You are on page 1of 98

JUAN GINÉS DE SEPÚLVEDA

OBRAS COMPLETAS
111
In memoriam ÁNGEL LOSADA GARCÍA por
A. TRUYOL Y SERRA
CATEJlli..i.:l'lUJ. !lE LA REAL AI-AllF\11-\ DF Y

DEMÓCRATES SEGUNDO
Estudio histórico del Oemócrates

J.

IlRUFAL PRATS

C-\TEllH.\IlCO IJE LA l:\1\EH\I!JAIJ DE V..>,.LLAIJ\JI.IlJ

Edición crítica y traducción
A. COROLEU LLETGET

APOLOGIA EN FAVOR DEL LIBRO SOBRE LAS JUSTAS CAUSAS DE LA GUERRA
lntroduccü)n y edici611 crítica de la Apología
A. MORENO HERNÁNDEZ
Pl{(lFFS\ll< Trn-1->.R llF ¡¡, J\"\CIO"<AL Dr. flll ( :\u(J" :\ DI''J'-'\"-U.\

Traducci6n y notas
Á. LOSADA (Revisión de A. MORENO)

EXCMO. AY\1:-/TAMIE!\TO DE I'OZOilLA!\CO

1997

JUAN GINÍ'S DE SEPÚLVEDA
Dl:lviÓCRA1'hS SEGWVIJO, O SOBRE !AS {mTAS CAUS'AS !JI:' LA GUFRRA

P R Ó L O G O AL ILUSTRÍSIMO VARÓN LUIS DE MENDOZA, CONDE DE TENDILLA Y MARQCÉS DE MONDÉJAR AL DIÁLOGO SOBRE LAS JUSTAS CAUSAS DE LA GUERRA" DE GINÉS DE SEPÚLVEDA

Si es justa o injusta la guerra con que los reyes de Espaüa y nuestros compatriotas han sometido y procuran someter a su dominio aquellos pueblos bárbaros que viven en la región occidental y austral, llamados comúnmente indios en espailoL y en qué justa razón puede fundarse el imperio sobre estas gentes, es problema trascendentaL como sabes, Marqués ilustre, y de cuya soluci(m dependen consecuencias de suma importancia. Están en juego en él la fama y justicia ele tan grandes y religiosos príncipes. Dicho problema se refiere a la administración de innumerables gentes, de tal suerte que no sin razón se han suscitado acaloradas polémicas sobre esta materia, ya privado varones doctos, ya en público ante el gravísimo Consejo Real establecido para la gobernación aquellos pueblos y regiones, Consejo que tú presides y gobiernas por n1luntad del César Carlos, nuestro Rey y a la vez Emperador de romanos, en a tu sabiduría y agudo talento. En tanta discordia de pareceres entre los más eruditos y prudentes varones, al ocurrírseme, en mis meditaciones sobre el caso, ciertas observaciones con las cuales parecía poder dirimirse la controversia, pensé que no debía abstenerme de un negocio público que tantos intervenían, ni callado cuando tantos hablaban, sobre todo cuando personas tan importantes y de tanta autoridad me invitaban a que expusiese mi opinión por escrito y declarase mi doctrina, a la cual ellos parecían inclinados cuando antes se la había resumido. Así pues, buen grado me propuse tratar la cuestión en un diálogo al estilo socrático, como lo hicieron en muchas ocasiones nuestros Santos Jerémimo y Agustín, recopilar en él las justas causas de emprender una guerra en general y el recto modo de hacerla, y de paso otras pequeñas cuestiones no ajenas a mi propósito y muy dignas de ser conocidas. Este es el opúsculo que te envío como prueba y testimonio mi voluntad rendida y mi devoción por ti, a quien ya hace tiempo honro y respeto con amor. por tus excelentes virtudes en todo género y singular humanidad. Recibirás, pues, este don, CÜ..'"rtamente exiguo, fruto de mi afición y buena voluntad hacia ti, y, lo que es más importante, apropiado sobre todo a tu profesión, cargo y conducta. Put:s habiendo tú desempeñado, por largo y con Lmi\'ersal aplauso, cargos públicos y honrosos, en la paz y en la guerra, por voluntad y designio del César Carlos, que tan probadas tiene tu fidelidad y cualidades apropiadas para ambas situacionc.'->, es opinión general que en tu administración nada ante ti suele pesar tanto como la justicia y la religión, en las que se cifra la suma de todas Lis virtudes. Y no pudiendo poseerlas nadie que ejerza imperio injus-

[39]

algo contagiado por los errores lt:teranos.Uii!{O 1 sobre algún pueblo. i'viudus ele las explicaciones sobre el justo y recto ejercicio ele! mando est{m tomadas de los grandes filósofos y teólogos y brotan ya del Derecho natural y común. De ambos personajes. aun repitiendo necesariamente algunas sentencias. para confundir a los herejes que condenan toda guerra como prohibida por ley divina. epidemia de su patria. ya ele b doctrina cristiana. para que. los interlocutores que presentl· disputando en Roma desarrollaron ciertos puntos tocantes a esta cuestión. cuestión hasta ahora ambigua y oscura. el alemán Leopoldo. ya anteriormente publicado. pongan fin a la polémica suscitada sobre la honestidad de Lt guerra. Pero como en otro diálogo titulado Dem6crates primero. a orillas del Pisuerga. comienza a hablar así: to 1\0] . ni quien sea en algún modo prefecto y ministro de un príncipe taL no dudo que te agradar{¡ este opúsculo en que con s(Jlida y clarísima argumentaci(m se demuestra y adara la justicia del imperio y administración a ti confiados. me ha parecido con\·eniente hacer disertar a los mismos personajes en el jardín de nuestra casa.

SOBRE LAS jlJS'IAS CACSAS DE LA GUERRA". LIBRO PRIMERO 1 LEOPOLDO. Recuerdo que sobre esta materia mantuvimos unJ. LEO. sino que pidiesen la felicidad con aquella frase prescrita: "Paz a esta casa''.UNDO. llevan una \'ida virtuosa. en el Vaticano. veo con asombro que algunos [!¡ 1[ . de tan grandes y variadas desgracias. no invadicsL armado el campo ajeno.No indican tales frases que en la paz se halla el sumo bien? A pesar ele esto. por lo visto. A mi juicio.Llena está de tales testimonios la sagrada Escritura. larga polémica de tres días en Roma. finalmente. para que cada uno estuviese contento con lo suyo. muy bondadoso y poderoso. no pedimos don pequeño o liviano. y aquella otra: ··os daré paz en vuestros confines. pul:'s cuando ésta falta en una nación. DOcl'OR El\ ARTES Y SAl. con mLnoscabo de la tranquilidad y desprLcio ele la paz. cuando en la Misa. sino el maximo bien. Pues otra cosa mandó Cristo a sus Jpóstoles.DIÁLOGO TITULADO "DEMÓCRATES SEl.Te agrada. y así. que la vida humana esté libre de tantas molestias e incomodidades y. RADA TEOLOGÍA.. sobre todo entre cristianos. busca la paz y persíguela"? . sin avaricia alguna. y en la tierra paz a los hombres". evocamos las palabras pronunciadas por el Ángel: "Gloria a Dios en bs alturas. ni con ambición crud e impía buscase la gloria o la fama en la destrucción de los demás. y oja!Ci que Dios. DEMOCRATES.Te diré una y mil veces que considero injustificada la guerra. POR JUAN GINÉS DE SEPÚLVFDA. cuando entraban en las casas. ya que a éstas se las considera felices y dichosas precisamemc cuando. parece que falta en ella la felicidad más grande a que pueden aspirar las nacines. en el seno de la paz. inspirase esta idea a tocios los reyes y príncipes de cualquier estado. Ambos males han descarriado a muchos príncires y les han armado para perdición mutua de sus pueblos e inmensa desgracia del género humano.

La guerra".m constantemente en guctTa. como dice HomLro y repite Aristótdes. en cambio.'-. capital distinguir entre el caso de quiL'll. o no existen o por lo menos son rarísimas. . [!2] . lo mismo que el hambre. sea cual fuere .d manera.Así es como dices.'-. la pobreza.. y el de quien se deleiu con b propia guerra. es propio de hombre turbulento y ajeno por completo no sólo a la piLdacl cristiana. DEM. pues tal conducta exigen su virtud.. Así. pues la gucru. "debe ser de necesicbd.ldos a admitir la gueru. para conseguir grandes beneficios y a veces por necesidad. se ha de apetecer por sí misma. no ha de tener reparo en tomar las annas ni en parecer que hace una guerra temeraria o injusta. sin desechar ninguna hasta ver si ele alguna manera puede repeler. al contrario. para que ele la necesidad nos libre Dios y nos conserve en la paz.tante.. LEO. sino tambiL·n a todo sentimiento humanitario.on acepUdas a veces con rectitud y piedad por varones muy virtuosos y piadosos. pues.tianos janüs deponen las armas y se hallan t. sino la guerra como medio para la paz". Pero así como L'Stas desgracias.. no ob. sin necesidad de guerra. emprendiendo una guerra por cau:-as justas y aún necesarias.-. De todos modos si. Debe agotar todas las soluciones pacíficas. de haberlo intentado todo. según los filósofos. velar por la salvación y prosperidad de los pueblos confiados a . sino de sus crímenes y nefandas pasiones que llenan y agitan continuamente la vida humana. Lo primero es propio de un varún magrünimo y \·aleroso. la gucru jami-. su religión y su dignidad. sino con presencia o fortalez. es indicio de valor ingl·nito y maduro el ddeitarse con su ejercicio: lo segundo. Demócrates.... "carece ele derecho.. la que parece que se deleitan en las mismas luch:_t. la lleva a ctho no con pusilanimi(_bd o abatimiento. con la esperanza ele algún gran bien. que "no parezca sino un medio para lograr la paz".-.u causa. nunca ha de emprt·nderse sino después de madura deliberación y motivada por GtLL'dS justísimas y hasta necesarias .LIBI{O 1 reyes cri. se ha ele hacer por los hombres buenos de t. En suma."'f'o.-.t de :mimo y arrostLl vuluntariamcnte el peligm cuando el deber lo exige..Í y cumplir con su deber. según el sentir de los sabios.ts (2) DFi'vl. creo que son muchas y frecuentes. pues no se busca la paz como medio para la guerra.mo modo los mejores príncipes se ven oblig. y discordi. y no se originan precisamente de la bondad o piedad religiosa del hombre. despué. nada consiguiera y viera que su equidad y moderación son desbordadas por la soberbia y maldad de hombres injustos. del mi. el dolor y otros males parecidos.'-.'-. las injurias de los hombres inicuos e importunos. quien.E. Es \'erdad que el príncipe bueno y humano no debe obrar jam{ts con temeridad o codicia. creo que las causas que justifican las guerras. ele tribu y ele casa". yo. que acarrean molestias sin deshonra. dice San Agustín.'-.

por fin.LIBRO 1 (j) LEO. pues en aquellos tres días discutiste \'ariada y copiosamente muchas cuestiones que tocan a b religiún y a todo gé·nero ele virtudes...-:Qué novedad quieres oír.¿Y no obraría rnjs rect:lmente y más acorde con la piedad cristiana si cediese a la injusticia de los malvados. sufriese con resignación su. de mí.1. que no he podido conn_·ncerte ele que algunas veces el hacer la guerra no se opone a la ley l'Vangé·lica. Leopoldo.oles en sus incursiones marítimas y sometidos por las armas a su dominio.\. Pa.a y gozamos de tiempo en estos agradables jardines a 01illas del Pisuerga. ya que la casualidad no sé c(mlo nos ha reunido en esta regia y celebérrima ciudad de Esparl.te. pero en nada pue. Su presencia fue la ocasi{m de que inici[mtmos una conversación.. aprovechamos el tiempo.. sobre la dignidad de la profesión militar..c." duró largo 1131 . que estaba seducido por el nuevo error de algunos de mis compatriotas alemanes. me indujiste a pensar que no todas las guerras les son prohibidas a los cristianos. y sobre éste dijiste cosas muy dignas de saberse que ·ya en gran parte se me han ido de b memoria.\tf. me gustaría escuchar de tu hoca algo relacionado con aquella disputa. es decir. al menos las que se hacen repeler Li injuria.C:tndome yo casualmente hace unos días con unos amigos en el palacio del príncipe Felipe.Al contrario. injurias y pospusiera todas las costumbres y leyLs humanas a la ley· J. qut. y no me molestaría volver a oírte lo repl'tiL si te .Pocas en verdad. pasó por allí IIernán Cort(·s..o.. marqués del Valle. que antes recorda.Incurres de nuevo en tus absurdos.i\'ina y e\ angélica. t•. según ven.o. sobre todo las relacionadas con la profesi(n militar.-1e convenciste de que esto le esU permitido a todo hombre por Derecho natural.. perdimos mucho tiLmpo en vano en aquella c. por la que Cristo nos manda que amemos aún a nuestros enemigos y soportemos pacientemente sus afrentas y dai1os? DE. en aquellas remotísimas islas y aquel otro continente descubiertos hace poco por los esparl.. Así pues. sin la cual un hombre honrado jamás se decidir[¡ a tomar las armas. (/j) DE..1arece que debes resumir algo de lo que discutiste extensamente en aquella conversación en Roma. y.<. relacionada con aquella cuestión de la dignidad de la profesi(m militar? LEO. LEO..liscusi<'m en el Vaticano. aunen a la justicia de la guerra. Esus consideraciones se me ocurrieron al pensar en el Nuevo Mundo. y mí.

. de cuya pobreza estoy' bien convencido. pero no por eso debemos creer precipitadamente que.LlllHO ! rato. 2 DEM. Pero. como dices. Pero despué. "hasta con la preparaci(m del corazón a estar dispuestos a luccrlo si lo exigen la o razones de pie- [44[ .Haré. sobre las luzañas de éste y otros caudillos del emperador Carlos en lb rL·p. debemos repetir sumariamente algo de aquelb antigua disputa y ante todo aquello que constituye el fundamento de la presente CUL'Stiún y de otras cuanto se hace por Derecho o ley natural se hace umhién por Derecho divino y ley e\'angélica. con esa claridad propia de tu singular ingenio y ¡xofundo entendimiento.. que entreguemos la túnica y el manto a quien nos la quiera quitar'". Quiero oír tu opini<·m acerca de esta guerra y otras parecidas que se hacen sin ninguna necesidad. me asaltaba insistentemente la duda y el temor ele que no estuviese suficientemente conforme con b jus y la piedad cristiana la guerra que los cspai\oles hacían a aqul'ilos inocentes morrales. ha tenido conmigo esta con\"LTsaci(m.<. que al que nos abofetea en una mejilla le ofrezcamos la otra para que la hiera. y sí c::n cambio con un plan dc::tcrmirudo. y que desarrolles en pocas palabras esta cuesti(m. lo que mandas. pues. aholiú la ley la cual a todo hombre le est:t permitido repeler la fuerza con la fuerza. sino que. como dice San Agustín. lo confieso. (2) Es \'Crdad que Cristo manda en el Evangelio que no "resistamos malvado. al recapacitar sobre ello.. deseo que me cxpliquc::s sunuriamente las causas que a tu juicio pueden justificar la guerra. acuciado por tales escrl1pulos. me interesó por su variedad e inesperJda novedad. sino en vista de que. dentro de los límites de la justa defensa. El asunto. de quienes no habían recibido cl:u\o alguno. Ni eres tú el único ni tampoco el primero que. no fiado precisamente en mi talento o en cierta facultad especial de palabra.ü'm occidental y austral por completo ignorada de los antiguos hahitantes de nuestro orbe. por no decir capricho o codicia. No siempn: es necesario cosas con las obras. como decías hace poco. ociosos y no me encuentras del todo despre\'enido para tratar ese tema. y a la vez.

elijo. ·'si he hablado mal. 14'i] . esto es. tú sentado me juzgas según la ley y contra la ley que se me hiera" Cristo. sino que. para la vida común y civil. Y así continuó exponiéndole Jos demás preceptos del Decálogo y a!'iadió: '"Si quieres ser perfecto.u1mo 1 Lbcf'. En efecto. pared hlanqueacla". SanGregc)l"io lo ense!'ia con estas palabras: ""Lo que oyó el jo\·en rico: <<Marcha y vende todo cuanto tienes. ¿por qué me hieres?". Esto es parecido a Jos consejos y exhortaciones sobre el modo de soportar las injurias de que poco antes hablaba. no cometerás adulterio'". Jesucristo Dio. Este es el espíritu de la Ley y los profetas"'. llevando muy a mal b injuria. abofeteado del mismo modo. y en ellas mismas nos enserió que había apoyo suficiente para conseguir la vida El mismo Jesucristo. Y así Cristo en otra ocasión dijo refiriéndose a lo mismo: ''La conducta que queréis que sigan los hombres con vosotros.-. es un mandato especial para una minoría más perfecta. como el mismo San Agustín declara. dáselo a los pobres y sígueme"'. seguidla vosotros con ellos. vende todo cuanto tienes. tan lejos estuvo ele ofrecer a los golpes b otra mejilla. Ejemplo de esta intcrpretaci(m lo tenemos no solamente en San Pablo. ¿qué buena acciém haré para conseguir la vida eterna'·. dáselo a los pobres y tendr{ls un tesoro en el cielo y ven y sígueme>>. como dice San Agustín: ·'Hipócrita. al ser abofeteado por orden del príncipe de los sacerdotes. da testimonio del maL pero si he hablado bien. se cuidó de reprender severamente a su autor. tampoco ofreció la otra mejilla. sino aún en el mismo Cristo. y no general para textos"". Estas no son leyes que obligan ele manera distinta a la que hemos expuesto. p3ra evitar con razones que el 3gresor extremase su injuria. al preguntarle uno: "'Maestro. contestó: ""Si quieres llegar a esa vida. quiso que bastase el cumplimiento del Decálogo y denüs ley·es naturales. Son éstas palabras que los hombres más prudentes y que más sobresalen en doctrina y piedad cristiana interpretan como una confirmación hecha por Cristo de todas las leyes naturales. replicó aquél. quL·. ve. San Pablo. y así le dijo: '"Dios te herid. guarda los mandamientos"'. sino consejos y exhortaciones apropiadas no tanto a la vida común cuanto a la perfección apostólica. a su vez. "'¿Cuáles son estos?". y Cristo le dijo: ··No cometer{ts homicidio.

esto es.. ni otra cosa se nos prohíbe sino lo que Dios prohibe que se haga" Y tan verdad es esto.mos: "El que ama a su !)rójimo cumple· la ley. que siendo tres bs formas rectas y legales de gobierno: monJrquía. tienen por misión mantener a los hombre"' en el cumplimient< > de su con:-.c.us leyes.c.U BRO 1 (.c.. Cristo. fin de todos los bienes. que rigen nuestra conducta.urgir tantas controH'rsias como antiguamente entre los romanos y para resolverlas con ITCtitud sean necesarias tantas leyes como las contenidas en las doce Tablas y en los cincuenta lihros del Digesto. no obstante.mís a tu prójimo como a ti mismo>>" precis. ha reducido éstas y todas L_¡_.unentc porque todas las leyes naturales y divinas.. felicidad perfecta y última.. "Si alguien me ama··.raciano. ··no otra cosa se nos manda por d Derecho natural que lo que Dios quiere que se haga. Esta .LTvar en esta vida la sociedad humana v hacer así de ella una escala para la vida eterna. Y aunque entre los cristianos puedan . n::·gimcn aristocr{ltico y la llamada comúnmente república. no dids biso testimonio. no mat<tr(is_ no hurtar:is. que rigen la moral conducta humana a una sola corroboraclora del Derecho IUturaL fundamento ele la sociedad humana. también por mutua caridad humana la piedad y el amor de Dios. que se aparte del orden naturaL El fin de todas ellas es la salud y bienestar públicos. Según sentencia de ( . dice Cristo.c. no codiciar:ts>> y cualquier otro mandamiento . desde luego. autor muy importante.1) Aquí son aplicables también las palabras de San Pablo a los rom. o ninguna. que se con- [46] ..e resumen en esta frase: <<Am. "guardar{t mi palabra".c. dem{L'-i leyc. la felicidad. ninguna ley puede en ellas convenientemente promulgarse contra la naturaleza. ya que el amor de Dios se cifra principalmente en la observancia de .. cntcndemo:-. ahora bien.ocicdad se funda te en la mutua caridad yr benevolencia. palahra que puede tener dos acepciones: una. con la repetici(m de unas pocas leyes del Dec{t!ogo. pues los preceptos de <<'Jo cometerás adulterio.

Ahora bien. imperfecta e incoada. de este modo: "Ley natural es la participación de lJ ley eterna en la criatura dotada de razón". Y por eso a los que preguntan en el Salmo: "¿Quién nos mostrará el bien?''. Con ésta son ··bienaventurados los pacíficos. Los teólogos vienen a coincidir con otras palabras. "Ley eterna".-. y es camino y una especie de escala para la perfecta felicicbd. según define San Agustín. sino aún del mi. Así pues. Así pues.. que quiere la con. es y se llama ley natural. dice. los limpios ele coraz(m" y todos los demás que Cristo enumera en el mismo pasaje del Evangelio. se les da la siguiente respuesta: "Grabada está sobre nosotros la luz de ru rostro. ele esta ley eterna es partícipe el hombre por la recta razón e inclinación al deber y a la virtud. pero que tienden a lo mismo.) y debiendo por su naturaleza apetecerse y practicarsc b Yirtud sobre todo.1) Debienco en todo buen estado tender toda la legislación al ejercicio de la \'irtud (ésta es la opinión de los filósofos. "Ellos··. ''son la ley para sí mismos. según doctrina ele los filósofos..mo Dios. "es la voluntad ele Dios. DEM. Señor''. A esta ley se refería San Pablo cuando hahbba de aquellos hombres buenos entre los paganos que por naturaleza guardaban una recta conducta. pero aún te falta determinar y declararnos en qul· consiste b ley natural. sino aún pagano.UBJ-{() 1 sigue con la clara visión y contemplación de Dios.'ita vida.. sin depender de apreciaciones circunstanciales". (.-. Otra. en el ejercicio ele la vütucl.Creo que has asentado muy suficientemente y con elocuencia sobre sólidos cimientos las leyes naturales y has establecido y confirmado su fuerza y autoridad. sin embargo por la razón es propenso al bien. pues aunque el hombre sea arrastrado al mal por el apetito.. bienaventurado. la recta razón e inclinación al deber y a aceptar las obligaciones de la \'Íltucl. porque muestran la obra de la ley grabada en sus corazones''. no religiosos y cristianos. según Dios.ervaciún del orden natural y prohíbe su perturbación''. seglm testimonio no sólo de los hombres mejores y más sabios. resulta que las mejores leyes más se acomodan la natuuleza.Los filósofos clan la siguiente definiciún de ley natural: "La que en todas en ello partes tiene la misma fuerza. a la que puede aspirar el hombre en e. consiste. y que por serlo recibe el nombre de vida eterna.-. Quiere ello decir: "La luz de la recta [47] . ¿cuánto más no han de serlo en aquel estado de que Dios es por sí mismo fundador y legislador? 3 LEO.

.. prodigio y milagro estupendo en toda la naturaleza.Precisamente para que se entienda que d juicio sobre las leyes naturales hay que buscarlo no s(Jlo en los autores cristianos y tratados evangélicos. y no sólo e! cristiano. Y así como el oro y la plata que ellos no crearon.. al parecer de la divina providencia. considl'rados como los mejores y nüs sagaces tratadistas de filosofía natural y moral y de todo gl·nero de Política. cuyos preceptos.<. inteligente. han sido recibidos por la posteridad con tan unánime aprobación. y tanto cuanto cada uno es mejor y má . Esta es la que hace que el hombre bueno el bien y la justicia de la malc\acl y la in¡usticia. así los cristianos deben aprovechar las enseñanzas c_k los filósofos para la predicación dd Evangelio". pue. como los judíos de los egipcios.. opiniones ciertas sobre la creencia en un Dios único. sino sentencias y decl')iones comunl's a todos los sabios. sino también en aquellos filósofos. sino todo aquel que no lw corrompido la recta naturaleza con su conducta depravada. [!¡f:J .. sino que sacaron dl' unas minas. autor muy importante: ""La ley divina escrita en nada repugna a !a ley natural. Pues no sin razón nuestro San jerónimo escribió que '"Aristóteles sin ninguna duda fue el primer fi!(Jsofo. Ahora bie-n.¡s consideraciones sobre las leyes naturales y los filüsofos paganos? DEM.LIBHO 1 razón". que ya no parecen palabras de un solo filósofo. todos tienen el discernimiento y poder para conseguir estas cosas. .¡die puede alegar excusa. Sobre esta ley así se expresa San Cipriano.. sino que b reprobaci(m dd mal y la elccciün del bien están tan grabadas por Dius en el alma racionaL que de esto n. obispo v mártir. qul' todo lo llena.<.¿A qué vienen tant. Así se expresa a este respecto San Agustín en el libro segundo de f)e la Doctrintl Cristiana: "Los filósofos dan a veces preceptos lllLI'i útiles sobre moral y l'n sus obras encontramos alguna. a Lxcepción ele muy pocos sobre matl'rias que exceden la capacidad humana y que el hombrl' sólo puede conocer por revelaci(m divina. sabemos cuál ha de ser nuestra conducta y podemos hacer lo que sabemos·· (2) LEO. en quien parl'cía estar infundido todo aquello de qul' l'S capaz naturalmente el género humano"'. es opinión general que a la cabeza de los filósofos están Platón (pre-ferido a todos por San Agustín) y Aristóteles. que es lo que se entiende por ley natural.

'lmo modo que los '><-teteros sólo tienLn un recurso para dar en el blanco y muchísimos errar: así. buen fin y recta intención. o mjs bien. esto es. cst{t reservada a la m{!xima autoridad del Estado. sólo puede trazarse una línea recta y. no total. como dice San Agustín en b disputa Co11tra Fausto. pLcar en una misma cosa.'iu iniciación. como enseñan los fil()sofos. Y por príncipe se ha de entender aquella pLrsona que est{I al frente de una forma de gobierno legal. Lo mismo que de un punto a otro. el público lbmamiento de los ciudadanos a las armas. pues el fin en Lis obras.'! circunstancias la razón del fin es la principal. solamente de uno. que si les falta alguno de sus números. DEM. pero el declarar la guerra corresponde exclusivamente al príncipe o a quien está investido de la suprema autoridad en la república. ya por mLdio de sus c. Afirmé que para la justificación de una guerra se requiere. Los demás encargados de la gobernación.LIBHO 1 4 LEO. sino nüs propiamente ministros. pierden el nombre de \'irtud y deber"".. según atestigua el Papa lnocencio en el Concilio lugdunense: ·Todas las leyes y todos los derechos permiten a cualquiera dcfl'nderse y repeler la fuerza con la fuerza. buena intención en quien la promueve y rectitud en su desarrollo.. no deben ser llamados príncipes. "El orden natural acomodado a la paz de los mortales exige que la autoriad y detLrminación para declarar la guerra residan en el príncipe . por las cuales crees que puede iniciarse y hacerse una guerra conforme con la justicia y la piedad. Ahora bien. obrar bien. sino tamhil·n legítima autoridad.. acaece de divLrsas maneras.'! hay. No le estj ¡x·rmitido a cualquiera emprender una guerra. y esto por Derecho natural. en cambio. Así. en cambio.tpltanes PuLs. ya lo haga personalmente. que está investido de la suprL·ma rielad y gobierna sin dLpcndencia de un jefe superior. como enseiian 1491 . (2) San Isidoro asLgura que es injusta toda guerra que no ha sido formalmente declarada. esto es. si es que la. obrar rLctamente. y expúnmc ya las causas. según doctrina de los matemáticos. sino parcial.Una guerra justa exige no sólo causas que justifiquen ..Volvamos al asunto. en quien la emprende y hace. de una sola. pues. pecar en cualquier materia puede acaLccr de muy diversos modos. según Dionisio. '·la virtud y el deber son de tal naturaleza. y del mi. probidad dL Jnimo. con la observancia de todas las obligaciones llamadas comúnmente por los filósofos "circunstancias·'. sino solamente para rechazar las injurias dentro de los límites de la justa defensa. entre Lt. Ahora bien la declaración de guerra. por ser una de las cosas que más directamLnte ataiien a la 'ioheranía de la ciudad o del reino. un número infinito de quebradas y curvas. del reino o la república y que desempeñan su misión sujetos a un jefe superior.

ser llamado injusto y avaro antes que adC!Itero. como en Lt-. impidiendo que los malvados hagan dar1o y pequen. el fin de la guerra justa es poder vi\ ir en paz y tranqUilidad con justicia y virtud.-.-.tamhil·n el fin de todas las leyes justamente promulgadas en un estado recto y normalmente constituido. Importa.c.. la ferocidad en la reheli(m. la moderaci(m. Ut) LEO. b intenci(m que tiene t'l que la hace.Fsta es en efecto mi opiniém.. el fin que se propone al hacer b guerra. el :mimo inquieto e implacable. ha de .ioiWS y suprema autoridad rigen la política nacional: y aseguras que estos mismos no tienen autoridad para decretarla sino por el bien p(lhlico y cuando btc no puede lograrse por otro camino que el de las arnn-".. denüs cosas. y velar por el bien público de la humanidad. de suerte que. Por e.Así pues.t:l permitido por Derecho naturaL el prod:11nar una gulTra por otras causas corresponde a los príncipes oficialmente reconocidos o a los magistrados ele cualquier república libre. tú sostienes que. el <-msia de dominaci(m y otras cosas semejantes son las que se condenan en bs guerras". Tamrocoi L'-" crimen gobernar la rcplthlica.-. viene a ser como las hipé>ksis en las matem:tticls. a los extranjeros o a los dé'rigos.·rio para enriqucccr.. y por el fin es justo que todas las cos<. DEi\1. lo mismo que la buena voluntad.1) Como dije. pues ha de guardarse la pabhra dada al enemigo. Con este convencimiento afirmú nuestro S<..o dice d mismo San Agustín en otro lugar: "FI deseo de ofender. a ser posible. quienes con sus deci. lo que a todos e. Ahora hien.sc. (. es <.k·rada como d fin principal.m Agustín: "Luchar en sí no es delito. no trascienda b dcsgr<-lcia a los emhajadorc. de extremar nuestro castigo con L·l sino L'n proporción a su culpa. ha de oh-"eiTarsc en el desarrollo de la guerra..L. excepto en el caso de repeler una injuria presente. que es consi<.. Con estas palabras da a entender que tanto en la iniciaciün como en la ejecución de la guerra es imprescindible la moderaciün. 1 'íll1 .ofos. la crueldad en la venganza. pero sí es pecado luchar por d botín. no sufran daño los inocentes. sino que el hacerlo para aumentar las riquezas parece ser condenable.k·cir. Este e::. en gran manera para la justificaciún de una guerra.UBJ{() 1 los fih\-. se denominen.. se respeten las cosas sagradas y no se castigue al enemign mi'i de lo justo. Tmto es así que quien comete adult<.-. pues.. y no hemo.

