A propósito del puente 5 de Junio en la ciudad de Latacunga

Y… ¿Qué paso con los sistemas de modernización?, se entiende por sistemas de modernización a todos y cada uno de los componentes y aparatos del estado que cambian, modifican la realidad existente para generar progreso o dar la idea e imagen de progreso. Pero ¿Qué es el progreso? O ¿Qué debe entenderse por progreso? El progreso debe ser entendido como un mejoramiento, un adelanto en las condiciones normales (habituales) de vida, para todos los conciudadanos que habitan en un lugar específico y no solo para una minoría privilegia de contratistas y demás accionantes, ejecutores o titulares del proceso modernizante. Así por ejemplo: al ampliar las avenidas, al construir edificios altos, al crear centros comerciales, etc., etc. se habla de crecimiento de las ciudades o de progreso económico; claro que, es la imagen aparente de progreso que no permite ver que hay más allá, que hay detrás del telón que es la obra, como las obras teatrales que ocultan sus mecanismos de acción detrás del escenario visible y audible por todos. Así al igual que las obras de teatro, las obras que vemos físicamente son una pantalla que impide ver la realidad de fondo que hay detrás del telón. Pero ésta realidad es evidente y observarla con un poco de detenimiento. solo hay que

Hablemos por ejemplo del puente 5 de Junio en la ciudad de Latacunga, provincia de Cotopaxi del país sudamericano llamado Ecuador.

Para quienes lo hayan conocido poseía cubierta plástica y unas lamparitas que daban luminosidad y adornaban el piso como una pista de dirección para los caminantes. Esta cubierta plástica y las luces daban protección y visibilidad a las personas de a pie de los riesgos e inclemencias del clima y la obscuridad. Los protegía de la lluvia y del sol y de quienes se aprovechan de los lugares obscuros o solitarios para hacer de las suyas. Ahora las personas que se movilizan en autos propios o de alquiler o autos públicos no tienen ¿de qué preocuparse? porque sus corazas o armazones metálicos de los automóviles los proveen de protección aunque no 100% efectiva ante las armas de fuego o los explosivos. Así la cubierta plástica brindaba protección para los ciudadanos del pueblo, para los de a pie; para los de menores recursos, para los que no han tenido igualdad de oportunidades. Pero luego la puesta en marcha de los sistemas de modernización decidieron para beneficio de los conciudadanos, por cierto sin preguntar a nadie, sin preguntar a los usuarios que utilizan todos los días este puente, ampliarlo, convertirlo en Avenida, derrumbar la obra construida por administradores de la ciudad de pasados comicios electoreros. Pero al finalizar la misma se olvidaron de lo más importante la cubierta plástica que protegía a los conciudadanos de a pie que transitan por el lugar de las inclemencias del tiempo (del sol abrazador y de las lluvias torrenciales).

En este detallito no perceptible para el ojo inexperto se evidencia como trata el estado, el sistema y las autoridades que dicen ser vuestros representantes a las personas de menores recursos, a los simples y comunes ciudadanos de a pie. Y aquí que solo es una pequeña cuestión de estética, ornato, protección y vialidad de una ciudad pequeña. Existen privilegios para algunos y garrote para otros, aunque todos los seres humanos son iguales y están en igualdad de condiciones, la prioridad número uno debe de ser el peatón, el transeúnte que es más vulnerable que un automóvil. Imagínense como será entonces el trato preferencial, los privilegios en cuestiones más grandes como la (re)partición, la (re)distribución o la (re)apropiación de la riqueza Nacional que es de todos y no solo de un puñado de sujetos vivarachos y ambiciosos. De nuevo escuche la Frase: “es que vivimos en una, ciudad, en un país, en un continente en el que no existe Dios ni Ley”, salimos de nuestras casas bien, sin saber si volveremos o no a la misma para ver a nuestros seres amados; me rehusó a creer que esta frase sea verdadera. Primero sé que existe Dios y no solo es una creencia, lo sé muy bien, al igual que sé que existen leyes Divinas que se cumplen a raja tabla, bueno, se puede negociar con la ley divina de acuerdo a nuestras acciones buenas con nosotros mismos o con los demás, nuestro juzgamiento, y la vida que nos toca vivir, entendiéndose que quienes se deciden por la vida divinal, eclesiástica: monjes, curas y misioneros deben de vivir en la pobreza y en la caridad con los demás, ahora en cuanto a las leyes terrenales, sé también que existen buenas leyes terrenales hechas a medida para favorecer un juicio justo, recuérdese que todos somos iguales ante la ley, debería de ser así en los países

