JOSE }ALMARAZ

l.._---.-----. -
LA TEORIA SOCIOLOGICA
DE TALCOTT PARSONS
La problemática de la constitución
metodológica del objeto
CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOLOGICAS
MADRID, 1981
CAPITULO 1
LOS' SUPUESTOS METATEORICOS DE TALCOTT PARSONS
Una teoría del «desarrollo inmanente») de la ciencia:
sistema teórico y categorías residuales
«Spencer is dead! )} Con esta afirmación declara Parsons en los
p't1meros párrafos de The Structure 01 Social Action la muerte de
Jªcorriénte utilitarista en su pretensión de constituirse en explica-
Ción comprensiva de todos los aspectos de la acción social.·« La te·
de este estudio -añade- será la de que J. A.) es la
,-",... ........ J...... de un dios celoso, la Evolución; en este caso la evolución
la teoría científica» 1, En estos términos se encierra todo el pro·
científico-teórico del sociólogo de Harvard, quien se ha ca-
. do a sí mismo de. «teórico incurable» 2. En efecto, el objetivo
The Structure 01 Social Action es doble: a) la formulacIÓn de
'«concreto sistema teórico» sobre el tema empírico de la «acción
fiumana en sociedad» 3: la teoría voluntarista de la acción; b) lq
formulación de una teoría del desarrollo de ·la ciencia en estrecha
c.opexión con el fenómeno de la aparición del voluntarismo 4.
En definitiva, la primera gran obra de Parsons establece las
1 PARSONS, T., The Structure 01 Social Action, The Free Press/Collier·
Macmillan, N. York, London, 1968, p. 3. Primera edición en Me Graw-Hill
Company, New York, 1937. Se cita en adelante como Structure ...
2 PARSONS, T., The Social System, Routledge & Kegan, P., Londan,
1970 (1951). Cfr. dedicatoria.,
, l Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., pp. 12-26.
4 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 375.
27
!i
1
bases de un programa de elaboración de categorías sociales} a par.;
tir de una teoría de la ciencia que establece la relación de tales'
conceptos con la realidad concreta.!
. Tal teoría es objeto inmediato de esta SeCCIOl1. por establecer}j
la lógica interna que preside la deducción de la voluntarista';f
En cierto sentido constituye el tema fundamental d--e-- est'a
obra de Parsons y, sin duda, determina la posición desde la quepl
el sociólogo americano se autocalifica de «sociólo.go teórico».
de sus más decididos' críticos ha subrayado la primacía de esta
mensión científico-teórica: «The Structure 01 Social Action es 'realri
mente mucho más un libro sobre la filosofía de la ciencia, que lo'il
que sugiere su título específicamente sociológico» 5. .,,1
Parsons mismo formula al final de The Structure 01 Social Ac]_,:t.
tion cinco !:sis !lo en torno a la :,oluntarista, sino en
su concepclon del desarrollo de la CIenC1a: «Las cuatro
anteriores -escribe allí-, tomadas en conjunto, constituyen
este caso concreto la esperada verificación empírica, de la teoría ....... : •.... :f.. ..:I!:j'
del desarrollo de la teoría científica, expuesta en el primer
tulo» 6.
Efectivamente, Parsons concibe la evolución de la teoría
tífiea como cambio en las interpretaciones empíricas decuestione$";'
importantes y en la consiguiente transformación de los concepto
teóricos. En 10 que atañe a la ciencia social, el sociólogo nortea
adopta como material «empírico» el cambio en las interp
taciones empíricas de MarshaU; Pareto, Durkheim y Weber. El'
terés central de The Structure 01 Social Action apunta al .... "'"<).-'3 ....... 1".1
de un cQncreto sistema teórico «como ejemplo del proceso
ral de desarrollo inmanente de la ciencia misma» 7. Tal ... "'1
se concibe como la «interacción entre nuevos análisis y
mientas de hechos, por una parte, y' cambios del sistema """"r' .... """'
por otra» 8, y constituye la hipótesis de trabajo de la obra 9, que
abre con una extensa reflexión acerca de la ciencia en general
su relación con los hechos.
La explicitación de los principios iniciales de
5 SCOTT, J. F., «The Changing Foundations of
Scheme», ASR, 28, 5 (1963), p. 716. l.
6 PARSONS, T., Structure ...• op. cit., p. 725.
1 PARSONS, T., ibidem
J
p. 12.
a PARSONS, T., ibídem, p. 11.
9 PARSONS, T., ibídem, p. 5.
28
Structure está encaminada a esclarecer. hipótesis d,e trabajo,
. ndo en claro la naturaleza y funclOn de la teorla en general.
Ole , . l
A
/ pues el surgimiento de un nuevo cuerpo de teona socza no
SI, , • 1 .
U
n hecho casual, pues la teoría no es fruto del azar, m a lnves-
es b' . "d d
tigación teórica se debe a la mera de la su ]etIVl a
del científico. Parsons pretende relv1ndIcar a. la. pura
ulación de da10s y·'frente a cualquier pretendIda cUflosIdad oCiosa
investigador la autonomía de la teoría científ!ca, ;o,mo
«cuerpo de "conceptos generales" de referenCIa loglca·
e
nte' conexionados» JO, y cuya función es «formular e lnterrela-
ID h 1 J •
cionar lógicamente proposiciones que contienen ec lOS emplncos,
en relación directa con la observación de los hechos y, por tanto,
con la verificación empírica de las proposiciones» 11.. •
Tal concepción de ]a teol'Ía científica como instancla medtadora
entre sujeto y objeto posee sus propias premisas:
1) La teoría científica es no sólo una variable
sino también una variable independiente en el desarrollo de la cten-
cia. Aunque ha de fundamentarse en los hechos. no está condicio-
nada por ellos, sino que indica a su vez qué hechos han de ser
investigados. De este modo! la teoría se acredita como elemento
constituyente de la búsqueda cognoscitiva.
2) La teoría científica se configura como un sistema integrado,
es decir, cada conjunto teórico posee una estructura lógica deter-
'minada por .Ia que las proposiciones generales están mutuamen.te
relacionadas. De este carácter sistemático resulta que un cambIO
en una proposición afecta. a las restantes proposiciones del sistema.
3) Las proposiciones de la estructura del sistema implican
lógicas: Ello' hace que los sistemas teóricos tiendan
a convertirse en «lógicamente ·cerrados», de suerte que «cada una
las implicaciones lógicas que cabe derivar de
sición del sistema encuentra su enunciado en otra propOSlClon del
mismo» 12,
IG PARSONS, T., ibídem, p. 6.
íI PARSONS, T., ibidem, p. 24. . , .. ,
12 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., pp. 10·11. Cfr. tamblen tbtdem, pa-
gina 624: «No se alcanza una teoría científica que sea
posible considerar que todos los tipos concretos pOSIbles de una clase
de individuos históricos (o sus partes-tipo concretamente separables)
'ejemplifican distintas combinaciones de los mismos elementos estructu-
rales y analíticos de acuerdo con leyes.»
29
En consecuencia, la evolución inmanente de la ciencia conSisté-' ia es también actividad subjetiva, en cuanto que el científico l'e-
en la interrelación entre el conocimiento progresivo de nuevos e uelve en ella su personal vocación de objetividad, cuyo resultado
chos empíricos, la de las interpretaciones de este cuerpoi¡.1 :e valida en su confrontación en el marco de la intersubjetividad
de hechos (o enuncIados generales sobre el mismo) y la estructura"!sl científica 16.
cambiante del sistema teórico. Un nuevo hecho modifica un enun.!:ii El estatuto objetivo de la teoría frente a la subjetividad del
ciado general y ello -por la configuración lógica de] sistema--::].t tífico y frente a la desorganizada complejidad de ]a realidad em-
del sistema m,ismo. proceso de pÍtÍca es la premis,a desde la .Parsons" a?orda la
caClon se realIza graCIaS a la referencIa emplrlca de la teona, posibilidad de la CIenCIa SOCial. Frente al empIrIsmo pract1co ame-
a través de la verificación confirma la configuración lógica actual dcano que privilegiaba la inmediatez concreta de los datos, y frente
del sistema o, por el contrario, postula la transformación del al historicismo alemán que negaba la posibilidad de leyes gene-
Como variable independiente en el progreso científico, la teoría .• rales en las cienci;;¡s sociales, Parsons pretende la homologación
decide también qué hechos han de ser objeto de de la dencia social con el modelo de las ciencias naturales.
«no sólo formula lo que conocemos, sino que también nos dice «Una teoría científica es un complejo o sistema de postulados lógi·
que necesitamos o sea, los preguntas necesitadas dt: camente interrelacionados» 17. La adopción del modelo de sistema
13. De el de importancia cien:tíf!ca considere,t
1
para 1a en cuanto símbolo, de "unidad u?iversa)
no tanto el caracter InformatIvo de un nuevo conOCImIento, del conOCimiento clentlflco, responde a la ¡ntenclon parsonlana de
sus consecuencias tpóricas en el conjunto integrado de integrar la teoría sociológica como ciencia específica en el conjunto
nes, sus consecuencias en el sistema. de las ciencias 18. El sociólogo norteamericano recogerá la temática
No se sigue necesariamente que sea tautológica esta weberiana de la superación del dualismo metod01ógico kantiano en
de Parsons de que importancia científica de un hecho se división de las ciencias. Según Parsons, Weber permanece a me-
por su influjo sobre una estructura sistemática que ha dio camino en la unificación de las ciencias: «debería haber reco-
previamente su necesidad 14, si se tiene en cuenta que Parsons rrido todo el camino hacia la tesis de que en un aspecto puramente
raya aquí, no la relación de las proposiciones con los hechos, lógico no hay diferencia alguna» 19, pues la lógica es el fundamento
la relación lógica entre las proposiciones mismas tras la del orden de los conceptos y proposiciones, y en la experienciíl
de un hecho nuevo. humana no hay lógicamente compartimentos estancos 20.
Con la afirmación de la independencia de la teoría La adopción del modelo de sistema por Parsons, como para-
Parsons la concepción empiricista del conocimiento científico comoJ'i digma de la teoría científica, se debe a la influencia del gran fisió-
reflejo de la pura facticidad. La pretensión parsoniana de una logo de Harvard, L. J. Henderson 21, El primer antecedente directo
ría general de las ciencias sociales carecería de sentido, si las __ _
tegorías científicas no alcanzaran, en definitiva, un estátus transfe- 16 Cfr. MOYA, - C., Sociólogos y sociología, Siglo XXI, Madrid, 1970, pá-
noménico. Otra cuestión es si en la práctica científica se llega a' .. ·.,.'".· ..•... ' ... I .•. 1 gina 163. - .
l 11 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 482. Cfr. también PARSONS, T.,
reificar el categorial,. contra su propia condición de «The Role of Ideas in Social Action», en Essays in Sociological Theory,
dor entre el sUjeto y la reahdad concreta 15. En tal caso el objeto:jr.'j The Free Press, New York, 1964 (1949, 1954). p. 22.
d l't' h d 1 l' , b' "'1 lB Para el surgimiento de la idea interdisciplinar de «sistema», cfr. So-
e a .CrI lca no a ser a' re ? .Jettva ROKIN, P., Sociological Theories of Today, N. York, Evanston, London,
y reahdad concreta, sIno la propIa actIvldad del clentlflCO. La 1966, pp. 135 y ss.
19 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 595. .
u PARSONS, T.; Structure ... , op. cit., p. 9. 20 PARSONS, T., The Role 01 Ideas in Social Action, op. cit., pp. 20-21.
J4 Tal es' la acusación de ·Paul KELLERMANN, Kritik einer Soziologie der"'; 11 Cfr. PARSONS, T., «On Building Social Systems Theory: A Personal
Ordnung, Rombach Verlag, Freiburg in Brisgau, 1967} p. 108. History», en PARSONS, T., -Social Systems and the Evolution 01 Action
15 Cfr. RITSERT, J., Handlungstheorie und Freiheitsantinomie, Dunker
é
' Theory, Free Press, N. York, 1977, pp. 27-28. Originalmente en Daedaltls
J
and Humblot, Berlín, 1966, p. 102. 99, 4 (1970), pp. 826-881.
