You are on page 1of 130

UNIVERSITAT OBERTA DE CATALUNYA TFM ANÀLISI POLÍTICA

LOS PROGRAMAS ELECTORALES Y LAS PREOCUPACIONES DE LOS CIUDADANOS: UNA RELACIÓN ASIMÉTRICA.
CÓMO EL DEBATE SECESIONISTA EN CATALUÑA MONOPOLIZA EL DISCURSO POLÍTICO EN UN ENTORNO DE CRISIS ECONÓMICA DURANTE LA CAMPAÑA DE LAS ELECCIONES AL PARLAMENT DE 2012

AUTOR CARLES LAMELO VARELA

DIRECTOR OSCAR MARTÍNEZ-TAPIA

TFM ANÀLISI POLÍTICA 2013

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

«El poder no es un medio; es un fin en sí mismo.» George Orwell, 1984

-2-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

RESUMEN En este trabajo se presentan los resultados de un estudio empírico sobre la plasmación televisiva de los discursos políticos y los programas electorales de las candidaturas de CiU, PSC y PPC a las elecciones autonómicas celebradas en Cataluña en el año 2012. La hipótesis principal, formulada antes del inicio de la campaña, plantea que «los programas electorales apenas tienen plasmación en los informativos televisivos, sino que es la cuestión identitaria la que capitalizará esta campaña, por delante de la situación de la economía, principal preocupación de la ciudadanía». Esta hipótesis ha sido contrastada con los datos del Regional Manifestos Project, los resultados estadísticos del Baròmetre que elabora el Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat y un estudio de campo cuantitativo que ha monitorizado los teleinformativos vespertinos de TV3 y TVE en el período de campaña electoral. Combinando todos estos datos, se confirma que el problema de las democracias modernas sobre la nocorrespondencia de los programas electorales y los discursos se da de manera insistente en Cataluña. Lo escrito apenas se proyecta discursivamente y los partidos solo propagan aquellos temas que entienden que les darán más réditos electorales; en el caso catalán, el cleavage territorial por delante del eje tradicional izquierda-derecha.

ABSTRACT This paper presents the results of an empirical study about the presentation of political speeches on TV and the manifestos of the Catalan political parties - CiU, PSC and PPC in regional elections held in Catalonia in 2012. The main hypothesis, formulated before the start of the campaign, argues that "electoral programs do not translate into TV news; the question of the independence of Catalonia is what the speeches of the candidates emphasize, ahead of the state of the economy, which is the main concern of citizens." This hypothesis is contrasted with the Regional Manifestos Project data, the statistical results of the CEO’s Baròmetre, and a quantitative field study that has monitored the evening news broadcasts of TV3 and TVE during the period of the electoral campaign. Combining all of this data confirms the problem of modern democracies with respect to the non-correspondence of electoral programs and the speeches of politicians, which is so emphatic in Catalonia. What manifestos say is barely heard in the speeches of politicians, nor is it seen and heard on TV. In the case of Catalonia elections, the territorial cleavage is the most important issue of the election campaign, rather than the traditional left-right axis.

PALABRAS CLAVE CATALUÑA; COMPORTAMIENTO ELECTORAL; TELEVISIÓN; PROGRAMAS ELECTORALES; TELEVISIÓN; NACIONALISMO.

KEY WORDS CATALAN; ELECTORAL NATIONALISM. BEHAVIOR; TELEVISION; ELECTORAL PROGRAMS, TV,

-3-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN .......................................................................................................................P. 5 PRIMERA PARTE ...................................................................................................................P. 12 OPINIÓN PÚBLICA, DEMOCRACIA, VOLUNTAD POPULAR Y ENCUESTAS. 1.1 La comunicación de masas y la política catalana. ................................................P. 13 1.2. La «opinión pública» y la «opinión publicada». ..................................................P. 23 1.3. La democracia y la voluntad popular...................................................................P. 27 1.4. La desinformación como estrategia política. .......................................................P. 32 1.5. La crisis de los medios en el entorno actual. .......................................................P. 34 1.6. Internet como desafío añadido a la información y desinformación del ciudadano. ...................................................................................P. 37 1.7. Las encuestas como herramienta para medir la «opinión pública»......................P. 39

SEGUNDA PARTE ...................................................................................................................P. 42 EL DISCURSO TELEVISIVO. 2.1. El discurso televisivo. ..........................................................................................P. 43 2.2. El Infotaintment y otros elementos de desafección política en TV. ....................P. 52 2.3. La importancia del márquetin en la política actual. .............................................P. 56

TERCERA PARTE ...................................................................................................................P. 61 LA DESAFECCIÓN POLÍTICA. 3.1. La desafección política: un problema europeo. ...................................................P. 62 3.2. La desafección política en España y Cataluña. ....................................................P. 64 3.3. La desafección política y el liderazgo..................................................................P. 67

CUARTA PARTE .....................................................................................................................P. 69 TRABAJO DE CAMPO 4.1. Elementos cuantitativos. ......................................................................................P. 70 4.2 Trabajo de campo. ................................................................................................P. 71 4.3. Análisis de programas electorales. ......................................................................P. 73 4.3.a. El programa de CiU. ..............................................................................P. 75 4.3.b. El programa del PSC. ............................................................................P. 76 4.3.c. El programa del PPC. ............................................................................P. 77 4.3.d. Comparativa de programas electorales 25-N. ........................................P. 77 4.4. La presencia de los líderes en el informativo de TV ...........................................P. 79 4.5. La importancia de la retroalimentación. ..............................................................P. 85 4.6. Perfil de los ciudadanos-electores en Cataluña. ...................................................P. 87

-4-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

4.7. Intención de voto. ................................................................................................P. 90 4.8. La proyección televisiva de los mensajes políticos. ...........................................P. 93 4.9. La petición del voto. ............................................................................................P. 99 4.10. La dinámica de partidos. ..................................................................................P. 100 4.11. La audiencia en la información de campaña. ...................................................P. 103

CONCLUSIONES ...................................................................................................................P. 106 CITAS BIBLIOGRÁFICAS ...................................................................................................P. 118

-5-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

INTRODUCCIÓN

Existe un problema en las democracias modernas: los programas y los discursos de los partidos no se corresponden. Lo escrito apenas se proyecta discursivamente y los partidos solo propagan aquellos temas que entienden que les darán más réditos electorales1. Este es un trabajo sobre las elecciones catalanas, sus partidos y sus discursos y cómo estos se transmiten a través de los informativos vespertinos2 de las cadenas de televisión públicas3. La comunicación política es uno de los pilares de la transmisión de los mensajes políticos4 y la propaganda5; llevada en ocasiones al paroxismo desvinculando los programas políticos de la ideología y de las necesidades de la sociedad que se aspira a gobernar para convertir el hecho electoral en un simple proceso de mercadeo. El pasado 25 de Noviembre de 2012 en Cataluña se celebraron elecciones autonómicas. Estos han sido unos comicios trascendentes en cuanto se plantearon prácticamente como plebiscitarios6, han sido convocados de manera extraordinaria antes del segundo aniversario del inicio de la legislatura7 y se producen tras una especie de seísmo político

Lo que según la teoría económica de la democracia de Anthony Downs se ha venido a bautizar como teoría de la relevancia (saliency). Downs es uno de los pioneros de la nueva economía institucional, con su libro de 1957 Teoría económica de la democracia en donde analiza la adopción de decisiones atendiendo metodológicamente al interés económico de los individuos burócratas y políticos profesionales. Doctorado en economía por la Stanford University, su especialidad es la economía urbana. 2 Los informativos vespertinos suelen emitirse en lo que en terminología televisiva se conoce «access prime-time», esto es justo al inicio del horario de máxima audiencia que en España es a partir de las 22:00h, tras los informativos vespertinos. Una buena definición de este concepto nos la brinda GUTIÉRREZ GONZÁLEZ, PP Diccionario de la Publicidad Madrid: Editorial Complutense, 2005: «Access prime time: Franja que precede al prime-time. Se considera estratégica por su atractivo a la hora de atraer a los anunciantes publicitarios». Según datos de Barlovento Comunicación en su Barómetro de marzo de 2013, en España los informativos vespertinos tienen más audiencia acumulada que los de sobremesa. El mapa mediático español se rige por un sistema mixto de televisión que combina operadores públicos y privados. Existen diversos niveles comunicativos de televisión en abierto: local, comarcal, autonómica y estatal. La televisión autonómica nace en España tras la aprobación de los estatutos de autonomía del País Vasco (1979) y Cataluña (1979). Euskal Telebista-1 empieza sus emisiones en pruebas el 31 de diciembre de 1982 y TV3 hace lo propio el 10 de septiembre de 1983. Para conocer este proceso puede consultarse ARTERO MUÑOZ, J.P. El mercado de la televisión en España: oligopolio. Barcelona: Ediciones Deusto, 2008. Para profundizar en la historia de Televisió de Catalunya, consúltese BAGET I HERMS, J.M. La Nostra: 20 anys de TV3. Barcelona: Proa: Televisió de Catalunya, 2003 4 MEADOW, R. Politics as Communication. New Jersey: Ablex Publishing Corporation, 1980 5 La propaganda es un elemento esencial de la comunicación política. «El crecimiento de la propaganda ha sido paralelo a la democracia. La era de las masas ha resultado ser menos una era de gobierno de masas que una era en que las elites tradicionalmente gobernantes se han visto obligadas a dedicar una cantidad considerable de tiempo y energía para ganar la apariencia del apoyo popular. […] La creencia de que el pueblo se gobierna a sí mismo, una creencia favorecida por los auténticos mandatarios, tiene el efecto de disminuir el respeto hacia aquellos que se colocan demasiado por encima del gobierno común.» QUALTER, T. H. Publicidad y democracia en la sociedad de masas. Barcelona: Paidós, 1994. Pág. 8. 6 El propio Artur Mas y su partido, Convergència i Unió, han utilizado como lema electoral “La voluntat d’un poble” (La voluntad de un pueblo) en estos comicios de 2012 y en reiteradas ocasiones a lo largo de la campaña sus líderes han centrado su mensaje solicitando a los electores la confianza y el voto para conseguir una «mayoría excepcional» que les permitiese emprender el «camino del derecho a decidir». Todas estas expresiones pueden consultarse en los vídeos sobre la cobertura electoral de TV3 y TVE-1 anexos a esta investigación. Algunos analistas como Francesc Valls consideran que «Las elecciones catalanas convocadas por CiU en clave plebiscitaria han supuesto un duro revés para la federación nacionalista». Véase VALLS, F. «Un accidentado viaje a Ítaca». El País 26 de noviembre de 2012, p. 12. 7 La IV Legislatura del Parlament de Catalunya se inició el 16 de Noviembre de 2010 tras las elecciones del 28 de Noviembre de ese mismo año. El reparto de la cámara situaba a CiU como primera fuerza con 62 escaños seguida del PSC con 28, PP con 18, ICVEuiA con 10, ERC con 10, SI con 4 y C’s con 3. El president de la Generalitat, Artur Mas, anunció la convocatoria anticipada de elecciones el 25 de Septiembre de 2012.
3

1

-6-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

que ha movido al principal partido catalán -Convergència i Unió- del eje ideológico8 que había mantenido históricamente respecto a la cuestión identitaria y secesionista de Cataluña y su relación con el conjunto del Estado9. Las elecciones se celebraron en un contexto económico de crisis y recesión prolongada que ha modificado de manera notable el Estado del bienestar construido en las últimas décadas y que ha generado una enorme insatisfacción y contestación social10. Además, los sondeos11 vienen mostrando un importante desgaste de la confianza en los partidos políticos y en la política en general al tiempo que la participación electoral se mantiene a la baja en Cataluña. Como puede observarse en la Tabla número 1, la participación en las elecciones autonómicas catalanas muestra datos próximos al 60% en los últimos comicios. En el momento que se plantea esta investigación se prevé un crecimiento del porcentaje de votantes como consecuencia de la radicalización de los discursos y la polarización de las posturas respecto de la ordenación territorial de Cataluña, su encaje en el conjunto del Estado, las relaciones con España y, especialmente, su eventual independencia. Finalmente, la participación electoral según datos de la Generalitat, se situó en el 67,76% del censo12. La abstención en Cataluña suele ser «diferencial» y ha respondido históricamente desde la Transición española al fenómeno del «voto dual»13. Observaremos este fenómeno y sus posibles repercusiones en los resultados electorales y la distribución de escaños.

Convergencia i Unió es una federación formada por dos partidos políticos nacionalistas catalanes que desde 1978 está integrada por Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y Unió Democràtica de Catalunya (UDC). A lo largo de su historia ha contribuido a la gobernabilidad de España dando soporte a partidos situados tanto a la derecha como a la izquierda del eje ideológico. Joan Marcel define a CiU como «la derecha regional catalana» en MARCEL, J «La derecha en España: una aproximación histórica». Working Papers Barcelona: Institut de Ciències Polítiques i socials, 2012, p. 17. Para adentrarnos en estos conceptos recurriremos a DEL REY, J. La comunicación política: el mito de las Izquierdas y Derechas. Madrid: Eudema, 1989 9 CiU ha mantenido tradicionalmente un discurso distante respecto a la independencia Cataluña que se ha ido moldeando desde el año 2000, cuando Artur Mas se empezó a postular como sucesor de Jordi Pujol. Véase QUADRADO, S «El mensaje de Mas para suceder a Pujol se basa en superar a España como referencia» La Vanguardia, 3 de Junio de 2000, p. 17. 10 El primer año de gobierno de Mariano Rajoy se saldó con más de 36.000 manifestaciones en España, sin contar datos del País Vasco que no facilitó esa información en el cómputo global. Hasta el 26 de octubre de 2012 en Cataluña se registraron 3.116 protestas según datos del Gobierno de España hechos públicos en respuesta a una pregunta parlamentaria. Teletipo de Europa Press disponible en línea: http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/nacional/2013/01/12/mas_000_manifestaciones_primer_ano_gobierno_rajoy _103839_1031.html [Consulta: enero 2013] 11 Interesante metáfora la que ofrece SANPEDRO BLANCO, V. Opinión pública y democracia deliberativa. Medios, sondeos y urnas. Madrid: Ediciones Ismo, 2000, p. 13. «Los contables de la opinión pública contemporánea son los políticos, los periodistas y los institutos de sondeos. Los líderes democráticos suman votos como representantes de la “mayoría social”. […] Urnas, medios y sondeos recuerdan al espejo de Bruja-reina de Blancanieves. Obsesionan al poderoso que busca en ellos la imagen más favorable para confirmar su voluntad de permanencia. Al político pragmático solo le importa la opinión pública que se traduce en voto». Para más información sobre el proceso de interpretación de los sondeos, consúltese ARANGO, J “Las elecciones generales de Junio de 1993. Una interpretación a partir de datos de encuesta”. Investigaciones Políticas VI. Barcelona, Aedemo, 1993 12 Datos disponibles en la web del Departament de Governació de la Generalitat [en línea] http://www.gencat.cat/governacio (Consulta: Marzo, 2013). En estos comicios votaron 3.668.310 ciudadanos, con una abstención del 32,24%, 0,90% de votos nulos, 1,44% de votos en blanco y 3.582.272 votos a candidaturas. 13 El votante dual «se define como aquel ciudadano que no es fiel a un determinado partido sino que cambia sistemáticamente el sentido de su voto en función del tipo de elección en la que participa». Definición que hayamos en RIBA, C «Voto dual y abstención diferencial. Un estudio sobre el comportamiento electoral en Cataluña». Working Paper, Volumen 465. Barcelona: Universitat Pompeu Fabra, p. 3

8

-7-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 1 :: HISTÓRICO DE LA PARTICIPACIÓN ELECT. EN LAS ELEC. AUTONÓMICAS DE CATALUÑA

80,00% 60,00% 40,00% 20,00% 0,00% 1980 1984 1988 1992 1995 1999 2003 2006 2010 2012

FUENTE: GENERALITAT DE CATALUNYA, DEPARTAMENT DE GOVERNACIÓ ELABORACIÓN PROPIA

La abstención en los procesos electorales es un claro gesto de desafección política14, un signo que demuestra que no existe suficiente sintonía entre lo que proponen los candidatos electorales15 y los votantes que les deben dar apoyo mediante el voto. Esta desafección comprende dos indicadores, según Torcal16: la desafección institucional y la falta de compromiso político. En este estudio nos centraremos en la desafección17 institucional y la valoración que tienen los ciudadanos de la llamada «clase política» como signo inequívoco de la falta de conexión entre las propuestas electorales y su proyección mediática a través de la televisión18. En el caso concreto de Cataluña la desafección y el descontento hacia sus representantes, instituciones y partidos va in crescendo. Durante el proceso de análisis de los datos obtenidos en este estudio se conocían nuevos casos de corrupción política que afectaban a la práctica totalidad del arco parlamentario catalán, aunque son
14 Según Mariano Torcal, el término desafección política «hace referencia al sentimiento subjetivo de impotencia, cinismo y falta de confianza en el proceso político, los políticos y las instituciones que genera un distanciamiento y alienación respecto a estos, y una falta de interés en la política y los asuntos públicos, pero sin cuestionar el régimen democrático» en TORCAL, M «Desafección institucional e historia democrática en las nuevas democracias» Revista SAAP 591Vol. 2, Nº3, agosto 2006, p. 593 15 La dinámica de partidos vigente en el sistema político español y catalán asociado a las listas cerradas comporta una adhesión habitualmente incondicional al líder y a las propuestas programáticas de las formaciones políticas. Este fenómeno queda descrito ya en los años cincuenta en Estados Unidos en BERELSON, B.; LAZARSFELD, P.; MCPHEE, W. Voting, a study of opinion formation in a Presidential Campaign. Chicago: Chicago University Press, 1954, p. 223. «When objectively they are not in agreement with their own party, strong Republicans and Democrat perceive their candidate’s stand on the issues as more in harmony with their own stand than do weak Republicans and Democrats in the same situation. But, by no means is this general tendency to see everyone in agreement with themselves. When they a objectively disagree with the opposition candidate, the strong partisans are quickest to perceive that disagreement». 16 TORCAL, M: 2006, p. 594 17 Existen diferencias entre lo que hacen los políticos y lo que dicen que hacen. Esta es una de las claves de la desafección política y también de este estudio que trata de establecer las diferencias entre ambos conceptos. La cuestión existe también desde la perspectiva conceptual porque «la comunicación política no es la política, no se identifica con ella» según DEL REY, J«¿De qué hablamos cuando hablamos de comunicación política?» Zer, Revista de Estudios de Comunicación, Diciembre 1996 18 Según el Centre d’Estudis d’Opinió (Baròmetre número 28), el 85,1% de los ciudadanos de Cataluña se informan de la actualidad política a través de la televisión. Le siguen la prensa (64,1%), la radio (64,0%) e Internet (41,7%). Una parte importante (54,4%) se informa a través de amigos y conocidos.

-8-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

posteriores a la a campaña electoral, por lo que no entran en las consideraciones de esta investigación. Lo más remarcable es las pesquisas sobre espionaje en diferentes partidos catalanes encargadas supuestamente a la agencia de detectives Método 319. Las consecuencias de estas informaciones así como el llamado «caso Bárcenas» y su repercusión en la confianza ciudadana no son analizadas en este estudio, pero sondeos20 realizados tras la publicación de estas informaciones apuntan la tendencia a la baja de la confianza de los ciudadanos en la política21.
GRÁFICO Nº 2 :: CONFIANZA EN LOS POLÍTICOS CATALANES

25 20 15 10 5 0
[0] NINGUNA CONFIANZA [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] MUCHA CONFIANZA

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ. BARÒMETRE NÚMERO 28, TERCERA ONADA 2012 ELABORACIÓN PROPIA

19 20

NAVARRO, M«Una «Una cita controlada per detectius» El Periódico de Catalunya, 11 de febrer de 2013, p. 18 Un informe realizado por Metroscopia para el diario El País marca la tendencia de los ciudadanos de refugiarse en opciones políticas distintas de e los partidos tradicionalmente predominantes. «La desafección ciudadana hacia los políticos por la crisis, que ya ha acabado con los partidos tradicionales en Italia, Grecia o Portugal, y que aquí hace que populares y socialistas no logren cerrar sus heridas. das. En esta situación, IU y UPyD son las dos formaciones que aprovechan la sangría para crecer». GAREA, F «IU y UPyD se consolidan como los receptores de la sangría de PP y PSOE» El País, 3 de Marzo de 2013. 21 Según la primera oleada de 2013 del Baròmetre del Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat la insatisfacción con la política es el segundo problema de la comunidad para los encuestados. encuestados Esta opción va escalando posiciones en cada edición del Baròmetre. Conviene destacar que estas cifras se obtienen pese a que el trabajo de campo de esta encuesta se realizó entre el 04/02/2013 y el 14/02/2013. El caso Método 3 se destapó el pasado 11 de febrero de 2013 cuando el diario El Mundo llevaba lleva esta noticia a portada bajo el titular «El PSC mandó grabar a la novia de Pujol jr. con Sánchez Camacho». . Unos días antes, el 31 de Enero de 2013, el diario El País publicaba la supuesta contabilidad extraoficial del Partido Popular llevada a cabo por el entonces tesorero del PP, Luís Bárcenas. En paralelo, Unió Democràtica tica de Catalunya llegó a un acuerdo con la fiscalía aceptando su responsabilidad civil subsidiaria constatando, según la sentencia, que hubo «aportaciones directas al partido». El otro partido de la federación, CDC C mantiene su sede embargada por el caso Palau, Palau, Esquerra Republicana habría contratado de manera fraudulenta para cobrar la prestación por desempleo al ex-consejero consejero de Governació, Jordi Austàs, detenido en una operación de contrabando de tabaco y el PSC cuenta entre sus listas de imputados a destacados destacados alcaldes como los de Sabadell y Terrassa. Siguen abiertas las investigaciones de los casos Gürtel, Palma Arena, Noós, Campeón, Mercasevilla y los ERE falsos, Brugal o Minutas, entre otros. Tras la publicación de la última entrega del Baròmetre se ha sabido que la mayor parte de partidos catalanes se estuvieron espiando durante años a través de la ya citada Método 3.

-9-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Según el Baròmetre22 d’opinió pública del Centre d’Estudis d’Opinió, las principales preocupaciones23 de los ciudadanos de Cataluña son: el paro, la precariedad laboral y el funcionamiento de la economía. Sin embargo, la mayor parte de los discursos que se oirán durante esta campaña24 electoral en los informativos televisivos25 girarán en torno a la relación entre Cataluña y España, la quinta preocupación26 de los ciudadanos según este mismo estudio. Los programas electorales de los partidos que concurren a unas elecciones deberían ser el reflejo de los anhelos y las preocupaciones de la ciudadanía que elige entre diferentes candidaturas al Parlament y sus mensajes políticos, también. Sin embargo parece que será la cuestión identitaria27 la que monopolice la campaña. El Regional Manifestos Project (RMP) «tiene como objetivo medir las preferencias políticas de los partidos que compiten en elecciones regionales, empleando para ello el análisis de contenido cuantitativo de los programas electorales»28. Esta corriente investigadora «se centra en la teoría de la relevancia de la competición electoral entre los partidos»29 basándose en las aportaciones académicas de Downs30 y sus teorías espaciales de competición electoral que generaron una paradoja que se plantea: ¿por qué siguen votando los electores si los costes de información son exageradamente altos y existe una «probabilidad infinitesimal de que el voto individual sea decisivo? Lo más racional que cabe esperar por parte del votante es la ignorancia»31. En este estudio profundizaremos sobre los costes de información habida cuenta de la escasa correlación existente entre lo que proponen los programas electorales de las

22 Para analizar las preocupaciones de los ciudadanos de Cataluña utilizaremos como baremo el Baròmetre d’opinió pública número 27, 2ª oleada, 27 de junio de 2012. Centre d’Estudis d’Opinió por ser este previo a la manifestación del 11 de Septiembre de 2012 y previo también a la decisión de Artur Mas de convocar nuevas elecciones. 23 PARO Y PRECARIEDAD LABORAL: 57,3%; FUNCIONAMIENTO DE LA ECONOMÍA: 52,0%; INSATISFACCIÓN POLÍTICA: 23,7%; FINANCIACIÓN DE CATALUÑA: 14,4%, RELACIONES CATALUÑA-ESPAÑA: 12% 24 Hay autores que consideran la campaña electoral como un proceso básicamente publicitario, más que político. Parece claro a tenor de la definición que hacer Harold Lasswell de la publicidad: «consiste en el manejo de actitudes colectivas mediante la manipulación de símbolos significativos» en OBRADORS, M. Creatividad y generación de ideas. Estudio de la práctica creativa en cine y publicidad Zaragoza: VV.EE., 2007, p. 179. 25 «In these ways, the fabricated images in TV ads and “free TV” images in the nightly news became the key components of 1988 campaign, While candidates tried to fine-tune their images and manage the sound bites, their campaigns increasingly isolated them from the press and from the public.» en KELLNER, D. Television and the Crisis of Democracy. San Francisco: Westview Press, 1990, p. 158 26 «Gracias a los sondeos, los periodistas se han transformado en portavoces científicos de lo que verdaderamente piensa el pueblo, las cuotas de popularidad y los sondeos de opinión pública han devenido encuestas irrecusables para los políticos; es más, los mismos políticos los encargan y creen firmemente en ellos.» en CHAMPAGNE, P.«Los sondeos, el voto y la democracia». Opinión pública e ideología en los medios, Voces y culturas, vol.10 (II Septiembre, 1996), p. 100 27 Este es el planteamiento inicial de este estudio. En el momento en el que se plantea esta investigación no ha empezado todavía la campaña electoral catalana. 28 Según su propia definición alojada en la página web del proyecto: [en línea] www.regionalmanifestosproject.com/espaol/principal(Consulta: noviembre, 2012) 29 ALONSO, S; VOLKENS, A; GÓMEZ, B. Análisis de contenido de textos políticos. Un enfoque cuantitativo. Cuadernos Metodológicos. Núm. 47, pág. 46. Madrid: 2012. Centro de Investigaciones Sociológicas. 30 DOWNS, A. An economic theory of democracy. Harper, 1957 31 MARTÍNEZ I COMA, F. ¿Por qué importan las campañas electorales? Colección Monografías del Centro de Investigaciones Sociológicas, Madrid: 2008, p. 28

-10-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

candidaturas a las elecciones autonómicas catalanas y su proyección televisiva32. Para contrastar los planteamientos de Downs recurriremos a los datos del Centre d’Estudis d’Opinió; según su última oleada33 antes de las elecciones, la mayor parte de los ciudadanos de Cataluña se consideran mucho (16,2%) o bastante (38,8%) interesados por la política34 aunque la legitimación institucional es, según este mismo estudio, muy baja35. Contrastaremos los programas de CiU, PSC y PPC36 auditados bajo los criterios del RMP con la proyección mediática de sus líderes en los informativos vespertinos de las cadenas públicas37, de esta forma podremos analizar38 hasta qué punto lo que perciben los electores a través de la televisión es fiel a los proyectos políticos que los partidos recogen en sus programas39.

32 En este estudio nos centraremos en la información televisiva porque la televisión es el soporte de mayor penetración entre el electorado según datos del Estudio General de Medios del último año móvil de Febrero a Noviembre de 2012. Descartamos la prensa, soporte tradicionalmente estudiado en la corriente del estudio del framing porque nos interesa saber el impacto de la campaña en las cadenas públicas, y dentro de estas en los informativos televisivos vespertinos para que estos sean unidades de análisis perfectamente segmentadas. 33 Baròmetre d’opinió pública número 28, 3ª oleada. Centre d’Estudis d’Opinió. 34 Baròmetre d’opinió pública número 28, 3ª oleada. Centre d’Estudis d’Opinió. 35 Preguntados por su satisfacción con la democracia, los encuestados por el CEO (Baròmetre núm. 28) aseguran que se sienten poco (54,3%) o nada satisfechos (24,1). 36 Estas son candidaturas que se caracterizan por defender diferentes modelos de organización territorial de Cataluña respecto de España. Según sus programas, CiU apuesta por la independencia de Cataluña a través de la creación de un «estado propio dentro de la UE». El PSC defiende el federalismo a través de una reforma de la Constitución española y el PPC opta por la continuidad del estado autonómico aunque mejorando la financiación de Cataluña. 37 Según el CEO y su Baròmetre número 28, los ciudadanos de Cataluña prefieren informarse de la actualidad política a través de TV3 (54,2%) o de TVE-1 (8,4%). Contrastaremos estos datos con las audiencias que recoge diariamente Kantar Media a través de audímetros instalados en un panel de hogares. 38 Se trata de una investigación cuantitativa sobre la presencia de los diferentes mensajes políticos en el período de campaña electoral en los informativos vespertinos de TV3 y TVE-1. 39 Teniendo siempre presente que la totalidad de los medios de comunicación actúan de manera integrada en el marco de un sistema comunicativo diverso y complejo como explica LUHMANN, N. Confianza Barcelona: Anthropos, 1996 y en La realidad de los medios de masas. Barcelona: Anthropos, 2000.

-11-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

PRIMERA PARTE
OPINIÓN PÚBLICA, DEMOCRACIA, VOLUNTAD POPULAR Y ENCUESTAS

«…en la práctica, semejante sociedad no podría conservarse estable, porque si todos disfrutasen por igual del lujo y del ocio, la gran masa de seres humanos, a quienes la pobreza suele imbecilizar, aprenderían muchas cosas y empezarían a pensar por sí mismos; y si empezaran a reflexionar, se darían cuenta más pronto o más tarde que la minoría privilegiada no tenía derecho alguno a imponerse a los demás y acabarían barriéndoles.» George Orwell, 1984

-12-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

1.1. La comunicación de masas y la política catalana.

La comunicación de masas y la influencia de la propaganda empiezan a investigarse durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Walter Lippman ya se preguntaba en 1922 sobre los efectos de los medios de comunicación en el sentir popular40 y en la conformación de la imagen mental que la ciudadanía se hace de la realidad a partir del relato periodístico y político. «Esto significaba que los hombres formaban su imagen del mundo exterior a partir de imágenes indiscutibles en sus cabezas»41; estas imágenes son modeladas por los líderes de opinión y las personas e instituciones que influyen en los ciudadanos de manera individual o colectiva. Los trabajos de Lippman se completan durante ambas guerras mundiales con las aportaciones de Harold Laswell42; su libro Técnicas de propaganda en la Guerra Mundial43 de 1927 constituye el punto de partida para situar a la propaganda, y lo que en el futuro sería la publicidad, en el centro de los estudios sociológicos y políticos. Tras la I Guerra Mundial, tanto Europa como los Estados Unidos se conciencian de la importancia que tuvo la propaganda política para la alcanzar los objetivos militares y empieza a aplicarse el empirismo para inocular métodos que nos aproximen al control de la «opinión pública». Estas técnicas se aplicarán en la Guerra Civil Española (19361939) que se convertirá en el campo de pruebas de lo que posteriormente se hará durante la II Guerra Mundial (1939-1945). El papel de la propaganda es esencial para entender la llegada al poder y su mantenimiento por parte del régimen nazi, considerado por Togliatti como uno de los «regímenes reaccionarios de masa»44 junto con el fascismo italiano. Pero la propaganda es clave también para comprender la reacción de Estados Unidos ante el ataque de Pearl Harbor45 y el hecho que el gobierno de este país lograse convencer a la población norteamericana de la necesidad de entrar en guerra con los Aliados. Este cambio,
40 «The living impressions of a large number of people are to an immeasurable degree personal in each of them, and unmanageably complex in the mass. How, then, is any practical relationship established between what is in people's heads and what is out there beyond their ken in the environment? ». LIPPMAN, W. Public opinion. New Jersey: The Macmillan Company, 1998, p. 193. Edición original: Nueva York: Macmillan, 1922. 41 Cita original ampliada: «This meant that men formed their picture of the world outside from the unchallenged pictures in their heads. These pictures came to them well stereotyped by their parents and teachers, and were little corrected by their own experience. Only a few men had affairs that took them across state lines. Even fewer had reason to go abroad. Most voters lived their whole lives in one environment, and with nothing but a few feeble newspapers, some pamphlets, political speeches, their religious training, and rumor to go on, they had to conceive that large renvironment of commerce and finance, of war and peace. The number of public opinions based on any objective report was very small in proportion to those based on casual fancy». LIPPMAN, W. (1998), p. 273. 42 Padre de las Teorías de la Comunicación con su famoso paradigma: «¿Quién, dijo qué, a quién, por qué canal, y con qué efecto?». 43 Obra original: LASSWELL, H. Propaganda Technique in the World War. New York: Peter Smith, 1927. 44 TOGLIATTI, P. Lezioni sul fascismo. Roma: Editori Riuniti, 1970, p. XV. Cita original en elprólogo de E. Ragionieri: «È sui fascismo, come regime reazionario di massa, infatti che Togliatti insiste magiormente nelle sue lezioni.». 45 Para conocer con mayor detalle la importancia de la propaganda en esta época, léase JOWETT, G. S.; O’DONELL, V. Propaganda and persuation. Los Ángeles: SAGE publicaciones, 2012.

-13-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

esencial para decurso de los acontecimientos posteriores, no habría sido posible sin el cardinal papel que jugaron los medios de comunicación de masa46, especialmente la prensa y el cine. La fuerza de la manipulación de la «opinión pública» mediante la «opinión publicada» no fue patrimonio exclusivo de los norteamericanos. En la Alemania nazi, Joseph Goebbels puso en práctica las más modernas técnicas de propaganda a partir de la llegada al poder de los fascistas en 1933. Su cargo oficial, de hecho, era el de Ministro de Instrucción para el Público y la Propaganda47. La Alemania nazi (1933-1945), igual que pasó con el régimen comunista de la Unión Soviética (1922-1991), utilizó la prensa, la radio, el cine e incluso el teatro como armas de propaganda amén de la carteles y actos multitudinarios de demostración de fuerza y supremacía germana o soviética, según el caso. «Durante la Segunda Guerra Mundial, la función propagandística de la radio y del cine fueron muy superiores a la del cartel, en contraste con lo que había sucedido entre 1914 y1918. Y el posterior desarrollo de la televisión comercial, convertida en el mayor canal publicitario de la sociedad de consumo, contribuiría a acelerar el declive del cartel clásico».48 La propaganda ha sido y sigue siendo la base de la comunicación política también en democracias maduras. En este contexto histórico nace la Teoría de la Aguja Hipodérmica49 cuya principal aportación pasa por la descripción del proceso de persuasión50 de los medios de comunicación. Estos transmiten información que los ciudadanos dan por válida y verídica con facilidad y sin cuestionamiento colmando de legitimidad lo que los MCM relatan. Las masas, seguidoras y consumidoras de los mass media responderían, según este paradigma, con obediencia51 a lo que plantean los medios de comunicación52 al considerar la masa como un elemento homogéneo, pasivo y aislado. El prefacio de esta teoría es la «bala mágica»53.

46 Para abreviar este concepto, en ocasiones utilizaremos el acrónico MCM para referirnos a los Medios de Comunicación de Masa o su versión inglesa «mass media». 47 HIDALGO CALVO, C. Teoría y práctica de la propaganda contemporánea. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello, 1986, p. 312. 48 GUBERN, R. El simio informatizado. Madrid: Fundesco, 1987, p. 21 [en línia] http://es.scribd.com/doc/49175751/Roman-GubernEl-simio-informatizado (Consulta: marzo, 2013). 49 La referencia en este campo es WOLF, M. La investigación en la comunicación de masas. Críticas y perspectivas. Barcelona: Paidós, 1987. 50 «Por persuasión nos referimos a la acción y efecto de persuadir o persuadirse. Y persuadir lo entendemos como inducir, mover, obligar a uno a con razones a creer o hacer una cosa». Definición que nos brinda CISNEROS, J. «El concepto de la comunicación: el cristal con que se mira» Ámbitos, núm. 7-8. 2º Semestre 2001 – 1er Semestre 2002, p. 52. 51 Para Lasswell, los medios de comunicación eran instrumentos de propaganda y persuasión de la ciudadanía, capaces de modelar comportamientos, valores, actitudes y reacciones fruto de su incisiva influencia en el público receptor de los mensajes. 52 Con el paso del tiempo los investigadores posteriores matizarían mucho la influencia de los medios sin subestimarla. Se pondrá de manifiesto que la actitud de la sociedad y sus opiniones y comportamientos no son tan fáciles de manipular pese a la innegable influencia que ejercen los medios, la propaganda y la publicidad. Los efectos de los medios son importantes pero mucho más complejos que el paradigma del «impacto directo» que prácticamente reducía al ser humano a un autómata que actuaba según los designios de quienes controlaban las fuerzas de emisión de los mensajes. 53 «Los individuos de las masas, aislados, perciben del mismo modo los mensajes de los medios y responden más o menos de la misma manera.» CISNEROS, J. (2002), p. 58

-14-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Según Lasswell, «la propaganda es uno de los instrumentos más poderosos del mundo moderno»54; sin negar la importancia de la publicidad, los planteamientos del investigador de Chicago han quedado en desuso des de la perspectiva teórica de las Ciencias de la Comunicación, pero es indudable que su influencia fue capital en la aparición de paradigmas posteriores como la teoría del establecimiento de las agendas55 que propone que los medios de comunicación de masas «no dicen a los receptores qué deben pensar acerca de un tema determinado, pero sí le dicen acerca de qué tema deben pensar algo»56. Este paradigma es uno de los marcos teóricos sobre los que se erige esta investigación puesto que los políticos, conscientes como son de la fuerza y la penetración de los informativos televisivos, utilizan estas ventanas abiertas a los hogares de los votantes para hacerles llegar no solamente sus mensajes y promesas electorales, sino sobre todo sus estrategias para marcar la agenda de los temas de conversación y los ejes en torno a los cuales debe girar el dilema electoral. Partimos de la idea que los políticos marcan el ritmo y la dirección de los mensajes en campaña electoral pero que los acontecimientos y el relato de la actualidad procedente de los medios de comunicación marcan también la agenda de los candidatos y sus mensajes. Ambos, políticos y medios, de manera recíproca establecen también la agenda de la llamada «opinión pública»57. Analizaremos en este estudio cómo se establecen estas relaciones en la campaña electoral de los comicios catalanes de 2012. «El relato de la comunicación política adquiere tintes peculiares cuando las campanas del calendario electoral tocan a rebato. La campaña electoral es el ritual de la democracia, y en ella hacen su agosto diversos juegos del lenguaje, que tienen una característica: como los envases en los productos de los supermercados, esos juegos tienen fecha de caducidad incorporada. ¿Cuáles son esos juegos del lenguaje? Se nos ocurren los siguientes: el juego del oráculo o la simulación de los grandes números; el juego de enmascarar al personal; el juego de travestismo de los valores; el juego de la coartada de los intereses generales; el juego de la creación del adversario, y el juego de los espacios políticos».58 Veremos si en el caso de estas elecciones, marcadas por la manifestación
54 En VEJAR PÉREZ-RUBIO, C. Coord. Globalización, comunicación e integración latinoamericana. México, D.F.: Plaza y Valdés, 2006, p. 90. 55 «La teoría de la agenda-setting es un complejo mapa intelectual que aún se halla en un proceso de evolución. […] El papel de los medios de comunicación en el establecimiento de la agenda ha supuesto un rico filón para la extracción académica durante más de 35 años, y sin embargo, gran parte de su grandeza está aún por explorar.» en MCCOMBS, M. Estableciendo la agenda. Barcelona: Paidós, 2006, p. 20. Título original Setting the agenda. Cambridge: Polity Press, 2004. 56 CISNEROS, J. (2002), p. 59 57 Para repasar la historia del pensamiento relacionado con el concepto «opinión pública» es recomendable el repaso histórico disponible en MONZÓN, C. Opinión pública, comunicación y política. Madrid: Tecnos, 2006. 58 DEL REY MORATÓ, J. «¿De qué hablamos cuando hablamos de comunicación política?». Zer: Revista de estudios de comunicación (Komunikazioikasketenaldizkaria), 1996, no 1, p. 3.

