■ MAR D E LP LAT A ■ DOMINGO 30 DE JUNIO DE 2013

IDA Y VUELTA: cultura@lacapitalmdq.com.ar

LAURA GUTMAN PRESENTÓ SU NUEVO LIBRO

“Me parece un despropósito llevar a los niños al psicólogo”
La reconocida psicoterapeuta familiar Laura Gutman, en una extensa charla con LA CAPITAL, consideró “un despropósito llevar a los niños a un psicólogo. No hay nada que un niño pueda resolver, porque es dependiente de sus padres”, dijo.
Por Marcelo Pasetti twitter: @marcelopasetti

caba de presentarse el libro “Conversaciones con Laura Gutman” (Editorial Del Nuevo Extremo), donde esta profesional, reconocida por su trabajo como psicoterapeuta familiar especializada en la atención de madres de niños pequeños y parejas, ofrece “respuestas claras a consultas difíciles”. Gutman, que ha publicado varios libros sobre infancia, maternidad, paternidad, adicciones, violencia social y sobre la metodología de construcción de la “biografía humana”, mantuvo un extenso diálogo con LA CAPITAL para señalar, entre otras cosas, que es un despropósito que los niños sean llevados al psicólogo. “En todos los casos, somos los padres quienes necesitamos ayuda, no el niño”, sentenció. Asimismo, entre otras cosas, subrayó que “de nada sirve quedar aferrados a nuestras ideas, opiniones o puntos de vista, si finalmente nos llevan al sufrimiento. Algo tendremos que cambiar”, enfatizo. “Que los adultos tengamos tanta dificultad para acercarnos al mundo infantil de quienes son niños hoy muestra que lo que nos duele es ‘tocar’ el sufrimiento, la sole-

A

Laura Gutman.

fue escrito para responder a las preguntas que frecuentemente me formulan mis lectores. -Se trata de un libro abarcativo donde se abordan los más variados temas a “De nada sirve quedar través del atractivo juego de las preguntas y respuestas... aferrados a nuestras ideas - Sí, sí, es como un juego. si finalmente nos llevan Porque a pesar de mis respuesal sufrimiento” tas, está siempre plasmada la necesidad de formular nuevas preguntas o, al menos, desde -¿Cómo nació “Conversaciones una perspectiva más amplia. En definitiva, cada individuo guarda dentro con Laura Gutman”? -Es mi noveno libro publicado y de sí las propias respuestas. dad, los castigos, el abuso o el aislamiento emocional que hemos vivido siendo niños”, aseveró en otro pasaje de la charla.

“Casi no existen infancias en las que el niño es colmado amorosamente”
-Incluso señala usted en el prólogo que no deben usarse las respuestas como opiniones confiables sino como puertas que se abren para pensar o crear nuevas dimensiones. -Sí, justamente. Apelo a la madurez, la responsabilidad y la decisión de cada individuo adulto. Delegar en otro (sea quien sea ese otro en quien

proyectamos un supuesto saber) la toma de decisiones personales me parece un engaño. Por eso te decía que es un juego en el que parece que respondo, pero en verdad estoy proponiendo una nueva manera de observar la realidad de cada uno. -Propone usted abandonar “los senderos obsoletos de las ideas comunes”, lo que no parece ser tarea fácil. (Continúa en página 4)

Las 8 preguntas para Carlos Fratini (*)
¿Qué error le molesta más advertir en un texto literario? ¿Cuál es el último que halló en el libro que está leyendo o que acaba de leer? -Todos cometemos errores frecuentemente al decir, al usar la palabra. Pero una gran molestia es para mí encontrar una falta de ortografía. Un descuido lo tiene cualquiera, pero la diferencia entre escribir escencia y esencia es, por ejemplo, despiadada. Es

1

muy difícil encontrar el error en el libro que actualmente estoy leyendo (“Antología de la literatura fantástica” por Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo) ya que es digno de admiración en innumerables puntos. Sin embargo, considero que el desliz en este libro lo cometió Bioy Casares. La primera edición del libro cuenta con el prólogo del escritor, al igual que en la segunda. En esta última, Bioy vuelve a hacer un prólogo, titulándolo

“Posdata”. En él cuenta que sentía cierto arrepentimiento por ciertas cosas dichas en la impresión anterior e incluso cree haber cometido errores en la redacción de ese proemio, por eso busca enmendar sus palabras muy anteriormente dichas. Creo que ni siquiera hacía falta pedir disculpas al lector, ese fue su error. Nos había regalado, junto a sus colegas escritores, cuentos propios y traducidos que pasaron a la historia gracias a ellos.

(*) Carlos Fratini tiene 16 años. Sin género literario predilecto, cursa un taller literario dictado por la profesora Evangelina Aguilera.

2

C U LT U R A DIARIO DE LECTOR

Domingo 30•06•2013

Ciudades
Por Gabriela Urrutibehety www.gabrielaurruti.blogspot.com

l lector que escribe un diario sube a un micro en Diagonal Norte, justo frente al Obelisco. Recuerda que, desde uno de los edificios que ve, el narrador de “Esa mujer” dice que “desde aquí es fácil amar, siquiera momentáneamente, a Buenos Aires”. El lector no es porteño, ni siquiera tanguero, pero no puede pasar por allí sin pensar en esa línea de ese cuento. Las ciudades son otras en las lecturas, piensa el lector que escribe un diario. Sin la necesidad de aclaración que supone necesaria Borges al proponer su fundación mítica, el lector que escribe un diario sabe que las ciudades que se fundan en la literatura lo hacen de una manera más sólida y a la vez más diluida, más líquida, más fluyente, tanto como para poder invadir huecos, zanjas, intersticios en las memorias, los sentidos y las pasiones. El lector que escribe un diario, sentado en un ómnibus que circunda el Obelisco no piensa en Gardel sino en otras ciudades que ha leído y cree conocer a la perfección. No digamos ya la Estambul de Pamuk, mientras en el paseo por el Bósforo aparecen reflejados en el agua los viejos palacios de madera. Pamuk habla y la postal que cualquier turista puede ver tiene otra profundidad,

E

porque ahí están la palabra “incendio” y la historia del barquero que violaba a una mujer mientras arrojaba a sus hijos al agua. Un turista cualquiera verá los viejos palacios de madera, pero la ciudad literaria no puede dejar de recordarle los frecuentes incendios que relata Pamuk. Y sobre todo, el morbo del relato ominoso que, en pretérito imperfecto, sigue desarrollándose cualquier día, a toda hora.

Mientras se interna en la 9 de Julio, el lector que escribe un diario piensa de qué estarán hechas las ciudades, esas ciudades que no puede dejar de conocer aunque haya vivido toda su vida en el asiento de un micro que avanza a duras penas en una avenida atestada al atardecer. Y copia mentalmente el inicio del Cuarteto de Durrell que presenta a “la ciudad que se sirvió de nosotros como si fuéramos su flora, que

nos envolvió en conflictos que eran suyo y creímos equivocadamente nuestros, la amada Alejandría”. Organismos vivos, pero no porque viva en ellas gente. Las ciudades son seres de extraña constitución fisiológica, que respira y actúa de una manera tan desconocida para nosotros, meros bípedos implumes, como la vida en el fondo del mar. ¿Cómo acceder a su misterio?

El lector que escribe un diario mira por la ventanilla las obras en construcción, las personas que saltan entre las vallas, las motos que zigzaguean entre escombros. Y retrocede a otro recuerdo: el de Marco Polo ante el Gengis Khan describiéndole ciudades inventadas con nombre de mujer. Italo Calvino escribió Las ciudades invisibles, cree el lector ante el semáforo en rojo que nadie respeta, para poder entender la verdadera entidad de las ciudades: la que nace del relato, ese milagroso trasvasamiento que en la nada de la palabra dicha en el aire puede unir dos deseos, el del que cuenta y el del que escucha. Las ciudades, entonces, piensa el lector que escribe un diario mientras el ómnibus escala -enrulándose - la autopista, no son más que deseo: los ladrillos, el cemento, el asfalto solo constituyen la máscara con que se esconden de los ojos que miran sin ver, para que descansen felices los ignorantes voluntarios y se desvelen los que se suben a un micro y sólo pueden pensar en frases leídas y mil veces gustadas. Y para muestra, el lector copia de Justine, un párrafo que sostiene que “el hombre es tan solo una extensión del espíritu del lugar”, justo antes de cerrar los ojos y abandonar la ciudad que, momentáneamente, estuvo amando ■

