You are on page 1of 22

“LOS YOPATE’S”

Cap#6 < ¿A dónde van? > preguntó Zadoc a Sara y Lucas, se alejaban, en aquel obscuro lugar, no había nadie más que ellos, y se estaban alejando de él, dejándolo solo en ese obscuro lugar, quizá lo que más le dolía a Zadoc era que Lucas aun tenía a Sara y Sara aun tenía a Lucas, y ambos juntos se alejaban de él, hasta que se dio cuenta de algo, esos dos viejos amigos estaban estáticos, era él, Zadoc era el que se alejaba de los dos, un momento, no era él, alguien lo estaba jalando, era Oana quien lo jalaba hacia atrás, y atrás de ella estaba Pryor, pero, con todo esto, le llego una duda razonable a Zadoc… ¿Qué demonios estaba pasando? Zadoc despertó… Zadoc se levantó mareado, viendo todo con una vista nublada, y se dio cuenta de algo, un avión estaba destruido en frente de él, y no solo eso, sino que estaba en una isla, había un mar frente de él y atrás de él había un puñado de árboles y palmeras. Zadoc comenzó a preocuparse, esto… debía ser una pesadilla. Entro en el avión, en busca de sobrevivientes. Cuando entro, no pudo soportar lo que vio, tantos cadáveres, y tantos rostros de personas que veía a diario en su escuela, jugando, platicando, riendo, estaban sin vida… atados a sus asientos por el cinturón de seguridad del avión. Zadoc salió sin esperanza y comenzó a reordenar lo que tenía en su mente… El avión se había caído, ha caído en una isla, y parecía ser el único sobreviviente. Cientos de pensamientos se formularon en su cabeza, todo estaba perdido, seguro era una isla desierta, sus padres, ¿Cuánto tiempo habría estado dormido?, y una infinidad de cosas más, hasta que se puso en cuclillas, y comenzó a llorar. _ ¿Qué pasa bello durmiente _Preguntó Lucas llegando por detrás_? La voz del muchacho reanimo a Zadoc de una manera Asombrosa, se levantó, se

volteó y vio al chico, queriendo correr a abrazarlo, pero de mantuvo con las ganas y lo vio de arriba abajo. _ ¡LUCAS _Grito Zadoc con una emoción que en su vida había sentido_! Zadoc fue corriendo había Lucas por la ardiente arena, hasta que llegó en frente d él… _ ¿Hay más _fue lo primero que preguntó_? _ Claro que sí, todos están con los Yopate’s… _ ¿Con los qué? Lucas no tuvo tiempo de responder esa pregunta porque algo los interrumpió, la voz de una chica, era la voz de Sara gritando… La voz provenía del avión. < ¿Sara? > Se preguntó Lucas en voz alta, en inmediatamente, seguido por Zadoc, fueron dentro del avión. Sara, de pie, no del todo sana pero salva salió a la vista de los dos del avión antes de que ellos entraran. Sus ojos de iluminaron al ver señales de vida, y más aun que era su amigo, y Zadoc. Lucas se aproximó y abrazó a Sara, mientras ella veía con profundidad a Zadoc, quien los veía desde atrás. Inmediatamente, Sara parpadeo y salió corriendo, en dirección a Zadoc, estaba la espero con los brazos abiertos, pero Sara paso de él, y se dirigió hasta una parte que estaba entre doblada del avión y abrió la puerta que tenía buscando una maleta. _Oye, deberías de estar agradecida de estar con vida _Dijo Lucas al ver que Sara husmeaba entre las maletas_, tus cosas son lo de menos.

_ ¡¡Cállate _Le grito Sara_!! Los dos veían a Sara muy rara, no estaba desesperada como para buscar una maleta con ropa, buscaba como si se le hubiese perdido algo vital… Sara buscaba y abría maletas, hasta que finalmente se resigno, y se echo a llorar. Los dos, más extrañados que de costumbre, se acercaron a Sara, y le Lucas le pregunta tocándole un hombro: _ ¿Qué buscabas? _ N… Na…, nada _Dijo tartamudeando intentado dejar de llorar_… Hubo un silencio incomodo, hasta que a Zadoc se le ocurrió como romperlo. _Oye Lucas _Dijo_, dijiste que había más _Con eso, logro capturar la atención de Sara_, ¿Dónde están? _Ya te dije _Le respondió_, ¡con los Yopate’s! _ ¿Con quienes _Preguntó Sara_? _Síganme y se los mostraré _Respondió Lucas mientras avanzaba con dirección a unas palmeras_. Cuando caminaban, Zadoc y Sara caminaban juntos, mientras que Lucas estaba al frente dirigiéndolos. _Oye, Sara _Dijo Zadoc_..., acaso lo que estabas buscando, era… ¿tu medicina? Sara bajo su cabeza, con ganas de volver a llorar y respondió _Si_ con un nudo en la garganta. ¡Claro!, ya había pasado tanto tiempo desde que Sara se lo contó a Zadoc, que ya lo había olvidado, ahora entendía porque Sara buscaba eso algo con tanta

preocupación, ese si era un problema. Por fin Lucas se detuvo, en lo que parecía ser una puerta como las de las cavernas del lejano oeste, hecha de dos hojas gigantes, y antes de abrirla les dijo a los dos: _Dama y caballero, ¡¡Les presento a la tribu Yopate!!

Y abrió la puerta.

Cap#7 Lucas abrió la puerta, y he, ahí estaban unos extraños hombres de piel negra alrededor de una fogata con Pryor y con Oana, estaban vestidos muy raros, traían un taparrabos y las mujeres una falda hecha de hiervas secas, eran muy extraños parecidos a las películas de tribus y clanes antiguos. Y, aparentemente, este era real… _Pero que rayos _Dijo Zadoc al verlos, lo cual capturo la atención de los Yopate’s_. Pryor y Oana voltearon y vieron a Zadoc, Lucas y a Sara, con alegría se levantaron a recibirlos, y los Yopate’s ni se movieron. _Creí que te habías muerto _Le dijo Oana a Sara_. Zadoc se sorprendió al ver que le decía eso, hasta donde él sabía, Oana apenas conocía unas cuentas personas, no tenía mucho de haber entrado en esa escuela, y mucho menos podría conocer a Sara… _ ¿Qué _Dijo Zadoc en frente de todos_?, Oana, ¿Conoces a Sara? Todos se quedaron extrañados al oír eso. _Zadoc _Dijo Lucas_, ¿Ya olvidaste lo que paso en el avión? Zadoc puso su mano izquierda en cabeza e intento hacer memoria. _Si _Dijo_... Bueno, solo recuerdo que subimos, Sara llego con nosotros, y luego llegaste tú, y te presente a Oana y Pryor, y luego _Zadoc se quedo pensativo_…, no recuerdo nada más… _ ¿Solo recuerdas eso _Preguntó Oana_?, te has golpeado en la cabeza… Zadoc tenía claro ya, que había olvidado algo que paso en el avión, entonces se dieron cuenta de que los Yopate’s aun estaban detrás, sin mirarlos… Entonces Pryor, Oana y Lucas se sentaron, y le señalaron a Zadoc y Sara, que

prácticamente eran los que acababan de despertar, que hicieran lo mismo. _Muy bien _Dijo el Yopate al frente con un acento raro_, si quieren volver a su hogar, deben de esperar a que su compañero se cure completamente. _ ¿Cuál compañero _Preguntó rápidamente Zadoc_? Todos le dijeron casi al mismo tiempo que se callé, y el Yopate continuó: _Una vez que su compañero este curado, la única forma de volver, es encontrar una tierra que no sea una isla… Y solo hay una forma… Antes de que prosiguiera Zadoc le preguntó en voz baja a Oana que estaba a su lado: _ ¿De cuál compañero habla?, creí que éramos los únicos. _No _Le respondió Oana en un tono un poco más alto_, hay alguien más, un chico que tiene un brazo roto, creo que también es de tercero… El Yopate continuó: _Pensamos que solo se podía ir de aquí con un vehículo que maneje sobre agua… Pero, lo cierto es que hay otra forma. Hay una isla que se mueve muy rápido, podrían subir en ella, hasta que vean tierra firme… Todos pusieron una cara de extrañados, de lo cual es Yopate se percató. _Sekrete _Dijo el mismo Yopate_, ¿Les podrías contar la historia? Una mujer que estaba casi al lado de los chicos afirmo con la cabeza, de inmediato de levanto, junto al Yopate que estaba frente al fuego, y la mujer se sentó frente al fuego, mientras pasaba su mano en sima de él intentando acariciarlo… Las palabras que dijo aquella mujer fueron:

Existe una leyenda, una leyenda más vieja que ustedes, más vieja que nosotros, con una realidad que ha perdurado hasta ahora, desde mucho antes que la vida misma… Los espíritus habitaron este mundo, durante un tiempo, y cada uno, le toco una pequeña fracción te tierra, a algunos espíritus les toco gigantescas porciones terrestres, pero algunos se tuvieron que conformar con pequeñas islas… El único pago que sostenía un equilibrio y una justicia que daba igualdad, era que cuando un espíritu recibía una porción te tierra la podría mover, y mientras más pequeña fuera le sería más fácil moverla. Cierto día, un espíritu rebelde intento rebelarse contra el rey, su nombre era Timoun, Timoun estaba enfurecido con los Espíritus que tenían su misma altura, y aun así le tocaba grandes porciones de tierra, entonces, salió de su isla, y fue por los mares, de isla en isla incitando a los espíritus de las islas que se unieran a él, y lo logró, haciendo que todos los espíritus salieran de sus islas, y se mudaran a una isla deshabitada. La ultima isla deshabitada, a la que los grandes espíritus les advirtieron que no entrarán, por los peligros que había en esa isla, pero Timoun no los obedeció, y entro, junto a todos los espíritus de las islas, era una isla gigantesca, y tenía dentro cientos de arboles y un volcán, con la fuerza de todos los espíritus, lograron mover esa isla, eso hizo que los grandes espíritus temieran, y crearon una gigantesca esfera en el cielo: La luna, a la cual se mudaron intentando huir de de los espíritus de las islas. Desde entonces, cuentan que esa isla aun está siguiendo la luna, buscando los espíritus… Y hoy en día, aun sigue vigente esa isla, y cada noche aparece siguiendo la luna, y solo cada 21 días se da el lujo de aparecer en el día, durante 7 días, y luego vuelve a la noche por otros 21 días. Por lo tanto, si alguien se atreviera a pisar esa isla, vivirá una noche de 21 días, y solo una semana de días normales. Y el nombre de la isla, es KouKouY.

_Por Dios _dijo Oana en voz baja_, eso es ridículo.

Lucas la escucho y levanto su mano, y le dijo a la Yopate que les contó la historia: _ ¿Ustedes han visto la isla? _ Si, cada 2 años pasa cerca de esta… Tanto Lucas, como Zadoc, Sara, Oana y Pryor se vieron mutuamente. _Y ustedes quieren que subamos a esa isla _Dijo Lucas_, ¿Verdad? _Claro _Respondió un Yopate que estaba de pie_, al menos hasta que vean tierra firme y puedan volver a su hogar. Oana se rio, esta vez un poco más alto. _ Y _Empezó a decir Zadoc_, ¿Cómo… podremos saber cuándo será la próxima vez que pasará esa isla? _Falta exactamente un mes _Dijo la Yopate que les conto la historia_. Oana se levanto y se fue en dirección al avión destruido diciendo: _Por Dios, mejor hagamos algo de verdad y veamos si el avión tiene un radio para pedir ayuda… Los demás intentaron detenerla pero se detuvieron cuando un Yopate le dijo: _No se preocupen, se sorprenderá cuando vea la isla KouKouY venir… Sara no tardo en recordar lo que vio en el noticiero del avión, pero se guardo en silencio por respeto a las creencias de los Yopate’s. Sara intento ordenar todo lo que sabía acerca de la isla KouKouY, había una explicación científica, y una religiosa por parte de los Yopate’s, pero simple y sencillamente, sabía que KouKouY era una isla donde la noche dura 21 días, no había nada más.

Sara fue a buscar a Oana, y ella le explico lo que vio en el noticiero. Lo cual hizo que Oana aceptara y volviera. _Vale _Dijo Pryor_, entonces, si falta un mes para que la Isla KouKouY pase por aquí, ¿Qué haremos? _La isla es peligrosa _Dijo el Yopate líder_, así que los entrenaremos para pelear. Todos se sorprendieron y algunos se animaron, pero Sara no, Sara recibió la noticia con miedo, y Zadoc volteó a ver a Sara, claro, su medicina, Sara no tenía su medicina…

Con todo eso, Zadoc se olvido de que le dijeron que aun había alguien más que había sobrevivido, y ese alguien por fin salió a luz.

Cap#8 Aquel joven salió con dificultad de la habitación, sosteniendo su brazo izquierdo con el derecho, caminaba con dificultad y todos voltearon a verlo.

_ ¿Dónde estoy _Fueron sus primeras palabras_? _ ¡Por fin despertaste _Le dijo Lucas_! _ ¿Lucas?, ¿Sara?, pero… ¿Dónde estoy _Volvió a preguntar aquel mareado chico_? _El avión se cayó _Le aclaro Zadoc_, todos murieron, excepto nosotros… Aquel chico quedo sorprendido con la noticia. Comenzó a caminar y finalmente se cayó, todos fueron en su ayuda y el chico empezó a llorar. _Mis padres _Dijo entre llantos_. _ ¿Tus padres estaban dentro del avión _Le preguntó Lucas_? _ ¡No _Respondió_!, han de pensar que estoy muerto… deben estar llorando. En ese momento Pryor se dio cuenta, sus padres deben saber que el avión jamás llego y deben pensar que está muerto, pero, lo que le preocupaba, es que jamás se despidió de ellos más que en un celular, no iba irse a otra ciudad por unas horas sin su permiso, se iba ir a otro continente, lo que les debía pasar por la cabeza, Pryor no quería ni imaginar. _ ¿Cuál es tu nombre _Le pregunto Lucas_? _Rafa _Le respondió_... Entonces se le levantó y sostuvo su brazo izquierdo. _Creo que me rompí el brazo _señaló_... Me duele demasiado. _ Nosotros te cuidaremos de que te pase algo _Dijo desde atrás un Yopate_. Rafa los miro extrañado, y les pregunto a la bola de chicos que lo tenía rodeado.

_ ¿Quiénes son ellos? _Los Yopate’s _Respondió Lucas_, tenemos suerte de haber caído en su isla, nos van a entrenar para pelear y sobrevivir en la isla KouKouY para poder volver a casa. _ ¿Isla KouKouY? Todos se vieron unos a otros. _Creo que te lo tendré que explicar todo más al rato _Dijo Lucas_.

Llegó la hora de la comida, Zadoc, Pryor, Oana, Sara y Lucas intentaron no mostrar mucha incomodidad al masticar aquellas asquerosas plantas que a los Yopate’s les parecían exquisitas. _Que asco _Dijo Rafa y todos lo voltearon a ver_, ehmm, digo, que asco que el avión hayan caído, tenía muchas ganas de conocer Taiwán. _Si _Respondió Zadoc_ todos queríamos conocer Taiwán. _Lo sé _Tomo la palabra Sara_, Hubiera podido estar tan cerca de Japón, de China, de… _ ¿Por qué?, Taiwán es un gran país después de todo, ¿No tienes suficiente _Preguntó Lucas_? _No _Respondió Sara_, no me iba conformar con visitar a Taiwán, yo quiero ir a Japón, tengo que pisar ese lugar antes de morir. _ ¿En serio _Respondió Pryor_?, yo solo quiero volver, y ver que toda mi familia esta bien, y tendré suficiente… Todos siguieron comiendo con dificultad hasta terminarse todo, un mes comerían cosas como esas, estaba asustados todos los chicos del avión.

La noche por fin llegó, y todos durmieron en habitaciones que tenían demás los Yopate’s, dejando incluso habitaciones de sobra vacías. Zadoc durmió en la misma habitación que Lucas, Oana durmió junto a Sara, y finalmente, en otra habitación dormían Pryor y Rafa. Una de las Yopate’s de la primera habitación despertó sudando a las 3 de la madrugada, se levanto y se dirigió a la habitación de Oana y de Sara, y de inmediato tapo con su cobija a Sara de la cara, y comenzó a acariciar muy lentamente para que no se despertara su cabello. _ ¿Qué haces aquí _Dijo el líder Yopate entrando a ese cuarto en voz baja_? _Creo que los espíritus querían que viniera. La habitación estaba muy obscura, excepto por muchas velas que la rodeaban. _ ¿Por qué querrían que vinieras _Pregunto el Yopate_? _Esta chica, tiene un mal _Dijo la Yopate y destapo parte de la cara de Sara para que el Yopate líder la pudiera ver_. _ ¿Un mal?, ¿Qué clase de mal? _Uno muy malo, no sé cómo pudo soportar que un vehículo de viento cayera, el mal la debió matar_. _ ¿Desde cuándo ha tenido ese mal? _Puedo sentirlo en su piel, este mal lo ha tenido desde que nació, y lo seguirá teniendo hasta el día en que se muera, ha tomado medicina, no de las plantas que tenemos, medicina más avanzada que la ha mantenido viva, pero si… sigue sin esa medicina por mucho tiempo, esta chica morirá. El Yopate se acerco y vio a la chica dormida. _No _Dijo el Yopate_, esta chica no morirá, aun sin tener su medicina, si la caída no

la mato será por algo, yo he visto algo en esta chica, tiene un espíritu demasiado fuerte… Tiene algo que solo vi en ella, a decir verdad, tiene algo que nunca en mi vida había visto hasta hoy… tiene algo, que la mantiene aferrada a la vida. _ Pero, ¿ese algo se podría debilitar? _Así es… _Aun tengo una duda, ¿Qué es esa fuerza que la mantiene sujeta a la vida? _ ¿Ya lo olvidaste? En la hora de la comida me di cuenta. Ambos recordaron casi de forma sincronizada, las palabras que Sara le dijo a Lucas: “No, no me iba conformar con visitar a Taiwán, yo quiero ir a Japón, tengo que pisar ese lugar antes de morir”. _ ¿Acaso es _Pregunto asombrada la Yopate_...? _Si, esa fuerza que la mantiene sujeta a la vida es su sueño _El Yopate se aproximo mas, y acaricio muy, muy suavemente el rostro de Sara_, la enfermedad que la vida le dio, es muy fuerte, pero ella misma creo algo, que es por mucho, más fuerte que todo lo que se le ponga encima.

Ambos salieron de la habitación, dejando a la luz de las velas aquel rostro pálido de la chica Sara durmiendo.

Cap#9 Por 20 días entrenaban la mayoría del tiempo, era increíble la velocidad con la que avanzaban, y solo vasto de dos semanas para que los increíbles Yopate’s les dieran técnicas para poder derrotar a una persona de cinta negra, era increíble, todos concordaban, y poco a poco se dieron cuenta de que es cayeron en el hogar de unos grandes maestros de combate. Rafa avanzaba increíblemente, quizá era el mejor de todos en ello a pesar de que se estaba recuperando de su brazo roto, Pryor también iba bastante bien, Lucas iba casi igual que Pryor, Oana no iba tan bien como los Yopate’s querían, Sara, quizá era la peor, necesitaba descansar demasiado aunque los Yopate’s no se lo

permitieran, ya que se habían turnado demasiado autoritarios, y Zadoc, el era quizá el más neutro y mediocre de todos. Independientemente de sus diferencias, todos estaban aprendiendo a sobrevivir, no solo de los peligros de la isla que se les iba a presentar, sino de cualquier amenaza a la que se pudieran enfrentar. Cuando solo faltaban 5 días para que se cumpliera la predicción de los Yopate’s, de que iba a pasar cerca de esa isla, la isla KouKouY, nadie, más que Sara, estaba nervioso, Nadie sabía de lo que pasaba por la mente de Sara, excepto Zadoc, que solo se lo podía imaginar, bueno, él era el único que sabía la verdadera problemática de esa chica.

Cierto día, cuando solo faltaban 3 días para que la isla pasara, un Yopate llamo a la chica Sara a que hablara con él, y Sara por supuesto, aceptó. _Dime _Dijo el Yopate sentado a la chica Sara de pie en su cueva_, yo se que tú eres como los demás, tienes la misma carne, los mismos huesos, la misma sangre, ¿Por qué tienes que ir tan despacio? _No _Respondió Sara temblorosa_... _ ¿No qué? _No, no… nada, pero… lo siento, solo que… _ ¿No qué _Insistió el Yopate_? _Nada, lo siento, es que me he sentido un poco mal y… _ ¿NO QUE _Volvió a insistir aquel hombre_? _Nada, solo dije eso porque estaba nerviosa _Dijo Sara, esta vez un poco más firme_, lo que pasa es que debe de entender, que ni para mí ni para nadie, es fácil estar entrenando tan duro de repente y de golpe pensando en que mi familia ha de estar llorando por mi…

Hubo un largo silencio, tan profundo que podían escuchar que tanta diferencia había en sus ritmos de respiración, y quien rompió el silencio, fue el Yopate: _ ¡¡ ¿NO QUÉ _Dijo gritando_?!! Sara guardo silencio, por muy poco tiempo, miro la palma de su mano y vio una cicatriz, era una cicatriz larga y se podía ver el dolor en ella… _No soy como ellos _Dijo finalmente_, yo… tengo algo diferente, que nadie desea… tengo una maldición que me está… me está matando… El Yopate guardo silencio y dejo a Sara de pie mirando la cicatriz de la palma de su mano, admirando la valentía con la que dijo esas palabras. _Ya te puedes ir _Dijo el Yopate aliviando de su inquietud a Sara_. Sara salió corriendo pero el Yopate la detuvo con su voz: _Sara _Dijo, y Sara se detuvo y volteo, y vio al Yopate de pie_, recuerda que quien dice cuando va morir una persona, es dicha persona_. Sara asintió y se retiro. ¡Por fin llego el día!, había pasado un mes exacto desde que convivieron con los Yopate’s, y sus familias ya debían haber perdido esperanzas… Todos se reunieron en playa de la isla de los Yopate’s. Y se sentaron a ver el mar, esperando la isla. _ ¿A qué hora pasara _Preguntó Oana un poco incrédula_? _En la noche, en cualquier hora de la noche pasara _Respondió la misma Yopate que les había contado la leyenda de KouKouY hace un mes_. Faltaba un cuarto de hora para que el sol caiga por el occidente y sea de noche.

Todos se asombraron, pero solo porque vieron la luna. _ Oigan _Dijo Zadoc_, ahí está la luna, ¿No se supone que KouKouY sigue la luna? _Que la siga _Dijo la misma Yopate_ no significa que deba estar por debajo de ella.

A todos no les quedo nada más que seguir esperando, llego la media noche, no habían hecho más que esperar jugar, nadar, y varias cosas, pero los Yopate’s solo habían estado sentados, y la media noche no era la excepción, hasta que por fin cayeron dormidos, tanto Yopate’s como los chicos del avión.

Cap#10 Zadoc despertó en un lugar extraño, todo era obscuro y no había ningún rastro de luz, se paro, pero no se sentía ciertamente de pie, y se dio cuenta de algo cierto: estaba soñando. “Oye, Zadoc” dijo una voz con un eco que se hacía más grave mientras se desvanecía. “¿Quién dijo eso?” respondió Zadoc asustado, “Soy yo, tonto, Timoun, el espíritu que mueve la isla KouKouY”, Zadoc recordó todo el relato, Timoun era un espíritu rebelde que usa la isla KouKouY para intentar alcanzar los espíritus de la luna, recordó que todo era un sueño y dijo “Y, ¿Qué quieres?”

Una gigantesca máscara aterradora, de nariz puntiaguda, ojos exageradamente grandes y unos labios carnosos, apareció frente a Zadoc, él gritó, y los labios de la máscara se movieron diciendo: “Me voy”, y repitió eso, “Me voy, me voy, me voy” y solo seguía diciéndolo, y Zadoc no comprendía, hasta que despertó. Ya estaba en la vida real, era la playa de la isla de los Yopate’s, su vista estaba hacía todos los que estaban dormidos, los Yopate’s habían caído también, todos dormidos en la playa, le recordaba muchas películas parecidas, pero no pudo ni respirar cuando volteó hacia el mar. Una isla colosal y espectacular estaba frente a la isla de los Yopate’s, ¡Era gigantesca y estaba alumbrada únicamente por la luz de la luna que estaba más adelante! Era increíble, era hermosa, y se estaba moviendo, relativamente despacio, pero lo suficientemente rápido para que se notara que se mueve, era gigantes, y la luna se podía ver entre-oculta por los altos árboles y el gran volcán que estañan en esa isla, era KouKouY, ¡¡ERA KOUKOUY!! “¡¡Es KouKouY!!” pensó Zadoc, se levanto temblando, como si estuviera frente una leyenda… Esta inexplicablemente emocionado y asombrado. Volteo a ver a todos y todos estaban dormidos y algunos hasta babeando. Zadoc se apresuro a despertar a todos, gritando y moviéndolos, todos se levantaron, y vieron aquel espectáculo fenomenal de la isla moviéndose iluminada por la luna. _ ¡¡KouKouY _Grito excitado de la emoción Lucas_!! _ ¡¡¡SUBAN _Grito un Yopate__!!! Todos los chicos del avión se lanzaron al mar y comenzaron a nadar como nunca antes, pues eso también le ensañaron a hacer los Yopate’s, nadaron y nadaron, la isla se movía y eso hacía que pareciera inalcanzable, la primera en agotarse fue Sara, pero Zadoc la ayudo, y cargo a la chica en su espalda mientras él seguía nadando. El primero en poder tocar las orillas de la playa de la isla KouKouY fue Rafa, le siguió Lucas, le siguió Pryor, después de Pryor estuvo Oana, y finalmente llegó Zadoc con

Sara en su espalda, y la bajó. Ya estaban tocando la arena de la isla, pero prácticamente aun seguían en el agua, el agua del mar les llegaba hasta por encima de las rodillas, siguieron caminando hasta salir completamente del mar. Ya estaban en KouKouY. Ninguno sintió que se moviera, pero cuando voltearon vieron la isla de los Yopate’s alejándose, como si fuese aquella isla la que se movía. Los Yopate’s les decían adiós, y ellos respondieron. Les dieron entrenamiento y comida, pero sobre todo un hogar. Mientras en la isla de los Yopate’s, uno de ellos, quizá el más joven de los adultos, tomo la palabra: _Señor, ¿Sabe lo que hemos hecho?, señor, señor, debió de advertirles mejor, no es una isla, no es una isla como las demás señor, es KouKouY, el salir vivo de ese lugar… es imposible. Volviendo a la isla KouKouY. Todos cayeron dormidos agotados y emocionados. Zadoc abrió los ojos diez horas después, estaba de noche, entonces se levanto entre sus compañeros que seguían dormidos, y fue hacía los arboles y palmeras de la isla que medían al menos 5 metros, vio una leyenda escrita en una piedra, solo eran 4 palabras en Español, quizá fue un Yopate, pensó, o alguien más que haya estado en la isla, entonces se acerco y vio lo que decía en aquella roca.

“Bienvenidos a KouKouY, disfruten”

Zadoc se sintió raro al leer eso, y más al darse cuenta de que el polvo había tapado parte del texto, lo retiro y pudo leer la leyenda completa:

“Bienvenidos a KouKouY, disfruten mientras puedan.”

Y a cientos de kilómetros, en la prisión de Taipéi, otra historia se escribía, una historia que no tardaría mucho en coincidir con esta otra.

Related Interests