You are on page 1of 86

Cap´ ıtulo 4 Teor´ ıa del equilibrio general

4.1 Introduccio ´n

La idea de equilibrio conlleva impl´ ıcita una situacio ´ n en el que las fuerzas que operan sobre el mercado se compensan de manera que los agentes que intervienen no tienen incentivos para desviarse de las decisiones que les han conducido a esta situacio ´ n. Hasta ahora hemos estudiado demanda y oferta en un solo mercado, sin tener en cuenta que en una econom´ ıa, (i) hay tantos mercados como bienes, (ii) los bienes esta ´ n relacionados entre si, ya sea porque son sustitutivos o complementarios, ya sea porque variaciones de los precios afectan a la renta disponible de los consumidores y por lo tanto a sus decisiones de demanda. En una palabra, hasta ahora hemos desarrollado modelos de equilibrio parcial. Cuando introducimos estas interacciones entre los diferentes mercados de la econom´ ıa en el ana ´ lisis planteamos modelos de equilibrio general. Estudiaremos pues, la forma como las condiciones de demanda y oferta de los diversos mercados determinan simulta ´ neamente los precios de equilibrio en cada uno de los mercados. Los modelos de equilibrio general pueden clasificarse de acuerdo con el poder de mercado de los agentes en modelos de equilibrio general competitivo y en modelos de equilibrio general con oligopolios. Tambie ´ n podemos distinguir entre modelos de equilibrio general de intercambio puro si las dotaciones de bienes en la econom´ ıa son exo ´ genas, y modelos de equilibrio general con produccio ´ n si los bienes disponibles son el resultado de la actividad productiva de las empresas. En este cap´ ıtulo estudiaremos el modelo de equilibrio general competitivo, tanto de intercambio puro como la versio ´ n con produccio ´ n. El primer ensayo de estudio de la interaccio ´ n entre los mercados se encuentra en Elements of Pure Economics que Walras publico ´ en 1874. Fundamentalmente,

114

4.1

n

la idea de Walras consistio ´ en verificar que el nu ´ mero de ecuaciones e inco ´ gnitas era igual. Si las ecuaciones fueran lineales e independientes, esto es una condicio ´n suficiente para la existencia de una solucio ´ n. Naturalmente, cuando las ecuaciones son no lineales, como t´ ıpicamente sera ´ el caso, y hay restricciones adicionales en el sistema como la no-negatividad de las cantidades, este me ´ todo no asegura una solucio ´ n y por lo tanto no asegura la existencia de equilibrio. En los an ˜ os cincuenta Arrow, Debreu y McKenzie independientemente al principio y en colaboracio ´n ma ´ s tarde utilizaron el enfoque del teorema de punto fijo para demostrar la existencia de un equilibrio walrasiano. Esta aproximacio ´ n al problema se conoce como el modelo de equilibrio walrasiano de Arrow y Debreu (1954). Edgeworth en su Mathematical Physics publicado en 1881 introdujo nuevas herramientas de ana ´ lisis y nuevos conceptos de negociacio ´ n. La elaboracio ´ n moderna de estas ideas se debe a Debreu y Scarf (1963) a partir del concepto del nu ´ cleo de la econom´ ıa.

4.1.1

Descripcio ´ n de la econom´ ıa.

La econom´ ıa esta ´ compuesta per tres elementos: mercanc´ ıas, consumidores y productores.

• Las mercanc´ ıas las identificamos por k = 1, 2, . . . , l y las suponemos perfectamente divisibles.

• El conjunto de consumidores lo denotamos por I . Los consumidores los
identificamos por i = 1, 2, . . . , m. Un consumidor i esta ´ descrito por una ´ n inicial de retripleta (wi , ”i , Xi ) donde wi ∈ IRl representa la dotacio i cursos del consumidor; ” representa una relacio ´ n de preferencias sobre el l conjunto de mercanc´ ıas; y Xi ⊂ IR+ representa el conjunto de consumo. Un plan de consumo para el consumidor i lo representamos como xi ∈ Xi . Supondremos para simplificar X i = X, ∀i ∈ I .

• El conjunto de empresas lo denotamos por F . Les empresas las identificamos por j = 1, 2, . . . , n. Una empresa j esta ´ descrita por una tecnolog´ ıa, l i.e. por un conjunto de produccio ´ n Yj ⊂ IR .

• Una econom´ ıa se describe por un vector
. , Xi , ” , wi
i

.
i∈I

. . , Yj

j ∈F

. .

Notemos que consideramos una econom´ ıa sin dinero ni sistema financiero.

Teor´ ıa del equilibrio general

3

4.2

Econom´ ıas de intercambio puro

Definicio ´ n 4.1 (Econom´ ıa de intercambio). Una econom´ ıa de intercambio E , es una proyeccio ´ n del conjunto de consumidores sobre el espacio de caracter´ ısticas de los agentes, es decir, E :I −→ Υ × IRl i −→ [”i , wi ] El problema al que se enfrentan los agentes de una econom´ ıa es co ´ mo redistribuir los recursos iniciales w = (w1 , . . . , wm ) de la mejor forma posible. Suponemos pues que no hay ninguna actividad productiva en esta econom´ ıa pero la naturaleza dota de unos ciertos recursos iniciales como “mana ´ ca´ ıdo del cielo”. La decisio ´ n de los consumidores es pues o bien consumir sus dotaciones iniciales, o bien involucrarse en un proceso de intercambio de sus recursos iniciales para disen ˜ ar una cesta de consumo mejor. Este intercambio puede concebirse bajo dos perspectivas diferentes. Por una parte podemos imaginar una econom´ ıa de trueque en la que un mecanismo de negociacio ´ n determina el resultado final del intercambio. Hablaremos en este contexto de asignaciones en el nu ´ cleo de la econom´ ıa. Por otra parte, podemos imaginar un subastador anunciando precios y un mecanismo de mercado para determinar las cestas finales de consumo. En este escenario hablaremos de equilibrio walrasiano. Definicio ´ n 4.2 (Asignacio ´ n de recursos). Una asignacio ´ n para una econom´ ıa E es una funcio ´n f :I −→ IRl i −→ xi Definicio ´ n 4.3 (Asignacio ´ n factible). Una asignacio ´ n factible para una econom´ ıa E es una asignacio ´ n f para E que satisface . xi =
i∈I i∈I

. wi .

Definicio ´ n 4.4 (Asignacio ´ n eficiente). Una asignacio ´ n factible para una econom´ ıa E es eficiente (Pareto-o ´ ptima) si no hay una asignacio ´ n factible alternativa que permite mejorar a cada agente sin que otro agente empeore. Formalmente, una asignacio ´n ˜ x1 , . . . , ˜ )

116 es eficiente si satisface . . (i ) xi = wi
i∈I i∈I

4.2 Econom´ ıas de intercambio puro

(ii) ∃ x ˆi t.q.

.
i∈I

ˆi = x

.
i∈I

wi

y ˆ xi , ∀i ∈ I. xi > ˜

Notemos que el criterio de eficiencia paretiana no contiene elementos distributivos. As´ ı, por ejemplo, una asignacio ´ n que otorgue todos los bienes a un consumidor y nada a los dema ´ s es eficiente aunque puede resultar poco satisfactoria bajo otros criterios (equidad, justicia distributiva, etc). Para evitar este tipo de asignaciones eficientes, a menudo limitamos el conjunto de asignaciones eficientes a aquellas que satisfacen una propiedad de “racionalidad individual”. Definicio ´ n 4.5 (Racionalidad individual). Una asignacio ´ n xi ∈ IRl , satisface la propiedad de racionalidad individual si xi ”i wi

∀i ∈ I.

Esta propiedad contiene un supuesto impl´ ıcito consistente en la propiedad por parte de los agentes de sus recursos iniciales. Definicio ´ n 4.6 (Coalicio ´ n). Una coalicio ´ n S es un subconjunto de I . El conjunto de todas las coaliciones lo denotamos como Θ. Definicio ´ n 4.7 (Mejor asignacio ´ n para una coalicio ´ n). Una coalicio ´n S ∈ Θ puede mejorar sobre una asignacio ´ n (bloquear) x para una econom´ ıa E , si existe una asignacio ´ n alternativa y para E tal que, (i)yi >i xi , ∀i ∈ S y . . (ii) yi = wi .
i∈S i∈S

Definicio ´ n 4.8 (Nu ´ cleo de la econom´ ıa). El nu ´ cleo de una econom´ ıa E, C (E ), es el conjunto de las asignaciones factibles para E sobre las que ninguna coalicio ´ n S ∈ Θ puede mejorar. Sen ˜ alemos que una coalicio ´ n so ´ lo puede evitar (bloquear) asignaciones sobre las que sus miembros pueden mejorar, pero no impone externalidades sobre los otros agentes de la econom´ ıa que no pertenecen a la coalicio ´ n. Un ana ´ lisis detallado del nu ´ cleo y de sus propiedades se encuentra en Hildenbrand y Kirman (1986, cap. 3).

definiremos el concepto de equilibrio y estudiaremos sus propiedades. 2. x2 ) = ((x11 . (1995. (ii) en mercados donde la tecnolog´ ıa y/o las preferencias no son convexas. k = 1. la justificacio ´ n del concepto de equilibrio general competitivo radica en el supuesto de un nu ´ mero grande de agentes (consumidores y productores) que reconocen su incapacidad para afectar el funcionamiento del mercado y por lo tanto la imposibilidad de comportarse estrate ´ gicamente. Por su parte las dotaciones iniciales del consumidor 2 se describen por las coordenadas cartesianas tomando como origen la esquina superior derecha. En contraste con estas situaciones. tiene para una econom´ ıa dada E algunas ventajas.Teor´ ıa del equilibrio general 5 El nu ´ cleo como concepto de solucio ´ n alternativo al concepto de equilibrio general competitivo (que definiremos a continuacio ´ n). La altura de la caja representa la dotacio ´ n total de bien 2. i = 1. de manera que la dotacio ´ n total de cada bien en la econom´ ıa es w k = w1k + w2k > 0. x12 ). 2 Podemos representar el conjunto de asignaciones factibles gra ´ ficamente mediante una caja de Edgeworth como ilustra la figura 4. El mismo razonamiento describe una asignacio ´ n factible para ambos individuos como un punto x. Cada consumidor posee una dotacio ´ n inicial de bienes wi = (wi1 .1. x22 )) tal que x1k + x2k ≤ w k . Para ilustrar todos estos conceptos y el funcionamiento del modelo de equilibrio general competitivo presentaremos primero una econom´ ıa con dos agentes y dos bienes. En particular permite obtener soluciones interpretables en contextos donde la solucio ´ n competitiva no tiene mucho sentido. Las dotaciones iniciales del consumidor 1 se describen por las coordenadas cartesianas tomando como origen la esquina inferior izquierda. A continuacio ´ n supondremos que en nuestra econom´ ıa de intercambio E hay un nu ´ mero arbitrariamente grande de consumidores. 4. Cap. e ´ stos se comportara ´n estrate ´ gicamente. mientras que la anchura representa la dotacio ´ n total de bien 1. As´ ı pues el estudio de este concepto de solucio ´ n so ´ lo tiene verdadero sentido en econom´ ıas grandes. El vector de dotaciones iniciales w es un punto en este espacio. (x21 . wi2 ). As´ ı por ejemplo. k = 1. Una asignacio ´ n factible es un vector no negativo de consumo x = (x1 . w 1 .2. 2. For1 Esta seccio ´ n se basa fundamentalmente en Mas Colell et al. Ambas dotaciones iniciales son compatibles en un u ´ nico punto porque las dimensiones de la caja representan las dotaciones totales de bienes en la econom´ ıa. (i) en mercados con un nu ´ mero pequen ˜ o de agentes conscientes de su capacidad para manipular el funcionamiento del mercado.1 Una ilustracio ´ n: la econom´ ıa de la caja de Edgeworth Consideremos una econom´ ıa con dos (tipos de) consumidores y dos mercanc´ ıas. (iii) en mercados donde los bienes no son perfectamente divisibles.1 Los dos consumidores consideran los precios como dados. 15B) . w 2 .

la figura 4. dados un sistema de precios p y una renta m1 . La riqueza inicial del individuo viene dada por el valor. Dado un sistema de precios p = (p1 . continuas y fuertemente mono ´ tonas. la caja de Edgeworth es pues el conjunto de asignaciones factibles EB = {x ∈ IR2 : x1k + x2k ≤ w k . k = 1. El resultado de esta decisio ´ n es una funcio ´ n de demanda del consumidor 1 que expresamos como x1 (p. de sus dotaciones iniciales. Esta renta define el conjunto de asignaciones factibles del consumidor. Suponiendo preferencias estrictamente convexas. se muestra en la figura 4.4 tal como estudiamos en el cap´ ıtulo sobre teor´ ıa de la demanda. La figura 4. al sistema de precios dado. e ´ stas esta ´ n representadas por los respectivos mapas de curvas de indiferencia. 2}.3 muestra las preferencias de los consumidores en la caja de Edgeworth. pw1 ).1: La caja de Edgeworth. la renta del consumidor i es pues mi ≡ pwi = p1 wi1 + p2 wi2 . A continuacio ´ n.2 representa los conjuntos presupuestarios de los dos consumidores. Es importante observar que so ´ lo las cestas situadas sobre la recta presupuestaria son factibles para ambos consumidores simulta ´ neamente dado el sistema de precios p. 02 w21 w x w 21 22 x 22 w 2 w 12 x x 12 01 w x 11 11 w 1 Figura 4. Ambos conjuntos tienen la recta presupuestaria en comu ´ n. .118 4. p2 ). Bi (p) = {xi ∈ IR2 : pxi ≤ pwi }. La derivacio ´ n gra ´ fica de la decisio ´n o ´ ptima del consumidor 1. Esta es la recta que pasa por el punto w de las dotaciones iniciales y tiene pendiente −(p1 /p2 ).2 Econom´ ıas de intercambio puro malmente.

Teor´ ıa del equilibrio general 7 0 2 B2 (p) B1 (p) .2: Los conjuntos presupuestarios. . 0 u2 u2 2 u1 u1 0 1 Figura 4. w tg( α )= -p /p 1 2 α 0 1 Figura 4.3: Mapas de indiferencia.

la curva de oferta es tangente a la curva de indiferencia asociada a la cesta de dotaciones iniciales. De forma similar podemos verificar que . de manera que su demanda neta de bien 2 es x12 −w12 .6 representa las demandas de ambos individuos dado un vector de precios arbitrario p. es decir el conjunto de cestas o ´ ptimas para diferentes sistemas de precios.120 4. a los precios p. La figura 4. En resumen. Fije ´ monos que estas demandas son incompatibles. En te ´ rminos del bien 2. Es importante sen ˜ alar que para cualquier sistema de precios la dotacio ´ n inicial del consumidor 1 siempre es factible (puesto que ya la tiene). pw) 1 B1 (p) w 12 . CO1 . de manera que cualquier punto sobre su curva de oferta debe ser al menos tan deseable como su dotacio ´ n inicial.5 muestra la curva de oferta del consumidor 1. Por u ´ ltimo. podemos combinar los procesos de decisio ´ n de ambos consumidores simulta ´ neamente. pero la oferta neta de bien 2 por parte del consumidor 2 no es suficiente para satisfacer la demanda neta del consumidor 1. la figura 4.2 Econom´ ıas de intercambio puro 0 u1 2 x (p. w w p 0 1 11 Figura 4. En otras palabras. Este proceso de decisio ´ n simulta ´ neo consiste en determinar dado un sistema de precios p. Una vez recordado el ana ´ lisis gra ´ fico del proceso de decisio ´ n del consumidor.4: La demanda del consumidor 1. el intercambio que esta ´ n dispuestos a implementar cada uno de los consumidores. Por su parte. Observemos que la recta presupuestaria pivota alrededor del punto de las dotaciones iniciales w conforme var´ ıa el sistema de precios. hay un exceso de demanda de bien 2. el consumidor 2 tiene una dotacio ´n inicial w22 y so ´ lo quiere consumir x22 de manera que su oferta neta de bien 2 es w22 − x22 . el consumidor 1 tiene una dotacio ´n inicial w12 mientras que quiere consumir una cantidad x12 .

Teor´ ıa del equilibrio general 0 u1 u1 CO1 9 2 .8 presenta la caracterizacio ´n completa del equilibrio. De hecho cualquier punto de interseccio ´ n de las curvas de oferta en una asignacio ´ n diferente de w corresponde a un equilibrio porque en ese punto de interseccio ´ n las cestas de . 0 1 w Figura 4. p) = {x∗ ∈ EB : ∀xi ∈ Bi (p). Formalmente. El conjunto de equilibrios walrasianos es pues W (w. Definicio ´ n 4. x∗ ”i xi . i = 1. Un equilibrio walrasiano para la econom´ ıa de la caja de Edge∗ ∗ worth es un sistema de precios p y una asignacio ´ n x = (x∗1. y las curvas de oferta. La nocio ´ n de equilibrio general competitivo nos dice que los consumidores deben poder satisfacer sus demandas y ofertas netas de bienes a los precios que prevalecen en cada mercado. i = 1. La figura 4.7 muestra una situacio ´ n de equilibrio en la que la demanda neta de cada bien coincide con su oferta neta. La figura 4. Muestra las curvas de indiferencia tangentes en la asignacio ´ n x∗ de equilibrio.5: La curva de oferta del consumidor 1. x∗ ”i xi .9. existe un exceso de oferta de bien 1. x∗2) en la caja de Edgeworth tal que ∀xi ∈ Bi (p∗ ). 2.} En el equilibrio x∗ las curvas de oferta CO1 y CO2 se intersectan. 2. las curvas de indiferencia que pasan por las dotaciones iniciales w .

122 4.2 Econom´ ıas de intercambio puro Bien 2 0 2 x 1(p.6: Intercambio incompatible. x* 21 0 x* 2 22 x* u1 x* u2 12 . u2 w w22. pw1 ) w12 .x12 x 2(p. .x22 p Bien 1 0 1 Figura 4.7: Equilibrio walrasiano. pw2 ) u1 . w p* 0 1 x* 11 Figura 4.

u2 0 1 w p* Figura 4. Por lo tanto. Tanto la figura 4.9 muestra un ejemplo de esta situacio ´ n. La caja de Edgeworth resulta tambie ´n u ´ til para estudiar la multiplicidad y la existencia de equilibrio.10 muestra una situacio ´ n de multiplicidad de equilibrios competitivos. Podemos tener tambie ´ n equilibrios en el l´ ımite de la caja de Edgeworth. Supongamos un sistema . Finalmente. El consumidor 2 tiene toda la dotacio ´ n de bien 1 y so ´ lo quiere consumir bien 1. un sistema de precios αp∗ . Ello quiere decir que si p es un equilibrio walrasiano. El ana ´ lisis realizado hasta ahora ha servido para identificar un equilibrio walrasiano. consumo correspondientes para cada consumidor son o ´ ptimas dado que la recta ∗ presupuestaria pasa por w y es un plano tangente en x . Recordemos que las funciones de demanda de los consumidores son homoge ´∗ neas de grado cero en precios. las demandas netas de ambos consumidores son compatibles. de manera que cada sistema de precios al que ocurre una interseccio ´ n es un equilibrio walrasiano.Teor´ ıa del equilibrio general CO1 11 0 2 x* CO2 u1 .8: Caracterizacio ´ n del equilibrio walrasiano. las preferencias de los consumidores son tales que las curvas de oferta se cruzan varias veces. A los precios p∗ .8 muestran un equilibrio walrasiano en el interior de la caja de Edgeworth. en equilibrio so ´ lo los precios relativos p1 /p2 quedan determinados. El consumidor 1 tiene toda la dotacio ´ n de bien 2 y su mapa de indiferencia muestra curvas con pendiente infinita en w . la figura 4. α > 0 tambie ´ n es equilibrio. En e ´ sta la dotacio ´ n inicial de recursos se encuentra en el l´ ımite de la caja de Edgeworth.11 muestra una primera situacio ´ n de no existencia de equilibrio. La figura 4. En este ejemplo. La figura 4.7 como la figura 4.

w p* Figura 4.124 4. 0 1 w Figura 4. . CO1 0 2 CO2 .2 Econom´ ıas de intercambio puro 0 2 x* u1 u2 0 1 .9: Un equilibrio en el l´ ımite de la caja de Edgeworth.10: Multiplicidad de equilibrios walrasianos.

El problema que provoca la no existencia de equilibrio en este ejemplo es la no monotonicidad fuerte de las preferencias del consumidor 2. la demanda de bien 2 por parte del consumidor 1 es infinita.10. Ana ´ lisis de Bienestar Presentamos a continuacio ´ n el ana ´ lisis normativo del modelo de equilibrio general competitivo de intercambio puro estudiando sus propiedades de bienestar. La no convexidad de las preferencias tambie ´ n puede provocar la no existencia de equilibrio.12 ilustra el argumento. Si por el contrario. Bien 2 0 w 2 u1 u2 0 1 Bien 1 Figura 4. Decimos que una asignacio ´ n x en la caja de Edgeworth es o ´ ptima de Pareto si no existe otra asignacio ´ n alternativa ˜ x factible tal que ˜ xi ” i x i para ´ n i. de manera que su curva de oferta es discontinua y la u ´ nica interseccio ´ n con la curva de oferta del consumidor 2 ocurre en w . El consumidor 1 tiene preferencia no convexas.11: No existencia de equilibrio walrasiano (1). i = 1. 2 y xi >i xi para algu . El concepto que utilizamos es el de optimalidad de Pareto. Definicio ´ n 4.Teor´ ıa del equilibrio general 13 de precios arbitrario p tal que p2 /p1 > 0. El consumidor 1 por su parte desea comprar bien 2 puesto que la recta de precios no es tangente en w1 a la curva de indiferencia (cuya pendiente en ese punto es infinita). La figura 4. nuestro sistema de precios arbitrario es tal que p2 /p1 = 0. La demanda o ´ ptima del consumidor 2 es consumir precisamente su dotacio ´ n inicial w2 .

13(a) presenta un ejemplo de asignacio ´ n x que no es o ´ ptima de Pareto. definir el conjunto de asignaciones o ´ ptimas de Pareto como P O = {x ∈ E B : ∃ ˜ ˜i >i x i }. esta ´ caracterizada por la tangencia de las dos curvas de indiferencia que pasan por x. x ∈ EB . la interseccio ´ n de los respectivos conjuntos de planes de consumo no peores que xi . y ∃i x El conjunto de todas las asignaciones o ´ ptimas de Pareto se denomina conjunto de Pareto. En tal situacio ´ n la tangencia entre las curvas de indiferencia puede no aparecer. El subconjunto de asignaciones o ´ ptimas de Pareto que se encuentran entre las dos curvas de indiferencia que pasan por la dotacio ´ n inicial de bienes w se denomina curva de contrato. En el panel (b) la asignacio ´ n x es la u ´ nica de la interseccio ´ n de los respectivos conjuntos de planes de consumo no peores que xi . la curva de contrato son aquellas asignaciones o ´ ptimas de Pareto con las que ambos consumidores obtienen por lo menos el mismo nivel de satisfaccio ´ n que con sus dotaciones ini- . Las asignaciones en los paneles (b) y (c) de la figura 4. Podemos pues. ∀i ˜ xi ” i x i. La figura 4. Sen ˜ alemos que cuando una asignacio ´n o ´ ptima de Pareto se encuentra en el interior de la caja de Edgeworth. es una asignacio ´n factible que mejora la satisfaccio ´ n de ambos consumidores simulta ´ neamente.126 CO1 4.13 son o ´ ptimas de Pareto.12: No existencia de equilibrio walrasiano (2).2 Econom´ ıas de intercambio puro 0 2 CO2 u1 . El panel (c) muestra una asignacio ´n o ´ ptima de Pareto situada en el l´ ımite de la caja de Edgeworth. w u2 0 1 Figura 4.14 presenta un ejemplo de conjunto de Pareto y de la curva de contrato asociada. Cualquier asignacio ´ n dentro del a ´ rea coloreada. La figura 4. En otras palabras.

13: Optimalidad de Pareto.Teor´ ıa del equilibrio general 15 02 u1 u2 u2 u1 x 02 x 01 (a) 01 02 u2 x u1 (b) 01 (c) Figura 4. .

estas asignaciones son candidatas a ser la solucio ´ n de un proceso de negociacio ´ n entre los consumidores. es decir a formar parte del nu ´ cleo de la econom´ ıa. Teorema 4. Formalmente.1 (Primer teorema del bienestar). 0 2 . dado que en una asignacio ´ n de equilibrio cada consumidor debe obtener por lo menos el nivel de utilidad que le proporciona su dotacio ´ n inicial. 2}. Por lo tanto en una asignacio ´ n como esta no podemos encontrar otra asignacio ´ n factible que permita mejorar a ambos consumidores simulta ´ neamente. necesariamente tal asignacio ´ n debe encontrarse en la curva de contrato. As´ ı pues.128 4. Tambie ´ n. 0 1 w Figura 4. como veremos ma ´ s adelante. la curva de contrato es el conjunto de asignaciones de equilibrio PC = {x ∈ P O : xi Çi wi . Este es el conjunto de asignaciones candidatas a aparecer como resultado del intercambio entre ambos consumidores. La definicio ´ n de equilibrio walrasiano identifica asignaciones sobre la recta presupuestaria para las que dos curvas de indiferencia son tangentes.14: El conjunto de Pareto y la curva de contrato. . i = 1. cualquier asignacio ´ n de equilibrio de Walras necesariamente es una asignacio ´n o ´ ptima de Pareto.2 Econom´ ıas de intercambio puro ciales. Adema ´ s. Las asignaciones de equilibrio walrasiano son o ´ ptimas de Pareto. Que ´ relacio ´ n podemos determinar entre las asignaciones de equilibrio walrasiano y las asignaciones o ´ ptimas de Pareto? La respuesta a esta pregunta se concreta en los denominados teoremas fundamentales del bienestar.

15(b). cualquier asignacio ´n o ´ ptima de Pareto puede soportarse como equilibrio walrasiano con las adecuadas transferencias entre los consumidores. Finalmente. w w (a) (b) Figura 4. 02 p* x* p* 02 . el panel (b) considera una transferencia de dotaciones iniciales.15 ilustra el contenido del teorema considerando dos tipos de transferencias entre ambos consumidores. A partir de esta nueva dotacio ´ n inicial y dado el sistema de precios p∗ . ilustrada en la figura 4. El panel (a) considera una transferencia de riqueza a trave ´ s de impuestos.. La figura 4.15(a). una parte de la dotacio ´ n de bien 1 del consumidor 1 al consumidor 2 de manera que la nueva dotacio ´ n inicial de recursos es w ˜. el capital humano.g. es transferir a trave ´ s de impuestos (de tipo lump-sum) riqueza entre ambos consumidores.15: El segundo teorema del bienestar. tambie ´ n podr´ ıamos implementar una transferencia de bienes desde w directamente a x∗ con lo que obtendr´ ıamos la asignacio ´ n deseada sin intercambio entre los consumidores. . continuas y fuertemente mono ´ tonas. Supongamos tambie ´ n que por razones distributivas. socialmente es deseable alcanzar la asignacio ´n o ´ ptima de Pareto x∗ . Alternativamente. Una posibilidad. x* w ~ w 01 01 .Teor´ ıa del equilibrio general 17 Teorema 4. la asignacio ´n ∗ o ´ ptima x vac´ ıa los mercados y puede implementarse como equilibrio walrasiano.2 (Segundo teorema del bienestar). As´ ı pues dado el sistema de precios p∗ . Cuando las preferencias de ambos consumidores son convexas. Ello desplaza la recta presupuestaria paralelamente de manera que corte al conjunto de Pareto en x∗ . ıa la asignacio ´ n x∗ emerge como equilibrio walrasiano. . Supongamos una situacio ´ n inicial con una dotacio ´ n inicial de bienes w . El mismo resultado podr´ obtenerse transfiriendo bien 2 del consumidor 1 al consumidor 2 de manera que la nueva dotacio ´ n inicial ser´ ıa w . como muestra la figura 4. tal asignacio ´ n x∗ puede alcanzarse transfiriendo. El problema con este tipo de razonamiento es que no siempre es fa ´ cil transferir dotaciones iniciales especialmente cuando entre e ´ stas consideramos e. por ejemplo.

para simplificar la notacio ´ n la funcio ´ n de exceso de demanda del bien k para el consumidor i como eik (p) = xik (p) − wik . Lema 4. p1 z1 (p) + p2 z2 (p) = 0 Demostracio ´ n. dado un sistema de precios arbitrario. i = j . Podemos finalmente definir la funcio ´ n de exceso de demanda agregada del bien k como zk (p) = e1k (p) + e2k (p). j = 1. (x12 (p) − w12 ) + (x22 (p) − w22 ) = 0. Cualquier cesta de consumo. k = 1. es decir ∀p. Definamos ahora. xi2 (p). i. en el mercado l tambie ´ n se verifica la igualdad entre oferta y demanda. Corolario 4.2 Econom´ ıas de intercambio puro Supongamos que las demandas del consumidor i. de manera que la suma de demandas netas de cada bien ha de ser nula. 2. e11 (p) + e21 (p) = 0. i = 1.130 Ana ´ lisis formal del intercambio 4. Una propiedad de estas funciones agregadas de exceso de demanda es la denominada Ley de Walras que dice que la suma del valor de las funciones de exceso de demanda agregada es ide ´ nticamente igual a cero. ha de ser factible. lo que nos permite definir el equilibrio walrasiano como un vector de precios p∗ tal que zk (p∗) = 0. Reescribiendo estas expresiones en te ´ rminos de las demandas netas obtenemos (x11 (p) − w11 ) + (x21 (p) − w21 ) = 0. . la decisio ´ n de consumo del individuo 2 podemos expresarla como p1 e21 (p) + p2 e22 = 0. 2. p1 x11 (p) + p2 x12 (p) = p1 w11 + p2 w12 lo que podemos expresar como p1 e11 (p) + p2 e12 = 0. ∀p. e12 (p) + e22 (p) = 0.1 (Ley de Walras). Sumando ambas expresiones obtenemos p1 (e11 (p)+e21 (p))+p2 (e12 +e22 (p)) = 0 que es el contenido de la ley de Walras. 2 vienen dadas por xi1 (p). k = 1. Consideremos el consumidor 1. xik (p) + xjk (p) = w k . Si la demanda se iguala a la oferta en cada uno de los l − 1 mercados de la econom´ ıa.1. de manera que podemos reescribir ´ rminos de las funciones de exceso de el anterior sistema de demandas netas en te demanda. Para que estas demandas puedan ser de equilibrio han de satisfacer que para el sistema de precios p. Paralelamente. 2.

ya sea definiendo el sistema de precios en un simplex) completa la caracterizacio ´ n de los precios.1) . es decir x11 + x21 = w11 + w21 x12 + x22 = w12 + w22 . tambie ´ n se debe verificar para el sistema de precios que hace que el exceso de demanda agregada de un bien es cero. de manera que en el equilibrio so ´ lo obtenemos l − 1 precios independientes. La pregunta que nos hacemos ahora es si el intercambio conduce a una asignacio ´n o ´ ptima de Pareto. so ´ lo tenemos l − 1 ecuaciones linealmente independientes. De acuerdo con la ley de Walras. De estas dos igualdades se deduce que z2 (p∗) = 0 ´ n. si x es una asignacio ´ n de equilibrio. es decir ∃˜ x∈ EB tal que ˜ ”i xi . Necesariamente pues.1) como p1 (w11 + w21 ) + p2 (w12 + w22 ) > p1 (w11 + w21 ) + p2 (w12 + w22 ). Este argumento es el contenido del primer teorema del bienestar. tambie As´ ı pues el sistema de l ecuaciones que caracteriza el equilibrio de Walras en una econom´ ıa con l bienes. podemos reescribir (4. Ahora bien. quiere decir que cada consumidor ha escogido la mejor definicio cesta de consumo dentro de su conjunto factible. Una vez obtenido el sistema de precios de equilibrio. derivamos las demandas de equilibrio y caracterizamos el intercambio entre los consumidores.Teor´ ıa del equilibrio general 19 Demostracio ´ n. Consideremos pues una asignacio ´ n x que sea equilibrio walrasiano y supongamos que no es o ´ ptima de Pareto. por la propia ´ n de equilibrio. debe verificarse que z1 (p∗) + z2 (p∗) = 0. Como ˜ es factible. Esto quiere decir que existe una asignacio ´n factible x ˜ preferida para ambos consumidores simulta ´ neamente. si ˜ ”i xi debe implicar que ˜ ƒ∈ Bi (p). Sea pues p∗ el sistema de precios para el que z1 (p∗) = 0. que es una contradiccio ´ n. La normalizacio ´ n del sistema de precios (ya sea definiendo un bien como numerario. (4. Sumando ambas expresiones obtenemos p1 (˜ x11 + x ˜ 21 ) + p2 (x ˜12 + x ˜ 22 ) > p 1 (w11 + w21 ) + p2 (w12 + w22 ). Dado que la ley de Walras se verifica para un sistema arbitrario de precios. es decir p1 x11 + p2 x12 > p1 w11 + p2 w12 p1 x21 + p2 x22 > p1 w21 + p2 w22 .

16 ilustra el caso de preferencias no saciables localmente. Es oportuno recordar ahora que el criterio de la optimalidad de Pareto no contiene ninguna consideracio ´ n normativa sobre la distribucio ´ n de los recursos entre los agentes de la econom´ ıa en equilibrio. Todas las cestas de consumo en u∗ esta ´ n saturadas (mayor cantidad no proporciona ma ´ s satisfaccio ´ n). 1) y un sistema de precios p . La figura 4. 2. Supongamos las preferencias siguientes . sin que empeore la situaci 0 2 ~ x . El teorema exige que las preferencias sean regulares.16: Curvas de indiferencia “anchas”.3 (Primer teorema del bienestar).132 4. ˜ x = (1. 1. Dada una dotacio ´ n inicial W = (0. 1.17 ilustra una situacio ´ n en la que los bienes no son perfectamente divisibles (las preferencias no son convexas). en equilibrio los agentes de la econom´ ıa obtienen todas las posibles ganancias del intercambio. La asignacio ´ n ˆ es una asignacio ´ n de equilibrio competitivo pero no es o ´ ptima de Pareto porque tanto ˜ como x∗ son asignaciones preferidas para el consumidor 1 o ´ n del consumidor 2. 1. Todas las asignaciones de equilibrio walrasiano son o ´ ptimas de Pareto. La figura 4. ˆ x= ∗ (2.2 Econom´ ıas de intercambio puro Teorema 4. Este teorema nos dice que cuando las preferencias son regulares. ^ x x* u* B 0 ^ p 1 Figura 4. 1). 0. que deben satisfacer la no saciabilidad local y la convexidad. En este caso las curvas de indiferencia pueden ser “anchas”. 0). consideremos las asignaciones x∗ = (3. 2. 2). 3. Esto quiere decir.. en particular. Veamos que ´ ocurre cuando se viola alguno de estos supuestos. 4.

La razo ´ n de ello es la no convexidad de las preferencias del consumidor 1. La figura 4.18 podemos efectivamente hacer pasar una recta por la asignacio ´ n x. . Como vemos en el gra ´ fico de la izquierda de la figura 4. Cuando las preferencias de los consumidores son regulares.17: Bienes no divisibles. 0 W 4 2 3 2 1 0 0 ^ x 2 1 0 0 1 . . .19 ilustra una situacio ´ n en la que la asignacio ´n o ´ ptima de Pareto no es implementable como equilibrio walrasiano. En particular. Ahora bien.18 ilustra el caso en el que la respuesta es afirmativa.Teor´ ıa del equilibrio general 21 Consumidor 1 x∗ >1 W >1 ˜ y todas las dema ´ s asignaciones por debajo de la l´ ınea de precios. . . La figura 4. x∗ no es o ´ ptima de Pareto porque ˆ x >1 x∗ y ˆ x ∼2 x∗. la asignacio ´n x . . podemos identificar una asignacio ´n o ´ ptima de Pareto como la tangencia de dos curvas de indiferencia. . Consideremos una asignacio ´n o ´ ptima de Pareto. ~ x p* x* 0 1 2 3 4 Figura 4. Podemos encontrar un sistema de precios que soporte esta asignacio ´ n como equilibrio walrasiano? La respuesta es no siempre. . . La pregunta es pues si podemos dibujar un (hiper)plano tangente a ambas curvas de indiferencia que represente el sistema de precios. x >1 x∗ Consumidor 2 x∗ ”2 x ´ s asignaciones (excepto ˆ por debajo de la l´ ınea x∗ >2 W y todas las dema de precios (respecto a 02 ) En este escenario podemos concluir que x∗ es una asignacio ´ n de equilibrio wal∗ rasiano y p es el sistema de precios que permite implementar x∗ . 1 2 Consideremos a continuacio ´ n la proposicio ´ n inversa. de manera que el sistema de precios p∗ permite implementar x como asignacio ´ n de equilibrio competitivo.

El mecanismo competitivo nos permite implementar la asignacio ´n o ´ ptima de Pareto que deseemos con independencia de criterios distributivos. podemos identificar la asignacio ´ n que genera una distribucio ´ n de recursos “justa” y sabemos que podemos encontrar un sistema de precios que la soporte.134 4.2 El modelo walrasiano de equilibrio general competitivo Una vez introducidos todos los elementos podemos ofrecer la descripcio ´ n completa del modelo competitivo para una econom´ ıa de intercambio. Es decir. Teorema 4. Dado un sistema de precios p. Estos argumentos permiten ilustrar el segundo teorema del bienestar. Esta contiene . x ~ x Figura 4.19: El segundo teorema del bienestar (2).18: El segundo teorema del bienestar (1). Si las preferencias de los agentes son convexas.2 Econom´ ıas de intercambio puro x x p* Figura 4. para cualquier asignacio ´n o ´ ptima de Pareto podemos encontrar un sistema de precios que la soporte como equilibrio competitivo. El segundo teorema del bienestar permite separar los problemas de distribucio ´ n de los problemas de eficiencia. el consumidor 1 prefiere la cesta ˜ a la cesta x mientras que el consumidor 2 prefiere la cesta x a la cesta x ˜. es eficiente en el sentido de Pareto pero no hay ningu ´ n vector de precios que la soporte.2.4 (Segundo teorema del bienestar). 4.

11 (Equilibrio de Walras). (iii) un sistema de precios: p ∈ IRl . p). Si la demanda total se iguala a la oferta total para todos los bienes. . Definicio ´ n 4. (v) un conjunto de demanda: Φi (”i . el sistema de precios permite descentralizar el problema de la asignacio ´ n de recursos. k =1 i∈I i∈I l .3 Equilibrio de Walras Dado un sistema de precios. Un equilibrio de Walras para una ecoDefinicio l l x ∈ IR+ nom´ ıa E es una asignacio ´n ˜ . xi ∈ Φi (”i . Una asignacio ´ n ˜ para una econom´ ıa E para la que existe un sistema de precios p tal que ( ˜ p) es un equilibrio de Walras. se denomina un sistema de precios de equilibrio. ∀i ∈ I . ∀i ∈ I. .Teor´ ıa del equilibrio general los siguientes elementos: (i) el espacio de mercanc´ ıas: IRl . wi . • una dotacio ´ n inicial de recursos: wi ∈ IRl . los agentes demandan la mejor cesta de consumo dentro de sus conjuntos presupuestarios. ´ n 4. (ii) el conjunto de consumidores I . ∀i ∈ I . wi . wi . • unas preferencias: ”i ∈ Υ.12 (Asignacio ´ n de Walras). Un sistema de precios p para una econom´ ıa E para la que existe una asignacio ´ n ˜ tal que (˜ p) es un equilibrio x x. . x ˜ = i∈I l . se denomina una asignacio ´ n de Walras. 4. El conjunto de asignaciones de Walras lo denotamos como W (E ).13 (Sistema de precios de Walras). p).2. (iv) un conjunto presupuestario: Bi (p. xik = k =1 i∈I wik . El conjunto de estos sistemas de precios lo denotamos como Π(E ). donde i ∈ I esta ´ descrito por 23 • un conjunto de consumo: Xi = X ⊂ IRl . wi ). Formalmente. decimos que la econom´ ıa se encuentra en un equilibrio de Walras. . Definicio ´ n 4. . de Walras. En este equilibrio. y un sistema de precios p ∈ IR+ tal que.

0. Esta normalizacio ´ n puede realizarse fundamentalmente de dos maneras. de manera que el intercambio en esta econom´ ıa se realiza en te ´ rminos de este bien cuyo precio esta ´ normalizado que denominamos el numerario de la econom´ ıa. 1). 0. Formalmente. en la unidad la suma de todos los precios de todas las mercanc´ ıas de l la econom´ ıa. Formalmente. (0. 0) y (0.2. Geome ´ tricamente el simplex unitario es un tria ´ ngulo generalizado en el espacio l − 1-dimensional. La demanda de un consumidor es un vector en el espacio IRl . La figura 4. l l . 1. k =1 pk = 1} Adoptaremos esta normalizacio ´ n en nuestro ana ´ lisis. Para l = 3 es un tria ´ ngulo con ve ´ rtices en (1. pk = 1. Por lo tanto podemos escoger una representacio ´ n del espacio de precios que nos resulte conveniente. 0) al punto (0. y el espacio en el que representamos estos precios se denomina el simplex unitario y lo denotamos como ∆l−1 puesto que esta ´ definido en el espacio de dimensio ´ n l − 1 correspondiente a los l − 1 precios linealmente independientes. cada precio esta relativizado con respecto a la suma de los precios. 0). z (p) = xi (p) − wi i∈ I i∈I . Para cada consumidor i ∈ I definimos su demanda xi (p) en funcio ´ n del sistema de precios l −1 p ∈ ∆ .16 representa ambos casos. Para el caso de l = 2. es decir. el simplex unitario es un segmento desde el punto (1. ∆ l −1 = {p : p ∈ IR . En este caso.136 4.4 Existencia de equilibrio de Walras Impl´ ıcitamente hemos definido una econom´ ıa sin tener en cuenta el dinero ni las instituciones financieras.2 Econom´ ıas de intercambio puro 4. xi : ∆l−1 −→ IRl p −→ xi En esta versio ´ n de la econom´ ıa. z (p) que representa demandas no satisfechas (como coordenadas positivas) y ofertas innecesarias (como coordenadas negativas). Esta representacio ´ n consiste en imponer una normalizacio ´ n de los precios. Podemos fijar el precio de una mercanc´ ıa k en la unidad. 1). Agregando las funciones individlas dotaciones iniciales wi ∈ IR uales de demanda y de oferta obtenemos la funcio ´ n de exceso de demanda. z : ∆l−1 −→ IRl . . Alternativamente podemos fijar. la oferta individual de bienes esta ´ descrita por l de bienes. La consecuencia inmediata de esto es que la u ´ nica informacio ´ n relevante son los precios relativos y no sus valores absolutos. pk = 1.

Teor´ ıa del equilibrio general p 1

25

p

1

1

1 1 p
3

0

1

p

p 1

2

2

Figura 4.20: El simplex unitario en IR2 y en IR3 . es decir, z (p) = (z1 (p), z2 (p), . . . , zl (p)) ∈ IRl donde zk (p) representa el exceso de demanda del bien k a los precios p. Estudiamos a continuacio ´ n las propiedades de la funcio ´ n de exceso de demanda agregada. Estas son tres: Proposicio ´ n 4.1. Si para cada consumidor i ∈ I , la funcio ´ n de utilidad ui es continua, estrictamente creciente y estrictamente cuasico ´ ncava en IRl , entonces para cualquier sistema de precios estrictamente positivos, la funcio ´ n de exceso de demanda agregada satisface, 1. Continuidad. z(p) es una funcio ´ n continua (y por lo tanto la RMS es decreciente). 2. Homogeneidad de grado cero.

∀p ∈ ∆l−1 , λ > 0, z (λp) = z(p).
3. Ley de Walras

∀p ∈ ∆

l −1

l .

, pz (p) =
k =1

pk zk (p) = 0.

Demostracio ´ n. La continuidad se deriva de la continuidad de las funciones de exceso de demanda individuales. La homogeneidad de grado cero se deriva de la homogeneidad de grado cero en precios de las funciones de exceso de demanda individuales.

138

4.2 Econom´ ıas de intercambio puro

La ley de Walras nos dice que el valor del exceso agregado de demanda siempre es cero para cualquier sistema de precios positivos. La ley de Walras se verifica porque cuando las funciones de utilidad de los consumidores son estrictamente crecientes, la restriccio ´ n presupuestaria de cada consumidor se satisface con igualdad. (Veremos que debemos ser ma ´ s cuidadosos en la formulacio ´ n de la ley de Walras en las econom´ ıas con produccio ´ n). En este caso pues, podemos escribir la restriccio ´ n presupuestaria del individuo i como
m . k =1

. . pk xik (p, pwi ) − wik = 0.

Sumando sobre el conjunto de consumidores obtenemos,
m .. i∈I k =1

. . pk xik (p, pwi ) − wik = 0.

Dado que la suma es conmutativa, podemos reescribir la expresio ´ n anterior como,
m . . k =1 i∈I

. . pk xik (p, pwi ) − wik = 0.

A su vez, dado que pk no esta ´ afectado por la suma sobre el conjunto de consumidores, podemos escribir, . . m . . . pk xik (p, pwi ) − wik = 0.
k =1 i∈I i∈I

La expresio ´ n entre pare ´ ntesis es precisamente la definicio ´ n del exceso de demanda agregado del bien k , de manera que podemos escribir,
m .

pk zk (p) = 0.
k =1

Concluimos pues que dado un sistema de precios p, cualquier exceso de demanda en el sistema de mercados debe compensarse exactamente con un exceso de oferta de igual valor. A su vez, si para un sistema de precios l − 1 merca´ n en equilibrio, la ley de Walras asegura que el l -e ´ simo mercado tambie ´n dos esta estara ´ en equilibrio. Como hemos comentado en el caso de dos bienes y dos consumidores, el sistema de l ecuaciones que caracteriza el equilibrio de Walras en una econom´ ıa con l bienes, so ´ lo tenemos l − 1 ecuaciones linealmente independientes, de manera que en el equilibrio so ´ lo obtenemos l − 1 precios independientes. ´ n del sistema de precios completa la caracterizacio ´ n del equilibLa normalizacio rio.

Teor´ ıa del equilibrio general

27

Ahora podemos redefinir el equilibrio de Walras a partir de la funcio ´ n de exceso de demanda. ´ n 4.14 (Equilibrio de Walras). Decimos que un vector p∗ ∈ ∆l−1 es un Definicio vector de precios de equilibrio si z (p∗ ) ≤ 0, con p∗ = 0 para aquellos bienes k tales que zk (p∗ ) < 0. En otras palabras, p∗ es un vector de precios de equilibrio si oferta y demanda se igualan en todos los mercados (con posible exceso de oferta de bienes libres). Cuando en una econom´ ıa existen bienes de libre disposicio ´ n (el agua de la lluvia, el aire, el acceso al mar para navegar, ...) seguramente no tiene sentido hablar de la propiedad de estos bienes. Esto plantea una indefinicio ´ n sobre la diferencia entre un precio igual a cero o la ausencia de ese precio. Esta es una cuestio ´ n ma ´ s alla ´ del objetivo de estas notas, de manera que cuando la cuestio ´n surja, supondremos que los bienes libres que puedan existir en la econom´ ıa se obtienen a precio cero y se (pueden encontrar) encuentran en exceso de oferta. Teorema 4.5 (Existencia de equilibrio de Walras). Supongamos z : ∆l−1 → IRl es continua y satisface pz(p) = 0. entonces, existe un vector de precios p∗ ∈ ∆l−1 tal que z (p∗ ) = 0, es decir p∗ es un equilibrio (en el sentido de la definicio ´ n anterior). Demostracio ´ n. Las condiciones del teorema esta ´ n garantizadas a partir de la proposicio ´ n 4.1. Imaginemos que un “subastador” anuncia precios. Tras cada anuncio, p ∈ ∆l−1 , el mercado reacciona con un vector de exceso de demanda z (p). Este vector de demandas netas nos dira ´ que algunos bienes se encuentran en exceso de oferta y otros en exceso de demanda. Con esta informacio ´ n el subastador confecciona un nuevo vector de precios aumentando el precio de aquellos bienes en exceso de demanda y rebajando el precio de los bienes en exceso de oferta. Tras este nuevo anuncio pt ∈ ∆l−1 , el mercado vuelve a reaccionar con un nuevo vector de exceso de demanda z (pt ), y as´ ı sucesivamente. Este mecanismo de ajuste de precios en el simplex lo podemos formalizar con una funcio ´ n T : ∆l−1 −→ ∆l−1 donde T (p) = T1 (p), T2 (p), . . . , Tl (p)) y Tk (p) representa el proceso de ajuste del precio del bien k. Este proceso de ajuste esta descrito por Tk (p) = max[0, pk + zk (p)] . . 1 + lh=1 max[0, zh (p)]

Por lo tanto, el numerador garantiza que Tk (p) ≥ 0 ya que el denominador . no puede ser cero. Tambie ´ n k Tk (p) = 1 lo que garantiza que T (p) es una proyeccio ´ n del simplex en si mismo.

140

4.2 Econom´ ıas de intercambio puro

. Para verificar k Tk (p) = 1 consideremos el siguiente cambio de variable: zk (p) ≡ max{0, zk (p)}. Entonces, Tk (p) = Sumando sobre las k mercanc´ ıas,
l . k =1

pk + zk (p) . .l 1 + h=1 z ˜h (p)

Tk (p) =

˜k (p) pk + z .l 1 + h=1 z ˜h (p) k =1 . .l . ˜k (p) k =1 pk + z = .l 1 + h=1 z ˜h (p) .l .l p + k=1 ˜ zk (p) = k=1 k .l 1 + h=1 z ˜h (p) .l 1 + k=1 z ˜ k (p) = = 1. .l 1 + h=1 z ˜h (p)

l .

Notemos que la funcio ´ n Tk (p) hace aumentar el precio del bien k cuando se encuentra en situacio ´ n de exceso de demanda y lo hacen disminuir en caso de exceso de oferta. La expresio ´ n de T en forma de fraccio ´ n nos dice que despue ´s de cada ajuste del precio del bien k , todos los precios se reajustan proporcionalmente para mantenerse dentro del simplex ∆l−1 . La ley de Walras asegura que el denominador de la fraccio ´ n nunca es cero. Para que el denominador fuera cero o negativo todos los bienes deber´ ıan encontrarse en situacio ´ n de exceso de oferta simulta ´ neamente, lo que es contradictorio con la ley de Walras. Dado que z (p) es continua, T (p) es tambie ´ n una funcio ´ n continua que proyecta el simplex sobre si mismo. Aplicando el teorema de punto fijo de Brower, podemos afirmar que existe un sistema de precios p∗ ∈ ∆l−1 tal que T (p∗ ) = p∗ . Esto representa que el mecanismo de ajuste de precios deja los precios inalterados, o de forma ma ´ s prosaica, el subastador detiene el proceso de ajuste. Por u ´ ltimo debemos demostrar que que la decisio ´ n del subastador de detener ∗ el proceso de ajuste de precios en p es la decisio ´ n adecuada porque p∗ representa un sistema de precios de equilibrio para la econom´ ıa. En otras palabras, tenemos ∗ que demostrar que a los precios p todos los mercados se vac´ ıan (excepto quiza ´s los bienes libres que pueden presentar exceso de oferta). La situacio ´ n T (p∗ ) = p∗ quiere decir que Tk (p∗ ) = p∗ , y por lo tanto,
k

=

max[0, p∗ + zk (p∗ )] , . 1 + lh=1 max[0, zh (p∗ )]

k = 1, 2, . . . , l.

0 k Caso 1 pk + zk (p ) ∗ ∗ = p ∗ > 0.2) Dado que λ es igual para todos los bienes k. zk (p∗ )]. zh (p∗ )] Caso 1: En este caso p∗ = 0 = max[0. (zh (p∗ ))2 . ∗ )] max[0 . Estos son.3) ∗ p∗ k zk (p ) = 0. . 1+ 1 > 0. Por lo tanto.Teor´ ıa del equilibrio general 29 El numerador de esta expresio ´ n nos dice que la ecuacio ´ n se satisface en dos escenarios diferentes. multiplicando por zh (p∗ ). Este es el caso de los bienes libres que en equilibrio pueden vaciar el mercado o presentar exceso de oferta. (1 − λ)p∗ zh (p∗ ) = λ(zh (p∗ ))2 . z ( p h h=1 (4. zk (p∗ ) ≤ 0. k =1 . y sumando sobre los h bienes del caso 2 (1 − λ) La ley de Walras nos dice l . la expresio ´ n anterior se satis∗ face para todos los bienes h tales que p > 0. Caso 2 1+ .l h=1 max[0.2) podemos escribir (1 − λ)p∗ = λzh (p∗ ). h p∗ zh (p∗ ) = λ . h (4. Caso 2: Simplifiquemos la notacio ´ n definiendo λ≡ de manera que ∗ ∗ Tk (p∗ ) = p∗ k = λ(p k + zk (p )) > 0. Agrupando te ´ rminos en (4.

2 Econom´ ıas de intercambio puro de manera que podemos expresarla como l . (1 − λ) p∗ zh (p∗ ) = λ (zh (p∗ ))2 = 0. Consideremos una econom´ ıa de intercambio en la que la funcio ´ n de utilidad de cada consumidor. de manera que p∗ es un equilibrio. todas las asignaciones walrasianas se encuentran en el nu ´ cleo. Esta demostracio ´ n permite ver la interaccio ´ n entre los elementos econo ´ micos y matema ´ ticos que confluyen en la existencia del equilibrio general competitivo. Proposicio ´ n 4. el nu ´ cleo y el equilibrio walrasiano. Pero la expresio ´ n de la derecha so ´ lo puede ser cero si zh (p∗ ) = 0 para los bienes h que se encuentran en el caso 2. .3) podemos escribir . es decir W (E ) ⊂ C (E ). k ∈Caso 2 ∗ p∗ k zk (p ) = 0. Entonces. ∗ p∗ k zk (p ) = 0. Veamos pues la relacio ´n entre ellos.3) es igual a cero. k ∈Caso 1 p k zk (p ) + k ∈Caso 2 ∗ ∗ l . Aplicando esta expresio ´ n de la ley de Walras en (4.142 4. Estos elementos son el teorema de punto fijo de Brower. el teorema de punto fijo asegura la existencia de equilibrio.2. ui .5 El nu ´ cleo y el equilibrio walrasiano Hemos definido dos conceptos de equilibrio en el marco del modelo de equilibrio general competitivo.2. de manera que la ley de Walras se reduce a l . h h As´ ı pues. es continua y estrictamente creciente en IRl . a partir de la ley de Walras. Para los bienes que se encuentran en el caso 1 ya sabemos que p∗ zk (p∗ ) = 0. la ley de Walras y la continuidad de las funciones de exceso de demanda. Si la econom´ ıa satisface la continuidad y la ley de Walras. obtenemos que la expresio ´ n de la izquierda de (4. 4. .

En este contexto el objetivo es poder demostrar que como ma ´ s grande es la econom´ ıa. ma ´ s pequen ˜ a es la “distancia” entre la solucio ´ n competitiva y el nu ´ cleo de la econom´ ıa. Una vez tenemos esta econom´ ıa grande. la asignacio ´ n x(p∗ ) es una asignacio ´ n de equi∗ librio de Walras. yi = wi . podemos mirar las condiciones que nos permiten asegurar que una asignacio ´ n en el nu ´ cleo puede implementarse descentralizadamente mediante un vector de precios de equilibrio. aunque muy elegante. Definiremos pues en primer lugar la distancia entre el conjunto de soluciones walrasianas. i∈S yi >i xi ∀i ∈ S . Una econom´ ıa de este tipo captura la idea de la competencia perfecta. de manera que . W (E ) y el conjunto de asignaciones en el nu ´ cleo de la econom´ ıa. Con esta econom´ ıa ideal podremos demostrar que W (E ) = C (E ). Para obtener un resultado con la implicacio ´ n contraria (y por lo tanto un teorema de equivalencia) necesitamos ser muy precisos en la forma de obtener una econom´ ıa grande a partir de una econom´ ıa pequen ˜ a en la que hemos identificado una asignacio ´ n que se encuentra en su nu ´ cleo. Ello quiere decir que podemos encontrar una coalicio ´ n S ∈ Θ y una asignacio ´ n alternativa y para S tal que . Es decir. Hay dos maneras de obtener una econom´ ıa grande a partir de una econom´ ıa pequen ˜ a.5) Dado que x(p∗ ) es una asignacio ´ n de Walras. As´ ı lo que en la econom´ ıa pequen ˜ a son los consumidores i ∈ I . ∗ . Procederemos por contradiccio ´ n. asociado a x(p∗ ) debe verificarse que p∗ yi > p∗ wi para todo i ∈ S . Este consiste en replicar la econom´ ıa un nu ´ mero grande de veces. p∗ zi (p∗ ) > 0. p∗ yi = p yi > p wi = p ∗ wi i∈S i∈S i∈S i∈S lo que es contradictorio con (4. Supongamos tambie ´ n que x(p ) ƒ∈ C (E ). en la econom´ ıa grande pasan a ser los “tipos de consumidores” i ∈ I .4) implica que para el vector ∗ de precios de equilibrio p . Una primera posibilidad se conoce como la versio ´ n del “teorema l´ ımite”. Adoptaremos la primera forma de multiplicar una econom´ ıa. donde de cada tipo de consumidor hay tantos ´ plicas hemos hecho de la econom´ como re ıa. .4) (4. i∈S (4. no deja de ser un caso especial si no demostramos que la distancia entre W (E ) y C (E ) disminuye conforme la econom´ ıa se hace ma ´ s y ma ´ s grande.5). La segunda posibilidad consiste en considerar directamente el caso de una econom´ ıa ideal en la que hay un continuo de agentes. Supongamos pues que dado un vector de precios de equilibrio p∗ .Teor´ ıa del equilibrio general 31 Demostracio ´ n. . (4. ∗ . Este resultado.

Si W (E ) contuviera un u ´ nico elemento. ≤ δ ∀i ∈ I. As´ ı. . . . 2. i ∈ I . . para una asignacio ´ n x ∈ C (E ). r } −→ Υ × IRl donde en la k -e ´ sima re ´ plica las dotaciones iniciales y las preferencias de cada agente (i. r.q. . .15 (Distancia entre C (E ) y W (E )). ∃˜ Por lo tanto si δ (ε) es pequen ˜ o. 2. 2. en la k-e ´ sima re ´ plica le corresponde i = xi i ∈ I . . 2. r } −→ IRl donde. .k =”i . . El resultado que queremos obtener es que . Cada “copia” del agente i ∈ I tiene las mismas preferencias y dotaciones iniciales que ten´ ıa el agente i en la econom´ ıa original E . una econom´ ıa E : I −→ Υ × IRl la replicamos r veces E r : I × {1. . Definicio ´ n 4.2 Econom´ ıas de intercambio puro C (E ). para un agente i ∈ I . definimos el resultado de replicarla r veces como. i = wi y ”i. . cualquier asignacio Consideremos pues una econom´ ıa E y replique ´ mosla r veces para obtener una r econom´ ıa E como la original en la que cada consumidor i aparece r veces. Sea δ (ε) el nu ´ mero ma ´ s pequen ˜ o δ que satisface la propiedad siguiente . . ∀x ∈ C (E ). k ) son. k = 1. . r.xi − x ˜i . como antes. Tambie ´ n queremos replicar r veces las asignaciones de la econom´ ıa E y en particular. k = 1. Formalmente. Sin embargo. Con este instrumental ya podemos abordar la conexio ´ n entre asignaciones en el nu ´ cleo y asignaciones walrasianas. definir´ ıamos la distancia δ como el nu ´ mero ma ´ s pequen ˜ o tal que todas las asignaciones en el nu ´ cleo estuviesen a una distancia inferior a δ de W (E ). x ∈ W (E ) t.144 4. . i ∈ I . xr : I × {1. As´ ı pues diremos que C (E ) se encuentra a una distancia δ de W (E ) si para cada asignacio ´ n en el nu ´ cleo hay una asignacio ´ n en W (E ) a una distancia no superior a δ. en general hemos de considerar una asignacio ´ n en el nu ´ cleo y verificar si hay una asignacio ´ n walrasiana cerca. . . Formalmente. . desde el punto de vista de cada consumidor ´ n en el nu ´ cleo es una asignacio ´ n competitiva. las asignaciones que se encuentran en el nu ´ cleo. .

Sea E : I −→ Υ × IRl una econom´ ıa en la que los consumidores tienen preferencias mono ´ tonas y estrictamente convexas. el nu ´ cleo de la econom´ ıa as´ ı obtenida no es mucho mayor que el conjunto de asignaciones competitivas. . j. La diferencia entre el conjunto de asignaciones competitivas i el nu ´ cleo tiende a cero conforme el nu ´ mero de re ´ plicas tiende a infinito. Estas afirmaciones pueden demostrarse. de acuerdo con la proposicio ´ n 4.2 se encontrara ´ en el nu ´ cleo. k = {1. Proposicio ´ n 4. Nos dice que si replicamos la econom´ ıa suficientes veces. Naturalmente.3. Demostracio ´ n. . . que en una asignacio ´ n que se encuentra en el nu ´ cleo de una econom´ ıa replicada r veces. Este resultado es muy importante. ıa en la que los consumidores Teorema 4. es decir. es decir limr →∞ δ (E r ) = 0. . todos los consumidores de un mismo tipo obtienen la misma cesta de consumo. No dice que el nu ´ cleo de la econom´ ıa se reduce conforme hacemos re ´ plicas hasta que queden las asignaciones competitivas. Para demostrar el teorema procederemos en dos etapas. Sea E : I −→ Υ × IRl una econom´ tienen preferencias mono ´ tonas y estrictamente convexas. y sea E r esta econom´ ıa replicada r veces. Este resultado hay que interpretarlo con cuidado. proposicio ´ n 4. consiste en caracterizar las asignaciones walrasianas.Teor´ ıa del equilibrio general 33 una asignacio ´ n es competitiva si y so ´ lo si esa asignacio ´ n replicada r veces se r encuentra en el nu ´ cleo de E para todo r . De momento so ´ lo estamos caracterizando el equilibrio competitivo de la econom´ ıa. la asignacio ´ n que resulta tras replicarla r veces tambie ´ n sera ´ competitiva y por lo tanto. proposicio ´ n 4. r y sea E esta econom´ ıa replicada r veces.4. Tampoco dice que cada asignacio ´ n en el nu ´ cleo de una econom´ ıa grande puede aproximarse de forma descentralizada con un sistema de precios.3 (Tratamiento igual).6. entonces existe un sistema de precios p tal que (x. j xk i = xi ∀i ∈ I. Esto implica que todas las asignaciones en el nu ´ cleo se pueden (aproximadamente) descentralizar con un sistema adecuado de precios. La segunda etapa. Ahora ya podemos enunciar el resultado fundamental que queremos demostrar. Si x ∈ C (E r ) entonces los agentes del mismo tipo obtienen la misma cesta de consumo. es decir en demostrar que solamente las asignaciones que se mantienen en el nu ´ cleo de cada re ´ plica de la econom´ ıa son las asignaciones walrasianas de la econom´ ıa original. el contenido de la primera afirmacio ´ n dice que si independientemente de cuantas veces replicamos la econom´ ıa E no aparece ninguna coalicio ´ n que permita mejorar sobre la re ´ plica de una asignacio ´ n x. En este sentido. Primero demostraremos. p) es un equilibrio competitivo. pero lo haremos ma ´ s adelante. 2. si una asignacio ´ n es competitiva. r } .

lo que es contradictorio con el supuesto x ∈ C (E r ). . . (4. . x i . x n) y supongamos que x ∈ C (E r ) pero no satisface la propiedad de tratamiento igual. . . x1 . dado que los consumidores de tipo 1 no esta ´ n igualmente tratados y que el primer consumidor de tipo 1 es el peor tratado entre los consumidores de tipo 1 podemos afirmar que 1 x1 >1 x . . x 2 . x 2. k. r } . . Adema ´ s ya sabemos. . 1). 1). . podemos encostrar al menos un tipo de consumidor ˜ i ∈ I tal que para j k k = j x˜ = x . . . Podemos demostrar que esta coalicio ´ n S puede conseguir una asignacio ´ n alternativa que mejora sobre la asignacio ´ n inicial x. . x i . . Calculemos ahora la asignacio ´ n media para cada tipo de consumidor. (4. peor tratados. . 2. . es decir.6) que 1 xk 1 > x1 .146 4. uno de cada tipo. k = { 1. . 1)} donde (i. es decir. x i .8) Consideremos ahora una coalicio ´ n S formada por los n consumidores. (2.2 Econom´ ıas de intercambio puro Demostracio ´ n. x n . . r } . . Por lo tanto. es decir x1 + = xj . . . . . . . . . . k x . j = { 1 . x 2 . (n. . 1) denota el primer consumidor de tipo i. mejor tratado que los dema que e ´ ste es el primer consumidor de cada tipo. supongamos. . . podemos afirmar que hay uno que no esta ´ ´ s. a partir de(4. sin pe ´ rdida de generalidad ˜ i i que el tipo de consumidor 1 es el que sufre el trato desigual. . (4. Esta es. . tambie ´ n sin pe ´ rdida dew generalidad. . k 1 xi ”i xi .7) i tambie ´ n. x n . . . 2 . x 1 . . Consideremos una asignacio ´ n en E r 2 r 1 2 r 1 2 r 1 2 r x = (x1 1 . .6) Para daca tipo de consumidor i ∈ I . r k =1 Dado que las preferencias son estrictamente convexas podemos estar seguros que x ˆi ”i x1 i. supongamos. x ˆ = 1. S = {(1.

C (E r ) ⊂ IRlnr . . r . wi = x wi ˆ = n n i=1 i=1 n de manera qua la asignacio ´ n y es factible y permite mejorar a los miembros de la coalicio ´ n S por ellos mismos con respecto a la asignacio ´ n x. Denotemos a este nu ´ cleo reducido como C r ⊂ IRln . r x x x = ˆi = r n i=1 k=1 i n k=1 i i=1 (4.Teor´ ıa del equilibrio general 35 Esta asignacio ´ n alternativa consiste en otorgar a cada miembro de la coalicio ´n el consumo medio de su tipo. x ˆn ) A partir de (4. k = h. los miembros de la coalicio ´ n prefieren la asignacio ´ n y a la asignacio ´ n x. El hecho de que la dimensio ´ n de C r sea independiente de r es fundamental para el resultado de econom´ ıas replicadas y lo utilizaremos ma ´ s adelante. es decir. wk = i . n . i=1 k =1 x r n . . Por lo tanto el nu ´ cleo es un subconjunto de este espacio. Ahora bien.4.10) donde la penu ´ ltima igualdad se deriva del hecho de que.6 consiste en demostrar que W (E ) = ∩∞ cr . con la propiedad de tratamiento igual solo necesitamos considerar la parte de nu ´ cleo consistente en la asignacio ´ n correspondiente a un representante de cada tipo de agente. Recordemos que una asignacio ´ n en el nu ´ cleo de E r se encuentra en el espacio Eucl´ ıdeo de dimensio ´ n l × n × r. 1 . La segunda parte de la demostracio ´ n del teorema 4. n .10) obtenemos. 1 . r . Conforme r aumenta la dimensio ´ n del ´ espacio aumenta. i=1 .9) i=1 Dado que x es factible n . por construccio ´ n. Combinando (4. n . en la ilustracio ´ n del caso de dos tipos de consumidores utilizando la caja de Edgeworth. Los recursos que representa la asignacio ´ n y son n . la asignacio ´ n alternativa es y = (x ˆ1 . Por lo tanto. . n r n r .9) y (4. La importancia de la propiedad de tratamiento igual es que el nu ´ cleo esta ´ completamente descrito por las asignaciones que obtiene un representante de cada tipo de consumidor. x ˆ2 . Ello es contradictorio r con el supuesto x ∈ C (E ).7) y (4. 1 .8) e ´ sta es una asignacio ´ n estrictamente mejor para el consumidor de tipo 1 y no es peor para el resto de miembros de la coalicio ´ n. . wi = i=1 k =1 i=1 rwi = r i=1 wi (4. Este es el contenido de la siguiente proposicio ´ n 4.. Ahora nos queda demostrar que la asignacio ´ n y es factible para la coalicio ´n S. .

La demostracio ´ n tiene dos partes. Υ × IR una econom´ y w > 0. La demostracio ´ n de la segunda implicacio ´ n es mucho ma ´ s compleja y la dividiremos en cuatro apartados. La primera implicacio ´ n. 2. xr ∈ W (E r ). Consideremos una asignacio ´ n walrasiana x ∈ W (E ). replicando la econom´ ıa podemos seleccionar asignaciones que no son factibles en la econom´ ıa original. . La asignacio ´ n correspondiente replicada k veces. Si x ∈ W (E ) entonces xr ∈ C (E r ) es fa ´ cil.148 4. luego supondremos que hemos identificado el sistema de precios y demostraremos que x ∈ W (E ). . r = 1. Por u ´ ltimo identificaremos el sistema de precios.4 (Caracterizacio ´ n de las asignaciones de Walras). W (E r ) ⊂ C (E r ) tenemos que xr ∈ C (E r ).21. En primer lugar presentaremos un ana ´ lisis gra ´ fico para argumentar que en econom´ ıas pequen ˜ as. . Por lo tanto a partir de la proposicio ´ n 4. w 0 1 Figura 4. Demostracio ´ n.21: W (E r ) y C (E r ) en una econom´ ıa 2 × 2. 0 2 W(E) C(E) . Sea E : I −→ l ıa en la que los consumidores tienen preferencias mono ´ tonas.2 dada la inclusio ´ n. como ya hemos argumentado anteriormente tambie ´ n sera ´ walrasiana en la econom´ ıa E r replicada r veces. Parte 1 Consideremos una econom´ ıa con dos consumidores y dos bienes como la que se muestra en la figura 4. A continuacio ´ n replicaremos la econom´ ıa. . . donde xr representa la asignacio ´ n x replicada r veces. Entonces x ∈ W (E ) si y so ´ lo si xr ∈ C (E r ).2 Econom´ ıas de intercambio puro Proposicio ´ n 4.

En particular los dos consumidores de tipo 2 pueden formar una coalicio ´ n con uno de los consumidores de tipo 1. de manera que la factibilidad . dos de tipo 1 y dos ma ´ s de tipo 2 (es decir. 0 2 x . La dotacio 1 2 x nacio ´ n propuesta requiere de unos recursos ˜ ˜ . Ahora aparecen nuevas posibilidades para formar coaliciones. La asig{x1 . x 1 .22 vemos que la asignacio ´ n x puede ser mejorada por la coalicio ´n 1 2 a los dos conotorgando x ˜ al consumidor de tipo 1 dentro de la coalicio ´n y x ˜ sumidores de tipo 2. La intuicio con la ayuda de la figura 4. x2 . Verifiquemos la factibilidad de esta asignacio ´ n que bloquea x. hemos replicado la econom´ ıa una vez). w 0 1 Figura 4. Consideremos una asignacio ´ n x que trata ma ´ s favorablemente al consumidor 1 que al consumidor 2.22: x ∈ C (E r ) ⇒ x ∈ W (E r ). ´ n podemos desarrollarla necesitamos que haya muchos consumidores. Este u ´ ltimo no puede hacer nada al respecto en el sentido que no puede mejorar su asignacio ´ n por e ´ l mismo.Teor´ ıa del equilibrio general 37 En esta econom´ ıa pequen ˜ a. ~ x1 ~ x2 . Parte 2 As´ ı pues. pero so ´ lo una de ellas es una equilibrio de Walras. x2 }. y que la econom´ ıa contiene cuatro consumidores. Sea S = 1 2 2 ´ n inicial agregada de esta coalicio ´ n es w 1 + 2w 2 . Consideremos de nuevo la asignacio ´n x = 1 1 2 2 (x1 . Supongamos ahora que las preferencias y las dotaciones iniciales no representan consumidores individuales sino tipos de consumidores. En la figura 4. todas las asignaciones sobre la curva de contrato pertenecen al nu ´ cleo. . para obtener el resultado x ∈ C (E r ) ⇒ x ∈ W (E r ). x2 ) a la que damos la interpretacio ´ n siguiente: cada consumidor de tipo 1 obtiene x1 y cada consumidor de tipo 2 obtiene x2 .22. x1 .

Consideremos una asignacio ´ n x para la econom´ ıa E . por monotonicidad de las preferencias. naturalmente.12) tenemos que pxi + p(ε. ˜ x2) depende. . como veremos inmediatamente. ε. Para comenzar pues representemos el conjunto de tipos de consumidores por I = {1. x) es un equilibrio competitivo. es decir (i) pxi = pwi (ii) y >i xi ⇒ py > pw i .11) ∀i ∈ I. (4. pz > 0 ∀z ∈ Ψx (i).23 ilustra este argumento y tambie ´n nos indica co ´ mo podemos utilizar un teorema de separacio ´ n para obtener el sistema de precios p deseado.150 x1 4. supongamos. .e. Replicamos la econom´ ıa r veces de manera que tenemos r consumidores de cada tipo con un total de r × m consumidores. Para visualizar co ´ mo podemos aplicar este teorema. x ˜1 − w1 = −2(x ˜2 − w2 ) lo que se satisface trivialmente. ε. siempre hay manera de formar una coalicio ´ n que mejore sobre la asignacio ´ n inicial x cuando tenemos un nu ´ mero suficiente de consumidores. Tenemos que demostrar que existe un sistema de precios p tal que (p.12) Definamos para cada i el conjunto de intercambios netos de la dotacio ´ n inicial que dan lugar a una asignacio ´ n preferida a xi como Ψx (i) = {z ∈ IRl : z + w i >i xi } = {z ∈ IRl : z >i (xi − w i )}.2 Econom´ ıas de intercambio puro x ˜2 . . . 2. para cualquier ε > 0 podemos asegurar que xi + (ε. a partir de (4. Denominamos a aquellas asignaciones que otorgan la misma cesta de consumo a los consumidores del mismo tipo como “asignaciones de tratamiento igual”. Para ver que esto es verdad. x ∈ W (E ). . Sea xr la asignacio ´n r r asociada tras replicar la econom´ ıa r veces. i. .12). x1. Si esta expresio ´ n se verifica para p ∈ IRl . que ya hemos encontrado el sistema de precios p. Parte 3 Recordemos (4. . ε) ≥ pwi . (4. Por hipo ´ tesis. de la forma de las curvas de Esta asignacio ´ n (˜ indiferencia. . . La figura 4. m} donde cada tipo i ∈ I tiene preferencias ”i y una dotacio ´ n inicial w i . ε) >i xi . x ∈ C (E ) para todo r . de momento. si pxi = pw i ∀i ∈ I . Ahora bien. la propiedad (ii) quiere decir que para cada consumidor i el conjunto Ψx (i) se encuentra por encima del hiperplano L(p) = {x ∈ IRl : px = 0} es decir. . es decir. . p = 0 entonces. . Geome ´ tricamente. observemos en primer lugar que si xi se encuentra en el conjunto presupuestario. Por lo tanto. .

En otras palabras. Para este consumidor xi ha de ser el mejor elemento en su conjunto presupuestario.w i Ψ x (i) p L(p) Figura 4. xi . podr´ ıamos aumentar la cantidad de ese bien mejorando la utilidad de la cesta disminuyendo su valor). i∈I i∈I dado que x es una redistribucio ´ n de w y por lo tanto el valor monetario de la i asignacio ´ n x es el mismo que el de w i para todo i ∈ I . es decir.23: El hiperplano L(p) y el conjunto Ψx (i). p(xi − w i ) = p (xi − w i ) = 0.12). por lo menos un consumidor debe tener renta estrictamente i positiva. En otro caso querr´ ıa decir que existe una cesta y >i xi i con py ≤ pw y podr´ ıamos encontrar otra cesta ˆ ıa y >i xi con pˆ y < pw i que ser´ i contradictorio con (4. pw > 0. En este caso. En otro caso no se verificar´ ıa (4.Teor´ ıa del equilibrio general 39 . Observemos en segundo lugar que p > 0. p(xi − w i ) ≥ 0. si x es un elemento mejor en el conjunto presupuestario de i ∈ I . Cuando ε → 0 obtenemos pxi ≥ pwi . xi es un elemento mejor en el conjunto presupuestario de i ∈ I incluso si pw i = 0. Ahora bien.12) i (si un elemento de x tuviera un precio negativo. Consideremos ahora . nos queda demostrar la existencia de un sistema de precios p = 0 para el que se satisfaga (4. Co ´ mo encontramos este sistema de precios? . Dado que w 0. .12). de manera que obtendr´ ıamos un equilibrio competitivo y la demostracio ´ n estar´ ıa completa. necesariamente p 0.

βk w i . formalmente co ∪i∈I Ψx (i) ∩ int(IRl ) = ∅ Demostracio ´ n. de manera que k = 1m αk zk 0. notemos que los recursos de los que dispone la coalicio ´ n son m . Sin embargo esto es contradictorio con el supuesto xr ∈ C (E r ). . Podemos. . Esta coalicio ´n r puede mejorar sobre x . r αk w ik = k =1 βk w i k. 2. (a) Repliquemos la econom´ ıa E r veces para obtener E r .nu 1 y k = 1m αk zk = z. Por hipo ´ tesis. . Por lo tanto.2. asignar el resto de recursos no utilizados a un individuo quien. En la econom´ ıa E r . la coalicio ´ n puede mejorar sobre xr con menos recursos de los de la dotacio ´ n inicial. xr ∈ C (E r ). zk ∈ Ψx (ik ). Entonces podemos encontrar m+ β 1 nu ´ meros (β1 . k =1 i αk (zk + wk )= m . z ∈ co ∪i∈I Ψx (i). m . Lema 4. k =1 A continuacio ´ n construyamos una asignacio ´ n que otorga a cada miembro de la i coalicio ´ n el vector de consumo zk + w . preferira ´ esta nueva asignacio ´ n a la cesta que r r le corresponde en x . . Para comprobarlo. . m). . Consideremos. k =1 m . En esta econom´ ıa xr representa el resultado de replicar r veces la asignacio ´ n x. k =1 αk w ik . Debemos verificar que esta asignacio ´ n es factible. Sea zk la asignacio ´ n que corresponde a los consumidores tipo k . La unio ´ n de los conjuntos Ψx (i) convexificados tiene una interseccio ´n vac´ ıa con el interior del ortante negativo. pues. una asignacio ´n z 0. se verifica que i i >ik xk . Dado que zk ∈ Ψx (ik ). la coalicio ´ n mejora sobre x . .2 Econom´ ıas de intercambio puro Parte 4 Comencemos enunciando el lema siguiente. a senso contrario. Busquemos ahora un . k = 1.. k =1 Es decir. Los recursos w zk + k necesarios para implementar la asignacio ´ n son m . por monotonicidad. r ) que nos permiten expresar αk = k. r k =1 αk zk + m . βk (zk + wi k) =r m . de m es decir ´ mero αk > 0 tal que k = 1 αk = . βm . denotemos por ik el conjunto de consumidores de tipo k. r (b) Formemos una coalicio ´ n con βk consumidores de tipo ik . . Supongamos que αk son nu ´ meros racionales.152 4. . .

. Ahora bien.13) implica (4. Si no fuera as´ ı querr´ ıa decir que hay una asignacio ´ n y >i xi con py ≤ pwi . Por lo tanto. En consecuencia. .12) para todo i ∈ I . si p > 0. se encuentra por encima de L(p) y el segundo conjunto. . ε) donde ε > 0 es arbitrariamente pequen Dada la monoton´ ıa de las preferencias. Utilizando (4. .11) no se satisfar´ Notemos adema ıa.15) obtenemos p(xi − w i ) = 0 ∀i ∈ I . . El primer conjunto. Hagamos ahora ε → 0 de manera que pxi ≥ pwi es decir p(xi − w i ) ≥ 0. . ε. Por u ´ ltimo demostraremos que (4. Para este consumidor i xi debe ser un elemento mejor en su conjunto presupuestario. ε.13) sabemos que pxi + p(ε. IR l .11) y (4. . ´ s que p > 0 porque de otra manera (4. ˜ o. .14) y (4. Esto implica y >i xi ⇒ py ≥ pw i . pw i > 0. Demostremos primero que xi se encuentra en el conjunto presupuestario. aplicando el teorema de separacio ´ n de conjuntos convexos de Minkowski sabemos que existe un hiperplano L(p) con normal p que separa ambos conjuntos. La propia definicio ´ n de una econom´ ıa nos dice que w > 0. (4. ε. xi + (ε. entonces p > 0. xi es el mejor elemento en el conjunto presupuestario para todos los consumidores i ∈ I .12). Entonces podemos construir una asignacio ´ n alternativa aumentando el componente h de la cesta de consumo del individuo i. . p(xi − w i ) = p (xi − w i ) = 0. ε) >i xi .14) Ahora bien. incluso si pw i = 0 y tenemos un equilibrio competitivo. (4. co ∪i∈I Ψx (i). es decir pxi = pw i ∀i ∈ I . Imaginemos que el componente ph de p es negativo. .13) Finalmente debemos demostrar que xi satisface (4. . ph < 0. . Consideremos un vector (ε. ε) ≥ pwi . . se encuentra por debajo de L(p). p > 0 y pz ≥ 0 ∀z ∈ Ψx (i) ∀i ∈ I. de i manera que podemos encontrar ˆ ˆ < pw i lo que es contradictorio y >i x tal que py con (4.15) i∈I i∈I Combinando (4. (4. . Por lo tanto debe haber por lo menos un consumidor con renta estrictamente positiva. si xi es un elemento mejor en el conjunto presupuestario del consumidor i. dado que x es una redistribucio ´ n de las dotaciones iniciales w .13). Ello genera una cesta mejor a un coste menor. .Teor´ ıa del equilibrio general 41 Dado que los conjuntos convexos co ∪i ∈I Ψ x (i) y IRl son disjuntos.

x q =1C (E ∞ q ). xr ∈ C (E r ) hay una subsecuencia convergente en IRl×m tal que su l´ ımite r x ∈ W (E ).4. esta visio ´ n de la conducta de los agentes de la econom´ ıa puede replantearse como un problema de coordinacio ´ n que requiere la ayuda de una autoridad central que actu ´ e de intermediario entre ofertas y demandas. Recordemos que el conjunto C (E 1 ) es compacto y contiene toda la secuencia. Dada la definicio ´ n de δ (E ) y la propiedad de tratamiento igual. so ´ lo necer sitamos demostrar que la distancia entre C (E ) y W (E ) converge a zero conforme r aumenta. En otras palabras. 4.4 nos permite concluir que x ∈ W (E ). introducir directamente un continuo de agentes. En consecuencia. 178-185). Ver Hildenbrand y Kirman (1976 pp. Esta propiedad implica que limr→∞ δ (E ) = 0. Escojamos un nu ´ mero entero q . intercambian sus dotaciones iniciales en un esquema de trueque. Dado que la secuencia C (E r ) es decreciente. Recordemos que C (E q ) es cerrado y por lo tanto x ∈ C (E q ).e. Por lo tanto hay una subsecuencia convergente que (abusando de notacio ´ n) denotamos tambie ´ n como {xr }. Por otra parte tambie ´ n hemos defendido la interpretacio ´ n de la econom´ ıa como un conjunto de consumidores que. En otras palabras. o la disponibilidad total de cada bien en la econom´ ıa.6 Teoremas del bienestar Hasta ahora hemos jugado con dos maneras de visualizar una econom´ ıa de equilibrio general de intercambio puro. En otras palabras. Si adoptamos la segunda manera de conseguir econom´ ıas grandes. Por una parte. Para ello cada consumidor debe ser capaz de evaluar que tipo de intercambio puede realizar con cada uno de los consumidores en la econom´ ıa. El teorema 4. Por u ´ ltimo. i. podemos afirmar que xq ∈ C (E q ).2 demuestra que es posible obtener asignaciones en el nu ´ cleo de la econom´ ıa sin la ayuda de un planificador central.154 4. Es decir.2 Econom´ ıas de intercambio puro Una vez demostradas las proposiciones 4. En este proceso de decisio ´ n un consumidor no se preocupa de cua ´ les puedan ser las decisiones de los dema ´ s consumidores. Pero esto es cierto para todo q . conscientes de las disponibilidad total de cada bien. podemos tambie ´ n obtener este resultado. la proposicio ´ n 4. a partir del concepto de equilibrio walrasiano.3 y 4.6. cada consumidor actu ´ a independientemente de los dema ´ s. el teorema .2. dado un sistema de precios calcula su renta disponible y demanda la cesta de consumo que le proporciona el ma ´ ximo nivel de satisfaccio ´ n. 105-113) y (1991 pp. Denotemos su l´ ımite como x. debemos demostrar que para toda secuencia {xr }. Sea pues {xr } una secuencia con xr ∈ C (E r ). podemos proceder a demostrar el teorema 4.

Supongamos que x∗ (p) es una asignacio ´ n de Walras pero no es eficiente en el sentido de Pareto. pxi = pwi y p i∈I xi ≤ p i∈I wi . para cada individuo i una asignacio ´ n preferida a una asignacio ´ n walrasiana es ma ´. los agentes . ˆ x) es un equilibrio de Walras. por definicio ´ n (y dado que suponemos que la utilidad es continua y estrictamente creciente) si x >i x∗ entonces pxi > pwi . La simple observacio ´ n de los precios permite a cada consumidor proponer sus ofertas y demandas en el mercado conducentes a una cesta de consumo maximizadora de utilidad. dado que x∗ es una asignacio ´ n de Walras. Consideremos una econom´ ıa de intercambio E en la que la funcio ´ n de utilidad de cada consumidor es continua. Dado . Si x∗ (p) es una asignacio ´ n de Walras. 0. Es decir. s cara. Supongamos que la asignacio ´ n ˜ es eficiente en el sentido de Pareto. Demostracio ´ n.5 y ˜ = i ∈ I wi es decir i ∈I x concluir que la econom´ ıa E tiene un equilibrio competitivo. Teorema 4. entonces es eficiente en el sentido de Pareto. Demostracio que ˜ es una asignacio ´ n de Pareto. Recordemos que la definicio ´ n de asignacio ´ n de Walras nos dice que cada consumidor satisface la racionalidad individual.8 (Segundo teorema del bienestar). es decir un sistema x tales que (p. Recordemos que todas las asignaciones en el nu ´ cleo de la econom´ ıa son eficientes en el sentido de Pareto. Procederemos por contradiccio ´ n. el conjunto de consumidores obtenemos p i ∈ xi > p i∈I wi lo que es contradictorio con la desigualdad anterior.Teor´ ıa del equilibrio general 43 nos dice que nadie en la econom´ ıa necesita consejo o ayuda de nadie. Supongamos tambien ´ que podemos implementar un mecanismo de redistribucio ´ n de las dotaciones iniciales de manera que el nuex. Este es precisamente el contenido del primer teorema del bienestar Teorema 4.7 (Primer teorema del bienestar). En este sentido decimos que en una econom´ ıa de intercambio el mecanismo de mercado es descentralizado. Agregando sobre . estrictamente creciente y estrictamente cuasico ´ ncava y la dotacio ´ n agregada de recursos es estrictamente positiva. Ahora bien. necesariamente es factible. . w 0. Es decir. es decir en la asignacio ´ n de equilibrio cada consumidor tiene que obtener por lo menos el nivel de satisfaccio ´ n que le proporciona el consumo de su dotacio ´n inicial.2 nos asegura que las asignaciones de Walras tambie ´ n han de serlo. Pero no cualquier asignacio ´ n eficiente en el sentido de Pareto es una asignacio ´ n de Walras. La proposicio ´ n 4. de precios p y una asignacio ´n ˆ . tienen suficiente renta para adquirirla. Por lo tanto podemos aplicar el teorema 4. Que x sea factible quiere decir que tanto individual como agregadamente . Ello quiere decir que podemos encontrar otra cesta x factible y preferida para todos los consumidores. Entonces ˜ es una asignacio ´n de Walras para la econom´ ıa E . ´ n.

tiene que ser factible para la econom´ ıa transformada por la redistribucio ´ n de las dotaciones iniciales.156 4. Ello implica que ˆ sentido de Pareto para la econom ´ x tampoco puede mejorar la situacio ´ n de ningu ´ n consumidor dado que ˜ es una asignacio ´ n de Pareo ´ n (4. Ello sin embargo es contradictorio con el hecho de que ˆ es maximizadora de utilidad en el equilibrio competitivo. bajo la restricci o ˜˜i escogiendo el plan de consumo ˜ x es una asignacio p Por lo tanto (p. como por ejemplo w ˜ permite obtener la asignacio ´ n ˜ como asignacio ´ n de Walras. Concluimos pues que la expresi ui ( x ˆi ) = ui (x ˜i ) ∀i ∈ I .16) Tambie ´ n. por definicio ´ n.20 muestra que de ´ n de la asignacio ´ n inicial en una asignacio ´ n en el hecho cualquier transformacio x. En el equilibrio competitivo. La figura 4. As´ ı pues. En tal caso en el equilibrio competitivo de la econom´ ıa transformada este consumidor podr´ ıa obtener una asignacio ´n (factible) definida como la media de ˆ y ˜ . . Dado que la dotacio ´n inicial (redistribuida) de cada consumidor es ˜ necesariamente debe verificarse ui (ˆ xi) ≥ u i(˜ xi) ∀i ∈ I. Sen ˜ alemos tambie ´ n que hemos enunciado el teorema imponiendo una redistribucio ´ n de la dotacio ´ n inicial w 0 de forma que la nueva asignacio ´ n transformada inicial de recursos fuera precisamente x ˜. x ˆ = x ˜ i∈I i∈I i∈I de manera que la asignacio ´ n ˆ es tambie ´ n factible para la econom´ ıa original E .16) nos dice que la asignacio ´ n ˆ no empeora la situacio ´ n de ningu ´n consumidor con respecto a la asignacio n x (que recordemos es eficiente en el ˜ ıa E ). c ada consumidor i maximiza su utilidad ui (xi ) asignacio ´ n presupuestaria px ˜ i ≤ px xi.2 Econom´ ıas de intercambio puro A continuacio ´ n debemos demostrar que ˆ x= ˜ x. Dado que su funcio ´ n de utilidad es estrictamente cuasico ´ ncava. El teorema nos dice que hay un sistema de precio walrasiano ˜ p tal que cuando cuando la ´ n inicial de recursos es ˜x. . ˜ ´ n de Walras y ˜ es un sistema de precios de Walras. Sin embargo el sistema de precios esta ´ impl´ ıcito. esta nueva asignacio ´ n de proporcionar´ ıa mayor utilidad. En el enunciado o la demostracio ´ n del segundo teorema del bienestar no hemos mencionado los precios. dado que ˆ es una asignacio ´ n de Walras. ˜x ˜) es un equilibrio walrasiano. la demanda de cada consumidor es una cesta de consumo factible maximizadora de utilidad. Para verificar que ˆ = x ˜ para cada i I supongamos que existe un consumidor j para el que esta igualdad no se verifica. Por lo tanto podemos enunciar el siguiente corolario al segundo teorema del bienestar: . (4. Adema ´ s (4.16) debe verificarse como igualdad to. .

Bajo los supuestos del segundo teorema del bienestar.2. 4.. la matriz jacobiana ∂ z1 (p) ∂ p1 ∂ z1 (p) ∂ p2 ∂ z1 (p) ∂ pl Dz (p) = . Corolario 4. Consideremos pues. Un problema diferente.. ∂ zl (p) ∂ pl . pero igualmente importante. si ˜ es eficiente en el sentido de Pareto entonces podemos encontrar un sistema de precios ˜ p ´ de Walras imponiendo una redistribucio que soporta a ˜ como asignacion ´ n de la w que satisfaga ˜˜ = px ˜˜ i para todo i ∈ I . . ∂ zl (p) ∂ p2 . ∂ zl (p) ∂ p1 .7 Unicidad del equilibrio walrasiano Cuando hablamos de las condiciones que garantizan la unicidad del equilibrio en un modelo de equilibrio general competitivo lo hacemos teniendo bajo la consideracio ´ n de que esta unicidad se verifica dada la normalizacio ´ n de precios utilizada en el planteamiento del modelo. una funcio ´ n de exceso de demanda z (p) para una econom´ ıa E .Teor´ ıa del equilibrio general 0 ~ p 45 2 ~ x . es encontrar una interpretacio ´ n econo ´ mica a estas condiciones.24: El segundo teorema del bienestar. Sea Π(E ) el conjunto de precios de equilibrio en el simplex ∆.2.. En esta seccio ´ n estudiamos las condiciones que garantizan la unicidad de la solucio ´ n. Recordemos que dado que z(p)p = 0. .. ~ w w 0 1 Figura 4.

las figuras 4.158 4. Sin embargo. que definiremos a continuacio ´ n. Una econom´ ıa E se denomina regular si todos sus precios de equilibrio p ∈ Π(E ) son regulares. Esto es consecuencia de la homogeneidad de grado cero de z(p). la cuestio ´ n de la unicidad se concreta en la propiedad de la substituibilidad bruta de la funcio ´ n de exceso de demanda z (p). Dado un vector de precios. la matriz de Slutsky tiene componentes negativos en la diagonal principal y componentes positivos fuera de la diagonal principal. . Definicio ´ n 4. En los argumentos que presentaremos a continuacio ´ n utilizaremos extensivamente el rango de la matriz jacobiana. Consideremos una econom´ ıa E con l bienes. . es decir la pendiente de la funcio ´n ∂ z1 (p1 .17 (Econom´ ıa regular). dado que z(λp) = z(p). diferenciando con respecto a λ obtenemos Dz(λp)p = 0. 1) = 0 en todas las soluciones. . En econom´ ıas de intercambio como la que nos ocupan. . La clase de econom´ ıas para las que ´ ximo jugara ´ un papel importante.16 (Precios regulares). En otras palabras. Las figuras 4. la demanda compensada de otro bien aumenta. su demanda disminuye y la demanda de cada uno de los otros bienes aumenta.2 Econom´ ıas de intercambio puro es singular. Es decir. pl ) ∈ Π(E ) para una econom´ ıa E es regular si la funcio ´ n de exceso de demanda z(p) es continuamente diferenciable y la matriz jacobiana Dz (p) tiene rango ma ´ ximo. en te ´ rminos brutos ambos bienes pueden ser complementarios.18 (Sustitutivos brutos). Para motivar el concepto. es posible que el incremento del precio de un bien provoque una disminucio ´ n de la demanda de ambos bienes. el rango de la matriz jacobiana Dz (p) es ma Definamos pues. es decir incorporando el efecto riqueza. . Un vector de precios p = (p1 . Para ilustrar esta definicio ´ n consideremos algunos ejemplos de econom´ ıas con dos bienes en las que utilizamos la normalizacio ´ n p2 = 1. En el caso (c) la pendiente de la funcio ´ n de exceso de demanda en la solucio ´ n es cero. Sin de exceso de demanda satisface ∂ p1 embargo.24(a) y (b) muestran ejemplos de econom´ ıas regulares porque en todos sus equilibrios los precios son regulares. consideremos la funcio ´ n de demanda de un consumidor en una econom´ ıa con dos bienes. Esto nos dice que si el precio de un bien aumenta. Definicio ´ n 4. Decimos que los bienes son sustitutivos brutos si cuando aumenta el precios de uno de los bienes. si consideramos el efecto sobre la demanda bruta. Para λ = 1 obtenemos la propiedad deseada.24(c) y (d) muestran ejemplos de econom´ ıas no regulares. en el caso (d) la pendiente de la funcio ´ n de exceso de demanda en alguna de las soluciones es cero. Definicio ´ n 4. De las observaciones anteriores sabemos que como ma ´ ximo el rango puede ser l − 1.

Teor´ ıa del equilibrio general 47 z 1(p ) z 1(p ) p z1 (p . 1) 1 1 1 p z1 (p . 1) (d) 1 (c) Figura 4. . 1) (b) z 1(p ) 1 (a) z 1(p ) p z1 (p .25: Econom´ ıas regulares y no regulares. 1) 1 1 1 p z1 (p .

. Sea E una econom´ ıa de intercambio en la que las preferencias de los consumidores son mono ´ tonas y estrictamente convexas. con substituibilp) < zh (p). dada la homogeneidad de grado cero de z(p). en realidad aumentara ´ en al menos una de minuir en ninguna etapa y como p p las etapas. Por lo tanto zh (p) > zh ( ˆ p). necesariamente debe verificarse zh ( ˆ ∂ zk (p) La versio ´ n diferencial de la substituibilidad bruta nos dice > 0. la matriz jacobiana Dz (p) ∂ ph tiene los elementos de la diagonal principal negativos y los elementos fuera de la diagonal principal positivos. ∂ ph Adema ´ s. ∀k = h. A partir de la homogeneidad de grado cero. (cambiamos secuencialmente cada precio ˆ zh ( p ˜) − zh (p ˜k pk k = h por p aplicando la propiedad de substituibilidad bruta en cada etapa) de manera que p) − zh (p) < 0. l . En otras palabras. Decimos que la funcio ´ n de exceso de demanda z(p) posee la propiedad de la sustitucio ´ n bruta si para un par de sistemas de precios p y ˆ p para los que podemos ˆh > ph y p encontrar algu ´ n bien h tal que p ˆk = pk. la homogeneidad de grado cero implica que Dz (p)p = 0 de manera que ∂ zh (p) < 0. Notemos que p ˜h = p ˆ h y pk > p ˆ k para k = h.19 (Funcio ´ n de exceso de demanda y sustitutivos brutos). La interpretacio ´ n econo ´ mica de la substituibilidad bruta nos dice que las curvas de demanda son decrecientes en el propio precio y todas las complementariedades a nivel agregado esta ´ n excluidas. la ecuacio ´ n z (p) = 0 tiene como ma ´ ximo una solucio ´ n. uno en cada etapa. . Es decir. Dada la substituibilidad bruta. el exceso de demanda del bien h no puede disˆ. podemos suponer que ˆ p≥ py ph = p ˆh para algu ´ n h. k = h tenemos que zk (p ˆ) > zk (p). ∀h = 1. . . De hecho.160 4. Modifiquemos ahora el vector de precios ˆ ppara obtener el ´ n de l − 1 etapas disminuyendo (o manteniendo) vector de precios p en una sucesio el precio de cada bien k = h secuencialmente. Demostracio ´ n. la substituibilidad bruta implica ˆ) > 0. . h = k . Teorema 4.2 Econom´ ıas de intercambio puro Definicio ´ n 4. 2. Necesitamos demostrar que no puede ocurrir que z(p) = z ( ˆ p) cuando p y p ˆ son dos vectores de precios no colineales. ˜ = αp donde α = p La homogeneidad de grado cero de z (·) nos dice que 0 = zh ( ˜ p) − zh (p) = zh (p ˜) − zh ( ˆ zh (p ˆ) − zh (p). Para verlo consideremos idad bruta tambie ´ n se verifica que zh ( ˆ p ˆ h/ph .9 (Unicidad). Una funcio ´ n de demanda que satisface la propiedad de la substituibilidad bruta tiene como ma ´ ximo un equilibrio. Ahora bien.

Ante esta situacio ´ n si el precio pk tiende a aumentar de forma que disminuya el exceso de demanda y reencontremos el precio de equilibrio p∗ nos encontraremos en una situacio ´ n estable. el equilibrio competitivo es un vector de precios p∗ tal que zk (p∗ ) = 0. Hemos ya definido la funcio ´ n de exceso de demanda del bien k para el consumidor i como eik (p) = xik (p) − wik . tambie ´ n debe ocurrir que ante un shock que provoca un aumento del precio del bien k debe ocurrir que el precio pk tienda a disminuir de forma que aumente el exceso de demanda negativo (disminuya el exceso de oferta) y reencontremos el precio de equilibrio p∗ .8 Estabilidad del equilibrio de Walras La idea de la estabilidad de un equilibrio consiste en examinar si las fuerzas que operan sobre esta situacio ´ n de equilibrio restauran a la econom´ ıa a su situacio ´n original tras sufrir una perturbacio ´ n que la desplaza de la situacio ´ n de equilibrio. A este precio habra ´ consumidores (de acuerdo con sus dotaciones iniciales y sus preferencias) que estara ´ n dispuestos a adquirir unidades adicionales del bien k . Estos consumidores los denominamos oferentes de bien k .Teor´ ıa del equilibrio general 49 4. Finalmente. Tambie ´ n hemos ´ n de exceso de demanda .2. Distinguiremos dos tipos de estabilidad. una perturbacio ´ n representa una situacio ´ n en la que el precio presente no coincide con el precio de equilibrio. Como consecuencia se genera un exceso de demanda positivo en el mercado del bien k . ∀k . Imaginemos ahora un shock que disminuye el precio del mercado k . Estos consumidores los denominamos demandantes de bien k. En nuestro contexto. Para abordar el ana ´ lisis formal de este argumento consideremos el mercado del bien k y un precio pk . Cuando este comportamiento se verifica en todos los mercados de la econom´ ıa estamos en presencia de un equilibrio estable. definido la funcio agregada del bien k como zk (p) = i ∈I eik (p). Decimos que un equilibrio es estable si las fuerzas que operan sobre la oferta y la demanda permiten recuperar el equilibrio despue ´ s de haber estado sometidas a una perturbacio ´ n. La estabilidad esta ´ tica y la estabilidad dina ´ mica. Tambie ´ n encontraremos consumidores que estara ´ n dispuestos a vender parte de su dotacio ´ n inicial del bien k . La cantidad que agregadamente esta ´ n dispuestos a comprar la denotamos como Dk (p). Estabilidad esta ´ tica La estabilidad esta ´ tica (o estabilidad de Walras) del modelo de equilibrio general competitivo se conoce tambie ´ n como la ley de la oferta y la demanda. La cantidad que agregadamente esta ´ n dispuestos a . De forma paralela. Definicio ´ n 4.20 (Equilibrio estable).

dpk es decir dDk (p) dSk (p) < . Estabilidad dina ´ mica Aunque el modelo de equilibrio general competitivo es esta ´ tico podemos imaginar una historia que nos ayude a comprender co ´ mo los mercados alcanzan el equilibrio y la estabilidad de e ´ ste.26: Estabilidad esta ´ tica. Notemos que esto siempre se verifica cuando la demanda es decreciente y la oferta es creciente en el precio. . la curva de oferta tiene ma ´ s pendiente que la curva de demanda. La figura 4. Consideremos un mercado arbitrario (en todos los mercados ocurre lo mismo).2 Econom´ ıas de intercambio puro vender la denotamos como Sk (p). el equilibrio competitivo es estable en el sentido de Walras cuando en todos los mercados. dpk dpk Por lo tanto.162 4. Esta oferta es pu ´ blica de manera que todos los agentes tienen la oportunidad de reaccionar y realizar intercambios a un cierto precio.26 ilustra este argumento. Esta historia se desarrolla en una secuencia de periodos ficticios de acontecimientos. Con esta notacio ´ n podemos reescribir la funcio ´ n de exceso de demanda agregada del bien k como zk (p) = Dk (p) − Sk (p). p zk p* p* k k S (p) k 0 D (p) k k p z (p) k k k Figura 4. En el primer periodo se selecciona aleatoriamente un consumidor quien hace una oferta inicial. La estabilidad del equilibrio competitivo simplemente nos dice que para todos los mercados k dzk (p) < 0.

17) obtenemos. pt = pt−1 [1 + k(a − A)] + k (b − B ). 1 + k (a − A) + b − B . . Entonces hemos alcanzado el equilibrio del mercado. pt − pt−1 = k [(a − A)pt−1 + (b − B )].18) (4. dada una condicio ´ n inicial p0 en t = 0.19) haciendo Dt − St = 0. El proceso se repite una y otra vez hasta que el precio al cual se realiza el intercambio se repite periodo tras periodo. es decir.19) (4. Consideremos a efectos ilustrativos el ejemplo siguiente.1. Esta ecuacio ´ n en diferencias.t b − B .21) En el equilibrio el exceso de demanda es cero..20) (4. Ejemplo 4. . pt = p0 − A −a A −a (4. Ante esta segunda oferta de nuevo se producen intercambios a un nuevo precio. estamos planteando un proceso de formacio ´ n de precios del tipo (obviamos el sub´ ındice correspondiente al mercado para aligerar la notacio ´ n) pt − pt−1 = kz (pt−1 ). Sustituyendo (4. donde k es una constante positiva. La funcio ´ n de exceso de demanda agregada es pues z (pt−1 ) = (a − A)pt−1 + (b − B ). es decir apt + b − (Apt + B ) = 0 b− B pt = = p∗ t A −a 2 Ver Gandolfo (1976) para el estudio de las soluciones de las ecuaciones en diferencias. tiene como 2 solucio ´n .Teor´ ıa del equilibrio general 51 Pasado este primer periodo se se selecciona aleatoriamente otro consumidor quien hace una oferta. El precio de equilibrio lo obtenemos a partir de (4. Formalmente. z (pt ) = 0.20) en (4. Demanda y oferta en el periodo (ficticio) t vienen dadas por Dt (pt ) = apt + b St (pt ) = Apt + B.17) (4.18) y (4.

27: Estabilidad dina ´ mica (1). b−B. de las pendientes de las curvas de demanda y de oferta. El te ´ rmino . Consideremos la situacio ´ n de la figura 4. Para ello observemos la figura 4. La figura 4. Una valor grande de k quiere decir que los ajustes sobreestimara ´n el exceso de demanda. que denotamos como f (pt−1 ) puede ser una funcio ´ n creciente o decreciente.17).21) representa el precio de equilibrio. El resultado de esta suma. . Ana ´ lisis gra ´ fico de la estabilidad dina ´ mica Recordemos que el proceso de formacio ´ n de precios que consideramos esta ´ representado por (4.164 4. Vemos pues que la estabilidad dina ´ mica tambie ´ n depende. f( p ) t-1 ^ p ~ p p* f( p ) t-1 kz( ^ p) kz(~ p) ^ p ~ p p* t-1 p t-1 ^ p ~ p k z( p ) (a) p* k z( p ) t-1 p t-1 (b) Figura 4.27(a) y veamos la estabilidad del equilibrio p∗ . Por lo tanto. Supongamos que el precio .28.27 muestra la derivacio ´ n de f (pt−1 ) en ambos casos. El te ´ rmino . como la estabilidad esta ´ tica.t 1 + k (a − A) representa el proceso de ajuste desde p0 hasta p∗ . gra ´ ficamente pt no es ma ´ s que la suma de la funcio ´ n kz (pt−1 ) y el lugar geome ´ trico de puntos pt = pt−1 . Finalmente k representa el grado del ajuste. p0 − A −a representa la diferencia entre el primer precio y el precio de equilibrio.2 Econom´ ıas de intercambio puro de manera que el te ´ rmino constante de (4.

Este feno ´ meno esta ´ relacionado con la pendiente de la funcio ´ n de exceso de demanda agregada y por lo tanto con las . ∗ Vemos que este proceso converge al precio p que se encuentra en la interseccio ´n de la funcio ´ n f (pt−1 ) con la recta de 45 grados. ya sea porque el proceso de ajuste de los precios es explosivo como en las figuras 4.29 muestran dos situaciones de equilibrio estable en el que la trayectoria de los precios muestra un acercamiento progresivo al precio de equilibrio ya sea desde arriba o desde abajo o bien un comportamiento “c´ ıclico” en el que el acercamiento se realiza dando saltos alrededor del precio de equilibrio.28 y 4. En el periodo siguiente obtendremos un precio p2 = f (p1 ) y as´ ı sucesivamente. Las figuras 4. Un argumento paralelo puede desarrollarse si el precio inicial fuese q0 . p t p q f( p ) t-1 t 0 p M K p* p p p p* 2 1 p 2 1 p 0 0 p 0 p p 1 2 q 0 p t-1 1 2 (b) 3 t (a) Figura 4.30 y 4.32.28(b) muestra la trayectoria del precio a lo largo de los periodos (ficticios) de tiempo. La figura 4. Fije ´ monos que la estabilidad o inestabilidad del equilibrio depende de que la pendiente de la funcio ´ n f (pt−1 ) sea (en valor absoluto) inferior a 1 (estabilidad) o bien superior o igual a 1 (inestabilidad).28(a) muestra el proceso de ajuste mientras que la figura 4. Finalmente la figura 4.28: Estabilidad dina ´ mica (2). En el periodo siguiente el precio vendra ´ dado por p1 = f (p0 ) que nos situ ´ a en el punto M de la figura. Podemos tambie ´ n ilustrar situaciones en el que el equilibrio no es estable.29 muestra la estabilidad del equilibrio p∗ en el caso de la figura 4.27(b).Teor´ ıa del equilibrio general 53 inicial es p0 que nos situ ´ a en el punto K de la figura.31 o porque los saltos alrededor del precio de equilibrio son de oscilacio ´n constante como en la figura 4.

p p f( p ) t-1 t t q p p* 0 1 0 0 1 p p* p p p p p p p 1 2 2 2 0 q 0 p t-1 1 2 (b) 3 t (a) Figura 4.30: Inestabilidad dina ´ mica (1).29: Estabilidad dina ´ mica (3).166 4.2 Econom´ ıas de intercambio puro p p t t p p p p p f( p ) t-1 1 1 3 3 2 p* p 2 p p p 0 0 0 p p 1 2 p 1 2 (b) 3 t t-1 (a) Figura 4. .

Teor´ ıa del equilibrio general 55 p t p t p p p p f( p ) t-1 1 1 p p* 0 2 0 2 p p 2 p 0 p (a) 1 p 1 2 (b) 3 t t-1 Figura 4.31: Inestabilidad dina ´ mica (2).32: Inestabilidad dina ´ mica (3). p t p t p p 1 1 p* p f( p ) t-1 p 0 0 p 2 p 0 p (a) 1 p 1 2 (b) 3 t t-1 Figura 4. .

Vamos a ampliar la perspectiva del modelo de equilibrio general competitivo suponiendo que es posible producir nuevos bienes en la econom´ ıa utilizando como inputs algunos de los bienes que reciben los consumidores como dotaciones iniciales. En otras palabras. 4. caracterizaremos un plan de consumo y un plan de produccio ´ n que maximice la utilidad de Robinson bajo las restricciones impuestas por la tecnolog´ ıa y la disponibilidad de recursos. y por construccio ´ n. A continuacio ´ n estudiaremos esta econom´ ıa desde una o ´ ptica diferente.3. en primer lugar. En consecuencia pues. El objetivo de este ejercicio es pues ilustrar los conceptos de asignacio ´ n eficiente. las asignaciones eficientes. un consumidor (Robinson). A este agente se le suele denominar RobinsonCrusoe. Plantearemos el problema de caracterizar una econom´ ıa competitiva con una empresa. un propietario de la empresa (Robinson). descomponer las decisiones de produccio ´ n y de consumo a trave ´ s de un mecanismo de mercado.9 Esta ´ tica comparativa 4. Esta econom´ ıa sencilla permite caracterizar un proceso centralizado de decisiones que permiten obtener una asignacio ´ n eficiente. Sin embargo. En esta econom´ ıa resulta trivial caracterizar las asignaciones eficientes.3 Econom´ ıas con produccio ´n Hasta ahora hemos supuesto que los consumidores solo pod´ ıan intercambiar sus dotaciones iniciales de bienes. Mas-Colell et al. es decir.1 Un modelo sencillo: La econom´ ıa de Robinson-Crusoe La manera ma ´ s sencilla de visualizar un modelo de equilibrio general competitivo con produccio ´ n es pensar en un agente que se comporta simulta ´ neamente como consumidor y como productor. Exposiciones brillantes de este modelo pueden encontrarse en Koopmans (1980). aunque de manera artificial. las cantidades de bienes ya no estara ´ n fijadas por las dotaciones iniciales sino que se determinara ´n endo ´ genamente a partir de los precios de los mercados de inputs y outputs. Tambie ´ n permite. Con esta econom´ ıa identificaremos.3 Econom´ ıas con n pendientes de las funciones de oferta y demanda como en el caso de la estabilidad esta ´ tica. de equilibrio general y de descentralizacio ´ n via el mecanismo del mercado. . Cualquier asignacio ´ n que maximice la utilidad de Robinson sujeta a los recursos disponibles y a la tecnolog´ ıa sera ´ eficiente. Todos estos agentes se comportan de forma competitiva.168 4. (1995) o Starr (1997) por ejemplo. consideran los precios como dados. y un trabajador (Robinson). 4. en esta econom´ ıa no aparecen problemas de distribucio ´ n entre individuos.2.

a c = q = F (L) y R = L − L. un Robinson empresario que recibe el beneficio. < 0 . Para completar la descripcio ´ n de la econom´ ıa sen ˜ alemos que el Robinson consumidor tiene preferencias continuas. a la vista de los precios de los inputs y de los outputs. ∂L (4. donde q representa el output de cocos. R) donde c = q = F (L) y R = L − L. < 0 . R).23) . 24 horas al d´ ıa) y no tiene dotacio ´ n de ningu ´ n bien de consumo. es decir.L max u(F (L). F t (0) = tt +∞. Formalmente.a q = F (L).R es decir. F t (·) > 0. max u(q. y F es estrictamente co ´ ncava y creciente. En particular. L (4. decide contratar una cierta cantidad de horas de trabajo con el objetivo de producir un bien de consumo y maximizar su beneficio. L − L) = 0.g. que maximice u(c. ∂ R2 ∂ c2 ∂ R∂c ∂R ∂c En la econom´ ıa hay una u ´ nica actividad productiva consistente en la produccio ´ n de un bien de consumo (e. en esta econom´ ıa competitiva tendremos una empresa que. F (·) < 0. En particular. ∂2u ∂2u ∂2u ∂u ∂u > 0. convexas y fuertemente mono ´ tonas definidas sobre el consumo de ocio y un bien de consumo producido por la empresa. El bien de consumo lo denotamos por c y el ocio como R. ∂ u(F (L). bien de consumo) a la empresa con el objetivo de maximizar su satisfaccio ´ n. recoleccio ´ n de cocos).g. R) s. q ) consistente con la dotacio ´ n inicial de L horas de ocio y la tecnolog´ ıa F . L las horas de trabajo. c. L − L) s. L − L). la tecnolog´ ıa de recoleccio ´ n de cocos es q = F (L). Formalmente. max u(c. > 0. y un Robinson consumidor que decide comprar una cesta de bienes (ocio.22) La solucio ´ n de este problema es. El enfoque centralizado El problema que queremos resolver es la identificacio ´ n de (L. La funcio ´ n de utilidad es ´ n de utilidad estrictamente co ´ ncava que representa las u(c. q. Esta actividad requiere de un u ´ nico input que es trabajo. El tiempo de ocio esta ´ determinado por R = L − L. un Robinson trabajador que vende horas de su ocio a la empresa en forma de trabajo y recibe un salario. > 0.Teor´ ıa del equilibrio general 57 Resumiendo. donde u una funcio preferencias. Tiene una dotacio ´ n inicial de L horas de ocio (e.

La eficiencia de Pareto en este contexto significa dos cosas. Los supuestos de concavidad sobre u(·) y F (·) junto con (4.170 es decir. La condicio ´ n (4. q ) se encuentra sobre la frontera del conjunto de posibilidades de produccio ´ n. As´ ı pues. podemos reescribir (4. T M SR.25) es la tasa marginal de sustitucio ´n de ocio por cocos.3 Econom´ ıas con n ∂u ∂ u ∂F ∂ (L − L) = 0. La curva co ´ ncava representa la frontera del conjunto de posibilidades de produccio ´ n. R) es la que permite conseguir la ma ´ xima satisfaccio ´ n al Robinson consumidor.c = T M TL. dado que ∂F ∂q ∂c ∂ u t ∂u = 0.25) con la ayuda de la figura 4. Las curvas convexas representan curvas de indiferencia. Utilizando la convencio ´ n de inputs negativos. Podemos acabar de clarificar la caracterizacio ´ n de la solucio ´ n (4.e. la combinacio ´ n de cocos y ocio (c. la combinacio ´ n (L.25) caracteriza la solucio ´ n y nos dice que la pendiente de la curva de indiferencia y de la frontera de posibilidades de produccio ´ n (i.25) como T M SR. Esta solucio ´ n tiene la propiedad de ser (por construccio ´ n) eficiente en el sentido de Pareto. en otras palabras.c . el producto marginal del trabajo en la recoleccio ´ n de cocos tambie ´ n representa la tasa marginal de transformacio ´ n. Por otra parte. Dado que trabajo y ocio se convierten uno en otro a la tasa constante uno a uno.25) puesto que q = F (L − L). El lado derecho es el producto marginal del trabajo en la recoleccio ´ n de cocos. en ordenadas medimos la produccio ´ n y el consumo de cocos y en abscisas medimos horas de ocio de izquierda a derecha y horas de trabajo de derecha a izquierda. F − ∂c ∂R Por lo tanto.25) aseguran que la solucio ´ n es un maximizador de la utilidad. + ∂L ∂ F ∂L ∂ (L − L) ∂u ∂u ∂u = = . La solucio ´n . Fije ´ monos que el lado izquierdo de (4. ∂u ∂ R = F t = − dq ∂u dR ∂c (4. 4.24) (4. Por una parte que la solucio ´ n contiene la demanda de trabajo te ´ cnicamente o ´ ptima para la recoleccio ´ n de cocos realizada.q .33. es decir. la funcio ´ n de produccio ´ n) se igualan en la solucio ´ n.

w ). Estos precios esta ´ n dados. un nivel o ´ ptimo de produccio ´ n de cocos. El enfoque descentralizado Nos planteamos a continuacio ´ n la posibilidad de conseguir la asignacio ´ n M de forma descentralizada a trave ´ s del mecanismo de mercado. w ). π (p. Sea w el precio de una hora de ocio (trabajo) y p el precio de una unidad del bien de consumo.33: Asignacio ´ n eficiente en la econom´ ıa de Robinson Crusoe.Teor´ ıa del equilibrio general c q 59 M -L 0R _ L R 0L Figura 4. y unos beneficios o ´ ptimos. L El resultado de este problema es una demanda o ´ ptima de trabajo. q (p.34 ilustra la situacio ´ n. . es decir max pF (L) − wL. eficiente esta ´ representada por el punto M donde la frontera del conjunto de produccio ´ n permite alcanzar el ma ´ ximo nivel de utilidad (sujeto a la restriccio ´ n adicional de las L horas) y las pendientes de ambas funciones se igualan. w ). La actividad productiva consiste en la compra de tiempo de ocio (del consumidor) para utilizarlo en forma de trabajo que permite producir el bien de consumo (cocos) cuya venta (al consumidor) genera los ingresos de la empresa. La figura 4. en lugar del programa de optimizacio ´ n que acabamos de estudiar. La empresa pues debe decidir la cantidad de trabajo que utiliza para maximizar los beneficios dados (p. L(p. w ).

c) que maximice su utilidad dados los precios (p. Por lo tanto la renta del Robinson consumidor procede de dos v´ ıas: de los beneficios de la empresa y de la venta de tiempo de ocio en forma de trabajo (a la tasa de conversio ´ n uno a uno). Cada unidad de ocio que vende le genera una renta w que le permite adquirir w/p unidades del bien de consumo. e ´ sta se define como Y = w (L − R) + π (p.a pc ≤ w (L − R) + π (p. w ). w ) y c(p.c Las demandas o ´ ptimas resultantes de ocio y del bien de consumo las denotamos como R(p. la recta presupuestaria no corta al eje de abscisas en 0L sino que en ese punto Robinson dispone de una renta π (p. . R. es decir max u(R. w )/p.35.3 Econom´ ıas con q (p. Por ello. coincide con la recta presupuestaria de la figura 4.35 ilustra este problema de decisio ´ n.w) p n -L _ -L .L(p. w ). c) s. En el eje de abscisas medimos trabajo y ocio. w ) respectivamente.w) π(p. El problema del Robinson consumidor es pues decidir un plan de consumo (R. cada unidad de ocio que vende hace obtener beneficios a la empresa que se incorporan a su renta. Adema ´ s.172 4. El propietario de la empresa es Robinson. La figura 4.w) 0 Figura 4. Representando la renta como Y .34: El problema de la empresa. w ) y la renta Y.34 asociada al problema de la maximizacio ´ n del beneficio.w) q=F(L) q(p. El conjunto presupuestario refleja las dos fuentes de renta. Es importante darse cuenta de que la recta isobeneficio de la figura 4.

w) p 61 c(p. w ) de la figura 4.w) α w tg α = p 0R _ L R(p.36 nos ilustra sobre un feno ´ meno muy importante. . w ) al que tanto el mercado de trabajo como el del bien de consumo esta ´ n equilibrados. w ∗ ) = c(p∗ . w ∗ ).36 en la que a los precios (p . w ∗ ) L − R(p∗ . es decir q (p∗ . Una combinacio ´ n de consumo y ocio puede surgir como equilibrio competitivo si y so ´ lo si maximiza la utilidad del consumidor sujeta a las restricciones impuestas por la tecnolog´ ıa y la disponibilidad de recursos. El ana ´ lisis gra ´ fico que hemos desarrollado tiene su traduccio ´ n formal en los siguientes te ´ rminos. Por el contrario. w ) ambos mercados se vac´ ıan. w ∗ ) = L(p∗ .w) 0L R -L Figura 4. La figura 4. En otras palabras. El problema de la empresa. Un equilibrio walrasiano en esta econom´ ıa se caracteriza por un vector de ∗ ∗ precios (p . una asignacio ´ n walrasiana es la misma asignacio ´ n que hubie ´ ramos obtenido si un planificador central gestionara la econom´ ıa con el objetivo de maximizar el bienestar del consumidor.w)] c q π(p.L(p.35 no son de equilibrio walrasiano. Los precios (p. Una situacio ´ n de equilibrio se muestra en la ∗ ∗ figura 4.35: El problema del consumidor. a esos precios obtenemos un exceso de demanda de trabajo y un exceso de oferta de bien de consumo.w). consiste en determinar una . como hemos descrito.Teor´ ıa del equilibrio general [q(p.

w*) 0L R Figura 4.w*) -L 0R _ L L(p*. w ) y una oferta de bien de consumo q (p.R es decir. demanda de trabajo maximizadora de beneficios.w*) q(p*.w*) R(p*. Estas decisiones generan un nivel de beneficios π (p. w ) que la empresa transfiere a su propietario. Formalmente. max pF (L) − wL L La condicio ´ n de primer orden nos dice dπ = pF t − w = 0. Por lo tanto. El problema del consumidor es determinar una cesta de consumo (c. dL w . Ft = max u(c. es decir. c. dado que para la empresa los precios son parame ´ tricos. w ) y su renta Y . las decisiones o ´ ptimas de la empresa son una demanda de trabajo L(p.36: El equilibrio walrasiano.3 Econom´ ıas con q n (p*. p Esta condicio ´ n nos dice que el salario real se iguala al producto marginal del trabajo.w*) c(p*.a Y = wR + pc. . cuyo valor de mercado es pc + wR. R). w ) que maximiza los beneficios dada su tecnolog´ ıa caracterizada por la funcio ´ n de produccio ´ n F (L). que le permita obtener la ma ´ xima satisfaccio ´ n dados los precios (p. R) s.174 c 4.

w ). la renta del consumidor. w ).26) con pendiente −w/p. Y − pc . w ) determina una cesta de ocio y consumo caracterizada por la igualdad entre la tasa marginal de sustitucio ´n de ocio por el bien de consumo (cocos). recorde ´ moslo. ∂u p ∂c Es decir.28) (4. p . Por lo tanto. max u c.c y el salario real.Teor´ ıa del equilibrio general que podemos reformular como . esta ´ definida por Y = w (L − R) + π (p.27) . c w La condicio ´ n de primer orden nos dice du ∂u ∂ u ∂R = + =0 dc ∂c ∂ R ∂c ∂u ∂u . Por otra parte. . w ) podemos tambie ´ n demostrar la coincidencia entre la recta presupuestaria del consumidor y la recta isobeneficio escogida por la empresa (es decir la asociada al ma ´ ximo beneficio). w ) + wL p q= (4. w ) . + − ∂c ∂R w es decir. pc = w (L − R) + π (p. que podemos reescribir como c= w (L − R) + π (p. Para cualquier sistema de precios (p. La ecuacio ´ n de esa recta isobeneficio es π (p. el consumidor a la vista de (p. T M SR. 63 ∂u w = . Esta renta debe permitir la compra del bien de consumo decidido por el consumidor. p (4. w ) y π (p. = 0.

A partir de (4. Las decisiones de la empresa y del consumidor se han tomado independientemente pero. Podemos finalmente obtener la Ley de Walras.26) y (4. i. notemos que la ecuacio ´ n (4.28) representan la misma recta. c = q y R = L − L. En equilibrio el papel de los precios es conseguir que oferta y demanda se igualen en los dos mercados. Precisamente. . en otras palabras.27) y utilizando la definicio ´ n de beneficios podemos escribir. pc = w (L − R) + [pF (L) − wL]. q ). p[c − F (L)] = 0 (4. La empresa determina un par (L. la suma del valor de los excesos de demanda es cero. que podemos simplificar para obtener. w ∗ ) nos permite descentralizar las decisiones de la empresa y del consumidor. este es un argumento general para cualquier sistema de precios. Ello se verifica para cualquier sistema de precios porque los beneficios de la empresa se computan como parte de la renta del consumidor. los precios proporcionan los incentivos para que estas decisiones independientes sean consistentes. naturalmente esta ´ n relacionadas entre si. la renta de que dispone el Robinson consumidor es precisamente la justa para comprar la produccio ´ n de la empresa. So ´ lo en equilibrio estas decisiones son consistentes.e.29) que es precisamente la ley de Walras dado que q = F (L) representa la oferta de bien de consumo y c representa la demanda. las ecuaciones (4. L(w ) la demanda de trabajo y sea R(w ) la demanda de ocio. Sea pues.27) es una identidad contable. Nos dice que el valor de la produccio ´ n de la empresa al precio del mercado se utiliza para retribuir a los factores de produccio ´ n (las horas de trabajo de Robinson) y al propietario de la empresa (Robinson). la seleccio ´ n de (p∗ . Para verlo. Existencia y optimalidad del equilibrio Consideremos la normalizacio ´ n del precio del bien de consumo p = 1. Dado que L = L − R. Una vez ma ´ s podemos observar aqu´ ı la descentralizacio ´ n de las decisiones. Dados los supuestos sobre la tecnolog´ ıa y las preferencias sabemos que • L(w ) y R(w ) son continuas. esta nos dice que para cualquier sistema de precios.176 4.3 Econom´ ıas con n que es la ecuacio ´ n de la recta presupuestaria del consumidor con pendiente −w/p. R). el consumidor determina un par (c. La definicio ´ n del equilibrio general competitivo se reduce a una asignacio ´ n y a un salario w ∗ tal que q (w ∗ ) = c(w ∗ ) y L(w ∗ ) = L − R(w ∗ ). Por lo tanto. Como ya hemos mencionado.

La ley de Walras implicara ´ que en w ∗ dado que L(w ∗ ) = L − R(w ∗ ) tambie ´n ∗ ∗ q (w ) = c(w ).25).c (w ∗ ). si el salario es suficientemente alto. pero la demanda es negligible. w ) tal que z (w ∗ ) = 0. la oferta de trabajo es sustancial. que es la condicio ´ n de primer orden que caracteriza la optimalidad de Pareto de acuerdo con (4. Sea z(w ) = R(w ) + L(w ) − L la funcio ´ n de exceso de demanda de trabajo/ocio. recordemos que la condicio ´ n de primer orden de la maximizacio ´ n del beneficio nos dice w ∗ = F t (L(w ∗ )). es decir L(0) > 0 y R(0) = L. sabemos que ha de existir un salario w ∗ ∈ (0. Los precios. Este resultado nos dice que podemos alcanzar una asignacio ´ n eficiente de forma descentralizada utilizando los precios como mecanismo de coordinacio ´ n entre los agentes. la demanda de trabajo es positiva pero la oferta de trabajo es nula. Aplicando el teorema del valor intermedio. en este caso el salario. R(w ∗ )) ∂c de manera que F t (L(w ∗ )) = T M SR. Por lo tanto el salario de equilibrio general competitivo posee la propiedad de la optimalidad de Pareto. R(w ∗ )) ∂R w∗ = ∂ u(c(w ∗ ). • Para w > w obtenemos R(w ) < L y L(w ) → 0. es decir. En otras palabras.Teor´ ıa del equilibrio general 65 • Para w = 0. . Para estudiar la optimalidad de Pareto de este equilibrio. Dadas las propiedades de L(w ) y de R(w ). el problema de Robinson (obtener la ma ´ xima satisfaccio ´ n a partir de las posibilidades productivas) puede descomponerse y descentralizarse en dos problemas independientes pero relacionados: la maximizacio ´ n del beneficio para la empresa y la maximizacio ´ n sujeta a la restriccio ´ n presupuestaria para el consumidor. conllevan toda la informacio ´n relevante para proveer los incentivos adecuados a lo agentes de manera que las ofertas y demandas en los dos mercados se equilibren. y la condicio ´ n de primer orden de la maximizacio ´ n de la utilidad nos dice ∂ u(c(w ∗ ). sabemos que z (w ) es continua y z(0) > 0 y z(w ) < 0. Estableciendo as´ ı la existencia del equilibrio.

Asimismo tienen preferencias definidas sobre los dos bienes de consumo representables mediante funciones de utilidad ui (xi ) estrictamente cuasico ´ ncavas.37 ilustra esta descripcio ´ n. 2 como zj = (zj 1 . Empezaremos el ana ´ lisis con el estudio de la determinacio ´ n de las asignaciones de factores de produccio ´ n eficientes en el sentido de Pareto. Podemos dibujar los mapas de curvas isocuantas de ambas empresas en el espacio definido por la caja de Edgeworth de la figura 4.3.2 El modelo generalizado: Robinson y Viernes Vamos a proponer a continuacio ´ n una generalizacio ´ n de la econom´ ıa de Robinson Crusoe considerando dos factores de produccio ´ n y dos bienes de consumo que permitira ´ capturar todos los aspectos relevantes del modelo con m consumidores y L mercanc´ ıas. Supondremos que ambas tecnolog´ ıas son estrictamente cuasico ´ ncavas y crecientes en los dos inputs. donde qj es la produccio ´ n del bien de consumo correspondiente a la empresa j . zj 2 ) = v } donde v es una constante arbitraria. finalmente las tecnolog´ ıas de las respectivas empresas las representaremos mediante las funciones de produccio ´ n fj (zj ).3 Econom´ ıas con n 4. Podemos representar una asignacio ´ n de factores de produccio ´ n para las empresas mediante una caja de Edgeworth donde la base de la caja representa la dotacio ´n total de trabajo cualificado z1 y la altura representa la dotacio ´ n total de trabajo no cualificado z 2 . Los factores utilizados por la empresa 1 los medimos desde la esquina inferior izquierda y los inputs utilizados por la empresa 2 los medimos desde la esquina superior derecha. La figura 4. Recordemos que el conjunto de isocuantas de la empresa j es {(zj 1 . z22 ) que representamos como un punto en la caja de Edgeworth. z21 . Una asignacio ´ n de factores de produccio ´ n es pues un vector z = (z11 . Denotaremos a los inputs utilizados por la empresa j.37 de la misma manera como dibujamos los mapas de curvas de indiferencia de los consumidores en la figura 4. Robinson tiene inicialmente toda la dotacio ´ n de trabajo cualificado z 1 . q2 ). Decimos que una asignacio ´ n de factores de produccio ´ n z es eficiente en el sentido de Pareto si .178 4. zj 2 ). y Viernes tiene inicialmente toda la dotacio ´ n de trabajo no cualificado z 2 .21 (Asignacio ´ n eficiente de factores de produccio ´ n). donde xi = (xi1 .3. j = 1. zj 2 ) ∈ IR2 : fj (zj 1 . Estas dos actividades productivas se realizan por dos empresas independientes cuyos propietarios son Robinson y Viernes. Supongamos pues que Robinson encuentra a Viernes y ello modifica la econom´ ıa introduciendo dos actividades productivas (recoleccio ´ n de cocos y pesca) que se realizan con dos inputs (trabajo cualificado de Robinson y trabajo no cualificado de Viernes). Denotaremos un plan de produccio ´ n de la econom´ ıa como (q1 . xi2 ) representa un plan de consumo del consumidor i. z12 . Definicio ´ n 4.

Formalmente. zj 2 ). Por lo tanto. q2 ) en la frontera del conjunto de posibilidades de produccio ´ n de la econom´ ıa de Robinson y Viernes. x12 . j = 1. A su vez.37: Asignaciones de factores de produccio ´ n.38 ilustra el conjunto de asignaciones eficientes de factores. La figura 4. 2. y dada esta disponibilidad de bienes de consumo. el problema del plan- . debe determinar un plan de consumo para Robinson y para Viernes x = (x11 . El enfoque centralizado Un planificador central se enfrenta al problema de determinar una asignacio ´ n eficiente de inputs z = (z11 . 2. La parte (a) de la figura muestra una asignacio ´ n que no es eficiente porque cualquier asignacio ´ n en el interior de la zona coloreada permite aumentar la produccio ´ n de las dos empresas simulta ´ neamente. una asignacio ´ n eficiente de factores estara ´ caracterizada por la tangencia entre dos isocuantas. j = 1.Teor´ ıa del equilibrio general 02 z 21 z _ z2 z 22 67 z 12 01 z 11 _ z1 Figura 4. no existe otra combinacio ´ n de inputs alternativa que permita aumentar la produccio ´ n de alguna empresa sin disminuir la produccio ´ n de alguna otra. x22 ) que maximicen sus utilidades respectivas y agoten el producto. Este conjunto es especialmente relevante porque genera las combinaciones de outputs (q1 . z21 . x21 . z22 ) que generara ´ n unos volu ´ menes de produccio ´ n q j = qj (zj 1 . es decir x1j + x2j = qj . La parte (b) de la figura 4.38 ilustra esta definicio ´ n. z12 .

x2 1 .3 Econom´ ıas con 02 n z 01 01 (a) (b) Figura 4. y para que las decisiones de produccio ´ n y consumo sean consistentes debe ocurrir que.30) Gra ´ ficamente. max z j pj fj (zj 1 .39 ilustra el argumento. o en otras palabras las tasas marginales de sustitucio ´ n se igualen. s.a (xi1 . xi2 ) ∈ Bi (p) ∀i (4. . las tasas marginales de sustitucio ´ n iguales entre si se igualen tambie ´ n a la tasa marginal de transformacio ´ n. Por u ´ ltimo.180 02 4. la asignacio ´ n de consumo x debe satisfacer la optimalidad de Pareto. es decir debe ser una asignacio ´n en la que las curvas de indiferencia respectivas son tangentes. x∗ ) de equilibrio se caracteriza por 1 2 = T M Tq1 . zj 2 ) − w1 zj 1 − w2 zj 2 . una asignacio ´ n (z ∗ . ificador central podemos formularlo como . como en el caso sencillo de la econom´ ıa de Robinson. En e ´ sta.38: Asignaciones eficientes de factores. T M Sx = T M Sx 1 .q2 . el punto (q 1 . xi2 ) = arg maxxi ui (xi1 .a z11 + z21 = z1 z12 + z22 = z2 f 1(z 1) = x 11 + x21 f2 (z2 ) = x12 + x22 (xi1 .x2 La figura 4. xi2 ) s. As´ ı pues. q 2 ) determina las dimensiones de la caja de Edgeworth para los consumidores Robinson y Viernes.

zj 2 ) max pj fj (zj 1 . w1 . 2 Las cuatro condiciones de primer orden pj junto con la condicio ´n . x ) de equilibrio walrasiano.39: Equilibrio centralizado. podemos preguntarnos tambie ´ n si existe un sistema de precios (p. zj 2 ) y producir output qj que. 2 y k = 1. zjk = zk j ∂ fj = wk para j = 1. p2 . 2 . w ) maximice el beneficio. El problema para la empresa j es comprar inputs (zj 1 .Teor´ ıa del equilibrio general bien1 69 _ q (z*) 1 x* 22 _ q (z*) x* x* 11 x* 21 x* 12 _ q (z*) 2 bien 2 Figura 4. j = 1. zj 2 ) − w1 zj 1 − w2 zj 2 . w2 ) que permita de forma descentralizada via el mecanismo del mercado implementar una asignacio ´n ∗ ∗ (z . dados los precios (p. w ) = (p1 . Formalmente. El enfoque descentralizado Como en el caso de la econom´ ıa sencilla de Robinson. (zj 1 . 2 ∂z jk para k = 1.

∂ q2 (4.182 4. ∂ wk asegura que el mercado de factores se vac´ ıa. qj ).40. w ). Gra ´ ficamente. v´ ıa la funcio ´ n de produccio ´ n identifican un volumen de produccio ´ n qj (p. Para ello vamos a denotar como aj (w) = (aj 1 (w ). este sistema de ecuaciones nos dice que las curvas de coste unitario deben cruzarse en (w ∗1. podemos aplicar el lema de Shephard para determinar la demanda o ´ ptima de inputs de la empresa j .31) Es decir. w 2) una condicio sistema de ecuaciones p1 = ∂ c1 (w ) . w ). que a su vez. 2 pj = j ∂ qj nos dicen que el nivel de produccio ´ n de cada empresa es el que maximiza los beneficios. Las condiciones de primer orden ∂ c (w. qj ) j = 1. zjk = z k j ∂ cj (w. w ) y zj 2 (p. . Supongamos que tenemos un equilibrio interior en el que los niveles de produccio ´ n de ambos bienes es estrictamente positivo. es decir a11 (w ) a (w ) > 21 a12 (w ) a22 (w ) ∀w = (w1 . en un equilibrio interior los precios de los bienes de consumo deben igualarse al coste unitario de produccio ´ n. w ∗2) como muestra la figura 4. ∂ q1 p2 = ∂ c2 (w ) .3 Econom´ ıas con n determinan la demanda o ´ ptima de inputs zj 1 (p. Alternativamente podemos caracterizar las condiciones de equilibrio de las empresas a partir de las funciones de coste cj (w. Este sistema de dos ecuaciones determi∗ ∗ na los precios de los factores (w 1. Para determinar los precios de ∗ los factores de equilibrio (w ∗ ´ n necesaria es que w ∗ satisfaga el 1. Entonces. Los ingresos generados por la venda de esta produccio ´ n netos de los costes de produccio ´n definen el nivel de beneficios πj (p. Profundicemos un poco ma ´ s en la determinacio ´ n del equilibrio en el mercado de factores. aj 2 (w )) la combinacio ´ n de inputs minimizadora del coste de la empresa j . la condicio ´n . Supongamos que la produccio ´ n del bien 1 es relativamente ma ´ s intensiva en el factor 1 que la produccio ´ n del bien 2. qj ) . Esta viene dada por zjk = Por u ´ ltimo. w ). w 2). w ).

el vector z ∗ es aquel punto en la caja de Edgeworth que verifica ∗ z∗ z∗ 21 ∗ z22 11 a11 (w ∗ ) a12 (w ∗ ) a21 (w ∗) = a22 (w ∗ ) = tal como se muestra en la figura 4. a (w*)] w* 2 11 12 c´ (w) = p 2 2 c ´ (w) = p 1 1 w* 1 w 1 Figura 4. de dos fuentes. la correspondiente a la empresa 2 es ma ´s plana que la de la empresa 1.Teor´ ıa del equilibrio general 71 w 2 [a (w*). como en el caso de la econom´ ıa sencilla de Robinson. Adema ´ s. el supuesto sobre la intensidad de los factores implica que en la interseccio ´ n de las curvas de coste unitario.41 Veamos a continuacio ´ n el problema de Robinson y Viernes como consumidores.a (w*)] 21 22 [a (w*). Denotemos como θij la participacio ´n . es decir. z2 ) en la caja de Edgeworth de asignaciones de factores para el que las intensidades asociadas de factores se corresponden con las encontradas para los precios w ∗ . podemos identificar los nive∗ ´ n determinando el punto (z ∗ les de produccio 1 . Una vez determinados los precios de los factores. Las renta salarial como oferente de trabajo y la renta no salarial como propietario de las empresas. La renta de cada consumidor procede.40: Equilibrio en el mercado de factores.

max u1 (x1 ) s. w ) Los planes de consumo resultantes deben permitir el equilibrio de los mercados de bienes de consumo. xi2 ) i = 1. es decir q1 = x11 + x21 y q2 = x12 + x22 . De forma similar la renta de Viernes es Y2 = w2 (z12 + z22 ) + θ21 π1 (p. la renta disponible de Robinson es Y1 = w1 (z11 + z21 ) + θ11 π1 (p.184 4. w ) x1 x2 max u2 (x2 ) s. . Por lo tanto el objetivo de Robinson y Viernes como consumidores es definir un plan de consumo xi = (xi1 . de manera que i θij = 1 ∀j .3 Econom´ ıas con n a21(w*) 0 2 a22(w*) z* a (w*) 12 0 1 a 11(w*) Figura 4.a p1 x11 + p2 x12 = w1 (z11 + z21 ) + θ11 π1 (p. 2 que maximice sus utilidades respectivas sujeto a sus restricciones presupuestarias. As´ ı pues. Recordemos que suponemos que so ´ lo Robinson posee trabajo cualificado (z1 ) y so ´ lo Viernes posee trabajo no cualificado (z2 ). w ). . w ) + θ12 π2 (p. w ) + θ22 π2 (p. w ) + θ22 π2 (p.41: Niveles de produccio ´ n de equilibrio. w ).a p1 x21 + p2 x22 = w2 (z12 + z22 ) + θ21 π1 (p. w ) + θ12 π2 (p. del consumidor i en la propiedad de la empresa j .

iguales a la relacio ´ n marginal de transformacio ´ n de la econom´ ıa. e iguales a los precios relativos de los bienes de consumo. x21 (p ). z ∗ 21. Dadas las preferencias de los consumidores Robinson y Viernes y dados los precios p2 y p1 . ) como resultado de la seleccio ´ n de inputs z ∗ = (z ∗11 . los consumidores maximizan utilidad y los mercados se vac´ ıan. x12 (p ). w ) y una asignacion ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ [q1 (z11 (w ∗ ). buscamos sus demandas o ´ ptimas (maximizadoras de utilidad) dadas sus respectivas rentas salariales y no salariales. z ∗12. el primer teorema del bienestar dice que cualquier equilibrio competitivo es o ´ ptimo de Pareto. La figura 4. Esta oferta o ´ ptima de bienes de consumo satisface la propiedad que la tasa marginal de transformacio ´ n se iguala a la relacio ´ n de precios p2 /p1 = tan(α). En ella podemos observar que la oferta o ´ ptima de bienes de consumo de la econom´ ıa viene dada por el vector q (z ∗ ) = ∗ (q 1 (z ∗ ). Estudiado el enfoque positivo del modelo de equilibrio general competitivo con produccio ´ n podemos pasar ahora a estudiar el enfoque normativo. Los teoremas del bienestar Como ya hemos visto en el modelo sin produccio ´ n. z 22(w )).42 resume la discusio ´ n. La demostracio ´ n de la existencia del equilibrio sigue las mismas l´ ıneas de razonamiento que el caso de la econom´ ıa de intercambio. Ello nos selecciona un plan de consumo x∗i = (x∗i1. Esta asignacio ´ n se caracteriza porque las relaciones marginales de sustitucio ´ n de los dos consumidores son iguales entre si. En esta seccio ´n extenderemos el teorema al modelo con produccio ´ n y lo demostraremos. w ∗ ). T M Sx11 . Este teorema es importante porque requiere muy pocos supuestos sobre la estructura formal del modelo ma ´ s alla ´ de alguna versio ´ n del supuesto de monotonicidad de .x12 = T M Sx21 . x22 (p )] tal que las empresas maximizan beneficios. x11 (p ). es pues nuestro equilibrio general competitivo con produccio ´ n en la econom´ ıa de Robinson y Viernes.Teor´ ıa del equilibrio general 73 Resumiendo pues. q 2 (z ∗ ). cap.q2 = p2 p1 Naturalmente en esta econom´ ıa tambie ´ n se verifica la Ley de Walras. Ver Starr (1997. z 22) maximizadora de beneficios para cada una de las empresas. x∗i2) en el que las relaciones marginales de sustitucio ´ n se igualan entre si y a la relacio ´n de precios. Como consecuencia las demandas de los consumidores son consistentes entre si y las demandas agregadas son iguales a las ofertas agregadas. q2 (z 21(w ). un equilibrio walrasiano en la econom´ ıa de Robinson y ∗ ∗ ´ Viernes es un sistema de precios (p . 11). z ∗ 12 (w )). La asignacio ´ n descrita junto con el sistema de precios asociado (p∗ .x22 = T M Tq1 . formalmente.

2. l 0 Sea p ∈ IR un sistema de precios competitivo de la econom´ ıa. n). l ). .42: La asignacio ´ n de equilibrio. Supongamos que las preferencias de los consumidores son continuas y fuertemente mono ´ tonas (ver cap. m) y un conjunto J de empresas (j = 1. Teorema 4. ∀i ∈ I . 2.186 bien1 4. Entonces.10 (Primer teorema del bienestar). Mi (p). Demostracio ´ n. . un conjunto I de consumidores (i = 1. ∀xi ∈ Xi . . . x es eficiente en el sentido de Pareto. . . . Proponemos a continuacio ´ n una formulacio ´ n general del teorema para una econom´ ıa con l mercanc´ ıas (k = 1. de manera que un sistema de precios en esta econom´ ıa lo denotamos como un vector l -dimensional p ∈ IRl . En particular no necesita de ningu ´ n supuesto de convexidad de las preferencias o de la tecnolog´ ıa. Consideremos ahora un plan de consumo ˆ que para el consumidor i es .3 Econom´ ıas con n _ q (z*) 1 x* 22 _ q (z*) x* x* 11 α x* 21 α x* 12 _ q (z*) 2 bien 2 Figura 4. j ∈ J el plan de consumo individual y el plan de produccio 0 asociados. Sean x0 . de manera que p0xi ≤ Mi (p0 ). . . Recuperamos la convencio ´ n de inputs negativos. 2). 2. denominaremos a la renta de un consumidor i evitar confusio dado un sistema de precios p. (i) Dado que x0 es una asignacio ´ n de equilibrio debe satisfacer 0 x i ”i xi . Por u ´ ltimo para ´ n en la notacio ´ n. i ∈ I y ´ n de la empresa j j . . las preferencias. .

0 qj + wi i ≤ i∈I j ∈J i∈I donde wi representa la dotacio ´ n inicial de recursos del consumidor i. En este caso. La asignacio ´ n vi debe ser ma ´s . 0 0 0 p0 x0 = p w + θ ( p q ) i ij i j i∈I i∈I =p =p 0 . i θij (v) Supongamos ahora. p0ˆ qj > p0 qj0 implica ˆ (iii) Dado que en equilibrio los mercados se vac´ ıan debe ocurrir . . i∈I i∈I i∈I j ∈J wi + p 0 wi + p 0 . .Teor´ ıa del equilibrio general 75 preferido a x0 ´n ˆ xi debe ser tambie ´ n ma ´ s cara. la asignacio xi >i xi0 implica p0 x ˆ ˆi > p0 x0 i.32) i = Mi (p ). Sumando (4. (4. . qj ƒ∈ Yj . . puesto que para cada empresa j se verifica que . dada la convencio ´ n de inputs negativos π 0 j = p q j. .. j ∈J j ∈J i∈I i∈I j ∈J θij q0 θij q0 0 =p 0 wi + p 0 q0. . en equilibrio cada consumidor seleccionara ´ un plan de consumo que agotara ´ su renta. = 1. . . Es decir. vh >h x0 . 0 0 p0 x0 donde Mi (p 0) = p0 wi + θij πj . j ∈J 0 0 donde.32) sobre el conjunto de consumidores obtenemos. es decir i . (iv) Dado que las preferencias satisfacen la monotonicidad fuerte.. . contrariamente al teorema. la maximizacio ´ n del beneficio en equilibrio implica que planes de produccio ´ n que generan mayor beneficio que q 0 a los precios p0 no forman parte de su conjunto de produccio ´ n Yj . . que hay una asignacio ´n 0 factible vi . (ii) De forma parecida.. es decir . i ∈ I que verifica vi ”i x para todo i ∈ I y para algunos consumidores h ∈ I esta preferencia es estricta.

3 Econom´ ıas con n cara que x0 para aquellos consumidores que mejoran su nivel de satisfaccio ´ n y no debe ser ma ´ s barata para el resto. . Pero si vi es factible significa que debe existir un plan de produccio ´ n ˜ ∈ Yj para cada j ∈ J tal que . . i∈I wi + p 0 . . hemos supuesto que j maximizaba el beneficio de la empresa j dados los precios p0 . wi . j ∈J q0 j. . tomen decisiones o ´ ptimas (maximizadoras de las respectivas funciones objetivo). de manera que no puede existir un plan de produccio ´ n alternativo que genere mayor beneficio. i∈I Mi (p0 ) = p0 . Por lo tanto. si evaluamos este nuevo plan de produccio ´ n a los precios p0 obtenemos. Por lo tanto. Un equilibrio competitivo descentraliza el proceso de decisio ´ n que conduce a una asignacio ´ n eficiente. Los precios contienen toda la informacio ´ n necesaria para proveer los incentivos adecuados a productores y consumidores para que actuando de forma independiente. i j j i∈I j ∈J i∈I j ∈J i∈I de manera que concluimos que p0 . Por lo tanto el plan de produccio ´ n ˜ no puede ser factible para la empresa. Ahora bien. j ∈J q ˜j . . j ∈J qj0 < p0 . puede encontrarse un sistema de precios que permite implementarla como un equilibrio competitivo siempre y cuando podamos disen ˜ ar un sistema de redistribucio ´ n de las dotaciones iniciales y de la propiedad de las empresas. eficientes y consistentes entre si. para alguna empresa j ∈ J debe ocurrir p0 q0 < p0 ˜ . El primer teorema de bienestar representa la formalizacio ´ n de la mano invisible de Adam Smith. 0 0 0 ˜ p0 wi + p 0 q0 < p v ≤ p q + p wi . vi ≤ ˜ + i∈ I Ahora bien. . i∈I p0 x0 i = . i ∈I p0 vi > . El segundo teorema del bienestar dice que para toda asignacio ´ n eficiente en el sentido de Pareto de una econom´ ıa en la que los consumidores tienen preferencias convexas y las empresas utilizan tecnolog´ ıas convexas. . . Esta contradiccio ´ n a su vez demuestra que la asignacio ´ n vi no puede ser factible y la demostracio ´ n esta ´ completa.188 4. .

Sea Y = ∪j ∈J Yj y denotemos w = i∈I wi . . La normal a este hiperplano es precisamente el sistema de precios que descentraliza la asignacio ´ n eficiente. no vac´ ıos y convexos.Teor´ ıa del equilibrio general 77 La demostracio ´ n de este resultado (ver Starr (1997. A partir de una asignacio ´ n Pareto o ´ ptima. Consideremos una econom´ ıa en la que los conjuntos de consumo Xi ⊂ IRl∗ . En particular. Finalmente es trivial verificar que xν → x0 . 1/ν. La estrategia de la demostracio ´ n consiste en demostrar dos resultados previos. x0 . Por lo tanto podemos aplicar el teorema del hiperplano separador y afirmar que existe un hiperplano que separa ambos conjuntos. MI = M Ii (x0 ) i∈I que representa el conjunto de consumos agregados no peores que x0 . .3. Definamos la secuencia xν = x0 + (1/ν. ν = 1. podemos identificar x ∈ Xi . . i I son cerrados. ´ n x0 . . 2. La figura 4. pp. veremos que la convexidad de las preferencias y de la tecnolog´ ıa es crucial. . . i ∈ I y dada la monotonicidad de las preferencias. Entonces el conjunto de asignaciones agregadas factibles se define como los elementos no negativos de (Y + {w }). 1/ν. ) Dadas las propiedades de Xi y la monoton´ ıa fuerte de las preferencias sabemos que xν ∈ Xi y tambie ´ n xν >i x0 . Entonces ν xν = x0 . Sea x0 ∈ Xi . el segundo teorema del bienestar aparecera ´ como un corolario de estos resultados. Finalmente. los conjuntos M y B han de ser disjuntos. Recordemos que en el cap´ ıtulo 2 definimos el conjunto cerrado y convexo de los planes de consumo no peores que x0 como 0 M Ii (x0 i ) ≡ {x ∈ Xi : x ”i x i }. El teorema siguiente caracteriza el sistema de precios. . Este sera ´ tambie ´ n un conjunto convexo que denotaremos por M . i ∈ I . 146-151) es ma ´ s compleja y menos general. i ∈ I podemos sumar estos conjuntos para A partir de la asignacio obtener un conjunto convexo . Consideremos ahora el subconjunto de consumos agregados estrictamente preferidos a x0 . En otro caso podr´ ıamos encontrar una asignacio ´ n factible preferida a x0 . tal que xν >i x0 y limν Demostracio ´ n. las preferencias de los consumidores son fuertemente mono ´ tonas. Lema 4. Un punto en M es un plan de consumo agregado que puede generar una asignacio ´ n preferida en el sentido de Pareto a x0 . continuas y convexas. . . Este sera ´ el conjunto convexo que definimos como B = (Y + {w }) ∩ IRl .43 ilustra el teorema del hiperplano separador.

contemplan la posibilidad de suspender la actividad (0 ∈ Yj ) y satisfacen el postulado de que sin input no se obtiene output. . Supongamos que los conjuntos de consumo son cerrados. j ∈ J Este teorema nos dice que podemos utilizar el teorema del hiperplano separador para identificar un sistema de precios que soporte una asignacio ´ n eficiente. Notemos ∗ ∗ que para cada coordenada se verifica que x ≤ q + w . continuas y convexas. El conjunto M representa planes de consumo . y que las preferencias de los consumidores son fuertemente mono ´ tonas. j ∈ J una asignacio l eficiente en el sentido de Pareto. Sea MI = i∈I M Ii (x∗ ). ∗ Demostracio ´ n. . cerrados. Sea M = ∈ {x ∈ Xi : x >i xi } un conjunto convexo cuya clausura es MI (por el lema 4. i ∈ I y (ii) q ∗ maximiza p · q en Yj .3). Entonces existe un sistema de precios p ∈ IR+ tal que ∗ (i) x∗ i minimiza p · x en M Ii (x i ). son convexos cerrados y tienen en comu ´ n los Sea B = Y + {w }. Sea (x∗i. Teorema 4.190 4. i ∈ I.43: El soporte de una asignacio ´ n de equilibrio. q ∗ ´n j). ∈J q . Ambos conjuntos . Denotemos como x∗ = i ∈ x∗ y como q ∗ = j . no vac´ ıos y convexos. q + w .x = p.x* bien 2 Figura 4.3 Econom´ ıas con n bien1 x* p p. ∗ ∗ puntos x .11. Supongamos una econom´ ıa productiva en la que los conjuntos de produccio ´ n de las empresas son convexos.

(q ∗ + w ) ∈ A ∩ B verifican que • x∗ minimiza p · x en MI y • (q ∗ + w ) maximiza p · x en B La monotonicidad fuerte de las preferencias asegura que p es un vector no negativo. es decir el valor del producto p · x∗ es el mayor de entre los productos con cualquier elemento de B y es el menor con respecto a cualquier elemento de M I . ∀v ∈ B. As´ ı pues x∗ es un elemento de MI y de B pero x∗ no es un elemento en el interior de MI ni de B . ∀v ∈ B. Sin embargo x∗ es la suma de un elemento de cada M Ii (x∗ ). xi = i∈I . p ∈ ∆l−1 . i ∈ I y q ∗ es la suma de un elemento de cada Yj . p·x . j ∈J max p · qj . Por lo tanto aquellos puntos comunes a MI y B que tienen coordenadas x∗ . (q ∗ + w ) ∈ A ∩ B tenemos que • x∗ minimiza p · x en MI y • (q ∗ + w ) maximiza p · v en B . Sen ˜ alemos que dado que x∗ i es una asignacio supuesto de monotonicidad fuerte de las preferencias implica que M y B son conjuntos disjuntos.Teor´ ıa del equilibrio general 79 agregados que pueden generar una asignacio ´ n que represente una mejora de Pareto ∗ ´ n eficiente. a partir del teorema del hiperplano separador hay una normal p tal que p · x ≥ p · v ∀x ∈ M. Dado que x∗ . y p · (w + q ) = max p · v = p · w + v ∈B ∗ . . el sobre xi . i∈I xi ∈M Ii (x∗ ) min . qj ∈Yj . En consecuencia. ∗ ∗ Por lo tanto x∗ i minimiza p · x para todo x ∈ M Ii (x i ) y q j maximiza p · q para todo q ∈ Yj . j ∈ J . i ∈ I . La continuidad de las preferencias tambie ´ n nos permite afirmar que p·x ≥p·v ∀x ∈ MI ... La estructura aditiva de MI y de B implica que ∗ • x∗ i minimiza p · x en M Ii (x i ) y • q ∗ maximiza p · q en Yj . Es decir p · x∗ = min p · x = x∈M I xi ∈M Ii (x ) min ∗ p · .

i ∈ I. para cada consumidor i ∈ I se satisface la propiedad siguiente: ∗ (p · x∗ i > min p · x) : x i ”i x ∀x ∈ Xi x∈Xi de manera que p·x ≤p·w ˆi + . Supongamos una econom´ ıa productiva en la que los conjuntos de produccio ´ n de las empresas son convexos. unas dotaciones iniciales de recursos wi ≥ 0 ˆij ≥ 0 tal que y una estructura de propiedad de las empresas θ . j ∈ J una asignacio (x∗ . Sea ∗ ). La propiedad final referida a los consumidores nos dice que cada uno de ellos es un maximizador de utilidad sujeto a su restriccio ´ n presupuestaria.11 puede utilizarse junto con una adecuada redistribucio ´ n de las dotaciones iniciales para soportar cualquier asignacio ´n eficiente como equilibrio competitivo. y que las preferencias de los consumidores son fuertemente mono ´ tonas. Entonces i j l existe un sistema de precios p ∈ IR . continuas y convexas. bajo algunos supuestos. cualquier asignacio ´ n eficiente puede descentralizarse a trave ´ s del mecanismo de los precios. ˆi = w w i∈I . Corolario 4. q ´ n eficiente en el sentido de Pareto. ∗ ˆ p · xi∗ = p · w ˆi + θ ij (p · q j ). no vac´ ıos y convexos. ˆ Tenemos que demostrar dos propiedades: (i) que podemos encontrar ˆ w. Demostracio ´ n. Supongamos que los conjuntos de consumo son cerrados. A partir del teorema 4.11 tenemos p ∈ ∆l−1 de manera que x∗ ∗ minimiza p · x para todo x ∈ M Ii (x∗ i) y q j maximiza p · q para todo q ∈ Yj . .192 4. Nos dice que el sistema de precios que soportan una asignacio ´n eficiente identificado en el teorema 4. j ∈J ˆij(p · q ∗ ). θ j El segundo teorema del bienestar nos dice que. cerrados. i θ ij que satisfagan las condiciones del corolario y (ii) que el comportamiento del consumidor puede caracterizarse como la maximizacio ´ n de la utilidad sujeta a la restriccio ´ n presupuestaria. i∈I ˆij = 1 ∀j θ p · q ∗ maximiza p · qj para qj ∈ Yj .3 Econom´ ıas con n El corolario que presentamos a continuacio ´ n constituye el segundo teorema del bienestar. j ∈J Adema ´ s.3 (Segundo teorema del bienestar). contemplan la posibilidad de suspender la actividad (0 ∈ Yj ) y satisfacen el postulado de que sin input no se obtiene output.

θ ´ n del (ii) Por parte del consumidor queremos demostrar que la minimizaci o coste sujeta a la la restriccio ´ n de la utilidad es equivalente a la maximizacio ´ n de la utilidad sujeta a la restriccio ´ n presupuestaria. defiAhora ya es pura aritme ´ tica identificar ˆ y θ namos px∗ λi = . Evaluando la ecuacio ´ n anterior a los precios p obtenemos . x22 ) = 4x2 x22 . (a) u2 (x21 . . j ∈J pq ∗ j + pw. qj + w. ˆij adecuados. i ya no minimiza el coste en M Ii (x i ). que existe ˜ que satisface px ˜i = px∗ ˜i > i x∗ y derivemos una contradiccio ´ n. Supongamos. 10). Encuentre el conjunto de asignaciones Pareto o ´ ptimas de cuando la utilidad del agente 2 es. ∗. La utilidad del agente 1 es u1 (x11 . La dotacio ´ n agregada es w ¯ = (20. x22 ) = 2x2 x22 . Pero entonces el valor de algunos de estos puntos (evaluados en p) es inferior que el valor de x∗ . i ∈ I. Considere una econom´ ıa de intercambio con dos bienes y dos consumidores. de manera que ˆ = λi w. sabemos que la desigualdad sera ´ estricta so ´ lo para aquellos bienes redundantes k que no son deseables para ningu ´ n consumidor de manera que pk = 0. ∗ de manera que x∗ ´ n. Adema ´ s dada la monotonicidad fuerte hay por lo menos un bien que es deseable y por lo tanto su precio es positivo. x12 ) = 2x11 + x12 . a senso contrario.Teor´ ıa del equilibrio general (i) Dado que la asignacio ´ n x∗ es factible. . 4. h∈I px ˆij = λi . I ∈I px∗ i = . Esto se sigue de la continuidad de las preferencias. i yx La continuidad de las preferencias implica que existe un entorno ε alrededor de ˜ en el que todos sus puntos son preferidos o indiferentes a x∗ .4 Ejercicios 1. sabemos . Esto es una contradiccio Por lo tanto no puede existir una asignacio ´ n como ˜ . j ∈ J . (b) u2 (x21 . ≤ i I ∈I j ∈J 81 Dado que la asignacio ´ n es eficiente en el sentido de Pareto. Por ejemplo.

x22 ) = min{x21 . . (b) Calcule el equilibrio Walrasiano. En una econom´ ıa de intercambio con dos bienes y dos consumidores con las siguientes funciones de de utilidad indirecta: v1 (p1 . v2 (p1 . 3. p2 . x22 ) = log x21 + log x22 . 4. . 1). (a) Calcule la funcio ´ n de demanda agregada de cada bien. ui (xi1 . w2 = (1. 4. (b) Calcule la asignacio ´ n y los precios de equilibrio. Considere la siguiente econom´ ıa de intercambio: u1 (x11 . p2 .4 Ejercicios 2. m) = log m2 − β log p1 − (1 − β ) log p2 . x12 ) = x11 x12 . 4). w2 = (6. Considere una econom´ ıa de intercambio con 2 bienes y n consumidores en la que todos los agentes tienen las mismas preferencias Cobb-Douglas. n). (a) Encuentre el conjunto de asignaciones Pareto o ´ ptimas de esta econom´ ıa. x12 ) = xα w1 = (0. 6).. (donde 0 < α < 1 y 0 < β < 1). [Nota: Se puede calcular el equilibrio sin calcular las funciones de demanda. m) = log m1 − α log p1 − (1 − α) log p2 . w1 = (4. x22 ) = x21 + 2x22 . x22 }. x22 }.] 5. wi2 ) (i = 1. xi2 ) = xα xi2 (α > 0).. 1). Demuestre que dichas funciones son homoge ´ neas de grado cero y satisfacen la Ley de Walras. (d) Describa el conjunto de o ´ ptimos paretianos de la econom´ ıa. 1) y w2 = (1. 11x 12 .. Las preferencias y las dotaciones iniciales de los agentes son (respectivamente) 1−α u1 (x11 . 0). 2. Calcule el equilibrio Walrasiano de la econom´ ıa. Considere una econom´ ıa de intercambio con dos bienes y dos consumidores. Calcule la funcio ´ n de exceso de demanda agregada para cada uno de los bienes. u2 (x21 . x22 ) = min{x21 .194 (c) u2 (x21 . 1) respectivamente. (d) u2 (x21 . y las dotaciones iniciales son wi = (wi1 . (c) Demuestre que los precios de equilibrio no dependen de la distribucio ´n inicial de los bienes. u2 (x21 . las dotaciones iniciales de los bienes son w1 = (1. α ∈ (0.

Considere una econom´ ıa de intercambio con dos consumidores y dos bienes en la cual las preferencias son u1 (x11 . Considere una econom´ ıa de produccio ´ n con tres mercanc´ ıas (un bien de consumo x. . entonces no se producira ´ intercambio alguno. R. describa que tipo de intercambio dar´ ıa lugar a una mejora para ambos consumidores. x12 ) = (8.. x22 ) = x21 x22 . y las dotacio ´ n agregada es w ¯ = (16. I ). 7. x12 ) = x3 x12 . w12 ) = (0. trabajo L. (b) Calcule el equilibrio Walrasiano. (a) Determine si las siguientes asignaciones son Pareto o ´ ptimas: (i) (x11 . 8. 4). x12 ) = (12. (c) En una econom´ ıa de intercambio no se producira ´ intercambio alguno si y so ´ lo si tanto las dotaciones iniciales como las preferencias de todos los consumidores son ide ´ nticas. (x21 . x22 ) = (8. (c) Compruebe que la Ley de Walras se cumple para cualquier sistema de precios.. 2.. (x21 . T ) y una empresa. x22 ) = (8. En caso afirmativo calcule los precios de equilibrio. (b) Si en una econom´ ıa de intercambio todos los consumidores tienen las mismas preferencias (ui (xi ) = u(xi ) para todo i = 1. (iv) (x11 . 8). (iii) (x11 . (b) En cada caso diga si la asignacio ´ n es una asignacio ´ n de equilibrio cuando la dotaciones iniciales de los agentes son (respectivamente) (w11 . x22 ) = (4. . 12). x22 ) = (4. x12 ) = (8. Discutir las siguientes afirmaciones: (a) Si en una econom´ ıa de intercambio todos los consumidores poseen ide ´ nticas dotaciones de recursos (wi = w para todo i = 1. (ii) (x11 . 16) y (w21 .. 2. 16). I ). Los consumidores demandan x y ofrecen L y K . tres consumidores (A. x12 ) = (12.. w22 ) = (16. entonces no se producira ´ intercambio alguno. (x21 . 8). 8).. sean o no precios de equilibrio. 12). 6. 8). y capital K ). u2 (x21 . 0). (x21 .Teor´ ıa del equilibrio general 83 (a) Calcule el conjunto de asignaciones Pareto o ´ ptimas y la curva de contrato. 4). (c) Si alguna de las asignaciones no es un o ´ ptimo paretiano. Las funciones .

Su funcio ´ n de oferta de bien de consumo es Sx (p. El consumidor R es el propietario del capital. 27wr2 (a) Teniendo en cuenta como se determinan M A y M R . A 2M R L (w ) = 8 − 3w .4 Ejercicios xT (p. trabajo y capital de la econom´ ıa. w.196 individuales de demanda del bien de consumo son xA (p.) (d) Calcular los precios y cantidades del equilibrio general competitivo. M T son las rentas no salariales de cada uno de los consumidores. La cantidad de capital en manos del consumidor R es K = 24/49. (c) Calcular las funciones de exceso de demanda de consumo. es decir M = 0. es decir teniendo en cuenta la depenA dencia de M y M R de e ´ stos. 3p Las funciones individuales de oferta de trabajo son 2M A L (w ) = 8 − 3w . w. El consumidor T so ´ lo tiene rentas T salariales. M R . del trabajo y del capital respectivamente. 27w 2 r DK (p. r son los precios del bien de consumo. r ) = p3 . expre ´ selas en funcio ´ n de los precios y verifique su homogeneidad de grado 1 con respecto a esos precios. (La oferta agregada de servicios de capital es K = 24/49. w ) = 24w + M T . M R son las rentas del capital. y M A . (b) Calcule la demanda agregada de consumo y la oferta agregada de trabajo en funcio ´ n de los precios. R 2M T LT (w ) = 8 − 3w . donde p. w) = 24w + M . w. El consumidor A es el propietario de la empresa y M A son los beneficios de e ´ sta. r ) = p3 . r ) = p2 . Verificar que satisfacen la homogeneidad de grado cero con respecto a los precios i la ley de Walras. 9wr Las funciones de demanda de capital y trabajo son DL (p. . La empresa utiliza capital y trabajo como inputs para producir el bien de consumo. 3p 4. 3p xR (p. w. w ) = 24w + M . los servicios del cual vende a la empresa.

0. (b) Calcule la asignacio ´ n Pareto o ´ ptima y encuentre los precios que descentralizan dicha asignacio ´ n. . Considere una econom´ ıa de produccio ´ n con tres bienes.Teor´ ıa del equilibrio general 85 (e) Verificar que el comportamiento competitivo de los tres consumidores resulta de unas preferencia ide ´ nticas representables por u = xl2 donde l es el nu ´ mero de horas de ocio y el nu ´ mero de horas a repartir entre trabajo y ocio es de 24. k1 }. (b) Calcule la asignacio ´ n Pareto o ´ ptima y encuentre los precios que descentralizan dicha asignacio ´ n. El bien 3 es un input de produccio ´n para las dos empresas. (f) Verificar que la funcio ´ n de produccio ´ n de la empresa es x = L1/3 K 1/3 . (a) Describa la curva de transformacio ´ n entre las mercanc´ ıas 1 y 2 si todos los recursos iniciales de la mercanc´ ıa 3 se utilizan en la produccio ´ n. (Normalizar haciendo p3 = 1). (a) Dibuje la frontera de posibilidades de produccio ´ n de esta econom´ ıa. 32). La empresa 2 lo utiliza para producir el bien 2 con la tecnolog´ ıa q2 = l2 . x2 ) = x3 x2 y su dotacio ´ n inicial es w = (0. 11. as´ ı como los planes productivos correspondientes. as´ ı como los planes productivos correspondientes. 0. El bien 3 es un input de produccio ´n para las dos empresas. La empresa 1 utiliza dicho input para producir el bien 1 con la tecnolog´ ıa q1 = l1 1/3 . Calcular la relacio ´n de transformacio ´ n entre los outputs en el punto y1 = 50. 32). Co ´ mo debe ser α para que el conjunto de posibilidades de produccio ´ n sea convexo? 10. Describir la curva de transformacio ´ n entre dos outputs 1 y 2 cuando la funcio ´ n de produccio ´ n del output 1 es y1 = min{l1 . l1 +l2 = k1 + k2 = 100. (Nota: l1 y l2 son por tanto las cantidades del bien 3 utilizadas en los respectivos procesos de produccio ´ n). (c) Calcule la renta del consumidor y los beneficios de la empresas en equilibrio. Considere una econom´ ıa de produccio ´ n con tres bienes. un consumidor y dos empresas. la funcio ´ n de producα 1/ 2 cio ´ n de output 2 es y2 = l2 k2 . un consumidor y dos empresas. La empresa 2 lo utiliza para producir el bien 2 con la tecnolog´ ıa q2 = l2 . La funcio ´ n de utilidad del consumidor es u(x1 . La funcio ´ n de utilidad del consumidor es u(x1 . x2 ) = x1 x2 y su dotacio ´ n inicial es w = (0. (Nota: l1 y l2 son por tanto las cantidades del bien 3 utilizadas en los respectivos procesos de produccio ´ n). 9. La empresa 1 utiliza dicho input para producir el bien 1 con la tecnolog´ ıa q1 = l1 1/2 .

Calcule las funciones de coste de las empresas y encuentre los precios. Las funciones de demanda de este consumidor son x1 = donde m es su renta. A partir de e ´ stos calcule las cantidades. 0. Existe un u ´ nico consumidor que es el propietario de los recursos y de las dos empresas. el consumidor es propietario de las dos empresas. Cada uno de estos procesos de produccio ´ n esta ´ controlado por una empresa competitiva. La empresa 2 lo utiliza junto con el bien 1 para 1/2 1/2 producir el bien 2 con la tecnolog´ ıa q2 = z 21 l 2 (z21 es la cantidad del bien 1 que es utilizado en la produccio ´ n). p 2. La mercanc´ ıa 2 es el output de un proceso productivo que utiliza las mercanc´ ıas 1 y 3 como inputs de acuerdo con la funcio ´ n de produc1/ 2 1/ 2 cio ´ n y2 = l 2 z12 . ∗ = (q∗ . [Sugerencia: utilice la normalizacio ´ n p3 = 1. −l 1). [Sugerencia: utilice la normalizacio ´ n p3 = 1.] 13. Calcular los precios y cantidades de equilibrio.198 4. −z∗ . −l ∗ ). x2 ) = x11 x2 y su dotacio ´ n inicial es w = (0. El bien 3 es un input de produccio ´ n para las dos empresas. y y2 2 21 2 ∗ ∗ (iii) el vector de precios de equilibrio p∗ = (p∗ 1. ∗ ∗ (ii) los planes de produccio ´ n de equilibrio de las empresas y ∗ 1 = (q 1. Considere una econom´ ıa productiva de rendimientos constantes a escala con tres mercanc´ ıas. La mercanc´ ıa 1 es el output de un proceso productivo que utiliza la mercanc´ ıa 3 como input de acuerdo con la funcio ´ n de produccio ´n y1 = 1 l1 . x∗2). La empresa 1 utiliza dicho input para producir el bien 1 con la tecnolog´ ıa q1 = 1/2l1 . (i) la asignacio ´ n de equilibrio del consumidor (x∗1 . La funcio ´ n de utilidad del consumidor es u(x1 . Considere un econom´ ıa de produccio ´ n con tres bienes. un consumidor y dos / 3 2/ 3 empresas. donde z12 es la cantidad de mercanc´ ıa 1 que se utiliza como input en la produccio ´ n de la mercanc´ ıa 2.4 Ejercicios (c) Calcule la renta del consumidor y los beneficios de la empresas en equilibrio. 3p x2 = 2m .] m . Adema ´ s. 3p . 0. Es decir. 12. Calcule el equilibrio Walrasiano. p 3). Los u ´ nicos recursos que existen inicialmente en la econom´ ıa son 18 unidades de la mercanc´ ıa 3. 18).