Estamos en vísperas de celebrar una vez más las fiestas del Perú.

Quiero aprovechar para desearles a todos/as ustedes y a sus equipos unas lindas patrias y unos días de descanso en familia y con los que quieren. Creo que es ocasión para recordar algunas cosas importantes que estos días suscitan: En primer lugar, que ESTAMOS HACIENDO PATRIA. Trabajar en el Estado significa eso, que somos servidores de la Nación, de aquella que soñaron y por la que pelearon los patriotas de entonces, los de 1821, 1824, pero por la que tenemos que seguir peleando los patriotas de hoy, que somos nosotros, en esta nueva pelea por la independencia, la inclusión, y en nuestro caso, la educación soñada y esperada para todos los estudiantes de nuestro país. No olvidemos, además, que en esta gesta hubo muchas personas que no habían nacido aquí, que venían del sur o del norte, pero que se sumaron a la tarea, con lo cual nos recuerda que, por un lado, somos ciudadanos del continente, del planeta, pero que para ser peruano no basta haber nacido aquí, sino tomar la opción de vivir aquí, trabajar, gozar y sufrir en estas tierras. Segundo, recordar que la Independencia creó un país de CIUDADANOS. No más noblezas, castas, razas. Pero esa es una tarea que comenzó en 1821 y que sigue hasta hoy, para que no haya más ciudadanos de primera, segunda o tercera, sino todos ciudadanos plenos, con los mismos derechos y obligaciones. Estamos construyendo la ciudadanía desde la educación, y necesitamos reafirmar las mejores tradiciones republicanas, aquellas las del compromiso, el respeto mutuo, la honestidad, la transparencia, recogiendo además lo mejor de las culturas y las tradiciones diversas de nuestro país, que mucho antes de 1821 ya habían descubierto la importancia de la relación con el entorno, el buen vivir, el hacer las cosas bien. Debemos voltear un momento a la historia, y recordar que necesitamos seguir construyendo un país diverso pero caminando con una visión compartida. En 1821, mientras se declaraba la Independencia, habían todavía realistas en la sierra, pero lo más terrible, facciones entre los patriotas que hicieron que los primeros años fueran de desórdenes, intrigas, golpes de Estado, etc. que no nos ayudaron a consolidarnos como país. Debemos aprender de lo que se hizo para mejorar el presente y el futuro. Gracias a todos por su trabajo comprometido, día tras día, por creer que el Perú no es sólo el territorio, los símbolos de la Patria y la cultura, sino que vive en cada uno de los estudiantes a los que servimos, y vive en cada uno de nosotros, para seguir sirviéndolo, construyendo y amando como corresponde a buenos patriotas. VIVA EL PERÚ!!!!