You are on page 1of 10

Trabajo práctico de Filosofía Moderna: “Espacio y tiempo desde la persepectiva leibniziana”

Profesora: Silvia Di Sanza. Alumnos: Edison Natael Amado, Federico Ávila, Esteban Molina, Gabriel Adelio Saia y Melina Alexia Varnavoglou.

2° Cuatrimestre 2012, Universidad Nacional de San Martín.

Leibniz consideraba que la filosofía de Descartes conducía. Gottfried Wilhelm Leibniz. el creador. Por razones académicas viajó a Paris (1675) e Inglaterra (1677). Viajó a Jena donde obtuvo su doctorado en 1670 en Leyes. muere en 1716. Su muerte no fue advertida en la academia que había fundado en Berlín. Resumen de su filosofía: Leibniz toma la idea de “cosmos como armonía universal” de los renacentistas. pero se distinguía en algunos puntos esenciales. Se decide por esta última pero combinada con elementos aristotélicos. Tenía cierta correspondencia con él.Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) Breve reseña biográfica: Leibniz nació en Leipzig en 1646. De regreso a Alemania visita a Spinoza. Por medio de este método deductivo pretendía crear (con la contribución de todas las ciencias) una Sir Isaac Newton lo descubre al mismo (quizás) tiempo que Leibniz pero se demoró en publicarlo (1697). “Dios. por un lado. que publica en 1684. de la teoría mecanicista. el luteranismo con el calvinismo y a los monarcas cristianos (Luis XIV y el zar Pedro el Grande) con el mundo secular y fracasó en cada uno de estos intentos. Leibniz estaba influenciado por las ideas matemáticas y mecanicistas de la naturaleza propias de la época. En 1663 obtuvo su tesis de bachiller con el título “Sobre el principio de individuación”. considerando la matemática y la lógica como las ciencias predominantes. 1 . tales como Nicolás de Cusa y Giordano Bruno. hacia el ateísmo. Ya en 1676 descubre el cálculo infinitesimal1. Su sistema consiste en partir de un término dado e ir descomponiéndolo en sus respectivas partes y definiciones hasta llegar a un término indefinible o parte simple (mónada). por ejemplo. también. como podemos apreciar en el hecho de que su sistema anticipó a la lógica simbólica. Lo que él pretendía era representar esos términos simples e indefinidos por su símbolo matemático correspondiente de manera adecuada de tal modo que pudiese construir una lógica deductiva del descubrimiento con el aporte de todas las ciencias. la Academia francesa fue el único cuerpo erudito que honró su memoria. a través del espinosismo. Leibniz intentó conciliar el catolicismo con el protestantismo. –dice Leibniz– quiere lo que es más armonioso” y. del aristotelismo de las formas sustanciales y. por otro. durante el desarrollo de su educación se topó con la disyuntiva de optar. por ejemplo. “ese bello orden resulta del hecho de que la naturaleza es el horologium Dei”.

como si existiesen. pues son sustancias metafísicas y espirituales. ¿cómo pueden las mónadas (siendo metafísicas) puesto que no son extensas constituir compuestos extensos (es decir físicos)?. pero estas sustancias simples o mónadas no poseen figura ni extensión ni divisibilidad. p. Si espacio y tiempo son infinitos las cosas que están en el espacio y el tiempo estarían en la esencia divina. Leibniz los critica argumentando que si tiempo y espacio fuesen infinitos y absolutos mientras que el universo fuese finito no habría razón para justificar que Dios prefiriese un lugar para crear el universo y no otro. Leibniz fue el precursor de Kant: la vida del alma trasciende de la consciencia clara y distinta. Pero su realidad y su verdad están fundadas en Dios. Entonces. sus conceptos ideales: considerados como extrínsecos a las cosas. el espacio es el orden de coexistencias y el tiempo el orden de sucesiones. Concepción de espacio y tiempo leibniziana: Leibniz considera el espacio y el tiempo como relativos (teoría relacional). En esto se distinguía de la concepción de Newton y Clarke que consideraban el espacio y el tiempo como absolutos. ciencia deductiva de la metafísica. no puede ser separada de la naturaleza en la que se difunde”2. en su omnipresencia y su eternidad. Dice Leibniz “La extensión no es un predicado absoluto sino relativo a lo que se extiende o difunde y que. Nuevo tratado sobre el entendimiento humano. sino entre los posibles. Según Windelband y Guido de Ruggiero. esto es. Según Leibniz el espacio “es una relación. Leibniz decía que las cosas que pueden percibirse por medio de los sentidos están compuestas por sustancias simples. no sólo entre los existentes. son conceptos que solamente 2 3 Examen de la Física de Descartes. por lo tanto. 79. Leibniz objeta que si no hay objeto alguno de referencia no podría haber instantes ni puntos puesto que no se distinguirían entre sí. XIII. . ni tampoco la habría para justificar que prefiriese un momento antes que otro para crearlo. Fue así un precursor de la idea de la unidad más profunda de sensibilidad y entendimiento.ciencia universal. Newton decía que el espacio es un infinito número de puntos y el tiempo un infinito número de instantes. son abstracciones mentales. entonces. Si pensamos espacio y tiempo sin cosa alguna existente obtenemos abstracciones. la ciencia del Ser. un orden. como todas las verdades eternas”3. cap.

6 N. Copleston. responden a la clase de repetición continua. esa distinción que realiza corresponde a la materia. La extensión se comprende ahora como un predicado relativo con respecto a lo que se extiende. para ampliar el contenido de la disputa Newton-Leibniz. quien fue su precursor. IV. establece que hay dos clases de repeticiones: una que atiende a la extensión5. desconocido en sí mismo. Leibniz. decía que obtenemos las nociones de espacio y tiempo por medio de las relaciones entre las cosas. A diferencia de Kant. 4 5 F. del A. Sin embargo. es menester aclarar que el comienzo de este trabajo se instala en las nociones de espacio y tiempo que posee Leibniz. en su texto. Nota del Autor: Extensión. el tiempo no añade nada a la duración. La difusión de la resistencia [de lo extendido. lo que se extiende] conforma la materia. no así al cuerpo en general que se caracteriza por tener fuerza -o potencia.al modelo de explicación de fenómenos físicos propuesto por Descartes. por otro lado. . a un tiempo. constituidora de la materia. Si bien la teoría leibniziana del espacio y el tiempo es subjetivista (porque como tales son abstracciones) sin embargo. así también se encuentra la naturaleza que abarca aquello que se extiende. Pero las relaciones que constituyen la base de esas construcciones mentales son reales4.que descarta al espacio absoluto. Historia de la filosofía. en nuestro análisis. repetición simultánea. repetición que se haya ligada al espacio y el cuerpo. “Examen de la física de Descartes”. los números numeran. que son el fundamento objetivo. así como el espacio no añade nada a la extensión. propone una crítica racional –relativista. en este caso. Primero. para el espacio real) porque concebía espacio y tiempo como intuiciones apriorísticas constitutivas del sujeto. Ambas dos. la teoría kantiana es más subjetivista (aunque admitió que debe haber un fundamento objetivo. por un lado.: Véase Cartas a Clarke. etcétera-. Sin embargo. fuerza pasiva. es relativa. Si bien se comprende que ambas repeticiones conforman a la extensión -puesto que el espacio extiende. repetición sucesiva.dual. el tiempo dura. para Leibniz. Critica tanto a los cartesianos como a los newtonianos6 con esta concepción del espacio relativo –teoría apoyada por la física moderna. La exposición del espacio y el tiempo en “Examen de la física de Descartes”: Leibniz.existen como ideas. existe una repetición que se haya ligada al tiempo y el movimiento.