30
31
en las ciencias sociales está en Pareto, quien intentó aplicarlo
tratamiento de la economía como ciencia analítica. En otro lu
se verá cómo Parsons, utilizando la concepción sistemática,
la sociología el mismo carácter . analítico que Pareto confiere a
economía.
Los rasgos del sistema teórico en Parsons corresponden a
descripción del sistema físico-químico de Gibbs y al modelo
Pareta, comparados por Henderson en su Parefo's General SOCl
logy 22. Según Henderson, en el sistema de Gibbs los
son interdependientes. El análisis sistemático vale como
cuando todos los factores son interdependientes y tal análisis col
porta la variación simultánea de las variables 23, como en un sisteltt¡\l
de ecuaciones simultáneas 24. En Pareto existe una concepción -
meja.nte 25.
"
d como interacción entre los enunciados generales sobre nuevos
d a tos Y la estructura lógica del sistema teórico, cuyas vartables
en relaciones funcionales recíprocas 27. The Structure 01 Soczal
tan . d .. " d 1 t
Action constituye un Intento de emostrar esta V1stOn e a na u-
leza de la ciencia. Su verificación se realiza mostrando el procese
ra ; 1 . dI' ..
d aparición de la teorla vo untarlsta e a aCClOn. como canse-
del mutuo influjo entre los trabajos empíricos y los pre-
teóricos en MarshalI, Pareto, Durkheim y Weber, quienes
e convierten en sujetos -por su actividad investigadora personal-
; a la vez objetos de una doble afirmación parsoniana: No es
posible hablar sin en cuenta la fun-
cional entre empirismo y teorla; como resultado de dIcha Interre-
lación ha surgido un sistema conceptual común para las ciencias
sociales.
Parsons recoge explícitamente esta concepción para el siste
teórico, cuya forma ideal es la de un sistema lógicamente Una valoración de la empresa intelectual de Parsons que preten-
«El modo más sencillo de ver el significado del concepto de siste""'!;' da precisar su posición científico-teórica (wissenschafstheoretisch),
cerrado en este sentido (lógico 'J. A.), es considerar el ejemplo supone la explicitación previa del estatus del sistema teórico. Una
un sistema de ecuaciones simultáneas. Un sistema tal es deter tarea tal lleva consigo la necesidad de considerar la naturaleza y
nado, es decir, cerrado, cuando hay tantas ecuaciones independi función del sistema teórico, la diversidad de la formalización con-
tes como variables independientes. Si hay cuatro ecuaciones y s; ceptual y la posición del sistema desde el punto de vista teórico-
tres variables, y ninguna de las ecuaciones es derivable de las cognoscitivo (erkenntnistheoretisch). El razonamiento se desarrolla,
por manipulación algebraica, entonces falta' otra variable. La por consiguiente, en el plano metasociológico, en los límites de la
pOl'tancia de esto es clara: si las proposiciones explícitas de un filosofía, en tanto instancia controladora de ]a constitución de la
tema no constituyen un sistemá -lógicamente cerrado en este sentidQ .•...
lógica científica.
se puede deducir que los argumentos que se utilizan descansan, En -este nivel el cen tro de la reflexi6n no. es el contenido ni los
cuanto a su fuerza lógica, sobre uno o más supuestos no
dos» 26. En consecuencia, la propia naturaleza del sistema objetos de la ciencia, sino que es la ciencia misma, la que se cons-
indica, según Parsons, la dirección de la investigación, tituye eJ1 objeto del análisis.
posible descubrir los supuestos. implícitos cada -vez que En el caso de Parsons se- han superado en la las
lagunas entre las posiciones en que la polémica se vertía .en términos de «empIrIsmo
La hipótesis del desarrolló inmanente de la ciencia, como hipólf . sin teoría». No obstante, es importante precisar el sentido del
tesis de trabajo de The Structure of Social Action, viene entendiÍ!j! tema teórico en Parsons como fundamento de toda obra poste-
22 ,. \W,t rior. Sus más importantes escritos ,giran en torno al meto-
- HENDERSON, L. J., Pareto s General SocLOlogy, Russel & Russet New., .. , ..,,',.'.,!.',.!:.·.1 d 1" . . t f cI'o"n de conceptos (BegnffsbIldung) e
York, 1967 (1935).;;;1 O OglCO, en cuan o orma ,
21 Cfr. ibídem, pp. 11-15. integración de los mismos (Systembildung).
24 Cfr. ibidem, pp. 74-81. I S . 1 A' 1 fl' , t 1
25 Cfr. ibídem, p. 16. Se tratará en su lugar la afinidad En The Structure o OCta ct,l0n a re eXlOn en orno a a
entre Parsons y Pareto, a pesar de sus divergencias acerca de la natura;.
leza teórico-conceptual de la sociología. '
26 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 10.
17 Cfr. ibídem, p. 624.
32
33
t,
teoría científica, al sistema teórico ", está específicamente . ntífica) Y también en cuanto somete a crítica la validez de los
al propósito de la obra: .la construcción del sistema teórico de la observación (metodología).
tarista de la acción. Con esta intención, Parsons -elabora un diseñg)·:1 tU El carácter de la teoría de las categorías es trascendental-?es ..
lógico, previo a la explicitación concreta de la estructura del mism9 .•..} .••. ] . tivo 33 y no formula hipótesis alguna acerca de cualesquIera
L
' b' d 1 b' 1 f d crlp d' , . i • t t -' Cl'O
a teorla es o Jeto e a teoria y aparece aJo a orma e eriencias. Konig realiza una lstlnclon preCIsa en re eorza so .
descripción genética: la historia de su propio desarrollo, Desde teoría de la sociedad y elementos no empíricos de la
perspectiva -convergencia del idealismo y el positivismo- cobrª,,:Ií ( ación. Entre estos últimos se encuentran con un estatuto espeC1a
una imagen objetivada, y en su forma concreta. posee una categorías sociológicas, que en constraste con las hipótesis teó-
ideal lim,itada: es un., sistema de «Las, ... teorías ricas, postulados, sistemas clasificatorios y poseen
Uflcas constItuyen el mas estrecho vInculo de coneXlon entre turaleza apriorística y anteceden a la expenencIa. La concepCIon
elementos causal;s y los de Ja mieqWrJ' Parsons no coincide formalmente con ella, obedece a otra
tras que las teonas como tales son SIstemas de SignIfIcados, las , tención (la permanente insistencia en la legitImIdad de la
ferencias simbólicas lo son a los sistemas de relación causal y sistematización teóricas, y no en la diferenciación de las
29, sistema como lógic?: está como hace Konig), intención la concreta
slstema emplrzco , como conjunto de fenomenos ¡nación necesaria de una circunstancIa hIstorlco-cultural. En Opl-
relacionados, pero «todo conocimiento empíricamente del sociólogo alemán, Parsons comete el er'ror de calificar de
implícitamente teoría sistemática» 3I, donde la l'll conceptual» a las categorías ,sociológicas, e,squema que
flexlon en torno a la misma, lo es sobre las condIcIones de la ha de ser verificable empíricamente. SI a la vez, afIrma que la
sibilidad de la experiencia científica, ,¡¡lit elaboración de dichas categorías no tiene nada que ver con la teoría
No en- otro sentido René Konig la aportación sociológica y que ésta es en realidad siempre empírica, entQnces
de Parsons 32 en tanto este elabora una (<leona de las categorzq!i}f está coincidiendo desde su intención clasificadora con el postulado
sociológicas», En contraste con la teoría sociológica que básico del sociólogo norteamericano: la vocación empírica de la
conocimientos empíricamente fundados y relacionados teoría. «Es fundamental que no hay conocimiento empírico, que en
la ,teoría las P?f, sí nuevos aI,gún sentido y hasta cierto punto, no se haya formado
mIentos, SIno un SIstema de «aprIorlS» soclOloglcos que mente>} 34, Pues Parsons distingue, por otro lado, entre SIstema (lo-
el conocimiento y lo sometan a una sistemática. Tales conceptos sI! gico) y esquema «La finalidad de este es-
...úan .el plano a tudio es la de elaborar precisamente el de, sistema de
del sUjeto cognoscent,e. La ftlosofta se Imphca con 111 categorías generales' teóricas con vahdez empIrtCa
CIenCIa, segun Parsons, en la medIda en que formula las ble» 35. La distinción clara de los dIferentes planos de la Investiga-
ciones, sus relaciones mutuas y su relación con los hechos ción científica se realizará en Parsons a través de las reflexiones
" . . , . en torno a los distintos grados de formalización conceptual, en la
28 Parsons emplea ambos termInos, sm realizar exphcItamente una 'd 1 . dI' t ma -
tinción entre ellos. Parece que en el primer sentido se ha de entender que se constItuye to a a arquitectura e SIS e " .....
sistema teórico en su referencia empírica, mientras que bajo el Pero la insistencia en la referencia empírica del sIstema teonco
ha de el teórico como, ,estructura d . . ....] u ondición científica, sino que expresa también
propOSICiones mterrelaclOnadas. Cfr. tamblen ALBERT, H., Theone und eSIgna no so o s e
- ,l(' lJ Ibídem, p. 36.
:: 71.1"· ci!; fa: si Parsons. reifica
11 KONIG, R., «Grundlagenprobleme der soziologischen mente el carácter normativo-teórico del SIstema categorial en nonnatIvo-
thoden», en KARRENBERG, F., und ALBERT, H., Sozialwíssenschaft und práctico, posición que MilIs califica con la expresión paradójica de I<em-
sellschaftsgestaltung, Dunker & Humblot, Berlín, 1963, p. 39. pirismo abstracto»).
34
l
1
¡
la función selectiva del mismo. La dimensión con que aparece en.'
Parsons la ciencia, como saber obietivamente constituido es inteli.f
gible desde su estrategia polémica, pero ello no -anuJa la otra
cien.cia como saber subjetivo en tanto actividad
Clente del lnvestlgadol'.J
1
Puesto que la «verdadera teoría científica no es producto de 1
la "especulación" arbitraria de ir derivando las implicaciones lá-ir
de, supuestos, sino de la observación, razonamiento
venflcaclon, partIendo de los hechos y tornando continuamente
los hechos» 36, el científico 'somete a una lógica concreta su personal;:'!:
intención de objetividad sobre unos hechos, que tampoco
ofrecidos poi' el azar, sino _ que son designados por el sistema
rico. La personal voluntad del sujeto se traduce en una
,-t
de teoría y realidad. Qué hechos hayan de ser investigados y pol1¡1
qué la motivación científica del investigador se centra sobre eIlosi¡;.I
se explica por el «criterio de importancia científica». Un hecho
-científicamente importante cuando tiene consecuencias para el sis
Th
,:1
tema. teórico, modo que los .sistemas teóricos cambian debidoi:¡1,
esta Interrelaclon, que no termina en una acumulación o
sición, sino en una integración en la lógica interna del conjuntg::!:1
de las
Parsons explica el cambio de los sistemas teóricos introduciendll
el concepto de categorías residuales. «Sea eua] fuere e1 nivel al
opere un sistema teórico, debe implicar la definición positiva
ciertas variables empíricamente identificables o de otras
generales. El mero hecho de que estén definidas implica que
diferencian de otras, y que los hechos que constituyen su
empírica están, por consiguiente, diferenciados específicamente
otros» 37. Estos últimos hechos son hechos efectivamente
u. ?e,ro cuya no encaja -en las categorías
slÍ1vamente defInIdas del SIstema, por lo cual se los define, en
ción al mismo, de un modo negativo: no son ninguna de las
gorías positivas articuladas en el sistema, ni los enunciados
ellos tampoco enc(1;an en el ámbito lógico del mismo. A pesar
ello, según Parsons, su importancia es notable, pues «el
más seguro de un cambio inminente en un sistema teórico es
36
36 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. XXII.
31 lbidem, p. 17.
ij
I
aumento del interés general por tales categorías residuales» 38. La
estructura de un esquema conceptual determina el álnbito del in-
terés científico, una parte concreta de la realidad empírica. Los
hechos empíricos y los enunciados acerca de ellos, pertenecientes
a este ámbito, constituyen propiamente ciencia. pues sus centros
de referencia pertenecen a la teoría sistemática.
