You are on page 1of 3

David Urbina 1.

Al hacer equivalentes la historia con la memoria colectiva, como el historiador

Josep Fontana, podemos entender algo muy importante y es que la historia no existe sin un nexo con el pasado. Hobsbawm hace ostensible que la memoria social es compleja y necesita de mecanismos sociales que la salvaguarden, pues para el historiador británico una muestra clara de la “destrucción del pasado” fue que el 28 de junio de 1992 se pasó por alto el aniversario del asesinato del archiduque del imperio austrohúngaro Francisco Fernando, hecho que iniciaría la Primera Guerra Mundial, aún cuando el presidente frances François Mitterrand visitó Sarajevo a propósito de la fecha y de la creciente crisis de la región por el conflicto en Bosnia, con la intención de advertir de las posibles consecuencias. De allí que Hobsbawm sostenga que no existe, desde fines del siglo XX y luego de la caída del Muro de Berlín, una “relación orgánica” con el pasado en su libro Historia del siglo XX (1995). Así mismo, en La era del Imperio, se comprende la importancia de la memoria que pretende generar la historiografía, y que además se enriquece de los distintos actores presentes en una época. Hobsbawm cita a personajes como Engels y Nietzsche -quien proféticamente diría que la militarización europea devendría en una guerra que “diría sí al bárbaro, incluso al animal salvaje que hay dentro de nosotros”, así como a filósofos, algunas figuras de gobierno, escritores entre otros mencionados.1

2.

El mundo en el siglo XIX vivió una serie de conflictos que fundamentan la

expresión de Hobbes al decir que la guerra no solo implica el enfrentamiento armado sino la “voluntad de enfrentarse por medio de la batalla”, voluntad y peligro presente mucho tiempo antes de la Primera Guerra Mundial. Tanto en Europa como en territorios coloniales se consolidó la lucha entre imperios lo que implicaría la suma del peligro de guerra a un nivel nunca antes experimentado, de guerra a nivel global. Hobsbawm expone que habían tensiones tanto “el África Occidental y el Congo en la década de 1880, como en China en los últimos años del decenio de 1890 y el Magreb (1906-1911) o en el imperio otomano”2. Por su parte, Reino Unido y Rusia se encontraban en conflicto durante el siglo XIX, ya que Reino Unido sostenía una ruta importante hacia
1 2

Eric Hobsbawm, en La era del Imperio, 1875-1914, Barcelona, Crítica, s.f., p. 312 Eric Hobsbawm, en La era del Imperio, 1875-1914, Barcelona, Crítica, s.f., p. 323.

primer elemento de una sociedad de masas tan . desde el inicio de la Revolución Industrial hasta la Primera Guerra Mundial. sino la mayor. lo cual implico una de las mayores crisis.”(Engels. la extensión de la democracia a nivel global y el nacimiento del electorado masivo. provenientes de facciones de derecha radicalizadas. Por otro lado la relación entre Reino Unido y Francia también provenía de un pasado de enfrentamientos y solo en 1904 cesaría con el pacto de la Entente Cordiale. Cabe señalar que el Imperio Ruso se enfrento con el Imperio Británico. en Hobsbawm. el cual se vio frustrado y críticamente puesto en duda con la llamada Gran Guerra de 1914. tiempo en el cuál la población mundial se multiplicaría enormemente. base del socialismo soviético. Hobsbawm sostiene que la humanidad ha atravesado un “largo siglo XIX” que comprende el tiempo entre 1789 y 1914. explica cuáles fueron las razones para que la organización y oposición de alianzas fuera una “bomba de tiempo”: “una situación internacional de gran fluidez. Ella resalta el paso de imperios a repúblicas democráticas.su colonia en India y por ello mantenía alianza con el Imperio Otomano. que según Lenin. tratadas minuciosamente por la historiadora María Dolores Béjar. además de generar la ruptura de un supuesto progreso continuo. acuerdo cuyo objetivo era evitar la guerra entre colonias británicas y francesas. 316). Nos dice que el siglo XIX. p. empezó en 1880 “cuando la guerra se convirtió en una rama de la grande industrie… la grande industrie pasó a ser una necesidad política.” 5. Ya desde la Revolución Rusa. en uno de los bloques. es decir del capitalismo y el imperialismo. Sin embargo. lo cual sentó un precedente. Francia y el Imperio Otomano en la Guerra de Crimea -región colindante con el Mar Negro. 1892. la lógica de la planificación militar conjunta -que según su estudio. de un modelo económico y político -cuyos orígenes se remontan a la Revolución Francesa-. En La era del imperio. se vino gestando y fortaleciendo un movimiento político opuesto a los postulados de la economía clásica de carácter explotador. en el siglo XIX también se originó el fascismo y el nazismo. desestabilizada por nuevos problemas y ambiciones de las potencias –se refiere sobre todo al conflicto entre Austria-Serbia-Rusia y entre Alemania y Francia-. el Reino Unido. 1875-1914. instauraría “la dictadura del proletariado”.a mediados del siglo XIX.que permitió un enfrentamiento permanente entre los bloques y la integración de la quita potencia. fue un siglo crucial para el mundo actual debido a la estructuración de un sistema económico y político global. generado a partir de una expectativa optimista de progreso continuo.

Así mismo trata la incursión de Estados Unidos como potencia económica como otro punto característico. vemos a través de la lectura de Hobsbawm. Una de las causas del surgimiento del imperialismo debe ser indagada en el avance económico del silgo XIX. Alemania. Además como factor principal del auge norteamericano se trata el éxito del fordismo. hecho que no tuvo precedente reduciendo el tiempo y el espacio sustancialmente. 2012). Béjar es clara en señalar que “entre 1876 y 1914 una cuarta parte del planeta quedó distribuida en forma de colonias” entre Gran Bretaña. según Béjar. mundo que proveyó y provee de riquezas a las potencias. que su avance dependió del sector industrial sustentado por los avances tecnológicos como la máquina de vapor y la supremacía naval que implicó poder comercial y militar. los Países Bajos y Bélgica (Béjar. Por su parte Béjar sostiene que la era del imperialismo se divide en dos períodos.tratada posteriormente. parte de la gestión científica del trabajo iniciada desde 1873. Italia. Claramente podemos sostener que un factor inicial y principal fue el dominio europeo y el establecimiento de un mundo colonial fuera de sus límites. Hobsbawm en su texto Vista panorámica del siglo XX menciona también el avance en transporte y comunicaciones. . período entre 1895 y 1914. Si nos referimos al imperio británico. Ello nos remite a la división del trabajo y a la división internacional del trabajo. el de la Larga Depresión de 1873 a1895 y la belle epoque. Francia. 7. Vemos como otro factor preponderante la acumulación de capital en base a marcos de política económica liberal ampliamente difundidos.