Buenos Aires y sus historias, enlazadas por Diego Zigiotto
“Estoy seguro de que la idea de este libro nació por la bendita costumbre de irme por las ramas cuando hablo”. Así comienza el prólogo de “Historias encadenadas de Buenos Aires” (Ediciones B), un libro de Diego Zigiotto en el que entrelaza sus tres pasiones: el turismo, la historia y su amor por la ciudad en la que nació. Además de periodista, Zigiotto es guía de turismo y está a cargo de distintos circuitos turísticos temáticos. Fruto de esa experiencia fue “Las mil y una curiosidades del Cementerio de la Recoleta” (2009). Y antes, escribió “Las mil y una curiosidades de Buenos Aires” (2007), un libro que fue declarado de interés cultural por la Legislatura porteña y que tiene ya varias reediciones. Muy similar al sistema que planteó Julio Cortázar en su famosa “Rayuela”, Zigiotto estructuró el libro pidiéndole complicidad al lector. Si quiere, éste puede saltar de página cada vez que aparezca el dibujo de una pequeña cadena en la historia que terminó de leer. Así va fabricando una suerte de red de relaciones temáticas, más allá de la continuidad numérica de las páginas. “Me pasa mucho en las visitas guiadas que hago: de pronto estoy hablando de un tema y ese tema me lleva a otro tema y después me doy cuenta de que me olvidé de cómo había empezado. Esa me pareció una buena idea para un texto. Lo que pasa en el libro es que se te va abriendo muchísimo más el abanico, tenés más espacio para explayarte”, le contó a LA CAPITAL. Aunque fascinante, ese sistema encerró un dilema: “Mientras recolectaba las historias me decía ‘esto va a ser infinito’, porque por cada historia se abrían tres o cuatro encadenamientos nuevos”, relató y decidió darles un punto final a muchos de esos caminos. Por las casi trescientas páginas pasan personajes emblemáticos de Buenos Aires, lugares y objetos del siglo XX y del XIX. Conviven, por ejemplo, el recuerdo de su abuela con historias vinculadas a Mecha Ortiz, Luis Sandrini, Rosa Rosen, Jorge Luis Borges, Alfonsina Storni, Nicolás Avellaneda, Enrique Muiño, Niní Marshall, Facundo Quiroga y el Príncipe de Gales, entre muchos otros. A su vez, también hay relatos que hacen foco en la Buenos Aires del pasado, de la que poco se conoce en la actualidad, reflexiona el autor. Los esclavos, la mazorca, los ingleses, las tertulias, los corsos, los carnavales, los virreyes, los aljibes, los almacenes y otros elementos históricos también se mezclan bajo su pluma. “Las historias que más me atraen son las de la vida cotidiana del siglo XIX. Hay muchas de esa época, me di cuenta de que el lector no conoce mucho de lo que sucedía entonces: por eso decidí ampliar un poco más acerca de cómo se vivía en esa época en Buenos Aires, cómo eran las casas, qué se comía”, indicó el autor. Para ello consultó archivos y las memorias de algunos escritores decimonónicos. “En un principio había pensando hacer una Historias encadenadas de la Argentina, es mucho más amplio el encadenamiento por la misma cuestión geográfica, hay que abordar desde Jujuy a Santa Cruz”,

confió y, aunque no lo descartó, por ahora dijo estar concentrado en una segunda parte de este libro, que podría aparecer el año que viene o en el 2015. Y dijo que el mismo porteño tuvo un buen acercamiento al libro: “Es que el porteño conoce poco de su ciudad, la gente del interior se sabe todas las historias, porque suele venir como turista y recorre más” ■

Las 8 preguntas para Carlos Fratini
¿Qué situación de su vida cotidiana encontró reflejada con sorpresiva exactitud en un libro, una película, una canción o cualquier otra obra de arte?

2

-Principalmente la soledad y el poco aprecio a la rutina. Ambas cosas son parte de los que escribimos, las necesitamos muchas veces para construir de manera objetiva. De estas cosas todo

está dicho, pero son imprescindibles.

Domingo 30 •06 •2013

C U LT U R A SOBRE LAS FIGURAS DE DIÓGENES DE SINOPE Y WITTGENSTEIN

3

La filosofía perruna o la antifilosofía
Dos de los pensadores franceses más importantes, como Alain Badiou y Michel Onfray, dedican sus respectivos libros a indagar en la antifilosofía, un concepto actual, casi un síntoma de nuestra época.
Por Nicolás Martínez Sáez (*) migajasdelafilosofia.blogspot.com.ar

Michel Onfray.

Alain Badiou.

I
Se ha señalado frecuentemente cómo los filósofos más representativos de cada época histórica han ejercido una influencia en las mentalidades de sus contemporáneos. Sin embargo, pocas veces se hace mención a quienes se han manifestado en su contra desplegando una actitud que podríamos denominar antifilosófica. Es por ello que, en cada época histórica, además de sus filósofos, también es posible encontrar a sus respectivos antifilósofos. Mientras en la antigua Grecia Platón y Aristóteles fueron los personajes consagrados del pensamiento filosófico, poco se conoce de la vida de su más acérrimo opositor: el cínico Diógenes de Sinope, un indigente que vivía en una ánfora y quien con fina ironía y no poca violencia, burlaba las definiciones filosóficas expresadas por Platón, o bien, le daba insólitas órdenes a un magnánimo e imponente Alejandro Magno. Durante la Edad Media, la filosofía también tuvo sus antifilósofos y quizás gracias a ellos este rico período histórico es habitualmente ninguneado u oscurecido por modernos y contemporáneos. Quien encarna el papel del antifilósofo es el monje Anselmo de Canterbury quien censura y niega la duda, nada menos que, digámoslo, el componente esencial de la filosofía, por considerarla incompatible con la fe y con la necesidad de seguir el dictum de creer para entender. Pero no vayamos a pensar que la antifilosofía es cuestión de una edad antigua o media, también los modernos tuvieron a su más radical antifilósofo: el ginebrino J. J. Rousseau. El mismo que afirmó que “el hombre que reflexiona es un animal depravado”, fustigaba a los filósofos del enciclopedismo y abogaba por un mode-

lo de vida natural que evitara aquellos males a los que nos habría sumido la civilización, y con ella, la reflexión filosófica. Ya en el siglo XX, el ingeniero filósofo Ludwig Wittgenstein, se propuso reducir gran parte de los problemas filosóficos a problemas lingüísticos mientras sentenciaba que de lo que no se podía hablar, era mejor callarse. De esta manera la actividad filosófica quedaba reducida, por lo menos en sus seguidores más groseros, al análisis lógico del lenguaje.

medios y academias (apunta en particular contra el platonismo expreso de Badiou), el psicoanálisis, el parlamento, la política representativa, los cristianos y su antifilosofía crítica del Iluminismo, el liberalismo y los liberales, los partidos de derechas franceses, la izquierda marxista y su violencia revolucionaria etc. Sus simpatías tampoco se ocultan y se manifiesta a favor del naturalismo, lo real frente a las ideas, la radical autonomía del ser humano, la revolución en la forma de resistencia cotidiana, el no mandar ni ser mandado, la ira y la indignación como directores del “No vayamos a pensar que la filosofar, el ateísmo, la jornada antifilosofía es cuestión de una laboral reducida, la política real, edad antigua o media” que asegura es la de la calle y no la del parlamento, la urgencia de Dos libros editados recientemente la decisión y del accionar frente a los por Capital Intelectual dan cuenta, debates de las asambleas generales, el aunque no en forma unánime, de es- matrimonio homosexual y la posibita actitud antifilosófica que al pare- lidad de adopción etc. cer interesa a dos de los pensadores Con tantas oposiciones y adscripfranceses más relevantes de la actua- ciones, Onfray intenta ubicarse fuera lidad: Michel Onfray, en Filosofar co- del campo intelectual francés actual mo un perro, y Alain Badiou, en La dominado por lo que él llama neoliantifilosofía de Wittgenstein. berales y neomarxistas, entre los que incluye a Badiou.

II
En Filosofar como un perro, Onfray rescata a la figura del cínico Diógenes de Sinope como emblema de un anarquismo filosófico que no admite dogmas, religiones, ni convenciones sociales. Onfray apunta directo al universo cultural y conceptual de lo que llama la ideología judeocristiana, por considerarla condición de posibilidad de todas las filosofías que tienen una preferencia por las ideas (cristianismo, cartesianismo, kantismo etc.) en desmedro de lo real. En cada artículo que conforma el libro Onfray abunda en planteos binarios, recayendo innumerables veces en lugares harto comunes y cargados de prejuicios y expresiones vulgares que rozan lo violento. La toma de posición también es una constante en cada artículo, donde siempre hay un enemigo muy bien definido: el capitalismo y sus industrias, los fulanos llenos de certezas, lo artificial, el trabajo, los intelectuales de

senta a un antifilósofo sino un filósofo que está instalado en “lo real” y se manifiesta haciéndose carne de la filosofía y criticando aquella filosofía teórica y especulativa, Badiou muestra a un Wittgenstein antifilósofo que cumple con su cometido autoritario, militante y no dispuesto a la discusión. Es por eso que, para retratar la antifilosofía de Wittgenstein, Badiou elige el Tractatus (una obra escrita en sentencias aforísticas sin frases interrogativas) y no las Investigaciones Filosóficas (una obra que ha sido interpretada en clave relativista y que abunda en demasía en un tono indagador). Si Onfray considera que lo propio de la filosofía es el ocuparse de lo real frente a los antifilósofos que aspiran a una reflexión teórica de lo irreal o supraterrenal, Badiou cuestiona a los filósofos por confundir las verdades del mundo (contingentes) con el sentido del mundo (lo real, necesario y místico) y exhorta a los antifilósofos para ser los guardianes de tal distinción. Durante el siglo XX, el filósofo alemán Karl Jaspers supo señalar en La filosofía, un breve libro que no “Onfray y Badiou no aceptan una requirió de ninguna operación misma acepción de la antifilosofía” de marketing, que las potencias que les son hostiles a la filosofía Según Badiou, ésta es la enferme- no pueden prescindir de algún tipo En La antifilosofía de Wittgenstein, Badiou distingue dos rasgos que dad filosófica que combate Witt- de reflexión y teoría, ya que ningún caracterizan al antifilósofo: (I) el de genstein: la borradura del límite de lo hombre podría esquivar la reflexión recordarle a los filósofos de las acade- decible y lo indecible que nos aban- filosófica. Por tanto, según Jaspers, la mias y los medios que son militantes dona a la mera charlatanería. Frente filosofía se halla siempre ahí, no para políticos, estetas que van al encuen- a esto, Badiou señala la superación a probarse, ni para luchar o resistirse tro de lo improbable, amantes que través de un acto filosófico (antifilo- donde se la rechace sino para comuhacen vibrar sus vidas con sus rela- sófico) inaudito: el antifilósofo se ex- nicarse mientras sigan existiendo ciones con hombres y mujeres y eru- hibe como singularidad existencial y hombres y mujeres. Aunque parezca una perogrullada, ditos que se inmiscuyen en las para- en su acto se tiene a sí mismo hablandojas de la ciencia; (II) que el filósofo do en su nombre propio frente a la frente a un libro que propone susdebe asumir la voz de Maestro, una milenaria tradición. El antifilósofo se pender la reflexión teorética en pos voz tan seductora como violenta, aferra a la religión, a distancia de la fi- de la acción por urgencia o frente a una voz autoritaria. Para Badiou, San losofía, para nombrar la singularidad otro que reclama la voz autoritaria y Pablo, Diógenes o Heráclito podrían de su acto, un salto a lo místico, a lo la no discusión, parece válido recorser los inventores de la posición anti- verdaderamente real, un salto a Dios. dar que el diálogo y la discusión son las fuentes genuinas de la comunicafilosófica, y en esa tradición, el pención. Quizás sólo sean síntomas de sador francés incluye a Pascal, Nietzsépoca, a los que habría que recordarche, Rousseau, Lacan, Kierkegaard y les ese adagio popular que dice: “Los finalmente a Wittgenstein. La antifilosofía destituiría a la filosofía mosOnfray y Badiou, se mencionó an- muertos que vos matáis, gozan de trando cómo su pretensión teórica teriormente, no aceptan una misma buena salud” ■ pierde a lo real y así, mientras la filo- acepción de la “antifilosofía”. Miensofía se apresta a analizar las verdades tras para Onfray Diógenes no repre(*) Profesor de filosofía.

del mundo, la antifilosofía le recuerda que existe un sentido de tales verdades, un sentido que tiene que ver, según Badiou, con un elemento místico fuera del mundo, es decir, con un Dios. El francés dedica su último libro al filósofo austríaco Ludwig Wittgenstein y, en particular, al único libro autorizado y controlado por el filósofo: el Tractatus Logico-Philosophicus. En este, Badiou interpreta que las proposiciones científicas acerca del mundo tienen un sentido en tanto pueden ser verdaderas o falsas y constatables empíricamente. En cambio el sentido de los sentidos de tales proposiciones requiere un acto puro e inaudito, un acto basado en una fe religiosa. De esta manera, y siguiendo el estilo típico de provocación francés, Badiou hace una defensa de las notas de la actitud antifilosófica: la no discusión, las sentencias aforísticas, afirmativas y no interrogativas, el nopensamiento y la consideración que a la reflexión filosófica teórica sólo le caben dos sitios: o la errancia o lo perjudicial.

III

IV

Las 8 preguntas para Carlos Fratini
¿De qué lugar, personaje común o circunstancia en general que ofrece Mar del Plata se apropiaría para incorporarlo como pasaje central de alguna de sus obras?

3

-Me apropiaría de la vida y obra de dos grandes artistas, no he sido capaz de decidirme por uno. El primero, sin duda, Astor Piazzolla, por su enfoque musical, por lo que significa para la ciudad y

por la magia de sus composiciones. El segundo artista (no por eso menos importante) es la misteriosa Alfonsina Storni, por su dramática vida y por la belleza concebida a partir de su palabra.

4

C U LT U R A

Domingo 30 •06 •2013

C U LT U R A

5
ES LA AUTORA DE “SERÁS REINA DEL MUNDO”

“Me parece un despropósito...”
(Viene de página 1) -Bueno…como decía Einstein: si queremos resultados distintos, tendremos que cambiar lo que siempre hacemos. En la vida cotidiana -en el ámbito de las emociones y las relaciones afectivas-, si sufrimos y tenemos problemas es obvio que tendremos que modificar eso que hemos contribuido a organizar. Por eso, de nada sirve quedar aferrados a nuestras ideas, opiniones o puntos de vista si finalmente nos llevan al sufrimiento. Algo tendremos que cambiar. -Sus libros se han editado en distintos países. ¿Cuáles son los temas acerca de los que más la consultan? ¿Existen puntos en común entre los distintos países o cada uno tiene una problemática definida? -Al menos en el mundo occidental encuentro las mismas problemáticas. Todos sufrimos las consecuencias del desamparo infantil. Todos adolecemos de falta de amor cuando éramos niños y dependíamos de la protección, el amor y el cuidado de los mayores, y todos hemos desarrollado diferentes mecanismos de supervivencia en términos emocionales. Por otra parte, los adultos somos muy poco conscientes de nuestras realidades emocionales y de la poca capacidad de amar que –como un “continuum trans-generacional”– perpetuamos luego hacia el prójimo. “DURAS HAN SIDO NUESTRAS INFANCIAS” -Usted, ciertamente, en sus artículos, en sus libros, en sus charlas hace hincapié en el valor de la infancia, la cual, señala, es embellecida por nuestros recuerdos. ¿Siempre es así? ¿No pueden existir infancias que no sea necesario “maquillar”? -Podrían existir, pero casi no existen infancias en las que el niño es colmado amorosamente, gracias al hepropias experiencias infantiles para go… cada vez desarrollamos mejores cho de contar con una madre conspoder “entrar en contacto” con tecnologías. Si hoy usamos los aparaciente de sí misma. El problema no es nuestro territorio afectivo, para potos electrónicos para desentenderque “embellecemos” los recuerdos, der luego entrar en contacto con el nos del vínculo y la permanencia sino que la conciencia se organiza mundo interior de los niños. Que los con los niños, obviamente eso será –durante la infancia– a partir de lo adultos tengamos tanta dificultad en detrimento del niño. que es nombrado. Quien generalpara acercarnos al mundo infantil de -También emplea usted una pamente nombra es la madre. Y si la quienes son niños hoy, muestra que labra que puede sonar hasta dura madre nombra la realidad, lo hará lo que nos duele es “tocar” desde su propia lente. el sufrimiento, la soledad, Cuanto menos “cons“En la escuela sólo se manifiesta los castigos, el abuso o el aisciente” y realista sea esa lente, más tergiversada lo que se ha organizado en el hogar” lamiento emocional que hemos vivido siendo niños. será la realidad para el ni-Sigo con la niñez, que ño, ya que nadie nombra es un tema apasionante. Repropara referirse a la infancia: desam“lo que le pasa al niño”, nadie interduzco un tuit suyo: “la mayoría de paro. Y por el contrario, señala que preta, nombra ni está atento a las exlos niños la hemos pasado mal en el mundo sería otro de no registrarperiencias desde el punto de vista del la escuela”... se ese desamparo... niño. - Sí. Hoy seguimos enviando a -Duro no es lo que yo digo. Dura es -¿Cómo cree que afectarán las nuestros hijos a instituciones escolala realidad de los bebés y niños penuevas tecnologías a los chicos de res obsoletas, los niños se enferman queños. Duras han sido nuestras inhoy en el futuro? para no ir, lloran todas las mañanas, fancias. Por supuesto, creo que los -Las tecnologías son herramientas hacen berrinches…y nosotros –imadultos tenemos la responsabilidad que pueden ser utilizadas a favor o en pávidos–- no nos inmutamos. Por de abordar la realidad de nuestras contra. Desde la aparición del fuehay nada que un niño pueda resolver, porque es dependiente de sus padres. Si el niño sufre, somos los padres o las personas a cargo quienes tenemos que revisar nuestra incapacidad para asegurarles el confort, la cercanía emocional, la presencia o la disponibilidad que el niño precisa. En todos los casos, somos los padres quienes necesitamos ayuda, no el niño. -¿Qué es la construcción de la biografía humana? ¿Cómo se puede explicar este método? -Es un sistema de indagación personal que fui desarrollando a lo largo de muchos años después de asistir a miles de individuos adultos y que está bien descrito especialmente en mis libros “El poder del discurso eso invito una y otra materno” y “Amor o domivez a “contactar” con el niño que henación, los estragos del patriarcado”. mos sido. En el caso de la escuela, al Básicamente es un método que a mi menos podríamos recordar qué nos criterio es relativamente rápido y efipasaba, cuánto sufríamos, qué nivel caz, que intenta ampliar la mirada de rigidez o autoritarismo nos lastisobre la totalidad del “entramado famaba. Es apenas un ejercicio. Un mímiliar”, revisando la realidad de la nimo de sinceridad consigo mismo. infancia del individuo, el “personaje” que ha asumido para sobrevivir, “REVISAR QUÉ NOS detectando “el discurso materno” HA SUCEDIDO” que suele ser muy diferente a las experiencias reales del individuo, lue-¿Se puede prevenir la violencia go revisamos qué es lo que el indiviescolar? duo ha desplegado con las herra-La violencia escolar se previene mientas que ha aprendido a usar y en casa. No es en la escuela donde se cómo contribuye a generar nuevas puede resolver. En la escuela sólo se “organizaciones vincula“Cada individuo es responsable res” con sus ventajas y desde todo cuanto le acontece” ventajas. La intención es compartir con el individuo adulto manifiesta lo que se ha organizado una mirada más ampliada de su proen el hogar. Tenemos que ser capaces pia realidad, de modo tal que luego de abordar las diferentes formas de cada individuo pueda tomar decisioviolencia (visible e invisible), sobre nes personales, generar movimientodo la violencia del desamparo, la tos y, en definitiva, comprender que falta de atención, la distancia entre el es responsable de todo cuanto le mundo emocional de los niños y el acontece. nuestro, la falta de presencia, perma-Para finalizar, se visualiza una nencia, apoyo, acompañamiento, sociedad cada vez más violenta e comprensión o compasión que los intolerante. En la calle, en el trabaniños adolecen por parte de los majo se viven escenas de tensión. ¿Cóyores. Si los niños están necesitados mo permanecer al margen de ese y desamparados vivirán el mundo contexto para preservar la “paz faque los rodea como un lugar hostil. miliar”? De ahí a la violencia visible hay un -Es que una cosa es análoga a la paso. otra. En la calle no pasa nada muy di-En los últimos años ha crecido ferente a lo que pasa en el intimidad la visita de padres llevando a sus de nuestros vínculos afectivos. Deshijos pequeños al psicólogo. Me de mi punto de vista, los adultos tegustaría conocer su posición y hasnemos que revisar qué nos ha sucedita qué importancia puede tener do, qué hemos hecho con eso que para un chico de 5, 7 o 9 años la prenos ha sucedido y qué estamos dissencia ante un psicólogo. puestos a hacer ahora que lo hemos -A mí me parece un despropósito comprendido ■ llevar a los niños a un psicólogo. No

ESTRENA EN TODO EL MUNDO LA PELÍCULA “LA BICICLETA VERDE”

Haifaa Al Mansour, la primera cineasta saudí, optimista, vital y libre
Cuenta su oficio de cineasta en un país que no le da lugar a las mujeres. Cómo filmó su opera prima y los cambios que, dice, experimenta su país. Habla de “pequeños avances”.
n Arabia Saudí no hay cines, las mujeres no pueden conducir y las niñas ni siquiera montar en bici, pero la cineasta Haifaa Al Mansour es optimista ante “los pequeños pasos” de aperturismo, como muestra en “La bicicleta verde”, su ópera prima y primer fil- La directora de cine Haifaa Al Mansour. me realizado en su país. “Tenemos que celebrar cada uno que en el respeto con el que afrontó era ella en cuanto la vi”, dijo Al Mande esos pequeños avances”, afirmó su trabajo está la clave para haber sour. la realizadora, entusiasmada ante la conseguido el permiso para realizarLa historia está inspirada en la viposibilidad de que las mujeres pue- la. da de la directora, que se crió en una “Creo que la gente apreció ese res- pequeña ciudad de Arabia Saudí, sodan por fin votar a partir de 2014 y orgullosa de que su película pueda peto”, aseguró la realizadora, que re- metida a esas reglas, pero en el seno servir para abrir las puertas al cine y cuerda que Arabia Saudí es un país de una familia tan tradicional como segregado en el que los hombres y las abierta de mente, lo que le permitió en Arabia Saudí. La situación, explicó sin borrar la mujeres viven separados en el ámbi- llevar una vida mucho más libre de sonrisa de su cara, “se ha relalo habitual para una mujer jado mucho”, es “más suade su país. “Mi familia no habla inglés, no ve”, la gente es “menos mili“Mi familia no habla intante y menos violenta”. Hasha viajado fuera de los países árabes, glés, no ha viajado fuera de ta muchos aceptan que las los países árabes, pero no pero no había nada que yo no mujeres conduzcan. “Es realhabía nada que yo no pupudiera hacer” mente un cambio a nivel diera hacer. Eso sí, en casa. muy pequeño”, resaltó Al Un pequeño espacio que Mansour, sentada en un home permitió soñar y pentel de Madrid y vestida al más puro to público. sar en que podría lograr lo que quiUna sociedad muy conservadora siera”. estilo occidental. Una mujer persistente, como lo que la obligó a rodar escondida en Estudió Literatura en El Cairo y cidemuestra el hecho de que ha tarda- una furgoneta las escenas que se de- ne en Sydney. Y su objetivo es hacer do cinco años en poner en pie su pri- sarrollan en las calles de Riad. películas que reflejen la realidad de Pero ni esa situación puede con el su país. “Me encanta volver -ahora mera película -tras tres cortometrajes y un documental-, para la que ha buen humor de Al Mansour, que re- vive en Bahrein junto a su esposo escontado con financiación saudí y lató divertida cómo se comunicaba tadounidense y sus dos hijos-. Es con “walkie talkie” con los miem- muy interesante para contar histoalemana. “Fue muy difícil”, tanto el escribir bros del equipo que estaban en las rias. Un lugar conservador y rico, en la historia como el lograr la financia- calles. “Estuve chillando todo el el que algunos tratan de encontrar ción, porque la realizadora tenía cla- tiempo desde dentro”, recordó. su identidad entre el mundo tradi“La bicicleta verde”, que se estrena cional y el moderno”. ro que quería que hubiera dinero saudí en la producción y finalmente el viernes en España y posiblemente Restó importancia a las amenazas lo logró a través de una productora llegue a la Argentina, cuenta cómo que recibía -ahora se han reducido- y Wadjda (título original del filme), está contenta porque con esta pelíindependiente y muy abierta. Pero le llevó mucho tiempo con- una niña de 10 años, trata por todos cula -que presentó en el Festival de vencer a la gente de que podían con- los medios de conseguir una bicicle- Venecia y que ahora está estrenando fiar en ella, porque además la histo- ta para poder ganar en una carrera a en todo el mundo- la gente comienria es muy simple y sin el dramatis- un amigo suyo, pero vive en un ba- za a confiar más en ella, lo que espera mo que prefieren en los países ára- rrio de Riad y es saudí, un país en el se traduzca en una mayor facilidad que las mujeres están sometidas a de financiación para su próximo bes. Una historia sobre el fortaleci- unas estrictas normas de conducta proyecto. miento de las jóvenes árabes, sobre que les impide vivir libremente. Mientras, sueña con participar en La protagonista es Waad Moham- la carrera de los Oscar con el primer sus ganas de evolucionar y de salir de la situación en la que se encuentran. med, una joven espectacular que se largometraje de la historia de Arabia Sobre ofrecerles “la oportunidad de presentó a las pruebas vestida con Saudí y sonríe satisfecha al recordar hacer algo diferente, pero nada ofen- vaqueros, el pelo alborotado y escu- el orgullo de su madre por su trabajo siva”, explicó Al Mansour, que cree chando a Justin Bieber. “Supe que como cineasta ■

Alexandra Lapierre: “Las mujeres disfrutamos más con el género histórico”
Descubrió la figura de Isabel Barreto, una peruana que fue cabeza de una expedición marítima en los tiempos de la conquista de América. Quería encontrar “una Australia incógnita”.
a escritora francesa Alexandra Lapierre publicó en España “Serás reina del mundo” (Planeta), una biografía novelada que recupera la figura de Isabel Barreto, “una heroína española injustamente olvidada”, según dijo la novelista. “Las mujeres disfrutamos más con el género histórico, porque nos permite aprender al mismo tiempo que viajamos con el libro”, dijo Lapierre, que, pese a todo, teme que esta idea se generalice. Sin embargo, la autora de biografías de personajes femeninos como “Artemisia” o “Fanny Stevenson” se centró con su última novela de nuevo en una mujer, pero en esta ocasión algo más singular. De este modo, Lapierre nos adentra en la vida de una olvidada Isabel Barreto, considerada por la escritora como la primera mujer capitán de una expedición que “osó soñar como un hombre, sin renunciar jamás a su feminidad”. “Isabel fue una mujer que logró cosas increíbles y nos recuerda que, a veces, la realidad supera la ficción”, señaló la francesa, enamorada de la figura de esta misteriosa conquistadora que, gracias a su actitud revolucionaria, sobresalió en el machista siglo XVIII y rechazó las normas establecidas. Lapierre pasó tres años documentándose para escribir esta historia que encontró por casualidad. “Estaba muy interesada en conocer la vida de los españoles tras la conquista de América y encontré cinco palabras que hablaban sobre la primera almirante del mundo”. Una mujer fuerte e indomable que se convirtió en líder de una tripulación en un tiempo en el que las mujeres “no podían sobrevivir sin las garantías de un hombre”, señaló Lapierre. Así, “Serás reina del mundo” relata la interesante vida de Barreto, una aristócrata peruana de origen español que se embarcará junto a su primer marido, Alvaro de Mendaña, en una expedición en busca de “una Australia incógnita”. Durante el viaje, enviudará y será entonces cuando Barreto, perdi-

L

E

da en el basto océano, tomará las riendas de la flota, al mismo tiempo que las intrigas, dirigidas por el ambicioso piloto Quirós que querrá deshacerse de Barreto, se apoderarán del barco. Sin embargo, el espíritu aventurero de la protagonista se ahogará, al mismo tiempo que nacerá su pasión por el joven navegante Hernando de Castro, al que conoce en Manila, y con el que, una vez convertidos en matrimonio, emprenderá una nueva aventura marítima. “Esta novela relata dos grandes historias de amor en las que no sólo ella siente: también ellos la desean con fervor”, ha señalado la escritora, que ha confesado que las descripciones y los sentimientos reflejados en la novela son fruto de su pluma creativa. Pero la rebeldía de Barreto será castigada por el universo y ninguno de sus hijos sobrevivirá, convirtiéndose en “el drama de su vida y motivo por el que Isabel se aferrará tanto a sus hermanos menores”. Lapierre ha viajado por todo el mundo para documentar de modo fiel los viajes de su protagonista y ha perseguido la estela de esta aventurera por la Biblioteca Nacional, el Archivo de Indias de Sevilla, Galicia o Lima. La francesa, que se ruboriza al recordar su alto prestigio como escritora, tiene claro que no busca este reconocimiento, sino “hacer siempre el mejor libro posible, con una escritura bella y pura.” Respecto a sus proyectos futuros, Lapierre ha reconocido que el miedo a escribir “una obra peor que la anterior siempre está ahí”, pero que “los libros son como los hijos”: se disfruta de ellos un tiempo y después “se les deja ir” para volver a retomar la actividad creadora. “La lectura fácil y placentera, y la oportunidad de descubrir nuestra propia historia” son las claves que, para Lapierre, han hecho de “Serás reina del mundo” un auténtico éxito de ventas en Francia, lugar en el que se publicó la novela el pasado marzo y que ahora llega a las librerías españolas y a las de latinoamérica ■

Las 8 preguntas para Carlos Fratini
¿Cuál es el mejor diálogo que recuerda entre dos personajes de ficción? -Recuerdo como un antes y un después el diálogo que se da entre dos de los personajes del final del capítulo “El contribuyente”,

4

del libro “Crónicas marcianas” de Ray Bradbury. En él, uno de los hablantes le recrimina a John Black muy sabia y cruelmente que no tiene sed y finalmente, por lo que da a entenderse luego, éste es asesinado. El momento corto de diálogo entre estos está sobrecar-

gado de energía y tensión, un marco excelentemente logrado por Bradbury.

Las 8 preguntas para Carlos Fratini

5

Si le permitieran ingresar en una ficción y ayudar a un personaje, ¿cuál sería y qué haría?

-Ayudaría al hombre de la tapa del CD de Almendra para poder retener a la muchacha ojos de papel.

6
Grandes libros, pequeños lectores

C U LT U R A

Domingo 30 • 06 •2013

UN URUGUAYO, UNA ESPAÑOLA Y UN COLOMBIANO

Eleodoro,
de Paula Bombara, ilustraciones de Melina Canale. 1° ed. Buenos Aires : Grupo Editorial Norma, 2006. Colección Torre de Papel
Por María Elena Estruch Integrante de la ong Jitanjáfora

Los mejores blogs en español
Un certamen destacó las bitácoras más originales de la web: “Bitácoras de viaje” de Andrés Vogler, “Aprende español callejeando por Madrid” de María Luisa Coronado González y “Blog de enseñanza del español” de Daniel Ferreira.
n uruguayo con inquietudes viajeras, una española dedicada a la enseñanza de su lengua materna y un joven colombiano aficionado a la literatura fueron elegidos la semana última como los autores de los mejores blogs escritos en español. Así lo decidió el jurado de la II edición del Concurso de Blogs para la promoción del español y de la cultura iberoamericana, organizado por la Universidad de Alcalá de Henares, el Instituto Cervantes, Fundéu BBVA, Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Google, Madrid Network-Plataforma del Español y Monografías.com. Este año se presentaron al certamen un total de 1.500 bitácoras -de las que 665 eran de España, 253 de Colombia, 141 de Argentina y 75 de México-. Esa cifra supone un aumento del 50% en la participación respecto al año anterior. En la categoría de “Blog joven”, el ganador es “Bitácoras de viaje” de Andrés Vogler (Uruguay), un proyecto que se destaca, a juicio del jurado, por la riqueza y calidad de sus contenidos. “Aprende español callejeando por Madrid”, de la española María Luisa Coronado González, fue elegido como la mejor propuesta en la categoría de “Blog de enseñanza del español”. El tercer premio del concurso, que reconoce el mejor “Blog de difusión de la cultura en español”, recayó en Daniel Ferreira (Colombia) por la calidad estética, la variedad de recursos y su accesibilidad frente a otros proyectos que se han presentado a esta categoría, señaló el jurado. En la ceremonia de entrega de los premios, que tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), los ganadores coincidieron en expresar el “estímulo” que supone el reconocimiento recibido para continuar difundiendo el español y los valores culturales de sus hablantes, a través de sus blogs. Los tres autores latinoamericanos premiados mostraron su agradecimiento a través de un video grabado para la ocasión, mientras que la bloguera española premiada trasladó en el acto al jurado su felicidad por el reconocimiento. Además, el certamen reconoció la bitácora “Creaciones literarias”, de Ohara Janet Correa (Colombia), en la categoría de “Blog más votado por los internautas”. Los ganadores en las cuatro categorías recibirán una tableta, a lo que se añadirá un curso intensivo en la Escuela de Escritura de la Universidad de Alcalá en el caso de los premiados en “Blog joven” y “Blog de difusión de la cultura en español”. La ganadora del considerado mejor “Blog de enseñanza del español” podrá optar por una beca para recibir formación sobre la enseñanza del español como lengua extranjera en un curso impartido por el Instituto Cervantes. En esta edición, el jurado estuvo integrado por personalidades del mundo de las letras, de la enseñanza y de los medios de comunicación en español, como el presidente de la Agencia Efe, José Antonio Vera, el director académico del Instituto Cervantes, Francisco Moreno, y los escritores Carmen Posadas y el argentino Martín Caparrós ■

sta novela escrita por Paula Bombara nos transporta a diferentes territorios que le son familiares a los primeros lectores que se acercan a ella. El dejar atrás la primera infancia y con él los juguetes preferidos que funcionan como refugio, apego, compañía es un tema que trata esta bella historia. Se vale de Eleodoro, un elefante de peluche color amarillo, importado de Hong Kong, que un día llegó al hogar de Nahuel y Ailén para acompañarlos durante sus primeros años. Por un descuido de su dueño el juguete cae al Continente Deloquesepierde, allí se encuentra con don Chicle, un anaranjado y pegajoso personaje que lo ayuda a recorrer extrañas tierras y a superar un gran desafío: atravesar el Río del Olvido. A medida que la búsqueda hacia su casa avanza visita el Desierto de las Letras, el Valle de las Golosinas y las Colinas de la Costura y dialoga con personajes característicos de esas tierras que colaboran con su cometido. Da la impresión de que “se parece a Alicia” - relato de Lewis Carroll- con presencia de diferentes mundos entre la ensoñación y la realidad. De los once capítulos que integran este texto el noveno nos enfrenta con el dolor del pasado, el no poder borrar momentos tristes y reconocer que son parte de nuestra historia. Bombara nos desafía cara a cara con nuestra identidad, la memoria, el poder imaginar, lo valioso de soñar. Eleodoro comprueba que, a pesar del paso del tiempo, su amistad con el pequeño Nahuel no tiene límites ni fronteras, que el recordar es poderoso, mágico y que la distancia se acorta si los recuerdos son tan fuertes como puentes. Eleodoro feliz con tu trompa amari. Que te tiro, que te agarro, Eleodoro vení ■

E

U

“La libreta negra” de Braga Menéndez
iendo muy joven, Fernando Braga Menéndez dejó la Facultad de Filosofía y Letras porque escribir unitarios para TV le exigía dedicación exclusiva. Cuando lo presionaron en la TV para que escribiera cosas más livianas optó por la publicidad donde lanzó marcas hoy muy famosas. Ha vuelto a su primer amor: hace dos años estrenó “Rosalinda” en el Konex, luego publicó “Textos”, un libro de poesías que le valió en 2012 la invitación al Festival Internacional de Poesía de La Habana. Ahora “La libreta negra”, una novela que divierte pero alerta desnudando los manejos con que Estados Unidos continúa despreciando a América latina. “La libreta negra” corre el velo sobre los permanentes manejos del imperio norteamericano orientados a “sabotear la incipiente unión que con gran esfuerzo estamos intentando los países de América latina”. Tiene dos niveles de lectura. Uno político, que puntualiza las maniobras que instrumenta Estados Unidos para eternizar la sujeción. “Es notable la capacidad de ese país para lograr que los

S

Jornadas sobre literatura y escuela
Se realizará el próximo 24 de agosto la clásica XIII Jornada La Literatura y la Escuela, que organiza todos los años Jitanjáfora. Como es ya habitual, durante dicho encuentro se realizarán talleres, mesas de experiencias, conferencias, narraciones, feria de libros y llegarán reconocidos especialistas de literatura infantil y juvenil. La actividad está dirigida a docentes de todos los niveles, bibliotecarios, animadores socioculturales, estudiantes de profesorado, artistas plásticos y todos aquellos que se interesan en promover la lectura, la literatura y la escritura. Por tal motivo, la entidad convocó a la presentación de ponencias para ser leídas o comentadas durante las jornadas. Los interesados podrán obtener mayores datos en www.jitanjafora.org.ar o enviar un mensaje a grupojitanjafora@yahoo.com.ar ■

pueblos latinoamericanos no tengan presente el vergonzoso historial que instrumentó en su relación con América latina durante todo el siglo XX”, se señala. Con la memoria de los golpes de Estado, invasiones, sabotajes, asesinatos, entrenamientos en represión y torturas en la terrorífica Escuela de las Américas, sería al menos ingenuo desconocer los esfuerzos secretos que continúa implementando para destruir este prometedor entendimiento entre los países latinoamericanos, se expresa en el libro. No se trata sólo de la penetración económica, la sumisión financiera y la hipnosis propagandística.”Se trata también de la permanente presión mi-

litar del Comando Sur, la pertinaz intención de instalarnos más bases y consulados castrenses visibles o encubiertos, el exagerado exhibicionismo de poderío bélico en el área, incluyendo la gran base británica-norteamericana en Malvinas con armamento nuclear y la reactivación y puesta en marcha, luego de 50 años de inactividad, de la IV Flota en los mares del sur”, se apunta. El segundo nivel de lectura bucea en las peripecias del protagonista dentro del medio social en el que nació y vive: la clase media alta de Buenos Aires, con sus mezquindades, contradicciones y tilinguerías. Se trata de un oportunista, por momentos talentoso, al que sus correrías le salen bien hasta que termina acorralado y enfrentado a un desenlace impensado. Fernando Braga Menéndez vuelve a provocar con este libro que acaba de llegar a las librerías de la ciudad ■

Personajes fantasmagóricos, salidos de la pluma de Luciano Saracino
¿Acaso no juegan los fantasmas a las escondidas? es la nueva propuesta del escritor Luciano Saracino, un especialista en infundir miedo a través de sus historias, donde conjuga rimas e inquietantes adivinanzas. Con ilustraciones en blanco y negro del rosarino Fernando Rossia y editado por Uranito, Saracino propone a los más chicos conocer nuevos personajes fantasmagóricos con poderes especiales, escondidos en distintos lugares como cementerios, baños, baúles y hasta debajo de las camas. “Ahí esta Ana, en la ventana! Y su hermana, ofuscada, al menos hasta mañana jugará debajo de la cama”; “Escuché al mayordomo subir lento la escalera. Al llegar... ¡no sé cómo!, sólo vi flotar su vela”, son algunas de las rimas propuestas por el autor. Saracino se especializa en historias de seres fantásticos, encantadores y aterradores. Publicó más de cincuenta libros en el país y en el exterior ■

Las 8 preguntas para Carlos Fratini

6

¿Recuerda haber robado un libro alguna vez? ¿Cuál o cuáles?

-Lo he hecho muchas veces con la imaginación, pero nunca físicamente. Admito que tengo un libro sobre ajedrez que jamás

devolví, pero, tratándose de un préstamo, probablemente no sea considerado un delito.

Domingo 30 •06 •2013

C U LT U R A ESCRITO POR EL CHILENO JUAN PABLO MENESES

7

Libro analiza el comercio de niños futbolistas
El autor asegura que Sudamérica es la despensa del fútbol mundial y dice que muchos de estos chicos que son promesas del balompié “funcionan como esclavos”.
l escritor chileno Juan Pablo Meneses, autor de”Niños futbolistas”, donde analiza el negocio del fútbol en Sudamérica, considera que el fútbol “acaba siendo una caricatura de la vida” y lo demuestra después de comprar los derechos de un niño chileno de doce años para venderlo en el mercado europeo. Meneses dedica dos años a encontrar una futura estrella con la que negociar y lucrarse. En su camino descubre mundos desconocidos como el tráfico de los niños, la presión familiar, las escuelas y los ojeadores de clubes españoles, los mecanismos, los viajes, las esperanzas y los fracasos. “Entré en el mundo del fútbol y con este libro terminé con más preguntas que respuestas. Se muestra la realidad de las personas, de sus ambiciones e ilusiones. Me ha sorprendido los niveles a los que está llegando el consumo del fútbol”, dijo. los más baratos porque no tienen contrato con nadie, pero en España con seis o siete años cambian de clubes. ¿Qué significa? Que no existe un contrato formal, pero sí una recompensa para llevarlo de un club a otro”, agregó. Para conocer a fondo el mundo de los negocios futbolísticos, Meneses compra los derechos de Milo, un niño chileno de 12 años por unos 200 dólares, una cifra que incluso regatea con el abuelo, el tutor del niño, que apenas ve a su madre y no sabe quién es su padre. “Claramente muchos de estos chicos funcionan como esclavos, pero también los chicos que están en televisión, los chicos cantantes, las niñas que se convierten en modelos infantiles con doce años. Todo tiene que ser rápido, para más jóvenes y para ya”, insiste. Y como ejemplo pone el fichaje por el Barcelona de Maxi Rolón, quien llegó a La Masia con 14 años y tres años después aún no ha debutado en ningún equipo profesional. “Ha cambiado la percepción en poco tiempo, lo vemos en Brasil, donde han aparecido los indignados del fútbol y que haya ocurrido en el país futbolero por excelencia, aún legitima más esa idea”, añadió. En su libro, Meneses analiza la relación entre los pequeños futbolistas y los padres de las futuras estrellas. Habla del caso de Kevin Méndez, un niño a quien su padre no le habló durante una semana por haber fallado un penal. “Los padres presionan indebidamente a sus hijos y los presionan para cumplir sus sueños, otro reflejo de la vida, el tipo que quiso ser médico y no pudo... El hijo como la proyección de mi frustración y eso en el fútbol se ve de una manera extrema, como que tu padre no te hable por haber fallado un penal o que haya padres que sean capaces de vender a su hijo con doce años para que triunfe, aunque para ello tenga que irse a vivir solo a un internado en otro continente”, recuerda. Dice que en Sudamérica es “claramente la gran despensa” del fútbol mundial. “En España, los sudamericanos son los que tienen más salida porque tienen más arraigada la cultura deportiva, lo que significa ganar o perder. Llegan de países pobres y quieren salir de la pobreza, eso les imprime carácter y eso tiene un valor”, insistió. Meneses explica que los jugadores más cotizados son los brasileños, pero los que más se exportan son los argentinos. Los uruguayos tienen el atractivo de disponer muchos de ellos de un pasaporte europeo y los mexicanos, por la violencia existente en su país, los más acostumbrados a sobreponerse a situaciones complicadas. “En Colombia o en Brasil, en casi todos los países, el fútbol es una extensión de la vida. En esos dos países se vive más como un baile; en Argentina, el fútbol es como un atajo y en Chile como un esfuerzo, los triunfadores lo llevan marcado en su destino”, ha comentado. Meneses hace suya una frase de Manuel Vázquez Montalbán: “Hay pueblos que nacen para crear futbolistas y otros para comprarlos” y recuerda que sólo el 0,1% de los niños futbolistas triunfan en el mundo del fútbol ■

E

Juan Pablo Meneses.

El escritor chileno, fundador de la escuela de Periodismo Portátil y que dirige el diario HoyxHoy, cree que lo denominado “el post fútbol” ha superado la visión original del balompié. “El nuevo deporte no es el fútbol, son las cifras y cómo se desglosa la propiedad de un jugador. Por ejemplo, en el caso de Neymar, sería establecer en cuánto tiempo podría rentabilizarse la inversión realizada en el brasileño”, comentó. Habla de Leo Messi y de cómo el Barça ha conseguido que un jugador que le costó 10.000 euros ahora esté valorado en 130 millones y cómo ha ido bajando la edad de los jugadores que llegan a Europa. “Los chicos de diez u once años son

Apareció el “Diccionario Fóbal Club”
Escrito por Juan José Panno y con ilustraciones de Maicas, el libro “Diccionario Fóbal Club” (editorial Colihue) reúne casi trescientas cincuenta acepciones del mundo futbolero. El lector se encontrará con recuerdos coloreados en sepia, reflexiones, anécdotas propias y apropiadas, muchos datos estadísticos, algunas pinceladas históricas y la transcripción de recortes de libros, diarios y revistas. Explica términos como aguatero, autito, barrabrava, jarabina, monumental, vuvuzela, patadura, crack y cabezazo, entre otros, jugando con el ir y venir de los significados del lenguaje tribunero que lo mantendrán con una sonrisa durante la lectura de todas sus páginas. Juan José Panno trabajó en los diarios Clarín, Crónica, El Mundo, entre otros. Es autor de los libros Obras maestras del error, Pozo vacante, Corazón y pases cortos y coautor de Días de radio. Dijo Carlos Ulanovsky en el prólogo del libro: “El Larousse futbolero por excelencia, de aquí y para siempre, vale decir, un libro que faltaba. Parafraseando a ese par de grandes que fueron Gardel y Lepera, yo sé que ahora vendrán hinchas extraños (e hinchapelotas) que revisarán el libro letra por letra y reclamarán justicia por lo ignorado, por lo desconocido, por lo omitido. A esos barrabravas de la exigencia habrá que decirles que los diccionarios dan revancha y que la próxima edición vendrá corregida, aumentada y goleadora” ■

RECIENTE ANTOLOGÍA

Dieciséis historias sobre el diablo
Dieciséis escritores, entre ellos Liliana Bodoc, María Elena Walsh, Iris Rivera y Antón Pávlovich Chéjov, se reunieron en la antología “16 de diablos” donde escriben relatos para adolescentes sobre el personaje más demoníaco de todos: el diablo. “Rojo”, “Amor diablo”, “Jamón del diablo” y “Misceláneas endiablas” son algunas de las historias narradas en todos los tiempos que tiene al mismísimo Lucifer como protagonista de los textos. “El señor de los infiernos está, pues, en todas partes y encarna, generalmente, valores negativos relacionados con el mal, la destrucción, la fealdad, el exceso”, se extrae del libro. “Aunque haya cobrado una fama inusitada, se lo considera un ser solitario y reservado. Es por eso que se cree que tiene su morada en un lugar tan recóndito como el centro de la Tierra. De todas formas, el diablo siempre se las arregla para hacer de las suyas y mucho insistió para meterse en esta colección de antologías”, agrega. “Las armas las carga el diablo”, “Muerto el diablo, se acabó el infierno”, “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”, “El diablo sólo tienta a aquel con quien ya cuenta”, son algunos de los refranes que comprenden el capítulo de las “Misceláneas”. En el libro los chicos podrán encontrar conjuros, coplas y advertencias”, que harán “temblar” a los pequeños lectores. Del sello “Primera Sudamericana”, el libro recomendado para chicos de más de 10 años pertenece a la colección “13 de espanto”, “15 de brujas”, “17 de miedo”, “18 de amor” y “20 de animales” ■

■ Lecturas

Fuente : Librería Polo Norte

Los libros más vendidos de la semana
F I C C I ó N
1 INFERNO, 2 GATURRO 21, 3 NEGAR TODO Y OTROS CUENTOS, 4 CINCUENTA SOMBRAS DE GREY, 5 VIOLETTA, UN CORAZÓN DIVIDIDO, DAN BROWN, NIK, ROBERTO FONTANARROSA, E. L. JAMES, DISNEY, PLANETA DE LA FLOR DE LA FLOR GRIJALBO PLANETA JUNIOR

N OF I C C I ó N
1 LOS SECRETOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS DE PERÓN, NELSON CASTRO, 2 EL PODER DEL AHORA, ECKART TOLLE, 3 ECONOMÍA A CONTRAMANO, ALFREDO ZAIAT, 4 LANATA, LUIS MAJUL, 5 VÍCTOR HUGO, UNA HISTORIA DE COHERENCIA Y CONVICCIÓN, JULIÁN CAPASSO, VERGARA GRIJALBO PLANETA VÉRTICE IZQUIERDO EDICIONES AL ARCO

Las 8 preguntas para Carlos Fratini
Un extraño hongo se esparce por su biblioteca y consume de manera irrefrenable los libros. Sólo dispone de unos segundos para actuar y salvar a tres de ellos. Lo que usted hace para ganar tiempo es arrojar a la voracidad del hon-

7

go a otros tres libros. ¿Cuáles serían los sacrificados y cuáles los salvados? -Rescataría “Bestiario” de Julio Cortázar, “Farenheit 451” de Ray Bradbury y una vieja edición de antología poética de Alfon-

sina Storni. Muy a mi pesar sacrificaría “Poética” de Aristóteles, “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll y “Las de Barranco” de Gregorio de Laferrere.

8

C U LT U R A

Domingo 30 •06 •2013

Gracias Aquiles
Por Carolina Peleretegui

asé a buscar a los chicos para ir a la playa. Lucy los vistió como para ir a pasear al shoping. Siempre me hace lo mismo. Les dije que subieran a cambiarse y a ponerse un shorcito, y que agarraran una gorra porque el sol estaba fuerte. -¿Les pusiste el protector en la mochila?- le pregunte a Lucy que ya me miraba con las cejas arqueadas, como cada vez que subestimaba mis comentarios. -¿Qué clase de madre te pensás que soy, Martín? Vos mejor no te olvides de ponerle bastante protector en la cara a Pili cada vez que salga del agua, no te olvides que es alérgica; y a Estani ponele los anteojos siempre, sólo sacáselos cuando entre al mar. Tené cuidado, no los descuides, viste cómo es la playa, la gente…y viste cómo sos vos… - Si Lucy, ya entendí. También soy el padre, ¿no?- le dije con el mismo tono sarcástico con el que terminábamos todas las conversaciones hacía dos años. Los chicos bajaron corriendo. Estani revoleaba el baldecito con la gracia que yo había perdido hacía treinta años. Pilar traía las paletas que sobresalían de la mochila y con una sonrisa que terminó en abrazo salimos rumbo a la playa. Me despedí de Lucy diciendo que a la nochecita los traería de vuelta. Cuando llegamos a la playa aún era temprano, así es que conseguimos un buen lugar donde poner la sombrilla. ¿La sombrilla? ¡Puta! me la olvidé en el auto. Pilar ya se había metido en el mar, casi sin darme cuenta, y Estanislao me miraba con la misma cara que su mamá cuando esperaba que yo resolviera todos los problemas. Llamé a Pili con un grito que acompañé agitando una mano para que viniera, pero ella me saludó y se zambulló bajo una ola espumosa. Alrededor mío no había nadie a quien encargarle las cosas mientras iba a buscar la sombrilla que había dejado en el auto a tres cuadras de la playa. Así es que le pedí a Estani que fuera a buscar a su hermana a la orilla. El se fue con su baldecito y sus ojos. Y en el camino se

P

distraía juntando caracoles. El sol empezaba a calentar. Una hora después ya estábamos instalados bajo la sombrilla y los chicos jugaban con otros nenes que había por ahí. Pilar venía y agarraba los moldecitos de plástico y corría a mostrárselos a la nena de al lado, que estaba acompañada por sus padres. La mamá de la nena parecía de unos cuarenta y pico, y estaba en muy buena forma. No se le veía ni celulitis ni estrías. Tenía un bronceado que parecía recién llegada del caribe. Acá recién empezaba el calorcito y estábamos todos blancos, salvo ella que resaltaba en la multitud. Tenía dos hijos, una de la edad de Pili y otro más grande que estaba como hipnotizado y vestido jugando con un celular. Su marido era un señor extremadamente gordo y peludo, como si su piel estuviera cubierta de abrojo y cuanto pelo anduviera en el aire se le pegaba. Tenía dos anillos de oro, uno en cada mano, que llamaban la atención. De vez en cuando él se acercaba a su mujer y le daba un beso que apasionadamente ella respondía. Me acordé de Lucy, de los besos que nos dábamos cuando veníamos a la playa, solos, antes de que nacieran los chicos. No nos importaba que alguien nos estuviera mirando. Sólo nos besábamos, dejábamos las cosas hechas un bollo y corríamos al agua, y seguíamos besándonos en el mar donde los besos salados me excitaban cada vez más. ¡Cómo la amaba Dios! Después todo cambió, ya ni recuerdo cómo ni cuándo. Miro a los chicos. Pili juega y Estani come una galletita con arena. No me importa. Sobrevivirá. Me estoy muriendo de calor y quiero ir al agua. Los miro a mis vecinos y la mujer me asiente con la cabeza como adivinando lo que iba a pedirle. -Vaya tranquilo -me dice-. Yo le cuido las cosas. Por la nena no se preocupe que yo la miro, está acá con la mía. Le agradecí y agarré a Estani, le saqué los anteojos y nos fuimos al mar. Hacía mucho que no lo veía reírse así. Jugamos, le hice caballito y corrimos olas. Estuvimos un buen rato y sali-

mos. Empezamos a caminar en dirección a la sombrilla pero no lograba reconocer la mía. -Siempre tenés que tomar un punto de referencia -me decía mi mamá cuando era chico-. Si no te orientás, buscá a algún mayor que te cargue en los brazos y ahí todos aplauden, y yo te encuentro y después te doy una paliza. Nunca me perdí. Ahora no había tomado ni un solo punto de referencia, no veía mi sombrilla a lunares ni la de mis vecinos que ¿de qué color era? -Papi, quiero hacer caca -se le ocurrió decir a Estani. -Espera un poquito mi amor, ¿podes aguantar? - Sí papi. Yo levantaba el cuello como si así fuese a encontrar la sombrilla. Me estaba poniendo nervioso mientras Estani me decía que ya no podía aguantar. De pronto, no de dónde ni cómo aparece Pilar. -¡Hola pá! -Qué haces acá? ¿Dónde está la sombrilla? ¿Estás sola? - la interrogué. -Ahí pá, derechito a la casita de los guardavidas. Vinimos a buscar agua para el castillo que estamos haciendo con Meli. - Hola señor -me dijo una nena rubia y regordeta. -Hola nena -le dije- y las seguí hasta la sombrilla. -Papi, ya me hice - dijo una vocecita tímida y avergonzada que salía de mi hijo, y detrás de su malla colgaba un bulto enorme. Lo llevé caminando como un patito hasta donde estaban nuestras cosas, lo envolví con una toalla y con la bolsa de supermercado en que había traído los sándwiches de jamón y queso, envolví el “regalito”. Lo cerré con un nudo, lo metí dentro de otra bolsa y lo tiré en un tacho de basura que por suerte estaba a dos pasos. Lo senté a Estani en la arena, con su mallita sucia y deje que la arena hiciera su trabajo corrosivo. No iba a volver al agua por nada del mundo. Necesitaba tomarme una cerveza o al menos algo fuerte para bajar la an-

gustia que me había empezado a invadir, pero lo único que tenía a mano era un mate, un termo con agua calienta y la yerba. ¿La yerba? ¡Me olvidé de comprarla! ¡Sabía! Sabía que me la iba a olvidar. Y si sabías porque no la compraste, boludo. Siempre me pasa lo mismo, como cuando me olvidé el estuche con los anteojos de Estani en el colectivo, sabía que me los iba a olvidar, y en vez de guardarlos confié en mí y me volví a defraudar, a traicionar, como lo hago siempre, una y otra vez. ¿Y si le pido a esta mina? No, no me va querer convidar ¿Sentirá el olor a caca que estoy sintiendo yo? El tipo esta mirando para todos lados y frunce la nariz. -Señora, disculpe de nuevo. ¿Usted no me prestaría un poco de yerba? Es que me olvidé lo más importante para tomar unos mates. -Nosotros no tomamos mate- me dijo y se recostó de nuevo en su reposera. El oso panda del marido ni me miró y seguía con la nariz fruncida. Me resigné y abrí la botella de agua mineral que ya estaba tibia. -El agua la tenés que meter en el frezer la noche anterior hasta que se haga hielo y un ratito antes de salir la sacás y te la llevás. Vas a ver que así siempre tenés agua fresca- me decía mi vieja como si yo tuviera mucha playa encima. Y sin embargo ahora la recuerdo, tarde. Pilar sigue armando castillos mientras se come un sándwich. Cada mordisco que da cruje en los dientes. Ahora levanta la vista, me ve, me sonríe y me tira un beso. Estani arrastra la cola en la arena, se revuelca, hace un pozo donde ojalá pudiera meterme. El sol se está empezando a ir, igual que mis vecinos que ni siquiera me saludan, sólo la nena, Meli, se acerca, me da un beso y me dice hasta mañana, y despidiéndose de Pilar prometen encontrarse en el mismo lugar y a la misma hora. -¿Jugamos a la paleta pá? -me propone ese pedacito de mí que me espera, que espera algo de mí. Me paro, agarro la otra paleta y empezamos a pelotear. Estani nos alcanza la pelota cada vez que se escapa y por fin esta-

mos en paz. La gente nos mira y comenta, y se ríen dulcemente, diría hasta compasivamente. Yo me siento feliz. Al final de todo soy un buen padre. Pilar tira la pelota algo lejos, corro marcha atrás, una piedra, un ruido, mi pierna, mi pie, mi talón de Aquiles roto. No puedo moverme, grito en voz baja. No lloro pero quiero hacerlo. Ahora nadie me ve, nadie me compadece. Le pido a Pilar mi bolso, de adentro del bolso mi celular. -Lucy; soy yo. ¿Me podes venir a buscar a la playa? te necesito- y un silencio eterno me llevó a la espera. Dos horas después en la playa ya no quedaba nadie. Los chicos seguían jugando como si nada. Pilar tenía la cara colorada y le resaltaban las pecas que había heredado de mí. Estanislao se quejaba que le ardía la cola, mientras se sonaba los mocos que se mezclaban con los kilos de arena que embadurnaban su cara. La veo venir a Lucy con ese gesto de siempre. De nuevo los cuatro, juntos ■

C u ri o s al e n g u a

Precuela
Por Mavira Dillon

En el diario La Nación del lunes 17 de junio leemos en la sección espectáculos el siguiente comentario: “Endeavour, el joven Morse, la ‘precuela’ de la famosa serie llegará en julio a Film and Arts. La palabra precuela se utiliza en cine y literatura para referirse a una narración que se ubica en un tiempo anterior al de otras. Este anglicismo, síncopa de “presequel” -anterior a lo que sigue- es una palabra que no sabemos a ciencia cierta si perdurará o acabará como uno de los tantos neologismos que no adquirieron una necesaria utilización. El tiempo lo dirá ■