tercermundistas al igual que en los países del primer mundo, pero el problema radica en que no hay quien haga cumplir estas leyes, existen las leyes pero están escritas, solo, sobre papel muerto, existen juristas que las interpretan a su antojo no en beneficio de las víctimas, ni en beneficio de los ciudadanos de menores recursos, sino mas bien aquí impera el “Dios Dinero”, si así es, lo ha leído bien estimado lector hemos ascendido de categoría y de jerarquía al “Dinero” de ser un simple papel que sirve para el intercambio de mercancías lo hemos convertido en un “DIOS” lo han elevado tanto, que de ser un medio de circulación y de intercambio comercial, lo han convertido en un medio de poder, prestigio, atesoramiento y acaparamiento, aquí radica el problema de fondo del ¿por qué la justicia y las leyes no funcionan?. El sujeto que tiene Dinero compra a los mejores abogados, a los mejores jueces y a los mejores peritos para investigación, los contrata para su servicio y muchas veces se han dado casos en que los inocentes tienen que pagar indemnizaciones por asuntos en los que ni siquiera tuvieron que ver, recuerdo la historia inverosímil de un peatón de nacionalidad coreana que fue atropellado en Quito, capital del Ecuador, dicho ciudadano extranjero fue hospitalizado por varias lesiones y cuando colocó su denuncia contra la ciudad y el infractor, el infractor respondió alegando que no existía paso cebra y que el peatón era un imprudente. La primera norma básica de tránsito establece que el peatón es más vulnerable que un vehículo en movimiento por lo cual por sentido común se deduce que el vehículo debe detenerse o evitar de alguna forma el contacto con el peatón pues es más vulnerable el cuerpo físico de un individuo que un vehículo, pero esto no se cumple, hemos visto a muchos conductores de vehículos que se suben a sus autos y no

respetan norma alguna, son ellos, los todopoderosos que pueden hacer lo que les venga en gana en las vías, irrespetan al peatón, utilizan el claxon a diestra y siniestra, creen que son amos de la vía, que tiene privilegio sobre las vías públicas de circulación, pero no todos, claro está, porque también existen conductores conscientes y educados que cumplen todas las normas de tránsito y dan la prioridad que se merecen a los peatones como seres humanos vulnerables. Pero aquí surge la contradicción de los personeros de justicia y las autoridades, quienes debiendo dar el buen ejemplo son los que primero irrespetan las leyes, -[es que no saben acaso quien soy yo, soy el presidente, soy el alcalde, soy el fulano de tal, soy el hijo de fulano de tal, etc., etc.]-, y como siempre las influencias, los parentescos, los padrinazgos, los compadrazgos, en los sistemas públicos de salud, justicia, seguridad, tránsito, hacen de las suyas, es que no lo podemos tocar porque tiene inmunidad, porque tiene poder económico, porque es autoridad. Hasta cuando estos vejámenes y estas injusticias… hasta que… el ser humano común y corriente despierte su consciencia y se dé cuenta de la enorme fuerza que tiene al asociarse en una causa común, que luche por sus derechos, esto es lo que se llama democracia, la fuerza de la mayoría, la voz de la mayoría, pero una mayoría de hombres y mujeres conscientes, no de hombres y mujeres dormidos, o peor aun de una minoría de ricos empresarios que se asocian en un partido o movimiento político y que lo camuflan como movimiento socialista que trabaja por los pobres, quienes son en realidad dominados por los más vivarachos, vivos, pilas, listos, astutos, villanos, canallas, personas inescrupulosas sin honor y sin servicio a los demás que utilizando la llamada “viveza criolla” hacen de las suyas para

enriquecerse y obtener prestigio, poder y privilegios que les permitan imponerse sobre los demás, aunque en el discurso todos hablan de que trabajan por los demás, que primero es el pueblo; el discurso lo único que hace es embobar e hipnotizar al pueblo, dándoles la idea de que están bien representados, más no se dan cuenta lo que una minoría cuentan detrás de telones a familiares y amigos: así hay que ser como uno, si no me enriquezco ahora… ¿Cuándo?, si no aprovecho… Ahora que puedo… ¿Cuándo? Esto es lo que se llama CORRUPCION. Pero se lavan las manos como Poncio Pilatos: si existe corrupción ahora demuéstrenme y con pruebas, como puede luchar una mísera hormiga ante un gigante, no hay forma, el gigante controla todos los poderes y puede hacer lo que le venga en gana, un momento el gigante por más gigante que sea y así tenga a otros gigantes aliados sabe muy bien que las hormigas son millones y si se unen, se levantan, despiertan y se dan cuenta de su poder en la unidad arremeterán contra los gigantes y los desintegrarán, que pruebas más me han pedido si ahí está la evidencia más palpable, los bienes, si se pueden contabilizar, lo que no se ve, lo intangible, las cuentas, los viajes, las comidas, las fiestas, las orgías, los banquetes y los bacanales. Eso es algo que quedará en la consciencia de cada uno. Olvide que todo político esta educado bajo la falsa creencia de la Muerte de Dios, como Dios ha muerto y no hay quien nos juzgue podemos hacer lo que se nos venga en gana, pues aquí es donde se equivocan Dios no ha muerto como murió la monarquía, Dios existe y Dios está Vivo y nos juzga de acuerdo a nuestros actos, las leyes terrenales fueron creadas para reemplazar a las leyes Divinas una vez que ASESISARON A DIOS, pero si Dios no ha muerto, las leyes Divinas son el primer basamento de la ley terrenal y de la ley moral y esa ley se

sintetiza en una sola: Amar A Dios sobre todas cosas y a tu prójimo como a ti mismo, ponerse en zapatos de vuestro prójimo, ponerse en la camisa nuestro hermano, pensar y actuar como quisiéramos actuasen con nosotros estando en esa posición.

las los de que

Esto es tan dificultoso por el único hecho humano de que somos egoístas, egocéntricos y egoícos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful