado algunos críticos. seducir con engaños y esquivar un obstáculo.xoc. cuestionan el ejercicio de la sexualidad llevada a cabo por el supuesto “héroe” del relato (Julio Torri. la decepción amorosa.mx Derechos Reservados 81 . es decir. En ese sentido. tiene que ver con los riesgos que conlleva seguir los impulsos (sexuales. se mofan ya sea del texto original o del lector y logran esquivar. íntimos). ahondando en los textos. que si bien mantienen como centro el asunto de la figura femenina como usufructo masculino. Salvador Elizondo. la infidelidad mantenida en secreto. que la literatura revalida o transgrede. no obstante. Con ello.uam. la cual partiría de indagar cómo resuelven los narradores una trama en la cual la figura femenina aparece como objeto de deseo y criatura pecaminosa. una burla del original en el triple sentido del verbo “burlar”: mofarse de algo. igualándonos con las suripantas. En algunos casos la intención de desmitificar el relato incluso convierte la trama fantástica en una historia explicable a partir del concepto de “lo extraño”. también dibuja un estereotipo de la masculinidad clásica. el peso de la tradición.

Los invito a leer este libro como una sinfonía inacabada. Ediciones Fósforo. Conarte. ha buscado congregar a diversas generaciones con sus peculiaridades y divergencias. Hasta aquí estas breves notas sobre un libro al mismo tiempo diminuto y omni-abarcador. que compila una gran variedad de rostros de la literatura mexicana. La sirena en el microrrelato mexicano. 2008.mx Derechos Reservados 82 . sino que es trabajada como una mezcla o como un cambio de identidades (sexuales). estos textos no sólo hacen un homenaje al texto canónico incorporando elementos de la tradición criticada. http://cuentoenred. Y que. Por último.uam. En la mayoría de esas historias (Amaranta Caballero. Ulises. en su carácter de catálogo incluyente. cuento. como una puerta de entrada a un universo donde las variaciones en torno al deseo son infinitas. es necesario resaltar aquellos textos que sumergiéndose en la literatura fantástica más plena. sino que llevan al lector a preferir la parodia sobre el original. -------------------------------Javier Perucho (selección y prólogo): Yo no canto. y con ello logran constituirse como textos independientes. que viven separados de su referente previo. En la medida en que buscan burlar la tradición previa y corregirla.xoc. México. Luis Felipe Hernández…) sorprende cómo las funciones de la parodia se llevan al límite. en el cual el miedo a la otredad queda invertido (Édgar Omar Avilés) o es mitigado por el humor y el sarcasmo (Alberto Chimal). incorporan a la sirena como el elemento clave que da entrada a otro plano de irrealidad. nos cuestionan y también dan cuenta de la vigencia de los mitos y su ilimitado potencial creativo. se confrontan.revista electrónica de teoría de la ficción breve relación entre lo masculino y lo femenino no es un asunto de opuestos. En sus páginas encontramos múltiples voces que a la hora de hablar del deseo. prácticamente dejando de lado el mito original.