un plano de esta dualidad es pasiva.8 De esta manera. ya que está constituida por la resistencia. que es aquella que se distingue por la impenetralidad y la inercia natural de los cuerpos -denominación tomada de Kepler. G. en Escritos Filosóficos. mencionada como forma.y está constituida de materia. esto es si se separa o aleja el alma.7 Además de estos aspectos. dicha fuerza que reside en los cuerpos es doble. mientras que. la fuerza activa –entelequia-. 437/8 7 . trad. la fuerza primitiva es otro principio natural que conjuntamente con la materia constituye la substancia corpórea. Leibniz introduce en este mismo texto una pregunta – y un problema metafísico. generadora de acción. “Examen de la física de Descartes” en Sección VIII – Balance del cartesianismo. la fuerza activa es doble: primitiva o substancial y derivativa o accidental. es activa porque constituye propiamente la forma(entelequia). se encarga de la extensión. se encarga de la repetición que conforma a la extensión misma. pág. Lo mismo sucede en otro plano. la geometría. Leibniz introduce la noción de máquina viviente y manifiesta el procedimiento dual para desplegar el principio de movimiento de los cuerpos. no es una substancia..: En este sentido no ampliaremos. Editorial Charcas. Asimismo. que si se considera por separado. 8 Leibniz. As. Leibniz dice: “Por lo tanto esta entelequia es o bien alma o bien algo análogo al alma y siempre obra naturalmente sobre un cuerpo orgánico. así pues. de Olaso. al paradigma moderno (incluida la ley de impenetrabilidad de los cuerpos y la ley de inercia natural propuesta por J. la matemática.: E. Bs. es importante recordar que la física se encuentra subsumida a otras ciencias: geometría y matemática. pues la interpretación física de Leibniz corresponde. W. De igual importancia. Por otro lado. 1982. sino un agregado de muchas cosas. Kepler). En este sentido. Pues.que requiere el tratamiento de una segunda cuestión en torno a la concepción del espacio y el tiempo.. en el segundo caso. De modo que Leibniz atribuye a la dinámica el principio ínsito de cambio y de perseverancia de los cuerpos. en suma una máquina natural”. la dinámica se subordina a la metafísica. por otro lado.de la masa. En el primer caso. del A. Esta se enuncia de la siguiente forma: ¿Cómo explicamos la esencia de los cuerpos naturales y sus movimientos ínsitos? Para explicar esto. planteamos dos preguntas ¿es posible comprender la máquina natural leibnisiana como una analogía de la autoconciencia kantiana? ¿Kant pudo ver y apropiar el concepto de máquina viviente y adoptarlo a su concepto de unidad de conciencia trascendental? N. será necesario determinar qué principio es el que permite el desplazamiento de los cuerpos. pues esta última se encarga de la causa y el efecto. a su vez.

como si fueran puros mecanismos de los cuerpos. quisiéramos abocarnos al análisis de la otra obra en la Leibniz dedica varios capítulos al tratamiento de la cuestión del espacio y el tiempo. se las debe considerar como cosas modales.según podemos advertir según la estructura del texto que se trata de un diálogo alegórico con el filósofo John Locke donde retoma varias de sus posiciones. significa que tiende a un movimiento determinado y. Si bien. refutar algunas concepciones empiristas del espacio y el tiempo. aquí indica lo contrario. ya que sufren cambios. Pero de una perspectiva totalmente diferente: el objetivo de este texto girará en torno a otorgarle a éstos dos conceptos el estatus de “idealidades del pensamiento”. Dice: “por lo que se refiere a la 9 Ibid. sólo se produce en el movimiento ejercido por la fuerza primitiva. no obstante. En resumen.9 Ahora. hasta ahora. por la dinámica a la metafísica”.. la fuerza permanece constante.. Así por ejemplo. a diferencia de los cartesianos que atribuían a la cantidad de movimientos los desplazamientos. pág. En el “Nuevo Tratado sobre el Entendimiento humano”. Leibniz dice: “[…] la física está subordinada por la geometría a la aritmética. y.El otro plano de la fuerza activa es la potencia accidental. por tanto. Asimismo. la dinámica y la geometría. y la misma se expresa por la física-matemática. otorgando unidad a la potencia ínsita en ellos. . Por consiguiente. las leyes del movimiento no deben explicarse por dicho procedimiento. la fuerza primitiva se metamorfosea en fuerza derivativa cuando se produce el choque de los cuerpos. trasladando toda comprensión a Dios y no reconociendo la acción como generadora de movimientos. Leibniz intentar inferir los conceptos de espacio y de tiempo a partir de las propiedades físico-matemáticas de los cuerpos. dichas potencias. En otras palabras. el espacio es concebido a partir de las “modalidades” de ciertas magnitudes físicas. por ejemplo: la longitud. que es el conato o ímpetu que modifica la fuerza primitiva. 440. la importancia de la particularidad de las leyes proporcionadas por Dios con las cuales se rigen los cuerpos. Leibniz explicaba todas las cosas de la naturaleza mecánicamente.

considerando como los verdaderos objetos de conocimiento a los objetos matemáticos: que serían la modelización bajo la cual son concebibles –para nosotroslos objetos “reales”. 1971 Ibídem. 12 Ibidem. Este procedimiento podría funcionar sin objeciones para definir el espacio y el tiempo de no ser por el hecho de que eso requeriría que el hombre pudiese “concebir en su espíritu la idea de una longitud determinada precisa”11 y esto para Leibniz es imposible. En otras palabras. Buenos Aires. Veamos el ejemplo que propone de las pirámides. el numero de cuyas longitudes se conoce y se produce durante esa revolución. XIII. pero nunca podremos traducir en un código de 10 11 “Nuevo tratado sobre el entendimiento humano”. está advirtiendo algo como: “no es equiparable la medida a lo que se mide”. el espacio se llama distancia”10.longitud que separa dos cuerpos. cap. definiendo los límites de la razón. Aún así el intelecto pudiera concebir una medida real fundamental sea de espacio o de tiempo siempre constante ésta no se correspondería con el objeto natural de su medida. Es decir. pues no es verosímil que si hay cambios en las unas y en las otras siempre sea proporcional”12 Leibniz está. Por estas primeras definiciones. Aguilar. es decir de una revolución. Lo que después confirma mediante ejemplos que tampoco exista algo de tal naturaleza. p. porfiamos notarlo graduando sobre ellas la longitud de los péndulos. . también reconoceríamos en cierto modo los cambios comparando esta revolución con otras como con las de los satélites de Júpiter. Sin embargo esta misma revolución diaria de la tierra puede cambiar también con el tiempo y si alguna pirámide pudiese durar lo bastante o se hiciesen pirámides nuevas. ed. De alguna manera lo que Leibiz está explicitando es una importante distinción entre la longitud natural y la idea de medida de longitud. 76. Comienza diciendo: “nuestra mejor medida hasta aquí <del tiempo> es la de la rotación de la tierra alrededor de su propio eje. Podemos establecer un sistema de referencia para medir los fenómenos. pág. ya que éste está sometido a cambios <que el intelecto no puede medir>. ya que éstas siempre se elaborarían en referencia a una medida real “que se supone inalterable” y se puede “determinar siempre”. podría decirse que Leibniz construye las nociones de espacio y tiempo mediante un procedimiento que responde a una suerte de “empirismo matemático”. por así decirlo. Ya que es mediante las relaciones matemáticas que establecemos entre los cuerpos (por ejemplo: la distancia) como podemos dar cuenta de la realidad que tienen los cuerpos en el espacio.

Aguilar. un orden. XIII. Leibniz define así al espacio como “relación entre co-existencias” y al tiempo como “relación de sucesiones”. 14 13 . y así en todos los puntos donde le sea posible situarse. tienen su cantidad y se miden mediante logaritmos y sin embargo. cuando se discute si el espacio y el tiempo son relaciones o son cantidades. las relaciones o proporciones en matemáticas. España. para Leibniz el espacio y el tiempo son relaciones dotadas de cantidad: “Por ejemplo. Siguiendo la lectura de Copleston “el espacio es el lugar de todos los lugares”15.. al orden no le corresponde la cantidad. son relaciones. aunque y tiempo y espacio consisten en las relaciones. diremos que esta es la que el primero tenía V Carta a Clarke. 2011. Historia de la filosofía IV. S. Planeta. Pero hay un paso fundamental que le permite a Leibniz hacer del espacio y el tiempo conceptos universales del entendimiento. el espacio será lo que comprende todos los lugares posibles donde ese cuerpo pueda estar. versión digital. esto es: concebir al espacio y el tiempo como sistemas de relaciones de cantidades más o menos medibles por la razón. Pág. como si existiesen”14. Éste es uno de los puntos de discusión que tiene con Clarke. el planteo de Leibniz no pareciera salir del “empirismo matemático” que señalamos más arriba. ed. A. Por lo tanto. Por lo tanto. tienen su cantidad”13. según el cual la relación de una cosa a otro es más o menos sencilla. cáp. Clarke objeta que el tiempo no puede ser una relación de cosas sucesivas porque la cantidad de tiempo puede disminuir o aumentar y aun así la relación puede permanecer igual. traducción de Juan Carlos García Borrón. En cambio. no solo entre existentes sino entre los posibles. Cuando sucede que uno de los coexistentes cosas cambia su relación con una multitud de otros que no cambian su relación entre si y que otra cosa pasa a adquirir la misma relación con los otros. Buenos Aires. En este sentido el espacio y el tiempo son pensadas como idealidades. 76. Veamos como esto se aplica al caso particular del espacio: si un cuerpo se halla situado en un punto a y luego se halla situado en un punto b. sin embargo.relaciones matemáticas los cambios. De esta manera estaría intentando resolver el problema del cambio. es decir como el sistema de todas las relaciones posibles que pueden inferirse respecto de un cuerpo. cap. Hasta aquí. Este orden es su situación o distancia. apartado 54. del siguiente modo: “aquí presento como los hombres llegan a formar a sí mismo la noción de espacio: consideran que muchas cosas existen a la vez y que observan en ellos un cierto orden de coexistencia. Nuevo tratado sobre el entendimiento humano. ed. 1971 15 Frederick Copleston. p. Este es que “espacio y tiempo son una relación. antes mencionado.

cuando este consiste en el orden de las relaciones que se cambian”17. sin necesidad de imaginar una realidad absoluta de las cosas cuya situación se considera”. teniendo en cuenta los límites de la razón que antes hemos señalado. Le respondí que no me parece razonable que el universo material deba ser finito. sino “sucesiones de ideas”. apartado 47. porque tal movimiento no produciría ninguna cambio que pudiera ser observado. Refuta también la realidad absoluta del espacio mediante el argumento de la razón suficiente. Pero lo que nos compete aquí decir es que para Leibniz el espacio y el tiempo no son realidades en sí mismas sino conceptos ideales. Así Leibniz demuestra que para tener una idea de lugar y por lo tanto de espacio basta con “considerar estas relaciones y las reglas de sus cambios. versión digital. Ibidem. Ya que para Leibniz no es concebible el espacio vacío. además éstas idealidades son siempre relativas –a un cuerpo. Nuestras percepciones no forman 16 17 V Carta a Clarke. hay un movimiento en el espacio. Entonces todo conocimiento que podamos extraer de los objetos radica en la verdad de estas relaciones y no a todos en una realidad absoluta. es otra cosa cuando sus partes cambian la situación entre ellos. Para entonces. de la siguiente manera: “con el fin de demostrar que el espacio sin cuerpo es una realidad absoluta el autor objeta que un material finito podría avanzar en el espacio. y aunque debamos suponer que sea finito. ¿cómo es posible que este sistema de relaciones que depende de cuerpos sujetos al cambio –que podemos registrar solo de manera aproximada. pero no son realidades por sí mismas. Y dictamina: “La opinión contraria se funda sobre la suposición de un espacio real absoluto”.y no absolutas. Por esto.antes<para con la multitud>”16. sin embargo no es razonable que debe tener cualquier movimiento de otro modo que dado que las partes cambien su situación entre ellos. pero no la engendra. Ahora bien. Esta es otra de las discusiones que entabla con Clarke.permitan establecer una noción de espacio y de tiempo universalizable? Leibniz explica respecto del tiempo: “una serie de percepciones despierta en nosotros la idea de duración. Clarke da una respuesta que marca una diferencia epistemológica con Leibniz respecto del conocimiento: “la realidad del movimiento no depende de ser observado” en cambio para Leibniz no hay movimiento cuando no hay ningún cambio que se pueda observar y cuando no hay ningún cambio que se pueda observar no hay cambio en absoluto. . El espacio y el tiempo son conceptos ideales donde se aplican estas relaciones. apartado 52.

Aquello acerca de lo que la razón podría discurrir no es ésto. . para no caer en “la vanidad de la imaginación”19. es decir. V Carta a Clarke. su fundamento. ya que solo sería cierto respecto de los cuerpos que podemos observar que se mueven en tiempos iguales aproximadamente. pero no al espacio”. Pero la manera de comprenderlas es bajo la forma de idealidades. por lo qué esta definición debe comprenderse siempre a la luz de que existe un absoluto imperante y anterior a la naturaleza de las cosas. p. Concluye diciendo en el último parágrafo del capítulo XIV: “´podemos concebir el comienzo del movimiento. Buenos Aires. Así. La teoría leibniziana es todo menos determinista y se encarga de distinguir exhaustivamente acerca de qué cosas se puede tener conocimiento y de cuáles no. ya que es el único modo de pensar el espacio y el tiempo en su eterna posibilidad y no solo como “entes” o “condiciones” existentes circunscriptas al “aquí” y “ahora” de la experiencia sensible. 1971 Confr. cap. ya no tiene sentido suponer al tiempo como medida del movimiento. 18 19 Nuevo tratado sobre el entendimiento humano. XIV. . aunque no se puede comprender el de la duración tomada en toda su extensión. Del mismo modo podemos asignar límites a un cuerpo. ed. Aguilar. según la tradición anterior. Pero.nunca una serie bastante constante y regular que corresponda a la del tiempo”18. no olvidemos que para Leibniz el espacio y el tiempo son verdades eternas. sino acerca de aquellas cosas que tienen límites y afectan nuestros sentidos. y no puede decirse que esto sea así para todos los cuerpos.