You are on page 1of 16

CÁTEDRA DE HISTORIA DE LA TEORÍA ANTROPOLÓGICA Departamento de Ciencias Antropológicas Facultad de Filosofía y Letras Universidad de Buenos Aires

LA ANTROPOLOGÍA Y EL ANORMAL RUTH BENEDICT
En: Journal of General Psychology (1934), 10(2), pp. 59-82. Recomendado en su publicación original por Franz Boas, aceptado para su publicación por Carl Murchison del Comité Editorial y recibido en la Oficina Editorial el 30 de diciembre de 1932. Traducción: María Guadalupe García y Natalia Cler Pereira

La antropología social moderna se convierte cada vez más en el estudio de las variedades y de los elementos comunes del ambiente cultural y de sus efectos en el comportamiento humano. Para tal estudio de órdenes sociales diversos, los pueblos primitivos proveen por fortuna de un laboratorio aún no enteramente viciado por la expansión de una civilización mundial estandarizada. Dyaks y hopis, fidjianos y yakuts son significativos para el estudio psicológico y sociológico porque sólo entre estos pueblos más simples ha habido suficiente aislamiento para dar oportunidad al desarrollo de formas sociales localizadas. En las culturas más avanzadas, la estandarización de costumbres y creencias a lo largo de un par de continentes ha brindado un falso sentido de la inevitabilidad de las formas particulares que se han convertido en habituales, y debemos efectuar una investigación más amplia para corroborar las conclusiones que apresuradamente basamos en esta cuasi-universalidad de las costumbres que nos son familiares. La mayoría de las culturas más simples no alcanza la amplia difusión de esta cultura que, sobre la base de nuestra experiencia, identificamos con la naturaleza humana misma. Pero esto se ha dado por diversas razones históricas, y ciertamente por ninguna que nos dé a nosotros, sus portadores, el monopolio del bien social o de la sanidad social. Desde este punto de vista, la civilización moderna se convierte no en la cima del logro humano sino sólo en uno de una larga serie de ajustes sociales posibles. Estos ajustes, tanto sean de manierismos, como las formas de mostrar ira, o alegría o pena en cualquier sociedad, o de las principales pulsiones humanas, como el sexo, resultan mucho más variables que lo que sugiere la experiencia de una cultura en particular. En ciertos campos, como la religión o los arreglos matrimoniales formales, estos amplios límites de variabilidad son bien conocidos y pueden ser razonablemente descriptos. En otros, no es posible aún dar un informe generalizado, pero eso no nos absuelve de la tarea de indicar la significación del trabajo que ha sido realizado y de los problemas que han surgido.

Dándose vuelta. Pero la mayoría de los pueblos han considerado que manifestaciones psíquicas extremas resultan no sólo normales y deseables sino también propias de individuos altamente valorados y dotados. Después de unas pocas horas. habiendo escuchado una voz que le hablaba en tonos de la más grande intensidad. caía de precipicios o de árboles o en los que era rodeada por enjambres de abejas. Ellos sabían que por algún tiempo había tenido sueños de un carácter especial. sin peligro ni dificultad para la sociedad. Su familia se reunía. hasta que al final gritaba el nombre del espíritu mismo. lo cual indicaba un llamado shamánico. Bailaba durante tres noches y en la tercera . Ella yacía rígida. y a ellas se les asignaba el mayor prestigio en la comunidad.Uno de estos problemas se relaciona con las modernas y habituales categorías de normal/anormal y nuestras conclusiones con respecto a ellas. nacidos y educados en una cultura que no hace uso de tal experiencia. o hasta qué punto es necesario considerar esto como una función de la cultura? Uno de los hechos más sorprendentes que emergen del estudio de la amplia variedad de culturas lo constituye la facilidad con la que nuestros anormales funcionan en otras culturas. Algunas de las tribus indias de California concedían prestigio principalmente a quienes atravesaban ciertas experiencias de trance. como el sadismo o los delirios de grandeza o de persecución. la mujer empezaba a gemir suavemente y a rodar sobre el suelo. apenas respirando. Él le ordenaba cantar so pena de atravesar su corazón con su flecha. ¿Hasta qué punto estas categorías están culturalmente determinadas. No todas estas tribus creían que eran exclusivamente las mujeres quienes que estaban así dotadas. pero bajo la presión de la experiencia ella caía inconsciente. de inmediato manando sangre de su boca. en el período en que el catolicismo convirtió la experiencia del éxtasis en marca de santidad. aparentemente. Por lo tanto la comunidad sabía qué esperar. era ésta la convención. con seguridad. o hasta qué punto podemos nosotros. sus gemidos se convertían más y más claramente en la canción del espíritu. lo cierto es que existen culturas bien descriptas en las cuales estos anormales funcionan cómodamente y con honor y. Eran elegidas a causa de su predisposición constitucional para el trance y sus manifestaciones asociadas. bailaba durante la noche su primer danza shamanística iniciatoria. Esto fue así aun en nuestro propio pasado cultural. Es difícil para nosotros. ella veía a un hombre con un arco tenso y una flecha. En tanto ella volvía en sí. sueños en los que huía de osos pardos. entender cuán importante puede ser su rol y cuántos individuos pueden ser capaces de ella toda vez que se le asigna un lugar honorable en la sociedad. la mujer que estaba de tal manera destinada. Cuando la mujer volvía en sí después del primer encuentro con su espíritu. aquellas que indican extrema inestabilidad o aquellas vinculadas a la naturaleza de los rasgos de personalidad. Aun un místico muy leve es aberrante en nuestra cultura. considerarlas como absolutas? ¿Hasta qué punto podemos considerar la falta de habilidad para operar socialmente como diagnóstico de anormalidad. Las más notorias de estas “anormalidades” son el trance y la catalepsia. pero entre los shasta (10). Sus shamanes eran mujeres. sostenida por una cuerda que colgaba del techo. Un día. la cual le había sido enseñada por el espíritu en el momento del trance. temblando violentamente. Se suponía que ella repetiría la canción que le había sido indicado cantar. caía repentinamente al piso mientras realizaba sus tareas habituales. Cualquiera sea el tipo de “anormalidad” que elijamos como ilustración.

Sueña muchas cosas. aquí se ha volcado en ellas la aprobación cultural y se las ha convertido en el camino hacia la autoridad sobre los congéneres. 259 ff. Se tornan las características sobresalientes del tipo social más respetado. pero con el paso del tiempo se torna frágil. para adivinar y para aconsejar. para curar. tipos que son culturalmente seleccionados por el grupo. algunos están violentamente trastornados durante muchos años. De acuerdo con las ideas de estos pueblos. ellos son individuos que han sido curados de graves enfermedades sometiéndose a la voluntad de los espíritus y han adquirido por este medio grandes poderes sobrenaturales y un vigor y una salud incomparables. produciéndolo en una parte de su cuerpo y luego llevándolo hacia otra parte. otros son irresponsables al punto que deben ser vigilados constantemente para evitar que se pierdan en la nieve y se congelen hasta morir. Está claro que lejos de considerarse a las crisis catalépticas como manchas en el escudo familiar o como evidencias de temibles enfermedades. un objeto con forma de carámbano que ella exhibiría después en sus danzas. enfermos y esqueléticos al borde de la muerte. Fueron precisamente los individuos catalépticos quienes.noche debía recibir en su cuerpo el poder de su espíritu. . Tiende a evitar ciertos tipos de alimentos. En cada parte del mundo se encuentran ejemplos de la disponibilidad de tipos “anormales” en la estructura social. Es la práctica shamánica la que constituye su cura y –aseguran. Los shamanes de Siberia dominan sus comunidades. al principio tiene una apariencia robusta. elige lo que le gusta y tampoco come mucho de esto. En otras palabras. él me disparará”. Finalmente el hombre enferma gravemente y van a consultar a los adivinos. soñé que muchos hombres me mataban y yo escapaba no sé cómo. se queja continuamente de dolores en diferentes partes de su cuerpo. Desde ese momento en adelante ella continuaría validando su poder sobrenatural con sucesivas manifestaciones catalépticas y sería convocada en las grandes emergencias de la vida y de la muerte. Sus amigos permanecían cerca porque cuando ella se tambaleara en algún tipo de ataque cataléptico ellos tendrían que sujetarla antes de que cayera o muriera. Ella bailaba y. delicado aunque sin una enfermedad real. en esta cultura. a veces sudan sangre. pp.el esfuerzo extenuante de una sesión de espiritismo siberiano los deja sin embargo descansados y aptos para entrar inmediatamente en una ejecución similar. ya no era como el resto’. el que opera con mayor honor y gratificación en la comunidad. Durante el período del llamado. Al despertar una parte de mi cuerpo se sentía distinta de las otras partes. quien grabó las palabras de un viejo zulú de Sudáfrica: La condición de un hombre que está a punto de convertirse en adivino es ésta. Encontramos una buena descripción de la condición neurótica del shamán y de la atención social que se le brinda en un viejo registro efectuado por Canon Callaway (6. gritaba “Él me disparará. Y les dice a los demás que ha soñado que era llevado por un río. y su cuerpo es un revoltijo (como un río) y se convierte en una casa de sueños. Sueña siempre sobre muchas cosas y al despertar les dice a sus amigos: ‘Hoy mi cuerpo está confuso. han sido escogidos para la autoridad y el liderazgo.). A partir de este momento ella tendría en su cuerpo una visible materialización del poder de su espíritu. al percibir que el momento se acercaba. Los ataques catalépticos son considerados una parte esencial de cualquier actuación shamanística (8). otros. ella se convertiría a través de este procedimiento en una mujer de gran poder e importancia1.

quizá lo esté por más tiempo aun. En este estado de cosas a diario esperan su muerte. para tener comida. Todas las personas de la aldea están molestas por la falta de sueño pues un hombre que se está por convertir en adivino causa grandes problemas debido a que no duerme y su cerebro trabaja constantemente. Se lo confina en su casa. él ya no es más que piel y huesos y piensan que el sol del día siguiente no se irá con él vivo. Y la gente empieza a ver que lo bueno le ha sido dado. Finalmente (en un sueño) se le señala un anciano espíritu ancestral. Y esto continúa hasta que se le cae el pelo. tampoco volverá a ser un hombre’. cuando le arrojan agua. levemente al principio. Él no será un adivino. Habiendo ido al adivino a tomar la medicina preparada para él. él sigue enfermo y los adivinos ya no saben más qué hacer. duerme sólo de a ratos y se despierta cantando muchas canciones. dado que él ya no posee ganado. ha compuesto una canción. En este momento se come gran cantidad de ganado para alentarlo a convertirse en adivino. Dice: ‘Él está poseído por los espíritus. y estornudando continuamente. y sus amigos le ayudan con las cosas que necesita. cesan por un tiempo. no deseamos ver a nuestro hijo lastimado. Es habitual que llore. lo hace en voz alta. al final. algunos dicen: No. Es difícil para ellos ver la verdad. y hombres y mujeres despiertan y van a cantar en concierto con él. permanece tranquilo por unos pocos días. sacudiéndose como una caña en el agua y goteando de transpiración. No lo deseamos. Demuestra que está a punto de convertirse en adivino bostezando una y otra vez. hasta que todo el ganado del hombre es devorado siguiendo sus órdenes pues dicen que el espíritu de su gente demanda ganado. . Se mueven dentro de él dividiéndolo en dos partes. purificado y convertido en efecto en un adivino. Y su cuerpo se vuelve seco y con escaras. y las personas que viven cerca abandonan sus aldeas por la noche cuando lo escuchan cantar en voz muy alta y acuden para cantar en concierto. Y luego brinca alrededor de la casa como una rana. No hay otra cosa. y la gente mientras duerme lo escucha haciendo ruido y se despierta con su cantar. Quizás él cante hasta la mañana y nadie haya dormido. estarías matándolo. y la casa resulta muy pequeña para él y entonces sale saltando y cantando. Finalmente un adivino llega y dice que todos los demás están equivocados. Si tú obstruyes el camino de los espíritus. Es por esta razón que no mejora. Finalmente se derrocha toda la propiedad del hombre. no le gusta untarse. luego. Esto se hace patente también cuando toma gusto por inhalar tabaco. Este espíritu le dice ‘vé hacia fulano de tal y él preparará para ti un emético (la medicina cuya ingesta es parte de la iniciación shamanística) y serás un adivino por completo’. y vuelve como otro hombre. Entonces el hombre puede permanecer enfermo por dos años sin mejora alguna. tiene convulsiones y. Después de la enfermedad. y lo hace de rato en rato. la sensibilidad asociada al shamanismo). constantemente hablan incoherencias y hacen aseveraciones falsas.Los adivinos no perciben de buenas a primeras que él está a punto de tener una ‘cabeza débil’ (es decir.

una tendencia hacia este rasgo expone al individuo a todos los conflictos a los que están expuestos los aberrantes. No se les exponía a los conflictos que acometen al desviado que es excluido de la participación en los patrones reconocidos de su sociedad. cuando alcance la posesión. En ocasiones se casaban con otros varones y vivían con ellos. por supuesto. Entre muchas tribus indias norteamericanas existe la institución del berdache (12. No es posible hacer justicia a estas posibilidades en una discusión breve. el hombre predecirá eventos y encontrará cosas perdidas. Nunca se consideró que estos berdaches estuvieran dotados de poderes sobrenaturales -cosa que sí sucedió con los hombresmujeres de Siberia-. como los geniales organizadores de asuntos sociales. Está claro que la cultura puede valorar y hacer socialmente disponibles los tipos humanos más inestables. aunque sí se los trató como líderes en las ocupaciones femeninas. No siempre la actitud cultural hacia los homosexuales los ha ubicado en un plano ético tan alto. quien a partir de . de modo que cada uno contrae matrimonio con un miembro del grupo enemigo. entre ciertas tribus. En aquellas sociedades en las que se le asigna un lugar honorable a la homosexualidad. Los fenómenos de la catalepsia y el trance son sólo un ejemplo del hecho de que quienes consideramos como anormales pueden funcionar adecuadamente en otras culturas. pero sí ha sido muy variada. Allí la homosexualidad se presenta como uno de los recursos principales de la buena vida. como los franceses la han llamado. 15). Pero estas consecuencias son obviamente locales y culturales. y tendemos a identificar las consecuencias de este conflicto con la homosexualidad.A partir de entonces y por toda la vida. En nuestra cultura. En muchas sociedades los homosexuales no son incompetentes. la más convincente afirmación de esta lectura acerca de la homosexualidad. La homosexualidad es un ejemplo excelente debido a que en este caso no tenemos que atender a la interrupción de la actividad rutinaria como ocurre en la consideración del trance. los individuos en cuestión surgirán y jugarán sus roles sociales sin referencia alguna a nuestras usuales ideas acerca de tipos que pueden ajustarse socialmente y los que no. y así solía ser considerada en la Grecia de esa época. La República de Platón es. quienes manifiestan tal inclinación han jugado adecuadamente los roles honorables que les han sido asignados. como buenos curadores de ciertas enfermedades o. A veces se trataba de varones sin inversión sexual. lo serán en cambio si la cultura les pone exigencias que afecten la vitalidad del hombre. sea cual fuere. estaban socialmente ubicados. Muchos de los rasgos desacreditados en nuestra cultura son seleccionados y elaborados en diferentes sociedades. personas con dotaciones sexuales débiles que elegían este rol para evitar las burlas de las mujeres. Sea como fuere. En esta tribu los grupos exogámicos se consideran mutuamente como los mejores manipuladores de magia negra. Estos varones-mujeres eran varones que en la pubertad o más tarde adoptaban la vestimenta y las tareas femeninas. Un estudio reciente realizado por Fortune (11) sobre una isla del noroeste de Melanesia describe una sociedad construida sobre rasgos que nosotros consideramos como sobrepasando el límite de la paranoia. El ejemplo más espectacular de la definición cultural de la normalidad lo brindan aquellas culturas en las que una anormalidad de nuestra cultura constituye la piedra de toque de su estructura social. Si elige tratar sus peculiaridades como las variantes más valoradas del comportamiento humano. La homosexualidad plantea el problema de manera muy simple.

pero si uno cae en la tentación y come sus semillas de ñame. ante la aceptación de un regalo. era también accesible. Ahora bien. toda la sociedad está a punto de la inanición. que constituía su alimento. Esto implica. No hay vuelta atrás. en esta sociedad donde nadie puede trabajar con otro y donde nadie puede compartir con nadie. Incluso los grandes intercambios económicos entre afines. automáticamente. pues todos están ocupados en hacer magia para inducir en sus terrenos la productividad de sus vecinos. ninguna mujer deja nunca. se abalanzaban con su cuchillo sobre cualquiera que estuviera a su alcance. Fortune describe al individuo que todos consideran un loco. era tonto y simple y estaba definitivamente loco. Ciertamente no poseía ninguna de las marcas de una civilización enferma. ya que son incompatibles con el miedo y el descreimiento que impregna la cultura. aunque con más trabajo. Simplemente huían cuando veían venir el ataque. Ni siquiera establecían controles sobre los individuos conocidos propensos a estos ataques. se presentan de manera muy alterada entre los dobu. Un ejemplo todavía más extremo. sobre la base del cristianismo. lo provee la costa del Pacífico norte de Norteamérica. su olla de cocina. Tal comportamiento no es considerado inaceptable. La comida de cualquier otra persona es veneno mortal para ti. La civilización de los kwakiutl (1-5) era una de las más vigorosas en América del Norte en el momento en que fue registrada por primera vez en las últimas décadas del siglo XIX. por lo tanto no hay secreto mejor guardado en la isla que la cosecha de ñame de un hombre. esta persona le parecía agradable. “Y si tú ahora me envenenas. fuera de sí. el pescado. y lo eran exactamente en . “Estará bien mañana. Sus rigurosas costumbres. Su compulsión a hacerlo era demasiado fuerte para reprimirla en favor de las tendencias opuestas de su cultura. Vivían en aldeas costeras de tamaño comparativamente mayor al de cualquier otro grupo de indios americanos y mantenían comunicación permanente por medio de canoas aptas para navegar en el mar.entonces será de por vida un enemigo mortal e implacable. Era una de las más vigorosas e interesantes culturas aborígenes de Norteamérica. se convierte en un paria y un vagabundo de por vida. que son característicos de esta área cultural melanesia. Estaba erigida sobre la base de una amplia disponibilidad económica de bienes. Van aun más allá y consideran que las personas. ha hecho de su tipo el modelo de todas las virtudes. muebles y artes.” Pero había un hombre alegre y de amable disposición a quien le gustaba trabajar y ayudar a los demás. de modo que la comunalidad de los acopios es un tema fuera de discusión. Dirán. ¿cómo podré recompensarte por este presente?” Su preocupación por el envenenamiento es constante. Los hombres y las mujeres nunca hablaban de él sin reírse. Una buena cosecha constituye para ellos una confesión de robo. porque pertenece a una cultura que se ha construido a sí misma a partir de una anormalidad aun más compleja. al etnólogo acostumbrado a una cultura que. Durante los meses previos a la cosecha. echando espuma por la boca. ni por un instante. el divorcio y la ruptura de todos los lazos sociales. reforzadas religiosamente. y la madera que proveía el material para sus casas. con alfarería y ceremonias complejas y artes sorprendentes y elaboradas. prohíben compartir semillas incluso dentro del grupo familiar. alejándose de su camino. Éste no era uno de aquellos que periódicamente se ponían frenéticos y. Sin embargo. era prácticamente inagotable y se obtenía con un trabajo comparativamente menor. Las tribus de la costa noroeste eran ricas. el mundo entero fuera de sus propios territorios posee espíritus tan malignos que no realizan banquetes y ceremonias nocturnos.

en un grado u otro. En su forma más elaborada el juego se desarrollaba entre jefes rivales quienes representaban no sólo a sí mismos y a sus familias sino también a sus comunidades. sino unidades de valor más altas. El interés superior de la cultura consistía en el juego de validación y ejercitación de todos los privilegios que uno pudiera acumular a partir de sus antecesores. una parodia de nuestros propios asuntos económicos. por regalo o por casamiento. no sólo tenían abundancia de bienes económicos sino que también hacían un juego de la manipulación de la riqueza. la propiedad involucrada ya no eran mantas. Los detalles de esta manipulación de riquezas son. era uno de los más grandes honores al alcance de los jefes de la costa noroeste. . Este valor era tan alto como diez mil mantas. y el receptor estaba obligado a aceptarlas y a devolverlas después de un corto intervalo. Involucraba la idea de capital. se había celebrado un potlach más grande por él en ocasiones diversas de proezas o iniciación. El impulso era aquel que en nuestra propia cultura podríamos llamar megalomaníaco.nuestros términos. gran potlach. y el objetivo de la contienda era adquirir gloria y humillar al oponente. el gran bailarín caníbal entre los jefes5. Dicho juego no era de ninguna manera una trascripción directa de necesidades económicas ni se realizaba para la satisfacción de esas necesidades. pero para validarlos públicamente debían siempre acompañarse de una adecuada distribución de propiedades. se encontraba bien provisto. Éstas unidades más altas eran como nuestros billetes de banco. Wa. el gran insuperable. la propiedad del gran tonto. Cualquier canción y discurso de los jefes en el potlach ilustran el tono usual: Wa. Esto es. de acuerdo con su capacidad. Yo voy a romper4. cada una con un nombre y con un valor que dependía de su ilustre historia. Soy el gran jefe que hace a la gente avergonzarse. mejorar su valor en el gran potlach. no pidan piedad en vano y levanten sus manos. Su padre distribuía riquezas por él. Wa. Era un juego con todas las reglas obligatorias de un juego y una persona entraba en él desde niño. en una pequeña prueba o potlach. no pidan piedad en vano. muchos sobre todo como espectadores. Nada en esta civilización podía ser disfrutado sin ser validado a través de esta distribución de riqueza. el gran extravagante. Ah. pero lo que nos interesa en esta discusión son las motivaciones reconocidas en la contienda. participaban en el juego. con intereses que sumaban alrededor de 100% por año. Soy el gran jefe que hace a la gente avergonzarse. Los pequeños3 sólo aparentan. ustedes. fuera del camino. En este nivel de grandeza. el remotísimo del más allá. salvo en los monólogos del anormal. si bien muchas miles podían volcarse en un potlach. en muchos sentidos. fuera del camino. La auto glorificación sin límite y el ridículo del oponente difícilmente se igualan en otras culturas. y poseía así riquezas merced a la usura o su propia posesión. Nuestro jefe produce vergüenza en las caras. eran trasmitidos en la línea familiar. aun más. Den vuelta sus rostros que daré vía a mi furia golpeando a mis pares jefes. Cuando el niño crecía. nombres y canciones y también objetos materiales. el más grande de los potlach2. y poseer una de ellas. ellos sólo venden un cobre de vez en cuando y se lo regalan a los pequeños jefes de la tribu. Todos. Todo lo que era valioso. con sus lenguas colgantes. de interés y de gasto conspicuo. Ah. Eran tabletas de cobre grabadas. los insignificantes tercos. voy a hacer desaparecer el gran cobre que tiene el nombre de Kentsegum.

Oh... En su visión de la vida. tribus.Nuestro jefe produce envidia. me río de ellos. Ustedes son mis subordinados. No sólo los actos de desprecio de un vecino o un enemigo. por lo que quedaba derrotado tras el colapso de su inflado ego. sea el deslizamiento del hacha talando un árbol o la muerte de un hijo preferido. al pincharse la burbuja de su autoestima.. me burlo de los jefes debajo del verdadero jefe7. Soy el gran jefe que derrota. me burlo de quienes vacían cajas9 en sus casas. Todo amenazaba de la misma manera la seguridad del propio ego. la idea que subyacía era la misma. Sólo de aquellos que continúan dando vueltas en este mundo. que en vano trate de contar lo que será donado por el gran hacedor de cobre. el jefe. estos delirios de grandeza fueron esenciales en la visión paranoica de la vida tan llamativamente desarrollada en esta cultura. respuestas específicas a la pérdida que había sufrido. tribus. desde el principio hasta el final del año. Tanto si uno peleaba con armas como si “peleaba con propiedades”. yo el jefe. Ellos me siguen por detrás como jóvenes patos pico de serrucho. Toda la existencia era percibida en términos de insulto9a. yo el jefe. Se levantaba de allí para seguir algún curso de acción que. como un corte al caer la propia hacha o una zambullida al darse vuelta la canoa. por una asociación que los psiquiatras reconocerán como fundamental. y no hablaba ni comía hasta resolver cómo actuar para salvar el propio honor luego de cualquier desgracia. Soy el único gran árbol. Ambas eran equivalentes. eran insultos. aquellos que no peinan su cabello! Me burlo de los jefes que están debajo del verdadero y real jefe. cómo limpiar el insulto. con la cara contra la pared. ¡Tengan piedad de ellos!8 ¡Unten aceite en sus secas cabezas con débil cabello. había arriesgado todo a una determinada imagen de sí mismo y. como ellos dicen. Soy el único gran árbol. sino que estaban cuidadosamente dirigidas a obtener compensación. sus tentadoras casas que están llenas sólo de hambre. Nuestro jefe hace a la gente cubrir sus caras por lo que está haciendo continuamente en este mundo. He citado algunos de estos himnos de auto glorificación debido a que. Cada contingencia de la vida era tratada dentro de estas dos opciones tradicionales. podía incluso quitarse la vida. sus casas de potlach. Tráiganme la cuenta de sus propiedades. trabajando duro. Yo soy el único gran árbol. Soy el gran jefe que hace a la gente avergonzarse. en ningún caso. Sus actividades no eran. Dando una y otra vez fiestas a las tribus. perdiendo6. El duelo estaba apenas institucionalizado y el mal humor había tomado su lugar. y el primer pensamiento permitido era cómo hacer justicia. Un indio de la costa noroccidental se retiraba a su jergón. Soy el gran jefe que derrota. Ustedes se sientan en medio de la parte trasera de la casa. de acuerdo con las normas tradicionales. . Si no tenía el dinero para distribuir o si no lograba matar a alguien para humillar a otro. yo el jefe. sino todos los inconvenientes. lo rehabilitara ante sus propios ojos y ante los de la comunidad: distribuir propiedades en suficiente cantidad para limpiar la mancha o ir a cazar cabezas para que otra persona debiera hacer el duelo. tribus.. no quedaba interés alguno ni ocupación en la cual respaldarse.

un indio de las llanuras cuya esposa ha sido sustraída de su lado y es demasiado orgulloso para luchar. pero ellos no serían favorecidos y aprobados en esas circunstancias. “Tú no. visita todos los lugares que desea diciendo a sus anfitriones: “Mi príncipe ha muerto hoy. será un desviado en esa cultura. Cuando ella alcanzara la adolescencia. quienes los encuentran repugnantes son desfavorecidos. En la costa noroccidental quienes congenian con estos sentimientos son favorecidos y afortunados. El jefe reunió a sus guerreros. constituyen la materia prima de la cultura para este fin elegido tradicionalmente. La adolescencia de una joven entre los nootka (16) era un evento para el cual su padre reunía propiedades desde que ella comenzaba a deambular. y tú irás con . yo les pregunto. como una etapa de la vida sexual del individuo o como un punto máximo de goce o de tristeza.” El punto que nos interesa señalar es que. como la adolescencia de una hija o el casamiento de un hijo varón. sólo podría lidiar con la civilización noroccidental ignorando sus inclinaciones más fuertes. No se hace ningún esfuerzo por conectar la matanza subsiguiente con alguna responsabilidad de la víctima por la muerte de la persona cuyo fallecimiento se lamenta. Estas características de la cultura se mostraban más nítidamente en su comportamiento ante grandes pérdidas o duelos. Esta última minoría sólo puede sintonizar en su propia cultura. peleaban con lanzas. Uno derrota a sus oponentes de forma equivalente en ambos casos: midiendo fuerzas y saliendo adelante. “Luego se sintieron bien cuando llegaron a Sebaa al anochecer. ejerciendo violencia sobre sus respuestas espontáneas y adquiriendo otras que le resultan más difíciles. aun en nuestra sociedad. Todos contribuyen a incrementar el status personal y para consolidarse mediante la humillación de los pares. dicen. Deja a otros”. nunca volvieron. sino como un paso más de este drama dirigido a consolidar el propio prestigio y avergonzar a los invitados. por supuesto.En los viejos tiempos. ¿quién se lamentará? ¿Lo haré yo o lo hará otro?”. “Ahora. no tienen que ver con una revancha de sangre o una venganza organizada. Partieron y encontraron siete hombres y dos niños dormidos y los mataron. El hecho de que uno hubiera sido llevado a lamentarse por algún evento era evidencia de que había sido puesto a prueba. Entre los kwakiutl no importaba si un pariente había muerto a causa de una enfermedad o en manos de un enemigo. Estas cazas de cabezas que ocurren en la costa noroccidental luego de una muerte. Por ejemplo. porque tomaron whisky en mal estado o porque su bote naufragó. en nuestra sociedad. no en sus propios términos. La hermana de un jefe y su hija habían ido a Victoria y. el padre demostraría su grandeza a través de una sorprendente distribución de bienes y del insulto a todos sus rivales. El vocero respondió. su ejemplo de anormalidad. Jefe. Podría haber algunos con iguales sentimientos. pero ahora pelean con propiedades. en cualquier caso la muerte era una ofensa que debía ser saldada con la muerte de otra persona. guerreros. uno puede burlarse del vencido más satisfactoriamente en el potlach que en el campo de batalla. Inmediatamente dispusieron el mástil de guerra para anunciar su intención de limpiar la injuria y armaron una partida guerrera. todo aquel que en esa ocasión se sintiera bien al llegar al anochecer a Sebaa sería decididamente un anormal. La adolescencia no era un hecho de la vida sexual de una joven sino que representaba la ocasión para un movimiento importante en el gran juego de reivindicar la propia grandeza y humillar a los pares. Toda ocasión de la vida se percibe. Si no puede lograrlo. Tanto la ocasión del nacimiento de un hijo. Un jefe cuyo hijo ha muerto.

se define culturalmente. como todos los otros accidentes inesperados de la existencia. en su propia cultura. primordialmente. Una es juzgarla como anormal y censurable. Estos ejemplos. nos ponen frente a la evidencia de que la normalidad se define culturalmente. toma por sorpresa el orgullo de los hombres y sólo puede ser manejada en la categoría del insulto. un proceso no racional y subconsciente. ésta es la actitud que hemos elegido en nuestra civilización. desde los usos locales de vestimenta y vivienda hasta los principios de la ética y la religión. La otra es hacerla un atributo esencial del hombre ideal. en su sentido más general. que sólo han podido ser referidos de la manera más breve. En resumen. comenzando con una débil inclinación en una dirección u otra. de acuerdo con su interpretación. dependen de una selección similar entre características posibles del comportamiento. integrándose cada vez de forma más completa con la base elegida y descartando aquellos tipos de comportamiento que son incongruentes. El comportamiento honrado en la costa noroccidental se reconoce como anormal en nuestra civilización. también la factibilidad del comportamiento organizado de cualquier tipo. La tendencia a la paranoia megalomaníaca es un claro peligro en nuestra sociedad. Cada sociedad10.él”. esta selección que las culturas realizan en el curso de la historia dentro de un gran arco de comportamiento potencial. igual que en el campo de la fonética. El procedimiento completo no tiene sentido alguno sin la fundamental lectura paranoica que se efectúa de las pérdidas o los duelos. el resultado final de las normas inculcadas de comportamiento. el jefe actúa noblemente porque no ha sido vencido. lleva su preferencia cada vez más lejos. Sin embargo. esta selección es. sin embargo es lo suficientemente cercano a las actitudes de nuestra cultura como para ser inteligible para nosotros y como para tener un vocabulario definido con el cual podemos discutirlo. nos confronta con la elección de una de dos posibles actitudes. Él se ha defendido. las características más valoradas de nuestros individuos normales han sido consideradas por otras culturas como aberrantes. La mayoría de estas organizaciones de la personalidad. Si un adulto formado en los impulsos y estándares de cualquiera de estas culturas fuese transportado a nuestra civilización. la normalidad. Nuestra . Ninguna civilización puede utilizar en sus normas tradicionales todo el rango potencial de comportamiento humano. La muerte. y en su caso no se suscitaría el problema de la inestabilidad personal. En este caso. Luego les mata. en tanto la anormalidad es un término para el segmento que una civilización en particular no usa. Este proceso sucede en el grupo durante largos períodos de tiempo y está históricamente condicionado por innumerables sucesos de aislamiento o de contacto social. caería dentro de nuestras categorías de anormalidad. Por el contrario. Es. que nos parecen tan indiscutiblemente anormales. De la misma forma en que hay un gran número de posibles articulaciones fonéticas y la posibilidad de ser del lenguaje depende de la selección y estandarización de unas pocas de ellas para posibilitar la comunicación. En cualquier estudio comprehensivo de la psicología. Debería enfrentarse a los dilemas psíquicos de lo socialmente no disponible. sería el pilar de la sociedad. resulta de la mayor importancia. Como unas de nuestras principales preocupaciones. han sido utilizadas por diferentes civilizaciones en los fundamentos de su vida institucional. y es esta la solución en la cultura de la costa noroccidental. un término para el segmento socialmente elaborado del comportamiento humano en cualquier cultura. En el campo de las obligaciones económicas reconocidas o de los tabúes sexuales.

