You are on page 1of 4

HARTE DE ELEGIR BIEN

'

- San Ignacio de Lo)'olaEn el camino de la vida siempre encontrás opciones: ¿Voy por acá o pos allá? ¿Hago esto o aquello? Y tenés que elegir. Cuando una es buena y la otra mala, no hay mucha duda. Pero cuando todas son buenas ... la cosa se complica. ¿Cómo descubrís qué es lo mejor para vos? Dios nos habla a cada uno. Y nos habla a través del corazón, de la inteligencia ... y de los que saben. Por eso si aprendés a escucharlo, vas a poder descubrir por dónde caminar para ser más feliz, adónde se esconde la «vida» que Él te ofrece. Las tres antenas. Una es la inteligencia (iluminada por la fe) y la otra el corazón (y por 'corazón' entendemos los sentimientos de la superficie -que hoy están calmos y mañana en tormenta-, pero sobre todo los del fondo). La tercera es una persona sabia -que, cuanto más te conozca, mejor-o Después de haber sopesado una elección, habiéndola pasado por la inteligencia y el corazón, es bueno que lo confrontes con esa persona. y, a lo que él te diga, sumalo a tu discernimiento. Pero acordate: la elección siempre es tuya. AJ momento de elegir algo, siempre tené en cuenta estos dos principios: El fin para el que fuimos creados: «el hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvarse»; • El principio de indiferencia: «todas las otras cosas sobre la tierra son crea­ das para el hombre, para que lo ayuden a alcanzar el fin para el que fue creado. Así, él tiene que usarlas sólo en la medida en que lo ayuden a al­ canzarlo. Y dejarlas cuando se lo impiden »2 . Saber escuchar. Tres voces hablan en vos: la del buen espíritu (Dios) , la del mal
espíritu (el maligno), y la tuya.
Evaluar. Después de haber elegido y de haber dado el paso, tenemos que evaluar
-tanto si nos fue bien como si no-, para descubrir por qué y cómo llegamos adon­
de estamos. Para volver a elegir. .. o para estar prevenidos y no volver a equivo­
carnos.

ef. San Ignacio de Loyola. Ejercicios espirituales. Reglas: 313- 336. 2 Po r eso, para ele gir bien, es fu ndam ental que trates de crecer «en libertr/ d » frente a todo (en todo lo q ue no está prohibido y que podés elegir), de manera q ue no quieras de parte tuya « I/Ids salfld ({lIf' ellfe/m er/ad , rirl u('Za ({lIf' pob reza , ¡/O // o r ({ /le {Ies lw/tor, uida Lorga r¡/le corta , y {{sí ell cualqu i er otm cosa», deseando y eli giendo sólo lo (Ifle /l/ás (" l7Iagis» ) te con d uce al fin para el qu e fui ste crea do. San Ignacio usa la pala bra "in d iferencia », para seii.alar q ue frente a tu fi n primero, el re sto de las cos as se vuelven relat ivas, se po nen en fu nció n a él.
I

para que no crezcas). mientras que el buen espíritu va a darte ánimo y fuerzas . Si vas de mal en peor (<<de pecado grave en pecado grave») : el mal espíritu va a proponerte placeres aparentes (haciéndote imaginar deleites y placeres sensua­ les. ~ Los pensamientos que salen de la conso lación son co ntrarios a los pensamientos que salen de la desolación . no ca mbiar el rumbo legido (las decisiones que tomaste) 'cuando había sol' en los mom entos elllos que' te asa lta una to rmenta. tentado a la falta de fidelidad. También se llama consolación cuando te ponés triste por amor de Dios (ya sea por el dolor de tus pecados. sin amor. lágrimas. 2. de meditar o de examinar la conciencia. Cuando estés desolado pensá en "cómo Dios te deja' pasar por la prueba en tus potencias naturales'. Consolación y desolación espirituales 4 3. o por cualquier otras cosas ordenadas 'en su servicio y alabanza'). Si vas purificando tus pecados.Il. mientras que el buen espíritu va a hablarte a través del remordimiento de la conciencia. Ya que en la desolación no tenés que cambiar tus propósitos. c. En la «desolación espiritual» te sentís lleno de oscuridad. inquieto por agitaciones y tentaciones. En la «consolación espirituab) sentís que te llenás de amor de Dios (por algún movimiento interior). Es decir: mantenente firme y constante en los propósitos y en las determinaciones en las que estabas antes. confundido -movido por las cosas bajas y terrenas-. a partir de eso. para que resistas a las agitaciones y tentaciones del 1 Reglas para en sentir \' conocer los movimientos del alma: para recibir lo mejor v rechazar lo peor. . entristecerte y ponerte impe­ dimentos" (inquietándote con falsas razones. por la pasión de Cristo. sin esperanza. tu creador y Señor. aquietándote y pacificándote en Dios. inspiracio­ nes y paz. 4. y vas creciendo en el amor de Dios (<<de bien en mejor subiendo»): el mal espíritu te va a "morder. haciéndote más fácil y sacándote trabas del camino para que puedas obrar cada vez mejor. para mantenerte y aumentarte en tus vicios y pecados). triste y como sepa­ rado de Dios. b. espe­ ranza y caridad y a toda alegría interna que te llama y atrae a las cosas celestiales ya la propia salvación. si no tenés ganas de rezar. También se llama consolación a todo aumento de fe. tibio. Así. Porque. perezoso. 7. Cuando estés desolado 5. en la desolación es el malo -y con sus consejos no podemos encontrar el buen cami­ no-o 6. o en la determinación en la que estabas en la consolación anterior. dedicate incluso un poco más de tiempo en eso. Distintos tipos de personas: 1. Cuando estés desolado no cambies de caminos. es muy conve­ niente que trates de de moverte en sentido contrario al de la desolación . PARA EMPEZAR) a. así como en la consolación el que más nos guía y aconseja es el buen espíritu. .i «\lo hacer mudanza». podés amar todo' desde Dios'. a través de la razón. consolaciones.

14 . "C uenta sa nta Teresita que un papá que siempre le daba ca ramelos a su hija cuando ella lo visitaba. siempre te regala la gracia suficiente para que no te pierdas6 • Cuando estés desolado. Mira en vos todas tus virtudes -teologales. Porque. y adonde te encuentre más débil y necesitado. lágrimas de dolor. Cuando estés desolado ejercitate para crecer en paciencia -que es contraria a las tentaciones que te vienen-. 'Cuánto valés por vos mismo. como indica la regla 6).. e. aunque no lo sientas. el gran amor y la gracia intensa. por tus faltas se te aleja la consolación espiritual-. Podés estar en desolación por tres causas: • a. para que veas cuánto SOS7. Y también para que no pongás tu corazón más que en Dios. el enemigo 'pierde fuerza' (aflojando en sus tentaciones) cuando lo enfrentás (haciendo lo diametralmente opuesto. • c. en­ tonces. poco a poco fue dejand o de dárselos . y tomáfuerzas para ese momento. prefiere manejar­ se en secreto. él siempre te acompaña.. Cómo te tienta el mal espíritu 12. en cambio. Y para que descubrás que lo que sentís intensamente durante el tiempo de consolación -devoción. y no por Jos caramelos. Porque. Cuando estés consolado tratá de humillarte y bajarte todo lo que puedas.no es tuyo. aun­ que Dios te haya sacado todo el fervor.. 9. y no vayas a creer que sos vos el que 'gana' la devoción o la consolación espiritual. . para que ella aprendiera a visitarlopor amo r a él. Por ser tibio. cardinales y morales-. poniendo todo lo que haga falta contra la desolación (como está dicho en la sexta regla). cómo vas a estar cuando estés desolado -que después vendrá-. Como la mujer. Cuando estés consolado 10. etc. y pensá que pronto vas a ser consolado. 13. 8. Cuando estés consolado pensá. Como un mal amante: el enemigo no quiere ser descubierto. Como un buen estratega: el enemigo te ataca por la parte más débil. pensando lo poco que sos durante el tiempo de la desolación sin toda esta gracia de la consolación. Para probarte. En cambio 'gana fuerza' cuando empezás a tenerle miedo y a perder ánimo al sufrir las tentaciones (no hay bestia tan fiera sobre la tierra como el demonio).enemigo". perezoso o negligente en tus ejercicios espirituales -y así. tu creador y Señor. sino que todo es don y gracia de Dios nuestro Señor. estate seguro de que con la ayuda de Dios podés resistir a todos sus enemi­ gos. d. y cuánto servís o alabas a Dios sin la ' paga' de las consolaciones y de las grandes gracias. tomando fuerzas en Dios. por ahí te ataca más seguido. Pero le molesta mucho cuando vos le contás todas las tentaciones o 'pequeñeces' a tu confesor o a otra persona espiritual -que conozca sus engaños y malicias-o Porque así descubre que no podrá salir con la suya. • b. 11 .

sus fines son opuestos: Dios para tu provecho. paso a paso .oAsí. o siendo algo menos bueno que lo que antes te habías propuesto hacer. mientras que el enemigo va a tratar de inquietarte 'bruscamente' -como una gota que cae sobre una piedra-o Cuando vayas «de mal en peor». desde un buen pensamiento y una buena meta fuiste cayendo desde la consolación espiri­ tual hasta la desolación -o el pecado. Porque es propio de Dios «entrar. puede hacerte pasar por una alegría y l/na consolación espiritllal «falsos» (a través de razones aparentes. El enemigo suele' disfrazarse de ángel bueno'. Dios puede producir en vos una alegría y un gozo espiritual «verdaderos» (echando afuera toda la tristeza y la confusión). en cambio. porque sólo puede venir de Dios). eso es señal clara de que todo 'es del mal espíritu' . Las voces 7. Por eso tenés que examinarlos muy bien antes de darles todo el crédito y antes de ponerlos en práctica. Pero. y llenarte de su amor» . b. el medio y el fin son todos buenos. por supuesto. conociendo y tomando nota de esta experiencia. Tenés que estar muy atento al fluir de tus pensamientos: si el principio. 2. Tanto Dios como el enemigo pueden consolar tu alma 'con causa '. o te saca paz. descubrís que llegaste hasta un punto que no buscabas -y reconoces así que fuiste engañado por el mal espíritu-. salir. 'despacito'. y el enemigo para atraerte a su mala intención y malicia. 8 Es decir. o si te deprime. HILANDO MAS FINO a. Es decir: te propone pensamientos buenos y santos. Pero si termina distrayéntote. sin que l1ava mediad o ningún sentim ie nto o con ocimiento previo de algo por los que esa consolac ión pueda ha ber venido a través de tu s actos de entendimi en­ to o voluntad. Sólo Dios crea en vos una consolación sin causa (proporcionada) 8.11. Cuando recibas el regalo de una 'consolación sin causa' (en la que no puede haber engaño. en cambio. Evaluando el camino 5. Más sobre consolaciones y desolaciones 1. poco a poco. 8. y después. proponiéndote metas que pare­ cen buenas. 3. Cuando. te inquieta o te confunde. inclinados al bien. mientras que el mal espíritu. vas a ver que Dios te va a hablar 'suavemen­ te' -como una gota que cae en una esponja-. El enemigo. Pero tenés que estar esp ecialmente atento. sabé que después viene un tiempo en el que tu corazón se queda 'calentito' y favorecido con el regalo y los restos de la consolación pasada. es conve­ niente que revises cómo llegaste hasta ahí: mirá cómo. los espíritus trabajan al revés: Dios te va a llamar 'con ruido '. c. después de haber elegido. 6. 4. tran ­ quilidad y serenidad que antes tenías. para que crezcas y sub­ as «de bien en mejor». Cuando vayas «de bien en mejor». En ese 'segundo tiempo' pod és hacerte propós i­ tos para el futuro . . trata de ir atrayéndote a sus engaños encubiertos ya sus perversas intenciones. sutilezas y falacias). eso es señal de que 'es de Dios'. vas a poder estar prevenido y no caer en la trampa la próxima vez. porque no es au­ tomático que todos vengan de Dios. para entrar en vos y poder después salirse con la suya.

Related Interests