iún de sus tieJTJS como de un botín casi necesario? (5) DFM. (ó) Caso distinto es si el estado o su autoridad suprema son injuriados o atacados hostilmente con una guerra que deba ser rechazada con la guerra.. sino que puede hacerse en la primera ocasión posible. incurriría en pena por la violencia y darlo inferido. dientes. sino por el bien de su población.. en la autoridad del Pontífice Inoccncio. a saber. no ha de llamarse propiamente guerra. ¿cualquier guerra que se haga. sino latrocinio.. Le dotó. Y así. como en otro lugar dice el Filósofo. "de habilidad y demás facultades naturales del alma (él las denomina prudencia y virtud). con tal de que se a las condiciones que acabas de exponer. aun en el caso de que un príncipe ataque a un país vecino movido no por avaricia o ansia de imperio. "todas las leyes y todos los derechos permiten a cualquiera rechazar la fuerza con la fuerza. cascós y otras defensas. y no es condiciém precisa que se haga en el momento en que se infiere la violencia. al asegurar que el hombre puede hacer uso de ellas para bien y para mal. Justas deben ser !as causas para que la guerra sea justa.. lo mismo que a la espada y lanza y cualquier clase de armas que la mano puede utilizar".De ningún modo. ahora bien. no dudaremos en considerarla justa. y si ésta se excediese de sus límites. declara haber abusado de estos nombres. según enseña el '·rescripto" del mismo lnocencio. una guerra tal el botín no pasa a ser posesión del que lo obtiene. y al hombre le preparó para toda clase de guerras dándole las manos que sustituyen a las garras. que se ve ahogada por la falta de campos y estrechez de fronteras.Entonces. después de reconocida la ofensa y hechos todos los preparativos para rechazar de cualquier modo la injuria y hacerse cumplir las promesas. cuernos... para así entrar en pose. y de ellas la más importante y natural es la de repl'ier la fuerza con la fuerza cuando no queda otro recurso: pues.. además. ''la naturaleza armó al resto de los animales de garras. Esta fue la que impulsó a Abraham a luchar 1 'i JI . sino defensa. precisamente con este fin. al atestiguar en otro pasaje que nadie puede abusar de la virtud. pues eso no sería guerra. Fn el caso ck_. Ahora bien. (7) Una segunda causa justificativa de las guerras consiste en la recuperación del botín injustamente arrebatado. si la guerra no es declarada por el príncipe ni se funda en su autoridad. como antes dijimos fundado. así como su propia defensa y la de sus intereses". cuernos y cascos.UBHO 1 LEO. y las injurias inferidas han de ser castigadas con las leyes o la autoridad del príncipe.. cuya justificación ha de medirse según la circunstancia de propia y legítima defensa.

escannienten para el futuro y los demás se atemoricen con su ejemplo.LIBRO ! contra C:odorlaomor.siste en la imposición del castigo a quien ha cometido la ofensa.'itros. sembrando entre ellos una gran mortandad.s. después de haber saqueado a Sodoma.No encubras con eso su verdadero sentido. y sus príncipes aliados. con unánime aprobaciém de los hombres. injustamente arrebatadas. (9) LEO. Igualmente los macabeos Jonathán y Simeón. contra el Derecho de gentes. al ver que htos. (fO La causa con. sino también las de nuestros amigos. hijo ele su hermano. se llevaban cautivo con un gran botín a Loth. para vengar la muerte de su hermano Juan. ··el príncipL es ministro de Dios y vengador para castigo del que obra el mal".¿Aseguras que la venganza de las injurias está permitida a los buenos y virtuosos varones? Según eso. Y así. pues según testimonio de San Pablo. y para rechazar las ofensas. para que así tanto el ofensor como el cómplice de su crimen con su consentimiento. rey de los elamitas. pues Dios no siempre ejerce personalmente la venganza. cuyo consentimiento se considera ley de la naturaleza. Pero mejor será tomar ejemplos de la Historia Sagrada.. al recibir la pena mcrccida. tomaron las armas y atacaron a los hijos de Jambro. Podría aquí enumerar muchas de las guerras llevadas a cabo por los griegos y romanos por esta causa. a no ser que antes su ciudad se lo hubiera impuestu olvidando el perjuicio recibido. los demás israelitas hicieron guerra a esta ciudad y a la tribu cómplice del crimen. de la tribu de Benjamín. por haber éstos violado a sus vírgL·ncs en el sacrificio anuaL y aquélla otra que los romanos hicieron a los corintios por la afrenta que éstos infirieron a sus embajadores. ¿qué fuerza tienen para ti aquellas divinas palabras del Deuteronomio: "Para mí la venganza y yo daré la retrihuci(m"? ¿Acaso no indican que este derecho es privativo exclusivamente de Dios? DEM. pues tal fue la que los lacedemonios hicieron por espacio de diez aiios a los mesenios.. Esto nos indica que es lícito hacer la guerra no sé>lo para recuperar nul\stras propiedade. En ella vemos cómo por el estupro y muerte de la mujer del Levita en la ciudad de Gahaa. al hombre privado no le es lícito vengar con 1521 . sino que muchas veces lo hace por intermedio de sus mini. desapareciendo al ser aniquilada casi en su totalidad y siendo incendiadas sus ciudades y aldeas. que son en este caso los príncipes y magistrados.

cuando enseñan 4ue desde el principio todos los hombres nacieron :tbres y que la servidumbre fue introducida por el derecho de gentes y que es algo antina [53] . no empuftan la espad:1 sin Jl1()ti\'O.. pues aun4ue el castigo a veces se exige por sí mismo. pero sólo para aquellos que han saludado a la filosofía desde el umbral. sino ser esclavo por naturaleza? ¿Acaso crcLs 4ue hromean los jurisconsultos. sino solamente repeler la agresión presente y hacer frente a quien le ataca. 5 Hay además otras causas que justifican las guerras. DEM.. si rehúsan su gobierno y no queda otro recurso. Y así me asombro de que un hombre tan docto como tú tenga por dogma nuevo una doctrina antigua entre los filósofos y muy conforme al decreto natural. sino que lo haga para que se ponga coto a la injusticia y los malvados escarmienten con el ejemplo del castigo. Demócrates. LEO. sino Jún necesario. sean dominados por las armas: pues tal guerra es justa según opinión de los nüs eminentes filósofos. según San Isidoro las enumera con a4uellas pocas palabras que recorck· y que han pasado a los Decretos eclesiásticos. Ahora bien. pues. cumplir la misión que Dios les ha encomendado.¿Acaso ha nacido alguien tan infeliz que sea condenado por naturaleza a \'ivir en servidumbre? Pues. la más aplicable a esos bárbaros llamados \'lilgarmente indios. no de tanta aplicaci(m ni tan frecuentes: no obstante. LEO..LIBRO 1 las armas sus propias injurias. San Isidoro se refiere al castigo de las en la reclamación de las cosas hurtadas. como debe ser su mayor deseo. que muchas veces siguen la razón de la naturaleza. (10) Estas son. corrientemente va unido a la recuperación de las sustracciones. Obrarán así si quieren. con tal de que no sea inducido a ello por m()\·iles de odio. ¿qué otra cosa es estar sometido por naturaleza al gobierno de otro.Extraña quizá. de cuya cldensa pareces haberte encargado. a los que se ocupan del gobierno de un estado les es no sólo lícito. las tres causas 4ue justifican Lt guctTa. es la siguiente: que aqudlos cuya condición natural es tal que dc::ban obedecer a otros. Una de ellas. y aclemás los que se hagan a cada ciudadano en particular. y muy apartada de la opinión comlin de los hombres. ni se encuentra desamparado por Lis leyes o los magistrados para exigir satisfacción. repeler los agravios personales en cuanto redundan en descrédito del estado (pues lo exigen su justicia y su dignidad). son tenidas por muy justas y se fundan en el Derecho natural y divino.Extrarla doctrina acabas de exponer.

está sometida a ella y parece su Y siendo id<:·ntica la materia de todas las cosas que nacen y mueren. que en todas las cosas que constan de otras muchas. Sin embargo. Para los primeros consiste en cierta condición adventicia que rit:ne su origen en b fuerza del hombre. cuando se apoyan en la recta razón.LIBRO 1 (2) DEM. Y así en todos los objetos inanimados compuestos de materia y forma. es muy din·rsa la interpretación que dan al concepto de servidumbre los de la que dan los filósofos. en cambio.. del magistrado sobre los ciudadanos. ésta. del rey sobre los pueblos e individuos sujetos a su imperio: y siendo dominios tan diversos.ometido y es como esclan>. sino de modos muy diversos: así son distintos y tienen diverso fundamento jurídico el dominio del padre sobre el hijo. preside y parece que domina: la materia. según enseiian los filósofos. Del mismo modo. ya continuas. Y dicen que esto se aprecia con mucha más claridad en los animales. y las otras le estan sometidas. en d derecho de gentes y a \'Cccs en el derecho ci\·il: los filósofos. como enserlan los filósofos. tocios tienen su fundamento en el (_h_. aún en el alma. dd sobre la del señor sobre sus siervos.Yo. al contrario. que es una de las \·ariaciones sustanciales que suden darse entre los llamados la materia que antes tendía hacia ahajo. de la virtud excelsa sobre el vicio. ya -"Cparadas. a dondequiera que la guíe. sin embargo. Por lo no olvides que el dominio no se ejerce siempre del mismo modo. en cambio. creo que los jurisconsultos hablan ·y obran en snio y exponen sus enseñanzas con mucha prudencia. la parte dotada ele razón prc- ['i4] . de la fortaleza sobre la clebiliclacl. clan el nombre de sen·iclumhre a la torpeza ingl·nita y a las costumbres inhumanas y b{trharas. (j) Tan conforme a la naturaleza es esto. a saber. como más perfecta. tiene el dominio sobre las demás. ele un solo principio y dogma natural: el imperio y dominio de la perfección sobre la imperfecci{m. que dentro de su variedad parte. De este modo al convertirse la tierra en fuego. vemos en sus variaciones que la materia sigue a la forma como la esclava a su sciiora.'rccho natural. el cuLrpo está :-. observamos que una de ellas. la más importante. pues el alma tiene el dominio y es como seiiora. ahora int1uicla por la forma tiende hacia arriba.

los tardos y torpes de entendimiento. y el civil y regio que la mente o razón ejerce sobre el apetito. son siervos por naturaleza. para que con el ejemplo ck su virtud ['i'il . Esto ha de entenderse en cosas que conservan incorrupta su naturaleza y hombres sanos de alma y cuerpo. ya que así y no de otro modo se conservan. según ensenan.icamente para cumplir los deberes necesarios. Y enseñan que esta misma razón vale para los demás hombres en sus mutuas relaciones. Y v<:mos que esto est:t sancionado también por ley divina en el libro de los Proverbios: ''El que es necio servirá al sabio". pues en éstos se aprecia con claridad por tener íntegra la naturaleza.o. aunque civil.ticados que los salvajes. Y.UHRO 1 side y desempefta un gobierno. sino también útil. éstos son seftores por naturaleza. pues de ellos hay una clase en que unos son por naturaleza seflores y otros por naturaleza esclavos. aunque vigorosos fí:. los superiores}' mús perfectos sobre los inferiores y más imperfectos. el adulto sobre el nitl. ( 4) En todo esto se ve con claridad que es natural y beneficioso el dominio del alma sobre el cuerpo.. en una palabra. Los que sobresalen en prudencia y talento. y todo esto lo hace por aquella decisión y ley divina y natural la cual las cosas más perfectas y mejores mantienen su dominio sobre la-. pero en los viciosos y depravados frecuentemente d cuerpo domina al alma y el apetito a la razón. de la razón sobre el apetito. por esta misma medida y ley se rigen corrientemente los hombres y los restantes animales.s. Pues siendo entre los animales mejores los clorne¡. Es creencia que tales son los pueblos bárbaros e inhumanos apartados de la vida civil. a los primeros les resulta mejor y más beneficiosa la sumisión al gobierno del hombre. que sirvan a los que son por naturaleza seftore. Y así en un mismo hombre puede el imperio heril 4ue el alma ejerce sobre el cuerpo.. en cambio. el padre sobre el hijo. no obstante. A éstos les es beneficioso y más conforme al derecho natural el que estén sometidos al gobierno de naciones o príncipes más humanos y virtuosos. al tiempo que la paridad o desigualdad de dominio es perniciosa para todos. está sometida a su dominio y la obedece. Por la misma razón el marido tiene dominio sobre su esposa. aunque no en robustez física. conducta morigerada y práctica de la virtud. cosa mala y antinatural. y aftaden los filúsofos que para éstos no sólo es justo. y la otra. imperfectas y desiguales. falta de razón.

el dolor parece nc::cesario para su salvaci(m". con cierta benigna aspereza. Pues en la corrección del hijo.l. ya que no es fácil que tales personas se dejen arrastrar por la pasión y el vieJo a la injusticia. inteligencia y prudencia. puc::s todas las naciones gobernadas por una recta política. una conducta morigerada y practiquen la virtud. porque juzgan que sólo así es estado se salvará y se mantendrá un imperio justo y moderado. aquellas personas que según su criterio velan por los intc::rcses de la nación. Y en otro lugar dice: "Hay' que insistir.No has ldclo que el padre de familia dijo a sus siervos: <<Obligad a entrar a todos los que encontréis?>>". las retlexiones sobre el Estado. Doctrina que ha sido admitida por el consentimiento universal y práctica general de las gentes. y se ha de mirar más por su utilidad que por su capricho. si el pueblo está bajo el dominio de los buenos y sabios. Y si rechazan su gobierno. a saber. nos ensc::ñan que es justo naturalmente y beneficioso para ambas partes. pues tal guerra c::s justa por naturalc::za''. pues aunque no lo quiera. si investigas. ni llevados de la imprudencia incurran en error como sus clesemejantes y. sino también contra aquellos hombres que habiendo nacido para ohcdc::cer rehúsan el dominio. 6 LEO. es decir. (')) Hasta aquí Aristóteles. según los filósofos. jam{Is por eso se pierde el Jtnor paternal.. el que los hombres buenos. por ejemplo (puc::s prefiero buscar un caso de desgracia entre los infieles antes que entre nuestros pueblos). y esta guerra los fi!(Jsofos enseñan que es justa por naturaleza con estas palabras: ·'De esto resulta que en cierto modo brota de la naturaleza la obtención de riquezas por medio de la guena. excelentes por su virtud. cuya opini(m corrobora así San Agustín cuando escribe a Vincencio: "¿Acaso piensas que no se puede obligar a nadie a la prJctica ele la justicia? t. así como los reyc::s justos al hacer el nombramiento de los altos cargos. puesto que una pa11e de ella es la facultad de la caza. a pesar del sufrimiento. Óhrese con él. ha recaído por derecho de herencia y edad en un príncipe que tiene 1 'í6] . consentimic::nto y práctica que. imperen sobre sus inferiores. aún en contra de su voluntad.IBRO 1 y prudencia y cumplimiento de sus leyes abandonen la barbarie y <lhracen una Yida más humana. hazte la idea de que el reino de Túnez. aunque se haga Jsperamentc. son ley de la naturaleza. aún con aquellos que resisten a ser corregidos. de la cual conviene usar no sólo contra las bestias. pueden ser obligados por las armas.Si los imperios están reser\'ados por Derecho natural a los más prudentes y virtuosos. suelen exclusivamente o con preferc::ncla fijarse en la virtud o prudencia. en este fundamento se:: apoya toda b doctrina política de Jos filósofos. En suma.

an los filósofos. fundados en la autoridad ele San Pedro Apóstol. según doctrina de los filósofos. hace las veces de bien.. En caso contrario. Pero si al intentar exterminarlos surge el peligro de que toda la salud del cuerpo se los médicos prudentes se abstienen de curas peligrosas. no dcsaprcwechan medio alguno. el nombre de reino no debe tener valor. a juicio de los mt·dicos. los reinos que son verdaderos reinos son regidos siempre por el mejor y m{¡s prudente gobernante. porque en ella mandan los más prudentes y mejores. Pues el mal menor. Esta prudencia de los médicos la imitan los hombres cuando enferman los reinos y están como tocados en su cabeza. y cuanto exige la razón del orden natural. Por eso dijo San Agustín: "Se han de tolerar los malva- ['i7] . toleran a los príncipes molestos. que son males mucho mayores y hacen que aquéllos parezcan bienes. y cuando sucede lo contrario y predominan lo:·. pues.Si buscamos la \'erdad. atento en todo momento al bien de la comunidad. no porque ignoren que tal perversión ele humores es perjudicial y antinaturaL sino porque están convencidos de que es preferible que el hombre \'Íva aun con mala salud a que perezca totalmente. Por eso la república de los optimates es el régimen mC1s justo y na(Ural. para atajar este desarreglo y aminorar su pernicioso influjo. malos y corrompidos humores. si es que lo hay. no porque a su juicio no sea mC!s justo y natural ser gobernado por los mejores. no pretendería cada uno de éstos que el reino se le debía a él en calidad de varón nl<Ís excelente. que los buenos humores dominen en el cuerpo humano para la conservaciém de su estado natural y buena salud. Mucho interesa.LIBRO 1 hermanos menores y otros próceres que le aYentajan en prudencia y en Yirtud. de ahí prodene su nombre. sino para e\'itar que estallen levantamientos y guerras civiles. el imperio debe estar siempre en poder de los y mJs prudentes. Leopoldo. como cnserl. Pero la felicidad humana no es de tal naturaleza que los hombres puedan hacer y buscar siempre con rectitud y sin grandes inconvenientes lo que es mejor y más beneficioso. antes que a aquel príncipe indotado? DEM.

ión al reino se dé siempre dentro de una familia determinada (en esto pusieron especial interés). que frecuentemente dividen los pueblos en facciones y engendran guerras civiles y a veces regímenes tiránicos.us ministros.LIL' de hecho exista en la naci(m.. no r-:os apartemos de ellos corporalmente.¡res males? Si aquella guerra es impía. no se le ha de soportar solamente para evitar las desgracias que lleva con. Corrientemente lo::.LIBHO 1 do. como a la restante administraci(m de la n:pública..J. al provocar una guerra contra el legítimo rey. y que el príncipe así designado gobierne sus pueblos y ciudades ya conforme a su prudencia y a la de ::.. y con general aprobaci(m fue sancionado legalmente en la generalidad de los pueblos.. a no ser que se haga por pública voluntad y determinación do toda la nación.Porque son casos muy distintos. molestos injustos.. apena::. decidieron con mucha prudencia. siempre que se puede seglm las posibilidades de cada uno. después de la derrota que nos infligieron los sarracenos y los moros. si según la costumbre Je mi patria se me permite llamar así a los descendientes de Pebyo. nos b ha ele dar el hicn dc la comunicbd. príncipes malvados. a n<l ser que el pecado sea de tal naturaleza que se haga mayor clarl.a? DE!\t.. resultados coinciden con los deseos y así suden sucederse reyes prudentes y justos o al menos tolerables. ¿por qué no se ha ele considerar l'sta vergonzo::. (2) De todo lo expuesto se deduce que la meeliela para soporur tanto a lo . para evitar luchas y discordias entre pretendientes. en un lapso de más de ochocientos arios.. sino tamhil·n para no las leyes que velan por el bienestar de la república... como vemos que ocurre corrientemente entre los lacedemonios dentro de una sola familia de los Heráclidas y mucho rn{Is en Espafta en la sola familia el<: los Pelágidas. primero de la dinastía que fue proclamado rey de Espaúa por el pueblo. En segundo lugar.. Tal guerra es impía y nefanda..igo un intento de destronamiento por las armas. sin la cual no puede haber guerra justa. que la suce. aunque sea molesto.o espilitual o temporal a la multitud que el escándalo que de d se originaría··. Sohre esta cuestión se expresa Santo TomJs: ··na de tolerarst. Y desde esa hasta la actual que ennoblece la figura de Carlos rey de España y a la vez emperador de romanos. ¿por qué no ahstc_·nernos de igual modo de la dominación eh_· los indios para e\ itar guerras y may.. se ['iH] . sino cspiri )' esto con\'iene hacerlo para la corrección de los malos.. . el pecado dd príncipe si no puede ser castigado sin escándalo de b multitud.. conforme a un derecho hereditario y de edad. (3) LEO. con el régimen l. los cuales.. aunque sea malvado y poco id6neo. Pues cuando un rey por sucesi(m ocupa el trono las leyes y costumbres de su patria. quedando a salvo de la paz. ya con arreglo a las costumbres patrias y leyes justas. porque va contra las leyes y las costumbres de los antepasados. en bien de la paz. Primeramente porque no se apoya en la autoridad del príncipe.-Si para evitar desgracias debemos contentarno::.

ne cambiar las leyes que no sean enteramente rudas y b:irbaras. lo consig. En suma. del mismo modo nada se ha de hacer ni proponer contra bs lcyLs que no reporte un beneficio grande y muy seguro. disminuya la fuerza de la legisbciún.UBHO 1 encuentran en la continua sucesión de esta familia uno. Así pues. y se apoya en la ('0-'-. dos o dc:->dc Juego poquísimos que en justicia no puedan contarse en el número de rey:cs buenos. sin un bien grande y manifiesto para el l:'Stado. con grave perturbación del estado. Y si alguna vez cae sobre algún reino una taL que Dios permite a veces castigar los pecados de los pueblos. Aquélla se lleva a cabo por su orden y autoridad cuando se hace con rectitud. Aquélla se apoya en la le·y natural y su fin es repmtar un gran hien a los vencidos para que aprendan de los cristianos el \'alor de la dignidad humana. aunquL se encuLntren otras mejores.o tolerable por esta misma causa. derogar o infringir las leyes sin motivo alguno muy justificado. Esta (litima se hace sin autoridad pública y contra el legítimo príncipe. se ha de soport:lr pacientemente el rey molesto y se ha de pedir a Dios que le conceda intención y de L·l Lt temeridad. advierte cuánta diferencia hay entre la guerra contra los indios y la otra en la que el pueblo amotinado toma las armas un tanto temerariamente contra el príncipe falto de aptitudes. 1 'í9[ . que es b salvaci(m de la república. para que lo que quiz{¡ no puede lograr con su prudencia.: de obedecer. y no se funde en la autoridad del príncipe o del estado.tumhn. M{ls bien se ha de soportar el datl. no sea que si los hombres se acostumbran a cambiar. . L·sta va contra los juramentos.t siguiendo el consejo de los mejores y m:ts prudentes varones y goh1erne conforme a las costumbres e instituciones patrias. kyes e instituciones de nuestros antepaiiados. así como los filósofos aseguran que no convü. se acostumbren a la práctica de las virtudes y preparen sus almas con sana doctrina y piadosos consejos para recibir de buen grado la religión cristiana.

según sentencia de San Agustín. pues entonces los príncipes.En una guerra justa. a no ser que éstos con su inteligencia y consentimiento den ocasión a que se cometan los crímenes. pero sí es pecado hacerla por el botín". Luego la guerra que hacen los espafíoles no es justa ni razonable sino que es gra\·emcnte injuriosa y cruel para los indios y tie desarrolla a manera de latrocinio. Ahora bien._l han de ser castigados en el juicio ele Dios. tanto menor es el motivo cuanto mayor es b diferencia que hay entre una guerra justa y piadosa y una nefanda guerra civil. pues los que la emprenden no tienen otro prop6sito que ganar grandes canticbdes de oro y plata. según he oído que se !un dado muchos casos. por medios lícitos e ilícitos.LIBRO 1 7 LEO. por si lo ignoras.Pero en esa guerra contra los indios se cometen grandc:s estragos y matanzas de personas. qua con la rérdida de muy pocos hombros en ambos bandos pueden darse muy grandos avances en su conquista. Leopoldo.No se ha de creer. sino también buena intcnci(m y recto modo de hacerla. Célebre es aquella piadosa sen- 1601 . contra aquel precepto de San Agustín al de clara lista: "No es delito hacer la guerra. Sentencia parecida a esta otra de San Ambrosio: ''No est{m exentos ele crimen los que por un oculto instinto de Dios se sienten indinados a perseguir a los malvados con la mala intención no de castigar los pecados de los delincuentes.. tú mismo lo has dicho. que aquel que aprueba el dominio de un príncipt_> o república sobre sus súbditos y clientes. DEM.. los que son derrotados y caen. Aunque.. no por eso pierde su valor la causa que defienden el rríncipc y las personas honradas. (2) LEO. de tal suerte que los españoles están tan obligados a restituir las depredaciones a los indios como los ladrones a los caminantes de cuyos bienes han despojado. incurren en la misma culpa que sus ministros y con la misma pen. habla así a Fausto: "¿Qué es lo que se culpa en la guerra? ¿Acaso el que mueran los que alguna vez han de morir para que dominen en la paz los futuros vencedores? Reprender esto es propio de tímidos y no de religioso. no se hace con buena intención. sino de apoderarse de sus bienes y someterlos a su dominio". (j) DEM. se requiere no sólo una causa justa. lo cual constituye un motivo en pro de su causa para evitar las guerras. mientras que en aquélla. aprueba también de pleno los pecados de sus prefectos o ministros.-:. Y si hombres rnalvados e injustos cometen crímenes y actos de avaricia y crueldad. esta guerra contra los bárbaros. como suele ocurrir. que. según tengo entendido. es tal la condición de estos bárbaros. Domócrates. pues en ésta muchas veces se ven envueltas en injusta guerra personas inocentes. al consentir. Éste no es motivo importante que deba retraer de Lt lucha a los príncipes constantes.. de no menor peso que lo tiene entre nosotros el peligro de las guerras civiles. como dije. valerosos y justos.Al contrario.''. reciben el castigo merecido.

se les dehe conceder cuanto sea necesario para reunir un consejo púhico y redactar las decisiones. pero aCm mucho mayor beneficio a los vencidos.e a un delito manifiesto. no es otra cosa que fomentarla.i obran contrariamente y rechazan su dominio.. pues de poco o nada sirve hacer cosas justa. si los métodos. y como dije. Sostengo que es de tal naturaleza qm. se imbuyan de la dadera religión y admitan el imperio del" rey de las Espafías. fácilmente :. L'i no cuidarnos de impedir Ll acciém de los perversos cuando se puede.LIBRO 1 tencia de lnocencio 111: ''El error al que no se hace resistencia es aprobado. el proceso lógico de la guerra. amonestar a los indios a que acepten los grandes beneficios del vencedor y se instruyan en sus óptimas leyes y costumbres. no sea que :. pues. costumbres e inteligencia de los españoles y de las suyas.'"portaría a los españoles algún beneficio. Y si tal empresa se dejase en manos de varones no sólo valerosos. Si la guerra.. que se re. pero mucho mayor y justificado a los indios. del derecho de mandar y obedecer.. se hace tal como has dicho. Dios dijo: '13uscarás justamente lo que es justo"' Pero no todos han hecho la guerra de ese modo. y la verdad que no es defendida es oprimida". n. como antes dije. no son justos. es impía y criminal.. moderados y humanos. Así. se encuentran en tal estado que fácilmente y con muy poca:. sino también justos. esto es.. pero no conviene darles un lapso de tiempo excesivo. bajas se le:. '"\fo es de la moderación o crueldad de soldados y jefes de lo que ahora discutimos. y mi opiniém es que se debe castigar a lo:. de la diferencia.o. y que adem{\s rcpmta alguna utilidad al pueblo vencedor.. sean maltratados hostilmente por los españoles que con el fin de dominarlos fueron enviados por su Rey. Primeramente. si los indios piden tiempo para deliberar. que así la lucen casi como a ladrones y plagiarios. de la diferencia de ambos pueblos. el tiempo concedido se alar- [61 J . pues.l y verdad de moral y religión. justicia y piedad. si son verídicas ciertas relaciones sobre la conquista de Nueva España que leí hace poco. pues si se hubiese de esperar a que ellos se instruyesen en la naturaleza.e podría llevar a cabo sin delito ni crimen.. puede vencer y obligar a la rendición. justos ministros.. hone. sino de la naturaleza de esta guerra y su relación con el justo rey de las Espafws y su. Leopoklo.. ya que. . y no está libre de sospechas de oculta complicidad aquél que deja de oponcr:.' parece poder hacerse con rectitud.'itidac... 8 Este es..

.. y después de ser declarada al 1621 . será injusta y nüs bien que guerra deberá llamarse latrocinio. crueldad. se les hiciese la guerra. posiblemente habrían sometido sus posesiones y personas a nuestro dominio. no sea que por un fGlllcie ingenioso se vean arrastrado.e le. y por el pueblo romano entendemos nosotros el príncipe o el estado'' Así pues.. al ser derrotados. pues esto no puede conocerse _. con tal ele que Li prudencia y la razón de la paz y del bien público rijan su voluntad. tanto ellos como sus bienes caer<'w en poder del príncipe vencedor para que se pueda decidir de ellos según su parecer. habría reinado sin lucha.ino después de aceptado nuestro gobierno. y la paz. (:))Hay otros detalles que at<lñen al recto modo de hacer la guerra.. Pero ante todo de evitar. si se hace caso omiso ele la admoniciún y neg:mdoscles la tregua a que nos rcferimo_.-. .. hacen.. de la victoria. como si un juez condenase sin previo juicio a un reo de lesa majestad a ser despojado de sus biem. Pero si la guerra se emprendiese por causas justificadas y con la autoridad del príncipe.. Ahora bien...e hace de buena fe. sino nüs bien estorban a la justicia. quizá sin hacer uso de las armas.. con el trato continuo de nuestf•)S hombres y con la cloctrinJ de los de y religi(m. todas las cosas rolxlclas deben ser restituidas a quienes fueron despojados de ellas injustamente y por vía de latrocinio.-. carecen de Yalor jurídico y nada ayudan. con razón . úrdcnes...s error y al dL\.. según el testimonio de San Agustín. según la sentencia del Deuteronomio.. "enemigos son aquéllos a quienes públicamente declaró la guerra el pueblo romano o viceversa... de tal modo que ellos entiendan claramente las amonestaciones y reclamaciones que . rehúsan con pertinacia tomar ¡x11te en la conferencia y se ¡xeparan para resistir.eo o necesidad de resistir: pues si todo no . pues. que C-" el motivo por el que conYiene hacer la guerra. . si no se tienen en cuenta. no haciendo caso de la amonLstaci(m y rechazando temerariamente los embajadores.. han de ser admitidos en l:i fe ) se les han de conceder condiciones de paz justa en conformidad con su naturaleza. según la definición del jurisconsulto U! piano.c la astucia.'s..cría l'n vano.. como el evitar la envidia....UBJ{() l garí:! hasta el infinito y ... Pues si hubiesen sido previamente amonestados... el fraude y malicia subsiguiente ..... al no estar ésta justificada en el Derecho natural y en la voluntad y decreto del justo príncipe. con una que ha de aplicarse siempre al castigar al enemigo de2->pué . los demJs nüs bien reciben el nombre de ladronzuelos o piratas.. (2) Si despul·s de instruidos de este modo cumplen nuestu_.on vituperados como pecados y obras torpes". "detalles éstos y parecidos que. "sirYan bajo tributo·· Pero si... para que.. avaricia y desenfreno.

LIBR< J 1 cncmigo se hiciese con (ltlimo malévolo y preocupado no Unto de Ll justicia como dd botín (!u cual. pues no de otro motivo jtL'->tificéJ el imperio legítimo de los romano:.\hximo.'i hJrbaras costumbres y suprimiesen y nnTigicsen los vicios de muchos pueblos bárbaros. Fabricio. pero hecha con intención codiciosa y depravada. con la buena !Lgislaci(m que . \·oluntad del soldado o jefe no les obliga a restituir el botín adquirido.oldado b que hace que éste o el otro sean despojados clt> sus hienL'S. solm:: los dem:ts pueblos. pues.'-> contrarios. Es el mismo caso del juez a\·aro que condenase a ser dt·spojado de todos sus hienL·s a un reo adusado de tuición.'-> y humanos su. no cst:J exento de torpL?. considerados siempre como virtuosos y ¡xudentes (como Curio. sino la gloria sólida siguiendo un camino racional y métodos legítimos. sabios nüs eminentes. según el testimonio de Santo Tom:ís L'l1 el libro J)e/ régimen del príllcipe. es ·•]a alalxmza hecha un:mimernentc por los buenos.a y pecado). pues no es la intenci(m cid juez o del :. que es jusro y el dominio de los prudentes. d uno. cambiasen ia. para que. es decir.'->. con<-k·na justa.·L no obstante. ciL·rtamcnte. siguiendo a San Agustín.k delito est:l castigado también por la común legisbciún con la ¡x·na capital y pérdida de hicnL·s. la majestad. según enseil. conforme a la autoridad de lo:.ino el crimen quL' cometieron. f'vletclo y los Catones).o de los rumores ele los necios y [6:\1 .an los fi\{)sofos. por otra parte.'->eguían y Lt \'il1ud en que sohrcs:llían. aún :¡-. con justicia y <-k· manos de un enemigo reconocido jurídicamente. los Escipioncs.. Pues no se ha de creer que los romanos. pues. como dije. quil·n al referirse al imperio de los romanos en el libro quinto de ra Cluddd rle Jhosdijo: "Dios conccdk) a los romano:. Y gloria s{)lida. eran ajenos a la virtud . cultiva y practica la vil1ud principalmLnte aquél que busca no la vanagloria de modo absurdo o con el cumplimiento de ficticios deberes. a juicio ele eminentes te()logos. según definiciún de los sabio. ya que e:.sólo por el hecho de que anhelaban la gloria. la opinión nada venal de los que saben estimar las excelencias de la virtud": porque así como no se debe hacer ca:. bueno. ( /Í) Quede. y el otro. :. <-bilando y perturbando con una guerra injusta la sociedad humana. sentado. . un imperio muy dilatado y glorioso para impedir los graves que cundían en muchos pueblos quL' en busca de la tenían ansi:ts de riqueza y otros muchos vicios".

a aquellos que quieren que se mantenga en pie. los cuales en prudencia. si es que conoces la naturaleza y moral de ambos pueblos. que han recibido una educaci(m liberal. los exageradamente intemperantes a los continentes y moderados. referimos aún la misma vi11ud a Dios en calidad de Sumo Hien. según los preceptos de la Filosofía cristiana. Y . y a Avcrrocs y Avempace.ade poco despu0. son los que poseen el disn:-rnimiento ele la virtud y del ··y tal desprecio". a aquéllos. El mismo San Agustín en otro pasaje asegura más claramente que la providencia de Dios hizo que por las \'irtudcs ele los antiguos romanos su imperio se dilatase.-. del que a través de la historia las legiones espaflolas dieron pruebas que exceden la humana credibilidad. que con perfecto derecho los españoles ejercen su dominio sobre esos indios del Nuevo Mundo e islas adyacentes. la república que constituyeron y diutaron con sus virtudes los primeros romanos··. no por eso sus torpezas deben empaflar la fama de su pueblo. como ocurrió en tiempos pasados en la guerra de Numancia y las que hicieron los ca u- [641 . no en los hombres depravados y semejantes a esclavos a quienes su nación es la primera en odiar y detestar. que. a quienes no pueden agradar los siervos ele Cristo. 9 Volviendo. si no los podemos corregir. ninguna ley prohíbe apetecer la gloria. la cual debe ser considerada en las personas cultas y nobles y en sus costumbres e instituciones públicas. por ser cosa honesta y muy buena y muchas veces gran aliciente para la pues. según creo. finalmente. la humanidad. con vicios impunes. a juicio de San Ambrosio. es decir. a Silio lt{Ilico..: ··Dios mostró en el preclaro y opulentísimo imperio de los romanos cu{mto valor tienen b_. excelentes en filosofía. puesto que. Así responde por carta a Marcelino: ·'Soportamos. "es propio de un hombre orgulloso o disoluto". preferentemente. y en astrología al rey Alfonso. pues. a nuestro si es lícito y justo que los mejores y quienes más sobresalen por naturaleza. fama como fin de las obras sino para ayudar a la virtud. la buena fama. como dice el Filósofo. a los dos Sénecas y. para omitir a otros que sería prolijo enumerar. (2) Pero no pienso que esperes de mí que hable de la prudencia e ingenio de los españoles. entre los posteriores a 0stos. y ail.t de cosas buenas con tal ele que se guíe por la razón". la justicia y la religión? Me refiero solamente a los príncipes y a aquellos de cuya ayuda y habilidad ellos se valen para administrar el estado. ingenio y todo género de virtudes y humanos sentimientos son tan inferiores a los espailoles como los niños a los adultos. ··es loable la apetenci::. costumbres y leyes imperen sobre sus inferiores. Porque si algunos de ellos son injustos y malvados. has leido a Lucano. corno dice el Filósofo. bien puedes comprender. a nadie inferior en teología. los crueles e inhumanos a los extremadamente mansos. virtudes civiles aún sin la verdadera religión". las mujeres a los varones. y esto se conseguid mejor._. del nismo modo no deben despreciarse la opinión y juicio de los \'Írtuosos y prudentes. así el valor. si.quién desconoce sus otras virtudes: la f(n1aleza. Así pues. Leopoklo. Aunque hay ciertas virtudes que se aprecian casi en todas las clases de nuestro pueblo. No se ha de apetecer b. a San Isidoro.LIBRO 1 malvados.

aunque los filósofos enseñan que los soldados son propt_>nsos a la lascivia. no hubo ningún espaflol. En todos estos parajes las legiones españolas dieron pruebas de su valor con gran de los hombres. y ninguno de otra nación.">. en la gran peste que siguió. bajo la dirección personal del propio Carlos. cuando ninguna o rarísima naci(m en Europa puede compararse con Li frugalidad y sobriedad de los españoles? Aunque he observado que en estos últimos tiempos. 10 Compara ahora estas dotes de prudencia. es de esperar que en breve se vuelva a IJ tradicional e innata sobriedad en las costumbres patrias. y en nuestro tiempo bajo los auspicios del Ct-sar Carlos en Milán y :'\fápole. y en Túnez. Y por lo que respecta segundo género de templanza. y no hace mucho en las campanas de Bdgica y Fr. aun los que se dedican a la milicia. Recuerdo que ya hicimos mención ele este hecho en aquella reunión del Vaticano. fui testigo de ello. muchas prudus claras he visto de lo arraigada que está en d coraz(m de los espaflolcs. ingenio. y eso que había muchos más italianos y alemanes. sino cierta oscura y vaga memoria de algunos hechos consignada en ciertas pinturas. en el pontificado de Clemente VII. como entre d pueblo los hombres de bien lo reprueban. ¿Qué diré de mansedumbre y sentimientos humanitarios de los espafloles? Su única y mayor solicitud y cuidado en las batallas después de conseguida la victoria es salvar el mayor número posible de vencidos y librarles de la crul'ldad de sus aliados. y la prudu mayor de todas me ha parecido el hecho de que despul·s del saqueo de Roma. sino que ni siquiera usan o conocen las letras ni conservan monumentos de su historia. qul:' no mandase en su testamento restituir todos los bienes robados a los ciudadanos despojados de ellos. con inmensa gloria de nuestro tiempo. magnanimidad. por el trato con los extranjeros.L!BRO 1 Llillos Viriato y Sertorio cuando grandes ejércitos romanos fueron derrotados y sojuzgados por un pcqueflo número de españoles: y t_>n tiempo de nuestros padres a las órdenes del Gran Capitán Gonzalo.:l. Y ¿qué dirL' de su templanza comparada a la gula y lascivia. carecen de leyes escritas y tienen instituciones y costumbres hár- [6'il . cumplió con este deber de la religión cristiana. ello ya posee una sombra de viitucL (3) En cuanto a la religi(m cristiana. entre los que murieron de la epidemia. sin embargo el hecho de que no se olviden por completo de la naturaleza entre los vicios y pecados. sin embargo. humanidad y religión con las de esos hombrecillos en los qut_> apenas se pueden encontrar restos de humanidad. y yo. en Africa. templanza.:mcia y recientemente en bs de Alemani. ha invadido d lujo las mesas ele nuestros próceres. que siguiendo al ejército estaba en la ciudad observándolo todo diligentemente. donde fueron derrotados los herejes luteranos. que yo sepa. que no súlo carecen de cultura.

-.UBI{O 1 haras.. sino que al mismo rey Moctezuma. hizo tanto desprecio de la c. a alimentarse de Glnll' humana? No uets que antes de la llegada de los esparlolcs vivían L'n la paz saturniana que cantaron los poetas. aprecia la naturaleza y dignidad ele esos hombres por un solo hecho ·y ejemplo: el de los mejicano. (2) Para no entretenerte mJs con esto. ciudad muy bien defendida tanto por la naturaleza del lugar como por las fortificaciones. situada en una vasta laguna.c. entregados a toda clase de pasiones y nefandas iiviandacles y no poco daJ. que tambié-n se alimentaban de los cuerpos humano. Y a propósito de sus virtudes.c.u parte. que no . con la ayuda de :an reducido número de espai1olcs y tan pocos indígenas.c. de algunas de sus \'ictorias y de la intenciém que tenía de ir a Méjico con el pretexto de una entrevista. según dicen. cuyo imperio se dilataba en longitud y extensión por aquellas regiones.. por sospechas que tuvo de que en cierta provincia había tramado la muerte de algunos espaftoles. siendo por lo denüs un cobardes y tímidos que apenas pueden re. al rey y sus principalc.. Su rey era Jvlottezunu. atemorizado y lleno de terror.c. y rnLHJus \·eces miles y mik-s de ellos se han dispersado huyendo como mujeres al ser derrotados por un reducido número de esparloles que apenas llegaban al centenar.c. se hacían la guerra casi continuamente entre sí con tanta rabia que con.. Cortés. pero casi tres veces mayor tanto en cxten. duuntc muchos días.tosa cuanto m:ts distan de la invencible fiereza de los escita . procuraha con toda clase de razones disuadirle de ello.c.. considerados como los m:1.lía. a Venecia. le ante el estupor e inercia de sus conciudadanos. ineptitud y rudeza de aquella gente. a recibir el yugo ·y gobierno del l{ey de EspaOa. indiferentes ante su situación y prl'ocupados de cualquier cosa menos ele tomar las annas para lihcr1ar a su rey . des de haberse apoderado así de la ciudad.o. súbditos.c. y hahitab:1 la ciudad de Méjico.si(m como en población. le recihié> en la ciudad con un número aproximado de trescientos españoles. al contrario. p:·udentes y valeroso. Al enterarse éste de la llegada de Hcrn:m Cortés. . al comienzo.-. ¿qué se va a esperar de hombre.c.-.{ así Cortés tuvo oprimida y atemorizada.. por .c.istir la presencia hostil ck los nuestros.ólo obligó.idcraban nula la victoria si no saciaban su hambre prodigiosa con las carnes de sus enemigos: crueldad que entre ellos es tanto más porter..cguir nada con los razonamientos aLiucidos. si quieres infórmate de su templanza y mansL·dumbre. Al no con. a una 1661 . . infundiendo terror.

Pero mira cuánto se engaiían ellos y qué diferente es mi opinión J. como las abejas y las arañas.sus instituciones públicas. Pues el he-cho de tener casas y alglm modo racional de vida en común y el comercio a que induce la necesidad natural.LIBRO 1 multitud tan inmensa. barbarie e innata esclavitud de aque-llas gente-s son pre-cisamente. como si no fuese prueba suficiente de su industria y civilizaci(m el hecho de tener ciudades edificadas racionalmente y reyes nombrados no conforme a un derecho hereditario y de edad. (3) Y por lo que respecta al género civil de vida de los habitantes de Nueva España y provincia de TVJéjico. fortaleza de :mimo y viltud? ¿No es prueba de que ellos son siervos por naturaleza? Pues d hecho de que algunos de ellos parezcan tener ingenio para cienas obras de artificio no es argumento de m:ts humana prudencia. ¿Puede darse mayor o más claro testimonio ele la que unos hombres tienen sobre otros en ingenio. hacen obras que ninguna humana habilidad logra imitar. ya he cUcho que se les considera como los más civilizados de todos. sino hasta de sentido común. ¿Qué diré ahora de la impía religión y nefandos sacrificios de tales gentes.e la suya. que daba la impresión de estar falta no sólo ele habilidad y prudencia. ¿qué prueba sino que ellos no son osos o monos carente-s por completo de razón? 11 Me he referido a las costumbres y carCtcter de los indios. habilidad. puesto que vemos cómo ciertos animalitos. ya que casi todas son serviles y bárbaras. que al venerar como [67] . pues para mí la mayor prueba que nos descubre la rudeza. y ellos mismos se jactan de sus institiuciones públicas. sino por sufragio popular y ejercer el comercio como los pueblos ci\'ilizados.

han sido conquistadas por rey tan excelente. éste es el crimen más grave. los ofrecían en la. los provistos de vista de los los inhumanos de los mansos. ellos. costumbres. carecen por completo de religión y de conocimiento de Dios. que tienen por religión y virtud a los placeres del cuerpo y que como los puercos siempre tienen su vista dirigida a la tierra. como muchos lo han hecho. se les aplica aquel dicho de San Pablo: "Su fin es la muerte.LIBRO l Dios al demonio no creían aplacarle con mejores sacrificios que ofreciéndole corazones humanos? Y aunque esto último está muy bien. al que mata y. Y en cuanto al hecho de que algunas naciones. nefandas ara. leyes y moraL imbuidos de la religión cristiana. sobre todo. quienes se han mostrado dóciles a los sacerdotes que les hemos mandado.. no obstante referían esa expresión no al espíritu que vivifica (para emplear las palahr:ls de S. religión y práctica de nefandos sacrificios que hemos explicado. como si nunca hubiesen mirado :ll cielo. casi cuanto los hombres ele las bestias. El género de idolatría más vergonzoso es el de aquellos que venlTan como Dios al vientre y a los órganos m5s torpes del cuerpo. según se dice. ahora. y por una nación excelente en todo género de virtudes con el mejor derecho y mayor beneficio para los indios? Antes de la llegada de los cristiano'> tenían la naturaleza. pensaban que debían sacrificar víctimas humanas y abriendo los pechos humanos arrancaban los corazones. A éstos. ¿dudaremos en afirmar que estas gentes tan incultas. su dios es el vientre. dándole una interpretaci(m necia y bárbara. piadoso y justo como fue Fernando y lo es ahora el César Carlos. si por corazones entendemos las almas sanas y piadosas ele los hombres.<. ¿qué otra cosa es esto sino negar la existencia ele Dios y vivir como las bestias? A mi juicio. sino. torpe y ajeno a la naturaleza humana. Así pues. los piadosos de los impíos. al pie de la letra. en una palabra y para decirlo de una vez. tan bárbaras. al recibir con nuestro gobierno nuestras letras. tanto se diferencian de su primitiva condición como los civilizados de los bárbaros. contaminadas con tan nefandos sacrificios e impías religiones. y dios mismos se :liimentahan con las carnt:>s ele las víctimas. pues sólo entienden las cosas terrenas··..<. lóHI .m Pablo). y creían haber hecho así un sacrificio ritual con el que habían aplacado a sus dioses. Crímenes son estos que al sobrepasar toda humana maldad son considerados por los filósofos entn: las m:ts feroces y abominables perversidades.

intérprete divino. les colmó de toda clase de bélicas calamiclades. Y en [69] . Al exhortar Moisés. muertes y servidumbres. es particularmente irritado por ellos. pues. que fueron educados sin letras y servilmente alejados de la moral. les dice: "Cometieron todo género de abominaciones que Dios detesta. a los hijos de Israel a que no imitasen a los pueblos a quienes por medio de ellos Dios había de destruir. son tan impíos y nefandos que Dios. humanos y ·piadosos. al ofrecer a los dioses sus hijos e hijas y echarles al fuego''. jamás promulgados al establecerse la ley. vida y cultura civil y humana y contaminados con tales crímenes. que por si constituyen otra causa muy justificativa de la guerra. quedando claro que todos dios son bárbaros o al menos lo fueron antes ele la dominación y trato con los espafloles. según d Deuteronomio. pues ésta es divina y natural y en ella se determinan los mismos castigos tanto para los fieles como para los paganos que se han manchado con estos crímenes según se declara en muchos lugares y testimonios de las divinas Escrituras. sólo por dos gravisimos pecados: el culto a los ídolos y la celebración de sacrificios humanos. destruyó en la guerra a los cananeos. de las cuales sin molestia alguna recordaré algunas citas que tengo en la memoria.LIBRO 1 (2) De lo cual se deduce que es tanto más justo que esos hombres estén sometidos al dominio de los más prudentes. fereceos y Uemás pueblos pecadores por medio ele los hijos de Tsrael. y a estos mismos a su vez por medio de los asirios y babilonios. (3) Esos crímenes. cuanto hay más disciplinas a las que no repugna su carácter si en ellas se instruyen.

.. nada se les podía objetar como pecado excepto el caso en que se violase la ley "1\"o digas" (son palabras de la Sagr:lda Escritura) "cuando Dios los destruya. a ninguna ky divina a excepción de la natural. clicL. es decir.<. por mi justicia me introdujo el Seiíor en posesión de esL1 tierra.-. ··que cometa alguna de estas abominaciones será horrada de en medio de su pueblo". amigos y allegados y.._¡ tierra que el Seflor Dios te dará. según doctrina unánime de los teólogos. :. cada uno en su hijo y en su hermano. hagJ maldki< lS o encantamientos. procura no imitar las ahominacione .c\'loisés... pues las naciones fueron destruidas por sus iniquidades": ·y de nuevo se Jice en el IJeuteronumio: "Cuando entres en posesi(m de !. que inmolase sus hijos a los ídolos y no quisiera matarle. cometieron todas estas abominaciones y la mancharon. pues todo esto lo abomina el Sefíor y por tales ctirnenes los de:·. ha de ser castigado con la pena de muerte tocio aquel que cometa alguno de los crímenes citados. consulte a las pitonisas o augures e indague de los muertos la verdad..e entrega de su semilla a Moloch. . como vomitó al pueblo que vi\'ió antes que vosotros".\áhiduría: '·Quisiste perder a mano de nuestros padres a aquellos habitantes 1701 . Después eJe decir esto formuló la ley universal aplicable tamhil·n a todos los hombres: '·Toda alma". para que se os dé la bendición'". cuidad ele que no os vomite a vo. es decir.or vuestras manos. . sino también natural y aplicable a todo-. Pues al no estar los paganos sometidos. les dirigió b siguiente alocuci(m: ·'Hahl·is consagrado hoy al Seil. que viviLron antes que nosotros. de aquellas gentes y no seas tú de los que purifiquen pasando por el fuego a su hijo o con. una vez cumplida esta orden. afirmar que f:I destruyó aquellos pueblos pecadores por los mismos crímenes.truirJ el Señor con tu entrada". pondré· mi faz sobre ese hombre y su familia y le mataré a t:·l y a todos cuantos han consentido su delito al concederle impunidac_l" (4) Aunque estos preceptos son para los hijos de IsraeL sin embargo Dios mismo declaró que se trata de una ley no s()Jo di\'ina. Semejante a ésta es aquella frase del Let•ítico: "Los habitantes de la tierra.ultc a los adivinos. Asimismo est:1 c. el mejor intérprete de Lt voluntad divina.crito en el libro de la . preste atención a los sueflos o augures. los pueblos.. pues por el culto a los ídolos en que se habían contaminado los restantes hjjos de IsraeL ordenó a los Levitas que diesen muerte a sus hermaoos. cgún declar(J con documento contundcntL .tntes de la venida de Cristo.otros igualmente cuando hagJis actos parLciclos..LIBRO l el Leuitíco habla Dios así: "Si el pueblo de la tierra olviLbnclo y como teniendo en poco mi gobierno no dejase en lilx:-rtad a aquel hombre que hiciL'..<. como son el culto a los ídolos y los sacrificios de víctimas humanas.

estJn sancionados con justo castigo. sino también con obras··.or destruyó delante del pueblo de Israel. devoradores de vísceras humana:. por fundamentarse esa ley en el Derecho naturaL según hemos enseñado. Tales pecados. porque cometían acto.'l asirios. dijo: ·'Porque adoraron dioses ajenos y caminaron conforme al rito de los gentiles. San Cipriano. Achaz. y cuantas cosas poseen juntamente estos [71] . sino por la eterna ley de Dios. son castigados con suma justicia con la muerte ele quienes los cometieron y con la privación de sus bienes. tanto antes como despul·s de la venida de Cristo. ( 6) Pero para reforzar esta razém muy acertada con testimonios de los Santos Padres. según los ídolos de los gentiles. cuyos dioses aniquiló el Seflor a la vista de los hijos de Israel''. que consta eran bmiliarcs a esos bJrluros. son incitados a castigar los pecados. dice refiriéndose a estos crímenes: "Pues si antes de la venida de Cristo se han guardado estos preceptos que ataflen al culto de Dios y repulsa de los ídolos. rey ele Israel. por medio de encantamientos y sacrificios injustos y eran asesino::. teólogos. (S) Testimonios y juicios de Dios son estos tantos y tan importantes que no dejan lugar a dudas a los hombres piadosos. de que estos dos crímenes. no por la ley temporal. muy docto y a la vez muy santo obispo y mártir. de quienes te horrorizaste. han sido esclavos de sus esculturas. Asimismo en el libro cuarto de los Reyes. ya de paganos. por cuyos crímenes habían sido entregados sus hijos en manos de sus devastadores. han aprendido sus obras. Y San Ambrosio se expresa así: ·'Cuando los pueblos. como lo fue aquel pueblo judaico a ocupar la tierra de promisión y a destruir los pueblos pecadores. que se cometen contra el juicio de la razón. el culto a loi':i ídolos y las inmolaciones humanas. de sus hijos. en su obra titulada Exhortación al martin'o. ya se trate de fieles como entonces eran los hebreos.LIBRO 1 de la tierra santa.sentir de Jo-. cuánto más se han de guardar después de la venida de Cristo. y de sangre''. que el Seil. se derrama sangre culpable sin delito. ya que al venir nos lo exhortó no sólo con palabras. rey de Judá.s horribles para ti. han inmolado a sus hijos e hijas a los demonios y el Señor está enfurecido y airado y ha abominado a su heredad y los ha entregado en manos de los gentiles". recordando que había consagrado a su hijo pasándole por el fuego. y que en tiempo de Osseas. por mandato divino. Y en el Salmo se dice: ··rviezclados están entre las gentes. había sido trasladado el pueblo de Israel a lo. según un{tnime .

LIBRO 1 pueblos. no hay causa justJ para que los cristianos les ataquen y castiguen con las annnas.sino la enmienda. quienes en esta misión que les cupo en suerte de .-. según \'eo.a. no son otra cosa peor que paganos. que es ley· de gracia y mansedumbre y no. divinas y la imprecación del Salmo: "Derrama tu ira sobre las gentes que no te conocieron y sobre los reinos que no invocaron tu nombre"'.-.-. motivo que ellos aducen. tienen presente no el ca.stigo de los pecado. 12 LEO. Y no tanto me la autoridad de este varón doctísimo. ha podido ocurrírseles a otros teólogos de gran renombre negar a los príncipes cristianos la facultad de someter a su dominio a Jos paganos habitantes de aquellas regiones a donde nunca penetró el imperio dL los romanos ni el nombre de Cristo? Pues la infidelidad. para que se recibiesen el mismo castigo que aquellos cuyos pecados según las decisione.tiana.s. Lcopoldo. éstas son sus palabras: "¿Por qué me corresponde a mí establecer juicios sobre aquellos que est:m fuera?"' (2) DEM..-. Este caso se daría si se encontrase en el 172] . salvación y público bienestar de aquellas gentes. no es causa suficiente para extremar la guerra a los límites. según lo exige la razón de la piedad cristiana. como b antigua. pasan \entamLnte a la jurisdicción y dominio de los buenos". otros fueron y son proyectos de nuestros tm. de b injusticia y despojar a los infieles de sus bienes.omLter a esos bárbaros a su dominio y al de Jos cristianos. si se hubic::se de haber obrado en justicia con ellos para que fuesen castigados en razún de sus público.Cuando los paganos. cosa qw: se denomina infidelidad. cuanto el testimonio del Apóstol San Pablo. y no se les puede echar en cara más que la ausencia de la religiéJn cri. Pero. que niega que pertenezca a la solicitud y jurisdicción apostéJlica establecer juicios sobre los paganos. Pueden también aquí aquellas de San Agustín cuando dice: ·Si retrasamos el castigo o la venganza de las gra\·cs ofensas hechas a Dios. . de servidumbre }' temor. y no se hubiese decidido anteponer la equidad y misericordia a la severidad podían ser privados no s()lo de sus bienes.. sino hasta de su vida. pue. en \·erdad provocamos su paciencia hasta llegar a la ira··.ry dignos reyLs ele Espail.. Con poderosas y muy claras razones puede parecer que son importantes las decisiones acerca del exterminio y dc::predación de esos indios. Así pues.

del mismo modo sahemo-" que muchas naciones fueron arrasadas por completo por los Ljército-" ele los hebreos con el consPntimiLnto de Dios. Pues bien.. de acuerdo con ellos. sólo por la infidelidad. alejado ele la idolatría y Lntregado por incitaci(m la naturaleza a la venLraci(m Lk· un Dios verdadno y que. ··hicicsL naturalmente sin la lq. civilizado y humano. según demostramos anteriormente con muchos te. motivos ésto-" por los que se pudiera aplicúrsc!L el nombre de infiel. Ln la causa de la guerra. para citar las palabras dL San Pablo. no leemos que hay'<! habido pueblo que. ni tu\'iese fL en Cristo.' aquellas cosas que son de la ley".. aunque no .timonios de las Sagradas Escrituras.. y así como en las historias.'-. Pues la 173] .L!Bl{<) 1 NuL\'O Mundo algún pueblo culto. los príncipes cristianos Ln justicia puedan atacar!L con las armas. cuando dicen que la infidelidad no constituye culpa para quL.'iiguicse la ley evangl·lica. por crímL'nLs cercanos a la infidelidad. haya sido o destruido por mandato di\ in o. con intenci(m de castigo.· ídolos y la inmolación de carne hurnana. y especialmente por estos dos Ln que más se engolfan esos indios: el culto J lo. a una nación así puede parecer que favorece esa tLsis de los modLrnos tcúlogos que antes citaste.

al no ser suficientes para ello las fuerzas de la Iglesia? No obstante. esto es. sino con graves motivos. sino en general la de todos los y la muerte que abrazaron por esta misión. "que corrija a los que puede y tolere a los que no puede corregir. según asegura San Agustín en la carta a Vincencio. se com·iertan a la fe de Cristo. entregada a ella en la persona de los apóstoles para todo el mundo y para todas las naciones. id. el hacer todo lo posible para que los pagano . e. en primer lugar. d juicio de Dios: y en otro pasaje (en la carta a Marcdino). después no sólo dijo gentes. de tal modo que primeramente anteponía la frase de que a él le había sido dada toda la potestad en el cielo y en la tierra. Y para que nadie pueda poner en duda la jurisdicción de la Iglesia. dice: "Soporte-mos si somos incapaces de corregirlos a aquellos que en la impunidad de sus vicios quieren que se mantengan en pie la república que fundaron y con sus virtudes los primeros romanos". nos ensenaron los más sabios Yarones que hay causa suficiente para que en justicia los cristianos. ensefí{mdoles a guardar todos los preceptos que os he dado'·. como lo es exigírselo los cristianos.. pues. sino todas las gentes. pues.. bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. el predicarles el Evangelio e intentar en lo posible todos los medios que conducen para que esto mejor se logn_>. por no obedecer por su voluntad como los cristianos ni contra su voluntad. Como ves. . esperando b scparaciún al final de los siglos". prudente esforzarse en vano ni es propio de la misión apostólicJ exigir gl·ncro de vida a aquellos que LStán fuera de la fe y hacer que vivan cristianamente. Esta es. pues. la conducta dl' la Iglesia. (3) Por lo demás.LIBRO 1 frase Lk· San Pablo en la que se afirma que a él no le corresponde juzgar a aquellos que están fuera. con estas palabras: ·'Me ha sido dada toda la potestad en el cielo y en la tierra.'-i lo que es propio de la misión apostólica y esto nos lo atestigua no s{)]o la vida del propio San Pablo. No es. al referirse a los infieles detractores de la religión cristiana. con la autoridad del Sumo Pontífice. Pues Cristo había enseriado a los apóstoles. no temerariamente. Cristo dio a los apóstoles el derecho y d precepto de enscüar a los hombres y darles leyes según su doctrina. la obligación de observar con la fe cristiana las leyes de la naturaleza contenidas todas ellas en el Decá- [74] . y ensenad a todas las gentes. tiene la siguiente significación: "¿Por qué conviene que yo juzgue en vano las de los infieles a quienes no puedo corregir. puedan hacer la guerra a los paganos para castigarlos y corregirlos si acaso hubiese algunos que no observasen la ley natural. ellos no escaparán al juicio ele Dios".