en la medida en que refuerzan los modos de comportamiento elegidos. de acuerdo con su naturaleza. esto es. habrá traicionado a su cultura. será la persona sobre quien caerán todas las dificultades de lo desautorizado culturalmente. una función de la variabilidad de los patrones de comportamiento que cada sociedad ha creado para sí misma. Una acción normal es aquella que cae dentro de los límites del comportamiento esperado por una sociedad en particular. es el neurótico de los dobu y es considerado un tonto. Por el otro lado. sin importar cómo esos rasgos de su personalidad sean evaluados en otra civilización. Cada cultura es un desarrollo más o menos elaborado de las potencialidades del segmento que ha elegido. A partir del conocimiento que tenemos de culturas distintas entre sí. En la costa noroccidental la persona que no puede leer la vida en términos de una competencia de insultos. ya sea por un motivo congénito o como resultado de características de su niñez. y nunca puede ser completamente divorciada de la consideración de los tipos de comportamiento culturalmente institucionalizados. Mientras esté bien integrada y sea consistente en sí misma. por supuesto. Refiere a lo que la sociedad ha aprobado. Esta es una cuestión que ha sido planteada más frecuentemente con relación a la ética que en relación con la psiquiatría. es normal para esa cultura. sólo podrá tener éxito reprimiendo su personalidad. Ya no cometemos el error de derivar la moralidad propia de nuestro espacio y tiempo de la inevitable constitución de la naturaleza humana. Cada una de esas características. encontrar alguna forma no estandarizada de satisfacción en su propia sociedad.mirada sobre el problema se encuentra condicionada por hábitos de larga tradición de nuestra propia cultura. Si no lograra triunfar. y estas elaboraciones incluirán características cada vez más extremas y más aberrantes. aquellos individuos cuyas características no congenian con el tipo seleccionado de comportamiento en esa comunidad son los desviados. no sufren el desprecio o la desaprobación social que sus rasgos suscitarían en una sociedad organizada de modo diferente. El problema no ha sido nunca . podrá. desde el punto de vista de otras culturas. Ya no la elevamos a la dignidad de primer principio. Aquellos individuos que congenian con estos rasgos. La persona para quien no resulta fácil humillar al vecino. Reconocemos que la moralidad difiere en todas las sociedades y que es un término conveniente para designar los hábitos socialmente aprobados. Su variabilidad entre pueblos diversos es. El hombre que no es susceptible frente al miedo a la traición. será un anormal. Pero históricamente ambas frases son sinónimos. aunque no podrá hacerlo dentro de los patrones de respuestas que la cultura requiere de él. una variante del concepto de “el bien”. y esta preferencia es ya un problema suficiente para una ciencia crítica de la ética. La humanidad siempre ha preferido decir “Esto es moralmente correcto” que “Esto es lo habitual”. ni ver la humillación en su propia experiencia. que disfruta de trabajar y ser solidario. Si nació para jugar un rol importante en una familia con muchos privilegios hereditarios. una civilización tenderá a llevar cada vez más lejos. parece claro que las diferencias de temperamento ocurren en todas las sociedades. en realidad. el impulso inicial hacia un tipo particular de acción. He hablado de individuos que tienen inclinación hacia ciertos tipos de comportamiento y de inclinaciones que van contra los tipos de comportamiento institucionalizados en la cultura a la que pertenecen. esencialmente. El concepto de lo normal es. aquel que es amoroso y amigable.

y no habrá mayor dificultad en moldear la vasta y maleable mayoría a la normalidad de lo que nosotros consideramos rasgos aberrantes. debemos esperar encontrar en cualquier cultura una gran proporción de los tipos anormales más extremos entre quienes. La cultura. La civilización occidental permite y honra culturalmente gratificaciones del ego que de acuerdo con cualquier categoría absoluta serían consideradas como anormales. Desde el punto de vista de las categorías absolutas de una psicología de lo anormal. y encontrará los fundamentos para un adecuado funcionamiento en su modo de existencia. Los desviados. La vasta mayoría de los individuos se forman con acuerdo a los usos y tradiciones de su cultura. En una sociedad que institucionaliza la homosexualidad. la relación entre tipos de comportamiento en las diferentes sociedades no es universal. podrá lograr una actitud más independiente y menos tortuosa. sino de que se trata de individuos sobre los cuales esa cultura ha ejercido más presión que la habitual. hombres de negocios. afortunadamente. Su incapacidad para adaptarse es un reflejo del hecho de que para él la adaptación implica un conflicto interno que no se suscita en los llamados normales. la mayor parte de los individuos son moldeables por la fuerza de la sociedad en la cual han nacido. En primer lugar. En otras palabras. Estos individuos probablemente son más retorcidos mentalmente que cualquier . Sin embargo. serán homosexuales. epilépticos y paranoides. el relativismo de la normalidad sugiere que. la inculcación de la tolerancia y la apreciación hacia los tipos menos usuales es de fundamental importancia para una higiene mental satisfactoria. sino que se explica por el hecho universal de que. la mayoría de la humanidad adopta fácilmente las formas que se le presentan. como a la normalidad de modos de comportamiento tan aceptados por nosotros como el consumismo. hay un rango discernible de comportamiento humano que se encuentra toda vez que se observa agrupamientos suficientemente numerosos de individuos. Esto no proviene del hecho de que carece del vigor necesario. como en la India. La pequeña proporción en número de los desviados en cualquier cultura no es función del instinto sobre la base del cual la sociedad ha construido su sanidad. por ejemplo los delirios de referencia. acumularán propiedades. serán pocos en número. el complemento de esta tolerancia es una educación en la confianza personal y la honestidad consigo mismo. En una sociedad que establece la acumulación de propiedades como el principal objetivo humano. El retrato de arrogantes egoístas sin límites como hombres de familia. de acuerdo con sus preocupaciones principales. sea cual fuere el tipo de comportamiento que la cultura ha institucionalizado. incrementará e intensificará los síntomas histéricos. Terapéuticamente. El relativismo de la normalidad no es un tema académico. Si puede ser llevado a darse cuenta de que lo que lo ha empujado a su situación miserable es la desesperación por la falta de apoyo social. los individuos han de tener experiencia supranormal. sugiere que la aparente debilidad del aberrante es las más de las veces y en gran medida ilusoria. Esto es. En una sociedad que valoriza el trance. que estos tipos de temperamento parecen tener recurrencia universal. al mismo tiempo que dependerá socialmente en un grado cada vez mayor de estos individuos. en cualquier sociedad. desde el punto de vista local. a partir del material disponible.objeto de investigación. oficiales de la ley. están mas lejos de pertenecer a esta categoría. Hay un corolario adicional. ha sido un tema favorito de novelistas y son muy comunes en cualquier comunidad. Del lado del paciente. pero sería posible decir.

Es una débil indicación de cuán importantes serán sus consecuencias en la sociedad humana. Las formas . A juzgar por el material que está a nuestro alcance en el presente. el uso de la inadecuación social como criterio de anormalidad y. Hay otro factor central en el condicionamiento cultural de la anormalidad. desestima el hecho de que cada cultura. desestimar su importancia ha llevado a numerosos malos entendidos. He tomado ejemplos de diferentes culturas porque las conclusiones son más evidentes si las contrastamos con grupos sociales diferentes. La tendencia reciente en la psicología de lo anormal a utilizar el modo de laboratorio como normal y de definir anormalidades en función de este nivel promedio. y no de la constitución del individuo anormal. Sin embargo. y que el grupo pase desapercibido en los estudios basados en una única cultura. La relatividad de la normalidad es importante para lo que algún día podrá ser una verdadera ingeniería social. Pero el problema principal no deviene de la variabilidad de lo normal de cultura en cultura. y la psiquiatría comparativa deberá ocuparse de este aspecto del problema. más allá de sus anormales conflictivos. probablemente tiene anormales que se ajustan cabalmente al tipo cultural. también será difícil abordar la anormalidad si identificamos nuestras normalidades locales con la sanidad universal. ni ha intentado lidiar racionalmente con su proceso social de creación de nuevas normalidades en la siguiente generación. Debemos hacer frente a los problemas que nos plantea este cambio de perspectiva. Así como hemos tenido dificultades para abordar los problemas éticos mientras sostuvimos una definición absoluta de la moralidad. Ninguna sociedad ha logrado todavía un análisis auto consciente y crítico de sus propias normalidades. En esta generación. el hecho de que no se haya logrado no es prueba suficiente de su imposibilidad. En esta cuestión de los padecimientos mentales. Está claro que los métodos estadísticos que definen la normalidad. Estas confusiones están presente en casi todas las discusiones de la psicología de lo anormal y pueden ser aclaradas sobre todo mediante una consideración adecuada del carácter de la cultura. Sin embargo. Sin embargo. debemos enfrentar el hecho de que incluso nuestra normalidad es un producto humano y es resultado de nuestras propias búsquedas. salvo en los casos en que se contrasta con la configuración cultural. el uso de síntomas fijos definidos. excepto por sus formas institucionales extremas. sólo nos conducen a un provincianismo cada vez más profundo. es probable que se encuentren en este mismo grupo tipos extremos de anormalidad. se encuentran recluidos. cuando se basan en estudios en una civilización seleccionada. el peso que tiene la seguridad social en la situación total del anormal no puede ser exagerado. No podemos escapar a esta variabilidad en el tiempo y encarar este cambio con pleno entendimiento y racionalidad no es ajeno a nuestras posibilidades (9). Esta consideración pone en primer plano la confusión que produce. por el otro. sólo tiene valor en la medida en que señala que los aberrantes son aquellos individuos susceptibles a serias perturbaciones debido a que sus hábitos no son sostenidos culturalmente. por un lado. nuestro retrato de la propia civilización ya no se hace en los términos de imperativos categóricos inmutables y divinos. Desde el punto de vista de una psicología de lo anormal válida universalmente. Por otra parte. parece un factor menos importante que el que hemos discutido. sino de su variabilidad de era en era. Son tipos extremos de esas configuraciones de personalidad que nuestra civilización alienta.paciente de nuestras instituciones mentales que. sin embargo.

El individuo en trance puede regresar portando comunicaciones de los muertos que describan en detalle la vida en el más allá. como hemos visto. Pero por lo que conocemos. Se ha reconocido la conformidad de la experiencia del trance con las expectativas de la vida consciente. adquirir un espíritu guardián eterno. traer información sobre objetos perdidos. un tipo de comportamiento límite ha sido asociado con el shamán y ésta es una persona de autoridad e influencia. en los tiempos medievales.particulares de comportamiento a las que son susceptibles los individuos inestables de cualquier grupo son. todo ello es controlado culturalmente. este fenómeno no coincide con la distribución racial. Una de las principales dificultades en el uso de una información tan imprecisa y casual como la que poseemos sobre el comportamiento del inestable en diferentes culturas. Esto es verdad también para las formas de comportamiento de individuos inestables de cualquier grupo. experimentar la unidad cósmica. u obtener información de eventos futuros. aceptamos también como principio fundamental la configuración cultural del éxtasis. pp. éste ha de sufrir este tipo de ataque preestablecido en cada demostración. visitar el mundo de los no-nacidos. las cosas que se ven y se sienten en el trance. llenó las calles de Europa con bailarines compulsivos. hombres. al igual que en un rito de casamiento o en un intercambio económico. problemas de configuración cultural. como ocurre con cualquier otro comportamiento. cuando. en cualquier sociedad. El uso que se le da a tal proclividad. Los individuos inestables en una cultura adquieren formas características que serán poco comunes. o estarán ausentes. el individuo se apega estrictamente a las reglas y expectativas de su cultura y su experiencia responde a patrones locales. muchas de ellas. Es por esta obvia razón que los desórdenes epidémicos de un continente o de una era suelen ser infrecuentes o son ignorados en otras partes del mundo o en otros períodos históricos. De esta manera. Estos comportamientos son pasibles de elaboración controlada en gran escala. Pero el problema no finaliza aquí. el mismo problema se destaca en casos donde es imposible la correlación racial. La explicación racial también se descarta en instancias de manía epidémica.54-55) y Tierra del Fuego (7). y esto es incluso más notorio cuando se ha asignado valor social a una forma u otra. Ahora que ya no nos confunden los intentos de adscribir validez supranormal a una o a otra y nos damos cuenta de cómo en la experiencia del trance se encarnan las preocupaciones experimentadas por el individuo. Aun en el trance. es reconocida como una instancia extrema de sugestión en nuestro propio grupo racial. la forma que adoptan sus manifestaciones. y entre muchas otras tribus de . que son características de nuestra propia herencia cultural. Más aun. y a pesar de la carencia de buenos informes psiquiátricos. Entre los shasta de California. Los ataques frenéticos han sido descriptos con síntomas y tratamientos semejantes en partes del mundo tan diferentes como Melanesia (11. en otra cultura. La manía del baile (13) que. mujeres y niños. Las evidencias más claras de la configuración cultural del comportamiento de individuos inestables se encuentran en el fenómeno del trance. No es sólo la experiencia del trance la que tiene una clara distribución geográfica y temporal. es que el material no se corresponde con datos de nuestra propia sociedad. Se ha pensado que tipos de inestabilidad como la histeria del Ártico (14) o los ataques frenéticos de los malayos eran enfermedades raciales.

al menos en el presente.Contributions to the ethnology of the Kwakiutl. la posesión cataléptica. Ocurre lo mismo que en ética: todas nuestras convenciones locales de comportamiento moral e inmoral carecen de validez absoluta y. Office. Print. ---------. 1897.. F. Nueva York: Columbia Univ. (Columbia Univ.Mus. hay formas de inestabilidad que están fuera de uso.Religion of the Kwakiutl.S.1481.) Leiden: Brill. en toda sociedad. o de una tendencia biológica heredada dentro de un grupo local.Ethnology of the Kwakiutl based on data collected by George Hunt.) (2 vol.Rep. The social organization and the secret societies of the Kwakiutl Indians. En otras sociedades. G.. Las categorías de comportamiento límite que derivamos del estudio de las neurosis y psicosis de nuestra civilización son categorías de tipos locales de inestabilidad. ---------. Press.) Vol. to the Secretary of the Smithsonian Institut. bajo los términos de esquizofrenia y maníaco-depresivo. Parece claro que no es ésta una cuestión de la naturaleza de la sanidad. En Siberia. 4. sin embargo.) Wasington: Govt. está lejos de ser resuelto. Rep. es imposible establecer una definición de anormalidad que pueda ser considerada válida para todo el material comparativo. vol. II. por ejemplo.Natur. Dan mucha información acerca de las presiones y exigencias de la civilización occidental. como las descriptas. Él ha tomado un ejemplo de comportamiento condicionado por la tradición. . 3.. Contrib. 5. un grupo considerable de los anormales. Pp vii+357.distintas partes del mundo. 1925. 1921. F. Cuando se disponga de los datos en psiquiatría. 1930. Contrib. la nuestra incluida. Anthrop.Ethnol. 1884. Por el contrario. se requiere para cualquier performance del shamán todas las características asignadas a nuestras sesiones espiritualistas. 3)Nueva York: Columbia Univ. tanto en éste como en cualquier otro campo.: Jesup North Pacific Expedition. vol. Pp. Kwakiutl texts. vol. 532. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. la experiencia particular que se elige socialmente es objeto de considerable elaboración y es usualmente modelada en detalle de acuerdo con los estándares locales.Amer. cada cultura aunque selecciona un número pequeño del gran campo de experiencias límite. pero no proveen de un cuadro final del comportamiento humano inevitable.Hist. (Mem. En otras regiones es una visión o audición automática. para su imitación por los individuos influenciables que constituyen. impone sin dificultad su tipo seleccionado sobre ciertos individuos. Esto es. 211-738. Pp. & Hunt. Boas.Nat. Debido a que hasta el presente no se ha producido trabajo de este tipo. sino que simplemente es una cuestión de configuración social. Press. es posible que pueda desentrañarse una porción pequeña de lo correcto e incorrecto compartido por toda la raza humana. en cualquier sociedad. (Columbia Univ.U. El particular comportamiento de un individuo inestable en esta instancia no es el modo único e inevitable en que su anormalidad puede expresarse. es probable que esta definición mínima de las tendencias humanas anormales sea muy diferente de nuestra psicosis culturalmente condicionadas y altamente elaboradas. ---------. es el pasaporte al shamanismo y debe acompañar constantemente su práctica. en alguna de sus formas. el comportamiento es más cercano a lo que entendemos como epilepsia histérica.Mus. 3. El problema de entender el comportamiento humano anormal en un sentido absoluto. Boas. No se presentan.Amer. Nueva York: Stechert. 10. 35th Ann. (Bur. En todos estos casos. Anthrop. independiente de los factores culturales. Cualquier conclusión sobre tal comportamiento debe esperar la recolección de datos psiquiátricos de otras culturas a cargo de observadores entrenados. Pp vii+288. for 1895. 2.

Psychoneuroses among primitive tribes. Fortune. J. Conn. . Publ. Trans. 6 Como lo hacen los salmones. R. Human nature and conduct: an introduction to social psychology.6. xiv+374. 10 Este modo de referir el proceso es deliberadamente animístico. 11.Mus. I. 1 En todas las culturas. 8. 15. 9 De tesoro. 16.B. y tales personas pueden simular el comportamiento requerido. 2 La celebración que está dando. 1885.C. The Cheyenne Indians. al demostrar cuán alejado se estaba incluso de los bienes más superlativamente valiosos. 8 Irónicamente. Se utiliza sin referencia alguna a la mente del grupo o a lo superorgánico. por supuesto. 3 Sus oponentes..A. S.. (Un resumen conveniente. 1884.C. Departamento de Antropología Universidad de Columbia Ciudad de Nueva York. E. 17. Pp. 521-528. aquel comportamiento que se encuentra recompensado socialmente atrae a personas a quienes les resulta atractiva la posibilidad del liderazgo. Sapir. 381-498. Novakowvsky. “Cada arte posee sus propios cánones”. Grinnell. R. (Trad.) Nueva York: Humnboldt. Sorcerers of Dobu. M. 1913.d. Bull.Roy.H. Czaplicka. Pp. Religious system of the Amazulu. 1924. 1916. vi+358. 12. 5 Él mismo. 10. Vii+336. Nueva York: Dutton.H.G. A girl’s puberty ceremony among the Nootka.Anthrop. Dewey.F. 14. sino en el mismo sentido en que se acostumbre decir. Pp.Babbington. 7 Él mismo. E. 4 Romper una pieza de cobre constituía la marca final de grandeza. Dixon. 15.) 9.6. viii+448. Callaway. New Haven. 9a Insulto es utilizado aquí en referencia a la intensa susceptibilidad a la vergüenza que es tan conspicua en esta cultura. 7. Boston: Gorham (n. Press. 7. Cualquier contingencia posible era interpretada como situación de competencia y la gama de emociones oscilaba entre el triunfo y la vergüenza.Hist. Ser. Hecker.B. The black death and the dancing mania.: Yale Univ. Pp. 1907. The Zuñi La’mana. Se trata de una cuestión que las culturas estandarizan tanto como estandarizan los tipos de comportamientos recompensados. Nueva York: Holt. 1932. Arctic or Siberian hysteria as a reflex of the geographic environment. Aboriginal Siberia: a study in social anthropology.Ameri. The Shasta. 1923.Folklore Soc. Amer. G... Esto es válido tanto para sociedades que recompensan la prodigalidad como para aquellas que recompensan la catalepsia. En Studies in abnormal psychology. 47. 113-127.346. Oxford: Clarendon Press. Pp. Del alemán por B. Ecol. 201-208. 13. 5.Canada. J. Londres. C. Para este argumento no se considera el nivel de la simulación aunque tiene una obvia importancia. 1922. 67-80. Pp.F.) Pp. Parsons.Soc.Natur. Coriat. 1914. 18.