La ausencia de una conexión conceptual sistemática determina
el carácter no científico de conocimientos empíricos, integrados al-
rededor de necesidades o intereses prácticos. ASÍ, pues, son cientí-
ficamente irrelevantes hasta que puedan relacionarse con el sistema
en términos de una positiva. Tal definición positiva es
una forma de progreso en el trabajo teórico, en la medida en que
de las categorías negativas se van extrayendo conceptos positivos
que son verificados por la investigación empírica. Pues «cabe con-
siderar a los hechos empíricos como una zona brillantemente ilu-
minada por un reflector y rode-ada por una vasta oscuridad. La
cuestión es que no se "ve" realmente aquello que cae fuera de la
zona iluminada, hasta que el reflector se mueve» 39. .
Categorías residuales, su positivación, en tanto verificación em-
pírica, e integración en la estructura lógico-conceptual determinan
el proceso de cambio de un sistema teórico, no mediante una mera
acumulación cuantitativa de conocimiento, sino poi' una modifica-
ción cualitativa del mismo 40, tras la que un antiguo enunciado per-
manecerá como caso especial de la nueva proposición.
La cuestión de las razones teóricas de MarshalI, Pareto, Durk-
.\8 Ibidem, p. 18.
39 La misma expresión puede encontrarse en Popper (<<Scheinwerfer-
en un contexto análogo donde se insiste en que el desarrollo de
la CIenCIa no es casual, sino dirigido subjetivamente desde un «horizonte
de . (<<Horizont von Erwartungen»), que en su dimensión
objetIva «desempeña el papel de un sistema de referencia o de un marco
qué confiere significado a las vivencias, acciones, observaciones, etc.».
POPPER, K., «Naturgesetze und theoretische Systeme in Sozialwissenschaf-
ten», en ALBERT, H. (ed.), Theorie und Realitat, J. C. B. Mohr (P. Sie-
heck), Tübingen, 1964, pp. 46-47.
• 46 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 19. Cfr. también ibidem, pá·
gma 394: «El elemento empírico en cualquier cuerpo de conocimientos
es necesariamente un elemento no-racional, tanto como lo es el conoci·
miento místico ... La función de la teoría consiste en reducir al mínimo
este elemento empírico, y el avance teórico reside en encontrar una ex-
plicación racional (conceptual J. A.) que previamente había que tomar
una base empírica)). Cfr. también PARSONS, T., «The Role of Ideas
In Social ActioD», en Essays ... , op. cit., p. 33. Asimismo POPPER, K., Logik
der Forschung, J. C. B. Mohr (P. Siebeck), Tübingen, 1966, p. 71.
37
y Weber para interesarse por determinados problemas
rICOS, y la cuestión del ,grado en que sus resultados contl'ibuye
rico que, en algún sentido y hasta cierto grado, no se haya formado
conceptualmente» 42. La crasa experiencia (raw experience) es ya
una abstracción metodológica merced a un esquema conceptual
(conceptual scheme), término que corresponde más bien en este
lugar al sentido común del sujeto-actor" frente al otro concepto,
«marco de referencia» (frame of reference), que designa los límites
en que se realiza la observación científica más allá del sentido
común y en condiciones metodológicas específicas 43,
a reformular, revisar y solucionar problemas teóricos anterior
el sobre el que se hace inteligible la «tesis de
La clave está, dice Parsons, en que en ambas
dlclones los hechos fueron correctamente «observados». A este pi""
ceso de observación de los hechos y a su repercusión en los
b!emas se dedica la mayor parte de The Structure 01 o· 1
czal Actlon.
El «marco de referencia» organiza entorno a sí mismo una
/;X¡ serie de cuestiones metodoló,gicamente importantes. Ante todo se

2.
La concepción parsoniana de la abstracción científica:
Maflco de referencia, fenómeno y hecho científico
constituye como instancia configuradora del campo específico de la
observación. Cumple 'con el carácter selectivo del sistema teórico,
itf:d pues en Parsons la teoría tiene un carácter explicativo parcial de la
I realidad con'creta. Como «variable independiente» en el proceso

La elaboración de un sistema teórico como ordenación r ' 1 cognoscitivo, no es una mera copia de la pura. facticidad, La
de la depende de la construcción tructura del teórico no es la estructura ..d,el oh,jeto t.:al,
a
d
decn' que un sistema teórico se caracteriza por la para la de un hecho empltlCO se requIere mas
rre Le sus pero ante todo por su r 'de uDn mdarco
1
e re erendcla. '1' d ".1
a refIexlon metateorlca de Parsons en orden a la es e.: supuesto que cua eSCrlpClOn no ,es una
de] científico de ]a teoría de la acci6n tiene ...· ...•..1· dbe ,la real.tdad externa, 81n
1
o un da, selectiva
o Jeto a construcClOn de los conceptos teóricos sus clas::!'} e a mIsma ajO conjuntos conceptua es, lshngue arsons tres
relación con los elementos empíricos del cI'eest"Y
f
, .... tipos de esquemas conceptuales: a) elementos conceptuales impli-
L
. " d n 1 lCO.! dI' d "ó '11 b) 1 1
a cuestIon e' la referencia empírica de una teoría es co r 1 t':'kIl ' ca os en cua qUler escrlpCl n senCI a; e ementos conceptua es
l' d' r e a lV3¡ f d 1 d" d f' . d 1
a una teorla abstracción. orman?" os, escnptlvos. e "re erenc!a», propios e a
La problematlca fundamental de Parsons de la vaIl'de d observaClon clentlflca y que determInan los fenomenos que c) han
en las ciencias, sociales y la de ser por un e.squem,a."de analíticos ..
haCIa un sIstema de leyes analítIcas se organiza polém' t.· •. '.·.'.c.J El SOCiólogo norteamerIcano na exphcltando los tres nIveles a
1
' . . lcarnen .el d'd l bl' . 1 d 1 d ,. ,
contra e. craso q.ue concibe la teoría científica 1 ,a" qU
7
a pro ematlca genera e a escrlpClon y eX
D
pura reploducclon de la realIdad phcaclon clentIÍlcas,
Frente a la mera percepción, la ciencia comienza- en el ( Los «marcos descriptivos de referencia» designan «modos
de observacion, como actividad personal del científico. " lbidem.
J, ejerció una influencia decisiva en la orientación mji 43 Sin perjuicio de este uso concreto, se encuentran pasajes donde Par-
todologlCa del Joven Parsons, quien basa su argumentación en pr.:i0J sons entiende bajo «conceptual scheme» una descripción de un sistema
de 1 b t'" . "f' concreto completo de acción racional (Structure, 59, «esquemas parcia-
a a s racclon cIentt lca en el planteamiento del fisiólogo les de un esquema más amplio» (Structure, 601-602), «conjunto teórico
Harvard: «Toda observación lo es "en términos de un esque qelimitado por el marco de referencia)} (Structure, 82). Dentro de esta
conceptual"'» 41. «Es fundamental que no hay conocimiento emp ambigüedad, Parsons tiende a emplear «trame of reference)) cuando se
refiere a cuestiones lógicas y metodológicas, mientras que con «concep-
41 PARSONS, T., Structure .. ,} op. cit., p. 28; refiriéndose a L J
«A!l ApproxiJ;nate. Definition of Fact», Publications in Phylo;oph
Umverslty of Cabforma, 1932, pp. 179-200. y,
tual schemen tiende a designar el sistema teórico como conjunto de
conceptos y proposiciones. Cfr. también SCHWANENBBRG, S., Soziales
deln, Die Theorie und ihr Problem, Hans Huber Verlag, Bern, Stuttgart,
Wien, 1970. p. 59.
38
relaciones generales de los hech . I'd 1
. t' os lnc Ul os en os termInas a su vez constituyen aspectos parciales de lo real concreto
crlp lVOS que se emplean» 44 El ' . ' .. 1 que ,
... 1'" ' esquema espaclO-tlempo en la , portantes para los específicos propósitos científicos 48.
C aSlca o el de oferta-demanda en la economía son ejem un
de tales marcos de referencia dentro de los cuales se est d' p10ª,.: .•',1 Fenoménico, pues, equivale a realidad con sentido, seleccionada
f El u tan b" d . d f' e
enomenos. marco de referencia por consiguiente t' ,' ...•. ' para un o jetlvo etermlna o y, por tanto, ragmentana. « ons-
, ". ' , lene con¡: , ,..
f?nCIOn la deSCrIpción y constitución del objeto científ . e títucion es, para Patsons, orden categorIal-selectIvo de los varIados
sIste en hacer posible la descripción de los fenómeno ICo
d
· « datos de la realidad misma» 49, Pero fenómeno no ha de entenderse
d
' . s, e mo o" 1 'd k .
se Istrngan Jos hechos sobre eUos importantes p 1 ;.: .•.. : .. : ... en este contexto en e sentl o antlano, en tanto «cosas como apa-
pI ... , ara a ex·
A
'(D' Eh') . d d 'bl f
de de los que no 10 son» 45, r!encla» qua rsc elnung v!lrIe a e
constItuclon clenttflca es esencialmente selectiva: «De 1 hzada cognoscItlvamente, Se trata aqul t por el contrarIO, de entl-
d
'bl' f . a gran masa;, l'" b' ..
.e pOSI es In ormaclones empíricas, seleccionamos a 11 .·<t dades concretas, rea mente eXIstentes, SI len con una eXIstencIa
tIenen sentido y que están conexas. Sirven pues para real fragmentaria. «Las entidades concretas tratadas por el cientÍ-
los a,spectos esenciales de un fenómeno que erlz fíco, no son nunca "plenamente" concretas .. , Son entidades cens-
e,onvIerte en objeto de interés científico» 46, Pero tal truidas, cuya construcción está determinada. por la estructura del
tIene, ya, sí el carácter de una aserción científica: marc?, de empleado. De aquí que el realism,o. de la des-
descnpclon no es sImplemente una cuestión de "dejar que 1 cripclon de las entidades concretas haya de ser modIfIcado para
chos ?ablen por sí mismos". Implica, más bien un elem dar cuenta de este elemento de selección descriptiva» so, Por tanto,
seleCCIón ,Y de énfasis entre los hechos, que a o el marco de referencia no constituye cognoscitivamente (Kant) la
sobre su Importancia teórica» 47, realidad concreta, sino metodológicamente. Constitución es selec-
Frente al empirismo radical aft' m PI' ción de 10 dado, observación de lo percibido.
" r a arsons e caracter de
fenomenos que; constituidos y descritos selectivamente son
concretas, realmente existentes, pero no una mer; reprodu
Clon de la sino una ordenación selectiva de la mism
bruta (ré:!wexperience) no es una experienc'
fachea, 8Ino un tlpo de abstracción metodológica. Frente al ca
cep!o de fenómeno el concepto de «hecho» q
desIgna ya un eXIstente emplrlCO, ni la entidaa o «constructu
en cuanto «juicio de relevancia científica», sino q
es, SIgUIendo a Henderson, «un enunciado, empíricamente verificaf;!'tt
ble, acerca de fenómenos, en términos de un esquemá conceptuab)JII
La del modelo teórico no es la estructura misma de
pues los hechos . englobados en la teoría ciéntífica
cons,tltuyen una descripción total de lo concreto empírico., sino quejjJ
medIando el esquema conceptual, son hechos acerca de fenónienosl1(
"
44 PARSONS, T., Structure ... , p't 28
o . el., p. .
Ibidem, p. 735,
46 Ibidem, p. 30.
47 lbidem, p. 509.
40
Desde esta perspectiva es posible entender el esta tus del marco
de referencia de la acción, como estructura lógica, en relación con
los observables concretos. El marco de referencia no pertenece al
mundo de los objetos, pero tampoco es una entidad subjetiva:
«Estos rasgos subyacentes del esquema de la acción a los que se
denomina aquí "marco de referencia" no constituyen "datos" de
ningún problema empírico; no son "componentes" de ningún sis-
tema concretó de acción, Son, en este sentido, análogos al esquema
de la física ... Este es el esquema .conceptual co-
mún dentro del que se capta todo cambio y proceso en el campo
de la acción» 51. Parsons explicita aún más su naturaleza: «Posee
lo que muchos, siguiendo a Husserl, han llamado un estatus "feno-
Cfr. PARSONS, r., «Note on the Concept 'Fact'», en Structure ... ,
op. cit., pp. 41-42; también, ibídem, 28. Respecto a las condiciones y
consecuencias de una descripción adecuada de una unidad concreta, con-
fróntese ibidem, p. 616.
.9 RITSERT, J., Handlungstheorie und Freiheitsantinomie, op. cit., p. 105.
so PARSONS, T.) Structure.:., op. cit., pp, 754-755.
SI PARSONS, r., Structure ... , cit., pp, 754·755.
41
l
menológico". No implica "datos concretos" de los que Hqu i
hacer ab t. ..." ". epª ¡ 3.
. s laCClon que esten sUjetos a cambio. No es un fenóme I
El análisis por unidades y el «postulado de la emergencia»
en el sentido empírico. Es el esquema lógico indispensable i
del, :ual y pensamos acerca de los fenómends de
... La dlshnclon entre el marco de referencia y los datos ... !
vItal» 52,
La delimitación del ámbito a investigar y la constitución dJ f
fenómeno preceden a la «explicación» J que consiste en el análisfi:1
y descomposición de éste en sus componentes. En esta tarea el marjl
ca de referencia tiene varias funciones. Una de ellas es la distincióll>¡
entre las constantes y los valores de las variables 53. Señala tambié!
e! del. análisis de un fenómeno, de suerte que la descompó1l!i
StcI,on del mlsm? pueda todo lo lejos posible mientras
teniendo el sentIdo que fIJa el marco de referencia S4. Asimismo
tablece un límite' a la abstracción analítica 55, conjuga la posibilid
de ambos tipos de abstracción 56 y, por último, muestra la estructu
común de los sistemas de acción 57. .
52lbidem.
53 Una . las funciones más importantes del marco de referencia
la de permltIr, que pueda realizarse la distinción. «Estos datos (los
res de las J. al igual que las constantes, están
c;t0s ,en cualqUIer sltuaclOD concreta específica. No pueden serSlelrllPlre
Jamas.?e conceptos teóricos, sino que deben 'ser determinados
servaClon». PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 736.
,54, ({.Para los ,prOPÓSitos de la teoría en cuestión no tiene sentido
_ por más allá del punto donde la unidad no puede
locahzada, como entIdad concreta, en términos del marco de referencia
PARSONS, T., Structure, .. , op. cit., p. 634, nota 3.
I ,55 «Cuando se fenómenos concretos dados desde un esp
clflCO foco. de atenclOn (o m. de referencia J. A.) hay un límite defini
I
de
Ita en q.ue cabe realizar la abstracción analítica sin violent
os enomenos». lbtdem.
56, «(.La distinción fundamental de dos aplicaciones (concreta
anahtIca, J. A) de la teoría de la acción suscita el problema de sus
Cabe expresar esto de un modo muy general Qlc:¡erlOO);!
que l.mphcan un marco de referencia común». PARSONS, T.,
op. Cit., p. 732. .
57 hecho de que, dondequiera que se emplee el esquema general
la aCClOn, t?dos sean descritos en términos de este
de re,ferencla comun, slgmflca que existe una estructura común de
los SIstemas de acción, sea cual sea el nivel de análisis utilizado»
SONS, T., Structure, op. cit" p, 734. .
42
El problema de la abstracción, de la legitimidad de los concep·
toS generales, del establecimiento de leyes de validez general, en
suma, de la posibilidad de una teoría general, se estructura y des·
arrolla en Parsons en torno al hecho de la explicación científica.
Así como en Max Weber la lógica de la prueba empírica es la que
suscita las cuestiones más graves de la metodología, en Parsons la
explicación, como atribución causal, es el punto de partida de la
reflexión sobre los distintos tipos de conceptualización. La preten-
sión parsoniana de una sociología analítica reclama para ésta un
nivel de generalidad. Frente a la «concreción fuera de lugar» (<<the
fallacy of misplaced concreteness») 58 del empirismo, que en la más
afortunada de sus especies no consigue superar una concepción
saical de la cultura y de la sociedad (a «mosaic» theory of culture
and society) 59, Parsons se esfuerza en pro de una teoría analítica,
que privilegia el análisis y la descomposición en elementos, renun-
ciando a la singularidad de -lo real concreto.
Es así cómo, a la hora de la explicación, propone la desinte-
gración del fenómeno que ha sido descrito en términos de uno o
más marcos de referencia. El análisis se realiza en dos direcciones,
que se diferencian desde el punto de vista lógico: el análisis por
unidades y el análisis por elementos 60.
Este es el lugar teórico en el que se explicita la teoría parso-
niana de la ciencia. Whitehead, Henderson, Weber y Pareto deter-
minarán decisivamente los pasos en la elaboración de la normativa
científica, en la que se cruzan cuestiones lógicas, metodológicas y
de índole metafísica.
Seg6n Parsons, el objetivo de la observación es la constitución
de un fenómeno, que no es la realidad, sino una selección de la
58 WHlTEHEAD, A. N., Science· and the Modern World, The New Ame,
rican Library, N. York, 1954 (1925), pp. 52 y ss.
59 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 607.
60. PARSONS, T'J Structure ... , op. cite, p. 30. Una. cuestión terminológica:
Parsons llamará a las unidades: parte (part), unidad (unit), tipo (type),
parte-tipo (part-type) y unidad elemental (elementary unit), mientras que
aplica- una sola demoninación a los elementos analíticos (analytic ele-
ments). El primer tipo de análisis es denominado «análisis por unida-
des}) (<<unít analysis») y el segundo «análisis por elementos» (<<eIement
analysis»). Hay que notar sin embargo queParsons denomina a las rela-
ciones entre unidades «relaciones elementales» (<<elementary
43
u...., .. ............ <.u..uuuc;¡, H ... CU,lUau \,;UHliltaa, "-Lue tampoco es ya el
de la «experiencia bruta» (raw experiencel, que si bien es
,... nte legítimo, pues «sin tales conceptos (los de J, A.) ,no
m:dría haber ciencia» 67. El análisis por unidades permIte Ilegal a
f componentes de un fenómeno, que, a la vez, conservan un
concreto. No es problemático que este carácter sea o hl-
•.
zada científicamente 62. La base del análisis por unidades se
por tanto, al nivel fenoménico de la realidad concreta 63, Es
mundo del actor ", de la experiencia, de la anticipación
del sujeto. Por el contrario, la realidad analítica es el ámbito
tracto del observador, el mundo de los conceptos y de la
tización teórica. \'!J.J
El problema de la abstracción se presenta en Parsons como uiliJ
intento de superar la dicotomía kantiana entre ciencias de la
raleza y ciencias del espíritu {Natur- und
cuya solución más empeñada, la weheriana, en pro de la generali.
dad de los conceptos, le parece insuficiente. En las ciencias socia,
les, según Parsons, es posible establecer conceptos y leyes generale§,'1
sin tener que recurrir al carácter ficticio de los conceptos
para salvar la especificidad del objeto, ni caer en la falacia
concreción empirista para salvar la legitimidad del concepto.
a la fundamentación materialista-racionalista del positivismo y
te al idealismo de la tradición historicista, Parsons coloca cornq¡l¡í
fundamento filosófico de su metodología ]a concepción .
cista» de Alfred N. Whitehead: «Ser abstracto significa
lós casos concretos particulares del suceder real. Pero trascender,:J
un caso real no quiere decir estar desconectado del mismo» 65, «yo;.::'j
sostengo, que a través de un proceso de abstracción constructiva"!
podemos llegar a abstracciones que son partes simplemente locali. f
zadas de la materia, y a otras abstracciones que son los conceptos;.-J
incluidos en un sistema científico» 66'
LI
Por consiguiente, el investigador descompone el fenómeno ob- j
I
servado en unidades o partes. Tal división puede llevarse, por uJ .. ·, I
teriores subdivisiones, todo lo lejos que sea preciso para el análisis _)1
61 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 28.
62 Cfr. ibidem, pp. 28 Y 603.
63 Fenómeno y realidad concreta aparecen explícitamente equiparados
en varios pasajes. Cfr. ibidem, pp. 30, 31, 33, 731 y 738.
64 Cfr. ibídem, p. 734.
6j WHITEHEAD, A. N., Science and the Modern World, op. cit., p. 159,
M Ibídem, p. 59 .. Los subrayados son nuestros,
44
('dco pues 10 importante es el carácter lógico de los, mIsmos,
po que tengan sentido. En principio, la última umdad que
ha de ser subdividida es aquella, a partir de la sus ele-
n tos pierden significación para el marco de referenCia.
men, I 'd 'f
Los conceptos así obtenidos sirven no sólo a 1 lea-
·,1n empírica de las partes verdaderas de un fenomeno, sIno que
la base de la generalización científica al ser identificados como
munes a otros fenómenos concretos. Con ello se logra un segundo
de conceptualización, las «generalizaciones empíricas» que son
«enunciados generales sobre la conducta posible o de tales
"partes" concretas o hipotéticamente concretas. de fenom,enos,
cretas, o de varias combinaciones de ellos, en ClfcunstanCJas tlpIcas
dadas» 68. I
Las unidades han de tener forzosamente .. Es aqUl
donde introduce Parsons la primera dificultad
solución caracteriza a su teoría volu?!arista. .caracler
de los sistemas sociales p9ne en cuestzon el analzsls por unIdades .
Corresponde 'a la condición de unidad o parte el poder. ser pensad ...3
aisladamente como concretamente existente, En un SIstema
nico, por contraposición a un sistema mecánico, una
real o conceptualmente cobra, como concepto, un caracter fICtICIO,
Ello no en el análisis, si tiene en cuenta como parte en
un sentido «equívoco». ',1 •
Más relevante es la peculiaridad de los sIstemas. organlcos,
pecto a sus propiedades. Parsons distingue entre elemen-
tales y propiedades emergentes. Las primeras son propIedades de
las unidades 70, son inherentes al concepto de sistema 11 t pues sus
67 PARSONS T. Structure ... , op. cit., p, 33.
63 PARSONS' T' Structure .. 'J op. cit., p. 33. . . d 1
69 No se aquí de la analogía biológica spencenana, sino e a
cosmología de Whitehead. ,
70 Cfr PARSONS T. Structure .... , op. CIt., pp. 32 Y 749. . .
71 del hecho. de que la
otras unidades en el mismo sistema es un :asgo . e a
situación. en términos de la cual ha de ser analIzada cualqUIer umdad».
Ibidem
J
p. 734.
I
I
mismo y son deducibles de él pori píricamente mediante análisis comparativo, pero con u?a
generahzaclon dIrecta , es decIr, pertenecen a Jas relaciones inhe.! tal, que tales propiedades no son concebibles como eX1stentes Inde-
rentes al marco de ¡ de las relaciones todo.
79
• Este ,peculiar
Cont:a reduccIOnlsmo del positivismo radical, que traduce!l! de las propiedades emergentes hace Imposible el reducclonlsmo del
sus expltcacIOnes a térmi?os físico-químicos, introduce' Parsons eJ'¡ positivism? en la en se progre?B en la, des-
:a 7omo elemento importante de la medIante .el anahsls por pIerden CIertas
caclOn clentlflca. «SI se qUIere, tener una teoría causal relevante ¡ caracterlstlCas de los SIstemas que no son atnbulbles a las partes
en. sociología -argumenta Parsons- ha de aceptarse el postulado.J mismas. Emergencia, pues, significa la independencia de los planos
de !a emergencia» 73. Tal postulado, original del organicismo decj superiores en el «continuo orgánico» respecto de los inferiores.
Whltehead: J co?stituye The Structure 01 Social Action, junto a%! Cada orden sucesivo superior contiene un novum categorial.
la concepclon IndetermInista de la acción y la concepción Los sistemas de acción, según Parsons, son sistemas con un alto
noló
g
ic8 ... uno de los elementos fundamentales del dis1',;, grado de organicismo, por lo que a la hora del análisis por unidades
curso teorIC?_ EXIsten propiedades generales, que no se deben a se precisa una rectificación lógica, ya que el carácter de abstracM
o unIdades 74, sIno que aparecen en los sistemas' a partir ción implicado en la pérdida de las propiedades emergentes puede
c.lerto grádo de c?mplejidad 75. «El mundo de la .experiencia con"0'! conducir a la de la teoría en el momento de su
muchas enttdades orgánicas, en el sentido de que el todo;il
1
aplicación empírica 80. La consideración de un sistema concreto ?e
posee propiedades que no cabe derivár por acción en sólo los términos de sus unidades, conceptualmente a18-
zaClon directa de las propiedades de las unidades o partes,' ni ladas, y la cara'eterización. del mismo por medio de un proceso de
sus. :eIaciones elementales, tomadas aisladas de su concreta impJi-;¡':jJ «generalización directa a partir de las propiedades de las mismas,
caClOn con el todo» conduce a un planteamiento "atomístico", en el que sólo se con-
, Tales se caracterizan por el hecho de que las sideran las relaciones indispensables para la noción de ... 7
Clones determInan las propiedades de sus partes, de modo que la" cuyas circunstancias teóricas se reflejan en la concepClOn lndlvl-
propiedades del todo no son un mero resultado de las partes, dualista del utilitarismo}) 81, De ahí la «inadecuación lógica». (Soro-
sucede en los sistemas mecánicos 11. De ahí que las propiedades kin) cuando la teoría pretende tratar empíricamente los slstemas
emergentes sean propias del sistema, en tanto sistema orgánico complejos, en tanto que se intenta «explicar un cuerpo de hechos,
mientras que sólo las propiedades elementales son lógicamente cuyas propiedades lo diferencian de otros, en términos de un es-
al concepto de sistema en general 78. El concepto de emer,,:xRiH' quema aplicable a los demás del mismo modo» 82. Tal.
gencla 'no es parte de una consideración mística de la realidad;" n"ción es el problema fundamental de las teorías atomIstas (utth-
por el contrario, se refiere a propiedades reales, comprobables em- tarismo) en el análisis de los fenómenos orgánicos. En consecuen-
72 Para el .concepto de generalización directa, cfr. PARSONS, T., Struc;
ture ... , op. CIt., p. 739. '
7: DEVEREux, E .. D., jr., «Parsons's Sociological Theory}}¡ en
(edItor), The Soclal Theories of Talcott Parsons
t
Englewood CUffs
va Jersey (1964), p. 14. '
;: Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 740.
Cfr, PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 734.
76 Cfr .. PARSONS} ,T.} Structure ... , op. cit., p. 353. Por la misma
las emergentes son una medida del organicismo del
ma. Cfr. tbtdem, p. 749.
46
77 Cfr. PARSONS, T., Structure .. " op. cit.} p. 32.
13 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit.) p. 32.
cia, en el marco de referencia de la acción cuya unidad básica es
el acto unidad, el problema metodolqgico fundamental es la rela-
ci6n del concepto de parte con el análisis de los sistemas, siendo
que las propiedades emergentes (v. g. la raciona1idad económica)
no son inherentes al marco de referencia. El progresivo avance en
19 Cfr. PARSONS, T., Structure .. " op. cit., p. 734.
M Cfr. PARSONS
J
T., Structure ... , op. cit .• pp. 740,741.
81 Este problema se considerará más adelante en la cuestión del esta-
tus de los fines.
u PARSONS, T., Structure, .. , op. cit., p. 354.
47
¡
,
f
el análisis- por unidades comporta un tipo de abstracción que, e ¡
orgánicos, trae como consecuencia una
lrrealzdad de los conceptos y por consiguiente su carácter «inade.!
cuado».¡
cripción de los fenómenos, que limitan la atención a lo que él de-
nomina «aspectos descriptivos» del sistema concreto. Aparecen así
los esquemas descriptivos secundarios. La función primordial de
. P.ero el análisis por unidades es un proceso de abstracción de$.,·!
C':lptlva, por el que se pretende lograr una visión estructural de los 1
SIstemas de acción, la identificación «de ciertas propiedades o as-!
pectos descriptivos identificables Y' relativamente constantes» 83. DeI
tales aspectos descriptivos y recurrentes se señalan como específi;, 1
cos del análisis las relaciones elementales entre las unidades o par")
tes: «El estudio de las partes o unidades de los sistemas de acción::!,!
es, en dos grupos: el de la definicióQ:!
y clasIflCaclOn de las unIdades elementales Y el de la determinaciÓq:;·j
de las relaciones relevantes de las unidades en sistemas. Estas úl:\1
ti.mas pueden ser llamadas, para nuestros propósitos actuales,
e,structurales. El esquema fundamental de este estudio
conSIderarse, pues, como un análisis del aspecto estructural de loSi!
sistemas de acción, en cierto sentido su "anatomÍa"» 84.iJ
Es el orden constante y constitutivo (structural
out which concrete systems of action are made up) por el qué;;l
los SIstemas son tales. Estructura será un concepto fundamental eH!
la obra de Parsons, que hunde sus raíces, más allá de lo metodo,-::l
lógico, en la creencia, compartida con Whitehead en el orden de:J
, ...-..",
la naturaleza, «como orden fáctico, congruente con el de la lógica:¡
humana». En la medida en que los fenómenos sociales posean uná!
determinada y específica composición de elementos que se repiten!
en una relación constante, es posible la generalización, se hace ...• .•. t--J
posible el proyecto de una teoría general 85., ¡
La limitación del análisis por unidades en cuanto -que conducel
a la indeterminación de la teoría, lleva a Parsons a establecer una ¡
corrección metodológica mediante el recurso a otros modos de des[
81 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 744. .' I
84 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 39. .,
«Hasta aquí no encontramos en el concepto de estructura más que .
la Idea de forma, de sistema o de organización». F. BOURRICAUD: Introduc-
a PaI:'sons, Eléments pour une sociologie de 1'action, Librai-
ne Plon, Pans, 1956. En este primer concepto de estructura la voluntad
de ?I
ás
la vertiente filosófico-esencialista' que la me-
En defInItiva, se permanece aún en el plano de lo concreto.
Mas tarde, como se verá, habrá una reIativización del concepto.
48
estos esquemas es doble: por una parte tienen una función de eco-
nomía científicaJ reduciendo el trabajo de observación y compro-
bación cuando la descripción del sistema ha alcanzado un cierto
grado de complejidad. Por otro lado, cumplen la función de des-
cribir los fenómenos impidiendo que "el análisis por unidades sea
llevado hasta un punto donpe se pierdan las propiedades emergen-
tes importantes. Por los esquemas descriptivos secun-
dados constituyen niveles de especificación del marco de referencia
que designan conjuntos de agrupaCión de unidades, específicamente
distintos desde el punto de vista orgánico. Mediante su empleo es
posible realizar la descomposición por unidades sin destruir la es-
pecificidad del objeto. De este modo es posible el análisis
por unidades a niveles superiores, describiendo conjuntos que, a
su vez, constituyen unidades específicas más amplias de los sis-
temas concretos. Serían unos equivalentes a los conceptos-tipo webe-
rianos 86.
Al igual que en el caso de las unidades más simples, se puede
negar así, por un proceso de generalización, a la formulación de
generalizaciones empíricas, de cierto alcance explicativo dentro de
un determinado margen de variación, advirtiendo siempre que en
los fenómenos orgánicos las unidades son abstracciones, y no rea-
les, para no reducir el «todo» a un «mosaico» de partes-unidad 86 a.
En definitiva, los conceptos de «parte-unidad» y de «generali-
zación empírica» enmarcan el uso descriptivo y limitadamente ex-
plicativo del análisis por unidades, en función de las propiedades
elementales. La posición parsoniana es que, en su empleo en los
sistemas sociales, el concepto de «parte» es aplicable sólo en un
sentido ficticio originando la indeterminación lógica de los mismos.
Ello exige una corrección lógica de las propiedades elementales con
la introducción de las propiedades emergentes, que como caracte-
rísticas del sistema en cuestión _ varían independientemente de aqué-
86 Parsons se apoya en los cuatro esquemas "de Znaniecki: «acción so-
cial» «relación social» ((grupo social» y «personalidad social» en cuanto
niveles no en que se puede describir la acción. Con-
fróntese F., The Method of Sociology. Farrar & Rinehart, New
York, 1934, cap. IV.
86 n Cfr. ,PARSONS, T., Structure ...• op. cit., pp. 747-748.
49
llas. Con la combinación de ambas se consigue la descripción
fenómeno concreto, su «composición anatómica» en términos
constantes, como etapa de constitución del observable, previa a
explicación del mismo.
4. El análisis por elementos: Whitehead. El «realismo analítico.»
y el estatus del sistema teórico
lementos analíticos» 88. El elemento analítico constituye en la tea-
«,: parsoniana un tercer tipo de conceptualización, que posibilitaráj
rI "f' . d b . I 1 b d t"
ediante su espeCI ICO t1pO e a straccton, e es ozo e una eOfla
analítica. Semejante nuevo tipo de conceptualización surge
fondo filosófico. de Whitehead, de la consideración de los fe-
óroenos corno concreción de universales (eterna1 objects): El munA
de .los objetos eternos es el universo de las posibilidades, cuya
limitación, en cuanto selección de estas posibilidades y sus modos
de inserción, conduce a la realización de aquéllos en los entes
concretamente existentes. La existencia como proceso, como produ-
Hasta este punto ha desarrollado Parsons una de las ..... r.ron .. b." cirse, es la base del organicismo de Whitehead. Parsons acepta esta
dades de análisis de un fe1\lómeno: la descomposición en parte posición fiosófica y la modifica de modo que aquello que en el
unidades, concretamente separables. En tal proceso de ab,stracci filósofo americano es una descripción metafísica de la realidad y
descriptiva se obtiene, a nivel concreto, la estructura mínima de la experiencia, pasa a ser, 'en el sociólogo de Harvard una arde.
composición de un fenómeno, como base indispensable para nación metodológica de las mismas. Parsons acepta el esquema
manipulación y generalización'. científicas. Propiedades elemental como instrumento categorial de indagación analítica; postura
que constituyen mínimamente un sistema, y propiedades emerge por 10 delnás
J
está patente ya en Whitehead, cuando califica como
tes, que lo caracterizan, hacen posible su representación estructur característica de las ciencias modernas «el interés apasionado y
a nivel fenomenológico. De este modo son obtenidos los datos e vehemente en la relación entre los principios generales y l,?s hechos
los que el objeto científico ha de ser pensado; datos que, segú irreductibles y obstinados» 89. La mentalidad científica es ]a creen-
Parsons, equivalen a lo que en las ciencias físicas se denomí cia instintiva en «que todas .las cosas grandes y pequeñas son con-
como constantes de un problema. La función del marco de ref cebibles como ejemplificaciones de principios generales que impe-
rencia en su empleo, descriptivo consiste en determinar las con ran en el orden natural» 90; «como fe firme en que cualquier fe-
tantes y distinguirlas de los vaJores de las variables. nómeno particular puede ser "relacionado, de un modo perfecta-
Pero la descripción de un fenómeno no significa su explicació mente definido, con sus precedentes, ejemplificando principios ge-
Es aquí donde Parsons emprende una segunda vía de abstracció nerales. Sin esta fe los increíbles esfuerzos de Jos científicos habrían
que presupone la elaboración descriptiva previa. Ello no impli carecido de toda esperanza» 91. Orden natural, orden de la lógica,
que sea una nueva fase en el proceso: «El análisis por element como fundamento de la fe en la razón, en tanto «creencia en que
y el análisis por unidades no son etapas de la las naturalezas últimas de las cosas están ligadas mutuamente en
fica, diferentes" tipos de en ,??S planos una armonía que excluye la mera arbitrarieda,d: fe ,en qU,e
Para utilIzar la metafora de Slmmet trazan hneas a traves de lo· no encontraremos en el fondo de las cosas ntngun misteriO arbl-
hechos" "en el sentido de que se entrecruzan"» 87, Así tras la d·· trafio, La fe en el orden de naturaleza, que ha hecho posible
composición de un fenómeno en unidades o partes, estas el crecimiento de la ciencia, es una especie particular de una fe
tendrán, por necesidad, atributos o cualidades. «Es a estos más profunda ... Surge de la observación directa de la naturaleza
tos generales de los fenómenos concretos, relevantes dentro de de Jas cosas, tal corno aparecen en nuestra' propia experiencia jn·
estructura de un esquema de referencia descriptivo dado, y a ____ _
ta.s combinaciones de ellos, a los que se aplicará el término de .••. 'I· PARSONS. T., Struclure ... } op. cit., p. 34.
i Sciel1ce and the Modern World. p. 3.
