Alianza para el Progreso (inglés: Alliance for Progress), programa de ayuda económica, política y social de EE. UU.

para América Latina efectuado entre 1961 y 1970. Su origen está en la propuesta oficial del presidente John F. Kennedy, en su discurso del 13 de marzo de 1961 ante una recepción en la Casa Blanca para los embajadores latinoamericanos. El discurso fue transmitido por la Voz de América en inglés y traducido al español. La Alianza para el Progreso duraría 4 años. Se proyectó una inversión de 20.000 millones de dólares. Sus fuentes serían de los EE.UU. por medio de sus agencias de ayuda, las agencias financieras multilaterales (BID y otros) y el sector privado canalizados a través de la Fundación Panamericana de Desarrollo. Reunión en Uruguay Detalles posteriores fueron elaborados y debatidos en la reunión del Consejo Interamericano Económico y Social (CIES), llamada Conferencia de Punta del Este, que se dio del 5 al 17 de agosto de 1961 en Punta del Este (Uruguay) En dicha reunion habían delegados de todos los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), incluida Cuba (representada por Ernesto Che Guevara). En esta reunión se aprobó la creación de la Alianza para el Progreso (ALPRO); en el texto oficial de su Constitución se establece su objetivo general: "mejorar la vida de todos los habitantes del continente"; para ello se proclamaron varias medidas de carácter social (educación, sanidad, vivienda...), político (defendiendo la formación de sistemas democráticos, según el principio de autodeterminación de los pueblos) y económico (limitación de la inflación, mejora de la balanza de pagos, siempre bajo la iniciativa privada). Para garantizar estos objetivos, Estados Unidos se comprometía a cooperar en aspectos técnicos y financieros. La opinión pública recibió con entusiasmo esta declaración, pero el programa fracasó debido a que, tras el asesinato de Kennedy, sus sucesores limitaron la ayuda financiera estadounidense en América Latina, prefiriendo acuerdos bilaterales en los que primaba la cooperación militar. Cuba se opuso a firmar la carta de acuerdo final.

Placa conmemorativa de construcción de gimnasio, en Frutillar, Chile aportado por la "Alianza para el Progreso" para ayudar a los damnificados por el terremoto de Chile en 1960 La negativa de Cuba no era de extrañar ya que la Alianza del Progreso se creó como una forma de contrarrestar la influencia de su revolución y apoyar medidas más reformistas. Tal era el modelo que EE.UU. veía en presidentes como Rómulo Betancourt (Venezuela 1959-1964), Jânio Quadros (Brasil 1961), Arturo Frondizi (Argentina 1958-1962), Francisco José Orlich Bolmarcich (Costa Rica 1962-1966),Fernando Belaúnde Terry (Perú 1963-1968), Eduardo Frei Montalva (Chile 1964-1970), Alberto Lleras Camargo (Colombia 1958-1962) y Guillermo León Valencia Muñoz (Colombia 1962-1966). Las principales medidas eran una reforma agraria en función de mejorar la productividad agrícola, libre comercio entre los países latinoamericanos, modernización de la infraestructura de comunicaciones, reforma de los sistemas de impuestos, acceso a la vivienda, mejorar las condiciones sanitarias para elevar la expectativa de vida, mejora en el acceso a la educación y erradicación del analfabetismo, precios estables y control de la inflación y cooperación monetaria. Inicialmente dentro de la OEA el CIES era el encargado de coordinar la ayuda financiera, revisión de los planes y proyectos de la Alianza remitidos por los países. Sin embargo la creciente complejidad hace ingobernable los propósitos de la Carta de Punta del Este. En la reunión de Cancilleres de Río de Janeiro (noviembre de 1963), y tomando como base los informes de Kubitschek y Lleras Camargo, se crea el Comité Interamericano de la Alianza para el Progreso (CIAP 1963-1970) como el organismo rector del programa de ayuda, dependiendo del Comité Ejecutivo del CIES.

