You are on page 1of 19

SOBRE EL SUPERYÓ, FASES Y DESARROLLO, HACIA UN SÚPER-YO PARA LA CIVILIZACIÓN. Dr.

Fernando Romero Aguirre1 RESUMEN El Superyó, es el sistema de representaciones encargado de las funciones ética y moral; resulta de la internalización de leyes, reglas, normas y prohibiciones. Su desarrollo es lento, lleva toda la vida y nunca termina. Se diferencia gradualmente del Yo. Existen trabajos que explican su desarrollo por fases. Retomo esa idea con intención de integración. Desde Freud, (1921-1923) puede pensarse que se consolida al integrarse el Yo ideal con el Ideal del Yo. En base a Klein (1923-1930), las posiciones esquizoparanoide y depresiva implican niveles de organización previa, incluso, a “La moral esfinteriana” (Ferenczi, 1925) Al cuarto año se instaura como instancia, pero continua desarrollándose (Kohut, 1971/1977) hacia un “Sistema de internalización transmutativa de la Ley”. Su estudio se complementa con las teorías de las representaciones: psicoanalítica (Freud, 1895) y cognoscitivista (Perner, 1988) Palabras clave: Registros neuronales, huellas mnémicas, representaciones cosa, representaciones palabra, simbolización; y sus análogos cognitivos: representaciones de modelo único, representaciones de modelos múltiples y metarrepresentaciones. ABSTRACT The Superego is a system of representations of ethical and moral functions: internalization of laws, rules, norms and prohibitions. Its slow development takes a lifetime. It gradually becomes differentiated from the Ego. There are pieces of work that explain its development through phases. I take up that idea once more with the intention of integration. From the works of Freud (1921-1923) it can be considered to be consolidated by means of the integration of the ideal Ego and the Ideal of the Ego. From the works of Klein (1923-1930), the schizoparanoid and depressive position imply levels of previous organizations, including the “sphincteric moral” (Ferenczi 1925). At fourth years of age, it still requires development (Kohut 1971/1977) as a transmutative law internalization system. Its study is complemented by the theories of representations: psychoanalytical (Freud, 1895) and cognitive (Perner, 1988) Key Words: Neuron records (registers), mnemic imprints, thing representations, word representations, symbolization, and their cognitive correspondents: unique model representations, multiple models representations and metarepresentations. INTRODUCCIÓN
1∗

Catedrático del Instituto de postgrados y de la Facultad de Psicología, Universidad Intercontinental y del Departamento de posgrados de la Universidad del Valle de México.

1

y. Esas primeras formas de inscripción o “registros neuronales”. la actividad fisiológica da lugar a los “Registros neuronales” que Freud observó en su trabajo sobre el “Proyecto” (1895). es decir. se hace posible que podamos elucubrar sobre el momento de organización de las “huellas mnémicas”. por el hecho de que éstas últimas son un resultado de la “figurabilidad” de la que Freud nos informó en la doctrina psicoanalítica de los sueños. con una clara connotación pre-moral). y éstas últimas a su vez se separan apenas de las “representaciones cosa”. (Freud. dependiendo de su trascendencia. En otras palabras. de naturaleza intelectual. Las representaciones son un producto psíquico íntimamente relacionado con el registro de la experiencia nutricia y la relación con el objeto involucrado. pero que a su vez constituyen el inicio de la capacidad representacional. como veíamos son casi simultáneas con las “huellas mnémicas”. como una “experiencia” que se desplaza hacia la posibilidad de ser mentalizada. “El Yo y el Ello”. Por lo demás. y posteriores. parecen ser aquellas que ocurren en base a la excitación captada durante el trabajo del parto. (misma que. es un sistema verdaderamente complejo y subjetivo que Freud definió como “Superyó” en su trabajo de 1923. que liga energía libre invistiendo procesos fisiológico-relacional-vinculares de carácter vital. respecto de la representación del objeto y la relación con él y las funciones yóicas de organización. la investidura con libido (representaciones de objeto y de fun2 .Para la Teoría psicoanalítica. 1900) Es bien probable que de aquí haya partido Klein para desarrollar esa parte de su teoría que se centra en la dinámica y la economía de los “objetos parciales”. En ese sentido es actividad yóica originaria. la parte de la personalidad que se encarga de regular la conducta con miramiento por la ética. conformando así un contenido prelógico. Es decir. merced a los breves pero crecientes espacios de tiempo en que la tensión de necesidad mantiene despierto al bebé. integración y síntesis. necesariamente. Así planteado. Y es que las primeras representaciones que hace el neonato. tiene que ser. la primera que organiza y fija el recuerdo afectivo asociado con la alimentación y figurabilizado de manera cada vez más completa. en términos de “buena” o “mala”. pero. los “registros neuronales” pueden erigirse como producto de una función frontera entre lo fisiológico instintivo y lo psíquico emocional-intelectual. probablemente desde mucho antes empezó a detectar de manera indirecta lo que podríamos denominar precursores del Superyó. evidentemente. si le ponemos palabras. inicia una de las primeras funciones yóicas relacionadas con las dos formas básicas de inteligencia: la inteligencia emocional y la inteligencia intelectual. De hecho. como una función yóica de carácter cognoscitivo. coherente con la forma propuesta por Freud según su concepto de “representaciones cosa” y con el cual se refirió específicamente a estructuras propias de la dinámica y economía de las “relaciones tempranas de objeto”. con una emoción congruente a ella. Sin embargo. Podríamos considerar que a partir de dichas representaciones originarias. la moral y los valores humanos en general. pues es el momento justo en que se integran una información captada a través de alguno de los órganos de los sentidos. y el Superyó es un sistema de representaciones. porque lo “importante” en el principio era entender la parte inconsciente de la personalidad pues desde ese espacio se podría develar y entender el síntoma.