LIBRO 1 logo y en el amor al propmo. lo invisible de Dios. en la sinagoga de los dioses. en que había gran multitud de infieles. .. y en el Salmo: ·'Dios se puso en pie. al estar investida de la autoridad divina. sobre todo a aquellos que no observan la ley natural.-. puLde con su derecho dar leyes para los infieles. y en el mismo Salmo: "Yo dije: <<Dioses sois e hijos del Excelso>>''. pueden con el mejor derecho castigar a los infractmTS de ellas y atraLrlos a la justicia natural siempre que sea posible. ·'corrige a los que puede y tolera a los que no puede corregir" Por lo cual Santo Tonüs afirma que la Iglesia.¡ los hijos de Dios los llama dioses·. que ninguna verdad o utilidad aportan a los cristianos. . Saturno.i hay posibilidades.. aun para aquellos que no pertenezcan a ella ni. en consecuencia. Mercurio y así a otros muchos? DEM. estén sometidos cemporalmente a sus miembros. su eterna virtud y su divinidad son conocidos mediante las criaturas". AristótelLs y demás filósofos admitieron la existencia de un Dios único a quien más que a nadie se le debía adoración. que consta es violada. Es. al referirse a los ritos de los infieles. por los idólatras y por quienes no conocen a un Dios único. pues.mo:". conforme a la autoridad de la TglLsia. no es impío ni contrario al estilo de las Sagradas Escrituras. como elije fundado en la autoridad de San Agustin. la fuerza necesaria para que se cumplan y no en vano se promulgue la ley. según lo atestigua nuestro San Pablo cuando escribe así a los romanos: "Lo cognoscible de Dios es manifiesto entre ellos. como él dice. en primer lugar. el someter a los infieles. Sócrates. Pues leemos en d i'xodo: "No harás de menos a los dioses y no maldecirás al príncipe de tu pueblo". como se toleraban en los primeros tiempos. porque desde la creaci(m del mundo. óptimo y máximo. Así pues.tencia de un solo Dios.Usar la palabra dioses por una metáfora.¿Acaso tú crees que Platón y Aristóteles admitieron la exLc. Y siendo esto así podrá con el mismo moti\'O y derecho ordenarles cuantos preceptos pan:cieren convenientLS y. Marte. asegura que no deben ser tolerados por ningún motivo. pues Dios se lo manifest(J. emplear. y en medio juzga a los dioses'". Platón. aunque propiamente por naturaleza solamente [7S] . 13 LEO. Pues por instinto divino y magistLrio de la naturaleza. justo y legítimo. ya quL "la Iglesia". excepto en d caso de evitar algún mal. Y al estar todos los mortales sometidos a estas leyes y poder ser instruidos y convencidos por la razón natural. Y el mismo Santo Tomás poco después. cuando a cada paso nos hablan de muchos dioses y a algunos hasta los denominan por sus nombres: Júpiter. la Iglesia y el Vicario de Cristo y con su autoridad y decreto los príncipes cristi. eterno.

cre<:mos en la existencia de un Dios único. pero lo hacían expresándose en estilo popular y metafórico. esta misma opinión no sólo la mantuvo Aristütdes. Baco.. la segunda persona de la Trinidad. Saturno.Lmte tenían por cierta la existenci.J de un solo Dios sumo y sempiterno. por el tiempo que pasa de siglo a siglo sin fin. en la guerra. al que llamaban "'óptimo y nüximo". en los cereales. cuyas virtudes difundidas por la obra del mundo. Y acerca de esto así escribiéJ a San Agustín el pagano . Júpiter. ellos las denominaban unas veces inteligencia y otras dioses. en el mar. no oh. creyendo que en el cielo había muchas substancias de éstas.UBRO 1 haya un Hijo de Dios. Así le lbnumos Júpiter como al autor de la vida. Y así Varrón. todos cuantos tienen fe en Cristo reciben el nombre de hijos de Dios a manera de adopción. según él mismo Aristóteles lo atestigua al expresarse así en su lihro Del mundo. Según San Agustín.mesis. como dice el propio San Agustín. En conclusi6n. ya que sabido es que todos ignoramos su nombre propio?'.n casi todos los sabios del paganismo. en la tierra. porque a cada uno satisface según sus méritos".<.l'vláxirno :vtadaurense: ''¿Quil·n hay en verdad tan necio y tan mentecato que niegue como hecho muy cierto que existe un Dios supremo sin principio. Juno. y al mismo tiempo en el :lire. en la vid. los sabios fi!éJsofos recordaban y nombraban a muchos dioses. no obstante es denominado con muchos nombres que nosotros le damos por sus obras. sin prole. en el libro cuarto de la Ciudad de Dios. dedicado a Alejandro: '"Dios. del mismo modo ellos. Y así como nosotros al admitir la existencia de innumerables ángeles que imitan la simplicidad de Dios.vlartc. Saturno. al llamar a "Dios en el t·ter. que actúa como un príncipe grande y magnífico de la naturaleza. 1761 . las sustancias incorpéJreas que nosotros 1\ama:llOS :mgcles. y del mismo modo en las restantes cosas". Neptuno. (2) De este modo. aseguró que Júpiter es aJorado aún por aquellos que sin simulacro veneran a un solo Dios. aun siendo uno. pero es designado con otro nombre. . Ceres. él mismo que a su vez era designado con muy distintos nombres. nosotros invocamos con muchos nombres. y 1\:l. Y San Juan en el Evangelio: "Les dio la potestad de ser hijos ele Dios a aquellos que creen en su nombre". sin embargo. sino tarnbit. PlutéJn. Dice San Pablo: ''Todos son hijos de Dios por la fe". en el tiempo.

según enseiia en el mismo libro JJel mundo.tica a i'v'icórnaco asegura que Dios ocupa Li<: las humanas y preferentemente mira por el bien de los hombres buenos 'i sabios. dice: "Pensamos que Dios. que al mismo tiempo es rector de todas las demás cosas. y en el libro primero de la . de tal suerte que Júpiter unas veces imperase y otras obedeciese al gobierno de otro··. ni siquiera los conocen de vista. como si éstos les fueran familiares. siempre le acompaña la justicia''. conforme a la naturaleza. como suele decirse. se ocupa de las cosas humanas y de la justicia. sin embargo en el libro duodécimo demuestra y declara que hay un solo Dios. De este mismo modo pienso que San Ambrosio fue arrastrad. en la mención de la buena fortuna.o en el segundo libro de su obra a escribir que Arist()tcles habia colocado la felicidad 1771 .1. al estudiar el orden de las causas. d. Y dijo Dios siempre marcha rectamente. El mismo Aristütdes en su obra Jfetafísica.-lforalia. siempre marcha rectamente conforme a la naturaleza. suelen poco religiosamente aducir testimonios de los grandes varones. pues nada está más lejos de la doctrina de Arist()teles que esa opin6n. porque Dios manda que se conserve siempre el orden natural y prohíbe que se perturbe. nuntiene esta misma opinión.. el cual. parece que fue engañado por alguno de aquéllos que. el medio y el fin de todas las cosas. para omitir otros muchos pasajes en los que expresa estJ opinión con mucha claridad. el querer que éste tal estuviese sometido al gobierno alternativamente. quien.LIBRO 1 (3) Los mismos filósofos al comparar con este Dios a los otros llamados dioses y a todas las diosas y elementos y todas las demás cosas contenidas en el mundo. y asimismo. de cuyo arbitrio dependen tales cosas. el principio. En sus libros primero y duodécimo de la A1etaJlsica asegura que la causa primera. sería semejante a establecer una partición de gobiernos entre los dioses. según el dicho antiguo. y en esto consiste la suma de la ley eterna. a saber: ·'Que la primera causa. en el libro segundo de los J1agna . cuando. distribuye los bienes y males a los hombres según los méritos de cada uno". Y en el libro tercero de la Política dice: "Si en la ciudad hubiese algún ciudadano que sobresaliese entre todos los restantes juntos en prudencia y todo género de virtudes.Meteorología enseña que el mundo que nos rodea es gobernado por las causas celestes. que según enseña es Dios. es el principio y causa de todas las cosas. después de haber hecho mención frecuentemente de muchos dioses. es la única inméwil y mueve y rige los demás seres". Así San Ambrosio. He aquí sus palabras: ·'Dios al tener. pobres y débiles y casi en nada estimables.. según declara aquella "cadena homérica" a que se refiere Aristóteles en su libro nel nwt-'imientu de los animales. según enseña San Agustín en su libro Contra fUusto.f. al asegurar en su libro /Je los deberes que Aristóteles fue del parecer de que "la providencia de Dios no bajó de la luna. y al vengar a los infractores de la ley divina. que es Dios. por el placer de vituperar. las consideraban tenues.e las cuales la primera es Dios: en el décimo de la .

Dem(Jcrates. provistos de esta fe.. entre los griegos.ry que tener de su salvación? . entiende aquel al que no pone ohstCtculos ni la indigencia ni la falta de salud para la realizaci(m de y preclaras: pues la voluntad sola no hasta para el cumplimiento del deber. al asegurar que el Sumo Bien consiste en el ejercicio libre ele la virtud. para conseguir la salvación de sus almas? DEi\1.. . 14 LEO..-. hubo algunos que unían a sus rectas creencias de una buena conducta conforme a la ley natural. y. Tambil·n los cil. no le glorificaron como tal o le Jieron gracias..io y el mism<> Fik>sofo.1tes. los Escipiones. Ahora bien. cuando esto mismo ocurre a muchos cristianos."res del cuerpo. "Tú crees''. a pesar de tener rectas opiniones de Dios.-. muy alejado de los placcre. está muerta. sino que se requiere el hecho.Te ruego..1 las bestias. "que existe un solo Dios. cuando dejó clar:1 y certeramente . según San Pablo. ya que hemos hecho mención do esto."monios creen y sin embargo tiemblan" Así pues. si por inspiración di\'ina o instinto natural creyeron en la existencia de un solo Dios que se cuida de las cosas humanas.No es de extrañar que haya habido muchos paganos que. que no lleves a mal el explicarme bn_·vemente esu pequeña cuesti(m: si aquellos fikJ creyeron en la existencia de un solo Dios tal cual tú lo de exponer. muchos de ellos. Arístides ateniense. ¿qut· les faltó a ellos. Y no hizo menci(m de' otros placeres sino de llos que proceden de las obras mismas ele la \'irtud y de la buena conducta... i\ifarco Tulio y otros tenidos por muy buenos y justos. Curio.La fe sin obras. L'Sto se observa por aquellos que adquirieron el hábito de la virtud.. y entre los romanos. si entre aquellos antiguos filósofos y sus discípulos por ellos educados en la vida civil.Ll\1!{0 J de la vida en la \"irtud y pL!n. Catones. Y por ejercicio libre de la virtud. Fahricio. ·-a pesar de haber conocido a Dios. dice. ¿qué esperanzas te parece que h. Platón. en lo que consiste el honesto y verLbdero placer. Aristóteles.-.entada su doctrina sobre la felicidad. sino que se envanecieron en sus pensamientos . ya a los esclavos. si éstos cometieron algún pecado es de creer que lo repararon con sus grandes servicios y la penitencia del alma.. como dice:: Santiago en su epístola. según atestiguan San Amhro ... bien haces. lo. cuyos seguidores suele afirmar que no son felice. como tal vez fueron Sócr:.. (2) LEO. Arato sicionio. viviesen depra\'aclamente. tales varones.. Pues bien.

añade. "aunque''. muy sabio y santo varón. ele la vida eterna. sino que se contentan con ciena oscura y enigmática creencia.". esto e. en esa excepciém no se incluye la té en Cristo. ''Pues en comparación con la gloria futura que se revelara en no . nada son los sufrimientos de esta vida". Padres anteriore.<. . estos que no tienen ley constituyen la ley para sí mismos. que escribió en su vejez.or".. Por ello dijo San Agustín: "A los justos de la antigüedad les sanó la misma fe que a nosotros. en esta ocasión a la ley natural. la fe en Jesucristo intermediario entre Dios y los hombres".te sentido abierto y muy importante.LIBRO 1 (3) ¿Qul' otra cosa me ha de parecer sino lo que pareci{) a Santo Tomás de Aquino. dogma admitido por todos los teólogos que no puede haber salvación: pero tú sabes con qu0 indulgencia y amplitud interpretan esta doctrina los mismos teólogos. sino los que la cumplen.s palabra:. como dice San Pablo. ele haber interpretado esta. ··nüs perfecta y seguramente conseguían la salvación con la observancia ele esta ley que sólo bajo la ley natural?". y del mismo parecer fue también San Agustín en una carta. pues muestran la obra de la ley escrita en sus corazone:-. en diversos sentidos antes. Por este motivo hay razones para creer que aqudlos filósofos y todos cuantos creían en la existencia de un solo Dios y en su providencia por las cosas humanas. autor muy importante... no aseguran ni exigen que hayan tenido todos ellos una fe explícita en Cristo. solamente se ha de creer que ele ella exceptuamos las ceremonias mosaicas y no la gracia de Dios que los teólogos llaman santificante. bendito el que viene en el nombre Jl'\ Scrl. de la ley. estaban sometidos solamente a la ley natural y no a la mosaica. Santo Tonús despué:-.. muy extensamente sigue y explica esta misma opinión. en su quinta. es decir. Ahora bien. sin la cual nadie fue jamás digno de la salvación. en su comentario a las Epístolas de San Pablo. las admitió en e:-. como decías.í. ¿cómo pudieron alcanzar la salvación . otros.. quien atlrma que los antes de la venida de Cristo.6lo con la ley natural aquellos filósofos y honrados varones del paganismo? DF. sin emahrgo en la Suma Teológica. pues cuando los gentiles que no tienen ley hacen naturalmente lo que e . al tratar de la salvación de los Santo:. Leopoldo.<. pues sin ella. e:. y Alfonso el Tostado. tenían también cierta fe en Cristo.. los cuales. .s a la venida de Cristo. ya que en esta [79] .Al referirnos. Si esto es a:-. tanto los que precedían como los que seguían exclamaban: "Osanna al hijo ele David.. (4) LEO.Pero sin la fe en Cristo nadie jamás ha conseguido b salvación por no habérselc dado al hombre bajo el cielo otro título del que ésta dependa.M. En esw pasaje siguió a San Pablo. quien escribió así en su Epístola a los romanos: ·'Ante Dios no son justos Jos que escuchan la ley.

Hasta aquí Santo Tomás en la segunda parte del libro segundo. sin embargo tuvieron fe implícita en la Divina Providencia al creer que Dios es el libettador de los hombres según los métodos que a él le agradan". ())Otra cuestión es si esta doctrina puede aplicarse a los paganos posteriores a la venida de Cristo. y por su parte en la fe en su providencia radican todas las cosas que temporalmente son dispensadas por Dios para la salvación de los hombres y que constituyen el camino para la felicidad. podemos creer que los antiguos filósofos seguidores de la justicia y los demás varones virtuosos por ellos educados tll\'ieron fe en Cristo y pudieron salvarse por la ley de la naturaleza ante. no lo consiguieron sin fe en el 'Mediador'. y así todas las otras cosas''. del mismo modo que en la en la redención humana implícitamente se contienen la encarnación y la pasión de Cristo. dice así: "No obstante. esto es. fundados en la autoridad de Santo Tomás y mejor en la ele San Pablo. si algunos gentiles. a quienes no les fue hecha la revelación. . como hizo San Pedro con el centurión Cornelio y los ángeles hicieron con algunos otros de quienes Dio- [Hil] . no mucho despul·s. Por lo que atañe a todos cuantos guardan la ley de la naturaleza. Por esta razón. que Santo Tomás con las siguientes palabras: 'Todos los artículos se contienen implícitamente en ciertas primeras verdades que por todos pueden ser . creer en la existencia de Dios y en la providencia que tiene de la salvación de los hombres. volviendo sobre la misma doctrina. ¿hasta con una norma común ele credibilidad como acabamos de explicar o es nece.:reídas. encontrándose en el mismo caso que los anteriores. cuesti(m primera. y de este modo algunos de los otros artículos subsiguientes se incluyen en otros.'i de su advenimiento. según aquella frase de la Epístola a los hebreos: <<Conviene que el que se acerque a Dios crea que existe y es remunerador de los que le buscan>>. sin que a ellos llegara jamás el nombre ele Cristo y por lo tanto no pudieron creer en aquél a quien no oyeron. pues en la esencia divina se cifran todas las cosas que creemos que existen eternamente en Dios y en las cuales radicará nuestra felicidad.-. El mismo.UBHO 1 suma se contiene toda la fe en EL según doctrina de San Pablo. alcanzaron la salvación. ni oír su doctrina por no haber predicadores.aria una peculiar previsión de enviarles justos varones que personalmente enseflen con claridad la fe en Cristo. aunque no la tuvieron explícita. porque. suponiendo que hay algunos que vivan o hayan \'ivido rectamente conforme a la ley de la naturaleza.

Ahora bien. Y San Ambrosio en su obra /Je la uocación de los p. no dudamos que con respecto a éstas.. por nuestra parte. sino que en todas las gentl's el que le teme y obra la justicia es aceptado por él". Pues corno dice San Pedro Apó-"tol: "Dios no es au:ptador de personas. pue-" es propio ele la misericordia divina el conceder aun a aquellos que no eran de la estirpe de Ahraham.entíles dejó escrito lo siguiente: ·'Pues si acatio aun ahora en las últimas partes hay algunas naciones en las que todavía no ha brillado la gracia del Salvador. el influjo que en nosotros tiene el agua bautismal. Bien sabernos 4ue hasta la memoria de nuestros padres hubo muchos pueblos a los que no se había predicado el Evangelio. y aún ahora no pocos hay en aquella región que llaman \luevo Mundo que jamás oyeron el nombre de Cristo. Este auxilio general t·l mismo San Ambrosio lo llamó "ayuda ele la gracia" en el libro primero de la citada obra. con tal ele que tuviesen la gracia santificante (como dice Escoto). Ahora bien. a pesar de que los antiguos pensasen que ya en su época no había ninguno o muy pocos. quien en su libro De la naturaleza y la gracia escribe así: "Pues hay todavía gentes apartadas. si no disipa las sombras del corazón la luz verdadera que con su juicio inescrutable Dios justo y bondadoso derramé) no tan intensamente en los siglos pasados como en nuestros días''. es decir. pues su pecado original podía borrárseles por medio ele sacrificios y cierta fe oscura y enigmática en Cristo de que antes hablamos. Este muy importante testimonio de San Ambrosio coincide en gran manera con aquella doctrina de Santo Tonüs a que antes nos referimos: que los gentiles pudieron salvarse sólo con el cumplimiento de la ley natural. los IHl] . le Ldt() la ay'lKia divina ni antes ni después ele la venida de Cristo. que la contemplación espontánea a nadie puede plenamf'nte enseñar a llegar al conocimiento de Dios. Coincide con esto lo que San Gregorio dice en el libro cuarto de su . rico para todos que le im'ocan". aun4ue como es sabido muy pocas. como ocurría antes de promulgarse la circuncisión.: y asimismo dice San Pablo: ·'El mismo es SLÜor de todo. a quienes aún no ha sido predicado el Evangelio'·. a ellas no se les niega aquel recurso general de auxilio que desde lo alto siempre estuvo a disposición de todos los homhres. nosotros. donde dice textualmente: "Aunque creernos que a ningún hombre le ha faltado por completo la ayuda de la gracia''. no dudaremos en afirmar aquello en que están ele acuerdo los teólogos: que a nadie. aunque la naturaleza humana se encontrase dañada con L'ln acerba herida. seguidor de la justicia y 4ue hace todo cuanto está en sus manos. les está señalado el tiempo de la vocación en el que oigan y reciban el Evangelio que jamás oyeron. aunque más difícilmente que si hubiesen sido iluminados con la luz de la ley mo-"aica.Hora/: "Todo el que no se lihra con el agua de la regeneración se mantiene atado a las cadenas del primer reato". tuvo entre los antiguos para los niños sólo la fe y para los adultos la virtud del sacrificio y para aquéllos que procedían de la estirpt' de Ahraharn el misterio de la circinci_.i{m.LIBRO 1 nisio hace mención en la jerarquía Celeste y que constituye el tercero y mC1s seguro procedimiento? Los especialistas en estas materias darán la respuesta quL les pareciere más segura. Doctrina que refuerza con el testimonio del profeta joel y con aquellas palabras: ··Todo aquél que invocare el nombre del Señor se salvará". por un oculto designio de Dios. como tTeyú San Agustín.

UHHO 1

gentiles, ayuda para borrar el pecado originJl y en cambio no dejarles algún recurso para conseguir perd{m para los demás pecados y de volver a la gracia con Dios. 15 Pero para volver al punto de donde hicimos esta digresión, si la ley de la naturaleza era para vivían según ella e invocaban el nombre del Señor, siendo pernicioso el culto a los ídolos, pues, según San Pablo, b servidumbre de los ídolos carecer{t de heredad en el reino de Cri.-,to y de Dios. queda suficientemente claro que los idólatras no guardan la ley natural cuya violación, por otra parte, sabido es que constituye un crimen gravísimo. LEO.- Si el quebrantamiento de la ley natural es causa justa para hacer la guerra. o me engaño o no habrá naci(m alguna a la que en justicia no pueda atac{trsela con las armas por sus pecados y faltas a b ley natural. Pues ¿cu:íntas y qué naciones se encontrarán que observen la ley de la .l'vluchas, sin duda: es mi-;, ninguna nación hay de las que son y se llaman civilizadas que no observe la ley natural. (2) LEO.- I\"o comprendo bien, Demócrates. qué intLrprctación cbs en momento a la ley naturJ.L a no ser que asegures quL guardan esta ley aquéllos que- solamente se J.partan de las nefandas liviandades y semejantes prevaricaciones aunque se vean Lnvudtos en otros graves crímenes: ahora hicn. segl111 eso, muy pocas gentes habrá que observen la le·y natural. Por mi parte, yo sostengo que los latrocinios, adulterios, homicidios y otros grandes crímenes con los que vemos que aún los príncipes cristianos corrientemente están contaminados, se cometen contra la ley de la naturaleza, lo cual tú no me podr{¡s negar, si no quieres desdecirte, ya que hace poco definías la ley natural como una participación ele la ley eterna en la criatura dotada de razón. Y según esa eterna ley todos los pecados más graves castigados con la pena capital, esto es, con la muerte eterna. (3) DET\t- No te molestes, Leopoldo; de acuerdo en que cualquier pecado de los nüs gra\·cs va contra la ley natural, pues según San Agustín: ·'No habría pecados si no fuesen contra la naturaleza··. Y San Ambrosio en el lihro primero de De los deberes define ·'la decencia, esto es, la honestidad, corno el Yivir según la naturaleza y considera torpe todo cuanto se hace contra la naturaleza"'. Ahora bien, ten muchísnno cuidado en no generalizar temeariamcnte un principio para todas las naciones del Universo. Pues el hecho de que en una nación quebran-

[B2l

Lllmo 1

ten algunos b ley nJturJl no c¡uiere decir que lo hagan y cada uno, ni por eso se ha de con:-;iderar que la naciún entera no observa dicha ley. como falsamente creyeron algunos moderno.'> te<'>logos. El motivo es que un:1 c1usa púhliC:I no se debe considerar particuLmnente en cada individuo, sino en las costumbres e institucione.'> públicas. pues seglm enserla el fi!(Jsofo L'n el lilxo tercero, c1pítulo primero de la PoliticcJ, "la conducta de una naci(m se entiende que est;'t constituida por aquellos actos hechos públicamente por quienes nunticnen la clirecciün política con plena Asimismo es doctrina general de los jurisperitos que las acciones de cada individuo, aunque sean ele todos. sin embargo no han de ser asignadas a la totalidad de la naci(m. ( cf) Por lo tanto, en aquellas en que el latrocinio. el adulterio. b usura. y añade a L·sto.<., el pecado nefando y dem<'ts crímenes. son considerados entre las torpezas y están castigados por la legisl<tción y 1<1 mor;¡!. aunque algunos ciuLbdanos y aun la mayoría de ellos incurran en tales crímenes. no por eso se ha ele decir que b naci(m no observa la ley natural. ni por el pt'Cado de algunos que públicamente son condenados y castigados debe ser ct....,¡igada la ciudad. del mismo modo que si ciudadan< >s, y no por autoridad pública, hiciesen una incursi(m hostil en los cunpos dL· sus vecinos, con tal de que huhie.sc rcc1ído sobre ellos el castigo de las lt>yes ele su propia ciudad y ."e hubiesen \'isto obligados a restituir las ( Pero si hubiese algún pueblo e inhumano que no rase entre bs cosas torpes todos o algunos de los crímenes que he enumerado y no los castigase con sus leyes o moral, o impusiese penas muy suaves a los m[\s gra\·cs, M>hre todo a aquellos que m{ts detesta la naturaleza, o pensase que algunos quedar por completo impunes, de un pueblo así se diría con razhn y propiedad que no la ley natural. Éste es, pues, pero aumentado, aquel mismo clamor de los habitantes de Sodoma y Gomorra. dice San Agustín. porque. son ,<.,us palabras, ··ya entre ellos no se castigaban aquellos crímenes. sino que aun corrientemente se cometían como si estuviesen autorizados por una ley pública": y a propósito de ellos se expresó así en otro lugar: "'Convenía que quienes con común intenci6n ofendieron a Dios, pereciesen por el mismo ímpetu común de la \Tnganza": y poco después añade: ''Quienes cometían pecados no sólo con su conducta. sino aun presumiendo lic ello.'> de palabra públicamente". lln pueblo así podría con el mejor derecho ser destruido por los si a causa de su barbarie, inhumanidad y delitos nefandos, rehusaba su gobierno lo que constituiría un gran bien para L·L al pasar a la obediencia dL ciudadanos buenos, civilizados y adictos a la verdadera religión, los hombres bárbaros e impíos. quienes con las amonestaciones, leyes y trato dL aquéllos podían alcanzar la piedad, la civilización y la salvación, con lo cual se cumpliría la obligación máxima de la caridad cristiana. Verdad es que a la potestad o jurisdicci<'m del Sumo Sacerdote no pertenece el someter a los

IH.ll

LIBRO 1

paganos a L:na legislación cristiana y evangélica o e-l imponerles penas como se h·_:cv "' "' !·...::, infractores de la religión cristiana que ellos no han recibido; a esto _·:, precisamente a !o que se refiere el Apóstol, como anteriormente declaré. cuando dice: qué mf' atañe a mí establecer juicios sobre aquéllos que est:m fuera?"; sin embargo. una de !as misiones es procurar, por todos los medios que no sean muy difíciles, apartar a los paganos de los crímenes e inhumanas torpezas, del culto a los ídolos y por completo de la impiedad, y Jtraerlos a la observancia ele una recta y humana moral y a la verdadera religión. Obrará así fundado en la autoridad de Dios, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. ((1) Pues la frase de aquel Cremes de Terencio: "Hombre soy y ninguna cosa humana pienso me sea indiferente", dando a entender que el hombre debe mirar por su semejante y hacerle hien en cuantas cosas pueda sin detrimento propio, y que todos tenemos este deber de humanidad, es ley divina y n;ltural que brota de aquella luz del rostro df' Dios grabada sobre nosotros, es decir, de la ley eterna y enseñada en el Fclesiástico con estas palabras: ''Dios encarg(J a cada uno de los hombres de su prójimo''. Pues, según enseña San Agustín en el libro primero ele De la doctrina cristiana, "todos los mortales son pr6jimos y socios entre sí, por aquel género de sociedad que amplísimamente se extiende a todos los hombres". Y si cualquier particular está obligado por la ley natural a cumplir este servicio. ¿cuánto más deben estarlo el Sumo Sacerdote de Dios y Vicario de Cristo y los cristianos, que tambien, aun de modo distinto, hacen las veces ele Dios en la tierra, por ser nominal y realmente unos y otros pastores de la grey cristiana? Ahora bien, el deber del pastor no consiste tan sólo en apacentar el rebaño que le está encomendado, sino que cuando encuentra errante por las soledades alguna oveja perteneciente a otro rebaño de su mismo dueño o ele ajeno redil, debe cuidarse de ella y, si fácilmente puede hacerlo, conducirla a su propio aprisco y a lugar más seguro para que así poco a poco se constituya un solo redil y un solo pastor. (7) No pueden los paganos, por el solo hecho de su infidelidad, ser castigados ni obligados a recibir la fe de Cristo contra su voluntad, porque "el creer", como dice San Agustín. "depende de la voluntad, que no puede ser forzada". Lo que sí se puede hacer, en cambio, es apattarles ele los crímenes, pues, tal como San Agustín dice: ·'Nadie debe ser obligado a recibir la fe, pero por la severidad y más bien por la misericordia de Dios sude ser castigada la perfidia con el azote de la tribulación'·. Y de nuevo el mismo Santo se dirige asi a los herejes: "Se considera11 los más diligentes rectores y más piadosos consejeros los que juzgan que vosotros tan levemente debéis ser atemorizados con la admonición de los daftos o ya con el destierro, ya con la confiscación ele bienes y riquezas, para

[S4[

quien. sobre todo por aquéllos que mJs pecan y prevarican contra la naturaleza y el autor de ella que es Dios. Leopoldo. sea quien fuere el que las hace? Sobre todo.también contra los paganos.sola regic'm. excepto una sola ciudad. por otra parte. Estas palabras contra los herejes pueden aplicarse . es sabido. los mayores pecadores los idólatras. Méjico. si al mismo tiempo (\o que ya de por sí es causa bastante justa para la guerra) se libra con ella de las mJs injustas opresiones a muchos inocentes. Oi) Y si a los príncipes les es licito y loable castigar con la guerra las injurias hechas a sus amigos y parientes aun en pueblos fuera de su dorrinio. entre todos. llamada :. que es mucho más extensa que la totalidad de España. se porté) como [H'i] . se coloca en una situación ilegal. que castigó a los cuatro reyes por las ofensas que habían hecho a Loth y a sus amigos. por cometerse principalmente con esta clase de crímenes. aunque sean estas últinus las que más pesan.t ello en la definición que San Agustín hace de una guerra justa. según el ejemplo de Abraham. con el argumento a su favor sacado de aquel principio evangélico del samiaritano. a imitación ele Cristo. hay que tener presente que con una guerra sagrada como la que los fieles hacen a los idólatras no tanto se vengan las injurias hechas a los hombres como las hechas a Dios. cuyos luhitantcs al final ofrecieron una resistencia muy tenaz. Pues es doctrina común de los teólogos que todos los hombres son prójimos unos de otros.Jueva España. os absteng(lis de él y os libréis de la condenación Lterna". En cuanto a la dificultad que planteaste al principio. y así. es sumamente impío ocultar las injurias hechas a Dios". y el que obligado a obedecer a otro si después de amonestado rehúsa su imperio.cu{mto m{Is les será el vengar las cometidas contra Dios. como les ocurre a esos bárbaros al pasar a nuestro dominio. falta a quien se las exige. como hace poco decía. según creo te fundas par:. fue sometida al dominio de los cristianos con la muerte de muchos menos hombres que los que ellos solían inmolar en un solo año. 1 que comprendiendo el motivo de estas penas conozc{tis vuestro sacrilegio. quien desoye las justas solicitudes. para que se aparten ele sus crímenes. solían inmolar a los demonios más de veinte mil hombres sin merecerlo. de quienes consta que anualmente en una . siendo. Ahora bien. Fn consecuencia queda claro que con esta guerra se vengan tamhil·n las injusticias humanas y no séJlo las divinas. se extiende entre todos los hombres. de que parece injusta una guerra como ésta que los españoles hacLn a los indios por no haber recibido de ellos daño alguno. con razém de esa sociedad. . pues unos y otros son nuestros prójimos y por todos tenemos ohligaciéJn de velar. toda aquella proYincia. por ley di\·ina y natural. que por su mayor gravedad son más dignas de venganza. ni aun de oidas debemos tolerar. a saber: ··Aquella por la que se vengan las injurias". éstas son sus palabras: ''Loable es que cada cual se muestre paciente en las injurias que:: se le hagan. que como dice San Juan Cris6stomo. que. sin embargo.

