You are on page 1of 5

El atolladero ineludible Gustavo Rodríguez

El título pretende ya ser suficientemente revelador. Evidencia una postura, si bien nada original, propia o compartida; y que merece por tanto ser justificada dentro de las posibilidades y limitaciones de quien la escribe. Algo que sí podría ser aclarado -aunque sin pretensiones de alumbramiento alguno, sino más bien para fijar claramente la legalidad de los parámetros de los que se seguirá el desarrollo- es el hecho de que, contraponiendo indagación contra pragmática, como a continuación se hará, elaboramos los planos de un sendero que al mismo tiempo ya estamos recorriendo: se cuestionará la segunda desde la primera (si se diese inversamente, inversa sería su modalidad, pero bajo el mismo fundamento). No podré indagar sobre las omisiones elementales de un principio antiindagador, sin ya estar indagando. Esto resulta tan obvio como autoevidente; pero consideré importante dejar descartada desde el comienzo una reflexión crítica imparcial. La misma palabra reflexión nos molesta, podría ser aclarada. No significa lo anterior que adoptemos posturas ciegas: en la constitución y el desarrollo humano reposa nuestra libertad -siempre condicionada- en la determinación, tanto entre las sentencias del círculo interno de la crítica (redefiniendo incesantemente los puntos débiles de las propias convicciones; la recepción “masiva” del criterio, quizás utópica, encontraría así el ideal de su legitimidad en todos los casos) como en el círculo externo (teniendo en sí abierta la elección, probablemente sobre la base de la apertura anterior, de trasladarnos de un círculo a otro1: el propio giro wittgensteiniano es muestra de ello). Simplemente descendamos de un pensamiento todopoderoso para admitir los límites de las posibilidades que enmarcan nuestro quehacer. Hecha la aclaración precedente, se procederá al esbozo de una exposición breve contraponiendo algunas sentencias extraídas de Investigaciones Filosóficas con algunas citas de otro autor fundamental que utilizaré de soporte configurativo (“hoja de ruta”) para un tramo de la misma: Martin Heidegger2. Han coincidido en tiempo y no en espacio; éstas dos
1

Al respecto, podría hacerse la siguiente objeción: si la decisión de “trasladarse” de un círculo a otro se presenta, bajo ciertas condiciones de la episteme que nos enmarca y nuestro vínculo con ésta, como una capacidad (constituida y no constitutiva) por tanto constante en el tiempo (o en los tiempos que podemos proyectar como continuidad de éstos tiempos), ¿por qué no prescindir de la distinción “zonas críticas”? Se contestaría que ese presente, redefiniéndose constantemente –o en la posibilidad de hacerlo- se enmarca, a cada momento, en una sola esfera, que brinda coordenadas al pensamiento. Por supuesto, no tratamos aquí con entidades metafísicas; sino con núcleos de desarrollo intersubjetivo que, a través de su aporte, poseen y brindan sentido de un modo amplio: estructuras menores o más específicas se derivarán de las primeras, otras tantas de éstas, y así sucesivamente. 2 Admitiendo nuevamente que no se pretenderá originalidad, y por tanto recurriendo al gran legado intelectual del que libremente, o no tanto, disponemos: recurso de decir a partir de lo dicho que define a la cultura. Además, nunca es infructuoso construir a partir de la repetición, si lo que uno piensa otro ya lo ha pensado antes, y lo ha expresado magistralmente. Por supuesto, se puede agregar que la afinidad no es mera comparación, como dos piedras distintas –pero piedras al fin- sino que algunos pareceres de

Wittgenstein. desentrañar el fundamento. entonces. .y. cuando al mismo tiempo se ha vuelto vacilante. por lo menos similar en varios puntos. que toda (X) es tal en la medida que proviene de (X-1) y puede así luego dirigirse a (X+1). el sentido.la obra de arte. en el método (analítico y. Cuando Heidegger habla de desocultar el ser del ente -que habita en el mismo y es el mismo-. pero que no negaría. los colores a relucir. nosotros recibimos la esencia del ser. “la roca se pone a reposar y a soportar y es así como se torna roca: los metales se ponen a brillar y destellar. Cada entidad tendrá su propio mundo y a partir de éste. desde ya. ser-en-el-mundo) puede lograrlo: y levantar un mundo es extraer aquello que “mora en la apertura de lo ente”. la originalidad de sus obras es un mérito prácticamente suyo-. intentando encender algún fuego con el chispeo que de esto resulte: “La filosofía expone meramente todo y no explica ni deduce nada. sino una invitación a captar lo específico de toda entidad como la mano que abre la puerta por la que el individuo ingresa. ¿Qué es eso de filosofía?. Investigaciones Filosóficas. Lo que nos llega no es entonces una noción de “ser” transmundano a decodificar en una experiencia supraterrenal. trad. de sus bases. respectivamente) pero ambos se dirigen a un objetivo. la relación del hombre con lo preguntado. es a través de un mundo particular que el dasein (precisamente. podríamos decir fenomenológico. no hay nada que explicar. ¿Expresan búsquedas opuestas? ¿Es acaso aquí que debe establecerse el límite entre una metodología pragmática y otra indagatoria -si así puede llamárselas-? No exactamente. el otro. su formación desde e integración hacia al contexto de sus escritos. fragmento 126. Adolfo Carpio Ambos cobijaban una sospecha. Terreno inestable. Dice en Caminos del Bosque que. a través de su captación mediante –en el caso a citar. como se explicó. el sonido a sonar. Uno. precisamente. la llave de una cerradura específica. Porque los dos autores difieren. que puede ser reacio a nombres propios. Se podría llamar también “filosofía” a lo que es posible antes de todos los nuevos descubrimientos e invenciones” Ludwig Wittgenstein. por su parte –y. o aun se ha quebrantado. la de superar la superficie del ente –allí donde se “oscurece y enreda” la pregunta por el ser.relaciones pueden explicar las similitudes y diferencias en sus pensamientos -por supuesto. aquel portal de acceso hacia el sentido. la del llamamiento excesivo a desentrañar una cuestión con un fundamento tan inaccesible como vano en su propósito.Puesto que todo yace abiertamente. por así decirlo. y forman parte de mi parecer. la palabra a decir ”. Pues lo que acaso esté oculto. con una perspectiva metodológica para nada Heidegger se han introducido. no nos interesa. si no común.” Martin Heidegger. “La pregunta por la esencia se despierta cada vez que se ha oscurecido y enredado aquello por cuya esencia se pregunta. Enfrentaré algunas frases..

123) La filosofía: el estado civil de la contradicción. introspectiva con el ejercicio “plano” que propone Wittgenstein. de la construcción de modelos teóricos que no pueden ser comprobados por la razón o los sentidos y se limitan a ser. y en todo caso útil fue la aclaración. simples postulaciones? Sin admitir criterios en lo concerniente a la esfera ética-política ni relativizar la pregunta en los términos del debate intelectual de la época (aunque esto sea siempre un arma de doble filo. específico: las formas de vida. todo aquello que la construcción del pensamiento occidental entendía por “filosofía” en un sentido fuerte hasta la tradición decimonónica.cercana. 72) y de reglamentarlo. . al principio del escrito. ¿Por qué hago referencia a ésta forma introspectiva? Porque habría que distinguir y emparentar en el análisis del sentido. estableciendo un quiebre con lo precedido. y qué es lo que vinieron a revelar? ¿Se ha extraído algo. tomo la segunda pregunta en términos generales. modelos que constituyen al objeto y al sujeto (su relevancia varía históricamente) y que definen. En las nociones de mundo y formas de vida obtenemos lo primero que pretendíamos de cada uno de los pensadores traídos al caso. pero simplemente para no extender la actividad mucho más allá de lo preciso). y como vimos pudo tomar varias formas -y varias. en última instancia. por tanto.3 3 Las conjeturas deliberadas no serán precisamente una invención actual propia de mi ocurrencia (entonces “tomaré una posta”). una forma de indagación y una orientación a la mera práctica. entonces. de que también yo estaría indagando –y luego ordené las clases de indagación correspondientes a cada modelo-. contra otra forma de indagación.y las agitadas primeras décadas del siglo XX (que los encontró escribiendo antes/durante/después) era natural que la sospecha brote. como librando interpretaciones al viento acerca de la naturaleza humana. Aparece así la indagación metafísica. Se cierra el abismo que a primera vista distanciaba a ésta forma.a la sentencia de Investigaciones Filosóficas que motiva la presente consigna a resolver: Un problema filosófico tiene la forma: “no sé salir del atolladero”. Luego de la insistencia principalmente nietzscheana de fines del siglo XIX -que Heidegger contribuye a reelaborar. si acaso fuese necesario. habla de ver lo común en una cosa o circunstancia (Investigaciones Filosóficas. los más generales de nuestra especie. Los chichones del entendimiento al chocar con los límites del lenguaje. pero a cada vez. generalizando. Podemos inferir correctamente de lo anterior. la utilidad de lo anterior. Más claramente: existe algo común contra lo que estas dos propuestas filosóficas se rebelan de modos distintos. a qué hace referencia específicamente Wittgenstein con el término “filosofía”. (f. El patrón es variable. muchas más que las vistas-.cuando explica qué debe entenderse por juegos de lenguaje. Arribamos con un panorama suficientemente abierto -y se comprenderá mejor en lo siguiente. f. ¿Por qué han equivocado el camino durante siglos. aplicarlo y entenderlo en el aspecto en que más convenga a la utilización práctica. en definitiva.

un acercamiento paradójico a la postura wittgensteiniana?” Bueno. O. Pero me encuentro ahora mismo en un problema: ¿Beneficiosa en qué aspecto. efectivamente. Qué quedará entonces para los humanos. Para los humanos quedará la angustia. Sin embargo. el fin último de la “ciencia del atolladero” allí. Vamos a aceptar que fue un proceso que llevó varios siglos.estipularle logros precipitadamente. para ajustar un poco más –y reducir al mínimo el grado de delirio que la afirmación precedente dejaba entrever-: está en la falta de ellos. La maldición de poseer una herramienta para dudar –la razón. está en los dioses. sólo lograron. Dioses siendo regulados. En el momento de su elaboración. la diversificación de divinidades contradictorias entre sí. Por consiguiente. Todo el procedimiento teórico en Occidente se desprende de una angustia primordial que contribuye a su desarrollo. lo que deriva a lo anterior: la profesión mítica de hechos que los muestran con atributos antropomórficos. Y. La angustia por la carencia de un dogma que estipule un criterio moral indubitable (¡cómo vivir!). a lo largo de su andar e incluso ahora –porque los intentos de destruir la metafísica instalando otros modelos. Digamos. pero ya bastante extraña es la insegura estadía de la humanidad en el planeta. se trataría en todo caso de un uso particular.C. más adelante sí procederé a “diseñar” una paradoja.de la indagación convencional. no deberíamos. ya se conoce el sentido de su posterior utilización (y es a partir del conocimiento que se lo fabrica. útil para qué? No podríamos -en realidad. pero cuyas pretensiones han excedido ampliamente un mero juego de lenguaje..Dicho interrogante alude a la productividad histórica y también potencial –la proyección de lo producible sobre la base de lo producido. metafísica. la falta de una unicidad en los valores y en las creencias. ¿Dónde encontramos el impulso primero? ¿Qué ventaja obtuvieron en primera medida al aventurar interpretaciones privadas del mundo en la publicidad del incipiente sistema de escritura alfabética? La respuesta. pero ya no en su rol sino en su finalidad . será beneficioso atender a dicha materia como a cualquier objeto que debe ser efectivo en un rol determinado. instalar otros modelos con mayor o menor éxito dependiendo de la coyuntura histórica. Resultará extraña una forma de terapia que consiste en nublarse de pensamientos sin cable a tierra (¡y sistematizarlos!). paulatino. a su vez. He aquí una de las arterias de la crítica del autor al modo lógico-filosófico. a una Necesidad superior que todo lo regula. pero sin destruirla. según creo. otorgándole un rol estrictamente utilitarista4. . Podría también pensarse que su desarrollo entero. Respondiendo. y no al revés).pero ninguna para obtener certezas. Entonces. desde la distancia de la Grecia del siglo VII a. en los hechos. un martillo. o bien ha resultado absolutamente “parasitario” (para utilizar un término de la modernidad). que no fue un estallido repentino sino un proceso gradual. Con el desarrollo teórico del pensamiento podríamos encontrar un parecido en éste aspecto. o ha sido efectivamente útil pero 4 “¿No significaría a éste respecto.es y siempre ha sido terapéutico.

editorial Sur. La exposición y la coherencia de su resultado. si es que no va aun más allá de nosotros”6 . a su favor. es siempre una sola. etc. el infatigable sentimiento de duda es algo propio de toda la humanidad –y que en Occidente. podrían concedérsele varios ítems-. Dicha dolencia. otra terapia que no está en el texto sino que desemboca en el texto. dicho esto? Inmediatamente antes.en materias o circunstancias que poco tienen que ver con un estado anímico –la mayoría. ¿Qué es eso de filosofía?. ¿qué es lo que estaba buscando? Se podría decir: “un programa de resolución para el porvenir”. Estas cuestiones precisarían muchas más palabras y un análisis sumamente riguroso –porque.un creador con nombre y apellido. Habría de modificarse radicalmente el panorama de las cosas como las conocemos. la probable dolencia que motiva el recorrido). cuando se elabora una teoría. Éticas. Uno puede con toda inocencia ( después de todo. Es mi convicción -otra vez. no es el punto. nada original. en tanto es repercusión anímica. en el interior de la conformación del significado anida una interrogación sobre un asunto. abandonar la metafísica y ocuparnos de ésta terapia en la terapia para calmar la inquietud del pensamiento? Aunque al día de hoy no se lo ha logrado. Es el método terapéutico más antiguo. adoptando multiplicidad de niveles y formas. sin más. Wittgenstein llama en Investigaciones Filosóficas a desembarazarse del problema del significado y atender al sentido autónomo. 5 6 Se desprende que la teoría de Wittgenstein está incluida. por la tanto. Si agregamos que la angustia. cívicas. pero bastará con decir que encuentro. (Internamente) para satisfacer la angustia. incluso poco tienen que ver con el círculo académico-. Pero poco importa. ¿Dónde aparece la angustia. Cuando da cuenta de dichos usos. un medio llamado filosofía. Entonces. y en cada cultura. Formas de interactuar el hombre en sociedad (hoy. y antes se encuentra la dolencia de la interrogación surgida. Pero entonces ¿debería tal porvenir aún superar a Wittgenstein. . funcionarán: (Externamente) para el propósito histórico particular de cada una. que la estructura en forma y contenido. Martin Heidegger. cuya pregunta según Heidegger “conduce desde el Dasein de la helenidad hasta nosotros. ¡por qué no!) imaginar al Wittgenstein anterior a Investigaciones. Buenos Aires. Preguntarse es una molestia necesaria e indispensable. “la mujer y el hombre”) que responden únicamente al desarrollo del pensamiento racional. ¿Por qué no podríamos. si bien el contemporáneo adicional es fundamental en nuestros tiempos y tiene además –a diferencia del otro. Lo importante es que desde la perspectiva propuesta (siempre en la libertad de la conjetura. contra la terapia que él propone. hipotéticamente podríamos. por la contingencia de las circunstancias mencionadas. en cada sector social se manifestará como resulte en su deber tanto como en su posibilidad.que existe una instancia puramente emocional detrás de toda manifestación crítica. 1960.entonces llegamos finalmente al título del presente escrito. Difícil. políticas. pero bajo un negro manto angustiado) el atolladero ha sido humanamente productivo para la humanidad en el mismo sentido en que las Investigaciones Filosóficas lo fueron para su padre. utilizando sus dichos pero no sus hechos? (interesante sobre todo si consideramos el vuelco de su propio pensamiento. y a la vez relacional de los usos. Aquí y como motivación de todos los otros. ha dado con tal sendero de resolución. cualquiera sea y en cualquier período de la historia5.