. 748 S b d d P 1
1
'lIl Ibidem, p. 5.
87 PARSONS, T., Stt'ucture.", op. CIt., p. . u raya o e arsons. ., Ibidem, p. 13.
i
50
51
,,} d parSOns de quedarse anclada en una concepción «atomista» in-
mediata» El trasce?,der los concretos del suceder por no. superar en el proceso de abstracción la con.
vale a deCIr abstracclon. Parsons Incluye en el concepto mismo q.e ..·.'· .••. l I
93 'i cretez de concepto·tlpO. .
«hecho» al elemento de la abstracción teórica ,como explicitaci\ÍlIl! por encima de este último, Parsons establece otros dos
de que la teoría analítica trasciende 10 concreto sin abolir 10 1 de las categorías estructurales y el de los elementos anahtlcos,
De este modo el concepto de elemento analítico es el e ue no tienen por qué ser partes» 95. Se perfila así claramente el
mento de la teoría propiamente analítica frente a la teoría ...'.i,••••••' «q f'" d 1 b t . , En contrapo
. IV' '1 carácter trans enomenlco e' a a s racclon ana 1 ica. .
rol generalizada. El análisis por unidades ha proporcionado la idenJ sición al análisis por unidades, en el que el descom-
tíficación de todos los componentes de un fenómeno (en uesto en partes concretamente separables, en el anahsls por ele-
propiedades elementales y emergentes) y de sus relaciones. Con la abstracción es un proceso de descomposición en
se ha alcanzado un conocimiento «anatómico» de la realidad nentes sólo ana1íticamente separables.
ménica, en tanto orden interno del objeto científico·íl Las líneas de abstracción se cruzan en' la realidad misma; 'en
Parsons buscará también un punto de partida en la imagen gráfica con que Parsons ejemplifica un sistema de
reflexión weberiana en torno a la legitimidad de la generalizad a modo de un tejido, las unidades concretas forman la urdimbre,
conceptual frente al objetivismo idealista, por un lado, que nega mientras que los elementos analíticos son los hilos de la trama.
la utilización de un pensamiento teórico sistemático en el ca despejar cualquier error «atomista» identificando anah.
social (Knies, Roscher) y, por otro lado, frente al íntuicionis ticos de la acción con los elementos concretos (no partes-unldades)
(Wundt, Müsterberg, Simmel, Croce) que pretendía establecer de la misma, advierte que la trama ha de ser considerada integrada
conocimiento científico válido de la acción humana sin recurri únicamente por componentes separables analíticamente) no de modo
conceptos generales 94, desemboca en la afirmación de la necesi concreto.
del pensamiento abstracto y de las leyes generales en las cienci. La legitimidad lógica de este análisis por elementos viene dada
sociales. El concepto de ideal-tipo se constituye en Weber como por su peculiar carácter como «universales». Frente al
máximo grado de abstracción metodológica, pero su pretensión de parte-tipo o unidad, su abstracción es de distinta Una
generalidad, mediante la exageración ideal (Steigerung), en parte o unidad constituye un universal de (class
a la formulación de leyes generales en el proceso de la atribuci§;'f class concept), en tanto aplicable a una determinada serIe de
causal, lo grava, según Parsons, con un carácter ficticio. El tidades concretas, y es concebible existiendo como concreta o hl-
de la categoría de «probabilidad» en las definiciones de sus «tipo potéticamente independiente 96. Un elemento analít.ico es también
ideales» confirma esta limitación. un universal o una combinación de elIos; sus partIculares pueden
Por otro lado su clasificación de los tipos·ideales se quedó ser hechos descriptivos de una entidad o estado de cosas concre-
una sistemática que no consigue el nivel de una teoría analíti tas, pero no necesita ser necesal'Íamente un universal de
pues en definitiva su fuerte carga historicista le impidió ir más «Puede ser lo que cabría denominar un «universal de predIca-
de lo individual. La explicación de Weber adolece, pues, en
"Ibidem, pp. 19-20. ,W renciación no tiene nada que ver con el grado de orgamclsmo de
?3 Cfr. PARSONS¡ r., Structure ... , p. 183, en donde Parsons hace un fenómeno. En el caso orgánico, una parte es abstracta porque
sentido de la abstracción analítica en la teoría paretiana de la
y lo aplica a la Teoría de la Acción.J
94 Los términos «objetivismo-intuicionismo» empleados por
proceden del estudio clásico de Alexander VON SCHELTING Die
Theorie der historischen Kulturwissenschaft von Max Weber ur.zd
deren sein Begriff des 1 Archiv für Sozialwissenschaft y
politik. Tübingen, 1922, J. C. B. Mohr, pp. 630 Y ss. I
52 A
95 PARSONS, T., Structure ... , op. cit.) p. 776.
96 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., pp. 33, 64
1
614. El tipo-ideal
de Weber es un universal de clase.
97 PARSONS, T., Structure. "J op. cit., pp. 615-616.
53
· g
no es existiendo en concreto. separada de sus relaciq,;!
nes con el todo, y la progresión en este tipo de abstracción varf"
el el analítico, en cambio, es abstracto PQ:J
referuse a una propIedad general. aunque su valor se observa el
el caso concreto. ,jJ
Los con:eptos situados en el nivel intermedio de abstracciólllcl
las «categorl,aS estructurale ...s» que constituyen aspectos
les de ,los sIstemas o fenomenos concretos, y cuyas
ellos son propiedades· emergentes, pertenecen af1
anahslS .por unIdades }l" por lo tanto. a la abstracción
pero «tIenen en comun con el elemento analítico. el eua) es
universal de predicación... el hecho de que no pueden concebirsf.1
como correspondientes a una clase de entidades objetivamente
sibles» 98 ';t;iiii
b) Unidad teórica (categoría lógica) «es la combinación espe-
cífica de universales lógicos, en relaciones lógicas específi-
cas entre sí, dentro de la que se encajan estas descripciones
de hechos».
e) Elemento analítico (como abstracción más generalizada)
«es todo universal (o combinación de universales) cuyos
valores correspondientes (o combinación de valores) pue-
den ser formulados como hechos que determinan, en parte.
una clase de fenómenos concretos», de modo que un cam-
bio en estos valores implica un cambio correspondiente en
los fenómenos concretos en aspectos importantes para el
sistema teórico.
A ... 1 ....;.;,J
SI. as categorlas estructurales y los conceptos analíticos est;· -
en un plano analítico más generalizado, al trascender lo concre
fenoménico, si bien los tipos de abstracción respectivos están
absolutamente distintos: realidad fenoménica y realid
teonca.
La. realidad fenoménica, concreta, mundo de la
del sUJeto, y la realidad teórica, del observador científico, constti,!:f
las perspectivas de la indagación científica. La insisteryrii
l
Cla parsonlana en la legitimidad de ambas, pretende dejar en da.
J
que el trabajo teórico, en su vocación de objetividad, no modific
lo real. En esta dirección, Pat'sons establece una distinción entre-(
las unidades en ambos planos 99: 'i
54
f
a) Unidad concreta, a nivel empírico, «es la entidad que cans;; t
la referencia común de una combinación de
crlpClones de hechos realizadas dentro de un marco de ¡
(individuo histórico weberiano, J. A.), de modd. ¡
que cabe considerar la combinación, a efectos de] sistema
teórico en cuestión, como una descripción adecuada de una
entidad que, dentro del marco de referencia, es concebiblé
como independientemente existente».
T., StrUClure ... , op. cit., p. 619.
99 PARSONS, T., Structtire ... , op. cit., pp. 35-36.
La caractel'istica específica del elemento analítico reside en su
peculiaridad de variable. El concepto de ideal-tipo weberiano in-
cluía varios grados de abstracción y, entre ellos, elementos analí-
ticos. El no haber distinguido estos grados fue la causa por la
que no consiguió una teoría analítica sistemática, quedándose en
una clasificación metodológica atomista de tipos, que representa-
ban combinaciones fijas e invariables de los elementos analíticos.
El avance teórico de la monumental obra del sociólogo alemán
no llegó (en opinión de Parsons, por condicionamientos culturales)
a una feliz sistematización analítica por considerar todos los con-
ceptos como conceptos-tipo. Gran· mérito de Weber fue, sin em-
bargo, el haber evitado su reificación. .
Los elementos analíticos son independientemente variables unos
de otros más allá del ámbito permitido por el Los
elementos analíticos, dice Parsdns, son lo que las variables en las
ciencias físicas, como universales cuyo significado no es determi-
nado, pero que se determina en los valores de las mismas. ASÍ,
«los valores de los elementos analíticos son datos concretos, hechos
de observación o combinaciones de hechos» 100. Su referencia em-
pírica no es necesariamente un fenómeno concreto, sino que, por
el contrarío, pueden serlo aspectos del fenómeno, pues los parti-
culares de un concepto general pueden ser una pequeña parte de
la variedad de aspectos en que puede ser analizable un fenóme-
no 101, De este modo, un elemento es el concepto general corres-
100 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 750.
101 Cfr. PARSONS, T .. Strllcture.", op. cit., p. 755.
55
I
pondiente a cualquier hecho o hechos particulares que por obser. t
vación operacional puedan predicarse de un fenómeno 102. El Cl'i-!
terio para la identificación analítica de un elemento es la variación t
verificable de sus valores, de modo que al varia;
se altere el fenómeno concreto. Este es el sentido en que se !
afIrma que los elementos analíticos determinan los fenómenos. ]
Tanto la parte-tipo, representante de la abstracción descriptiva 1
Gomo el elemento analítico, perteneciente al plano de ia
ción analítica, operan en la misma realidad. Su di-stinción no esl
ontológica, por decirlo así, sino lógico·operacional, pudiendo un 1
elemento ser en ocasiones una entidad potencialmente concreta; .. l
elemento es un universal cuyos particulares pueden ser una 1
u?Idad, aspectos o propiedades que la describen, o también
pIedades emergentes de un conjunto complejo de tales unidades,)!
Hay casos en que una unidad, o las propiedades
pueden ser utilizadas como elementos. Se trata de casos de coincÚj
dencia empírica de ambos tipos de conceptualización. El que erii
esos casos el concepto se asigne a uno u otro plano metodológicoi
dependerá de las exigencias del sistema teórico. El análisis por;t
elementos, por consiguiente, tiene por finalidad realizar el
tramado, de modo que se llegue por distinciones analíticas- a 108 •• 1
elementos que, dentro de un marco específico de referencia, de-ti
terminan a los fenómenos.i
El procede: del análisis es comparativo, de suerte que, toman-JI
do casos semejantes en algunos aspectos y diferentes en otros, se!
llegue por tal comparación a los elementos variables. Una carac;"
tel'Ística del elemento variable es que mantiene su identidad a tra-I
vés de contexto; únicamente varían sus valores. El análisis, I
cOI?paratlvo ,t"anto, la I
nUldad del unlversal 10glCo e IdentIfIca su vanaCIon en ellos 161, 1
Sólo así es posible romper la rigidez del atomismo metodológico y
su consiguiente concepción «mosaical» de la realidad empírica,
102 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 37, nota 2.
103 ello la abstracción es no sólo analítica, sino también general:
El anal.lsls. procede abstrayendo de datos de un fenómeno específico. La
por, su parte, s.e ejerce comparativamente sobre las pecu-
lIares VarIaCIOneS de una serIe de fenómenos, estableciendo los rasgos
comunes y generales que los cruzan. Análisis y generalización coinciden
en el pr,oceso de. teórica. Cfr, SCHWANENBERG, E., Soziales Han-
deln. Dte Theone und thr Problem, op. cit., p. 50.
56
pues «los :alores de los elementos no se
combinan Siempre del modo concreto que implIca cualqUIer con-
cepto-tipo. Son independientemente variables dentro de una escala
más alta» 104. En relación con esta variación se observan modifica-
ciones en los fenómenos, que permiten establecer una continuidad
analítica entre ellos. Pues su variación no es arbitraria, sino que los
elementos, aunque independientemente variablesl son, sin embar-
go, indirectamente interdependientes. De ahí la posibilidad de
leyes analíticas, como «modos uniformes de relación entre los va-
lores de los elementos analíticos» 105, El orden teórico refleja así
el orden de la realidad concreta, que ha sido trascendido en la
abstracción: «El elemento de orden 'de los fenómenos concretos,
contemplado desde el punto de vista analítico, consiste en que.
aunque éstos (los universales analíticos J. A.) son, en sus valores
particulares, propiedades variables, sus valores están en ciertos
modos constantes de relaciones recíprocas. El orden consiste en
estos modos de relación, más la constancia de definición de Jos
elementos 'del esquema teórico dentro de su margen de varia-
ción» 106, La sistemática parsoniana de la abstracción analítica Be
sintetiza en esta doble afirmación: la variabilidad de los elementos
analíticos a través de los distintos fenómenos y la existencia de
relaciones recíprocas uniformes entre aquéllos.
Frente a la utilización de los conceptos weberia-
nos, Parsons señala la ventaja metodológica de la abstracción ana-
lítica: «Un empleo tal del concepto-tipo es una violación del
non metodológico básico de economía científica, Pues sobre la
base del tipo, es necesario tener un concepto general separado
para cada combinación posible de reladones entre los valores de
los elementos relevantes, mientras que en términos de un análisis
por elementos es posible derivar todos estos tipos a partir de un
número mucho más limitado de conceptos de elementos» 107, A su
vez, mientras que la conceptualización ideal típica adolecía de
104 PARSONS, T., Structure'''J op. cit., 'p. 618.,
lOS PARSONS, T., Structure ... , op. cit., pp. 36, 622.
toó lbidem, p. 750. Tras esta concepción se advierte la influencia de la
posición filosófica de Whitehead acerca del mundo de los objetos eternos,
la jerarquía en la abstracción Y los conjuntos debidos a la esencia rela-
cional de los universales. Cfr. WHI1EHEAD, A. N., Science and the Modern
World, op. cit., pp. 157-173.
101 PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 618.
57
"·r
emplrlCa (inadecuación empírica) debida a su carácte.!
descrIptivo y a su condición irreal, el análisis por elementos pr:I
senta una mayor precisión, pues, si bien los conceptos analític
f
' ".
sO,n lctlclOS, en su estrIcta formulación teórica, no 10 son en el!
m1smo sentido 108. .·í
e! desarrollo .. un sistema analítico no implica que sel
lnval.ldado el estructural. Los tres tipos de conceptos, l
categOl'laS estructurales y elementos analíticos se
el de la explicaCión. Depende de las
Clas del SIstema teorIco y del interés científico la utilización de lo·!
d
' , . 1 .§ 1
Istlntos ntve es. En consecuencIa, cuando la complejidad de 16§"J
casos aumenta, habrá que abandonar el nivel del sentido
pata a más generales y abstractas, per§yf
la ?e a la formulación de leyes analíticas nq.I
obliga a preSCIndIr de los otros tipos .de conceptos. Los
de o unidad no se utilizan únicamente como identificaciótfiJ
empInca, en tanto partes verdaderas. «Más bien éste es el príme'f]i
la generalización científica) ya que tales 'partes pueden sef{1
IdentIfIcadas como comunes a una pluralidad de diferentes
menos concretos, Además, se puede decir mucho acerca de la
posible 0. de tales partes en cierto tipo de 1
tanclas. Tales JUICIOS pueden producir un tipo de generalizació*:1
. de alto nivel explicativO' y que es, dentro de ciertos límites, per:d
fectamente 109. Pero estos (que son: el est:echo I
gen -por ser pequeno el margen de vartación-. y I
el fICtICIO de las partes -por ser los fe n óme> ..•. ·
nos ) se ven notablemente superados en el analtsls por elementos;
pues estatus ya no es descriptivo-fenomenológico, sin
9
.:.'/ I
tamblen causal. La varzaclon de los elementos determina la atri;
bución causal, pues «"los valores" de los elementos analíticos son ..•· I
I
datos concretos, hechos de observación o combinaciones de .
chos. Los procesos de su variación son procesos de, cambio 1
lOS Cfr. PARSONS, T. t Structure ... , op. cit .. p. 631. Son ficticios forzosa-
mente por ser (pero analíticamente), con lo que llegan a as"
pectos de los fenomenos concretos.
109 T.,. ... , op. cit., pp. 33, 628, 747. Parsons afirma .
«la teona SIrve de control muy importante en la formula-
clOn empíricos generales. Y estos conceptos empíricos
corregldos deben ser reemplazados para la imputación cau-
sal concreta»; tbldem
J
629.
58
creta en el tiempo. De ahí que el esquema de la acción, en su
forma de esquema de elementos analíticos, adopte un significado
distinto del que tiene como esquema descriptivo. Sus elementos
tienen un significado causal, en el sentido de que la variación del
valor de cualquiera tiene consecuencias para los valores de los
demás») ) 10.
Parsons, recurriendo a la terminología de Husserl, califica de
«subjetivo» el estatus del esquema analítico de la acción, no en el
sentido de una psicología analítica, sino en cuanto que a) la exis-
tencia de los fenómenos es empírica -el criterio pura el recono-
cimiento de un elemento es la verificabilidad empírica de su va-
riación-, Y b) son accesibles al análisis en términos de categorías
subjetivas, es decir, que lo que acaece sucede en un proceso real
tanto en la mente del actor como fuera de él. En otras palabras:
la abstracción analítica, refleja la sucesión causal de un proceso
que refleja la intencionalidad del actor) y tal proceso es cognos-
cible y formulable de modo adecuado en el lenguaje del observa-
dor Científico. La intencionalidad del actor se constituye en objeto
central del análisis, en cuanto que «una de las funciones princi-
pales de' un esquema analítico, como opuesto a un esquema con-
cretamente descriptivo en este contexto, debe 'ser la de distinguir
el papel de los elementos "normativos
JJ
de los no-normativos de la
acción» lll.
El concepto «normativo» se sitúa aquí en el plano conCl'eto
del actor; no es 'una connotación ética) ni pertenece al ámbito
personal del investigador. Designa únicamente un elemento que
implica una actitud del actor de que algo es un fin en sí; es decir,
denota un elemento teleológico. En definitiva, e] análisis por ele-
mentos permite llegar adecuadamente a «procesos sub;etivos rea-
les» de motivación.
De este modo, la reflexión parsoniana sobre la relación de los
conceptos con lo real ofrece una concepción del proceder cientí-
fico: El método de la abstracción, que persigue la descomposición
del objeto, los tres tipos principales de conceptos y la distinción
IlO PARSONS. T .. Structure ... , op. cit., p. 750.
III PARSONS
t
T., Structure ... , op. cit., p. 49. Cfr. la nota sobre el con-
cepto <lllormativo», en la que Parsons explicita cuestiones metodológicas
en torno al esquema medio-fin, núcleo fundamental de la teoría volun-
tarista; ibídem, pp. 74-79.
59

de los esquemas estructural y analítico, determinan el orden ínter. J
no de la teoría centífica, la naturaleza lógica de la teoría generatl
ASÍ, pues, Parsons afirma la posibilidad de conocer (Be,greifen),!
comprender (Verstehen) y explicar (ErkUiren) los fenómenos dél
ealismo analítico» 114. ¿Se reduce la distinción analítica. a una
«f operación ideal? Si no es así, ¿cómo ha de su
nsión? La cuestión es si su reivindicación man'
e una ficción de la realidad empírica, más o menos reSIgnada
las ciencias del espíritu 112, mediante un único método científk,o ... i
l

que supera la división en ciencias naturales y sociales. Desde el
punto de vista lógico no hay fundamento para tal división. Frente ¡
!
a la tradición idealista, que acentuaba el carácter 'específico de Jos!
tten
e
1 . l' . d d d
generalizaciones aproximativas acerca de la mu ti? a ,e
t' o por el contrario afirma para la teofla un caracter medIa- es a, , ,
dar que da cuenta efectiva de lo real. . ",. ,
fenómenos culturales y que asignaba a la sociología y a la histo.!
ria una vocación científica de individualidad, Parsons recobra para ¡
la sociología la tarea de trascender la historia, superando la di. ¡
mensión concreta hacia un nivel de generalidad. El carácter Of, ¡
gánico de la realidad social es el fundamento de la pretensión ¡
analítica. La investigación social va más allá de lo concreto his.'.1
tórico. Es así cómo descubre, en un sistema de relaciones conh'
plejas, propiedades que no existen a niveles más elelnentales. Cons-' ¡
tata así el distinto grado de tales propiedades en sociedades diver- J
sas y observa que la permanencia de un elemento no excluye la f
variación de sus valores. Más allá de las generalizaciones I
ricas, construidas a partir de las unidades concretas, están las leye$ !
analíticas) que descansan en las relaciones uniformes de los ele,- ¡
mentas analíticos. La teoría general se construye, por lo tanto, en I
base a un método abstracto y analítico, que trasciende lo ocasiimal I
histórico. «Lo propio del elemento analítico es reducir a un mis, I
mo común denominador una multiplicidad de formas concretas, o, '.
más exactamente, descubrir 10 idéntico en la pluralidad social» lU,
Pero el problema fundamental a resolver es el de la referencia
empírica de la teoría: el estatus de los conceptos respecto de la
realidad empírica. Parsons califica su posición epistemológica de
fI2 Como se verá más adelante, Parsons plantea la discusión metodo-
lógica de dos tradiciones, positivÍsta e idealista, sobre el esquema en el
que Weber reflexiona sobre las mismas cuestiones. De ahí el uso de los
términos weberianos.
Parsons se confiesa realista en el sentido tec-
. o Hay una realidad externa, no reducible a termInas de un
nlC • 1 1" h
orden ideal. Es un orden fáctico, congruente con a oglca u-
mana, por lo que ésta puede dar cuenta de l?s de causa-
lidad. Pero la teoría científica no es una entIdad empulca. en
esta primera fase de Parsons, una ideal, un /
system», una representación ideal de los fenomenos emplrtcOS, pero
que los penetra en su propio modo ser. ... ..
Esta posición se enfrenta al emplrtsmo y al ldeahs-
mo Frente al empirismo positivista, que conSidera las constantes
partes de la naturaleza de los fenómenos, y que al sostener
que un sistema teórico ha de contener todos los
conocidos de los fenómenos, hace de la teoría no un Sistema ,«logl-
camente cerrado», sino empíricamente cerrado, reahza la
corrección que no emprende el idealismo: la denunCia del falso
uso de la abstracción, en el sentido de En consec,uen-
cia, la crítica parsoniana profesa una que se
110 sobre la realidad como totalidad smo una pOI te
de ella, de modo que son precisos varIOS SIstemas teorICos. para la
explicación total de un fenómeno, A la vez, tal tras-
ciende lo concreto hasta un plano ideal, no a en-
tidades concretas, sino a elementos de ellas,
bIes de otros elementos de las mismas. De ahí el calIfIcattvo de
«analítico». . te
Pero tal construcción ideal no a lo rea!, y en es
punto pretende Parsons ir más allá de la cnttca al «en:-
pirismo» del intuicionismo y del El empI-
rismo idealista, en tanto rechazo de cualqUIer teona general, ne-
. l' . I stura general referente
IU CHAZEt, F., La théorie analytique' de la société dans l'oeuvre dé
Talcott Parsons, Ecole pratique des Hautes Etudes, París, La Haya,
1974, p. 18. Cfr. también PARSONS, r., «The Role of Theory in Social Re-
search», ASR, 3, 1 '(1938), p. 18: «Teoría analítica es un cuerpo de concep-
tos generalizados (universales lógicos) lógicamente interrelacionados cu-
yos específicos hechos correspondientes (particulares) son aserciones que
describen fenómenos empíricos,)
114 Se ha llamado reahsmo ana ¡tlCO a a po 't 'm
« , • 1 f ' enos concre os 1 - 1 l' , de los conceptos teOrICOS con os enom ,
los hallazgos de este estudio.» PARSONS
1
T., Structure ... ,
op. cit., p. ?57.