el que pudiendo no libra a su prójimo de las ofensas. no hará daño al pobre y al indulgente y salvará las almas de los pobres". En nuestra época se cumple en ellos por mediación de los españoles aquella profecía: "Porque librará al pobre del poderoso y al pobre que no tenía defensor. se entiende a los que son llevados injustamente y sin culpa suya. es ministro de Dios". que por los obispos y jerarcas eclesiásticos. los horribles banquetes de cuerpos humanos y el impío culto a los ídolos constituyen causas justísimas para hacer la guerra contra estos bárbaros. (9) Así pues. Sobre esto existe un precepto particular en los sagrados Proverbios: "Libra a los que son llevados a la muerte". conforme a aquella ley divina que cité del Eclesiástico: ''Dios encargó a cada uno de su prójimo". siempre que puedan hacerlo sin grave detrimento propio. Y la obligación será tanto mayor cuanto el prójimo por la ofensa recibida se halle más expuesto a la muerte. más bien son castigados por los jueces del mundo. tales crímenes y las demás enormes abominaciones. sino también los increíbles sacrjficios de víctimas humanas y las extremas ofensas hechas a pueblos inocentes. el prestar auxilio al prójimo o al compañero a imitación de aquel varón samaritano humano y bondadoso. pues son. Por ello dice San Jerónimo: "El que hiere a los malos por el hecho de serlo y tiene instrumentos de muerte para matar a los peores. aunque sola la infidelidad por sí misma sería causa suficien- [861 . Por tanto. que son los jefes de los estados temporales. no sólo la infidelidad. como los llama San Pablo. sino en repeler las injurias. Ahora bien. es una obligación que todos los hombres tienen. ¿Quién que sea piadoso puede negar que es obligación del príncipe justo y religioso el librar a tantos hombres inocentes de tan gravísimas ofensas? Porque como enseña San Ambrosio. y así. como aquellos hombres infelices que eran sacrificados por esos indios en sus impías aras. "vengadores de Dios para castigo de quienes obran mal".LIBRO l prójimo con el israelita despojado y herido por los ladrones y muy humanitariamente le amparó en su gran peligro y desgracia. "la Ley de la virtud consiste no en soportar. comete tan grave delito como el que las hace". como dice San Agustín.

sino el espíritu ele la adopción de hijos. ¿Qué mayor beneficio y ventaja pudo acaecer a esos indios que sin sumisión al gobierno de quienes con su prudencia. como a todas luces lo es. en el que llamamos Abba padre.LIBRO l te. quien les ha concedido preceptores de letras y de ciencias y maestros de moral y de la verdadera religión? (11) De esta religión privadamente se origina una cuarta causa que justifica sobremanera la iniciación de la guerra contra los indios. aquella frase de San Agustín: "Con propia utilidad es vencido aquél a quien se le arrebata la licencia de pecar y nada hay más infeliz que la felicidad de los pec-adores". sino de mujer libre. no hemos recibido el espíritu de servidumbre de nuevo en el temor. no tanto para castigo como para enmienda de los malos. como la ley nueva y evangélica es más perfecta y llevadera que la antigua y mosaica. ni somos hijos de esclava referidos a Ismael. por previsión y disposición de un príncipe tan bueno y religioso como lo es el César Carlos. de impíos y esclavos de los demonios en cristianos y adoradores del verdadero Dios dentro de la verdadera religión. que es el fin que con esta guerra se persigue. [87] . en humanos y civilizados en cuanto pueden serlo. de criminales en virtuosos. Si es verdadera. pues atañe al cumplimiento de un precepto evangélico de Cristo y se dirige a atraer por el camino más próximo. pues como dice San Pablo. las guerras se deben hacer también con mansedumbre y clemencia. como lo son ya hace tiempo. virtud y religión los han de convertir de bárbaros y apenas hombres. mansedumbre y caridad. sino para corregirlos y convertirlos de la falsa religión a la verdadera. porque ésta era ley de temor y la ley nueva es de gracia. pertenecientes a Isaac. no para castigarlos.y corto a la luz de la verdad a una infinita multitud de hombres errantes entre perniciosas tinieblas. (10) Así pues.

. que nos manda hacer con los demás hombres en reciprocidad lo mismo que queremos que hagan con nosotros. ¿tú crees que los paganos deben ser obligados a recibir la fe. según el testimonio de San Agustín y grandes teólogos. ¿dudaremos en reducir al camino de la verdad. y en verdad que si pudiese hacerse así. precepto que él mismo Cristo dijo que era el compendio de todas las leyes divinas? 16 LEO. Y si Dios nos manda que devolvamos al camino o lugar más seguro a los brutos animales que andan errantes. cualquier hombre le aparte y haga volver al buen camino aún contra su voluntad? Y teniendo seguridad de que todos cuantos vagan fuera de la religión cristiana andan errantes y caminan hacia un precipicio seguro. se les aparte del precipicio. cuyo testimonio citaste poco antes? DEM. a pesar de la protesta de San Agustín. ¿Quén. no por atender al bien de nuestros enemigos. aun en contra de su voluntad. pensaría y sostendría yo mismo que esta era la mayor obligación de la caridad. si podemos. a no ser que aun contra su voluntad los apartemos de cualquier modo que nos sea posible. por medio de piadosas adver- [88] . no puede ser obligada. podría confirmar mi opinión con grandes autoridades. yo no sostengo que deban ser bautizados aquellos que no quieren. sino que. sino para cumplir la voluntad de Dios amantísimo. y que se debe mostrar el camino de la verdad a los que andan errantes. quienes en su mayor parte suelen seguir la voluntad de sus padres. no es aceptable. antes del uso de la razón. y que prestemos este servicio aun a nuestros enemigos.Según eso. según yo decía antes. que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad? (13) Y así como la ley natural y de la caridad cristiana nos obligan a mostrar el camino a cualquier hombre errante. sin la cual no hay lugar para la fe. en cuanto dependa de nosotros.Si yo lo creyera asi. pues. el tomarse el trabajo vano y a veces pernicioso de bautizar a algunos contra su voluntad o a los hijos de éstos. señor de todas las cosas.LIBRO I (12) Dice Dios en el Exudo: "Si encuentras errante al buey o al asno de tu enemigo. devuélveselo". pues ¿qué mayor beneficio puede hacérsele a un hombre infiel que la fe de Cristo? Pero como la voluntad. con mucha mayor razón nos exigen atraer a los paganos a la verdadera religión si ello se puede hacer cómodamente y sin gran detrimento nuestro. que esté en su sano juicio no deseará muy de veras que si peligrosamente anda errante e impmdentemcnte entre tinieblas se acerca al precipicio. Por esto. a hombres compañeros y prójimos nuestros que con tanto peligro andan errantes? Nos será gravoso tomarnos este cuidado. ¿no obedeceremos a la ley natural ni a Cristo..

a quienes se les encarga lo principal.UBRO I tencias y la predicación evangélica. Pues el que busca un fin en justicia. predicación que fue confiada por Cristo a Pedro y a los demás apóstoles. como enseña el mismo Santo Tomás. pues esto es lo que dice Santo Tomás: 'Toda potencia. con la pobreza que hay de predicadores de la fe y escasez de milagros. a imitación de Adriano. Y Alejandro. el sometimiento de los bárbaros se lleva a cabo para entregar a los gentiles la doctrina de la verdad evangélica y de la ley natural. los sometiesen a su dominio y protegiesen el camino para la predicación evangélica. ahora bien. como vemos. y no sabemos de qué otro modo puede hacerse en estos tiempos. Y como esto se hace muy fácilmente. arte o virtud a la que pertenece un fin puede disponer de aquellas cosas que son para el fin". a quien está confiado un negocio se entiende que le están confiadas las demás cosas sin las cuales su misión no puede llevarse a cabo. confiada a Pedro y a sus sucesores. y no sólo a aquellos que vivie- [89) . según nos enseña también más claramente el rescripto de Gregario IX. del cual están encargados los clérigos. también se le1-1 confíe lo necesario". afirmo que los bárbaros pueden ser sometidos a nuestro dominio con el mismo derecho con el que pueden ser obligados a oír el Evangelio. pues de ellos es esta doble obligación espiritual. pues en todo negocio ocupa el lugar principal el fin. y así el papa Adriano. de buen grado utilizo las palabras de Santo Tomás del libro tercero de Del régimen del principe. éste con el mismo derecho emplea todas las cosas que pertenecen al tln. las guerras carnales en el pueblo fiel deben ser referidas como a su fin. al bien divino espiritual. de buena memoria. Y Celestino 111: "Es propio del derecho explorado que a los jueces delegados. sin embargo no se excluye de las temporales en cuanto se ordenan a las espirituales. la cual no puede hacerse debidamente sin el sometimiento de los indios. ya que. a lo cual se refieren los decretos eclesiásticos. pues. aunque propiamente se refiere a aquellas cosas que pertenecen a la salvación de las almas y vida espiritual. Así. exhortó a los reyes de España a que atacasen a los bárbaros. ahora bien. que en nuestra causa es la propagación de la piedad cristiana y la predicación del Evangelio. según el último capítulo del Evangelio de San Mateo. y por lo tanto a los clérigos pertenece el preparar e inducir a otros a hacer las guerras justas. exhortó a Carlomagno a que hiciese la guerra a los lombardos. (2) La potestad que le fue dada a Cristo según su humanidad en el cielo y en la tierra. ésta. después de haber sido sometidos ellos mismos a nuestro dominio. y comunicada y entregada por Cristo a su Vicario y sucesores. Y al explicar el papa Alejandro III este decreto natural dijo: "Aquél a quien se le contlrma una causa recibe plena potestad de todas las causs que pertenecen a la causa''.

con gusto todos se habrían aprovechado de la ocasión y comodidad de cumplir bien su misión y habrían dado muchas gracias a los príncipes cristianos porque. pues también ahora hay apóstoles y los habrá hasta la consumación de los siglos. con la pacificación de los indios. sólo con la ayuda de la fe.Lo mismo que fueron enviados los primeros. a otros como profetas. Ahora bien. "Nadie". para la edificación del cuerpo de Cristo. Y por apóstoles ha de entenderse aquí a los sucesores de los Apóstoles. y no faltarán. según atestigua San Pablo cuando dice: "El nos dio a unos como apóstoles. los obispos y jerarcas de las iglesias y predicadores en todo lo que pertenece al oficio de predicar. "debe tentar a su Dios. para la obra del ministerio. predicadores apostólicos que recorran el mundo enseñando el Evangelio. recorrieron la mayor parte del orbe predicando el Evangelio. lo cual va contra la ley divina. si obramos de otro modo.. y el Sumo Pontífice Nicolás añade: "Parece que tienta a Dios el hombre que teniendo medios de obrar no mira por su propia salvación y por la de los otros".. [901 . no presenciamos milagro alguno o sólo en muy rara ocasión. y tengo la seguridad de que aun estos mismos. como dice San Pablo. por nuestro mérito o culpa o porque no hay necesidad. dice San Agustín. créeme. como si quisiera poner a prueba su justicia o su poder. parezca que tentamos a Dios. si tales hubiesen existido en nuestro tiempo por un don de Dios. para la purificación de los santos.LIBRO I ron con Cristo. no sea que. aquella virtud de milagros y don de lenguas con que ellos sometían a Jos enemigos impíos al yugo de la fe y los dominaban. tienta a Dios aquél que en los peligros no toma las precauciones que puede.¿Acaso también sin báculo ni alforjas? Da tú a los apóstoles de nuestro tiempo aquella perfección de fe. mientras tiene medios de ohrar con su racional deliberación". que sin armas. ¿cómo predicarán a esos bárbaros si no son enviados. a otros como evangelistas. y cómo serán enviados si previamente los bárbaros no han sido sojuzgados? (3) LEO. habían asegurado el camino para la predicación evangélica. sino también a los de este tiempo y otro cualquiera en que se muestre algún camino para la propagación del Evangelio. a otros como pastores y doctores. conviene apoyarnos en la recta razón y proceder con prudencia. Pues según declaran los teólogos. esto es. sino que todo lo confía a la ayuda divina. hasta que acudamos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios". DEM. como. Pero ahora.

Cuando San Pablo devastaba a la Iglesia. hemos de apartarlos del mal y obligarlos a abrazar el bien. pues. si es bueno o malo. El mismo Cristo echó a latigazos del templo a los que en él compraban y vendían.Reconozco la queja del hereje Donato. como el mismo enseña en el Enchiridion. ni siquiera en ocasiones en que está fortalecida con la fuerza y el poder de los reyes y príncipes? [91] . al ser frecuentemente obstaculizada. ni se salva si no tuviere buena voluntad?". parece que ha de producir muy poco o ningún fruto. pero escucha no mi respuesta. 17 LEO. Cristo le refrenó con su palabra.Sin embargo. siempre que se pueda. Pero. puesto que tratamos del caso de hacer una guerra a los perversos idólatras... le derribó con su poder y le obligó a abrazar la fe. sino que solamente los invitaban. no hemos leído que Cristo o sus apóstoles obligasen a nadie a recibir la fe ni a oír el Evangelio. ya que. pues muchos bienes se conceden a personas contra su voluntad cuando se mira por su utilidad y no por su voluntad". cuando dice: "¿Quién puede ignorar que el hombre no se condena sino por culpa de su mala voluntad. no por ello hemos de consentir que aquellos a quienes amamos dependan impune y cruelmente de su mala voluntad. sino que. ¿acaso piensas que lo que no se ha hecho en los comienzos de la Iglesia naciente no se puede hacer rectamente en ningún tiempo. sino la que a ella da San Agustín. ( 4) LEO. apóstoles y evangelistas a pueblos bárbaros y no pacificados es empresa difícil y llena de peligros y que.. como se lee en el Eclesiástico: "Le dejó en manos de su albedrío". DEM..LIBRO I Enviar. pues como el mismo Santo añade en la epístola a Vincencio: "No nos hemos de fijar en el hecho de que uno sea obligado. "ellos mismos acaban siendo enemigos de sí mismos". ¿Por qué nosotros hemos de ser imperiosos y hemos de preocuparnos de negocios ajenos y no hemos de permitir a cada cual vivir como qiuiera sin injuria de otro? DEM. Ahora bien.Dios concedió al hombre libre voluntad y.

por perseguir con la guerra a los paganos sólo con el fin de dilatar la religión. no sólo a los que perpetran sacrificios impíos.LIBRO I LEO.. solamente es aplicable a aquellos paganos que ya están sometidos al gobierno de los cristianos (afirmación que sería propia de un hombre alucinado por la luz meridiana). y diio el señor al siervo: <<Sal a los caminos y cercados y obliga a todos a entrar hasta que se llene mi casa>>". hombre muy sabio y a la vez Papa muy religioso. aunque no exista otra causa que la de predicarles la fe y el nombre de Cristo. especialmente aprueba y demuestra que son piadosas y gratísimas a Dios aquellas guerras que los fieles hacen a los infieles.No veo.. en verdad. "Repara ahora". no sólo para invitar. sancionados con la pena capital y la confiscación de bienes. y San Ambrosio la defendió con mucha tenacidad ante los príncipes posteriores. y esto quería significar el Señor. dice. sin embargo. y de los últimos se dijo: <<oblígalos>>. "cómo de los primeros que habían acudido se dijo: <<Introdúcelos>>. cuando el padre de familia envió a llamar a los invitados y al no querer venir dijo al siervo: <<Sal pronto a las ciudades y a las calles y a los arrabales de la ciudad e introduce aquí a los pobres y débiles. pues aunque tenía gran potestad prefirió. y dijo el siervo al señor: <<Se ha hecho como has mandado y todavía hay lugar>>. tanto más va creciendo el poder de la Iglesia. el nombre de Cristo así se [92] . San Agustín recuerda que esta ley fue aprobada y alabada por todos los cristianos. según dice. encomendar primero la humildad. añadió: "Cristo mostró esto con bastante evidencia en aquella parábola del convite. una vez que estén sometidos al gobierno de los cristianos. (3) En consecuencia. Así se representaron los comienzos de la Iglesia todavía creciente y su progreso en que los gentiles habían de ser obligados por la fuerza". razón alguna que impida pensar así. Y para que no pienses que esto. sino también para obligar al bien. que de tal modo está sancionado por la ley y por la misma naturaleza. Y en verdad que cuanto más se va cumpliendo esto. San Gregario. (2) DEM. hexarca de Africa. quien al proponerle cierto hereje una objeción semejante. contestó: "¿No comprendes que entonces por primera vez germinaba la Iglesia con nueva semilla y aún no se ha había cumplido aquella profecía: <<Y le adorarán todos los reyes de la tierra. en cuanto. sino también a los gobernadores de las provincias que descuidasen el castigo del crimen. Y para confirmar San Agustín esta opinión con la doctrina evangélica. a los ciegos y cojos>>. el mismo San Agustín atestigua que no es tan propio del mejor como del más justo príncipe el establecer una ley contra los paganos y sus sacrificios.Pero la ve San Agustín. todas las gentes le servirán?>>". Él mismo en una carta tributa grandes alabanzas a Gennadio.

Y después "así". esto es. con la doctrina y ejemplo de éstos. habiendo sido cruelmente martirizado. todo el pueblo que hay en ella se salvará y te servirá hajo tributo. sino también compelidos al bien. provincias del mismo continente. afirimó que estos bárbaros no sólo deben ser invitados. en el primero. a la justicia y a la religión..LIBRO 1 extienda por doquier con la predicación de la fe entre las gentes dominadas. fueron por los indios. al obedecer a hombres piadosos y mejores que ellos. si la recibe y te abre las puertas. dice. han sido cruelmente martirizados por los indios enemigos de la religión cristiana? Pues yo sé muy bien que en Chiribiche y en Cubagua.. han caído en manos de los mal pacificados indios? ¿Y no has oído que dos frailes dominicos. dos conventos de dominicos y franciscanos. y de una vez puede mirarse por la salvación y grandes bienes de presentes y futuros mortales casi en multitud infinita y esto para siempre. esto es.. que el obligar con las armas a aquellas naciones a recibir nuestro imperio? DEM. según declara la glosa interlineal. ''te acercas a conquistar una ciudad. declarando sin duda que en la religión hay causa suficiente para que los infieles sean sometidos a su dominio por los fieles. pero si. frailes predicadores. el fraile Dionisia. con el fin de que los impíos. dice. algunos años después. en la provincia de Pirita. le ofrecerás primeramente la paz. con el que se facilite la penetración de la predicación del Evangelio..¿Pero es que aún no ha llegado a tus oídos que. y los bárbaros pueden someterse.. veo que ni siquiera éste ha sido suficientemente seguro para algunos. 18 LEO.¿Acaso crees que no puede utilizarse otro sistema seguro.¿Cómo así? ¿Acaso crees que alguno por la predicación del Evangelio se ha visto en peligro entre los bárbaros? (2) DEM.. "obrarás con todas las ciudades que están muy alejadas de ti". en muchos lugares. LEO. pues los [93] . en cuanto se retiraba la guarnición de los españoles. sobre todo cuando la empresa puede realizarse con tan poco trabajo y tan pocas bajas por ambas partes. A no ser que pensemos que los prefectos y caudillos romanos acostumbraron a hacer la guerra con los mortales pacificados y sometidos al pueblo romano. También puede aplicarse aquí aquel dicho del Deuteronomio: "Si alguna vez". se sientan arrastrados al verdadero culto de Dios. que pertenecen a diversa religión.Es más.". Así pues.

en verdad. al terror útil la doctrina saludahle. Ellos sólo con la predicación la hubieran rechazado. han recibido la religión cristiana. parecería ser como un dominio inicuo. en el puerto. Misa. según tengo entendido. ¿qué hubiese sucedido si se hubiesen enviado predicadores para instruir a los indios a quienes ningún temor de nuestras tropas apartó del crimen y la impiedad? ¡Y ojalá sea yo falso profeta!. después de llegar al convencimiento de la verdad y manifestárseles ésta con divinos testimonios. aunque estuviesen un poco distantes. cuando lo propusieron en las deliberaciones públicas. aterrorizados por el temor a sus sacerdotes y príncipes. a quienes acometieron los bárbaros durante la celebración del sacrificio y profanaron en este mismo lugar las sagradas vestiduras para ludibrio de las ceremonias y del sacrificio que llamamm. Y si esto ha sucedido a nuestros apóstoles después de haber aceptado los indios nuestro gobierno y se ha llegado a cometer un crimen de tal naturaleza. mientras nuestras guarniciones ocupaban la provincia. sin defensa de fuerzas armadas. la mayoría de los cuales. para que no sólo la luz de la verdad ahuyente las tinieblas del error. proyecto debido a ciertas personas que suelen hacer planes valientemente en tales asuntos. no son aquellos que conquistaron la gloria del valiente proyecto sino quines realizaron el piadoso intento por vez primera. gracias al terror unido a la doctrina. nos respondían que ellos deseaban pasarse a la comunión de la Iglesia Católica. (3) Aunque yo digo que han de ser dominados los indios no sólo para que escuchen a los predicadores. temo mucho por aquellos a quienes. nos alegramos de la salvación de muchos. sacerdotes y príncipes que es muy probable que por propio interés y teniendo [94] . Dignos. se piensa ahora enviar a la provincia de Florida para predicar el Evangelio. como dije. podemos nosotros con toda razón aplicarlo a los bárbaros. lo que confirma San Agustín en su respuesta epistolar al donatista Vincencio: "Si se les aterrase''. Sin embargo. Y la prueba es que muchos que bien conocemos. con el peligro y trabajo de los demás. sino también la fuerza del temor rompa los vínculos de la mala costumbre.LIBRO I demás se refugiaron en una nave que estaba cerca. (4) Y esto. que San Agustín dice de los herejes. dice. sino también para que a la doctrina y a los consejos se unan además las amenazas y se infunda el terror. Cuando se añade. pero que temían la violenta enemiga de hombres perversos. pero a su vez. y a su vez en Cubagua fueron asesinados todos los frailes. si se les instruyese y no se les aterrase. se endurecerían con la antigüedad de la costumbre y demostrarían menos interés en tomar el camino de la salvación". pues. entonces. "y no se les instruyese.

San Agustín se refiere a los herejes y no a los paganos. "es una regla que brota de cierta prudencia y entendimiento y tiene poder y obligación". "cualquiera pueda ser bueno contra su voluntad. en aquel lugar San Agustín no [95] . pues si entiende no obedecerá".Si tu consulta se refiere a los pecados y al derecho de castigarlos. has de saber que lo mismo que la prevaricación contra la ley evangélica en los herejes. en calidad de turbulentos y desertores. había que desterrar de los ánimos del vulgo este temor e infundirles el de los cristianos porque. que nada en común tienen con nosotros y que sin perjuicio de los cristianos administran su propia república. como dice el mismo San Agustín. así entre los paganos la violación de la ley natural puede ser castigada. a los paganos. Por tanto. Por lo demás.LIBRO I por sospechosa la novedad. "la Iglesia corrige a quienes puede y tolera a quienes no es ca paz de corregir". Esta doctrina la confirma con el ejemplo no sólo de cada hombre en particular.. como el mismo San Agustín dice. sino también de muchas naciones. Así pues. asegura que hay necesidad de leyes y violencia para refrenar a los hombres malvados con el miedo al castigo y para engendrar la virtud. para que el temor consiga que o bien rechace la fasedad que defendía. a la justicia. o bien depone la animosidad que le estorbaba. según declaramos anteriormente. sino porque temiendo lo que quiere padecer. los herejes. Sobre esta sentencia así discurre el Filósofo: "Es imposible que ocurra". si no hay otro recurso. dice. Ahora bien. según él. con el mejor derecho pueden ser obligados al deber y. como está escrito en los sagrados Proverbios: "El siervo duro no se enmienda. al haber sido iniciados en los sacramentos cristianos y al rechazar los dogmas públicos de la religión cristiana que antes habían admitido. que quienes por mucho tiempo se han habituado y envejecido en ciertas costumbres. habían de haberse opuesto con ahínco a la nueva religión. Pues. las cuales habiendo sido donatistas eran ya católicas con ocasión de esta clase de terror. o busque la verdad que ignoraba. Pues "la ley". ¿qué puede echárseles en cara o qué acción cometen que deba vengarse con las armas de los cristianos? DEM. cuyo caso es muy distinto. (5) LEO. "o al menos es difícil. y voluntariamente mantenga ya lo que no quería". cambien diametralmente de conducta por palabras o razonamientos". Y poco después se expresa así: ''Gran parte de los hombres obedece más por la fuerza de las palabras y el razonamiento y se siente más obligada por los castigos que guiada por la honestidad". no porque.. por medio de las armas. como inútil a sus planes. o se ve impulsado a conocer la verdad ignorada. En efecto.

esto es. cualquiera que sea la causa por que se hagan. quien de la mayor violencia inferida con suma justicia a los paganos. tantas veces por nosotros citada. lo que escribe el mismo San Agustín a Vincencio: "En verdad los paganos pueden con más r. Demócrates. que no haya nada en común entre nosotros y los paganos. en estos tiempos también los paganos llamados lejos de la ciudad. por lo visto. sino también para los paganos.dores cristianos contra los idólatras. grandes desventajas y pérdidas de los indios. se esfuerza en probar a los herejes que con justicia ellos también son obligados a volver a la fe católica. no puede caherte duda de que no sólo da preceptos parJ. pues. como la realidad ha demostrado. como a dar los medios para velar por la salvación y bienestar de los hombres en conformidad con la caridad cristiana. pues "uno solo es el Dios de todos. se debe aplicar la palabra "volver" más bien que "entrar". pues. ellos.LIBRO 1 tan tanto atendía al castigo de los delitos.. sino que hay mucho. como para los judíos y paganos. desde los lugares más remotos. del mismo modo San Agustín estima que hay que velar por los que andan alucinados en la religión y descarriados de la verdadera y cristiana piedad. si alguna fuerza tiene. pues [96] . Y efectivamente. o al menos es muy difícil. como dices. y quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". No es verdad. desde los caminos y los cercados. Pues no puede suceder. muchos de ellos se han corregido y se han convertido al Dios vivo y verdadero y cada día se convierten". ya que jamás se ha hecho sin injuria. a pesar de que lo desaprueba el Apóstol San Pablo en su Epístola a las romanos. en el caso de los herejes. y posteriormente muchos gentiles que estaban como cojos y ciegos y carecían del apoyo de la ley divina escrita y no estaban ilustrados con su conocimiento. donde se refiere a la ley de Constantino contra los paganos. Esto es. no obstante. enseñas que se debe hacer el mal para que suceda el bien. esto es. rico para cuantos le invocan.azón que nosotros blasfemar de las leyes que promulgaron los emperJ. si llamados rehúsan entrar al convite evangélico. según se desprende del mismo asunto. según el precepto de Cristo. cuando de nuevo son llamados a la fe católica. de la caridad cristiana para con el prójimo. no quisieron pasar. sean obligados a hacerlo aunque no quieran. que esta guerra se lleve a caho sin cometer pecados y acarrear muchos males. aun contra su voluntad y con su oposición no sólo por los herejes sino también por los paganos. fueron introducidos por la predicación evangélica. son obligados por mandato divino a entrar al banquete de Cristo. Finalmente. A ambos. que entonces no existían.Ese motivo. (6) Aunque se dirige a un hereje. convienen los preceptos de San Agustín que manan de idéntica fuente. Leopoldo. este pasaje del Evangelio alude a los paganos aun mucho más que a los herejes.. si atentamente examinas el pasaje y relees la carta dirigida a Vincencio el donatista. pues son y se llaman compañeros y prójimos nuestros y ovejas del mismo redil. 19 LEO. y. cortando y quemando para conseguir que sane. DEM. Y así los judíos. no tanto se opone a esta guerra como a las restantes. que fueron los primeros invitados. pues el convite no tanto estaba preparado para los herejes. Leopoldo. sin embargo. para que entren en el convite evangélico. Pues lo mismo que los médicos muchas veces curan contra la voluntad del enfermo (a quien aún hay que atar). para que unos y otros.Tú. si nos atenemos a la verdad. daño.

de tal suerte que si algún daño es inferido. o el hecho de evitar un daño público extraodinariamente más grave que el daño privado que de la guerra se originaría". para que se comprenda que aquello. sin cuidarse del segundo. como la que le ordena velar por la razón primera de su mandato. quien se expresa así: "En la ejecución de la guerra. Oderson. que no se pueden cumplir al mismo tiempo. Por ello. de los españoles y de los indios. doctrina que aun el mismo San Pahlo seguramente aprobaría. ni por eso convierten la causa justa en injusta o digna de condenación. (3) Pues la suma total de males consiste en que se ven obligados a cambiar de príncipes.LIBRO I casi nunca se ha llevado a cabo una guerra sin grandes perjuicios y pérdidas. a saber el oro y la plata. Esta doctrina es de máxima aplicación en las guerras. Porque si las leyes cristianas nos mandan evitar los peligros y aun las ocasiones de pecar. sino que. tanto por lo que se refiere a esos inocentes como a aquéllos. metales que entre ellos tenían poco valor. puesto que no los utilizaban como monedas. de que sea difícil que quien hace una guerra con justa causa evite los daños e injurias. como consta que sucede. no peca. el que obedece al más importante. aunque nadie puede verse en situación tan angustiosa que por necesidad tenga que pecar. según doctrina de los filósofos. y no de todos. que es fruto de las circunstancias. que está llena de innumerables males. ni a un príncipe que por causa justa o injusta hace una guerra justa o a su vez injusta han de ser imputados los crímenes cometidos por los soldados sin su consentimiento. Así los españoles que cumplan con su deber no se verán privados del justo premio y se velará por el bienestar y salvación de los indios. sino sólo de aquellos que pareciera conveniente. no se infiere que sea del todo imposible. no obstante no lo hacen cuando la necesidad nos exhorta a evitar otro mal nayor o si por otra parte nos llama un público y gran bien. no es que se haga el ·mal para conseguir el bien. la regla moral de Gerson y la doctrina de Aristóteles. y son despojados en gran parte de los bienes muebles. sino un bien. entre las leyes ninguna debe pesar tanto. según norma prudente derivada de la ley eterna. sin duda los males desaparecerían por completo ante el cúmulo y peso de los bienes. ya que si hiciéramos un detallado recuento de los males y bienes que esta guerra ocasiona a los indios. si no es posible cumplir a la vez ambas leyes. sobre todo de sus almas. sin alguna injuria y daño. que es con mucho de más aplicación en la vida para infinidad de ocasiones. fácilmente puede carecer [97] . dejando sin cumplir alguna ley más leve. Pero siendo doble en el caso presente este bien público. y en su compensación recibieron de los españoles el metal del hierro. no obstante si a la vez obligan dos preceptos. no es un mal. el testimonio de San Gregorio y Beda. se compense con bienes mucho mayores. sin que falten comodidades. para obedecer a la más grave que nos ordena procurar o hacer algún gran bien y cuya omisión nos acarrearía mayor mal. cuando se hace o se admite un mal menor. Por lo demás. se prefiere el mal más leve al más grave. solamente la utilidad de la república excusa de pecado mortal. autor muy importante. para un príncipe probo. Así. entonces al tratarse de un mal menor. Pues la vida del hombre. (2) Ahora bien. como enseña el mismo ]. yo sostengo que de ambos se ha de cuidar. según nos enseñan el decreto de Graciano y del Concilio toledano.

sino que les privan cruelmente de muchos y dísimos bienes. pues como dice Plinio. que fueron exportados por los españoles y que jamás. fueron conocidos de vista u oído por los indios. o se les arrebatan por completo o se les retrasan notahlemente. cuánto más todavía si nos fijamos en las letras. las mulas. y él nos sirve para muchísimas otras aplicaciones de la vida''. que por su decisión cobarde e importuna. del todo desconocedores de la lectura y la escritura. y leemos que algunos antiguamente fueron considerados dioses por haber sido inventores de ciertas cosas útiles para los hombres. según enseña Aristóteles. la cebada y demás clases de cereales y legumbres? Añádanse los caballos. a saber: el conocimiento de Dios y la religión cristiana. ¿y cuánto más se acrecienta éste. Bien es éste que se ha de buscar aun a través de grandes pérdidas de las demás cosas y las mayores desgracias. o en la cultura o en las instituciones y leyes excelentes. de las que por completo estaban ellos faltos. desaparecerían muchos instrumentos necesarios. con qué favores. quien en carta al obispo Auxilio asegura que es mayor mal que perezca una alma sin bautismo que el hecho de que sean degollados innumerables hombres aún inocentes. sino la fey y el acuerdo voluntario de los hombres. si a él se une el trigo. precisamente por haber recibido de ellos algún gran beneficio". tales hombres. "con el hierro hendimos la tierra. con él constnlimos las casas y rajamos las piedras. como ellos quieren parecer. que vela por la salvación de muchos millares de almas que seguramente habrían de perecer lejos de ella. y cuando tales metales constituyen la materia de la moneda. sembramos los arbustos. "Pueblos hubo en la antigüedad". las vides e infinita clase de árboles cuyo cultivo se da felizmente en aquellas regiones del mundo. o en un beneficio que sólo él vale por todas las utilidades de las demás cosas. yo sostengo que no favorecen humanamente a los indios. ¿con qué obsequios. los bueyes. no seré yo de los que nieguen que pueda llegar un tiempo en que se deba mitigar el dominio de los indios. plantamos los árboles frutales. no es su naturaleza lo que les da valor. las ovejas. con qué honores podrían los indios devolverles beneficio igual por tantos y tan inmensos favores recibidos? Si conocen y advierten esto quienes se empeñan en impedir esta expedición. los asnos. según testimonio de San Agustín. necesarias y desconocidas en aquellas regiones. Pero si se quitase el hierro de la vida humana. antes de este tiempo. y así con la misma razón el hierro y el bronce podrían preferirse al oro o la plata. los puercos. Asi pues. las cabras. (4) No obstante. aunque exista el poder de [98] . obligamos a rejuvenecer todos los años a las vides al efectuar la poda. solamente con el hierro se compensan los demás metales que los españoles toman de los bárbaros y se les devuelve con creces un beneficio. Con el beneficio de cada una de estas cosas en particular. para que los indios no pasen al dominio de los cristianos. se supera con mucho la utilidad que lo sindios obtenían del oro y la plata.LIBRO 1 de oro y plata. Así pues. siendo los reyes de España inventores de tantas cosas útiles. "que entregaron el reino de su gente o ciudad a ciertos hombres probos.

por voluntad de los reyes de Castilla. ya hermanos. Por lo demás. A esto se refieren los preceptos de San Agustín y San Gregario. obligarles a entrar del modo que dijimos. Declarada la justicia de esta guerra con el decreto y juicio imparcial del Sumo Sacerdote. según enseñan los más prudentes varones. esto es. me extraña que alguno entre el número de los piadosos que conozca esto pueda dudar de la justicia de esta campaña y se atreva a oponer su juicio o la opinión de algún homhre privado. muchas son las obligaciones que deben tener entre sí unos con otros. contra la sacrosanta autoridad de la Iglesia. de buena fe e inspirado por el espíritu de Dios. por ley divina y naturaL Ésta se cifra sobre todo en un solo precepto. solicitase a los nuestros preceptores de fe cristiana. caso de rechazarlo. sino voluntariamente. que provienen del Derecho divino y natural. no sólo mostrar el camino al errante que lo pide. Y si Dios con singular providencia dirige los corazones de los reyes en la pública administración. como es. y no sólo invitarles al banquete evangélico. Alejandro VI. que por derecho propio reclamaban esta empresa para sí. a saber: que todo favor que pueda hacerse sin detrimento. en el año 1493 del nacimiento de Cristo. ¿con cuánta más razón dirigirá el corazón del Sumo Sacerdote. sino. según lo exija la razón del bien público. nos exhortase a velar de otro modo por la salvación de los indios. cuanto acaece fuera del orden natural. ha de dejarse para su gobierno a la pntdencia de los príncipes y varones probos que están al frente de la administración. en la gran variedad de los acontecimientos humanos. Pontífice máximo. a la fe de Cristo. se haga aún al desconocido. Pues así como las guerras que se han hecho con la autoridad de Dios. no pueden ser injustas. Y Santo Tomás dice: "Mayor fe se ha de tener [99] . con leyes y preceptos. estando todos los hombres unidos entre sí por cierta proximidad y parentesco y llamándose ya socios o prójimos. Vicario de Cristo Dios. 20 Para volver. como declara el Filósofo. pues. Tal caso ocurnna si un príncipe con su pueblo o ciudad.LIBRO I someterlos. como dice San Agustín. principalmente. Siguiendo a estos autores y las causas expuestas. la recta razón. como dijimos. Vicario de Cristo? Sobre este asunto así enseña San Bernardo en su libro Del precepto y la dispensa: "¿De quién con más razón se exigen los divinos consejos que de aquel a quien está confiada la administración de Dios? Asimismo a aquel a quien tenemos por Dios debemos escucharle como Dios en aquellas cosas que abiertamente no van contra Dios". se ha de determinar lo que conviene en gran parte hacer en cada ocasión. según aquel Proverbio: "El corazón del rey en la mano del Señor. les dio el encargo de someter a su dominio a estos indios. En tales casos. o si por algún otro caso. sólo por el hecho de ser hombres. así e? lícito considerar justas las que se hacen con aprobación y consejo del Sumo Sacerdote. que no puede medirse por una sola regla. a nuestro propósito. sino apartarle aún contra su voluntad del precipicio. si es posible hacerlo sin perjuicio nuestro. no por miedo o simulación.

que hemos citado? Y para que no creas que tal empresa se apoya en la opinión de un solo Pontífice. cuando decreta o juzga algo en la Iglesia. sin embargo. Pero si la superioridad en prudencia y virtud y el motivo de la religión da ese derecho a los españoles sobre los indios. Pagano o infiel era Nahucodonosor. episcopados. eran sometidos al dominio del Cristianismo. de hazañas increibles. quienes al darse perfecta cuenta y enterarse de buen grado. ¿por qué no del mismo modo y con igual derecho hubieran podido apropiarse para sí del mismo imperio los franceses o los italianos. que él era verdadero y legítimo rey y dueño de sus [lOO] . semejantes al de Alejandro VI. en longitud y latitud. ya que por su autoridad y favor se fundaron y constituyeron. ante la amenaza o el empleo de la fuerza de los españoles. muy pocas son las naciones que pueden compararse con España. en muchas regiones. Pero ya.Sea así como enseñas. y con tal ocasión el nombre y fe de Cristo se propagaba por un mundo desconocido de nuestros antepasados.En verdad parece que la cuestión en principio puede ser materia de duda o disputa. toda nación cristiana que aventaje a estos indios en prudencia. en materia dudosa. no cesaron de fomentar la determinación y piadosa empresa de los reyes de España con cartas. se ha conseguido que el imperio de estos indios pertenezca legítimamente a los españoles no porque aquellas regiones carecieran de señores y príncipes legítimos. aunque en esta causa el mejor derecho está de parte de la nación que sea más prudente. has de saber que la misma ha sido confirmada con el juicio y autoridad de todos los demás Pontífices romanos que después le han sucedido. (2) Pues las llamadas cartas decretales. del mismo modo en la Iglesia la tienen las del Sumo Pontífice. (3) LEO. pues. los que aseguran que los paganos no son verdaderos y legítimos príncipes y señores de sus cosas sólo por el hecho de que son infieles. con gran admiración. y en todo esto. diplomas e indulgencias y de prestar su ayuda de muy diversas maneras. catedrales. más justa y más religiosa. aunque su imperio sea por otra parte justo. pues nada tengo que oponer en contra.. así como en un reino las decisiones del príncipe tienen fuerza de ley. en suma.LIBRO I en un solo Pontífice. según doctrina de los jurisconsultos. gratulándose con la Iglesia de Dios y cada uno con su propia gloria. ¿qué otra cosa son sino rescriptos de los Papas.. que en muchos sabios juntos". sacerdocios. En suma. sino porque aquellas gentes no pertenecían al imperio de ningún príncipe cristiano. en las que está inspirada gran parte del Derecho pontificio. mejor. monasterios y otros lugares piadosos y generosamente se prestó ayuda para llevar a feliz término tales empresas. poder y cultura? ( 4) DEM. (5) Se equivocan. de que pueblos nuevos· situados en aquellas remotísimas regiones del mundo. y sea lícito a los cristianos someter a su dominio naciones bárbaras e impías y apartarlas de sus crímenes y nefandas religiones. por el Derecho de gentes. según el cual las tierras de nadie pasan a poder de los ocupantes. a decir verdad. Demócrates.

No era. sacado de los principios de la filosofía y la teología. que tiene la potestad y el deber de procurar las ocasiones para hacer desaparecer las enemistades entre los príncipes cristianos y poner al frente de la misión de propagar la religión cristiana.No tenemos por qué disputar más. (6) Tenían. aunque para ciertos usos sean comunes.oles ocupantes por el Derecho de gentes. Ahora bien. Así pues. del mismo modo toda la región y cuanto en ella hay. a los príncipes cristianos.. pues. y además por el decreto antes citado del Sumo Sacerdote y Vicario de Cristo. pertenecen a la república o a los príncipes. no porque no fueran de nadie. y está profundamente enraizado en la misma naturaleza de las cosas y en la eterna ley de Dios. y el Dios del cielo te concedió el reino. sobre la justicia de esta guerra y pcx:ler. aquellas regiones pasaron al dominio de los espai'i. sino a los paganos. a quienes se refería San Pablo. arrojar a los extranjeros y prohibirles la explotación de las minas de plata y la pesca de perlas. 21 LEO. cada uno en su reino.I posesiones. no solamente antes de la venida de Cristo. que entonces no existían. Por muchas razones. en la que a esclavo por naturaleza mandaban otros esclavos un poco más inteligentes. si se presenta alguna ocasión racional y jurídica. aquellas regiones verdaderos señores y príncipes legítimos. [101] . ya que su derecho convenía a la república. el poder. Por mi parte te confieso que después de haber escuchado tu disertación me he visto libre de todas las dudas y escrúpulos que me acuciaban. pueden ser sometidos esos indios con las armas a dominio de los españoles si rehúsan su poder. según cuentan los jurisconsultos. que cito textualmente: "No hay poder que no proceda de Dios y cuantas cosas existen han sido ordenadas por Dios". sino porque aquellos mortales que las ocupaban estaban faltos por completo del gobierno de lOs cristianos y de pueblos civilizados.LIBRO. y con el más legítimo Derecho divino y natural. el Apóstol San Pablo declara que los reinos o imperios de los paganos fueron legítimos y justos. pues. quienes con propio derecho podían. pues. que has demostrado con sólido razonamiento. que con su poder administraban el orbe de la tierra. el gobierno y la gloria y todas las posesiones en las que habitan los hijos de los hombres y las bestias del campo y también las aves del cielo puso en tu mano y colocó todas las cosas bajo tu dominio". sino también en tiempos del Cristianismo. Demócrates. lo atestigua el Profeta Daniel cuando se dirige a él con esta frase: "Tú eres Rey de reyes. lo mismo los mares que los ríos. con el supuesto testimonio extraído de su Epístola a los romanos. a quien le pareciere más conveniente. Pues así como los campos y los predios tienen sus dueños.

se harán desaparecer todos los impedimentos y el culto a los ídolos. bárbaros. a quien siguen tanto los filósofos como los teólogos más eminentes. lo peor a lo mejor. para afirmar la justicia de esta guerra. a saber: el librar de graves injurias a muchísimos inocentes mortales a quienes los indios todos los años inmolaban. por medio de la predicación evangélica después de abrirse el camino a los predicadores y maestros de la moral y la religión. como maestro de la justicia y de las demás virtudes morales y sagaz intérprete de la naturaleza y leyes naturales. a librar de tales injuria a cualquier persona. incultos e inhumanos. el apetito a la razón. los brutos animales al hombre. ( 4) En cuarto lugar propusiste el hecho de que la religión cristiana se propagase por dondequiera que se presentase ocasión en gran extensión y por motivos conveniente1'!. sino también se libre a los bárbaros del pueblo de todo temor a sus príncipes y sacerdotes. cuatro causas explicaste. con seguridad príncipe de los teólogos escolásticos. y has demostrado que todos los hombres están obligados por ley divina. lo perfecto a lo imperfecto. puedan libre e impunemente recibir la religión cristiana. que has demostrado que eran divinas y procedían de la eterna ley de Dios. en cada una de las cuales parece que puede fundarse la justicia de la guerra que los españoles hacen a los indios. siempre que sea posible. según dice San Agustín. poderosos y perfectos. sobre todo con ese rito monstruoso de inmolar víctimas humanas. y además el evitar que los demonios sean adorados en lugar de Dios. el cual deben admitir para gran beneficio suyo. el orden natural que la ley divina y eterna manda que se guarde en todo momento. para que. pues. después de convencidos. con el que de modo especial se ofende a la naturaleza. es decir. y en apoyo de tal doctrina. que es lo que más provoca su ira. sino también de Santo Tomás. el cuerpo al alma. y de tal modo defendido que no solamente ellos puedan con seguridad predicar la doctrina evangélica. La primera es que siendo por naturaleza siervos. en suma. y ser éste defendido. comentarista y émulo de Aristóteles en la explicación de las leyes de la naturaleza. (3) La segunda causa que has alegado es el desterrar el crimen portentoso de devorar carne humana. Este es.UBRO 1 (2) Haciendo con buena intención un resumen de la anterior disputa. renovándose la piadosa y justísima ley del Emperador Constantino [102] . rechazan el gobierno de los más prudentes. si les es posible. citaste la autoridad no sólo de Aristóteles. como es justo por aquella justicia natural. Después te referiste a algo que a mi juicio tiene muchísima fuerza y peso. según la cual deben estar sometidos la materia a la forma.

pero sea esto suficiente por ahora. como correspondía a tales amigos. Tampoco creíste deber pasar en silencio el decreto del Sumo Sacerdote y Vicario de Cristo y su autoridad interpuesta en este dominio y en la que se ha fundado esta guerra. (7) Habiendo hablado así. Todo esto has demostrado que así como se debe hacer.Perfectamente. [103] . si es que queda materia relacionada con esta cuestión que te parezca digna de disputa. crueldad y avaricia en su ejecución y en el dominio.. y añadiste que la culpa de estos crímenes perpetrados por los soldados o jefes recae sobre los príncipes. ¿No he resumido bien en pocas palabras tan extensa disertación en la que has expuesto la justicia de esta guerra? (6) DEM.LIBRO 1 contra los paganos y la idolatría. se retiraron al banquete que había sido preparado por el huésped de hidalga prosapia en el mismo jardín. según la autoridad de San Agustín y San Cipriano. Después de mediodía podremos discutir lo que resta. con mucho interés y por todos los medios. con esplendidez. (5) Al exponer este razonamiento has citado el ejemplo de los romanos. que tales crímenes no sean perpetrados por hombres injustos. pues ya está aquí nuestro huésped y nos llama a comer. del mismo modo no puede llevarse a cabo sino después de ser pacificados los indios con la guerra o de cualquier otro modo. cuyo dominio sobre las demás naciones probaste ser justo con citas de San Agustín y Santo Tomás. aunque declaraste que las causas por esto poseían menos peso. que deberán ser condenados por igual juicio de Dios si no procuran. Pero al afirmar la justicia de tal dominación lo has hecho condenando muy duramente toda temeridad.

tomando la palabra. dedicaron algunas horas al descanso y al caer la tarde se retiraron a la misma verde y umbrosa ribera del Pisuerga. como son. pues puede encontrarse aún entre pueblos más cultos algunos esclavos según norma de la naturaleza. que según norma civil no sólo son libres. dijo: Reanudemos si te parece bien. nadie que no sea un perverso las aprobará.. Tú. han hecho algunos con gran avaricia y crueldad? ¿Y porque esos infelices hayan nacido más bien para estar sometidos que para dominar. sino que son tenidos por muy nobles y dueños de grandes patrimonios y poseen ejércitos de esclavos. alegre y nada indocta. lo cual. te equivocas si crees que no ha habido ninguna causa justa para que algunos de ellos fuesen condenados a la pérdida de bienes y libertad. o ser despojado de sus bienes [104] . Leopoldo. ha adquirido y posee con justicia. por eso deben carecer de libertad civil y no ser considerados dueños de sus cosas? (2) DEM. la disputa comenzada sobre la guerra contra los indios y examinemos esta otra cuestión. Leopoldo. no debe inmediatamente ser condenado sin formación de causa. lo que dice el Eclesiástico: "Los libres servirán al siervo sensato". Pensar esto sería pueril.SEGUNDO LIBRO SOBRE LAS JUSTAS CAUSAS DE LA GUERRA DE GINÉS DE SEPÚLVEDA 1 Después de tan buena acogida y una conversación familiar. Ni tampoco es razón el que su vida sea viciosa ni el que sean idólatras. porque no hay vicio ni error alguno que pueda impedir que cada cual sea verdadero señor de aquellas cosas que. y a causa de esto no tengan libertad ninguna ni propiedades. ¿Acaso porque esos hombres son bárbaros y esclavos por naturaleza (y aunque se añada a esto su idolatría y demás crímenes). rectos y probos les despojen de sus campos y ciudades y de todos sus bienes y libertad civil. algunos de los cuales en estricto derecho natural podrían dominarlos. pues. Esto es. sólo por esto es justo que hombres inteligentes. según tengo entendido. siervos por naturaleza. por otra parte. no obstante. y si alguno comete un crimen que está castigado aun por el mismo derecho con la confiscación de bienes. que no menos que la anterior puede ofuscar las mentes de los hombres buenos y piadosos con ambiguas opiniones. no porque sean. Demócrates.Las cosas que son pésimas o se hacen pésimamente.

aquel que la utiliza para sus placeres y no en bien de la moral de los súbditos". añade: . haciendo mal uso de aquel oro. Y el mismo autor. (3) LEO. servían a sus ídolos para injuria de su Creador". Asimismo San Gregario coincide con esta doctrina con aquel conocidísimo decreto: "Merece perder el privilegio quien abusa del poder que le ha sido concedido". dice: "Porque éstos eran sacrílegos e inicuos y..Según eso. pero sobre todo en el caso de que alguno abuse de ellos para ofensa de Dios o perjuicio del estado.. al explicar los motivos por que los hebreos parecía que se habían apropiado legítimamente de los bienes de los egipcios. Fueron expulsados porque hacían mal uso de aquella tierra". bienes cuyo uso antes de la ejecución de la condena ninguna ley le prohíbe. y en otro pasaje el mismo autor dice: "Se priva de la potestad de atar y desatar. declarando el motivo por el que los primeros habitantes de Tierra Santa fueron desterrados de ella por mandato divino y cedieron el paso a los hijos de Israel. quien al explicar las causas y el derecho con que se confiscaban los bienes a los herejes y pasaban a posesión de los católicos. ( 4) Ahora bien. según la autoridad de San Agustín.LIBRO ll sin previamente ser condenado. pues vosotros las usabais para la división. ¿con qué derecho o ley cualquier hombre o pueblo de esos puede ser condenado a la pérdida de su libertad y bienes? DEM. por ley divina.. se dirige al hereje Petiliano con estas palabras: "Cuantas cosas poseíais se han hecho nuestras por mandato de aquél a quien todo pertenece. Asimismo en el libro 22 de Contra Fausto. esto es. nosotros para la unidad". esto es.Muchas son las causas por las que cualquiera pueda legalmente ser privado de sus bienes. abusan en grado sumo de sus riquezas para injuria de Dios los que adoran a los demonios como a Dios o llevan una vida contraria a las [105] . de una criatura de Dios.

todos los impíos e idólatras se encuentran en posesión ilegal de sus riquezas y. En otro pasaje de Contra Petiliano dice: "Si os quejáis de las cosas y lugares eclesiásticos que no poseéis. en cuanto están obligados a perderlas por las leyes de los príncipes de la tierra. pues los bienes o riquezas. Pero ¿qué indignidad va a haber en el hecho de que. a castigar los pecados. sino quienes están en la sociedad de los justos". su uso no deja de ser una gran torpeza. sino pública". cuando se emplean para tal género de vida. porque los cristianos poseen ahora el lugar en que antes reinaron los impíos. por la ley de Dios. con la misma razón los judíos pueden considerarse justos e inculpamos de iniquidad. falsamente llamáis cosas vuestras a las que con justicia no poseéis y estáis obligados a perder según la ley de los reyes de la tierra. según estas palabras de su carta al hereje Vincencio: "Si prestamos atención a lo que está escrito en el libro de la Sabiduría: <<Por eso los justos despojaron a los impíos>>. ya el Derecho humano. los cristianos posean aquellas cosas que tenían los herejes? A todos los malvados e impíos se aplica aquella voz del Señor: <<Se os quitará el reino y se entregará al pueblo que haga justicia>>. Aquí es de aplicación también lo que dice San Ambrosio: "Cuando los pueblos son incitados por mandato divino. según el cual todas las cosas pertenecen a los justos. no por autoridad privada. He aquí sus palabras: "En tanto poseen los infieles injustamente sus cosas. Así pues. por lo mismo. esto es. en vano decís: <<Nosotros hemos trabajado para ganarlas>>. Y asimismo a lo que se lee en los Proverbios: <<Las riquezas de los impíos se atesoran para los justos>>. y por lo tanto pueden ser despojados de ellas por medios violentos. pues leéis que está escrito: <<Los justos comen el fntto de los trabajos de los impíos>>". (5) Con estos testimonios se declara que tanto los herejes como los paganos idólatras son privados de sus bienes y riquezas por los cristianos. según igual voluntad del Señor. por [106[ . Y de nuevo añade: "Cualquier cosa terrena no puede ser poseída por cualquiera si no lo justifica ya el Derecho divino. entonces caeremos en la cuenta de que no debemos cuidarnos de quienes tienen los bienes de los herejes. se derrama con justicia sangre culpable. que está en la potestad de los reyes de la tierra. según enseñan los filósofos. por lo tanto. San Agustín asegura que todos los herejes. en justicia. Doctrina es ésta con la que está de acuerdo Santo Tomás en la segunda parte del segundo libro.LIBRO 11 leyes divinas o naturales. que de haber perdido algo". pueden justamente ser despojados de ellas por los católicos y piadosos. y las posesiones ilegales de los malvados pasan justamente a la jurisdicción y dominio de los buenos". son instrumentos de la vida y. ¿O es que acaso en balde está escrito: <<Los piadosos comerán el fruto de los trabajos de los injustos>>? Por ello más bien os debéis admirar de que tengáis algo todavía.

ya por la idolatría y demás pecados condenados con la pena capital y confiscación de bienes por ley divina y natural. (6) Ahora bien. y esto [107] . la misma declaración de guerra equivale a la sentencia del juez. 2 Hay otra causa. no trato yo de mantener como doctrina el que los paganos no son verdaderos dueños de sus cosas que adquirieron por medios justos y buenos. porque la justicia no tiene otro contrario que la injusticia. observar la otra. pues tal el origen de la servidumbre civil. lo mismo ocurre con las cosas justas y buenas. pero que no ha sido aún sancionado por la sentencia del juez y por lo tanto pueden hacer uso de sus cosa. a causa de los abusos cometidos y la idolatría con la que se quebranta la ley divina y natural. puede haber alguna ocasión en que de dos leyes muy jus· tas y naturales obligue la misma naturaleza a prescindir de la una y a. muy justa y de gran jurisdicción. pues esta excepción la aprueban los más doctos autores. no creo que tal opinión sea verdadera. debe anteponer la salvación de la patria al interés y a la ambición de su amigo y delatar ante el príncipe o magistrado sus impíos proyectos. que siendo justas sean totalmente contrarias. Por ejemplo. como dije anteriormente. pues en crímenes de esta clase. ni la bondad otro que la maldad.LIBRO ll derecho público.ncia de los cristianos. a excepción de aquellos infieles sometidos al imperio y tole:rJ. pues.. sino ni siquiera civiles. DEM. y consiste en que aquellos que hayan sido vencidos en justa guerra. cualquiera que fuera la causa que la originó. Ahora bien. (2) LEO.s hasta el momento de la condena y confiscación. por derecho público. para un género de vida condenado por derecho divino. si un hombre bueno y religioso sabe él solo que un amigo suyo conspira contra la patria y no puede con mejores medios apartarlo de su mal propósito. (3) Ahora bien. sino que lo que pretendo es dar a entender que ellos son dignos de ser despojados de sus bienes por los cristianos. contenida en el derecho de gentes. callar el crimen oculto de un amigo es ley natural: velar por los intereses de la patria y su salvación es justo también por derecho naturJI. cuyo castigo es la guerra. ya por el abuso que de ellas hacen.· ¿Pero tú crees que puede proceder de la naturaleza una ley tal que sea del todo contraria al derecho natural.No puede haber leyes no digo ya naturales. ya que parece que tales infieles mantienen sus bienes por voluntad y generosidad de los cristianos. y así como todas las verdades concuerdan entre sí. en la ley natural. esto es. Se encuentran en una situación semejante a aquellos que cometieron un crimen condenado con la confiscación de bienes. doctrina tan absurda como la que más pueda pensarse o mantenerse. como enseñan los filósofos. según el cual se considera que todos los hombres en el comienzo de su vida han nacido libres? A no ser que pensemos que puedan existir dos leyes justas y naturales que pugnen entre sí. tanto ellos como sus bienes pasan a ser posesión de los vencedores que de ellos se apoderen.

LIBRO II hará siguiendo el camino que le señalan la naturaleza y Dios que en tal conflicto de leyes manda que se deje de cumplir aquella cuya trasgresión ocasione menos inconvenientes. está de acuerdo con la naturaleza universal. sin embargo. pues. justo por naturaleza que cada cual use de su libertad natural y de los bienes legítimamente obtenidos. y esta naturaleza universal no es otra que la ley natural ligada a la justicia con vínculos mucho más fuertes que aquella otra anteriormente citada sobre la libertad natural. que los prisioneros se convierten en esclavos y sus bienes pasan al dominio de los ocupantes. [108] . El conocimiento de la mayor o menor gravedad nos la ha de dar la discreta piedad. "el ejército derrotado en la guerra" (para usar las palabras de Aristóteles) "pasa a ser posesión de los vencedores". y la natural necesidad de los hombres. según enseña Santo Tomás. según doctrina de los jurisconsultos. con el consentimiento tácito de los pueblos. si por ninguna parte hay medio de salir sin pecado. hacer uso del testimonio de los teólogos escolásticos. (4) No es necesario. después de la cita de tantos y tan importantes autores. Aunque sea. no obstante si la necesidad de peligro nos obliga a tolerar uno de ellos. esto es. la razón. según declararon los santos padres del octavo Concilio toledano con estas palabras: "Aunque conviene evitar con toda cautela dos males. Y San Gregario dice: "Cuando el alma se ve aprisionada entre un pecado mayor y uno menor. cuando se llega al trance de las armas. Esto es. el juicio de la recta razón". elíjase siempre el menor". debemos preferir la obligación que sabemos es mayor a la menor. ha establecido o aprobado que. ya que por causas muy íntimas lo que en este caso es contrario a la naturaleza privada o particular. que en esta doctrina opinan unánimamente con el mayor consentimiento.

con un tácito en verdad pero general.. aunque sean justas. pues muchas veces estallan guerras por injurias no tan graves. Pues los que. (2) DEM. del mismo modo se resiente y desmorona principalmente con las guerras. a mí me parece injusta y contra toda equidad. hagamos el más exacto cálculo de las injurias que nos han sido hechas. vengasen el crimen de éstos con la muerte y confiscación de bienes. esto es. pudiesen matar a sus enemigos justamente en la guerra. pero lo que no veo es su unión con los vínculos de la justicia. Así. no puedo ni sospechar siquiera cómo no sea contrario a la justicia el someter a servidumbre a los vencidos y despojarles de sus bienes en tales guerras.Que se apoye y mantenga con mayor fuerza de las armas estoy de acuerdo.LIBRO 11 3 LEO. de los daños y gastos. someterlos a esclavitud y arrogarse para sí todo cuanto les capturen. la servidumbre y confiscación de bienes son las penas más graves de todas.Ese precepto de los teólogos es en verdad el más justo y sabio que puede darse. el cual ha sido tenido en consideración muy rectamente por los pueblos al sancionar esta ley. ser castigadas las faltas leves con leves penas.. porque como se lee en el Deuteronomio. ilegalmente devastan campos ajenos y se llevan el botín. sobre todo teniendo en cuenta la doctrina de eminentes teólogos que ordenan que si alguna vez nos encontramos en una guerra semejante. considerando como una impiedad la perturbación de la paz y tranquilidad pública. Es más. sino también infieren injuria y ofensa y a la vez faltan contra la república universal de los hombres y la humana sociedad. éstos no solo hacen daño y perjuicio a tal ciudad o pueblo. para de este modo apartar por el temor a los hombres injustos y deprava- [109] . pero mira no vaya a ser que alguno de ellos no haga con demasiada exactitud un cómputo de las injurias. la cual. al percatarse de esto los hombres de cualquier parte del mundo. así como se mantiene y conserva muy firmemente con la tranquilidad y la paz. después de la muerte. sancionaron que quienes permitiesen que sus prójimos por medio de injurias les ofreciesen causa justa para hacer la guerra. por ejemplo. pues. sin embargo. "según la medida del pecado dehe ser la proporción de los azotes". para no exigir castigo mayor que el proporcional a las injurias y perjuicios recibidos. Debiendo.

tal es el origen muy justo y natural de donde brota la ley que condena a los vencidos en justa guerra a pena capital o pérdida de libertad y bienes. De modo que ahora puedes comprender que esos calculadores de las injurias o perjuicios a que antes te referiste. (4) Tal es. y esta ley se fundamenta sobre todo en el Derecho natural. no les perjudicase la misma muerte. la fuente. pues. pues tiende preferentemente a la conservación de la sociedad humana que se apoya en la naturaleza. "por el miedo que infunden. en cuanto significan el castigo de la injuria inferida y del crimen cometido al violar la sociedad humana. Así pues.IJBRO IJ dos de tales delitos. pues "las leyes se promulgan para refrenar". como dicen los jurisconsultos. que podía aumentarse caso de seguir con vida". "Este mismo motivo indujo a eminentes y santos varones''. por el miedo al suplicio". o no hacen un buen cálculo o más bien se dejan guiar de cierta equidad y [110] . ése no obra injustamente. ya que todo cuanto se dirige a mantener tal sociedad o. como dice San Isidoro. por ejemplo contra quienes ofenden a la Majestad real o maltratan a los embajadores. y. como dice San Agustín. y para mantener segura la inocencia entre los malvados y aún reprimir la osadía de éstos y su poder de hacer daño. (3) De lo cual se deduce que el vencedor que en justa guerra puede con todo derecho dar muerte a su enemigo y lo conserva para la esclavitud. por lo que respecta a aquellos que eran castigados con la pena capital. las guerras. la audacia humana. pues estas leyes jamás tienden a proporcionar desgracias o pérdida. "a castigar con pena de muerte algunos pecados para que infundiesen un miedo provechoso a los vivos. cuyo nombre debe ser sagrado entre todos los pueblos. destmcciones de ciudades. sino humanamente. sino que se les disminuyese el pecado. a excepción de los castigos que ordenan contra los malvados y violadores de la ley. esclavitudes. ocupaciones de reinos en tanto son admitidas por el derecho de gentes. se admite en general en pro de las necesidades humanas. es justo por naturaleza a juicio de los filósofos. de donde procede el nombre de esclavo.

una vez conseguida la victoria. pero sólo en tanto en cuanto lo exige el interés de la paz y bienestar públicos. sobre todo. las que después convertían en provincias. por dogma de la naturaleza. tener siempre como mira el bien público y el apartar a los hombres de la injusticia. que de los derechos de la guerra que velan por las exigencias públicas de la humana sociedad. como dice San Pablo. siguiendo la autoridad ante todo de Catón. no mostrarse más duros y exigentes de lo que exigen las injurias hechas o el crimen cometido. causas que le impulsaron a la fuerza. su condescendencia y a la vez su pertinacia. de la que ha de alejarse toda insidia. los antiguos romanos.LIBRO ll generosidad. puede dar muerte al enemigo. pero cuando lo exigían la culpa o naturaleza de los enemigos. como ocurrió con Cartago. como atestigua San Agustín. que en la ejecución de guerra. sin embargo no conviene". los despojaban de sus ciudades y campos. Pues algunas ciudades vencidas por ellos eran primeramente convertidas en estipendiarías. mansedumbre. pues es doctrina de los filósofos que debemos guiarnos más por la costumbre que por las leyes escritas. a quienes por su perfidia y rebelión sometió a esclavitud. a no ser que se oponga en contrario una costumbre como la que existe entre los cristianos. a excepción de los adváticos. "tienen fama de haber sido los más prudentes". crueldad. confiscarles los bienes. y aun a algunas ciudades las arrasaban por completo. no dejarse arrastrar del odio ni de la avaricia. en suma. (5) Pero como a veces el estricto derecho es la estricta injusticia y "aun siendo lícito todo. la quietud pública o la paz estable. En conclusión. tener en cuenta sus costumbres. y vendió todo el botín de la ciudad fortificada. según aparece en los Comentarios sobre [111] . la ley sobre el castigo de los enemigos puede aminorarse con esta excepción: que esté admitido por el derecho de gentes y natural dar muerte a los enemigos vencidos en justa guerra. los trató a todos muy humanamente. atenienses. (6) Esta es doctrina admitida por el consentimiento universal de los hombres. lacedemonios y demás probos y sabios varones griegos y. en estricto derecho. esto es. el cual tuvieron en cuenta grandes varones. el vencedor en guerra justa. Asimismo el muy prudente emperador Julio César. a otras las dejaban libres y las consentían utilizar sin propia legislacion. Y vemos que tal costumbre siguieron los pueblos más civilizados: los macedonios. en la guerra de las Galias. el anteponer la equidad al estricto derecho. pues éste es el fin de la guerra justa. de quien dijo Cicerón que "aun muerto valía su autoridad". someterlos a esclavitud. con ligeras desventajas y no bajo inicuas condiciones. considerar la causa del enemigo examinando sus pros y sus contras. después de derrotar a los galos. por tanto es propio del príncipe justo y humano. someterle a esclavitud y confiscarle los bienes. Por lo cual.

(7) Del mismo modo. lo mismo que lo hacen en religión. escritos por él mismo. se llevó un inmenso botín y llevando consigo al pueblo con su rey los aserró haciendo girar sobre ellos trillos de hierro y los despedazó con cuchillos. más violenta ha de ser la venganza". Por lo cual San Ambrosio. según se lee en el segundo libro de los Reyes. ''se observase por los bárbaros el derecho de los embajadores". Y así los más prudentes y justos mortales atemperaban el cho para con los enemigos vencidos del modo que dijimos. y teniendo en ta aquellas consideraciones. los nistianos deben imitar su prudencia y ción. se le somete a esclavitud. en el libro primero de De los deberes. y así. haber conseguido la victoria. y aquel otro del Génesis en que se habla del botín que se llevó Abraham de los reyes vencidos. que había venido en su ayuda: "En [112] .LIBRO II la guerra de las Galias. (8) Pero para apoyarnos en testimonios de la Escritura divina y de los tos y piadosos varones que demuestran que el botín tomado en justa guerra pasa a ser propiedad del vencedor. para confirmar los ejemplos profanos -con los dos. se entiende después de. porque levemente habían ofendido al pueblo de Israel y consideró que bastaba con hacerlos tributarios suyos. en cambio. antes de conseguirla. dijo. dice: "Cuanto más violentos son los enemigos y los infieles y aquellos que más nos dañaron. aun las guerras tas se llevan a cabo a la manera de los gentiles con muy pequeña diferencia: se da muerte al enemigo. Allí se hace también mención de los esclavos. además del derecho de gentes lo declara aquel pasaje del Deuteronomio que antes citamos. pues. y propuso que había que dar un castigo más grave a los vénetos por haber encadenado a sus embajadores. se utilizan todos los medios conducentes a conseguir la victoria para hacer daño al enemigo. en suma. "para que con más cuidado en adelante". después de dar muerte a todos los miembros del Senado. se le despoja de armas y nes. se asaltan y se destruyen sus campamentos. pero de manera que superen a los paganos. en el que se dice: "Repartirás todo el botín entre tu ejército y comerás de los despojos de tus enemigos". aún a los más moderados. pero. y así después de asaltar la ciudad regia de Rabbath. pues con estas palabras se dirige el rey de los sodomitas a Abraham. moabitas y sirios por él cidos. bre que en todas las naciones siempre había sido sagrado e inviolado. dándoles una despedida denigrante. en clemencia y humanidad. se vengó con gran ridad de los amonitas porque se habían mofado de sus emisarios contra el cho de gentes. a los restantes los vendió bajo corona. el rey David castigó levemente a los filisteos.

Y él mismo. quienes aseguran que el botín adquirido en una guerra justa no ha de ser tomado en cuenta para satisfacción de los bienes perdidos. del mismo modo lo es también el despojarle de sus bienes. y por lo tanto peca gravemente contra Él. aquél a quien en justicia se hace la guerra es el indicado para exigírsele legítimamente el interés''. lo demás tómalo para ti". dice. San Ambrosio explica así este pasaje en su obra titulada Abraham: "Dirá alguno. enseña que así como es de justicia dar muerte al enemigo legalmente reconocido. señores.s declara que no teme a Dios. en una carta manda a los siervos que obedezcan a sus seño- 1113] .s Apóstoles. siervos". he aquí sus palabras: "Exige el interés a aquella persona a quien deseas hacer daño en justicia. Explica la doctrina militar según la cual se con'>ervan todas las cosas para el rey y afirma que parte de la ganancia ha de ser concedida como premio de trabajo. liberad a los siervos". Asimismo San Pedro.LIBRO H el reparto del botín dame las almas. como convenía. cuya justicia y legitimidad. no sirviendo solamente ante su mirada como para complacer a los hombres. aquellos que ocasionalmente se hubiesen asociado con él para auxiliarle". si se contraen en una guerra justa. El mismo San Ambrosio. dándoos cuenta de que también vosotros tenéis un Señor en el cielo". No dice "manumitid a los siervos. declara que exigir el interés no es otra cosa que tomar el botín. comportaos igualmente con ellos. sino "tratad justa y humanamente a los siervos". y esto mismo lo confirma Santo Tomás en la segunda parte del libro segundo y con ello están de acuerdo varones muy graves y muy peritos en derecho pontificio. volviendo sobre la misma doctrina en otro pasaje. sino que aún da preceptos y explica las obligaciones de los siervos para con los señores y de los señores para con los siervos: "Vosotros. obedeced a vuestros señores carnales con temor y temblor. Ahora bien. y añade: "Vosotros. príncipe de lo. siervos. Con estas palabra. ya que los vencidos son despojados de sus bienes como castigo a su crimen de violar los intereses de la sociedad humana y por ello son sometidos a esclavitud. las declara él mismo San Pablo. si la ley divina condenase la servidumbre humana. sino temed a Dios en la sencillez de vuestro corazón". moderando vuestras amenazas". aquel que siendo siervo no sirve y obedece a su señor. al menos. "obedeced en todo a vuestros señores carnales. y vosotros. quien en su Carta a los colosenses no sólo no desaprueba como injusta la esclavitud contraída por el derecho de gentes. en su libro sobre Tobías. dice: "vosotros. ¿cómo después de haber vencido dice al rey de los Sodomitas: <<Nada tomaré de ti>>?. prestad a los siervos lo que es justo y legal. señores.

no de las contiendas internas que reciben también el nombre de guerras civiles. de la que son ciudadanos todos cuantos lo son de cada ciudad en particular. por derecho de gentes y costumbre general entre los hombres. ya luchen entre sí los ciudadanos de una ciudad o república. y sólo excepcionalmente los ricos. caballos y objetos preciosos. Así pues. son obligados a pagar con dinero su redención. la cual tiene fuerza de ley natural. Y para que en este asunto no puedas poner en duda la opinión de los antiguos. y no sólo a los buenos y afables. no sólo los cristianos seglares. Ahora bien. la misma Iglesia y los pontífices. los partidarios de la mala causa al ser vencidos por sus adversarios. despojar a los prisioneros solamente de sus armas. sino también a los díscolos. donde todas las ciudades vienen a constituir una sola. esto es.LIBRO ll res. (9) Hablamos ahora de las guerras con naciones extranjeras y con un enemigo como tal. tienen a su servicio siervos y criados. y estalla una guerra civil. la pérdida de sus ciudades y libertad privada o pública o algún otro castigo más grave. cuando entre sí hacen una guerra. aunque por el derecho de gentes los cautivos en justa guerra se convierten en esclavos de los vencedores. sin ser sometidos éstos a esclavitud. sino [114) . sin embargo es costumbre de los cristianos. Pues en un reino las ciudades y los puehlos. Y en éstas no hay diferencia. como a veces ocurre. y esto con la aprobación de buenos y religiosos varones y del mismo derecho pontificio. jurídicamente reconocido. si entre estas ciudades y ciudadanos estalla algún motín importante por motivos de gobierno. tienen facultad de deliberar en los públicos consejos del reino. como sucede en Castilla. ya las ciudades de un solo reino. que suelen ser convocados por los reyes a las consultas públicas y acudir a ellas por medio de sus legados y procuradores y por la ley y la tradición. en razón de sus riquezas. pues son asuntos completamente distintos. ni suelen ni deben ser sometidos a las mismas condiciones que aquellos que en justa y legítima guerra fueron derrotados por sus enemigos.

a juicio de algunos. Pues así como los judíos atacaban legalmente a aquellos pueblos impíos y criminales por sus delitos. del mismo modo ellos al ignorar la justicia defendían sus vidas y posesiones contra la violencia de los judíos conforme al derecho natural.Solamente se debe imponer la pena a aquellos que cometieron un crimen castigado por la ley. no sin antes imponer la pena a los cabecillas de la sedición y el motín. vemos que ésta recibe del enemigo el mismo castigo. al defenderse cada individuo a sí mismo. sin diferencia..ntes filósofos están de acuerdo en proclamar la injusticia de la esclavitud contraída por una guerra injusta. sin embargo. Y del mismo modo que aquel que con la guerra defiende una causa justa. lo mismo que en todas las cosas. sino que nos referimos a aquello que se hace legítimamente y con la aprobación de los buenos. en la guerra con que los judíos perseguían a los amoreos. que está llena de injusticia y maldad. así quien injustamente hace una guerra o rechaza la que le hacen. (10) LEO. [115) . ese tal no puede. tal como antiguamente sucedió. dar muerte al enemigo. Y no parece dudoso que quien se apoya en éste defienda una causa justa. Por toda la· historia sabemos que tal ha sido la costumbre seguida por todos los pueblos civilizados y es de sobra conocido para que debamos confirmarlo con ejemplos. caso de resultar vencedora y por lo tanto ambas partes dan lugar a la esclavitud. que ella hubiera impuesto a su enemigo. de tal manera que se perdone a la multitud. someterle a esclavitud o inferirle algún otro daño. siguiendo la ley y voluntad de Dios. en la justificación de la guerra (y así sucede que el derecho civil de los romanos a ambos los considera esclavos). sin cometer un crimen. cualquiera que sea la que resulte vencida.¿Y qué me dices si ambas partes defienden una causa honesta y en los dos casos es justa la guerra... fereceos y demás pueblos conocidos?. DEM.No tratamos de lo que se hace en la vida humana. al resultar vencedor puede hacer caer el peso de la ley sobre los hombres injustos reconocidos jurídicamente como enemigos. aunque una defienda la causa legítima y la otra la ilegal. al estallar una guerra entre dos ciudades o naciones. 4 LEO. Y así los más emim. Ahora bien.LIBRO ll que éste ha de ser conforme a la tradición civil y a la legislación nacional. y asimismo está admitido por la legislación romana de acuerdo con la ley natural.

¿Qué doctrina es más admitida entre hombres de sano juicio que ésta. cuyo exterminio deseaba por sus crímenes e idolatría.Sé que ciertas personas. y en cambio sí puede ocurrir que la de uno sea justa. al dejarse llevar de una argumentación especiosa. Así pues. ese tal obra injustamente. la ley divina y la voluntad manifestada de Dios. pues públicamente habían cometido pecados contra la ley divina y natural. y del mismo modo quien da muerte a un hombre que defiende una causa justa con la guerra. según la cual dos causas de una guerra por completo opuestas no pueden ser justas. Ahora bien. según creo. quien defiende una justa causa con la guerra. Y me causa extrañeza que éstos no hayan caído en la cuenta que. lo mismo que dos enunciados contrarios no pueden ser a la vez verdadetos? Pues suponiendo que en algún caso una guerra fuese justa por ambas partes. da muerte al enemigo justamente. contraria al común consentimiento de los mortales y por completo absurda a juicio de graves y prudentes varones. lo cual es imposible que suceda. porque estuviesen de acuerdo con esta doctrina. al prohibirnos dudar de la justicia de los judíos. si ignoraban que eran tales pecados o el derecho en que se apoyaban los judíos.· en cuyo favor finalmente se pronuncia la sentencia. así en aquella guerra sucedía que los judíos la hacían con justicia y los paganos. las dos partes se encontrarían en idéntica situación pues ambas obrarían a la vez justa e injustamente. y probable la del otro. (2) En efecto. pecados que se debían vengar con la pena capital y confiscación de bienes y. aunque alivie la pena. Y lo mismo que en un juicio es imposible que el actor y el reo mantengan a la vez una causa justa. sin embargo no borra la culpa ni la naturaleza del pecado o la tor- [116] . se seguiría que las dos partes opuestas obraban a la vez justa e injustamente. Así pues. por otra parte de gran autoridad. tenían una causa probable. sino porque no le encontraban solución. al repeler la agresión. en el caso concreto de esta guerra que tratamos. han opinado así de la justicia de esa guerra. quien a pesar de ser condenado debe ser tratado con cierta blandura.. tal desconocimiento de la ley divina y natural a nadie aporta ventajas. no. pero no justa. es necesario. que la causa de una parte sea justa y la causa de la otra injusta. establecían una doctrina ilógica.LIBRO II DEM. siguiendo los mismos razonamientos que tú acabas de hacer. es de todo punto necesario dejar sentada la injusticia de la guerra que hacían aquellos · pueblos pecadores. pues. si la guerra fuese justa en ambos casos.

nadie jamás pecaría. pero no toda ignorancia libra al ignorante de culpa. ignora lo que conviene hacer y evitar. como ocurriría si alguien. y no sólo la ignorancia universal. pero obtuve la misericordia de Dios por ignorar lo que hacía". sino la particular. Y San Pablo lo atestigua y dice: "Si alguien ignora será ignorddo". eterno y perpetuo. Así San Pablo. creyéndole enemigo. o si un hombre en la oscuridad cohabitara con una mujer extraña en la creencia de que era su esposa. "no produce un acto involuntario. Pues si la ignorancia de la ley temporal y civil es perjudicial y no libra de culpa al hombre privado. perseguidor y contumelioso. cuanto más ha de serlo pam toda la ciudad o pueblo la ignorancia del derecho divino y natural. según doctrina de los mismos filósofos. ya que "la ignorancia en la elección". con más facilidad obtuvo perdón. y en confirmación de esta doctrina tenemos muchos autores de gran prudencia.LIBRO TI peza. como [117] . y no obstante creía que aquel acto era lícito. que debe ser conocido de toda persona buena y prudente y en especial de todos los adultos. incurría en adulterio. Y así dice San Gregario: "Los que comprenden las cosas que son de Dios son comprendidos por el Señor. porque cometió un acto verdaderamente torpe con conocimiento y voluntad. esto es. con el consiguiente dolor. Así. según el mismo asegura: "Primeramente". en una guerra. y esto lo da a entender después. a causa de la ignorancia. pues todo malvado. pues lo hace contra su voluntad. pero yerra en la deliberación y comete alguna acción ilegal. todo el que quiere obrar justamente. según doctrina de los mismos filósofos. sino contra ella. En tal caso no tiene culpa. y los que ignoran las cosas que son de Dios son ignorados por el Señor". y también: "Todo el que es necio en la culpa será sabio en la pena". ignoraba que obraba torpemente y contra la ley de Dios. sino pecaminoso". incurre en pecado. sino solamente aquélla que anula la voluntad. ya versados en ambos derechos. Ahora bien. "fui blasfemo. como el caso de Lía. pues no obra guiado por la voluntad. ya filósofos. si conocía que la tal mujer era extraña. dice. al conocer la verdad de lo ocurrido. cuando perseguía hostilmente a la Iglesia. (3) Ahora bien. ( 4) Si la ignorancia del derecho u obligacióm fuese beneficiosa y borrase el pecado. pero no por eso dejó de pecar. diese muerte a un aliado que se encuentra en campo contrario. en misión de espionaje.

ese tal obra voluntariamente y la ignorancia del derecho no anula su voluntad. Otro caso muy distinto es el de aquel que se vea oprimido por una ignorancia justa e invencible que no pueda ser superada con el estudio. éste no parece que obra voluntariamente porque desconoce la materia que trata o el objeto de donde toma su razón de ser el acto moral. esto es. Así pues. pues ésta. pues así como en la diferenciación de los alimentos está en juego la salud del cuerpo. tienen una aplicación universal y todos los mortales las siguen (lo mismo que siguen la particular o civil aquellos a quienes fue promulgada) y todos pueden conocerlas. En conclusión. al errar aquellos pueblos pecadores en la deliberación de si resistir o aceptar la dominación de los judíos.LIBRO II dicen los teólogos. a la vez que quita la voluntad. aquel que no encuentra a nadie de quien aprender. las leyes naturales que a la vez son divinas. a saber: en la particular. sustituida ocultamente según dijimos. pues ignora lo que puede y debe saber. fuera de la justicia o la ley. si alguien pensase que toda fornicación era lícita. tratando de este asunto. o en la general. pues quien tiene trato con una mujer. de pecado". esto es. del mismo modo deben series familiares los preceptos del derecho común. a juicio de San Agustín. lo mismo que la ignorancia de cada una de las cosas. Y así aquel a quien todo le es conocido. así el desconocimiento del derecho o la ley no exime del pecado. borra por completo el pecado. En tal caso de ignorancia se encuentra. de aquel que comúnmente siguen los hombres. sino más bien es causa de maldad. el error no les libra de culpa. y abstenerse de los dudosos. e ignora aquello que ninguna ley le manda saber. Ahora bien. es perjudiciaL Santo Tomás. el caso de quien por la concupiscencia creyese que en este caso concreto debía de fornicar. de cada una de las circunstancias. por ejemplo. en la de estos preceptos lo está la del alma. según dijimos anteriormente. dice: "Pudiendo darse la ignorancia en la deliberación de dos maneras. y así como todos deben y suelen conocer Jos alimentos saludables y mortíferos y evitar los desconocidos. [118] . ninguna de estas ignorancias convierte el acto en involuntario. por ejemplo.

LIBRO II ya que la ley natural no excusa cualquier defensa. Dios perdonó a aquellas gentes que aún no habían llegado al extremo de la impiedad como los amoreos y las libró de ser destruidas por los hijos de Israel. ya que todos. o Nabucodonosor. Así pues. rey de los asirios. al no ser beneficiosa a aquellas gentes la ignorancia del derecho. era injusta la guerra defensiva que hacían los amoreos contra los judíos. [119] . a quienes Dios preservó prohibiendo a los hijos de Israel que los atacasen. al prohibir que se les hiciese la guerra. y Dios. sino sólo aquella que tiende a repeler la injusticia. perdonaría a toda la ciudad. con el que intentan demostrar que la idolatría no es causa suficiente para hacer la guerra a los paganos. ya que éstas se hicieron por voluntad y orden oculta de Dios. como ocurrió con el cautiverio impuesto por Salmansar. y su general Nabuzardam (según se lee en el libro cuarto de los Reyes) y por Antioco y su gobernador Filipo. y fueron oprimidos y aun hasta sometidos a esclavitud. (5) Pues el ejemplo que aducen esos mismos teólogos de los habitantes de Seir. nada vale. Dios dijo que. cometidos contra Dios. así es creíble que. con su idolatría y sacrificio de víctimas humanas. no cabe duda de que era injusta la guerra defensiva que hacían contra los vengadores de sus crímenes y grandes pecados. el ladrón se defenderá con las armas legalmente contra la justicia. Así pues. de quien se hace mención en el libro segundo de los Macabeos? En conclusión. adorasen a un solo Dios verdadero y mantuviesen hasta entonces la religión e instituciones de sus antepasados. lo mismo que a las súplicas de Abraham en favor de los sodomitas. moabitas y ammonitas. como allí mismo se dice. por muchos justos de la semilla y linaje de Abraham. Además. Pero ¿a qué nos andamos ahora con conjeturas. rey de Babilonia. eran descendientes de Esaú o de Loth. es probable que hubiese muchos que guardasen la ley natural. si podemos leer en muchos pasajes de la Sagrada Escritura que los judíos por su idolatría fueron atacados con muy justas guerras. ya que esos tres pueblos quizá no habían completado todavía sus iniquidades como lo habían hecho los amoreos. quienes justamente castigaban por ley divina sus grandes crímenes y pecados contra Dios. con sólo diez que se encontrasen. de no ser así. aunque el vulgo fuera idólatra. en honor a los justos. después de haher hecho desaparecer otros pueblos. les había dado aquellas comarcas para que las habitaran y les había llamado hermanos de los hijos de Israel.

sin embargo los unos figuran como culpables recíprocamente ante los otros. conviene más obedecer a Dios que a los hombres. "De suerte". en suma. Por esto el príncipe en la causa de la guerra se convierte en juez aún de sus enemigos por el Derecho de gentes y por eso la responsabilidad de los soldados viene a ser parecida a la del verdugo que da muerte a una persona condenada por un juez. cuya misión es cumplir los decretos y órdenes del príncipe y no discutir sobre la justicia de la guerra. para aquéllos que tienen en sus manos la administración de la república y deciden sobre la paz y la guerra. es doctrina común de los filósofos que la ignorancia de las obligaciones morales a nadie sirve de provecho. quien sin duda peca al hacer una [120] . a quienes el error en una causa dudosa no beneficia. "que la injusticia en el mandar convierte en reo al rey y en cambio la obediencia en el servir hace al soldado inocente". En casos como éste. perjudicial para los príncipes o altos magistrados. aunque por ambas partes los soldados al hacer la guerra están libres de culpa y ante Dios son unos y otros inocentes. dice. además no me cabe en la cabeza cómo puedan estar libres de culpa unos soldados que parecen estar de acuerdo con su príncipe. que para los soldados. ya que sobre ellos pesa la condena del príncipe o consejo. en una causa dudosa de guerra la ignorancia favorece a los soldados. según tu opinión. y parece que están exentos de culpa si manteniendo su puesto en lugar de la paz (según dijimos fundados en la autoridad de San Agustín) están seguros de que las órdenes recibidas no van contra los preceptos de Dios o no están seguros de que vayan. tal ignorancia resulta má:. Y así como los príncipes y magistrados. 5 LEO. no lo son en cambio los soldados. que no son más que meros ejecutores de las órdenes dadas por aquéllos. aunque pueda ponerse en duda si la condena fue justa o injusta.LIBRO Il (6) Por lo demás.Luego. cuyas órdenes y mandatos ellos cumplen sin saber si tales decisiones son contrarias a la ley de Dios. ahora bien. son muy culpables. por orden de éste y con pública autoridad.. pues caso de constar esto.

o es muy distinto. cuyo cumplimiento manda el delegado. esto es. Ahora bien. pues aunque éste le hubiese sido adjudicado ilegalmente por injusticia y pecado de un juez superior. lo que ahora no es aplicable.De acuerdo si :--L' tratase de un caso igual o semejante. pues. estaría libre de culpa al cumplir las órdenes.LIBRO II guerra fundada en motivos dudosos. (2) LEO. Más todavía. según dice San Agustín en el mismo pasaje. dice San Agustín. en ese caso no se le debe obediencia". DEM. "manda lo que es contrario a Dios.. es por su naturaleza una acción muy vergonzosa y condenada por la ley natural y divina. éste. torpe ni contrario a la ley de Dios. por su naturaleza. en relación con aquellos actos a los que vosotros los griegos dais el nombre de dEká- [121) . Pero si aquello de que se le manda dar cumplimiento claramente se opone a la ley de Dios. cuando en el mero acto de tal cumplimiento no hace nada que. debe avisar al juez superior o al príncipe y obedecer antes a Dios que a los hombres. aunque conozca la injusticia de la sentencia.. por ejemplo: el acto de dar a alguien posesión de un sacerdocio o predio que estaban en litigio y casos parecidos. dar muerte a hombres inocentes o someterlos a esclavitud y despojarles de sus bienes. aunque conozca su injusticia. con lo que da a entender que no se le debe obedecer.Por el derecho pontificio se ha recogido la salvedad de que un juez ejecutor. aunque supiese que era injusta la guerra que se le manda hacer. hacer una guerra injusta. es decir. le ofrecen su ayuda militar y se exponen frecuentemente a peligro de pecado. Y así dice San Isidoro: "Si alguien os prohíbe lo que Dios ha mandado o a su vez os manda hacer lo que Dios prohíbe. sea execrable para todos los que aman a Dios". Así.. esa ley pontificia solamente me parece justa y conforme a la piedad cristiana si se interpreta en el sentido que expliqué. sea torpe o contrario a la ley de Dios. un juez solamente debe dar cumplimiento a la sentencia. ya que el ct. con cuánta más razón un soldado en una causa dudosa de guerra está obligado a obedecer las órdenes del príncipe. Y en este sentido interpretan la misma ley varones muy doctos por medio de otros decretos eclesiásticos y testimonios de San Agustín y San Jerónimo. él mismo dice que el soldado debe considerar si lo que se manda va contra la ley de Dios. y por lo tanto buscan su _justificación en una causa dudosa. como condenar a pena capital a un hombre inocente. sobre todo por la autoridad de la ley que prohibe dudar. En efecto. no obstante debe ordenar que se cumpla. ya que a su ignorancia se une también la necesidad de obedecer. por su naturaleza. "Cuando el Señor". lo que es falso. sin embargo el acto de dar posesión no parece que sea. si fueran idénticos el caso del juez y el del soldado.-.

En efecto. dañarían gravemente los intereses de la patria. tales perjuicios se darían si un juez. alegando solamente sus propios informes. ante cuyo acoso pide el orden natural. Otra cosa es si se pone en duda la justicia de la guerra.Pero el hecho de que el predio. si no mandara dar cumplimiento a la sentencia dictada por un juez superior. ya que en ambos casos las razones son las mismas. si quiere tener sometidos a sus órdenes a sus [122] . por los cuales. con la admonición de su deber. si atentamente lo examinas. dada su importancia. que llamamos eterna.Al contrario.. pase. a sabiendas. no puede caberte duda de que es contrario a la ley divina. más grave que la privada. idéntica al mismo derecho y norma sempiterna de justicia. DEM. no guiado de sus informes personales. Este razonamiento vale también para aquel juez que es el único que conoce el asunto y sin embargo debe dictar sentencia."indifferentia". se permitiese despreciar y posponer las pruebas legítimas. Así pues. Del mismo modo los soldados perjudicarían gravemente a la patria si se insubordinasen contra el príncipe en una causa dudosa. ya que la injuria pública es considerada. lo que es impío y criminal. (5) LEO. pues en tal caso. sea cual fuere. que acabas de poner como ejemplo. igual que todas las sentencias o acciones ilegales. en el caso de los soldados que reciben la orden de hacer una guerra claramente injusta.Lejos de hacer mal harían bien al estado apartando al príncipe. según veo. son muy distintas. la ley natural derivada de la eterna nos manda velar. sino también de las de dudosa justicia. en el caso de un juez ejecutor. sino de las pruebas alegadas. según doctrina del Concilio toledano y San Gregario a que antes nos referimos. se dé preferencia al mal menor.. con mucho. si obedecieran. en los que puede caber error. necesariamente se seguiría una grave perturbación para la república y en este caso ésta no podría administrarse sin el perjuicio de muchos y los litigios no se concluirían. que si no queda otro remedio que tolerar uno de los dos.. Mal es el hecho de ser ejecutor e instrumento del despojo de una finca a su legítimo dueño. del dominio de un dueño justo al de un dueño injusto. sino aun la apariencia de mal. y lo mismo digo del verdugo. no veo que admita esta ley otra defensa que la de la oposición de dos males. Ahora bien. (4) LEO.La misma conclusión conviene que saques aunque se trate de una guerra claramente injusta. no sólo de guerras claramente injustas. y no de aquellos otros que son condenados por la ley divina o también por la ley natural. si se insubordinasen contra el príncipe. pero mucho mayor mal es despreciar las órdenes de un juez superior y hacer un perjuicio grave a la república..LIBRO TI cpopa y los filósofos latinos. (3) DEM. al ser ésta. que por la ley eterna se debe guardar. antepondrían las órdenes humanas a los preceptos divinos. para que comprenda que no solamente debe evitar el mal.

no puede excusar su ignorancia. lo que constituye objeto de otra acción pecaminosa. de los que uno de los primeros es la guerra. [123] . Pues un soldado. cuyos motivos y causas muchas veces les son desconocidos. no anteponer jamás. ya que esto es justo por ley natural. que esté en vigor toda legislación administrativa fundada en el orden natural. acto que es contrario a la ley eterna y constante voluntad de Dios. Este sí sería un gran beneficio para el estado. Y así como es propio de un buen cristiano. se sitúa en una posición de ignorancia de materia jurídica universal y no de un hecho concreto o singular. llamado ''popular''. no existe propiamente una república. se encontrarían exentos de culpabilidad. si el hacer una guerra de dudosa justificación no cree que es contrario a la ley divina. sino obedecer las órdenes y decretos del príncipe y altos magistrados. y juzgar de su justicia o injusticia. en una buena administración pública. tratándose de una causa dudosa. las órdenes humanas a las leyes divinas. y cualquier crimen que se cometiera sería imputado a los superiores. que puede darse de tres maneras. no corresponde a los soldados y en general al vulgo la deliberación sobre asuntos de gobierno. Así pues. sobre todo. Así pues. según ya declaramos con testimonios de San Agusín. ya que a los soldados les favorece ·la necesidad de obedecer y la ignorancia. del mismo modo es obligación de los soldados y demás ciudadanos privados no tomar decisiones sobre cuestiones dudosas. pues frecuentemente se vería ésta acechada por peligros y agitada por graves perturbaciones si el vulgo encontrase en la religión ese resquicio para desechar la milicia. si los soldados al admitir de buena fe la autoridad y órdenes del príncipe o la república incurriesen en error o injuria. de cualquier clase que sea. al referirse a los intereses de la nación naturalmente constituida.. sino obedecer las órdenes del príncipe o del senado y juzgar bien de su intención o prudencia. sino que basta con que cada uno se cuide de tenerla según su deber y profesión. DEM. pertenecientes a la pública administración. es injusto y pernicioso para la nación. y tal estado.Leopoklo.a denominación de "ignorancia invencible" no requiere una diligencia incansable e importuna. ya que el que duda de la justicia de una guerra no ignora que ésta es de dudosa justicia. Pues allí donde el vulgo se arroga la deliberación sobre asuntos graves de gobierno. sino aberración de ella.LIBRO Il soldados. a sabiendas y voluntariamente. la cual para recibir l. según enseñan los más graves filósofos. a quien agrada.

"con que se la considere como tal. "aunque sean desordenados. según doctrina de filósofos y teólogos. esto es. De este modo. pues el que ignora la injusticia de una guerra no considera ni corüo bueno ni como malo el hacer esa guerra injusta. no son pecados". ni como buena ni como mala. para que una acción sea huena "no basta". sin embargo ignoraba que fuese ajena y por lo tanto su voluntad no tendía hacia una mujer extraña. por su naturaleza.. quien en modo alguno creía que cohabitaba con una mujer ajena.No obra in¡ustamente. los soldados que hacen una guerra cuya injusticia ignoran. ahora bien. Pues. sino que lo es cohabitar con ella con las siguientes circunstancias: a sabiendas. ahora bien. para usar las palabras de Santo Tomás. cuya ignorancia nada beneficia. por ignorar esto. pues ignora su injusticia. DEM. desconoce el objeto. ya que por completo ignora que la guerra sea injusta. con lo que resulta acciones se definen que "los actos exteriores". la inocencia e incul- [124] . así como lo está de homicidio el que da muerte a un aliado que se encuentra mezclado con los enemigos. Esto le ocurrió a Jacob. "la bondad requiere perfección íntegra. es objeto de adulterio. Pero se convertiría en ignorancia del derecho en general si desconociesen que el hecho de hacer una guerra injusta es pecaminoso y contrario a la ley de Dios y lo considerasen como bueno. Del mismo modo quien por una ignorancia probable e invencible ignora la injusticia de tal guerra. voluntariamente y por elección''. circunstancia eximente para el que ignora y no del derecho en general. pues ignorar la justicia de una guerra concreta es ignorancia de un hecho o cosa particular. pues hace una guerra injusta sólo accidentalmente. está libre de este pecado. aunque se le considere honesto. pues aunque supiese que Lía era mujer.. acto que. si se hacen con buena voluntad. no obran a sabiendas ni voluntariamente. sin embargo no puede llevarse a la práctica sin alguna culpa. (7) Ahora bien.URRO TI (6) LEO. no es adúltero o acto pecaminoso. para la maldad basta con un solo defecto". "Cohabitar con una mujer extraña". según testimonio de los mismos filósofos pues ocurre que aquello que hace es justo e injusto. el que obra involuntariamente sólo accidentalmente lleva a cabo una acción justa o injusta. como el caso de que alguien diese muerte a un hombre por ignorancia o celo de justicia. un acto de este género. que no tiene a esta guerra en la consideración de injusta. caso de saberlo. a ese tal se le considera que obra involuntariamente". un acto pecaminoso. según doctrina de los filósofos. la justicia e injusticia de nuestras • por la voluntariedad e involuntariedad. del mismo modo que el acto de Jacob no fue adulterio. "por ignorancia. ahora bien. no obstante. Pues "el que obra por ignorancia. no haría tal cosa. para quien lo sabe. dice Aristóteles. por la ignorancia de la materia u objeto. pero que.Hacer una guerra injusta es. dice Santo Tomás. Del mismo modo la guerra injusta no es objeto de este pecado de que tratamos porque no es considerada como tal por este soldado cuyo ejemplo ponemos. si no es buena también por su naturaleza".

Lo impide algo muy importante: la imposibilidad de tal hecho. con cuyos males no se borra la culpa. aquello que no lo es. LEO. para ver si aquella causa por la que se emprende la guerra es lo bastante importante y justa.Pero pueden también los príncipes engañarse y cada uno considerar su causa como justa. 6 LEO.Porque los príncipes y consejeros no pueden ignorar los motivos por los cuales deba emprenderse una guerra. la cual. a no ser que se oponga una ceguera y cerrazón de entendimiento. al no dudar ni unos ni otros de la justicia de la guerra? DEM. que no consideraban como acciones pecaminosas. aunque. Lo que jamás puede ocurrir es que sea de tal naturaleza que quite a ambos bandos la duda sobre su justicia a no ser que por alguna de las partes se dé cierta ignorancia del derecho. ni contrarias a ninguna ley. LEO. a nadie favorece. Estos. pero no de tal manera que no vean alguna probabilidad en aquella parte en la que verdaderamente está la justicia y así determinen como justo. el sacrificio de víctimas humanas y semejantes actos muy vergonzantes.¿Por qué? DEM. [125] . una vez conocido el asunto.¿Qué impide. pues para esto se hace la deliberación. que los príncipes por ambos bandos se encuentren en la misma situación. podrán. la ignorancia no puede ser sino del derecho. sin embargo obedecen las órdenes del príncipe. contra la opinión pública y admitida por todos. según declaramos anteriormente. una vez conocido el asunto y pesados los motivos de ambos bandos. como ocurrió a los amoreos. pero no sin que tengan alguna duda. que dudando de la justicia de una guerra. después de ciertas teorías no legítimas expuestas por ciertos modernos teólogos.. de no poca y oscura fama. y así la guerra se lleve a cabo por las dos partes sin crimen. (2) En esta discución sobre la justicia de la guerra debe intervenir el príncipe y considerar diligentísimamente el valor de los motivos que favorecen a ambas partes. Posiblemente no están fuera de propósito estas consideraciones hechas con un poco de detenimiento sobre la posición jurídica de aquellos soldados.. pues ninguna verdad hay referente a la conducta moral del hombre envuelta en tanta oscuridad que no ofrezca alguna probabilidad que obligue a dudar a quien de ella disiente. la idolatría. errar de opinión..LIBRO JI pabilidad de aquel hombre.Pueden. pues para las públicas deliberaciones y discernimiento de las causas suelen y deben emplearse varones buenos. eso sí. lo que constituye una clara ignorancia del derecho. inteligentes y peritos en la práctica del derecho... pues.. si son llamados a las armas. sin duda alguna. DEM.

por las muertes. [126] . por ejemplo acerca del derecho sobre los campos ocupados por los vecinos. Y así. y a su vez. y siendo la primera propia de los hombres y la segunda de las bestias. acerca del derecho de hacer una guerra para recuperar unos campos sobre los cuales existe controversia. así como el príncipe que fundado en una causa dudosa hace una guerra.Mi opinión es que esto no está dentro de las obligaciones del príncipe.. como muy prudentemente enseña Cicerón en el libro primero de De los deberes. una por discusión y otra por la fuerza. con una ignorancia probable. una guerra ni simplemente puede ser justa por ambas partes. según dice San Pablo. saqueos y demás desgracias que suele acarrear. sino juzgar rectamente la decisión del príncipe y cumplir sus órdenes. al ponerse en duda la justicia o injusticia de su ocupación por los vecinos? ¿Deberá emprender una guerra fundado en causa dudosa o descuidará los intereses de la patria abandonando una causa que quizá es justa y honesta? DEM. sino que habiendo dos clases de lucha. la última en modo alguno debe ser dudosa. al ignorar el asunto y las causas. "debiendo abstenernos en todas las cosas aun de la apariencla de mal''.. debido al error y al pecado de aquellos a quienes les había sido concedida por todos la potestad de deliberar en nombre de toda la república. Por lo demás. serán imputados al príncipe y a los impulsores de la guerra. si a sabiendas o por ignorancia hicieran una guerra injusta. 7 LEO. incendios. Por consiguiente. llevarse a cabo por los soldados en una causa que por su natural oscuridad sea dudosa aún para los príncipes. unida a la necesidad de obedecer. cuantos males hagan ellos al enemigo que injustamente los padece por decisión divina. Si la primera de ellas fuera ambigua. con tal de que los soldados no duden. pues tal ignorancia. a juicio de San Agustín. y no debiendo emprenderse una guerra si no es por causas justísimas y necesarias. ni puede decretarse por los príncipes y consejeros de los dos bandos sin pecado en una causa dudosa. soportarán no obstante en justicia todo el trato hostil de aquellos otros que les hacen la guerra justa. comete un gran pecado. sin embargo. librará al soldado de culpa. sin delito por parte de ninguno de éstos. ¿cuál será la conducta de un príncipe en una causa dudosa si por ejemplo surge una controversia de derecho sobre campos o fronteras. Pues es cierto que por una causa dudosa no se debe emprender la guerra.Según eso. aunque injusta para ellos mismos. del mismo modo el soldado en esa misma causa no debe dudar. frecuentemente suelen darse dos clases de controversias jurídicas: una. otra. puede.UBRO II Ahora bien.

en caso de duda. Así. y a ellos la ciudad y el pueblo. Pues. ya que intenta conseguir sus propósitos por la violencia. éste. es mejor la condición del ocupante. conseguido esto.. del mismo modo la decisión de un príncipe que representa al pueblo entero y al reino atañe y obliga al vulgo en general. aunque sin pecado hacen una guerra injusta por ignorancia. y el motivo es el siguiente: el príncipe y altos magistrados representan a todo el estado. Adán. es decir. y cuantas decisiones públicas tomasen aquél o aquéllas se consideran que han sido tomadas por todos. no sólo porque. sino porque su contrario comete un acto injurioso. varones probos y peritos en derecho. (2) Pues por lo que respecta al posesor de los campos sobre los cuales se discute. como el príncipe. en la que se gobierne sin forzar la voluntad de los súbditos. al ser vencido por el que rechaza su injuria. sin embargo justamente sufren el trato hostil de su enemigo. (3) En cuanto a los soldados. pero si el enemigo rechaza pertinazmente esta condición ecuánime y justa. o a muchos. debiéndolo hacer por medios jurídicos al tratarse de una causa dudosa. lo mismo que el vulgo que no toma parte en las deliberaciones. inferirá una injuria que puede convertid la causa dudosa de la guerra en justa y cierta. para los que se dejan arrastrar de la violencia. y todas sus decisiones son algo así como si fuesen de la comunidad con las que todos están conformes. por el derecho romano y a la vez por el pontificio en consonancia con el natural.LIBRO TI hay que recurrir a esta última solamente cuando no se puede hacer uso de la primera. con derecho hará una guerra defensiva. les han dado poder para deliberar en nombre de todos. Y como por el pecado de un solo hombre. como juece. en el que estaba representado todo el género humano. y esta pena está determinada.. Así pues. pecaron todos los hombres. para discutir jurídicamente la cuestión. como el senado o la asamblea. Y así el jurisconsulto [127] . no será necesario hacer uso de las armas. perderá su derecho sobre aquellos campos y todo cuanto le fuese ocupado por el vencedor. el príncipe debe solicitar de sus adversarios que por ambas partes se elijan. como enseña la misma realidad y declaran los filósofos que tratan de Política en toda república que no sea del todo tiránica. por común acuerdo del pueblo ha sido entregada a uno solo. conforme al derecho de guerra y de gentes. cuando surge una controversia dudosa. de común acuerdo. si el adversario trata de recuperarlos temerariamente por las armas. facultad suma de deliberar por todos.

Pero por lo que respecta a estos indios. y dígase lo mismo del público consejo de la república. puso en sus manos todo su imperio y potestad". las muertes y daños por ellos inferidos son imputados principalmente a los impulsores del conflicto armado y a aquéllos por cuya determinación y mandato se emprendió.LIBRO II opina del siguiente modo: "Las decisiones del príncipe tienen valor de ley. aunque no pequen en su ejecución. al elegido por sus antepasados. pasa a posesión y dominio del vencedor. al ignorar éstos la injusticia de la guerra. en cambio. sin embargo. ( 4) Ahora bien. dejaremos sentado que la esclavitud contraída en justa guerra es legal y el botín adquirido. es muy diversa la siuación de los que fueron vencidos por los ejércitos hispanos en guerra formalmente declarada y la de aquellos que. el mismo Dios la declaró al dar preceptos a los hijos de Israel sobre el modo de hacer la guerra: "Si alguna vez". razón que vale también para el resto del pueblo. todos están libres de culpa. [128) . ya que. lo que le pareciere conveniente para el bien público. como a veces ocurre a los hijos por el pecado del padre. según su derecho y voluntad. o cuando saluda y admite como príncipe o rey. si los soldados no son conscientes de la injusticia de la guerra. éste no es otro que la misma verdad. y el juicio de hombres probos y prudentes iluminados con la luz de la recta razón. en la otra. pues. que tiene su origen en la eterna ley. que es Dios. Si quieres. con todo derecho. aunque no sufran penas espirituales. así el convertir a éstos en esclavos y despojarles de sus bienes es injusto. no obstante. por una ley regia promulgada sobre su mandato. al lugar donde empezamos esta digresión. el príncipe vencedor puede determinar. según la legislación común y el derecho de gentes. no obstante sufren penas corporales. el pueblo. los soldados son parte del pueblo. por lo que respecta a la libertad y fortunas de aquéllos. el trato hostil que reciben es justo. sí es lícito tenerlos como estipendiarios y tributarios según su naturaleza y condición. se entregaron a merced o potestad de los cristianos. por prudencia o temor. ley a la que responde el común consentimiento del pueblo cuando al principio eligió un príncipe o rey de cierta persona o linaje. que te señale un criterio general para discernir las causas y la justicia de la guerra. Y así en la causa de la guerra ésta es la diferencia que existe entre ambas partes: que en aquella que la justa causa defiende con las armas. según dijimos antes. Pues así como. (5) Para volver. esto es. La gran diferencia que hay entre la causa de los rendidos y la de los que han sido dominados por la fuerza. por sí o por procuradores. pues. por cuyo motivo.

Me parecería igualmente contrario a toda equidad privarles de sus campos y posesiones. si la acepta y te abre las puertas. castigo que en rigor no les parece a los príncipes cristianos que deben imponer. tanto más cuanto que lo mismo que los españoles. ni tampoco acusar a los indios porque juzgaban que no debían tomarse determinaciones temerarias sobre asuntos tan importantes por hombres desu >nocidos y extraños.LIBRO Il dijo. sino que les darás muerte al filo de la espada. En consecuencia. De manera que no conviene culpar a los españoles porque en su tan honrosa empresa les concediesen un breve espacio de tiempo para deliberar. pertinacia. ahora bien. y no querer ni consentir un dominio cruel ni contra unos ni contra otros. y no les concediesen más tiempo. perfidia o rebelión se hubiesen hecho dignos de que los vencedores les tratasen según la medida de la justicia. pero si no quiere establer alianza e inicia una guerra contra ti. cuyo conocimiento no podían adquirir ni solamente con la afirmación de los cristianos. de estas ciudades que se te entregarán a nadie en absoluto permitirás vivir. dividirás todo el botín entre tu ejército y comerás de los despojos de tus enemigos". de cuyo castigo se deba tomar cuenta. si llevaban buen propósito. todo el pueblo que hay en ella se salvará y te servirá bajo tributo. cosa que habría sido inútil. reservando sólo las mujeres. "te acercaras a conquistar una ciudad. cuando el Señor tu Dios la ponga en tus manos. así también ellos tuvieron una causa probable para rechazar y repeler la violencia. me parecería contrario a toda equidad el reducir a esclavitud a estos indios por la única culpa de haber hecho resistencia en la guerra. ya que desconocían la justicia y la verdad. añadió inmediatamente: "Harás lo mismo con aquellas ciudades que están muy lejos de ti y no pertenecen a aquellas que has de recibir en posesión. Y para que se vea que Dios hablaba de estas naciones remotas. lo cual es parte de las exigencias del Derecho de guerra. los niños y demás bestias de carga que hay en la ciudad. le ofrecerás primeramente la paz. (6) Así. a no ser a aquellos que por su crueldad. por su humanidad y cristiana clemencia. tuvieron una causa justa y piadosa para hacer la guerra. si no fuese por sus públicos pecados a que antes nos referimos. es propio de un príncipe bueno y religioso tener presente la justicia para con los rendidos y para con los otros la equidad y humanidad. pasarás por la espada todo cuanto en ella hay del género masculino. según antigua decisión de Dios. ni en pocos días. la idolatría y el sacrificio de víctimas humanas. sipo sólo después de largo tiempo con la misma realidad de los hechos. y no tan sólo de aquellas ciudades que entregaba a los hijos de Israel para que en ellas viviesen. la atacarás y. más [129] .

LIBRO II

bien que del derecho de guerra. Sobre todo cuando toda la razón de ser de esta guerra, tanto en su iniciación como en su ejecución, tiende como a su fin, meta más importante de todo asunto, a lo siguiente: la pacificación de lo.._<> indios, su inclinación hacia un género de vida más humano y la aceptación de la religión sacrosanta, propósito que conseguirán los cristianos tanto más fácil y honestamente cuanto más humanos y benignos se muestren con los indios. 8 LEO.- Según eso, ¿te parecería disposición muy humana y liberal y merecería, como la que más, tu aprobación el que aquellos mortales, que han admitido la religión cristiana y no rechazan el dominio del príncipe de España, disfrutasen de los mismos derechos que los demás cristianos y aún que los españoles que están sometidos al imperio del mismo rey? DEM.- Al contrario, merecería mi más enérgica repulsa; pues nada hay más opuesto a la llamada justicia distributiva que dar iguales derechos a personas desiguales y a los que son superiores en dignidad, virtud y méritos, igualarlos con los inferiores en favores, honor o paridad de derecho. Esto es lo que el Aquiles de Homero reprochaba como la mayor injuria al rey Agamenón ante sus legados, con razón, según Aristóteles, cuando decía: "El probo y el mJlvado son premiados con igual honor". Lo cual no sólo debe evitar cada uno de los hombres particularmente, sino mucho más la totalidad de las naciones, porque la varia condición de los hombres produce justas formas de gobierno y diversos tipos de imperios justos. En efecto, a los hombres probos, humanos e inteligentes les conviene el imperio civil, que es propio para personas libres, o el poder regio, que imita al paterno; a los bárbaros y a los que tienen poca discreción y cultura les conviene el dominio heril. Por eso no sólo los filósofos, sino también los más eminentes teólogos, no dudan en afirmar que hay algunos pueblos a los que conviene el dominio heril más bien que el regio o el civil, y enseñan que esto sucede por dos razones: o porque son esclavos por naturaleza, como dicen que sucede en ciertas regiones y climas del mundo, o porque debido a su depravación de costumbres o a otra causa no pueden ser mantenidos de otro modo en el cumplimiento de su deber. Una y otra causa concurren en el caso de estos indios todavía no bien pacificados. A.:;í pues, la diferencia que hay entre los que son libres por naturaleza y por naturaleza esclavosvos, esa misma debe existir entre el gobierno que se aplique a los españoles y el que se aplique a esos

[130)

LIBRO Il

indios por ley natural, pues para los unos conviene el imperio regio, para lo.s otros algo así como el heril. Ahora bien, el imperio regio, como enseñan los filósofos, es muy semejante a la administración doméstica, porque, según ellos, ésta viene a ser como el reino de una casa, y a su vez el reino es una administración doméstica de una ciudad y de una nación o de muchas. Del mismo modo, pues, que en una casa grande hay hijos y siervos o esclavos, y mezclados con unos y otros hay criados de condición libre, y sobre todos ellos impera el padre de familias, con justicia y afabilidad, pero no del mismo modo, sino según la clase y condición de cada cual, digo yo que un rey óptimo y justo que quiera imitar a tal padre de familia, como es su obligación, debe gobernar a los españoles con imperio paternal y a esos indios como a criados, pero de condición libre, con cierto gobierno templado, mezcla de heril y paternal, y tratarlos según su condición y las exigencias de las circunstancias. Así con el correr del tiempo, cuando se hayan civilizado más y con nuestro gobierno se haya reafirmado en ellos la probidad de costumbres y la religión cristiana, se les ha de dar un trato de más libertad y liberalidad. (2) A mí me agrada sobremanera y siempre me agradó el precepto de los grandes filósofos que escribieron de Política, de que en una república perfectamente instituida no sólo se tenga presente a los varones probos y prudentes, sino también a la multitud, al otorgar beneficios y nombrar los cargos. Pues aunque las altas magistraturas y los cargos, que son desempeñados por prefectos individualmente o en compañía de pocas personas, deben ser confiados a los mejores y más prudentes varones, según lo exige el orden natural, sin embargo como las personas perfectas y prudentes son escasas en todas las partes y en cambio numerosa la multitud del pueblo, en contra de cuya voluntad es muy difícil que se mantenga el imperio de una minoría de personas buenas, enseñan que es beneficiosa confiar a la plebe y a personas de la plebe los cargos de menor importancia y aquellos que son desempeñados por muchos a la vez, no sea que, de no hacerlo así, se perturbe y aun hasta se derrumbe la estabilidad política, al pasar a la oposición una gran mayoría. Sobre este asunto trata Aristóteles con suma prudencia en muchos pasajes. Pero presta atención a lo que dice en su libro tercero de la Política, pues no me molestará repetir sus palabras, ya que las tengo en la memoria, según la traducción de nuestro amigo Ginés (de Sepúlveda]: "De este modo, pues", dice, "podría resolverse aquella controversia sobre las atribuciones que deben darse al arbitrio y potestad de los

[131[

LIBRO II

hombres libres y la generalidad de ciudadanos que carecen de riquezas y no sobresalen en virtud alguna. Pues el confiar a éstos las altas magistraturas no es norma de seguridad, ya que llevados de su injusticia e intemperancia fácilmente incurrirían ya en injuria, ya en error; pero el no darles ninguna atribución crea una situación llena de peligros, pues si una mayoría de hombres carentes de recursos está por completo alejada de los cargos de honor, necesariamente toda la ciudad estará llena de enemigos". Estas palabras de Aristóteles, a propósito de la ciudad, con plena razón pueden aplicarse a los reinos y a todas las provincias. En consecuencia, los reyes de España y sus consejeros deben tener en cuenta tales preceptos de los filósofos para establecer sobre estos bárbaros un imperio tal que ni, debido a la indulgencia y libertad mayor que la que requieren su naturaleza y condición, se insolenten y con tal licencia y atracción conspiren para volver a su primitiva situación e inveteradas costumbres de vida, ni a su vez se les oprima con tan duro imperio y se les dé un trato tan servil y deshonroso que, hartos de la esclavitud e indignidad, constituyan el peligro de desgracias para los españoles y busquen todas las ocasiones de arrojar el yugo, como hicieron los ilotas contra los lacedomonios, los de Penestia contra los tesalios, por idéntico motivo, según cuentan los mismos filósofos. En efecto, tales pueblos frecuentamente conspiraban tomando las armas contra sus señores, al soportar con ánimo hostil una servidumbre indigna, pues los tesalios se servían de los de Penestia y los lacedemonios de los ilotas, que vivían en los arrabales de sus ciudades, casi como de siervos para cultivar sus campos. El imperio, pues, debe templarse de tal manera que los bárbaros, en parte por el miedo y la fuerza, en parte por la benevolencia y equidad, se mantengan dentro de los límites del deber, de tal suerte que ni puedan ni quieran maquinar .sublevaciones contra el dominio de los españoles y amenazar su bienestar. Tal moderación parece tener la fuerza y consistencia suficiente aun para la perpetuidad del imperio, y ella fue la norma que antiguamente siguieron varones tan prudemes como los romanos, para la estabilización de su imperio sobre naciones aún no del todo bien pacificadas. En consecuencia, claramente se comprende que no sólo no es injusto, sino también inútil y peligroso para la continuidad del dominio, tratar a esos bárbaros como esclavos, excepto a aquellos que por su crimen, perfidia, crueldad y pertinacia en la ejecución de la guerra se hubiesen hecho dignos de tal pena y desgracia. (3) Así, pues, no es contrario ni a la justicia ni a la religión cristiana poner al frente de algunas de estas ciudades y aldeas a varones españoles probos, justos y prudentes, sobre todo a aquéllos que activamente intervinieron en la dominación, para que se encarguen de instruirles en probas y civilizadas costumbres

[132]

humanidad o filosofía cristiana prohíbe dominar a los mortales sometidos y exigir los tributos que son justa recompensa a los trabajos y necesarios para la alimentación de los príncipes. sino que los atormenta y aniquila con exacciones intolerables o injustísima esclavitud y con asiduos e insoportables trabajos. le respondió: "¿Y por que tú todo el mundo? Sólo que. siendo así que se debe velar por su salud y bienestar como parte de la propia felicidad. no vaya a ser que bienes ajenos le ocasionen a él. De nada le sirve a nadie. Pero. el oprimir a los siervos con intolerable esclavitud. señores. como dicen los filósofos. porque lo haces con una gran escuadra. "quien no cuida de los suyos negó la fe y es peor que un infiel". el no merecer castigo por delitos propios si en cambio ha de ser condenado por pecados ajenos. sino por los ejemplos y persuasión. pues como Cristo dice en el Evangelio: "Digno es el mercenario de su merced". "no son reinos. según él. infamia en este mundo y en el otro condenación eterna. dice el papa San Dámaso. cuánto peor y más detestable ha de ser considerado aquél que no sólo no se cuida de velar por aquellos que le fueron confiados. y San Pablo añade: "Si los gentiles se han hecho copartícipes de ellos en las cosas espirituales. pero lo que sí está vedado es el gobernar con avaricia y crueldad. El príncipe justo y religioso debe evitar por todos los medios que tales crímenes vuelvan a repetirse. Ninguna razón de justicia. pues. adentrarles y educarles en la religión cristiana. Y así. cuando Alejandro de Macedonia le increpaba y preguntaba: "¿Por qué tienes infestado el mar?". Pues si. me llaman ladrón. lo que es contrario a nuestra explicación. qua ha de ser predicada no por la violencia. según la doctrina y precepto de San Pablo cuando dice: "Vosotros. porque yo lo hago en un pobre barco. "quien puede salir al paso y perturbar a los perversos y no lo hace. durante el dominio. deben evitarse en primer lugar. no obstante estar separada de él. "sin duda alguna tiene la misma culpa que el que comete el pecado el que por negligencia no corrige cuanto puede". tampoco prohíbe tener siervos y usar moderadamente de su trabajo. procurad a vuestros siervos lo que es justo y equitativo". como dicen que en ciertas islas han hecho algunos con suma avaricia y crueldad. es como una parte animada de su dueño. Lo dicho sobre los reinos tiene numerosas aplicaciones y así atañe lo mismo a todos los imperios y prefecturas que son administradas injusta y cruelmente. [133] . magistrados y soldados. deben servirles también en las carnales". todos deben evitar preferentemente la crueldad y avaricia. sino también toda persona fmena y civilizada. Estos males. por su negligencia. pues "los reinos sin justicia".LIBRO II y de iniciarles. como yo tantas veces llevo diciendo. como dice aquel Pontífice. obra del mismo modo que el que favorece la impiedad". sino públicos latrocinios". y a ti. Todos estos crímenes y otros semejantes los detestan no sólo los hombres religiosos. Así aquel pirata. pues el esclavo. según doctrina de San Pablo. como declara San Agustín. pues. te llaman emperador". y a la vez se alimenten de su trabajo y fortunas y se sirvan de ellos para los usos de la vida tanto necesarios como liberales.

y a la vez templado y humano. en suma. según su naturaleza. sino también al bienestar de sus súbditos y a su libertad dentro de los límites de su naturaleza y condición. mi opinión es que se debe salir al paso y poner remedio a todos estos males para que los beneméritos de la patria no se sientan defraudados del premio merecido y se ejerza sobre los pueblos pacificados un imperio justo.LIBRO II ( 4) Para concluir ya de una vez y reumir en pocas palabras mi pensamiento. [134] . acomodado no sólo a la utilidad del pueblo dominador. como conviene ·á príncipes cristianos.