inicie con las emociones y las acciones involucradas en la función nutricia. estimulando a su vez. De hecho. Por eso se ocupó (Freud. todo ello en conjunto constituye lo que denominamos “función maternante” y será representada esa relación como en una suerte de “guión representacional” y contrastada contra una información que es “bagaje” genético. y sonidos contingentes con la experiencia. ojos. porque la parte emocional más importante que. la piel. furia. etc. sino que aludía a una forma de contenido que no era susceptible de ser verbalizado en tanto que no había sido simbolizado aún: por tanto eran “la cosa en sí misma”: sensación o percepción según los diferentes órganos de los sentidos y la forma específica de captación de la experiencia de cada uno de ellos. Para algunos psicólogos cognoscitivistas (Leslie. empleamos formas simbólico-coloquiales para comunicar experiencias traumáticas. miedo. cenestésicas. “lo sentí como patada al hígado”. 1900) de la representación. Freud las pensó simplemente como “representaciones cosa”. contención (“holding”) al cargarlo. órganos y aparatos como el respiratorio. dando cuenta de la forma y las consecuencias del encuentro. ante un abuso. provoca reacciones instintivas y/ o descargas viscerales. más aún. Las acciones. angustia. su registro y representación. por el otro lado. brazos. A eso habría que agregar que la palabra posee en sí misma y de manera implícita. 1987. definitivamente. o “lo sentí como una cubetazo de agua helada”. por la forma de decirlo justamente. 1988). merced a esa función catártica de la palabra. por ejemplo. en tanto que informan de capaci3 . gustativas. auditivas. Cuando se reactiva “la cosa en sí misma”. Por eso es que. como lo es la palabra de la madre. estimulan la formación de “representaciones primarias” para el primero. tendemos a decir que “fue un atropello”. invariablemente. la cognitivo pernerniana. de esa amplia gama de experiencias que dan sentido y significado al encuentro sujeto-objeto. información “metabolizada”. es decir. ha sido reprimida. la boca y órganos relacionados con la deglución. las cuales son “estructuras” que anotician de la naturaleza y el nivel de la inteligencia típicamente humana. (1988). el cual pudo incluso ser terrible. manos (“handling”). En efecto. en ocasiones. 18911895) de señalar que no se refería. presentadas por significativas. a percepciones visuales. poder decir una grosería resulta liberador. al encuentro altamente matizado de afectos entre una mamá y su bebé. Lo simbolizado es. Roles y funciones. para empezar evocan la impresión de que se refieren a información visual. las experiencias desde el nacimiento. visuales y vestibulares. traumática de suyo. no podemos decir una expresión como las anteriores. y Perner. y en cierta medida. son energizados con libido y agresión: experiencias táctiles. los primeros intentos de “figurabilización” (Freud. una capacidad catártica. Por lo menos. produciendo ciertas formas de representación que resulta difícil llamarlas de algún modo. Y. Simplemente nos volvemos a traumatizar y sentimos impotencia. partes del cuerpo del objeto: pecho. es bien probable que lo que Freud pensó como “huellas mnémicas”. por lo común. o de “modelo único” para Perner. y se percató que dicho así. oído y órganos relacionados con las funciones primarias de excreción.ciones en relación con un objeto “bueno”) y agresión (representaciones de objeto y de funciones en relación con un objeto “malo”) de experiencias que han sido re-. Se pueden pensar esas primeras representaciones desde otra perspectiva. aluden por un lado a funciones y partes del cuerpo del neonato que se vieron involucradas: función. olfativas.

y muy en breve por cierto. si se quiere en un principio incluso azarosas. que la experiencia es de alguna manera “registrada” en una forma de memoria. las “representaciones cosa” “buenas”. ante determinadas condiciones estímulo que las evocan. vegetativo-conductuales. tienden a repetirse. depurarse y trascenderse. mencionado por Békei. o permitió evadir estados displacenteros de tensión de necesidad. Y. por decirlo de algún modo. funcionan como una guía básica para el desarrollo y organización posteriores. Implícitamente. las que propone otro cognoscitivista: José María Ruiz-Vargas (1994): una memoria que se refiere a la experiencia afectivo-emocional: la memoria “anecdótica” o “episódica” y otra que se re4 . Estamos hablando de lo que los conductistas denominan: “capacidad de aprendizaje”. y las “representaciones cosa” “malas” por el otro. permitieron recuperar equilibrios. Evidentemente. incluso a partir de Freud. en otras formas de memoria que son ya más predominantemente psicológicas. corregirla y mejorarla. los bebés “embracilados” todas las madres saben que “pretenden” manipular con sus gritos y su llanto para satisfacer sus necesidades de contacto humano. ciertas acciones y conductas. cada acción puede. y que. de una forma característica en él. Pero no creo que se conserve igual durante todo el primer año de vida. porque son pre-moralmente “buenas”). que a nosotros nos parecería análoga o coherente con el “Proceso primario” freudiano y. según una forma de memoria que puede echar mano de recuerdos muy breves del pasado cercano. la propuesta de “La mente representacional” de Perner. Por ejemplo. las cuales se incrementan en la medida que pueden permanecer más tiempo despiertos. De la primera etapa de organización del Superyó. que es quizás en el principio. a su vez. Pero en breve. por mucho tiempo. los cuales. una respuesta condicionada es “camino andado” y al mismo tiempo estimulación para acceder a una información genética particular por vía de la cual las respuestas condicionadas tienden a repetirse. tiene una connotación diferente de como la manejaron los conductistas de mediados del siglo pasado. y sin poder retenerlos. o. estamos dando por sentado. trascender a la anterior. ¿cómo cambia? Por ejemplo. Me parece lógica su propuesta. Y en tal caso. por un lado. Sin embargo la capacidad de aprendizaje del ser humano es algo que no está en discusión. psíquicamente hablando. cosa de la cual son capaces antes de los seis meses. 1964) Por un lado. de estructuras más complejas en tanto que se trascienden a sí mismas.dades innatas que nos hacen sujetos de precoces y rápidos condicionamientos. Este sería un estadio en el cual se están organizando y separando. a eso alude el concepto piagetiano de las “reacciones circulares”. quizás dentro del “Proceso originario” que propuso Aulagnier. además. En efecto. Pero dada la capacidad de aprendizaje del ser humano. 1. (1977. somato-psico-fisiológica. Parafraseando a Perner. 1986) en tanto que el neonato puede condicionarse y emitir ciertas respuestas. y/ o porque su repetitividad eliminó. al menos potencialmente. (Piaget. las “representaciones de modelo único” son una forma de “pensar” naciente. en función del nivel intelectual del “sujeto” de que se trate. ya sea porque generaron consecuencias gratificantes y “reforzantes” (la perspectiva psicoanalítica nos diría que debido a que su investidura organiza lo emocional y garantiza la atención a través del vínculo. por lo menos en el ser humano.

aceptación. o bien.fiere a las primeras experiencias motrices o de las acciones: “memoria procedimental”. 1964) porque la información ahora trasciende las sensaciones. a la cual bien podríamos llamar. Poco a poco la información se transformará y tornará susceptible de ser evocada en forma de recuerdo imaginarizado. pero poco a poco cada vez más realística y con rumbo hacia la futura capacidad sublimatoria) consecuencia lógica de la maduración y la tendencia normal a la integración. susceptible de ser verbalizado. al menos potencialmente. gratificante y satisfactor. 1895) e iniciando. doloroso y/ o frustrante. el cual es presimbólicamente super- yóico: “pecho bueno” y “pecho malo”. Es decir. Hasta entonces. según el proceso a través del cual se les otorga a sus significados un cierto valor. en el seno de la fundante “economía de las escisiones”. ya sean las que invistió con libido y que lo impulsan al acercamiento. en la medida en que el bebé pueda tolerar el dolor y la culpa que le significa el percatarse del “engaño” implícito en la escisión. había sido concebido como si fueran dos objetos. superada o cohesiva. frecuentemente por un estímulo interno.1. 1. 1900): “representaciones cosa” (Freud. el avance hacia el desarrollo de las “representaciones palabra” (Freud. contra un supuesto “objeto malo”. al ser evocadas. 1895) Pero. Esto significa que con la escisión se sientan las bases para el inicio del desarrollo del “Superyó temprano” y alcanza un primer nivel de organización justamente cuando el bebé “capta” que la escisión es sólo un artificio. se torna “preconsciente” el contenido que informa que el objeto es uno y sólo uno. En función de tal entendimiento es que puede salir de la posición esquizoparanoide e iniciar la organización de la experiencia que se refiere a la “posición depresiva”. cuando aún “pensaba” que eran dos y atacaba al asociado con la frustración y laceración. entonces. Así. libidinal o agresivo. En ese sentido. pues desde la perspectiva tópico-topográfica. 1895) y haciendo posible el poder evocar los introyectos en tanto que representaciones figurabilizadas (pre-morales: pecho “bueno”. pecho “malo”) o imágenes con un cierto sentido lógico. en efecto. y pueda avanzar hacia la necesidad de “reparación” (primero maníaca. hacia las acciones que invistió con agresión y que lo impulsan al ataque —alejamiento. como memoria “sensorio-motriz” (Piaget. se puede considerar lograda. además refrenda su matiz afectivo. ha sido figurabalizada (Freud. en breve. Primer nivel de organización del Superyó temprano. por ausente. misma que implica alcanzar una cierta preconsciencia de “necesidad” de reparar al objeto amado. cuya representación juega un papel central en la integra5 . las “huellas mnémicas” y las “representaciones cosa”. empleando la terminología piagetiana. “vive” la experiencia como si se tratara de relaciones con dos objetos diferentes: uno “bueno” presente. con cuya investidura iniciaron los dos primeros niveles de organización: el de las “huellas mnémicas” y el de las “representaciones cosa” (Freud. la estructuración y consolidación de la “etapa esquizoparanoide”. y merced a la escisión. esquizoparanoides. fragmentaciónEl neonato. rechazo. Este momento estimula la necesidad de reparar lo que el mismo bebé siente haber destruido durante sus ataques hostiles y agresivos. integración. y otro “malo”. impulsan al sujeto a ciertas acciones.

con la primera sub-instancia superyóica freudiana: el Yo Ideal nirvánico. hacia el final de la posición esquizoparanoide. las frustraciones los hacen reaccionar a ambos con una. en los delirios erotomaníacos y mesiánicos del paranoico. según su omnipotencia. aunque también en diferente medida. mismos que. Una primera etapa del Edipo temprano. a través de la “adaptación” caracteropática. la madre. tanto del Yo. Quizás nos podamos permitir. narcisista y omnipotente. El niño pequeño. los perversos y los toxicómanos. frecuentemente bloquean o alteran los procesos intelectuales. pertenece a su mismo sexo. otorga soporte a la idea kleiniana del “Superyó temprano” porque estimula un “echar mano” del recurso de dividir entre “buenos” y malos” y porque la agresión contra supuestos objetos malos es justamente la base del sentimiento de culpa. si es que no parece muy tirado de los pelos. 1923-19251926) en la primera etapa de estructuración kleiniana. estimuladas por la fuerza del temperamento heredado. ser un aliciente inductor de “representaciones de lo inexistente” pero deseable. como lo podría ser la fantasía de existencia de un paraíso “continente”. por ejemplo. incluso motriz e ideas omnipotentes y súper aceleradas del maníaco. en el pensamiento y el manejo que hace de la palabra. por ejemplo dentro del ámbito de la “gratificación alucinatoria”. en la omnipotencia perversa casi total del anoréxico y la mayoría de preestructurales. Tampoco todos reaccionan igual ante la experiencia de dolor físico. Me atrevo a parafrasearlo como sigue: la niñita originalmente se mueve dentro de una dinámica relacional de naturaleza homosexual. momentánea y particular exacerbación de la agresividad.ción y cohesión. 1968-1975-1976) 1. No todos los bebés reaccionan igual ante el apremio y el displacer asociado al hambre. lo que Coderch (1975) observa en quienes clasificó dentro de las “Neurosis de carácter”: los psicópatas. por lógica. Las diferencias heredadas de inteligencia intelectual pueden incluso para algunos. por lo demás. más o menos. En fin. equiparar el primer nivel de integración del “Superyó temprano” (Klein. Las frustraciones son inevitables en la relación temprana con el objeto y se ven. como de la personalidad total. (Freud. en función de las cuales disminuyen en el “mundo interno” o “espacio intrasubjetivo”.1. Ahora bien. podemos observar esta sub-instancia operando. el esquizofrénico. pues su objeto de relación amorosa. La carga agresiva estimula y provoca fantasías de ataque y destrucción. 1914-1923) Desde la perspectiva de la psicopatología. Simplemente porque sus recursos para tolerar el displacer-dolor son también diferentes y. en la “orgía masoquista culpígena y culpógena” del melancólico o la hiperexcitación. por el contrario se mueve desde el principio dentro de una dinámica heterosexual porque la madre es del sexo opuesto al de él. la inevitabilidad de las frustraciones. asimismo. (Freud. aunque quizás principalmente en aquellos fronterizos que encuentran la fórmula para evitar el sufrimiento. contra la representación del “pecho malo” la coherente con sus respectivos ímpetus temperamentales heredados. se corresponden con los “border” que Kernberg catalogó como más graves (Kernberg. 19001905) Pero para otros no.2. las representaciones de objeto “bueno” y se incrementan. las de objeto “ma6 . lo cual implica diferencias humanas individuales.

“buscar”. en función de la experiencia de estimulación y de roles jugados a través de los órganos de los sentidos involucrados en esos intercambios. en aras de lograr sobrevivir. por lo demás. Me atrevería a agregar con base en los aportes de la Psicología Cognoscitiva y las Neurociencias. la influencia de su mirada. el sonido de sus palabras y la representación fragmentada de un “esquema corporal” general estimulado y representado según experiencias de aseo y caricias. los objetos no eran personas. los ataques hostiles e indiscriminados sobre las representaciones del objeto. Por lo tanto. olor característico. Entonces. Incluso “imagen” de sí mismo. el olfato por el olor de su cercanía. y objetos “voz. para entonces. Del mismo modo. la fantasía de aniquilación y/ o el odio exacerbado al pecho “malo”. Es decir. oralmente. precozmente descubierta en los ojos de la madre que lo mira arrobada: coherente precursor del “Estadio del espejo” de Lacan. constituye una atenuante ante la improcesable sensación de invasión que provocan la angustia de fragmentación. 2003-2004). casi simultáneamente. objetos “ojo” que miran y reflejan. e incorporarla. con ella. lo lógico es pensar que se representará parcialmente a Sí mismo. que también objetos “mano” que acarician.lo” y sus consecuentes ansiedades persecutorias y de fragmentación. los capta por vía de sus diferentes órganos de los sentidos. Desafortunadamente no siempre ocurre lo mismo con la perspectiva del enojo. a nivel de “huellas mnémicas” al investirlos y. De la inaccesibilidad del anoréxico al carácter “organizador” del Edipo. Y es justamente ahí el único lugar en donde se lo podría encontrar: el objeto alternativo es la información genética a partir de la cual se puede desarrollar la representación del padre: el “pene paterno”: información genética en relación con el padre y su rol. fantasmáticamente. por los ataques hostiles contra él. desde sus perspectivas de amenaza y dolor tienen la virtud de “hacernos pensar”. las más estimuladas por el contacto de la mano de su madre. dado el predominio original de una dinámica y una economía de “posición esquizoparanoide”. Los registra y los representa. en la información genética la que se refiere al rol paterno. poder incorporar “el pene bueno paterno”. como “boca” y “tracto digestivo”. acceder a ella. Sólo después de esa “incorporación” (de la cosa en sí misma o “representación cosa”) 7 .3. ciertos razonamientos precoces estimulan la tendencia a “buscar” en la infomación genética. porque todos ellos son estímulos que el neonato se representa. específicamente en relación con los conceptos de “Mente representacional” y “Neuronas espejo” (Romero. pero poseemos la capacidad de que se estimulen formas de pensamiento más evolucionado: pensamiento de tipo obsesivo. 1. sino “objetos parciales”: “pecho” y “pene”. “piel” y “partes del cuerpo”. la amenaza persecutoria retaliativa. asimismo. Sabemos que las experiencias de frustración. Porque Klein se ocupó muy bien de especificar que. pero éstos se multiplican como si de cada “pedazo” de objeto agredido “brotara” uno nuevo completo y furioso. En efecto. un objeto alternativo que permita atenuar la sensación de predominio persecutorio y/ o de fragmentación interna que provocó la frustración y. sonido-palabra”. como “representaciones cosa”. pero sobre todo “encontrar”. los ataques se dirigen contra las representaciones de “objetos malos”. En efecto. de manera “esquizoparanoide” en un principio.1.

se puede pensar el consumo de alcohol y otros enervantes cuya intención defensiva fantasmática sería la de “emborrachar”. refiere que algo “malo” que ingirió lo arremete desde dentro. (Corrobórese con el trabajo “El hambre y el cuerpo” de Kestemberg y Kestemberg. “penes malos” y “madres malas”. el miedo a la retaliación (ser envenenados) y ante el embate del hambre. fortalecieron el recurso hiperlibidinizando. Por lo tanto. 1916-1917) 8 . otorgará los elementos básicos para la identidad de ambos sexos. omnipotentemente “sentir” que dependían menos del pecho y porque no lograban discriminar bien el pecho “bueno” del “malo”. de manera eróticamente perversa la sensación de hambre. Deducimos que se reactivan en él fantasías de incorporación del objeto. Sobre la etiología de la homosexualidad. por aquello de “las series complementarias” (Freud. como un “objeto-penebueno” alternativo que permite o hace posible reparar-restaurar-recuperar. Al no contar con la alternativa del objeto “pene bueno”. desde la actitud de las mujeres de la familia de la madre. transmitido a la progenie con conductas y actitudes y no necesariamente con palabras. la representación de un “pecho bueno”. al objeto malo internalizado para atenuar su amenaza. parafraseando a los Kestemberg. ya por temores homosexuales desde las actitudes de los varones de las familias de ambos progenitores. En el mismo talante. no pudo “incorporarla”. les provee fantasmáticamente de la oportunidad de no tener que renunciar al alimento. con los cuales defenderse y “contraatacar” introyectos tales como “pechos malos”. fantasía de un Self “descarnado”. desprendimiento omnipotente de lo corporal. y negando lo corporal: fantasía de “conversión” en “espíritu”. por ejemplo. Al menos en lo que constituyó la fijación que sirvió de base. en esencia. los anoréxicos deslibidinizaron el alimento para. Así. desde esta hipótesis podríamos deducir que el anoréxico no “encontró” la información referente al “pene bueno del padre”.se podrán desarrollar los representacionales correspondientes: introyección “del pene del padre”. “ácidos”. pretende “vengarse”. se puede deducir que la homosexualidad de hombres y mujeres es un fenómeno cuyo origen etiológico debe situarse también durante el transcurso de la temprana etapa esquizoparanoide. adormecer. desde dentro. que amenazan y persiguen desde dentro. y/ o. una especie de abastecimiento de “armas”. Por tanto no hay “nada que temer” respecto de la alimentación. succionan del pene y no del pecho. con la ayuda del analista que hace de lado la “neutralidad” y la “abstinencia”. pues en su fantasía. Ya por un conflicto transgeneracional con el hombre. en los momentos de conflicto con el pecho. en sus fantasías el psicosomático ulceroso.4. en efecto. principalmente porque otorga tiempo para que los bebés de ambos sexos se tranquilicen y disminuyan las proyecciones masivas de su propia agresividad incrementada contra la representación del pecho supuestamente “malo”.1. Pero tanto a ella como al varón. De hecho. Asimismo. el consumo de irritantes le puede significar paradójicamente al psicosomático. constituye la base para la oportunidad de reorientarse hacia la heterosexualidad. Asimismo. 1972-1976) 1. el introyecto “pene bueno del padre”. A la postre. Para la niña ésta experiencia. el cual fue destruido en el proceso incorporativo y por eso.

que en la anorexia no se observa. 9 . potenciando el surgimiento de fantasías altamente infiltradas de energía instintiva no neutralizada o precariamente neutralizada. parafraseando a Lacan. pero menos tanática. en relación con un sano pasaje por el Edipo freudiano. al grado de que una inhibición esquizoide le hubiera impedido la utilización fantasmática del recurso: “pene bueno del padre”. La niñita se ve así. para la “reparación” del pecho y estimular la posibilidad de representar un pecho lo “suficientemente bueno” como para que sirviera de “núcleo” al desarrollo de un Yo sano y no potencialmente perverso. pues no desarrolla caracteres sexuales secundarios. Ya sea que por una tendencia heredada a asumir una actitud predominantemente pasiva y/ o por la presencia de actitudes. activo y siempre erecto. ésta. y entonces no haber “necesitado” buscar la información referente a un objeto alternativo: el “pene bueno del padre”. y éste hubiera quedado en condiciones de frustración sistemática y reiterada. Curiosamente. 1.1. situación. muy cercana y similar a la que se puede encontrar en la etiología de la anorexia. negada de la oportunidad de nutrir su personalidad posterior. también se observan esfuerzos fallidos de acercamiento hacia el padre. porque tampoco podría ocurrir de manera normal. el resultado es que se bloquean los canales normales de identificación con la madre. la experiencia “organizadora” de la personalidad. de que nos habla Anna Freud (1971). Esta limitación deja importantes montantes de libido y agresión indiferenciadas y fijadas a representaciones también indiferenciadas. “buenas” y “malas” del pecho. se sobre-estimulan los de activación de identificaciones precoces que la conducen a identificarse precozmente con el “padre parcial”: el pene. en la futura personalidad homosexual femenina. No pudiendo ser elaborado el duelo por obvias razones. Es decir. De la homosexualidad femenina y su cercanía con la anorexia. digamos. fisiológicos. parece haber ocurrido una experiencia de apego exagerado a un pecho idealizado. (19661971-1975) no puede otorgarle “existencia” a la chica desde su condición de mujer. Sin embargo. en el sentido que Spitz (1965) propone al término. esta característica típica de la anoréxica. se cuenta con recursos como para encontrar una forma caracterial de “adaptación”. a la información referente al “pene bueno del padre”. al nivel de haber tenido que negar las frustraciones lógicas reales. situación que condicionará la organización de los “diques contra los placeres pregenitales” y perversos. no psíquicos. como segundo precursor importante para el establecimiento del Superyó temprano”. más o menos. La homosexualidad femenina tendrá que ver con el hecho de no haber podido aceptar o no haber podido acceder de manera pertinente.Tanto en la homosexualidad femenina como en la masculina.1. Pero también podría ser que ocurriese por una falla sistemática de una madre alterada e incapaz de poder ser responsiva ante las señales que su bebé emitía. el cual. la hace parecer un verdadero “falo” deambulatorio. sino que predominan tendencias a echar mano de mecanismos adaptativos de tipo homeostático.4. En la adolescente anoréxica. para poder enfrentar la necesidad de “elaborar” un duelo sin contar con otro tipo de recursos: elaborar el duelo de no haber podido acceder a la información referente al pene-buenopaterno. seductoras y reengolfantes de una madre neurótica. por su parte.

le puede significar un medio defensivo a través del cual poder conjurar ansiedades persecutorias provocadas por tener que incorporar “a fuerza”. Pero. un “pecho-alimento-malo” y “peligroso” al cual se convirtió en persecutorio. Dependiendo de la proclividad a fijarse. no le significa ninguna amenaza.2.1. a la de una ecuación alternativa: comida-pene-bueno del padre. terminaría infiltrando la zona anal. al mismo tiempo. activo y omnipotente. sin embargo. parecen haber logrado un mejor pasaje por la posición esquizoparanoide. se potencia en el momento de “encuentro” entre el bebé y la información genética referente al “pene bueno” del padre. el cual podría corresponder al fronterizo psicópata o perverso del tipo sádico principalmente. por desplazamiento. la homosexualidad es una desviación que ocurre con mayor frecuencia y de manera más permanente o exclusiva. justamente proyectando sobre él la propia agresividad y a través de hostiles y contundentes ataques fantasmáticos.4.2. estaría estimulando sistemáticamente una fantasía inconsciente de incorporación. en hombres. Y. por un lado y de la repetitividad de circunstancias que lo orillen a disponer del recurso. en efecto. no pudieron consolidar lo que epistemológicamente debemos considerar como la segunda gran estructura kleiniana: la “Posición depresiva”. se traduce en un menor conflicto con la comida y eso al Psicoanálisis kleiniano le permite explicar por qué la anorexia es un padecimiento de incidencia mucho menor en los hombres que en las mujeres. en efecto. por el contrario. no a la 10 . Por ende. la cual. al grado de orillar a estos enfermos a establecer y a aferrarse sistemáticamente a formas de relación de tipo anaclítico. Los fronterizos “intermedios” y los menos graves. obedeció a la necesidad de defenderse de ansiedades crecientes ante la fijación a un pecho idealizado. ante cada experiencia de alimentación. por hambre. el elemento perverso estaría dado por la fijación de una desviación de la ecuación “comida-madre-pecho”. Por lo demás. o con más recursos. De la segunda etapa de organización del Superyó. tampoco necesidad de defensa. 1950-/1962) catalogó como “Neurosis de abandono” y en quienes se observan reacciones de pánico ante la posibilidad de pérdida del objeto. De la homosexualidad masculina y la menor incidencia de anorexia en el varón. El trastorno anoréxico ocurre. también estos fronterizos de nivel medio pueden llegar a reaccionar con “furia homicida”. para el varón esta experiencia significa una etapa “homosexual temprana normal”. sobre todo los “intermedios”. En términos generales. (forzamiento coercitivo). 1. con mayor incidencia en las mujeres que en los hombres. hiperlibidinizará la representación de un acercamiento oral fantasmático al “pene-bueno-paterno” como sustituto del pecho. Y eso significaría una erotización perversa de la incorporación-oral. Entonces. justamente por temprana. Y. De hecho su fijación a este tipo de representación.1. a trasluz de un Edipo temprano invertido. Son personalidades esquizoides y melancolicoides que la Escuela Francesa (Guex. Por eso es que se someten a cualquier cantidad de agresión sádica por parte del otro. Y en otro sentido. sería una prueba a favor de la hipótesis de que. Pero entonces la fijación para la etiología de la homosexualidad del varón según esta hipótesis. que en mujeres. misma que al avanzar la libido en su organización merced a la maduración. Sin embargo. que también debemos a Anna Freud (1971).

agresión de aquel. Segundo nivel de organización del Superyó temprano. disociada de éste y erigiéndose en una subestructura-objeto “comandante”. como en una suerte de representación indiferenciada narcisísticamente. igual parafraseando desde la función del “Ideal del yo”. evidentemente. ambos funcionan desde la segunda sub-instancia del Superyó: el “Ideal del yo”. tras los procesos de “establecimiento del objeto libidinal” (Spitz. en su trabajo de 1923 “El yo y el ello”. incluso. Visto de esta manera resulta más clara. Pero entonces la resolución más o menos exitosa de la posición depresiva. 1. donde se encuentran los satisfactores. representada teóricamente por el establecimiento de una defensa menos maníaca de reparación. y que en lo estructural corresponden al “Ideal del yo”. parafraseando desde la función al primero: “todo lo bueno está en mí” y/ o “todo lo bueno me pertenece”. una orientación sistemática y crecientemente mayor hacia el exterior. 1965) y los de internalización que dan lugar al desarrollo de la identidad del Self. irónicamente. que su vida parece desarrollarse como en un escenario: “plena” de inautenticidad. real o fantaseado. es requisito fundamental para la integración del Ideal del yo. a mi entender. los objetos de los cuales.2. aún depende. sino. sigue predominando una omnipotencia narcisista importante en la economía y la dinámica mentales. como fundamentalmente: “lo bueno es lo que el otro espera de mí” y 11 . O sea que. fuera de Sí mismo. la forma como Deutsch (1934-1945-1952) percibió a las “personalidades As-if”. con los objetos significativos de quienes se recibe aprobación desde el exterior. son un hecho consumado entre los meses octavo y doceavo. a su abandono. Mientras que el fronterizo “abandónico” no sienta la amenaza de ser abandonado a grado tal que la ansiedad le provoque una reacción de “furia homicida”. al igual que el fronterizo menos grave que desarrolla la habilidad para emplear “máscaras” de neurótico histérico u obsesivo. que Freud sugirió como resultado de las primeras identificaciones con los padres. Y significa que en la personalidad en formación del bebé. entre el sexto-octavo y el doceavo mes. el establecimiento de las representaciones del objeto y de la relación sujeto-objeto. La diferencia entonces entre “Yo Ideal” narcisista-nirvánico e “Ideal del Yo” objetal-originario. en el exterior. o más aún: “todo lo bueno soy yo mismo”. es un hecho que es ahí. le exige al niñito de escasos doce meses. como “Imago parental idealizada”. y recién ahora como objetos persona. Sin embargo. aunque sin mucha ansiedad. pero que ya había mencionado en 1921. una cierta consciencia de inermidad y dependencia.1. más las diversas identificaciones con ambos padres a partir. las cuales tienen la “virtud” de hacer sentir al mismo enfermo. como la representación de una parte valorada del propio Yo en relación identificatoria. Esa sub-instancia mimetizada por proyección con el líder en el fenómeno de masa (quizás sería más exacto decir por identificación proyectiva). de su representación a nivel de objetos parciales. dentro de la estructura del Superyó. principalmente en “Psicología de las masas y análisis del yo”. y. entre el líder y la parte del Self que hoy denominamos. conservándose. es inmediatamente reintroyectada y colocada justamente en el lugar que originalmente ocupaba el Ideal del yo. sin embargo. sería que. parafraseando a Kohut (1977). y desde el segundo. Incluyendo.

Por otro lado. que son la base para librar la amenaza de la posible estructuración psicótica y poder desarrollar el “mecanismo” de la sublimación. abierta y espontánea. durante el transcurso de todo el segundo año. antes viene empleando “representaciones de modelo único” que garantizan las respuestas condicionadas. el niñito. en efecto. encontrar en sí mismo suficientes “recursos intelectuales” como para desarrollar “representaciones de modelos múltiples” (Perner. es capaz de hacer traspolaciones: usando como “modelo” una conducta exitosa. Es decir. cuando tiene hambre y no ha sido atendido. a más tardar debe haber quedado organizada en la “mente representacional” (Perner. 1988). llora o grita para atraer la atención y en cuanto lo consigue. ya cerca del cuarto. destruyó a dicho objeto. Integrando lo psicoanalítico con la óptica cognitivo-pernerniana. así como de la información y la capacidad de razonamiento. emite gesticulaciones “como si” estuviera succionando.complementando con: “si me apego a todo lo que el otro espera de mí. muchos niños alrededor de su primer aniversario tienen que enfrentar la experiencia de la llegada de un hermanito. dados los matices de la capacidad intelectual característicamente humana. sin embargo. al fronterizo o al sujeto en la masa. podemos decir que esta segúnda subinstancia. Si se me permite interpretarlo. Según Perner. omnipotentemente reasegurado en tanto que fusionó su Ideal del yo con el Objeto o la “Imago parental idealizada” que lo representa internamente. acaso podrá ser más o menos consciente de sus “intenciones”. y en seguida. y. es decir. Pero. hacia el establecimiento de la representación del “objeto libidinal” (Spitz. lo que existe de lo que no y lo que es fantasía de lo que es realidad (prueba de realidad) En efecto. Primero tienden a agredirlo de manera franca. porque le significa la duda o la confusión de si. en su momento. por ejemplo. porque cuando se acerca hacia el final de la posición esquizoparanoide. sí hacia el final del primer año de vida y cada vez más. significa un mensaje totalmente propositivo: “Tengo hambre”. Pero 12 . mientras que en el “Yo ideal” no existe el otro. Por tanto. reintroyectó la representación de la dupla. colocándola dentro del Superyó. “La angustia del octavo mes” o “ante el extraño”. es hasta el final del primer año cuando el bebé puede emplear las “representaciones de modelos múltiples”. Ciertamente no es una experiencia fácil. resulta que hacia el final de la “posición depresiva” el bebé puede. como para sustentar formas no maníacas de reparación. precisamente en el sitio donde debería de estar la segunda subinstancia pre-superyóica: el Ideal del Yo. ¿“ya me les olvidé”? Acaso lo que todavía no puede hacer. en efecto. Me parece que es antes. pasado el tercer mes. él mismo ha creado los recursos a partir de condicionamientos. es discriminar lo que es erróneo de lo que es cierto. como observa Perner. no existe la posibilidad de perderlo”. en una situación paradójica como de negación de sí mismo. puede y debe tener esa lectura adicional. de esas a las que les otorgamos el estatus de “aprendizaje”. entre el tercero y cuarto mes. 1965). 1988) que le permiten evocar representaciones en forma de recuerdos del pasado para contrastar con situaciones presentes y poder hacer sencillas inferencias del futuro. pues significa que el bebé a alcanzado la organización emocional suficiente. ni siquiera claramente existe el exterior. cuando el bebé se angustia ante el extraño. hacia el final del primer año y principio del segundo. en el “Ideal del yo” la dependencia y la necesidad del objeto colocan al bebé.

se ven urgidos de empezar a emplear “modelos mentales”. evidentemente. 1. ansiedad y culpa porque el objeto es uno y sólo uno. 1925) Significa. El Ideal del Yo. no está bien. O sea. e incursionar con posibilidades de éxito. Tercer nivel de organización del Superyó temprano. él no sabe lo que le pasa. sobre todo respecto del manejo de sus contenidos intestinales. en pocas palabras. e intenciones se persigan con la averiguación. del objeto “pecho” y de la relación o el sentido de la misma. sino dos o más. 1. La madre “lee” las señales.1. interpreta y responde: le da el pecho. el bebé ya hizo representaciones de él mismo “boca”.3. en esencia. asume ahora unos matices sádico-anales e implica una “ley” a la que hay que plegarse incondicionalmente. Es decir. Un ejemplo precursor más elemental y.3. la cual sustenta sus prohibiciones con la a13 . y por eso. Primero se llevaban a la boca todo lo que agarraban. Es muy interesante observar que el Superyó premia con sentimientos de orgullo el autodominio y el control. Después veremos que Erikson (19501959) detecta que ante la falla. no obstante. Y el éxito. la parte más importante del control está al servicio de un bienestar común. en la “posición depresiva”. tantos. y a la cual está totalmente plegada. que el aprendizaje del control esfinteriano descansa sobre la asunción por parte del niño. En el principio cuando el neonato despierta porque tiene hambre. como órganos de los sentidos se vean involucrados. la consecuencia es un sentimiento de vergüenza. pues el niño debe renunciar a una cierta “autonomía egoísta” o anárquica en aras de una autonomía social y culturalmente institucionalizada. significa. Si Klein tiene razón. más temprano es el de aplicar el esquema oral a todo lo que llama su atención y pueden manipular. desde la asunción de la “regla” validada desde el exterior. puede entrar a la posición depresiva. ya no es un “modelo” con lo que incursionan en el medio y la realidad. se mueven empleando dos o más “modelos” de investigación y “prueba”. De la tercera etapa de organización del Superyó.como esas reacciones les son sistemáticamente castigadas. De ésta etapa tenemos ya la forma simbólica que propusiera Sandor Ferenczi: “La moral esfinteriana” (Ferenczi. Sólo así podría contar con recursos intelectuales para “resolver” la posición “esquizoparanoide”. ya captó el autoengaño que significa la escisión y siente tristeza. por la finalidad y las consecuencias de esa relación sujeto-objeto. promovido por la madre y sustentado por la cultura. Fallar en el control o no respetar los lineamientos que impone la cultura de quien la madre es vocera. simplemente es “malo”. ya sea que lo hubieran visto o hubiera “caído” en sus manos. de que “lo bueno” es lo que la madre espera de él (Ideal del yo) en materia de control y educación. todavía imperante en estos momentos. Simplemente el desequilibrio fisiológico lo despierta porque es displascentero. En ambos casos. descifra. se traduce en un sentimiento de orgullo al servicio de una “autonomía” social y culturalmente definida. que le demanda cierto grado de consciencia. Asimismo. Y si le damos crédito a Klein: al filo del tercer mes. Pero que. pronto “aprenden” a disimularlas y para ello “piensan” y “planean”. integrando con la Psicología cognitiva. que el bebé debe empezar a emplear “modelos múltiples” de representación a partir del tercero o cuarto mes.

y “representaciones erróneas” como hasta la adultez seguimos empleando. ha entendido y tiene claro que la mente es un sistema de representaciones. “representaciones de lo inexistente” pero deseable como hasta la adolescencia observamos a través de la peligrosa tendencia a ensoñar. Si se “negociaron” con él las reglas y las normas. comandados por la dinámica y economía del erotismo anal. entreverando los aportes de Erikson (1950) con los de Spitz (1965). entonces mayormente proclive a disociarse y ceder ante la sub-instancia del “Ideal del Yo”. Pero si se las impusieron. La importancia de este momento del desarrollo. bajo el rubro de “hipótesis nula”. merece ser considerada también. Perner la bautiza como la capacidad “Metarrepresentacional”. porque será el mismo que a su vez adopte el niño posteriormente. incluso para planear investigaciones científicas. es pues la “conquista” de la capacidad de dar uso útil a las “representaciones erróneas” y a las “representaciones de lo inexistente” al servicio del naciente razonamiento abstracto. Y porque sienta las bases para la integración del Superyó freudiano. la experiencia que el niño va acumulando gracias al empleo de “modelos múltiples de representación”. En éste sentido. el Edipo es también una 14 . 1988) Lo maravilloso de todo esto es que coincide con la observación de Kohut (19711977) respecto de que el Edipo no tiene por que ser necesariamente un “Complejo”. se caracterizan por emplear un lenguaje típicamente coprolálico y matizado con contenidos agresivos-anal-sádicos. como un verdadero “organizador de la personalidad”.menaza de avergonzar o castigar a través del sometimiento y la coerción. (Perner. aún sigue siendo la inducción de temor de dejar de ser querido. y sonriente nos contesta: “no sólo me lo pensé”. él será sádico y/ o tiránico. dirigir y controlar. Muchos fronterizos que encuentran forma de adaptación “como sí” fueran obsesivos. aunque empieza a incluir. 1. Es la edad en que cuando preguntamos a un pequeño si es verdaderamente cierto algo arriesgado que nos contó. puede ser poco cohesiva y. La cuarta etapa: consolidación del Superyó instancia. el niñito alcanza alrededor de los cuatro años esa capacidad de razonamiento. él será un “negociador”. la dicotomía a resolver durante la etapa del entrenamiento esfinteriano. evidentemente útiles. en efecto. si fue de forma sádica o tiránica. Pues bien. Lo que distingue a la capacidad para hacer “metarrepresentaciones” de la estructura inmediata inferior: la de “representaciones de modelos múltiples”. no obstante. Desde la perspectiva cognitiva de Perner. La estructuración del Superyó instancia propiamente tal. sobre todo desde su acepción exitosa resolutiva. la etapa anal. Pero su principal amenaza. trasluciendo la infiltración de energía instintiva organizada en esa etapa la cual induce gratificaciones y comportamientos perversos. Es decir. para ejercer el rol al “educar”. siempre que no olvidemos que son suposiciones y que su valor es fundamentalmente para “contrastar” con las “hipótesis verdaderas” o científicas.4. poco a poco lo llevan a emplear con intención y propósito. Y. situaciones y/ o personas y ejercer la autoridad. un matiz de no ser valorado. gira alrededor del modo asumido por la madre y/ o la persona que se ocupe del entrenamiento esfinteriano. él será impositivo. Son auxiliares a nivel de “supongámos que”. implícitamente.

Kohut parece cuidarse de tocar. tiene claro que ciertos guiones representacionales no son lo real. todo lo que se “juega” en el ámbito de lo representacional. Por tanto. normas y prohibiciones. flexible y cohesivo: “despersonalización” de la Ley. la “imitación” con el “juego simbólico” y. posibilidad que el uso del lenguaje brinda. En otras palabras. cuya intención última implica un respeto por la vida y el bienestar común. constituía la prueba de la integración del Superyó instancia. para discriminar entre lo que es realidad y lo que es fantasía. no son lo mismo. es. en esencia. Por su parte. Todo lo que es pensado. puede contar con una gran cantidad de recursos emocionales e intelectuales en cuanto accede a la capacidad “metarrepresentacional”.experiencia “organizadora”. y es la coincidencia entre el cuestionamiento que hace Perner a Piaget en relación con la simbolización: es ésta una capacidad que demanda haber descubierto la mente como “sistema representacional” y haberse familiarizado con ello. y no por miedo a las consecuencias o los castigos. Entonces. una vez instaurado el Superyó instancia.5. pero la “anempatía” de los padres. Pero está implícita en su propuesta. El niñito “edípico” sano. Piaget confunde. siempre puede y debe seguir desarrollándose. una perspectiva espiritual. 15 . siendo que media entre ellos la capacidad metarrepresentacional. Como suele suceder con muchos teóricos. el “héroe” de su propia “película mental: el “conquistador” de su madre y el “vencedor” de su padre. Lo maravilloso radica en el hecho de que asume una forma simbólica para decirlo: “El Superyó es el heredero del Complejo de Edipo” (Freud. 1988). Otra maravilla. hacia el final del cuarto año. en realidad. la idea de Kohut alude a un Superyó maduro. El niñito de más de cuatro años. Un Superyó así. Y porque habiendo descubierto la “mente representacional” (Perner. en lo afectivo-relacional-objetal. significa que ha logrado. entiéndase sus propias neurosis y traumatismos. en el pasaje por las diferentes experiencias que implica el desarrollo y el crecimiento normales. nunca se completa. sin tener que llenarse de culpa. 1923) con lo cual queda implícito que la capacidad simbolizadora ocurre alrededor del cuarto año de vida del niño. El Superyó kohutiano: Un sistema de internalización transmutativa de la ley. sin embargo esperable. nunca lo hace abiertamente. un sistema coherente y cohesivo de valores humanos y sociales. observando a su hijita. Freud aseveró que la primera resolución parcial del Edipo. tiene que ver con Freud. como para “tener claro” entre lo que es realidad exterior y lo que es “realidad interna”. reversible. Si queremos verlo desde la óptica de Piaget (1964). las reglas. la paz. Que además sea garantía de bienestar para las generaciones venideras. no les permite “acompañar” respetuosa y amorosamente a sus hijos. de hecho. sólo por el miedo a las consecuencias y al castigo. en sus sentidos ético y moral. requiere la renuncia de todo aquello que no es social y culturalmente conveniente. En efecto. se ha convertido en una convicción. Básicamente lo que nos quiere transmitir Kohut (1971-1979) con este concepto es que. todavía “renuncia” a ciertos placeres pregenitales y transgresores. “sabe” que en su fantasía él puede ser. captar el concepto de “reversibilidad”. mediante el empleo útil y reiterado de dicha capacidad: la capacidad “metarrepresentacional”. sino porque lo justo. ¡Como lo descubrieron los experimentalistas casi cien años después! 1.

observan detenimientos. pero que “brota” principalmente en los países desarrollados. Se adelantó por poco a una serie de fenómenos que evidencian. Una gran cantidad de personas. al nivel típico de estructuración adolescente. por los mismos anacronismos sociales y la creciente “impersonalización” o mercantilización de las relaciones humanas. con relativa facilidad usan y abusan de la escisión. ya denunciaba que. sin darnos apenas cuenta. Aquella poética y elaborativa expresión de André Maurois (1969) en “Un arte de vivir” de hace ya casi medio siglo. solapadas por un Yo alterado por la ideología.incluso su modelo tiene mucho de visionario. narcisista nirvá-nico y perversoide. 16 . constitu-yéndose en un “modelo” de identificación peligroso para los jóvenes. que abusa del poder y endiosa los bienes materiales. que se “pierda la brújula” y entonces el adulto se erige como un “modelo”. época en que las personas. Conclusión. la degradación y el resquebrajamiento de los valores como un fenómeno globalizado. la negación ingenua se nos puede convertir en enfermedad. como observa Coderch según su propuesta de la “represión del Superyó total”. lo cual provoca. en la cual nos decía que “Es con adolescentes que duran muchos años con lo que la vida hace a los viejos”. perversión y/ o regresión en el desarrollo de la instancia superyóica. y no sólo denuncian.

Buenos Aires: Paidós Bion. Buenos Aires. W. noviembre) El cambio terapéutico a la luz de los conocimientos actuales sobre la memoria y los múltiples procesamientos inconscientes.R. (1963) Aprendiendo de la experiencia. (1970) Volviendo a pensar. julio) Más allá de la representación. Bleichmar.apa. W. de http://www. M. J. Bleichmar.Bibliografía.aperturas. Revista de Psicoanálisis.R. Barcelona: Paidós. (1980) La personalidad normal y patológica. España: Planeta. Buenos Aires: Paidós-Hormé. pp.ar/revista/vol56n3re_sp. Montevideo. (2001. Békei. Revista de Psicoanálisis. (2000/2004) El manual del ciudadano contemporáneo. (1966) Elementos de psicoanálisis. de http://www. Aperturas Psicoanalíticas. H. Traducido por Nemirovski. (2001. Revista Uruguaya de Psicoanálisis. de http://www. S. (1963) Childhood and 17 .org/9neuronaespejo. Aperturas Psicoanalíticas. W. Bion. W. Buenos Aires: Gedisa. Buenos Aires: Paidós. XXII. C. H. Bion. (1965) Una teoría del pensamiento. A. 56. Buenos Aires: PaidósHormé. C. Bion. (2001) From the prception of action to the understanding of intention. pp.R. Bion. Decetey. S. Recuperado el 9 Julio del 2002. (1997) Avances en psicoterapia psicoanalítica hacia una técnica de intervenciones específicas. (2001. (1974) Atención e interpretación. Revista de Psicoanálisis.R. de http://www. 1-65. W. Buenos Aires: Julián Yébenes. Buenos Aires.R. Recuperado el 7 de enero del 2002. S. 561-567.org/8nemirovsky. W.R. 1965.org. Blakemore. (1990) Los seminarios de Heinz Kohut. Asociación Psicoanalítica Argentina. Bion. 2ª ed.aperturas. E.html Boz. Revista de Psicoanálisis.htm Elson. Bion. 4.H.R. J. noviembre) La identificación y algunas bases biológicas que la posibilitan. M. H. Buenos Aires: Paidós. (1986) Trastornos psicosomáticos en la niñez y en la Adolescencia. (1999) Contratransferencia de impacto corporal. VII. Erikson. Recuperado el 4 de noviembre del 2002. (1959) Ataques al vínculo.html Botella.html Bleichmar. Nº 3. Aperturas Psicoanalíticas.org/9bleichmar. 1-2. pp. Revista de Psicoanálisis. Antaki. Y S. P. y Raznoszczyk. (1991) Memorias del futuro. W. Bergeret. 335390. I. 2. Recuperado el16 de julio del 2002. Nature Reviews: Neuroscience. Buenos Aires: Nueva Visión.aperturas.

Mahler. en International Encyclopedia of Social Sciences. P. U.). & Greenough. R. E. y D. R.E. M. Buenos Aires: Paidós-Hormé.T. En J. Hinshelwood. Hinshelwood. R. H.W. McGaugh. J. (1976) El hambre y el cuerpo. A. Buenos Aires: Marymar. Kestemberg. Barcelona: Labor. Astington. Tesis de maestría no publicada. Buenos Aires: Amorrortu. Buenos Aires: Amorrortu. Rosenfeld. Madrid: Espasa-Calpe. Distrito Federal. 2ª ed. México: Seix Barral. S. M. (1989) Diccionario del pensamiento kleiniano. Etchegoyen. Universidad Intercontinental. “The Human Life Cycle”. (1962) Estudio Psicoanalítico de la Personalidad. & Blairy. Nueva York: Cambridge University Press. (1976) Obras completas. Buenos Aires: Paidós.society. A. Distrito Federal. Fairbairn. Nº 2. (2001) Facial mimicry and emotional contagion to dynamic emotional facial expressions and their influence on decoding accuracy. W.M. (2004) Psicoanálisis y paremiología: sabiduría popular del Refranero como un recurso auxiliar al servicio de la técnica en la interpretación y el análisis de resistencias. H. pp. Freud. 129-141. S. J. (2001) Memory consolidation Essays in honor of James L. y Decobert. (1975) Obras completas. Freud.D. Buenos Aires: Paidós-Hormé. Laplanche. Developing theories of mind. Buenos Aires: Paidós-Hormé.R. (1999) Clínica kleiniana. 19-46. A. 7ª ed. (1987). 40. La envidia y su relación con el “mal de ojo” como un fenómeno psicosomático. Tesis de doctorado no publicada. S. Kestemberg. (2003). S. 18 . México. F. Kohut. (1974) Seis estudios de psicología. Buenos Aires: Amorrortu. Valencia: Promolibro.H. Perner. Youth and Crisis. (1977) Análisis del self. J. Washington: Journal of the American Psychological Association. Klein. (1988/ 1992) Comprender la mente representacional. Romero. J. International Journal of Psychophysiology. New York. Olson (comps. (1991) Los fundamentos de la técnica psicoanalítica. Harris Some implications of pretense for mechanisms Undervling the child´s theory of minds. Barcelona: Paidós. Buenos Aires: Amorrortu. Piaget. P. F. Universidad Intercontinental.. Romero. R. Leslie.L. (1984) El nacimiento psicológico del infante humano. J. y Pontalis. Hess. (1978) Estados psicóticos. 2ª ed. Gold.D. (1971) Normalidad y patología en la niñez. México. (1983) Diccionario de psicoanálisis.

Madrid: Alianza. J. Madrid: Alianza.C. R. (1996) Psicología de la memoria.E. marzo) Integrando la teoría kleiniana y la investigación intersubjetiva del infante: observando la identificación proyectiva. Revista de Psicoanálisis Recuperado el 12 de abril del 2000. (1994) La memoria humana.M.M.Ruiz Vargas. México: F. S. 19 . Seligman. (1999.aperturas. 4ª ed. Ruiz Vargas. Aperturas Psicoanalíticas. J. de http://www. Función y estructura.org/4seligman. (1979) El primer año de vida del niño.. Trad.html Spitz. Bleichmar.