You are on page 1of 2

Lokarri propone al nuevo Gobierno Vasco tres principios

para lograr la paz y la mejora de la convivencia
Estos tres principios se concretan en 10 propuestas de actuación

El nuevo Gobierno Vasco, encabezado por el Lehendakari Patxi López, ha iniciado su
andadura teniendo como objetivo fundamental lograr la paz en esta legislatura. La
inmensa mayoría de la sociedad vasca coincide en este anhelo de fin de la violencia y
respeto a todos los Derechos Humanos de todas las personas. También Lokarri espera y
desea que cuanto antes la paz sea una realidad irreversible.

Cuando se conoció el pacto de gobierno entre el PP y el PSE Lokarri mostró su
preocupación por el impacto que podía tener en las políticas de paz y de mejora de la
convivencia, ya que el PP ha venido representando y defendiendo un modelo de solución
unilateral basado en una posición de no diálogo y no acuerdo. Pese a ello, Lokarri espera
que el nuevo gobierno trabaje intensamente para conseguir la paz y alcanzar un acuerdo
que sea refrendado por la ciudadanía en una consulta, tal y como venía expresamente
recogido en el programa con el que el PSE se presentó a las elecciones. Lokarri quiere
aprovechar esta rueda de prensa para ofrecer su colaboración al nuevo gobierno en la
consecución de estos objetivos. Así, hoy mismo hemos hecho llegar al Lehendakari López
una carta en la que le ofrecemos nuestra cooperación y le proponemos tres principios y
diez propuestas concretas de actuación para avanzar hacia la paz y la mejora de la
convivencia.

Tres principios para avanzar hacia la paz y la mejora de la convivencia

1- Legitimación activa de los derechos humanos y final del sufrimiento.

La principal tarea del nuevo Gobierno debe ser garantizar que los Derechos Humanos de
los ciudadanos vascos sean respetados. Los Derechos Humanos son un todo indivisible y
no cabe ninguna excusa que justifique su vulneración. En nuestra sociedad amplios
sectores sociales sufren como consecuencia de la violencia y las amenazas de ETA.
También la dispersión de las personas presas y la insuficiente prevención de la tortura
acarrean un sufrimiento injustificado que deben finalizar.

2- Diálogo sin exclusiones y acuerdo plural.

La mejora de la convivencia en la sociedad vasca exige que todos los sectores puedan
participar en la vida política en igualdad de condiciones. La exclusión de la Izquierda
Abertzale representada por Batasuna recorta libertades democráticas básicas y deja fuera
de los posibles acuerdos a una parte importante de la ciudadanía. Hay que abrir espacios
de comunicación y diálogo que permitan ir definiendo y consensuando los pasos que
hagan posible un acuerdo sobre las cuestiones que distorsionan nuestra convivencia.

3- Impulso de la participación ciudadana.

La participación ciudadana en el trabajo por la paz es fundamental. En primer lugar,
porque legitima un camino democrático para resolver nuestras diferencias y buscar lo que
nos une como sociedad. En segundo lugar, porque la participación puede contribuye al
desbloqueo del proceso, ya que la participación ciudadana es una herramienta necesaria,
válida y viable para generar las condiciones que hagan posible el proceso de paz y
normalización.
Diez propuestas concretas para avanzar hacia la paz y la mejora de la convivencia

1- Impulsar un final dialogado de la violencia de ETA en concordancia con la resolución
aprobada por el Congreso de los diputados en mayo de 2005.

2- Promover la solidaridad social con todas las personas amenazadas por la violencia de
ETA.

3- Desarrollar los protocolos de prevención de la tortura aprobados por el anterior
Gobierno Vasco con el objetivo de poner fin a los espacios de impunidad.

4- Reconocer y reparar en la medida de lo posible el sufrimiento padecido por las
víctimas de ETA y ampliar las medidas de protección y homenaje a las víctimas causadas
por el Gal y otras organizaciones paramilitares.

5- Favorecer el respeto a los Derechos Humanos de las personas presas, impulsando el
final de la dispersión y manteniendo las ayudas a los desplazamientos de los familiares
como medida para paliar la situación injusta que acarrea el alejamiento.

6- Impulsar la creación de una comisión de partidos que trabajen en la definición de los
principios y procedimientos que deberán regir el diálogo entre todos los partidos
políticos.

7- Abordar la definición de un compromiso entre diferentes para resolver las cuestiones
que distorsionan nuestro marco de jurídico-político, basado en la aceptación de un doble
principio: capacidad de decidir y acuerdo plural.

8- Abrir un canal de diálogo estable y directo con la Izquierda Abertzale y respetar su
derecho a estar presente en las próximas elecciones.

9- Mantener la iniciativa Konpondu y los Foros Municipales de diálogo, ampliando el
número de municipios y personas participantes en esta experiencia.

10- Aprobar una ley de participación ciudadana que incluya la regulación de la
convocatoria de consultas populares en línea con el anteproyecto de ley aprobado por el
Govern de Catalunya.

En opinión de Lokarri estos principios y estas propuestas son una buena guía para buscar
una solución sin vencedores ni vencidos, una solución plural, que respete las diferencias,
que busque los acuerdos y que garantice el respeto a las voluntades sociales mayoritarias.
Lo contrario significa un regreso a las estrategias unilaterales, excluyentes y limitadoras
de las libertades que han mostrado su incapacidad para articular soluciones compartidas.

15 de mayo de 2009