-15-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

independentista del 11 de septiembre de 2012, se establecen estos mismos juegos y cómo condiciona la agenda los mensajes de los candidatos y cómo estos condicionan y tratan de marcar y establecer la agenda. La teoría de la agenda-setting fue enunciada por Maxwell McCombs y Donald Shaw59 y posteriormente revisada por el matrimonio Lang60 a través de los postulados de la agenda-buliding. Esta visión crítica reconoce la importancia de los medios en el establecimiento de la agenda pero advierte de otros elementos que marcan también de manera decidida a la «opinión pública» y publicada61. Resulta indudable la capacidad de los MCM para graduar la importancia de la información que se difunde, dándole un orden de prioridad con diferentes criterios de noticiabilidad62, audiencia o influencia editorial. La inclusión o rechazo de determinados hechos noticiables no es baladí; los temas que son relevantes para los medios se convierten en temas importantes para el público, aunque esta relación también puede darse a la inversa. Podríamos preguntarnos quién marcará la agenda en esta campaña electoral catalana. ¿Será una de las candidaturas la que dirija con sus declaraciones el discurso público o serán otros elementos de la actualidad, extraños o no a la «cuestión catalana»63, los que

monopolicen la creación del estado de «opinión pública»? En la historia reciente tenemos diversos casos de campañas electorales que han quedado señaladas por escándalos de corrupción64, desastres naturales65 o atentados terroristas66. Estos acontecimientos no previstos67 han deshecho la estrategia de los
En su estudio MCCOMBS, M.; SHAW, D. «The agenda-setting function of mass media». Public Opinion Quarterly(1972), núm. 36, p. 176-187. 60 LANG, G. E.; LANG, K. «Watergate. An Exploration of the Agenda-Building Process». En Wilhoit, G.C.; Debock, H., eds. Mass Communication Review Yearbook 2.BeverlyHills, CA: Sage, 1981, p. 447-468 61 «No puede decirse que la “opinión publicada” en los medios de comunicación sea una representación fiable de la opinión pública. El carácter unidireccional de los medios y los intereses político-económicos que mueven a las empresas massmediáticas, entre otros factores, convierten a la “opinión publicada” en una visión parcial e incompleta del entorno social.» LÓPEZ GARCÍA, G. Comunicación electoral y formación de la opinión pública. Las elecciones generales de 2000 en la prensa española. Valencia: Universitat de València, 2004, p.317. 62 Puede profundizarse en este concepto en la obra MARTINI, S. Periodismo, noticia y noticiabilidad. Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2000. 63 Según el historiador Borja de Riquer, la llamada cuestión catalana «hasta 1905, para la clase política dinástica, no dejó de ser un ‘problema’ relativamente menor. Se trataba de una temática ‘regional’, de importancia política muy relativa que era contemplada con un cierto incomodo aunque sin otorgársele demasiada importancia. El gran cambio vendrá a partir de los famosos ‘incidentes del Cu-Cut!’ (25 de Noviembre de 1905), del gran debate sobre la Ley de Jurisdicciones y, sobre todo, de la gran movilización popular que dará lugar a la formación de la Solidaritat Catalana.» En DE RIQUER, B. Escolta, Espanya. La cuestión catalana en la época liberal. Madrid: Marcial Pons, ediciones de historia, 2001, p. 212. 64 Un caso paradigmático fue el fracaso electoral del PSOE en las legislativas de 1996 tras casos judiciales como Roldán, Marey o Filesa. 65 «El caso más reciente ha sido el del huracán Sandy a su paso por la Costa Este y a una semana de que se definieran las elecciones presidenciales americanas. En ese momento, el candidato republicano, Mitt Romney, había conseguido reducir la distancia en las encuestas que hasta entonces había liderado el presidente Barack Obama. Gracias al buen papel desempeñado en los debates de octubre, Romney se mantenía como un firme candidato en la carrera electoral, hasta tal punto que incluso se hablaba de un empate, 49%-49%, en la intención de voto. Los efectos del huracán Sandy y la buena valoración que hizo la ciudadanía respecto a la gestión de Obama terminaron por otorgar a este los votos electorales que le hacían falta para mantenerse en la Casa Blanca.» en GUTIÉRREZ-RUBÍ, A. «Desastres naturales y liderazgo político». Revista Campaigns & Elections en Español núm. 31, Febrero de 2013. 66 Las elecciones españolas de 2004 estuvieron marcadas por los atentados terroristas del 11-M en los trenes de cercanías de Madrid que causaron 191 muertos tres días antes de los comicios. «El 11-M parece haber movilizado a los ciudadanos de izquierda. Según
59

-16-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

partidos de manera inmediata y quienes no han actuado con diligencia, celeridad e inteligencia han perdido apoyo ciudadano o simplemente han brindado la victoria al oponente político. ¿Marcará la campaña catalana algún acontecimiento exógeno? De entrada, y en el momento de plantear esta investigación, se ha convocado una huelga general en España que coincide con el período legalmente establecido. La campaña electoral de Noviembre de 2012 en Cataluña se produce en un contexto de crisis económica68 muy aguda que ha afectado de manera profunda el esquema del Estado del bienestar en España. Cataluña ha sido una de las comunidades autónomas que ha tenido que hacer un ajuste69 más estricto de sus cuentas públicas y sus ciudadanos han sufrido recortes sin precedentes en la democracia española70. La situación económica es, de hecho, la principal preocupación71 de los ciudadanos y cabría esperar que las soluciones a esta situación capitalizasen las propuestas de los candidatos, sus programas y la proyección de los mítines en los «teleinformativos»72 de las cadenas públicas. Las elecciones han sido convocadas de forma anticipada73 por el president de la Generalitat, Artur Mas, en un discurso74 solemne en el parlamento autonómico. Este discurso se produce tras el encuentro oficial75 con el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy en la Moncloa. En este encuentro, el presidente catalán planteó la necesidad de establecer un nuevo sistema de financiación para Cataluña inspirado en el
los resultados de la sexta oleada del BRIE (mayo de 2004), el 64% de los españoles creen que no se habrían producido los atentados del 11-M si España no hubiese apoyado a los EEUU en el conflicto de Irak, frente a un 24% que piensa que hubiesen sucedido en cualquier caso. Lo importante es que encontramos diferencias significativas por ideología política. La atribución del atentado a Irak es casi total entre los electores de izquierda (un 80%), frente a un 47% entre los de derecha, llegando al 60% entre los de centro.» en NOYA, J. «Del 11-M al 14-M: estrategia yihadista, elecciones generales y opinión pública». Ari núm. 132, 2004. Real Instituto Elcano [en línea] Disponible en http://www.realinstitutoelcano.org/analisis/562/562.pdf (Consulta: Marzo, 2013). 67 «Las noticias son todas aquellas que registran un suceso o un anuncio sobresaliente, de interés inmediato para la sociedad, canalizadas por los Medios que la distinguen como prioridad cuando se producen sorpresiva e inesperadamente. […] Lo previsto es para el Periodismo todo evento-acontecimiento que se conoce con antelación y que puede estar anunciado por el propio medio e comunicación». En PÉREZ GAUDIO, M. El Periodismo idea. Córdoba, Argentina: Ediciones Fundación Universidad de Periodismo y Ciencias Sociales, 1976, p. 14. 68 La convocatoria electoral anticipada en Cataluña agravó momentáneamente la situación económica en España con bajadas en la bolsa y subidas en la prima de riesgo. CUÉ, C. «La crisis catalana descoloca al Gobierno». El País, 30 de Septiembre de 2012. 69 «Recortar gastos es lo más importante que ha hecho el Govern que preside Artur Mas en los primeros seis meses de mandato y también lo que ha concitado más protestas.» en BARBETA, J. «Seis meses remontando el vuelo». La Vanguardia, 26 de Junio de 2011, p. 16. 70 En 2012, tras varios años de ajustes presupuestarios, el gobierno de Mariano Rajoy probó el mayor recorte de la democracia con 27.300 millones menos de gasto en los Presupuestos Generales del Estado para reducir el déficit público al 5,3%. En marzo de 2013, el gobierno cifró el déficit en el 6,7% del PIB. 71 Según el Barómetro de Noviembre de 2012 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el paro es el principal problema de España para el 80,6% de los ciudadanos seguido de los problemas de índole económica, que lo son para el 42,7%. Ambos son asuntos relacionados con la economía del país. 72 Concepto acuñado y defendido por Miquel Peralta: «Nuestra propuesta es muy simple y se ajusta a criterios académicos. Se trata de denominarlos teleinformativos, es decir, informativos de televisión. Esta misma nomenclatura está siendo utilizada por el Consejo del Audiovisual de Cataluña, CAC, en sus diversos estudios e investigaciones» en PERALTA, M. Teleinformativos. La noticia digital en televisión. Barcelona: Editorial UOC, 2012. 73 El presidente de la Generalitat anunció la convocatoria anticipada de elecciones el 25 de septiembre de 2012. La IX legislatura debía durar hasta Noviembre de 2014. 74 El texto de este discurso está disponible en línea: http://file01.lavanguardia.com/2012/09/26/54351877140-url.pdf (Consulta: Marzo, 2013) 75 La entrevista institucional tuvo lugar en la Moncloa el 20 de Septiembre de 2012, días después de la manifestación independentista de la Diada.

-17-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

concierto económico76 del que disfrutan otras comunidades históricas como el País Vasco; una reclamación rechazada de plano por el jefe del ejecutivo central. Convergència i Unió llevaba en el programa electoral de 201077 este cambio en las relaciones económicas con el Estado y los electores le dieron una mayoría amplia que, además, le permitía gobernar siempre que hiciese uso de la aritmética parlamentaria pactando cada iniciativa legislativa con los diferentes grupos. Así, determinados ajustes económicos se aprobaron con el apoyo del PP, otras medidas recibieron soporte parlamentario del PSC y las cuestiones más vinculadas a las aspiraciones nacionales de Cataluña se acordaron con Esquerra Republicana. Pero si hay un hecho que marca un cambio de rumbo en la política catalana es la manifestación multitudinaria del 11 de septiembre de 2012, días antes de este encuentro entre Mariano Rajoy y Artur Mas, y auténtico catalizador de la oleada independentista y del cambio de discurso político de todas las formaciones con representación parlamentaria. Esta manifestación y sus efectos nos plantean el dilema de la construcción de la agenda. ¿Quién ha marcado el discurso en este caso? Un agente de movilización claro ha sido la Assemblea Nacional Catalana (ANC), convocante de la marcha y principal valedora de la misma. La agenda se marca de acuerdo con diferentes elementos que confluyen en el tiempo y el espacio mediático. Existen estrategias claras, bien conocidas por los partidos políticos, para marcar la agenda o, al menos, intentarlo de manera decidida. Pero para marcar la agenda también es necesario el concurso de los medios de comunicación que ejerciendo su función de «Gatekeeping» deciden qué temas destacan por encima de los demás y tienen más elementos de «noticiabilidad» que los hacen merecedores de aparecer con mayor o menor peso en el conjunto de informaciones que sirven en el soporte audiovisual, radiofónico, papel o digital. «El ‘Gatekeeping’ es una de las funciones centrales de los medios en la vida pública: La gente confía en mediadores para transformar la información acerca de miles de millones

76 El Concierto económico es un instrumento jurídico que regula las relaciones tributarias y financieras entre la Administración General del Estado de España y la Comunidad Autónoma del País Vasco, y que forma más parte del régimen foral. Históricamente, las tres provincias vascas gestionaron sus propios sistemas tributarios derivados de sus fueros, pero tras la Tercera Guerra Carlista (1876) se implanta un sistema de colaboración entre los territorios históricos y el Estado. «Las instituciones competentes de los Territorios Históricos adoptarán los acuerdos pertinentes con objeto de aplicar en sus respectivos territorios las normas fiscales de carácter excepcional y coyuntural que el Estado decida aplicar al Territorio común, estableciéndose igual período de vigencia que el señalado para éstas». Ley Orgánica 3/1979, de 18 de diciembre de Estatuto de Autonomía del País Vasco. Artículo 41.C 77 «Situamos como una de las primeras prioridades de este derecho a decidir la gestión plena de nuestros recursos económicos a través de un modelo de financiación propio, como es el concierto económico. Aspiramos a la soberanía financiera al servicio de más bienestar para los catalanes y de un mejor progreso económico, pero también para disponer de más soberanía política y más capacidad de autogobierno». Artículo 3.1 del Programa electoral de CiU de 2010. Disponible en línea en http://www.ciu.cat/media/46861.pdf (Consulta: Marzo, 2013). Texto original: «Situem com una de les primeres prioritats d’aquest dret a decidir la gestió plena dels nostres recursos econòmics a través d’un model de finançament propi, com ho és el concert econòmic. Aspirem a la sobirania financera al servei de més benestar per als catalans i d’un millor progrés econòmic, però també per disposar de més sobirania política i més capacitat d’autogovern».

-18-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

de eventos en un manejable número de mensajes de los medios. Este proceso no solo determina qué información se selecciona, si no también qué contenido y la naturaleza de los mensajes, así como las noticias, que se publicarán.»78 La del 11-S de 2012 fue una manifestación abiertamente independentista que reivindicaba que Cataluña debía ser un nuevo estado de Europa, tal y como rezaba el lema de la protesta. Pero esta manifestación de la Diada fue diferente a las anteriores. En los últimos años79 la tradicional concentración del 11 de septiembre por la independencia había ido perdiendo fuerza y, sin embargo, la de 2012 fue la más multitudinaria de la historia, según la mayoría de fuentes. ¿Qué papel jugaron los medios de comunicación y los partidos políticos las jornadas previas a esta concentración? Lo cierto es que a lo largo de todo el verano la convocante ANC se esforzó en tener presencia en los principales medios de comunicación, programas de radio, periódicos y cadenas de televisión del ámbito comunicativo catalán. ¿Fueron los medios de comunicación favorecedores de masiva respuesta de la sociedad catalana a dicha convocatoria?, ¿existe un verdadero desapego con España y un deseo de independencia?, o ¿fueron los partidos políticos catalanes y su ahínco en focalizar sus discursos para motivar la asistencia a la marcha? Parece que hay un momento clave que podría ilustrar estos acontecimientos: la decisión de Convergència i Unió de secundar la protesta. CiU es un partido mayoritario en Cataluña con vocación hegemónica y tradición de gobierno muy bien implantado en el territorio y con un ideario que no se siente del todo incómodo con los planteamientos secesionistas. Tradicionalmente no participaba en la manifestación independentista del 11 de septiembre, que siempre había estado abanderada por ERC. Pero en esta ocasión, decidieron acudir representados por sus líderes principales80 aunque con una ausencia importante: Artur Mas. Tras días de diatribas, el presidente de la Generalitat decide no acudir81 pero sí que anima a la participación. La marcha es un éxito de convocatoria y se realiza de manera absolutamente pacífica cambiando el escenario político en Cataluña y el discurso de sus líderes, también. Puede que en este caso la agenda se haya marcado a la inversa, desde
Traducción propia de: SHOEMAKER, P.J.; VOS, T. Gatekeepingtheory. New York: Routledge, 2009. Texto original: «Gatekeeping is one of the media's central roles in public life: People rely on mediators to transform information about billions of events into a manageable number of media messages. This process determines not only which information is selected, but also what the content and nature of messages, such as news, will be». 79 Según datos de la Guardia Urbana recogidos en tetipos de las agencias EFE y Europa Press, en 2007 la manifestación de la Diada a favor de la independencia contó con 8.000 manifestantes, en 2008 fueron 5.000, 15.000 participantes en 2009, 9.000 manifestantes en 2011, 10.000 personas en 2011 y 1.500.000 en 2012. 80 Asistieron nueve miembros del Govern, la esposa del presidente de la Generalitat, Helena Rakosnik, el secretario general de CDC, Oriol Pujol, y también el líder de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran i Lleida. BARBETA, J. «Catalunya se moviliza más que nunca por la independencia». La Vanguardia, 12 de Septiembre de 2012, p. 10-11. 81 Por su cargo como president, no por disentimiento con sus reivindicaciones.
78

-19-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

la base social de la manifestación. Quizá la Assemblea Nacional Catalana consiguió aglutinar un soporte social mayor del que muchos esperaban, obligando a partidos como CiU a tomar partido en la marcha o quién sabe si fueron los líderes de opinión, quienes promulgaban a diario la necesidad de apoyar la marcha independentista. Aunque no es el objeto de estudio de este análisis, es indudable que la protesta de la Diada marcó un punto de inflexión –algunos dicen que de no-retorno– en la política catalana. A partir de este relato de los hechos políticos de 2012, es difícil dilucidar quién marcó la agenda. Pudieron ser los convocantes de la marcha; los partidos que movilizaron a sus bases; los líderes políticos que no dejaron de hablar del asunto durante las semanas previas; los medios de comunicación que marcaban la agenda con este tema en la mayoría de tertulias y entrevistas, preguntando a cada ocasión, a cada líder, qué opinión le merecía la marcha. O pudo ser también la propia ciudadanía la que estableció con su presencia en la manifestación una desviación en las relaciones entre Cataluña y el conjunto de España. La construcción de la agenda es, en este caso, una obra compartida, probablemente, como en tantas otras ocasiones. Un compendio de intereses e inquietudes políticas, mediáticas y cívicas que han propiciado un adelanto electoral y un seísmo ideológico en esta comunidad autónoma. Pero este frame82del relato no se puede analizar sin otros precedentes como son la negociación del estatuto de Cataluña de 200683, su trámite en el Congreso, la aprobación en referéndum, los recursos ante el Tribunal Constitucional y las modificaciones que el órgano judicial realizó en esta ley orgánica84. A lo largo de este proceso, la desafección política hacia España ha hecho mella en Cataluña, tal y como
La teoría del encuadre surge tras la publicación de ENTMAN, R. «Framing Toward clarification of a fractured paradigm». Journal of Communication, Autumn 1993, p. 51. Este paradigma asegura que la percepción que tienen los ciudadanos sobre los hechos que son noticia está condicionada por el proceso de reconstrucción subjetiva de la realidad que realizan los medios de comunicación. Así, cada medio de comunicación muestra únicamente un frame; es decir, un enfoque determinado de la realidad, producto de una manera de seleccionar los hechos, los personajes, las imágenes o las palabras en las que enfatiza la noticia condicionando así la interpretación por parte de la audiencia. La teoría del framing va más allá y asegura que los medios no solo establecen la agenda de temas del debate público, sino que también definen una serie de pautas con los favorecen una determinada interpretación de los hechos sobre los que informan. Véase también ENTMAN, R.M. «Framing U.S. coverage of internacional news: contrast in narratives of the KAL and Iran Air incidents». Journal of Communication, vol. 41 (1991), núm. 4, p. 6-27 83 La reforma estatutaria en Cataluña ha sido uno de los temas políticos más comentados en los medios de comunicación españoles de los últimos años. Su negociación en el Parlament, la aprobación el 30 de septiembre de 2005, su tramitación en las Cortes, la aprobación en el Congreso el 30 de marzo de 2006, en el Senado el 10 de mayo de 2006 y su refrendación el 18 de junio de 2006 trajeron pareja una gran cantidad de titulares, artículos de opinión, polémicas, editoriales y debates mediáticos. El texto aprobado en referéndum fue recurrido en el Tribunal Constitucional en siete ocasiones por siete instituciones diferentes, entre ellas el Partido Popular, el Defensor del Pueblo y diversos gobiernos autonómicos. El 28 de junio de 2010, mediante la Sentencia 31/2010, el Tribunal Constitucional, ante el recurso de inconstitucionalidad presentado por diputados del Partido Popular, resolvió por 6 votos a favor y cuatro en contra la constitucionalidad de la mayor parte del texto, haciendo observar la "ineficacia jurídica" del Preámbulo donde constaba el término nación al referirse a Cataluña- aunque el fallo mantiene la definición de Cataluña como nación, y declaró 14 artículos inconstitucionales. El 10 de julio del 2010 tuvo lugar una manifestación en Barcelona, con el lema "Som una nació, nosaltres decidim" (“Somos una nación, nosotros decidimos), en contra de la resolución del Tribunal Constitucional. La marcha contó con el apoyo de todos los partidos políticos del Parlamento de Cataluña menos del PPC y Ciutadans. Según la Guardia Urbana participaron 1.100.000 personas. Puede leerse el texto íntegro del Estatut de 2006 en línea: http://www.parlament.cat/porteso/estatut/eac_es_20061116.pdf (Consulta: Marzo, 2013). 84 Puede consultarse la Sentencia STC 31/2010, de 28 de junio de 2010 que resuelve el recurso de inconstitucionalidad 8045-2006 y modifica el texto del Estatuto en línea: http://boe.es/boe/dias/2010/07/16/pdfs/BOE-A-2010-11409.pdf (Consulta: marzo, 2013).
82

-20-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

describió en 200785 el entonces president de la Generalitat, José Montilla. En este tiempo, el porcentaje de ciudadanos partidarios de la independencia como solución política ha ido creciendo según datos86 del Baròmetre del Centre d’Estudis d’Opinió. Pese a todo, y tras las elecciones de 2012, el número de escaños ocupados por partidos defensores de la secesión apenas ha variado87. La meta de este trabajo no es establecer las causas que han propiciado este cambio de discurso en las formaciones políticas catalanas, pero la teoría de la agendabuilding y de la agenda-setting sirven para encuadrar el análisis de los discursos políticos88 de esta campaña electoral, sus programas y su proyección televisiva89. Atendiendo a la hipótesis principal de esta investigación: «Los programas electorales apenas tienen plasmación en los informativos televisivos, sino que es la cuestión identitaria la que capitalizará esta campaña, por delante de la situación de la economía, principal preocupación de la ciudadanía» convenía exponer los acontecimientos que han situado al electorado catalán en esta encrucijada y los elementos principales que configurarán90 de manera compartida la agenda de estos quince días de campaña. Tal y como establece la corriente crítica de los Lang, «los media no solo establecen la agenda, si no que también la construyen, pero al mismo tiempo hay que admitir que no son los únicos constructores de la agenda»91, como hemos visto en el caso de la Assemblea Nacional Catalana y la manifestación de la Diada. El marco teórico de esta investigación se completa con la teoría del priming desarrollada por Iyngar y Kinder en 1987 y que trata de comprobar científicamente mediante experimentos que cuando al ciudadano se le pide que someta a juicio a un líder político, institución o candidato electoral; este ciudadano no es capaz de realizar un
85

En una conferencia del Foro Nueva Economía celebrada en Madrid, el president Montilla advirtió en noviembre de 2007 de las «graves consecuencias políticas a medio y largo plazo de una desafección emocional de Catalunya hacia España y hacia las instituciones comunes». SEN, C. «Montilla alerta en Madrid: Catalunya puede decir “adéu, Espanya!”».La Vanguardia, 8 de noviembre de 2007, p. 14. 86 Ante un hipotético referéndum sobre la independencia de Cataluña, el porcentaje de ciudadanos que votaría sí a la secesión crece año tras año, en especial desde 2010. Según datos de noviembre de 2012 facilitados por el Baròmetre del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) el 57% de los encuestados votaría sí en un referéndum independentista, en 2010 solo el 20% de los ciudadanos quería que Cataluña fuese un país independiente. 87 Los partidos que se han mostrado públicamente favorables a la independencia de Cataluña son: CiU, ERC, SI y CUP. En la IX Legislatura sumaban76 escaños favorables a la secesión y en la X Legislatura, tras las elecciones del 25-N, esa cifra baja hasta los 74. 88 Para profundizar en este asunto, conviene recurrir al texto marco de esta corriente de investigación: MEADOW, R. (1980). 89 «La función central de los actores de la comunicación política es evitar que el debate político se encierre en sí mismo, contribuir a identificar los problemas nuevos que surgen y favorecer su integración en los debates políticos del momento. Pero la asunción de su responsabilidad social está en cuestionamiento, y particularmente la de los medios de comunicación pues, lejos de haber contribuido a ampliar el espacio público político, hoy se han convertido en un riesgo para la democracia.» En VEGA MONTIEL, A. «La centralidad de la televisión en el terreno de la comunicación política». Revista de estudios culturales. Núm. 6, 2010, p. 17. 90 MCCOMBS, M. (2006). 91 Cita original: «Els mèdia no només estableixen l’agenda, sinó que també la construeixen però alhora cal admetre que no són els únics constructors de l’agenda». AIRA, J. A. La construcció mediàtica de l’agenda política. El pes del màrqueting polític en les estratègies partidistes. El cas de l’enquadrament mediàtic de l’estatut de Catalunya 2006 Barcelona: Universitat Ramon Llull. Facultat de Comunicació Blanquerna, 2008 [Tesis doctoral].

-21-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

análisis completo y minucioso porque recurre a la información más asequible en su memoria: aquella que ha recibido a través de los medios de comunicación. Esta evolución de la teoría del establecimiento de la agenda otorga más poder a los medios, especialmente entre los ciudadanos peor informados. Iyngar y Kinder también comprobaron que los individuos más expertos son los que consumen más información mediatizada, sin embargo no son los que padecen más los efectos del priming, si no que son los individuos con menos estudios y menor consumo mediático los que varían su percepción más fácilmente de acuerdo con lo que exponen los MCM. Estos autores también comprobaron que los ciudadanos más críticos con sus partidos de referencias se exponen menos al fenómeno del priming si los comparamos con los más incondicionales, que son más vulnerables al carecer de posturas propias. También resulta interesante el planteamiento de Elisabeth Nöelle-Neumann92, quien estudió el comportamiento de las minorías y cómo estas quedan aparcadas de la atención mediática disolviendo sus opiniones y actitudes. Esta investigadora alemana concluyó que muchos individuos prefieren cambiar su criterio, incluso su voto, para no quedar marginados socialmente. Este paradigma se da a menudo al detectar que existe una corriente de opinión dominante en su entorno. Siendo así, esta tiende a prevalecer y a modificar el criterio de los que no piensan igual quienes se manifiestan públicamente a favor del pensamiento preponderante y actuando en consecuencia a la hora de votar. En la primera parte de esta investigación, y tras analizar las diferentes corrientes de la investigación de la comunicación de masas y la democracia, nos centrarnos en el lenguaje televisivo, su penetración en la población y el uso que hacen de ella los agentes generadores de opinión, los partidos políticos y los estrategas de campaña. El proceso de construcción de la agenda, la plasmación de los discursos políticos en los teleinformativos y las preocupaciones de los ciudadanos son los ejes sobre los que pivota este estudio como elemento de debate sobre la desafección política existente en las democracias modernas occidentales como núcleo teórico y argumental de la tesis que nos ayuda a confrontar la hipótesis principal y las diversas hipótesis secundarias con las que se podría demostrar que los programas electorales y las propuestas de los partidos quedan relegadas a un plano secundario durante las campañas electorales. Este fenómeno parece que es evidente en el caso de las elecciones autonómicas en Cataluña, que en los últimos años giran en torno a cuestiones identitarias y de organización
92

Este paradigma parte de la obra NEUMANN, N. La espiral de silencio: opinión pública, nuestra piel social. Barcelona: Paidós, 1995.

-22-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

política abandonando el debate sobre eje ideológico tradicional93 [izquierda-derecha] habitual en las democracias maduras. El llamado eje nacional94 es en estos comicios de 2012 el que acaparará todas las atenciones desde la perspectiva ideológica y de la proyección televisiva de los mensajes de los candidatos a presidir la Generalitat. Pero todos estos cambios en los discursos95 y en el comportamiento de los electores no se entenderían sin una visión de contexto basada en los estudios sobre desafección política y el comportamiento electoral en Cataluña,96 fundamentado históricamente en la «abstención diferencial» y el «voto dual». Para contrastarlo, se comparará la temática de los mensajes de los candidatos en los informativos vespertinos de TVE1 y TV3 con el contenido de sus programas electorales, según criterios del Regional Manifestos Project.

1.2. La «opinión pública» y la «opinión publicada».

No es fácil establecer una definición adecuada del término «opinión pública». Los teóricos más solventes de las diferentes corrientes de los estudios sobre comunicación no han conseguido acordar un axioma que dirima esta cuestión. Lo han intentado John Locke99, Max Weber, Habermas100, Lippmann, McCombs y Shaw e, incluso, algunos autores como Noelle-Neuman101 quien cuestiona el concepto «opinión pública» en su modelo de la «espiral del silencio». Por su parte, Walter Lippmann102

Puede completarse el conocimiento de este aspecto básico de la ordenación política en VENTURA, I.; BALCELLS, L. «¿Es el voto nacionalista un voto de proximidad o un voto de compensación? Una nueva aproximación “espacial” al voto en dos dimensiones». Revista Española de Ciencia Política, 2007, núm. 16, p. 61-88. 94 Este fenómeno no se da solamente en Cataluña. El País Vasco, Canarias y, en menor medida, Galicia cuentan con representación destacada de fuerzas nacionalistas que pueden o no ser transversales al eje ideológico izquierda-derecha. Consúltese: ALBERTOS, J.F. «Votar en dos dimensiones: el peso del nacionalismo y la ideología en el comportamiento electoral vasco, 1993-2001». Revista Española de Ciencia Política, 2002, núm. 6, p. 153-181. 95 Interesante perspectiva la que nos brinda GIFREU, J.; PALLARÈS, F., Eds. Comunicació política i comportament electoral a les eleccions autonòmiques de 1995 a Catalunya. Barcelona: Mediterrània, 1998.YGIFREU, J.; PALLARÈS, F.,eds. La campanya més disputada. Partits, mitjans i electors a les eleccions catalanes de 1999. Barcelona: Pòrtic, 2001. 96 Para comprender cuál es el comportamiento histórico del electorado en Cataluña, recurriremos a CASTRO, C. Retrato Electoral de Catalunya: Claves Para Comprender Tres Décadas de Elecciones Catalanas (1980-2010). Barcelona: Episteme, 2011. Otro de los manuals de referencia para ampliar este retrato es CASTRO, C16-N, un vot estrany en unes eleccions agòniques. Barcelona: Institut de Ciències Polítiques i Socials, 2003 99 LOCKE, J. Essay concerning human understanding.Oxford: Clarendon, 1975. Original escrito en 1690. 100 Tras un repaso a la historia y la etimología de la «opinión pública», Habermas concluye que «Por espacio público entendemos un ámbito de nuestra vida social, en el que se puede construir algo así como opinión pública. La entrada está fundamentalmente abierta a todos los ciudadanos. En cada conversación en la que los individuos privados se reúnen como público se constituye una porción de espacio público. [...] Los ciudadanos se comportan como público, cuando se reúnen y conciertan libremente, sin presiones y con la garantía de poder manifestar y publicar libremente su opinión, sobre las oportunidades de actuar según intereses generales». HABERMAS, J. «Öffentlichkeit (ein Lexikonartikel) 1964», en Kultur und Kritik. Francforta. M.: Suhrkamp, 1973, p. 61.Citado en BOLADERAS CUCURELLA, M. «La opinión pública en Habermas» Anàlisi núm. 26, 2001, p. 12. Resulta imprescindible consultar también HABERMAS, J. The Structural of the Public Sphere. Cambridge, MA: MIT Press, 1989. 101 NOELLE-NEUMAN, E.(1995), p. 281 102 «En general denominamos asuntos públicos a los aspectos del mundo exterior que están relacionados con comportamientos desarrollados por terceros y que en alguna medida interfieren con el nuestro, dependen de nosotros o nos interesan. Las imágenes mentales creadas por ellos, las imágenes de ellos mismos, de otros individuos, de sus necesidades, propósitos y relaciones constituyen sus opiniones públicas. Las imágenes que provocan reacciones por parte de grupos de personas, o de individuos que actúan en nombre de grupos, constituyen la Opinión Pública con mayúsculas». LIPPMAN, W. La opinión pública. San Lorenzo del Escorial: Cuadernos de Langre, 2003. Citado en GUEVARA CASTILLO, M. Información política y opinión pública en la prensa:

93

-23-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

destaca el papel que juegan en este proceso los medios de comunicación en tanto que establecen el sentido de la opinión publicada y, así, la «opinión pública». Los

ciudadanos, según Lippmann, quedan entonces a merced del criterio de los Mass Media: «El mundo de la política con el que nos la jugamos nos queda fuera del alcance, de la vista y de la mente»103. Así pues, resulta muy difícil definir un concepto tan enraizado en la sociedad, la política y el periodismo, y peón esencial de la «comunicación política». Pese a todo, cabe esperar que los sondeos sean un reflejo aproximado de lo que piensa, de media, la ciudadanía de un territorio, lo mismo deberíamos decir de los resultados electorales, las preferencias a la hora de informarse o las tendencias electorales. Por este motivo, aunque no sirva como patrón perfecto, utilizaremos los resultados de estas elecciones y la serie histórica de resultados en las autonómicas catalanas para analizar el comportamiento electoral de los electores de Cataluña así como las encuestas que escrutan las preocupaciones ciudadanas como aproximación a la «opinión pública catalana». Pierre Bourdieu es taxativo: «la opinión pública no existe, al menos bajo la forma que le atribuyen los que tienen interés en afirmar su existencia»104. Podemos concluir, como hizo Bourdieu105 o Berrio106 que puede incluso cuestionarse la existencia misma del término «opinión pública» y que quizá solo exista en el imaginario de los políticos y los politólogos. En cuanto a la «opinión publicada» nos serviremos del relato periodístico sobre la campaña electoral que ofrecen los informativos vespertinos de las cadenas públicas TVE-1 y TV3. La base de la comunicación es el lenguaje, elemento esencial también en la «comunicación política». Resiguiendo las aportaciones teóricas de diversos campos de las Ciencias Sociales y la Filosofía, llegamos a la teoría de la acción comunicativa107 de Jürgen Habermas108 que establece desde su visión crítica la necesidad de contar con el lenguaje como aliado para ordenar el pensamiento. Sin el lenguaje y sus usos no existe actividad intelectual, según el filósofo alemán. El lenguaje será, pues, el origen de la civilización, que nace bajo cuatro supuestos: inteligibilidad, verdad, rectitud y veracidad. «Cuando la comunicación discurre con normalidad, esas pretensiones, o bien
polifonía y estrategias en la construcción del temario. [Tesis doctoral] Universidad de Santiago de Compostela: Servizo de Publicacións e Intercambio Científico, 2009. 103 LIPPMAN, W. (2003) citado en RUBIO FERRERES, J.M . «Opinión pública y medios de comunicación. Teoría de la agenda setting». Gazeta de Antropología, núm. 25, 2009. 104 BOURDIEU, P. Cuestiones de sociología. Madrid: Istmo, 1999, p. 232 105 BOURDIEU, P. Contrafuegos: reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal. Barcelona: Anagrama, 2000. 106 «Si no ha habido intercambios comunicativos directos o indirectos entre los públicos opinantes, no se puede hablar de opinión pública si no solo de la suma de opiniones individuales.» en BERRIO, J. La comunicació en democràcia: una visió sobre l’opinió pública. Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona, 2000. Cita original: «Si no hi ha hagut intercanvis comunicatius directes o indirectes entre els públics opinants, no es pot parlar d’opinió pública sinó només d’una suma d’opinions individuals.» 107 HABERMAS, J. Historia y crítica de la opinión pública. Barcelona: Gustavo Gili, 1994. 108 Véase también HERRERA LIMA, M., coord. J. HABERLAS: Moralidad, ética y política. Propuestas críticas. México: Alianza, 1993.

-24-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

se consideran de antemano desempeñadas o resueltas, o bien fácilmente resolubles o desempeñables. Cuando se cuestiona alguna de esas pretensiones, el proceso de comunicación sufre una perturbación que tiene dos posibilidades límite, o la violencia, o el paso a una argumentación en el que renovar el consenso normativo perturbado; por lo tanto, en la propia estructura de la comunicación lingüística viene ya inscrita la idea de un “consenso racional”.»109 Con el paso de los años, Habermas reformula su teoría inicial adaptándola a la realidad ya imparable de los medios de comunicación de masas y su influencia social, política y económica. «Considera que el paradigma dominante en el estudio de la opinión pública se limita a investigar sus diversas manifestaciones prácticas a través de las encuestas sin llegar a conclusiones generales sobre la función de la opinión pública en la sociedad»110. Junto a otros politólogos defiende el concepto de «democracia deliberativa», un modelo político que quiere mejorar la democracia representativa haciendo partícipes a los ciudadanos del proceso de toma de decisiones mediante los principios de imparcialidad y racionalidad. En particular, Habermas, uno de los principales inspiradores de este modelo político, concibe la democracia deliberativa como extensión de la acción comunicativa donde se interrelacionan las aportaciones de los políticos carismáticos y los tecnócratas. Se propone llegar a un equilibrio mediante la deliberación y la discusión basándose en información de calidad; pero la calidad de la información parece estar lejos de este desiderátum: «hoy por hoy, es algo que resulta paradójico: aumentan de día en día los medios y la intensidad del flujo informativo y, sin embargo, las cosas no mejoran nada. Si hacemos caso a algunos autores, más bien tienden a empeorar desde el punto de vista de la información y la deliberación. ¿Por qué será esto? Pues sencillamente porque la mayoría de los medios transmiten un alimento sumario y tosco, y el sabio y maduro pueblo lo consume cotidianamente sin rechistar.»111Parece que esta tendencia se está acentuando con la incursión de los medios de comunicación 2.0 donde la velocidad y la redifusión de contenidos son altísimas.112 Hasta ahora, la mayoría de autores han considerado la «opinión pública» [y publicada] como un poder de enorme trascendencia social que puede alterar voluntades,

HUSSERL, E. La filosofía en la crisis de la humanidad europea. Valencia: Universitat de València, 1995, p. 97. LÓPEZ GARCÍA, G. (2004), p.77. 111 LAPORTA, F.J. «Los problemas de la democracia deliberativa» Claves de razón práctica. Núm. 109, enero-febrero, 2001, p. 2228. 112 Para profundizar en los retos que plantean para la gobernanza y la democracia deliberativa las nuevas tecnologías, resulta interesante leer GARDELS, N. «Medios sociales y democracia deliberativa» El País, 21 de marzo de 2012, p. 33.
110

109

-25-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

crear corrientes de pensamiento dominante, pautar actitudes sociales o marcar comportamientos y decisiones de los individuos. La visión personalista de «la espiral del silencio», de Elisabeth Noelle-Neumann113, cambia el eje del debate en torno a este concepto añadiendo un elemento sociológico de carácter gregario de enorme trascendencia: el miedo al rechazo social muta los principios, las opiniones y los actos de los individuos que podrían ir contracorriente o que simplemente pertenecen a minorías. «El debate crítico ha sido desplazado por la comunicación manipuladora, es decir, por la comunicación que nace y se difunde dirigida, tanto para conformar la opinión del público como para legitimarla, en su orientación preconcebida ante él.»114La «opinión pública» pasaría, así, a ser aquella «sobre temas controvertidos que pueden expresarse en público sin aislarse»115, lo que nos llevaría al triunfo inmediato de las mayorías y de una cierta corriente del pensamiento único y el discurso dominante. Según los postulados de Noelle-Neuman, la televisión es la principal responsable de este fenómeno porque las opiniones de las minorías a penas se reflejan en sus contenidos lo que incrementa su aislamiento, crece su silencio y sus voces –críticas o no- se apagan sumidas en la espiral del silencio [mediático]. La televisión ejerce una función de control del pensamiento que va más allá de lo que defienden los teóricos del agenda-setting y el agenda-building. No solo nos marca acerca de qué debemos opinar; a través de la construcción mental de la realidad mediante relatos periodísticos, los medios nos dicen qué piensa la sociedad y, por tanto, establece de manera prácticamente tiránica el sentido de los principios del individuo, sus opiniones y la manera como debe reaccionar.«La teoría de la espiral del silencio se explica a partir de cuatro supuestos básicos, todos relacionados entre sí: primero, las personas tenemos un miedo innato al aislamiento; segundo, la sociedad amenaza con el aislamiento al individuo que se desvía; tercero, como consecuencia de ese miedo, el individuo intenta captar corrientes de opinión; y cuarto, los resultados de ese cálculo afecta la expresión o el ocultamiento de las opiniones. Sin embargo, estos supuestos se pueden resumir en un solo razonamiento: la «opinión pública» es entendida como un mecanismo social que hace posible la cohesión y la integración de los grupos humanos.»116 Resultaría interesante analizar si la «espiral del silencio» ha tenido lugar

NOELLE-NEUMANN, E. La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social. Barcelona: Paidós, 1995. MONTORO FRAGUAS, A. Participación política y espacio público audiovisual: Las emisiones políticas en el sistema público mediático. Murcia: Nausícaä, 2006, p. 44. 115 NOELLE-NEUMANN, E. (1995), p. 83-90. 116 DITTUS, R. «La opinión pública y los imaginarios sociales: hacia una redefinición de la espiral del silencio». Athenea Digital, núm. 7, p. 91-76.
114

113

-26-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

en el caso de la manifestación independentista de la Diada. Puede que la masiva respuesta a la convocatoria haya venido marcada porque una parte de partidarios de la secesión hayan encontrado en esta marcha la masa social necesaria para demostrar sus verdaderos sentimientos y posiciones políticas hacia España. Es decir, quizá algunos independentistas no se atrevían a pronunciarse públicamente hasta que no han visto que sus planteamientos no son tan minoritarios como parecía y ha aprovechado la oportunidad de sumarse a la mayoría. Aunque la «espiral» puede haber funcionado en sentido contrario. Quizá la televisión ha magnificado el fenómeno silenciando al resto de ciudadanos que no acudieron a la manifestación y quién sabe si gente no independentista se sumó a la marcha para evitar la marginación social de ir contra la mayoría. Lo que resulta a todas luces objetivo es que la marcha del 11 de septiembre de 2012 fue muy significativa no solamente por su afluencia si no por las consecuencias políticas que se han derivado. En el otro lado de la balanza nos encontramos con la «opinión publicada», que obedece a diversos intereses, a menudo ocultos, aunque en teoría debería circunscribirse al ejercicio del oficio periodístico bajo los criterios de equidad, pluralidad, rigor y objetividad. Noam Chomsky117 defiende que los medios, sus editores y los periodistas deberían ser una herramienta de control del poder político y económico actuando en conciencia a favor de la verdad y la objetividad de los hechos relatados. Pero Chomsky también reconoce que esta aspiración es cada vez más complicada porque los editores «han cedido parte de su limitada autonomía en favor de los banqueros, los inversores institucionales y grandes inversionistas particulares a los que han tenido que implorar en su calidad de “paladines blancos”».118 Se ha observado, aunque cabría medirlo con objetividad y metodología adecuada, que algunos medios en Cataluña también han virado su mensaje, su enfoque y su línea editorial acerca de las relaciones con el Estado. Cabe preguntarse si se trata de una opción meditada fruto de un cambio de criterio o si obedece a otros intereses empresariales, editoriales, de ventas o de connivencia con el poder. Puede simplemente que conscientes del cambio social y político que se está viviendo en Cataluña hayan optado por abanderar este proceso por convicción y con el deseo de influir en este trascurso.

117

CHOMSKY, N.; HERNAN, E. S. Los guardianes de la libertad: propaganda, desinformación y consenso en los medios de comunicación de masas. Barcelona: Crítica, 1999. 118 CHOMSKY, N. (1999), p. 33

-27-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

1.3. La democracia y la voluntad popular.

Definamos un concepto clave para este estudio que es, justamente, la Democracia: un sistema de gobierno asentado en la soberanía popular con mayor o menor grado, según las definiciones que se han producido a lo largo de la historia. Los orígenes del término; y por ende, del sistema, hay que ir a buscarlos en Platón119 y posteriormente en Aristóteles120 que ya tenían su diatriba entre el gobierno de la mayoría aristotélica y el de la decisión mayoritaria de entre la élite platónica; siempre con la idea final de alcanzar el «bien común121». Tras la época clásica, el sistema democrático permanecería prácticamente dormido durante siglos con tímidas aproximaciones filosóficas. Nicolás Maquiavelo defendería el autoritarismo, pero su gran mérito «fue comprender, bajo la notable influencia de Polibio, que el hombre solo sería realmente libre con el establecimiento de un sistema político articulado en torno a las ideas del vivere libero y del vivire civile.»122 El republicanismo sería custodiado con ahínco por John Milton a través de su compendio de poemas: Poems of Mr. John Milton both in English and Latin mientras Hobbes123 patrocinaba intelectualmente el absolutismo defendido en el Leviathan hasta que en el siglo XVII John Locke sentará las bases del liberalismo otorgando la soberanía al pueblo basándose en la propiedad, la vida y el derecho a la felicidad como cimientos del derecho natural de los hombres que han decidido unirse en sociedad. La historia del pensamiento seguirá su curso marcando un punto de inflexión en el momento en que los planteamientos intelectuales de Jean-Jacques Rousseau inspiraron la Revolución Francesa, el fortalecimiento del republicanismo, el liberalismo clásico y el nacimiento de los nacionalismos. El contrato social sitúa en el eje político para siempre el concepto «soberanía» que formará parte activa del argumentario electoral de los partidos catalanes en las elecciones al Parlament de Cataluña de 2012. Las opciones favorecedoras de la consulta independentista (CiU, ERC, ICV y, en menor

119 Platón defendía que la democracia es ingobernable y que desemboca de manera inevitable en la tiranía tal y como defiende en PLATÓN. La República. Madrid: Ediciones Akal, 2008. 120 Aristóteles consideraba la democracia como el «gobierno de todos los ciudadanos» según se recoge en VV.AA. Tolerancia y no discriminación. Madrid: Fundación Ideas, 2002, p. 118 121 «Para Aristóteles una democracia debería ser plenamente participativa (con algunas notables excepciones, como las mujeres y los esclavos) y que su meta debería ser buscar el bien común. Para lograrlo debe asegurar una relativa igualdad, “propiedad moderada y suficiente” y “prosperidad duradera” para todos. En otras palabras, Aristóteles consideraba que es imposible hablar de democracia donde hay pobreza y riqueza extremas. Una democracia verdadera debe ser lo que hoy llamamos un estado benefactor». Definición extraída de CHOMSKY, N. El bien común. México D.F.: Siglo XXI ediciones, 2001. 122 RUIPÉREZ, J. Libertad civil e ideología democrática. De la conciliación entre democracia y libertad a la confrontación liberalismo-democracia. México, D.F.: Universidad Autónoma de México, 2008, p. 28. 123 HOBBES, T. Leviathan. Cambridge: Cambridge University Press, cop. 1996.

-28-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

medida, el PSC) consideran que el «pueblo de Cataluña» debe ejercer de legislador como materialización de la «voluntad general». Todos estos conceptos políticos son herencia directa del pensamiento roussoniano; sus planteamientos servirán como argumento a diferentes movimientos políticos como la Rebelión de los Comuneros en Paraguay (1717-1735) «donde se estableció que “la voluntad del común es superior a la del propio rey”»124. Sobre estas bases ideológicas se forjó el movimiento que culminó en la Independencia de Estados Unidos en 1776, paso previo a la Revolución francesa de 1789 y la Guerra de Independencia Hispanoamericana (1809-1824) como escenarios de las revoluciones burguesas. En este contexto histórico se concretan los derechos humanos presentes en la Declaración de Derechos de Virginia y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, base del constitucionalismo y el derecho a la independencia, elemento esencial en esta campaña electoral y en el futuro político de España y Cataluña. La Constitución española de 1812, conocida popularmente como la Pepa, fue promulgada por las Cortes Generales de España, reunidas extraordinariamente en Cádiz, el 19 de marzo de 1812. Aunque oficialmente solo estuvo en vigor dos años, fue restableciéndose en sucesivos períodos intermitentes de la historia española. Esta carta magna fue la primera redactada en España y estaba basada en los principios liberales estableciendo la soberanía en la Nación española –al margen del rey– aunque manteniendo la monarquía constitucional con poderes limitados y separados introduciendo el sufragio universal masculino indirecto y otras libertades. «Aunque no incorporó una tabla de derechos y libertades, sí recogió algunos derechos dispersos en su articulado como la libertad personal o el derecho de propiedad.»125 En las antípodas de estos planteamientos hayamos a los partidarios de la élite y la tecnocracia. Platón ya planteaba que el poder de decisión sobre la cosa pública debe residir en una parte privilegiada de la ciudadanía. Las teorías elitistas consideran que son los intelectuales y algunos favorecidos de altas esferas políticas y económicas quienes deben ostentar el poder real de decisión en las democracias y que «el rol de la participación popular en la democracia debe limitarse a ser solo un medio para la generación de los líderes y, en todo caso, de control, pero no de gestión directa de los

124 125

DÁVILA FERNÁNDEZ, P. Consejos comunales. Caracas: Editorial Panapo de Venezuela, 2008, p. 17. PLAZA, C. «Villanueva de los Infantes, avanzada del liberalismo manchego. La Constitución de 1812». XXXVIII Congreso de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales. Orihuela, octubre de 2012, p. 368.

-29-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

asuntos.»126 En el momento presente, algunas élites son las que monopolizan el análisis de lo que sucede en el panorama actual. Los llamados «líderes de opinión» ejercen una influencia notable en el comportamiento del electorado, la construcción de la agenda y la interpretación de lo que sucede marcando a menudo el ritmo de los acontecimientos, o, al menos intentándolo. El debate sobre la democracia y sus funciones sigue abierto. Las aportaciones de Schumpeter127 a la teoría democrática sostienen que esta consiste «en acotar el significado de la democracia al de un método de competencia electoral para formar gobierno. Es llamado un enfoque realista porque reduce las expectativas y habilidad de la ciudadanía para influir en los resultados del gobierno democrático. Reduce el papel de la ciudadanía al acto de votar. Sin embargo, este es el enfoque hegemónico en la ciencia política contemporánea, especialmente la teoría económica de la democracia.»128Schumpeter inspiró a los teóricos de la elección racional en política y rechaza la existencia de un «bien común», conocido por todos los actores políticos, deseado también por la ciudadanía, conveniente y sobre el que existiría consenso. Según la visión realista, los electores votan según sus intereses, tal y como hacen los agentes del mercado económico, de donde deriva esta teoría. Los ciudadanos, y también los políticos, tienden, pues, a maximizar su utilidad y beneficio y a reducir los costos o riesgos. «A juicio de Schumpeter129, la “teoría clásica de la democracia” no resulta fecunda porque no permite discernir en qué países existe un gobierno democrático ni lo que hoy llamaríamos la calidad de las diferentes democracias.»130 Las bases teóricas de la «elección racional» nacen de la literatura de Anthony Downs131 que fundamenta el «utilitarismo electoral»132, una creencia que se basa en la importancia de la información como elemento clave en el proceso de selección de candidatos y de materialización del derecho del voto.
126 SILVA JIMÉNEZ, A. M. «Hacia una Democracia participativa. La teoría elitista y la teoría participacioncita de la democracia». Revista derecho (Valdivia), Universidad Austral de Chile: Diciembre 1993, vol.4, p.145-155. 127 «Thought democracy may not be an absolute ideal in its own right, it is yet a vicarious one by virtue of the fact that it will necessarily, always and everywhere, serve certain interests or ideals for which we do mean to fight and die unconditionally.» SCHUMPETER, J.A. Capitalism, socialism and democracy. Londres: Routledge, 1994. 128 VIDAL DE LA ROSA, G. «Teoría democrática. Joseph Schumpeter y la síntesis moderna». Argumentos, vol. 23, núm. 62 enero-abril 2010. Pág. 177-199. 129 «Schumpeter revisó la definición clásica de la democracia y elaboró una alternativa que hasta la fecha domina las consideraciones de la ciencia política realista. La proposición nueva es que el régimen democrático es un método de competencia política. Este método permite a los actores políticos enfrentarse regularmente, bajo ciertas reglas del juego generales y aceptadas: las de la competencia electoral.» Véase VIDAL DE LA ROSA, G. (2010). 130 CORTINA ORTS, A. Las raíces éticas de la democracia. Conferencia impartida por Adela Cortina en la Universidad de Verano de Gandía el 13 de julio de 2009.Valencia: Publicacions de la Universitat de València, 2010, p. 20. 131 DOWNS, A. An economic theory of democracy. New Jersey, 1997 132 «El utilitarismo, como teoría analítica, se basa en los siguientes supuestos. En primer lugar el individualismo metodológico, que implica una toma de partido por la autopreferencia o el criterio de que cada uno es quien mejor puede decidir sobre sus propios intereses, y una consideración de que los deseos de todos los individuos tienen la misma dignidad. En segundo lugar, la capacidad racional de los individuos de ordenar sus preferencias y fijar sus objetivos y de elegir los medios adecuados para conseguirlos.» Cita extraída de COLOMER, J.M. El utilitarismo: una teoría de la elección racial. Barcelona: Montesinos Editor, 1987.

-30-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

En épocas de campaña electoral como la que estamos analizando, los políticos prestan especial atención a la «opinión pública» y a la «opinión publicada». Maxwell McCombs y Donald L. Shaw ponen de manifiesto la importancia capital de estos períodos para los partidos y candidatos así como su voluntad de malear lo que más les conviene en ese momento: el sentido del voto. De acuerdo con los razonamientos del utilitarismo, la ciudadanía debería votar al candidato o partido que beneficie a sus intereses particulares. En esta investigación tomaremos como referencia de los intereses colectivos los resultados de los sondeos oficiales133 sobre las preocupaciones ciudadanas; analizaremos si los partidos recurren a esta lógica para la captación del voto o si, como plantea nuestra hipótesis, es la cuestión identitaria la que monopoliza los discursos políticos y su plasmación televisiva en los comicios autonómicos de 2012 en Cataluña. Downs ya «planteó la posibilidad de que votar puede ser un acto irracional a corto plazo, ya que los costes que conlleva son superiores a los beneficios que se obtienen, para que surja la pregunta de si votar es racional y para que se plantee una de las principales paradojas con las que se ha enfrentado esta corriente hacendística: la predicción teórica de que el votante racional se abstiene en la mayoría de los casos, inconsciente con su tozuda realidad que muestra que el comportamiento normal del ciudadano es el de la participación.»134 En el caso de estos comicios la participación electoral ha subido considerablemente. Parece que el coste de oportunidad de la abstención es más alto que en otras ocasiones, probablemente por las motivaciones emocionales y el momento de crispación política y de polarización que se vive en Cataluña. La sensación de trascendencia, casi de plebiscito, que ha acompañado a estos comicios explica probablemente el aumento de la participación electoral. Conscientes, pues, de la importancia de la comunicación en el hecho democrático, parece conveniente hallar una definición adecuada para la

«comunicación». Este es el eje central del presente estudio, pero se trata un término de difícil definición dentro del paradigma de las ciencias sociales porque la propia expresión tiene diversos significados que nos acercan a otras realidades como el transporte público, las tecnologías de ingeniería de datos o Internet. Nuestro foco se

133 134

CIS, Centro de Investigaciones Sociológicas y CEO, Centre d’Estudis d’Opinió. VV.AA. «¿Es racional votar? El estado de la cuestión desde la perspectiva de la elección pública». VI Encuentro de Economía Pública: el gasto social y su financiación: 4-6- de febrero de 1999, 1999 , p. 35.

-31-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

centra no solamente en la función comunicativa básica: emisor-receptor135 si no que va más allá a la hora de interpretar cuantitativamente la manera cómo los políticos tratan de hacer llegar sus discursos a los ciudadanos a través de los medios con el objetivo último de ganar elecciones o, al menos, marcar la agenda mediática y social apelando a menudo más a los sentimientos que a la razón. Como reconoce José Cisneros, «los trabajadores académicos hemos sido incapaces de generar un consenso respecto a su empleo más preciso, no digamos ya en nuestras sociedades, sino incluso en nuestro propio ámbito profesional. Pero dada su trascendencia, como ocurre con el concepto democracia, es indispensable insistir en su discusión» y hallar una buena definición del término ‘comunicación’»136. Aunque no podamos definirla académicamente, la «comunicación» y, específicamente, la «comunicación política» son fundamentales para el ejercicio democrático y político.

1.4. La desinformación como estrategia política. En la época actual el sobreflujo137 informativo está presente en cualquier acción comunicativa de masas y en la información política de manera destacada. Diversos teóricos como Guy Durandin138 defienden que el ciudadano está cada vez más lejos de obtener una información fiable, veraz y de acuerdo con los estándares deseables en una democracia. En nuestro tiempo, el acceso a la información está probablemente sobredimensionado porque es muy fácil acceder a todo tipo de contenidos, titulares y datos. La información es cada vez más abundante, veloz, fugaz y caduca; pero menos analítica e incluso comprensible. En este terreno abonado por la desorientación se desarrolla la acción democrática en Occidente con ciudadanos híper-informados pero que no comprenden lo que sucede a su alrededor porque las dinámicas mediáticas llevan a la necesidad de consumir vorazmente titulares de lo inmediato sin prestar atención a lo importante, dejando al ciudadano a merced de lo que impongan quienes aprovechan este flujo para tapar informaciones que contravienen a determinados intereses.

Basada en la Teoría matemática de la comunicación –Mathematical Theory of Communication– formulada por Claude E. Shannon y Warren Weaver a finales de la década de 1940. Esta teoría establece los siguientes elementos presentes en el acto comunicativo: Fuente, Mensaje, Transmisor, Señal, Receptor, Canal, Código, Destinatario y Ruido. 136 CISNEROS, J (2002), p. 51. 137 «Podemos graficar la Información como un flujo, pero al conocimiento no se lo puede considerar como una mera pila de información. Sino como una estructura muy compleja con sus partes conectadas de varias maneras y con ataduras diversas. » citado en MORENO, I.«¿Desinformación en la Sociedad de la Información.», Primeras Jornadas Patagónicas de Servicios de Información, Viedma, Argentina: 2006, 12-14 Septiembre 2006. [Conference Paper]. 138 DURANDIN, G. La información, la desinformación y la realidad. Barcelona: Paidós, 1995.

135

-32-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Sabemos que la propaganda y la publicidad nacieron para influir en las conductas sociales e individuales a través de la inducción psicológica. Quienes manejan los resortes de estas técnicas lo hacen con una voluntad de dominio de la «opinión pública», el elector o el consumidor; según sea su objetivo final. En el caso del periodismo, hemos visto que la información puede sesgarse a través del establecimiento de rutinas productivas que impidan al periodista salirse del guion preestablecido. Sucede en las campañas electorales, donde el ritmo y el mensaje suelen marcarlo los estrategas de cada candidatura. Los actos sectoriales abundan por la mañana para dar paso a los mítines multitudinarios de última hora de la tarde y que coinciden con las conexiones en directo que realizan los principales teleinformativos. Conscientes de esta realidad, los candidatos eligen su «mensaje» del día y lo lanzan cuando el regidor del mitin o un indicativo lumínico discretamente colocado en el antepecho se enciende para recordarle que se encuentra «en directo», con señal televisiva realizada por su mismo equipo de candidatura y sin el proceso de edición informativa propio del periodista. Es en este momento cuando los políticos disponen de unos segundos de oro para situar en la agenda de su electorado el eslogan de la jornada. Este espacio televisivo es utilizado, según la estrategia de cada momento, para criticar al oponente político o para desmentir determinadas informaciones periodísticas o acusaciones de otros partidos. «En un mitin electoral [...] el aspirante al puesto de Presidente del Gobierno debe aparecer como colofón de una fiesta organizada en su nombre, en primer lugar, para reforzar su imagen de líder presidenciable y apto para el pueblo y, en segundo lugar, para vigorizar y fortificar su apariencia de dirigente idóneo y capaz para la nación.»139 El mensaje es muy importante en la «comunicación política», de ahí que se afine mucho en la elección de cada frase importante incluso de cada concepto. Veremos como en el caso de estos comicios aparecen una retahíla de metáforas y conceptos para referirse a la secesión de Cataluña y que estos mensajes se repiten de manera insistente para que pasen a formar parte de la dialéctica social, más allá de la política. «En un mitin electoral el candidato debe repetir constantemente las consignas y principios que desea que interioricen los ciudadanos si su objetivo es lograr que la multitud que se ha dado cita en el acto regrese a sus casas con la idea bien aprendida ce que el líder que les ha hablado en el estrado es la persona y candidato más oportuno para ocupar la presidencia y el gobierno en la próxima legislatura».140 A esta apreciación de Barnés cabría añadir que el mitin es,
139 140

BARNÉS, J.S. El candidato ante los medios: telegenia e imagen política. Madrid: Fragua, 2007, p. 202 BARNÉS, J.S. (2007), p. 205.

-33-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

además de para los allí congregados, para los espectadores que desde casa verán cómo el candidato se desenvuelve. Lo esencial para los partidos es que su mensaje resulte atractivo y convincente, especialmente para aquellos que no han asistido al mitin que son más y, además, hay que convencerles. En Cataluña –y en España– la mayoría de los que asisten a una prédica de campaña suelen simpatizar, si no militar, del lado del que habla. El objetivo en las democracias modernas es, pues, el «ciudadano-elector» a quien podemos definir como aquel que elige o tiene potestad de hacerlo amparándose en el Derecho en tanto que miembro de una comunidad política de carácter democrático, para cumplir finalmente con el proceso democrático emitiendo su voto en forma válida. Sería deseable que el «ciudadano-elector» gozase del máximo de información para poder ejercer este derecho en plena libertad. Durandin califica al siglo XX como el siglo de la manipulación; en estos tiempos de tribulación parece interesante observar cómo los candidatos a las elecciones catalanas han optado por destacar unos u otros temas o si, por el contrario, han preferido criticar a los oponentes. Partiremos de la premisa de la «dinámica de partidos»141para analizar qué partidos apuestan de manera decidida por la crítica descarnada sobre sus adversarios y, especialmente, observar qué partido cosecha mayores críticas y de parte de qué formaciones. Esto puede suponer una pista interesante para muchos analistas que tratan de avanzarse a los pactos postelectorales.

1.5. La crisis de los medios en el entorno actual.

La situación actual del periodismo que informa de la dinámica política no pasa por su mejor momento142. Las empresas periodísticas se enfrentan a una crisis económica sin precedentes que se suma a la crisis sectorial que ya padecían los medios antes de la recesión global que se inició en 2008, la bajada vertiginosa de la inversión publicitaria y el cambio de modelo a que deben enfrentarse los soportes tradicionales ante el reto digital. Además de la económica, el periodismo político en Cataluña y España sufre de males endémicos propios del sistema mediático ibérico donde se ha degradado la confianza en los periodistas y el periodismo, la exigencia de calidad por
Forma como denomina el Consell de l’Audiovisual de Catalunya, CAC, a los las informaciones sobre la campaña electoral donde unos partidos se matizan, critican, acusan o defienden. Utilizaremos la misma denominación para comprobar qué partido apuesta más por esta estrategia y hacia dónde dispara sus dardos dialécticos. Véase el Informe del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) sobre la cobertura de las elecciones al Parlament de Catalunya del 25 de noviembre de 2012 disponible en línea: www.cac.cat. (Consulta: marzo, 2013). 142 Para profundizar en este apartado, es recomendable repasar: WOLTON, D. «Los medios, eslabón débil de la comunicación política». War Game. La información y la guerra, 1992.
141

-34-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

parte de la audiencia y una preocupante devaluación de las condiciones de trabajo de los informadores. El oficio periodístico se encuentra en Occidente amenazado por otros agentes desestabilizadores que han ganado protagonismo con esta crisis puesto que la pérdida de rentabilidad ha colocado a diversos medios de comunicación en una delicada situación pendiente de sus acreedores e inversores que podrían tener la tentación de condicionar la orientación de las informaciones que se publican o emiten. Como decía Jesús de Polanco143, «la independencia de un medio, la objetividad y la transparencia son la base de su credibilidad, y de ella debemos responder tanto los periodistas como los editores; que esta independencia se sustenta necesariamente en la rentabilidad, pero también en el no sometimiento de los profesionales a disciplina ideológica, partidista o de grupo que coarte su objetividad». Existe todavía una nueva amenaza, de carácter global, que tiene que ver con la dinámica productiva de los mass media que son víctimas de «fenómenos habituales que caracterizan a la comunicación política contemporánea: periodismo de declaraciones, la espectacularización de la noticia y excesivo protagonismo de determinadas personas en detrimento de los argumentos, énfasis en el conflicto, fragmentación de la audiencia, empleo de técnicas de mercadotecnia, profesionalización de las fuentes, etc. Todos estos síntomas ilustran hasta qué punto cualquier intervención en el proceso de publicidad moderna pasa necesariamente por la gestión mediática de los mensajes; esto es, porque estén diseñados y ejecutados para los medios de comunicación»144. En este contexto, el sistema mediático catalán ha desarrollado una densa red de cabeceras de periódico, emisoras de radio, cadenas de televisión y portales de Internet que han crecido al albur del período expansivo de su economía. A lo largo de la historia audiovisual de España, Cataluña ha sido motor de creación de contenidos que se han exportado con éxito a diversos países del mundo y que, además, han hecho fortuna en el conjunto del estado. Desde la Transición española, Cataluña ha recuperado paulatinamente la presencia de medios editados en lengua catalana; una posibilidad censurada por el régimen franquista que intentó ahogar cualquier expresión de las lenguas españolas distintas del castellano. En abril de 1976 nació el diario Avui145, el primero editado en catalán tras la dictadura; ese mismo año Radio Nacional de España
143 «Jesús de Polanco reafirma el carácter "liberal, independiente y europeo" del diario EL PAÍS» El País, 1 de febrero de 1996. [En línea] Disponible en http://elpais.com/diario/1996/02/01/sociedad/823129211_850215.html. (Consulta: marzo, 2013) 144 GARCÍA DE MADARIAGA, J.M.; SOLÍS, C. « La construcción de la realidad desde los medios venezolanos. Censura, autocensura y militancia política de los profesionales de la información.» Redes.com: revista de estudios para el desarrollo social de la Comunicación, Núm.. 3, 2006, p. 319-334. 145 LÓPEZ ABELLÁN, M. Medio siglo de cultura: 1939-1989. Diálogos hispánicos de Ámsterdam, núm. 9. Amsterdam: Editions Rodopi, 1990.

-35-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

puso en marcha la emisora regional Ràdio-4146 que devolvería las emisiones radiofónicas regulares en catalán durante las 24 horas. En paralelo, Televisión Española desarrolló una programación diferenciada para el llamado «circuito catalán»147 que supuso el nacimiento de los programas televisivos en la lengua de Pompeu Fabra; poco después, en 1978 empezó sus emisiones el operador privado Cadena Catalana,148 aunque el empuje definitivo al mapa mediático catalán será el nacimiento de Televisió de Catalunya (TV3)149 y Catalunya Ràdio150. En 1997 el diario El Periódico lanzó una segunda edición íntegramente en catalán y mimética con su versión en castellano marcando el paso de lo que a partir del año 2000 sería el desarrollo completo de oferta radiofónica y televisiva en catalán de carácter privado con el nacimiento de Ona Catalana151, RAC 1152 y City TV153. La Vanguardia no se editará en catalán hasta 2011. El desarrollo de este sistema mediático de Cataluña ha sido posible gracias a la existencia de un mercado huérfano de productos comunicativos en catalán y a la actitud decidida de la Generalitat de Cataluña que ha apoyado su desarrollo tecnológico primando la asignación de frecuencias a quienes apuestan por la producción en lengua catalana y obligando al cumplimiento de cuotas lingüísticas para las emisoras de radio. Pero el sostenimiento de este sistema no hubiese sido posible sin el apoyo económico de la Generalitat a los medios de comunicación a través de subvenciones. Además del sustento de los operadores públicos (TVC y Catalunya Ràdio), el gobierno catalán destinó en 2012 más de nueve millones de euros al año a la subvención de medios privados154. Con la llegada de la irrupción de la crisis económica, el mapa mediático de Cataluña ha sufrido la bajada de la inversión publicitaria como el conjunto de medios

FRANQUET, R. Història de La ràdio a Catalunya al segle XX: de La ràdio galena a La ràdio digital. Barcelona: Generalitat de Catalunya, Departament de la Presidència, Direcció General de Radiodifusió i Televisió, 2001. 147 «No fue hasta 1976, desaparecido el general Franco, cuando el circuito catalán de TVE pasó a emitir Giravolt (‘Voltereta’), un programa diario en lengua catalana». Disponible en DE MELCHOR, V.; BRANCHADELL, A. El catalán, una lengua de Europa para compartir. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, 2002, p. 165. 148 Para conocer a fondo la historia de esta emisora privada en catalán recomendamos MUNSÓ, J. Tiempo de radio (1778-1990): memorias de una cadena catalana. Barcelona: Esfera dels llibres, 2006. 149 Es el segundo canal autonómico que se instauró en España tras ETB1 de Euskal Telebista, y el primero en emitir toda su programación exclusivamente en catalán. Su primera emisión en pruebas tuvo lugar el 10 de septiembre de 1983, aunque la programación regular no comenzó hasta el 16 de enero de 1984. Para comprender la evolución del medio televisivo en España, es recomendable repasar su historia a través de BAGET, J.M. Historia de la televisión en España: 1956-1975. Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona. Facultat de Ciències de la Informació, 1990 [Tesis doctoral]. 150 Empezó sus emisiones el 20 de junio de 1983. Para profundizar en su importancia conviene repasar CASALS I MARTORELL, D. Ràdio en català: Contribució de Catalunya Ràdio a la creació d'un llenguatge radiofònic català per als informatius. Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2007. 151 Aunque su nacimiento se sitúa en la provincia de Girona en 1997 con la unión de diversas emisoras locales de financiación privada, su cobertura autonómica llegaría en el año 2000. 152 Emisora de capital privada propiedad del Grupo Godó que inició sus emisiones en mayo de 2000. En la actualidad, es la emisora líder en Cataluña según datos del Estudio General de Medios (EGM). 153 Operador privado de televisión en Cataluña que ha prestado servicios bajo las marcas City TV, Td8 y actualmente 8TV. Empezó sus emisiones en 2001. 154 En 2011 los Presupuestos de la Generalitat otorgaron a los medios privados en catalán seis millones de euros; en 2012 la cifra se elevó a 9,4 millones de euros. ROGER, M. «La Generalitat aumentó en plena crisis las subvenciones a los medios». El País, 17 de marzo de 2013. A esta cantidad hay que añadir la inversión en publicidad institucional.

146

-36-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

españoles e internacionales, aunque las aportaciones públicas han crecido en este período. Este mapa mediático propio no es ajeno a la realidad internacional del periodismo y las industrias de la información que padecen los efectos de la unidireccionalidad de flujos de la información que deja en pocas manos la interpretación de lo que sucede en el mundo. «Unas pocas agencias de noticias, AP, UPI, Reuter y AFP, centralizan y controlan la mayor parte de las noticias mundiales entregando al público parte de la información convenientemente elaborada, cribada y manipulada conforme intereses del poder político mundial y de las transnacionales del poder financiero y económico, que a su vez conforman los grupos económico-mediáticos, como Viacom, Time Warner, News Corp., American Online o Mediaset en Europa. Simultáneamente estas pocas transnacionales mediáticas, con intereses comunes de mantenimiento del status quo, controlan la producción cultural mundial, exceptuando sectores marginales que apenas tienen repercusión social por tener limitados recursos económicos, sus centros de emisión y canales de difusión. El oligopolio mediático desemboca en la oligopolización de la información. Esta concentración de mucho poder cada vez en menos manos se traduce en que la práctica mayoría de los medios mediáticos conforman la peor dictadura mediática jamás conocida en el mundo y la historia universal.»155 Pese a este reto, cabe decir que en Cataluña existe una pluralidad mediática de enorme riqueza gracias a la convivencia de medios regionales de gran implantación con aquellos que se editan desde Madrid y que también pueden consumirse en esta comunidad con buena aceptación por parte de la ciudadanía, según el caso.

1.6. Internet como desafío añadido a la información y desinformación del ciudadano.

Esta ha sido también una campaña condicionada por la influencia de las redes sociales que marcan también la tendencia de la «opinión pública 2.0» a través de los ranking de temas populares, más conocidos en su acepción anglófona como trending topic. Este fenómeno habrá de ser estudiado con la perspectiva del tiempo puesto que es prácticamente una novedad en el campo de la ciencia política, la sociología, las teorías
155 BROCOS, J.M. «Los embudos que velan la información en la Sociedad de la Información». Comunicación local: da pesquisa á producción: actas do Congreso Internacional Lusocom 2006, Santiago de Compostela, 21 e 22 de abril de 2006 / coord. per Margarita Ledo Andión, p. 2724-2738.

-37-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

de la comunicación y, por supuesto, el márquetin político. Pese a todo, conviene reivindicar en este punto el concepto de «tecnoestructura interfacial» que definió Romà Gubern156 a finales de los años ochenta. Lo que resulta evidente a todas luces es que las redes sociales constituyen una nueva herramienta al servicio de la propaganda política. Se trata de una propaganda unidireccional aunque es selectiva desde el punto de vista del receptor. Los usuarios de Facebook, Twitter o cualquier otra plataforma deciden a qué candidatos o partidos siguen y, por tanto, su exposición a sus mensajes 2.0 estará condicionada por esta circunstancia. El problema surge cuando los periodistas y los medios de comunicación ejercen de altavoces157 de lo que los políticos exponen en las redes sociales o cuando determinados líderes de opinión 2.0 retroalimentan estos mensajes a través de los mecanismos propios de la sinergia de estas redes, los conocidos retweets. En la actualidad, en España y Cataluña existe una tendencia preocupante a organizar ruedas de prensa sin aceptar preguntas. Esta suerte de estrategia comunicativa es realmente perniciosa para el ejercicio del periodismo cuya función principal recae en el hecho de hacer preguntas para construir un relato de los acontecimientos contrastado que llegará a sus lectores, espectadores y oyentes. Si se veta la posibilidad de preguntar, el reportero se convierte en un simple escribiente, transmisor del mensaje del político y altavoz del discurso del candidato. Cuando un político o una administración no tiene interés en comparecer ante la prensa, opta a menudo por enviar comunicados escritos que anulan, de nuevo, la capacidad de repreguntar de los periodistas afectando de pleno al derecho ciudadano de recibir información. En el caso de la utilización de Twitter o Facebook para opinar o responder a acusaciones propias de la dinámica de partidos este papel del cronista político queda todavía mucho más debilitado. La construcción de los relatos electorales (o electoralistas) al gusto de los políticos está íntimamente relacionado con la imposición de bloques electorales en las televisiones públicas que limitan el ejercicio de la labor periodística donde debe ser el criterio informativo el que prime por encima de consideraciones técnicas como la representatividad obtenida en unas elecciones anteriores. Se verá claramente en estos comicios donde partidos como ERC han tenido menos impacto mediático porque en la anterior convocatoria obtuvo muy malos resultados y sin embargo ha subido
156 157

GUBERN, R. El simio informatizado. Madrid: Fundesco, 1987. Esta preocupante tendencia impacta de manera decidida en la teoría de la responsabilidad social del periodista, «doctrina que concierne a los medios de comunicación ya los periodistas, que se presenta como superadora de la teoría liberal y que busca garantizar el pleno ejercicio de su función social, protegiéndolos de las intervenciones políticas y económicas. GAITÁN MOYA, J.A. «La opinión del diario El País en la transición española». Reis, núm. 57 p.158

-38-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

ampliamente su cuota de poder tras las elecciones de noviembre de 2012. Lo contrario le ha pasado al PSC que ha reducido sus escaños significativamente pese a ser el segundo partido con más minutos de información en las televisiones públicas. Aunque Internet se está revelando como un elemento importante de «comunicación política» y algunos estudios158 aseguran que eleva la participación en la vida cívica, lo cierto es que en las democracias maduras se utiliza más como un elemento de propaganda y agitación del electorado que como un instrumento de transparencia, una tarea que deben realizar los periodistas con sus investigaciones y pesquisas. «La cultura de la transparencia consiste no únicamente en la puesta a disposición del público de datos, sino en la organización de la documentación y su catalogación, la eliminación de la arbitrariedad y la obligación de destinar recursos humanos y económicos. Es un trabajo arduo, pero puede servir de ancla para recuperar la credibilidad de los partidos políticos y los Gobiernos en todos los niveles. Ante el auge de la corrupción, el nepotismo y la decadencia de algunas organizaciones sociopolíticas, no está de más recordar el aforismo de Louis Brandeis, juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos entre 1916 y 1939: la transparencia es el mejor de los desinfectantes ("Sunlight is said to be the best of disinfectants"). Frente a la extensión de la manía de la rueda de prensa sin preguntas de periodistas, hace falta lo contrario. Hay que ejercer el derecho a preguntar, tener el acceso a las fuentes directas e insistir hasta que se responda por aquello que se ha preguntado.»159

1.7. Las encuestas como herramienta para medir la «opinión pública».

Esta investigación utiliza los sondeos de opinión como parte destacada de su estudio cuantitativo. La opinión de los ciudadanos medida a través de encuestas reviste importancia a partir de 1930 cuando George Gallup planteó un sistema de paneles para sondear lo que los ciudadanos percibían sobre diferentes asuntos sociales, económicos y políticos. En 1936 logró el reconocimiento de la clase política, académica y periodística de los Estados Unidos tras predecir correctamente los resultados de las elecciones presidenciales de aquel año. En 1948, sin embargo, todos los analistas daban por hecho que Thomas E. Dewey derrotaría a Harry S. Truman en las elecciones. «Sin el carisma de su predecesor, y convertido en el candidato demócrata casi de forma accidental,
158 159

Véase ANDUIZA PEREA, E. et al. Internet y participación política en España. Madrid: CIS, 2010. MANFREDI, J.L. «A vueltas con la transparencia». El País, 15 de agosto de 2010.

-39-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

nadie apostaba por Truman, ni siquiera dentro de su partido. Todas las encuestas daban a Dewey como ganador, con un amplio margen. Algunas empresas de sondeos como Gallup dejaron incluso de hacer encuestas unos días antes». Finalmente el resultado entregó, contra todo pronóstico, las llaves de la Casa Blanca al candidato demócrata. Las principales preocupaciones de los ciudadanos no siempre se corresponden con los argumentos de la dinámica política en las democracias modernas. Esta escisión entre lo que angustia a los votantes y sus representantes democráticos puede ser una de las causas de la falta de desconfianza en la política, incluso en el sistema democrático. Países con una larga tradición democrática ven como una parte de sus electores optan por formaciones antisistema que deslegitiman la política del establishment y que defienden discursos que van desde el populismo hasta la xenofobia pasando por el antieuropeísmo, la defensa de la piratería intelectual o la ruptura del sistema imperante. Lo que parece demostrado es que existe una oleada de cambio político en Europa como consecuencia de la crisis económica. Este deseo de mudanza política no es de derechas ni de izquierdas, sino más bien de lo contrario a lo que gobierna. Si en un país existe un gobierno socialista, probablemente gane las siguientes elecciones uno liberal o democratacristiano. Si es la derecha la que ostenta el poder, el bipartidismo invertirá la balanza y se postularán con fuerza las opciones de izquierda. En cualquier caso, probablemente, la suma de votos de ambos partidos mayoritarios bajará respecto a comicios anteriores. Estos electores se tornarán abstencionistas o votarán a opciones anti-stablishment; entendiendo este movimiento como cualquiera que defienda un cambio que prometa resultados mejores y una salida de la crisis, o como mínimo el derecho a la protesta mediante el sufragio. Esta oleada de cambios han caído más de veinte líderes. El primero fue Mirek Topolanek, en la República Checa pero pronto le siguieron Kostas Karamanlis160 en Grecia, Gordon Brown en el Reino Unido, Yves Leterme en Bélgica, Mari Kiviniemi en Finlandia, Brian Cowen en Irlanda, José Sócrates en Portugal, José Luís Rodríguez Zapatero en España, José Montilla en Cataluña, Lars Lokke Rasmussen en Dinamarca, Silvio Berlusconi en Italia o Nicolás Sarkozy en Francia. Con estos mimbres, muchos analistas sitúan a Angela Merkel en el disparadero si no logra acallar las críticas a la gestión del euro. De ahí, según parece, viene ese interés por adoctrinar a los europeos del sur aplicando las recetas que los alemanes empezaron a tomar hace una década. El
160 GALLEGO, J. «Sarkozy, el 19º líder europeo arrollado por la crisis». El Mundo, 7 de mayo de 2012. [En línea] Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/06/internacional/1336335501.html. (Consulta: marzo, 2013).

-40-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

temor a perder las elecciones de otoño de 2013 explicaría la férrea postura de Alemania respecto al resto de países. Según los sondeos de opinión en Alemania, los germanos también quieren cambios anti-sistema. Uno de cada cuatro alemanes estaría dispuesto a votar en las próximas elecciones federales de septiembre por un partido que estuviese a favor de que Alemania abandonase el euro, según muestra una encuesta de opinión publicada por el instituto TNS-Emnid161 para la revista semanal Focus. Pero las encuestas no siempre aciertan, como hemos visto. En el caso de Cataluña la composición del Parlament que surgió de los comicios del mes de noviembre de 2012 ni fue pronosticada por las encuestas encargadas por los medios de comunicación ni tampoco por el Centre d’Estudis d’Opinió cuyo sesgo levantó ampollas entre la clase política y que obligó al director de esta institución sociológica a poner su cargo a disposición162 después de arrojar una mayoría absoluta para CiU en su proyección pre-electoral. El dilema sobre la fiabilidad de las encuestas viene de lejos y probablemente durará mientras estemos sometidos a la «democracia demoscópica» que impera en nuestro tiempo163. «De hecho, lo que me parece importante es que la encuesta de opinión trata a la opinión pública como una simple suma de opiniones individuales, recogidas en una situación que, en el fondo, es la de la cabina electoral, donde el individuo va furtivamente a expresar en el aislamiento una opinión aislada».164

Teletipo de Europa Press disponible en línea: http://www.europapress.es/economia/noticia-26-alemanes-votaria-partido-sacasealemania-euro-20130311144400.html. (Consulta: marzo, 2013). 162 «Elecciones catalanas: El director del CEO que dio mayoría absoluta a CiU pone su cargo a disposición». La Vanguardia 26 de noviembre de 2013. [en línea] Disponible en: http://www.lavanguardia.com/politica/eleccionescatalanas/20121126/54355849046/elecciones-catalanas-director-ceo-mayoria-absoluta-ciu-a-disposicion.html. (Consulta: marzo, 2013). 163 ABAL MEDINA, J.M.«¿Crisis o metamorfosis de la representación política?: Reflexión en torno a la hipótesis de Bernard Marin». Sociedad, 1998, núm. 12, p. 127-144. 164 BOURDIEU, P(2000), p. 225

161

-41-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

SEGUNDA PARTE
EL DISCURSO TELEVISIVO

«El que controla el pasado, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado.» George Orwell, 1984

-42-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

2.1. El discurso televisivo.

La televisión es el soporte con mayor penetración en la sociedad española según datos del Estudio General de Medios165 y su influencia social ha sido estudiada por diferentes corrientes académicas a lo largo de la historia de la comunicación de masas, además de que «en la actualidad, ver la televisión es la actividad que más tiempo ocupa a los ciudadanos, solo superado por los horarios de trabajo y sueño»166. La llamada pequeña pantalla ejerce una posición angular en la vida de mucha gente, como central es la posición que tiene reservada en el salón de la vivienda de la mayoría de ciudadanos. Este aspecto situacional ha transformado incluso la manera como los arquitectos proyectan los hogares que se construyen. La televisión se ha convertido tras la II Guerra Mundial el soporte central de la propaganda de todo tipo, por supuesto también la política. «El medio de comunicación estrella para los políticos es la televisión. La televisión es el objetivo de los políticos e instituciones, porque es imagen, es espectáculo, es color, iluminación, planos, encuadres. Porque es muy gratificante cuando a alguien le dicen: "ya te he visto en televisión". Otra cosa muy distinta y muy digna de analizar es la eficacia del mensaje televisivo con respecto al de otros medios.»167 En la presente investigación analizamos la relación existente entre las preocupaciones de los ciudadanos, los programas electorales de los partidos democráticos y su plasmación televisiva a través de los teleinformativos de las cadenas públicas. La lógica ingenua del voluntarismo democrático nos llevaría a pensar que lo que los programas electorales son un retrato de las preocupaciones de los ciudadanos y que los que aspiran a regir los destinos de un territorio fundamentan sus discursos sobre las bases de sus programas y, directamente, sobre las preocupaciones de sus convecinos, los gobernados. Trataremos de ver en qué grado están separados los mensajes de los políticos con los de la sociedad civil, a menudo silenciada por la «dinámica de partidos»: «La política es una cuestión de comunicación, en la que los mensajes generados por el líder político o por el partido tienen que contrastarse con los mensajes

165

Según el año móvil del EGM febrero-Noviembre de 2012 la televisión tiene una penetración del 89,1%, seguida de la radio (61,9%), Internet (46,7%) o los diarios (36,1%). Estudio disponible en www.aimc.es. (Consulta: febrero de 2013). 166 JEREZ, A.; SAMPEDRO, V.; BARE, A. Medios de comunicación, consumo informativo y actitudes políticas en España. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas, 2000,p. 8. 167 MANEIRO, A. «La información política en los medios públicos». Ponencia presentada en el primer seminario europeo de comunicación social celebrado en Pontevedra del 18 al 20 de marzo de 1998. Vigo: Diputación de Pontevedra, 1998.

-43-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

que llegan de la realidad, es decir, de la economía, de los sindicatos, de los adversarios, del exterior, de la patronal, y de los distintos grupos sociales.»168 En el caso de la «comunicación política», los candidatos que aspiran a ganar unos comicios tratan de mostrar su mejor imagen en televisión. Eso pasa por la estética pero también por el mensaje que queda condensado en eslóganes y otras estrategias propias del márquetin político. «El liderazgo en el lenguaje político es un término estrechamente relacionado con el carisma. El uso político de este segundo concepto, el carisma, se lo debemos al sociólogo alemán Max Weber (1864-1920), que lo definía como “una cualidad extraordinaria de una personalidad en virtud de la cual ésta es considerada como poseedora de poderes y cualidades sobrenaturales o sobrehumanos, o cuanto menos excepcionales, no accesibles a los demás”169.»170 El candidato es, a día de hoy, más importante que nunca para una candidatura, especialmente cuando el sistema electoral se compone de listas cerradas y bloqueadas que priman la disciplina de partido visibilizando especialmente al cabeza de cartel. La importancia del candidato resulta capital en el sistema presidencialista con bipartidismo manifiesto, como es el caso de los Estados Unidos. En la década de 1960 empieza a observarse en Norteamérica que los ciudadanos necesitan simpatizar con quienes aspiran a gobernarles y también con la ideología y las siglas que representa su candidatura171. Esta necesidad de empatía y simpatía no ha parado de crecer desde entonces convirtiendo al márquetin político en un elemento esencial que no se entendería sin la televisión, principal altavoz de los mensajes políticos durante la campaña electoral. «La personalización de la política y la imagen ha engendrado un nuevo tipo de concepto y liderazgo político que se caracteriza por su visibilidad. El líder político y electoral existe para ser observado, para simbolizar acciones y propuestas de su partido o de su gobierno»172. La televisión es, pese al crecimiento de Internet, el soporte prevalente en la información y el entretenimiento de la ciudadanía y los políticos se preocupan, junto con sus asesores, de tener presencia en los informativos televisivos. «La importancia de la televisión no se centra solamente en el factor tiempo. La forma, la presentación, la
DEL REY MORATÓ, J. (1996). La cita original recogida por Berrogal puede leerse en: WEBER, M. Economy and society, vol.1, Nueva York: Bedminster Press, 1986. 170 BERROGAL, S. «Una aproximación a la nueva retórica del líder político televisivo: acciones, cualidades y discurso». Doxa Comunicación, núm. 2, mayo 2004, p. 53-67. 171 La obra clave para entender este proceso es CAMPBELL, A., et al. «The american voter». Chicago: University of Chicago Press, 1980. Artículo original: CAMBELL, , A.; CONVERSE, P. E.; MILLER, W. E. «The American voter». 1960. 172 ROSPIR, J.I. «La globalización de las campañas electorales», en MUÑOZ-ALONSO, A. Y ROSPIR, J.I. (eds.). Democracia mediáticas y campañas electorales. Barcelona: Ariel, 1999.
169 168

-44-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

imagen, también son factores clave. Y aquí la comunicación política también tiene un ámbito de trabajo con la comunicación no verbal, que además de la imagen física del candidato incluye también la gesticulación, otro punto clave en la proyección del político a través de los medios de comunicación. [...] La inmensa mayoría de los políticos destacados de todas las formaciones se someten a aprendizaje, correcciones o consejos en este ámbito.»173 Los expertos en comunicación televisiva aseguran, incluso, que los mensajes encuadrados en un telediario ganan relevancia en determinadas posiciones como los titulares y las portadas pero también si cierran las piezas informativas174 porque el espectador tiende a quedarse con el último mensaje que ha escuchado. «Más que el Parlamento, la televisión es el gran foro público donde se debate lo que a todos atañe y donde se libran las batallas por el poder. El acceso y el control de los medios son en la actualidad el máximo recurso estratégico, y por tanto los líderes como los partidos políticos consideran a los tiempos y espacios que logran ocupar en los medios como las divisiones con que cuentan para vencer a sus adversarios. Porque la televisión ya no es solo la cancha en la que se dilucidan las batallas políticas, sino también el arma que se utiliza para asegurarse la victoria en las mismas»175. La televisión tiene un poder de convicción de enorme trascendencia que consigue fijar la agenda de manera decidida y proyecta una imagen de los candidatos de gran impacto en el electorado. «La televisión influye en la campaña electoral imponiendo las propias lógicas expositivas, los propios mecanismos de funcionamiento y modificando, con ello, el escenario político más general.»176 Una de las preocupaciones principales de los políticos ante su proyección televisiva es conseguir que el elector simpatice con lo que defiende, que comprenda el mensaje y que su presencia en televisión se fundamente en la credibilidad. «La credibilidad se basa en la coherencia con las ideas y principios que aglutinan al conjunto de la organización y, por supuesto, en la capacidad de llevarlas al éxito electoral bajo su dirección. Cualquier cambio con estas señas de identidad puede provocar el debate interno y, subsiguientemente, la división del partido. Toda división interna, todo cuestionamiento de la coherencia del líder con las esencias del partido, solo producirá pérdida de
AIRA, T.; CURTO, V.; ROM, J. Comunicació política o d'institucions públiques. Barcelona: Editorial UOC, 2009, p. 95. «El gobernado actúa con pereza atendiendo sólo a unas cuantas señales o imágenes que difunden los medios. La recepción de la imagen, proyectada por el canal televisivo, y su interpretación por parte del público, se convierte en un mecanismo clave en la comunicación política.» BERROCAL, S. (2004). 175 MUÑOZ-ALONSO, A. Y ROSPIR, J.I., eds. (1999). 176 MANCINI, P. «Americanización y modernización. Breve historia de la campaña electoral.» en MUÑOZ-ALONSO, A.; ROSPIR, J.I. eds. Comunicación política. Madrid: Universitas, 1995, p. 166.
174 173

-45-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

credibilidad y desafección. Y no hay nada más interesante para el medio sensacionalista de comunicación que un lío interno en un partido. Las batallas internas no solo minarán la transmisión de una imagen de seguridad y éxito del líder entre los suyos, sino que confundirán y desanimarán al electorado. Por el contrario, la imagen de unidad en la organización es un requisito del líder para transmitir credibilidad en el éxito.»177 Es indudable que la televisión tiene efectos sobre el comportamiento de los votantes, así lo atestiguan los estudios sobre la propaganda y la influencia de los medios de comunicación de masas. En lo que no existe un consenso claro es en el procedimiento que nos permite cuantificar esa influencia. Incluso en casos recientes y relevantes como los efectos de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, los analistas no se han puesto de acuerdo a la hora de ponderar el papel que jugó aquellos días la televisión: «No podemos identificar por separado el efecto del ataque terrorista en sus elementos moleculares múltiples (el ataque "per se", la política informativa del Gobierno, el efecto de ver en TV la concentración de gente en frente de la sede del partido conservador, etc.). Consideramos que el efecto del ataque terrorista como un paquete complejo que incluye todos los componentes anteriormente citados. Creemos que es imposible de discernir la efecto de cada uno de los componentes utilizando los datos sobre la votación real.178» La televisión, por tanto, es un añadido, una pieza más – aunque importante– del engranaje de las sociedades posmodernas, que marca la agenda pero que también enaltece valores propios del postmaterialismo defendido por Ronald Inglehart179 tales como la autorrealización, aunque es cierto que en la situación de crisis actual convendría revisar las prioridades de la ciudadanía, que debe enfrentarse a un empobrecimiento acelerado acompañado de una desintegración de la red de seguridad que ofrecía el Estado del bienestar. En este contexto, obsérvese que la televisión ha cambiado la manera de hacer política y, sobre todo, de construir liderazgos. En las democracias modernas la confrontación de ideas y el debate sobre las preocupaciones ciudadanas ha perdido frente a la política de declaraciones y contradeclaraciones. Una suerte de disputa, a
LAGUNA PLATERO, A. «Liderazgo y Comunicación: la personalización de la política». Anàlisi: quaderns de comunicació i cultura, enero 2012. 178 Traducción propia del texto original: «We cannot identify separately the effect of the terrorist attack in its multiple molecular elements (the attack “per se”, the informative policy of the Government, the effect of watching in TV the concentration of people in front of the headquarters of the conservative party, etc.). We consider the effect of the terrorist attack as a complex package that includes all the previously cited components. We believe that it is impossible to discern the effect of each of the components using data on actual voting». MONTALVO, J.G. «Voting after the bombing: Can terrorist attacks change the outcome of democratic elections?».Barcelona: Universitat Pompeu Fabra, 2007. [en línea] http://hdl.handle.net/10230/963. (Consulta: abril, 2013). 179 Nótese la importancia de las aportaciones de este politólogo de la universidad de Michigan: INGLEHART, R. Modernization and postmodernization: Cultural, economic, and political change in 43 societies. Princeton, NJ: Princeton University Press, 1997.
177

-46-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

menudo bipartidista, donde el ciudadano se convierte en un mero espectador del que se espera que tome partido por uno de los bandos sin preguntarse hasta qué punto el debate político tiene sentido y si servirá para resolver los problemas del territorio o institución que los candidatos aspiran a gobernar. Todo este proceso se lleva a cabo envuelto en el llamado márquetin político que mide hasta el milímetro cada intervención del líder y cada mensaje mediatizado convirtiendo, de paso, al periodista en observador paciente y simple transmisor del mensaje hacia el «ciudadano-elector». El sociólogo francés Georges Balandier alerta de la «mediatización generalizada del ámbito político» que se envuelve de espectáculo y grandilocuencia para transmitir a menudo mensajes vacíos, alejados del debate intelectual y próximos a la emotividad falseada de relatos históricos que adornan el verdadero sentido de lo que el candidato hará cuando ostente el poder. Se trata de «la imposición de trasladar la puesta en perspectiva de convicciones y de las propuestas a partir de la dramatización generadora de emociones; la fabricación de una opinión pública hecha cautiva y que ha dejado de ser ya el resultado de la confrontación entre intereses, opiniones y expectativas; la contaminación de la práctica política de un exceso de tratamientos espectaculares, lo que ha acabado multiplicando el número de ciudadanos convertidos en espectadores.»180 Esta reducción del ciudadano a sencillo espectador es el eje central de una de las obras fundamentales de Giovanni Sartori quién describe el fenómeno de la «vídeopolítica» que circunscribe los liderazgos políticos actuales al arbitrio del lenguaje televisivo. «La televisión destaca por una cosa: entretiene, distrae, divierte. Cultiva el homo ludens. Pero la televisión también impregna toda nuestra vida, se afirma incluso como demiurgo. Tras formar a los niños, sigue formando, o influyendo, a los adultos "informándoles". Informándoles, en primer lugar, de noticias (más que de nociones), es decir, anunciando lo que sucede en el mundo, tanto cercano como lejano.»181 Este mensaje ha calado hondo en los estrategas de la política, los llamados spin doctors182, que se encargan, entre otras cosas, de simplificar los mensajes que los líderes hacen llegar a los electores a través de los mítines y otros escaparates mediáticos. «Los individuos se forman opiniones en función de las percepciones. Se mueven por percepciones más que por realidades. Por eso, el ámbito de la comunicación es tan importante en la política actual. A falta de oferta ideológica, si es necesario, hay que
180 BALANDIER, G. El poder en escenas. De la representación del poder al poder de la representación. Barcelona: Paidós Ibérica, 1994, p. 13. 181 SARTORI, G. Homo videns. La sociedad teledirigida. Madrid: Taurus, 2012. 182 Para profundizar en este concepto y en el papel que juegan en la política catalana, española y mundial, recomendamos AIRA, T. Los guardianes del mensaje. Barcelona: Editorial UOC, 2011.

-47-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

escenificarla. Y hacen falta profesionales que la dispongan y la guionicen. Los spin doctors son, pues, los directores de escena del teatro de la política.»183 En España, a diferencia de otros países, los partidos no pueden contratar184 espacios publicitarios en las cadenas de televisión durante el periodo de campaña electoral, ni tampoco antes185. Esta circunstancia traspasa a los informativos televisivos y a otros espacios de entrevistas o debate la capacidad de mostrar y transmitir lo que cada candidatura propone a la ciudadanía. De ahí también que para los políticos cuiden al máximo cada aparición televisiva y procuran no dejar nada al azar: «Una corbata torcida, un botón de la camisa desabrochada, unos calcetines caídos, unas medias arrugadas, cualquier imprevisto en la indumentaria del dirigente puede traerle nefastas consecuencias políticas para sus intereses personales, porque la televisión no solamente magnifica a la figura que aparece en ella, sino también los defectos e imperfecciones que el público haya podido advertir. Los asesores de imagen y consultores políticos deben atender y cuidar especialmente estos detalles personales que, si no son de la importancia del mensaje presidencial, sí ayudan a que la figura del líder aparezca perfectamente codificada y diseñada para causar una buena y extraordinaria impresión.»186 Los «ciudadanos-electores» deciden el sentido de su voto según diferentes variables y en ciencia política se presupone que actuarán de manera racional, de acuerdo con el orden de preferencias previas que tiene cada elector antes de la cita con las urnas. Pero el proceso final de elección se puede modelar, especialmente entre los llamados «indecisos», aquel porcentaje de electores que no milita ni simpatiza necesariamente con un partido, incluso con una ideología marcada en el eje derecha-izquierda. Algunos indecisos resuelven no votar o depositan su confianza en partidos minoritarios, pero en realidad estos ciudadanos son el principal caladero de los llamados partidos catch-all187, aquellos que aspiran a gobernar y que necesitan el favor de quienes no tienen predefinido el sentido de su voto. A ellos van dirigidos buena parte de los mensajes de
AIRA, T.(2010), p. 28. Cita original: «Els individus es formen opinions en funció de les percepcions. Es mouen per percepcions més que per realitats. Per això, l'àmbit de la comunicació és tan important en la política actual. A manca d'oferta ideolològica, si escau, cal escenificar-la. I calen professionals que la disposin i que la guionitzin. Els spin doctors són, doncs, els directors d'escena del teatre de la política.» 184 Según la Ley Orgánica de Régimen Electoral General –LOREG- de 1985. Prácticamente no se ha modificado, solamente en el aspecto vinculado a la televisión privada (1985). La ley establece que la contratación de publicidad política solo es posible en la prensa y las radios, no en las televisiones –ni públicas ni privadas- ni en los restantes medios públicos de comunicación. Art. 60 de la Ley orgánica 5/1985, del 18 de junio «del régimen electoral general», art. Único de la Ley orgánica 2/1998, del 3 de Mayo «reguladora de publicidad electoral en emisoras de televisión privada». 185 Para profundizar en la estructura de la propaganda electoral televisiva, conviene revisar CAPDEVILA GÓMEZ, A. El discurso persuasivo. La estructura retórica de los spots electorales en televisión. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, 2004. 186 BARNÉS, J.S. (2007), p. 52. 187 Concepto acuñado en KIRCHHEIMER, O.«The transformation of the Western European party systems». Political parties and political development, 1966, p. 177-200.
183

-48-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

propaganda electoral y también lo que se proyecta en televisión a través de los mítines de cada candidatura. «El voto decidido en función del líder estaría vinculado a la predisposición del elector con el partido que lidera. En la mayor parte de los electores, la identificación emotiva preexistente hace que procesen y configuren sus opiniones acerca del líder de acuerdo con su identificación partidista previa. Entre otras razones porque una de las primeras características que el ciudadano conoce de un líder es el partido en el que milita.»188 De ahí la importancia de simplificar los mensajes, como dice Sartori. Se trata de convertir la campaña electoral y buena parte de la «comunicación política» en un simple mercadeo trufado de eslóganes seductores que remuevan conciencias y apelen a los sentimientos o a las emociones. Es la manera que tienen los estrategas de captar la atención de los indecisos, desencantados o desinformados que son vitales porque constituyen una parte importante del electorado y son aquellos cuya voluntad es más fácilmente maleable. Resulta muy difícil convertir a un elector tradicional del eje conservador en un votante socialista, pero los ciudadanos que se consideran de centro o que simplemente no siguen la actualidad política pueden cambiar el sentido de su voto entre unos comicios y los siguientes en función de diversas variables, entre ellas el liderazgo y la propaganda electoral a través de los teleinformativos. La desinformación es una oportunidad para los estrategas políticos y un riesgo para las democracias: «Si la democracia es (como lo es) un sistema político en el que los ciudadanos tienen una voz importante en los asuntos públicos, entonces la ciudadanía no puede permanecer desinformada respecto de esos asuntos públicos. [...] La democracia no requiere de savants (sabios), ni de un público cultivado, un demos ilustrado, sino de un demos suficientemente informado, que tenga alguna idea de lo que está sucediendo.»189 De ahí que la clave en muchos debates políticos resida en el mercadeo de mensajes banales que apelan más a la emoción que a la razón para dirigir a las masas hacia un desiderátum compartido, de sentido difuso y con un horizonte impreciso, pero que resulte convincente y, sobre todo, si se acompaña de un enemigo, un contrario, un adversario a batir como presa de la acción colectiva. La televisión ejerce aquí un papel cardinal porque contribuye de manera decidida a la confusión alterando, de manera cómplice, los discursos y las voluntades de la llamada «opinión pública». Martin Harrison realizó una investigación sobre las

188 189

LAGUNA PLATERO, A.(2012) SARTORI, G. Videopolítica. Medios, información y democracia de sondeo. Madrid: Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, 2003, p. 24.

-49-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

elecciones al Parlamento Británico de 1997 y cifraba que solo el 17%190 de los informativos británicos de la BBC trataban directamente aquello que los candidatos habían dicho en realidad. Este sesgo resulta de gran interés para comprender la voluntad de los candidatos y sus equipos de comunicación de controlar lo que se dice de ellos y, especialmente, lo que los electores reciben en sus casas a través de los fragmentos de discurso191 que conforman las piezas informativas. Estos fragmentos resultan, en el caso de las elecciones al Parlament de Catalunya, de vital interés para cada una de las candidaturas y son especialmente interesantes en el caso de los informativos vespertinos de Televisió de Catalunya puesto que en algunos casos se emiten con conexiones en directo donde el candidato lanza el mensaje más importante y deseado coincidiendo con el momento en el que la televisión pública conecta con su mitin. Veremos que en el caso de las elecciones de 2012, la candidatura de Convergència i Unió ha sido la que ha gozado de más conexiones en directo para poder dirigirse a los electores sin el filtro previo del informador. La «realidad informativa»192, por tanto, es susceptible de ser interpretada y manipulada mediante diferentes mecanismos de la misma manera que lo es la percepción que los ciudadanos tienen de la realidad, la política y los candidatos que concurren a unas elecciones. De ahí la importancia que tiene la presencia de los líderes en televisión. No solamente porque es la manera de hacer llegar los mensajes a los futuros electores, si no sobretodo porque permiten conectar con los ciudadanos a través del lenguaje no verbal. El caso paradigmático de esta comunicación no verbal fue el debate televisivo Nixon-Kennedy celebrado el 26 de septiembre de 1960. El primer debate televisivo de la historia de la democracia marcó un punto de inflexión; «la política cambió para siempre. Nada volvería a ser igual después del primer debate en televisión entre Richard Nixon y John F. Kennedy. Por primera vez un aspirante a una elección presidencial se adaptaba a los códigos y al lenguaje de la televisión. JFK fue el primer candidato que recibió formación en telegenia, lo que le ayudó a entender y adaptar su forma de hablar y de comportarse en televisión.»193 Ese debate fue importante no solo porque fue el primero, si no porque marcó claramente y para siempre

Según explica KAVANAGH, D. «Políticos frente a la prensa en Gran Bretaña». CIC: Cuadernos de información y comunicación, núm.6, 2001, p. 284. 191 En muchos estudios sobre comunicación política se utiliza el término anglosajón «sound-bite». Es el caso de HALLIN, D. «Sound Bite News: Television Coverage of Elections, 1968–1988».Journal of Communication.Vol. 42, número 2, p. 5-24, junio 1992. 192 TUCHMAN, G. La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad. Barcelona: Gustavo Gili, 1983. 193 UREÑA, D. «El ejemplo americano». Abc, 24 de febrero de 2008. [en línea] Disponible en http://www.abc.es/hemeroteca/historico-24-02-2008/abc/Domingos/el-ejemplo-americano_1641671319481.html. (Consulta: abril, 2013).

190

-50-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

la importancia de la video-política, que después desarrollaría Sartori. Los estudios posteriores a este debate, que también se transmitió a través de la radio, demostraron la fuerza de la imagen de Kennedy y la capacidad de persuasión de la televisión a la hora de seducir a los electores. Los sondeos de opinión sobre quién había ganado el debate arrojaron un dato revelador: quienes habían seguido el debate a través de la radio consideraron triunfador y más convincente a Nixon, los que eligieron la televisión –que fueron la mayoría- reconocieron en Kennedy un aspirante más sólido. Lo cierto es que la imagen del candidato demócrata era mucho más amable y agradable según los cánones de belleza de la época y también su presencia ante la cámara era de mayor seguridad y atractivo en contraposición a un Nixon ojeroso, sudoroso y de mirada oscura. Parece que en aquel caso y posteriormente, esta será la tónica; lo importante no era lo que se dice, si no cómo y con qué imagen se dice. «Merece la pena también destacar las ocasiones en las que los políticos que debaten, excesivamente preocupados por su adversario, desaprovechan la oportunidad que les ofrecen esos márgenes discursivos para trasladar una imagen sólida. Así, Richard Nixon, cuando, en el citado debate, tuvo la oportunidad de realizar una primera réplica directa a John F. Kennedy se limitó a decir: “I have no comment”. Dicho en los inicios, parecía una declaración de principios. En un debate tan importante, no se debe renunciar al cuerpo a cuerpo dialéctico.»194Esta disputa dialéctica en los debates electorales va perdiendo fuerza con el paso de los años porque también la programación televisa se ha fragmentado y depauperado. La necesidad de alcanzar grandes audiencias ha ido empobreciendo los contenidos en lo que reflexión política se refiere y ha relegado los espacios de debate riguroso a programas marginales con poca audiencia y escaso peso en las programaciones televisivas. Este fenómeno parece que se ha invertido parcialmente con la crisis económica y sus consecuencias; pero el retorno al debate ha sido asimétrico y siempre dominado por enormes dosis de confrontación sin debates profundos y, a menudo, muy viscerales. Predomina en televisión la tertulia que recurre a menudo a los opinadores habituales que el «espectador-elector» puede escuchar también en la radio o leer en el periódico o las redes sociales, retroalimentando de manera insistente las mismas corrientes de pensamiento mientras se empobrece el propio debate.

194 BAÑÓN, A. M..«El debate político. Una aproximación desde el análisis del discurso oral.»LSC– Llengua, societat i comunicació [en línea], 2005, Núm. 3 , p. 10-19. Disponible en http://www.raco.cat/index.php/LSC/article/view/40947/41538 (Consulta: marzo, 2013).

-51-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

2.2. El Infotaintment y otros elementos de desafección política en TV.

Las sociedades postmodernas han abandonado en términos generales el debate sereno y constructivo sobre la política y la gestión de lo público para arrojarse a los brazos del entretenimiento disfrazado de análisis político. Se trata de sintetizar al máximo para atraer la atención pasiva del homo videns de Sartori. Poco esfuerzo y mucha bronca para debates apasionados en la forma pero de escaso recorrido intelectual. En el caso de Cataluña, conviene decir que los espacios de opinión política que se programan en la televisión pública tienen más seguidores que la media española, si bien es verdad que TV3 tiene una audiencia suelo consolidada que le es muy fiel, y que consume todo aquello que programa195. En Cataluña, podemos concluir, el debate y la tertulia de actualidad son elementos importantísimos para la política y la programación televisiva y que los programas que se fundamentan en la discrepancia lo hacen, normalmente, con un cuidado estilo, alejados de la confrontación sensacionalista que se puede observar en otros operadores que también emiten en esta comunidad autónoma. No es objeto de esta investigación dilucidar si los debates y tertulias de la televisión pública de Cataluña son o no plurales y ecuánimes en su representación de la «opinión pública», por lo que no entraremos en este debate. Lo que sí es objetivo es que los debates electorales que se emiten en periodo de campaña electoral en TV3 no generan un entusiasmo efervescente en la audiencia. El programa de sátira política Polònia, que también emite TV3, es seguido por el doble196 de espectadores que cualquier otro espacio de debate político; lo que de evidencia, también en Cataluña, el triunfo del llamado infotaintment, aquellos géneros audiovisuales que mezclan la información con el entretenimiento. El debate intelectual se centra en saber si el entretenimiento disfrazado de información anima a la participación y hace más sencilla la información política favoreciendo el debate social o si, por el contrario, diluye el debate y lo frivoliza generando menor cultura democrática y favoreciendo la abstención y la desafección política. Algunos autores aseguran que los programas de infotaintment acercan la
Un caso claro es la audiencia que recoge su programación en los días de huelga. El pasado 21/03/13 los trabajadores de Televisió de Catalunya hicieron huelga manteniendo los informativos como parte de los servicios mínimos; el resto de la programación de ese día se cubrió con reposiciones de documentales y series repetidas. Pese a que esta alteración tuvo un efecto en el comportamiento de la audiencia, la mitad de los espectadores habituales de la cadena siguieron fieles a TV3 y consumieron sus productos de redifusión aunque el resto de operadores emitiese con normalidad. Según reconoció Brauli Duart, presidente de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) en el Parlament, el share de TV3 descendió aquel día del 17,5% al 9,1% de cuota de pantalla. Esta es una reducción importante consecuencia de la huelga, pero que pone de manifiesto la existencia de una parte significativa de la audiencia de la televisión autonómica que es fiel a TV3 aunque emita reposiciones. 196 Así se asegura en FERRÉ PAVÍA, C., GAYÀ MORLÀ, C. «Infotaintment y precepción ciudadana de la política: el caso de Polònia». Razón y palabra, núm. 72
195

-52-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

política y los políticos a los ciudadanos y favorecen el debate social sobre temas de actualidad estimulando el debate público. Pippa Norris asegura197 que un mayor consumo de televisión favorece la participación política aunque reconoce que podríamos estar mejor informados con una televisión que favoreciese los contenidos de análisis y reflexión sin recurrir de manera reiterada en el entretenimiento. El estudio de Norris confronta la tesis defendida por Robert Putnam que vincula el consumo televisivo con la pérdida de capital social198. «Cappella & Jamieson199 examinaron los efectos de la tendencia de los medios de comunicación, de cubrir los temas políticos privilegiando el conflicto y la política como juego estratégico. Su argumento es que en Estados Unidos el cinismo político está a la orden del día, y que la forma como cubren los temas políticos los medios de comunicación estadounidenses son los responsables de esta actitud cínica de la ciudadanía frente a la política.»200 Lo que se ha venido a denominar la «espiral del cinismo» podría ser aplicable a Europa y concretamente a las elecciones catalanas de 2012. Veremos en qué medida la «dinámica de partidos» y el enfrentamiento entre candidaturas protagoniza una parte de los mensajes de los candidatos proyectados en los informativos televisivos vespertinos de las cadenas públicas. Según Cappella y Jamieson, el hecho que las informaciones políticas se presenten ante el espectador como un conflicto con altas dosis de estrategia favorece la desafección afectando al juicio que los ciudadanos201 ejercen sobre los políticos y las instituciones que representan. «Como resultado del advenimiento de la videopolítica, la opinión pública se ha empobrecido, subyugada desde el interior. [...] Los sondeos se han vuelto penetrantes y muchos gobiernos son monitoreados y dirigidos por ellos. Yo asevero que son una falsedad. Se supone que los sondeos revelan la voz del pueblo, pero esta (la opinión pública) se está erosionando en su autenticidad y en su poder. En realidad, hay muy poca opinión hecha por el público.» 202 En el presente estudio nos limitaremos a monitorizar la presencia de disputas políticas entre candidatos y qué ejes de confrontación se establecen entre cada una de
«Could we be better informed and more involved'? Of course. But compared with most democracies America is already high as a nation of joiners, with a dense network of civic associations. And it is not self-evident that turning off the television, and talking with our neighbors, or even going bowling, is necessarily the best way of addressing the long-term problems of confidence in American government or trust in a deeply-divided American society». En NORRIS, P. «Does Television Erode Social Capital? A Reply to Putnam». Political Science and Politics, Vol. 29, Núm. 3, septiembre de 1996, pp. 474-480. 198 PUTNAM, R. El declive del capital social. Barcelona: Círculo de Lectores, 2003. 199 CAPELLA J. N.; JAMIESON, K. H. Spiral of Cynicism: The Press and the Public Good. Nueva York: Oxford University Press, 1997. 200 ROJAS, H. «Communication, Participation and Democracy». 2006, núm.62 [cited 2013-04-02], pp. 109-142 .Disponible en línea en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-48072006000200006&lng=en&nrm=iso. (Consulta: marzo, 2013) 201 Para profundizar en los efectos de los medios de comunicación, es recomendable la lectura de MCCOMBS, M. «Influencia de las noticias sobre vuestras imágenes del mundo». En JENNINGS, B.; ZILLMANN, D. Los efectos de los medios de comunicación. Barcelona: Paidós, 1996. 202 SARTORI, G (2003), p. 34
197

-53-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

las formaciones que aspiran a ganar las elecciones autonómicas catalanas de 2012, aunque resulta evidente que los «ciudadanos-electores» juzgan a sus políticos y a los candidatos de acuerdo con sus preferencias pero también de acuerdo a su proyección mediática, sus respuestas a los temas de interés fijados por la agenda, y la imagen que de ellos trasladan los medios de comunicación203. La televisión tiene un enorme poder sobre la «opinión pública» como ya hemos visto y reviste especial importancia en períodos electorales204, de ahí la obsesión de los asesores de los candidatos y de los partidos de dirigir los temas de la agenda de campaña y de proyectar sus mensajes en los teleinformativos de manera decidida. Lo hacen especialmente por el poder de convicción de la televisión, su pátina de credibilidad y la penetración en los hogares. «En su esfuerzo por ir más allá de su sostenimiento de la definición e incluso más allá de su papel de testigo, la televisión se aventura a proporcionar a los tales espectadores la sensación de estar ahí. En una negativa a reconciliarse con su incapacidad esencial para proporcionar un canal fatídico (Jakobson, 1960) para la interacción real entre los celebrantes y la audiencia en sus casas, la televisión insiste al menos en intentar la simulación de una participación ceremonial»205. Nos hallamos ante una democracia punteada por el tempo de los medios de comunicación, donde son estos los que marcan la agenda206 de lo que es actualidad, lo que resulta de interés o aquello que es importante condicionando, como hemos visto, a la «opinión pública», entendida esta como los «ciudadanos-electores» que deben decidir el sentido de su voto antes unos comicios. Es lo que ha venido a denominarse como «democracia mediática», esto es «la construcción de la opinión pública a través de la actividad de los medios de comunicación de masas, especialmente la radio y la televisión. Los medios aparecen en este modelo como los responsables de la construcción y canalización de las agendas públicas y políticas, como los grandes mediadores entre los actores político-sociales y la opinión pública.»207Este proceso se ve enriquecido por las dinámicas productivas de los medios de comunicación: «En un

CANEL, M.J. «Los efectos de las campañas electorales». Comunicación y sociedad, col. 11 (1998), núm. 1, pp. 47-67. CANEL, M.J. «La comunicación política de las campañas electorales». En Comunicación política: una guía para su estudio y práctica. Madrid: Tecnos, 2006. 205 DAYAN, D.; KATZ, E. La historia en directo. La retransmisión televisiva de los acontecimientos. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1995, p. 79, 106-107 206 Para profundizar en los diferentes autores que han definido el «encuadre» y su importancia en el estudio de los medios, conviene recurrir al repaso exhaustivo que realiza SÁDABA, T. «Origen, aplicación y límites de la teoría del “encuadre” (framing) en comunicación». Comunicación y sociedad, vol. 14 (2001), núm. 2, p. 143-175. 207 BADILLO, A., MAREGHI, P. «De la democracia mediática a la democracia electrónica». CIC: Cuadernos de información y comunicación, 2001, 39-62
204

203

-54-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

primer momento, los profesionales de la comunicación descontextualizan un acontecimiento o fenómeno social, apartándolo del contexto en el que se ha originado para poder reelaborarlo conforme al conjunto de rutinas y prácticas productivas propias del periodismo. [...] En una segunda fase, las organizaciones periodísticas convierten al acontecimiento o fenómeno previamente descontextualizado en un hecho-noticia, en una información. [...] Al re-contextualizar, las organizaciones mediáticas definen la realidad atribuyendo a los eventos significativos y produciendo, como resultado de ello, conocimiento social.»208 Nuestra «democracia mediática» obliga a los candidatos a someterse a los designios estratégicos de los spin-doctors que definen el arquetipo que debe seguir el candidato o candidata para obtener mejores resultados. Estas tácticas pasan por medir el discurso, administrar los titulares, centrar el mensaje, dirigirse al ciudadano apelando a sus sentimientos e inquietudes pero también a aspectos más triviales como el vestuario o el lenguaje no verbal e incluso aspectos de carácter simbólico como el uso del idioma. En el caso de Cataluña, según Toni Aira209, «los castellanismos puntúan. Son guiños a una masa de electores que no habla un catalán perfecto, y que tiene en el registro coloquial muchos préstamos del castellano. No forzar la corrección de la lengua e incurrir en ciertos errores humaniza al candidato». En esta campaña electoral los sentimientos y apelaciones a la lengua y la cultura catalanas son constantes, en un sentido o en otro y eso afecta a los discursos de la mayoría de líderes. Alicia Sánchez Camacho, candidata del PP, utiliza el castellano en la mayor parte de sus intervenciones políticas durante esta campaña pese a que el resto del año se sirve del catalán para sus declaraciones en la mayoría de actos públicos; la socialista Carmen Chacón decidió hacerse llamar Carme cuando era candidata por Barcelona por el PSC, para volver a llamarse Carmen cuando aspiraba a ocupar la secretaría general del PSOE. La lengua es también un elemento diferenciador para el otro lado del espectro político del eje nacionalista. Esquerra Republicana y CiU utilizan siempre el catalán aunque Artur Mas hace pequeños guiños al electorado castellanohablante, al que quiere incorporar a su proyecto por «el derecho a decidir» en un referéndum independentista. El líder de CiU utilizó este recurso al menos una vez210 en la campaña electoral y se vio reflejado en los teleinformativos de TV3.
208 209

CASERO RIPOLLÉS, A. La construcción mediática de las crisis políticas. Madrid: Fragua, 2009. AIRA, J. A. (2008), p. 284. 210 Puede leerse un resumen de este mitin en el portal e-notícies disponible en línea: http://politica.e-noticies.es/mas-sobre-espanahay-amores-que-matan-70012.html. (Consulta: abril 2013)

-55-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Pero en realidad todo esto forma parte de un espectáculo político-mediático: las campañas electorales. Son los ejes de la «comunicación política» y deberían servir para transmitir a los «ciudadanos-electores» los programas electorales de los partidos que concurren a las elecciones. Trataremos mediante el trabajo de campo de dilucidar hasta qué punto existe una desconexión entre la realidad de los programas electorales y su representación en los mítines y cómo estos se plasman informativamente en los informativos televisivos vespertinos. Existe una corriente crítica de análisis de los medios de comunicación que defiende que estos obvian la realidad para mostrar una especie de proyección de la sombra de la caverna de Platón, una alegoría que tiene diversas ópticas. El sociólogo francés Jean Baudrillard se mostró muy crítico con la cobertura mediática de la primera Guerra del Golfo Pérsico (1990-1991) al ver que en la sociedad de finales del siglo XX tornaba los hechos en simples simulacros que convirtieron esta guerra en un mero espectáculo. «La información tiene una profunda función de decepción. Poco importa de qué nos “informa”, poco importa su “cobertura” de los acontecimientos, pues precisamente no es más que eso, una cobertura; su objetivo es el consenso, mediante encefalograma plano. Someter a todo el mundo a la recepción incondicional del simulacro retransmitido por las ondas, en eso consiste el complemento del simulacro incondicional sobre el terreno. Abolir cualquier comprensión del acontecimiento. Lo que resulta de ello es una atmósfera irrespirable de decepción y de estupidez. Y si uno toma vagamente conciencia de que es víctima de esta satisfacción y de este desengaño de las imágenes, remoza esta decepción y sigue fascinado por la evidencia del tinglado de esta guerra, que se nos inocula por doquier, por los ojos, por los sentidos, por los discursos.»211 Las campañas electorales tienen mucho de simulacro bien desde el punto de vista de los actos de campaña bien desde la proyección televisiva de los mítines y los mensajes de los candidatos, unos personajes que por unos días se bajan del coche oficial para visitar mercados, fábricas, entidades culturales, paseos, guarderías o escuelas.

2.3. La importancia del márquetin en la política actual.

La comunicación y la política van unidas, aunque con matices: «la comunicación política no es la política, pero la política –parte considerable de ella- es, o se produce, en

211

BAUDRILLARD, J. La guerra del Golfo no ha tenido lugar. Barcelona: Anagrama, 1991, p. 76.

-56-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

la comunicación política.»212El márquetin político213 tiene como objeto, básicamente, establecer puentes de comunicación entre el candidato y el elector. Según Luque214, «El marketing político es un proceso de planificación, con estudio previo del electorado, que se concentra en una oferta programática y de personas, por tanto organizacional, que responde a las expectativas detectadas en el electorado desde una óptica ideológica». Este intercambio de sensaciones agita las consciencias y anima al electorado resituando a los «ciudadanos-electores» ante el hecho electoral y obligándolos a tomar partido por uno de los bandos de la contienda. «El público tiende a posicionarse, a favor o en contra de planteamientos, a menudo en función de la posición defendida por diferentes líderes de opinión a los cuales reconocen una autoridad, ya sea esta intelectual, moral, política o de alguna otra naturaleza. Este hecho provoca que, en muchos casos, estos ciudadanos estén de acuerdo sistemáticamente con las opiniones emitidas por estas élites.»215Así, se trata de destruir o minimizar el argumentario del contrario para restarle apoyos, desmovilizar a su electorado o, simplemente, desacreditarlo. «Aún falta preguntarse cuáles son los recursos con los que cuenta el comunicador. Los recursos más preciosos del comunicador están en el público. A fin de que el mensaje sea eficaz, solo hay que movilizarlos. Esta movilización afecta la cohesión del grupo: o bien lo hace más compacto y unificado, o bien aviva sus tensiones. Por fin, esta movilización es de naturaleza simbólica. Así, la «comunicación política» afecta simbólicamente a la intensidad y las modalidades de la comunicación social, y, aprovechando esta movilización, el comunicador logra transmitir su mensaje».216 Los políticos comunican constantemente. Tratan de obtener una buena imagen y una buena presencia mediática infatigablemente, especialmente desde que se ha extendido la idea de campaña permanente, la permanent-campaign. Pero sus esfuerzos se redoblan cuando verdaderamente se la juegan: «Las técnicas de Comunicación electoral se diferencian de otras técnicas de Comunicación Política en tres aspectos
DEL REY MORATÓ, J. (1996). «Entenderemos por márquetin político contemporáneo: un método de comunicación política integral, con una doble dimensión, estratégica y práctica, que comprende el estudio previo del electorado, la presentación de un plan de comunicación coherente con los resultados de este estudio y la aplicación sistemática de las técnicas y de los instrumentos que aportan las nuevas tecnologías de la comunicación, los medios de comunicación y muy especialmente la televisión.» Definición recogida en: AIRA, T; CURTO, V.; ROM, J.(2009), p. 29. Cita original: «Entendrem per màrqueting polític contemporani: un mètode de comunicació política integral, amb una doble dimensió, estratègica i pràctica, que comprèn l'estudi previ de l'electorat, la presentació d'un pla de comunicació coherent amb els resultats d'aquest estudi i l'aplicació sistemàtica de les tècniques i dels instruments que aporten les noves tecnologies de la comunicació, els mitjans de comunicació i molt especialment la televisió.» 214 LUQUE, T. Marketing político: un análisis del intercambio político. Barcelona: Editorial Ariel, 1996. 215 AIRA, T. La comunicació política. Barcelona: Editorial UOC, 2010, p. 26-27. Cita original: «El públic tendeix a posicionar-se, a favor o en contra de plantejaments, sovint en funció de la posició defensada per diferents líders d'opinió als quals reconeixen una autoritat, ja sigui aquesta intel·lectual, moral, política o d'alguna altra naturalesa. Aquest fet provoca que, en molts casos, aquests ciutadans estiguin d’acord sistemàticament amb les opinions emeses per aquestes elits». 216 MARRAMAO, G. «El orden desencadenado: sentido y paradojas de la racionalidad política» en VV.AA. Teoría política y comunicación. Barcelona: Gedisa, 2000 p. 267.
213 212

-57-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

fundamentales. En primer lugar, la Comunicación electoral tiene un carácter de contienda o competición entre las distintas opciones políticas que aspiran al poder. Los partidos se pelean para lograr más votos que sus rivales. Segundo, la Comunicación electoral está sometida a una serie de imposiciones legales que condicionan las

campañas. Y tercero, la Comunicación electoral tiene unos resultados finales objetivos, que son los propios resultados electorales, que son tomados como indicadores del éxito o el fracaso de la gestión de una campaña electoral.»217 Pero los candidatos también buscan conquistar a los indecisos y evitar la desmovilización de los suyos. Mediante el márquetin político, los partidos ponen en marcha su maquinaria para motivar a los simpatizantes y militantes no solamente para que ejerzan el voto por su opción, si no para que se conviertan en una especie de apóstoles que prediquen las bondades de su programa y defiendan su candidatura en sus microestructuras sociales: familia, trabajo, comunidad, etc. Para conseguir estos objetivos, la mercadotecnia política es esencial pero también desvirtúa el sentido de lo público. Decía Winston Churchill que el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. En los momentos actuales, las democracias occidentales modernas no gozan de semejantes liderazgos. La dinámica de partidos se ha convertido en una lucha diaria contra el adversario y el periodismo político en España y Cataluña es cómplice de esta situación donde prima la reacción a la declaración ajena en una campaña permanente218 que se alarga más allá del periodo estrictamente electoral generando ciclos de controversia larguísimos, convirtiendo a la política en una cuestión meramente estratégica y vacía de contenido. Esta dinámica, junto con la corrupción, favorece el descrédito de la «clase política» y fomenta la desafección del ciudadano hacia la democracia y sus instituciones. La política se ejerce en nuestro continente a base de falsas polémicas y constantes eventos políticos donde el guion está pre-escrito. La base de esta
219

manera

de

hacer

política

es

la

creación

de

pseudoacontecimientos

. Se trata de eventos que «no son un hecho espontáneo si no

PANIAGUA ROJANO, F.J. Comunicación política y elecciones. Nuevas prácticas en el escenario español. Málaga: Asociación para la Investigación y el Desarrollo de la Comunicación, 2004, p. 122. 218 Concepto ampliamente aceptado en la terminología de la comunicación política. Se puede profundizar en él a través de ORNSTEIN, N., MANN, T. The permanent campaign and its future. Washington: American Enterprise Institute, 2000. 219 Concepto defendido por el historiador Daniel Joseph Boorstin como: «hechos que se producen para que sean noticia. Esto es lo que llamamos “pseudoeventos”, pseudo-hechos o pseudoacontecimientos. […] El nuevo tipo de actualidad sintética que ha invadido nuestra vida cotidiana.» en GOMIS, L. Teoría de los géneros periodísticos. Barcelona: editorial UOC, 2008, p. 79.

217

-58-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

previsto, suscitado o provocado»220. La mayoría de intervenciones políticas que aparecen recogidas en los medios de comunicación constituyen parte de una agenda prefijada que se nutre de acontecimientos que a menudo son creados exprofeso para que se plasmen en los medios de comunicación y que sin la atención de estos, probablemente no se harían. La agenda de un reportero político en Cataluña, por ejemplo, parece clara. Los lunes suelen producirse las llamadas ejecutivas de los partidos, reuniones rutinarias que culminan con una rueda de prensa donde casi siempre se comenta la actualidad política y no tanto el objeto y decisiones de dicha reunión. Los martes están presididos por la reunión del Consell executiu, donde el president de la Generalitat convoca a sus consejeros y se toman decisiones a veces relevantes, otras de menor rango. Tras la reunión se produce una rueda de prensa en la Generalitat donde el portavoz explica estas decisiones pero puede acabar hablando de cualquier otro tema relacionado con la dinámica de partidos. Por la tarde, en el Parlament, los grupos parlamentarios valoran lo que ha decido el gobierno de la Generalitat en los llamados «faristols» en la jerga periodística en referencia a los púlpito desde el que se realizan estas ruedas de prensa encadenadas donde los periodistas escuchan uno tras otro a los portavoces de los diferentes grupos. Lo miércoles y jueves puede que haya pleno en el Parlament y también sesión de control. Los viernes vienen marcados por las decisiones del consejo de ministros y las reacciones de loa partidos catalanes y los fines de semana son ideales para las visitas sectoriales y territoriales amén de actos políticos varios como almuerzos populares, fiestas del partido, actos en fiestas patronales, congresos, consejos, actos programáticos o convenciones organizadas por los propios partidos políticos para seguir marcando la agenda mediática. A estos pseudoacontecimientos221 hay que añadir las visitas a fábricas, empresas, centros culturales, obras, inauguraciones, primeras piedras, presentaciones, estrenos cinematográficos o teatrales, cenas, eventos públicos, desfiles de moda, partidos de fútbol, carreras de la fórmula 1, etc. Cada uno de estos eventos es una oportunidad para lanzar un mensaje222 y sobre todo para responder al adversario. Los líderes políticos analizados practican a menudo la simplificación de discursos anteriormente descrita con constantes alusiones a los rivales políticos y a las especulaciones que se elevan a categoría de noticia sobre la que, además, hay que tener
220 221

GOMIS L (2008), p. 79. GOMIS, L. Teoría del Periodismo: cómo se forma el presente. Barcelona: Paidós, 1991. 222 VÁZQUEZ BERMÚDEZ, M. A. Noticias a la carta. Periodismo de declaraciones o imposición de la agenda. Sevilla: Comunicación social, ediciones y publicaciones, 2009.

-59-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

una opinión formada que sea capaz de saciar el ansia de titulares de los canales 24 horas, telediarios, boletines horarios y ediciones impresas y digitales de los periódicos. Para acertar en el enfoque, muchos líderes y portavoces políticos recurren a frases sonoramente potentes y de fácil recuerdo que aunque a menudo no aportan nada nuevo, quedan alojadas en el imaginario del electorado. Según Lasswell223, un eslogan ha de ser «una cadena concisa de palabras que adquiere significado por la repetición y el contexto» y esta es una máxima que se aplica sin cesar en la política actual, como veremos en el estudio de campo de esta investigación. Para centrar sus discursos, los líderes prestan atención a diversos elementos que dirigen y construyen la agenda mediática: lo que dice el argumentario y el programa electoral de la candidatura, la respuesta de los oponentes y sus críticas, lo que aseguran los agentes sociales y la sociedad civil, lo que publican los medios y otros líderes de opinión o lo que muestran los sondeos y encuestas que a menudo encargan los propios partidos políticos, gobiernos o instituciones dependientes224. Y si estos discursos pueden adornarse con una imagen que aparezca en los medios, tanto mejor. Es lo que se denomina en argot periodístico una photo-opportunity225. Para los políticos y sus

asesores esta imagen es una necesidad vital para poder ilustrar lo que cuentan en los medios de comunicación aportando realismo al relato que están transmitiendo. Los políticos226 tienen la necesidad de aparecer en la televisión227 y de ahí la importancia de su proyección mediática y de como el medio audiovisual plasma los mensajes que los líderes; y en el caso de campañas electorales, candidatos, traslada sus soflamas a la ciudadanía228. Llegado el día de las elecciones, el ciudadano debe escoger entre un maremágnum de posibilidades políticas y se le plantea a menudo la duda, prácticamente mercantilista, de qué producto político escoger. Esta cosificación de la política y el dilema de elección planteado por Riesman en su libro La muchedumbre solitaria229obliga a los candidatos y partidos a diferenciarse de su competencia y lo hacen siguiendo estrategias similares a las que aplican las marcas de productos de gran consumo.

223 224

LASSWELL, H.D.; LEITES, N. Language of Politics.Cambridge: The MIT Press, 1965, p. 13. Véase SAMPEDRO, V. (2000). 225 «Una oportunidad para tomar fotos (foto-op) es un acto planeado que resumirá toda la campaña de relaciones públicas en una imagen», según EATH, R. ed. Encyclopedia of Public Relations. Londres: Sage, 2005, p. 620. Texto original: « A photo opportunity (photo-op) is a planned act that will sum up the entire public relations campaign in a picture.» 226 DEL REY, J. Los juegos de los políticos. Barcelona: Tecnos, 1997. 227 THOMPSON, J. B. El escándalo político. Poder y visibilidad en la era de los medios de comunicación. Barcelona: Paidós, 2001. Editada originalmente en 2000. 228 BOUZA, F. El área de impacto de la comunicación política. La ciudadanía ante el discurso público. Madrid: Universitas, 1995. 229 RIESMAN, D. La muchedumbre solitaria. Buenos Aires, Paidós, 1981.

-60-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

TERCERA PARTE
LA DESAFECCIÓN POLÍTICA

«El Ministerio de la paz se encarga de la guerra; el ministerio de la verdad, de las mentiras; el Ministerio del amor, de la tortura, y el Ministerio de la abundancia, del hambre. Estas contradicciones no son accidentales, no resultan de la hipocresía corriente. Son ejercicios de Doblepensar. Porque solo mediante la reconciliación de las contradicciones es posible retener el mando indefinidamente. Si no, se volvería al antiguo ciclo. Si la igualdad humana ha de ser evitada para siempre, si los Altos, como los hemos llamado, han de conservar sus puestos de un modo permanente, será imprescindible que el estado mental predominante se la locura controlada.»

George Orwell, 1984

-61-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

3.1. La desafección política: un problema europeo.

La desafección política es un fenómeno social al alza en muchas democracias modernas230. En España la crisis económica está acentuado este proceso en términos estadísticos y electorales, aunque no debe confundirse con el descontento que es menos profundo, más oscilante y más estrechamente vinculado con el momento en que se mide. Los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ponen de manifiesto que los ciudadanos han dejado de confiar en los líderes de las diferentes candidaturas y valoran muy negativamente la acción del gobierno pero también de la oposición231. Los partidos tradicionales232 que han gobernado desde la Transición están perdiendo apoyo popular de manera acelerada en los últimos años. La confianza en las instituciones está mermando conforme se dan a conocer casos de corrupción perpetrados en los años de expansión económica. A tenor de los procesos abiertos en sede judicial233, la corrupción no entiende de siglas y afecta trasversalmente al arco parlamentario mostrando una lógica cercanía con quienes han ostentado poder público e institucional. La corrupción no es un mal que acose solamente a España234 pero parece evidente que en las últimas décadas se han traspasado las fronteras legales con demasiada facilidad siendo los gobiernos autonómicos y muchos ayuntamientos los epicentros de estos abusos. Con la economía en etapa expansiva, estas administraciones, aunque también las diputaciones, consejos comarcales y el Gobierno central; han visto incrementados sus presupuestos de manera notable embarcándose en gastos235 elevadísimos de obra pública. La relación entre el urbanismo, las infraestructuras, las privatizaciones y la corrupción ha sido en España236 frecuente, según se desprende de los sumarios y diligencias judiciales que han afectado a administraciones de todo color político así como instituciones culturales, religiosas e, incluso, a la Familia Real237. La

TORCAL, M. «La desafección en las nuevas democracias del sur de Europa y Latinoamérica». Instituciones y desarrollo, 2001, núm. 8, p. 7. 231 Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de enero de 2013. Consúltese en línea en: http://www.cis.es/cis/opencm/ES/1_encuestas/estudios/ver.jsp?estudio=13504 (Consulta: abril, 2013) 232 MONTERO GIMBERT, J.R. «Partidos y participación política: algunas notas sobre la afiliación política en la etapa inicial de la transición española». Revista de Estudios Políticos, 1981, no 23, p. 33-72. 233 Por citar solo algunos: Gürtel, Palma Arena, Nóos, Campeón, ERE falsos, Palau, ITV, Pretoria o Pallerols. 234 Para analizar una perspectiva histórica de este fenómeno conviene repasar hasta 1997: NIETO, A. Corrupción en la España democrática. Barcelona: Ariel, 1997. 235 TORRERO MANAS, A. La crisis de la Economía Española. 2008. 236 ROMERO, J. Construcción residencial y gobierno del territorio en España. De la burbuja especulativa a la recesión. Causas y consecuencias. Cuadernos Geográficos de la Universidad de Granada, 2010, vol. 47, no 2, p. 17-46. 237 En el momento en el que se redactar este capítulo, SAR la Infanta Cristina de Borbón ha sido imputada por el juez en el proceso judicial del caso Nóos.

230

-62-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

acción de la justicia y, en menor medida, la investigación periodística están poniendo al descubierto tramas corruptas que contribuyen a la desafección política e institucional de la población. Cataluña no ha sido ajena a estos procesos de corruptela. Ayuntamientos, diputaciones y partidos de gobierno se han visto incluidos en sumarios siendo imputados destacados dirigentes. A este desapego provocado por la corrupción hay que añadir la crisis económica profunda que ha generado preocupantes tasas de desempleo, recortes drásticos en los servicios públicos y la pérdida de perspectivas para, al menos, una generación238 de ciudadanos. Este es un fenómeno compartido con otros países europeos que han visto como muchos electores se refugiaban en opciones políticas rupturistas con el sistema imperante. El viejo continente ha sido el escenario últimamente de la revitalización movimientos antisistema, liderazgos contrarios a los partidos tradicionales, populismo, antieuropeísmo o formaciones xenófobas y nacionalistas. En Cataluña, este malestar se ha traducido también en un movimiento rupturista; en este caso con el Estado. El crecimiento del independentismo coincide en el tiempo con esta desafección y descontento general europea contraria al stablishment; si bien sería erróneo pensar que esta es la causa única del auge secesionista. Como hemos visto, existe un relato histórico de acontecimientos además de otros elementos de propaganda y de gestión política por parte del gobierno del Estado y de la Generalitat que han auspiciado el sentimiento de ruptura. Aunque esta investigación no trata de interpretar el origen de esta tendencia, resulta imprescindible encuadrarlo en el proceso electoral que estamos analizando. Ya hemos visto cómo esta situación de recesión profunda ha precipitado cambios de signo político en buena parte de los estados europeos, independientemente de la orientación de los partidos y el surgimiento de movimientos antisistema como el Partido Pirata239 o el Movimento 5 Estelas italiano240. En Cataluña una parte de este descontento y de las ganas de cambio profundo se habrían cristalizado en el independentismo como aspiración política que comporta una ruptura con el statu quo. Insistimos, no obstante, que se trata de una suma de factores los que podrían explicar este proceso y será conveniente ver cómo evolucionan los

238 «Casi uno de cada dos jóvenes de 16 a 24 años no encuentra trabajo en España. Es la tasa más alta de Europa y de la OCDE, con diferencia.» SECO, E. «Así es la ‘Generación perdida’». Cinco Días. 20 de mayo de 2011 [en línea]. Disponible en: http://www.cincodias.com/articulo/economia/generacion-perdida/20110520cdscdseco_9/ (Consulta: abril, 2013). Léase también Público el artículo «La ‘Generación perdida’ tras la crisis». [en línea] Disponible en: http://www.publico.es/espana/434037/lageneracion-perdida-tras-la-crisis (Consulta: abril, 2013). 239 GARCÍA MARCO, D. «El ‘virus’ del Partido Pirata se extiende en Alemania». El Mundo, 23 de marzo de 2013 [en línea]. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/23/navegante/1332517030.html (Consulta: marzo, 2013). 240 DE LICIA, F. «Il successo del Movimento 5 Stelle». L. De Sio e A. Paparo (a cura di), Le Elezioni Comunali, 2012.

-63-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

acontecimientos para sacar conclusiones que, en el momento presente, serían a todas luces precipitadas. Lo que resulta evidente es que en estos momentos de crisis económica, Europa vive también una crisis política que entronca con las ideas fundacionales de la Unión y que podría, de no resolverse, poner el riesgo el proyecto de construcción europea como una futura federación de estados. Los intereses nacionales están enrocando la senda del desarrollo europeo. Es más, los intereses de determinados partidos políticos de algunos estados y sus expectativas electorales estarían condicionando la manera como se resuelve esta crisis, que también es política. En paralelo a este proceso, Europa ve crecer los movimientos contrarios al sistema imperante mientras los partidos tradicionales se disputan sus feudos electorales locales. El nacionalismo asoma también la cabeza en la vieja Europa síntoma inequívoco de la falta de horizonte político común. Mientras tanto, los partidos tradicionales, independientemente del estado en el que hacen campaña, pierden apoyo ciudadano.

3.2. La desafección política en España y Cataluña.

España se ha incorporado tarde a la tradición democrática fruto de su historia. Forma parte de la tercera ola de democratización expuesta teóricamente por Samuel P. Huntington241. «Durante los últimos veinte años, los españoles han hecho frente a una amplia gama de situaciones políticas diferentes. Entre ellas se encuentran los episodios finales de uno de los más duraderos regímenes autoritarios europeos, los riesgos de la transición política, los problemas de consolidación de una democracia joven, las dificultades de reconstrucción de un Estado sobre la base de una estructura territorial completamente nueva, un sistema de partidos con fases agudas de inestabilidad, la incertidumbre tras la alternancia en el poder (que, inmediatamente después de un intento de golpe de Estado, llevó al poder a un partido socialdemócrata por primera vez en la historia de España), crisis económicas recurrentes en el marco de las cifras de desempleo más altas de Europa, y una sucesión de crisis políticas provocadas por escándalos en la financiación de los partidos, por casos de corrupción de cargos públicos y por revelaciones sobre comportamientos ilegales en la lucha contra el terrorismo.»242
241 242

HUNTINGTON, S. Tercera ola: la democratización a finales del siglo XX. Barcelona: Paidós, 1994. MONTERO, J. R., et al. «Actitudes hacia la democracia en España: legitimidad, descontento y desafección». Reis, 1998, p. 9-49.

-64-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Desde la Transición en España, los partidos antisistema han gozado de escara presencia en las instituciones. Esto no ha evitado un progresivo deterioro en la valoración de los líderes políticos y los partidos a los que representan abriendo la puerta a la «insatisfacción política», un concepto que «expresa el desagrado que produce un objeto social o político significativo, y puede estimarse, en consecuencia, como un rechazo general de algo que no responde suficientemente a los deseos de los ciudadanos»243. La insatisfacción política es, pues, patente en España y también en Cataluña, donde desde enero de 2011 no deja e bajar el índice de confianza en la democracia que monitoriza el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO). Coincide este período de desafección con el funcionamiento de la Democracia con la crisis económica que acecha a Cataluña, España y Europa. Pero es interesante observar como la tendencia a desafección hacia la democracia actual y su funcionamiento en Cataluña coincide con el deseo de independencia de sus ciudadanos. Como puede observarse en el gráfico número 3, diciembre de 2010 es un punto de inflexión donde la insatisfacción con la democracia empieza a subir sin descanso al tiempo que se incrementa –con un comportamiento similar– el deseo de que Cataluña sea un estado independiente; si bien esta tendencia es más evidente a partir de octubre de 2011. Desde enero de 2011 la confianza en el funcionamiento democrático cae en Cataluña de forma aguda al tiempo que se incrementa la desafección, lógicamente, pero también el deseo de independencia.
GRÁFICO Nº 3 :: SATISFACCIÓN CON LA DEMOCRACIA E INDEPENDENCIA

90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 jul.-06 jul.-07 jul.-08 jul.-09 jul.-10 jul.-11 març-06 nov.-06 març-07 nov.-07 març-08 nov.-08 març-09 nov.-09 març-10 nov.-10 març-11 nov.-11 març-12 jul.-12

SATISFACCIÓN DEMO.
FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ (CEO) ELABORACIÓN PROPIA

INSATISFACCIÓN DEMO.

CATALUÑA INDEPENDIENTE

243

DI PALMA, G. Apathy and Participation. Mass Politics in Western Societies, Nueva York: The Free Press, 1970 citado en MONTERO, J. R., et al, (1998).

-65-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

La observación de este fenómeno no permite precisar las causas de esta dependencia, pero sí que nos alerta de una posible relación entre ambos comportamientos si los vinculamos con la «legitimidad». La legitimidad del sistema político está en duda por parte de los ciudadanos catalanes, especialmente su relación con España. Linz nos alerta de la importancia de la legitimidad; cuando esta existe, los ciudadanos tienen «la creencia de que las instituciones políticas existentes, a pesar de sus defectos y fallos, son mejores que otras que pudieran haber sido establecidas»244. Parece que en Cataluña el sistema político [autonómico] existente ya no cumple esas expectativas y ha quedado superado por opciones rupturistas. La independencia se presenta, en este caso, como un revulsivo, un cambio, un punto de partida para un proyecto ilusionante que rompe con el statu quo; fenómeno que ya hemos visto que está adquiriendo fuerza en las democracias maduras, aunque con tintes locales en cada caso. La desafección existente entre Cataluña y el conjunto del Estado puede ser la consecuencia de una pérdida de legitimidad del gobierno central para una parte importante de los ciudadanos catalanes. Las causas de esta deslegitimación son, probablemente, una suma de circunstancias de carácter político, económico y propagandístico. No corresponde a este estudio determinarlas, pero parece evidente que han causado un seísmo político a tenor de la afluencia de manifestantes a la marcha independentista del 11 de septiembre de 2011. Pese a todo, el escenario tras las elecciones no ha variado tanto si tenemos en cuenta que el número de escaños ocupados por partidarios claros de la secesión apenas ha aumentado. Parece claro que la independencia como solución política es para muchos ciudadanos un retorno a la legitimidad porque «en última instancia, la legitimidad democrática se basa en la creencia de que para un determinado país y en un momento dado, ningún otro tipo de régimen podría asegurar un mayor éxito de los objetivos colectivos»245. Otra posible explicación política pasa por el concepto de «alienación» que también responde políticamente a lo que está sucediendo en Cataluña como un «sentimiento persistente de extrañamiento respecto a las instituciones, valores y líderes políticos existentes, y que tiene como consecuencia que los ciudadanos se consideren a sí mismos forasteros o intrusos, el primero alude a un conjunto de sentimientos mucho más difuso, y por el que los asuntos políticos son vistos como algo lejano, faltos de
244

LINZ, J.J.«Legitimacy of Democracy and the Socioeconomic System», en Comparing Pluralist Democracies, ed. Mattei Dogan, Boulder: Westview Press, 1978. Citado en MONTERO, J. R., et al, (1998), p. 12. 245 LINZ, J.J. (1998), p. 12.

-66-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

importancia o carentes de sentido»246. Esta descripción fenomenológica que se utiliza para explicar la falta de conexión entre los ciudadanos y sus dirigentes podría servir también como análisis sobre lo que siente una parte de la ciudadanía de Cataluña respecto del conjunto del estado.

3.3. La desafección política y el liderazgo.

Uno de los elementos que configuran la disputa política en las democracias modernas es la disputa. Ya hemos visto como el periodismo político se fundamenta a menudo en las contradeclaraciones y en la «dinámica de partidos», tan habitual en las instituciones españolas y también en Cataluña. Los políticos son conscientes de la importancia de transmitir una buena imagen de manera constante sobre su proyecto político y sus propuestas; aunque a menudo centran sus mensajes en el ataque al contrario en lugar de proponer soluciones a los problemas ciudadanos, aquellos que después causan la desafección hacia la democracia actual y su funcionamiento. Para poder mantener la tensión informativa, los partidos políticos se concentran en avivar el debate –a menudo con temas espurios– en lo que se conocer como campaña permanente247. Las opciones de gobierno con mayores posibilidades de ocupar el poder son aquellas que perseveran en esta campaña permanente y aquellas que centran sus mensajes en lo que preocupa a la mayor parte de la ciudadanía. Son los partidos mayoritarios aquellos que comparten más similitudes en materia programática pero que, sin embargo, son vistos por los ciudadanos como opciones antagónicas. La necesidad de maximizar su utilidad política, es decir, de ganar elecciones, los convierte en opciones políticas catch-all. «Los partidos de masas y los partidos catch-all fueron por primera vez conceptualizados por Duverger248y Kirchheimer249. Sin embargo, para clasificar estos partidos en única dimensión definida en sus extremos por los partidos de masas y los partidos catch-all, este trabajo se basa en Botella250. Este define un partido de masas como el partido en el cual “el único vínculo entre el partido y sus seguidores (es decir, los votantes) se organiza a través de la acción de sus miembros”. Para los partidos de masas “los resultados electorales dependen de (y solo de) la organización y actividad de
CITRIN, J.; ELTERS, D.J. Political Disaffection Among British University Students. Concepts, Measurements, and Causes, Berkeley: Institute of International Studies, Universidad de California, 1975. Citado en MONTERO, J. R., et al, (1998), p. 25 247 Adaptación del término anglosajón «permanent campaign». 248 DUVERGER, M. Les partis politiques. París: Librairie Armand Colin, 1951 249 KIRCHHEIMER, O. (1966). 250 BOTELLA, J. «Does party membership really not matter? In search of an electoral model for mass parties». ICPS Working Paper. Núm. 3, 1989
246

-67-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

sus miembros”. Por el contrario, define el partido catch-all como el partido para el cual “los miembros no son relevantes [...], el único vínculo con los votantes es la presencia de líderes de los partidos en los medios de comunicación y el tema clave es la capacidad del liderazgo de reconocerlas preferencias de los votantes”. A pesar de que para los partidos catch-all la organización puede continuar teniendo un papel, ésta no realiza la función de vínculo.»251 Parece demostrado, pues, que el liderazgo político es esencial para evitar la desafección y para movilizar al electorado. Los liderazgos, como hemos visto, se construyen a menudo a través de la propaganda política252 y gracias a los medios de comunicación253 que les dan visibilidad utilizando a menudo los sondeos254 para marcar la agenda mediática. Líderes, propaganda, medios, sondeos y agenda constituyen una amalgama de intereses con gran poder sobre el futuro político de un territorio. De ahí que los políticos y sus partidos traten de controlar o modular cada uno de estos elementos en una lucha fratricida por el liderazgo. «Hay distintas tipologías de liderazgo en política: el líder ideológico que define objetivos y busca reformas, el líder transaccional que gestiona y que es especialmente eficaz en momentos de estabilidad, o el líder carismático que suele surgir en tiempos de crisis y se fundamenta en lo emocional.»255 Parece claro que en estos momentos en Cataluña debería ganar las elecciones un líder carismático que ilusione a los ciudadanos con un proyecto nuevo, de carácter emocional: la independencia como solución política. «Gobierno y partidos intentan convencernos de que lo que ofrecen es lo que verdaderamente queremos. Su tarea no es simplemente responder a una opinión pública espontánea sino formar una opinión a la que puedan satisfactoriamente responder. La trapacería a través de la cual el poder de la élite en la sociedad de masas moderna recibe la apariencia de democracia popular es, en consecuencia, reforzada por los precedentes de la publicidad comercial. El peligro no proviene de ningún anuncio propagandístico concreto, sino de todo el entorno publicitario, con su multiplicación de imágenes y una abierta y desvergonzada aplicación de trucos y engaños que no pretende ser ninguna otra cosa. El efecto es establecer una aceptación de la comunicación persuasiva como algo normal»256.

251

PADRÓ-SOLANET, A.; CARDENAL, A.S. «Partidos y política en Internet: Un análisis de los websites de los partidos políticos catalanes». IDP: revista de Internet, derecho y política= revista d'Internet, dret i política, 2008, no 6, p. 13. 252 DOMENACH, J-M. La propaganda política. Buenos Aires: EUDEBA, 1993 253 GUREVITCH, M.; BLUMLER, J. El poder de los medios en política. Buenos Aires: Grupo Editor latinoamericano, 1987 254 CHAMPAGNE, P. (1996), p. 115. 255 BERROCAL, S.(2004) 256 LÓPEZ GARCÍA, G (2004), p. 134

-68-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

CUARTA PARTE
TRABAJO DE CAMPO

«La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sus pasos contados.» George Orwell, 1984

-69-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

4.1. Elementos cuantitativos. El método cuantitativo es muy útil en las ciencias sociales porque permite afinar con criterios científicos el resultado de investigaciones basadas en el trabajo de campo. En este estudio utilizamos los datos que nos proporciona el Regional Manifestos Project (RMP), un proyecto cuantitativo de investigación que mide las preferencias programáticas de las candidaturas que compiten en elecciones regionales. En los comicios del pasado 25 de noviembre de 2012, el RMP analizó los programas257 electorales de los partidos258 que concurrían a esta cita electoral. Estos datos son accesibles para los investigadores y permiten ser contrastados en otras vías de investigación como la que estamos realizando contraponiendo lo que dicen los programas, sus líderes políticos y los medios de comunicación. El Regional Manifestos Project basa su estrategia de investigación en el análisis de contenidos259 a través de una metodología definida en un código que permite catalogar cada propuesta electoral en diferentes aspectos programáticos que puedan ser cuantificados260 y comparados en otros comicios, de varias regiones y a lo largo del tiempo. Para completar y comparar los datos del RMP con los informes de nuestro trabajo de campo se han asimilado los códigos con mayor protagonismo en cada una de las tres candidaturas analizadas –CiU, PSC y PPC– para contabilizar sus apariciones en los informativos televisivos de TV3 y TVE-1. Se analiza de manera agregada la cuestión identitaria y sus múltiples referencias para evaluar el impacto de este asunto en la agenda política, así como la corrupción; que se convirtió en protagonista en la segunda parte de la campaña electoral tras la publicación por parte del diario El Mundo de un borrador de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sin firmar que vinculaba supuestas cuentas en suiza de Artur Mas y Jordi Pujol con la también supuesta, financiación irregular de CiU261. Este controvertido asunto se convirtió en eje de los discursos de la mayoría de candidatos y, por ende, de los medios de comunicación. Tras las elecciones se supo que este informe no estaba avalado por los mandos policiales ni tenía autor conocido y que, además, fue desmentido por el banco
257

«El programa electoral de un partido político es la oferta de soluciones que ofrece a unos problemas específicos: paro, inseguridad ciudadana, etc. Este documento suele impregnar a la campaña un tono de futuro y de promesa, utilizando con frecuencia palabras como: "haremos, construiremos, sanearemos, incrementaremos, prometeremos, etc.".» en CANEL, M.J.: 1999, citado en PANIAGUA ROJANO, F.J. (2004), p. 234 258 En esta ocasión analizaron a CiU, PSC, PPC, ERC, CUP, ICV y C’s. 259 Para profundizar en esta técnica, se recomienda consultar ALONSO, S.; VOLKENS, A.; GÓMEZ, B. (2012). 260 GEMENIS, K. «What to Do (and Not to Do) with the Comparative Manifestos Project Data». Political Studies, 61: 3–23, 2013 261 Portada del diario El Mundo del 16/11/2013 que recogía esta noticia bajo el titular «La Policía vincula cuentas en Suiza de Pujol y Mas con la corrupción de CiU». Puede consultarte en presunto borrador de la UDEF en línea http://www.dialogolibre.com/assets/arxius/0bb6a976c10e3210324738c39095c341.pdf (Consulta: abril, 2013)

-70-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

suizo Lombard Odier262. Esta investigación no trata de cuantificar la importancia que tuvo este informe en la configuración final del Parlament tras las elecciones, pero sí su impacto mediático en el establecimiento de la agenda y cómo los teleinformativos vespertinos trataron esta noticia. Otro de los elementos esenciales en la campaña electoral –y también en la actualidad política fuera de este período– es la llamada «dinámica de partidos»263. Este elemento que apela a la confrontación264 de las candidaturas y de las referencias cruzadas entre diversos líderes y candidatos merece una atención especial por considerarlo un elemento que favorece la desafección política de los ciudadanos. Para evaluar este concepto y su presencia, nos reviremos también de las conclusiones del informe sobre pluralidad informativa que realiza en Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) con motivo de las elecciones265. Para estimar la correspondencia entre todos estos elementos y las preocupaciones de los ciudadanos se recurre a los datos que proporciona el Baròmetre del Centre d’Estudis d’Opinió como termómetro de la opinión pública y de las inquietudes de los ciudadanos-electores.

4.2 Trabajo de campo.

Este análisis se fundamenta en un trabajo de campo exhaustivo basado en el visionado y monitorización de los teleinformativos vespertinos de lunes a viernes emitidos por las cadenas públicas TV3 y TVE-1 en el período electoral del 9 al 23 de noviembre de 2012. A través de una ficha de seguimiento266 se cuantifican las referencias de los

ALBALAT, J.G. «Suiza desmiente a la UDEF». El periódico. [en línea] http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/suizadesmiente-udef-2338008 (Consulta: abril, 2013) 263 El Consell del Audiovisual de Catalunya (CAC) define la dinámica política como «Alusiones genéricas a las características o las actitudes de otros candidatos, formaciones políticas o de sus programas.» Traducción propia del original: «Al·lusions genèriques a les característiques o les actituds d’altres candidats, formacions polítiques o dels seus programes». VV.AA. «Informe específic del pluralisme a la televisió i la ràdio durant la campanya electoral de les eleccions al Parlament de Catalunya». Consell de l’Audiovisual de Catalunya, Informe 136/2012, 30 de noviembre de 2012, p. 165. 264 «La visión cínica enfatiza el conflicto y da por supuesto que los políticos solo persiguen el poder, que les importa ganar al precio que sea. Aunque un político parezca sincero y honesto, el ciudadano no se debe dejar engañar: no solamente no lo es (ninguno lo es) si no que, encima, pretende tomarle el pelo» en SINTES, M. Periodistes contra polítics. Barcelona: Columna, 2011, p. 203. Cita original: «La visió cínica emfasitza el conflicte i dóna per descomptat que els polítics només persegueixen el poder, que els importa guanyar al preu que sigui. Encara que un polític sembli sincer i honest, el ciutadà no s'ha de deixar enganyar: no sols no ho és (ca no ho és) sinó que, a sobre, pretén prendre-li el pèl». 265 Disponible en línea: http://www.cac.cat/pfw_files/cma/actuacions/Continguts/I_136_TOTAL_ELECCIONS_AUTON_MIQUES_2012.pdf (Consulta: abril, 2013) 266 Informe 136/2012 del Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) disponible en la web del CAC [en línea]: http://www.cac.cat/pfw_files/cma/actuacions/Continguts/I_136_TOTAL_ELECCIONS_AUTON_MIQUES_2012.pdf (Consulta: Junio, 2013).

262

-71-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

informadores y los actores políticos267a cada uno de los temas destacados por la metodología del RMP más las referencias a otras candidaturas o instituciones en la dinámica de partidos ya expuesta. A continuación, se rellena una segunda ficha268 con las referencias cruzadas vinculadas a las cuestiones identitarias y a las relaciones entre Cataluña y España. El objetivo es evaluar cuáles son los temas que capitalizan los discursos mediatizados de los políticos y en qué grado se preocupan las televisiones de cada ítem. Veremos también qué partidos entran más en la disputa contra los contrincantes y contra qué partidos existe mayor confrontación. De manera objetiva, se contabilizarán las alusiones a los aspectos identitarios y veremos qué canal y qué candidatura da más importancia a este asunto, por encima de otros. Para realizar este trabajo de campo se han realizado cinco visionados de los bloques electorales del Telenotícies vespre de los días seleccionados269 monitorizando cada uno de estos aspectos y contrastando los datos obtenidos. La misma mecánica ha sido aplicada en los informativos de TVE-1270. En ambos casos se han descartado los pasos que hacen los presentadores de los teleinformativos para conectar con los informadores que siguen la campaña electoral y se ha obviado también la aparición en titulares de las informaciones de campaña, para centrar el análisis en el módulo informativo referido a la información electoral. En el caso de Televisió de Catalunya, la información electoral se muestra encuadrada en un espacio llamado «bloque electoral» donde cada pieza informativa se sucede en el orden y duración establecidos por la Junta electoral. TVE emite sus informaciones de acuerdo a la duración legal pero sin encuadrarla en un bloque segregado. Por último, se han analizado también las audiencias271 de los informativos durante el bloque de la campaña electoral como herramienta que ayuda a medir el agrado que despierta en la audiencia este tramo del informativo, sinónimo de la desafección o el interés por la política.

«Personaje que aparece en el medio audiovisual como representante de una formación política o de una institución». Traducción propia del original: «Personatge que apareix en el mitjà audiovisual com a representant d’una formació política o d’una institució». VV.AA. «Informe específic del pluralisme a la televisió i la ràdio durant la campanya electoral de les eleccions al Parlament de Catalunya». Consell de l’Audiovisual de Catalunya, Informe 136/2012, 30 de noviembre de 2012, p. 17.
269 270

267

Disponibles en el servicio a la carta de www.tv3.cat. Disponibles en www.rtve.es. 271 Según datos facilitados por Kantar Media, propietarios y administradores de los audímetros en España.

-72-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

4.3. Análisis de programas electorales272.

Los partidos políticos utilizan las campañas electorales para hacer llegar sus propuestas a la ciudadanía. Las promesas electorales deberían recoger las principales preocupaciones de los ciudadanos y, por tanto, los programas electorales se habrían de corresponder con los estudios de opinión sobre problemas políticos en el territorio que aspiran a gobernar. A continuación contemplamos las principales inquietudes de los ciudadanos de Cataluña según el Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat.
GRÁFICO Nº 4 :: PRINCIPALES PREOCUPACIONES DE LOS CIUDADANOS DE CATALUÑA273

Paro y precariedad laboral Funcionamiento de la economía Insatisfacción con la política

7,60% 41,60%

Sist. Financiación de Cataluña Relaciones Cataluña-España Mejorar políticas sociales Inmigración Sanidad Educación-cultura-inv.

7,70%

9,80%

Excesiva presión fiscal Inseguridad ciudadana Crisis identidad catalana Otros

23%

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ. BARÒMETRE 28, 2013 ELABORACIÓN PROPIA

Se observa claramente que el paro y la precariedad laboral junto con el funcionamiento de la economía son los asuntos que más preocupan a los ciudadanos en Cataluña, por encima de cualquier asunto identitario como el sistema de financiación o las relaciones con España. Resulta destacable manifestar que la insatisfacción con la política es, según este sondeo, el tercer principal problema de esta comunidad autónoma. Para resolver los problemas de la ciudadanía resulta imprescindible que los partidos políticos y sus líderes conozcan, identifiquen y cuantifiquen cuáles son estas
Este análisis se nutre de las aportaciones del Regional Manifestos Project y de sus conclusiones tras el escrutinio de las diferentes candidaturas a las elecciones catalanas de 2012. Puede profundizarse en la metodología y resultados del RMP en línea a través de su página web: www.regionalmanifestosproject.com (Consulta: abril, 2013). 273 Para analizar las preocupaciones de los ciudadanos de Cataluña utilizaremos como baremo el Baròmetre d’opinió pública número 27, 2ª oleada, 27 de junio de 2012. Centre d’Estudis d’Opinió por ser este previo a la manifestación del 11 de Septiembre de 2012 y previo también a la decisión de Artur Mas de convocar nuevas elecciones.
272

-73-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

tribulaciones. Una vez dado este paso, el siguiente punto pasa por hacer propuestas electorales que contribuyan a un debate sereno sobre las posibles soluciones de estas cuestiones. Este es el sentido de los programas electorales. En las autonómicas catalanas de 2012, CiU ha sido el partido que más propuestas políticas lanza en su programa.
GRÁFICO Nº 5 :: NÚMERO DE PROPUESTAS DE LAS DIFERENTES CANDIDATURAS ANALIZADAS
2500

2000

1500

1000

500

0 CIU PSC PP

FUENTE: REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

En Cataluña, la mayor parte de partidos políticos han centrado sus programas electorales para la legislatura 2012-16 en la salida de la crisis, pese a que la mayor parte de sus discursos girarán –como veremos– entorno a las cuestiones secesionistas y a la consulta sobre la independencia de Cataluña respecto de España.
GRÁFICO Nº 6 :: PORCENTAJE TEMÁTICO DE PROPUESTAS DE LAS DIFERENTES CANDIDATURA
40,00% 35,00% 30,00% 25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00%

CIU PSC PP

FUENTE: REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

-74-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Observamos como el Partido Popular es el que dedica un porcentaje porcentaje superior de propuestas a la situación económica, seguido de CiU. Se establecen curiosas coincidencias como el hecho que CiU y PSC coincidan prácticamente en la proporción de promesas electorales relacionadas con el empleo o que sean los socialistas y los populares quienes destinen una parte mayor del programa a las políticas sociales. Algo más razonable parece que CiU sea el partido más nacionalista catalán de entre los analizados y que el PP sea el que más veces hace referencia a la centralización de d competencias.
4.3.a. El programa de CiU. El programa de Convergència i Unió274 (CiU) para las elecciones de 2012 está marcado

fundamentalmente por la economía, que es también la principal preocupación de los ciudadanos catalanes según en CEO. A este asunto asunto dedica un tercio de las frases que contiene el documento programático titulado Catalunya 2020; en el ámbito económico destaca la apuesta decidida de CiU por la Investigación y el Desarrollo (I+D), la regulación del mercado y la creación de empresas. Pero ero si comparamos sus propuestas para la X legislatura, con la IX vemos como en solamente dos años, el autogobierno y la construcción nacional han alcanzado unas cotas de protagonismo relevantes. Esta es la radiografía del cambio de rumbo de Convergència i Unió hacia el «estado propio».

GRÁFICO Nº 7 :: COMPARATIVA PROGRAMAS CiU 2010-2012 2010 (% DE FRASES)
40,00% 35,00% 30,00%
25,10% 33,60%

2010 2012

25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00%
ECONOMÍA/EMPLEO AUTOGOBIERNO / CONT. NACIONAL ESTADO BIENESTAR IGUALDAD MEDIO AMBIENTE MEJORAR CALIDAD DEMOCR. COMBATIR CORRUPCIÓN 3,40% 1,20% 0,05% 11,90% 9,00%

0,10%

RECORTES ESTADO BIENESTAR

FUENTE: REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

Pese a este cambio de rumbo y sus mensajes claramente reorientados hacia la secesión, la palabra «independencia» no aparece en ninguna de las casi 150 páginas del
274

Disponible en línea: http://blogs.deusto.es/programasaldesnudo/wp ogs.deusto.es/programasaldesnudo/wp-content/uploads/2012/10/CAT_2012_CiU.pdf content/uploads/2012/10/CAT_2012_CiU.pdf (Consulta: abril, 2013)

-75-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

programa de gobierno de Artur Mas para los próximos cuatro años. Este protagonismo de la cuestión territorial se ha cobrado una víctima destacada en el eje programático: el desarrollo del Estado tado del bienestar275 que ha visto notablemente reducida su presencia en el programa electoral276 de 2012 si lo comparamos con el 2010.
4.3.b. .b. El programa del PSC. El programa del Partit dels Socialistes de Catalunya277 (PSC) se centra fundamentalmente en la economía, conomía, a la que dedica el 30% de las frases destinadas a promesas programáticas. Pese a todo, la mayor parte de propuestas son expresiones que concretan poco el modelo económico que defiende el PSC para Cataluña.
GRÁFICO Nº 8 :: PROGRAMA ELECTORAL PSC (% DE FRASES)
35% 30% 30% 25% 20% 15% 10% 5,40% 5% 0% 0% ECONOMÍA/EMPLEO AUTOGOBIERNO / CONT. NACIONAL ESTADO BIENESTAR IGUALDAD MEDIO AMBIENTE MEJORAR CALIDAD DEMOCR. RECORTES ESTADO BIENESTAR

17,20%

7,40% 4,60% 5,00%

FUENTE: REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

La novedad respecto a programas anteriores radica en la defensa del federalismo como solución política al encaje de Cataluña dentro de España. El PSC defiende una consulta a la ciudadanía nía que se haga de manera dialogada con las instituciones del Estado y con una pregunta clara. Este es un cambio sustancial respecto a la tradición ideológica del socialismo catalán que pese a marcar un perfil propio se ha mostrado desde la Transición partidario partidario del fortalecimiento del estado autonómico pero sin modificar la estructura política de España. El PSC ha incrementado sensiblemente su preocupación por la desafección política y apuesta por mejorar la calidad democrática, a la que dedica mayor relevancia relevancia que al mantenimiento del medio

275

Para profundizar en este concepto y en sus implicaciones políticas, consúltese LUHMANN, N. Teoría política en el Estado de Bienestar. Madrid: Alianza, 1993. 276 Aunque unque se trata de una simple cuantificación que no comporta necesariamente menor preocupación por el asunto; simplemente un porcentaje menor de frases dedicadas a este asunto. Hay que tener en cuenta que el porcentaje de frases dedicadas a un tema varía va si se introducen nuevas variables o si una crece de manera significativa. Pese a todo, es una metodología reveladora de las intenciones políticas y las preferencias de cada una de las candidaturas. 277 Disponible en línea: http://blogs.deusto.es/programasaldesnudo/wp-content/uploads/2012/10/CAT_2012_PSC.pdf http://blogs.deusto.es/programa content/uploads/2012/10/CAT_2012_PSC.pdf (Consulta: abril, 2013)

-76-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

ambiente. El PSC parece tener menor sensibilidad por esta cuestión que Convergència i Unió que le reserva prácticamente el doble de frases a la cuestión. 4.3.c. .c. El programa del PPC. El Partido Popular de Cataluña (PPC) (PPC) es la candidatura que más espacio dedica a la economía. Pese a tener un programa electoral278 escueto de apenas penas veinte páginas, mantiene una clara voluntad de defender el liberalismo económico, la apuesta por las infraestructuras y la Investigación y el Desarrollo sarrollo (I+D) como solución a la crisis. Este programa se completa con una salvaguarda del Estado del Bienestar con la misma intensidad que el PSC, pese a defender políticas de gasto y gestión de los servicios públicos radicalmente opuestas.
GRÁFICO Nº 9 :: PROGRAMA ELECTORAL PPC (% DE FRASES)
40% 36% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5,80% 5% 0%
ECONOMÍA/EMPLEO AUTOGOBIERNO / CONT. NACIONAL CENTRALIZACIÓN / NACIÓN ESPAÑOLA ESTADO BIENESTAR IGUALDAD MEDIO AMBIENTE MEJORAR CALIDAD DEMOCR. RECORTES ESTADO BIENESTAR SEGURIDAD MEJORA EFICIENCIA ADMIN.

16,70% 12,90%

4,50% 1,20% 2,50% 0,60% 0%

1,90%

FUENTE: REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

El PP es también un partido claramente preocupado por la centralización de competencias y el debate territorial y defiende de manera clara la identidad de la l nación española frente a otras opciones más tenues o directamente independentistas. Junto con CiU parece que es la candidatura más nacionalista, aunque defiendan nacionalismos diferentes. El programa que marca las prioridades de Alicia Sánchez-Camacho Sánchez tiene ene también una clara inquietud por la seguridad, uno de d los problemas que se ubican en la parte baja de la tabla de las preocupaciones de los ciudadanos pero que para los populares es muy significativa.

4.3.d. .d. Comparativa de programas electorales 25-N. 25

La batalla electoral se entiende como una contienda donde cada candidatura expone sus ideas y propuestas para la próxima legislatura. En esta investigación analizamos
278

Disponible en línea: http://blogs.deusto.es/programasaldesnudo/wp-content/uploads/2012/10/CAT_2012_PP.pdf http://blogs.deusto.es/programasaldesnudo/wp content/uploads/2012/10/CAT_2012_PP.pdf (Consulta: abril, 2013).

-77-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

comparativamente las propuestas de CiU, PSC y CiU porque representan tres formas diferentes tes de administrar la relación política con España ya que entendemos que este es el asunto que capitaliza esta campaña electoral, al menos su proyección mediática en los informativos televisivos de las cadenas públicas.
GRÁFICO Nº 10 :: COMPARATIVA DE PARTIDOS PAR 2012 (% DE FRASES)
40,00% 35,00% 30,00% 25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00%
ECONOMÍA/EMPLEO AUTOGOBIERNO / CONT. NACIONAL AUTOGOBIERNO ESTADO BIENESTAR IGUALDAD MEDIO AMBIENTE MEJORAR CALIDAD DEMOCR. RECORTES ESTADO BIENESTAR

CiU PSC PPC

FUENTE: REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

Resulta ulta evidente que cada partido tiene también diversas sensibilidades y prioridades a la hora de ejecutar la acción de gobierno, caso que gane las elecciones. Vemos como la l economía y el empleo son la prioridad de las tres formaciones en el plano programático, aunque son los partidos de derechas (PP y CiU) los que priorizan estas propuestas por delante de otras relacionadas con el Estado del Bienestar y los recortes, aspecto aspect este que no aparece en los programas electorales de estas candidaturas. La cuestión secesionista preocupa especialmente a Convergència i Unió quien dedica una parte muy importante de su programa a articular las estructuras del futuro estado catalán que pretende construir tras la celebración de una consulta sobre la independencia. En este punto conviene aclarar que el PP también tiene esta preocupación; aunque padece por la identidad española y la unidad de España, a la que dedica el 5,80% de sus frases del d programa electoral. Pese a que los recortes son los grandes ausentes en una legislatura que comportará más ajustes, los partidos políticos sí que llenan páginas de sus programas hablando del desarrollo del Estado del Bienestar siendo el PSC y el PP quienes qu mayor énfasis reservan a este punto. La igualdad representa un reto para el PSC que cede así posiciones en su defensa por el medio ambiente, que capitaliza CiU quién a penas
-78-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

dedica frases en su programa a la mejora de la calidad de la democracia, tercera preocupación de los catalanes, muy por encima de las relaciones con España.

4.4. La presencia de los líderes en el informativo de TV

Para un líder político que aspira a ser elegido democráticamente es esencial su presencia en televisión. Los partidos son conscientes del papel angular que realiza la TV en la creación de la agenda mediática y en la formación de la opinión pública279 y por eso son especialmente celosos con la distribución y la duración de las informaciones que sobre ellos emiten las cadenas televisivas. De ahí la idea de trasladar la representación obtenida en unas elecciones al reparto de tiempos como imperativo legal durante el período de campaña electoral. Como hemos visto, las cadenas deben obedecer al mandato de la Junta electoral que interpreta la norma imponiendo el número me minutos que corresponden a cada candidatura y la disposición de las informaciones electorales, independientemente del criterio profesional de los informadores. «En Cataluña, desde 2003, el uso de bloques electorales cuenta con una enconada oposición por parte de la profesión periodística, liderada por el Colegio de Periodistas. Esta situación de tensión, que continua vigente en la actualidad, ha provocado que los periodistas de la televisión pública autonómica, TV3, opten por negarse a firmar sus informaciones incluidas en el bloque electoral y por advertir a los espectadores de su divergencia respecto a esta fórmula antes de su emisión, a modo de protesta.»280 Para garantizar el cumplimiento de estos tiempos, todos los partidos realizan un seguimiento de los programas informativos, de entrevistas, de debate y de entretenimiento. En paralelo, cada cadena de televisión contabiliza la administración de su parrilla y el Consell de l’Audiovisual hace lo propio con carácter oficial. Fruto de este trabajo de monitorización, se elabora un informe281 sobre la pluralidad de los operadores públicos y, desde este año, también de la cadena privada 8TV. Televisió de Catalunya emite al final de la campaña electoral el reparto de tiempos entre las diferentes candidaturas. Casi la mitad de las informaciones ofrecidas en sus teleinformativos corresponden a Convergència i Unió, lo que se traduce en un

Aunque resulta difícil de cuantificar empíricamente como reconoce NOELLE-NEUMANN, E. «El doble clima de opinión la influencia de la televisión en una campaña electoral». Reis, 1978, no 4, p. 67-101. 280 CASERO RIPOLLÉS, A.«El control político de la información periodística». Revista Latina de comunicación social, 2009, núm. 64, p. 29. 281 VV.AA. «Informe específic del pluralisme a la televisió i la ràdio durant la campanya electoral de les eleccions al Parlament de Catalunya». Consell de l’Audiovisual de Catalunya, Informe 136/2012, 30 de noviembre de 2012, p. 165.

279

-79-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

monopolio informativo que incluso pone a prueba la imaginación de los informadores que deben alargar las intervenciones cuando incluso no existe material informativo a explicar.
GRÁFICO Nº 11 :: DISTRIBUCIÓN DE TIEMPOS EN TELEVISIÓ DE CATALUNYA282
50,00% 45,00% 40,00% 35,00% 30,00% 25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00% CIU PSC PPC ICV ERC C'S SOLIDARITAT 13,72% 7,22% 6,69% 2,11% 1,88% 21,23% 47,14%

FUENTE: TELEVISIÓ DE CATALUNYA ELABORACIÓN PROPIA

Esta ventaja de los partidos mayoritarios –caso de Convergència i Unió– tiene otra consecuencia directa en la plasmación televisiva. El hecho de disponer de tantos minutos para una sola candidatura permite al canal realizar conexiones en directo con el mitin haciendo uso de la señal televisiva realizada por el propio partido. Como los organizadores del encuentro político saben en qué momento se establece la conexión en directo, avisan mediante señales lumínicas al candidato para que lance en ese momento el «mensaje del día». De esta forma, el teleinformativo se convierte en una suerte de tele-tienda donde cada candidato dispone de unos minutos asignados para «vender» su producto, en este caso su mensaje. Como vemos en el gráfico número 12, en estas elecciones la candidatura de Convergència i Unió ha gozado de la inmensa mayoría de conexiones en directo de los informativos vespertinos.

282

Referencias de toda la campaña electoral en todos los programas informativos. Estos datos fueron publicados por Televisió de Catalunya en una pieza informativa emitida el 23/11/2012.

-80-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 12 :: NÚMERO DE CONEXIONES EN DIRECTO EN TELEVISIÓ DE CATALUNYA283
10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 0 CIU PSC PPC ICV ERC C'S SOLIDARITAT

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

Los partidos políticos, conocedores de estos mecanismos, programan las actividades de campaña, los mítines y las comparecencias de acuerdo con los horarios de las televisiones de más audiencia. En el caso de estas conexiones en directo pinchando la señal realizada por el partido político, el filtro del periodista desaparece y los candidatos tienen libertad para alterar el discurso que estaban pronunciando y aprovechar esos minutos de televisión para hacer la promesa estrella de la campaña, arremeter contra los contrincantes o defenderse sin derecho a ser preguntado y sin que ningún criterio informativo medie entre lo que dicen los líderes y lo que reciben los ciudadanos. Se trata de pseudoacontecimientos creados ex profeso para que las candidaturas hagan más publicidad que política. En estos comicios, los informativos de Televisión Española realizan conexiones en directo con los mítines pero no conectan con la señal realizada en directo por un asunto idiomático. Como los mítines son en catalán y los informativos de TVE-1 de las 21:00h se emiten en español, los informadores conectan en directo para hacer su entradilla y dan paso a una pieza informativa pregrabada que incluye soundbites de los candidatos ya escogidos y subtitulados para que el conjunto de la audiencia pueda seguirlos. Por este motivo, los teleinformativos de TVE284 no aparecen en esta parte del trabajo de campo.

Conexiones en directo con los mítines en las que se emite en directo la señal realizada del candidato dirigiéndose a los asistentes y por ende a los televidentes. Se han contabilizado únicamente los Telenotícies emitidos en período de campaña electoral de lunes a viernes. 284 El Consell del Audiovisual de Catalunya no monitoriza los teleinformativos de las 21:00h que son los de máxima audiencia y los que utilizamos como referencia en este estudio. Su análisis se circunscribe a los informativos en catalán emitidos por los canales de RTVE en el «circuito catalán». Por este motivo no ofrecemos datos de los minutos dedicados a cada candidatura en el cómputo global de informaciones.

283

-81-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

TABLA Nº 1 :: TIEMPO TOTAL ASIGNADO EN CAMPAÑA EN TVC

PARTIDO POLÍTICO CIU PSC ICV ERC C’s SI
FUENTE: TELEVISIÓ DE CATALUNYA ELABORACIÓN PROPIA

TIEMPO ASIGNADO
2h23m04s 1h04m26s 0h21m54s 0h20m19s 0h06m24s 0h05m43s

Otro de los elementos esenciales para el éxito electoral es la construcción de un liderazgo sólido285 que transmita; «el líder político se convierte en un producto a vender y la ciudadanía en un cliente a quien resulta necesario convencer.»286 Por eso resulta imprescindible que los candidatos monopolicen la campaña electoral y sean los auténticos protagonistas de los mensajes, especialmente los positivos. Si cuantificamos la aparición de actores políticos de cada candidatura en los informativos analizados, observamos como Convergència i Unió es la que goza de mayor presencia en los informativos vespertinos tanto en los emitidos en TVC para Cataluña como los de TVE que se pueden ver en el conjunto del Estado.
GRÁFICO Nº 13 :: PRESENCIA DE ACTORES POLÍTICOS EN LOS TELEINFORMATIVOS (%)
45,0 40,0 35,0 30,0 25,0 20,0 15,0 10,0 5,0 0,0 CIU PSC PP 36,2 29,8 28,6 42,9 34,0 28,6

%TVE %TVC

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

En el caso de TV3, el 42,9% de las apariciones de líderes en TV corresponden a la federación de Convergència i Unió y tanto PP como PSC obtienen el mismo porcentaje de soundbites. Analizando los teleinformativos vespertinos de TVE, CiU pierde parte de su representatividad, aunque supera al resto de formaciones. Resulta

285 286

OVARO, M. Representación y liderazgo en las democracias contemporáneas. Rosario: Homo Sapiens, 2000. CASERO RIPOLLÉS, A. (2009)

-82-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

curioso como el PP obtiene mayor representación televisiva que los socialistas en estos informativos. Analicemos ahora cada candidatura. Convergència i Unió consigue reunir en torno a su líder, Artur Mas, la mayor parte de apariciones televisivas en ambas cadenas de televisión lo que consolida su liderazgo y transmite una imagen clara de quién opta a la presidencia de la Generalitat.
GRÁFICO Nº 14 :: PRESENCIA DE ACTORES POLÍTICOS DE CiU (%)

FELIP PUIG

JORDI PUJOL

TVC %
JA DURAN I LLEIDA

TVE %

ARTUR MAS

0,0

5,0

10,0

15,0

20,0

25,0

30,0

35,0

40,0

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

En el caso del PSC, el liderazgo parece bastante claro; especialmente en Televisión Española que centraliza los soundbites en la figura de Pere Navarro, pese a la importancia que podría tener el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.
GRÁFICO Nº 15 :: PRESENCIA DE ACTORES POLÍTICOS DELPSC-PSOE (%)

XIMO PUIG MAURICO LUCENAS ANTONI BALMÓN CARME CHACÓN

TVC % TVE %

ALFREDO P. RUBALCABA PERE NAVARRO 0,0 5,0 10,0 15,0 20,0 25,0 30,0

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

Aunque el Partido Popular ha dividido bastante sus mensajes en actores políticos distintos a la candidata principal, observamos como Televisió de Catalunya da mayor protagonismo a líderes de rango secundario como Mª Dolores de Cospedal o Soraya Sáez de Santamaría mientras Televisión Española centra su atención en Alicia SánchezCamacho y Mariano Rajoy.
-83-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 16 :: PRESENCIA DE ACTORES POLÍTICOS DELPP-PPC (%)

JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ Mª DOLORES DE COSPEDAL SORAYA SÁEZ DE SANTAMARÍA CRISTÓBAL MONTORO JM Gª MARGALLO MARIANO RAJOY ALÍCIA SÁNCHEZ CAMACHO 0,0 5,0 10,0 15,0 20,0 25,0

TVC % TVE %

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

Cuando analizamos el porcentaje global de apariciones televisivas de los diferentes partidos observamos como Convergència i Unió es el partido que ha conseguido mostrar un liderazgo más claro a través de las dos cadenas públicas.
GRÁFICO Nº 17 :: PRESENCIA DE ACTORES POLÍTICOSEN TV (%)

JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ Mª DOLORES DE COSPEDAL SORAYA SÁEZ DE SANTAMARÍA CRISTÓBAL MONTORO JM Gª MARGALLO MARIANO RAJOY ALÍCIA SÁNCHEZ CAMACHO XIMO PUIG MAURICO LUCENAS ANTONI BALMÓN CARME CHACÓN ALFREDO P. RUBALCABA PERE NAVARRO FELIP PUIG JORDI PUJOL JA DURAN I LLEIDA ARTUR MAS 0,0

TVC % TVE %
2,9 6,4 20,0 23,4

1,42,1 20,0 27,7

0,0

4,3 34,0 37,1

5,0

10,0

15,0

20,0

25,0

30,0

35,0

40,0

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

Artur Mas capitaliza el 37,1% de las apariciones televisivas en TVC, seguido de Pere Navarro (20%) y Alicia Sánchez-Camacho (20%). De esta manera, se constata que el candidato de CiU obtiene prácticamente el doble de visibilidad en la televisión pública catalana y que sus inmediatos competidores están empatados pese a las diferencias en número de escaños. En el caso de TVE, Artur Mas también es el
-84-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

candidato o con mayor número de apariciones televisivas (34%), seguido de Pere Navarro (27,7%) que obtiene una representación bastante superior a la que le reserva la cadena autonómica. Por último, Alicia Sánchez-Camacho Sánchez Camacho (23,4%) consigue también mayor protagonismo en n la televisión estatal que en la autonómica, pese a tener que compartir protagonismo con el presidente nacional de su partido, Mariano Rajoy (6,4%) que a su vez es presidente del gobierno de España. Rubalcaba parece haber despertado poco interés en las informaciones formaciones televisivas de ambas cadenas. Antes de las elecciones y su convocatoria, el Centre d’Estudis d’Opinió sometía a evaluación ciudadana a los principales líderes políticos de Cataluña. Pocos candidatos superan el aprobado en esta encuesta, aunque aunque Oriol Junqueras, Artur Mas y Joan Herrera son los que consiguen mejor nota.
GRÁFICO Nº 18 :: VALORACIÓN DE LÍDERES

6 5 4 3 2 1 0
ALÍCIA SÁNCHEZ CAMACHO ARTUR MAS ORIOL JUNQUERAS PERE NAVARRO JOAN HERRERA ALBERT RIVERA ALFONS LÓPEZ TENA

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA

4.5. . La importancia de la retroalimentación.

Las campañas electorales se configuran configuran como escaparates para mostrar liderazgo y convencer a los ciudadanos-electores ciudadanos electores de la necesidad de apoyar al candidato mediante eslóganes que se repiten sin cesar en diferentes formatos: mítines, actos sectoriales, tertulias, foros, conferencias o desayunos desayunos informativos. Pero si hay un altavoz imprescindible para transmitir el mensaje electoral este pasa por los medios de comunicación de masas. Además de la estricta información política, la prensa, internet, la radio y la televisión organizan debates, tertulias tertulias y entrevistas con los principales candidatos. Estas concesiones a la prensa no son gratuitas. Los candidatos obtienen repercusión respondiendo a las preguntas del entrevistador y accediendo a un público heterogéneo que probablemente de más credibilidad credibilidad a una entrevista que a un discurso
-85-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

en un mitin. Pero estas entrevistas concedidas a diferentes soportes aportan valor añadido: la retroalimentación. Las dinámicas actuales de la producción periodística favorecen que si un político da una exclusiva a un periódico, otros medios se hagan eco de esa noticia. Así, aunque es el diario El Mundo quien publica el borrador «huérfano» de la UDEF, el resto de soportes contribuyen a generar un debate en torno a este caso. Por eso los políticos y sus equipos de comunicación conceden más entrevistas en campaña electoral que en cualquier otro período político: por la retroalimentación de mensajes. Además del citado caso del diario El Mundo, los teleinformativos de TVC también se han hecho eco de declaraciones de diferentes actores políticos en varios medios de comunicación. En la siguiente tabla observamos algunos de los soundbites citados por el TN de TV3.
TABLA Nº 2 :: RETROALIMENTACIÓN EN TVC

MEDIO COPE RNE ONDA CERO LA XARXA CATALUNYA RÀDIO SER
FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

PARTIDO
PP CiU CiU PSC PPC PSC

FECHA 12/11 16/11 20/11 21/11 21/11 23/11

ACTOR POLÍTICO M. G. MARGALLO A. MAS A. MAS P. NAVARRO A.S. CAMACHO P. NAVARRO

Ambas cadenas, TVC y TVE han cubierto informativamente entrevistas a líderes políticos en diferentes medios de comunicación, básicamente programas de radio. Ambos soportes están, por tanto, bien comunicados; especialmente si se trata de medios pertenecientes al mismo conglomerado mediático.
TABLA Nº 3 :: RETROALIMENTACIÓN EN TVE

MEDIO COPE ACN LA XARXA CATALUNYA RÀDIO RAC-1
FUENTE: TRABAJO DE CAMPO PROPIO ELABORACIÓN PROPIA

PARTIDO
PP PSC PSC PPC CiU

FECHA 12/11 19/11 21/11 21/11 22/11

ACTOR POLÍTICO M. G. MARGALLO P. NAVARRO P. NAVARRO A. S. CAMACHO A. MAS

-86-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

4.6. Perfil de los ciudadanos-electores en Cataluña287.

El Baròmetre del Centre d’Estudis d’Opinió realiza un interesante retrato de la población catalana, sus preocupaciones y anhelos. Para tomar esta imagen fija del estado de la opinión pública hemos utilizado el estudio de opinión anterior a la convocatoria de elecciones y que es previo también a la manifestación del 11 de septiembre de 2012.
GRÁFICO Nº 19 :: IDENTIFICACIÓN TERRITORIAL (%)
0,4 37,30%

0,35 30,20% 0,3

0,25

22,70%

0,2

0,15

0,1 4,00% 3,50% 0,50% 0 IDENTIFICACIÓN TERRITORIAL SOLO ESPAÑOL MÁS ESPAÑOL QUE CATALÁN TAN ESPAÑOL COMO CATALÁN MÁS CATALÁN QUE ESPAÑOL SOLO CATALÁN NS NC 1,80%

0,05

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA

Según este estudio, más de la mitad de la población (52,9%) se siente más catalán que español o solamente catalán. Parece clara la tendencia hacia un sentimiento nacionalista arraigado en la población pese a que preguntados por esta cuestión, la mayoría de los entrevistados se definen tan españoles como catalanes (37,30%). Esta identificación mantiene una tendencia a la baja en los últimos años mientras se intensifica el sentimiento de desafección hacia España.

287 Para analizar las preocupaciones de los ciudadanos de Cataluña utilizaremos como baremo el Baròmetre d’opinió pública número 27, 2ª oleada, 27 de junio de 2012. Centre d’Estudis d’Opinió por ser este previo a la manifestación del 11 de Septiembre de 2012 y previo también a la decisión de Artur Mas de convocar nuevas elecciones.

-87-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 20 :: NIVEL DE AUTONOMÍA (%)
80,00% 70,00% 60,00% 50,00% 40,00% 30,00% 20,00% 10,00% 0,00% DEMASIADA FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA SUFICIENTE INSUFICIENTE NS NC 3,30% 6,00% 1,00% 21,30% 68,40%

Preguntados los ciudadanos sobre el nivel de autonomía alcanzado por Cataluña, una gran mayoría considera que es insuficiente (68,4%). Este dato, sumado al anterior, evidencia la alienación de una parte importante de los ciudadanos de las instituciones españolas y muchos de ellos (34%) creen que Cataluña debería ser un estado independiente.
GRÁFICO Nº 21 :: RELACIONES CATALUÑA-ESPAÑA (%)
40,00% 35,00% 30,00% 25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00% REGIÓN FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA C. AUTÓNOMA ESTADO FEDERAL ESTADO INDEPENDIENTE NS NC 5,70% 5,00% 1,30% 28,70% 25,40% 34,00%

Preguntados por el sentido de su voto en un eventual referéndum sobre la independencia de Cataluña, un 51,10% de los encuestados votaría a favor de la secesión y tan solo un 21,10% de los electores votaría en contra. Destaca el elevado índice de abstencionistas (21,10%) que no se significarían en caso de someter a referéndum la secesión.

-88-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 22 :: SENTIDO DEL VOTO EN CASO DE REFERÉNDUM DE INDEPENDENCIA (%)
60,00% 51,10% 50,00% 40,00% 30,00% 21,10% 20,00% 10,00% 1,00% 0,00% A FAVOR EN CONTRA ABSTENCIÓN OTRAS NS NC 21,10%

4,70% 1,10%

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA

La independencia se identifica con una mejora de la situación de Cataluña y sus habitantes. Este es un mensaje que se ha escuchado en reiteradas ocasiones durante la campaña electoral de 2012, especialmente por parte de los que son favorables a la secesión, caso de CiU, ERC, SI y CUP.
GRÁFICO Nº 23 :: SITUACIÓN DE CATALUÑA TRAS UNA EVENTUAL INDEPENDENCIA (%)
60,00% 50,00% 40,00% 30,00% 20,00% 10,00% 0,00% MEJOR QUE AHORA IGUAL QUE AHORA PEOR QUE AHORA DEPENDE NS NC 16,70% 12,80% 1,80% 12,50% 0,60% 55,50%

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA

Pero este mensaje ya había calado en la opinión pública catalana antes de la convocatoria electoral. Un 55,5% de los ciudadanos cree que tras la división, Cataluña estará mejor de lo que está ahora; el 16,7% cree que permanecerá igual y un 12,8% pronostica un empeoramiento. Igual que en la respuesta anterior, se observa un elevado índice de ciudadanos que no tienen una opinión formada sobre esta cuestión.

-89-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

4.7. Intención de voto288.

«La intención de voto es un concepto que en realidad incorpora dos medidas. La primera es un indicio sobre el candidato que una persona determinada prefiere, y la segunda es la indicación sobre la probabilidad que tiene esa persona de votar el día de la elección.»289Este elemento de la estadística que se aplica a la ciencia política es esencial para predecir el comportamiento de una población sometida a unas elecciones o referéndum. Ya hemos visto cuál es la intención de voto de los ciudadanos catalanes ante una consulta sobre la independencia de Cataluña. En el mismo barómetro del Centre d’Estudis d’Opinió se realiza una prospección sobre el sentido del voto de los encuestados caso de celebrarse comicios cuando estos aún no estaban previstos. Observemos una comparación entre la intención de voto de cada partido, su resultado en 2012, el resultado de 2010 y el recuerdo del voto de los encuestados en los últimos comicios autonómicos.
GRÁFICO Nº 24 :: INTENCIÓN DE VOTO Y RESULTADOS 2012-2010 (%)
45,00% 40,00% 35,00% 30,00%

INTENCIÓN
25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00% PPC CiU ERC PSC ICV C's SI OTROS NULO EN BLANCO

RES. 2012 RECUERDO RES. 2010

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ ELABORACIÓN PROPIA

Este gráfico nos dice varias cosas sobre el comportamiento electoral en Cataluña. Observamos una clara pérdida de apoyos de Convergència i Unió en la última legislatura, aunque recuperó electores durante la campaña electoral. El Partido Popular experimenta en Cataluña un claro caso de «voto oculto»: sus electores no aparecen

288

Para profundizar en este aspecto, consúltese DEL CASTILLO VERA, P.«Aproximación al estudio de la identificación partidista en España». Revista de Estudios Políticos, 1990, núm. 70, p. 125-142. 289 TRAUGOTT, M.W.; LAVRASKAS, P.J. Encuestas: Guía Para Electores. Madrid: Siglo XXI ediciones, 1997, p. 34

-90-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

reflejados ni cuando se les pregunta a quién votarán en las próximas elecciones ni tampoco cuando se les pide que recuerden a quién votaron en los últimos comicios. Parece claro que quienes apoyan al PP no lo reconocen ante el encuestador, fenómeno similar ocurre con Ciutadans (C’s). Esquerra Republicana es el partido que mejor ha capitalizado la manifestación del 11 de septiembre a tenor de estos resultados; antes del verano su intención de voto era del 7,7%, finalmente obtuvo casi el doble (13,7%). El PSC, sin embargo, perdió una gran cantidad de sufragios en los últimos dos años aunque la campaña electoral sirvió a Pere Navarro para movilizar tímidamente a su electorado, poco dispuesto a confiar de nuevo en el PSC antes de la marcha secesionista. Resulta curioso que existen más encuestados que recuerdan haber votado al PSC en 2010 de los que proporcionalmente lo hicieron. Por último, quien acumula un período de crecimiento lento pero sostenido en Cataluña es Iniciativa per Catalunya (ICV) quien, pese a su indefinición en la cuestión secesionista, consigue congregar el descontento de la izquierda en torno a su opción política que aglutina excomunistas, ecologistas, socialistas y demás electores de izquierda. Las encuestas de intención de voto realizadas durante la campaña electoral no consiguieron acertar el resultado que finalmente se dio en las urnas. Cabe recordar que en España la ley prohíbe difundir sondeos la semana previa a los comicios por lo que la ciudadanía no puede evaluar cómo afectan a los resultados los mensajes y estrategias de la última campaña electoral. En estos comicios, las informaciones que vinculaban a CiU con supuestos casos de financiación irregular se han conocido en el tramo final de la campaña electoral. Las encuestas que a priori deberían ser más fiables son las realizadas por organismos oficiales290 como el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) o el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Ninguno de los dos centros estadísticos descifró correctamente la intención de voto real, aunque hay que tener en cuenta que sus estudios se publicaron el 8 de noviembre, cuando la campaña electoral ni siquiera había empezado. El Centre d’Estudis d’Opinió favorecía enormemente a CiU otorgándole una clara mayoría absoluta, igual que el CIS que también daba como despejada vencedora a la federación nacionalista, aunque con una ventaja menos holgada. En el Partido Popular detectamos de nuevo el fenómeno del «voto oculto» puesto que ambos estudios,
290 Para conseguir los resultados de un sondeo electoral, cada empresa necesita dos semanas de trabajo, un centenar de trabajadores, unas 1.000 encuestas como mínimo, y entre 12.000 y 24.000 euros. […] A nivel del Estado español, son necesarias 52 encuestas, una por provincia, para completar el sondeo electoral. Lo óptimo, según los analistas, sería hacer 30.000 encuestas, 600 por provincia. Pero resulta demasiado caro. Las empresas hacen muestras que oscilan entre los 1.000 y los 2.000 encuestados a nivel global, a excepción de las 24.000 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).» en AIRA, A. (2008), p. 298.

-91-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

especialmente el CIS, otorgaron menor intención de voto a los conservadores del que cosecharon finalmente. El PSC consiguió, como ya hemos visto, movilizar a una parte de su electorado durante la campaña electoral aunque recogió unos resultados pésimos si los comparamos con su tradicional apoyo electoral. A lo largo del período de campaña parece claro que ERC conquistó a los electores independentistas que optaron por un «valor seguro secesionista» y depositaron su confianza en los republicanos, diferencia que hizo perder representación a CiU.
GRÁFICO Nº 25 :: ENCUESTAS DE INTENCIÓN DE VOTO CEO - CIS Y RESULTADOS ELECTORALES (%)

50,00% 45,00% 40,00% 35,00% 30,00% 25,00% 20,00% 15,00% 10,00% 5,00% 0,00% CIU PSC PPC ICV ERC C'S SI PxC CUP

CEO CIS RESULTADOS

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ (CEO), CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOLÓGICAS (CIS), GENERALITAT DE CATALUNYA ELABORACIÓN PROPIA

Este error de sondeo no es patrimonio en estas elecciones de los organismos estadísticos públicos. Los medios de comunicación que encargaron encuestas291 de intención de voto tampoco consiguieron dar con el resultado que finalmente expresarían los ciudadanos a través de su voto. Aunque todas las encuestas292 muestran una tendencia a la baja de CiU conforme se acerca la fecha de las elecciones, nadie pronosticó los malos resultados de la federación, de la misma manera que ningún sondeo atinó con el resultado final de ERC, que superó las expectativas. En el caso del PSC, tan solo La Razón se acercó al resultado final cosechado por los socialistas. Iniciativa, Ciutadans i las CUP consiguieron mejores resultados en las urnas que en las

291 «En primer lugar, los sondeos realizados por los medios con el fin de ser publicados, [...] en segundo lugar, los sondeos son de gran utilidad para los partidos políticos y sus seguidores. Normalmente son sondeos privados que no se publican, aunque algunas veces sus resultados se filtran a los medios. [...] Los sondeos privados se hacen, con frecuencia, de forma estratégica, mucho antes de las campañas electorales, para orientar la estrategia de los partidos políticos, ayudar a los líderes y a otros políticos en sus discursos, y guiar las cuestiones organizativas y las decisiones a tomar sobre la distribución del presupuesto. [...] En tercer lugar, los sondeos también son utilizados por los grupos de presión interesados en influir en la opinión pública y política. Los sondeos son encargados, frecuentemente, con el declarado propósito de llevar el mensaje que el grupo quiere hacer público de manera que los políticos o funcionarios, que son quienes determinan la agenda política, no puedan dejar de advertirlo.» en WORCESTER, R. «Los sondeos políticos y electorales» en MUÑOZ-ALONSO, A.; ROSPIR, J.I. eds. Comunicación política. Madrid: Universitas, 1995, p.191-193 292 En este gráfico se recogen las encuestas publicadas por La Vanguardia (30/set), CEO, CIS, El País (18/nov), El Periódico (18/nov.), Cadena Ser (19/nov.) y La Razón (19/nov.).

-92-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

encuestas previas. Conviene recordar una vez más que las últimas encuestas se publicaron el 19 de noviembre, seis días antes de los comicios.
GRÁFICO Nº26 :: EVOLUCIÓN DE LA INTENCIÓN DE VOTO Y RESULTADOS (%)
50% 45% 40% 35% 30% 18-nov 25% 20% 15% 10% 5% 0% CIU PSC PPC ICV ERC C'S SI PxC CUP 18-nov 19-nov 19-nov RESULTADOS 30-sep CEO CIS

FUENTE: LA VANGUARDIA, CEO, CIS, EL PAÍS, EL PERIÓDICO, CADENA SER, LA RAZÓN Y GENERALITAT DE CATALUNYA ELABORACIÓN PROPIA

Parece claro que en estas elecciones la campaña electoral ha resultado vital para configurar los resultados, de ahí el interés de saber quién y de qué manera ha capitalizado la presencia en los informativos televisivos y cómo se ha marcado y construido la agenda política y mediática durante la campaña electoral de noviembre de 2012.

4.8. La proyección televisiva de los mensajes políticos.

El eje central de este estudio trata de demostrar que existe una relación asimétrica entre lo que preocupa a los ciudadanos, lo que recogen los programas electorales y su plasmación televisiva: «Los medios (y en especial la televisión) imprimen sesgos inherentes en la representación de lo social; por tanto, definen los contornos de lo que se entiende y se practica como política»293. Partimos de la premisa que debería existir una conexión correlativa entre estos tres elementos de la vida pública. Se entiende que los candidatos y políticos quieren representar y defender los intereses de los ciudadanos y que, por tanto, sus programas electorales deberían ser un reflejo de los anhelos de los ciudadanos. Estos candidatos, conscientes de las
293

JEREZ, A.; SAMPEDRO, V.; BAER, A. Medios de comunicación, consumo informativo y actitudes políticas en España. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas, 2000, p. 9

-93-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

preocupaciones sociales deberían centrar sus discursos en dar respuesta a estas inquietudes y los medios de comunicación, en su labor de relatores de los hechos de actualidad deberían plasmar lo que los líderes proclaman en los mítines y demás actos públicos de la campaña electoral. A este fenómeno lo podemos denominar «volatilidad de los programas»: «A la volatilidad del voto, los partidos respondieron con una volatilidad de los programas. El mensaje llega a ser entonces menos tributario de una ideología mantenida en el tiempo que de plataformas confeccionadas para satisfacer a clientelas del momento en ocasión de un escrutinio dado. Entre otras funciones, los asesores tienen la misión de hacer que la oferta partidaria se ajuste a la demanda electoral»294 En los comicios autonómicos en Cataluña del mes de noviembre de 2012 no se cumple esta premisa por lo que la hipótesis de esta investigación quedaría demostrada. Empecemos analizando cada uno de los tres partidos para ver qué temas han destacado más en sus programas electorales según el porcentaje de frases que dedica el Regional Manifestos Project y el porcentaje de frases que aparecen en los informativos televisivos sobre esta misma materia, de acuerdo con los datos del estudio de campo.
GRÁFICO Nº 27 :: PREOCUPACIONES CIUDADANOS, PROYECCIÓN TV Y PROGRAMAS ELEC. CiU (%)

RECORTES

2,22%

CEO TV

CALIDAD DEMOCRÁTICA

1,20% 0,00%

12,44%

PROG

MEDIO AMBIENTE

9,00%

IGUALDAD

0,44% 3,40% 0,00% 4,60% 11,90% 12,90% 25,10% 8,88% 63,62% 33,60% 20,00% 30,00% 40,00% 50,00% 60,00% 70,00% 80,00% 72,88%

ESTADO BIENESTAR

C. IDENTITARIAS

ECONOMÍA/EMPLEO

0,00%

10,00%

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ, TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

Como se puede observar, en el caso de Convergència i Unió, dedican el 33,60% de su programa a hablar de economía, la principal preocupación de los ciudadanos pero
294 GERSTLÉ, J. La communication politique. París: Presses Universitaires de France, 1992. Citado en Bélanger, A.J. «La comunicación política, o el juego del teatro y de las arenas». En MUÑOZ-ALONSO, A.; ROSPIR, J.I. eds. (1995), p. 138

-94-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

las cadenas de televisión han dedicado tan solo un 8,88% de sus alusiones informativas a la cuestión económica. En el caso de las cuestiones de tipo identitario295, ocupan el 25,10% de las propuestas del programa electoral pero estas se ven multiplicadas en el altavoz mediático convirtiéndose, de lejos, en el eje de los mensajes políticos. El 72,88% de las frases y expresiones escuchadas en los bloques de información electoral hacen referencia a diferentes cuestiones de carácter identitario, independentista, soberanista, etc. La calidad democrática –que incluye la lucha contra la corrupción– es el tercer tema más comentado por las televisiones en este período de campaña ha cobrado importancia, como hemos visto, por las acusaciones vertidas contra CiU.
GRÁFICO Nº 28 :: PREOCUPACIONES CIUDADANOS, PROYECCIÓN TV Y PROGRAMAS ELEC. PSC (%)

RECORTES

0,00% 6,66% 5,00% 0,66%

13,33% CEO TV

CALIDAD DEMOCRÁTICA

MEDIO AMBIENTE

4,60%

PROG

IGUALDAD

0,66%

7,40% 4,60% 10,66% 12,90% 5,40% 26,00%

ESTADO BIENESTAR

17,20% 32,66% 63,62% 30,10% 40,00% 50,00% 60,00% 70,00%

C. IDENTITARIAS

ECONOMÍA/EMPLEO

0,00%

10,00%

20,00%

30,00%

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ, TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

La proyección televisiva del PSC es algo más fiel a su programa electoral, pero se muestra igualmente alejado de las preocupaciones ciudadanas. La economía representa un 30,10% de su programa y esto se traduce en un 26% de frases relativas al tema en las piezas informativas de la televisión. Pese a que en su programa a penas dedica espacio a hablar de cuestiones identitarias, su importancia se multiplica en la televisión hasta convertirse en el tema con más referencias de cuantos han abordado durante la campaña electoral. Los otros asuntos que han tenido mayor plasmación catódica durante esta campaña referidos al PSC son los recortes y la corrupción.

295

Informaciones sobre la consulta de autodeterminación, la independencia, el derecho a decidir, la soberanía, Cataluña como pueblo, centralismo, etc.

-95-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 29 :: PREOCUPACIONES CIUDADANOS, PROYECCIÓN TV Y PROGRAMAS ELEC. PPC (%)

RECORTES

0,00% 0,00% CEO 11,76% TV PROG

CALIDAD DEMOCRÁTICA

2,50% 0,00% 0,60% 1,96% 1,20% 4,60%

MEDIO AMBIENTE

IGUALDAD

ESTADO BIENESTAR

8,82% 12,90% 7,70%

16,70% 51,96% 63,62% 36,00% 30,00% 40,00% 50,00% 60,00% 70,00%

C. IDENTITARIAS

ECONOMÍA/EMPLEO

19,60%

0,00%

10,00%

20,00%

FUENTE: CENTRE D’ESTUDIS D’OPINIÓ, TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

En el caso del Partido Popular, vemos que es el segundo partido que genera un mayor porcentaje de frases informativas a la cuestión identitaria (51,96%), mientras que la economía tan solo aparece en un 19,60% de los casos y la calidad democrática en un 11,76%. El mensaje que más ha llegado a los ciudadanos de parte del PP tiene que ver con sus críticas a la independencia y su defensa de la unidad de España, un problema que no está entre las prioridades de la ciudadanía catalana, según el CEO. La tesis identitaria es la que ha capitalizado la campaña electoral en términos informativos y, por tanto, ha sido el tema estrella de la agenda política y mediática en Cataluña.
GRÁFICO Nº 30 :: PRESENCIA DE TEMAS IDENTITARIOS EN LOS PROGRAMAS ELECT. Y EN LA TV (%)
80,00% 70,00% 60,00% 50,00% 40,00% 30,00% 20,00% 10,00% 0,00% CIU FUENTE: TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA PSC PPC 5,40% 7,70% 25,10% 32,66% 51,96%

72,88% PROG TV

Durante esta campaña electoral, el discurso de CiU se ha centrado en las riñas identitarias, así al menos lo han recogido los teleinformativos de TVE y TVC. Un
-96-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

72,88% de las frases dedicadas la información de CiU tenían como protagonista alguno de los sinónimos de la cuestión secesionista y/o nacionalista/identitaria. El PP es el segundo partido de los analizados que genera más informaciones en torno a este asunto (51,96%) dedicando más de la mitad de sus informaciones e ítems aparecidos a esta cuestión, aunque en sentido contrario al de CiU puesto que los populares atacan la posibilidad de convertir a Cataluña en un nuevo estado y defienden con ahínco la unidad de España. El PSC es el partido que menos atención ha prestado a los asuntos de carácter secesionista tanto en su programa (5,40%) como en su proyección televisiva (32,66%).
TABLA Nº 4 :: PREOCUPACIONES CIUDADANOS, PROYECCIÓN TV Y PROGRAMAS ELEC. PPC (%)
CIU PROG ECONOMÍA/EMPLEO C. IDENTITARIAS EST. BIENESTAR IGUALDAD MEDIOA AMBIENTE CAL. DEMOCRÁTICA RECORTES 33.6% 25.10% 11.90% 3.40% 9.00% 1.20% TV 8.88% 72.88% 0.00% 0.44% 0.00% 12.44% 2.22% CEO 63.62% 12.90% 4.60% PROG 30.10% 5.40% 17.20% 7.40% 4.60% 5.00% 0.00% PSC TV 26.00% 32.66% 10.66% 0.66% 0.66% 6.66% 13.33% CEO 63.62% 12.90% 4.60% PROG 36.00% 7.70% 16.20% 1.20% 0.60% 2.50% 0.00% PP TV 19.60% 51.96% 8.82% 1.96% 0.00% 11.76% 0.00% CEO 63.62% 12.90% 4.60%

En esta tabla pueden observarse las principales preocupaciones de los ciudadanos de acuerdo con los datos del Centre d’Estudis d’Opinió y comparar la presencia que tienen estos temas en el programa electoral y en los mensajes que reciben los ciudadanos a través de la televisión. La economía, que es la principal preocupación de los ciudadanos a penas se ha comentado en las informaciones referidas a la campaña electoral. El partido que más ha hablado de economía en esta campaña ha sido el PSC – según su plasmación televisiva–, seguido del PP y de CiU, pese a que esta correlación no se corresponde con la importancia que le ha dado en su programa electoral cada una de las candidaturas analizadas. Observemos cuál de los dos canales de televisión presta más atención a la cuestión identitaria-territorial. Según el análisis de la presencia de frases en campaña electoral referidas a los asuntos que recoge el Regional Manifestos Project e incluyendo el análisis de porcentaje de oraciones vinculadas a asuntos identitarios detectamos que Televisió de Catalunya ha prestado más atención (57,9%) a las aspiraciones nacionales de Cataluña que TVE (40,8%).

-97-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GRÁFICO Nº 31 :: PRESENCIA DE LA CUESTIÓN IDENTITARIA SOBRE LOS DISCURSOS TELEVISADOS (%)

40,8 TVE TV3

57,9

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

La distribución, sin embargo, del asunto territorial entre los diferentes partidos varía en función del canal de televisión analizado. Así, Convergència i Unió es el partido que mayor porcentaje de referencias recibe en alusión a este asunto en Televisión Española, seguido del PP que representa la visión contraria de la independencia en Cataluña. En TV3, en cambio, es el PSC quién dedica más parte de su discurso a hablar de su posición federalista contraria a la independencia.
GRÁFICO Nº 32 :: PRESENCIA DE LA CUESTIÓN IDENTITARIA SOBRE LOS DISCURSOS TELEVISADOS (%)

90,0 80,0 80,0 70,0 60,0 50,0 40,0 30,0 20,4 20,0 10,0 0,0 32,2 57,7 50,0 55,0

CIU

PSC

PPC

CIU

PSC

PPC

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

Analizar estos datos sorprende porque a priori podríamos pensar que ambos canales deberían reservar un porcentaje similar de expresiones a cada uno de los temas importantes puesto que ambas cubren informativamente los mismos mítines y, por tanto, deben mostrar la misma imagen de la realidad política y la campaña electoral. Donde sí coinciden es en el tipo de referencias más utilizadas por cada partido en cada canal para referirse a la cuestión identitaria. Así, Convergència i Unió esgrime como
-98-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

expresión preferente en TVE y TVC el símil «Cataluña como pueblo», seguido del «Derecho a decidir / decidir el futuro / decidir». En el PSC también se observa la misma estrategia dialéctica en Televisión Española y en Televisión de Cataluña. Las expresiones más utilizadas por los socialistas es «asociar la independencia a algo negativo» y criticar el uso de «banderas y símbolos». En el caso del PP no existe coincidencia entre ambos canales, pero por poca diferencia. En TVE el PP habla más de la «unidad de España» y del «separatismo / división» mientras que en TVC suele plasmarse televisivamente el discurso del PP de «asociar la independencia a algo negativo», seguido de la «unidad de España». Con estos datos podemos intuir cuál ha sido la estrategia de cada partido en la cuestión secesionista y, sobre todo, qué mensaje han trasmitido las cadenas de televisión a cerca de la cuestión territorial. Convergència y Unió ha hecho de la independencia su bandera en esta campaña electoral aunque sin pronunciar prácticamente esta palabra. El eufemismo utilizado por CiU ha sido la constante identificación de Cataluña como pueblo que tiene derecho a decidir su futuro, lo que recuerda enormemente a su emblema electoral: «la voluntat d’un poble»296. En cuanto a los socialistas, han optado por recurrir en menor medida al discurso territorial pero han criticado constantemente la «guerra de banderas» y ha transmitido constantemente su posición contraria a la independencia, aunque defiendan una consulta pactada con el gobierno y una modificación de la estructura territorial de España para convertirla en un estado federal. El PSC identifica constantemente la independencia a una opción negativa para el futuro de Cataluña, igual que el Partido Popular que, en cambio, pone el acento en la unidad de España como un elemento positivo y critica más el separatismo y la división social que generaría la consulta que en las consecuencias de un proceso secesionista, que por otra parte serían “nefastas” según el discurso de Alicia Sánchez-Camacho.

49. La petición del voto. Una de las funciones de las campañas electorales es movilizar al electorado a través de la petición del voto. El partido político que de una manera más decidida ha utilizado los mítines y sus apariciones en los teleinformativos para apelar a los ciudadanos-electores ha sido el PSC que ha conseguido un 9,33% de plasmaciones relacionadas con la petición del voto, le sigue el PP con un 5,88% y CiU con un 3,11%. Llama la atención que el partido que contaba con mejores perspectivas en intención de voto –CiU– a penas
296

Traducción: «La voluntad de un pueblo».

-99-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

pide el sufragio a través de las informaciones que aparecen en la televisión y durante la campaña electoral pierde apoyos mientras que el PSC, que parte de unas perspectivas muy negativas, centra su discurso en la petición del voto y consigue remontar tímidamente y salvar los muebles. Pese a esta correlación, no se puede establecer una relación de dependencia entre estas dos variables aunque resulta de interés observarlo.
GRÁFICO Nº 33 :: PLASMACIÓN TELEVISIVA DE LA PETICIÓN DEL VOTO POR CANDIDATURAS (%)

3,11% 5,88% CIU PSC PP

9,33%

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

4.10. La dinámica de partidos. La confrontación política es uno de los ejes estratégicos de las diferentes candidaturas que concurren a unos comicios. Ya hemos visto que es habitual que en campaña electoral –y fuera de ella– los actores políticos se intercambien reproches y objeciones. Lejos de ser una tendencia que facilite o acerque el debate público a los ciudadanos, el constante ir y venir de críticas desprestigia a la política y la aleja de los electores. Podría este punto ser una de las causas de la desafección de los ciudadanos hacia la política por que se traduce en «desinterés, cinismo, distancia, frustración, hostilidad, rechazo, etc.»297. La desafección suele ser, según Bengoechea, más aguda contra los políticos y los partidos que contra las instituciones; aunque en estos momentos de crisis económica e institucional hasta la Casa Real está perdiendo el apoyo de la ciudadanía; una entidad que tradicionalmente298 cosechaba la mejor valoración ciudadana, habrá que observar si

297

URIARTE BENGOECHEA, E. «La crisis de la imagen de la política y de los políticos y la responsabilidad de los medios de comunicación». Revista de estudios políticos, 2001, núm. 111, p. 45-64. 298 CIS, Estudio, núm. 2.309, diciembre, 1998

-100-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

en el caso de la familia real puede hablarse de desafección o de descontento y en qué términos. Los partidos políticos catalanes no han dejado de enfrentarse en la arena mediática durante esta campaña. La plasmación televisiva de esta dinámica de partidos ha sido, según el CAC, la principal temática (23%) que ha aparecido en las cadenas de televisión analizadas299, seguida de las relaciones entre Cataluña y España (22%), le siguen las relaciones de Cataluña con la Unión Europea –que deben englobarse dentro del debate soberanista–, la corrupción, los recortes, la huelga general o la crisis económica. En el estudio de campo de esta investigación, también ocupa una posición predominante la dinámica de partidos respecto al global de mensajes proyectados discursivamente en las televisiones públicas. Resulta interesante observar qué partidos han recibido más críticas y cuáles se intercambian reproches; ayuda en ocasiones a pronosticar posibles pactos postelectorales. Los dos partidos que reciben más críticas son los que se alinean en el eje político del centro-derecha: Convergència i Unió y el PP y, curiosamente, el partido menos criticado es el PSC.
GRÁFICO Nº 34 :: DINÁMICA DE PARTIDOS ENTRE CANDIDATURAS
40 35 30 25 20 15

CIU PSC PPC

10 5 0 DP #CIU DP #ERC DP #ICV DP #PP DP #PSC / PSOE

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

El hecho que los socialistas reciban menos críticas que el resto de partidos no debe confundirse con una falta de voluntad política de combatir su discurso, si no más bien porque en esta campaña el mensaje del PSC ha pasado bastante inadvertido para sus oponentes; probablemente por su indefinición y su apuesta federalista poco concreta. Esta desconsideración no es necesariamente buena para el partido porque lo
299

El CAC analiza TV3, 3/24, TVE-Catalunya, BTV y 8TV en su informe sobre la pluralidad televisiva.

-101-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

aísla de la confrontación y lo convierte en irrelevante, según los cánones de la estrategia electoral de las democracias contemporáneas. Analizando estos datos desde la perspectiva del quién critica a quién, vemos que CiU recibe críticas más críticas del PSC que del PP y que los populares son criticados principalmente por el PSC y por CiU. El partido que hace más uso de la dinámica de partidos –es decir, el más criticador– es el PSC seguido del PP. Conviene añadir un actor político adicional, diana de las críticas de CiU y el PP: el tripartito catalán que gobernó antes de la llegada de Artur Mas al Palau de la Generalitat. La herencia de esta etapa política vuelve a aparecer en la campaña pese a que ya hace de dos años que no gobiernan. Pero en esta campaña no solamente han existido críticas entre partidos; las relaciones Cataluña-España y las acusaciones contra el Estado y la Generalitat han sido constantes al entenderse estas como una extensión de los propios partidos, o la manera de criticar una organización territorial y política que representa el principal caballo electoral de esta campaña, así como la tradicional confrontación ideológica izquierdaderecha.
GRÁFICO Nº 35 :: DINÁMICA DE PARTIDOS ENTRE CANDIDATURAS
25

20

15

CIU PSC PPC

10

5

0 DP #ESPANYA / ESTAT DP #GENERALITAT DP #GOVERN CENTRAL DP EJE IZQUIERDA / DERECHA

FUENTE: TRABAJO DE CAMPO Y REGIONAL MANIFESTOS PROJECT ELABORACIÓN PROPIA

El PSC es el único partido que apuesta por la confrontación clásica del eje ideológico en unos comicios donde el debate se ha situado en el eje nacionalistasecesionista. Convergència i Unió es la candidatura más crítica desde la perspectiva institucional y vemos que apunta directamente al gobierno central y a España; especialmente cuando se defiende de las acusaciones de corrupción. Analizando el discurso de Artur Mas y su proyección televisiva detectamos la estrategia de dirigirse
-102-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

contra un enemigo político difuso, que no es un partido si no aquello que representa el Estado y el concepto político España. Hace constantes alusiones a la tercera persona del plural deslizando la idea de una conspiración contra Cataluña a través de las informaciones sobre corrupción política que afectan a su partido y que tras las elecciones se confirmó que no tenían fundamento ni carácter oficial. El PSC también critica, aunque con menor intensidad, al gobierno central pero lo hace sobre todo en clara alusión al PP por “enfrentar” a los catalanes, según sus palabras y a la Generalitat por los recortes. El PP a penas entra en el rifirrafe institucional y solamente lanza algunas veladas críticas al gobierno de la Generalitat, presido por Artur Mas.

4.11. La audiencia en la información de campaña.

Completa el trabajo de campo sobre la plasmación televisiva de los discursos de los partidos catalanes en las elecciones de noviembre de 2012 el seguimiento que la audiencia ha hecho de los diferentes bloques electorales. Puede considerarse un indicador de desafección el hecho que los espectadores cambien de cadena cuando los teleinformativos dan paso a la información de campaña. Veremos que en este caso no ha sucedido y que la información electoral no solo mantiene las cuotas de pantalla si no que las incrementa ligeramente en algunos casos. En el caso de Televisió de Catalunya, todos los bloques electorales han acabado con más porcentaje de espectadores que en el minuto en el que arrancan. De esta manera podemos concluir que la información electoral en TV3 genera interés en la audiencia del Telenotícies.
GRÁFICO Nº 36 :: EVOLUCIÓN DEL SHARE EN LOS BLOQUES ELECTORALES TV3
25,00%

20,00%

15,00%

10,00%

5,00%

CP. IB CP. FB

0,00% 09.NOV

PROM. CP.TN 12.NOV 13.NOV 14.NOV 15.NOV 16.NOV 19.NOV 20.NOV 21.NOV 22.NOV 23.NOV

FUENTE: KANTAR MEDIA ELABORACIÓN PROPIA LEYENDA CP.IB.: CUOTA DE PANTALLA AL INICIO DEL BLOQUE CP.FB.: CUOTA DE PANTALLA AL FINAL DEL BLOQUE PROM. CP. TN.: PROMEDIO DE CUOTA DE PANTALLA DEL TELENOTÍCIES

-103-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Si comparamos los la audiencia del final de cada bloque electoral con el promedio de share de cada edición del TN no se puede aventurar tendencia. En la primera parte de la campaña electoral se observa que el final del bloque está por encima del promedio de cuota de pantalla del programa mientras que a partir del 16 de noviembre el share de la información política está ligeramente por debajo de la media del teleinformativo; esta tendencia se acentúa al final de la campaña electoral. El repunte a la baja del 20 de noviembre corresponde a la jornada de huelga general donde el Telenotícies duró la mitad de lo habitual y la programación del resto del día se nutrió de reposiciones, lo que explica su significativa pérdida de audiencia. Analizar en las mismas proporciones la audiencia obtenida por el Telediario-2 de TVE en Cataluña resulta mucho más complejo puesto que el comportamiento del share es más desigual. Esto se debe al hecho que el informativo de TVE es mucho más largo y con idas i venidas de espectadores que de manera oscilante son infieles a la programación de TVE-1 durante la emisión de sus informativos aunque sí que se observa tímidamente como en la mayoría de los casos, el bloque de información acaba con más porcentaje de espectadores que cuando empieza, lo que confirma que la información política también interesa a sus espectadores aunque esta tendencia es menos clara que en el caso de TV3.
GRÁFICO Nº 37 :: EVOLUCIÓN DEL SHARE EN LOS BLOQUES ELECTORALES TVE

12%

10%

8%

6%

4%

CP. IB CP. FB

2%

PROM. CP. TD

0% 09.NOV 12.NOV 13.NOV 14.NOV 15.NOV 16.NOV* 19.NOV* 20.NOV 21.NOV 22.NOV 23.NOV

FUENTE: KANTAR MEDIA ELABORACIÓN PROPIA LEYENDA CP.IB.: CUOTA DE PANTALLA AL INICIO DEL BLOQUE CP.FB.: CUOTA DE PANTALLA AL FINAL DEL BLOQUE PROM. CP. TN.: PROMEDIO DE CUOTA DE PANTALLA DEL TELEDIARIO-2 EN CATALUÑA (*) LOS DÍAS 16 Y 19 DE NOVIEMBRE TVE PROGRAMÓ PIEZAS SEPARADAS DE INFORMACIÓN POLÍTICA SOBRE LA INFORMACIÓN DEL DIARIO EL MUNDO FUERA DEL TRAMO ESTRICTAMENTE ELECTORAL.

-104-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Parece curioso que mientras que en TVC la audiencia bajó el día de la huelga general, en TVE subió de manera notable por encima de la media del tramo consultado, pese a que el informativo duró apenas diez minutos. En términos generales la audiencia media de los teleinformativos de TVE es sensiblemente más baja en Cataluña que los de TVC, aunque también influye el hecho que el de Televisión Española es mucho más largo.
GRÁFICO Nº 38 :: MEDIA CUOTA DE PANTALLA TV3-TVE EN CATALUÑA DURANTE LA CAMPAÑA

25,00%

20,00%

15,00%

10,00%

5,00%

TV3
0,00%

TVE
09.NOV 12.NOV 13.NOV 14.NOV 15.NOV 16.NOV 19.NOV 20.NOV 21.NOV 22.NOV 23.NOV

FUENTE: KANTAR MEDIA ELABORACIÓN PROPIA

-105-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

CONCLUSIONES
LOS PROGRAMAS ELECTORALES Y LAS PREOCUPACIONES DE LOS CIUDADANOS: UNA RELACIÓN ASIMÉTRICA

«Cada año habrá menos palabras, así el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño. Por supuesto, tampoco ahora hay justificación alguna para cometer crimen por pensamiento. Solo es cuestión de autodisciplina, de control de la realidad. Pero llegará un día en que ni eso será preciso.» George Orwell, 1984

-106-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

La abstención electoral es una señal para los partidos políticos, las instituciones y la ciudadanía en tanto que refleja la desafección política. Es un síntoma inequívoco de la falta de conexión entre los electores y quienes aspiran a representarlos políticamente. La desafección institucional hace mella en Cataluña desde hace tiempo y aunque en las últimas elecciones al Parlament subió ligeramente, sigue siendo alarmantemente bajo el índice de participación en los comicios autonómicos. Los ciudadanos valoran en negativo la actuación de los líderes, estén estos en la oposición o ejerciendo responsabilidades de gobierno y la insatisfacción política es el tercer problema de los catalanes por detrás del paro y la situación económica. Los programas electorales de los partidos300 que se han presentado a las elecciones de 2012 estaban claramente orientados a la economía, principal problema de la ciudadanía, pero sus discursos han estado lejos de centrarse en esta cuestión y se han arrojado una vez más a la llamada «dinámica de partidos», que incluye la corrupción política, los rifirrafes y las acusaciones mutuas entre candidaturas. Esta dedicación a la disputa partidaria de los líderes y su plasmación televisiva contribuye a ensanchar la distancia existente entre los ciudadanos-electores y sus representantes democráticos al tiempo que abona el terreno para el descontento y la incertidumbre política que se torna en la volatilidad electoral que se puede observar en los resultados de estos comicios, donde las formaciones que buscan una ruptura con el sistema establecido han conseguido buenos resultados. Este fenómeno no es propio únicamente del panorama político catalán, pues en Europa están irrumpiendo con fuerza formaciones políticas outsiders que dificultan la gobernabilidad y obligan a pactos contra-natura que contribuyen poco a la gobernanza de los territorios e instituciones que deben ser administrados, fruto a menudo del descontento social que ha causado la crisis económica y la inevitable atribución de responsabilidades (accountability) de los ciudadanos hacia quienes han ostentado la responsabilidad de gobierno. La situación económica y las perspectivas de resolución de esta crisis son esenciales para mantener viva la apuesta por la democracia. Ante la falta de respuesta a estos retos, muchos electores se abrazan a opciones políticas alejadas de los partidos tradicionales que durante décadas han ostentado la alternancia en Europa. Algunas de estas opciones pasan por la ruptura abrupta del sistema, el anti-europeísmo, el nacionalismo o las
300 Según estimaciones del Regional Manifestos Project. En este trabajo de investigación se han analizado las candidaturas de Convergència i Unió (CiU), Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y Partit Popular de Catalunya (PPC).

-107-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

formaciones xenófobas. La baja participación en las citas electorales favorece la entrada de estos grupos políticos en las instituciones, especialmente en aquellos países donde se identifica el euroescepticismo con la solución de la crisis económica y social. Estados con tradiciones democráticas consolidadas como Reino Unido, Alemania, Francia, Finlandia u Holanda ven como sus electores apuestan por partidos nacionalistas que, además, mezclan sus propuestas con el populismo y con concesiones a ambos extremos del tradicional eje ideológico derecha-izquierda. Puede observarse que el primer impulso de los electorados ante la crisis fue un cambio de signo político en el eje de clase. Así, en la mayor parte de democracias europeas se han ido sucediendo trasvases importantes de votos hacia la formación líder en la oposición. Como la situación de crisis económica no ha hecho más que empeorar, la racionalidad de los electores se ha decantado por aquellas opciones rupturistas que lancen discursos alejados del eje tradicional y prometan un cambio profundo. Allí donde la crisis económica es más dura, mayor es el cambio de intención de voto hacia cualquier alternativa que prometa una ruptura con el statu quo, caso de Grecia con el Amanecer Dorado, Hungría con la formación nacionalista Jobbik, Francia con el Frente Nacional, o el Movimento 5 Stelle italiano, en lo que parece una fase posterior a la alternancia consabida. En este escenario de populismo creciente, el electorado español se mantiene por el momento fiel al europeísmo, pero con corrientes de opinión rupturistas con el sistema imperante que van al alza. Desde los planteamientos secesionistas que crecen en Cataluña y el País Vasco, a las promesas de cambio radical en el sistema político que han hecho crecer a UPyD pasando por la progresión del voto de izquierdas más alejado del centro político o el replanteamiento del modelo autonómico. Sobre este punto destacan las voces que se alzan a favor de la recentralización administrativa por un lado, y la independencia de las nacionalidades históricas por el otro. En Cataluña, por ejemplo, desde el surgimiento de la crisis económica el apoyo a la separación política del Estado ha crecido de manera sostenida. Existe una asociación entre la independencia y la mejora de la situación política y económica de Cataluña, así lo creen el 55,50% de los ciudadanos catalanes, aunque concurren otros elementos de carácter político que explican este crecimiento acelerado de las ansias de independencia administrativa y política. A esta argamasa encaja añadir la creciente crisis de legitimidad política del estado español en Cataluña. Sus instituciones son vistas por una parte importante de la ciudadanía como un lastre, una sensación que se ha acrecentado con la crisis económica. Para un segmento destacable
-108-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

del electorado el sistema autonómico ya no cumple con sus expectativas y ha quedado superado por opciones rupturistas. La independencia se presenta, en muchas ocasiones, como un revulsivo, un cambio un punto de partida para un proyecto ilusionante que rompe con la dinámica establecida. Aunque no forma parte del objeto de este estudio, parece evidente que existe un interés político por acentuar estas diferencias y magnificarlas mediáticamente; estrategia esencial de quienes con la tensión territorial ven crecer tradicionalmente su electorado, los paridos nacionalistas: ERC y CiU pero también la apuesta centralizadora del Partido Popular. Tradicionalmente, y este es un fenómeno transversal en Europa, «los partidos nacionalistas son relativamente inmunes al castigo electoral por la mala gestión gubernamental definida en términos económicos y sociales. Por otra parte, los partidos de clase, por tomar el ejemplo que más a menudo encontramos compitiendo por votos con los partidos nacionalistas, son juzgados fundamentalmente según criterios económicos. Este supuesto no es meramente teórico. Existe evidencia empírica que demuestra que los partidos nacionalistas no son juzgados por los votantes según su gestión al frente del gobierno, al menos no de modo principal»301. Convergència i Unió ha apostado en estos comicios por seguir esta senda sin obtener los resultados esperados y perdiendo representatividad en favor de Esquerra Republicana. Convendrá observar la evolución de los acontecimientos para determinar si esta volatilidad electoral se retrotrae o se consolida. Parece evidente que una parte del electorado habría apostado por un valor seguro secesionista confiando su voto a ERC, un fenómeno que no es la primera vez que sucede puesto que en el año 2004, ERC obtuvo sus mejores resultados en unas generales con ocho diputados a costa de los cinco que perdió CiU. Aunque la decantación no es total, suele darse esta tendencia de trasvase de electores entre ERC y CiU en competición por el eje nacionalista. Los programas electorales deberían ser el reflejo de los anhelos y las preocupaciones de la ciudadanía que elige entre diferentes candidaturas al Parlament y sus mensajes políticos, también. Sin embargo en estas elecciones los candidatos han centrado sus mensajes en otros asuntos ajenos a la economía –principal preocupación de los ciudadanos– y han primado el debate territorial y las relaciones entre Cataluña y España y el debate sobre su eventual independencia vía referéndum. La situación
301 ALONSO, S. «La duración en el poder y el rendimiento electoral de los partidos nacionalistas gobernantes:¿ la ventaja competitiva del nacionalismo?.» Revista Española de Investigaciones Sociológicas 121.1 (2008): 81-103.

-109-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

política en Cataluña y sus relaciones y encaje con España no son para sus ciudadanos la principal prioridad, sin embargo sí que ha sido el tema más abordado por las candidaturas analizadas y su proyección televisiva ha estado probablemente sobredimensionada, si aceptamos la premisa de que los programas electorales y los discursos de los candidatos deberían responder a los afanes e inquietudes de los ciudadanos; elemento esencial de la dinámica de elección racional del electorado. Si el elector no encuentra entre las candidaturas una respuesta a sus inquietudes, suele abstenerse o ceder su voto de manera volátil a opciones políticas alejadas de la centralidad política y del stablishment. Teniendo en cuenta que la mayor parte del electorado se informa de las opciones electorales a través de la televisión, especialmente aquellos ciudadanos con menor formación e interés por la política, el medio televisivo pasa a ser esencial en la formación de la llamada opinión pública y capital, por tanto, para las candidaturas electorales. El estudio de los contenidos de los teleinformativos vespertinos de TVC y TVE-1 en combinación con el escrutinio de los programas electorales de CiU, PSC y PPC según los criterios del Regional Manifestos Project (RMP) evidencia que los partidos analizados han centrado sus mensajes políticos en la cuestión identitaria y no en la situación económica, principal preocupación de los ciudadanos, demostrando, así, que la hipótesis inicial de este trabajo se cumple. La cuestión secesionista o territorial ha estado sobre-representada

televisivamente en esta campaña electoral. CiU dirige el 72,88% de sus mensajes al electorado hablando de este asunto, el PP el 51,96% y el PSC el 32,66%. En cambio, en sus programas electorales la mayor parte de propuestas son de carácter económico, aunque no se proyecten en los teleinformativos vespertinos de las cadenas públicas. Las principales preocupaciones de los ciudadanos catalanes no han capitalizado, como planteaba la hipótesis de este estudio, los discursos de los candidatos a la presidencia de la Generalitat ni tampoco su plasmación televisiva se corresponde con las inquietudes de los ciudadanos-electores. Más del 41,6% de los encuestados por el Centre d’Estudis d’Opinió situaban antes de la convocatoria electoral como principal reto colectivo el paro y la precariedad laboral; pero este no ha sido un tema protagonista en el debate político de esta campaña. Los ciudadanos probablemente no han percibido una sensación de alternativa a la situación actual simplemente porque los candidatos, sus discursos y su plasmación televisiva están lejos de lo que verdaderamente inquieta a la opinión pública, si se acepta que esta puede medirse a través de las encuestas. Si a la
-110-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

inquietud por el paro y la precariedad laboral sumamos el porcentaje de ciudadanos preocupados por el funcionamiento general de la economía, que es la segunda preocupación de los catalanes con una incidencia del 23%, podemos concluir que el 64,6% de los ciudadanos urgen a sus políticos a resolver la actual situación de crisis económica que está afectando a todas las clases sociales con terribles consecuencias sociales y que amenaza la subsistencia del Estado del bienestar y la cohesión social, sin embargo las candidaturas al Parlament han optado por abordar otras cuestiones. Convergència i Unió dedica un 33,60% de su programa electoral a las propuestas económicas pero las informaciones televisivas relativas a su candidatura han reservado tan solo un 8,88% de sus frases a este. El 72,88% de las expresiones escuchadas en los bloques de información electoral sobre CiU hacen hincapié en diferentes cuestiones de carácter identitario y territorial, básicamente alusiones a las aspiraciones nacionales de la ciudadanía catalana. Pese a que el tono general de sus intervenciones es favorable a la separación de Cataluña de España y su establecimiento como estado independiente, el término político «independencia» no aparece ni en su programa ni tampoco en los soundbites de sus dirigentes. Este interés por las cuestiones territoriales también modula las informaciones televisivas sobre el programa electoral del PSC. Los socialistas dedican escasamente un 5,4% de su proyecto de gobierno a este asunto, pero su impacto televisivo alcanza el 32,66% y es también el asunto sobre el que más hablan sus candidatos en la campaña, al menos si tenemos en cuenta lo que los ciudadanos-electores perciben a través de las cadenas de televisión públicas. La plasmación televisiva de los discursos del PP varía según qué cadena informe, pese a que ambas televisiones públicas han cubierto informativamente los mismos mítines. Lo que perciben los espectadores de TVE respecto del discurso de los populares es su preocupación por la «unidad de España» y el auge del «separatismo» y la «división» que esto comporta en la ciudadanía, mientras que en el caso de TVC, la mayor parte de las informaciones referidas al PP vinculan la independencia a algo negativo seguido también de la preocupación del partido conservador por la «unidad de España». Antes de las elecciones, las dificultades de encaje de Cataluña dentro de España tenían una relación directa con la economía y el sistema de financiación autonómico.
-111-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Así lo situaban solamente un 7,7% de los encuestados por el Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat que consideraban que el principal problema de la comunidad es su sistema de financiación, seguido de las relaciones con el Estado, que es la quinta preocupación de los electores y que antes de la convocatoria de los comicios, el 34% de los ciudadanos catalanes creían que Cataluña debería ser un estado independiente y un 37,30% se consideraban tan catalanes como españoles. De entre las candidaturas analizadas, CiU y el PP son los partidos que más apelaciones al nacionalismo realizan en sus programas electorales y también en sus discursos televisivos. Ambas formaciones comparten su preocupación por el asunto territorial, aunque con opciones contrapuestas. Ambos son los que dedican mayor número de promesas electorales a la cuestión nacionalista, desde CiU hacia el «estado propio» y el PP hacia la centralización de competencias autonómicas y ambos son los que más se critican dentro de la dinámica de partidos, otro de los protagonistas de esta campaña. En CiU han incrementado de manera notable sus propuestas vinculadas al autogobierno respecto a las elecciones de 2010 abandonando el nacionalismo posibilista para entregarse a la reclamación de independencia política, espacio del eje nacional dominado hasta el momento por Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). Pese a este creciente interés, el vocablo «independencia» está ausente en sus intervenciones. El concepto preferido por CiU para hacer referencia a esta reclamación es el llamado «derecho a decidir» y la apelación constante a Cataluña como «pueblo», una expresión políticamente desterrada de los discursos de los líderes políticos de las democracias europeas por sus vinculaciones directas con el populismo político302. Tradicionalmente, Convergència i Unió ha hecho de las relaciones Cataluña-España uno de sus anclajes estratégicos aunque siempre desde posiciones moderadas, al menos ese ha sido su discurso, pero manteniendo siempre la tensión electoral que le ha reportado interesantes réditos electorales, como sucede habitualmente en otros territorios: «los partidos nacionalistas de Cataluña y el País Vasco, quizá con la excepción de Eusko Alkartasuna
«El término “el pueblo” es profundamente ambiguo y elástico (Canovan 1984). En su discusión clásica sobre el populismo, Ernesto Laclau (1977: 165) escribió: “el pueblo es un concepto sin un estatuto teórico definido; pese a los usos frecuentes en el discurso político, su precisión conceptual no va más allá del nivel metafórico o alusivo”. Para desentrañar las ambigüedades del término “el pueblo”, es importante empezar con la observación de Laclau que “el pueblo en el discurso populista no opera como un dato primario sino como una construcción” (ms). ¿Quién está incluido y excluido en estas construcciones? ¿Cómo utilizan diferentes actores este término? ¿Cuáles son las diferencias entre los apelativos populistas al pueblo y otro tipo de discursos políticos?» en DE LA TORRE, C. «Masas, pueblo y democracia: un balance crítico de los debates sobre el nuevo populismo.» Revista de ciencia política 23.1 (2003): 55-66. Véase también HERMET, G. «El Populismo como Concepto». Revista de ciencia política. vol.23, n.1, 2003.
302

-112-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

(EA), dedican hoy tanto o más atención a la dimensión territorial en sus programas como en los primeros años de la nueva democracia española. Y, dado el papel sistémico que los partidos nacionalistas de estas dos regiones juegan en Madrid, ello inequívocamente nos indica que el conflicto centro-periferia forma parte primordial de la política española»303. Pese al avance significativo en el autogobierno, el problema territorial parece no haberse resuelto en España a tenor del interés que genera en los partidos políticos, el electorado y también en los medios de comunicación. Las campaña electoral catalana también ha venido marcada por la dinámica de partidos y muy especialmente por las publicación por parte del diario El Mundo del informe huérfano de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que tras las elecciones quedó sin fundamento. La corrupción es uno de los agentes desestabilizadores más fuertes en las democracias occidentales y en los últimos años se han acumulado en España decenas de casos que afectan en mayor o menor medida a la mayoría de partidos del arco parlamentario, especialmente en aquellos que han ejercido labores de gobierno en cualquiera de los niveles administrativos e institucionales. Esta lacra afecta también a Cataluña y a sus instituciones con numerosas causa abiertas contra los principales partidos políticos. En el caso de la publicación por parte del diario El Mundo de informaciones perniciosas para con la candidatura de Artur Mas puede hablarse de un caso claro de construcción de la agenda puesto que tras estos artículos la estrategia de comunicación y los discursos de los candidatos cambia, especialmente en CiU que apuntan a una conspiración de responsabilidad difusa que pretende desacreditarles. Como es sabido, la agenda mediática no condiciona necesariamente el sentir popular pero sí que interfiere en el proceso de elección electoral en algunos casos y esta agenda no solo se marca, sino que también se construye. Los supuestos casos de corrupción, que han quedado sin demostrar, han sido el acontecimiento exógeno que más ha marcado la agenda de campaña; por encima de la huelga general convocada en medio de la campaña, aunque anunciada con anterioridad. El concepto «dinámica de partidos» encierra en sí mismo la asunción por parte de la Ciencia política de que la disputa y la crítica entre formaciones son inherentes a la actividad pública. Pero esta dinámica es, a su vez, elemento de desgaste de la democracia y combustible de la desafección política. En estas elecciones al Parlament
303

MARTÍNEZ-TAPIA, O. La dimensión centro-periferia en los partidos de Cataluña y el País Vasco 1977 – 2008. Madrid: Universidad Complutense de Madrid. Departamento de Ciencia Política y de la Administración, 2010 [Tesis doctoral], p. 372.

-113-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

de Catalunya la trifulca entre candidaturas también ha jugado un papel destacado, siendo las de CiU y PP las más criticadas por sus adversarios. El PSC, en cambio, recibe pocas críticas, lo que evidencia que su mensaje ha pasado bastante inadvertido para sus oponentes, y quizá también para sus electores. El principal blanco de las críticas de CiU han sido las instituciones del Estado y el concepto político España, como culpable de la situación política y económica de Cataluña enfatizando una vez más el problema de legitimidad que tienen las instituciones del Estado en esta comunidad. El cleavage territorial304 es, una vez más, el protagonista; también en la orientación de las disputas partidarias. La política española y catalana son víctimas de un constante proceso de espectacularización donde prima la crítica descarnada y la disputa por encima del debate sosegado de las ideas y a ello contribuye el creciente interés de los medios en estos aspectos superficiales representados por el también creciente «periodismo de declaraciones». Esta tendencia de los medios de comunicación a cubrir los temas políticos privilegiando el conflicto se ha venido a denominar «espiral del cinismo» y parece haber calado hondo entre la clase política y la profesión periodística catalana, que convierte la crónica parlamentaria y electoral en un mercadeo constante de mensajes banales que apelan más a la emoción que a la razón para dirigir a las masas hacia un desiderátum compartido, de sentido difuso y con un horizonte impreciso, pero que resulte convincente y, sobre todo, si se acompaña de un enemigo, un contrario, un adversario a batir como presa de la acción colectiva, tanto mejor. Caso claro del proceso soberanista que está viviendo Cataluña donde posiciones atrincheradas se intercambian reproches sin facilitar el debate sobre el fondo de la cuestión. La información electoral en Cataluña ha venido condicionada por la imposición de bloques electorales que han marcado de manera aritmética los tiempos dedicados a cada candidatura, aunque eso luego no se haya trasladado en los resultados electorales. Esta imposición cuenta con una robusta oposición dentro de la profesión periodística, pero eso no ha evitado que se produzca una vez más. La candidatura de Convergència i Unió ha sido la que ha disfrutado de más minutos televisivos lo que le ha permitido
304

«Los partidos políticos catalanes y el sistema de partidos resultante se estructura a partir de dos cleavages principales, el cleaveage socioeconómico y el cleavage centro-periferia. Estos dos cleavages han acabado organizado las relaciones de competencia entre los diferentes actores del sistema político, hasta el punto de que no es posible entender plenamente la dinámica de competición del sistema político catalán si el análisis se limita a cada uno de los ejes de forma individual» en BARBERÀ, O. et. al. «Cambios políticos y evolución de los partidos en Cataluña (1997-2007)». Working Paper núm. 277. Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona, 2009.

-114-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

capitalizar la mayoría de conexiones en directo con la señal realizada del mitin vespertino, lo que supone una ventaja clarísima sobre el resto de aspirantes. El resto de formaciones tan solo han podido utilizar este recurso en una ocasión y, como es sabido, estas conexiones tienen un enorme valor propagandístico para los candidatos puesto que pueden modificar su discurso y lanzar el mensaje que estratégicamente consideran más apropiado al estar previamente alertados por sus asesores de la inminente conexión y del momento exacto en el que esta se produce. Estos insertos en la información de campaña escapan absolutamente al control y escrutinio del periodista que sigue esa candidatura y el político puede comunicar lo que desea sin el filtro de ningún reportero. Desaparece, por tanto, la figura y la función del periodista que debe dar paso prácticamente al eslogan que los estrategas de campaña tienen preparado para esa noche, sin contextualización ni posibilidad de réplica, lo que convierte a los mítines en pseudoacontecimientos creados al servicio de la propaganda de cada una de las candidaturas y que llegan a la retina del electorado sin criterio periodístico que debe acompañar información tan sensible como la electoral, que queda desprovista de tal cualidad para convertirse prácticamente en propaganda electoral dentro de un informativo televisivo. En el caso de TVE, como los insertos deben ser subtitulados, no se producen en directo aunque el fenómeno descrito sí se da en el caso de las elecciones generales o europeas, que no necesitan de traducción. Los liderazgos de las democracias mediáticas se construyen a través de la propaganda política y la televisión es un resorte esencial en la construcción de estos liderazgos y la permeabilización de los mensajes políticos. Por eso es cardinal para los partidos transmitir los mensajes claramente y, sobre todo, quiénes son los candidatos que representan sus ideales y propuestas de gobierno. Convergència i Unió ha trasmitido una imagen de liderazgo más definida en ambas televisiones públicas, especialmente en TV3. Las candidaturas de partidos no exclusivamente catalanes como el PSC y el PPC deben compartir sus insertos televisivos con los líderes estatales de sus formaciones. En CiU, en cambio, apenas han participado otros miembros de la candidatura en las informaciones políticas de Televisió de Catalunya. Con la excepción de contadísimos soundbites reservados a Jordi Pujol y a Josep Antoni Duran i Lleida, es Artur Mas quién capitaliza la presencia televisiva y quién transmite el mensaje en las informaciones relativas a la candidatura de la federación, doblando prácticamente el porcentaje de intervenciones de Pere Navarro o Alicia Sánchez-Camacho. La
-115-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

distribución de insertos en Televisión Española ha sido más equitativo entre los candidatos regionales, aunque destaca la presencia de declaraciones de Mariano Rajoy en TVE, bastante por encima de Alfredo Pérez Rubalcaba y Josep Antoni Duran i Lleida. El secretario general de los socialistas parece haber despertado poco interés en las informaciones televisivas tanto en TV3 como en TVE-1. La convocatoria de las elecciones catalanas del año 2012 se produjo en un contexto político singular marcado, además de por la crisis económica, por la multitudinaria manifestación independentista del 11 de septiembre. Aunque esta marcha se viene celebrando desde la Transición, en los últimos años había ido perdiendo manifestantes. De manera exponencial en el año 2012 se multiplican sus asistentes hasta superar de largo el millón de personas, según datos de la Guardia Urbana. Existen dos elementos esenciales que podrían haber favorecido este crecimiento: de un lado el interés mediático del que ha gozado la Assemblea Nacional Catalana (ANC), convocante de la marcha y del otro el hecho que CiU por primera vez haya invitado a la participación de su electorado en la manifestación independentista de la Diada. El propio presidente de la Generalitat animó al conjunto de la ciudadanía a salir a la calle ese día tras el lema: «Catalunya, nou estat d’Europa»305. Estamos ante un claro marcaje de la agenda política por parte de la ANC quién hizo virar el discurso de la mayor parte de los políticos catalanes y propició, junto con la negativa del gobierno central a negociar la singularidad fiscal para Cataluña, la convocatoria abrupta de elecciones por parte del president, Artur Mas. Este seísmo político ha despertado un creciente interés por el independentismo, aunque electoralmente a penas ha crecido el número de escaños y el porcentaje de votos a candidaturas que apuestan por la independencia de Cataluña. Este despertar secesionista puede enmarcarse en la teoría de la «espiral del silencio» de Nöelle-Neumann, aunque es prematuro determinar si la manifestación ha permitido a quienes se sentían independentistas hacerlo público o si se trata de independentistas de nueva cuña motivados por el empuje social que a todas luces ha tenido el movimiento. En cualquier caso, y aunque no es objeto de este estudio, resulta evidente que la proyección televisiva del discurso independentista es favorable y que capitaliza buena parte de las informaciones de las televisiones públicas, especialmente en TVC, aunque apenas en realidad el número de escaños netamente independentistas haya bajado

305

Traducción: «Cataluña, nuevo estado de Europa».

-116-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

respecto a las elecciones de 2010306. La suma de CiU, ERC y SI en 2010 era de 76 escaños; en 2012 el agregado de CiU, ERC y CUP asciende a 74. Este dato, sin embargo, está lleno de matices porque CiU aglutina diversas sensibilidades –también no independentistas– igual que el PSC, que aunque el mensaje de su líder es contario a la independencia, existe en su seno una corriente interna partidaria de la secesión. La posición de ICV es difícil de marcar por su indefinición, aunque siempre se ha mostrado favorable a la consulta refrendaria. Mucho más claros son los postulados «unionistas» del PP y C’s cuya suma sí ha crecido en representación parlamentaria pasando de 21 escaños en 2010 a 28 en 2012. Como en ocasiones anteriores, el debate territorial ha sido el principal argumento político de los partidos nacionalistas; una estrategia que en los últimos años ha ido calando entre otras formaciones tradicionalmente no alineadas con el discurso nacionalista como es el caso del PSC e Iniciativa per Catalunya; formaciones políticas eminentemente fundamentadas en el cleavage de clase. «Parece coherente que los partidos nacionalistas sigan explotando una dimensión política que les es rentable electoralmente»307, aunque esta estrategia ha beneficiado especialmente a ERC frente a CiU y a ICV cara al PSC. La importancia del debate identitario ha fagocitado totalmente el eje ideológico tradicional de las democracias modernas. Pese a que el PSC se ha empeñado en reivindicarlo en sus discursos políticos, solamente ICV ha dado continuidad a esta línea ideológica. Su plasmación televisiva, no obstante ha sido prácticamente nula en las cadenas públicas. TV3 habla más de la cuestión identitaria que TVE en términos relativos pero ambas tratan este asunto a mucha distancia del resto de asuntos y ha ostentado la capitalidad de las informaciones de campaña en el período electoral por lo que queda demostrado que existe una relación asimétrica entre aquello que preocupa a los ciudadanos, cómo lo recogen los programas electorales y su plasmación televisiva; lo que nos lleva al fenómeno de la «volatilidad de los programas» que se ha traducido en una volatilidad del voto y que puede contribuir a ensanchar la brecha entre los ciudadanos y sus representantes.

Barcelona – Nueva York Octubre 2012 – Junio 2013

307

MARTÍNEZ-TAPIA, O. (2010), p. 377

-117-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y ACADÉMICAS

ABAL MEDINA, J.M. «¿Crisis o metamorfosis de la representación política?: Reflexión en torno a la hipótesis de Bernard Marin». Sociedad, 1998, núm. 12, p. 127-144.

AIRA, J. A. La construcció mediàtica de l’agenda política. El pes del màrqueting polític en les estratègies partidistes. El cas de l’enquadrament mediàtic de l’estatut de Catalunya 2006 Barcelona: Universitat Ramon Llull. Facultat de Comunicació Blanquerna, 2008 [Tesis doctoral].

La comunicació política. Barcelona: Editorial UOC, 2010. Los guardianes del mensaje. Barcelona: Editorial UOC, 2011.

AIRA, T.; CURTO, V.; ROM, J. Comunicació política o d'institucions públiques. Barcelona: Editorial UOC, 2009. ALBALAT, J.G. «Suiza desmiente a la UDEF». El periódico de Catalunya. ALBERTOS, J.F. «Votar en dos dimensiones: el peso del nacionalismo y la ideología en el comportamiento electoral vasco, 1993-2001». Revista Española de Ciencia Política, 2002, núm. 6, p. 153-181. ALONSO, S; VOLKENS, A; GÓMEZ, B. Análisis de contenido de textos políticos. Un enfoque cuantitativo. Cuadernos Metodológicos. Núm. 47. Madrid: 2012. Centro de Investigaciones Sociológicas. ANDUIZA PEREA, E. et al. Internet y participación política en España. Madrid: CIS, 2010. ANÓNIMO. «Elecciones catalanas: El director del CEO que dio mayoría absoluta a CiU pone su cargo a disposición». La Vanguardia, 26 de noviembre de 2013. ANÓNIMO. «La ‘Generación perdida’ tras la crisis». Público [en línea] ANÓNIMO. «Jesús de Polanco reafirma el carácter "liberal, independiente y europeo" del diario EL PAÍS». El País, 1 de febrero de 1996. ARTERO MUÑOZ, J.P. El mercado de la televisión en España: oligopolio. Barcelona: Ediciones Deusto, 2008. BADILLO, A., MAREGHI, P. «De la democracia mediática a la democracia electrónica». CIC: Cuadernos de información y comunicación, 2001. BAGET I HERMS, J.M. La Televisió de Catalunya, 2003. Nostra: 20 anys de TV3. Barcelona: Proa:

-118-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

Historia de la televisión en España: 1956-1975. Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona. Facultat de Ciències de la Informació, 1990 [Tesis doctoral]. BALANDIER, G. El poder en escenas. De la representación del poder al poder de la representación. Barcelona: Paidós Ibérica, 1994. Bañón, A. M..«El debate político. Una aproximación desde el análisis del discurso oral.»LSC– Llengua, societat i comunicació [en línea], 2005, Núm. 3 , p. 10-19. BARBETA, J. «Catalunya se moviliza más que nunca por la independencia». La Vanguardia, 12 de Septiembre de 2012, p. 10-11. «Seis meses remontando el vuelo». La Vanguardia, 26 de Junio de 2011, p. 16.

BARNÉS, J.S. El candidato ante los medios: telegenia e imagen política.Madrid: Fragua, 2007, p. 52. Baudrillard, J. La guerra del Golfo no ha tenido lugar. Barcelona: Anagrama, 1991. BÉLANGER, A.J. «La comunicación política, o el juego del teatro y de las arenas». BERELSON, B.; LAZARSFELD, P.; MCPHEE, W. Voting, a study of opinion formation in a Presidential Campaign. Chicago: Chicago University Press, 1954. BERRIO, J. La comunicació en democràcia: una visió sobre l’opinió pública. Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona, 2000. BERROGAL, S. «Una aproximación a la nueva retórica del líder político televisivo: acciones, cualidades y discurso». Doxa Comunicación, núm. 2, mayo 2004. BOLADERAS CUCURELLA, M. «La opinión pública en Habermas» Anàlisi núm. 26, 2001. BOURDIEU, P. Contrafuegos: reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal. Barcelona: Anagrama, 2000. Cuestiones de sociología. Madrid: Istmo, 1999, p. 232

BOUZA, F. El área de impacto de la comunicación política. La ciudadanía ante el discurso público. Madrid: Universitas, 1995. BROCOS, J.M. «Los embudos que velan la información en la Sociedad de la Información». Comunicación local: da pesquisa á producción: actas do Congreso Internacional Lusocom 2006, Santiago de Compostela, 21 e 22 de abril de 2006 / coord. per Margarita Ledo Andión. CAMPBELL, A., et al. «The american voter». Chicago: University of Chicago Press, 1980.

-119-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

CANEL, M.J. «La comunicación política de las campañas electorales». En Comunicación política: una guía para su estudio y práctica. Madrid: Tecnos, 2006. «Los efectos de las campañas electorales». Comunicación y sociedad, col. 11 (1998), núm. 1, pp. 47-67.

CAPDEVILA GÓMEZ, A. El discurso persuasivo. La estructura retórica de los spots electorales en televisión. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, 2004. CAPELLA J. N.; JAMIESON, K. H. Spiral of Cynicism: The Press and the Public Good. Nueva York: Oxford University Press, 1997. CASALS I MARTORELL, D. Ràdio en català: Contribució de Catalunya Ràdio a la creació d'un llenguatge radiofònic català per als informatius. Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2007. CASERO RIPOLLÉS, A. La construcción mediática de las crisis políticas. Madrid: Fragua, 2009. «El control político de la información periodística». Revista Latina de comunicación social, 2009, núm. 64, p. 29.

CASTRO, C. Retrato Electoral de Catalunya: Claves Para Comprender Tres Décadas de Elecciones Catalanas (1980-2010). Barcelona: Episteme, 2011. Otro de los manuals de referencia para ampliar este retrato es Castro, C16-N, un vot estrany en unes eleccions agòniques. Barcelona: Institut de Ciències Polítiques i Socials, 2003 CHAMPAGNE, P. «Los sondeos, el voto y la democracia». Opinión pública e ideología en los medios, Voces y culturas, vol.10 (II Septiembre, 1996), p. 100 CHOMSKY, N. El bien común. México D.F.: Siglo XXI ediciones, 2001. CHOMSKY, N.; HERNAN, E.S. Los guardianes de la libertad: propaganda, desinformación y consenso en los medios de comunicación de masas. Barcelona: Crítica, 1999. CISNEROS, J. «El concepto de la comunicación: el cristal con que se mira» Ámbitos, núm. 7-8. 2º Semestre 2001 – 1er Semestre 2002, p. 52. CITRIN, J.; ELTERS, D.J. Political Disaffection Among British University Students. Concepts, Measurements, and Causes, Berkeley: Institute of International Studies, Universidad de California, 1975. Citado en Montero, J. R., et al, (1998). COLOMER, J.M. El utilitarismo: una teoría de la elección racial. Barcelona: Montesinos Editor, 1987. CORTINA ORTS, A. Las raíces éticas de la democracia. Conferencia impartida por Adela Cortina en la Universidad de Verano de Gandía el 13 de julio de 2009.Valencia: Publicacions de la Universitat de València, 2010.

-120-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

CUÉ, C. «La crisis catalana descoloca al Gobierno». El País, 30 de Septiembre de 2012. DÁVILA FERNÁNDEZ, P. Consejos comunales. Caracas: Editorial Panapo de Venezuela, 2008. DAYAN, D.; KATZ, E. La historia en directo. La retransmisión televisiva de los acontecimientos. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1995. DE LICIA, F. «Il successo del Movimento 5 Stelle». L. De Sio e A. Paparo (a cura di), Le Elezioni Comunali, 2012. DE MELCHOR, V.; BRANCHADELL, A. El catalán, una lengua de Europa para compartir. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, 2002. DE RIQUER, B. Escolta, Espanya. La cuestión catalana en la época liberal. Madrid: Marcial Pons, ediciones de historia, 2001. DEL CASTILLO VERA, P.«Aproximación al estudio de la identificación partidista en España». Revista de Estudios Políticos, 1990, núm. 70, p. 125-142. DEL REY MORATÓ, J. «¿De qué hablamos cuando hablamos de comunicación política?». Zer: Revista de estudios de comunicación (Komunikazioikasketenaldizkaria), 1996, no 1, p. 3. «¿De qué hablamos cuando hablamos de comunicación política?» Zer, Revista de Estudios de Comunicación, Diciembre 1996 La comunicación política: el mito de las Izquierdas y Derechas. Madrid: Eudema, 1989 Los juegos de los políticos. Barcelona: Tecnos, 1997.

DI PALMA, G. Apathy and Participation. Mass Politics in Western Societies, Nueva York: The Free Press, 1970 citado en Montero, J. R., et al, (1998). DITTUS, R. «La opinión pública y los imaginarios sociales: hacia una redefinición de la espiral del silencio». Athenea Digital, núm. 7, p. 91-76. DOMENACH, J-M. La propaganda política. Buenos Aires: EUDEBA, 1993. DOWNS, A. An economic theory of democracy. New Jersey, 1997. DURANDIN, G. La información, la desinformación y la realidad. Barcelona: Paidós, 1995. DUVERGER, M. Les partis politiques. París: Librairie Armand Colin, 1951. EATH, R. ed. Encyclopedia of Public Relations. Londres: Sage, 2005, p. 620. ENTMAN, R. «Framing Toward clarification of a fractured paradigm». Journal of Communication, Autumn 1993.
-121-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

FERRÉ PAVÍA, C., GAYÀ MORLÀ, C. «Infotaintment y precepción ciudadana de la política: el caso de Polònia». Razón y palabra, núm. 72 FRANQUET, R. Història de La ràdio a Catalunya al segle XX: de La ràdio galena a La ràdio digital. Barcelona: Generalitat de Catalunya, Departament de la Presidència, Direcció General de Radiodifusió i Televisió, 2001. GAITÁN MOYA, J.A. «La opinión del diario El País en la transición española». Reis, núm. 57 p.158 GALLEGO, J. «Sarkozy, el 19º líder europeo arrollado por la crisis». El Mundo, 7 de mayo de 2012 GARCÍA DE MADARIAGA, J.M.; SOLÍS, C. « La construcción de la realidad desde los medios venezolanos. Censura, autocensura y militancia política de los profesionales de la información.» Redes.com: revista de estudios para el desarrollo social de la Comunicación, Núm.. 3, 2006, p. 319-334. GARCÍA MARCO, D. «El ‘virus’ del Partido Pirata se extiende en Alemania». El Mundo, 23 de marzo de 2013 [en línea]. GARDELS, N. «Medios sociales y democracia deliberativa» El País, 21 de marzo de 2012, p. 33. GAREA, F. «IU y UPyD se consolidan como los receptores de la sangría de PP y PSOE» El País, 3 de Marzo de 2013. GEMENIS, K. «What to Do (and Not to Do) with the Comparative Manifestos Project Data». Political Studies, 61: 3–23, 2013 GERSTLE, J. La communication politique. París: Presses Universitaires de France, 1992. GIFREU, J.; PALLARÈS, F., Eds. Comunicació política i comportament electoral a les eleccions autonòmiques de 1995 a Catalunya. Barcelona: Mediterrània, 1998.YGifreu, J.; Pallarès, F.,eds. La campanya més disputada. Partits, mitjans i electors a les eleccions catalanes de 1999. Barcelona: Pòrtic, 2001. GOMIS, L. Teoría de los géneros periodísticos. Barcelona: editorial UOC, 2008, p. 79. Teoría del Periodismo: cómo se forma el presente. Barcelona: Paidós, 1991.

GUBERN, R. El simio informatizado. Madrid: Fundesco, 1987, p. 21 GUEVARA CASTILLO, M. Información política y opinión pública en la prensa: polifonía y estrategias en la construcción del temario. [Tesis doctoral] Universidad de Santiago de Compostela: Servizo de Publicacións e Intercambio Científico, 2009.

-122-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

GUREVITCH, M.; BLUMLER, J. El poder de los medios en política. Buenos Aires: Grupo Editor latinoamericano, 1987. GUTIÉRREZ GONZÁLEZ, PP. Diccionario de la Publicidad Madrid: Editorial Complutense, 2005. GUTIÉRREZ-RUBÍ, A. «Desastres naturales y liderazgo político». Revista Campaigns & Elections en Español núm. 31, Febrero de 2013. HABERMAS, J. «Öffentlichkeit (ein Lexikonartikel) 1964», en Kultur und Kritik. Francforta. M.: Suhrkamp, 1973, p. 61. Historia y crítica de la opinión pública. Barcelona: Gustavo Gili, 1994. The Structural of the Public Sphere. Cambridge, MA: MIT Press, 1989.

HALLIN, D. «Sound Bite News: Television Coverage of Elections, 1968–1988».Journal of Communication.Vol. 42, número 2, p. 5-24, junio 1992. HERRERA LIMA, M., COORD. J. HABERLAS: Moralidad, ética y política. Propuestas críticas. México: Alianza, 1993. HIDALGO CALVO, C. Teoría y práctica de la propaganda contemporánea. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello, 1986. HOBBES, T. Leviathan. Cambridge: Cambridge University Press, cop. 1996. HUNTINGTON, S. Tercera ola: la democratización a finales del siglo XX. Barcelona: Paidós, 1994. HUSSERL, E. La filosofía en la crisis de la humanidad europea. Valencia: Universitat de València, 1995. INGLEHART, R. Modernization and postmodernization: Cultural, economic, and political change in 43 societies. Princeton, NJ: Princeton University Press, 1997. JENNINGS, B.; ZILLMANN, D. Los efectos de los medios de comunicación. Barcelona: Paidós, 1996. JEREZ, A.; SAMPEDRO, V.; BAER, A. Medios de comunicación, consumo informativo y actitudes políticas en España. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas, 2000. JOWETT, G. S.; O’DONELL, V. Propaganda and persuation. Los Ángeles: SAGE publicaciones, 2012. KAVANAGH, D. «Políticos frente a la prensa en Gran Bretaña». CIC: Cuadernos de información y comunicación, núm.6, 2001, p. 284. KELLNER, D. Television and the Crisis of Democracy. San Francisco: Westview Press, 1990, p. 158 KIRCHHEIMER, O. «The transformation of the Western European party systems». Political parties and political development, 1966, p. 177-200.
-123-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

LAGUNA PLATERO, A. «Liderazgo y Comunicación: la personalización de la política». Anàlisi: quaderns de comunicació i cultura, enero 2012. LANG, G. E.; LANG, K. «Watergate. An Exploration of the Agenda-Building Process». En Wilhoit, G.C.; Debock, H., eds. Mass Communication Review Yearbook 2.BeverlyHills, CA: Sage, 1981. LAPORTA, F.J. «Los problemas de la democracia deliberativa» Claves de razón práctica. Núm. 109, enero-febrero, 2001. LASSWELL, H. Propaganda Technique in the World War. New York: Peter Smith, 1927. LASSWELL, H.D.; LEITES, N. Language of Politics.Cambridge: The MIT Press, 1965. LINZ, J.J. «Legitimacy of Democracy and the Socioeconomic System», en Comparing Pluralist Democracies, ed. Mattei Dogan, Boulder: Westview Press, 1978. LIPPMAN, W. La opinión pública. San Lorenzo del Escorial: Cuadernos de Langre, 2003. Public opinion. New Jersey: The Macmillan Company, 1998, p. 193. Edición original: Nueva York: Macmillan, 1922. LOCKE, J. Essay concerning human understanding.Oxford: Clarendon, 1975. LÓPEZ ABELLÁN, M. Medio siglo de cultura: 1939-1989. Diálogos hispánicos de Ámsterdam, núm. 9. Amsterdam: Editions Rodopi, 1990. LÓPEZ GARCÍA, G. Comunicación electoral y formación de la opinión pública. Las elecciones generales de 2000 en la prensa española. Valencia: Universitat de València, 2004. LUHMANN, N. Teoría política en el Estado de Bienestar. Madrid: Alianza, 1993. LUQUE, T. Marketing político: un análisis del intercambio político. Barcelona: Editorial Ariel, 1996. MANCINI, P. «Americanización y modernización. Breve historia de la campaña electoral.» en Muñoz-Alonso, A.; Rospir, J.I. eds. Comunicación política. Madrid: Universitas, 1995, p. 166. MANEIRO, A. «La información política en los medios públicos». Ponencia presentada en el primer seminario europeo de comunicación social celebrado en Pontevedra del 18 al 20 de marzo de 1998. Vigo: Diputación de Pontevedra, 1998. MANFREDI, J.L. «A vueltas con la transparencia». El País, 15 de agosto de 2010. MARCEL, J. «La derecha en España: una aproximación histórica». Working Papers Barcelona: Institut de Ciències Polítiques i socials, 2012, p. 17. MARRAMAO, G. «El orden desencadenado: sentido y paradojas de la racionalidad política» en VV.AA. Teoría política y comunicación. Barcelona: Gedisa, 2000 p. 267.

-124-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

MARTÍNEZ I COMA, F. ¿Por qué importan las campañas electorales? Colección Monografías del Centro de Investigaciones Sociológicas, Madrid: 2008. MARTÍNEZ-TAPIA, O. La dimensión centro-periferia en los partidos de Cataluña y el País Vasco 1977 – 2008. Madrid: Universidad Complutense de Madrid. Departamento de Ciencia Política y de la Administración, 2010 [Tesis doctoral]. MARTINI, S. Periodismo, noticia y noticiabilidad. Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2000. MCCOMBS, M. Estableciendo la agenda. Barcelona: Paidós, 2006, p. 20. Título original Setting the agenda. Cambridge: Polity Press, 2004. MCCOMBS, M.; SHAW, D. «The agenda-setting function of mass media». Public Opinion Quarterly(1972), núm. 36, p. 176-187. MEADOW, R. Politics as Communication. New Jersey: Ablex Publishing Corporation, 1980. MONTALVO, J.G. «Voting after the bombing: Can terrorist attacks change the outcome of democratic elections?».Barcelona: Universitat Pompeu Fabra, 2007. MONTERO, J. R., et al. «Actitudes hacia la democracia en España: legitimidad, descontento y desafección». Reis, 1998, p. 9-49. MONTORO FRAGUAS, A. Participación política y espacio público audiovisual: Las emisiones políticas en el sistema público mediático. Murcia: Nausícaä, 2006, p. 44. MONZÓN, C. Opinión pública, comunicación y política. Madrid: Tecnos, 2006. MORENO, I. «¿Desinformación en la Sociedad de la Información.», Primeras Jornadas Patagónicas de Servicios de Información, Viedma, Argentina: 2006, 12-14 Septiembre 2006. [Conference Paper]. MUÑOZ-ALONSO, A. Y ROSPIR, J.I. (eds.). Democracia mediáticas y campañas electorales. Barcelona: Ariel, 1999. Comunicación política. Madrid: Universitas, 1995, p. 138.

MUNSÓ, J. Tiempo de radio (1778-1990): memorias de una cadena catalana. Barcelona: Esfera dels llibres, 2006. NAVARRO, M. «Una cita controlada per detectius» El Periódico de Catalunya, 11 de febrer de 2013, p. 18 NEUMANN, N. La espiral de silencio: opinión pública, nuestra piel social. Barcelona: Paidós, 1995. NOELLE-NEUMANN, E. «El doble clima de opinión la influencia de la televisión en una campaña electoral». Reis, 1978, no 4, p. 67-101 NOELLE-NEUMANN, E. La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social. Barcelona: Paidós, 1995.
-125-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

NOYA, J. «Del 11-M al 14-M: estrategia yihadista, elecciones generales y opinión pública». Ari núm. 132, 2004. Real Instituto Elcano. OBRADORS, M. Creatividad y generación de ideas. Estudio de la práctica creativa en cine y publicidad Zaragoza: VV.EE., 2007, p. 179. ORNSTEIN, N., MANN, T. The permanent campaign and its future. Washington: American Enterprise Institute, 2000. OVARO, M. Representación y liderazgo en las democracias contemporáneas. Rosario: Homo Sapiens, 2000. PADRÓ-SOLANET, A.; CARDENAL, A.S. «Partidos y política en Internet: Un análisis de los websites de los partidos políticos catalanes». IDP: revista de Internet, derecho y política= revista d'Internet, dret i política, 2008, no 6, p. 13. PANIAGUA ROJANO, F.J. Comunicación política y elecciones. Nuevas prácticas en el escenario español. Málaga: Asociación para la Investigación y el Desarrollo de la Comunicación, 2004, p. 122. PERALTA, M. Teleinformativos. La noticia digital en televisión. Barcelona: Editorial UOC, 2012. PÉREZ GAUDIO, M. El Periodismo idea. Córdoba, Argentina: Ediciones Fundación Universidad de Periodismo y Ciencias Sociales, 1976, p. 14. PLATÓN. La República. Madrid: Ediciones Akal, 2008. PLAZA, C. «Villanueva de los Infantes, avanzada del liberalismo manchego. La Constitución de 1812». XXXVIII Congreso de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales. Orihuela, octubre de 2012, p. 368. PUTNAM, R. El declive del capital social. Barcelona: Círculo de Lectores, 2003. QUADRADO, S. «El mensaje de Mas para suceder a Pujol se basa en superar a España como referencia» La Vanguardia, 3 de Junio de 2000, p. 17. QUALTER, T. H. Publicidad y democracia en la sociedad de masas. Barcelona: Paidós, 1994. Pág. 8. RIBA, C. «Voto dual y abstención diferencial. Un estudio sobre el comportamiento electoral en Cataluña». Working Paper, Volumen 465. Barcelona: Universitat Pompeu Fabra, p. 3 RIESMAN, D. La muchedumbre solitaria. Buenos Aires, Paidós, 1981. ROGER, M. «La Generalitat aumentó en plena crisis las subvenciones a los medios». El País, 17 de marzo de 2013. ROJAS, H. «Communication, Participation and Democracy». 2006, núm.62 [cited 201304-02], pp. 109-142. ROMERO, J. Construcción residencial y gobierno del territorio en España. De la burbuja especulativa a la recesión. Causas y consecuencias. Cuadernos Geográficos de la Universidad de Granada, 2010, vol. 47, no 2, p. 17-46.
-126-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

ROSPIR, J.I. «La globalización de las campañas electorales». RUBIO FERRERES, J.M . «Opinión pública y medios de comunicación. Teoría de la agenda setting». Gazeta de Antropología, núm. 25, 2009. RUIPÉREZ, J. Libertad civil e ideología democrática. De la conciliación entre democracia y libertad a la confrontación liberalismo-democracia. México, D.F.: Universidad Autónoma de México, 2008, p. 28. SÁDABA, T. «Origen, aplicación y límites de la teoría del “encuadre” (framing) en comunicación». Comunicación y sociedad, vol. 14 (2001), núm. 2, p. 143-175. SANPEDRO BLANCO, V. Opinión pública y democracia deliberativa. Medios, sondeos y urnas. Madrid: Ediciones Ismo, 2000. SARTORI, G. Homo videns. La sociedad teledirigida. Madrid: Taurus, 2012. Videopolítica. Medios, información y democracia de sondeo. Madrid: Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, 2003, p. 24.

SCHUMPETER, J.A. Capitalism, socialism and democracy. Londres: Routledge, 1994. SECO, E. «Así es la ‘Generación perdida’». Cinco Días. 20 de mayo de 2011. SEN, C. «Montilla alerta en Madrid: Catalunya puede decir “adéu, Espanya!”». La Vanguardia, 8 de noviembre de 2007, p. 14. SHOEMAKER, P.J.; VOS, T. Gatekeepingtheory. New York: Routledge, 2009. SILVA JIMÉNEZ, A. M. «Hacia una Democracia participativa. La teoría elitista y la teoría participacioncita de la democracia». Revista derecho (Valdivia), Universidad Austral de Chile: Diciembre 1993, vol.4, p.145-155. THOMPSON, J. B. El escándalo político. Poder y visibilidad en la era de los medios de comunicación. Barcelona: Paidós, 2001. Editada originalmente en 2000. TOGLIATTI, P. Lezioni sul fascismo. Roma: Editori Riuniti, 1970, p. XV. TORCAL, M «Desafección institucional e historia democrática en las nuevas democracias» Revista SAAP 591Vol. 2, Nº3, agosto 2006, p. 593. TORRERO MANAS, A. La crisis de la Economía Española. 2008. TRAUGOTT, M.W.; LAVRASKAS, P.J. Encuestas: Guía Para Electores. Madrid: Siglo XXI ediciones, 1997. TUCHMAN, G. La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad. Barcelona: Gustavo Gili, 1983. UREÑA, D. «El ejemplo americano». Abc, 24 de febrero de 2008.

-127-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

URIARTE BENGOECHEA, E. «La crisis de la imagen de la política y de los políticos y la responsabilidad de los medios de comunicación». Revista de estudios políticos, 2001, núm. 111, p. 45-64. VALLS, F. «Un accidentado viaje a Ítaca». El País 26 de noviembre de 2012, p. 12. VÁZQUEZ BERMÚDEZ, M. A. Noticias a la carta. Periodismo de declaraciones o imposición de la agenda. Sevilla: Comunicación social, ediciones y publicaciones, 2009. VEJAR PÉREZ-RUBIO, C. Coord. Globalización, latinoamericana. México, D.F.: Plaza y Valdés, 2006. comunicación e integración

VENTURA, I.; BALCELLS, L. «¿Es el voto nacionalista un voto de proximidad o un voto de compensación? Una nueva aproximación “espacial” al voto en dos dimensiones». Revista Española de Ciencia Política, 2007, núm. 16, p. 61-88. VIDAL DE LA ROSA, G. «Teoría democrática. Joseph Schumpeter y la síntesis moderna». Argumentos, vol. 23, núm. 62 enero-abril 2010. Pág. 177-199. VV.AA. «¿Es racional votar? El estado de la cuestión desde la perspectiva de la elección pública». VI Encuentro de Economía Pública: el gasto social y su financiación: 4-6- de febrero de 1999, 1999, p. 35. VV.AA. «Informe específic del pluralisme a la televisió i la ràdio durant la campanya electoral de les eleccions al Parlament de Catalunya». Consell de l’Audiovisual de Catalunya, Informe 136/2012, 30 de noviembre de 2012, p. 165. VV.AA. Baròmetre d’opinió pública número 27, 2ª oleada, 27 de junio de 2012. Centre d’Estudis d’Opinió. VV.AA. CIS, Estudio, núm. 2.309, diciembre, 1998. VV.AA. Estudio General de Medios (EGM), febrero-Noviembre de 2012. VV.AA. Informe del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) sobre la cobertura de las elecciones al Parlament de Catalunya del 25 de noviembre de 2012 disponible en línea: www.cac.cat. (Consulta: marzo, 2013). VV.AA. Tolerancia y no discriminación. Madrid: Fundación Ideas, 2002. WEBER, M. Economy and society, vol.1, Nueva York: Bedminster Press, 1986. WOLF, M. La investigación en la comunicación de masas. Críticas y perspectivas. Barcelona: Paidós, 1987. WOLTON, D. «Los medios, eslabón débil de la comunicación política». War Game. La información y la guerra, 1992

-128-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

REFERENCIAS LEGISLATIVAS

Ley Orgánica 3/1979, de 18 de diciembre de Estatuto de Autonomía del País Vasco. Artículo 41.C. Ley orgánica 5/1985, del 18 de junio «del régimen electoral general», art. Único de la Ley orgánica 2/1998, del 3 de Mayo «reguladora de publicidad electoral en emisoras de televisión privada». Ley Orgánica de Régimen Electoral General –LOREG- de 1985. Prácticamente no se ha modificado, solamente en el aspecto vinculado a la televisión privada (1985). Sentencia STC 31/2010, de 28 de junio de 2010 que resuelve el recurso de inconstitucionalidad 8045-2006.

-129-

Los programas electorales y las preocupaciones de los ciudadanos: una relación asimétrica.

© CARLES LAMELO VARELA, 2013

www.carleslamelo.com

-130-