You are on page 1of 2

La Biblia lo declara así

:
“Por eso, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en él, arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó, y llenos de gratitud”. (Colosenses 2:6-7). Debemos crecer… y es en el proceso de crecimiento que el Señor puede hacer algo hermoso con nuestras vidas. ¿Sabías que Dios tiene un plan para tu vida? Fuiste creado con un propósito, y Él tiene cosas especiales para que tú hagas. Deja que su Palabra te cuente más acerca de eso. “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. (Romanos 12:1-2). Cuando uno se convierte en cristiano mediante la fe en Jesucristo, se transforma internamente en una persona totalmente nueva. “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17). Uno de los errores cometidos por muchos es asumir que uno crece espiritualmente de la misma forma o a la par que uno crece o se hace viejo físicamente. Sin embargo, el hecho de ser un adulto maduro no necesariamente implica madurez espiritual. Entonces, te preguntarás, ¿cómo he de crecer? ¿Cómo podré ser un cristiano maduro? ¿Cómo puedo descubrir esos propósitos únicos de Dios? ¿Cómo puedo permitirle a Dios hacer algo emocionante y hermoso con mi vida? Las Escrituras son claras al respecto. La Biblia, la Palabra inspirada por Dios, es al cristiano lo que el alimento es al cuerpo físico… es alimento espiritual: “Deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación”. (1 Pedro 2:2) Junta de Misiones Norteamericanas 4200 North Point Pkwy. Alpharetta, GA 30022-4176
Una agencia de la Convención Bautista del Sur apoyada por el Programa Cooperativo y la Ofrenda de Resurrección Annie Armstrong® Para informacion general llame al (770) 410-6000 o visite www.namb.net. Para ordenar materiales llame a Servicio al Cliente al 1-866-407-6262 o fax: (770) 442-9742

hacer algo hermoso con tu vida…

Dios puede

…y quiere hacerlo. T
oma un trozo de arcilla ordinario. No es muy atractivo, ¿verdad? Pero ponlo en manos de un maestro reconocido y ¡mira lo que sucede! Todo empieza en la mente del maestro. El alfarero tiene un diseño, un plan que de alguna manera encuentra expresión a través de esos dedos y manos expertos, los cuales ya han confeccionado antes otras obras de arte… con igual cuidado… paciencia… y amor. De alguna manera, el artista transforma el barro en algo bello… y útil… para que otros más se regocijen. Es el mismo pedazo de arcilla, ¿no es así? Pero bajo la influencia modeladora del maestro, y la maleabilidad del barro, sucede un pequeño milagro. El sueño se vuelve realidad… la promesa se cumple. ¡Así pasa también con los cristianos! ¿Alguna vez pensaste en tu vida como algo así… que en las manos de Dios, lo que parece ser barro común y corriente puede convertirse en algo hermoso… útil… y disfrutado por otros más? La Biblia se refiere al hecho de convertirse en cristiano, en hijo de Dios, como “nacer de nuevo”. "–Yo te aseguro que quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios –respondió Jesús. Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu. No te sorprendas de que te haya dicho: Tienen que nacer de nuevo." (Juan 3:5-7) Comenzamos como bebés en lo espiritual de la misma forma que alguna vez fuimos bebés en lo físico. Tenemos que aprender a gatear, luego caminar, y finalmente, correr espiritualmente. Debemos aprender a hablar. Tenemos que averiguar cómo es el mundo para desenvolvernos en él. Como cristianos, debemos desarrollarnos internamente de la misma forma que nos desarrollamos externamente. Dios no quiere que permanezcamos siendo bebés espirituales, así como nuestros padres no hubieran querido que siguiéramos siendo niños por siempre. La idea es crecer… y llegar a ser todo lo que originalmente estábamos destinados a ser.