con la Guerra Fría en sus momentos más intensos. En su discurso inaugural en enero de 1961. trabajo y tierra.Washington — Cuando el presidente John F. con el objeto de acelerar el desarrollo y lograr sociedades más justas en todo el Hemisferio Occidental. secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental. Kennedy anunció oficialmente la Alianza para el Progreso durante una recepción en la Casa Blanca para el cuerpo diplomático de América Latina. nuestro enfoque también debe ser valiente". salud y escuela. al agregar que "los latinoamericanos lo tomaron en serio porque creían que realmente quería hacer eso". (La ayuda exterior como política exterior. en una nueva alianza para el progreso. al reconocer que las luchas de la región contra la pobreza y el analfabetismo podían poner en riesgo a las instituciones democráticas. Kennedy puso en marcha un ambicioso programa de ayuda exterior. un continente rico en recursos y en logros espirituales y culturales de sus pueblos. "A todo lo ancho de América Latina. dijo Kennedy ante los embajadores de la región. Según indica Jeffrey F. distribución de ingresos y reforma agraria. que "Kennedy estaba tratando de cambiar". La Alianza quizás haya quedado en el olvido. Kennedy quería establecer una asociación entre Estados Unidos y América Latina. recordó Valenzuela. sin paralelo en magnitud y nobleza de causa. el 13 de marzo de 1961. de techo. lo propuso como un plan de diez años para ayudar a "construir un hemisferio en el que todos los hombres puedan tener la esperanza de un estándar de vida apropiado.000 millones de dólares en ayuda y pidió a los gobiernos de América Latina que aportaran 80. Taffet. Kennedy propuso un plan que requería "un enorme esfuerzo de cooperación. Kennedy le dio alta prioridad al compromiso de Estados Unidos con América Latina. "Si queremos resolver un problema de dimensiones tan grandes. y autor del libro titulado Foreign Aid as Foreign Policy: The Alliance for Progress in Latin America. Kennedy estaba decidido a limitar la influencia del régimen comunista de Cuba en la región. que no llevara rastros de paternalismo ni explotación. La iniciativa establecida en 1961 planteaba amplias reformas sociales y económicas. para satisfacer las necesidades básicas de los pueblos de las Américas. inclusive políticas impositivas más igualitarias. para ayudar a los hombres libres y a los gobiernos libres a librarse de las cadenas de la pobreza". profesor asociado de historia en la Academia de la Marina Mercante de Estados Unidos. Así también. dijo Arturo Valenzuela. al atender las aspiraciones universales de superar el desafío de la pobreza y la autocracia que la región enfrentaba en la década de 1960".000 . la Alianza para el Progreso en América Latina) en todo el hemisferio "había la percepción de condescendencia de Estados Unidos".” Estados Unidos prometió aportar 20. millones de hombres y de mujeres padecen la diaria degradación de la pobreza y el hambre". dijo Taffet. pero en su momento marcó un nuevo enfoque en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina. conocido como la Alianza para el Progreso. Kennedy prometió a "nuestras repúblicas hermanas … convertir las buenas palabras en buenas obras. "La Alianza para el Progreso fue un esfuerzo característico del presidente Kennedy para fortalecer los lazos comunes entre Estados Unidos y América Latina. en el que todos puedan vivir su vida con dignidad y libertad".

donde los representantes de Estados Unidos y de todos los países de América Latina. aeropuertos. en lo individual si se benefició con esta iniciativa". Esperamos aprovechar ese legado". dijo Taffet. clínicas y proyectos de purificación de agua en toda América Latina. su enérgica defensa de las metas del programa causó una fuerte impresión en los pueblos de todo el hemisferio. trasladarse a mejores viviendas y tener un estilo de vida de clase media". él sigue siendo muy admirado. "Kennedy impulsó la noción de que Estados Unidos puede ser un socio benevolente en la región. Kennedy tuvo problemas para conseguir la aprobación del Congreso para financiar plenamente el programa. "Hasta el día de hoy. La alianza dio apoyo a la construcción de viviendas. y las trabas burocráticas. Uruguay.millones de dólares en fondos de inversión para sus economías.html#i xzz2U7x1zETb . "Es difícil decir si la alianza cambió las economías regionales o la situación política. anotó Taffet. dijo Taffet. Si bien Kennedy se decepcionó del éxito limitado de la alianza. El programa "probablemente sea mejor juzgado en términos de cómo afectó a la gente individualmente en el hemisferio". Sin embargo. El programa tomó impulso en agosto de 1961. Read more: http://iipdigital. hicieron erráticos los avances. la gobernabilidad democrática y la modernización económica. En esa época. hospitales. Debido al financiamiento de la alianza "más gente en la región pudo enviar a sus hijos a mejores escuelas. Aunque la Alianza para el Progreso no alcanzó muchos de sus objetivos y finalmente fue disuelta.1034313.usembassy. fue el mayor programa de ayuda creado por Estados Unidos para el mundo en desarrollo. con excepción de Cuba. y en América Latina hay escuelas y calles que llevan su nombre". tanto en Washington como en el resto del hemisferio. escuelas. durante una reunión en Punta del Este. pero la gente. donde también se distribuyeron textos escolares gratuitamente.gov/st/spanish/article/2011/03/20110308155148x0. dieron su apoyo a un carta para impulsar la reforma agraria e impositiva. si logró algunos logros mensurables. poco después la alianza enfrentó obstáculos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful