You are on page 1of 6

CONOZCA SU MARTILLO

UN BUEN MARTILLO hace una labor mejor y causa menos fatiga que uno mal fabricado que tenga una cabeza de hierro colado y un mango de forma inadecuada. Un martillo de buena calidad es recio y duradero; la cabeza ha sido tratada al calor para darle el grado de dureza adecuado, y el mango está hecho de nogal americano de veta recta, escogido y cortado especialmente para proporcionar a la herramienta el equilibrio correcto. La boca del cotillo se pule hasta que quede bien lisa y, para evitar melladuras, los bordes se esmerilan de modo que formen un bisel uniforme. El ángulo en el cuello del cotillo proporciona a la cabeza suficiente convergencia para hacer que la herramienta tenga un equilibrio perfecto. Las uñas tienen las puntas bien afiladas, lo cual les permite penetrar en el espacio reducido entre las cabezas de los clavos y la superficie del trabajo. La ranura ahusada entre las uñas tiene el bisel correcto de manera que éstas puedan sujetar firmemente tanto a la cabeza de un clavo como a su espiga. A los mangos se les da una forma que proporcione cierto grado de elasticidad, a fin de amortiguar la sacudida y aliviar la tensión de los músculos del que usa el martillo. Los mangos están abocinados en los extremos inferiores yen algunos casos están equipados con conteras de caucho con objeto de permitir un agarro fácil que no cause fatiga. Algunos martillos tienen mangos de acero, forjados en una sola pieza con la cabeza y forrados con discos laminados de cuero, a fin de formar un agarradero cómodo que amortigüe la sacudida provocada por el impacto.

Tipos y tamaños de martillos de uñas: Los martillos de uñas vienen en varios pesos, generalmente con cabezas de 5, 7, 13, 16 y 20 onzas. Algunos fabricantes también clasifican los tamaños de los martillos por números. Estos varían del 1 al 4, de los cuales el número 1 es el más grande y el 4 el más pequeño. Por lo general, el martillo número 1 1/2, el cual tiene una cabeza de 16 onzas, es el que más se utiliza para trabajos comunes y corrientes.

lo cual las hace más apropiadas para apalancar y desprender las tablas de los techos o de las paredes. es darle golpes leves con el martillo. Cuando domine esta técnica ya no se golpeará más los dedos. las uñas son más gruesas y de forma casi recta. Cuando una labor delicada requiere un dominio absoluto del martillo. o sea el martillo común de uñas. pues esto les permite introducir el clavo al ras o más debajo de la superficie de la madera. ya que un solo martillazo que se desvía puede echar a perder toda la labor. o que se introduzca parcialmente. . tal vez sea necesario usar un martillo más pesado con el propósito de ahorrar tiempo y conservar la energía del que lo usa.El tamaño del martillo para un trabajo específico se escoge de acuerdo con el tipo y la naturaleza del trabajo y de la madera en la cual se han de introducir los clavos. Sin embargo. Los obreros dedicados al acabado de interiores prefieren un martillo con una curvatura pronunciada o una boca convexa en el cotillo. Este agarro provee un máximo de apalancamiento. de modo que los obreros generalmente usan un martillo menos convexo para trabajos ordinarios. Como hay que aplicar más fuerza al clavar en maderas duras. se observará que el que lo usa extiende el pulgar a lo largo del mango. especialmente si el martillo es de peso liviano. hay variaciones en el grado de la curvatura o de la convexidad. estos martillos deben manejarse con gran destreza. El secreto al comenzar a introducir un clavo. manteniendo el mango aproximadamente aun ángulo recto con el eje del clavo y utilizando la muñeca como un pivote. potencia y fuerza impulsora. éstas tienen una curva pronunciada que las hace especialmente apropiadas para sacar clavos. ni siquiera al comenzar a introducir clavos en posiciones difíciles. Una vez que se hinque el clavo. sin abollarla. A pesar de que la boca del cotillo es siempre curva. martille a todo brazo. En el primero. En el otro estilo. Los martillos corrientes de uñas se suministran regularmente con dos estilos de uñas. Uso del martillo de uñas: Agarre el martillo cerca del extremo del mango.

el antebrazo y el brazo se usan simultáneamente para aplicar la fuerza total del martillo.Cuando se requiere dar martillazos recios. Es muy importante evitar que esto suceda al instalar forros de madera en las paredes. con frecuencia los clavos se empiezan a doblar cuando la punta tropieza contra una veta de mayor densidad. pues una presión excesiva puede romper la cabeza del clavo. A veces es posible introducir el clavo por completo de un martillazo dado a un ángulo. pues de lo contrario se corre el riesgo de que la cabeza del clavo penetre a tal punto que rompa las fibras de la madera. Al usar un martillo para extraer un clavo. la presión debe ser . en dirección opuesta a la del doblez. Al clavar madera dura. los ebanistas tienen por norma perforar agujeros piloto antes de introducir o embutir los clavillos. Cuando la naturaleza del trabajo requiere que el clavo se introduzca directamente a través de un nudo. generalmente es posible corregir esta situación. pues la acción de palanca disminuye considerablemente cuando el cotillo se convierte en fulcro. proceda por etapas. luego libere las uñas y muerda de nuevo. En trabajos delicados con madera dura. o ligeramente fuera de centro. siempre perfore antes un agujero piloto de un diámetro ligeramente más pequeño que el del clavo. la fuerza de los golpes se debe disminuir. el tirón inicial debe detenerse un poco antes de que el cotillo toque la superficie de la madera. Levante el martillo y coloque un bloque o calzo antes de aplicar presión en la segunda etapa. El movimiento se coordina de tal manera que en el momento del impacto el mango del martillo esté aproximadamente en un ángulo recto con el eje del clavo. la muñeca. Al extraer un clavo cuya cabeza sobresale de la superficie de la labor lo suficiente para permitir introducir la uña bajo ella. Al aproximarse la cabeza del clavo a la superficie. como en el procedimiento usado para comenzar a introducir el clavo. Al extraer un clavo. haciendo que la punta penetre en la veta contraria sin aumentar el doblez. Levante ligeramente el clavo. golpeando la cabeza del clavo a un ángulo ligero. En caso de que un clavo se doble ligeramente debido a que ha tropezado con un nudo o con una veta oblicua.

así como la de los que lo rodean. en el punto central. Cuando la herramienta no está en uso. Quítele el aceite antes de usarla. Cuidado del martillo: Para su propia seguridad. La cabeza del clavo se apoya contra el costado del martillo. se puede hincar el clavo fácilmente agarrándolo conjuntamente con el martillo. Póngale nuevas cuñas o instálele un mango nuevo. . nunca use un martillo con la cabeza floja.siempre moderada a fin de evitar que el mango se rompa o que se afloje en el agujero u ojo. En aquellos casos en que se dispone de una sola mano libre. y luego se hinca el clavo forzándolo o golpeándolo levemente de manera que quede en posición erecta. mantenga la cabeza aceitada para impedir que se oxide.

y varios tipos de martillos más pesados que se adaptan para plegar o remachar láminas de metal. para introducir cortafríos y para otros trabajos similares. Hachuelas: Las hachuelas ordinarias que usan los instaladores de tablillas y de techos tienen una cabeza con un cotillo cuya boca está cuadriculada con estrías a fin de poder introducir clavillos. caucho y plástico. son preferidos por todos los que los usan.Martillo para tachuelas: Al clavar tachuelas use un martillo regular de cinco onzas para tachuelas. o uno de cartelero de 8 onzas. Martillos de mecánico: En este artículo se muestran tres tipos de martillos de mecánico. En la página 130 se muestran los diferentes tipos de hachuelas. Observe que los martillos de remachar que se muestran en el detalle superior izquierdo comprenden tanto cotillos esféricos . Los martillos que tienen un cotillo imantado para sujetar la tachuela mientras la hincan. Los martillos de boca blanda hechos de diversos materiales. uno de talabartero de 7 onzas. La angosta hoja de las hachuelas se usa para recortar tablillas y tejamaniles de madera. como cuero. El cotillo imantado se usa únicamente para hincar la tachuela. se emplean para golpear superficies de metal acabadas o pulidas. Mazos y martillos de boca blanda: Los mazos de madera se usan generalmente al golpear formones para madera. Algunos tipos de martillos blandos tienen puntas intercambiables hechas de diferentes materiales. sin rayar o abollar la pieza.

Volumen 12 . incluyendo martillos de ingenieros y mandarrias pequeñas. de A a D inclusive. lo cual les permite martillar remaches y superficies de metal. con sólo ligeras variaciones. muestran los cuatro pasos para reemplazar el mango de un martillo. Nunca queme el mango viejo para extraerlo del ojo. se muestran distintos tipos de martillos especiales. Reemplazando los mangos de los martillos: Los detalles en la parte inferior izquierda.(de bola) como cotillos de forma de cuña (transversal o recto). desde A hasta D inclusive. Estos pasos se aplican a cualquier martillo. Fuente: Revista Mecánica Popular .Número 4 . En el detalle del centro. ya que el calor del fuego puede destemplar la cabeza.Abril 1953 .