Yo soy la vid y ustedes son las ramas. sino animémonos unos a otros. Las citas bíblicas están tomadas de la Santa Biblia. y a hacerlo de forma regular. cuando éramos enemigos de Dios. “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar. Aprender a orar. Cuando el apóstol Pablo le escribió a una de las iglesias que había fundado. Nunca debes minimizar tu propia importancia. (2) A través de la Iglesia recibes la “leche espiritual pura” que te hace crecer (ver 1 Pedro 2:2) (3) A través de la Iglesia honras a Dios al ofrecerle parte de lo que Él te ha dado (ver 1 Corintios 16:2) (4) A través de la Iglesia encuentras el poder para ser un testigo audaz deseoso de contar lo que Cristo ha hecho por ti (ver Hechos 4:31) De la misma forma que un hogar provee la seguridad y suministros con los que un pequeño puede desarrollarse. Pero háganlo con gentileza y respeto”. entra. felices y victoriosas (en su fuerza. sino que tiene que permanecer en la vid. No es un milagro pequeño el que no haya dos copos de nieve iguales. (1 Pedro 3:15) Debemos servir a otros con gusto. Gracias por entrar en mi vida. Él conoce tus necesidades incluso antes de que tú le pidas. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma. efectivo en la vida y en el trabajo. 3:16-17) ¿Quieres empezar a descubrir qué tiene Dios en mente para tu vida? Lee su Palabra… descubre su mensaje. (Juan 15:4-5). no en la nuestra). La oración es sencillamente nuestra forma de hablarle a Dios. El que permanece en mí. sino líbranos del maligno’”. para instruir en la justicia. sé que soy un pecador. No trates de utilizar palabras rebuscadas. Me arrepiento del pecado que hay en mí y anhelo conocer tu perdón. así nosotros. así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Y no nos dejes caer en tentación. nos deleitamos en compartir con ustedes no sólo el evangelio de Dios sino también nuestra vida. debes ejercitar tu fe. ¡Tanto llegamos a quererlos!” (1 Tesalonicenses 2:7-8) La Iglesia provee al nuevo cristiano un lugar de compañerismo y cuidados. (1) Cuando recibiste a Cristo “naciste de nuevo” como hijo de Dios (ver Juan 3:3) Esto te hace parte de la familia de Dios. Compartir la fe y servir a los demás son al cristiano lo que el ejercicio es al cuerpo humano. Utilizadas con autorización. Tú eres la arcilla. ¡Lo sabes! Dios te ama lo suficiente para dejarte decidir. siendo por naturaleza Dios. Tú eres el regalo de Dios para su Iglesia. “Permanezcan en mí. Por el sólo hecho de ser cristiano. a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra”. en todo el mundo. ¿Se lo permitirás? Si aún no lo has invitado a pasar. aliento y amor necesarios para madurar. podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido”. sino también por su vida: “Porque si. Sociedad Bíblica Internacional. sino disfrutarlas. a quien confías tus más íntimos secretos. Todo empieza cuando lo invitas a tu vida por tu propia voluntad. es otro paso importante en el crecimiento de un cristiano. Puedes… … aceptarte… ser tú mismo… gustarte… agradecer a Dios que. o que las huellas digitales no se repitan: pero Dios ha hecho algo aún más fantástico en la vida de cada creyente. La Biblia nos anima a ejercitar regularmente el compañerismo: “No dejemos de congregarnos. (1 Corintios 12:4. venga tu reino. sé mi Señor y Salvador. con tus habilidades y singularidad. siguiendo el ejemplo del Señor Jesucristo. (2 Tim. Nueva Versión Internacional. nunca debes envidiar las habilidades de alguien más. como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Por el contrario. Para poder crecer fuerte espiritualmente. corrección. exprésale a Dios exactamente lo que quieras decirle. seremos salvados por su vida!” (Romanos 5:10). Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. La vida de Cristo te permite vivir… ¡ahora! Dios desea hacer algo hermoso con tu vida. Copyright 1999. fuimos salvados no sólo por la muerte de Cristo. para corregir. Deseo que entres en mi vida y asumas control total. y te dio un hogar en el Cielo para cuando mueras. (1 Juan 5:14-15) Pero. Es su carta de amor para ti. sino también responderá. o sentir que has sido “dejado fuera”. “Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad. Dios nos habla principalmente a través de la Biblia… nosotros le hablamos a Él a través de nuestras oraciones. La muerte de Cristo hizo posible que tus pecados fueran perdonados. dará mucho fruto. La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús. honren en su corazón a Cristo como Señor. como yo en él. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Sin embargo. Por favor. Verás. También proporciona un lugar de servicio donde uno puede convertirse en un individuo productivo. ¿qué voy a decir en mis oraciones? ¿Qué clase de palabras debo utilizar? ¿Qué tipo de oraciones puedo orar? Por lo menos en la Biblia encontramos cinco tipos de oración que nos dan lineamientos útiles sobre cómo orar: (1) Oración de adoración: Salmos 103 y 104 (2) Oración de confesión: Salmo 51 y 1 Juan 1:9 (3) Oración de acción de gracias: Colosenses 4:2 y Tesalonicenses 5:18 (4) Oración de intercesión: Filipenses 1:3-6 y Santiago 5:16 (5) Oración por nuestras propias necesidades: Salmo 90:1617 y Filipenses 4:6 Ora con tus propias palabras. (Hebreos 10:25). ¡con cuánta más razón. Haz cualquier cambio que desees hacer. fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo. (Mateo 6:9-13) Tienes la garantía de Dios de que cuando le hables no sólo escuchará. quien. en lugar de eso. Comparte con otros lo que Dios ha hecho en ti y por ti. hay diversos dones. sino que podemos y debemos vivir vidas emocionantes. (Filipenses 2:4-7) Dios planeó que la gente viviese en grupos llamados familias porque era mejor para ellos y porque esto les ayudaría a realizar Su propósito en la Tierra. no desea trabajar en tu personalidad si tú así no lo quieres. Gracias por salvarme. tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos”. Él nos ha pedido que seamos testigos de su gracia (ver Hechos 1:8) “Más bien. . y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca”. santificado sea tu nombre. se rebajó voluntariamente. para reprender. pero un mismo Espíritu… A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás”. Mira. separados de mí no pueden ustedes hacer nada”. “Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. Perdónanos nuestras deudas. Después de todo. no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. habiendo sido reconciliados. la Iglesia proporciona un ambiente en el cual los nuevos cristianos pueden crecer y recibir la instrucción. “Ustedes deben orar así: ‘Padre nuestro que estás en el cielo. Probablemente el mejor ejemplo para ilustrar cómo debemos orar es el que nos dio Jesús mismo. hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Tiene un propósito para ti. Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos. Ora como si le estuvieses hablando a tu mejor amigo. y yo permaneceré en ustedes. no hay ninguna otra persona creada cómo tú. Dios quiere hacer algo hermoso con tu vida. Todo depende de ti. Las “buenas noticias” del Evangelio no son que nos volvimos cristianos para vivir vidas restringidas y estrechas. “Ahora bien. puedes hacerlo ahora con la siguiente oración: Querido Señor Jesús. Jesús estableció su Iglesia a manera de una familia espiritual por las mismas razones. Debes entregarte a la obra del maestro. él nos oye. cada uno de nosotros fue creado para un trabajo especial en la Iglesia. Amén. como acostumbran hacerlo algunos. por el cariño que les tenemos. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones. nos dio un ejemplo de cómo tratar a los nuevos cristianos: “…los tratamos con delicadeza. te preguntas.¿No estás creciendo espiritualmente? ¡Revisa tu dieta! Tal vez no estés comiendo bien.7) Como cristiano. Por favor. eres realmente único.