ítulo: Prohibido pensar Autor: Martín Correa Personajes: Galileo El Papa Sacerdote Guardia Papa: He girado ya la orden de aprensión

contra ese hombre será silenciado Sacerdote: Su santidad, si me permite ¿es necesario recurrir a la fuerza? Papa: Él ha causado mucho revuelo, sus trabajos son peligrosos, nuestro bienestar y el de la cristiandad dependen de ello. Sacerdote: Su santidad, creo que sobreestima a un simple mortal, a ese florentin o. Papa: ¡Tonto! ¿no tienes percepción? Lo que dice refuta a la biblia, sí la tierra gira a lrededor del sol, significa que la biblia se equivoca, y si ella está errada en un versículo, entonces eso da pie a que toda la biblia pueda igualmente estar errada . Sacerdote: Usted es sabio y omnisciente como siempre, su santidad, llevaré a los g uardias a buscar a ese pérfido a su guarida. (Sale el sacerdote, segundos después vuelve) Sacerdote: Los guardias van en camino. Papa: Hágase la voluntad de dios. Sacerdote: Amén. (entra un guardia escoltando a Galileo) Papa: Galileo Galilei, usted ha blasfemado y continua blasfemando contra el altísi mo y su palabra. Galileo: Su santidad, soy inocente, yo sólo observo los cielos y describo lo que v eo, no puede ser pecado utilizar los ojos y la mente. Papa: Usted desafía a la biblia, y es culpable del pecado de arrogancia, pretendie ndo que su intelecto está por encima de la palabra. Sacerdote: Satán te guía. Galileo: Para nada, yo sólo me rijo por un lema mide todo lo que sea medible, y lo que no lo sea, hazlo medible . Sacerdote: ¡Blasfemia! Papa: Es simple, Dios no quiere que uses tu intelecto si el resultado de ello es que su inmutable palabra sea cuestionada, es el maligno quien te guía. Galileo: Me niego a creer que el mismo dios que me dio tristeza, razón, e intelect o, no quiere que los use. Sacerdote: No hay problema, ha hecho frio últimamente, creo que a todos nos vendría bien una hoguera en la plaza, para calentar el ambiente, nada como una hoguera d e hereje para que el señor nos bendiga con su calor. Galileo: (Medita preocupado) . De acuerdo, me equivoqué, el maligno me ha guiado, ti enen razón. Papa: ¿Aceptas que las matemáticas son del demonio? Galileo: Lo acepto. Sacerdote: ¿Aceptas que tu telescopio sólo puede originar pecado? Galileo: Sí, así es. Papa: ¿Renuncias a utilizar tu intelecto y tu inteligencia? Galileo: Sí, pues me fueron otorgados por el maligno. Papa: ¿y aún piensas que la tierra se mueve, en lugar de estar estática en el centro d e todo, como dice la biblia? Galileo: No, por su puesto que no se mueve. Papa: Puedes retirarte, te has salvado de la hoguera, pero pasarás el resto de tu vida arrestado en tu casa.

Galileo dice mirando al público. para no ser escuchado por el papa y el sacerdote) Galileo: y sin embargo se mueve. . ora por noso tros) Sacerdote: Amén Papa: sursum corda (quiere decir elevemos los corazones) (justo antes de salir de la escena. pero en voz b aja. (Galileo se comienza a alejar caminando) Papa: spirictus sancti orat pro nobis. (quiere decir. espíritu santo. son misericordiosos.Galileo: Gracias por apiadarse de mi.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful