You are on page 1of 3

Control de olores en planta de tratamientos de aguas servidas.

Las plantas de tratamientos de aguas servidas (PTAS) significan un mejoramiento ambiental, dado que permiten sanear cuerpos de agua contaminados, potenciando su uso recreativo y para riego, además de reducir los riesgos para la salud de la población. Uno de los potenciales impactos locales de estas PTAS son los eventos de olor, lo que se relaciona con la septicidad de las aguas servidas recolectadas con alteraciones al funcionamiento normal de las unidades de tratamiento. En este sentido, la generación de los olores molestos es generalmente uno los primeros signos de condiciones de aguas servidas sépticas productos de la actividad bacteriana anaerobia en ausencia de oxigeno o nitrato. Los compuestos más frecuentes detectados son sulfuro de hidrogeno, mercaptanos, aminas y ácidos grasos volátiles. Las aguas servidas y lodos que se generan durante el proceso de tratamiento, frecuentemente pueden ser el origen de los olores molesto, perceptibles por la población vecina. Los olores relacionados con el tratamiento de aguas servidas se deben a diversos compuestos, siendo la principal causa los compuestos sulfurados, nitrogenados y moléculas orgánicas. Estos compuestos emiten olores de diferentes características (fecal, rancio, pez descompuestos), dependiendo a la familia que pertenezcan. Generalmente además, poseen límites de detección bastante bajos. Los compuestos sulfurados representan la mayoría de las moléculas odoríferas encontradas en las plantas de tratamientos de aguas servidas (PTAS) tales como mercaptanos, sulfuros orgánicos, disulfuros y principalmente sulfuro de hidrogeno (H2S). Cuando las aguas servidas han alcanzado condiciones de septicidas, las bacterias anaerobias reducen los sulfuros y los compuestos orgánicos sulfurados (aminoácidos y detergentes) en sulfuro de hidrogeno dando origen a olores molestos. Existen también otros compuestos odoríferos que pertenecen a la familia de los ácidos volátiles, tales como aldehídos, alcoholes y ketonas. Estos compuestos generan olores productos de la fermentación de carbohidrato, pudiendo ser encontrados en la atmosfera de las PTAS bajo circunstancia tales como la fermentación de los lodos en los espesadores, digestión anaerobia de lodos o aguas servida. Un adecuado manejo de olores requiere de mediciones apropiadas que permitan la evaluación e identificación de las fuentes que originan los olores, su composición, magnitud y el impacto que causan a las comunidades vecinas. Existe una amplia gama de opciones que permiten monitorear olores que incluyen alternativas tales como, analizadores con láminas de oro (ej: Jerome 631-X), tubos de detección (ej: Tubos Drager), olfatometria, sensores electroquímicos, nariz electrónica, cromatografía de gases, etc. La elección de una adecuada técnica de abatimiento de olores puede ser compleja ya que generalmente los olores pueden ser generados por bajas concentraciones de ciertos componentes. Existen distintos acercamientos utilizados para el control de olores dentro de los

no llevas a implementar un plan de manejo de olores que incluyen inversiones en alternativas de medición continua de sulfuros de hidrogeno a través de detectores (Jerome 631-X). Es ampliamente conocido el hecho de que los procesos biológicos. evaluación de la eficiencia de las unidades de abatimiento de olores (biofiltros. Esta información se complementa con datos meteorológicos tales como dirección y velocidad del viento. Estos equipos funcionan 24 horas al día. ionización y agentes enmascaradores. carbón activado) a través de tubos Drager.cuales los más comúnmente utilizados son: prevención de condiciones sépticas. siendo aplicado para altos flujos de aire y bajas concentraciones de compuestos. Abordando en caso de la planta de tratamientos de aguas servidas ubicada en Playa Brava cuya cercanía con poblaciones vecinas. cobertura de procesos. PTAS Playa Brava La PTAS Playa Brava tratas las aguas servidas de una población equivalente a (xxxxxxxxxxxxx) de personas. correspondientes al sector ubicado desde Tadeo Haenke hasta el sector sur de Iquique. . PLAN DE MANEJO DE OLORES. biolavadores. presión y temperatura. Las unidades de control biológico más comúnmente utilizadas se basan en tecnologías conocidas como biofiltros y biolavadores. 365 días al año.Biolavadores que tratan los olores provenientes de los clarificadores secundarios. y monitoreo en línea (dataloggers) junto con inversiones relacionadas con optimización de procesos. destrucción térmica. La información recibida se almacena y revisa de forma permanente y se contrasta con eventos de olores molestos y datos operacionales. Esta planta ha estado asociada a problemas de olores. siendo de este modo alternativas naturales y ambientales amigables. A) Monitoreo continuo Instalar alrededor de la PTAS 5 monitores de olores en línea conocidos como detectores de sulfuro de hidrogeno Jerome 631-X.Biofiltro Monashell que trata las emisiones provenientes de las aguas servidas que ingresan a la PTAS. B) Unidades de abatimiento de olores Dentro de la PTAS se implementaran unidades de control de olores: . proceso de adsorción. unidades de control biológico. Estos monitores envían la información a la sala de control principal. Dichos sistemas se caracterizan por la utilización de microorganismos. son los sistemas más competitivos para el control de olores. . principalmente debido a la cercanía con sectores habitacionales y a las condiciones de procesos expuestos. Además se registraran reclamos provenientes de residentes vecinos a la PTAS y se derivan al centro de atención al cliente. Alternativas de control a través de de la cobertura de procesos. difusión de lodos activados.

Realizar inversión en la PTAS que permita cubrir los canales del tratamiento.C) Monitores y mediciones en terreno Realizar monitores semanales en cada una de las unidades mencionadas a través de la utilización de tubos Dragger. registro y análisis de reclamos junto con una adecuada relación con la comunidad vecina a las planta de tratamientos de aguas servidas Playa Brava. un adecuado estudio y monitoreo de los diversos componentes odoríferos a través de la utilización de equipos de detección de olores tales como Jeromes 631-X. Estas mediciones se realizaran en el ducto de entrada y salida de cada unidad. . Las medidas de control de olores aplicada en la PTAS Playa Brava se orientan básicamente hacia la eliminación de emisiones a la atmosfera a través de la cobertura de proceso en el areas tales como el ingreso a planta. las cuales han sido aplicados para la extracción y tratamiento de olores provenientes del sistema de tratamiento de la PTAS. Tras la implementación de esta medida se espera una reducción drástica de olores y reclamo provocados por esta problemática. Jerome 631-X y data-loggers. Donde lo resultados obtenidos permitirán determinar la eficiencia de la unidad de control de olores. Alternativa de control. pozo húmedo. Junto con esta medida se adoptan también la instalación de unidades de abatimiento de olores que incluyen principalmente sistemas de control biológico: biofiltros y biolavadores. zona de tratamiento y zona de carga. En este sector de la PTAS se detectan fuertes concentraciones de sulfuro de hidrogeno. debido a la turbulencia y agitación de las aguas servidas en condición séptica. tubos Dragger y modelos computacionales. La eliminación de olores molestos en la planta de tratamientos de aguas servidas es claramente un proceso a largo plazo. que inicialmente involucrara medidas tales como: revisión y evaluación permanente de los diversos procesos.