You are on page 1of 2

Para concebir, en primer lugar, el inicio en el intercambio de la correspondencia entre este joven poeta y el avezado escritor, poeta alemán

José maria Rilke, debe tomarse en consideración, la trayectoria del receptor de las neófitos versos, quien, al ser visto por el resto de los poetas como una suerte de eminencia en el tema de las letras y el tema del arte en general representa, sin quererlo, quizás una especie de voz calificada para poder hacer juicios en relación al trabajo de los otros . Durante principios de 1903, momento en la que es enviada la primera carta, fechada puntualemente durante los último días de ferbrero deja a entrever, y como expliqué anteriormente, la especie de voz calificada que representa Rilke para los poetas de las nuevas generaciones, quienes al verlo como su referente cuestionan el significado de sus propios poemas en desmedro de lo que significa el arte en escencia. Es en este punto donde, y por una razón evidente, me parece imprescindible hacer un alto y citar al propio Rilke en relación a lo que finalmente puede considerarse como un buen o mal poema "Está usted mirando hacia fuera, y precisamente esto es lo que ahora no debería hacer. Nadie le puede aconsejar ni ayudar. Nadie... No hay más que un solo remedio: adéntrese en sí mismo. Escudriñe hasta descubrir el móvil que le impele a escribir. Averigüe si ese móvil extiende sus raíces en lo más hondo de su alma. Y, procediendo a su propia confesión, inquiera y reconozca si tendría que morirse en cuanto ya no le fuere permitido escribir. Ante todo, esto: pregúntese en la hora más callada de su noche: "¿Debo yo escribir?" Vaya cavando y ahondando, en busca de una respuesta profunda. Y si es afirmativa, si usted puede ir al encuentro de tan seria pregunta con un "Si debo" firme y sencillo, entonces, conforme a esta necesidad, erija el edificio de su vida" Según las palabras del poeta, el arte es algo inherente al ser humano, ya que se encuentra en la escencia de lo que es su humanidad en lo más hondo de su ser y es por esto que, Rickle aconseja al joven poeta abstraerse de las de lo que podrían entenderse como factores externos, para él, y ensimismarse en una especie de estudio de su experiencia, utilizando estos recursos tales como recuerdos, y cosas por el estilo, basicamente utilizar recursos no demasiado amplios y que en la practica son demasiado lejanos a la propia experiencia, sin que más bien utilizar, por decirlo de alguna manera, las herramientas que se encuentren más a la mano evocando y rememorando como un pozo en el que pueden extraerse los materiales necesarias para la creación de la obra, esta última parte, en relación Otro tema que me parece de vital importancia es el tema de la vocación como elemento que, por decirlo asi, hace funcionar la máquina creativa, según palabras del avesado poeta "Averigüe si ese móvil extiende sus raíces en lo más hondo de su alma. Y, procediendo a su propia confesión, inquiera y reconozca si tendría que morirse en cuanto ya no le fuere permitido escribir. Ante todo, esto:

erija el edificio de su vida" En base a esto el artista debe de alguna forma ofrendar su vida al arte. conforme a esta necesidad. el resultado en el que el artista se zambuye en la abstracción de si mismo . lo que representa su humanidad y su experiencia. Asi es como el artista eyecta desde lo más profundo de su alma el contenido de lo que es en escencia. entonces. en busca de una respuesta profunda. de esta forma Rilke que refiere a la consagración del arte como eje central en la vida del poeta y que el resto de los elementos son meros accesorios que estan subyugados al fin último de la vida del artista que es desarrollar su arte. Finalmente "la obra de arte" es. si usted puede ir al encuentro de tan seria pregunta con un "Si debo" firme y sencillo. y cuestionarse si es que la escritura o el ambito puntual que se desarrolle es imprescindible para la vida. Y si es afirmativa.pregúntese en la hora más callada de su noche: "¿Debo yo escribir?" Vaya cavando y ahondando. hacer de su vida una gran obra de arte.