You are on page 1of 13

21-7-2013

“Letal Sacra”
Parte uno

Euardo H. Peña

ARION

Arion

“Letal Sacra” Parte 1

Narra Siul92

i

Arion

Las gotas de agua caen sobre mi cuerpo desnudo en la ducha, el calor de mi cuerpo evapora impalpablemente el agua cálida y me deja una sensación muy familiar en la piel. Allá afuera el frio es congelante, aquí dentro mi cuerpo no siente frio, ni calor, solo una paz que precede todo el esfuerzo que me ha traído hasta este momento de mi vida. Cierro la llave de la regadera mientras las últimas gotas de agua se deslizan por mi cuerpo, esta vez no hay nadie más en los vestidores, solo estoy yo y este eco solitario que eclipsa mis pensamientos. La ropa es cómoda, casi imperceptible pesa 200 gramos, el calzado demasiado ligero, peso adicional 350 gramos, protector pectoral de cuero para arquería 180 gramos, protector de brazo y lengüeta para los dedos 100 gramos, peso total 830 gramos. Por ultimo arco recurvo de nano fibras de carbono y aljaba con 12 flechas de aleación de aluminio y fibra de carbono con plumas de ave en las remeras. Exhalo profundamente antes encaminarme a la explanada del estadio, el corazón me late a un ritmo descomunal, intento controlar mis nervios, luego un enorme rugido se escucha en el exterior, no soy el único que está nervioso, mi oponente se coloca al lado mío y me mira fijamente, mientras ambos esperamos a que nos presenten al público. El primero en salir es él, y mientras saluda a todos los presentes, en mi mente se cuela un pensamiento, una frase, un nombre Siul92. La tensión es demasiada que apenas y esbozó una sonrisa. Cuando por fin me presentan y salgo de los vestidores, el estadio explota en júbilo, las personas se ponen de pie, miles de almas mencionan mi nombre y ninguno de mis amigos está aquí para observarme. Los aplausos suelen durar un instante, pero la gloria siempre es eterna, jamás he perdido en este torneo, no en mi propia casa. Mi oponente aguarda por mí en la línea de tiro, y ya se ha preparado para lanzar su primera flecha; Yo, me tomo el tiempo suficiente para retirar de la aljaba las flechas que usare y las clavo de punta sobre el césped. Ningún otro arquero en el mundo hace eso, es mi sello personal, y aunque mi entrenador no esté de acuerdo, su opinión en este momento es insignificante.

2

Arion

Mi oponente levanta la mano para anunciar su tiro, yo mantengo la vista firme en mi objetivo mientras mi mente se llena de valores indispensables automáticamente, velocidad del viento 12 nudos de este a oeste, distancia de la diana 90 metros, factor de corrección y compensación estables. Luego, los aplausos no se hacen esperar, y sin ver el resultado de mi oponente intuyó que acertó al centro de la diana perfectamente. Es mi turno. Levanto la mano y me preparo para lanzar mi primera flecha, la tensión en mi interior antes de realizar el primer lanzamiento es mucho mayor que la de la cuerda en el arco, mi corazón se acelera, pero mi respiración disminuye, el lapso de tiempo más largo en el que he demorado al lanzar es de 4 segundos, inhalo, exhalo, inhalo y exhalo y en ese preciso momento justo después de exhalar, cuando tú corazón se detiene por una décima de segundo y tu cuerpo está completamente inmóvil, es cuando suelto la flecha mientras escucho el sonido de las plumas cortando el aire cerca de mi rostro. Lo que sigue después dura poco más de un segundo pero es el segundo más largo de mi vida, el momento en el que la flecha viaja por el aire, nunca sabes que podría suceder, a ese momento lo llamo destino porque haga lo que haga es imposible controlarlo. En seguida es como si oyera el crujir paja en la diana, ser atravesada por mi flecha y toda la tensión que había desaparece. Debo admitir que mi primer tiro nunca da en el centro, es solo tiro de control. El resultado de mi primer tiro es 8, solo unas cuantas personas aplauden, pero para mí ya no es necesario, estoy seguro que ganare el duelo a pesar que de que el oponente haya comenzado con un tiro perfecto. Mi adversario lanza otra flecha y da en el azul, un error garrafal mientras que mi siguiente tiro dio en la marca X en el centro de la diana, y la gente se alborota en el estadio, los nervios se comen a mi oponente que está sudando mucho a pesar de la temperatura congelante, no obstante consigue arreglar su próximo tiro y rescata un 9, pero lo supero de igual manera con otro 10, los números están muy parejos, las personas en el estadio siguen de pie, el continua tirando 10, 9 y 9 para sumar 53 puntos en el primer set,

3

Arion

mientras que yo termino con 56. Para mí, el segundo set es el definitivo, así que me preparo para lanzar mi primera flecha y consigo un 10, mi oponente también, pero en el segundo tiro cuando consigo nuevamente otro 10, el siente la presión y calcula mal la compensación de aire que se lleva su flecha y cae hasta el 8, yo tiro nuevamente otro 10 y el cae en el nueve, pero en el cuarto tiro soy yo quien inesperadamente por azares del destino caí en el 6, y él se encarga de hacer de este duelo un espectáculo digno tirando 10 en su cuarto tiro, llevando todo a una muerte súbita ya que mientras el lucha por llevarse este set, yo solo quería terminarlo ahora mismo y ganar la competencia. Este duelo era exactamente lo que el público esperaba una competencia de un punto de diferencia donde cualquiera podría granar, y en mi último tiro el destino me premia con un 10 nuevamente. Nunca ha sido mi intención ridiculizar a mis oponentes, pero si veo la oportunidad de vencer en batalla no dudo en ser agresivo y atacar, solo que esta vez ya no estaba en mí, controlar el resultado, sí mi adversario quería seguir en la competencia tendría que tirar un 10 o un nueve, pero en lugar de eso mire como bajo los hombros en señal de darse por vencido antes de luchar. Al ver esa acción sentí rabia y coraje de que alguien como él se haga llamar un arquero profesional, así que no sentí ningún remordimiento al restregarle en la cara el trofeo que me acreditaba como el campeón del torneo Punta de Acero Nórdico. — Tuviste suerte. — Agrego mi oponente— — No fue suerte, solo determinación. Esas fueron las últimas palabras que dije aquella tarde, lo que siguió después no tiene que ver con la competencia, para mi entrenador un poco de alcohol que intoxica el cuerpo, pero yo solo quería estar con mis amigos, no me molesta hacer lo que hago porque desde niño siempre he sabido que nací para lanzar flechas, pero a pesar de tantos viajes alrededor del mundo he llegado a sentir que las personas que me rodean en su mayoría no son honestas conmigo ni consigo mismas, por ejemplo mi representante me apuñalaría por la espalda si yo no ganara la cantidad de torneos en que participo en el año, y de seguro mi

4

Arion

entrenador también me abandonaría si encontrara alguien que le ofreciera un mejor salario que yo. Y a pesar de que me considero de los mejores arqueros del mundo, aún existen objetivos que no he podido cumplir, como por ejemplo ganar en unas olimpiadas, pero supongo que sucede a los mejores de echo nunca he calificado para asistir y es una de las cosas que detesto de la prensa, ya que siempre se encargan de restregármelo en la cara, es por eso que no he sido sincero con mis amigos al decirles la verdad sobre quien soy y es posible que jamás hayan escuchado hablar de mí, ya que las personas que se dedican a la arquería no son tan famosas como otros deportistas. Finalmente cuando volví al hotel, las personas me recibieron con un cálido aplauso y una sonrisa, que me hicieron recordar que este es el mejor de los premios que puedo obtener, su reconocimiento, y es por estas personas que no son famosas, que no tienen un sueldo exuberante por los que vale la pena levantarse cada día en la madrugada y salir a hacer ejercicio, prepararse física, emocional y mentalmente, para que quizás algún día un pequeño de 4 años me vea en la televisión y descubra su amor y pasión por este fantástico deporte que trasciende cualquier tiempo y edad. Es casi al anochecer entre el alba y el brillo de las estrellas cuando mis amigos se conectan, y es en ese instante donde dejo de ser un arquero famoso para convertirme quizás en la persona que siempre seré Siul92. Mi personaje se encuentra en las montañas Cristice, es en ese lugar donde siempre término dejándolo antes de desconectarme, porque me recuerda mucho al lugar donde pase los primeros años de mi vida. Camino por la aldea cuando ella me sorprende por la espalda. Siul92: ¿Qué estás haciendo aquí? Kairun: Nada, solo estaba esperándote. Siul92: Pero alguien te pudo seguir. Kairun: Descuida, nadie más del grupo se ha conectado,

5

Arion

además me pediste que me conectara hoy recuerdas. Siul92: ¿Yo te pedí eso? Kairun: Si, dijiste que tendrías una misión muy importante que hacer y que necesitabas a alguien que te cuidara la espalda. Siul92: No estoy seguro de haberte pedido eso, pero de igual forma ya que estas aquí busquemos una misión para hacerla juntos. Kairun: Bien. Kairun es una niña muy simpática y enérgica, siempre está contándome cosas de su vida, y yo me siento muy mal por no poder decirle la verdad, en varias ocasiones he estado a punto de decirle sobre quien soy, pero luego pienso que quizás si le cuento la verdad las cosas podrían verse afectadas entre nosotros y no quiero eso, así que será mejor que busque un momento más adecuado para decírselo a todos. Siul: Kairun, ven aquí. Kairun: ¿Qué sucede? Siul92: Que tan buena eres con la magia de creación. Kairun: Esa habilidad es la más baja que tengo. ¿Por qué lo dices? Siul92: Es que quería coger una misión que no involucrara pelear contra monstruos, por hoy ya tuve suficiente de batallas. Pero creo que tampoco podremos coger una de arreglar casas, tiendas o caminos. Kairun: entonces ¿Por qué no cogemos esta? Sul92: De que va. Kairun: Es una misión de dúo, de nivel principiante y dificultad normal. Tenemos que ir a varios puntos marcados en el mapa por todo Hizaida y ver que no haya comerciantes corruptos o conflictos con los aldeanos locales.

6

Arion

Siul92: Parece que es muy simple, no te parece. Kairun: La verdad sí, pero es una buena excusa para conocer otros lugares, además no tendremos que caminar, porque el teleport es gratis para los miembros del dúo y la recompensa son 100 monedas de oro para cada uno. ¿Qué dices? Siul92: ¿Tú quieres ir verdad? Kairun: Claro. — Agrego Kairun con una sonrisa un tanto maliciosa—. Siul92: Muy bien, entonces vamos, —Agregue, sospechando que ella ya había tomado la misión antes de que me conectara. El primer punto al que nos dirigimos estaba muy cerca de donde nos encontrábamos caminando, básicamente solo tuvimos que cruzar por un puente, subir una colina de piedra y atravesar un riachuelo que estaba en medio de la vereda. Siul92: Creo que este es el lugar que indican las coordenadas de la misión. Kairun: Si también pienso lo mismo. Pero espera tengo un mensaje del sistema. Siul92: ¿Qué dice? Kairun: “No se han detectado conflictos en esta región del continente, por favor ve a cualquiera de los siguientes puntos y espera más información”.

7

Arion

El segundo punto al que nos dirigimos estaba en Idalia, y es la aldea de donde es Yatsubi, en ese lugar tampoco tuvimos trabajo, yo estaba muy relajado, pero Kairun deseaba tener algo de acción y pelear. Siul92: No te desesperes, recuerdas que tú escogiste la misión. Kairun: Es que odio las misiones que solo son de reconocimiento, tu sabes que me gusta pelear, además porque estas tan tranquilo Siul a ti también te gusta usar el arco. Siul92: Solo no quiero pelear, hoy tuve un duelo con alguien y quede muy decepcionado. Kairun: Hablas de que hubo participación en la escuela, ¿Ya comenzó el selectivo de tu país? ¿Dime como te fue? Estoy segura que ganaste. Siul92: Mmmm… Mmmm… Algo así.

8

Arion

Kairun: No pareces muy emocionado. Siul92: Es que traigo cosas adentro. Kairun: Sea lo que sea, sabes que puedes confiar en mí. Siul92: Gracias Kairun, tu siempre has sido muy linda conmigo a pesar de ser muy joven eres una chica muy madura. Kairun: Solo soy 5 años menor que tú además no eres un anciano, solo tienes 20 años y la edad jamás ha sido impedimento para… Siul92: ¿Para qué? Kairun: Nada. Olvídalo, si tú no me quieres decir que es lo que tienes adentro entonces yo tampoco te diré. (Jajajaja) Sigamos. Nos miramos fijamente a los ojos y luego vimos algo muy similar uno dentro del otro, que percibimos que la otra persona sabía exactamente lo que sentía. Y yo no entiendo cómo es que alguien tan joven puede hacerme sentir tan bien cuando estoy con ella. No son las batallas, ni las misiones, ni los duelos, lo que nos está uniendo cada día que nos hace querer buscarnos cada vez más, es algo más profundo e intenso que estoy seguro ninguno de los dos quiere mencionar. Cuando nos dimos cuenta ya estábamos en Segoe, una aldea que estaba ubicada al noreste de Idalia, en medio de un desierto que estaba muy cerca de la playa. Mientras caminábamos por la aldea Kairun recordó un pedido que le había hecho Yatsubi, de comprar alimento para su mascota. Así que en lugar de ir directo las coordenadas de la misión, nos desviamos un poco para visitar al cocinero local. — ¡Que van a llevar jovenzuelos! —Dijo un hombre gordo con acento italiano que usaba el gorro característico de los cocineros. — Queremos comida de mascota.

9

Arion

— Han venido al lugar correcto, pero porque no toman asiento y dejan que Luigi, les prepare una cena que los dejara chupándose los dedos. Kairun me miro con esos ojos grandes y brillantes a los que no se les puede negar nada. Siul92: Esta bien. Kairun: Eres de lo más lindo. Aun no entiendo que tiene de bueno comer en Kiva, ya que solo se restauran tus puntos de vida y estas ahí sentado sin sentir nada y platicando con alguien, pero supongo que es algo de lo que en otros juegos se prescinde pero que al final resulta una característica muy atractiva que distingue a este juego de los demás. Pocos minutos después de que nuestros personajes terminaron de comer, Luigi se acercó a nuestra mesa y le entrego a Kairun su pedido de alimento para mascotas. Pero esta vez Luigi ya no lucia tan alegre y parlanchín. — ¿Sucede algo Luigi? Pareces muy preocupado. —Pregunto Kairun. — No es nada mis amigos. — En serio Luigi, puedes contarnos cualquier cosa. — Está bien, es solo que si las cosas siguen así como hasta ahora en poco tiempo tendré que cerrar el restaurant. — ¿Por qué haría algo como eso? Si hace un momento estaba lleno, a mí no me parece que le vayan muy mal en las cuentas. — Las cuentas van bien, lo malo es que la materia prima se termina, y esta noche me han avisado que a los aldeanos les han robado la cosecha de este mes y probablemente tenga que mudarme a otro sitio. — Entiendo, pero ¿Qué podríamos hacer para ayudar? — Nada mi pequeña amiga, nada. — Respondió Luigi muy desanimado. Salimos del restaurant y se me hizo muy extraño de que Kairun no insistiera para ayudar a resolver este problema, y dudo mucho que simplemente haya pensado que no le interesa. Poco a poco fui caminando más y más lento, mientras que ella se adelantó unos

10

Arion

pasos, hasta que de pronto me detuve sin pensarlo. Kairun: ¿Que sucede Siul? ¿Por qué te detienes? Siul92: No dirás nada. Kairun: ¿Nada de qué? Siul92: No has pedido que ayudemos a ese cocinero. Kairun: Es porque el cocinero no me interesa. Siul92: Pero tú no eres así. Como te atreves a decir que el cocinero no te interesa. Kairun: Si, Siul, el cocinero no me interesa, sabes que ni siquiera estoy pensando en él, las personas que en realidad me importan son los aldeanos a los que les han robado todo y que estoy segura que no tienen nada que comer esta noche. Es ahí a dónde vamos. Siul92: Ya decía yo. —Agregué con un suspiro muy favorable después de haber pensado que quizás Kairun estaba volviéndose más indiferente que de costumbre. Pasamos de largo por las coordenadas de la misión y ni siquiera me volteo a ver Kairun, ella iba con esa mirada muy pensativa que luego ponen las mujeres cuando se empeñan en realizar algo hasta que lo consiguen. Nos detuvimos hasta las afueras de Segoe, entre las dunas de arena y el oleaje del mar. Ahí estaba una especie de cerco de palos de varios metros cuadrados. Siul92: ¿Qué es aquí? Kairun: Campos de cultivo. Siul92: ¿Pero si todo está vacío? además es un desierto, no creo que pueda procurarse alguna clase de alimento en estas condiciones. Kairun: Te equivocas si estás pensando que este lugar no es

11

Arion

capaz de producir grandes cantidades de alimento. Segoe es la principal proveedora de alimento del continente, y es exactamente por esas razones que mencionaste antes, que este lugar puede producir enormes cantidades de alimento, la constante humedad proveniente del mar, y la rápida absorción de la arena hacen que los alimento que aquí se produzcan adquieran solo las mejores propiedades de agua y los principales nutrientes de la arena. Siul92: ¿Cómo sabes tanto de este lugar? Kairun: Este lugar fue la primera aldea que visite, y me recuerda a un lugar muy especial en el mundo real. Creí que solo yo me sentía así cuando estaba en Cristice. —Susurre muy despacio. Kairun: ¿Qué dices? Siul92: Nada olvídalo. Sigamos viendo qué más podemos hacer aquí. Kairun: Por ahora volvamos a la aldea, quiero visitar a alguien. Siul92: Esta bien. Esa noche nos dirigimos hacia la casa un aldeano que era muy amigo de Kairun, no sabía que planes tenia ella para ayudar a estas personas, pero era claro que no pararíamos hasta resolver la situación, sin importar el tiempo que nos llevara conseguirla, sin embargo jamás imaginamos por lo que pasaríamos juntos.

12

Related Interests