60
61

ga?a la de los conceptos generales en la ciencia sOCial,,!¡ realismo empiri.cista. afirma «Al.
baJO el pl'lnClplo de que la descomposición conceptual destru,:¡I 'empo (el reahsmo anahtlCo J, A,) eVIta las obJetables ImplIca-
la singularidad de los fenómenos humanos, Seaún Parsons Web U'ones de un realismo empirista, Estos conceptos no corresponden
.- b. et./, el. ,
aun en el histol'icismo. reivindica la legitimidad de la a fen6menos concretos, sIno a elementos de ana11-
causal medio de leyes generales, pero en términos ticamente- de elementos, No se da la. Impltcaclon de que el
probabtlldad y atrIbuyendo el mismo valor causal a los distint\ V'al
O
l' de cualquIera de tales elementos, o Incluso de todos aque-
e1ementos. :t;Jo llega a la distinción analítica y atribuye a los UDS incluidos en un sistema lógicamente coherente" describan .. com-
ceptos un caracter «ficticio» en aras de la singularidad de los fe '-i.! letamente cualquier cosa o suceso concreto especIal. De aht que
El 1
, no-¡ p . l'f' l '.- l' 1 d' t' o "alla
menos. rea lsmo propugnado por Parsons sostiene que ..f sea necesarIo ca 1 Icar a expreslon rea Ismo con e a Je IV
captan adecuadamente aspectos del mundo exterior obi'\t lítico"» 118. . ,
. ';llentras que su carácter analítico los preserva de su iden-iI La posición intermedia parsoniana se muestra más clara SI se
tljlcaclon con lo concreto lJ5'._.J consideran los rasgos nominalistas en Parsons: los conceptos son
, con la denominación de «realismo analítico>;!::' ficticios, )a teoría científica es una representación ideal, el
qmere la posibilidad de una teorización general 116, qu@;:::':1 bre no es excJusivamente «horno sapiens», sino que .su
por ser realIsta una adecuación y aplicabilidad miento está sometido a ciertas limitaciones. Pero el s,ocIólogo n?r-
y que por ser analtttca se constituye en un plano superior a léliFiJ teamericano rechaza el nominalismo en tanto prohIba cualquIer
crasa concretez del realismo empirista. De este modo se afirmación definitiva acerca de la estructura de una realidad. que
su espe.cífica La teoría cienlífica;}if se ofrece como experimentable al observador. De su termi-
con:o sistema 10g1CO, se sitúa a un nivel intermedio entre el nom{gf nante afirmación de realismo (19, Realismo que no implIca en abso.
nallsmo y el realismo empírico-concreto. Por «nominalismo» se luto la desviación hacia el tipo empírico·concreto. Contra éste se
d.e en general que corresponda a su tradiciól)j!1 esgrime constantemente la advertencia de Whitehead de la ,<fa la·
ftlosofICa., la pOslclon epIstemológica según la cual los universales.:l cía de la concreción fuera de lugar»,
en su constituyen meras voces, en tanto que lo real eJ:! El adjetivo «analítico» introduce el carácter específico por el
el ser IndIVIdual. el ente sing41ar. En consecuencia, los ! que la teoría científica adopta otro tipo de «ficción». mientras que
les, los conceptos abstractos, son complejos de significados- ¡ a la vez corrige la rigidez explicativa del realismo craso, La teoría
no derivados del carácter mismo de las cosas) 'y cuy;;¡lI J científica, si bien es ficticia, ideal, de modo que no es una repre-
entIdad y son débiles. Tras'& I sentación yt.eral de la realidad, ni válida, es, sin
ladada al plano cIentlflco-teOrIco, tal ImplIcación se traduce en .. j real y obJetIva. El hecho de la venflcaclon, el que la teona Clen-
aquella posición metodoló,gica que sostiene el carácter «ficticio».: I tífica «funcione», demuestra «que, aunque limitadas, las proposi-
de los conceptos generales. _ ...•. I ciones de la ciencia humana no son completamente arbitrarias,
Frente a esta posición, escribe Parsons: «Al menos algunos de I sino que son adecuadamente relevantes para ciertos signi·
con:,eptos generales de la ciencia no son ficticios, sino que ficativos de la realidad» 120. La a.gota la totalIdad de la
captan o adecuadamente aspectos del mundo objetivo exterior. realidad exterior, pero su orden loglco Interno se corresponde en
Esto CIerto de .Ios conceptos llamados aquí elementos analíticos. cierto modo con el orden fáctico de la realidad.
De ahl que la postura adoptada aquí sea, en un sentido
1'- . l' 117
OglCO, rea lsta» . Pero este realismo no ha de entenderse como
115 Cfr. PARSONS, T., Structure... op. cit p 730.
JJ6 lbidem. ' _ ',.
Jl7 PARSONS, T. o Structure ... , op. cit., p. 730.
62
Ug PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 730, .
[(9 «La teoría voluntarista de la acción ... deja espacio para una epis-
temología de naturaleza genuinamente. realista.» t o Str'!c.tu-
re ... , op. cit., p, 448. «La postura es reahsta en el sentIdo ep!stemologlco
técnico.» Ibidem, p. 753.
121) PARSONS, T" Structttre .. " op. cit., p .. 754.
63
JT
,Tal es desde la que la fiabilidad científica. Puesto que el método ·parsoniano ,es analítico,
. ceSlva de dIstIntos modelos. en calidad de Instrumentos e sostiene que no se puede conocer el funcionamiento de un
En función de esta concepción del realismo analítico se social si no se conoce la estructura de los elementos que
en tecnología. :ientífica Parsons, den!ro. d,el marco ?e, componen, pudiera pensarse en un Parsons, nominalista. Bour-
renCla de la aCClOn, concebIdo desde el prlnclpJO en sentIdo rea-;t 'caud 123 piensa que la interpretación es plaUSible, en cuanto que
lista, pattern el concept? de socia!», 1.a., .... : .•..s ....'.,...·.:.· •. , •.... ::.I. unidades simples son los «actos», es decir, las de
categorlas de la teorla estructural-funcional, aSl como las cuatro los individuos, pero que el carácter dado por Parsons al termino
categorías del paradigma funcional, que, adoptadas pragmáticl.l .. vita cualquier sospecha de nominalismo estricto. La crítica del
mente del empirismo de Bales, como categorías heurísticas, pasarán!l fociólogo francés es benévola, pues hay que admitir que esta fase
más tarde a cobrar una validez . ,J Parsons es la de su intelectual:
Puede hablarse, pues, de un nomlnallsmo moderado. Nomma,.! se trata de un nomlnahsmo mitIgado, restringido a la descrlpclon
lismo en tanto el científico reconstruye la realidad con la ayud@yl estructurat Y provisional, puesto que el proyecto de Parsons es
de símbolos conceptuales, que no hay que confundir con la reali:! la teoría general analítica, y en ella, como se ha visto, el análisis
dad misma, y en tanto que estos conceptos seleccionan sólo detetE{ trasciende las partes o unidades concretas, para situarse en el ám-
minados rasgos de la realidad experimentable. Pero nominalismp'l bito de Jos elementos analíticos, el mundo de los universales. A su
m{)d(!rado por el carácter de la abstracción analítica, que no @Si I vez, el carácter específico de estos universales, le hace mantener
una «ficción útil», sino que el análisis selecciona de un modo efid una postura de realismo, pero analítico,
caz dichos elementos, de modo que la representación es adecuada.l Carácter heurístico, pero fundado, de los conceptos, abstrac
w
Mal'tindale 121 aplica al primer Parsons el calificativo de nomh 1 ción analítica, pero realista, estatus ideal de la teoría, son otros
nalista, adoptando la clasificación nominalismo-realismo, I tantos principios de una metodología para una ciencia social que
por vez primera por Robert Park a las ciencias sociales. I será teórica, sin necesitar de supuestos metafísicos, y que est{lrá
dicha referida también al esta tus de los universales) orientada hacia la realidad, sin agotarse en la mera descripción
los nominalistas tienden a explicar lo social concediendo una ptj· de la inmediatez concreta. He aquí cómo el «realismo analítico»
niacía causal a un tipo de unidad, mientras que los realistas, que se convierte en la base de su fe en el conocimiento científico.
atribuyen mayor entidad a los universales, mantienen la Desde tal posición intentará superar Parsons la dicotomía entre
opuesta de la primacía del todo sobre las partes en la explicacióp lo «individual» y lo «social», términos respectivos de polarización
causal. Martindale ve en Parsons una actitud nominalista de las actitudes positivista e idealista, hacia una síntesis en la que
por el hecho de la presencia teórica de las llamadas los postulados válidos de ambas tradiciones apal'ecen como com-
emergentes 122. Desde el nominalismo, pues, la «sociedad» es un plementarios 124.
mero nombre que designa la estrategia de los individuos. Vale la Una vez puesto en claro el concepto de ciencia, especificada
parte, la unidad, ante la cual una construcción global carece de la tarea de la abstracción, valorado el estatus de los conceptos y
12! MARTINDALE, R., Talcott Parsons' Theoretical Metamorfosis from Sa-
cial Behaviorism to Macrofunctionalism, Alpha, Kappa
t
DeItan, 1959, 29t 1,
páginas 38 y ss. También incluido en MARTINDALE, D., «Community, Cha-
racter and Civilitation»¡ Studies in Social Behaviorism, New York: Free
Press (Collíer-MacmHlan), 1963, pp. 69 Y ss.
122 Swanenberg califica también a Parsons de nominalista moderado
(gemiissigt) o limitado (begrenzt) en cuanto que reduce el ámbito del co'
nocimiento y de la investigación (op. cit., pp. 36, 52) o utiliza heurística-
mente los conceptos (op. cit., pp. 54, 74).
64
mada la unidad metodológica de las disciplinas científicas, queda
" m cfr. Talcott PARSONS, Elements pour une sociologie de l'action. In-
troducción y traducción de Bourricaud, París: Librairie Plon,
1956, p. 7. •
124 Cfr. PARSONS, T., Structure ... , op. cit., pp. 446-448 .. La solución epIS-
temológica voluntarista estará en que el elemento social no es pensable
SIn una referencia al ideal, pero en relación siempre con la acción. De lo
Contrario, «sociedad}) sin participar en la realidad empírica constituiría
la negación de cualquier ciencia social positiva.
65
por ver qué lugar asigna Parsons a la Sociología. El momento
rico de partida será la revisión de las dos grandes
«Mientras el pensamiento social ha permanecido dividido entre
sistemas positiv.istas e idealistas, no ha habido lugar para
teoría sociológica analítica... La posibilidad de darle un
es, quizá, el síntoma más profundo del gran cambio en el
miento social, originado por el proceso de convergencia
aquí» 125. Parsons se sitúa a sí mismo en la punta de flecha de
convergencia de pensamiento, cuya tendencia se ha
a la elaboración de una teoría que, mediando entre la ",,,,,,,'U.L4"'-'llIll1
ontológica radical de sistema teórico y realidad observable,
lo real, sin lo cual no puede hablarse de conocimiento, y a la
no renuncie a la abstracción, es más ]a privilegie, sin lo cual
puede haber ciencia y, por ende, ninguna afirmación objetiva
lo real.
l2S PARSONS, T., Structure ... , op. cit., p. 774.
66
CAPlTULO. II
LA PREHISTORIA DE LA TESIS DE LA CONVERGENCIA
1. El «interés cognitivo» de T. Parsons: La discusión
sobre el Capitalismo
La síntesis teórica que Parsons realizará en The Structure 01
Social Action, así como la teoría voluntarista de la acción állí fOf-
mulada, poseen su específica prehistoria en la discusión alemana
en torno al Capitalismo: La preocupación epistemológica de la es-
cuela historicista frente a las fOl'maciones económicas y la atención
dedicada en Alemania a los problemas del socialismo' tras la muerte
de Karl Marx.
La experiencia estudiantil de Talcott Parsons en la Universidad
de Heidelberg, en la que reinaba aún el influjo de Max Weber,
muerto cinco años atrás, determinará él objeto de su tesis docto·
ral The Concept 01 Capitalism in Recent German Literature. En
ella se compara el concepto de Capitalismo en la obra de Karl Marx,
Werner Sombart y Max Weber, En la misma «cristalizan -en pro-
pias palabras de Parsons- dos puntos esenciales de mis futuros
intereses intelectuales: en primer lugar, la esencia del Capitalismo
como sistema socioeconómico, y en segundo l u g ~ r , la obra del teó·
rico social, Max Webef» 1,
I PARSONS, T., (tOn Building Social System Theory. A Personal Histo-
ry», en PARSONS, T., Social System and the Evolution ot Action Theory,
Free Press, N. York, 1977, p. 23.
67
~ I
i
I
r!
1I
JI
I
I
i:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful