You are on page 1of 8

NOTAS

Y E N S A Y O S

LAS OBRAS MEDICAS DE LUIS COLLADO (f 1589)
N o ta a propósito de un m anuscrito del British M useum (MS Sloane, 2489)
Por L U IS G A R C IA BA LLESTER

Es sabido que las especiales circunstancias sociales, económicas y polí­ ticas de la Valencia bajomedieval condujeron a la creación en 1502 de la nueva Universidad, de cuño totalmente renacentista e inspirada en las italia­ nas. En la C orona de A ragón, la vinculación con las Universidades del norte de Italia se fue acentuando a lo largo del siglo xv y primera mitad del xvi. Hasta tal punto, que el eje que en los siglos xm y xiv pasaba por Montpellier y Avignon cam bió ya en este últim o siglo a Bolonia, Padua, Pisa. etc. D e ahí procederán las corrientes renovadoras de la anatomía hum ana i. La hegemonía científica italiana se afirm ó notablemente durante el si­ glo xvi. La presencia de Vesalio en Padua hace acuda allí probablemente el valenciano Luis C o lla d o 2. A su regreso a Valencia es nombrado en 1546 para la cátedra de Cirugía, que ocupa con interrupciones hasta 1550, en que es nom brado para la de Principiis. Cátedra que irá ocupando alternativamente con la de Simples y la de Práctica'*. En 1574 es nom brado para regentar la nueva cátedra de Práctica particular, creada por el M unicipio a propuesta de los catedráticos de M edicina Luis Peris. Juan Plaza y Luis Collado, con el 1 Véase mi artículo “Aproximación a la historia social de la Medicina bajomedieval en Valencia". Cuad. Hist. Meá. Esp.. 8, 45-78 (1969). 2 Sobre Collado, y en general sobre la Escuela Anatómica Valenciana del si­ glo xvi, véase L ó p e z P in e r o , J. M.; G a r c ía -Ba l l e s t e r , L .: Antología de Ia Es­ cuela Anatómica Valenciana del siglo X V I. Valencia, Cátedra e Instituto de His­ toria de la Medicina. 1962. Allí se encontrará la bibliografía correspondiente. * Véase el apéndice documental publicado por P. C a sanova y C ju ra n a (“El doctor Luis C ollado...“ , en Solemne sesión apologética celebrada por la Facultad de Medicina de Valencia para honrar la memoria de sus antiguos catedráticos Io sdoctores Plaza, Collado y Piquer. Valencia. 1895, págs. 59-109). Dicho apéndice utiliza como fuente el Manual de Concells (Archivo Municipal de Valencia) entre 1546 y 1584.

fin de “que los estudiantes que han seguido los cursos de M edicina puedan perfeccionarse y conocer el modo cómo han de curar las enfermedades y qué clase de medicinas han de aplicar en cada caso” 4. D icha cátedra la ocu­ pó hasta 1584, en que le sustituyó Juan Plaza. Indirectamente sabemos que debió m orir a mediados de 1 5 8 9 5. A lo largo de su vida profesoral escribió una serie de obras, algunas de las cuales fueron impresas y otras quedaron en form a manuscrita. C h inc h i­ lla (1841) dio una lista de cinco obras «. En 1843, Hernández M orejón la am plió a siete, algunas de ellas manuscritas, que no había podido ver dejando fuera de su relación la últim a citada por A. C hinchilla (Epitomes sive tractatus de materia medica ex plantis) 7. Dos años más tarde, Anastasio C hinchi­ lla da la noticia de “poseer un precioso manuscrito de este célebre médico, Luis Collado, que es una colección de tratados” 8. N in g u n o de los siete que cita y describe someramente figuraba en la lista dada por H ernández More­ jón. Juan Peset (1878) opinó que dichos manuscritos serían más bien apuntes o notas de sus discípulos 9. Por desgracia, nosotros no conocemos el para­ dero actual de dichos manuscritos. Recientemente hemos tenido ocasión de encontrar en el British Museum un manuscrito, perteneciente a la colección de sir Hans Sloane, que en el catálogo de E. J. L. S c o tt10 figura con el núm ero 2849. El título del M S es: “Collado (Luis). M édico. Opera quaedam, 1583” , y en él figuran escritos no citados hasta ahora por los historiadores que han venido ocupándose de la actividad científica de L. Collado. El M S consta de 234 hojas de 24 x 15 cm., con algunas hojas en el interior en blanco y sin numerar. La numeración está hecha a m ano y con posterioridad a la fecha arriba indicada, que figura al final del M S. Cada página consta de unas 35 líneas de letra m enuda y apretada. E l M S fue en­ cuadernado y guillotinados sus bordes, quedando afectadas ligeramente algu­ nas de sus páginas. El contenido del M S es el siguiente: fol. 2r: Disputado de usu elementorum in mixtionibus a doctissímo Collado

¡ Manual de Concells (A.M.V.), 1573-74, 28 de mayo. ■ ■ > En efecto, con fecha 21 de octubre de 1589, Felipe II nombró protomedico de la ciudad y reino de Valencia a Lorenzo Cozar, cargo que había ocupado in­ mediatamente antes Luis Collado. Casanova reproduce el comienzo del docu­ mento: “Cutnper obitum dilecti nostri tudovici Collado medicinae doctoris vacuum in posse use regice cu ri ce offici um Protomedici...” (Officialiuin Valentia?. A.M.V., 1581-1594. Fhelip II, núm. 3.) 6 C h in c h il l a , A.: Anides históricos de la Medicina en general y biógrajkohibliográficos de la española en particular. Valencia. 1841-1846, I, 415-419. ' HERNÁNDEZ M o r e j ó n , A.: Historia bibliográfica de la Medicina española. M a d rid . 1842-1852. ui, 47-54. s C h i n c h i l l a , A.: lbíd., i i , 12-15. 9 P e s e t y V id a l . 3. B .: Recuerdo apologético de Luis Collado. Valencia, 1878. io S c o t t , E d w a r d J. L.: índex to the Sloane Maimscripts in the British Museum.
L o n d o n . 1904.

fol. fol. i ol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol.

Cap. 1 1 [sin título] Cap. III [sin título] Cap. IV [sin título] Cap. V [sin título] De qualitatibus a (frigiditate?) De calido De frígido, húmedo et sicco De qualitatibus elementorum De transmutatione elementorum Caput de mixtione Caput quid de quantitate elementa in mixtionibus Caput de ussu quem pervenit elementa in mixtione corporum víventiorum fol. 20': Caput de ussu quem pervenit elementa in mixtione fol. 21': Caput de calido in nasso fol. 23’ : Caput de ortu simplici et interitu nasali fol. 25r: Caput de putredine fol. 32' : [concluye] [Sigue una hoja en blanco no numerada] fol. 33r : Disputatione de spiritibus fol. 34': De spiritu animali fol. 35r : finis eius disputationis [Sigue otro escrito breve en el mismo folio que comien­ za así: “Vena cava estatim ac egredit partes... Concluye en fol. 36r con estas palabras: “ ...quain vissus a doctor almenara Valentía”] fol. 36v: [en blanco] fol. 37r: De tumoribus praeternaturalibus fol. 41': De carbúnculo fol. 42r: de forunculo fol. 42': [ilegible] fol. 43r: [ilegible] fol. 43r: De anaurisma fol. 43': De exantimate; Variae ímflamationes ex varia nature fol. 44r: De erisípelate fol. 45' : De herpete fol. 46': De phagedenate fol. 47r: De [impetigo]: De sudationibus (vulgus “sarpollido"); De edemate fol. 49r: De scirro fol. 50r: De cancro fol. 5T: De elephantiasis et lepra fol. 52': De vitetigene fol. 52v: De varicibus; De equinomate-, De verrucibus; De escrophule (vulgus “porcelanas o lamparones’’); De gangio [Siguen tres hojas en blanco y sin numerar] fol. 53': De siinptomate et morbo fol. 55': Finís 3 lib. de facultatibus naturalibus et totíusque par­ tís narratis ad laudes et gloria Dei eiusque matris fol. 56r: in libros de simptomate et morbo fol. 56' : in Galieni, lib. de causis morborum. Cap. primus fol. 57r: Cp. secundus fol. 66’ : Cp. tertíus fol. 66' : Cp. quartus fol. I V : Cp. quintus fol. 75v: Cp. sextus fol. 77v: Cp. septimus 2' : 4' : 5' : Sr: 10' : 12': 14r: 14': 16': 16': 17': 20’ :

Cp. octavus Cp. novenus Cp. decimus Cp. undecimus [comprende una parte con el título ex preso de “objectiones Arnenteríí adversus Galenum’ (fol. 90r)] fol. 91' Cp. duodecímus fol. 93v Cp. decimustertius fol. 94v. Finis primi líbri de causis niorborum sequit fol. 95’ . De causis morborum líber secundus fol. 95v: Cp. secundus fol. 103r • Cp. tertius fol. 106' Cp. quartus fol. 107v: Cp. quintus; Cp. sextus fol. 112'. Cp. septimus fol. 115r : Cp. octavus fol. 1161: Cp. nonus: Cp. decimus fol. 117r : Cp. undecimus; “ Finis líb. de causis morborum qui ab solutus in die martíribus sancti” [Siguen tres hojas en blanco y sin numerar] íol. 118r: líber tertius de simptomate fol. 121r: Cp. secundus fol. 122v: Cp. tertius fol. 128r: Cp. quartus fol. 131': Cp. quintus fol. 133 : Cp. sextus fol. 138r: Finis liber tertius de simptoniatibus fol. 138v: Líber quartus de símptomatibus fol. 139': Cp. secundus fol. 145v: Cp. tertius fol. 147r: Cp. quartus fol. 149v: Cp. quintus fol. 152v: Cp. sextus fol. 161r: Cp. septimus fol. 169r: Cp. octavus fol. 172v: Finís líb. [Siguen tres hojas en blanco y sin numerar] fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol. fol.

fol. fol. fol. fol.

83v 87r 88r 88v

fol. 173r: Líber 5"” de simptomate
174r: 182': T 83r: 186'': 195': 199v: 20()r:

206r: 225r: 230': 233': 234' :

Cp. secundus Cp. tertius Cp. quartus Cp. quintus Cp. sextus Finís [Está cortado el título por la guillotina. Por el contexto debe ver la continuación del comentario al De simpto­ mate: “Líber sextus de simptomate”] Cp. secundus Cp. tertius Cp. quartus Cp. quintus Finis. 1583

C om o se ve, el M S consta de una serie de obras completas, pequeñas “disputationes” y fragmentos. A unque será objeto por nosotros de un estu­ dio más detenido, conviene que resumamos los escritos contenidos en él:

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Disputatio de usu elementorum in mixtioiiibiis. Disputatio de spiritibus. Disputatio sobre la vena cava y la sangría. D e tunwrihus /¡raetennaturam . In G alieni de causis niorborum. D e sym plom aübus. Noticias sobre un comentario al De facullatibus naluralibus.

Por el carácter de los escritos, se trata de los comentarios en clase a los alumnos, con toda probabilidad durante su período de profeso,' de Practica particular, a partir de 1574. N o hay que descartar por ello la posibilidad de que se traten de apuntes de clase. En este sentido sería interesante la com ­ paración con los descritos por C hinchilla y de los que Peset opinó que serían notas tornadas por sus discípulos. Es sabido que el Renacim iento marca el punto más alto de la vigencia del galenismo. U n galenismo más hondo y más firmemente construido sobre el contacto directo de las fuentes y en clara polém ica con el transmitido por los árabes. La preocupación por la vuelta a las fuentes va a marcar la actua­ ción de Luis C ollado, que desde la nueva cátedra de Práctica particular se niega a la exposición de un Galeno pasado por el tam iz de los comentarios de Pablo de Egina, Rhazes o Av/cena n . Por el contrario, ei conocimiento directo de los escritos galénicos le permite m ontar directamente sobre ellos los cursos en un deseo de mostrar a los estudiantes de form a rigurosa el auténtico saber, el galenismo genuino. La presencia de la fecha de 1583 al final de los comentarios de Collado a los escritos de G aleno sobre los sínto­ mas y el carácter de las otras obras contenidas en el M S muestran el carác­ ter de las nuevas explicaciones que nuestro profesor planteó frente a las exi­ gencias más conservadoras del M unicipio. A este período últim o de su acti­ vidad profesoral debieron pertenecer también los distintos comentarios al De M e iho do medendi, así com o la obra impresa D e indicationibus. La pequeña “ disputatio” — nótese la pervivencia del género literario esco­ lástico— sobre Ja sangría nos plantea otro de los aspectos característicos de la actividad médica de Collado. Com o la mayor parte de los médicos del siglo xvi, participó en la polémica de la sangría. Entre la “derivación directa" de los griegos y la “ derivación revulsiva” de los árabes, nuestro médico tomó claro partido por aquella. Ahora bien: las razones no fueron puramente teó­ ricas, sino de carácter anatóm ico y clínico. Fiel discípulo de Vesalio— recuér­ dese su apasionada defensa del maestro frente a los ataques del anatomista tradicional Jacobo Silvio— , sigue su línea en dicha polémica y funda sobre la investigación anatóm ica directa su rechazo del proceder revulsivo de los árabes. Pero al mismo tiem po incorpora los datos de la experiencia clínica como confirmativos de la eficacia de la “derivación directa” . El texto dice: it Manual de Concells (A.M.V.), 1574-1575, 22 abril 1575.

“ Unde male arahici et Avicenna dicebant exprese deinde ex brachio contrario postea ex eadem nam illi sint intendebant revulsiones nostri simul evacuationes exercemus sed aliqua nostra variante nam vissus nobis t'uit in hospicio pauperum Valentíae 3 die mensibus februari anni (588 die martibus, in loco ad anatemas exercendam destinato directore doctore Vincentio García Salat venas cavas in vassi condii dividi in dúos insignis Ramos quorum alter per dextras Jecoris partes alter per sinistrus ascendebat...” 12. h a sala de disección— “locus ad anatomn.s exercendam” — se convierte en uno de los puntos por el que pasará el meridiano de la reforma médica. Tras un fondo del más depurado y genuino galenismo, los nuevos hábitos de trabajo harán que la clínica cobre una nueva dimensión que desbordará in ­ cluso al propio galenismo, sobre el que tan sólidamente pretende apoyarse. La trascendental novedad de la anatomía vesaliana penetró en nuestro país por Valencia, fue en ella convertida en rutina de trabajo y difundida al resto de la Península 1:!. E l consejo del propio Galeno en su De anathomicis administrationibus — “el anatomista debe hacerlo todo cuidadosamente por sí mis­ m o" 1 4 — hará que hombres como Collado, profundos galenistas, encuentren en el contacto con la realidad el punto de partida de su m ism a rebeldía con­ tra Galeno. Al igual que su maestro Vesalio, el médico valenciano entenderá la m o­ dernidad y la exigencia científica de muy diverso modo, según se trate de anatomía o de fisiología y clínica. Com o anatomista— mejor dicho, como morfólogo médico— se mostrará profundamente innovador, revolucionario y con la independencia de su atenimiento al dato que se le ofrece en la disección. De ahí que critique a Galeno, pero que tam bién rectifique a su propio maes­ tro de Padua ts. E l será, de los discípulos de Vesalio, quien más furibunda­ mente arremeterá contra el reaccionario galenista Jacobo Silvio, que no per­ i’ MS. Sloane, 2849, fol. 35". 13 En 1550. Pedro Jimeno marchó a Alcalá, llamado por su amigo Francisco Valles, para ayudarle como disector en las investigaciones anatomoclinicas. A él se debe la primera publicación española consagrada a la nueva anatomía (Dialogas de re medica. Valencia, 1549). Recordemos que las anteriores de Lobera y Laguna corresponden a la etapa prevesaliana. Al igual que con Valles, Jimeno ejerció una interesante influencia sobre Francisco Díaz. La cátedra de Anatomía de Sala­ manca (1551) la ocupó Cosme Medina, discípulo de Collado. La de Alcalá, fun­ dada entre 1559 y 1563, fue también para otro valenciano, Pedro Marcos de Avala. Y en toda la Península era corriente referirse a la habilidad disectora de la escuela médica valenciana. Vide, L ó p e z P in e r o , L M.; G a r c ía B a l l e s t e r . L.: oh. c i l L ó p e z P in e r o , J. M.: Ciencia pura y aplicada en el Renacimiento español (en prensa). 11 Opera Omnia. ed. Kiihn, II, 230. 15 Cl. Galeni Pergameni Liber de Ossibus... Enanationibus ilústralas a Lodovico Collado. Valentiae, 1555, fol, 30r-30v.

mite la más m ínim a quiebra en el sólido edificio de la anatomía galénica ,y. Pero, en cambio, en fisiología y clínica su m odernidad consiste en rebeldía contra el galenismo arabizado y la apoyará en la vuelta a un Galeno genuino y un contacto directo con las fuentes griegas, tanto hipocráticas com o galé­ n ic a s 17. A hora bien: ya se anuncia, incluso en el aspecto más sólidamente galénico, com o es la clínica, las grietas por las que se resquebrajará la propia patología galénica. Cuando Collado, en la polémica de la sangría, esgrime los hallazgos anatómicos y el auténtico recorrido de los vasos y une a ellos los datos de observación clínica empírica del doctor A lm enara— “quam vissus a doctor almenara V alentiae” is— . están fundam entando la actitud que hará saltar por los aires el imperio galénico. Por desgracia, en España no se supo continuar esta línea en todas sus consecuencias y el galenismo se irá endu­ reciendo. Incorporando los escritos, o fragmentos de ellos, contenidos en el M S del British M useum , las obras médicas de I.uis Collado las podemos ordenar del siguiente m odo:

1.

Chuidii Galeni Pergameni, líber de ossibus ad Tyrones, interprete F erdinando Balam io S im io : Enarratíonibus ilustratus cí L udo vico C o ­ llado, V alentino, publico artis medica Doctore. Valentiae. J. Mey.
1555. Apéndice: Ossium Cctpítis joram iin u m et S inuum ad Tyrones brevis descriptio. E x Hippocratís et G aleni m onumentis isagoge sum m a diligentia decerpta, ad faciendam m edicinam non minus utilis. quam necessaria: auctore Ludovico Collado, medico valentino, artis medicae publico Doctore. Valentiae, H. Mey, 1561. 2." ed.: Valentiae, F. Mey, 1561. A esta edición se le añadió, del m ism o autor: Epitom e Medices, sive lractatus de Materia M edica et de Plantis: (D icho Epitome fue impreso ese mism o año por M . Sorolla, también en Valencia, pero sin nombre de autor.) 3.: ed.: Valentiae. Mace. 1674. D e indicationibus líber unus. Valentiae. D . Pérez, 1572. (Sin loca­ lizar.) Pharm acopeorum om nium , quae in usu sunt apud nostros pharmacopeos, índex. Valentiae. 1651. (Con toda probabilidad quedó MS. Sin localizar.) In G alenum de san guiñe missione (MS. Sin localizar).

2.

?. 4.

5.
16

¡bíd., hoja sin paginación entre fol. 75 y hoja con signatura K i. 17 F.n su cátedra de Práctica particular se negó rotundamente a continuar la lí­ nea del galenismo arabizado y fue por ello severamente amonestado por el M uni­ cipio: “conue quesligen en hu deis libres infrascrits ço es lo tercer libre de paulo esineta lo noue libre de rassis ais almansoreni M. cathinaria corregit per Silvio y los libres de avicena perço provehexen que sia manat al dit mestre luys collado...’' (Manual de Concelh, A.M.V., 1574-1575. 22 abril 1575). i« MS. Sloane, 2849. fol. 36'.

6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22.

Practica et commentario in V. vij et xij libros M e lh odi medendi Galenì (MS. Sin localizar). Com m entario in libros M ethodi medendi a jv husque ad xj (MS. Sin localizar). Epitomes sire traíalas de materia medica ex plantis (M S. Sin lo­ calizar). D e sim plicium m edicam entonim facultatibus Colludi (MS. Sin lo­ calizar). Observationes in praxi, ad C olladi mentem (MS. Sin localizar). Constitutiones epideniicae in hac civit. Vaìent. annorum / 5 7 /, 1572 (MS. Sin localizar). In I I G aleni librum M ethodi medendi Com m entarli, L udovici C olladi M edici proestantissimi (MS. Sin localizar). De febrium putridarum curatione ad Galen. de arte curativa ad Glauconem , C olludi (MS. Sin localizar). De capitis ajfectibus perscutationes particulares L udo vici Collado M edici proestantissimi (MS. Sin localizar). De curatione m orborum cavitatis vitalis exercitationes, ac prim um de pleuritide (MS. Sin localizar). Disputado de usu eìementorum in m ixtionibus (MS. B. M. Sloane 2849, fol. 2r-fol. 32'). D isputano de spiritibus (Ibid., fol. 33r-35r). Disputatio sobre vena cava y la sangría (Ibid., fol. 35r-36r). De tumoribus prae.'crnaturam (Ibid., fol. 37r-fol. 52v. Parece incom ­ pleta). In Galieni de causis m orborum (Ibid., fol. 56'-117r). D e Symptomatibus (Ibid., fragmentos en fol. 53r-55T ; 56'; libri III, IV , V , V I. fol. 11 8'-234'). Com entario al De facultatibus naturaìibus (Ibid., fol. 55v. Sólo un pequeño fragmento).