You are on page 1of 3

Todos los niños con autismo tienen problemas con

:
  

Interacción social: la forma en que se relacionan con otros Comunicación verbal y no verbal Comportamientos o intereses repetitivos Los bebés con el trastorno no se dejan mimar, evitan el contacto visual y no parecen querer o necesitar contacto físico o afecto. Pueden volverse rígidos o flojos cuando se los sostiene, llorar cuando se les levanta y mostrar poco interés en el contacto humano. Estos niños no sonríen o levantan sus brazos antes de ser levantados. No desarrollan apego por los padres y no muestran ninguna ansiedad normal hacia los desconocidos. No aprenden los juegos típicos de la niñez, como el cu-cu. A medida que los niños con autismo crecen, a menudo tienen respuestas inusuales a experiencias sensoriales, como ciertos sonidos y la forma en que lucen los objetos. Estos síntomas pueden variar de leves a graves, y serán diferentes de un niño/a a otro. Por ejemplo, a un niño/a puede resultarle fácil aprender a leer pero tiene problemas en situaciones sociales. Sin embargo, en el autismo, cada niño/a exhibirá patrones de comunicación, sociales o conductuales que son individuales pero que se ajustan al diagnóstico general de autismo. Los niños con autismo no siguen los patrones típicos de desarrollo infantil. En algunos niños, puede haber indicios de futuros problemas desde el nacimiento. En la mayoría de los casos, los problemas de comunicación o habilidades sociales se vuelven más notorios a medida que el niño/a crece (entre los 12 y 36 meses) y comienza a quedarse rezagado respecto a otros niños de la misma edad. Algunos padres informan que los cambios ocurren en un período corto. Ellos notan que, repentinamente, sus niños comienzan a rechazar a la gente, actuar en forma extraña y perder el lenguaje y las habilidades sociales que tenían. En otros casos, hay una disminución en el nivel de progreso, de manera que la diferencia entre el niño/a con autismo y otros niños de la misma edad se vuelve más y más notoria a través del tiempo. Mientras que una persona con autismo puede tener síntomas que van de leves a graves, alrededor del 10% de estos niños tiene una capacidad extraordinaria en un área, como las matemáticas, la memoria, la música o el arte. Esos niños se conocen como «autistas inteligentes». Aunque existen muchas preocupaciones acerca de etiquetar a un niño/a pequeño como autista, cuanto más temprano se haga el diagnóstico de autismo, más pronto se pueden tomar medidas para ayudarlo. La evidencia de los últimos 15 años ha demostrado que la intervención temprana intensiva en un marco educativo óptimo por al menos dos años durante los años preescolares tiene

Algunos de estos comportamientos pueden ser obvios en los primeros meses de la vida. para poder asegurarse de si el niño/a tiene o no autismo. El diagnóstico tiene dos etapas. La primera etapa es la observación del desarrollo durante exámenes físicos infantiles. Esta evaluación puede ser realizada por un equipo que incluya un psicólogo. La segunda etapa involucra una evaluación exhaustiva por parte de un equipo multidisciplinario. se requiere mayor evaluación. Para diagnosticar el autismo. Si su médico observa alguno de los posibles indicadores de autismo como resultado de una detección o un examen físico infantil. La segunda etapa involucra una evaluación exhaustiva por parte de un equipo multidisciplinario. terapeuta del habla u otros profesionales que diagnostican a niños con autismo. Para que se diagnostique autismo. Mirar cintas de video. neurólogo. un niño/a debe haber tenido problemas en al menos una de estas áreas: comunicación. o pueden aparecer en cualquier momento durante los primeros años. Diagnóstico Integral El segundo tipo de evaluación debe ser más detallada. sociabilización o comportamiento restringido antes de los tres años. los profesionales médicos observan los comportamientos específicos del niño/a.) Además. La primera etapa es la observación del desarrollo durante exámenes físicos infantiles. Las Etapas de un Diagnóstico de Autismo Revisado por: Comité consultivo de Mi hijo sin límites septiembre de 2009 El diagnóstico de autismo tiene dos etapas. Detección Un examen físico infantil con el médico debería incluir una prueba de detección del desarrollo. (Esta prueba se realiza para saber si el niño/a se está desarrollando a una tasa adecuada para su edad.mejores resultados en la mayoría de los niños pequeños con trastorno de espectro autista. psiquiatra. fotos y álbumes familiares puede ayudar a los padres a recordar cuándo apareció por primera vez cada comportamiento y cuándo el niño/a alcanzó ciertos hitos del desarrollo. las observaciones e inquietudes de los padres acerca del desarrollo de su hijo/a son de importancia para ayudar a detectar autismo. .

Aunque es posible que los padres fueran conscientes de que algo «no estaba del todo bien» con su hijo/a. luego de saber que su hijo/a es autista. audición. Sin embargo. una evaluación completa puede involucrar varios tipos de pruebas distintas. La detección de plomo también es esencial para niños que permanecen durante mucho tiempo en la fase oral-motora. Los niños que padecen un trastorno autista tienen generalmente niveles elevados de plomo en sangre. Los profesionales examinarán las habilidades de aprendizaje.Debido a que el autismo es un trastorno complicado. relaciones con otras personas y más. durante la cual se llevan cosas a la boca. el momento en que se da un diagnóstico de autismo es muy perturbador. respuestas auditivas. movimientos corporales. . es importante que los padres hagan preguntas y obtengan recomendaciones acerca de los pasos que deben seguir. lo antes posible. sociales y de comunicación.